Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Algunas consideraciones sobre la teoría curricular y el aprendizaje del conocimiento histórico




  1. Desarrollo
  2. Perspectiva del currículum en la Educación Superior
  3. Consideraciones generales del proceso de enseñanza / aprendizaje de la Historia
  4. Caracterización del contenido histórico y condiciones para su aprendizaje
  5. Conclusiones
  6. Bibliografía

Introducción.

La teoría curricular en los momentos actuales ha evidenciado un amplio desarrollo, si tenemos en cuenta que las necesidades educativas en el contexto internacional han pasado a formar parte de las prioridades en muchos países, con el objetivo de responder a las demandas sociales de los pueblos.

Por ello, referirse al currículo y considerar que existan criterios homogéneos sería una gran utopía, pues los contextos exigen currículos dinámicos capaces de dar una respuesta urgente a dichas exigencias.

Sin embargo, no se puede pasar por alto las teorías y criterios de importantes investigadores sobre la temática, que desde principios del siglo XX fueron sentando las bases para el desarrollo actual de la teoría curricular.

En ese contexto, Cuba ha desempeñado un importante papel en el enriquecimiento de la teoría curricular. Las propias posibilidades que brindó el gobierno desde 1959, con la ampliación a todos los sectores de la población a la educación, demandaba currícula en correspondencia con cada momento histórico.

Desde este punto de vista no se perdió la perspectiva del aprovechamiento del conocimiento histórico para consolidar el sistema de valores ya incorporado al modo de actuación de los cubanos dada las tradiciones patrióticas de dicha población.

Por ende, este trabajo persigue el objetivo de reflexionar sobre la concepción curricular que asume el sistema educativo cubano, teniendo en cuenta a su vez el la proyección del trabajo con el conocimiento histórico y sus complejidades, fundamentalmente cuando nos encontramos en presencia de estudiantes de otros países.

Desarrollo.

Aspecto a tener en cuenta, es lo referido al proceso del desarrollo curricular en Cuba, para ello tomaremos en consideración los criterios del colectivo del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas que señalan que las transformaciones educativas en el país estuvieron aparejadas al propio proceso revolucionario, se requería de la erradicación del analfabetismo para poder llevar a cabo la preparación del nuevo potencial científico del país.

Es justamente en la década de los 80 cuando se aprecia la implementacion y consolidación del Sistema Nacional de Educación como resultado del Plan de Perfeccionamiento iniciado en el año 1972, constituyendo la reforma más importante que ha tenido el sistema educativo cubano después de 1959.

Todos los agentes socializadores y educativos cubanos dirigen sus esfuerzos hacia el desarrollo de un nuevo tipo de hombre, integral, profundamente solidario y humano, con un alto sentido de su identidad nacional, identificado con su cultura y su nación. A este propósito se suma la Escuela Internacional de Educación Física y Deporte que no queda fuera de las intenciones de las intenciones antes señaladas.

En el año 1995, dadas las contradicciones surgidas en el ámbito educacional, se llevaron a cabo proyecciones con respecto a los escenarios educativos y se planteo la realización de un modelo para la escuela cubana, dando lugar a reflexiones y posiciones teóricas sobre el papel socializador de la escuela cubana y su estructura curricular.

En este sentido debe ser tenido en cuenta de que todo currículo se sustenta en un conjunto de concepciones que constituyen los fundamentos teóricos del mismo, pues aportan un marco referencial donde se apoya y justifica la toma y ejecución de decisiones relativas al diseño y desarrollo curricular. Ellas son:

  • Concepciones acerca del hombre y de la educación.
  • Concepciones sobre el papel de la educación y sus instituciones.
  • Concepción del proceso de conocimiento y de la ciencia.
  • Concepción del proceso de enseñanza aprendizaje.

El currículum puede analizarse desde la perspectiva de los modelos teóricos usados para analizar las diversas perspectivas socio-históricas de la enseñanza:

Modelo tradicional

Los currículos hacen énfasis en la conservación y transmisión de los contenidos como algo estático, las relaciones sociedad escuela son descuidadas y existe un marcado enciclopedismo.

Modelo tecnocrático

Conocido también como tecnología educativa, a nivel de currículum se caracteriza por su ahistoricismo y el reduccionismo de los problemas educativos a los asuntos escolares.

Se concibe el currículum como una serie de procedimientos técnicos que aseguran el logro del aprendizaje. Considera que un buen diseño curricular dará magníficos resultados sin importar el contexto socioeconómico.

Modelo crítico

Toma en cuenta conceptos como el autoritarismo y el poder, declarando que el problema básico de la educación no es técnico, sino político. No niega la posibilidad de trabajar científicamente el currículum. Este modelo al tomar elementos del psicoanálisis y de la teoría de las ideologías, revela un nuevo concepto: el currículum oculto.

 

Sin embargo, en el estudio realizado sobre la problemática queda explícito, entre los diferentes autores, que es en el currículum donde se concretan toda una serie de principios - ideológicos, pedagógicos, psicopedagógicos, sociológicos, etc.- que en su conjunto evidencian la orientación general del sistema educativo de que se trate, en correspondencia con el modelo educativo.

Desde este punto de vista, el Dr. Ariel Ruiz Aguilera, en su obra "Teoría y práctica curricular", dedica todo un capítulo a explicar las consideraciones para enfrentar una nueva concepción curricular, las que resumimos a continuación:

  1. Consideraciones filosóficas: se parte de la concepción dialéctico materialista sustentada en el Marxismo- Leninismo para la fundamentación del proceso lógico del conocimiento por parte del hombre. Ello propicia que se tenga en cuenta las dos vías por las cuales se produce el conocimiento de los fenómenos y los procesos pedagógicos: a-Del camino de lo concreto, como existe en la percepción y la representación, hacia lo abstracto y b-del camino de lo abstracto a lo concreto.
  2. Consideraciones sociológicas: permite tener en cuenta que el conocimiento existe mediante la transmisión de la experiencia de generación en generación; teniendo lugar en condiciones de cooperación y de comunicación social, en un proceso interactivo de socialización en la que los principales agentes son: la familia, la escuela y la comunidad (centros culturales, recreativos, productivos, de servicios, etc.)
  3. Consideraciones psicológicas: propicia tener en consideración las categorías esenciales de la teoría curricular: objetivo, contenido, métodos, medios, formas organizativas y evaluación. Pero para ello se requiere asumir una posición filosófica, que en este caso se fundamenta en la teoría del aprendizaje histórico- cultural de L.S.Vigotsky.
  4. Consideraciones metodológicas investigativas: dada las complejidades del proceso educativo, de socialización, de interacción del hombre con el mundo, desde el punto de vista gnoseológico, ontológico y metodológico, exigen como necesidad de primer orden, la búsqueda de formas y medios más efectivos para dominar las leyes del desarrollo de esta actividad.

Por lo anteriormente expuesto queda claro para nuestra investigación de que elaborar un currículum, supone "traducir dichos principios en normas de acción, en prescripciones educativas, con el fin de elaborar un instrumento útil y eficaz para la práctica pedagógica"

En este sentido debe entenderse que el currículum constituye un eslabón importante que se sitúa entre la declaración de principios generales y su traducción operacional, entre la teoría educativa y la propia práctica pedagógica, entre lo que se planifica y lo que se ejecuta, entre lo que se prescribe y lo que sucede concretamente en el aula.

El currículum es un conjunto de premisas de pensamiento social, los que orientan y determinan las formas de ver e interpretar la realidad, las formas de aprender el conjunto de hechos que se dan en la práctica y teoría.

Es importante comprender que la educación es una práctica social e histórica en el que el hombre como constructor y creador de su propia educación desarrolla un currículo y como tal considera al hombre como sujeto social ( individuo- social), en la que la educación es una responsabilidad de la sociedad donde sus miembros desempeñan diferentes roles, desde la perspectiva de la práctica social y enriquecimiento de la subjetividad humana, sustento básico para la producción y la creación de la riqueza social ( ciencia, tecnología, arte, filosofía, etc.) como fundamento para el desarrollo sostenido de la humanidad para alcanzar la estabilidad y correlación de fuerzas sociales en la práctica de la cultura política, la práctica de la producción y la practica educativa como la formación integral del educando.

El currículum debe responder a ciertas exigencias:

  1. Debe ser pertinente, lo cual significa que debe ser adecuado a las características del ámbito donde se aplica, responder a las demandas sociales y culturales de la comunidad, considerar las características y avances de las disciplinas y los productos profesionales, principalmente, atender a las necesidades concretas de los sujetos.
  2. Debe ser un producto social, construido con participación, en instancias diversas, de personas y entidades capaces de interpretar los problemas y proyectos de la comunidad internacional, nacional, regional y local.

Atendiendo a los elementos anteriormente expuestos, asumimos como concepto de currículum el dado por los investigadores del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, atendiendo a su nivel de actualización:

Por currículo entendemos el sistema de actividades y de relaciones, dirigidos a lograr el fin y los objetivos de la educación para un nivel de educación y tipo de escuela determinados, es decir, los modos, formas, métodos, procesos y tareas, mediante los cuales, a partir de una concepción determinada, se planifica, ejecuta y evalúa la actividad pedagógica conjunta de maestros, estudiantes y otros agentes educativos, para lograr la educación y el máximo desarrollo de los estudiantes

Dicho concepto expresa de forma sintética el carácter dialéctico del currículo a partir de la relación existente entre enseñar / aprender, las relaciones contenidos / práctica pedagógica, además de dejar explícito la relación entre el contenido y otros elementos en correspondencia con el contexto histórico social del cual se trate, conducente al desarrollo de la personalidad en general.

En este sentido podemos graficar el currículo como:

Como un proceso dinámico, continuo, participativo y técnico, en el currículum se pueden distinguir las siguientes fases:

  1. Análisis Previo: Antes de realizar la aplicación de un proyecto educativo se debe efectuarse la comprensión de la realidad comprender, las relaciones existentes en su entorno para articular con los recursos existentes en el medio.
  2. Diseño Curricular: Especifica los fines y objetivos educacionales, traducidas en una propuesta educativa. Permite el análisis de las tendencias demográficas, socioeconómicas y culturales de la zona para plantear las estrategias y procedimientos que faciliten su aplicación y generar el cambio social.
  3. Aplicación Curricular: Concretización del diseño curricular en una condición socio-educativa para lograr la innovación de la educación, a una forma de desarrollo social.
  4. Evaluación Curricular: Implica determinar en qué medida el diseño curricular y la enseñanza satisfacen realmente los objetivos de la educación y del contexto social.

De igual manera Díaz Barriga plantea que el diseño curricular es una respuesta no solo a los problemas educativos sino también aborda los problemas económicos, sociales y políticos. Por ello tomamos en consideración los elementos del currículum que propone César Coll para cumplir con éxito su función social:

  1. ¿Qué enseñar?: ello incluye los contenidos (este término designa lo que se ha llamado la experiencia social culturalmente organizada y se toma por lo tanto en su más amplia acepción: conceptos, sistemas explicativos, destrezas, normas, valores, etc.) y los objetivos (los procesos de crecimiento personal que se desean provocar, favorecer o facilitar mediante la enseñanza)
  2. ¿Cuándo enseñar?: manera de ordenar y secuenciar los contenidos y objetivos.
  3. ¿Cómo enseñar?: manera de estructurar las actividades de enseñanza/aprendizaje en las que participarán los estudiantes con el fin de alcanzar los objetivos propuestos en relación con los contenidos seleccionados.
  4. ¿Qué, cómo y cuándo evaluar?: la evaluación es un elemento importante para asegurarse que la acción pedagógica responde adecuadamente al proyecto (social, institucional, etc.) e introducir las correcciones oportunas.

El primer elemento deja explícito las intenciones que se propone la concepción curricular, mientras que los otros tres están referidos más bien a las acciones a seguir en correspondencia con las intenciones propuestas.

Consideramos que el diseño curricular es uno de los componentes determinantes que orientan hacia la práctica educacional y social a partir de la redefinición de problemas reales, el diseño y la aplicación de procedimientos eficaces: entradas en términos de recursos, los procedimientos como estrategia operacional y la salida de productos transformados que se vinculen como un proyecto social.

Perspectiva del currículum en la Educación Superior.

El currículo, en nuestros tiempos, constituye uno de los ámbitos de mayor análisis e interpretación, como medio que propicia la aprehensión del conocimiento dentro del campo de la educación. Son muchas las acepciones que se tienen del término, y ésta no es una ocasión para recogerlas. Sin embargo, se hace necesario precisar desde qué ángulo se operará con dicho concepto, según lo que se aprecia en la bibliografía de los últimos años.

Currículo incluye a los contenidos, a los objetivos y a las formas de enseñanza que potencian aprendizajes, ya sea desde la planificación como desde la realidad interactiva. Se vincula, por un lado, con el objeto epistémico que se configura en el proceso del conocimiento; y por otro, con la gestión de reproducir y de generar conocimientos, incluyendo lo propio de las formas en que se establece la conservación y la transformación del legado, ya sea como patrimonio o como creación e innovación.

El currículo constituye, desde la posición que se expone, una manifestación de la concepción de hombre y de la sociedad que se sustenta. Es, en sí, un proyecto de vida y, por consiguiente, en última instancia, siempre, en él se plasma la jerarquización que se ha establecido de los valores que se privilegian en la comunidad educativa comprometida.

El currículo, entonces, está lejos de ser sólo el mero documento escrito en el cual se declaran las aspiraciones del sistema. El currículo, como instrumento viabilizador de un proyecto de vida, constituye un sistema generativo de conocimiento y de acción humana, con presencia, al unísono, de un modo u otro, de un sistema de reproducción y creación de los mismos.

Así entendido, el currículo implica, en su especificidad, necesariamente, una connotación sociocultural, puesto que es imposible la proposición de una concepción de desarrollo curricular, desconociendo las comunidades educativas; tampoco es posible, sin considerar las demandas y exigencias del contexto histórico concreto; menos aún, podría concebirse como un instrumento que relega la preocupación por la persona en sí misma.

Por lo que nuestra concepción curricular propende a:

  1. La participación política: está dada en que se realizan aportaciones al desarrollo integral de la personalidad al tiempo que se desarrolla una mentalidad para la participación activa, libre, responsable y eficaz como ciudadanos en sus respectivos países.
  2. Sociedad de conocimiento: tener en cuenta el desarrollo de la ciencia y la tecnología en la Educación Física y el Deporte, enriqueciendo la teoría y la práctica de esta actividad dentro del contexto de la interdisciplinariedad.
  3. Gestión educativa (para qué del ser): se seleccionan y organizan los contenidos atendiendo a su aplicación y práctica social, para ello el tener en cuenta un diseño curricular globalizado conduce a una visión de desarrollo para la práctica social del profesional de la Educación Física y el Deporte.

Los elementos anteriormente señalados se articulan perfectamente con la concepción curricular que se asume en esta investigación.

Consideraciones generales del proceso de enseñanza / aprendizaje de la Historia.

Los seres humanos, sin importar el tiempo o lugar, necesitan de un sentido de si, un sentido de cómo llegaron, adonde están, de manera de comprender y evaluar hacia dónde van en lo que sigue. La historia no sólo contesta al qué, al cuándo,al dónde y al quién en el curso de la experiencia humana en nuestro planeta, sino también al por qué.

El desconocimiento de los procesos históricos pasados conduce a una visión ingenua, superficial y distorsionada de la complejidad de la realidad social presente y es precisamente a través del estudio del pasado, que los individuos están en condiciones de desarrollar una manera más informada de ver, conocer y actuar en la sociedad en la que viven.

La ciencia histórica intenta explicar las transformaciones en las relaciones sociales (políticas, económicas, sociales e ideológico-culturales) en las que necesariamente se despliega la actividad humana.

El aprendizaje histórico es el proceso de desarrollo de la conciencia histórica en el cual se adquieren las capacidades de la memoria histórica, que actualiza analíticamente la experiencia del pasado, de manera tal que las condiciones de vida presentes resulten comprensibles y las perspectivas futuras de la práctica vital puedan desarrollarse conforme a la experiencia.

En este sentido, y con respecto a la renuncia al conocimiento histórico son contundentes las palabras del historiador Eric Hobsbawm, quien en su última obra señala: "La destrucción del pasado, o, mejor dicho de los mecanismos sociales que vinculan la experiencia personal con la de generaciones anteriores es uno de los fenómenos más característicos e inquietantes en las postrimerías del siglo XX. La mayoría de los hombres y las mujeres jóvenes crecen en este fin de siglo en una especie de presente perpetuo, sin relación orgánica alguna con el pasado del tiempo en el que viven"

La Historia posee características que la convierten en un campo de aprendizaje con dificultades especiales para estudiantes como los que posee la Escuela Internacional de Educación Física y Deporte, dada por su propia naturaleza como ciencia social, pues supone el conocimiento, análisis y la explicación de acontecimientos ya acaecidos, tratándose de conocimientos de alto grado de complejidad, en el que los fenómenos están estrechamente interrelacionados dialécticamente. Además de ello su complejidad puede ser apreciado concretamente en:

  • Es fuente del conocimiento histórico.
  • Por su aspecto formativo.
  • Por su relación con la práctica social concreta.

Atendiendo a lo anteriormente planteado, la comprensión de los fenómenos históricos exige un dominio de modelos de conocimientos extremadamente abstractos y por ende la utilización de análisis variables y relaciones difícilmente aislables.

Lo señalado anteriormente nos conduce a dejar planteado algunas consideraciones con respecto a la enseñanza de la Historia:

  1. El estudio de la Historia en toda su complejidad, supone el uso del pensamiento abstracto al más elevado nivel, tanto por los docentes que la imparten como por el estudiante que aprende.
  2. El aprendizaje de la Historia se hace mucho mas difícil, si tenemos en cuenta de que es imposible reducir hechos concretos del pasado, por lo que se requiere de una adecuada combinación de métodos para la obtención de los conocimientos por parte de los estudiantes.
  3. La aplicación de técnicas de investigación requiere de un trabajo preparatorio y de una cierta especialización por parte del estudiante, sustentándose en fuentes (pinturas, testimonios, documentos, restos arqueológicos, otros)
  4. Tener en cuenta la complejidad de los conceptos históricos y su diversidad criterial, debiendo asumir posiciones partidistas ante la misma.
  5. El análisis de los fenómenos y acontecimientos históricos requieren de una comprensión objetiva a partir de la contextualizacion espacio-temporal de los mismos.
  6. Rechazar la idea de que la Historia ofrece informaciones acabadas.
  7. El aprendizaje de la Historia contribuye a la configuración de la conciencia de los ciudadanos, ofreciendo una visión del pasado que fortalezca los sentimientos patrióticos, reconoce los valores nacionales y universales contribuyendo a una cosmovisión más real.

En el proceso de aprendizaje de los conocimientos históricos se requiere fomentar el desarrollo de un pensamiento reflexivo y flexible, por lo que es necesario "organizar la actividad del aprendizaje mediante la utilización de procedimientos que estimulen los procesos lógicos, que entrenen a los alumnos en la búsqueda y valoración de los conocimientos y en el trabajo independiente"

Siguiendo el camino científico en la explicación de cada hecho y acontecimiento histórico, es posible desarrollar y fomentar en el estudiantado el acto de pensar, reflexionar y analizar los mismos desde diferentes puntos de vista.

Ello nos posibilita educar al estudiante en la importancia y la fuerza de los valores morales de los hombres para transformar el mundo que les ha tocado vivir y la necesidad de reforzar las tradiciones patrias como manifestación de los elementos identitarios autóctonos.

En el contexto actual, el hombre se ve en un mundo donde progresivamente se acrecientan las desigualdades como consecuencia de la existencia de un mundo globalizado en el que impera la unipolaridad imperialista, sin embargo, la enseñanza de la Historia contribuye a comprender y reflexionar sobre dicha situación, pero para ello debe ser encaminada a transformar el estilo de pensamiento de los individuos, cultivando el amor a la libertad e independencia, a su vez contribuye a formar una nueva concepción del mundo.

A su vez los vertiginosos cambios científicos y tecnológicos que se suceden internacionalmente, se convierte en otro reto para la enseñanza de la Historia, pues se requieren hombres reflexivos, creativos, con verdadero espíritu de transformar el entorno y que se conviertan en protagonistas activos de la sociedad.

Sin embargo podríamos preguntarnos: ¿Son los sistemas educativos de los países tercermundistas capaces de fomentar y educar al hombre que exige la nueva sociedad : reflexivo, transformador, creador, emprendedor?

Indudablemente que no, pues los mismos responden a intereses muy específicos de las clases gobernantes, pero además la enseñanza no ofrece posibilidades para el reflexionar sistemático, explotar los diversos puntos de vista a partir del conocimiento previo del estudiante y su relación con el contexto del cual proviene.

Por todo lo anterior, podemos plantear a partir de la experiencia cubana en este terreno, la existencia de problemas muy concretos que requieren soluciones dinámicas y que consideramos que en uno u otro momento se han presentado en nuestro colectivo de profesores:

  1. Las explicaciones de los profesores no sobrepasan lo expuesto en libros de textos o materiales didácticos.
  2. Se desaprovecha el potencial político de la materia, al no ser el hecho histórico el eje de la clase.
  3. Los estudiantes no poseen los conocimientos y procedimientos generales que les permitan comparar, caracterizar, valorar y generalizar, asumiendo posiciones valorativas significativas del hecho o acontecimiento histórico.
  4. Los estudiantes poseen limitaciones para expresar sus argumentos, valorar oralmente, identificar las características esenciales de diferentes etapas históricas, para establecer relaciones temporales y causales entre los hechos y procesos.
  5. La enseñanza de la Historia se evidencia en el estudiante a través de un aprendizaje memorístico, reproductivo, mecánico, en el que el estudiante es un receptor de información.
  6. El contenido a enseñar no contribuye a que a la vez que el estudiante se apropie del conocimiento, se estimule su pensamiento.
  7. En la estructuración del proceso de enseñanza no se tiene en cuenta las experiencias previas del estudiante para la aprehensión de nuevos conocimientos.

Desde nuestra perspectiva consideramos que la presente investigación busca dar respuesta a muchos de estos problemas señalados, concibiendo una concepción curricular de un programa de Historia que contribuya a la formación de un profesional con sólidos conocimientos y una alta capacidad reflexiva, por ende ello le propiciará una nueva forma de interpretar el mundo que les ha tocado vivir.

Caracterización del contenido histórico y condiciones para su aprendizaje.

La aprehensión de conocimientos constituye una actividad mental compleja para asimilar el mundo exterior, por ello requiere de ideas, reflexiones, comparaciones, descubrimientos y otros procesos.

La ciencia histórica resulta importante para el conocimiento de la sociedad pues ella permite:

  1. Despertar el interés por el pasado, situándolos en su contexto.
  2. Facilitar la comprensión del presente, potenciando el sentido de identidad.
  3. Proyectar el futuro.

Es por todo ello que, el historiador al enfrentarse a un problema histórico no puede separar las variables físicamente, sino que ha de realizarlo conceptualmente, valiéndose de la determinación y valoración de fuentes históricas, su estudio y comprobación permiten establecer los hechos concretos, los cuales son necesarios ubicarlos en espacio y tiempo.

La Historia posee leyes generales y regularidades que propician el análisis y el establecimiento de modelos que pueden ser aplicados, es decir contextualizados en diferentes situaciones o coyunturas históricas.

¿Qué debemos tener en cuenta respecto a la enseñanza de la historia?

A partir de las necesidades de que se produzca un aprendizaje que promueva el desarrollo de un estilo de pensamiento reflexivo y flexible, el profesor debe tener en cuenta ciertos factores que pueden incidir en dicha actividad de forma negativa o positiva, en correspondencia con las circunstancias:

  1. Conciencia de la historia como disciplina transmisora de valores e ideologías que forman parte de la identidad nacional y e individual.
  2. Concepción epistemológica: estas características epistemológicas implican que la concepción sobre qué es la historia no sea una concepción única y determinada. Implica que el alumno sepa que las explicaciones de los procesos históricos pueden modificarse total o parcialmente a través del tiempo en la medida en que se conocen nuevas perspectivas o documentos. Este punto es importante a la hora de definir una manera de entender la historia como algo cerrado y acabado o como realmente es: abierta y relativa.
  3. Las relaciones entre la historia y las ciencias sociales son controvertidas. Estas relaciones tienen incidencia en el estudio de la historia pues otorgan un marco de referencia que permitirá o no un conocimiento más profundo y acabado de la misma

Debe tenerse en cuenta que, los conocimientos históricos no se relacionan con la realidad directamente percibida, pues los conceptos, procesos y leyes, se refieren a una realidad indirecta, mediatizada, a través de conceptos o sistemas de conceptos.

Significativo resulta que, el fundamento de cualquier conocimiento científico está constituido por los hechos, en este caso es el resultado de conocer los hechos de la historia de la sociedad, los elementos o aspectos que intervienen en él, así como las regularidades que actúan en este. Sin embargo, debe comprenderse que la Historia es el resultado de la concatenación de hechos particulares, que aunque inigualables cada uno, poseen puntos en común, por lo que todo acontecimiento histórico refleja lo general, pero éste no puede existir al margen de los hechos particulares.

En el aprendizaje del conocimiento histórico debe tenerse en cuenta lo antes señalado, pues en las clases el profesor trabaja con categorías generales, haciéndose necesario vincularlas con aquellos elementos probatorios que propicien la asimilación correcta de la realidad histórica.

Es importante en este proceso que, en la misma medida en que se descubra el aspecto interno del proceso histórico, se revela la esencia humanística de esta materia, a través del conocimiento de los valores morales de los hombres y personalidades históricas que lucharon, sus contradicciones, sacrificios, reveses, así como aquellos pueblos convertidos en estandartes de la lucha revolucionaria.

La investigadora Haydée Leal García, en su libro "Pensar, reflexionar y sentir en las clases de Historia", plantea que los docentes deben tener precisado los elementos que incluye el conocimiento del hecho histórico y al cual nos adscribimos :

  1. La asimilación de su contenido mediante la descripción y el análisis.
  2. La revelación de las relaciones causales, temporales y espaciales.
  3. La comparación con otros hechos y la determinación de los elementos típicos.
  4. La valoración crítica y la confrontación con la actualidad.

Estos elementos nos conducen a plantear que la adquisición del conocimiento histórico resulta complejo en la misma medida en que el estudiante debe asimilar los conocimientos fácticos externos y lo racional, lo interno; por lo que la Historia está obligada a buscar las causas del movimiento social, investigando los fenómenos históricos en su esencia, mediante la interpretación científica.

La enseñanza de la Historia en la actualidad no es la simple acumulación de información es incentivar al estudiante a realizar valoraciones científicas de los fenómenos históricos, por lo que el empleo del método de investigación histórico en el proceso de aprendizaje les permitirá redescubrir los elementos probatorios necesarios.

Debe tenerse en cuenta que no son los postulados generales que ofrece el docente, los que resultan convincentes para el estudiante, sino aquellos a los cuales ha llegado como consecuencia de un análisis dinámico desde el punto de vista mental y la existencia de vivencias emocionales.

La complejidad del proceso antes argumentado, expresa la necesidad de que el docente tenga en cuenta las acciones que le permitan al estudiante dominar las habilidades generales del trabajo con las fuentes y la expresión y comunicación de los conocimientos, sin obviar que la motivación que se logre en ellos mediante las actividades hará más eficiente el aprendizaje.

El objetivo no es preparar especialistas desde el punto de vista histórico, sino proporcionar a los estudiantes los conocimientos esenciales y un método científico de análisis, lo que contribuiría al desarrollo en el individuo de un pensamiento más humanista, justo y solidario; considerándolo como una identidad pensante, que en un ambiente adecuado pueda reflexionar, actuar de forma dinámica, valorar, criticar y sentir, asumiendo posiciones ante las valoraciones históricas a partir de sus propias experiencias. El estudiante debe aproximarse al conocimiento desde una posición transformadora.

Conclusiones.

  1. La organización del currículum en la elaboración de un programa, debe tomar como punto de partida los problemas de la realidad social y profesional, preparando a los estudiantes como aprendices de sus propios conocimientos, creando las condiciones necesarias para que adquiera la competencia en su formación profesional, que le permite aplicar los conocimientos teóricos prácticos adquiridos, darle solución a las nuevas situaciones que la vida le impondrá.
  2. Currículo incluye a los contenidos, a los objetivos y a las formas de enseñanza que potencian aprendizajes, ya sea desde la planificación como desde la realidad interactiva.
  3. El proceso de enseñanza / aprendizaje del conocimiento histórico debe sustentarse en el desarrollo de un pensamiento reflexivo y flexible, teniendo en cuenta la complejidad de dicho conocimiento y el contexto histórico social en el que se desarrolla.
  4. La adquisición del conocimiento histórico resulta complejo en la misma medida en que el estudiante debe asimilar los conocimientos fácticos externos y lo racional, lo interno; por lo que la Historia está obligada a buscar las causas del movimiento social, investigando los fenómenos históricos en su esencia, mediante la interpretación científica.

Bibliografía.

  1. Álvarez de Zayas, C. (2001). El diseño curricular. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación.
  2. Auccasi Rojas, M. (s/f). Diseño curricular, [en línea]. Santiago de Chile: Universidad de Chile. Disponible en: http://usuarios.lycos.es/enfermeriaperu/mistrabajos/disecurricular.mht [2004,16 de octubre].
  3. Bolívar Botía, A. (1999). El asesoramiento curricular a los establecimientos educacionales: de los enfoques técnicos a la innovación y desarrollo interno, [en línea]. Santiago de Chile: Universidad de Chile. Disponible en: http://usuarios.lycos.es/enfermeriaperu/mistrabajos/disecurricular.mht. [2004, 16 de octubre].
  4. Carvajal Montané, A. (2002). Programa de superación de los auditores mediante EaD. Trabajo de grado, Maestría en Educación a Distancia, UH, Ciudad de la Habana.
  5. Coll, Cesar (1997). Psicología y currículo: una aproximación psicopedagógica a la elaboración del currículo escolar. México: Editorial PAIDOS.
  6. Contreras López, G. (1998). Hablando del currículo integrado de James Beane, [en línea]. Santiago de Chile: Universidad de Chile. Disponible en: http://usuarios.lycos.es/mistrabajos/asesoramiento curricular.mht. [2004, 16 de octubre].
  7. Díaz Pendás, H.; Leal García, H.; Romero Tamudo, M.; Pérez González, S.N. y Rodríguez Ben, J.A. (2002). Enseñanza de la Historia. Selección de lecturas. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación.
  8. Escaño, José; M. Gil de la Serna (1999). Los mapas conceptuales. Un recurso para ser feliz. Aula de Innovación Educativa, No. 78, pp. 48- 53.
  9. Escofet, N. (1999). Los mapas conceptuales como instrumento para realizar un trabajo cooperativa. Aula de Innovación Educativa, (Madrid), No. 78, Enero, pp. 76- 78.
  10. Fabara Garzón, E. (1997). Las innovaciones en un sistema educativo moderno, Educación, (La Habana), No. 91, mayo-agosto, Segunda Época, pp. 20-26.
  11. García Ramos, L.; Cerezal Mezquita, J.; Leal García, H.; Valle Lima,A.; Pérez Alvarez, F (s/ f). Fundamentos teóricos y metodológicos de una propuesta curricular para la escuela Secundaria Básica actual. ICCP (En Imprenta)
  12. García Ruso, H.M. (1997). La formación del profesorado de educación física: problemas y expectativas. España: INDE Publicaciones.
  13. González Pérez, M. (2003). Fundamentos teóricos del currículo. En Currículo y formación del profesional (pp. 40- 59). Ciudad de la Habana: Departamento de Ediciones e imprenta. CUJAE.
  14. González Pérez, M.; Hernández Díaz, A.; Hernández Fernández, H.; Sanz Cabrera, T. (2003). Currículo y formación profesional. Centro de Estudios para el Perfeccionamiento de la Educación Superior. Universidad de la Habana. Ciudad de la Habana: Departamento de Ediciones e imprenta. Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, CUJAE.
  15. González, O. (1995). Currículo: diseño, práctica y evaluación. CEPES: Universidad de la Habana.
  16. Leal García, Haydée (2000). Pensar, reflexionar y sentir en las clases de Historia. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación.
  17. Romeo Cardone, J. (1998). Perspectivas del currículo en la Educación Superior, [en línea]. Santiago de Chile: Universidad de Chile. Disponible en: http://usuarios.lycos.es/enfermeriaperu/mistrabajos/disecurricular.mht [2004,16 de octubre].
  18. Ruiz Aguilera, Ariel (2003). Teoría y práctica curricular. Cuba: Editorial Pueblo y Educación.
  19. Silva Águila, M. (2001). Cambio y difusión curricular, [en línea]. Santiago de Chile: Universidad de Chile. Disponible en: http://csociales.uchile.cl/publicaciones/enfoques. [2004,14 de octubre].
  20. Silva Águila, M. (2001). Los marcos de la práctica curricular, [en línea]. Santiago de Chile: Universidad de Chile. Disponible en: http://csociales.uchile.cl/publicaciones/enfoques. [2004,14 de octubre].
  21. Torres Estévez, G. (s/f). Metodología para el perfeccionamiento del currículum en su esfera de acción, [en línea]. Santiago de Chile: Universidad de Chile. Disponible en: http://usuarios.lycos.es/diseñocurricular. [2004,16 de octubre].

 

 

 

Autor:

M.Sc. Nereyda Piñeiro Suárez

Ing. Ana Piñeiro Suárez

M.Sc Erol González Castillo

M.Sc Pedro Calderón Fornaris


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda