Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El secreto de las siete semillas

Enviado por León Vilca, Edwin



  1. Introducción
  2. Resumen de la obra
  3. Algunas enseñanzas
  4. Abstracciones esenciales
  5. Conclusiones
  6. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

El libro "El secreto de las siete semillas", cuyo autor es el catedrático David Fischman, tiene un estilo novelesco. El autor revela que se trata de una novela autobiográfica en la que descubre las diversas etapas de su crecimiento espiritual.

Cuando el protagonista, Ignacio Rodríguez, sufre un preinfarto, decide hacer un cambio radical en su vida, la que había estado marcada por el stress y la prioritaria dedicación al trabajo. Progresivamente, aunque al principio sin mucho entusiasmo, ingresa al mundo de la meditación oriental orientado por un gurú que se convierte en su maestro y guía.

Su motivación original era librarse de las tensiones y cuidar su salud, pero por el camino se va dando cuenta de su misión fundamental en la vida y aprende cuál es el verdadero sentido de la misma a partir del "secreto de las siete semillas" que su maestro le va revelando.

La primera semilla, la semilla chancada, representa el autoconocimiento; la manera de cómo nuestro pasado influye en nuestro presente. Tiene una duración de un mes.

La segunda semilla, la mimosa púdica, representa el contacto con el espíritu; la manera de cómo encontrar la paz y la felicidad interior. Tiene una duración de un mes y trece días.

La tercera semilla, el rosal púrpura, representa el control del ego; la manera de poder ver una realidad interna escondida de nosotros por nuestro ego. Tiene una duración de cuatro meses.

La cuarta semilla, el árbol de mango, representa el servicio desinteresado; la manera de dejar de pensar solamente en ti. Tiene una duración de tres meses y medio.

La quinta semilla, el girasol, representa la toma de decisiones éticas; la manera de dejar de ver sólo el corto plazo y orientarse a la luz. Tiene una duración de casi dos meses.

La sexta semilla, el pino, representa el perfecto equilibrio en la vida; la manera de organizar nuestro tiempo y de alimentar correctamente nuestro cuerpo y mente. Tiene una duración de seis meses, nueve semanas y un día.

La séptima semilla, el hunco, representa la flexibilidad y el desapego; el conocimiento de la verdadera importancia de las cosas.

I

RESUMEN DE LA OBRA

  1. Ignacio Rodríguez, gerente general de R&G es un ejecutivo muy materialista. Debido a la agresividad de la competencia, su vida había dejado de ser la de antes, había descuidado a su familia y a su cuerpo.

    Tenía la responsabilidad de mantener el liderazgo de R&G, se esforzaba mucho pero no obtenía resultados. Es de esta forma, que en una discusión con uno de sus gerentes, le sobrevino un preinfarto.

    El doctor le recomendó cambiar radicalmente su estilo de vida, que si no lo hacía, la muerte lo visitaría en un par de años. Ignacio aún no podía creerlo, estaba preocupado por el trabajo de la oficina, el doctor logró convencerlo de que debía cambiar sus hábitos de vida y le habló de la meditación como una técnica para reducir el estrés y la tensión.

    Ignacio aún no creía del todo este asunto, pensaba que la meditación era una pérdida de tiempo, de la que Miriam, su esposa, era partícipe; Ignacio le contó a Miriam la recomendación del doctor, Miriam entusiasta le entregó un papel con el nombre y la dirección de un maestro oriental.

    Transcurrido un mes de este hecho, en un altercado, Ignacio revivió el dolor en su pecho, y se asustó muchísimo, recordó el papel que le había entregado su esposa y se enrutó hacia la dirección del brujo.

    Estando allí, el lugar destacaba como una isla en medio del vecindario, estaba arrepintiéndose de haber llegado, asustado por la falta de aire decidió entrar.

    Contempló la belleza del jardín, lo hicieron pasar y allí conoció al maestro, era delgado y trigueño, éste le preguntó varias veces el por qué de su visita e Ignacio dio varias veces la misma respuesta: quería aprender a relajarse, el maestro insistió una vez más, esta vez la respuesta de Ignacio fue que todo era una pérdida de tiempo y se dispuso a retirarse.

    Entonces el maestro le preguntó que si era feliz, esta pregunta lo enfureció, respondió que él era un empresario de éxito y enumeró sus posesiones; a lo que el maestro respondió que él sólo quería saber si se sentía feliz, Ignacio se sentía invadido por un sentimiento incontrolable y lloró.

    Le explicó, mediante una historia, que debería de aprovechar las dificultades y los errores para desarrollarse y lograr la felicidad, que la felicidad no se compra sino se siente y se siente con el espíritu, ese espíritu que Ignacio había dejado de lado hace mucho tiempo, y que ahora se lo volvía a encontrar. Ignacio le dijo que había llegado a él para aprender a relajarse y así poder controlar su estrés y su angustia, el maestro le respondió que había que arreglar el verdadero problema: generar felicidad en su vida.

    Ignacio le pidió que le mostrara lo que debía de hacer, entonces el maestro saca un cofre y le entrega una semilla. Le dice que la siembre, y que luego descifrarían el significado. Ignacio siembra la semilla en secreto.

  2. Capítulo 1

    Luego de cuatro semanas de cuidarla como oro, Ignacio no nota diferencia alguna en el terreno, entonces decide remover y ve que la semilla no ha variado en absolutamente ¡nada!

    Frustrado se dirige donde el maestro, allí el maestro le dice que esta semilla jamás hubiera crecido, ya que había sido golpeada, con ésta hizo una analogía acerca de los niños maltratados, humillados y desvalorados, que a diferencia de la semilla, crecerían pero no llegarían a alcanzar un buen desarrollo. El modo de cómo afecta nuestro pasado en el presente: El Autoconocimiento.

    Las emociones destructivas almacenadas durante nuestra niñez, memorias subconscientes, emergen e interfieren con nuestra vida y no nos damos cuenta de ello. La forma de deshacernos de ellas es analizando cada sentimiento que aflore y explorando algún suceso de nuestra niñez para obtener alguna pista acerca de nuestra conducta, durante este proceso te conocerás mucho mejor y comprenderás por que actúas de cierta forma. Mientras más conciencia y conocimiento tomes de tu subconsciente, tendrás más libertad y capacidad de ser feliz – dijo el maestro.

    Nuestros errores no son más que condiciones para poder aprender y hacernos mejores como personas.

    Ignacio ya estaba de vuelta en casa, como siempre había logrado ocultarse del mundo, estaba en su "escondite": su estudio, su lugar predilecto donde se olvidaba por completo del mundo de su alrededor (incluyendo las emociones).

    Al día siguiente, Ignacio, que se había comprometido a volver donde el maestro, dudaba, finalmente fue. Ya allí, Ignacio le narró orgulloso la forma del cómo él "controlaba" sus emociones ocultándose de su mundo exterior, entonces el maestro trajo un vaso de agua y hielo, comparó a los sentimientos con los cubos de hielo, por más que se les empuje siempre regresan a la superficie, al igual que los sentimientos y peor aún no somos concientes de esto. Ignacio debía aprender a integrar su lado emocional con su lado racional para poder lograr la felicidad.

    Además Ignacio le narró su día de trabajo, de cómo había gritado a uno de sus empleados por su incompetencia, justificó que su padre les enseñó que uno debe pagar por sus errores. El maestro concluyó que Ignacio actuaba así por que para él era normal, ya que según lo contó Ignacio había vivido en la violencia.

    Las memorias subconscientes no se olvidan y permanecerán hasta que puedan ser entendidas y digeridas. El maestro le dijo que no bloqueara sus emociones, que al principio podían ser amargas y negras pero que luego serían dulces y transparentes, le encomendó que debería analizar qué emociones y pensamientos llevaron a su forma de actuar. Además el único que perdía, por gritar a sus empleados, era él.

    Al llegar a su casa, tuvo el impulso de "ocultarse del mundo", pero recordó lo del maestro y decidió analizar sus emociones que afloraban, se sintió feliz.

    Al día siguiente tuvo el apuro de visitar nuevamente al maestro por otra discusión, ya que quería contarle sus experiencias vividas en el día, el maestro escuchó y le dijo que haberse dado cuenta de su error era ya un gran avance y que cambiar años de costumbre tomaría mucho tiempo. Analizando la situación Ignacio se dio cuenta que en el fondo estaba reviviendo lo que su padre hacía.

    La única forma era tomar conciencia de éste tipo de acciones y analizando que tipo de sentimiento la ha generado. A medida que tomes más conciencia de tus conductas, tendrás una mayor capacidad de mejorar. El maestro le entregó otra semilla y le dijo que regresara en cuanto ésta brotara.

  3. Capítulo 2

    Pasado un mes, Ignacio ya contemplaba una plantita, hasta entonces ya sabía que tenía un problema de agresión, pero éste ocurría cuando él no era conciente y no podía evitarlo.

    Ese día se le negó un préstamo de un banco por la mala calidad de sus documentos, Ignacio estaba furioso y fue a "castigar" a su gerente de finanzas; pero algo frenó en seco sus palabras, recordó que era así como su padre le gritaba cuando erraba. Se disculpó, Ignacio estaba calmado, se sentía triste por haber insultado a su empleado y a la vez alegre por haber tomado conciencia a tiempo para disculparse.

    Al culminar el día Ignacio se enrumbó hacia la casa del maestro, le contó todo este incidente, el maestro le explicó que los traumas de la niñez colocan trozos de leña en la mente; esta leña se enciende fácilmente y crea fuegos y conflictos ante cualquier problema. Entonces ¿cómo hacer para que no se prendan a menudo?

    El maestro le enseñó a humedecer los leños mentales practicando la meditación. Dentro de nosotros existe un tesoro inmenso de paz y tranquilidad. Este tesoro se llega a alcanzar dejando de pensar, es decir adentrándose dentro de uno mismo.

    La planta que germinó tenía la peculiaridad de "cerrarse" cuando había ruido a su alrededor, es la mimosa púdica.

    Al meditar habitualmente se siente una paz y una felicidad increíbles, recuperas tus cualidades innatas y humedeces tus leños mentales. Pero dejar de pensar es difícil, es por eso que el maestro le enseñó una técnica: repetir una y otra vez una sola palabra. Ignacio al momento de poner a prueba esta técnica, por un momento sintió una sensación de amor y paz.

    Pero la meditación requiere un 100% de concentración, y esto sería difícil de hacer en el trabajo, por tal razón el maestro le enseñó una técnica para usarse en el día: el control de la respiración. Debería tomar unos minutos cada dos horas para concentrarse en su respiración. Es luego de esta explicación que el maestro el entrega a Ignacio un anillo, para que recuerde lo del control de su respiración.

    Ignacio debía hacer una presentación audiovisual a un futuro cliente, el asistente que debía hacer la instalación de los equipos aún no lo había echo, esto intranquilizó a Ignacio y empezó a gritar, pero tocando el anillo se concentró en su respiración y logró calmarse, se sentía muy bien, lleno de paz y tranquilidad, irradiaba mucha energía e hizo una excelente presentación. Se corría la voz de que Ignacio estaba cambiando.

    El maestro le explicó que una mente en paz y armonía atrae lo bueno y lo positivo, además que el verdadero fin de una empresa es generar un entorno para aprender y desarrollar el espíritu. Las utilidades que genere son sólo un medio y no un fin.

    Dentro de nosotros existe un río de sabiduría, meditando lo sacas poco a poco. Lo haces aflorar y te da un conocimiento intuitivo de lo que debas hacer. Un par de días después Ignacio meditando logro sentir nuevamente esa sensación de paz y amor, hasta llegó a salir de su cuerpo.

    Estaba orgulloso de haber logrado esto, pero el maestro exhortó que el verdadero motivo de la meditación es el encontrar la divinidad que cada quien lleva dentro. Meditar te ayuda a ponerte en contacto con tu verdadera esencia.

    Luego el maestro le enseñó una técnica para la meditación que consideró la más valiosa: el Kriya Yoga, esta técnica te enseña una serie de posturas que a través de ciertos movimientos físicos, afectan tu sistema nervioso dándote una mejor capacidad de concentración, y por lo tanto te permite avanzar más rápido en el camino de la meditación.

    Diez días después el maestro le entregó la tercera la semilla y le ordenó que regresara cuando la planta floreciera.

  4. Capítulo 3

    Pasados cuatro meses, la semilla ya había germinado en un rosal. Ignacio ya meditaba media hora en la mañana y en la noche. Se notaban claramente los efectos de la meditación.

    Ignacio se sentía ganador y superior a todos, se sentía invencible; además su empresa estaba mejor. Citó a una reunión a los ejecutivos importantes de la empresa y sin darse cuenta empezó a jactarse y hasta decir que valía más que los 10 vendedores de la empresa. Todo el mundo estaba descontento.

    Ya era tiempo de visitar al maestro, el mensaje de la rosa es que es hermosa pero sólo la puedes admirar de lejos, si te acercas demasiado te hinca.

    Esto mismo ocurre con las personas que están manejadas por su ego. Dedican su vida a "inflarse" de admiración, de prestigio, de estatus y de aceptación; pero si te acercas verás una realidad espinosa, de miedo y dolor interno. En el fondo estas personas se sienten poco valoradas e inseguras.

    El mensaje de la tercera semilla es el control del ego. El ego en su afán de ocultar una realidad interna y ocultarla principalmente de ti mismo, desarrolla una serie de conductas inconcientes; el objetivo del ego es esconder tus carencias internas, pero sobre todo de ti mismo. Debes de estar muy conciente para evitar que tu ego te controle.

    Cada vez que meditamos quemamos una pequeña parte de nuestro ego. Con el ego buscamos la aceptación y el amor afuera, cuando la tenemos aquí, dentro de nosotros. Sólo meditando la obtendremos. Terminando la sesión el maestro el entregó otra semilla.

  5. Capítulo 4

    Pasados un mes y medio, la semilla se convirtió en una pequeña planta de hojas verdes, alargadas y llena de ondulaciones. Ignacio estaba obsesionado por tratar de eliminar su ego.

    Ese día tenía una reunión mensual con sus ejecutivos, Ignacio quería probarse a sí mismo con lo del ego, la mejor forma era haciendo participar a todos, que cada quien exponga sus logros. Le tocó el turno a uno de ellos y dijo que les iba mal, pero ni siquiera logró terminar cuando uno de sus colegas empezó a insultarlo y se unió a éste otro.

    Ignacio veía este cuadro con mucho rechazo, estaba totalmente conciente y podía ver como los egos de sus ejecutivos los controlaban. Ignacio calmó a todos e inmediatamente le preguntó qué cual era la forma en que podían ayudarlo. Éste respondió y dijo que el principal problema era Ignacio, que se había metido en su área y desmotivado a su gente.

    Ni bien terminó de hablar, el Ignacio de antes, el Ignacio controlado por su ego empezó a vociferar, se dio cuenta y terminó la reunión. Estaba decepcionado consigo mismo, tarde tomó conciencia. Ignacio se dirigió a la casa del maestro y le contó todo este incidente, al maestro le pareció que el ego de Ignacio era el que quería deshacerse de su ego.

    Al querer ser el vencedor y ganarle a su ego, estaba actuando con su ego. Cuando te molestas, te angustias o te da rabia, atraes al ego. Cuando estás en paz, con tranquilidad y balance, el ego se aleja. El objetivo de la vida es disfrutar caminando dando lo mejor de ti, al margen de los resultados, y manteniendo tu paz y tu felicidad interior. No te propongas vencer al ego, esto implica que hay un ganador y un perdedor, lo cual va indirectamente al ego.

    La semilla era del árbol de mango, su mensaje es la importancia del servicio desinteresado. Nuestro ego nos hace actuar todo el tiempo de forma interesada. El servicio es lo opuesto al ego.

    Aquellas personas que han orientado su ser al servicio de los demás son muy espirituales, felices, desapegadas y tienen muy poco ego. Las personas buscan la felicidad en el sitio equivocado, se sienten totalmente distintos, pero al final son todos uno. La mayoría no quiere dejar ni entrega ni una gota de sus recursos, pero lo que no saben es todos somos un mar de energía divina.

    El servicio es una actitud hacia la vida, es dejar de pensar solamente en ti y pensar en los demás. Servicio es preocuparse en el crecimiento y desarrollo de otras personas. El maestro ayudó a Ignacio a encontrar su misión, su darma, su lección que aprender: comunicar sus conocimientos sobre estas cuatro semillas a los ejecutivos y empresarios. Ignacio tenía miedo de hablar en público, el maestro el recomendó para que el miedo desaparezca que debemos de poner como objetivo servir, con amor y desinterés al público.

    Pasados dos meses Ignacio hizo la presentación, luego de haberse preparado mucho, pudo llegar a controlar su miedo usando el control de la respiración, hizo una excelente presentación. Al terminarla todos le aplaudieron y le agradecieron.

    Al día siguiente fue a visitar a su maestro, e Ignacio le reprochó que la técnica de pensar en servir a los demás no era útil, entonces el maestro le dijo que esta técnica sí servía, sólo que para cada persona es diferente. Además le dijo que el mejor antídoto para vencer al miedo era enfrentarlo.

    A medida que seas más conocido y popular, te será cada vez más difícil evitar que el ego te manipule. A medida que logres más éxitos, requerirás meditar más, de tal forma que el éxito no te haga sentir superior.

    El maestro el entregó la quinta semilla, Ignacio al mirar las plantas, se dio cuenta que el lento crecimiento de las plantas representaba el lento desarrollo que él experimentaba en cada uno de los ámbitos espirituales.

    Ignacio ahora meditaba 45 minutos en mañana y en la tarde. Al día siguiente, tenía una reunión importante pero tuvo que parar para festejar el cumpleaños de una de sus colegas. A Ignacio no le gustaba esto de los cumpleaños, no disfrutó absolutamente nada del cumpleaños y estaba apurado, aún molestó a la dueña del cumpleaños. Luego tuvo que disculparse, recordó que el servicio era pensar más en los demás y dejar de pensar en uno mismo.

    Al día siguiente contó este hecho al maestro, él dijo que sus ojos y sus oídos habían estado cubiertos con una capa de cera. Sólo te veías y escuchabas a ti mismo en todas tus acciones. Ahora a través de la meditación, el servicio desinteresado y el fuego de tu alma que aflora empezarán a derretir esta capa de cera y podrás escuchar más las necesidades de otras personas. El maestro el ordenó que regresase en cuanto la semilla germine.

  6. Capítulo 5

    La semilla que germinaba era de girasol. Ignacio andaba más preocupado por que necesitaba realizar una reducción de personal, no sabía que hacer. Habían asegurado una venta grande, pero ésta sólo se realizaría si coimeaban al vendedor.

    Con estas preguntas Ignacio fue a visitar al maestro. Él le dijo que un alpinista siempre tiene muchos caminos para llegar a la cima, la elección del camino dependerá de cuál sea el objetivo del alpinista. Si lo que quiere es llegar lo más rápido posible a la cima, tomará la ruta más corta y arriesgada. Si su objetivo, es disfrutar cada uno de sus pasos en el ascenso hacia la cima, con paz, felicidad y tranquilidad, tomará el camino más seguro.

    La meditación, hacer servicio desinteresado, controlar su ego había hecho que aflore el ángel interno de Ignacio: su alma. Ha hecho que se desarrolle su intuición y espiritualidad y que tenga más presente la divinidad en todas sus decisiones.

    Además el maestro le explicó que si no existían los consumidores del fruto de acciones anti-éticas (piratería por ejemplo) tampoco existirían los que las hacen (pirata). De cómo nosotros mismos hemos fomentado los antivalores que ahora son aceptados por todos.

    Pagar la coima, le traería graves consecuencias a largo plazo. Ignacio debía a aprender a pensar no sólo a corto plazo, debería aprender a analizar las consecuencias de sus actos y a ver la figura completa. La semilla de girasol enseña que no importa la circunstancia o el momento, debemos orientar nuestras decisiones hacia la luz, hacia Dios. Debemos buscar siempre la luz que ilumine nuestro camino. En cuanto al dilema que tanto preocupaba a Ignacio, el maestro lo convirtió en un "trilema" aumentando la opción: "Una reducción de salarios a todos por un tiempo para no despedir a nadie".

    Con las semillas anteriores se habían dedicado a limpiar su foco de luz interna y ahora con esta semilla asegurarían que el sendero esté alumbrado. Disfruta de la felicidad y la tranquilidad, y cosecha los frutos producidos por vivir éticamente, le dijo el maestro, además le entregó una semilla, que demoraría en crecer, le ordenó que regresase cuando sepa cual era la planta, hasta entonces debería practicar todo lo aprendido.

  7. Capítulo 6

    Ignacio había tratado de incorporar el secreto de la semilla de girasol en su vida. Estaba seguro de que su misión en la vida era llevar espiritualidad al mundo de la empresa. Ignacio se había dado cuenta de que muchos temas relacionados con liderazgo y marketing estaban profundamente relacionados con el enfoque espiritual.

    Ignacio últimamente vivía muy estresado, ya que el tiempo se le iba volando, él quería hacer de todo, se sentía el "salvador del mundo". Se pasaba el sábado y domingo trabajando todo el día, su familia era la más perjudicada.

    Pasados seis meses, desde que había sembrado la semilla, ya asomaba un brote de pino. Ignacio sentía que no tenía su vida bajo control. Ese día se dirigió a la casa del maestro. El maestro le enseñó que Ignacio tenía tantas pérdidas de tiempo que le quedaba poco tiempo para las cosas realmente importantes. Ignacio podía trabajar doce horas diarias pero aún así no lograría emplearlas correctamente. No es un problema de horas de trabajo sino de cómo las empleas. Además el maestro amonestó a Ignacio diciéndole: ¿Qué ejemplo estás dando? ¿Realmente estás enseñando paz y felicidad, cuando te ven correr desesperadamente de aquí a allá?

    El maestro le recomendó que tratara de delegar en otros la mayor cantidad de trabajo, darles confianza y prepararlos para que decidan por su cuenta. Ignacio no debía actuar con su ego como el salvador del mundo, debía cuidar las interrupciones, además aprender a dejar de ser el centro de todo.

    La característica esencial del pino es el equilibrio y el balance, el mensaje del pino es el perfecto equilibrio en la vida. Ignacio debía tratar de equilibrar cada papel para lograr un balance perfecto, de modo que un papel no le haga sombra a otro, planificaría cada semana para darle tiempo a cada uno de sus papeles y haría una evaluación profunda de cómo le fue y seguiría. Le tocaría preocuparse en dar impulso a todos los papeles sino uno de ellos caería al suelo. El maestro le indicó que congelase el tiempo en bloques para sus actividades importantes.

    Además el maestro le explicó el importante papel de los alimentos, el qué comes debe ser una elección privada para buscar un mayor balance en la vida. Nuestro cuerpo nos avisa con muchas señales lo que no debemos comer, pero nosotros no le hacemos caso.

    No sólo debemos preocuparnos con que alimentamos a nuestro cuerpo sino también con que alimentamos a nuestra mente, la televisión nos llena de temor, violencia y agresión. Buscar tu paz interior es tu responsabilidad. El maestro le ordenó que regresase luego de tres semanas de haber aplicado esto, esta vez no le entregó ninguna semilla.

  8. Capítulo 7

    Pasadas seis semanas, Ignacio había bajado de peso y se sentía más ligero y saludable, ya no veía televisión y le resultaba asombroso todo el tiempo que había ganado para leer y pensar. Ahora se sentía más tranquilo y podía meditar mucho mejor.

    Aún no podía estar conciente de todas las interrupciones. Muchos de sus empleados no se sentían felices con la nueva política de la empresa. Ellos debían tomar decisiones por su cuenta y sólo debían interrumpir cuando existiera algún asunto verdaderamente importante. Ignacio ya había delegado la mayoría de sus funciones y se dio cuenta del enorme cantidad de labores que le quitaban tiempo. El ego de Ignacio sentía que ya no era importante, que no lo necesitaban.

    Ese día decidió visitar al maestro. Pero al llegar todo se sentía vacío, no había nadie; entonces resolvió visitarlo al día siguiente. Pero al día siguiente, nada ni nadie le habría, empezó a pensar lo peor. Entonces decidió preguntar a la dueña de la casa vecina si había sabido algo acerca de su maestro. Ella apesadumbrada le dijo que él había sido atropellado unas tres semanas atrás, y que había fallecido. El maestro murió mostrando algo parecido a una sonrisa. Esta noticia terminó por confirmar sus peores temores, le cayó como un aluvión encima. Se sentía impotente ¿Qué sería de él? No dejaba de pensar en que no terminó su enseñanza.

    De pronto sintió que sólo pensaba en sí mismo, un sufrimiento egoísta. Entonces la señora le entregó la llave de la casa. Ignacio entró, quiso meditar, pero recordó que no tenía ninguna foto de su maestro, entonces empezó a registrar la casa. Se enteró que había sido ejecutivo. Se dio cuenta de el maestro siempre había tenido la humildad de no hablar sobre sí mismo, todo su tiempo había orientado a servir, amar y ayudar a Ignacio; Ignacio nunca le había dicho "gracias", el maestro aunque muerto le enseñaba una lección.

    Regresó a su casa, y se puso a analizar todo el camino de las 6 semillas que hasta ahora tenía. Estaba triste, luego de meditar su dolor y pena se fue transformando en una sensación de paz y tranquilidad.

  9. Capítulo 8
  10. Capítulo 9

Habían pasado tres semanas desde que se enterara de la muerte de su maestro. Ahora se había volcado íntegramente al servicio, daba entre tres y cuatro charlas semanales. Una noche cuando Ignacio llegó a casa encontró un sobre extraño. Lo desempaquetó y encontró un grupo de semillas y una carta. La carta estaba escrita por el maestro, leyendo Ignacio entendió que la misión del maestro era que sus discípulos crezcan y se desarrollen, la séptima es la semilla de la libertad y está representada por el árbol de hunco. La flexibilidad de este árbol le da la libertad total de movimiento, lo único rígido y que no se mueve es la raíz.

Nos enseña dos mensajes: Flexibilidad, para tener la libertad de adaptarnos a los vientos de cambio y la sabiduría del Desapego, no arraigarnos a lo material, aprender la verdadera importancia de las cosas.

El reto del ser humano es tener el valor de crear un nuevo camino y dejar de seguir las rutas conocidas, para mejorar y crecer. El primer enemigo de este cambio será el ego. Cada día debería hacer el esfuerzo de pasar por encima de su ego y darle la bienvenida al cambio. Las cosas no siempre son lo que parecen. No te dejes convencer por lo evidente, por lo conocido y atrévete a retar lo establecido.

Deberemos encontrar nuestra verdadera identidad, ese pedacito de Dios que todos llevamos dentro: en nuestro espíritu. Los seres humanos estamos acostumbrados a tener una perspectiva a corto plazo. Enfrenta los problemas con desapego y compasión, vive en libertad y toma una actitud de flexibilidad en la vida.

Por último el maestro el ordenó que cuidara cada semilla, que cuidara el mensaje de sabiduría, que lo aplicara a cada aspecto de tu vida, sin olvidar su darma: comunicar y transmitir a los hombres de negocios un mensaje espiritual.

Ignacio terminó de leer la carta, se sentía feliz y realizado, se sentía entero, afortunado, íntegro y querido por su maestro. No dejaba de pensar en su darma, y se le ocurrió escribir un libro para llegar a una mayor cantidad de gente. El título "El secreto de las 7 semillas"…

II

ALGUNAS ENSEÑANZAS

  1. La primera semilla de la felicidad es el autoconocimiento. El maestro oriental le explica a Ignacio que los niños son como semillas. Tienen un potencial inmenso cuando nacen, como si fueran un árbol de vida capaz de alcanzar las mayores alturas. Pero si los padres golpean la semilla, si maltratan al niño, lo humillan, lo violentan, no lo valoran y no le dan cariño, entonces la semilla no germinará. A lo sumo, si crece, producirá un árbol débil y limitado.

    Sin embargo, a diferencia de las semillas, los seres humanos que han sido golpeados de niños sí pueden crecer, desarrollarse y ser felices. Pero para lograrlo necesitan conocerse a sí mismos, tomar conciencia de su pasado y de cómo los afecta en el presente. De allí la importancia del autoconocimiento.

    Las sensaciones derivadas de momentos difíciles de nuestra niñez están grabadas en una memoria emocional de la cual no somos conscientes. A esta memoria se le denomina técnicamente "memoria subconsciente" y tiene la particularidad de ser atemporal, es decir, que la recordamos como si fuera ayer.

    Los momentos duros y tenebrosos de nuestra niñez se proyectan en emociones destructivas que sabotean nuestras relaciones interpersonales y nuestra autoestima, impidiéndonos muchas veces lograr la felicidad.

    La verdad es que proyectamos nuestras memorias subconscientes en la pantalla de las situaciones y personas del presente.

    Nuestra mente es como un iceberg. Nuestro consciente es la pequeña parte que está fuera del agua. Pero ese iceberg tiene una inmensa masa de información sumergida que no podemos ver: nuestro subconsciente. Mientras más conciencia y conocimiento uno tome de su subconsciente, más libertad y capacidad se tendrá para ser feliz.

    Otro de los sencillos ejemplos del maestro de Ignacio Rodríguez, protagonista de "El secreto de las siete semillas" nos sirve para aclarar aún más lo que ya se venía explicando en la obra: "Cuando te tomas un té usando una de esas bolsitas filtrantes, el agua de tu taza se tiñe gradualmente de un color oscuro. De la misma forma, ante las diferentes situaciones de la vida, si nuestra niñez ha sido difícil, nosotros somos como los sobres de té. Teñimos las situaciones con emociones oscuras guardadas por largo tiempo en nuestra mente, pero por desgracia no somos conscientes de ello".

    La mayor parte de la gente se resiste a reconocer la turbiedad de sus emociones porque está tan asustada con esas aguas negras que justamente las bloquean, las retienen y las mantienen. Al aferrarse a ellas, se esclavizan más todavía. Por eso la recomendación del maestro es dejar que salgan las aguas negras de las emociones y luego, recién entonces, podrán brotar las aguas transparentes que hay que canalizar para desarrollar una vida feliz.

    La clave del autoconocimiento se parece a la experiencia de pasar de manejar un auto automático, sin pensar y sin tomar conciencia de cada acto, a un auto mecánico, para el que se necesita estar consciente de cada cambio. El hecho de darse cuenta de los propios errores y limitaciones es ya un gran avance.

    Cuando uno está vendado y tiene que caminar por un sendero donde hay varios fuegos, puede esquivarlos al detectar su calor. Lo mismo en la vida real. Si uno tiene fuegos emocionales que lo llevan a actuar agresivamente, por lo menos debe percibir su calor e intentar controlarse. A medida que se tome más conciencia de las propias conductas, se tendrá una mayor capacidad de mejorar y transformar la propia existencia.

  2. Primera semilla

    La segunda semilla de la felicidad nos ayuda a encontrar la paz interior y ponernos en contacto con nuestra energía interior: se trata de la meditación. Es sabido que dentro de nosotros existe un tesoro inmenso de tranquilidad, de sosiego y calma. Pero ese tesoro está custodiado por unos guardianes que son nuestros pensamientos. La única forma de poder acceder a este tesoro es dándole un descanso a los guardianas. En otras palabras, dejando de pensar.

    Gracias a la meditación, el ser humano se pone en contacto periódico con su energía vital y va recuperando entonces sus cualidades innatas. Logra humedecer tanto sus leños mentales que, después de un tiempo de práctica, ya no prenden fuego. Esto quiere decir que por más que uno enfrente problemas y dificultades complicadas, ya no se explota ni se estalla en ira.

    Y esto porque las personas somos como focos de luz pintados por fuera de negro. Cuando dejamos de pensar diariamente por unos minutos, descascaramos la pintura poco a poco. Nuestra luz interior empieza a brillar en nuestra vida, nos hace más felices, pero sobre todo nos orienta a seguir iluminando otras vidas.

    Los seres humanos somos también como jarrones de plata abandonados: no han sido limpiados en mucho tiempo y están oscurecidos. Todos estamos acostumbrados a verlos oscuros y no sabemos que esa no es su verdadera apariencia. Al dejar de pensar y meditar es como si los limpiáramos un poco cada día. Llega un momento en que la plata empieza a brillar y a iluminar por sí misma. Pero si la dejamos de limpiar, sino practicamos diariamente, se vuelve a ensuciar.

    A lo largo del capítulo 3 del libro, Fischman explica brevemente cómo aprender a meditar, a desconectarse de las preocupaciones y a respirar, a fin de encontrar a Dios dentro de sí.

  3. Segunda semilla

    La tercera semilla es el control del ego. Cuando uno se molesta, se angustia o le da rabia, atrae al ego. Cuando uno está en paz, con tranquilidad y equilibrio, el ego se aleja.

    "Cuentan que unas personas – dijo el maestro a su discípulo- estaban navegando en un bote, cuando una de ellas comenzó a perforar debajo de su asiento. Los otros pasajeros le gritaron: "¿Qué estás haciendo? ¿Te has vuelto loco?". El pasajero respondió: "¿Qué les preocupa a ustedes? Es mi asiento el que estoy perforando". Y las personas le contestaron: "El agua entrará por tu hueco y no sólo te hundirá a ti sino también a nosotros". Lo mismo le ocurre a la humanidad. Cada persona se preocupa por sus cosas y no se da cuenta de que con su conducta está hundiendo a la humanidad entera".

    Muchas veces pensamos que nosotros somos los únicos que sabemos y que somos más inteligentes y que tenemos la razón más que los demás y no queremos escuchar a los demás; es el ego que actúa por nosotros y nos impide ver la realidad, nuestra realidad interna que cada uno de nosotros poseemos, es como una máscara el cual impulsa nuestra forma de actuar inconscientemente. Una forma de reducir el ego es tomando conciencia de nuestro actos y meditando.

  4. Tercera semilla

    La cuarta semilla, la del servicio desinteresado, deviene natural cuando se ha conseguido obtener la tercera, la del control del propio ego. Es en el servicio que el hombre crece y se desarrolla más en armonía con los otros y consigo mismo.

    El servicio es el opuesto al ego. El servicio es dejar de pensar solamente en ti y pensar en los demás. Servicio es preocuparse en el crecimiento y desarrollo de otras personas.

  5. Cuarta semilla

    La quinta semilla es la del girasol, flor que simboliza el apego a la luz. Debemos ser fieles a nuestros principios, valores y virtudes morales, practicando siempre la ética profesional.

    Esta semilla nos enseña que debemos dedicar nuestro tiempo a lo importante, no sólo a lo urgente. Para lograr esto debemos aprender a delegar, a confiar más en los otros, a dejar que vuelen solos. Si los que nos rodean crecen integralmente y se superan, lo haremos nosotros también.

    Usa la regla de oro: "No le hagas a otros lo que no quieres que te hicieran a ti". Ahora la semilla de girasol nos permite llevar tu luz por todo tu camino en la vida, asegurando que el sendero esté iluminado. Disfruta la paz y la tranquilidad, y cosecha los frutos producidos por vivir éticamente.

  6. Quinta semilla

    La sexta semilla es la del equilibrio, la que nos muestra la importancia de alcanzar la armonía en los diferentes papeles que jugamos en la vida. Sigamos el ejemplo del pino: sus ramas logran el balance perfecto, recibiendo por igual la energía del sol. En vez de angustiarnos y cargas con los problemas, aprendamos del pino a permanecer siempre ligeros.

    Esta semilla nos enseña el equilibrio que debemos de tener entre nuestra vida y las actividades que tenemos que realizar cada uno de nosotros; por ejemplo si tenemos familia, no descuidarla y tomarnos un tiempo para estar con ella, nos descuidemos nuestro alimento que es lo más importante; consumiendo alimentos sanos y equilibrados los cuales nos van a proporcionar tranquilidad y paz e incrementan nuestra vitalidad y fuerza (vegetales, verduras, productos lácteos y comida fresca), y hacer los mas importante y dejar, dejar de mirar la televisión y leer los periódicos, así sabremos que hacer y que no hacer.

    Planificando cada semana, podremos darle tiempo a los diversos roles de nuestra vida en forma pareja, sin descuidar ninguno.

  7. Sexta semilla
  8. Séptima semilla

La sétima y última semilla es la de la libertad y está representada por el árbol del junco. Este árbol tiene la particularidad de ser totalmente flexible. Tiene la capacidad de soportar vientos huracanados y hasta de doblarse y colocarse en posición horizontal. Su flexibilidad le da libertad total de movimientos. Lo único que es rígido y no se mueve es su raíz, que le sirve de centro y lo arraiga al suelo.

Así, si bien todo cambia en el mundo material, lo único que no cambia es el espíritu. De allí que el cultivo de nuestro espíritu, que será lo único que nos trascienda, tiene que ser uno de los objetivos más importantes de nuestra vida.

Muchas veces tenemos miedo a los cambios, pero cambio es bueno y debemos estar dispuestos a cambiar y ser flexible. El reto del ser humano es tener el valor de crear nuevos caminos y dejar las rutas conocidas, para mejorar y crecer. Cambiar significa asumir el riesgo de equivocarse y esto nos hace vulnerable, que es exactamente lo que el ego no quiere. Tienes que ser sordo a las cosas negativas.

III

ABSTRACCIONES ESENCIALES

Conductas inconscientes del ego

  1. Mostrarse superior.
  2. Mostrar y contar tus capacidades a todos, para sentirte aceptado y solicitado.
  3. Hablar a espaldas de las personas, para sentirte diferente y superior a esa persona.
  4. Buscar culpables, para encubrir que no nos sentimos competentes.
  5. No aceptar las ideas de los demás, para sentirte el mejor, el más inteligente, el más capaz.

Servicio de la empresa

  1. En el negocio puedes decidir que el fin es hacer dinero y orientar todas tus fuerzas a ello.
  2. En el negocio puedes decidir que el fin es ser un medio de servicio a la sociedad y un entorno adecuado para que las personas aprendan y encuentren felicidad.
  3. Venderle una participación de tu negocio a Dios. Donar parte de tus utilidades a entidades benéficas.

Identificación del drama

  1. Identifica tus dificultades.
  2. Identifica tus retos.
  3. Identifica tus pruebas.
  4. Identifica tus problemas.
  5. Descubrir tus verdaderas capacidades y aptitudes como persona.
  6. Debe estar orientada con tu campo.
  7. Siempre está orientada al servicio.

Selección de una alternativa en un dilema

  1. Entender bien el problema.
  2. Definir qué valores están enfrentados.
  3. Analizar las consecuencias positivas y negativas de tomar cada decisión (a corto y largo plazo y no sólo las consecuencias económicas).
  4. Definir cuál de ambas maximiza la felicidad o minimiza el sufrimiento de las personas.
  5. Analizar que alternativa está más alineada con las cualidades del alma, del amor y la compasión.
  6. Pregunta a tu espíritu y a tu intuición con cual alternativa podrás "dormir mejor".
  7. Y si aún así no se soluciona, entonces contemplar la posibilidad de convertir el dilema en un "trilema": generar más opciones.

Quitar la dependencia de los subordinados

  1. Prepáralos
  2. Capacítalos
  3. Luego lánzalos al vacío para que vuelen solos. Mantente cerca pero a la vez lejos.

El tiempo es como el agua

  1. Cuando vives movido por las urgencias tu tiempo se evapora rápidamente.
  2. Cuando estas más conciente de la necesidad de concentrarte en las cosas importantes es como el agua líquida: todavía escurridiza.
  3. Cuando hacemos bloques con nuestro tiempo y lo separamos para las actividades importante es como los bloques de hielo: tenemos el control en nuestras manos.

Tipos de alimentos

  1. Tamásicos: producen somnolencia, flojera, inacción, inercia y pesadez, son por Ej.: comida guardada, enlatada, sobre cocinada, seca, quesos curados, carnes rojas, vino, bebidas alcohólicas, tabaco,…
  2. Rajásicos: producen euforia, energía, agresividad, te llenan de pensamientos, angustias y preocupaciones, son por Ej.: condimentos picantes, mostaza, ají, rocoto, pepinillos encurtidos, ají, ajo y cebolla, café, carne de pescado y pollo,…
  3. Sátvicos: producen balance y paz e incrementan tu vitalidad y fuerza, además producen alegría, claridad y equilibrio; son por Ej.: vegetales, frutas, nueces, comida fresca, productos lácteos, mantequilla, quesos suaves, cereales,…

CONCLUSIONES

La meta del ser humano no es el desarrollo material, no es llegar más de prisa, es disfrutar de la vida dando lo mejor de uno mismo, es utilizar cualquier circunstancia con el propósito de crecer y desarrollar nuestro espíritu, es encontrar ese pedazo de Dios que cada uno lleva dentro, es escuchar a esa luz interna: nuestro espíritu.

El ser humano busca la felicidad y el amor donde nunca los va a encontrar, piensa que la felicidad está en las cosas materiales, que está en lograr metas; pero no es así, cada quien tiene un tanque interior lleno de felicidad y de amor, que sólo podremos llegar a usarla si nos adentramos en buscarla dentro de nosotros.

El cambio es un proceso lento y difícil de mantener que requiere de muchísima perseverancia, no se puede cambiar un hábito, que es normal en nosotros, en una noche. Este proceso jerárquico representa el lento crecimiento de cada semilla, no se puede saltar etapas. Cambiar significa asumir el riesgo a equivocarse y nos hace vulnerables, los errores no son más que grandes oportunidades de aprender.

El objetivo del ego, es ocultar una realidad interna, y ocultarla especialmente de ti, este ente siempre existirá dentro de nosotros, no radica en eliminarlo sino tratar de controlarlo.

¿De qué sirve conocerse a sí mismo, meditar, controlar al ego, reflexionar éticamente si toda tu vida es un desbalance y un desorden total? Se debe lograr el equilibrio entre lo racional y lo emocional, entre lo espiritual y lo material, entre el trabajo y la familia. No actuar con el ego, al creerse el salvador del mundo.

El presente se ve muy afectado por nuestro pasado, la toma de conciencia a través del autoconocimiento nos sirve para poder detectar actitudes que residen en nuestra memoria emocional.

BIBLIOGRAFÍA

Fischman, D. (2002). El secreto de las siete semillas. Lima: El Comercio.

 

Trabajo enviado por:

León Vilca, Edwin

Mamani Humpiri, Luis


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda