Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Qué hacemos con tantas versiones de la Biblia?

Enviado por Rafael Serrano



La primera impresión que tenemos al observar las diferentes versiones disponibles hoy en día en nuestro idioma es de inseguridad. Tendemos a preguntarnos: « ¿Acaso la Biblia no es una sola? ¿Por qué hay diferentes versiones?».

¿Por qué hay tantas versiones?

Siempre ha habido en nuestro idioma diferentes versiones de la Biblia, pero hay dos razones por las cuales el panorama es diferente ahora.

La primera es que anteriormente, aunque se contaba con varias versiones de la Biblia, la mayoría de creyentes de habla española usaba sólo la versión Reina-Valera. Muy pocas personas usaban otras versiones existentes. Sin embargo, hoy en día las versiones nuevas son muy populares y rivalizan en su uso con la versión Reina-Valera.

La segunda razón es que ahora aparecen más y más versiones nuevas y con más frecuencia. Antes las versiones diferentes de la Reina-Valera aparecían con décadas de diferencia y eran difíciles de adquirir. Ahora las nuevas versiones aparecen casi cada año y son de fácil adquisición. La pregunta es ¿por qué están apareciendo tantas versiones de la Biblia?

El Dr. Daniel B. Wallace, profesor de cursos de postgrado de griego y Nuevo Testamento en el Seminario Teológico de Dallas, dice que son básicamente tres las razones por las cuales hay tantas versiones hoy en día:

Primera, la publicación hecha en 1881 del Nuevo Testamento en Griego basado en los manuscritos más antiguos que estaban disponibles en ese entonces. Este texto, publicado F. Westcott y J. Hort, popularmente llamado el texto griego de Wescott y Hort o texto crítico, tenía varias diferencias notables en relación al texto griego que se usó en la traducción de Reina. Ellos utilizaron manuscritos más antiguos que los que se utilizaron para traducir la versión de Reina. Estos manuscritos más antiguos no contenían algunos pasajes que sí estaban en la versión de Reina. Con base en este texto griego de Wescott y Hort empezaron a aparecer nuevas versiones del Nuevo Testamento que utilizaban ahora los manuscritos griegos más antiguos del Nuevo Testamento, los cuales eran minoría, en lugar de los tardíos, que eran mayoritarios.

Segunda, a partir de 1895 se hicieron muchos descubrimientos arqueológicos y de manuscritos antiguos que pusieron en duda algunos pasajes encontrados en la versión Reina-Valera. Uno de los descubrimientos más importantes fue el de papiros escritos en griego y hallados en Egipto. Eran documentos de la vida diaria —recibos, cartas, facturas, contratos matrimoniales, etc. — y se encontró que estaban escritos en un griego muy similar al del Nuevo Testamento. Esto demostró que el Nuevo Testamento fue escrito no en lenguaje culto y erudito, sino en el idioma del pueblo común y corriente. Entonces los traductores bíblicos comenzaron a producir versiones con la misma intención de los escritores inspirados, o sea los traductores produjeron versiones en un lenguaje que la gente común y corriente pudiera entender. No solamente eso, sino que los papiros ayudaron a comprender lo que significaban muchas palabras cuyo significado sólo se pudo traducir con base en conjeturas en la traducción Reina-Valera.

Tercera, ha habido influencias filosóficas. O sea que, la teoría de la traducción esta siendo renovada en la actualidad. En esto han ayudado mucho los misioneros porque ellos, por ejemplo, quieren traducir la Biblia a tribus indígenas y desean que la Palabra de Dios se comprenda bien por esas tribus y en su propio idioma. El deseo de hacer la Palabra de Dios más comprensible al lector, ha hecho que se renueven los enfoques sobre cómo debe traducirse el texto bíblico y esto es un factor que promueve la aparición de nuevas versiones.

¿Por qué las nuevas versiones no tienen algunos pasajes que están en la Reina-Valera?

Muchos lectores de la Biblia que están bien familiarizados con la versión Reina-Valera han comprobado con horror que las nuevas versiones no tienen algunos pasajes que están en la versión Reina-Valera. Algunas de ellas advierten que el evangelio de Marcos termina en el versículo 8 del capítulo 16, omiten la referencia al ángel del Señor agitando las aguas en el estanque de Betesda (versículo 4 de Juan 5); y, más notablemente, indican que la historia de la mujer sorprendida en adulterio en Juan 8 no está en los manuscritos más antiguos.

Las nuevas versiones no sólo omiten algunos pasajes, sino que además hacen cambios importantes en el texto al compararlas con el texto de la Reina-Valera. El Dr. Wallace menciona en el artículo citado anteriormente, el caso de 1 Timoteo 3:16. En la Reina-Valera dice: «Dios fue manifestado en carne», pero en la mayoría de las traducciones modernas se lee: «Él se manifestó como hombre». En Apocalipsis 22:19 la versión Reina-Valera habla acerca del «libro de la vida» mientras que virtualmente todas las traducciones modernas hablan del «árbol de vida».

Por otro lado, en Mateo 6:13 la Reina-Valera dice: «líbranos del mal», mientras las nuevas versiones dicen: «líbranos del maligno» lo que me parece mucho mejor pues como lo tiene la Reina-Valera «el mal» parece ser una fuerza ciega, mientras que como se lee en las nuevas versiones, «el maligno», se nota que es un ser personal, lo cual es en efecto lo que los cristianos creemos que Satanás es un ser personal, «el maligno».

En conjunto, hay cientos de cambios textuales entre la Reina-Valera y las traducciones modernas.

El Dr. Wallace hace unas cuantas observaciones al respecto, las cuales trataré de resumir aquí.

Primero, los cambios textuales en las traducciones modernas no afectan ninguna doctrina importante. Doctrinas como la divinidad de Cristo, el nacimiento virginal, la salvación por gracia y el resto de doctrinas fundamentales del cristianismo siguen intactas.

Algunos pasajes cambian, pero esos cambios no hacen que las doctrinas fundamentales del cristianismo desaparezcan en las versiones modernas. La prueba es que, aunque muchos creyentes ortodoxos rechazan las nuevas versiones, también hay muchos creyentes ortodoxos que les han dado la bienvenida y las usan libremente.

Segundo, los cambios textuales en estas traducciones modernas se basan en los manuscritos más antiguos del NT en griego. Estos manuscritos se remontan a fechas tan antiguas como el siglo segundo d.C. En cambio, el texto griego en que se basa la Reina-Valera pertenece a un grupo de manuscritos más tardíos a los que se les denomina «el texto Bizantino».

Por otra parte, es necesario decir que de los más de 5000 manuscritos que tenemos actualmente del Nuevo Testamento, estos manuscritos tardíos componen casi el 80% del total, por lo que al texto bizantino se le llama también «el texto mayoritario» porque los manuscritos tardíos componen la mayoría de los manuscritos existentes.

Teóricamente es posible decir que estos manuscritos tardíos puedan también apuntar a una tradición más antigua.

Tercero, el NT de la Reina-Valera no siempre sigue a la mayoría de manuscritos. En realidad el texto griego del que se tradujo la Reina-Valera se basó en un poco más de media docena de manuscritos. Y como eran manuscritos tardíos, pertenecían al texto Bizantino. Pero en algunas ocasiones había vacíos, y el compilador, un personaje de nombre Erasmo, tuvo que llenar esos vacíos traduciendo del Nuevo Testamento en latín al griego. Hay, por lo tanto, algunas lecturas en la Reina-Valera, tales como «el libro de la vida» en Ap. 22:19 o la redacción de 1 Juan 5:7-8, las cuales no se encuentran ni en los manuscritos mayoritarios ni en los manuscritos más antiguos. Nadie que estudie seriamente la Biblia los llamaría originales.

Cuarto, la acusación de que entre más antiguos los manuscritos o los hombres que los adoptan, son menos fieles a la doctrina, es una acusación indebida. Es verdad que en ciertos pasajes los manuscritos antiguos no afirman explícitamente la divinidad de Cristo, como en 1 Ti 3:16, ¡pero tampoco la niegan en esos pasajes! Además, estos manuscritos antiguos hacen explícita la divinidad de Cristo en algunos pasajes donde la Reina-Valera no lo hace.

En Juan 1:18, las versiones modernas dicen «el Hijo único, quien él mismo es Dios» mientras que la Reina-Valera dice «el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre». Adicionalmente, la mayoría de estudiosos evangélicos aceptan el llamado «texto critico», el que sirve de base a las nuevas versiones. ¡Aun el hombre que editó la Nueva Biblia de Referencia Scofield está personalmente a favor del texto crítico!

Quinto, hay también ahora algunos eruditos que apoyan fuertemente el texto Bizantino, los más notables son Zane Hodges y Arthur Farstad. Ellos dos editaron El Nuevo Testamento griego de acuerdo con el texto mayoritario.

Finalmente, nosotros debemos renunciar a estar etiquetándonos unos a otros como herejes o idiotas en la discusión que esta en curso. Necesitamos obrar con caridad en los dos bandos. El Dr. Wallace dice que uno de sus profesores universitarios decía frecuentemente: « ¡El ejército cristiano es el único ejército del mundo que mata a sus heridos!» Desafortunadamente, esto es muy cierto cuando se trata de las traducciones de la Biblia.

¿Qué versión usar?

Si somos creyentes desde hace algún tiempo probablemente tenemos ya una versión preferida y a lo mejor no nos gusta que nos muestren otras opciones. Sin embargo, conviene observar el hecho de que en la Biblia misma encontramos no una, sino cuatro versiones de la vida de Jesús: los cuatro evangelios. ¿Por qué el Espíritu Santo decidió inspirar cuatro relatos de la vida de Jesús en lugar de uno? Si miramos el propósito y los destinatarios de cada evangelio encontramos que Dios tenía en mente llegar a diferentes clases de audiencias y con diferentes propósitos.

El evangelio de Mateo debió tener una audiencia de cultura judía porque está lleno de referencias a Jesús como el Mesías prometido y cita textos conocidos por los judíos. En cambio, Marcos, enfatiza en Jesús como todopoderoso, hacedor de milagros, algo que a una audiencia de cultura gentil impresionaría mucho. Lucas busca mostrar la obra del Espíritu Santo, y el evangelio de Juan enfatiza la deidad de Jesús. Ninguno contradice al otro, ninguno sobra, todos se complementan.

Creo que los creyentes debemos tener la misma mentalidad con las diferentes versiones de la Biblia. No rechazarlas ni «casarnos» con una sola versión. Recordemos que la palabra de Dios inspirada es una referencia a los originales, no a las versiones. No hay ninguna «versión inspirada» en contraste con otras que no lo son. Todas las versiones son traducciones de la inspirada palabra de Dios.

Algunos teóricos agrupan las versiones de la Biblia en dos campos, el de las «versiones literales» y el de las «versiones de equivalencia dinámica». Las primeras, dicen son «más fieles» y las segundas «menos fieles». Pero es difícil encontrar una versión que sea ciento por ciento literal. El Dr. Wallace llama la atención al hecho de que cualquiera que alguna vez haya aprendido una segunda lengua sabe que una traducción palabra por palabra es imposible la mayoría de las veces. Los modismos del lenguaje tienen que ser parafraseados. Hasta los traductores de la Reina-Valera se dieron cuenta de esto.

En un par de lugares del AT el texto hebreo dice literalmente: «las fosas nasales de Dios se dilataron», pero la Reina-Valera tiene algo así como «Dios se enojó», que es lo que significa esa expresión. En Mateo 1:18 la Reina-Valera dice que Maria había concebido, pero en el griego dice literalmente algo muy diferente y muy gráfico, dice que María ¡«lo tenía en el vientre»!

Así que, cuando hablamos de fidelidad en la traducción, necesitamos clarificar la cuestión: ¿Fidelidad a la forma? o ¿fidelidad al significado? Algunas veces la fidelidad a una involucra la falta de fidelidad a la otra. Hay problemas con cualquiera de estas. Hay que reconocer que cuando una versión exagera su preocupación por traducir teniendo en cuenta el significado, puede ser que llegue al extremo de distorsionar el significado.

Pero también es posible que las que exageran el literalismo pueden distorsionar también el mensaje. Como bien anota el Dr. Wallace, muchas veces las versiones no literalistas son más fieles que las literales, como por ejemplo en Fil 2:6, las versiones literales establecen que él fue en «forma de Dios». El problema con estas traducciones formalmente correctas es que son engañosas: la palabra griega que se usa para «forma» aquí significa esencia o naturaleza. Las versiones que no son literales claramente traducen que Jesús era como Dios en todo sentido, o que Jesús era por naturaleza Dios mismo. Aquí la doctrina de la divinidad de Cristo está más defendida en las versiones modernas que en la Reina-Valera. Irónicamente una de las acusaciones contra las versiones modernas es que «arremeten contra la divinidad de Cristo», lo cual no es cierto.

Mi sugerencia es que al elegir una versión tengamos en cuenta a la audiencia que tengamos en mente. Cada vez que abrimos la palabra o la compartimos con alguien tenemos un propósito y una audiencia definida. Si queremos preparar un sermón o una clase, se aconseja que tengamos varias versiones a disposición para poder entender el pasaje en cuestión. Si vamos a hablar y a compartir la palabra de Dios con un niño entonces comprobaremos que una versión como la Dios Habla Hoy nos va a ayudar más porque el vocabulario del niño es limitado y necesita claridad y simplicidad. Es mucho más fácil para el niño entender Mateo 19:14 así: «Dejen que los niños vengan a mí y no se lo impidan», en la Versión Popular, que «Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis», en la Reina-Valera, porque los niños latinoamericanos no conjugan los verbos con el pronombre «vosotros» (tampoco los adultos).

Cuando estamos predicando a gente no creyente, a personas envueltas en un ambiente de violencia y miseria como el que vivimos en muchas de nuestras ciudades, y queremos enseñar Santiago 3:18, tenemos que reconocer que definitivamente es mejor mostrarle que «aquellos que promueven la paz por medios pacíficos están sembrando una cosecha de justicia» , en la versión la Palabra de Dios para Todos, PDT, que «Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz», en la Reina-Valera. Definitivamente la versión la Palabra de Dios para Todos es una herramienta invaluable para llevar la palabra de Dios a la gente que no conoce a Jesucristo y que no está familiarizada con el lenguaje«religioso».

Esos textos que hemos mostrado anteriormente pueden sonar muy claros para nosotros en las versiones más antiguas, pero no para los niños y jóvenes ni para la gente que no conoce al Señor Jesucristo. Si verdaderamente estamos interesados en llevar la palabra de Dios al corazón de la gente, debemos dejar de lado nuestras preferencias personales y pensar en la otra persona, la que va a recibir el mensaje. Si lo hacemos así entenderemos la utilidad de las muchas versiones. No nos seguiremos oponiendo a las nuevas versiones sino que entenderemos el propósito de cada una.

El hecho de que existan varias versiones no muestra desorden ni desunión. Todo lo contrario: demuestra la vitalidad de la comunidad cristiana en Nuestra América y en nuestro idioma. Muestra el esfuerzo de todos los creyentes por facilitar el acceso de la palabra de Dios a todos los públicos. Pongamos por ejemplo, el clásico y muy querido texto de la Gran Comisión, Mateo 28:18-20. En el versículo 20, la Reina Valera revisión de 1960 y anteriores dice: «enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado». Para un joven de hoy el verbo «guardar» significa: «poner una cosa en un lugar para que no se pierda o para que se conserve en buen estado, o en el lugar donde le corresponde estar». Por ejemplo si uno le da un folleto a un joven y le dice: «guárdelo», él simplemente se lo echa al bolsillo. Todo lo contrario de lo que Jesús y el evangelio de Mateo ordenan, en el texto bíblico citado «guardar» significa «obedecer», tal como traducen las nuevas versiones y revisiones.

En la época de Jesucristo no había una sola versión de lo que ahora conocemos como el Antiguo Testamento. Había al menos dos versiones del Antiguo Testamento, una en griego (la Septuaginta) y la otra en hebreo. Sin embargo no vemos a ninguno de los primeros cristianos molestándose por eso ni criticando ese hecho. Tampoco los vemos temerosos de que se perdiera o se diluyera la palabra de Dios, como en efecto no sucedió porque sigue viva y eficaz después de tantos siglos. Es más, las nuevas versiones ayudan mucho a los creyentes que llevan muchos años en la fe a crecer y a madurar pues nos hacen ver en una redacción diferente a la que estamos acostumbrados una perspectiva nueva y fresca de la Palabra de Dios, lo cual nos ayuda a crecer en la fe y a madurar espiritualmente.

No podemos agarrar una versión antigua y literal y ponerle una tapa con un dibujito para niños y decir que es «una Biblia para niños» porque una Biblia para niños debe estar en una versión que tome en cuenta el lenguaje de los niños. No podemos utilizar una versión en español antiguo, europeo, llena de vocabulario religioso antiguo y desusado para predicar en las cárceles a personas sin educación y sin trasfondo religioso. Necesitamos una versión que tome en cuenta las condiciones de los presos y de los que viven al margen de la educación.

En esto de utilizar las versiones tomando en cuenta a quién le dirigimos el mensaje tenemos que seguir el ejemplo de Pablo que se adaptaba a sus audiencias, ese es el bello mensaje de 1 de Co. 9:19-23. ¿Por qué lo hacía? Para conseguir ganar para Cristo al mayor número de ellos, como él mismo dice«para poder ayudar a salvar al mayor número posible de gente» (1 de Co. 9:19, PDT).

¿Qué hacemos con tantas versiones? ¡Pues usarlas para ganar al mayor número posible de gente!

 

Por
Rafael Serrano

Se permite la reproducción citando la fuente y autor.

 


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda