Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Inmigración vasca en la Argentina

Enviado por lau_tuyi



  1. Historia de los inmigrantes
  2. Etapas inmigratorias
  3. Una vez llegados…
  4. Presencia vasca en la cultura argentina
  5. Cultura vasca
  6. Los juegos tradicionales
  7. La música
  8. Los bailes
  9. Problema vasco: la autodeterminación
  10. Celebraciones
  11. La comida tradicional vasca

INTRODUCCIÓN

VASCOS OMNIPRESENTES

"Escucha bien, suena la piel del mundo", osan en proclamar los vascos. Cultura rica cuyo orgullo es su primaria y a la vez prodigiosa lengua junto a las vistosas y alegres danzas que ejecutan. Pero, a qué hecho puede atribuírsele tal afirmación. Pues bien, quizás usted, en éste momento es portador de un apellido vasco, calza un par de alpargatas, tiene en su placard la boina negra que le gusta ponerse en invierno, o está a punto de retar a un compañero a una partida de truco... en todo esto hay algo vasco, ¿sabía?

Nación vigorosa, que ha mantenido su identidad a pesar del territorio conflictivo y de los ataques que ha sufrido al formarse el Estado Francés y el Español, y durante la Segunda Guerra Mundial. A raíz de esto miles de sus miembros emigraron hacia nuevas tierras, llevando consigo costumbres que continúan ocultas pero latentes hasta el día de hoy. Argentina es el país que más euskaldunes (vascos) ha recibido a partir de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Eso sí, las huellas más profundas fueron marcadas a partir del siglo XIX: el estreno en el año 1900 en el teatro Colón de la ópera "Artzai mutilla" con letra de Pablo Mari Otaño totalmente en euskera, la revista "La Vasconia" (1939), la fundación periodística Laurak Bat (1977-1985) que contenía poemas en el idioma vasco y letras de las canciones de Iparraguirre (famoso escritor de procedencia vasca).

Todo esto forma parte de la historia argentina, historia que es fruto de la fusión de muchísimas naciones europeas que encontraron en estas ricas tierras asilo y las hicieron propias. Si bien reconocemos varias de nuestras raíces –decimos "chau" al mejor estilo italiano; degustamos pastas, y llamamos a España la "madre patria"- ignoramos una gran parte de ellas. Entre éstas se encuentra la vasca, que por ejemplo con sus apellidos (Echeverría, Garay, Mendizábal, Ezeiza, Necohea) designa nuestras calles y ciudades.

Somos argentinos, y el celeste y blanco pintan nuestro corazón... pero sería bueno saber cuán vasca es la sangre que cruza por él.

INFORMACIÓN GENERAL

El País Vasco es una región en Europa Occidental, comprendida dentro de dos Estados: España y Francia. El mar Cantábrico baña sus costas formando el Golfo de Biskaia. Está conformado por siete provincias: Dentro del territorio español, la Comunidad Autónoma Vasca con las provincias de Álaba, Viscaya y Guipúzcoa; y la Comunidad Foral de Navarra; y dentro del territorio francés, las provincias de Lapurdi, Behenafarroa y Zuberoa. Abarca una parte de la cadena montañosa de los Pirineos con sus zonas adyacentes.

El espacio geográfico que ocupa el País Vasco tiene una extensión de 20.719 km2, un poco menor a la superficie de la provincia argentina de Tucumán, que tiene 22.524 km2.

El euskera, su lengua, es su principal rasgo diferenciador con los otros pueblos y es el elemento cultural que comparten los siete territorios. "Euskadi" o "Euskal Herria" son las formas de nombrar a su país en este idioma, ambas significan "lugar donde habitan los que hablan euskera".

La Ikurriña (bandera) es su símbolo de representación por excelencia. Sobre un fondo rojo, representación del Pueblo Vasco, se colocó un aspa verde, símbolo de la Ley; porque la ley debe estar sobre el pueblo. La cruz blanca, por sobre todos estos elementos, ya que la moral de Cristo debe reinar sobre la ley y sobre el pueblo.

Fuente: Fundación Vasco Argentina Juan de Garay (Buenos AiresCapital)

HISTORIA DE LOS INMIGRANTES

UN LARGO VIAJE, UNA ESTADÍA PARA SIEMPRE

Por Muriel Núñez

En el transcurso de los años 1880 y 1900 se producía el mayor movimiento inmigratorio en nuestro país. Dentro del mismo, llegaba una parte del pueblo vasco. Sorpresa, confusión, soledad, miedo, nostalgia fueron algunas de las sensaciones impresas en aquellos rostros raros, diferentes, de los inmigrantes que venían del otro lado del mar. En el fondo de cada mirada brillaba una luz de esperanza, llegaban en busca de lo que sus familias y su país no pudieron brindarles.

El País Vasco fue siempre un país expulsor de población ya que, dado su pequeño territorio, no podía mantener sus habitantes. Otro factor de expulsión lo constituyó el régimen de economía agropastoril. El caserío (tierras, animales, y la vivienda) era la base del sistema para asegurar la supervivencia y era transmitido en forma indivisa a uno de sus hijos o hijas. Esto llevaba a que los demás hermanos tuvieran que ir en busca de otros horizontes. Además, los sucesos post revolucionarios franceses, las campañas napoleónicas, las guerras carlistas y la guerra franco-prusiana; más los años de mala cosecha y la obligación de los jóvenes de realizar el servicio militar en España, dejaron en claro a los vascos que tenían un solo destino: la emigración.

ETAPAS INMIGRATORIAS

El proceso inmigratorio del pueblo vasco en Argentina se desarrolló en diversas etapas. La etapa temprana de inmigración en Argentina (1835-1853) estuvo conformada por vascos de Iparralde (pastores), que ingresaron a nuestro país por Entre Ríos. La continuó una etapa de inmigración post-constitucional (1853-1877). La mayor parte de los vascos se asentó en la llamada pampa húmeda (provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba y La Pampa). Más adelante, se produjo una nueva oleada posterior a la aprobación de la Ley de Inmigración (1877-1914). La última fase, de 1936-1945, fue básicamente política como consecuencia de la guerra civil española y de la Segunda Guerra Mundial. En esta etapa fue muy importante la influencia vasca en el ámbito cultural argentino: editoriales, revistas, creación de numerosos centros vascos, folklore, etc. Finalmente, hacia 1950 comienza a mermar la oleada inmigratoria vasca.

UNA VEZ LLEGADOS…

El caso vasco fue muy particular. A diferencia de otras corrientes inmigratorias, los vascos venían llamados por sus parientes y amigos, instalados desde antes en el país; por lo que fue la colectividad que menos utilizó el Hotel de Inmigrantes (hotel construido por el Gobierno argentino destinado al asentamiento provisorio de los inmigrantes).

El viaje había sido realmente terrible: la comida y el agua eran muy escasas, la ropa usada quedaba embolsada y sin lavar. Los camarotes de los barcos eran divididos por sexo y tenían tres catres de lona como camillas, uno sobre otro. Pero nada los había afligido porque eran concientes de que, detrás de este angustioso viaje, llegarían a la "maravillosa" Argentina.

Tras su llegada al país comenzaron una secuencia de aventuras. En Córdoba, se instalaron principalmente en los departamentos de Juárez Célman, Marcos Juárez, San Martín, Río Cuarto y Capital. Con el transcurso del tiempo, crearon centros vascos asentados en sus ciudades: Villa María, Río Cuarto y Córdoba Capital.

Muchos de estos inmigrantes vascos nunca pudieron volver a su tierra natal. Siguien aquí y su sangre fluye en las venas de las generaciones de hoy, que se estima llegan a los tres millones de descendientes. En sus rostros aparecen nuevas miradas, nuevos gestos y sus historias están ligadas a las nuestras, en la de cada cordobés, en la de cada argentino.

PRESENCIA VASCA EN LA CULTURA ARGENTINA

ENTRE MITOS Y LEYENDAS AFLORA EL ORGULLO VASCO

Por Noelia Mereles

Vastas tierras, diversidad de climas, flora y fauna vírgenes, salida al mar. Ésa era la Argentina unos siglos atrás cuando los vascos se asentaron. Trajeron consigo elementos singulares que se unieron y se sumaron a este gran crisol que es nuestro país. Nadie sabe con precisión cómo nacieron tales o cuales costumbres, quién fue el primero en usar una alpargata, de dónde el gaucho adoptó para su vestimenta diaria la boina o cuándo se cebó el primer mate. Una espesa nube de leyendas, mitos y creencias se esconden detrás del folclore nacional; y tras ella, cada colaborador quiere reconocer su aporte. Como es de esperarse, el orgullo vasco no se queda atrás, atribuyéndose las siguientes argentinidades que derivarían de los elementos que los inmigrantes trajeron con ellos:

La alpargata vasca (abarka): Habituado a la rapidez del juego de la "pelota vasca", el baile ágil y saltarín y el terreno montañoso; el vasco empleó como calzado la alpargata. Ésta se confeccionaba con suela de cáñamo y en su parte exterior de tela, atada con cintas a los tobillos. Lo liviano de éste calzado hizo que muchos, en especial los pelotaris y lo danzaris lo usaran. Hay quienes suponen que, imitando a los inmigrantes, y percatándose el gaucho de la comodidad de la alpargata le sacó las cintas y la adquirió como prenda rutinaria.

La boina (txapela): Es de origen discutido, según algunos autores se la ha usado desde hace un par de siglos. Pero aún así cada persona la lleva a su manera y –de color rojo o negro- ha pasado a ser un prenda característica de la identidad vasca. Es usada sólo por los hombres, al igual que el gaucho, y si bien no se sabe quién la adquirió primero, el vasco se jacta de ello.

La pelota vasca: similar al actual juego infantil argentino denominado frontón, data aproximadamente del siglo XV. Existe un gran variedad del juego, que consiste básicamente en golpear con la mano una pelota contra la pared intentando mantener el rebote sin que esta se escape fuera de los límites. Es el juego más característico de la comunidad vasca y un actual juego de competición olímpica.

El mus: Puede definirse según la Fundación Vasco Argentina Juan de Garay como un "juego de evites, es decir, desafiar al adversario, quien tiene cartas. Éste desafío puede estar respaldado por buenas cartas, pero también este aparente respaldo puede ser ficticio". Es la versión antiquísima y vasca del truco. El documento más antiguo de la existencia del mus es el que escribió el ilustre jesuita de Adonain, Padre Larramendi en 1754: "[Mus] Así se llama a un juego de naipes muy entretenido y propio de los vascongados que comúnmente se juega entre cuatro y cada una con cuatro cartas y cada mano con cuatro lances diferentes: aundia (grande), txikia (chica), parejak (pares) y jokoa (juego). Dásele el nombre de mus porque es el juego en que los compañeros se entienden con señas de labios, gestos etc. y proviene de la palabra musu, que significa labio, cara hocico". No queda dudas de que el mus nació en Euskal Herria, y el truco es su derivación. El mus tiene además como característica ser un juego noble, demandante de astucia y a la vez de caballerosidad; en él está prohibido enviar una seña falsa y lo errores se pagan sin lamentos.

El euskera: Es la lengua autóctona de Euskadi y la marca de fuego más ignorada en la sociedad. Apellidos comunes como Garay, Etcheverry(a), Bordaberri; y también los nombres de localidades como Necochea, Ezeiza, etc., son de procedencia vasca. (ver "La lengua", p. 7)

Los Inmigrantes: Argentina es el país del mundo que mayor cantidad de inmigrantes vascos ha recibido. Según la Fundación Vasco Argentina Juan de Garay se calcula que el 10 por ciento de la población es de procedencia vasca y que el 30 por ciento de los presidentes tenían apellidos vascos.

Es eminente la presencia vasca en nuestro país y su influencia. Realmente mueve a investigar que tanto tenemos que ver cada uno de nosotros en ésta milenaria cultura.-

Fuente: Fundación Vasco Argentina Juan de Garay

CULTURA VASCA

KULTURA EUSKALDUNA

SINGULARIDADES QUE SE EXPANDEN

Por Romina Carmona

El Pueblo Vasco mantiene un fuerte vínculo con sus medios naturales: la tierra y el mar. Ambos han determinado su forma de ser, su idiosincrasia que se proyecta como algo característico de las costumbres (danza, música, la cultura y los juegos).

Aunque el vasco es sobrio y parco en el trato cotidiano, se manifiesta especialmente ceremonioso y fiel a sus tradiciones.

LA LENGUA VASCA

El euskera es la lengua compartida por los siete territorios (ver "Información General", p. 3); es el principal rasgo diferenciador de la cultura vasca ya que no es parecida a ninguna otra en el mundo. "El euskera es un idioma que agudiza el carácter nacional vasco", destaca Lander Ugartemendia, residente de Euskal Herria.

Los estudiosos de este tema han intentado buscar relaciones de parentesco con alguna lengua de la actualidad, pero no lo han encontrado. El origen del euskera es preindoeuropeo y la única lengua emparentada con ella es el antiguo aquitano.

A lo largo de la historia esta lengua ha tenido diversas influencias de otros idiomas y dialectos, como también ha sido censurada durante muchos años en la dictadura franquista. Pero aún así, no ha sufrido modificaciones en su raíz. El ámbito natural de su uso fue durante mucho tiempo el caserío (la suma del territorio, la casa y las pertenencias de los vascos), y es dentro de sus paredes donde ha resonado durante siglos, y es gracias a su práctica que aún se conserva.

El habla vasca que los inmigrantes trajeron consigo poseía numerosos dialectos entre los cuales se encontraban el vizcaíno, el guipuscoano, roncales, alto navarro, etc. Sin embargo, la lengua que hoy se habla y enseña en Euskadi, es el Batua, una unificación de todos ellos.

Las características salientes del euskera en pronunciación son las siguientes:

  • No existe la letra c, es reemplazada por la k. Por ejemplo, asko (asco): mucho
  • Se utiliza il, in con el mismo valor fonológico que la ll y la ñ. Por ejemplo, mila esker (milla esquer): mil gracias; ikurrina (icurriña): bandera.
  • Se utiliza x con el mismo valor fonológico que la y. Por ejemplo, Kaixo (caiyo): hola
  • Se utiliza g con el mismo valor fonológico de gu. Por ejemplo, Gipúzkoa (Guipuscoa)
  • Se utiliza tx con el mismo valor fonológico que ch. Por ejemplo, txapela (chapela): boina.

COMUNICACIÓN BÁSICA EN EUSKERA

Kaixo (caiyo): hola

Zer moduz? (ser modús?): ¿Cómo estás?

Agur (agur): adiós

Gero arte (guero arté): hasta luego

Egun on (egunón): buenos días

Gabon (gabón): buenas noches

Ondo izan (ondo izan): que andes bien

Barkatu (barcatu): disculpá

Bai (bay): si

Ez (es): no

Ondo (ondo): bien

Txarto (charto): mal

Mesedez (mesedés): por favor

Zorte on (sorte on): Mucha suerte

Aita (aita): padre

Ama (ama): madre

Semea (semea): hijo

Alaba (alába): hijo

Zorionak (sorionák): felicidades

Osasuna (osasuná): salud

Bat, bi, hiru, lau, bost, sei, zazpi, zortzi, bederatzi, hamar (se pronuncia como se lee): uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez

Astelehena, Asteartea, Asteazkena, Osteguna, Ostirala, Larunbata, Igandea (se pronuncia como se lee): lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo

Udaberria, Uda, Udazkena, Negua (se pronuncia como se lee): Primavera, verano, otoño, invierno

LOS JUEGOS TRADICIONALES

En el siglo XV en Euskadi aparece la pelota vasca en las canchas. Antes de esto, lo más habitual era que las personas practicaran este juego en las calles en camisa y calzones, algo que no estaba muy bien visto por las autoridades del país. Luego de la revolución francesa, el juego bajo techo se hizo accesible a la gente del pueblo. Los niños fueron los primeros en golpear la pelota contra la pared.

A través de los años el juego se fue transformando, y ya no se jugaba con la mano sino con una paleta. Dos equipos son necesarios para jugar, cada uno cuenta con dos personas. Según los que saben, un buen jugador de pelota debe reunir las siguientes características: inteligencia para jugar, plasticidad, reflejos, debe ser casi ambidiestro (porque la paleta se cambia de mano en mano) y tener espíritu deportivo. Jimena Ángulo (socia del Centro Vasco de Córdoba), becada por el Instituto Vasco de Educación Física para realizar un curso sobre juegos tradicionales en Euskadi cuenta que este juego es el deporte tradicional del País Vasco y actualmente se practica en todo el mundo; incluyendo a la Argentina.

Además, en el País Vasco los niños y jóvenes acostumbran a practicar los juegos tradicionales, como la payana (que allá le llaman canicas), la sokatira (conocida en Argentina como cinchada), y el levantamiento de piedras, que devienen de actividades rurales y se han transformado en deportes de competición. "Sin embargo, los vascos tienen una vida muy recta y programada. Y sobre todos aquellos que emigraron a nuestros país, cuyas necesidades primordiales eran otras, el juego casi no ocupaba lugar al principio", aclara Jimena Angulo.

LA MÚSICA

Los vascos recurren al canto para magnificar sus alegrías y sus penas. Son conocidos en todas partes por su gran afición a la música. La mayoría de las canciones son de tipo andante, cuya placidez y gravedad concuerdan perfectamente con el carácter vasco. "Los temas apelan al amor, al trabajo diario, a la partida de un ser querido a la guerra. Son muy alegres y a veces solemnes", sostiene Corina Lentini Riso, cantante del coro vasco de Paraná. Otras de las características que estableció Corina es que la música le da mucha importancia al euskera. Sin embargo, "la mayoría de los temas tradicionales que se difundieron por los inmigrantes en nuestro país fueron en castellano, ya que debían amoldarse al idioma del lugar", añadió.

Los instrumentos tradicionales de la música vasca son:

el txistu, una flauta con tres orificios en su extremo, cuyas tonalidades se definen según la intensidad con que se ejecuta

el tamboril, que se toca junto con el txistu, un instrumento de percusión pequeño, que se hace sonar con una sola bara

la trikitixa, un símil de bandoneón, aunque más pequeño, pero su ejecución es muy parecida

la txalaparta, un instrumento de percusión a manera de xilofón compuesto de varias maderas con distintas longitudes, que determinan cada una su correspondiente nota

Un icono de la música vasca es Kepa Junkera, ganador del Grammy Latino al mejor álbum folclórico por su disco "K", quien lleva 25 años difundiendo el sonido de la trikitixa por el mundo.

LOS BAILES

Pocos pueblos hay, que tengan la riqueza y la variedad de bailes como el pueblo vasco. La danza es para ellos patrimonio de todos. Se baila en la plaza pública, los domingos y días de fiesta. En los asentamientos inmigrantes, por su parte, se realizaban fiestas anuales en las cuales nunca faltaban el tinte de color que la danza, el vino y las comidas típicas le proporcionaban.

La danza permanece viva en el núcleo de la sociedad vasca, ya que es parte de su personalidad. Su sentido ritual evocador del trabajo diario, la religión, la cortesía o el amor, quedan impresos en su folklore y ayudan a definir a este pueblo. Sin duda, ha sido Euskal Herria uno de los países que más ha cultivado el baile desde la antigüedad más remota, conservando y aún revitalizando tan importante manifestación. La danza en todas partes es un arte, en el País Vasco es alegría, sentimientos, pasión, emoción, una verdadera demostración de vida.

Para Gabriela Fernández; directora del grupo de bailes del Centro Vasco de Córdoba, Cordobatarrak: "Los bailes vascos se distinguen por su alegría, saltos, movimientos, y por la pasión que los euskaldunes le ponen al bailar".

Entre los bailes vascos más conocidos y populares se encuentran:

Aurresku: Es el baile solista, solemne y elegante por excelencia. Lo bailaba tanto la gente del pueblo como las personalidades de alto rango a modo de apertura en las grandes fiestas.

Fandango: Danza exótica, vigorosa, ágil y alegre que se baila en parejas. Variante de la jota aragonesa. El vasco, después de haberle pulido el carácter agresivo que tenía en su origen, la adoptó como una de sus principales danzas. Esta concluye con un Arin Arin, una danza aún más ágil.

Arku Dantza: Danza que originalmente era ejecutada por los vascos a modo de distracción durante el trabajo diario en las cosechas. Se caracteriza por el golpe entre los distintos dantzaris de los arcos al compás del ritmo. Para ello, es necesaria la habilidad en el manejo de estos elementos.

Espatadantza: Es la danza que más refleja el nacionalismo vasco. Evoca la lucha contra el invasor territorial, con espadas y palos, hasta su expulsión. Puede ser bailada con grupos numerosos de más de 10 individuos. Finaliza cuando los dantzaris llevan en andas al Gudari (soldado) muerto en combate, el cual es símbolo del dolor y la lucha vasca.

Mascarada Zuletina: Proviene de Zuberoa (ver "Información General", p. 3). Es de carácter carnavalesco. Se arma una comparsa que recorre una aldea tras otra. Sus integrantes son cinco. Encabeza el grupo el Txerrero que ahuyenta a Satanás y a los malos espíritus. Lleva una escoba hecha de crin de caballo y en su cintura lleva un cinturón con campanillas. Sigue el Katuzain que es el símbolo del rayo, de la centella. Prosigue el Edaridun, que es un varón disfrazado de mujer, representando a la cantinera llevando un barrilito a cuestas. Recuerda a las cantineras del ejército del siglo pasado. Continúa el Zamaltzain con un caballo de utilería muy vistoso. Y luego cierra el Ikurrindun que lleva el estandarte del pueblo de origen de la comparsa. Cada uno de estos personajes danza a su turno, con destreza singular, pues deben brincar sobre un vaso de vino lleno y quien lo derrama pierde, el triunfador lo bebe.

Fuentes: Fundación Juan de Garay

Esku Escurra a mano

Eusko Etxea de La Plata

Irrintzi (folletín del Centro Vasco Gure Txokoa)

Página web del Gobierno vasco: www.euskadi.net

PROBLEMA VASCO: LA AUTODETERMINACIÓN

LA HISTORIA SIN FIN

Por María Laura Tuyaret

Existen distintos criterios para definir una Nación, pero todos coinciden en la idea de que es aquella que posee una unidad geográfica delimitada por fronteras naturales, cuyo pueblo está definido por características objetivas, como una lengua en común, una cultura, una raza, religión o unidad económica.

Una Región, en cambio, es un espacio geográfico determinado dentro de un Estado o Nación. En Argentina, un ejemplo sería la Región Patagónica, que tiene sus particularidades culturales y étnicas, pero nadie discute su pertenencia a nuestro país.

Cuando se habla del País Vasco (Euskadi) se está ante un dilema. Desde siempre, los vascos han luchado para dejar de ser una simple región de España o Francia, y constituirse como una Nación, ya que los antecedentes culturales y étnicos, como así también su propia historia lo determinan. Quieren dejar de ser región, para ser reconocidos por todos como una Nación.

"HOY EL MEJOR CAMINO ES EL DIÁLOGO"

César Arrondo, profesor de historia e investigador de las Facultad de Humanidades y Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata, es un especializado en el tema sobre nacionalismo vasco.

En diálogo con Hacer la América, este especialista aclara dudas que tiene la mayoría de la gente acerca del tema y que persisten en el inconsciente colectivo.

¿Cuál es la diferencia fundamental entre un vasco y un español?

Ya en la primavera de 1882 en Bilbao en la casa de Sabino Arana, cuando discutía con su hermano Luis, este último le decía: "los vascos no somos españoles ni por origen, ni étnicamente, ni por sangre, ni por historia, ni por idioma, ni por costumbres". Se encuentra probado científicamente que el hombre vasco habita a un lado y otro de los Pirineos desde hace unos 7000 años, y ya en ese momento se hablaba su idioma: el Euskara. Esta afirmación se encuentra respaldada en los estudios del antropólogo vasco Barandiarán.

¿Cómo fue que el País Vasco terminó comprendido dentro del territorio de España y Francia?

Las políticas de alianzas dinásticas en los siglos XIII y XIV trajeron como consecuencia que un día los reyes de Navarra dejaran de ser vascos navarros. Además, en el

siglo XIX hubo un decaimiento moral y patriótico lo cual llevó a los vascos a involucrarse en problemas que no les eran propios: como las guerras carlistas. La consecuencia de estos errores, fue la pérdida de sus leyes viejas (Fueros Vascos), y los territorios históricos vascos se convirtieron en provincias españolas.

En adelante, hubo que enviar dinero al tesoro de Madrid, se perdieron las aduanas, y los jóvenes vascos tuvieron que hacer el servicio militar al servicio de España y Francia. La respuesta a este estado de postración, fue la creación de una herramienta política nacionalista por parte de Sabino Arana, que sirvió para devolver la dignidad a un pueblo, el cual a pesar de todo, lucha por sus derechos históricos, por el logro de la paz y la autodeterminación.

Si el pueblo vasco es uno de los más antiguos del mundo, ¿a qué se debe que regiones relativamente más modernas (como los países latinoamericanos) hayan logrado independizarse mucho antes que Euskadi (País Vasco), que luego de numerosos momentos de resistencia armada aún no lo ha logrado? ¿Debilidad, falta de apoyo, ausencia de una estrategia adecuada, falta de cohesión?

Ya hemos afirmado anteriormente sobre la antigüedad de los vascos en unos 7000 años. Podríamos concluir para los españoles una antigüedad de 1200 dc, si tomamos como fecha la reconquista española; mientras que para Francia su origen lo fijaríamos en el 800 dc, con la coronación de Carlomagno el 24 de diciembre. Estos datos dejan claro que los vascos son mucho más antiguos, con lo cual le asisten derechos históricos a ser independientes.

Hay que entender al vasco con su espíritu solitario individualista y rural. Allí, en su caserío por miles de años, lejos de la posibilidad de vivir en ciudades, donde ya el municipio era una inmensidad en su imaginario. ¿Cómo hacerle entender a un vasco que podría formar un Estado? Ese individualismo no ha permitido articular una estrategia nacional.

Pero es necesario aclarar que el nacionalismo como herramienta política nacional tiene su origen con Sabino Arana en el año 1895. En este sentido, los reclamos nacionalistas apenas tienen un poco más de cien años.

Los vascos, deberán entender sobre la importancia de unirse en la búsqueda de un objetivo nacional, dejando de lado parcialidades partidarias e individualismos, y utilizar sus energías en sembrar vasquismo. De esta manera, a partir de lograr una mayoría que entienda y asuma la importancia de lograr la autodeterminación, tendrían más fuerza sus reclamos históricos.

En cuanto a la resistencia, la misma nació durante el franquismo como una necesidad, hoy se discute sobre la legitimidad de ETA para reclamar en nombre del pueblo vasco, pero no hay que olvidar que muchos murieron por la causa nacional vasca resistiendo a la dictadura franquista. Hoy el mejor camino sería el diálogo, una salida a la irlandesa, con un debate en el cual estén involucradas todas las partes del conflicto, y donde la última palabra la tenga el pueblo vasco.

Pareciera que la idea de que son una nación es un concepto ya asumido entre los vascos, sin embargo, existe pluralidad de opinión entre ellos, ¿a qué se debe?

En la actualidad hay diversidad de opiniones, producto estas de las migraciones de personas provenientes de otros lugares de España. Estas, sienten, piensan y votan en español, como es lógico que así sea. En este sentido, hoy la nación vasca está asentada sobre dos Estados (Francia y España), y con tres sistemas políticos diferentes: el de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) y el de la Comunidad Foral de Navarra que se encuentran dentro del Estado Español; y el de Iparralde, la cual agrupa a tres Territorios Históricos Vascos Zuberoa, Lapurdi y Baja Navarra, formando parte junto a los bearneses del Departamento de Pirineos Atlánticos en el Estado Francés.

Para tener una idea de quiénes se sienten vascos y quiénes no, debemos recurrir a los resultados electorales. En este sentido, podremos apreciar que en la CAV el 60 % vota por partidos nacionalistas vascos (Partido Nacionalista Vasco, Batasuna, Aralar, etc.).

Esto implica que quienes votan de esta manera se sienten étnica y nacionalmente vascos. En la Comunidad Foral de Navarra, en cambio un 35 % vota a partidos vascos, y en Iparralde, el 12 %. El resto vota a partidos del Estado.

De todas maneras los Estados Español y Francés, niegan la posibilidad de que los vascos a través de una consulta a sus ciudadanos puedan decidir si quieren ser españoles, franceses, o simplemente vascos.

¿Por qué España no acepta la autodeterminación de Euskadi?

España se encuentra en medio de un grave problema en la actualidad como es redefinir qué es España. En este sentido, no sólo los vascos, sino los catalanes y gallegos, que hoy forman parte de su Estado han aumentado el nivel de sus reclamos nacionales.

El diálogo es la sabia de la democracia, y actualmente todo se resume a un enfrentamiento de nacionalismos. El nacionalismo vasco que reclama autodeterminación y el nacionalismo constitucional español que reafirma la existencia de una España indivisible.

Lo cierto es que el mundo entero proclama el derecho a la autodeterminación de los pueblos y naciones, y en este caso particular hay dos Estados democráticos como Francia y España que hacen oídos sordos a la vigencia e implementación de este principio democrático.

¿Cree que Euskadi logrará independizarse?

Mi opinión es que es una utopía realizable. Para que ello ocurra los vascos deben estrechar filas, poner en lo alto de sus objetivos el lograr la independencia, aunque haya que transitar varias etapas o faces para lograrla. Todos los pueblos tienen derecho a vivir en paz, democracia y con autodeterminación. En tal sentido, no se le puede negar al pueblo vasco ser quien determine qué quiere ser en el futuro.-

TERRORISMO

Desde hace más de 30 años existe en el País Vasco una banda terrorista llamada ETA (Euskadi Ta Askatasuna, que en idioma vasco significa Patria Vasca y Libertad). Se formó durante la dictadura de Franco en España con los objetivos de lograr la independencia de Euskadi e instaurar un gobierno socialista. Si bien en el momento de su creación esta organización contaba con un amplio apoyo de diversos sectores de la sociedad, hoy en día la adhesión es casi inexistente, debido sobre todo a su tipo de accionar (colocación de bombas, secuestros, etc.), que dificulta el diálogo entre las instituciones vascas y españolas.

PLAN IBARRETXE

El actual jefe de gobierno del País Vasco Juan José Ibarretxe diseñó en el año 2003 un proyecto de Estatuto Político que tiene el objetivo del reconocimiento del País Vasco como un Estado libre asociado a España.

El actual gobierno español aún se muestra reticente a la aceptación del proyecto. El diálogo entre las dos gestiones continúa, y el acuerdo se ve muy lejano.

Fuentes: www.euskadi.net

www.diariovasco.com

CELEBRACIONES

LA FIESTA ANUAL DE LOS VASCO ARGENTINOS

MÚSICA, COLOR Y TRADICIÓN

Por María Laura Tuyaret

La Semana Nacional Vasco Argentina es la celebración anual que reúne a todos los miembros de la diáspora (conjunto de inmigrantes y descendientes de vascos) de la República Argentina. Cada año un Centro Vasco diferente hace de anfitrión para esta colorida fiesta que se da a finales de Octubre o principios de Noviembre.

Existen más de de 100 Euskal Etxeak (centros vascos) repartidos por toda la Argentina, y sus socios, en especial los dantzaris, se preparan todo el año para esta gran fiesta. No sólo los congrega a ellos, también llegan asociaciones de los países vecinos, como Chile o Uruguay, visitantes del mismo País Vasco, y no faltan los curiosos, que nada tienen que ver, pero que se ven a traídos por el colorido de la celebración.

Las danzas son el centro de atención. La elegancia de sus vestimentas, la alegre música, la singularidad de sus representaciones son las principales características de los espectáculos de bailes vascos durantes la semana. "Para los asistentes es un espectáculo único, ya que los acerca a su tierra natal", cuenta Javier Salvarredi, dantzari de Mendoza y allegado al Centro Vasco de Córdoba. Cada uno de los participantes ve en los ojos de los otros la misma llama que arde por la pasión que sienten por esa cultura de la cual se han apropiado, y eso los identifica entre sí.

La Semana Vasca comienza generalmente un viernes. Las primeras actividades que en ella se realizan y que ocupan los primeros cinco días, son de carácter cultural y académico: encuentros corales, conferencias, exposiciones artísticas, debates, reuniones de directivos, clases de lengua vasca, etc. El viernes por la tarde comienzan a llegar las delegaciones de jóvenes, la mayoría de ellos dantzaris, y esa noche se festeja la primer romería, una fiesta en la que toda la noche suena música típica vasca y los congregados danzan y celebran con vino hasta el amanecer. El sábado es un día repleto de actividades: juegos tradicionales (sokatira, mus, etc) reúnen a todos los vascófilos por la tarde y llega el lehendakari (presidente) desde el País Vasco para presenciar la Gala de Dantzaris de la noche.

Es el momento en que cada Centro Vasco demuestra lo que ha aprendido durante el año y se lo ofrece a los demás con un cierto tinte de competitividad. La semana culmina el domingo, con la realización de la misa matutina (casi superpuesta a la terminación de la romería de la noche anterior), los bailes de plaza y el gran banquete final. Suenan los últimos acordes de la música de fondo que acompaña el banquete, la gente se empieza a despedir, es un retorno a casa con nuevos amigos y reencuentros grabados en la memoria. Lo cierto es que cada vez que está terminando una semana vasca, ya empiezan a nacer las ganas de que empiece la próxima.

Fuente: Aurrera (periódico del Centro Vasco Ibai Guren)

ESTE AÑO, NECOCHEA

El Centro Vasco de Necochea será el anfitrión de la Semana Vasca 2005. La gran reunión de los vascos comenzará el 4 de Noviembre.

Desde que se celebrara en 1972 la primera Semana Vasca en la ciudad cordobesa de Villa María, los distintos Centros Vascos de Argentina han ido turnándose en la organización de este gran evento, esforzándose al máximo para que cada Semana Vasca resulte tan buena, o mejor, que la anterior

LA COMIDA TRADICIONAL VASCA

LAS ALUBIAS

Por Maria Laura Tuyaret

La cocina vasca ha recibido a lo largo del tiempo la influencia de las distintas culturas que han tenido contacto con su pueblo: la romana, la árabe, la inglesa, la americana, etc. Abierto al mar y con tradición marinera, sus habitantes incluyeron en su cocina los hábitos culinarios de otros pueblos. El descubrimiento de América y la posterior importación de productos como el maíz, patata, alubia, pimiento, tomate, chocolate, etc. revolucionaron la alimentación de los europeos y entre ellos los vascos. Hoy día la cocina vasca goza de notable fama interncional.

Los vascos se caracterizan por su afición a la cocina y por ser muy buenos en ella. Un gran abanico de platos componen el recetario vasco, que muchos que no están acostumbrados puede no gustarles al principio. Sin embargo, una vez probados, producen una suerte de vicio. Forman parte del recetario las sopas, patés de cerdo, verduras, huevos fritos como jamón o chorizo, tortillas de patatas o bacalao, revueltos de perratxikus, pollo con txapela, asados al burruntzi, guisos navarros, sartenako vizcaíno, el gigot o pierna de carnero o cordero servido con alubias blancas, los platos de caza como la paloma, la becada, las carnes de jabalí. Chorizos, morcillas, txistorras, birikas, mondejus, buskantzas, tripochas, txurita beltz, etc. muestran la riqueza de embutidos que saben preparar en los caseríos vascos.  El queso, la mamia y arroz con leche son los reyes de la repostería casera.

Entre las bebidas que acompañan las comidas, encontramos una gran variedad. La sidra puede degustarse en las sidrerías, el vino tinto navarro o de la rioja alavesa (éste compite con los mejores del mundo) y el txacolí (vino joven, fresco y afrutado) son las bebidas más comunes.

La cocina era una de las tradiciones que los inmigrantes vascos traían guardados en su corazón. Y a pesar de que muchos de ellos ya habían echado raíces en nuestras tierras luego de algunos años, nunca faltaba el toque vasco que le ponían a sus comidas.

El vasco siempre condicionó sus costumbres a la naturaleza que le rodeaba. Sus bailes, su ropa, sus juegos, son una expresión de ello. La cocina no podía ser la excepción. El clima frío, la demanda de un alto contenido energético que necesitaban por sus trabajos rurales y el territorio montañoso hizo que su cocina se caracterizara por su alto contenido calórico.

El producto más típico de la huerta es la alubia, el poroto colorado. Es el elemento esencial de este plato. La alubia  roja se cocina a fuego muy lento y se sirve acompañada de morcilla, chorizo, costilla, tocino, etc. Un sabroso plato ideal para degustar en las estaciones más frías, y para los vascófilos, todo el año.

ALUBIAS

(para 8 personas)

Ingredientes

1 kg de alubias

½ kg de panceta

½ kg de chorizo colorado

1 kg de costillas de cerdo

300 gr de cebolla

1 puerro

1 kg de falda

Preparación

Remojar las alubias durante 24 horas. Luego ponerlas a hervir, junto con la cebolla y el puerro, con medio pocillo chico de aceite. El tiempo de cocción depende del tipo y calidad de las alubias. Tener cuidado de que no se peguen en el fondo de la cacerola, pues al comienzo absorben bastante líquido. Unos 10 minutos antes de servir, agregarles sal.

La panceta y el cerdo se cocinan aparte. Lo mismo debe hacerse con el chorizo colorado, que debe estar cortado en rodajas. Una vez escurridos, se agregan al cocido, siempre un rato antes de servir para que se integren a la preparación

 

 

 

Autor:

Maria Laura Tuyaret

Celeste Utrera

Romina Carmona

Noelia Mereles

Muriel Nuñez

Lucas Caccia

estudiantes de Comunicación Social

Año de realización: 2005


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda