Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Tratamiento Natural de la Diabetes Mellitus




Partes: 1, 2

  1. Introducción
  2. Diabetes Mellitus
  3. Criterios Diagnósticos
  4. Aspectos Clínicos
  5. Tratamiento
  6. Tratamiento Natural de la Diabetes Mellitus
  7. Otras Terapias
  8. Bibliografías

Introducción

A nivel mundial, afecta a 95 millones de personas, aunque las previsiones más pesimistas estiman que en el año 2010 esta cifra podría alcanzar los 221 millones de personas. Este tipo de diabetes tiene mucho que ver con la dieta y la falta de ejercicio físico. Una vida sana podría prevenir esta enfermedad, además de aportar múltiples beneficios a los pacientes que ya la padecen. Existe un estadio previo considerado como pre-diabetes en el que comenzaría el curso natural de la enfermedad. Sin embargo, la buena noticia es que se puede prevenir. Quienes están en esta etapa previa no están condicionados a padecer la enfermedad.

Esta condición puede cambiar si se modifican los hábitos y el estilo de vida. Aunque es algo difícil de conseguir, se debe tratar que estos cambios no sean un "castigo". Parte del aprendizaje consiste en combinar bien los alimentos e integrar el ejercicio físico en tu vida diaria. Un estudio demostró que con dos acercamientos diferentes -terapia de cambios en el estilo de vida (dieta y ejercicio) y la administración de medicamentos para la diabetes (Metformin), ambas eran efectivas, pero especialmente en la que consistía en el cambio en el estilo de vida (dieta y ejercicio).

"El Programa de prevención de Diabetes (DPP) es uno de los estudios mas importantes en la reciente historia de la diabetes, ya que prueba de manera contundente que la Diabetes Tipo 2 puede ser evitada por las personas con alto riesgo en desarrollarla" dijo Christopher D. Saudek, Médico, Presidente de, la Asociación Americana de Diabetes (ADA), y el principal investigador de los estudios DPP en la Universidad Johns Hopkins.

En este estudio que duró 3 años, y donde participaron 3.234 personas con signos prematuros o con alto riesgo de desarrollar Diabetes tipo 2, los participantes fueron asignados a uno de los 3 grupos que abarcaban el DPP. En el primer grupo las personas tomaron pastillas de Placebo y además se les entregaron folletos con información acerca de dieta y ejercicios. El segundo grupo solamente tomo medicamentos para la diabetes (Metmorfin), y el tercer grupo tuvo que hacer un cambio en su estilo de vida basado en dieta y ejercicios, el cual fue supervisado y controlado por un equipo de investigación. Los resultados fueron obvios y concluyentes, ya que después de los 3 años que duró este estudio, un 29% de las personas del primer grupo (Placebo y folletos de dieta y ejercicio) desarrollaron diabetes tipo 2 comparados con un 32% del segundo grupo que solamente tomo medicamentos para la diabetes (Metmorfin), y tan solo un 14% del tercer grupo el cual se basó en cambios en su estilo de vida (dieta y ejercicio).

El régimen de cambios en el estilo de vida basado en dieta y ejercicio no fue intensivo. Las personas de este grupo hacían ejercicios moderados (150 minutos a la semana), muchos escogieron caminar 30 minutos diarios, 5 veces a la semana. También tuvieron que cambiar sus hábitos alimenticios, reduciendo la ingesta de grasas, por ejemplo cambiar la tocineta por cereales en el desayuno y haciendo más énfasis en comer frutas y vegetales, pero sin necesidad de dejar de comer carne, pollo o pescado y hasta eventualmente podían comer postres.

La meta era reducir por lo menos un 7 % del peso corporal de los participantes, y mantenerse al menos en ese peso mediante la dieta y los ejercicios. Particularmente alentador es el hecho de que ambas terapias, cambios en el estilo de vida y tratamiento con medicamentos, surtieron efecto en personas caucásicas, Americanos Africanos, Latinos, Indios Americanos, Americanos Asiáticos e Isleños del Pacífico. El DPP es el primer estudio en demostrar, que las estrategias preventivas pueden funcionar en todo el amplio espectro de la diversidad tanto racial como étnica, que es la cara del público Americano y la cara de la Diabetes Tipo 2. En este estudio se demostró como los cambios en el estilo de vida (dieta y ejercicio) redujeron el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 de manera similar para todos los grupos étnicos y raciales, a pesar de que los hispanos tienen un riesgo mayor (90%) de desarrollar diabetes tipo 2 y las personas de color (60%) comparados con los americanos blancos.

También es muy alentador que entre el subgrupo de estudio de adultos mayores de 60 años, las modificaciones de la dieta en la intervención del estilo de vida y el incremento en la actividad física, resultó mejor que en cualquier otro subgrupo.

Los adultos americanos de más de 60 años tienen un mayor riesgo (20%) de desarrollar Diabetes Tipo 2. La Dra. Anne Daly, NS; RD; LD: CDE; y Presidente de Educación y Cuidado de la Salud de la Asociación Americana de Diabetes. Manifestó "Con unos pocos cambios en su dieta, tales como reducir la ingesta de grasas, y aumentar la rutina de actividad física a 30 minutos diarios, usualmente caminando, es suficientemente efectivo".

La Organización Mundial de la Salud asegura que la diabetes se está incrementando dramáticamente y estima que para el año 2025 el número de personas con diabetes se duplicará, por eso es considerada como la próxima epidemia mundial. Perder unos cuantos kilos de peso, comer más saludablemente y caminar 30 minutos diarios, probaron de manera clara y contundente ser una poderosa arma para prevenir la diabetes tipo 2.

Los conceptos erróneos sobre la diabetes mellitus y su dieta, explicados por el Dr. Kathryn von Saalfeld. Debido a que la diabetes mellitus comúnmente es referida como la "enfermedad del azúcar", muchas personas erróneamente piensan que es causada por comer demasiada azúcar refinada. Aunque es cierto que el azúcar y otros carbohidratos simples pueden producir un aumento rápido de la glucosa, o azúcar, en sangre, no causan la diabetes.

La etiología, o causa, de esta enfermedad crónica es aún desconocida, pero se sabe que la herencia, la obesidad y el consumo excesivo de calorías son importantes. Otro mito común sostiene que una persona diabética debe excluir las "harinas" de su dieta. La cantidad de carbohidratos que un diabético puede consumir al día depende tanto de su requerimiento calórico, como de su plan de tratamiento de la diabetes.

Las "harinas", o carbohidratos complejos, se encuentran principalmente en los panes, los granos como el arroz, los cereales, las pastas y las verduras harinosas, como la papa y la yuca. Ya que éstos proporcionan energía, vitaminas, minerales y fibra, es importante incluírlos en los tiempos de comida más fuertes. Es preferible comer aquéllos que son de grano entero, o integrales, ya que aportan una mayor cantidad de fibra que enlentece la absorción de glucosa por el cuerpo.

Lo mismo sucede con el azúcar simple. La creencia de que debe ser eliminada de la dieta de un diabético se basa en que el azúcar simple es más rápidamente absorbida que otros tipos de carbohidratos, y que puede agravar la hiperglicemia. Mientas exista un adecuado suministro de insulina para metabolizarla, una persona con diabetes puede ingerir cantidades moderadas de azúcar, siempre y cuando cuide los alimentos consumidos que contengan azúcar. Ya no se considera necesario preparar platillos por separado, "especiales", para los miembros diabéticos de una familia. Hoy en día, tanto el público como la comunidad médica se ha percatado de la importancia de lo importante que es una dieta balanceada para mantener la salud en general, a la vez que se reconoce que los principios recomendados en una dieta sana para un diabético son muy similares a lo que deberían consumir todos.

Capitulo 1

Diabetes Mellitus

  1. Concepto:

El origen del nombre viene del griego y etimológicamente significa dulzura o miel (mellitus) que pasa a través (diabetes). La diabetes es una enfermedad crónica que cursa con elevación de la glucosa o azúcar en la sangre debido a la falta total o parcial de una hormona llamada Insulina. Se caracteriza por un desorden en los niveles de glucosa (azúcar) en sangre.

Durante la digestión el organismo metaboliza los azúcares, almidones e hidratos de carbono, transformándolos en azúcares simples, esta va al torrente sanguíneo y con la ayuda de la insulina que es una hormona secretada por el páncreas, la glucosa se transforma en energía que es aprovechada por las células del cuerpo. Cuando no existe insulina o cuando esta no es producida en forma efectiva, la glucosa se acumula en sangre aumentando los niveles de azúcar, esto es la diabetes.

  1. Factores de Riesgo para Diabetes Mellitus:

Los factores de riesgo para la diabetes mellitus los podemos clasificar en modificables y no modificables.

Factores Modificables:

Exceso de peso (IMC > 25 Kg/m2).

Dislipidemias (colesterol HDL =<35 mg/dl, triglicéridos >= 150 mg/dl).

Factores nutricionales (dieta rica en grasas principalmente saturadas, azucares refinados simples y pobre en fibra).

Sedentarismo (poca o nula actividad física).

Factores No Modificables:

Edad (jóvenes y >40 años)

Antecedentes familiares de diabetes en línea directa (padre o madre).

  1. Tipos de Diabetes Mellitus:

Existen dos tipos de diabetes, una que es de aparición infanto-juvenil y necesita la administración de insulina desde su comienzo, y otra cuyo inicio es a partir de los cuarenta años y se trata con dieta y ejercicio. Su incidencia es entre el 5 y el 6 % de la población. A menudo una diabetes benigna no causa ningún síntoma externo durante años. Alrededor de 1 de cada 10 diabéticos es insulinodependiente. De ahí el nombre de Diabetes Mellitus Insulinodependiente (DMID). El resto tiene una Diabetes Mellitus No Insulinodependiente (DMNID). La diabetes mellitus insulinodependiente es también llamada de tipo I, juvenil, prono-ketosis, o principio juvenil de diabetes.

La DMID puede aparecer en cualquier persona y a cualquier edad. Personas típicamente afectadas son niños y adultos jóvenes (los varones jóvenes actualmente tienen más riesgo que las mujeres jóvenes). La DMNID es la más frecuente, con una relación 1:10 con respecto a la DMID, y generalmente está asociada a la obesidad en un 80 a 90 por ciento de los casos. El tercer, y mucho menos frecuente tipo de diabetes es la llamada diabetes secundaria. Esta puede conducir bien a una DMID o a una DMNID, pero se distingue de ellas porque su causa es otra enfermedad.

  1. Diabetes Mellitus Insulino Dependiente (DMID):

En la persona con DMID el páncreas produce muy poca o nada de insulina. Los síntomas de DMID se desarrollan muy rápidamente (en cuestión de meses e incluso semanas). Durante el primer año después del diagnóstico puede haber una mejoría, llamada "periodo de luna de miel". Durante el mismo no se necesita insulina o bien su dosis puede ser ampliamente disminuida. En el desarrollo completo de la DMID, la insulina es necesaria para prevenir una cetoacidosis e incluso la muerte. La mayoría de los diabéticos diagnosticados antes de los 19 años son insulinodependientes. Parece que hay un factor hereditario en el desarrollo de la diabetes. Alrededor de 2 de cada 3 diabéticos pertenecen a una familia con historia de diabetes. Se le denomina también Diabetes tipo I (Insulinodependiente) generalmente aparece antes de los 30 años. Las células del páncreas son destruidas por causas virales o autoinmunes y como consecuencia la deficiencia de insulina es severa aumentando los niveles de azúcares en sangre, necesitándose para su tratamiento suplementos de insulina diariamente.

  1. Diabetes Mellitus No Insulino Dependiente (DMNID):

Las personas con DMNID suelen ser mayores de 40 años. El problema que afrontan las personas con DMNID no es una ausencia de insulina. Aunque pueden tener una modesta disminución de la hormona, también pueden tener más probabilidad de tener una concentración de insulina normal o incluso aumentada. Su problema es que su cuerpo se resiste a la insulina. Son necesarias grandes cantidades de insulina para mantener la cantidad normal de glucosa en sangre.

La mayoría de personas con DMNID son obesas o pasan de su peso. El exceso de peso empeora el estado de su diabetes, y la disminución de peso suele tener un efecto favorable. En ocasiones se necesitan inyecciones de insulina para mantener la concentración de glucosa en sangre dentro de los límites normales, pero no como en la DMID, ya que la falta de estas inyecciones no produce cetoacidosis. Se le denomina también Diabetes tipo II (No insulino-dependiente) es la más común usualmente después de los 30 años. Es aquella en la que el páncreas continúa formando insulina pero por debajo de los niveles normales de insulina, haciendo que la glucosa aumente en sangre.

  1. Diabetes Mellitus Secundaria:

La diabetes secundaria puede aparecer como consecuencia de enfermedades tales como: Acromegalia, síndrome de Cushing, hipertiroidismo, o extracción quirúrgica del páncreas. De las categorías de diabetes secundaria [ver tabla 1], las endocrinopatías y la diabetes inducida por drogas o químicos son las más importantes porque representan casos de diabetes potencialmente reversibles si se detectan y el médico trata la endocrinopatía o suspende el fármaco agresor.

Tabla 1:

Etiología de la Diabetes Mellitus Secundaria.

  • Enfermedad del páncreas exócrino:

Pancreatitis.

Traumatismo/pancreatectomía.

Neoplasias.

  • Endocrinopatías:

Acromegalia

Síndrome de Cushing

Glucagonoma

  • Inducido por fármacos o químicos:

Acido nicotínico.

Glucocorticoides.

Tiacidas.

  • Infecciones:

Rubéola congénita.

Citomegalovirus.

  1. Diferencia de la Diabetes Mellitas Insulina Dependiente entre la Diabetes Mellitas no Insulina Dependiente:

Como el nombre indica, la DMID se distingue de la DMNID por el hecho de que la insulina sea o no necesaria para el tratamiento. [ver tabla 2].

Tabla 2

Diferencias de los Tipos de Diabetes Mellitus.

Características

D M 1

D M 2

Sexo

Igual proporción de hombres y mujeres

Mayor Proporción de mujeres

Edad del diagnóstico

< 30 años

> 40 años

Forma de presentación

Brusca

Solapada

Peso Corporal

No hay obesidad

Obesidad (80 %)

Periodos de Remisión

Ocasionales

Muy infrecuentes

Propensión a la Cetoacidosis

Si

No (puede ocurrir coma hiperosmolar)

Tratamiento con Insulina

Indispensable

Inicialmente innecesaria

Carácter Hereditario

Afectación gemelos idénticos: 40-50 %

Afectación en gemelos idénticos: 90%

Genética

Asociada a HLA

Polimorfismo genético

Existencia de Auto-anticuerpos

85 – 90 %

No

Inmunidad Celular Antipancreática

Si

No

Etiología Vírica

Posible

No

Insulinitis Inicial

50 – 75 %

No

Endocrinopatías Asociadas

Posible

No

Niveles de Insulinemia

Por debajo de lo normal

Variable, Hiperinsulinemia. Existe déficit relativo de insulina

  1. Importancia de la Diabetes Mellitus:

Es importante fomentar cambios positivos en el estilo de vida y las características socioambientales que, junto con los factores genéticos, son causas desencadenantes de la enfermedad. La actividad física junto al plan de alimentación constituyen la base del tratamiento de la diabetes. Es conocido el efecto beneficioso que, para todos los individuos en general, depara la práctica metódica, regular y continuada de ejercicio. Pero, en el caso de las personas con diabetes adquiere especial importancia porque:

  1. Disminuye el azúcar de la sangre
    El músculo en actividad necesita energía, la cual la obtiene del azúcar circulante en la sangre (glucemia) y, si el ejercicio es muy intenso, utiliza además el azúcar de los depósitos del mismo músculo o del hígado. Podemos decir que cuando se hace ejercicio el cuerpo "quema" el azúcar más aprisa.
  2. Contribuye a controlar el peso quemando calorías y grasas
    Esto es muy importante en los diabéticos con exceso de peso. Junto con la dieta, el ejercicio ayuda a adelgazar, puesto que aumenta el consumo de calorías.
  3. Disminuye las grasas en la sangre
    Está comprobado que el ejercicio disminuye el colesterol y los triglicéridos, y aumenta el colesterol HDL, que es el protector (colesterol bueno). De esta manera disminuyen los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, lo que a su vez, puede retrasar la progresión de la ateroesclerosis y las enfermedades coronarias. Esto beneficia especialmente a los diabéticos con exceso de peso, los cuales tienen una elevada incidencia de estas enfermedades.
  4. Mejora la circulación de la sangre y la presión arterial
    Disminuye la viscosidad de la sangre, lo cual favorece la circulación, sobre todo al nivel de los miembros inferiores. Esto es importante puesto que las personas con diabetes pueden presentar trastornos circulatorios y además un aumento de la presión arterial. El ejercicio regular ayuda a disminuir la tensión arterial elevada.
  5. Fortalece el corazón y los pulmones
    Especialmente con la práctica de los llamados "ejercicios aeróbicos" en los cuales se utiliza mucho oxígeno.
  6. Mejora la acción de la insulina al nivel de los tejidos
    Esto favorece a las personas con diabetes tipo 2 con exceso de peso, en las cuales existe una resistencia a la acción de la insulina al nivel de los tejidos: por lo tanto hay un aumento de insulina en la sangre y un aumento del azúcar. Con el ejercicio mejora la utilización de la insulina, disminuyendo el nivel de azúcar en la sangre, la que puede ser utilizada por los tejidos.
  7. Disminuye la necesidad de insulina del organismo
    Esto sucede en los diabéticos tipo 1 que dependen de insulina. Con la práctica del ejercicio en forma regular se ha demostrado que disminuye el requerimiento diario de insulina. Es decir, que mejora la respuesta del organismo a la insulina inyectada.
  8. Mejora el estado general de salud.
  9. Disminuye el estrés otorgando una sensación de bienestar.

Cuatro mensajes claves sobre la diabetes

La DIABETES es una condición que amenaza la vida

  • A nivel mundial, cada año 3.2 millones de muertes son atribuidas a la diabetes.
  • Una de cada 20 muertes se atribuye a la diabetes; 8,700 muertes cada día; seis muertes cada minuto.
  • Por lo menos una de cada diez muertes en adultos de 35 a 64 años de edad, es atribuida a la diabetes.
  • Tres cuartas partes de las muertes en las personas menores de 35 años de edad con diabetes son debidas a esta condición.
  • Estas estimaciones están basadas en las diferencias relativas del riesgo de muerte entre las personas con diabetes y las que no la tienen. Estos datos incluyen muertes donde la diabetes pudiera haber sido la causa principal de muerte o se menciona como una condición contribuyente en el certificado médico de la causa de muerte.

La DIABETES es una condición común y su frecuencia está elevándose de forma alarmante en todo el mundo

  • Por lo menos 171 millones de personas en el mundo tienen diabetes. Es probable que para el 2030 esta cantidad aumente a más del doble.
  • En los países en vías de desarrollo el número de personas con diabetes aumentará un 150% en los próximos 25 años.
  • El aumento mundial que ocurrirá de la diabetes será debido al envejecimiento y crecimiento de la población, además de la tendencia en el aumento de la obesidad, dietas no saludables y estilos de vida sedentarios.
  • En los países desarrollados la mayoría de las personas con diabetes se encuentran por encima de la edad de jubilación, mientras que en los países en vías de desarrollo los afectados con más frecuencia son las personas entre los 35 y los 64 años de edad.

Es posible llevar una vida completa y saludable teniendo DIABETES

  • Los estudios han demostrado que con un buen manejo, muchas de las complicaciones de la diabetes se pueden prevenir o retrasar.
  • El manejo efectivo incluye medidas relacionadas con los estilos de vida, como llevar una dieta saludable, realizar actividad física, mantener el peso adecuado y no fumar.
  • Los medicamentos con frecuencia juegan un papel importante, especialmente en el control de la glucosa sanguínea, la presión sanguínea, y lípidos en sangre.
  • Al ofrecer una óptima atención sanitaria, se puede reducir de forma importante el riesgo de desarrollar complicaciones diabéticas.
  • Es importante ayudar a las personas con diabetes a obtener el conocimiento y las habilidades necesarias para manejar su condición y llevar una vida completa y saludable.

En muchos casos, la DIABETES se puede prevenir

  • Aun no es posible prevenir la diabetes tipo 1, y permanece como un objetivo en el futuro. Se ha demostrado que la prevención de la diabetes tipo 2 es posible y requiere de acción inmediata.
  • La investigación ha demostrado que los cambios de estilos de vida sostenidos en la dieta y en la actividad física, pueden reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Por ejemplo, el Estudio Finlandés de Prevención de Diabetes mostró que una mejor dieta, un incremento en la actividad física y una pérdida modesta en el peso corporal, podrían disminuir en forma importante el desarrollo de la diabetes de tipo 2 en adultos de edad media y alto riesgo.
  • En todos los estudios conducidos hasta el momento en personas de alto riesgo, los cambios en los estilos de vida han sido mucho más efectivos que el uso de medicamentos.
  • La magnitud del problema requiere de grandes medidas poblacionales que logren reducir los niveles de sobrepeso y obesidad, así como la inactividad física.
  • Las decisiones políticas en transporte, diseño urbano, precio de los alimentos y publicidad, que estén bien informadas, pueden jugar un papel importante en disminuir el riesgo poblacional de desarrollar diabetes tipo 2.

Capitulo 2

 

Criterios Diagnósticos

  1. Criterios Diagnósticos Clásicos de la OMS 1985:

El diagnostico de diabetes se establece mediante alguna de las siguientes opciones:

  1. Síntomas típicos y una glucemia igual o superior a 200mg/dL (11.1mmol/L) en cualquier momento del día (al azar).
  2. Síntomas típicos y glucemia basal (en ayunas) igual o superior a 140mg/dL (7.8mmol/L).
  3. En ausencia de síntomas, glucemia basal igual o superior a 140mg/dL (7.8mmol/L) en más de una ocasión.
  4. Glucemia igual o superior a 200mg/dL (11.1mmol/L) a las 2 h de la sobrecarga con 75g de glucosa.
  1. Criterios Diagnósticos propuestos por el Comité de la ADA 1997:

El diagnóstico de diabetes se establece mediante alguna de las siguientes tres opciones:

  1. Síntomas típicos –poliuria, polidipsia y pérdida de peso sin motivo aparente – y una glucemia igual o superior a 200mg/dL (11.1mmol/L) en cualquier momento del día (al azar).
  2. Glucemia en ayunas –ausencia de ingesta calórica de 8h como mínimo igual o superior a 126 mg/dL (7.0mmol/L).
  3. Glucemia igual o superior a 200 mg/dL (11.1mmol/L) a las 2 h de la PTGO.

(En ausencia de hiperglucemia inequívoca con descompensación metabólica aguda, el diagnóstico debe confirmarse reptitiendo la prueba otro día.). Para estudios epidemiológicos el criterio debe ser una glucemia plasmática en ayunas igual o superior a 126mg/dL (7.0mmol/L). Esta recomendación se establece en aras de la estandarización y además para facilitar el trabajo de campo, particularmente cuando la Prueba de la Tolerancia de la Glucosa Oral (PTGO) es difícil de realizar.

El uso de la glucemia basal como criterio único puede conducir a estimaciones de prevalencia levemente más bajas que las que se obtendrían combinando la glucemia plasmática de ayuno y la PTGO. Se reconoce también un grupo intermedio de sujetos cuyos valores de glucosa basal no alcanzan los criterios para el diagnóstico de diabetes, pero son demasiado elevados para ser considerados normales.

Este grupo, denominado glucemia de ayuno alterada, se define por glucemias plasmáticas de ayuno superior o igual a 110mg/dL (6.1mmol/L), pero inferior a 126 mg/dL (7.0mmol/L). El Comité acepta el concepto previo de tolerancia alterada a la glucosa (TAG), que coincide plenamente con el definido por la OMS, es decir, glucemia a las 2h de la PTGO superior o igual a 140 mg/dL (7.8mmol/L), pero inferior a 200mg/dL (11.1mmol/L).

Con respecto a la diabetes mellitus gestacional, el Comité de Expertos la define por la presencia de alteraciones de la glucemia durante el embarazo. El término es independiente del tipo de tratamiento o de si esta condición persiste después del embarazo. Seis semanas después del parto, la mujer debe ser reclasificada en una de las siguientes categorías: 1) diabetes, 2) glucemia de ayuno alterada, 3) tolerancia a la glucosa alterada, 4) normoglucemia. El Comité de Expertos no recomienda la práctica indiscriminada de pruebas de detección a todas las embarazadas, de modo que las mujeres que cumplen con todos los indicadores de bajo riesgo (tener 25 años o menos, peso corporal normal, no tener antecedentes familiares de primer grado, no pertenecer a grupos étnicos con alta prevalencia de diabetes) no precisan ser estudiadas.

  1. Criterios Diagnósticos propuesto por National Diabetes Data Group y la Organización Mundial de la Salud:

Los criterios revisados son el reflejo de los nuevos datos epidemiológicos y metabólicos y se basan en las premisas siguientes: 1) El espectro de la glucosa plasmática en ayunas (GPA) y la respuesta a una sobrecarga oral de glucosa varía en los individuos normales, y 2) la Diabetes Mellitas se define como aquel nivel de glucemia en el que se observan complicaciones específicas de la diabetes, no basándose en el nivel de tolerancia a la glucosa desde el punto de vista de la población.

La tolerancia a la glucosa se clasifica en tres grupos en función de la GPA: 1) una GPA < 601mmol/L (110mg/dL) se considera normal.; 2) una GPA ≥ 6.1mmol/L (110mg/dL) pero < 7mmol/L (126mg/dL) se define como glucemia basal anómala (GBA); y 3) una GPA ≥ 7mmol/L (126mg/dL) justifica el diagnóstico de Diabetes Mellitas.

La GBA es una nueva categoría diagnóstica definida por el comité de Expertos sobre Diagnóstico y Clasificación de la Diabetes Mellitus. Es análoga a la alteración de la tolerancia a la glucosa (ATG), que se define como unos niveles de glucosa plasmática de entre 7.8 y 11.1mmol/L (140 a 200mg/dL) 2h después de una sobrecarga de 75g de glucosa por vía oral. Los sujetos con GBA tienen un riesgo sustancial de padecer Diabetes Mellitus de tipo 2.

Los criterios revisados de diagnóstico de la Diabetes Mellitus resaltan que la GPA es el método más fiable y cómodo de diagnóstico de Diabetes Mellitus en sujetos asintomáticos. La prueba de sobrecarga oral de glucosa, aunque sigue siendo un método válido de diagnóstico de Diabetes Mellitus, no se recomienda como método de detección sistemática.

Algunos investigadores han definido la hemoglobina A1c (HbA1c, glucohemoglobina) como procedimiento diagnóstico de la Diabetes Mellitus. Aunque existe una estrecha correlación entre las elevaciones de la glucosa plasmática y la HbA1c, la relación entre la GPA y HbA1c en sujetos con una tolerancia normal a la glucosa está menos clara, y la prueba no está normalizada ni disponible de forma universal. Los criterios revisados también permiten suprimir el diagnóstico de Diabetes Mellitus en situaciones en las que la GPA ha dejado de sobrepasar los criterios.

  1. Criterios Diagnósticos de la Diabetes Mellitus no Insulino Dependiente:

El diagnóstico es ante todo biológico. Se apoya principalmente sobre la apreciación de tres parámetros:

  • Glucemia.
  • Glucosuria.
  • Insulinemia.

A menudo se observan tasa de colesterol y de triglicéridos elevadas relacionadas con la sobrecarga ponderal. Por tanto, también se debe prever un chequeo lipídico. Al comienzo de la enfermedad diabética, la glucemia, la glucosuria y la insulinemia no se encuentran alteradas.

Capitulo 3

 

Aspectos Clínicos

  1. Signos y Síntomas:

Estos son signos y síntomas en general:

  • Poliuria (aumento de la frecuencia urinaria y de la cantidad).
  • Polidipsia (sed exagerada).
  • Polifagia (exceso de apetito).
  • Infecciones recurrentes (cutáneas, urinarias, etc.).
  • Pérdida de peso o aumento de peso.
  • Prurito.
  • Sequedad de la boca.
  • Alteración visual.
  • Fatiga.
  1. Síntomas Urgentes:

Cetoacidosis diabética: El aumento de la sed y de la orina, las náuseas, la respiración profunda y rápida, el dolor abdominal, y el aliento con olor dulce son los síntomas que preceden a una pérdida gradual de la conciencia en la cetoacidosis diabética. Esto es más frecuente que ocurra en los diabéticos insulinodependientes, a menudo después de la falta de una dosis de insulina o cuando hay una infección.

Coma hipoglucémico (reacción de insulina): El temblor, la debilidad o adormecimiento seguido de dolor de cabeza, confusión, desvanecimiento, doble visión o falta de coordinación son marcas claras de una reacción de insulina. A todo esto le sigue un estado como de intoxicación y eventualmente convulsiones e inconsciencia. Son necesarios cuidados urgentes.

Coma hiperosmolar: Es una pérdida gradual de la consciencia, más frecuente en personas mayores en las que su diabetes no requiere inyecciones de insulina. El coma hiperosmolar aparece en conjunción o cuando aparecen otras enfermedades o un accidente.

Capitulo 4

 

Tratamiento

  1. Terapias Complementarias:

Aunque la medicación es esencial para el tratamiento de las personas con Diabetes Mellitus Insulino Dependiente (DMID) y para muchas con Diabetes Mellitus no Insulino Dependiente (DMNID), el estilo de vida juega u papel muy importante en el tratamiento de estos pacientes. El manejo y progresión de la diabetes están ligados estrictamente a la conducta. Los pacientes con diabetes deben de estar preparadas para afrontar la enfermedad de tres maneras: Plan apropiado de control de dieta y peso, Actividad física, Medicación (si es necesaria).

  1. Nutrición:

Una dieta apropiada es esencial. De hecho para muchos pacientes con DMNID un buen programa de control de peso es suficiente por si solo para tratar la enfermedad. Es necesario elaborar una dieta específica para cada individuo orientada, básicamente, hacia la reducción de peso mediante un control individual y el establecimiento de unos patrones de comida. Las bebidas alcohólicos tienden a agravar la diabetes. Así que debe de limitar el consumo de alcohol. Además el alcohol es una fuente de calorías concentrada, y su consumo puede complicar el control del peso. La meta de todas las dietas es doble. Por una parte le ayudará a controlar la concentración de glucosa. Por otra, y muy importante, le ayudará a controlar y reducir su peso.

La obesidad aumenta la necesidad que el cuerpo tiene de insulina porque la comida extra contribuye a aumentar la cantidad de glucosa en el sistema. El resultado es que el control de la concentración de glucosa en sangre se vuelve más difícil y el riesgo de complicaciones más serias también incrementa. Los diabéticos deben regular cuidadosamente el consumo de hidratos de carbono (azúcar y almidones), grasas y proteínas. Debe evitar el consumo de azúcares, tales como pasteles, tartas, bombones o bebidas dulces.

Es conveniente incluir en la dieta alimentos ricos en fibra tales como el pan de trigo y centeno, frutas y vegetales. Será rica en fibras vegetales porque favorecen una absorción lenta de la glucosa, con lo cual no se producirán elevaciones bruscas en la sangre, además la fibra combate el estreñimiento, que es importante eliminar para evitar putrefacciones intestinales que perjudicarían para un buen control de la glucosa por parte del páncreas. La fibra también ayudará a mantener un peso adecuado pues un 80 por ciento de los diabéticos están por encima de su peso, y a regular los niveles de colesterol en sangre.

Se podrá tomar:

  • Verdura gratinada o al vapor.
  • Cebolla y ajo, especialmente crudos.
  • Ensalada de verduras amargas: endibias, diente de león, alcachofas.
  • Pan integral, pastas integrales, bollería integral, arroz integral cereales integrales, harina integral.
  • Requesón, leche ácida, yogur, kéfir.
  • Ensalada: col blanca, lechuga, berros, rábano picante, espinacas tiernas, zanahoria.
  • Sopas de verduras con cereales.
  • Semillas: nueces, almendras, sésamo, pipas: no más de una cucharada por día.
  • Levadura de cerveza: echar una cucharada a la ensalada o tomar 4 comprimidos al día.
  • Copos de avena: 250 gr. por día (éste cereal está especialmente indicado en ésta dolencia).
  • Legumbres: soja, lentejas, garbanzos, judías.
  • Aceites vegetales: oliva o girasol.
  • Fruta: no se debe consumir en exceso, sobre todo la que contenga mucha azúcar (cerezas, ciruelas, sandía, melón, plátano).

Disminuir la ingesta de carne a 1 o 2 veces por semana, especialmente el cerdo y sus derivados no deberían comerse por producir subidas y descontroles del azúcar en la sangre (embutidos, jamón serrano, jamón york, foie gras, mantecados o bollería hecha con la manteca del cerdo). Evitar el azúcar blanco, la morena y la fructosa, los productos hechos con harinas blancas o refinadas (pan, pastas, bollería, etc.) Tampoco es aconsejable el alcohol porque produce bajadas bruscas de glucosa con malestar, sudoración y pérdida del conocimiento. Se debe comer despacio, masticando bien los alimentos, en un ambiente tranquilo, evitando comer mucho.

Otras recomendaciones alimentarías

Algunas recomendaciones alimentarías que pueden ser de utilidad para todas las personas que padecen de diabetes o que están en un alto riesgo de padecerla son:

• Incrementar el consumo de carbohidratos complejos, es decir aquellos derivados de vegetales, granos integrales y aunque en menor cantidad, frutas frescas. Estos carbohidratos tardan más en digerirse que los azúcares simples y liberan sus azúcares naturales de forma más lenta y controlada que los productos hechos a base de azúcares refinados.

• Aumente el consumo de vegetales de colores intensos como el brócoli, la espinaca, la zanahoria y el pimiento ya que estos son ricos en antioxidantes que ayudan a prevenir los daños causados a los pequeños vasos sanguíneos de los ojos.

• Elimine el consumo de azúcar refinado y los productos hechos a base de éste. Por ejemplo, dulces, galletitas y golosinas en general.

• Evite la comida "basura" es decir la que contiene muchas calorías vacías pero muy pocos nutrientes o fibra.

• Reduzca o elimine el consumo de cafeína, alcohol y cigarrillos. El fumar es especialmente dañino para las personas diabéticas ya que estas son susceptibles a daños a los pequeños vasos sanguíneos que suplen a los ojos y a los nervios periféricos. El cigarrillo agrava estos daños. El alcohol aumenta los riesgos de daños a los nervios periféricos.

• No coma demasiado en una sola comida. Es preferible comer menos en el almuerzo o la cena e ingerir alguna merienda ligera entre comidas.

• Reduzca el número total de calorías.

  1. Ejercicios:

El ejercicio es otra parte importante en el tratamiento de los diabéticos. El ejercicio regular ayuda a mantener el peso adecuado, pero más importante todavía es el beneficio sobre el aparato circulatorio. Los músculos utilizan más glucosa durante el ejercicio vigoroso, lo cual ayuda a que el nivel de glucosa disminuya. Si éste es muy intenso disminuirá el nivel de glucosa en sangre, y debe estar alerta ante la posibilidad de un nivel excesivamente bajo. Una buena práctica es beber leche y carbohidratos 30 minutos antes del entrenamiento.

Es conveniente tener siempre a mano un carbohidrato de acción rápida (por ejemplo una tableta de glucosa) ante la posibilidad de que aparezcan síntomas de hipoglucemia (nerviosismo, debilidad, hambre etc.). Si usted tiene DMID, procure no realizar el ejercicio en los momentos de máximo efecto de su inyección. Es muy importante practicar ejercicio físico con regularidad, todos los días andar o correr o practicar cualquier deporte, los que se ponen insulina deben tenerlo en cuenta para comer antes del ejercicio y tomar productos con azúcar. El ejercicio favorece el normal funcionamiento del páncreas segregando la insulina necesaria y por tanto regulando los niveles en sangre de la glucosa. Con respecto al tipo de ejercicio, son más convenientes los "aeróbicos", en los cuales se utilizan gran parte de la musculatura del cuerpo.

De esta manera se estimula al sistema cardiopulmonar. Se fortalece el corazón, los pulmones y la circulación en general. La duración y frecuencia dependen de la edad y de la intensidad del ejercicio. En todo caso debe evitarse el agotamiento excesivo. Antes de empezar cualquier ejercicio continuado se debe hacer siempre un precalentamiento y al terminar, ejercicios de recuperación y respiración. Normalmente, 5 a 10 minutos de ejercicios de flexión y extensión es conveniente.

Todos los programas se basan en las técnicas de precalentamiento-recuperación, para evitar lesiones. Vale recordar que los beneficios del ejercicio se obtienen sólo si se practica en forma regular y continuada. [ver tabla 3]

Tabla 3

Consumo de calorías durante el Ejercicio Físico.

Actividad

Calorías/hora

Caminar

5Km/4h

Trotar

8Km/h8

Bicicleta

9 1/2Km/h4

Fútbol (intenso)

8 - 9480 / 540 minutos

Ejercicio aeróbico (Baja intensidad)

3 - 4180 / 240 minutos

Ejercicio aeróbico (Alta intensidad)

10 - 11600 / 660 minutos

Recomendaciones

  • Elegir una actividad física placentera
  • Comenzar lentamente
  • Hacer ejercicio en forma regular
  • Usar ropa cómoda, medias de algodón y buen calzado
  • Revisar bien los pies
  • Hacer un control del nivel de azúcar en la sangre antes y después del ejercicio
  • Medir el control de cetonas en orina antes del ejercicio
  • Tener a mano un alimento que contenga azúcar
    • Jugo de Naranja
    • Sobre de azúcar
    • Gaseosa no dietética
  • Comidas extras para evitar la hipoglucemia

NO HACER EJERCICIO

  • Si la glucemia es mayor de 250mg%
  • Si la glucosa en orina es mayor de ++++
  • Si está en cetonuria
  1. Relajación:

Practicar todos los días, un par de veces, ejercicios de relajación profunda, Uno se retira a un lugar donde nadie lo moleste, se sienta cómodo o se tumba en la cama, con los ojos cerrados, se relaja concentrado en la propia respiración, inspira lentamente, y uno siente cómo va entrando el aire hasta llegar a la tripa y siente el aire llegar ahí, luego va subiendo y sintiendo como el aire entra a la parte baja de los pulmones, la media y la alta. Al soltar el aire se debe hacer también muy lentamente. Uno puede relajarse también imaginando que al inspirar penetra por su cabeza e inunda todo su cuerpo una luz blanca azulada y al espirar o soltar el aire sale de uno un humo negro (éste humo puede simbolizar cualquier aspecto que uno no quiera en su interior: el estrés, cualquier preocupación, la enfermedad, cualquier dolor que se tenga en el cuerpo, etc.).

  1. Terapias Alternativas:

Las terapias alternativas son los tratamientos que ni se enseñan extensamente en escuelas médicas ni se practican extensamente en hospitales. Los tratamientos alternativos que se han estudiado para manejar la diabetes incluyen la suplementación de la vitamina y del mineral.

  1. Cromo:

La ventaja del cromo para la diabetes se ha estudiado por varios años. Varios estudios señalan que la suplementación del cromo puede mejorar control de la diabetes. El cromo es necesario hacer el factor de la tolerancia de la glucosa, que ayuda a la insulina para mejorar su acción. Este mineral ayuda a incrementar la actividad de la insulina. La deficiencia de cromo es sumamente común. El alto consumo de productos hechos a base de azúcar refinada agravan la situación ya que este tipo de azúcar roba al organismo de sus abastos de cromo.

Existen estudios que demuestran que una deficiencia de cromo en la dieta afecta negativamente la tolerancia a la glucosa. Un estudio llevado a cabo en el hospital de Beijing en China demostró que un grupo de personas en las primeras etapas de la diabetes tipo II que recibió una dosis de 100 miligramos de cromo dos veces al día durante cuatro meses disminuyó significativamente su nivel de azúcar en la sangre. En este estudio se empleó una forma de cromo conocida como picolinato. Algunas buenas fuentes de cromo son los mariscos, los cereales integrales, el jugo de uva, la levadura de cerveza, los mariscos y las habichuelas.

  1. Magnesio:

Aunque el lazo entre el magnesio y la diabetes se ha estudiado por décadas, no se entiende todavía completamente. Los estudios sugieren que una deficiencia en magnesio pueda empeorar el control del azúcar de la sangre en diabetes del tipo 2.

Los científicos creen que una deficiencia del magnesio interrumpe la secreción de la insulina en el páncreas y aumenta resistencia de insulina en los tejidos finos del cuerpo. La evidencia sugiere que una deficiencia del magnesio pueda contribuir a ciertas complicaciones de la diabetes. Las deficiencias de magnesio pueden alterar el metabolismo de la glucosa y contribuir a los daños causados por la diabetes. Algunos investigadores incluso sugieren que un bajo nivel de magnesio en la dieta puede ser un factor que precipite ambos tipos de diabetes en personas susceptibles.

Algunas buenas fuentes de magnesio son los albaricoques, los guineos, los granos íntegrales y el salvado de trigo.

  1. Vanadio:

Los estudios tempranos mostraron que el vanadio normalizó niveles de la glucosa de la sangre en animales con diabetes del tipo 1 y del tipo 2. Un estudio reciente encontró que cuando dieron la gente con diabetes el vanadio, ella desarrolló un aumento modesto en sensibilidad de la insulina y podía disminuir sus requisitos de la insulina. Los investigadores desean actualmente entender cómo el vanadio trabaja en el cuerpo, descubren efectos secundarios potenciales, y establecen dosificaciones seguras.

    1. Vitamina B6:
  1. Vitamina:

Esta vitamina ayuda a aumentar la eficiencia de la insulina. También ayuda a prevenir la retinopatía diabética, una de las principales causas de la pérdida de visión en las personas diabéticas. El nivel de vitamina B6 tiende a ser bajo en las personas mayores de 50 años. Algunas fuentes alimentarias de vitamina B6 son el pescado, el pavo, los aguacates, el brócoli, las papas, los pimientos rojos y las nueces.

  1. Vitamina E:

La vitamina E actúa como antioxidante y también posee propiedades como anticoagulante. Además ayuda a metabolizar mejor los azúcares. Puede ayudar a prevenir la arterioesclerosis y las complicaciones vasculares comunes en las personas diabéticas. Estas complicaciones son responsables de los daños a los riñones y los ojos causados por la diabetes.

  1. Vitamina C:

Ayuda a reducir la necesidad de insulina, prevenir problemas vasculares y mantener la salud de los ojos.

  1. Potasio:

El potasio ayuda a aumentar la producción y la eficiencia de la insulina. Alimentos ricos en potasio son los guineos o bananos, las papas, los productos lácteos y los granos integrales.

Capitulo 5

 

Tratamiento Natural de la Diabetes Mellitas

  1. Pueden ser útiles dos tipos de plantas: plantas con mucílago (ya estudiadas) y plantas hipoglucemiantes como Eucalipto, Ginseng y Fenogreco. La fitoterapia antidiabética puede estar indicada en asociación con un régimen dietético apropiado y siempre con conocimiento médico, en el siguiente paciente:

    • En el diabético propiamente dicho:

    Plantas con mucílagos

    Las plantas con mucílago juegan un importante papel en el tratamiento antidiabético, ya que tienen un efecto favorable en el exceso de peso y en las secreciones excesivas del páncreas. Las propiedades hidrófilas de las fibras mucilaginosas permiten, al formar un gel, disminuir la asimilación de los nutrientes (sobre todo azúcares y grasas) y frenar la absorción de los glúcidos.

    Plantas hipoglucemiantes

    Numerosas plantas medicinales son tradicionalmente utilizadas por sus propiedades hipoglucemiantes. Se han contado hasta 150 especies pertenecientes a unas cincuenta familias diferentes. Recientemente, se han realizado experiencias sistemáticas en animales. Sólo algunas se han revelado como realmente eficaces, con una actividad demostrada. Hemos seleccionado 3 que presentan un verdadero interés terapéutico: Eucalipto, Ginseng y Fenogreco.

  2. Fitoterapia Antidiabética:
  3. Plantas Medicinal:
  1. Nombre Vulgar: Achicoria.
  2. Nombre Científico: Cichorium Intybus L.
  1. Principios Químicos que actúan en el Tratamiento:
  1. Composición Química:

Ácidos: Ascórbico, Chicorésico, Clorogénico, Isoclorogénico, Linoleico, Alfalinoleico, Esteárico, Mirístico, Palmítico.

Inulina (hojas).

Cicorina (flores).

Lactucina (raíz).

Lactucopricina (raíz).

Aminoácidos: Treonina, Arginina, Triptófano, Lisina, Valina (hojas).

Fibra (planta).

Minerales: Potasio, Fósforo, Calcio, Hierro, Magnesio (hojas).

  1. Propiedades Terapéuticas:

Metabolismo: La decocción corteza, principalmente por acción del ácido chicorésico, tiene un efecto diurético, es decir que favorece la eliminación de líquido corporal mediante la estimulación de la función renal. Sería muy adecuado para ayudar a solucionar problemas de diabetes o enfermedades reumáticas.

  1. Modo de Preparación y Administración:
  1. Preparación:

La decocción es el método de extracción de los principios activos de una planta consistente en hacerla hervir en agua a fuego lento desde 3 minutos a 30, generalmente sobre las partes más duras de la misma desmenuzadas - raíces, tallos, cortezas o semillas- , y dejarla reposar con un tiempo mínimo de 10 minutos. Para realizar este proceso, se verterán unas 6 cucharaditas de hierba seca o el doble de fresca en 3/4 de litro de agua. Se enciende el fuego hasta que hierva y mantenerlo así hasta que el líquido se reduzca en una tercera parte, es decir sobre medio litro, lo cual se producirá normalmente entre los 20 minutos y la media hora. Luego colocar un colador sobre la taza y filtrarla. Conservar en la nevera o en un lugar fresco un máximo de 24 horas. Se pueden tomar normalmente entre 2 y 3 tazas diarias.

  1. Administración:

Decocción de 30 gr. de raíces secas trituradas por litro de agua. Tomar dos tazas al día de la preparación.

  1. Planta Medicinal:
  1. Nombre Vulgar: Champiñón.
  2. Nombre Científico: Agaricus Bisporus.
    1. Composición Química:
  1. Principios Químicos que actúan en el Tratamiento:

El contenido proteico de los champiñones es elevado, puede oscilar entre 1.5 y el 6% de su peso fresco. La digestibilidad de las proteínas está entre un 70 y un 90%. Poseen entre un 3.5 y un 5% de hidratos de carbono. Son ricos en minerales tales como potasio, fósforo, manganeso, hierro y calcio y en vitaminas B6, B1, C y H, también en Ácido Pantoténico, Ácido Nicotínico y Ácido Fólico. Son bajos en grasas y no contienen colesterol. Además es una fuente importante de fibra dietética.

  1. Propiedades Terapéuticas:
  • Es considerado útil en el tratamiento dietético de la diabetes. Se ha demostrado que mejora la sensibilidad a la insulina en ratones diabéticos, y estimula la liberación de insulina.
  1. Modo de Preparación y Administración:

Para su consumo encontramos desde las recetas más sencillas hasta las más sofisticadas que los convierten en la más apetitosa opción para quienes disfrutan de la buena mesa.

  1. Planta Medicinal:
  1. Nombre Vulgar: Alcachofera.
  2. Nombre Científico: Cynara Scolymus L.
  3. Principios Químicos que actúan en el Tratamiento:
  1. Composición Química:

Ácidos: Cafeoilquínico y Dicafeoilquínico, Cafeico, Linoleico, Oleico, Pantoténico (Flor), Ferúlico (planta.).

Vitaminas: B (Niacina, Ribofamina, Tiamina, B6).

Pigmentos: Flavonoide.

Mucílago.

Inulina.

Minerales: Hierro, Magnesio, Fósforo, Potasio.

  1. Propiedades Terapéuticas:

Rebaja el nivel de azúcar en la sangre y previene o ayuda a combatir la diabetes (Jugo de las hojas mezcladas con vino).

  1. Modo de Preparación y Administración:
  1. Preparación:

La decocción es el método de extracción de los principios activos de una planta consistente en hacerla hervir en agua a fuego lento desde 3 minutos a 30, generalmente sobre las partes más duras de la misma desmenuzadas - raíces, tallos, cortezas o semillas- , y dejarla reposar con un tiempo mínimo de 10 minutos. Para realizar este proceso, se verterán unas 6 cucharaditas de hierba seca o el doble de fresca en 3/4 de litro de agua. Se enciende el fuego hasta que hierva y mantenerlo así hasta que el líquido se reduzca en una tercera parte, es decir sobre medio litro, lo cual se producirá normalmente entre los 20 minutos y la media hora. Luego colocar un colador sobre la taza y filtrarla. Conservar en la nevera o en un lugar fresco un máximo de 24 horas. Se pueden tomar normalmente entre 2 y 3 tazas diarias.

  1. Administración:

Decocción de unas hojas hasta reducir el líquido a la mitad. Tomar un vaso al día.

  1. Planta Medicinal:
  1. Nombre Vulgar: Aloe.
  2. Nombre Científico: Aloe Vera L.
  3. Principios Químicos que actúan en el Tratamiento:
  1. Composición Química:

Ácidos: Glutamínico, Aspártico, Aloético, Fórmico, Palmítico y Esteárico (Planta). Ascórbico (Hoja).

Aceites esenciales: Cineol, Cariofileno, Pineno.

Minerales: Calcio, Magnesio, Potasio, Zinc, Fósforo, Manganeso, Aluminio (Hojas).

Aminoácidos: Aloína, Aloesina, Arginina, Lisina, Barbaloina, Glicina, Glutamina, Histidina, Serina (Planta).

Tiamina.

Taninos.

  1. Propiedades Terapéuticas:

Reduce el azúcar en la sangre en la diabetes: El Dr. Hormone Research señala que el aloe redujo los niveles de azúcar de la sangre en diabéticos. Cinco pacientes adultos con diabetes (no insulino dependientes) fueron tratados con 1/2 cucharilla de extracto del aloe diariamente durante 14 semanas. Los niveles de azúcar de sangre se redujeron en todos los pacientes en un 45% de promedio, sin alteraciones de peso.

  1. Modo de Preparación y Administración:
  1. Preparación:

Para comer Aloe se corta la hoja por la base y se deja reposar en un vaso con el corte hacia abajo para que suelte gran parte de la amarga aloína. Para quitarle más amargor se pone en otro vaso con agua y se deja reposar unas horas. Se le quitan las espinas pasando un cuchillo y se pela. Se ha de tener un rato en la boca y masticarla, hasta que esta quede líquida antes de tragarla. Si resulta amargo los trozos pelados se pasan primero por agua.

Para tomar Aloe se licúan dos hojas grandes de aloe con ½ kilo de melaza y tres cucharadas de licor. Ahora también se puede conseguir el aloe vera puro sin azúcar en los herbolarios.

  1. Administración:

Tomar una cucharada media hora antes de las comidas. Hacerlo durante diez días.

Los trozos pelados de aloe se pueden agregar a macedonias, ensaladas etc. Siempre que no sean cocinados.

  1. Plantas Medicinal:
  1. Nombre Vulgar: Glucomanano.
  2. Nombre Científico: Amorphophallus Konjak.
  1. Principios Químicos que actúan en el Tratamiento:
  1. Composición Química:

Químicamente es un polímero de moléculas de glucosa y manosa.

  1. Propiedades Terapéuticas:

La glucomanano tiene un efecto secuestrante (forma un gel viscoso que retrasa la absorción de lípidos y glúcidos), un efecto voluminizante (aumenta la repleción del estómago y prolonga la sensación de saciedad). Los mucílagos le confieren una acción laxante y demulcente. Indicado como coadyuvante en el tratamiento del sobrepeso, hiperglucemia, hiperlipemias y estreñimiento, diarreas. También el glucomanano reduce la absorción tanto de azúcares como de grasas, su principio es también guar. Su modo de actuación es el enlentecimiento de la absorción de los carbohidratos. Casi todos los principios polisacáridos actúan como el gurmar. Diversos tratamientos de Oriente contienen polisacáridos o peptidoglicanos. Actúan de forma semejante, y la mayor parte de ellos reducen sobre un 0% el nivel de glucemia en ayunas y su efecto puede perdurar algo más de 24 horas.

  1. Modo de Preparación y Administración:
  1. Preparación:

La decocción es el método de extracción de los principios activos de una planta consistente en hacerla hervir en agua a fuego lento desde 3 minutos a 30, generalmente sobre las partes más duras de la misma desmenuzadas - raíces, tallos, cortezas o semillas- , y dejarla reposar con un tiempo mínimo de 10 minutos. Para realizar este proceso, se verterán unas 6 cucharaditas de hierba seca o el doble de fresca en 3/4 de litro de agua. Se enciende el fuego hasta que hierva y mantenerlo así hasta que el líquido se reduzca en una tercera parte, es decir sobre medio litro, lo cual se producirá normalmente entre los 20 minutos y la media hora. Luego colocar un colador sobre la taza y filtrarla. Conservar en la nevera o en un lugar fresco un máximo de 24 horas. Se pueden tomar normalmente entre 2 y 3 tazas diarias.

  1. Administración:

La dosis recomendada a tomar es de 1 gramo disuelta en una vaso de agua, media hora antes de las comidas.

  1. Planta Medicinal:
  1. Nombre Vulgar: Arándano.
  1. Nombre Científico: Vaccinium Myrtillus.
  1. Principios Químicos que actúan en el Tratamiento:
  1. Composición Química:

La baya del arándano es rica en agua (85%), osas (3 a 7%), minerales (K, Ca, Mg) y ácidos (1%, sobretodo cítrico). Se han caracterizado varios ácidos fenoles al igual que varios alcaloides quinolizidínicos. Los compuestos activos son heterósidos de genina catiónica: antocianósidos. Antocianósidos: Representan aproximadamente 0,5% del peso fresco y la cromatografía líquida de alta resolución (HPLC) en fase reversa ha permitido caracterizar 13 antocianósidos diferentes. Los azúcares son glucosa, galactosa y arabinosa. Se han identificado cinco geninas: delfinidol, cianidol, malvidol, peonidol y petunidol. Se observa también la presencia de proantocianidoles dímeros, de (+)-catecol, (-)-epicatecol y glucósidos de flavonoles (hiperósido, quercitrósido). La hoja es pobre en antocianósidos. Contiene flavonoides, heterósidos del quercetol (rutósido, avicularina (= 3-O-α-(L)-arabinosil quercetol)) y de 5 a 10% de taninos condensados, oligómeros y polímeros flavanólicos. Como muchas Ericáceas, contiene ácidos triterpénicos. La presencia de arbutósido, reconocida antiguamente, parece inconstante. Los ácidos fenoles son idénticos a los de las bayas.

  1. Propiedades Terapéuticas:

Fueron usadas, antes de que la insulina estuviera disponible, para el tratamiento de la diabetes. El extracto activo fue eficaz en reducir la glucosuria en los pacientes con diabetes tipo 2 y también en algunos con diabetes juvenil. Este extracto demostró ser eficaz para reducir los requerimientos de insulina por facilitar la acción de la insulina.

  1. Modo de Preparación y Administración:
  1. Preparación:

La cocción es el método de extracción de los principios activos de una planta consistente en hacerla hervir en agua a fuego lento desde 3 minutos a 30, generalmente sobre las partes más duras de la misma desmenuzadas - raíces, tallos, cortezas o semillas- , y dejarla reposar con un tiempo mínimo de 10 minutos. Para realizar este proceso, se verterán unas 6 cucharaditas de hierba seca o el doble de fresca en 3/4 de litro de agua. Se enciende el fuego hasta que hierva y mantenerlo así hasta que el líquido se reduzca en una tercera parte, es decir sobre medio litro, lo cual se producirá normalmente entre los 20 minutos y la media hora. Luego colocar un colador sobre la taza y filtrarla. Conservar en la nevera o en un lugar fresco un máximo de 24 horas. Se pueden tomar normalmente entre 2 y 3 tazas diarias.

  1. Administración:

Cocción durante 30 minutos de 20g de hojas secas por litro de agua. Tomar dos veces al día.

  1. Planta Medicinal:
  1. Nombre Vulgar: Agrimonia.
  1. Nombre Científico: Agrimonia Eupatoria L.
  1. Principios Químicos que actúan en el Tratamiento:
  1. Composición Química:

Aceite Esencial.

Ácido Silícico.

Ácido Salicílico.

Ácido Ascórbico.

Ácido cítrico.

Ácido Málico.

Ácido Esteárico.

Ácido Nicotínico.

Vitamina K.

Quercitrina.

Taninos catéquicos (5%).

Compuestos triperténicos (hojas).

  1. Propiedades Terapéuticas:

Reducen la hiperglucemia en ratones diabéticos.

  1. Modo de Preparación y Administración:
  1. Preparaciones:

Las infusiones es el método más frecuente de extracción del los principios activos de una planta. Consiste en verter agua caliente, generalmente sobre las partes más tiernas - hojas, o flores - , y dejarla reposar entre 5 y 10 minutos. Normalmente se realiza depositando una cucharada pequeña de planta seca en el interior de una taza, lo que equivaldría a un peso aproximado de 2-3 gr. Si se trata de hierba fresca la cantidad suele ser el doble. Una vez la hierba dentro se verterá agua que acaba de romper a hervir y se tapara para que no se evaporen las propiedades que se encuentran en sus aceites. Si tiene un sabor que no resulta agradable es mejor endulzar con miel.

Si se desea preparar con cazuela o con algún recipiente, se verterá en el mismo medio litro de agua. Cuando esta a punto de hervir se añaden 6 cucharadas pequeñas de hierba seca o 10 de tierna - entre 20 y 30 gr., respectivamente - y se seguirá el mismo proceso anterior. Debe guardarse en la nevera o en un lugar fresco si se desea conservar, no debiendo hacerlo más allá de un día. Normalmente se toman de 2 a tres tazas al día.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Métodos de esterilización

    Comprende todos los procedimientos físicos, mecánicos y preferentemente químicos, que se emplean para destruir gérmenes ...

  • Calculo de plantilla de medicina interna

    Datos, criterios y variables. Cálculos y resultados. Resumen, conclusiones y recomendaciones. La dotación en recursos ...

  • Colas animales

    Colágeno. Gelatina. Propiedades del colágeno. Uso cosmético del colágeno. Uso médico del colágeno. Aspectos básicos sobr...

Ver mas trabajos de Salud

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda