Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La televisión que nos alimenta: "Los Mediáticos"

Enviado por Fernández Leticia



Partes: 1, 2

  1. Introducción al tema
  2. Objetivos
  3. Justificación
  4. Metodología de trabajo
  5. Definición
  6. Clasificación y requisitos para ser mediático
  7. Descripción de los protagonistas
  8. Artículos infringidos de la Ley de Radiodifusión (Nº 22.285)
  9. Surgimiento y contexto político y económico de Argentina en los años ’90
  10. Función e influencia de la televisión – La televisión basura
  11. Impacto de los mediáticos. Rating
  12. Desaparición
  13. Papel actual
  14. Análisis de los especialistas e involucrados
  15. Trascripción de escándalos mediáticos
  16. Pequeña encuesta a espectadores
  17. Conclusión

Capítulo I

Introducción:

Los mediáticos fueron personajes que llegaron a ocupar un papel muy importante en la televisión argentina.

Ante la crisis económica, factor que afectó las inversiones de los canales televisivos, y el buen rédito que le otorgaban estas figuras, comenzó a desarrollarse una nueva "moda" en la que todo giraba en torno a la vida personal y los escándalos de cada uno de ellos.

Los programas de chimentos (mal llamados de espectáculos) permitieron su temprana aparición y rápido desarrollo. Más tarde conseguirían su propio espacio en la televisión.

Ya sea en medios gráficos, radiales o televisivos, eran el principal atractivo.

Por todo esto, decidimos realizar una investigación acerca de este fenómeno temporal.

Objetivos:

  • Observar cuáles son las razones por las que el público los acepta, y llegar a entender por qué cierto sector de la sociedad se identifica con ellos.
  • Conseguir identificar cuáles son los puntos claves en su éxito.
  • Descubrir cuál es el papel que juega la inclusión de estas figuras en relación con el rating.
  • Intentar determinar cuál fue la evolución en los medios de los mediáticos en la televisión argentina.
  • Intentar discernir qué es lo que realmente elige el público en el momento de ver estos tipos de programa, es decir, si priorizan el formato o el contenido del mismo.

Justificación:

Lo que queremos mostrar con dicha investigación es que no todo lo que consume la audiencia es verdad. También permitirles a éstas conocer la interna de programas de chimentos de bajo presupuesto, ya que en parte hay consumidores que se identifican con ellos, pero la gran mayoría diciente con esta programación.

Por otro lado, buscar cierto nexo entre los mediáticos y el contenido "basura" de la televisión y su éxito relativo a pesar de esta concepción.

Hipótesis:

Con el siguiente trabajo pretendemos dar a conocer la manera en que los mediáticos fueron utilizados como "herramientas" para elevar el rating de los canales de televisión con bajo presupuesto y cuál fue el impacto que tuvieron en ella. Además demostraremos cómo se ha infringido la ley para cumplir los objetivos de venta del programa.

Metodología de Trabajo:

Para llegar a las conclusiones planteadas situaremos al lector en un contexto socio-económico y político que nos permitan buscar las razones de dicho surgimiento.

Encontrar la definición y características de dichos personajes.

Realizar entrevistas a profesionales del medio y a mediáticos en sí para que cada uno de su opinión sobre el tema.

Realizar una pequeña encuesta para saber la opinión de la gente con respecto a estos personajes.

Transcribir archivos de audio que muestren situaciones sin límites creados por estos personajes.

Investigación en diarios y revistas de ese momento, para comprobar su gran auge.

Investigar sobre los artículos de la Ley de Radiodifusión que son infringidos por los programas de espectáculos -chimentos- a partir de los personajes que aparecen en él y los temas que se desarrollan.

Capítulo II

Definición:

La palabra "mediático" según la Real Academia Española no existe, sin embargo nosotros la conocemos bien: son personajes que aparecen repentinamente en la televisión y se instalan con un tema determinado, teniendo que contar un caso interesante, amarillo en lo posible y que, preferentemente, involucre a uno o más famosos.

Podría definirse a un mediático como aquella persona que quiere estar en los medios sin importarle lo que tengan que hacer para conseguir pantalla. Tienen la necesidad de expresar algo, no importa si tiene contenido periodístico o no. El mediático necesita "estar" a cualquier precio.

Es la persona que desde la improvisación o desde el lugar desde el cual quiere promocionarse llega a decir las cosas más insólitas.

A cambio reciben un pago de parte de la producción. "Trabajan" en los programas hasta que el rating comienza a bajar.

Los programas a los que suelen concurrir son los de chimentos, espectáculos, magazines, interés general y, según el caso, también los noticieros.

Clasificación:

Se pueden distinguir distintos tipos de mediáticos de acuerdo al programa y a su función en él.

Están los mediático conocidos como "opinólogos" que son temporarios y que pueden debatir sobre un tema específico.

También están los que hablan acerca de política, economía y temas de relevancia, sin conocer acerca de los mismos.

Otro tipo es el mediático propiamente dicho. El escandaloso, el que necesita estar todo el tiempo, no necesita que ocurra algo en particular sino que aparecerá de cualquier manera.

Hay mediáticos inteligentes, como por ejemplo Moria Casan, que utiliza su reconocimiento para beneficiarse saliendo en tapas de revistas, diarios, etc., ya que sobre lo que opine generará polémica.

Están los mediáticos conventilleros y/o problemáticos, que se aseguran lugares en los programas por medio de amistades con productores y directores.

Requisitos para ser mediático:

Si se quiere ser un buen mediático y tener fuerte repercusión en el programa durante el mayor tiempo posible, hay que cumplir distintos requisitos.

El más importante es la historia que se va a contar y cuán cercano esté el mediático a ella. Tendrá mayor peso el personaje que esté más ligado con la historia o con sus protagonistas ya que podrá realizar un mejor "análisis" sobre el tema en cuestión. No es lo mismo ser amigo del protagonista o un simple testigo del hecho.

Otro factor importante para permanecer en la pantalla es conocer bien a los conductores y productores ya que ellos le garantizarán un espacio y poder opinar no sólo sobre su propio caso sino también en casos de otros mediáticos.

El mediático debe demostrar:

  • Ganas de contar intimidades.
  • Deseo de estar en televisión.
  • Saber improvisar.
  • Una vinculación con algún famoso o protagonista del hecho.
  • Ser verborrágico.
  • Hablar sin pensar en un comienzo para luego generar conflictos.
  • Ser un tanto agresivo.
  • Ser cizañero.
  • Actitud.
  • Desenvoltura.
  • No tener vergüenza de gritar.
  • Saber insultar.
  • Llorar.
  • Pelearse en vivo.

Descripción de los protagonistas:

Los mediáticos que llegaron a hacerse conocidos en el medio televisivo son, entre otros, los siguientes:

Guido Süller (hermano de la conocida vedette Silvia Süller), comenzó su "carrera" como mediático cuando fue invitado por Polino al programa Movete, conducido por Carmen Barbieri. Su permanencia en la televisión la logró a través de reiterados escándalos en donde sus denuncias invocaban al nombre de su hermana, ya sea por abortos, peleas con su ex marido o con vedettes del medio.

Jacobo Winnograd apareció en los programas de chimentos gracias a Mauro Viale. Su constante opinión acerca del caso Cóppola y sus reiteradas peleas con Guido Süller permitieron que permaneciera en vigencia durante toda la cursada de los mediáticos. Si algo conocemos de Jacobo, es que jamás ha tenido problemas en insultar ni desafiar a los demás. Su lenguaje deja bastante que desear y sin duda ha contribuido a grandes rasgos en las multas realizadas por el COMFER.

Samantha Farjat fue una de las primeras en surgir como mediática, aunque en su momento todavía no se la conocía con este título. Su primera aparición fue en el programa de Mauro Viale, gracias al caso Cóppola y al conocido escándalo con un jarrón. Llegó a tener un tema musical dedicado a ella sonando en todos los boliches, en el cual podíamos oír una denigrante descripción sobre su persona: "Samantha, toda la noche se la aguanta… Le gusta rodearse con los poderosos".

Silvia Süller ya era conocida en el medio por su carrera como vedette pero siguió los pasos de su hermano. Se la puede considerar mediática desde el momento en que comenzó a relatar su vida amorosa en los programas de espectáculos y chimentos mientras lloraba desconsoladamente y regresaba todos los días a decir que amaba a su ex marido –Silvio Soldán-.

Giselle Rímolo junto a su ex pareja, Silvio Soldán, interpretaron un nuevo escándalo cuando ella fue descubierta como una falsa nutricionista y él salía a defenderla. Todos los días podíamos seguir el caso y observar la forma en que variaban su opinión y el problema diario en la pareja. Increíblemente, observábamos no sólo a esta pareja sino a la ex mujer del protagonista, Silvia Süller, insultando o diciendo maravillas de su ex marido.

 

Mich es un mediático que comenzó contando cómo quiso suicidarse cuando tenía 13 años, al descubrir su homosexualidad.

Es graduado de la carrera de psicología de la Universidad de Buenos Aires, parapsicólogo, actor y conductor. Actualmente conduce "A TODO SOL", programa de cable (Telecentro y Multicanal).

Se hizo conocido cantando "el baile de la banana", canción de doble sentido poco cultural.

Todos ellos surgieron en un contexto de escándalo o "denigración" televisiva. Así, comprobamos las características que debe tener un mediático para llegar a estar en protagonismo de los programas.

Podemos nombrar, entre otros conocidos, a mediáticos como Adriana Aguirre, su marido Ricardo García, Malena Candelmo, Oggi Junco, el "larva", Paulina (supuesta novia de Guido Süller), Natalia de Negri, "la viuda negra", María Eugenia Zorzenon, etc.

Capítulo III:

Artículos infringidos de la Ley de Radiodifusión (Nº 22.285):

Los programas cuyos protagonistas son los mediáticos, en su afán por conseguir rating, no consideran los límites que deben cumplir para no infringir la Ley de Radiodifusión argentina.

Realizaremos un repaso de los artículos que no se han cumplido en la mayoría de estas transmisiones, y en consecuencia, sus correspondientes multas.

CAPÍTULO 2:

  • Artículo 14:

El contenido de las emisiones de radiodifusión propenderá al cumplimiento de los siguientes objetivos:

  1. Contribuir al bien común, ya sea con relación a la vida y al progreso de las personas o con referencia al mejor desenvolvimiento de la comunidad.
  2. Contribuir al afianzamiento de la unidad nacional y al fortalecimiento de la fe y la esperanza en los destinos de la Nación Argentina.
  3. Servir al enriquecimiento de la cultura y contribuir a la educación de la población.
  4. Contribuir al ejercicio del derecho natural del hombre a comunicarse, con sujeción a las normas de convivencia democrática.
  5. Promover la participación responsable de todos los habitantes y particularmente del hombre argentino, en el logro de los objetivos nacionales.
  6. Contribuir al desarrollo de los sentimientos de amistad y cooperación internacionales.
  • Artículo 16:

Las emisiones de radiodifusión no deben perturbar en modo alguno la intimidad de las personas ni comprometer a su buen nombre y honor. Quedan prohibidos los procedimientos de difusión que atenten contra la salud o estabilidad psíquicas de los destinatarios de los mensajes o contra su integridad moral.

  • Artículo 17:

En ningún caso podrán emitirse programas calificados por autoridad competente como prohibidos para menores de 18 años. En el horario de protección al menor que fija la reglamentación de esta ley, las emisiones deberán ser aptas para todo público. Fuera de ese horario, los contenidos mantendrán a salvo los principios básicos de esta ley.

CALIFICACIÓN DE LAS FALTAS:

La calificación de las faltas producidas en radio y/o televisión serán las que se detallan seguidamente:

Se considerará FALTA LEVE dentro del horario de protección al menor:

  1. Difusión de expresiones groseras o insultos emitidos de manera reiterada y/o que excedan el lenguaje de uso corriente y los mensajes que exalten la violencia y/o la promuevan.
  2. La difusión de contenidos predominantemente eróticos presentados como eje central.
  3. La difusión de contenidos sobre otras problemáticas adultas cuyos mensajes atenten contra la salud psíquica del destinatario menor de edad.
  4. La difusión de contenidos de violencia explícita exhibida fuera de contexto y/o como recurso privilegiado de generación de impacto en el destinatario menor de edad.

De la escala de sanciones para FALTAS LEVES relativas al contenido de las emisiones, establece como escala de sanciones aplicables por faltas tipificadas como leves por la ley Nº 22.285, su reglamentación y demás normas complementarias y modificatorias y el presente "RÉGIMEN DE GRADUACIÓN DE SANCIONES", la siguiente:

Las dos primeras infracciones cometidas en el año calendario, serán sancionadas con un llamado de atención y un apercibimiento.

1º a 4º infracción, por cada una de ellas

Multa de $1000

5º a 8º infracción, por cada una de ellas

Multa de $3000

9º a 15º infracción, por cada una de ellas

Multa de $9000

16º infracción en adelante, por cada una de ellas

Multa de $25000

Para aquellos que habitual u ocasionalmente anuncien, presenten o conduzcan, programas o mensajes publicitarios:

1º y 2º infracción

Llamado de atención

3º y 4º infracción

Apercibimiento

5º a 15º infracción

Suspensión

16º infracción en adelante

Inhabilitación

Se considerará FALTA GRAVE dentro y fuera del horario de protección al menor:

  1. La difusión de mensajes discriminatorios y/o que constituyan ofensas manifiestas a las Instituciones Republicanas y/o a los Símbolos Patrios y/o a los valores del Sistema democrático y/o a los sentimientos y/o principios sostenidos por los cultos religiosos reconocidos por el Estado Nacional.
  2. La difusión de mensajes que exalten y/o induzcan el consumo de sustancias psicoactivas.
  3. La difusión de mensajes publicitarios o promocionales de productos medicinales no autorizados por la autoridad competente (ANMAT) o de expendio sólo autorizado bajo receta.
  4. La difusión de contenidos pornográficos.
  5. La difusión de contenidos obscenos.
  6. La difusión de contenidos de violencia extrema en todo su proceso y/o en forma reiterada.
  7. La difusión de contenidos sobre otras problemáticas adultas a través de material previamente editado que enfatice lo truculento, lo sórdido o lo morboso.
  8. La difusión de hechos y/o contenidos que expongan la identidad de menores involucrados en hechos delictivos.

De la escala de sanciones para FALTAS GRAVES relativas al contenido de las emisiones, establece como escala de sanciones aplicables por faltas tipificadas como leves por la ley Nº 22.285, su reglamentación y demás normas complementarias y modificatorias y el presente "RÉGIMEN DE GRADUACIÓN DE SANCIONES", la siguiente:

1º a 4º infracción, por cada una de ellas

Multa de $3000

5º a 8º infracción, por cada una de ellas

Multa de $9000

9º a 15º infracción, por cada una de ellas

Multa de $25000

16º infracción en adelante, por cada una de ellas

Multa de $50000

Para aquellos que habitual u ocasionalmente anuncien, presenten o conduzcan, programas o mensajes publicitarios:

1º infracción

Llamado de atención

2º infracción

Apercibimiento

3º y 4º infracción

Suspensión

5º infracción en adelante

Inhabilitación

Aclaración: Los puntos anteriores que se encuentran destacados mediante el subrayado, son algunos de los ejemplos que podíamos encontrar en el programa ZAP TV. Dicho programa ha llegado al extremo de multas de $6.000.000. Ésta es la razón por la que fue levantado del aire.

Surgimiento y contexto político y económico de Argentina en los años ‘90:

El menemismo:
el contexto internacional de la década del ’90*

Los mediáticos surgieron en la década de los ’90, la cual tuvo el siguiente contexto económico y político en la Argentina, siendo afectada por el contexto internacional.

La década del ’90 fue el período más espectacular en todo el siglo XX en lo relacionado a la transferencia de riqueza de América latina a los Estados Unidos y Europa. La presidencia de Menem tuvo la particularidad de combinar todos los vicios de sus colegas presidentes, con una diferencia: mantuvo el apoyo de Wall Street, la Comunidad Económica Europea y las más importantes instituciones financieras (FMI, Banco Mundial, BID).

Menem es parte de la corte de presidentes latinoamericano responsables de haber vendido a precio vil los recursos públicos más lucrativos en la historia de la región. De esta manera, el menemismo es parte de un fenómeno más genérico, el "peonismo (servilismo) político": la utilización de la presidencia al servicio de las demandas y el espíritu adquisitivo de las corporaciones multinacionales. Estas empresas se hicieron acreedoras de gran parte de los medios de comunicación, manejando así el presupuesto de los canales de televisión y las radiodifusoras. Por ejemplo: Telefónica con Telefé y FM HIT entre otras, Grupo Clarín con Canal 13 y La 100.

Comprender al menemismo es enfocarlo como un fenómeno relacionado con un patrón general de comportamiento en América latina. El peonismo político presidencial ha enriquecido a las clases capitalistas de los Estados Unidos, Europa y el Japón hasta un grado sin precedentes, al tiempo que redujo de forma sistemática el estándar de vida de las tres cuartas partes de la población.

La política de Menem al servicio de las multinacionales fue representativa de todo el período en la región, ya que éste, al igual que Fujimori y Cardoso, pudo obtener durante una década un poderoso apoyo externo a su personal mando autoritario.

Dentro de este subgrupo de presidentes autoritarios, el dominio de Menem se basó en una mezcla de intimidación política a través de agencias de inteligencia policial, control del Estado a través del partido peronista y utilización del paternalismo estatal para controlar la pobreza urbana. Menem representa una ruptura radical con las instituciones "nacionalistas y populares" de Argentina: el completo desmantelamiento de los programas de bienestar social y la venta de empresas públicas.

La personal idiosincrasia de Menem, su extravagante pillaje del tesoro público para sacar fondos para sus placeres personales, los nexos de su familia con el tráfico de drogas y el contrabando, no nos debería distraer de su más consecuente conducta en lo atinente a la transformación de la Argentina en una sociedad altamente polarizada y totalmente dependiente del capital financiero de los Estados Unidos.

Este ex presidente fue responsable de la más impresionante era de depredación extranjera y ganancias hechas por inversores extranjeros en el siglo pasado; igualmente importante es el hecho de que fortaleció una corte poderosa de inversores argentinos, financistas y especuladores que establecieron los parámetros económico-políticos que todo futuro político capitalista se verá obligado a seguir.

Su legado, es decir, la economía altamente dependiente y vulnerable, significa que cualquier desvío en política podría provocar un colapso del edificio financiero y la huida del capital especulativo. El menemismo hizo que cualquier reforma capitalista resulte inviable: este legado ha polarizado las opciones económicas entre el capitalismo neoliberal o el socialismo.

En el contexto de la Argentina posdictatorial, el régimen de Alfonsín fue una muestra palpable de las demandas de poder de la nueva configuración capitalista: allí se juntaron la falta de habilidad de ex presidente argentino para acelerar las propuestas neoliberales, su breve flirteo vía Grinspun con una moderada dosis de políticas reformistas y su debilidad para acabar con la dirigencia sindical propulsora de huelgas que ocasionaban perjuicios económicos –la huida de capitales, las crisis y la "falta de confianza".

El eje de la "estabilización" de Menem apuntó a un objetivo político: cumplir con todas las propuestas situaciones políticas similares a las Menem se dieron en el Perú con Fujimori y en el Brasil con Cardoso. El capital precipitó una crisis contra los débiles regímenes "nacionalistas" de Alan García en el Perú y de Itamar Franco, en el Brasil. Consiguientemente, los nuevos presidentes electos, que habían desarrollado su campaña en base a programas populistas, procedieron a implementar programas de estabilización orientados a crear el clima para la privatización drástica.

Menem fue el líder de la segunda ola de neoliberalismo: estableció la conexión explícita con el capital extranjero e introdujo las nuevas políticas autoritarias a fin de asegurar la implementación de sus políticas. En primer lugar, eludió al Congreso, privatizando por decreto; en segundo lugar, intervino en el ámbito judicial para asegurarse jueces complacientes; en tercero, impulsó la reforma constitucional para asegurar su reelección.

De esta manera, al tiempo que las fuerzas imperialistas externas intervenían para darle forma a los parámetros de acción política de la segunda ola de neoliberalismo menemista, el régimen político de Menem conformaba una configuración institucional político-económica que permitía la implementación de las políticas neoliberales sin ninguna oposición popular o democrática.

El neoliberalismo ha avanzado en dos olas en América latina: la primera, llevada a cabo por Pinochet en Chile y más tarde retomada por Martínez de Hoz en la Argentina.

El menemismo representa el arquetipo de la segunda ola de neoliberalismo: totalmente servil con los poderes de arriba –corporaciones multinacionales –, y represivo frente a las fuerzas populares de abajo.

Fue pionero del peonismo presidencial en el supuesto de que su servilismo incondicional al imperialismo le aseguraría una posición "privilegiada", como socio menor, en el imperio en expansión. La competencia entre los "peones presidentes" de América latina en otorgar concesiones y "negocios especiales" socavó toda posibilidad de una política latinoamericana conjunta en la renegociación de la deuda externa, en la regulación del flujo especulativo de capitales, etcétera.

En una retrospectiva histórica, el nuevo y más radical programa de privatización iniciado por Menem, como líder de la segunda ola de neoliberalismo, desempeñó la función de profundizar y extender la explotación y adquisición de riqueza por parte de los Estados Unidos y Europa.

Lo que también es claro, de todos modos, es que el imperialismo euro-norteamericano no ha retribuido a sus representantes locales con ninguna prebenda económica.

Mientras el rasgo general del menemismo crea una profunda contradicción al nivel de las relaciones nacionales y de clase, las expresiones políticas de estas contradicciones se manifiestan de acuerdo a la estructura interna de las fuerzas sociales nacionales y populares. Los resultados políticos y sociales desiguales y diferenciados de la creciente polarización socioeconómica apunta a la centralidad de las políticas internas de clase y la lucha de clases como los determinantes principales que conforman una perspectiva de largo alcance en el desarrollo progresivo de alternativas al menemismo en América latina.
Este contexto internacional de la última década del siglo revela una realidad dual: la profundización de la crisis capitalista para las masas de América latina, y un período de prosperidad sin precedentes del imperialismo euro-norteamericano. Menem fue un pionero en la introducción y consolidación de las políticas económicas y las relaciones entre Estados que promovieron este modelo.

Su modelo de peonismo presidencial estableció un punto de referencia importante a seguir por los otros presidentes latinoamericanos. Menem fue igualmente importante en establecer un modelo híbrido electoral y autoritario, en el que las formas electorales democráticas se saturaron de prácticas políticas autoritarias, permitiendo, de esta manera, a los presidentes electos imponer las preferencias imperiales antipopulares. En conclusión, mientras que la correlación internacional de fuerzas favorecían la expansión imperial y la extensión de la doctrina neoliberal, los desarrollos económicos internos y los cambios políticos resultaban instrumentales a la imposición del modelo neoliberal.

Los programas de espectáculos y chimentos, que incluían a los mediáticos como principal herramienta, surgieron en parte, gracias a la marcada división social. Uno de las clases sociales más desarrolladas del país es la media y la baja. Estas consumen dichos programas ya que pueden llegar a identificarse con algunas situaciones y/o personajes, mientras que la clase alta probablemente lo vea para observar los denigrantes conflictos entre los mediáticos.

*Algunos de los fragmentos fueron extraídos del artículo "El menemismo: el contexto internacional de la década del ’90" de James Petras.

Capítulo IV:

Función e influencia de la televisión:

En sus primeros tiempos, la función de la televisión era en su mayoría informativa, educativa y en cierta parte de entretenimiento. En los comienzos de la década de los 90, la televisión comenzó a cambiar. El factor que provocó este cambio se dio a raíz de que la audiencia empezó a seleccionar el medio y los contenidos según sus necesidades. Algunos prefieren informarse y otros miran programas de espectáculos, chimentos, etc.

Actualmente la intención mas clara de los medios es vender, ya sea programas, ideas, productos o personajes.

Por lo general el público busca despejarse de la rutina y encontrar en la televisión una forma de entretenerse. Por esto, los programas de géneros distintos a los informativos y periodísticos –como los de chimentos y espectáculos- son los elegidos a la hora de distenderse.

No obstante, el desarrollo producido en la sociedad ha provocado que la televisión ocupe la mayor parte del tiempo dedicado al ocio. Prevalece su función de entretener más que la de educar. Esto trae aparejado un daño en la televisión formativa y erosiona la informativa. El rol de la televisión parece ser solamente el de atraer al público y que este permanezca frente a ella el mayor tiempo posible.

Resulta ilógico pensar que hoy en día, la escuela tenga que generar una especie de competencia con la televisión para que los jóvenes se centren en la educación en vez de en el entretenimiento.

La televisión es el medio elegido por excelencia. Ocupa un lugar privilegiado en los hogares. A tal punto que momentos cotidianos de la vida giran en torno a ella.

Tiene un atractivo particular: su fuerza expresiva, porque se basa en la imagen y esto es muy eficaz a la hora de interiorizar los mensajes ya que se meten directamente en el subconsciente. A diferencia de los demás medios de comunicación, por ejemplo, en el caso de los diarios, solo se limitan a mostrar fotografías, y la radio a contarlas. La televisión presenta imágenes con color, música, y la realidad con movimiento, está "viva".

Sin embargo, el desarrollo social ha conducido a que la televisión haya ocupado la mayor parte del tiempo de ocio y casi todo el tiempo-hogar. Así las cosas, es la función de entretenimiento la que prevalece y tiende a ahogar a todas las demás. Esto daña a la función formativa de la TV, pero paulatinamente erosiona también la función informativa.

De este modo, el rol de la televisión parece ser únicamente el de la custodia y la permanencia de la audiencia –en esto se asemeja a la nueva escuela–. En ambos casos se trata de asegurar la custodia y la permanencia de quienes como alumnos entran en la escuela o de quienes como espectadores se acomodan delante de la TV.

Mucho de lo que diariamente aprendemos proviene de la televisión. Si tomamos noción de las cosas que vemos en solamente una hora de televisión nos daremos cuenta que estamos expuestos a demasiada información.

La televisión es una gran influencia en nuestra vida diaria, ya que pasamos muchas horas frente a su pantalla.

Desafortunadamente, los espectadores más recurrentes a ella son los niños. Ellos son los que tienden a imitar lo que ven en ella y adoptar esos modelos como propios.

Claro está, hay programas para niños que valen la pena. Pero a su vez, en el horario en que les está permitido ver televisión (antes de las 22 horas) no hay una adecuada protección y control. Podemos ver, por ejemplo, escenas de violencia y sexo a las 15 horas.

La televisión suele utilizarse como una excelente niñera. Las madres dejan a sus hijos frente al aparato mientras ellas se ocupan de sus asuntos.

La pregunta es: ¿Es una buena o mala influencia?

Por un lado, la gente puede mirar programas que les muestren lo que sucede en otra parte del mundo o educarse en cierto tema. Por el otro, gran parte de los espectadores ha dejado de hacer sus actividades por mirar televisión, un gran ejemplo es la lectura de diarios que ha caducado.

Los programas que más han emergido son los de espectáculos, novelas y de sexo.

Si pasáramos una fracción de tiempo de la que vemos televisión ayudando a otra persona, podríamos en cierta medida modificar nuestra sociedad. Esto nos da a pensar que tal vez no podamos cambiar la programación de la televisión pero sí el estilo de programa que estamos viendo.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Periodismo

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda