Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Despenalización del aborto: una mirada a la latente y dolorosa realidad

Enviado por JORGE TORRES MANRIQUE



  1. Introducción
  2. Definición de aborto
  3. Clases de aborto
  4. Clamoroso desacierto legislativo
  5. Este problema cobra ribetes internacionales
  6. Desregular el aborto es urgente, necesario y legítimo
  7. Conclusiones
  8. Sugerencias
  9. Fuentes de información

1.- INTRODUCCIÓN.

En primer término debemos mencionar si bien es cierto que el Código Penal peruano de 1991 punibiliza el aborto, no siempre fue homogéneamente así, dado que los pueblos primitivos y, posteriormente la India y Egipto acordaban derecho patriarcal absoluto, entonces los padres podían vender o matar a sus hijos, aun antes de nacer.

Por otro lado en Grecia, Sócrates abogaba porque el aborto fuera un derecho materno. Aristóteles en su Política lo dejaba librado a la libertad de la madre, salvo cuestiones de Estado. Mientras que Hipócrates negaba el derecho al aborto.

El presente trabajo, que se ocupa de un tema tan espinoso como polémico y que no cuenta con la uniformidad tanto a favor como en contra de la doctrina, básicamente se encuentra conformado en primer lugar, en poner en evidencia el desacierto de la penalización del ABORTO PROVOCADO O DOLOSO (dado que no nos referiremos al tema del Aborto Espontáneo, así como tampoco al Terapéutico), así como tampoco al ABORTO IMPOSIBLE (es decir, cuando a consecuencia del aborto o de practicas abortivas realizadas en las mujer no en cinta, creyéndola embarazada, o por emplear medios inadecuados para producir el aborto, resultare la muerte de la mujer o quedare imbécil, estéril o ciega- a que hace referencia el español Luis Ribó Durand en su obra Diccionario de Derecho) en nuestro país, en segundo lugar, dar una mirada a la realidad de dicho problema a nivel nacional e internacional, en tercer lugar, plantear la necesidad de desrregular el mismo, y en cuarto lugar, ofrecer alternativas a través de las cuales se procure (paulatinamente) su despenalización.

2.- DEFINICION DE ABORTO.

Tenemos que para Amado EZAINE CHAVEZ "Es la interrupción del proceso fisiológico del desarrollo del feto. Expulsión prematura del fruto de la concepción y su destrucción dentro del claustro materno". Cabe resaltar que independientemente de las circunstancias de edad, viabilidad y formación regular del feto, el ordenamiento jurídico no solo peruano no tolera el aborto.

Además, de la cada vez mas creciente corriente doctrinaria que incluye dicho aniquilamiento del producto de la concepción antes del nacimiento, también fuera del vientre materno.

3.- CLASES DE ABORTO.

El Código Penal peruano de 1991, sanciona el delito de aborto en sus variantes de: Auto aborto (Art. 114), Aborto consentido (Art. 115), Aborto con consecuencia grave o no consentido (Art.116), Aborto grave por la calidad del agente o abusivo o causado por profesional (Art. 117), Aborto preterintencional (Art. 118), Aborto sentimental o ético (Art. 120, Inc. 1) y el Aborto Eugenésico (Art. 120, Inc. 2). Sin embargo, el mismo Código no condena el Aborto terapéutico o necesario (Art. 119) por razones de política criminal, las mismas que por obvias razones son consideradas de general aceptación.

4.- CLAMOROSO DESACIERTO LEGISLATIVO.

En primer lugar, debemos mencionar que si bien es cierto que la imperiosa necesidad de despunibilizar el aborto no es ninguna novedad, es cierto también que la "urgente sensibilización y escucha" acerca del mismo seguirá siempre latente las mentes y corazones no solo de las mujeres, sino de la ciudadanía en general en espera su pronta desregulación, ya que seguirá siendo un punto neurálgico en el tema de los derechos reproductivos de las mujeres, y un aspecto medular pendiente de política de Estado, que lamentablemente parecen proclives a ceder frente a las posiciones conservadoras que presionan por mantenerlo penalizado, entrampadas en sus propios miedos: mantener la penalización el aborto y disminuir, hasta eliminar, su incidencia como causa de muerte entre las mujeres, no es posible, pues encierra una contradicción. de otro lado, la protección de la vida del concebido puede convertirse, además, en una verdadera traba para la despenalización del aborto e, inclusive, empujar la corriente hacia la consolidación de las posiciones de quienes pretenden retroceder lo avanzado hasta ahora.

El aborto es una cuestión de derechos humanos, así como de salud pública, prohibirlo atenta los derechos fundamentales de las mujeres y va contra principios de justicia social. El aborto es una cuestión de democracia; es decir, está ligado al ejercicio libre de una maternidad voluntaria, la autodeterminación de la propia vida, el derecho a la interrupción de un embarazo no deseado. La ley no debe tener injerencia para limitar el libre ejercicio de la maternidad de la mujer.

El derecho al aborto es el derecho humano de las mujeres a decidir sobre la interrupción de su embarazo. un derecho, que como tal, no obliga a ninguna mujer, solo otorga la facultad de ejercerlo o no, según las propias creencias. en defensa de este derecho básico y de la libertad de decidir, además, es necesario mencionar, que para cualquier mujer es el ultimo recurso a tomar y no una fácil elección y con esta posición la ley está impidiendo y violando el derecho a decidir, en consecuencia se enfrentan a una maternidad forzada o a un aborto inseguro donde pueden perder la vida.

El aborto no es un problema legal sino de salud pública y costos14 no solo de atención en los centros de salud, por el alto índice de muertes de las mujeres sino que además, por las consecuencias, muchas veces irreparables, de sus vidas.

Con la penalización del aborto (medida totalmente insensible, así como legal pero evidentemente ilegitima) como lo único que se ha conseguido es exponer la salud de las mujeres, arriesgándolas a realizarse esta práctica en condiciones clandestinas e inseguras.

Quien más se opone a la despenalización del aborto es la iglesia (no solamente en este Estado católico lamentablemente), si, a propósito del infausto papel de la iglesia, citamos a un lúcido Bertrand Russell quien lo resume ejemplarmente acuñando para la posteridad: "Uno encuentra que si mira en torno por el mundo, cada pequeño progreso de los sentimientos humanos, cada mejora en las leyes penales, cada paso hacia la disminución de las guerras, cada paso hacia un mejor tratamiento de las razas de color, o cada reducción de la esclavitud, cada progreso moral que ha habido en el mundo se ha tenido que enfrentar a las iglesias organizadas del planeta"15, al no permitir que se discuta esa problemática que alcanza el nivel nacional, y es que como se trata de un tema difícil por las posiciones conservadoras de algunos sectores, se toca con mucho cuidado o simplemente, no se toca. Lo cual no significa de ninguna manera que tenga que continuar de la misma forma descrita.

5.- ESTE PROBLEMA COBRA RIBETES INTERNACIONALES.

Lamentablemente no existen cifras para todos los países y tampoco las hay desagregadas por edad, área geográfica o sector socio-económico. las que se manejan provienen de estimaciones no oficiales, porque las que producen los ministerios de salud están referidas a los ingresos y egresos hospitalarios, estimaciones que nos pueden dar una idea de la monstruosa magnitud del problema, en consecuencia, es de suponer que la cifra negra u oculta es realmente gravísima y alarmante.

Según la Organización Mundial de Salud (OMS) alrededor de 5 millones de mujeres por año se someten a abortos en América Latina y el caribe, la mayoría lo hace en condiciones de riesgo, que trae consigo la clandestinidad16.

En la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, diversas organizaciones de mujeres han presentado propuestas claras para prevenir estas muertes silenciadas. propuestas de despenalización del aborto que permitan a las mujeres con embarazos no deseados interrumpirlos sin riesgo para sus vidas. Sin embargo, hasta el momento no han obtenido respuesta afirmativa por parte de sus correspondientes Legislativos.

Es imperativo que dichos países revisen su legislación sobre esta materia, pues gran parte de ellos viene incumpliendo con los compromisos asumidos internacionalmente ante el sistema de naciones unidas, pero, sobre todo, continúan exponiendo la vida de miles de mujeres17.

Aceptar la punibilidad del aborto es aceptar que la vida de las mujeres no merece ser defendida, ni protegida; es aceptar que la vida del embrión o del feto (acerca de los cuales los mismos médicos no tienen certeza ni menos unanimidad acerca del momento exacto del inicio de la vida, además, en ese sentido los abogados- que no somos médicos- con mayor razón no lo sabemos y peor aún los congresistas o al menos la mayoría de legos o iletrados congresistas) es más importante que la vida de una mujer que muchas veces opta por el aborto por estar inmersa en medio de múltiples problemáticas sociales; es aceptar que la mujer no es persona y que por lo tanto no goza ni le corresponde disfrutar plenamente del status de tal, status que solo debe y es celosamente reservado para el, "magnánimo, todopoderoso y dueño y señor de los derechos de los demás", varón, el cual sí es persona con todos los derechos que le son inherentes a su condición de tal, claro que si; y es aceptar que es natural y normal que pueda constituirse una familia y una sociedad con niños que vienen al mundo sin ser deseados sin ser amados y sin que los gobiernos y las iglesias se olviden ellos en lo mas mínimo después de haber nacido (paradójicamente cuando fungieron de defensores de su nacimiento... como si tal defensa. y/o protección fuesen suficientes).

La incriminalidad del aborto provocado no se puede aceptar porque las mujeres siempre tienen razones para realizarse un aborto y no necesariamente es por irresponsabilidad (la responsabilidad va mas allá del solo decidir tener un hijo, ella implica tener que considerar- asegurar los aspectos económicos, culturales y sociales mínimos para el hijo por nacer) que recurren a él. La responsabilidad en este caso es mucho mas amplia como reflexiva18.

Como muestra de la magnitud de la punibilidad del aborto provocado, tenemos que el Estado peruano es uno de los países de la región con mayor número de abortos provocados. Se calcula que cinco de cada cien peruanas, se provoca un aborto cada año19. No esperemos a que estas cifras se incrementen en desmedro de los derechos de la mujer (mas aún, en desmedro de su propia vida) o lo que es peor, que pasemos a convertirnos en parte- caso (particular) de las alarmantes estadísticas, ya que nadie quisiera que un aborto provocado o doloso- con las terribles consecuencias que ello implica - se presente en su propia familia para recién comprender la gravedad del mismo.

En ese sentido, el aborto inseguro genera un alto porcentaje de muertes maternas (además, de considerar que si no mueren, deberán afrontar los respectivos riesgos y en su caso, las consecuencias nefastas, físicas y psíquicas que dicha práctica abortiva implica), afectando principalmente a las mujeres mas pobres y jóvenes de nuestro país, que dicho sea de paso, son la mayoría.

El 28 de septiembre es el día por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe, el cual surgió en 1990 por iniciativa del V Encuentro Feminista Latinoamericano, con el objetivo de debatir un problema que afecta a miles de mujeres: el aborto inseguro y sus consecuencias; reconociendo que es un problema de salud publica y justicia social.

6. DESREGULAR EL ABORTO ES URGENTE, NECESARIO Y LEGITIMO.

Considerando que la penalización de la práctica abortiva esta abiertamente en contra de la vida de las mujeres20, llama la atención que recién en 1994 y que solo por iniciativa de las mismas: el aborto inseguro es reconocido como un grave problema de salud.

En consecuencia, tenemos que, el derecho de las mujeres a  decidir por sí mismas la pertenencia de su cuerpo, se encuentra limitado por leyes.

La interrupción del embarazo, tema polémico por la mezcla de intereses, políticos y religiosos  lleva a la muerte a 200 mil mujeres cada año por abortos mal practicados en el mundo cifra que en América Latina, asciende a  seis mil.

La jerarquía católica permanece inconmovible (la iglesia siempre tuvo y tiene una marcada tendencia a pretender normar y hasta demonizar la relación de la mujer con su cuerpo· ), pese que lo que se defiende es el derecho irrestricto a la vida, ante las muertes de mujeres por abortos realizados en la clandestinidad, sin percatarse de las y los niños no deseados pero nacidos que engrosan las filas de menores en situación de la calle quienes están vivos pero sin derecho a la ternura, a una casa, a alimentarse, a ser protegidos y educados, sin derecho al futuro, a la esperanza21.

Eso porque el tabú del aborto empuja esta práctica a los trastornos de la ilegalidad y la clandestinidad. Por ese motivo las mujeres ya no deberían ser perseguidas y amenazadas con enviarlas a la cárcel después de practicar un aborto, porque no soluciona el problema, por eso abogamos por que se despenalice su práctica.

El castigo antes que solucionar empeora aun más la situación, debido a que promueve su práctica en forma clandestina, aumentando el temor de las mujeres en acudir a servicios médicos en caso de peligros por aborto, así como aumenta también los riesgos a los que las mujeres asumen al optar por la clandestinidad del aborto.

En base a los motivos expuestos defendemos el acceso a métodos anticonceptivos seguros y eficaces y al aborto como expresiones de la libertad de conciencia y como derechos humanos fundamentales de las personas.

En ese sentido, enfatizamos el valor de la libertad de conciencia en las decisiones porque si se actúa bajo coerción no existe libertad y no puede hablarse de responsabilidad moral. si la libertad moral no existe, no existe la posibilidad de la ética y sólo, cuando esta existe, las personas tienen diferentes opciones y pueden elegir.

La iglesia intenta imponer al mundo su propia visión de la moral en sexualidad y reproducción, ejerciendo poder, con una visión alejada de los derechos humanos. Apoyamos la despenalización del aborto porque el aborto inseguro es un grave problema de salud pública por su magnitud, debido a que en la mayor parte de nuestros países la legislación es restrictiva y aún en los casos permitidos por la ley los servicios no son accesibles.

Fomentamos e impulsamos la despenalización del aborto ante embarazos no deseados o no planificados, iniciativa que la moralina oscurantista pretende tergiversar como "legalización del aborto", lo que proponemos es la "legitimización del aborto". En ese sentido, hacemos un llamado a todos los sectores de la sociedad a despojarse de prejuicios y a no permanecer indolente ante esta problemática que aqueja día a día no solo a la sociedad peruana y abrir el debate público sobre el tema, que hoy ocupa el cuarto lugar como causa de muerte de mujeres en nuestro país.

7.- CONCLUSIONES.

El tema de la penalización del aborto tiene como principales responsables a: la sociedad aún machista, conservadora, religiosa y desinformada, no sólo del Estado peruano. El mismo que es un tema social (principalmente de salud pública), económico, jurídico, político, médico y religioso.

Advertimos una evidente indolencia por parte del legislador no solo peruano al no despenalizar el aborto, a la vez que consideramos que la liberalización de las leyes penales del aborto permitiría evitar la muerte de las mujeres y las consecuencias que sufren a causa de abortos mal practicados, al contar con servicios seguros y accesibles.

Además, debemos dejar en claro de ninguna manera promovemos la legalización del aborto y por ende la muerte indiscriminada del niño por nacer, sino todo lo contrario, mas bien, la intención de procurar y promover la prevalencia y defensa de su vida, así como de la calidad de la misma 22. Además, de la protección de la vida de la madre gestante.

8.- SUGERENCIAS.

Procurar y defender permanente e incansablemente una sociedad realmente democrática libre, y justa- legítima y humanitaria mas que legal para todas las personas y en especial en este caso, para las mujeres; la misma que oriente sus reclamos y exigencias, no sólo a nivel de la sociedad civil, medios de comunicación y aparato jurisdiccional, sino que además, a instancias supranacionales.

Priorizar la vida de las mujeres (combatiendo la mortalidad materna) a las tendencias o postulados de iglesia, lamentablemente enraizada como política de Estado en nuestro país en desmedro de la defensa y vigencia de los derechos de la mujer; impulsando, urgentes como impostergables, Políticas de Estado de despunibilización del aborto, para procurar- viabilizar tal propósito23.

Capacitar y educar (ya que, sólo preocupándonos, sin actuar positivamente en consecuencia, no conseguiremos avanzar en lo que corresponde viabilizar alternativas de solución a la problemática de la punibilización del aborto consentido) al personal de salud y a las mujeres adolescentes, respectivamente, acerca de la planificación familiar y salud sexual; ofreciendo a la vez atención integral a las mujeres para evitar y erradicar la práctica abortiva clandestina.

9.- FUENTES DE INFORMACIÓN.

CHANAMÉ ORBE. Raúl. Diccionario Jurídico Moderno. Editorial Gráfica Horizonte. Tercera Edición. Lima- Perú. 2002.

BENAVIDES C.,Cesar, A. Diccionario Enciclopédico Criminalístico. Ediciones Periciales. Lima- Perú. 1993.

BUCCALLO RIVERA, Patricia. Diccionario Jurídico de Derecho Penal. Editorial San Marcos. Primera Edición. Lima- Perú. 2002.

CABANELLAS, Guillermo. Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual. Tomo I. Editorial Heliasta. Vigésima Tercera Edición. Buenos Aires- Argentina. 1994.

CALDERON, Grover. Código Penal. Editores Importadores. Tercera Edición. 1995. Lima- Perú.

CHIRINOS SOTO, Francisco. Código Penal. Editorial Rodhas. Segunda Edición. Lima- Perú. Marzo 2005.

EZAINE CHAVEZ, Amado. Diccionario de Derecho Penal. Tomo I. AFA Editores. Primera Edición. Lima-Perú. 1999.

FERNÁNDEZ DE LEON, Gonzalo. Diccionario Jurídico. Tomo I. Ediciones Contabilidad Moderna- Buenos Aires. Buenos Aires- Argentina. 1972.

Gran Diccionario Jurídico. Tomo I. A.F.A. Editores Importadores. Lima- Peru. 2004.

INFANTES MANDUJANO, Pedro Adrián. Diccionario Jurídico. Ediciones legales. Primera Edición. Lima- Perú. Agosto del 2000.

LEON, Rafo. Dios no existe. Los candidatos se hacen los locos con el tema religioso. En: Revista Somos. Editorial de El Comercio. Lima- Perú. 25 de marzo 2006.

LORENZZI GOICOCHEA, Raúl. Diccionario Jurídico Tesauro. Librería y Ediciones Jurídicas. Lima- Perú. Septiembre del 2005.

LLANOS, JENNIFER. Misión Imposible. Silencio en la sala de partos que Tom Cruise va a hablar. En Revista Somos. Editorial de El Comercio. Lima- Perú. 15 de abril del 2006.

MALATESTA REYES, Rosa y HERNÁNDEZ NIETO, Daniel. Diccionario de Términos Jurídicos. Editorial Mantaro. Primera Edición. Lima- Perú. Enero de 1997.

MARCONE MORELLO, Juan. Diccionario Jurídico Penal y Ciencias Auxiliares. Tomo I. A.F.A. Editores. Primera Edición. Lima- Perú. 1995.

NAYMARK, M. S. y CAÑADAS, F. Adán. Diccionario Jurídico Forum. Tomo I. Editorial Bibliográfica Argentina. Buenos Aires- Argentina. 1946.

OSORIO, Manuel. Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales. Tomo I. Vigésima octava Edición Actualizada, corregida y aumentada por Guillermo Cabanellas de las Cuevas. Editorial Heliasta. Buenos Aires- Argentina. 2001.

RAMÍREZ GRONDA, Juan. Diccionario Jurídico. Séptima Edición. Editorial Claridad. Buenos Aires- Argentina. Mayo de 1976.

RIBÓ DURAND, Luis. Diccionario de Derecho. Bosch, Casa Editorial. S.A. Barcelona. España. 1987.

ROCA RODRÍGUEZ, Pedro E. y VENTURO MANCISIDOR, B. Iván. Conceptos Básicos de la Ciencia del Derecho. A.F.A. Editores Importadores S.A. Lima- Perú. 2004.

RUIZ GARCIA, Abado y ALMEIDA, Orlando. Diccionario Jurídico & Latino. Edigraber Editora Grafica Bernilla. Primera Edición. Lima- Perú. 2004.

SALINAS SICCHA, Ramiro. Derecho Penal Parte Especial. Editorial Idemsa. Primera Reimpresión Actualizada. Lima- Perú. Marzo 2005.

TORRES MANRIQUE, Jorge Isaac. Manipulación Genética... En: Ius Est Vita. Revista de Derecho. Publicación editada por estudiantes de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Católica de Santa Maria de Arequipa. Arequipa- Perú. 1999.

TUCTO RODIL, Carlos. Código Penal. Editorial Huallaga. Primera Edición. Abril 1998. Lima- Perú.

VALDIVIA CANO, Juan Carlos. La Caja de Herramientas. Edición financiada por la Universidad Católica de Santa María de Arequipa. Arequipa- Perú. 1998.

 

JORGE ISAAC TORRES MANRIQUE

Abogado por la Universidad Católica de Santa Maria de Arequipa (Perú), Maestría en Derecho Empresarial, Maestrista del III ciclo de la Maestría en Derecho Penal y Doctorando del Doctorado en Derecho de la Universidad Nacional Federico Villarreal.

Discente de la Academia de la Magistratura. Ex Conciliador del Centro de Conciliación Extrajudicial Paz y Vida, Arbitro de Derecho y Conciliador Extrajudicial. Post grado en Derecho Registral y Notarial. Especialista en Comercio Exterior y Aduanas, y en Derecho Publico.

Diplomado en Derecho Empresarial, Procesal Constitucional, Procesal Penal, y Civil y Procesal Civil. Estudios de Filosofía, Psicología y Marketing.

Traductor intérprete del Idioma Portugués avanzado.


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda