Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Guía para la alimentación enteral




  1. Vías de alimentación enteral
  2. Contraindicaciones
  3. Inserción de la sonda naso gástrica/naso entérica
  4. Procedimiento
  5. Sondas de enterostomía
  6. Complicaciones de la intubación naso gástrica/entérica y enterostomías
  7. Normas de manejo
  8. Recomendaciones generales

El éxito y seguridad de la alimentación enteral depende en gran parte de la adecuada atención a la normas de manejo por parte del personal de enfermería que tiene a cargo su administración.

Según la naturaleza e intensidad de la condición clínica, muchos pacientes incapaces de ingerir alimentos sólidos se benefician con la administración de dietas líquidas, completas o modulares, que pueden ser suministradas fácilmente por vía oral, a través de una sonda nasogástrica/nasoentérica o de una enterostomía.

Es indispensable que el personal médico, de enfermería y de nutrición posea conocimientos sólidos sobre los procesos de digestión y de absorción, sobre las vías de administración de los nutrientes y sobre la composición y características particulares de las diferentes fórmulas enterales disponibles.

Antes de iniciar un régimen de soporte nutricional por vía enteral, la nutricionista debe realizar la valoración del estado nutricional, según el protocolo correspondiente, y definir los propósitos del régimen (repleción, sostenimiento, reducción de peso, etc.) y el plan de administración, con base en los requerimientos proteico calóricos y las condiciones especiales del paciente.

. VIAS DE ALIMENTACION ENTERAL

La alimentación enteral se define como la técnica de intervención nutricional mediante la cual la totalidad o buena parte de los requerimientos calóricos, proteicos y de micronutrientes es administrada por vía oral (voluntaria) o por una sonda colocada en el tracto gastrointestinal (sin la participación activa del paciente).

Los tubos para alimentación han estado en uso clínico desde hace 150 años, en tanto que los tubos para succión gastrointestinal sólo se han empleado durante unos 60 años. La tendencia actual es hacia un uso creciente de los tubos especialmente diseñados para alimentación y uno decreciente al uso de los tubos para succión.

El tubo o sonda puede ser:

- Nasogástrico/orogástrico - Nasoduodenal/oroduodenal - Nasoyeyunal/oroyeyunal

Puede ser colocado a ciegas, por endoscopia o bajo visión fluoroscópica.

-Enterostomía:

- Faringostomía

- Gastrostomía

- Yeyunostomía

La sonda duodenal (primera y segunda porción) realmente debe ser tratada como si fuera gástrica, por el fenómeno del reflujo duodenogástrico y el consecuente riesgo de aspiración.

Las sondas o tubos son molestos y producen considerable aprehensión en el paciente, efectos indeseables que se minimizan con la utilización de los nuevos tubos siliconizados y de poliuretano delgados (5-12 Fr), especialmente diseñados para alimentación enteral. Sin embargo, ante la perspectiva de intubación prolongada, se debe considerar la creación de una gastrostomía, una yeyunostomía o, en casos seleccionados, una faringostomía. La gastrostomía es el procedimiento de elección en la mayoría de los pacientes. Su principal ventaja es la sencillez de su manejo, por cuanto se preserva la función osmorreguladora del estómago.

A través de una gastrostomía se puede colocar un catéter especial de gastrostomía (18-24 Fr.), o en su defecto, aunque menos deseable, una sonda de Foley.

La gastrostomía puede ser creada mediante técnica quirúrgica o percutánea (endoscópica o fluoroscópica). La selección entre estos tres métodos depende de las condiciones del paciente y de la experiencia en la Institución. Sus resultados, según publicaciones recientes, son comparables en cuanto a eficiencia y complicaciones.

En ocasiones se debe combinar la gastrostomía con la inserción simultánea de un tubo yeyunal, lo cual permite la administración de nutrientes al tiempo que se efectúa succión gástrica para evitar la aspiración. Este método es preferencialmente utilizado en pacientes neurológicos con impedimento de sus funciones cerebrales, en pacientes con obstrucción pilórica que van a ser sometidos a corrección quirúrgica y en aquellos con paresia gástrica postoperatoria (síndrome de atonía gástrica o de vaciamiento gástrico retardado) que se observa después de resecciones gástricas o anastomosis gastroyeyunales.

La técnica de la aspiración gástrica simultánea con la alimentación yeyunal ha sido preconizada con sólida justificación, se utiliza cada vez con más frecuencia y se han observado excelentes resultados.

Rombeau describió una sencilla técnica de gastrostomía/intubación yeyunal, utilizando una sonda de gastrostomía, a través de la cual se pasa un catéter fino que va al yeyuno. El endoscopio es muy útil para posicionar el catéter en el yeyuno.

Un sistema de aspiración gástrica/alimentación yeyunal utilizado con frecuencia en nuestra Institución es el tubo gastroyeyunal o de gastrostomía con avance a yeyuno Flexifló, Abbott Laboratories, (Tubo de gastrostomía 18-22 Fr. y yeyunal 8-10 Fr.) colocado por técnica quirúrgica o endoscópica.

Los tubos de doble servicio pueden ser fácil y ventajosamente colocados durante el acto operatorio. Los tubos de Moss, de doble y triple servicio, son bien conocidos y pueden ser insertados por vía nasal o por gastrostomía.

El tubo de alimentación yeyunal transgástrico MIC (Medical Innovations Corporation) recientemente introducido, tiene características especiales de flexibilidad que le han merecido creciente favoritismo.

INDICACIONES

La alimentación enteral está indicada en aquellos pacientes que por cualquier alteración patológica no pueden ingerir los alimentos en cantidad y calidad suficientes, a pesar de tener un tracto gastrointestinal funcional. Tales alteraciones pueden ser clasificadas en tres grandes grupos, según la patología predominante: Enfermedades de origen neurológico/psiquiátrico, gastrointestinal y quemaduras.

CONTRAINDICACIONES

Las siguientes afecciones clínicas contraindican en forma absoluta o parcial, definitiva o temporal, el uso de la alimentación enteral.

- Obstrucción intestinal completa

- Ileo prolongado

- Enfermedades que requieran reposo intestinal

- Fístulas gastrointestinales

- Enfermedades inflamatorias del colon

Por lo general, las fístulas gastrointestinales constituyen contraindicación para la alimentación enteral. Sin embargo, algunas fístulas del íleon distal o del colon, en casos cuidadosamente seleccionados, pueden ser tratadas con alimentación enteral mediante el uso de una técnica meticulosa y de una fórmula elemental o semielemental.

INSERCION DE LA SONDA NASOGASTRICA/NASOENTERICA

Características de la sonda

En los últimos años se ha popularizado el uso de sondas flexibles y de diámetro pequeño (5-12 Fr), de silicona o poliutereno, de 105-114 cm de longitud, con guía metálica y con lastres de mercurio o tungsteno (Clintec, Laboratorios Baxter; Flexifló, Abbott Laboratories; Zinetics Medical, Accusite pH) que facilitan su paso a través del píloro y su descenso al yeyuno.

Equipo

- Sonda nasoenteral con punta de tungsteno o para monitoría de pH (5-12 Fr.)

- Guantes

- Lubricante hidrosoluble (K-Y)

- Jeringa de 20 ó 50 ml

- Esparadrapo hipoalergénico

- Marcador

- Vaso con agua, gelatina o compota acuosa

- Estetoscopio

- Cinta de medición de pH*

- Monitor electrónico de pH**

* En caso de pasar la sonda a ciegas y control con tiras de pH

** En caso de pasar la sonda a ciegas con monitoría de pH (Zinetics Medical, Accusite pHR).

PROCEDIMIENTO

La intubación debe ser realizada por el médico o enfermera del Grupo de Soporte Metabólico y Nutricional, debidamente familiarizado con la técnica, efectuando los siguientes pasos:

  • . Explicar al paciente el tipo de procedimiento a que será sometido y sus beneficios
  • . Realizar el procedimiento en privado
  • . Elevar la cabecera de la cama a 45° y mantener el cuello del paciente ligeramente flexionado
  • Inspeccionar los orificios nasales y determinar cuál es el más competente, haciendo que el paciente respire a través de una fosa nasal mientras la otra es ocluída
  • Calcular la distancia aproximada hasta el estómago, midiendo la longitud desde la punta de la nariz al lóbulo de la oreja y desde ahí hasta la apófisis xifoides. Si se pretende una intubación nasoduodenal, se debe añadir 50 cm a esa longitud
  • Irrigar la sonda con la guía colocada, esto facilitará el retiro posterior de la guía metálica
  • Lubricar el extremo de la sonda. Si el paciente es capaz de cooperar, pedirle que degluta agua, gelatina o compota para facilitar su paso a través de la faringe
  • Hacer que el paciente flexione el cuello y degluta al tiempo que le introduce la sonda
  • Verificar que la sonda no esté enrollada en la boca o en la faringe
  • Si el paciente empieza a toser retirar la sonda hasta la nasofaringe e intentar nuevamente
  • Asegurar la sonda a la piel de la nariz con esparadrapo hipoalergénico. Señalizar con un marcador el sitio de salida de la sonda para controlar la posición de ésta posteriormente
  • Confirmar si la sonda ha sido introducida en el estómago, aspirando contenido gástrico. Si no es posible obtener aspirado gástrico, se debe solicitar una radiografía del abdomen o en su defecto, una radiografía portátil del tórax en que se vea la cámara gástrica
  • Irrigar la sonda con la guía colocada
  • Retirar la guía y guardarla en la habitación del paciente.
  • Registrar en la historia clínica la ubicación exacta de la sonda y escribir las órdenes correspondientes
  • Técnica de inserción de la sonda nasoenteral bajo fluoroscopia
  • Una vez el extremo de la sonda esté en el estómago, se debe colocar al paciente en posición horizontal, luego sobre el costado derecho y guiar la sonda a través del píloro
  • Administrar una pequeña cantidad de medio de contraste (con jeringa de 20 ml) para verificar la posición de la sonda
  • Instilar 50 ml de agua a través de la sonda (con la guía puesta) con el fin de evitar que se obstruya con el medio de contraste
  • Técnica de inserción de la sonda nasoenteral a ciegas con control de cinta de pH o monitor electrónico de pH.

Este procedimiento es realizado principalmente a pacientes de las Unidades de Cuidado Intensivo debido a la dificultad para movilizar estos pacientes.

La administración de 20 mg de Metoclopramida IV 10 minutos antes de realizar el procedimiento, puede facilitar el paso a través del píloro.

Una vez el extremo de la sonda esté en el estómago (pH <4), se debe colocar al paciente en posición horizontal, luego sobre el

costado derecho y guiar la sonda a través del píloro

Una medición de pH > 4 puede indicar que el extremo de la sonda se encuentra en el duodeno

Solicitar Rx simple de abdomen con el fin de verificar la ubicación de la sonda

Técnica de inserción de la sonda nasoenteral bajo endoscopia

Solicitar interconsulta a la sección de Gastroenterología

Dejar en ayuno por 6 horas.

Enviar a gastroenterología la sonda con punta de tunsgteno, junto con una seda 2-3/0.

Confirmar la ubicación de la sonda por medio de una Rx simple de abdomen especialmente en pacientes en Unidades de Cuidado Intensivo.

SONDAS DE ENTEROSTOMÍA

Los pacientes en quienes se prevé la necesidad de administrar soporte nutricional durante más de 4-6 semanas o por tiempo indefinido son candidatos para la colocación de una sonda de acceso enteral. Los accesos más frecuentemente utilizados son la gastrostomía (Medical Innovations Corporation (MIC) o Flexifló Abbott Laboratories # 12-24 Fr.) o la yeyunostomía (Medical Innovations Corporation # 8 Fr.); ocasionalmente se emplea el Tubo en T o Sonda de Kher con buenos resultados. La faringostomía es de relativa utilidad en esta Institución.

La yeyunostomía está indicada especialmente en enfermos con obstrucción gástrica y en pacientes neurológicos en estado de coma con alto riesgo de aspiración.

Las yeyunostomías de catéter son ventajosamente utilizadas en pacientes sometidos a cirugía mayor sobre el esófago distal, estómago, duodeno, páncreas, o vía biliar, puesto que permiten la alimentación postoperatoria inmediata.

La enterostostomía, gastrostomía y yeyunostomía, es un procedimiento que sólo puede ser realizado por un especialista, quien debe escoger una de las siguientes técnicas con base en las condiciones clínicas del paciente:

- Quirúrgica

- Endoscópica percutánea

- Fluoroscópica percutánea

- Laparóscopica

En pacientes con gastrostomías las sondas de Foley 18-20 Fr, aunque no representan la sonda ideal para este propósito, y en algunos sitios se utiliza aún, permiten la administración de dietas caseras para manejo ambulatorio. La sonda de Foley está contraindicada en enterostomías, por cuanto el balón obstruye parcial o totalmente la luz del intestino y estimula la peristalsis, "arrastrando" con ello la sonda.

COMPLICACIONES DE LA INTUBACION NASOGASTRICA/ENTERICA Y ENTEROSTOMIAS

Las complicaciones principales corresponden a las siguientes categorías:

Mecánicas o técnicas

1. Ulceración de la nariz

2. Ulceras de la boca o faringe

3. Obstrucción del tubo

4. Anudamiento del tubo

5. Paso a la tráquea

6. Absceso faríngeo

7. Otitis media

8. Sinusitis

9. Lesión ulcerosa del esófago o estómago

10. Ruptura de várices esofágicas

11. Perforación del esófago

12. Meningoencefalitis cuando hay ruptura de la lámina cribosa del etmoides

13. Neumonía por aspiración

14. Infección de la herida de la enterostomía

15. Peritonitis

16. Obstrucción intestinal

17. Desplazamiento o salida de la sonda

 

La aspiración broncopulmonar es la más frecuente y temible entre las complicaciones mayores de este grupo. La obstrucción por mal manejo es de elevada frecuencia y causa pérdida de tiempo al personal de enfermería e incomodidad al paciente.

Gastrointestinales

1. Distensión por íleo

2. Vómito (que puede dar lugar a broncoaspiración)

3. Estreñimiento

4. Diarrea causada por: contaminación bacteriana, hiperosmolaridad de la mezcla, intolerancia a la lactosa, enteritis de desnutrición e irradiación, administración de antibióticos (quinidina y otras medicaciones), paradójicamente, la diarrea también puede ser producida por impactación fecal.

Metabólicas

1. Alteraciones hidroelectrolíticas que pueden ser causadas por diarrea, diuresis osmótica y consumo proteico excesivo; se acompañan de deshidratación, hipernatremia, hipercloremia, azoemia, confusión mental, indicativas de déficit de agua corporal por insuficiente administración o por pérdidas excesivas.

2. Franco coma hiperosmolar no cetósico, caracterizado por hiperglucemia, hipernatremia, hipercloremia e hipopotasemia.

Las anteriores complicaciones pueden ser evitadas o eliminadas mediante la cuidadosa observación de las normas y recomendaciones realtivas a la selección de la preparación nutriente y de la vía de acceso al intestino, la técnica de administración y su cuidadosa monitoría.

La alimentación enteral requiere el mismo cuidado y la misma observación meticulosa y seguimiento del paciente que la nutrición parenteral total.

NORMAS DE MANEJO

Las siguientes normas y recomendaciones de manejo encaminadas a evitar las complicaciones potenciales antes descritas, deben ser rigurosamente observadas en todo paciente en quien se inicie alimentación enteral.

Respecto a la sonda y equipos de infusión

1. Realizar limpieza diaria tanto de las fosas nasales como de la boca y cambio diario del esparadrapo de fijación

2. Reubicar la señalización de la porción externa de la sonda según necesidad y registrar en cada turno de enfermería la posición de la misma

3. Si no existe contraindicación el paciente debe permanecer en posición de semi-Fowler (con elevación de la cabeza 30-45°)

4. Administrar la nutrición enteral en infusión continua, utilizando bomba de infusión

5. Irrigar la sonda con 10-20 ml de agua cada 2-4 horas

6. Lavar el equipo de administración con 200 ml de agua cada 6 horas, mediante irrigación del sistema por simple gravedad o por infusión con bomba a máximo goteo

7. Cambiar el equipo de infusión de la bomba cada 48 horas, registrar en la bolsa la fecha de cambio

8. No administrar medicamentos a través de sondas de alimentación enteral. En caso de la administración obligada de medicamentos a través de la sonda se debe solicitar a la farmacia el cambio de la presentación del medicamento. Nunca triture las tabletas ni dañe la integridad de las cápsulas. Irrigar con 10-20 ml de agua después de la administración de medicamentos.

En presencia de sonda de gastrostomía con avance a yeyuno o gastroyeyunal (Fig. 1) los medicamentos se deben administrar a través del tubo de gastrostomía, irrigar con 10 ml de agua y cerrar el drenaje o aspiración por 30-45 min. Irrigar la sonda yeyunal con 10 ml de agua cada 2-4 horas

9. Cerrar la infusión de nutrición enteral una hora antes y después de la administración de Fenitoína suspensión. Ajuste la cantidad de nutrición. Por ejemplo: Si tiene ordenado administrar Fenitoína suspensión cada 8 horas, debe descontar 2 horas por cada dosis (6 en 24 horas), el volumen ordenado lo debe pasar en 18 horas

10. Realizar curación diaria del sitio de inserción de la sonda de enterostomía con jabón y solución yodados.

11. Registrar en la hoja de notas de enfermería las condiciones del estoma

12. En caso de hallar signos locales de infección, tomar cultivos de la secreción y realizar la curación cada 4-8 horas con jabón y solución yodados.

Respecto a la administración de la mezcla

1. Iniciar la infusión cautelosamente, a razón de 20 ml/hora en adultos, para probar la tolerancia mecánica del estómago o del intestino. Comprobada la tolerancia, se aumenta progresivamente la tasa de infusión, cada 8-12 horas, según las condiciones individuales, hasta alcanzar el volumen deseado y requerido por el paciente

En pacientes con alteraciones intestinales previas, con intestino corto o con más de cinco días de ayuno, puede ser preferible iniciar el régimen con una solución isoosmolar o una preparación elemental o fácilmente tolerable, también a una tasa de infusión lenta (20ml/hora)

2. Iniciar la administración de la nutrición enteral a través de una enterostomía según orden médica

3. Medir el residuo gástrico según el siguiente esquema: cada 2 horas durante las primeras 6 horas; cada 4 horas durante las siguientes 8 horas; cada 6 horas posteriormente.

4. La medición del residuo gástrico se hará de la siguiente manera:

- Apagar la bomba, desconectar la sonda del equipo de infusión y con una jeringa de 50 ml aspirar suavemente el contenido gástrico; una vez medido, reintroducirlo por la sonda; se considera buena tolerancia si dicho residuo no sobrepasa el 100% del volumen que se infunde por hora.

- Si el residuo gástrico sobrepasa el 100% del volumen infundido, o 100 ml en la última hora se reduce la infusión a la mitad durante la siguiente hora. Si continúa alto, se debe avisar al Servicio de Soporte Metabólico y Nutricional

- Escribir en la hoja de notas de enfermería en forma detallada la realización del procedimiento, incluyendo las características del residuo gástrico; en la hoja de líquidos debe registrarse el volumen aspirado en cada medición.

- Cuando la nutrición enteral se administra en forma cíclica, se debe irrigar la sonda con 20 ml de agua después de cada toma y medir el residuo gástrico antes de reiniciar la infusión

5. Suspender la infusión media hora antes de realizar terapia respiratoria o física, actividades que requieran colocar al paciente en posición horizontal y hasta que éstas terminen

6. Un residuo elevado (> 100 ml), cuando el extremo de la sonda se ha dejado distal al píloro, puede indicar que ésta se ha desplazado, proceda a solicitar una radiografía simple de abdomen para verificar la ubicación de la sonda

7. El servicio de Lactario está encargado de suministrar la preparación enteral ordenada para 24 horas, anotando en cada frasco el nombre del paciente, el tipo de fórmula, la concentración, la cantidad, la fecha y la firma de quien la preparó. Utilizar técnica aséptica al preparar la fórmula

8. Mantener refrigerada (4°C) la fórmula que no esté siendo utilizada y retirarla de la nevera 15 minutos antes de iniciar su administración

9. Envasar en las bolsas de infusión el volumen a pasar en 4-6 horas, o a razón de 500 ml por toma. Realizar un estricto lavado de manos antes de manipular la nutrición enteral

10. Suspender la administración de la fórmula enteral en presencia de signos o sospecha de descomposición de la misma. Conservar refrigerado el frasco con la nutrición descompuesta y la bolsa de infusión para enviarla a cultivo. Avisar a la enfermera de Epidemiología.

11. Registrar en la hoja de líquidos el residuo, glucosuria y cetonuria, volumen administrado y especificar el tipo de fórmula y concentración de la solución.

12. Realizar las siguientes determinaciones de laboratorio, al iniciar, una vez por semana o según indicación individual:

- Cuadro hemático, glicemia, nitrógeno ureico sérico, fosfatasa alcalina, transaminasas, bilirrubinas, colesterol, triglicéridos, proteínas totales, albúmina, transferían, Na, K, Cl, P, Mg, Ca, Nitrógeno ureico y depuración de creatinina en orina de 24 horas.

13. Anotar el peso corporal diario, medido a la misma hora y en las mismas condiciones fisiológicas.

14. Establecer si hay distensión abdominal mediante auscultación, palpación y medición de perímetro abdominal.

15. Anotar en la hoja de registro de enfermería las características de la actividad intestinal del paciente (peristalsis, deposiciones, flatulencia, vómitos, náuseas).

RECOMENDACIONES GENERALES

1. La colocación de las sondas para alimentación enteral debe estar a cargo de personas con experiencia en el procedimiento, observando meticulosamente las normas correspondientes

2. La colocación de la sonda con ayuda radiológica o endoscópica ahorra tiempo y costos de hospitalización y debe ser utilizada cuando las condiciones del paciente lo permitan.

3. En presencia de signos de intolerancia (diarrea) solicitar un coprocultivo y avisar al Servicio de Soporte Metabólico y Nutricional (SSMN), el cual tomará las medidas correspondientes

4. En caso de estreñimiento, como ocurre frecuentemente en los pacientes neurológicos, se debe aplicar un enema evacuador cada 3 días con el fin de evitar la impactación fecal

5. En caso de vómito suspender en forma inmediata la nutrición enteral y avisar al SSMN

6. No se debe reintroducir la guía metálica mientras el paciente tenga la sonda colocada, con el propósito de evitar traumatismo al tracto gastrointestinal y otras complicaciones

7. En caso de desalojo de la sonda, parcial o total, se debe reintroducir siguiendo los pasos descritos en el procedimiento inicial

8. Una vez realizado el procedimiento de introducción de la sonda se deberá retirar la guía para evitar que ésta se adhiera a las paredes de la sonda

9. Es necesario verificar la posición de la sonda antes de iniciar la alimentación enteral, diariamente (si hay control radiológico de tórax en la UCI) y cada 4 horas (con cinta de pH o monitor electrónico de pH)

10. Con el objeto de establecer complicaciones tales como: regurgitación, aspiración, fístulas gastrointestinales, etc., se utiliza como marcador el Azul de Metileno en las fórmulas enterales

11. Verificar, al recibir y entregar turno, y al movilizar al paciente, que la fijación de la sonda es adecuada

12. Suspender la nutrición enteral una hora antes (sonda distal al píloro) o seis horas antes (sonda en estómago) si el paciente va a ser sometido a todo procedimiento que requiera ayuno (extubación, cirugía, medios diagnósticos que requieran medio de contraste, etc.), reiniciar según indicación del SSMN

13. En caso de colocar al paciente en la cama de Stryker suspender la nutrición enteral una hora antes y el tiempo que permanezca en esa terapia.

El éxito de la nutrición enteral depende en un 90% del cuidado de enfermería.

 

Fernando Moreno Astorga

Chile


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Neonatología

    Examen físico inmediato. Examen físico posterior. El recién nacido normal. Características físicas del recien nacido. Al...

  • Desorden alimenticio

    ¿Qué es un desorden alimenticio?. Índice de masa corporal. Causas de la obesidad. Tratamiento de la obesidad....

  • Probioticos y salud

    Breve reseña histórica de los probióticos. El Sistema Inmune. Efectos beneficiosos de las leches fermentadas....

Ver mas trabajos de Nutricion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda