Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Las virtudes y el acto voluntario

Enviado por jaimemontoya



Partes: 1, 2

  1. Objetivos
  2. Justificación
  3. Las virtudes
  4. El acto voluntario
  5. Conclusión sobre el pensamiento aristotélico
  6. Conclusión
  7. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

Es preciso determinar que la virtud propiamente humana es sólo aquella en la que interviene la razón.

Según Aristóteles hay dos tipos de virtudes humanas, unas éticas o morales, y otras llamadas dianoéticas o intelectuales. Las virtudes éticas son, pues, hábitos adquiridos voluntariamente, por la repetición de actos, y consisten en un justo medio tal como lo determinarían la recta razón de un varón prudente. Existen diversas virtudes propias de la parte racional del alma humana. Las virtud propia de la razón práctica es la prudencia, mientras que aquella de la razón teórica es la sabiduría.

La ética del acto voluntario debe entenderse como un intento consciente de superar el intelectualismo de sus predecesores, y aunque no llegara a expresar con toda precisión una teoría de la voluntad, tal doctrina no está sin embargo ausente.

Finalmente podemos agregar que el influjo de la doctrina aristotélica ha tenido un alcance histórico único. La historia del pensamiento occidental dice que la filosofía de Aristóteles nunca ha dejado de estar presente en él.

OBJETIVO GENERAL

- Comprender el significado de las virtudes éticas e intelectuales, el acto voluntario y las conclusiones finales que podemos tomar del pensamiento Aristotélico.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  1. Definir las virtudes éticas para comprender nuestras tendencias e impulsos irracionales.
  2. Definir las virtudes intelectuales de modo que comprendamos la parte racional del alma humana.
  3. Diferenciar las virtudes éticas de las intelectuales con el fin de darnos cuenta de la manera en que se complementan hasta llegar a una actitud virtuosa.
  4. Comprender qué es el acto voluntario para saber la manera en la que influye en las decisiones del ser humano.
  5. Ser capaces de interpretar el pensamiento aristotélico para descubrir en qué sentido se incluye la voluntad dentro de ese pensamiento.

JUSTIFICACIÓN

Sabiendo que las virtudes son parte del ser humano, realizamos este trabajo dada la necesidad de comprender de la mejor manera el significado filosófico de las virtudes a la luz del pensamiento aristotélico, de modo que sepamos el verdadero significado y valor que tiene para nuestras vidas el ser personas llenas de virtudes.

LAS VIRTUDES

Ya que la felicidad ha sido definida como la actividad del alma según las virtudes, es preciso determinar ahora qué debe entenderse por virtud. Y como en el alma se distinguen tres «partes» vegetativa, sensitiva e intelectiva, cada una de ellas tendrá también su peculiar virtud o excelencia.

Sin embargo, la virtud propiamente humana es sólo aquella en la que interviene la razón. El alma vegetativa es común a todos los vivientes y no es específicamente humana. No ocurre lo mismo con el alma sensitiva, la cual, siendo de por sí irracional, participa de algún modo de la razón, en cuanto puede someterse a ella. Pero además, en los hombres, a diferencia de los animales, hay una parte del alma racional independiente del cuerpo.

Por lo tanto, para Aristóteles hay dos tipos de virtudes humanas, unas éticas o morales, que consisten en dominar las tendencias e impulsos irracionales, propios del alma sensitiva. Otras que corresponden a la parte racional, y que el Estagirita llama dianoéticas o intelectuales.

Las virtudes éticas

Aristóteles distingue dentro del alma sensitiva las pasiones, que son movimientos transitorios de la efectividad, las potencias, raíz activa de los actos humanos, y las disposiciones adquiridas o hábitos, cualidades estables que otorgan al sujeto una facilidad para realizar ciertos actos. Los hábitos buenos son las virtudes, y los malos los vicios; no son pasiones porque éstas, como vienen dadas por la naturaleza, no son ni buenas ni malas; en cambio, los hábitos pueden ser buenos o malos, pues son perfecciones o imperfecciones de las potencias, que se adquieren libremente con el ejercicio.

Según Aristóteles, las virtudes morales no son ni un efecto innato de la naturaleza, ni algo contrario a ella: el hombre está predispuesto a adquirirlas, al repetir muchas veces un mismo acto. La naturaleza nos da más bien inclinaciones y potencias que luego nosotros debemos actualizar: «practicando la justicia nos hacemos justos, practicando la templanza, templados»’’.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Pitagoras y el pitagorismo

    Biografía de pitagoras. Armonía de los contrarios. La comunidad pitagorica. Nació hacia el año 578 ac. En samos (rival ...

  • Filósofos de la naturaleza

    Sócrates. La Política. Enseñanzas. El juicio. Tales de Mileto. Platón: Obra; Teoría de las ideas; Teoría del conocimien...

  • Eutanasia

    Definición del término eutanasia. Eutanasia: ¿Existe un derecho a morir?. Formas de aplicación de la eutanasia. La batal...

Ver mas trabajos de Filosofia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda