Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Hitler: mitos y verdades acerca de la psicología de una figura histórica




  1. El ángulo psico(pato)lógico
  2. La sexualidad de Hitler
  3. Hitler y el ocultismo
  4. A manera de conclusión
  5. Referencias

No avives tanto la hoguera contra tu enemigo,

que puedes chamuscarte a ti mismo.

Shakespeare

Sesenta años después de su desaparición física, la figura de Adolf Hitler —que un escritor norteamericano poco sospechoso de simpatías nazis (Robert Waite, citado en Bene [1983], nota del editor) predeciría como la de mayor impacto histórico después de la de Jesucristo— está constantemente bajo la mirada general.

Sobre la vida y eventos vinculados al déspota germano se han escrito miles de libros —de hecho, como se declara en una reciente obra acerca del tema (Lukacs, 2004/1997), Hitler es quien más libros ha inspirado en el siglo XX—, se han hecho cientos de documentales y a su personaje se le ha llevado al cine y a la televisión muchas veces, la mayoría en fugaces apariciones y en plan peyorativo; haciendo circular múltiples imprecisiones sobre él.

Para el psiquiatra español Vallejo-Nágera (1980), los estereotipos hitlerianos que circulan son los que construyeron sus enemigos y vencedores, quienes al amparo del repudio legítimo por el genocidio judío no le perdonaron nada de lo que hizo o dejó de hacer.

A este tipo que inventó el Volkswagen, la blitzkrieg y las terroríficas sirenas de los Stukas le negaron hasta el mínimo resquicio de razón: según ellos el hombre debía estar totalmente loco y desquiciado, o poseído por algún númen diabólico. Era incapaz de tener sentimientos y siquiera de comportarse amablemente. Aquellos que lo siguieron eran estúpidos o estaban hipnotizados.

Era además un caudillo inepto: sus éxitos se debieron a errores o descuidos de sus adversarios. Los Generales ganaban las batallas por él, mientras que las derrotas fueron todas responsabilidad suya.

Sus arranques enérgicos o de furia liderezca eran "arrebatos histéricos".

Cuando levantaba la voz no gritaba, sino "aullaba". Ciertos autores, basándose en el testimonio de renegados nazis como Rauschning (1940/1940) y de amigos de juventud de Hitler (Kubisek, 1955/1954), hablan de su "mirada fija y sin vida" o "alucinada", cuando algo que particularmente se destacó en su tiempo entre sus fieles fue la llamada "mirada de águila", que se nota en la mayoría de las imágenes conservadas como reconcentrada y analítica.

Su físico, bastante dentro del promedio del hombre del pueblo por cierto, fue satirizado al punto de connotarlo con frecuencia como el de un "hombrecillo insignificante" y hasta "repugnante". (Recuerdo que un amigo mío influido por tales leyendas me dijo creer que Hitler era un enano, y se sorprendió mucho cuando le revelé que medía 1.73 mts.; talla mayor que las de Napoleón, Mussolini o Stalin entre otros)2.

Aquel individuo tan repugnante, bizarro e inepto según sus críticos logró extrañamente, sin embargo, sobrepujar algunas de las mayores hazañas políticas y militares de la historia. Hitler, al margen de sus nefandos crímenes contra la humanidad, pertenece a ese exclusivo club (nada inocente, por cierto) de "conquistadores del mundo" —Alejandro, César, Napoleón, entre los más grandes—, del cual hasta hoy es el último representante, como lo reconocen sus dos principales biógrafos (Shirer, 1983/1959, Bullock, 1962/1952).

Para los analistas sesgados de su trayectoria que le niegan la menor virtud, tal hecho es tan misterioso como el "inexplicable" amor que el Führer le tuvo a su sobrina Geli Raubal ("¿cómo pudo ese sujeto haber amado a alguien?"), o el que Eva Braun sentía por él mismo ("¿cómo pudo alguien amar a Hitler?").

Todo eso revela, a los ojos del especialista imparcial, una concepción maniquea, ingenua (o quizá convenenciosa) de hombres inteligentes pero prejuiciados acerca de la psicología humana —especialmente de la de un individuo al que no aprueban—, y a pesar de ello pervive como verdad profunda.

El reciente estreno de dos películas poco difundidas aunque de buena calidad, una hecha para el cine ("Max", 2002) y otra para la televisión ("Hitler. El reinado del mal", 2003, premiada con un Emmy), que se salen de las pautas preestablecidas respecto al común de creencias sobre su personalidad3,

remueve el tema y provoca reflexiones encontradas.

En el caso específico de Max, una producción en la cual se abordan ciertos aspectos humanos del

personaje, su estreno en Japón (2004) y el uso promocional de una acuarela hecha por el caudillo germano en su juventud produjeron reacciones por parte de diversos grupos vinculados a los derechos humanos, logrando amedrentar y aminorar el afán de los organizadores por promover la película y mantenerla en cartelera (esto recuerda en menor escala el absurdo revuelo mundial por La

Ultima Tentación de Cristo). Lo extraño del asunto es que la principal causa esgrimida por quienes protestaron es que Max constituye un intento de "humanización" de Hitler, lo que de pasar desapercibido "sería un estímulo para los grupos pronazis y una consiguiente desensibilización del ciudadano promedio frente al holocausto". ¡Prohibido, entonces, el pensamiento y el arte independientes porque, según la paranoia de los autoproclamados guardianes de la conciencia humana, tales ejercicios sirven a fines odiosos o sentimentalmente ingratos y hacen eco entre un público muy crédulo!

Vallejo-Nágera (1980) describe bien el carácter pacato y tonto de la actitud exageradamente antinazi después de más de medio siglo de transcurridos los acontecimientos, indicando que dicha perspectiva confunde la atracción y curiosidad histórica o psicológica que se pueda sentir por una figura extraordinaria como la de Hitler y por un tiempo como el del Tercer Reich, con la identificación ideológica hacia su régimen, y peor aun, con la convalidación moral de sus hechos (a pesar de todo, como dice Ian Kershaw [2003], la fascinación y la repulsión no son conceptos tan incompatibles). Puede que semejante afán de censura filomedieval tenga explicación en el trauma sufrido a raíz de los horrores nazis, pero ningún fundamentalismo es bueno, ni aun aquel que pretende acogerse bajo la égida de la justicia.

Basado en estos argumentos pretendo ocuparme imparcialmente de este tema, dada la importancia que tiene para el quehacer psicológico. Lejos de mí el deseo de "rehabilitar" a Hitler, ni menos de negar o minimizar la gravedad del holocausto en la línea, por ejemplo, de Irving (1988/1977); lo que busco es simplemente establecer criterios de mayor objetividad en el análisis del caso, aceptando que, después de todo, Adolf Hitler era un ser humano con defectos, virtudes y debilidades como cualquier otro individuo, o déspota, de la historia.

El conflictivo ambiente en que vivió y la magnitud de los acontecimientos que lo rodearon lo hace muy especial, pues quizá ningún personaje ni tiempo históricos ofrecen tal cantidad de material para el análisis que los mencionados aquí, donde el fanatismo, la genialidad y la criminalidad se dan la mano en tan estrecha coyunda puesta al servicio de la dominación psicotecnológica de una inmensa masa de individuos.

Aquí se ventilarán sólo tres aspectos medulares en la visión que se tiene de Hitler, procurando revisarlos con una mirada objetiva: 1) el ángulo psico(pato)lógico de su personalidad, 2) su conducta sexual, 3) su aparente relación con el ocultismo.

EL ÁNGULO PSICO(PATO)LÓGICO

A Hitler se le ha procurado analizar desde diversos ángulos, pero aquí interesa particularmente el psicológico. Entre los psicólogos profesionales que se han dado el trabajo de sugerir interpretaciones sobre el caudillo austroalemán sobresalen Fromm (1985/1941) y Erikson (1948).

Cada uno de ellos, en su indagación psicoanalítica, realizó un profundo estudio de la obra semiautobiográfica de Hitler: Mi Lucha, basándose en aquella para sacar buena parte de sus conclusiones.

Erich Fromm especula en el Capítulo VI de su obra El Miedo a la Libertad ("Psicología del Nazismo") sobre la hipótesis del sadomasoquismo como distintivo general de la personalidad del líder teutón y de sus principales seguidores. Hitler, afirma Fromm, odiaba a los débiles y amaba a los fuertes, y gozaba con el éxtasis de sentirse inmerso en una gran colectividad de autosacrificio y a la vez sojuzgarla. Esa tendencia signó, sin duda, su conducta personal y todo el carácter de su régimen político.

Erik Erikson, por su parte, hace un estudio que denomina psicohistórico acerca de la evolución personal llena de tensiones y conflictos y un ambiente especial que hicieron de Hitler un fanático racista y autoritario. En tal sentido analiza con largueza tanto las experiencias de la niñez hitleriana como las costumbres nacionales germánicas.

Las características de la crianza de la niñez alemana de aquellos tiempos le dan a Erikson la clave para entender cómo es que el ambiente familiar y cultural de fines del siglo XIX y principios del XX producía adolescentes con un desviado espíritu revolucionario, orientándolo hacia la suplantación de la autoridad paterna por un culto místico-romántico: el del exagerado nacionalismo. Por otro lado, el aspecto antijudaico lo atribuye a la envidia que —en aquellos tiempos de crisis agobiante—, inclinaba a los oprimidos alemanes arios a buscar "chivos expiatorios" de su situación en ciertos representantes de la clase capitalista.

Debo añadir que, a pesar de que en los años cuarenta en los círculos académicos y literarios eran muchas las tentaciones para endilgar marbetes psiquiátricos al Führer, ni Fromm ni Erikson cayeron en tal simplicidad.

Por el contrario, los numerosos apuntes acerca de la psicología hitleriana hechos por muchos de sus historiadores y comentaristas (quienes carecen, como es natural, del talento especializado), suelen pecar de facilistas en sus calificativos acerca del estado patológico de Hitler.

El periodista americano John Gunther (1939/?), por ejemplo, parte del punto de vista de que "todos los dictadores son anormales; se trata de un hecho axiomático... la mayoría de los dictadores son profundamente neuróticos" (p 34). Incluso Vallejo-Nágera (1989), un defensor de juicios más moderados al respecto, cae en ese tipo de aseveraciones ingenuas calificando, sin más, de "loco" a Hitler.

La complejidad del asunto es mucho mayor, tal como lo nota el historiador alemán P. E. Schramm (1965/1963):

Nunca se agota la cuenta si se trata de captar al hombre Hitler: su contacto con los niños y con los perros, su alegría ante las flores y las cosas cultivadas, su admiración por las mujeres hermosas, sus relaciones con la música... eran cosas auténticas; pero también era auténtica la tenacidad despiadada, implacable... con la que saltándose todas las consideraciones morales, aniquilaba a los adversarios de su poderío... Hitler, al variar guiado por la razón, por el humor y el oscuro impulso, era más enigmático de lo que lo haya sido ningún hombre en toda la historia alemana. (p. 48)

En la obra Carisma, Charles Lindholm (1992/1990) también dedica extensos comentarios psicológicos al fenómeno nazi y al carácter de su líder, expresando la dificultad de explicarlo mediante simplificaciones. Dice, entre otras cosas lo siguiente:

Hitler era una figura proteica, febril y difícil de aprehender en quien apenas se disimulaban las contradicciones: aprobó legislaciones para asegurar la muerte indolora de las langostas de mar y era tierno con los niños y los animales, pero podía ser inhumanamente cruel o enfurecerse aterradoramente; su letargo alternaba con períodos de inmensa hiperactividad: era un aspirante a artista cuyos sueños de creación contrastaban con sus fantasías de aniquilación; un pragmático presa de ilusiones antojadizas; un soldado valeroso petrificado por sofocantes temores; un compañero encantador o absolutamente brutal; un hombre austero con hábitoslibertinos. (p. 147)

Todo ello, según Lindholm, llevaría a la conclusión de que se trata de una personalidad psicótica en el sentido psicoanalítico, si no fuera porque Hitler encontró en el servicio militar, en el nacionalismo y en el sentimiento de su propio destino providencial, la forma de controlar esos impulsos en público y conservar la coherencia, llegando únicamente a un estado limítrofe.

Pronto aprendió también a usar su talento oratorio de manera catártica y a "echar sus demonios internos hacia fuera", contagiando de frenesí al público asistente a sus multitudinarios mítines.

La singular exaltación que Hitler manifestaba en sus discursos es, aun ahora a través de la visión de documentales que lo reviven, fuente de asombro: por un lado se le considera una especie de "poseso" y "maníaco", y por otro lado un "maestro", incluso un "genio", de la comunicación de masas. Pero, debido al estigma de locura que carga la figura del líder nazi, es mayor el impacto de las primeras calificaciones. Poco importa recordar que, en la época de la Europa de pre-guerras, el estilo oratorio de corte ampuloso y teatral era común entre los políticos y revolucionarios.

Sin ir muy lejos, en su tiempo Mikjail Bakunin lo practicaba casi con la misma pasión y vivacidad que el Führer, sin que a nadie se le ocurriera decir que estaba loco por ello.

A propósito de esto último, algo que ha contribuido a cimentar la idea de un Hitler desquiciado antes de 19424 es el abundante conjunto de relatos que describen episodios de rabia incontenible en los cuales el líder nazi echaba "espumarajos", "se le hinchaban las venas del cuello", "golpeaba las paredes", etc. (cosa que, por lo demás, recuerda a cualquier sargento instructor de reclutas en el ejército).

Al respecto, Bullock (1962/1952) señala que muchos de esos estallidos de cólera eran hábiles mascaradas, recursos calculados para hacer capitular a sus interlocutores molestos. Parecida estrategia era la usada por Napoleón .no tan estridente porque vivió en una época de trato mucho más ceremonioso., según se puede ver en la biografía que de él escribe Emil Ludwig.

Lo cierto es que, contra la opinión general5, Hitler no limitaba su capacidad sugestiva a sus apariciones como tribuno. En realidad era un manipulador psicológico a tiempo completo de todos cuantos se cruzaran con él, sin importar su rango social o militar (véase Picker, 1965/?). Así lo pinta el talentoso arquitecto del Reich, Albert Speer (1976/1975), quien compartió largos períodos de trabajo con el líder alemán:

El no manipuló tan sólo el instrumento de las masas populares; fue también un psicólogo magistral frente al individuo. Adivinó los más secretos temores y esperanzas de cada interlocutor... [fue] un psicólogo como jamás me fuera dado conocer otro, y lo sigue siendo. Me imagino que, algún día, los historiadores lo considerarán únicamente grande en esa medida. (p. 190)

Evidentemente un "enfermo mental", incapaz de pensar racionalmente según muchos quieren presentarlo, no tendría la frialdad y el autocontrol suficientes como para provocar con sus acciones semejantes comentarios. Hitler era claramente un psicópata en el sentido lato del término, que involucra tendencias obsesivas, histriónicas, narcisistas y hasta paranoides, pero no era un esquizofrénico.

Hace varios años el psiquiatra y criminólogo alemán Wolfgang de Boor hizo un minucioso estudio-peritaje post-mortem, en el cual concluyó que "se deben excluir en Hitler tanto trastornos psíquicos patológicos como locura o profundas perturbaciones mentales en el sentido que marca la ley" (véase la noticia del diario El Comercio de Lima-Perú, del 07/04/86; p. 19).

LA SEXUALIDAD DE HITLER

La inquina hacia el recuerdo del Führer nazi es tal que en algunos documentales biográficos modernos (como por ejemplo el emitido hace algunos años por Mundo Olé) se presentan escenas que, puestas en cámara lenta y en retroceso, parecen mostrar gestos feminoides del Dictador, tratando de sembrar la idea de homosexualidad (lo cual, desde luego, no tendría nada de malo si fuera verdad).

Recientemente, un libro sensacionalista de Lotear Matchtan (2004/2004) —rápidamente traducido al español, lo que denota el morbo que despierta este tema— vuelve a traer a colación el asunto de la supuesta identidad secreta "gay" de Hitler. Parece que las mismas personas que abominan al nazismo por su discriminación racial utilizan la discriminación homofóbica para añadir supuestos baldones a su imagen.

Por ejemplo ya Rauschning (1940/1940), en Hitler me Dijo, que es el testimonio de un ex-funcionario nacionalsocialista .entonces ya emigrado., hacía algunas alusiones malintencionadas al respecto de la sexualidad hitleriana. Las siguientes citas del libro de este hombre que, por propia confesión, no se atrevía a chistar cuando estaba ante la presencia de su Führer, son sólo pequeñas muestras, aclarando que las palabras en cursiva son señaladas por mí:

... Goering tuvo siempre una actitud opuesta a la de Hitler, y... en el círculo de sus amigos íntimos, no tenía empacho en expresar groseramente su opinión sobre el "loco afeminado". (p. 78)

Su boca arrojaba espuma; jadeaba como una mujer histérica y eructaba exclamaciones entrecortadas... (p. 82)

Fue la merienda tradicional de las familias alemanas. Hitler hacía de dueña de casa. Sosegado el espíritu, casi amable. (p. 84)

Recuerdo una frase de Forster, el amigo íntimo de Hitler. "Bubi" Forster, el niño terrible entre los gauleiters: "Ah, si tan siquiera Hitler pudiera saber cuan agradable es tener entre los brazos a una joven en flor... Ese pobre Hitler"... Me guardé de hacerle ninguna pregunta. (p. 223)

Pero Rauschning no calculaba varias cosas que podrían mellar la credibilidad de sus "confidencias": 1) no hay otro registro alguno de que Goering se expresara así de Hitler en privado; 2) el histerismo puede ser común a hombres y a mujeres por igual, así que calificarlo de "mujer histérica" suena a insulto vulgar tanto a Hitler como a las mujeres en general, y 3) posteriormente se descubriría que Forster, a quien atribuye una conducta de mujeriego, era, sí, un auténtico homosexual.

Pese a que sí se sabe que uno que otro individuo del círculo dirigente nazi era homosexual (especialmente los jefes de las SA que fueron asesinados en "la noche de los cuchillos largos"), como por ejemplo Roehm, Heynes y el mismo Forster; realmente no hay la menor prueba sólida de que el Dictador alemán lo fuera.

Es más, durante la dictadura hitleriana se persiguió a los homosexuales y era notoria la aversión personal del Führer hacia ellos: en una ocasión, con Hossbach (el autor del famoso Protocolo Hossbach), Hitler le replicó hablando sobre uno de sus Generales investigado por el servicio secreto: "Ud. Se equivocó. Von Fritsch no es sólo un ser desviado, sino también un embustero. Claro que todos los homosexuales son embusteros" (Brissaud, 1975/?, p. 186).

Sin embargo, queda como un misterio la verdadera conducta sexual del Dictador nazi. Ciertamente se codeó con muchas mujeres y generaba reacciones histéricas de adoración en gran parte de las asistentes a sus mítines, mas no se le conoce con certeza romance alguno en el sentido convencional, excepto, en parte, los tenidos con su sobrina Geli y con Eva Braun; y ni aun en los mejores momentos de la relación de Hitler con ésta última hubo demostraciones de afecto íntimo entre ellos en público. Aunque algunos indicios llevan a considerarlo un sadomasoquista que sometía a sus amantes a crudas experiencias (Shirer, [1983/1959], al parecer Hitler embebido en la política nunca se preocupó eróticamente demasiado por las mujeres, al punto que muchos lo consideraban "neutro" o "asexuado". Davidson (1981/?), consigna que durante su juventud el futuro Canciller expresaba su disgusto por la prostitución cuando pasaba por las zonas rojas de Viena, y Gunther (1939/?) anota que Hitler veía a las mujeres más como amas de casa o madres, comportándose con ellas como un caballero dado al besamanos "y nada más".

Vallejo-Nágera (1980) dice al respecto lo siguiente:

La vida íntima de Hitler ha dado lugar a muchas elucubraciones. En parte debido a que Hitler fue siempre extremadamente discreto, en parte porque con su gran instinto propagandístico comprendió que una aureola de misterio en torno a su persona era muy conveniente para montar sobre ella las invenciones de la propaganda y, en parte, porque se veía obligado a ello al tener en verdad "algo que ocultar". (pp. 18-19)

Lo que Hitler tenía que ocultar sólo puede conjeturarse. El informe de la autopsia de Hitler, hecho por los médicos soviéticos y misteriosamente guardado hasta 1968 (lo que después de todo suscita sospechas de fraude), indica la ausencia de un testículo, defecto congénito que no implica disfunciones mayores, pero que a nivel psicológico puede ser devastador.

Los investigadores franceses Charlier y de Launay (1980/1979) esbozan una posible explicación de la conducta sexual del líder nazi fundados en ello, anotando que había cierta constancia en la relación de Hitler primero con mujeres maduras o "amigas maternales" como Winifred Wagner, y después con mujeres-niñas como Geli Raubal o Eva Braun. Señalan que:

Si admitimos la existencia de un complejo de origen psíquico o físico, su preferencia por las mayores, que lo perdonan todo, y después por las adolescentes, que no saben nada y aceptan las explicaciones de un héroe de la guerra, puede explicar la adaptación de nuestro hombre. (p. 74)

Otras pistas llevarían a la hipótesis de una sífilis, posiblemente contraída en la Primera Guerra Mundial cuando Hitler era soldado. Según eso, los síntomas mentales y físicos del Dictador durante los últimos años de su vida (delirios, alucinaciones, temblores, etc.) se deberían a un estado terciario de esta enfermedad.

De cualquier manera había algo extraño relacionado con la autoimagen sexual de Hitler. Datos conexos a esto que confirmarían la existencia de un complejo psicológico son sus dos hábitos inveterados: por un lado rehusaba absolutamente ser visto en ropa de baño (o desnudo frente al masajista), y por otro cuando estaba en actitud de espera acostumbraba tomarse las manos a la

altura de la ingle, pose en la cual aparece en una gran cantidad de fotografías.

Lo cómico es que muchos de sus subalternos lo imitaron, como si se tratara de un gesto eminente. Algo así como la mano de Bonaparte metida en la solapa.

HITLER Y EL OCULTISMO

Algunos (Ribadeau, 1980/1975); Pennick, 1984/1981) consideran que la conducta de los fanáticos líderes nazis sólo tiene explicación en el marco de una cosmovisión ocultista. Basándose en fragmentarios indicios cuyo origen está en la cercanía que algunos de sus más cercanos colaboradores (Hess, Himmler) tuvieron con las llamadas "ciencias ocultas", los partidarios de esta postura sostienen que el intento revolucionario de Hitler y sus asociados habría sido esencialmente mágico: la creación de una raza de superhombres con poderes psíquicos, capaces de dominar el universo y alcanzar la inmortalidad.

Ello requería primero hacer una limpieza de lo "subhumano", empezando por judíos y gitanos.

Desde la perspectiva ocultista, hay toda una serie de datos que se manejan para demostrar la inclinación de Hitler por lo esotérico.

Se dice, por ejemplo, que de niño le atraía la vida religiosa, conociendo las cruces gamadas (antiguo emblema de las razas del norte y símbolo de la luz) en el Monasterio de Lambach. A los doce años se familiarizó con la música de Wagner y con todo lo que eso significaba como información sobre los ancestrales mitos germánicos, fascinándole Wotan, el Dios de la posesión demoníaca.

Poco a poco se convirtió en una especie de "vidente" signado por el destino para "llevar a su pueblo hacia la libertad", y pasaba el tiempo en las bibliotecas leyendo libros sobre religiones orientales, yoga, ocultismo, hipnotismo y astrología. Según Ribadeau (1980/1975), un librero de Viena que era cultor del espiritismo hizo amistad con Hitler y le inició en "un ambiente de satanismo y perversión sexual" bajo el signo esvástico de una secta paramasónica.

En ella frecuentó a otros miembros y, a través de Rudolf Hess llegó a la Sociedad Thule6, un cenáculo interesado en cultivar la vieja tradición germánica (incluyendo preservar la pureza de la sangre), donde también se perfilaban ideas sobre la antigua conexión sagrada entre la geografía y la política. Allí el futuro Mesías bebió de fuentes cosmológicas que cimentaron su mística creencia en la supremacía del germanismo, y en su propio papel como realizador de esa utopía.

En este ensayo sería imposible dar una relación completa de todas las afirmaciones hechas en esta línea por los partidarios de una explicación ocultista del fenómeno nazi. Como toda "teoría de la conspiración" mezcla verdades y mentiras, hechos comprobados e hipótesis plausibles al lado de rumores absurdos e ideas jaladas de los pelos7.

Si bien lo esotérico tiene un lugar dentro del desarrollo general del nazismo y de sus dirigentes, el hecho es que Hitler era cualquier cosa, menos un ingenuo. Probablemente en algún momento este Maestro del Engaño supo utilizar a manera de bluff en su beneficio —como hizo con todo lo que se cruzó por delante: individuos, acontecimientos, ideas— el "arma de propaganda" ocultista para impresionar a cierta gente y lograr ciertos objetivos, pero es dudoso que íntimamente se lo tomara en serio. Muchas veces se refirió con desdén hacia las creencias de su secretario Hess y en general hacia el ocultismo (véase Bullock, 1962/1952); y la mejor prueba objetiva de ello son sus propias órdenes en las cuales prohibió toda conferencia sobre astros, espiritismo, telepatía y clarividencia, así como todo anuncio de ellas en los diarios. En palabras de Schramm (1965/1963), "las supersticiones le eran totalmente extrañas" (p. 39). Posteriormente mandaría arrestar a más de cien astrólogos, mediums y videntes, y suspender la Sociedad Thule. Eso es lo real.

A MANERA DE CONCLUSIÓN

Aquí se han examinado algunos de los aspectos más polémicos de la personalidad de Hitler, tratando de hacerlo con objetividad. Es tanta la carga emotiva que evoca un personaje de esta naturaleza que quizá desmentir ciertos prejuicios que coadyuvan a deformar su imagen puede ser juzgado por sus críticos como un solapado apoyo pro-nazi.

No me preocupa esa objeción pues no comulgo con el llamado "revisionismo del holocausto" ni soy antisionista; pero es de lamentar la hipocresía de quienes, bajo el pretexto de combatir tendencias totalitarias ajenas, las ejercen a su vez en contra de otros impidiendo cualquier debate racional sobre lo que se cree indiscutible.

Lo que es evidente e incontestable, es que Hitler fue durante la mayor parte de su vida un psicópata (como también lo fue su colega Stalin, o como lo puede ser hoy en otra escala y ambiente un Maradona, por ejemplo), empeorado por las obsesiones de su terrible fanatismo, y que en algún momento de su carrera de los últimos años las circunstancias extraordinariamente difíciles que lo rodearon, y la calidad de vida que llevó, hicieron mella en su personalidad poniéndola en el límite de la cordura.

Sin embargo, es exagerado decir que comenzó a vivir en un mundo de fantasía pura o que se convirtió en un enajenado. Tenía momentos de tanta lucidez como podía esperarse para un individuo en su posición y en una situación apocalíptica semejante.

El que sus postreras intuiciones o razonamientos fallaran en la apreciación de los acontecimientos era muy natural, dado el escaso margen de información segura a la cual tenía acceso desde el aislado Bunker. Sus decisiones de "tierra arrasada" o de genocidio planificado no tienen excusa, pero no son fruto de la demencia, sino de la crueldad trágica típica de cualquier tenebroso verdugo de la historia. Lo que las hace más impactantes son las dimensiones colosales del escenario en que se produjeron y el número de víctimas involucradas.

En cuanto a su suicidio y cremación, ésto no fue, como tantas veces se ha asegurado desde la cómoda posición de un escritorio, un acto de cobardía. Y no fue tampoco una salida heroica. Fue simplemente lo único que cabía hacer: Hitler, demasiado conocido y que además estaba muy mal de salud (lo que le impedía fugarse y convertirse en un "sumergido"), sabía muy bien lo que le esperaba si caía vivo o muerto en manos de sus tan implacables como innumerables enemigos (recuérdese el destino de Mussolini), y por ello lo ilógico hubiera sido tratar de resistir a mano armada o de entregarse.

Como se probó en el Juicio de Nüremberg (véase Heydecker y Leeb, 1970/1958), los millones de personas muertas y la serie innumerable de dolores que causó el régimen nazi no deben achacarse únicamente a su caudillo, como tampoco debe achacarse sólo a Mao la barbarie de la Revolución Cultural china, ni a Bonaparte el inmenso coste humano y material de su aventura imperialista. Fue, en realidad, toda una pandilla de criminales y fanáticos respaldados por la posibilidad del ejercicio del poder absoluto, sin frenos, la que produjo tanto mal. Y esta pandilla de agitadores, sicarios y verdugos creció y actuó en relación a una cantidad de factores ideológicos, étnicos, geográficos, socioeconómicos e idiosincrásicos operantes a manera de contingencias interdependientes de dimensión gigantesca.

Científicamente, utilizando el concepto de moldeamiento en la forma utilizada por Skinner (1982/1971, p. 260), puede decirse que el comportamiento nazi se moldeó en un entorno plagado de estimulación aversiva y de reforzamiento negativo, lo que, aunado a una multiplicidad de factores situacionales y personales de Hitler (su nacimiento fruto de la unión de padres distanciados generacionalmente, la influencia de alguno de sus profesores y de un ambiente

provincial de frontera, su frustración por no poder seguir la profesión de artista, sus lecturas de Nietzsche, etc.); y a sucesos fortuitos diversos, dio por resultado el fenómeno hitleriano. Desde este punto de vista Hitler, aparte su habilidad genial como cabecilla de la banda, fue el exponente y el producto más visible, pero no el único, de tan complejas condiciones; y surgió en base a un liderismo carismático en el sentido en que Tucker (1976/1970) toma esta expresión de Erikson, es decir rodeado de condiciones psicohistóricas específicas: todo estaba preparado en la Alemania de entonces para que estallara el polvorín racista y nacionalista.

Otro tipo de explicación cae obligatoriamente en providencialismos místicos que lo único que hacen es obscurecer el verdadero carácter de los acontecimientos, como ha ocurrido por más de medio siglo. Como dice Kantor (1978/1959), "para reconocer el carácter inevitablemente conductual de las cosas, su composición y estructura no necesitan ser revestidos con procesos o funciones psíquicas" (p. 235). La crítica a quienes han sesgado de esta y otras maneras la historia de Hitler debe tomarse en consideración.

NOTA

1 Psicólogo y docente universitario en las asignaturas de Análisis conductual Aplicado y Psicología de la Personalidad. E-mail: avidolector[arroba]yahoo.es

2 El dato de la estatura se halla en la obra de Ryan (1966/1966, p. 114). Quizá la parodia de Chaplin (en El Gran Dictador), que si era un hombre pequeño, haya contribuido al mito. Es pertinente, además, recordar que un prominente político británico, A. Eden (1962/?), que conoció personalmente a Hitler, lo describía como una persona "de aspecto elegante, casi apuesto, comedido y amistoso" (p. 87).

3 Esto no se extiende a su aspecto físico, reproduciendo los consabidos prejuicios. En Hitler. El reinado del mal, parece haberse buscado a un actor singularmente pequeño y delgado (Robert Carlyle) para interpretarlo, a la vez que a los principales jerarcas nazis que lo rodeaban .Roehm, Goering, Strasser, incluso Goebbels . se les representa como hombres mucho más altos y corpulentos de lo que eran, como para establecer un violento contraste con la figura "esmirriada" de su jefe (eso se completa con un juego de tomas de perspectiva en las cuales casi siempre se visualiza la "pequeñez" del Führer frente a sus colaboradores o adversarios).

4 Después de ese año sí se hizo notorio el deterioro progresivo que tuvieron sus funciones cognitivas, tanto como las afectivas y motoras.

5 La idea común es la de que Hitler entraba en frenética actividad comunicativa ante público numeroso, "derrumbándose" agotado y tímido ante interlocutores individuales. Eso sólo ocurría cuando percibía que éstos no le podían ser útiles en ese momento.

6 Thule, cantado por Wagner era, según el mito, un Edén nórdico parecido a la Atlántida.

7 También aquí desempeña un papel importante Rauschning (1940/1940), frecuentemente citado por los ocultistas en los pasajes de su obra en que describe supuestos delirios demoníacos nocturnos de Hitler, que, dice él informante, "me negaría a creer, de no provenir de fuente tan fideligna" (p. 218). Lo cierto es que no hay otro testimonio semejante entre las muchos personas que interactuaron con Hitler en esa época, lo que hace pensar nuevamente en una superchería dictada por el odio de un renegado nazi.

REFERENCIAS

Bene, G. (1983). Yo Hitler. Barcelona: Lente.

Brissaud, A. (1975/?). Historia del servicio secreto nazi. Barcelona: Noguer.

Bullock, A. (1962/1952). Hitler. Estudio de un tirano. México: Grijalbo.

Charlier, A. y De Launnay, J. (1980/1979). Hitler y las mujeres. Barcelona: Planeta.

Eden, A. (1962/?). Memorias 1923-1938 (Tomo I). Barcelona: Noguer.

Erickson, E. (1948). Hilter’s imagery and german youth. En C. Kluckhohn, y H.

A. Murray, (Eds.). Personality in nature, society and culture. New York: Knopf.

Fromm, E. (1985/1941). El miedo a la libertad. Barcelona: Planeta.

Gunther, J. (1939/?). El drama de Europa. Buenos Aires: Claridad.

Heydecker, J.J. y Leeb, J. (1970/1958). El proceso de Nüremberg. Barcelona:

Bruguera.

Irving, D. (1988/1977). La guerra de Hitler. Barcelona: Planeta.

Kantor, J.R. (1978/1959). Psicología interconductual. México: Trillas.

Kershaw, I. (2003). ¿Por qué nos sigue obsesionando Hitler? Artículo de opinión reproducido en sepv.org/observatorio/política/kershaw/html.

Kubisek, A. (1955/1954). Adolf Hitler, mi amigo de juventud. Barcelona: AHR.

Lindholm, Ch. (1992/1990). Carisma. Análisis del fenómeno carismático y su

relación con la conducta humana y los hechos sociales. Barcelona: GEDISA.

Lukacs, J. (2004/1997). El Hitler de la historia. Juicio a los biógrafos de Hitler.

México: Fondo de Cultura Económica.

Matchtan, L. (2004/2004). El secreto de Hitler. Barcelona: Planeta.

Pennick, N. (1984/1981). Las ciencias secretas de Hitler. Madrid: EDAF.

Picker, H. (1965/?). Anatomía de un dictador: Hitler. Conversaciones de sobremesa en el Cuartel General del Führer. México: Grijalbo.

Rauschning, H. (1940/1940). Hitler me dijo. Buenos Aires: Hachette.

Ribadeau, F. (1980/1975]). El diario secreto de los brujos de Hitler. Barcelona:

Martinez Roca.

Schramm, P.E. (1965/1963). Explicaciones sobre los datos de la obra. En H.

Picker: Anatomía de un dictador: Hitler. Conversaciones de sobremesa en

el Cuartel General del Führer (pp. 34-88). México: Grijalbo.

Shirer, W. (1983/1959). Auge y caída del Tercer Reich. Barcelona: Océano.

Skinner, B.F. (1982/1971). Más allá de la libertad y la dignidad. Barcelona: Fontanella.

Ryan, C. (mayo de 1966/1966). La última batalla. Primera parte. Libro condensado en Selecciones del Reader’s Digest, 95-134. (Recientemente el libro original ha sido reeditado por la editorial Salvat).

Speer, A. (1976/1975). Diario de Spandau. Barcelona: Plaza & Janés.

Tucker, R.C. (1976/1970). La teoría del liderismo carismático. En D. A. Rustow

(Ed.). Filósofos y estadistas. Estudios sobre el liderismo. México: Fondo de Cultura Económica.

Vallejo-Nágera, A. (1980). Prólogo. En A. Charlier y J. De Launnay. Hitler y las

mujeres. Barcelona: Planeta.

Vallejo-Nágera, A. (1989). Locos egregios. Barcelona: Planeta.

 

William Montgomery Urday


Comentarios


Trabajos relacionados

  • La Vida De Nelson Rolihlahla Mandela

    Nelson Rolihlahla Mandela nació en un pueblo cercano a Umtata en el Transkei el 18 de julio de 1918. Su padre fue consej...

  • Plauto

    Comentarios de sus Obras Literarias. Críticas Literarias. Vocabulario Literario. Plauto, el más popular de los autores ...

  • Teocrito

    Es considerado el poeta griego fundador del genero bucólico, que inspiró a numerosos autores latinos y conoció un enorme...

Ver mas trabajos de Biografias

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda