Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Higiene en el trabajo

Enviado por Maria Flores



Partes: 1, 2, 3, 4, 5

  1. Introducción a la Higiene en el trabajo.
  2. Conceptos básicos de la Higiene en el trabajo.
  3. El que hacer de la Higiene en el trabajo. (reconocimiento, evaluación y control)
  4. Agentes y factores de riesgo presentes en mi empresa.

  1. INTRODUCCIÓN A LA HIGIENE DEL TRABAJO

I.1 Antecedentes Históricos.

El concepto de higiene en el trabajo es interdisciplinaria debido a que engloba una serie de técnicas y especialidades necesarias para su quehacer, de hecho su concepto actual es una técnica muy moderna. Su desarrollo tuvo que esperar a los avances de la medicina, con la que se confunde en sus orígenes y a la creación y evolución del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social.

Los datos que se tienen en la bibliografía internacional acerca de los antecedentes de la higiene en el trabajo nos mencionan varios autores que tuvieron un primer acercamiento a las enfermedades características de algunas actividades del trabajo y también muy importante es el desarrollo del conocimiento de la toxicológico de las sustancias y elementos con los que el hombre tenía contacto desde tiempos remotos.

Desde los albores de la humanidad, el hombre primitivo conoció los efectos adversos de la toxicología, en su búsqueda para procurarse medios de subsistencia, para conseguir sus alimentos, en sus actividades cotidianas sufrió mordeduras de serpientes y picaduras de animales ponzoñosos, lo mismo que estuvo en contacto con gran cantidad de substancias de origen vegetal o animal que sin duda alguna en muchos casos le ocasionaron daño o aun la muerte.

Durante mucho tiempo se tuvo el concepto simplista o cualitativo de estas substancias y sus efectos, existen evidencias que desde el periodo paleolítico ya había la costumbre de impregnar las puntas de las flechas con substancias "ponzoñosas", acción de donde se origina el termino "Tóxico" que proviene del griego y significa "flecha".

La administración de las mismas substancias en forma de pociones dio origen a los llamados venenos, termino derivado del latín que significa poción de amor de Venus.

Las descripciones más antiguas de los venenos provienen del papiro de Ebers, aproximadamente 1500 años A.C., del libro de los vedas y de la propia Biblia. En su "Historia Platarum" Teofrasto hace referencia a numerosas plantas venenosas como la famosa cicuta utilizada en Grecia para las ejecuciones políticas y con la cual se dio muerte a Sócrates.

Mitridates, rey de Ponto, manifestó particular interés por el estudio de los venenos mismo que administraba a sus prisioneros para observar sus efectos, y ante el temor a ser envenenado, desarrollo la costumbre de ingerir mezclas de venenos y diferentes antídotos que se conoció como "mitridización" en su honor y que representa el antecedente más antiguo de los procedimientos actuales de desensibilización.

Accio de Amida escribió en el siglo VI una obra monumental de 16 volúmenes denominada Tetrabiblion, en la que resalta un extenso capitulo sobre los venenos.

En cuanto al estudio de las enfermedades tenemos:

Las descripciones de algunas enfermedades profesionales ( producidas en minería, obtención de azufre y otras) que hicieron PLATÓN, LUCRECIO Y otros autores así como, las que sobre la patología del plomo efectuaron HIPÓCRATES Y GALENO.

El estudio sobre la relación de los cólicos saturninos con las pinturas que contienen plomo, el gran médico árabe, AVICENA.

Abu Ali Al Hussein ibn Abdallah ibn Sina, mejor conocido como Avicena (980-1037) médico árabe identificado como el príncipe de la medicina escribió una obra conocida como Canon de Medicina, en cuyo contenido se destaca el estudio de las drogas y sus efectos adversos.

El médico y filosofo judío, nacido en Cordoba, Moisés Ben Maimon o Maimonides (1135-1204) escribió como evitar las intoxicaciones y como evitarlas con antídotos. A su vez, Arnaldo de Vilanova (1240-1311) maestro distinguido de la escuela de medicina de Montpellier escribió también un libro sobre los venenos.

En el siglo XVI, los trabajos de AGRÍCOLA y PARACELSO referidos a enfermedades ocupacionales entre los trabajadores agrícolas de las islas del mediterráneo

Paracelso (Philippus Aureolus Theophrastus Bombastus von Hohenheim) se considera como iniciador de la toxicología, originario de Einseideln próximo a Zurich, médico alquimista y naturista, quien fue el primero que identifico la relación causal de las diferentes dosis con los efectos de una misma sustancia, iniciando así la era cuantitativa de la toxicología, haciendo famoso su apotegma "dosis sola facit venenum" que significa: "todo es veneno dependiendo de la dosis".

En 1690 se publica un obra que es considerada el parte aguas de la medicina general para dar paso a la MEDICINA DEL TRABAJO en la cual su autor BERNARDINO RAMAZZINNI, quien a partir de ese momento fuera considerado el padre de la Medicina del Trabajo, describiera 54 profesiones distintas y platicara los efectos que tenían distintos trabajadores en su salud, de acuerdo a cada una de estas actividades. La obra maestra se llama DE MORBIS ARTIFICIUM DIATRIBA (las enfermedades de los trabajadores). Gracias a que el maestro Juan Manuel Araujo Álvarez (mexicano y amigo nuestro) tuvo a bien traducir al español la obra Paduana de 1713, de las prensas de Giov. Batt. Conzatti por considerar que esta es la que mas corresponde a la forma de pensar del autor que originalmente estaba escrita en latín. Consideramos que el legado mas grande para la higiene del trabajo tal como la conocemos ahora es su metodología empleada es sus tratados que es el siguiente:

Descripción de la tecnología,

Examen clínico del trabajador, dirigido a verificar los efectos derivados probablemente del trabajo desarrollado, además dirigido a verificar los mismos efectos ya conocidos en otros trabajadores que han desarrollado la misma profesión, arte u oficio y que más en general, pertenecen al mismo estrato social;

Revisión de la literatura, de la experiencia ya existente sobre el tema;

Discusión de la terapia, de los remedios que se aplican tanto a los individuos como también al ambiente de trabajo;

Propuesta de norma de comportamiento, de vida, de trabajo , de carácter mas general y por tanto de obligación para sustituir una norma peligrosa pero impuesta por las costumbres, por ordenamiento social y más en particular por la injusticia, por la codicia de la ganancia producto de este ordenamiento social.

Por primera vez se toca una metodología básica de CAUSA – EFECTO aunque no fuera llamada de esa manera, y es precisamente lo que la higiene del trabajo de hoy en día ocupa para establecer sus parámetros, (Reconocimiento, Evaluación y Control).

De hecho gracias a que Ramazzini toca en su primer capítulo las Enfermedades de los Mineros y describe cuales son las enfermedades que en forma típica se desarrollan en estros trabajadores, algunas legislaciones de países europeos prohíben ciertos trabajos bajo ciertas condiciones, en su primer párrafo menciona el maestro Ramazzini lo siguiente:

Las causas que provocan, desde mi punto de vista, las diversas y graves enfermedades de estros trabajadores son dos. Las enfermedades provocadas por el mismo trabajo que debería proporcionarles el pan. La primera causa, la más importante, está representada por las propiedades de las sustancias usadas que, produciendo gases y polvos tóxicos, inducen enfermedades particulares; la segunda está representada por aquellos movimientos violentos y por aquellas posturas no naturales por las cuales la estructura misma del cuerpo resulta dañada, de tal forma que en el tiempo aparecen de improviso enfermedades graves.........................

A partir de este momento en Inglaterra por ejemplo, en 1802, se prohibía el aprendizaje en las minas antes de cumplir los 9 años y el trabajo nocturno de los mismo. Alemania dicta normas en este mismo sentido en 1893, siguiéndole Francia en 1841.

España se incorpora a esta línea en 1873, prohibiendo emplear niños de edad inferior a 10 años en fábricas y minas y exigiendo determinadas condiciones de higiene.

En México nuestra constitución política de 1917 ya lo toma en cuenta y dedica todo un capítulo ( el 123 constitucional) l a prevención de riesgos profesionales.

La creación de la O.I.T. y la evolución de la legislación laboral en todos los países, establecieron las condiciones necesarias para el desarrollo de la medicina en el Trabajo a partir de la cual se plantearon los enfoques técnicos actuales con respecto a la higiene Industrial o del trabajo.

1.2 Marco Legal.

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

En realidad la base legal que sustenta a la salud, seguridad e higiene industrial como un derecho y no como una prestación empresarial para los trabajadores mexicanos se encuentra plasmada en el artículo 4, 27 y 123 constitucional.

El articulo 4 en uno de sus párrafos menciona que "toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La ley definirá las bases y modalidades para el acceso a los servicios y establecerá la concurrencia de la federación y las entidades en materia de salubridad general." Mas adelante la misma constitución menciona en su articulo 90 que la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal será la que designe y distribuya los negocios del orden administrativos de la federación que estarán a cargo de las secretarias de estado. Por su parte la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal deroga la responsabilidad a la Secretaria de Salud el despacho de los asuntos en la materia.

El artículo 27 constitucional de igual forma toca el tema del aprovechamiento racional de los recursos en tierras aguas y bosques para la restauración y preservación del equilibrio ecológico dando la base para la creación de la ley general de equilibrio ecológico protección al ambiente, misma que en todo momento cita al elemento humano como principal eje para la preservación del ecosistema y por lo tanto la ausencia de alteración del medio ambiente.

El artículo 123 constitucional es el más importante de los tres para la materia en estudio, dado la historia que encierra su creación y además por sentar directamente las bases de la salud, seguridad e higiene del trabajo por primera vez en nuestro país. Dedicado este artículo al trabajo y la previsión social dice en su párrafo inicial "Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social para el trabajo, conforme a la ley." De este párrafo se desprenden dos apartados el A y el B; el A dedicado a todos aquellos trabajadores, obreros, empleados, domésticos, artesanos y de manera general, todo contrato de trabajo, conteniendo el mismo 31 fracciones, mientras que el B dedicado a los poderes de la unión, el gobierno del Distrito Federal y sus trabajadores contando con 15 fracciones atendiendo dicha materia.

En pocas palabras el apartado A es para los trabajadores que prestan sus servicios a empresas particulares y el apartado B para los trabajadores al servicio de empresas del gobierno.

Estos tres artículos son fundamentales para comprender los conceptos básicos de la seguridad en el trabajo, debido a que sus definiciones están sustentados en las leyes y sus reglamentos que de estos artículos se desprenden.

Existen algunos convenios y tratados internacionales que fueron creados con la finalidad de que todos los países afiliados a la Organización Internacional del Trabajo tuvieran la misma postura y política para atacar sus problemas de salud, seguridad e higiene del trabajo. México, ha ratificado algunos de ellos e inclusive estos han ayudado a crear leyes o inclusive incluir en las mismas párrafos de suma importancia para la materia; dentro de los más importantes se encuentran:

Recomendación 171. Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo, 26 de junio de 1985. En donde se plantean las políticas y los lineamientos que se deben seguir para otorgar los servicios de salud en los países afiliados a la OIT.

Convenio 161. Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo, 26 de junio de 1985. En donde quedan convenidas todas las políticas así como los lineamientos para otorgar los servicios de salud en los piases afiliados, cabe aclarar que en los convenios no quedan estipuladas todas las recomendaciones que en anteriores conferencias se habían estipulado como tales, dejándolas a criterio de cada país.

Convenio 160. Convenio sobre las estadísticas de trabajo, 25 de junio 1985. En donde queda estipulado la obligación que tienen los países afiliados a crear estadísticas de riesgos de trabajo y recopilarlas en centros de información oficiales para su posterior tratamiento.

Convenio 121. Convenio relativo a las prestaciones en caso de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales así como la lista sobre enfermedades profesionales, 8 de julio de 1974. Quedan en este convenio estipuladas las enfermedades profesionales reconocidas por la OIT.

Convenio 155. Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores y medio ambiente de trabajo. Quedan estipuladas todas las políticas para que por medios oficiales fomenten y aseguren el buen desempeño de las empresas en cuanto a seguridad e higiene industrial para con sus trabajadores.

Ley Federal del Trabajo

La aparición del artículo 123 en nuestra constitución y las recomendaciones y convenios internacionales hacen posible la creación de la Ley Federal del Trabajo, que en su título noveno dedicado a la prevención de riesgos de trabajo enumera una serie de definiciones que más adelante se enuncian como son las de riesgo de trabajo, accidente de trabajo, enfermedad de trabajo, IT (incapacidad total), IPP (incapacidad permanente parcial), IPT (incapacidad permanente total), así como disposiciones legales en cuanto a responsabilidades, que tanto patrones como trabajadores deberán cumplir para mantener la seguridad e higiene laboral en su centro de trabajo. Dentro de los aspectos más relevantes en este título se encuentra la inclusión de la tabla de enfermedades reconocidas como profesionales y la cual es necesaria para la indemnización que por ley le corresponde al trabajador en caso de tener algún tipo de secuela después del siniestro.

Reglamento Federal de Seguridad, Higiene y Medio Ambiente de Trabajo.

El recién publicado Reglamento Federal de Seguridad, Higiene y medio ambiente de trabajo publicado el día 21 de enero de 1997 en el Diario Oficial de la Federación contiene 6 títulos: disposiciones generales y obligaciones de los patrones y de los trabajadores, condiciones de seguridad, condiciones de higiene, organización de la seguridad e higiene del trabajo, de la protección del trabajo de menores y de las mujeres en periodo de gestación y de lactancia, y de la vigilancia, inspección y sanciones administrativas. Con especial interés se analiza el titulo cuarto que dedicado a la organización de la seguridad e higiene del trabajo contempla en su capítulo tercero la forma en que se deberán llevar los avisos y estadísticas de accidentes y enfermedades de trabajo así como en el capitulo cuarto de los programas de seguridad e higiene en el trabajo.

Normas Oficiales Mexicanas sobre Seguridad e Higiene del Trabajo

Gracias a la existencia del ya citado Reglamento Federal de Seguridad, Higiene y medio ambiente de trabajo se desprenden una serie de Normas Oficiales Mexicanas que son las que tendrán que ser cumplidas al pie de la letra por todo sitio o área de trabajo que se encuentre establecido en nuestro país. Por supuesto que estas normas establecen los criterios que tendrán que ser tomados en cuenta para dar cumplimiento al RFSHMAT.

En la actualidad se han establecido más de 28 Normas Oficiales Mexicanas relativas a condiciones de seguridad en los centros de trabajo, 69 normas de higiene industrial y más de 13 normas para equipos de protección personal y de seguridad industrial.

Para la regionalización del riesgo se usan tanto las normas relativas a seguridad como las de higiene del trabajo.

En epidemiología laboral dependiendo del agente causal de la enfermedad en estudio o el accidente ocurrido, se utiliza alguna o varias de las normas antes mencionadas para la evaluación.

I.3 ¿Que es la higiene del Trabajo?

Berenice I. Ferrari Goelzer

El trabajo es esencial para la vida, el desarrollo y la satisfacción personal. Por desgracia, actividades indispensables, como la producción de alimentos, la extracción de materias primas, la fabricación de bienes, la producción de energía y la prestación de servicios implican procesos, operaciones y materiales que, en mayor o menor medida, crean riesgos para la salud de los trabajadores, las comunidades vecinas y el medio ambiente en general.

No obstante, la generación y la emisión de agentes nocivos en el medio ambiente de trabajo pueden prevenirse mediante intervenciones adecuadas para controlar los riesgos, que no sólo protegen la salud de los trabajadores, sino que reducen también los daños al medio ambiente que suelen ir asociados a la industrialización. Si se elimina una sustancia química nociva de un proceso de trabajo, dejará de afectar a los trabajadores y tampoco contaminará el medio ambiente.

La profesión que se dedica específicamente a la prevención y control de los riesgos originados por los procesos de trabajo es lahigiene industrial. Los objetivos de la higiene industrial son la protección y promoción de la salud de los trabajadores, la protección del medio ambiente y la contribución a un desarrollo seguro y sostenible.

La necesidad de la higiene industrial para proteger la salud de los trabajadores no debe subestimarse. Incluso cuando se puede diagnosticar y tratar una enfermedad profesional, no podrá evitarse que ésta se repita en el futuro si no cesa la exposición al agente etiológico. Mientras no se modifique un medio ambiente de trabajo insano, seguirá teniendo el potencial de dañar la salud. Sólo si se controlan los riesgos para la salud podrá romperse el círculo vicioso.

Sin embargo, las acciones preventivas deben iniciarse mucho antes, no sólo antes de que se manifieste cualquier daño para la salud, sino incluso antes de que se produzca la exposición. El medio ambiente de trabajo debe someterse a una vigilancia continua para que sea posible detectar, eliminar y controlar los agentes y factores peligrosos antes de que causen un efecto nocivo; ésta es la función de la higiene industrial.

Además, la higiene industrial puede contribuir también a un desarrollo seguro y sostenible, es decir, "a asegurar que [el desarrollo] atienda las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para atender sus necesidades" Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo 1987).

Para atender las necesidades de la actual población mundial sin agotar ni dañar los recursos mundiales y sin generar consecuencias negativas para la salud y el medio ambiente, hacen falta conocimientos y medios para influir en la acción esto, aplicado a los procesos de trabajo, está estrechamente relacionado con la práctica de la higiene industrial. La salud en el trabajo requiere un enfoque interdisciplinario con la participación de disciplinas fundamentales, una de las cuales es la higiene industrial, además de otras como la medicina y la enfermería del trabajo, la ergonomía y la psicología del trabajo.

Es importante que los responsables de la toma de decisiones, los directivos y los propios trabajadores, así como todos los profesionales de la salud en el trabajo, comprendan la función básica que desempeña la higiene industrial para proteger la salud de los trabajadores y el medio ambiente, así como la necesidad de disponer de profesionales especializados en este campo. Tampoco debe olvidarse la estrecha relación que existe entre la salud en el trabajo y la salud ambiental, puesto que la prevención de la contaminación de fuentes industriales mediante procesos adecuados de tratamiento y evacuación de residuos y desechos peligrosos debe iniciarse en el lugar de trabajo.

I.4 Estadísticas y repercusiones económicas.

En nuestro país las estadísticas muestran que tenemos un problema de carácter nacional en exposición a ruido, desarrollo de enfermedades respiratorias relacionadas con exposición a vapores químicos, enfermedades bronco-pulmonares llamando la atención que en su mayoría por exposición a sílice y dermatitis de contacto, si aunado a esto relacionamos que la industria de la construcción y metal – mecánica son 2 de los principales giros económicos que reportan enfermedades profesionales, no es difícil asumir la importancia que tendría un programa nacional agresivo para prevención de riesgos en este tipo de industrias, es aquí donde las herramientas técnico- administrativas que de la Higiene en el trabajo podemos echar mano se tornan indispensables para los programas de prevención de riesgos de trabajo, para los cuales se requiere de varias disciplinas relacionadas con el estudio del trabajo y la higiene, como son la medicina del trabajo, la ingeniería industrial, la ingeniería química, la psicosociología del trabajo la enfermería del trabajo, la ergonomía etc.

A menudo cuando se presentan estas estadísticas en foros alrededor de la nación no se hace un adecuado examen de conciencia de las repercusiones que el problema conlleva para las familias de los trabajadores mexicanos, ya que desgraciadamente al ser estas las clases mas desprotegidas, cuando el principal sustento de la familia que es generalmente el padre, llega a desarrollar este tipo de enfermedades, la economía de la familia se ve grandemente afectada.

A pesar de que nuestro sistema de seguridad social está estructurado de tal forma de recompensar en forma económica al trabajador que sufre un riesgo de trabajo, la mayoría de los sueldos en nuestra industria están construidos a base de prestaciones para que precisamente el salario base de cotización de la empresa no se vea magnificado y esto contribuya a menos erogaciones a los sistemas de salud, ya que las distintas primas que paga la empresa entre ellas la prima de riesgos de trabajo, están relacionadas con el salario base de cotización.

Lo anterior nos trae dos problemas, uno es que al trabajador en el momento de hacer efectiva su indemnización, esta se ve bastante reducida por que su sueldo nominal antes de prestaciones y premios es demasiado bajo lo que trae como consecuencia problemas económicos a la familia. El segundo problema es que muchas veces por lo anteriormente expuesto, el trabajador prefiere no acudir a su sistema de salud (IMSS) debido a que sus ingresos se van a ver afectados en forma permanente y el temor a reprimendas por parte del patrón.

Por otro lado a nivel empresarial cada enfermedad de trabajo calificada por la institución de salud como tal, representa un factor importante para el aumento de prima de riesgos que la empresa tendrá que pagar durante todo el próximo año, esto es las incapacidades permanentes parciales, además los días de incapacidad que va a generar la enfermedad presentada, que aunque la institución de salud cubre el sueldo, a la empresa no se le repone los costos indirectos que esto genera, tales como tiempos muertos, bajo rendimiento del trabajador suplente así como su capacitación necesaria, la calidad en el producto; en caso de no regresar el incapacitado a desarrollar sus funciones en la empresa, esta pierde también el dinero invertido en su capacitación, etc.,etc.

Se dice que es de 7 a 9 veces mayor el costo indirecto generado que el pago del costo directo, que en este caso lo representa el pago de prima al seguro social.

II CONCEPTOS Y DEFINICIONES

La higiene industrial es la ciencia de la anticipación, la identificación, la evaluación y el control de los riesgos que se originan en el lugar de trabajo o en relación con él y que pueden poner en peligro la salud y el bienestar de los trabajadores, teniendo también en cuenta su posible repercusión en las comunidades vecinas y en el medio ambiente en general. Existen diferentes definiciones de la higiene industrial, aunque todas ellas tienen esencialmente el mismo significado y se orientan al mismo objetivo fundamental de proteger y promover la salud y el bienestar de los trabajadores, así como proteger el medio ambiente en general, a través de la adopción de medidas preventivas en el lugar de trabajo.

La higiene industrial no ha sido todavía reconocida universalmente como una profesión; sin embargo, en muchos países está creándose un marco legislativo que propiciará su consolidación.

Algunas definici0ones básicas al rededor de la higiene industrial son:

II.1 Definiciones.

  • Área de Trabajo. Lugar físico de trabajo identificado y delimitado donde el trabajador desarrolla sus actividades.
  • Enfermedad de Trabajo. Es todo estado patológico derivado de la acción continuada de una causa que tenga su origen o motivo en el trabajo o en el medio en el que el trabajador se vea obligado a prestar sus servicios.
  • Higiene del Trabajo.: Es El Método Orientado al Reconocimiento, Evaluación Y Control de los Factores de Riesgo (Físicos, Químicos, Biológico, Ergonómicos y Psicosociales) que se generan en el ambiente de trabajo y que causan enfermedad o deterioro del bienestar Físico, Biológico y Psíquico del trabajador
  • Incapacidad Permanente Parcial. Es la disminución de las facultades o aptitudes de una persona para trabajar.
  • Incapacidad Permanente Total. Es la perdida de las facultades o aptitudes de una persona que la imposibilita para desempeñar cualquier trabajo por el resto de su vida.
  • Incapacidad Temporal. Es la perdida de facultades o aptitudes que imposibilitan parcial o temporalmente a un personal para desempeñar su trabajo por algún tiempo.
  • Incidente. Acontecimiento no deseado que bajo circunstancias un poco diferentes pudo haber resultado en daño físico, lesión o enfermedad, o bien daño a la propiedad. Con frecuencia son llamados cuasi - accidentes.
  • Índice de Frecuencia. Estima la cantidad de accidentes causantes de incapacidad, multiplicada por el coeficiente K = (1,000,000) y dividida por el número de horas-hombre trabajadas.
  • Índice de Gravedad. Es la relación de días perdidos por accidentes incapacitantes multiplicada por millón de horas-hombre trabajadas.
  • Índice de Siniestralidad. Establece una relación que permite ponderar la magnitud de los índices de frecuencia y gravedad y es el producto algebraico de éstos.
  • Puesto de Trabajo. Conjunto de actividades tipificadas en el profesiograma del contrato de trabajo, que son efectuadas por un trabajador de una categoría laboral determinada y que implican un tiempo y espacio específico sin que necesariamente sea un puesto fijo o estacionario.
  • Regionalización de Riesgos. La zonificación de áreas críticas donde existe la posibilidad de ocurrencia de un suceso no deseado.
  • Riesgo. La posibilidad de ocurrencia de un suceso no deseado. (daño físico, lesión, enfermedad o pérdida ).
  • Riesgos de Trabajo. Son los accidentes y enfermedades a que están expuestos los trabajadores en ejercicio o con motivo del trabajo.
  • Tasa de Incidencia. Se refiere al número de casos nuevos de accidentes o enfermedades que se presentan en un periodo dado en una población dada.
  • Tasa de Prevalencia. Se refiere al número de casos existentes, tanto nuevos como anteriores, en un periodo dado, en relación con la población en que están ocurriendo.

II.2 Agentes químicos, biológicos y físicos

Los riesgos pueden ser de origen químico, biológico o físico.

Agentes químicos

Las sustancias químicas pueden clasificarse en gases, vapores, líquidos y aerosoles (polvo, humo, niebla).

30.HERRAMIENTAS Y ENFOQUES

Gases

Los gases son sustancias que pueden pasar a estado líquido o sólido por el efecto combinado de un aumento de la presión y una disminución de la temperatura. La manipulación de gases implica siempre un riesgo de exposición, a menos que el proceso se realice en un sistema cerrado. Los gases introducidos en contenedores

o tuberías de distribución pueden sufrir fugas accidentales.

En los procesos realizados a elevadas temperaturas (p. ej., operaciones de soldadura y gases de escape de los motores) también se forman gases.

Vapores

Los vapores son la forma gaseosa de sustancias que normalmente se encuentran en estado líquido o sólido a temperatura ambiente y presión normal. Cuando un líquido se evapora, pasa a estado gaseoso y se mezcla con el aire que le rodea. Un vapor puede considerarse como un gas, cuya concentración máxima depende

de la temperatura y de la presión de saturación de la sustancia.

Todo proceso que incluye una combustión genera vapores o gases. Las operaciones de desengrase pueden realizarse mediante desengrase por fase de vapor o limpieza por impregnación con disolventes. Actividades como la carga y la mezcla de líquidos, pintura, nebulización, limpieza en general y limpieza en seco pueden generar vapores nocivos.

Líquidos

Los líquidos pueden estar compuestos de una sustancia pura o de una solución de dos o más sustancias (p. ej., disolventes, ácidos, compuestos alcalinos). Un líquido almacenado en un recipiente abierto se evapora parcialmente a la fase gaseosa. La concentración de equilibrio en la fase gaseosa depende de la presión de vapor de la sustancia, su concentración en la fase líquida y la temperatura. Las operaciones o actividades con líquidos pueden producir salpicaduras u otros contactos con la piel, además de vapores nocivos.

Polvo

El polvo se compone de partículas inorgánicas y orgánicas, que pueden clasificarse como inhalables, torácicas o respirables, dependiendo del tamaño de la partícula. La mayor parte del polvo orgánico es de origen biológico. El polvo inorgánico se genera en procesos mecánicos, como los de trituración, aserrado,

corte, molienda, cribado o tamizado. El polvo puede dispersarse cuando se manipula material polvoriento o cuando es arrastrado por corrientes de aire causadas por el tráfico. La manipulación de materiales secos o en polvo para pesarlos, cargarlos, transportarlos o embalarlos genera polvo, al igual que otras actividades, como los trabajos de aislamiento y limpieza.

Humo

El humo está formado por partículas sólidas vaporizadas a elevada temperatura y condensadas en pequeñas partículas. La vaporización suele ir acompañada de una reacción química, como la oxidación. Las partículas que constituyen el humo son extremadamente pequeñas, normalmente menores de 0,1micras, y suelen agregarse en unidades de mayor tamaño. Algunos ejemplos son los humos que se generan en las soldaduras, los cortes con plasma y otras operaciones similares.

Nieblas

La niebla está compuesta por gotas de líquido en suspensión, que se forman por condensación del estado gaseoso al pasar a estado líquido o por la fragmentación de un líquido en un estado disperso por salpicadura, formación de espuma o atomización.

Algunos ejemplos son la niebla de aceite que se produce en las operaciones de corte y trituración, la niebla ácida de la galvanoplastia, la niebla ácida o alcalina de las operaciones de decapado o la niebla de pintura pulverizada en las operaciones de pintura con pistola.

Agentes Físicos

A su vez los agentes físicos se clasifican en Ruido, Vibraciones, Temperaturas, Radiaciones ionizantes y no ionizantes incluyendo iluminación en esta última. Las unidades para medir estos agentes y determinar si son factores de riesgo se da en niveles a diferencia de los agentes químicos que se da en concentraciones, la razón es que los agentes químicos tienen su origen en una fuerza o energía misma que es transmitida al medio ambiente en el cual se encuentra el trabajador.

Límites de exposición profesional

En los últimos 40 años, muchas organizaciones de distintos países han propuesto límites de exposición profesional (OEL) para los contaminantes ambientales. Los límites o directrices que se han convertido gradualmente en los más aceptados en Estados Unidos y en la mayoría de los demás países son los que publica anualmente la Conferencia Americana de Higienistas Industriales del Gobierno (ACGIH), que se denominan valores límite umbral (TLV). Desde que se establecieron OEL para agentes potencialmente nocivos en el medio ambiente de trabajo, se ha demostrado repetidamente su utilidad. La contribución de los OEL a la prevención o reducción al mínimo de las enfermedades profesionales es ahora un hecho ampliamente aceptado.

La información sobre cada TLV y su justificación se publica periódicamente en Documentation of the Threshold Limit Values Otros países publican de vez en cuando algún tipo de documentación sobre los OEL. Antes de interpretar o ajustar un límite de exposición, debe consultarse siempre la justificación o documentación del correspondiente OEL, así como los datos específicos que se consideraron para establecerlo.

Los TLV se basan en la mejor información obtenida de la experiencia industrial y los estudios experimentales realizados con seres humanos y animales y, siempre que es posible, de una combinación de estas fuentes. La razón que justifica el establecimiento de determinados valores límite difiere según la sustancia. Por ejemplo, la protección contra eventuales daños para la salud puede ser un factor importante en algunos casos, mientras que en otros el criterio puede ser lograr una ausencia razonable de irritación, narcosis, molestias u otras formas de estrés. La antigüedad y la exhaustividad de la información que se utiliza como base para establecer los límites de exposición profesional varía también según la sustancia; en consecuencia, la precisión de cada TLV es diferente.

Deben consultarse siempre los TLV más recientes y su documentación (o equivalente) para evaluar la calidad de los datos que sirvieron como base para establecer ese valor.

Los límites de exposición aplicados a los contaminantes ambientales en el lugar de trabajo se basan en la premisa de que, aunque todas las sustancias químicas son tóxicas en determinada concentración cuando la exposición a ellas se prolonga durante un cierto período de tiempo, existe una concentración (es decir,

dosis) para todas las sustancias a la que no se produce ningún efecto nocivo, sea cual sea la frecuencia con que se repita la exposición. Una premisa similar se aplica a las sustancias cuyos efectos se limitan a irritación, narcosis, molestias y otras formas de estrés.

III EL QUE HACER DE LA HIGIENE EN EL TRABAJO

El principal objetivo de la higiene industrial es la aplicación de medidas adecuadas para prevenir y controlar los riesgos en el medio ambiente de trabajo. Las normas y reglamentos, si no se aplican, carecen de utilidad para proteger la salud de los trabajadores, y su aplicación efectiva suele exigir la implantación de estrategias tanto de vigilancia como de control.

La ausencia de unas normas obligatorias por ley no debe ser obstáculo para la aplicación de las medidas necesarias a fin de prevenir exposiciones nocivas o de controlarlas para que se mantengan al nivel mínimo posible. Cuando es evidente que existen riesgos graves, deben introducirse controles incluso antes de realizar evaluaciones cuantitativas. En algunas ocasiones, puede ser necesario sustituir el concepto clásico de "identificación-evaluación-control" por el de "identificación-control-evaluación", o incluso por el de "identificación-control", si no existen recursos para evaluar los riesgos. Ejemplos de riesgos que, obviamente, obligan a adoptar medidas sin necesidad de realizar un muestreo ambiental previo son la galvanoplastia realizada en una sala pequeña y poco ventilada, o la utilización de un martillo perforador o un equipo de limpieza por chorro de arena sin controles ambientales ni equipo de protección. Cuando se identifica este tipo de peligros para la salud, la necesidad inmediata es el control, y no la evaluación cuantitativa.

III.1 Higienista industrial

Un higienista industrial es un profesional capaz de:

  • prever los riesgos para la salud que pueden originarse como resultado de procesos de trabajo, operaciones y equipos y, en consecuencia, asesorar sobre su planificación y diseño.
  • identificar y conocer, en el medio ambiente de trabajo, la presencia (real o potencial) de agentes químicos, físicos y biológicos y otros factores de riesgo, así como su interacción con otros factores que pueden afectar a la salud y el bienestar de los trabajadores.
  • conocer las posibles vías de entrada de agentes en el organismo humano y los efectos que esos agentes y otros factores pueden tener en la salud
  • evaluar la exposición de los trabajadores a agentes y factores potencialmente nocivos y evaluar los resultados
  • evaluar los procesos y los métodos de trabajo, desde el punto de vista de la posible generación y emisión / propagación de agentes y otros factores potencialmente nocivos, con objeto de eliminar la exposición o reducirla a niveles aceptables
  • diseñar y recomendar estrategias de control y evaluar su eficacia, solo o en colaboración con otros profesionales para asegurar un control eficaz y económico
  • participar en el análisis del riesgo global y la gestión de un agente, proceso o lugar de trabajo, y contribuir al establecimiento de prioridades para la gestión de riesgos
  • conocer el marco jurídico para la práctica de la higiene industrial en su país
  • educar, formar, informar y asesorar a personas de todos los niveles en todos los aspectos de la comunicación de riesgos
  • trabajar con eficacia en un equipo interdisciplinario en el que participen también otros profesionales
  • identificar los agentes y factores que pueden tener un impacto medioambiental y comprender la necesidad de integrar la práctica de la higiene industrial con la protección del medio ambiente

III.2 La práctica de la higiene industrial

Las etapas clásicas de la práctica de la higiene industrial son las siguientes:

  • identificación de posibles peligros para la salud en el medio ambiente de trabajo;

  • evaluación de los peligros, un proceso que permite valorar la exposición y extraer conclusiones sobre el nivel de riesgo para la salud humana;

  • prevención y control de riesgos, un proceso que consiste en desarrollar e implantar estrategias para eliminar o reducir a niveles aceptables la presencia de agentes y factores nocivos en el lugar de trabajo, teniendo también en cuenta la protección del medio ambiente.

El enfoque ideal de la prevención de riesgos es "una actuación preventiva anticipada e integrada", que incluya:

Evaluación de los efectos sobre la salud de los trabajadores y del impacto ambiental, antes de diseñar e instalar, en su caso, un nuevo lugar de trabajo; Selección de la tecnología más segura, menos peligrosa y menos contaminante ("producción más limpia");emplazamiento adecuado desde el punto de vista ambiental; diseño adecuado, con una distribución y una tecnología de control apropiadas, que prevea un manejo y una evacuación seguros de los residuos y desechos resultantes; elaboración de directrices y normas para la formación del personal sobre el correcto funcionamiento de los procesos, métodos seguros de trabajo, mantenimiento y procedimientos de emergencia.

La importancia de anticipar y prevenir todo tipo de contaminación ambiental es decisiva. Por fortuna, existe una creciente tendencia a considerar las nuevas tecnologías desde el punto de vista de los posibles impactos negativos y su prevención, desde el diseño y la instalación del proceso hasta el tratamiento de los residuos y desechos resultantes, aplicando un enfoque integral.

Algunas catástrofes ambientales que se han producido tanto en países desarrollados como en países en desarrollo podrían haberse evitado mediante la aplicación de estrategias de control y procedimientos de emergencia adecuados en el lugar de trabajo.

Los aspectos económicos deben analizarse en términos que van más allá de la mera consideración del coste inicial; otras alternativas más caras, que ofrecen una buena protección de la salud y del medio ambiente, pueden resultar más económicas a largo plazo. La protección de la salud de los trabajadores y del medio ambiente debe iniciarse mucho antes de lo que habitualmente se hace. Los responsables del diseño de nuevos procesos, maquinaria, equipos y lugares de trabajo deberían disponer siempre de información técnica y asesoramiento sobre higiene industrial y ambiental.

Por desgracia, muchas veces este tipo de información se consigue demasiado tarde, cuando la única solución posible es costosa y difícil de aplicar con efecto retroactivo o, peor todavía, cuando las consecuencias han sido ya desastrosas.

III.3 Identificación de riesgos

La identificación de riesgos es una etapa fundamental en la práctica de la higiene industrial, indispensable para una planificación adecuada de la evaluación de riesgos y de las estrategias de control, así como para el establecimiento de prioridades de acción. Un diseño adecuado de las medidas de control requiere, asimismo, la caracterización física de las fuentes contaminantes y de las vías de propagación de los agentes contaminantes

La identificación de riesgos permite determinar:

  • los agentes que pueden estar presentes y en qué circunstancias;
  • la naturaleza y la posible magnitud de los efectos nocivos para la salud y el bienestar.

La identificación de agentes peligrosos, sus fuentes y las condiciones de exposición requiere un conocimiento exhaustivo y un estudio detenido de los procesos y operaciones de trabajo, las materias primas y las sustancias químicas utilizadas o generadas, los productos finales y los posibles subproductos, así como la eventual formación accidental de sustancias químicas, descomposición de materiales, quema de combustibles o presencia de impurezas.

La determinación de la naturaleza y la magnitud potencial de los efectos biológicos que estos agentes pueden causar si se produce una exposición excesiva a ellos exige el acceso a información toxicológica.

Los agentes que plantean riesgos para la salud en el medio ambiente de trabajo pueden agruparse en las siguientes categorías:

contaminantes atmosféricos; sustancias químicas no suspendidas en el aire; agentes físicos, como el calor y el ruido; agentes biológicos; factores ergonómicos, como unas posturas de trabajo o procedimientos de elevación de pesos inadecuados, y factores de estrés psicosocial.

III.4 Evaluaciones de higiene industrial

Las evaluaciones de higiene industrial se realizan para valorar la exposición de los trabajadores y para obtener información que permita diseñar o establecer la eficiencia de las medidas de control.

La evaluación de la exposición de los trabajadores a riesgos profesionales, como contaminantes atmosféricos, agentes físicos y agentes biológicos se aborda más adelante en este capítulo. No obstante, aquí se hacen algunas observaciones generales para conocer mejor el campo de la higiene industrial.

Es importante tener en cuenta que la evaluación de riesgos no es un fin en sí misma, sino que debe entenderse como parte de un procedimiento mucho más amplio que comienza en el momento en que se descubre que determinado agente, capaz de producir un daño para la salud, puede estar presente en el medio ambiente de trabajo, y concluye con el control de ese agente para evitar que cause daños. La evaluación de riesgos facilita la prevención de riesgos, pero en ningún caso la sustituye.

III.5 Evaluación de la exposición

El procedimiento más habitual para evaluar la exposición a contaminantes atmosféricos consiste en evaluar la exposición a la inhalación, para lo cual es preciso determinar la concentración atmosférica del agente a la que están expuestos los trabajadores (o, en el caso de las partículas suspendidas en el aire, la concentración atmosférica de la fracción relevante, p. ej., la "fracción respirable") y la duración de la exposición.

No obstante, cuando existen otras vías distintas a la inhalación que contribuyen significativamente a la absorción de una sustancia química, puede emitirse un juicio erróneo si sólo se evalúa la exposición a la inhalación. En tales casos tiene que evaluarse la exposición total, y una herramienta muy útil para ello es el control biológico.

La práctica de la higiene industrial se ocupa de tres tipos de situaciones:

  • estudios iniciales para evaluar la exposición de los trabajadores;
  • control / vigilancia de seguimiento:
  • evaluación de la exposición para estudios epidemiológicos.

Una de las principales razones para determinar si existe una exposición excesiva a un agente peligroso en el medio ambiente de trabajo es decidir si se necesita alguna intervención. Esto consiste con frecuencia, aunque no siempre, en comprobar si se respeta una norma adoptada, que suele expresarse en términos de un límite de exposición profesional.

La determinación de la exposición "en el peor de los casos" puede ser suficiente para lograr este objetivo. De hecho, si se espera que la exposición sea muy grande o muy pequeña en comparación con los valores límite, la exactitud y precisión de las evaluaciones cuantitativas pueden ser menores que cuando se espera una exposición cercana a los valores límites.

De hecho, cuando los peligros son evidentes, puede ser más conveniente empezar por invertir en controles y realizar evaluaciones ambientales más precisas una vez introducidos dichos controles.

Las evaluaciones de seguimiento son necesarias en numerosas ocasiones, especialmente cuando existe la necesidad de instalar o mejorar las medidas de control o cuando se prevén cambios en los procesos o materiales utilizados. En estos casos, las evaluaciones cuantitativas cumplen una importante función de vigilancia para: evaluar la validez, comprobar la eficiencia o detectar posibles fallos en los sistemas de control; averiguar si se han producido variaciones en los procesos, por ejemplo en la temperatura de funcionamiento o en las materias primas, que hayan modificado la situación de exposición.

Siempre que se realiza una evaluación de higiene industrial en relación con un estudio epidemiológico para obtener datos cuantitativos sobre la relación entre exposición y efectos para la salud, las características de la exposición deben describirse con un alto grado de exactitud y precisión. En este caso, deben caracterizarse adecuadamente todos los niveles de exposición, ya que no sería suficiente, por ejemplo, caracterizar sólo la exposición correspondiente al peor de los casos.

Sería ideal, aunque difícil en la práctica, que en todo momento pudieran mantenerse registros precisos y exactos de la exposición, ya que en el futuro podrían necesitarse datos diacrónicos sobre la exposición.

Para que los datos de la evaluación sean representativos de la exposición de los trabajadores y para no malgastar recursos, debe diseñarse y aplicarse una estrategia adecuada de muestreo, teniendo en cuenta todas las posibles fuentes de variabilidad. Las estrategias de muestreo, así como las técnicas de medición, se describen en "Evaluación del medio ambiente de trabajo".

III.6 Interpretación de los resultados

El grado de incertidumbre en la estimación de un parámetro de la exposición, como la concentración media real de un contaminante atmosférico, se determina mediante el tratamiento estadístico de los resultados obtenidos de diferentes mediciones (p. ej., muestreo y análisis).

La fiabilidad de los resultados dependerá del coeficiente de variación del "sistema de medición" y del número de mediciones. Una vez lograda una fiabilidad aceptable en los resultados, el siguiente paso consiste en considerar las consecuencias de la exposición para la salud: ¿qué significa para la salud de los trabajadores expuestos ahora?, ¿en un futuro próximo?, ¿a lo largo de su vida profesional? ¿tendrá repercusión en las futuras

generaciones? El proceso de evaluación termina sólo cuando se interpretan los resultados de las mediciones a la vista de los datos (algunas veces llamados "datos sobre la evaluación de riesgos") obtenidos de la toxicología experimental, estudios epidemiológicos y clínicos y, en algunos casos, ensayos clínicos. Debe aclararse que el término evaluación de riesgos se ha utilizado para hacer referencia a dos tipos de evaluaciones: la evaluación de la naturaleza y la magnitud del riesgo unido a la exposición a sustancias químicas y otros agentes, en general, y la evaluación del riesgo para determinado trabajador o para un grupo concreto de trabajadores en un lugar de trabajo específico.

En la práctica de la higiene industrial, los resultados de la evaluación de la exposición suelen compararse con los límites de exposición profesional adoptados, cuya finalidad es ofrecer una orientación para evaluar los riesgos y establecer objetivos de control. Cuando la exposición supera esos límites, es preciso adoptar de inmediato una acción correctora, ya sea mejorando las medidas de control existentes o introduciendo nuevos controles. De hecho, las intervenciones preventivas deben iniciarse cuando la exposición alcanza el "nivel de acción", que varía según el país (p. ej., la mitad o la quinta parte del límite de

exposición profesional). Un nivel de acción bajo es la mejor garantía para evitar problemas en el futuro.

Comparar los resultados de la evaluación de la exposición con los límites de exposición profesional es una simplificación, puesto que, entre otras insuficiencias, no se tienen en cuenta muchos factores que influyen en la absorción de sustancias químicas (como la susceptibilidad individual, la actividad física y la complexión corporal de cada individuo).

Además, en la mayoría de los lugares de trabajo se produce una exposición simultánea a distintos agentes; de ahí que sea muy importante tener en cuenta las exposiciones combinadas y las interacciones entre distintos agentes, ya que las consecuencias para la salud de la exposición a un único agente pueden ser muy diferentes a las consecuencias de la exposición a ese mismo agente combinado con otros, especialmente cuando existe sinergia o potenciación de efectos.

III.7 Mediciones de control

Las mediciones que tienen como finalidad investigar la presencia de agentes y las pautas de los parámetros de exposición en el medio ambiente de trabajo pueden ser extremadamente útiles para planificar y diseñar medidas de control y métodos de trabajo.

Los objetivos de estas mediciones son:

  • identificar y caracterizar las fuentes contaminantes;
  • localizar puntos críticos en recintos o sistemas cerrados (p. ej.,fugas); determinar las vías de propagación en el medio ambiente de trabajo;
  • comparar diferentes intervenciones de control;
  • verificar que el polvo respirable se ha depositado junto con el polvo grueso visible, cuando se utilizan nebulizadores de agua;
  • comprobar que el aire contaminado no procede de un área adyacente.

Los instrumentos de lectura directa son extremadamente útiles para fines de control, especialmente los que permiten realizar un muestreo continuo y reflejan lo que sucede en tiempo real, detectando situaciones de exposición en las que de lo contrario no se repararía y que deben ser controladas. Ejemplos de este tipo de instrumentos son los detectores de fotoionización, los analizadores de infrarrojos, los medidores de aerosoles y los tubos indicadores. Cuando se realiza un muestreo para conocer el comportamiento de los contaminantes desde la fuente hasta el medio ambiente de trabajo, la exactitud y la precisión no son tan decisivas como lo son al evaluar la exposición.Las mediciones son también necesarias para evaluar la eficiencia de las medidas de control. En este caso, conviene tomar muestras ambientales de la fuente o del área, por separado o junto con las muestras personales, para evaluar la exposición de los trabajadores. Con objeto de garantizar la validez de este procedimiento, el lugar considerado "antes" y "después" de tomar las muestras (o mediciones), así como las técnicas utilizadas, deben ser iguales o equivalentes en sensibilidad, exactitud y precisión.Las medidas preventivas deben interrumpir de alguna manera la cadena por la cual el agente peligroso sustancia química, polvo, fuente de energía se transmite de la fuente al trabajador.Las medidas de control pueden clasificarse en tres grandes grupos:

  • controles técnicos,
  • prácticas de trabajo y
  • medidas personales.

El enfoque más eficiente para prevenir riesgos consiste en introducir controles técnicos que eviten las exposiciones profesionales actuando en el medio ambiente de trabajo y, en consecuencia, reduciendo la necesidad de que los trabajadores o las personas que pueden verse expuestas tengan que poner algo de su parte. Las medidas técnicas suelen exigir la modificación de algunos procesos o estructuras mecánicas. Su finalidad es eliminar o reducir el uso, la generación o la emisión de agentes peligrosos en la fuente o, cuando no se pueda eliminar la fuente, prevenir o reducir la propagación de agentes peligrosos en el medio ambiente de trabajo:

  • encerrándolo; eliminándolos en el momento en que salen de la fuente;
  • interfiriendo en su propagación;
  • reduciendo su concentración o intensidad.

Las mejores intervenciones de control son las que consisten en alguna modificación de la fuente, ya que permiten eliminar el agente peligroso o reducir su concentración o intensidad. La fuente puede reducirse con medidas como la sustitución de materiales, la sustitución o la modificación de procesos o equipos y la mejora del mantenimiento de los equipos.Cuando no se puede modificar la fuente, o cuando esta modificación no es suficiente para alcanzar el nivel deseado de control, deben prevenirse la emisión y la difusión de agentes peligrosos en el medio ambiente de trabajo interrumpiendo sus vías de transmisión, con medidas de aislamiento (p. ej., sistemas cerrados, recintos), ventilación localizada, instalación de barreras y defensas o aislamiento de los trabajadores.Otras medidas que ayudan a reducir las exposiciones en el medio ambiente de trabajo son un diseño adecuado del lugar de trabajo, la ventilación por dilución o desplazamiento, una buena limpieza y un almacenamiento adecuado. La colocación de etiquetas y señales de advertencia puede ayudar a los trabajadores a aplicar unos métodos seguros de trabajo. Un programa de control puede requerir también sistemas de vigilancia y de alarma, como son los detectores de monóxido de carbono alrededor de los hornos, de sulfuro de hidrógeno en las plantas de depuración de aguas residuales y de falta de oxígeno en recintos cerrados. Las prácticas de trabajo constituyen una parte importante del control; por ejemplo, en relación con trabajos en los que la postura del trabajador puede influir en la exposición, según se incline más o menos. La postura del trabajador puede afectar a las condiciones de exposición (p. ej., zona de respiración con relación a la fuente contaminante, posibilidad de absorción por la piel). Por último, la exposición profesional puede evitarse o reducirse colocando una barrera protectora ante el trabajador, en el punto crítico de entrada del agente peligroso (boca, nariz, piel, oídos), es decir, mediante el uso de instrumentos de protección personal. No obstante, antes de recurrir a este tipo de equipo, deben estudiarse todas las demás posibilidades de control, ya que constituye el medio menos satisfactorio para el control rutinario de la exposición, especialmente a contaminantes atmosféricos. Otras medidas preventivas personales son la educación y la formación, la higiene personal y la limitación de la duración de la exposición.

III.8 Evaluación cualitativa de los peligros

La determinación de los efectos que los agentes químicos, biológicos y físicos presentes en el lugar de trabajo pueden tener en la salud debe basarse en una evaluación de los estudios epidemiológicos, toxicológicos, clínicos y medioambientales disponibles.Puede obtenerse información actualizada sobre los riesgos que implican para la salud los productos y agentes utilizados en el lugar de trabajo en revistas sobre salud y seguridad, bases de datos sobre toxicidad y efectos en la salud, y publicaciones científicas y técnicas sobre el tema.Las fichas toxicológicas de materiales deben actualizarse cuando sea necesario. Estas fichas toxicológicas registran los porcentajes de componentes peligrosos junto con el identificador químico del Chemical Abstracts Service, el número CAS, y el valor límite umbral (TLV), cuando se dispone del mismo. Asimismo, contienen información sobre los riesgos para la salud, los equipos de protección, las medidas preventivas, el fabricante o proveedor, etc. En algunas ocasiones, los datos sobre los componentes son bastante rudimentarios y tienen que complementarse con información más detallada.Asimismo, deben estudiarse los datos derivados de los controles y los registros de las mediciones. Los TLV ofrecen una orientación general para decidir si la situación es o no aceptable, aunque deben considerarse las posibles interacciones cuando los trabajadores están expuestos a varias sustancias químicas. Los trabajadores deben clasificarse en grupos de exposición según los efectos en la salud de los agentes presentes y la exposición estimada (p. ej, desde leves efectos en la salud y baja exposición, hasta graves efectos en la salud y un elevada exposición estimada). Los trabajadores que obtengan mayor puntuación deben ser atendidos de forma prioritaria. Antes de iniciar cualquier actividad preventiva, puede ser necesario emprender un programa de control de la exposición. Todos los resultados deben documentarse y ser fácilmente localizables.

A continuación se presentan los pasos que debieran realizarse siempre antes de decidir en monitorear un agente.

Caracterización básica

El objetivo de la caracterización básica es desarrollar una evaluación cualitativa exhaustiva del lugar de trabajo y la exposición a los diversos agentes de cada trabajador, y deberá contener:

CARACTERIZACIÓN DEL LUGAR DE TRABAJO

Descripción del proceso.-se deberá de describir el proceso de una manera simple, y estará acompañada por un diagrama de proceso (bloques, cursograma etc.)

Inventario de agentes en el medio ambiente laboral se deberá elaborar un mapeo de riesgos indicando en cada área el agente o agentes presentes en el medio ambiente laboral, en el caso de agentes químicos se procurara contar con las hojas de seguridad de dichos contaminantes

CARACTERIZACIÓN DE LA FUERZA DE TRABAJO.

Nombre de los puestos cada área de trabajo.-en el mapeo de riesgos se deberá de incluir los puestos que conforman cada área.

Análisis de tareas se deberá de elaborar un cuadro (denominado caracterización de la fuerza de trabajo) que incluya el nombre del puesto, la descripción de la tarea que se realiza y el numero de trabajadores que integran dicho puesto tal y como lo especifica el punto 3

Numero de trabajadores

CARACTERIZACIÓN DE LOS AGENTES

Datos de efectos a la salud.-de cada agente que se detecte en la empresa se deberá de anexar los daños a la salud que se pudiera ocasionar.Leyes y reglamentos.- se deberá de especificar la normatividad nacional que aplica para la evaluación de cada contaminante, en caso de no existir se buscara la referencia internacional

Estándares de exposición se deberá de referir los limites o concentraciones máximas permisibles

GRUPOS DE EXPOSICIÓN HOMOGÉNEA

Se deberán de agrupar los trabajadores por grupos a los que se denominaran grupos de exposición homogénea, esta división se podrá realizar ya sea por proceso, puesto ó área según conveniencia

Al finalizar la caracterización básica se tendrá un Inventario completo de personal expuesto, trabajadores y exposiciones potenciales. Cada trabajador asignado por lo menos a un grupo de exposición homogénea

DEFINICIÓN DE PRIORIDADES

El objetivo será el dar prioridad a los grupos de exposición homogénea en base efectos a la salud de los agentes y nivel de exposición potencialPor lo que se realizara una clasificación por exposición basándose en: datos previos de monitoreo y modelos de exposición clasificación por efectos a la salud consecuencia potencial de la sobre – exposición clasificación de los grupos de exposición homogénea exposición -efecto a la salud

Siendo el resultado final una clasificación de los grupos de exposición homogéneos por prioridades

MONITOREO AMBIENTAL

En caso de ser necesario se deberá evaluar la exposición real durante un periodo de tiempo dado e identificar las fuentes criticas de exposición en el área de trabajo

Para llevar a cabo lo anterior del grupo de exposición homogéneo mas prioritario y solo si resulta necesario se deberá de elaborar su protocolo de muestreo, este deberá de incluir:

  1. Normatividad que se va aplicar y técnica
  2. Características del equipo de campo a utilizar
  3. El numero de muestras o puntos
  4. El numero de lecturas
  5. Formatos de datos de acuerdo a cada norma correspondiente
  6. El lugar en donde se van a procesar las muestras si es que la técnica lo requiere
  7. La fecha en que se llevara a cabo dicho muestreo

De tal forma que al finalizar esta parte se tendrá un conjunto de datos de expresión que se pueden utilizar para evaluar si el nivel de un grupo de exposición homogéneo es aceptable

 

Partes: 1, 2, 3, 4, 5

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda