Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Turismo de naturaleza en función del desarrollo local

Enviado por Isabel Urquiza



  1. Resumen
  2. Generalidades acerca del turismo de naturaleza.
  3. Turismo de naturaleza y desarrollo sostenible.
  4. Posibilidades del turismo de naturaleza para proyectos de desarrollo local.
  5. Bibliografía

Resumen

La relación hombre_naturaleza mediada por la cultura, es mucho más intensa y rica si nos ponemos en contacto con ella de manera directa y aprendemos a cuidarla y a conservarla, primero desarrollando actitudes favorables hacia nuestro entorno más próximo y posteriormente hacia entornos más lejanos, que serían aquellos que solo conocemos por referencias, pero que son igualmente importantes para el equilibrio humano, y en segundo término, y esto significa poseer posturas más activas, participando en proyectos conservacionistas en determinadas localidades, con beneficios directos e indirectos para su población.

Esta tendencia está siendo canalizada por la práctica en todo el mundo, del turismo de naturaleza, por un número cada vez mayor de personas, que acuden a destinos distantes de su lugar de origen, impulsados por motivaciones de acercamiento y disfrute de la vida natural y cultural de la localidad.

Palabras claves: Turismo, Turismo de naturaleza, Desarrollo local, Proyectos conservacionistas.

Introducción

El turismo es definido como el conjunto de actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno habitual, por un período de tiempo consecutivo inferior a un año. Los motivos son diversos, fines de ocio, por negocios u otros motivos. Muchas son las definiciones que circulan referidas a la industria sin humo, del ocio, del bienestar, de la hospitalidad, de la confianza, etc.

El turismo moderno tiene su origen en Europa, específicamente en la primera mitad del siglo XIX, incrementándose posteriormente en Norteamérica, cuando miembros de la aristocracia visitaban países extranjeros, al principio como un lujo que solo podía ser sustentado por esta clase social y luego con la incorporación de otros segmentos de la sociedad. Paulatinamente va alcanzando un desarrollo ascendente en lo que se refiere a cantidad de turistas, número de países receptores y emisores,etc

Merece la pena enfatizar en el aspecto humano de la actividad, de intercambio entre culturas y personas cuyo resultado figura en la asimilación de nuevas prácticas y hábitos en la conducta de las personas.

Acontecimientos políticos, como la derrota de Napoleón y el subsiguiente uso de las carreteras para fines turísticos, así como la apertura de las fronteras, y más tarde tecnológicos como la creación del ferrocarril y su expansión por varios países y regiones impactó significativamente el desarrollo del turismo, propiciando un avance en su ejecución. A la par de este desarrollo social, tecnológico y económico comenzaron a surgir hombres destinados a la organización de viajes y a la promoción de destinos utilizando varias vías para esto.

Así surgieron los viajes individuales y en grupos demostrando este hecho la interrelación de varios factores para el surgimiento de un determinado producto, en este caso el referido al área turística.

Hechos históricos relevantes dejan su impronta en este incipiente desarrollo turístico. Tal es el caso de las crisis económicas y las guerras mundiales, que con su secuela de muerte y destrucción económica impactan negativamente en esta naciente industria y generan por otra parte determinadas condiciones para su desarrollo bajo nuevas condiciones como es el caso de la utilización de nuevos medios de transporte, digamos, aviones, cruceros, que se trasladaron al mundo civil. Este y otros aspectos de la postguerra permitieron que se elevara a una cifra millonaria el número de viajes, lo que incidió favorablemente en una mejor organización de los mismos. Estados Unidos y Europa gozan entonces del privilegio de las mayores cifras tanto en la emisión como en la recepción de turistas.

El creciente progreso tecnológico de la sociedad en los diversos órdenes, dígase mayor conocimiento de la conducta humana y sus móviles, ya que el turismo es una actividad esencialmente humana, o bien en el área de las telecomunicaciones y la informática, continuaron impactando esta actividad. En este momento se pronostican para el 2010, 1000 millones de turistas, y para el 2020 unos 1600. En solo 20 años la cifra aumentará de 700 a 1600 millones y es necesario prepararse para enfrentar con éxito la creciente demanda.

Esta actividad, que sustenta la economía de muchos países, constituye una efectiva vía para aprovechar los recursos disponibles en cada territorio, con un sugerente futuro y que conlleva una filosofía nueva con respecto a las construcciones, los servicios y las actividades derivadas de la atención a los turistas. La misma debe garantizar su propio desarrollo, aportar recursos al Estado para la generación de proyectos económicos y sociales y rescatar y mantener los atractivos naturales y el patrimonio histórico cultural.

Este último aspecto se hace imprescindible en las condiciones actuales, donde viven en peligro de extinción muchas especies animales, vegetales y por qué no decir que la propia especie humana lo está también. Es también preciso poner al mismo nivel todas las culturas de la humanidad, que como producto social son idénticas manifestaciones del quehacer humano en su paso por la historia.

La historia del desarrollo del turismo en el mundo demuestra su creciente diversificación y ampliación a diferentes sectores de la sociedad, lo que contribuyó a que adquiriera un carácter masivo y por consiguiente que fuera respondiendo a todos los preferencias de los diversos grupos, ya no selectos como ocurrió en los orígenes de esta actividad, convirtiéndose el turista en un ente activo que se desplaza con una predisposición psicológica y mental determinada, en contraposición a determinados enfoques que lo sitúan como un ente pasivo, que abandona su ambiente habitual en búsqueda de nuevas sensaciones, con posturas consumistas y superficiales. Los cambios de comportamiento del turista actual como son su mayor espontaneidad, la necesidad de recibir tratamiento diferenciado, la necesidad de contacto con culturas nuevas y sus representantes, su nivel mayor de actividad, etc, matizan las tendencias actuales en la práctica del turismo.

Dentro de esta múltiple orientación se encuentra el turismo de naturaleza. Este tipo de turismo está experimentando un acelerado crecimiento a escala mundial donde nuestro país ha establecido cambios profundos en la explotación de los segmentos de la demanda turística, con elecciones de nuevos destinos alejados del turismo tradicional que ha venido desarrollando hasta el momento. El turismo de naturaleza que desarrollamos predominantemente es una mezcla de turismo naturalista, agroturismo y turismo cultural y en algunas áreas se practica el turismo conservacionista y en la práctica ha resultado factible para sustentar proyectos de desarrollo local, por su aceptación entre los excursionistas y la amplitud de su práctica.

Desarrollo

1 Generalidades acerca del turismo de naturaleza.

Resulta breve la historia del turismo de naturaleza actual, no obstante es una modalidad que en los últimos años ha dado un gran vuelco. Hace unas pocas décadas era el safari su manifestación fundamental, donde imperaba la victoria del arma de fuego sobre algún ejemplar de un escenario geográfico determinado, hecho que traduce una actitud depredadora del hombre y no precisamente a favor de la naturaleza y la diversidad biológica. Esta manifestación está llamada a desaparecer, pues la pieza viva reporta mucho más placer, beneficio para el medio ambiente y reportes económicos que muerta.

En Cuba, junto a lo abierto y cálido de su pueblo, la rica mezcla que constituye su cultura, las bondades del clima, se suma como elemento crucial para la práctica de esta variante la naturaleza, con su variedad, conservación y alto grado de endemismo, razones estas para la verdadera arrancada del turismo de naturaleza que se está produciendo ahora, con la concertación de varias organizaciones sociales y de la estructura central del Estado. Además del Ministerio de Turismo, se sumaron a la empresa otras organizaciones.

Entre los objetivos del país como apunta el Doctor Norman Medina, arquitecto, urbanista y profesor, está convertir a Cuba en los próximos 5 años en un importante mercado receptor de turismo de naturaleza en el Caribe por sus características.

Según datos aportados por la Ecoturism Society la tasa de crecimiento del turismo de naturaleza se ha estado incrementando entre un 15 % y un 20 % anual en los últimos años. En la actualidad se estima que las personas que demandan estas modalidades de vacaciones sobrepasan la cifra de 70 millones, concentrados fundamentalmente en América del Norte y Europa Occidental, sin embargo se considera que sólo el 10% de este volumen de turistas tomaron sus vacaciones en el exterior, en un país diferente al de su residencia habitual. Se estimó que en el año 2000 el volumen de turistas que viajó al exterior para apreciar las bellezas naturales y culturales de otros países estuvo cerca de los 12 millones, cifra que debe duplicarse cada 5 años, llegando a 24 MM en el 2005 y alrededor de 50 en el 2010. (Citado por Ayala, Hana 2000 en Ecoturismo. Paradigma para el siglo XXI).

Esto significa que los demandantes del turismo de naturaleza aumentarán su participación en el mercado turístico mundial desde el 1% en el 1996 hasta un 5% en el año 2010. En esta cifra se está incluyendo solo a los ecoturistas, es decir los turistas más especializados, pero en una proyección integral del desarrollo del turismo de naturaleza se tendrían que tomar en cuenta, además a las grandes masas de turistas que son simplemente aficionados a la naturaleza y a las culturas foráneas, motivaciones estas comunes a la hora de seleccionar destinos o que simplemente se manifiestan o se hacen actuantes al presenciar de manera más o menos activa los atractivos naturales e históricos existentes en los diversos escenarios donde desarrollan su vida por un período determinado de tiempo.

Entre los principales países emisores viajeros de turismo de naturaleza en el mundo se encuentran Estados Unidos, Canadá, y varios de Europa como Reino Unido, Italia y España.

Muchos especialistas coinciden en afirmar que los turistas tienden a practicar cada vez más modalidades asociadas a la naturaleza.

  1. Definiciones del turismo de naturaleza

De manera más amplia podemos definirlo como viaje turístico para disfrutar y apreciar la naturaleza. La OMT lo define como: "Viaje responsable que conserva el entorno natural y sostiene el bienestar de la población local¨ (2000) Este oscila desde pequeños grupos de personas con un eco-interés especial en la naturaleza que puede incluir un estudio serio de un tema concreto, hasta grandes grupos de personas corrientes que en un lugar de vacaciones desean incorporar una excursión de hasta un día en una reserva natural o lugar semejante como parte de su entrenamiento o descanso.

Esta definición introduce el concepto clave de viaje responsable y destaca entonces actitudes conscientes del visitante hacia el mundo natural, que se erigen en definitorias cuando de interacción con el medio ambiente se trata. Destaca además la posibilidad de ser utilizado en función de la población local. En nuestro país se ha venido utilizando esta práctica en algunas regiones con éxito, por ejemplo en la provincia de Pinar del Río, específicamente en la zona de Las Terrazas, tan rica en elementos naturales y culturales, Pico Turquino, Cuchillas del Toa, etc.

El Instituto Interamericano de Turismo define el ecoturismo en función de la obtención de los fondos necesarios para la conservación de la naturaleza, la protección de recursos naturales especiales y la defensa del medio ambiente, por medio del uso sostenido ecológicamente compatible y no destructivo de hábitat y sitios naturales (Turismo sostenible en áreas naturales.1999). El ecoturismo según sus seguidores sustenta la sostenibilidad de los recursos naturales y se promueve para conservar el sitio, constituyendo elemento esencial el reconocimiento de los valores culturales de la localidad.

Esta definición sugiere determinadas conductas tendientes a la conservación del entorno por el visitante.

Mientras E. Boo (1992) plantea que el turismo de naturaleza promueve la conservación y los esfuerzos para un desarrollo sostenible. Por su parte H. Ceballos_Lascurain (1987) plantea que es un ¨Viaje a áreas naturales relativamente inalteradas con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales (paisaje, flora y fauna) de dichas áreas, así como cualquier manifestación cultural, mediante un proceso que promueve la conservación y propicia un beneficio a las poblaciones locales¨ . Es de destacar en esta última definición el hecho de referirse a la conservación de áreas relativamente inalteradas, en cuanto por los efectos devastadores de múltiples fenómenos meteorológicos y de otra índole, pudieran no abundar.

El turismo de naturaleza es el que está en contacto con cualquier elemento de la naturaleza y se divide en: (Citado por E Edroma 1997 XI Congreso Espacios Naturales).

  • Turismo ecológico: Garantiza al usuario entrar en contacto con la naturaleza y adquirir conocimientos de ecología.
  • Paisajístico: Se lleva al usuario a observar el paisaje.
  • Rural: El usuario va hacia las áreas rurales, se hospeda en casas de campesinos.
  • Agroturismo: El turista puede participar con el dueño de la tierra en actividades agrícolas varias.

La definición cubana de turismo de naturaleza que aparece en la Resolución Conjunta de 1999 Mintur-Citma-Minagri expresa: "Todas las modalidades del turismo en que la motivación del viaje o excursión o la selección del destino esté determinada por el acercamiento y disfrute de la naturaleza".

En esta definición es importante el componente motivacional presente en el turista, lo cual permite que varias modalidades del turismo como son el de aventuras, acuático y otros puedan contemplarse como turismo de naturaleza. El placer o la generación de emociones positivas derivadas del contacto con el medio natural es elemento distintivo en la definición.

1.2 Principios y fines del ecoturismo.

  • Contribuir en la obtención de fondos e ingresos necesarios para la conservación de la naturaleza y la protección del medio ambiente. Servir de vehículo para dar a conocer la importancia de la naturaleza, los ecosistemas, y otros recursos naturales para la sociedad educando a los visitantes en los destinos y sitios vinculados.
  • Crear conciencia entre comunidades y habitantes locales sobre la importancia de proteger los recursos naturales y el entorno que los rodea. La comunidad actúa sobre el entorno natural negativamente cuando no tiene recursos, mientras la comunidad que vive en armonía con la naturaleza la cuida.
  • Contribuir al crecimiento balanceado y al desarrollo sostenible en áreas y regiones específicas, mediante la contribución económica de los posibles proyectos que se generen.
  • Servir de instrumento de apoyo para la protección de aquellos recursos naturales utilizados en la ejecución de actividades de ecoturismo.
  • Asegurar la participación de comunidades y habitantes locales en la actividad del ecoturismo, de manera consciente y activa.
  • Satisfacer los deseos y expectativas del visitante en apreciar, observar y experimentar hábitat único y a la vez participar en esfuerzos para proteger la naturaleza.

Fines del ecoturismo

  • Fondos para la conservación.
  • Educación sobre la importancia de un ecosistema conservado.
  • Conciencia en los miembros de la localidad.
  • Desarrollo balanceado y sostenible de las áreas.
  • Protección del sitio utilizado, sobre todo haciendo hincapié en lo negativo de las actitudes depredadoras de algunos seres humanos.
  • Participación de los miembros de la localidad de manera activa en el establecimiento de las decisiones a favor de todos.
  • Satisfacción del visitante, en función del bienestar emocional que genera el contacto con medios sanos y bellos.

2. Turismo de naturaleza y desarrollo sostenible.

El concepto de sostenible aparece por primera vez en el Informe Bruntland (1987) titulado "Nuestro futuro comienza" presentado a la Asamblea General de las Naciones Unidas por la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, definiéndose como el proceso que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus necesidades buscando la asociación íntima de la actividad económica con la naturaleza.

Algunos especialistas en desarrollo lo definen como un estilo que busca en cada región solución específica a problemas concretos tomando en consideración el entorno natural y cultural atendiendo a las necesidades inmediatas y a las de largo plazo.

Se trata de encontrar los medios de amortizar el desarrollo socioeconómico con un manejo adecuado de los recursos naturales y el medio ambiente (Troncoso 1992), mientras que la Unión Mundial para la Naturaleza (1991) plantea que: ¨Es el proceso que permite que se produzca el desarrollo sin deteriorar o agotar los recursos que lo hacen posible.¨

Este objetivo se logra generalmente gestionando los recursos de forma que se puedan ir renovando al mismo ritmo que van siendo empleados, o pasando del uso de un recurso que se genera lentamente a otro que lo hace a un ritmo más rápido. De esta forma los recursos podrán seguir manteniendo a las generaciones presentes y futuras.

En 1992 (Confrontación de Rio de Janeiro) se institucionaliza el concepto de desarrollo sostenible y de sostenibilidad. Se abordó el concepto de desarrollo sostenible para la protección, presencia y fortalecimiento de nuestro medio humano.

Al desarrollo sostenible del turismo va indisolublemente ligado el concepto de capacidad de carga o capacidad turística, o capacidad de acogida. (Mathieson y Wall, 1982, Mclntyre, 1993, Crosby y Moreda 1996) El concepto hace referencia al uso máximo que pueda hacerse de un lugar sin causar deterioro de sus recursos, ni la satisfacción de los visitantes o generar impactos adversos sobre la sociedad, la economía o la cultura local.

El concepto de desarrollo sostenible presupone la necesidad actual del uso racional de los recursos naturales que evite su agotamiento y constituye un paradigma adoptado por Cuba que ha quedado expresado en la Ley 81/97 de Medio Ambiente. A escala internacional hay una toma de conciencia con relación a esta necesidad que se manifiesta, en el mercado turístico, a través de una mayor exigencia por la calidad ambiental y un incremento de la demanda en las modalidades que utilizan los espacios naturales.

Si el turismo es la actividad humana que se analiza conviene resaltar que ella implica el movimiento humano por la geografía terrestre, comprendiendo millones de personas que se incrementan vertiginosamente, de 567 en 1995, 700 en el 2000 a 1600 en el 2020(Citado por Ortelio Soler G.2004).En este caso lo sostenible se relaciona con miles de millones de seres humanos, no solo turistas, sino también los que prestan estos servicios, directa o indirectamente. El turismo, pues, debe garantizar en primer lugar, su propio desarrollo, aportar recursos al Estado para el desarrollo de proyectos económicos y sociales y rescatar, mantener y conservar ahora y en el futuro, tanto las atracciones naturales, como el patrimonio histórico_cultural.

Los puntos principales de la sostenibilidad en el Caribe se expresan en los siguientes aspectos:

  • Planificación adecuada para garantizar un desarrollo ordenado y una correcta utilización de los beneficios en interés social y local. Cada territorio define su plan de ordenamiento territorial que define los límites del desarrollo y cómo utilizar y potenciar los recursos.
  • Articulación del proyecto turístico con la política económica nacional y territorial y con el entorno ecológico. Cuba ha desarrollado sistemáticamente acciones para lograr esto.
  • Consolidar y fortalecer permanentemente la identidad nacional, rescatando los principales valores de las culturas nacionales.
  • Proteger los valores culturales insertando al turismo en ellos, negando la fabricación de seudoculturas ajenas a nuestra idiosincrasia y autoctonía.
  • Sustituir la competencia por la colaboración, lo que permitirá la complementariedad del producto turístico, entre los países de la región.
  • Avanzar en la integración local y regional. Este aspecto cobra creciente importancia en las condiciones actuales y existen ya ejemplos concretos de esto.
  • Armonizar los intereses del Gobierno, localidades y otras asociaciones, fortaleciendo el papel regulador del Estado.
  • Lo más importante es la propia sustentación de la sociedad, que implica en todo momento su protección.

En el IV Congreso de la Asociación Médica del Caribe Ibrahim Ferradaz (Citado por Ortelio Soler Turismo en Cuba 2004) plantea que ¨No vamos a desarrollar cualquier turismo, hay que hacer un turismo de calidad y sobre todo un turismo integrado a la naturaleza¨

Esto constituye en apretada síntesis toda una orientación práctica y teórica de cómo hacer turismo en un país y en este tiempo.

3. Posibilidades del turismo de naturaleza para proyectos de desarrollo local.

Para el año 2005 se aspira a que unos 100 000 vacacionistas vengan atraídos por el turismo de naturaleza y que en el 2010 sean 35 000. Con ello el 5 % de los arribos y el 7 % de los ingresos provendrían de este tipo de turismo, lo que nos igualaría a los parámetros mundiales.

Los espacios naturales con suficientes atractivos y condiciones pueden servir para la práctica de modalidades como el ecoturismo, el turismo de naturaleza, turismo rural, turismo de aventuras, turismo deportivo y el agroturismo. Todas estas variantes pudieran generar proyectos para desarrollarse en las localidades bases, y propiciar el desarrollo de los habitantes con estas habilidades, además degenerar nuevos empleos, ingresos y capacitación para el mejor ejercicio de los mismos.

Pronóstico de arribo de turistas de naturaleza en Cuba. (1)

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

12000.0

13800.0

15870.0

18250.5

20988.1

24136.3

27756.7

1

Hasta agosto de 1999 los excursionistas registrados fueron unos 120 mil lo que indicó un incremento significativo con respecto al nivel alcanzado en igual periodo de 1998. Estas cifras pueden parecer todavía muy modestas, pero evidencian que se está produciendo un crecimiento gradual y sostenido de la demanda sobre la todavía incompleta oferta cubana del turismo de naturaleza. En el año 2001 Francia fue el mayor emisor de ecoturistas para nuestro país, seguido por Inglaterra, Alemania, España y Holanda.

Datos tomados de la tesina Diseño turístico La Yaba. Mayelín Delgado García, Caridad Castro González. 2001

En las localidades, en dependencia de sus características, pueden realizarse variadas actividades como las fuertes con niveles de riesgo diferente y aquí pudiéramos incluir el escalamiento de montañas, exploración de cuevas, etc, la observación y disfrute del paisaje natural, específicamente cuando se observan especies animales o vegetales raros o en peligro de extinción, o paisajes naturales propiamente dicho en sus diversas formas, la práctica de deportes, como los acuáticos, etc, actividades de salud rehabilitatorias, que pudieran ser las referidas a baños con aguas medicinales, fangos con igual condición, etc, el disfrute y participación en actividades culturales en entornos naturales, y aquí pudiéramos mencionar las tradicionales fiestas campesinas, la participación en proyectos de ayuda a la naturaleza y también hay cobertura para actividades científicas cuando se trata de conservar especies puntuales o la resolución de conflictos ambientales por la vía investigativa.

Esto nos habla a favor de la gran cantidad de programas que pudieran realizarse en las regiones que respondan a las exigencias de cada tipo de variante dentro del turismo de naturaleza y la participación indispensable, por cierto, de sus habitantes.

Es importante también en las localidades la selección de áreas naturales para la práctica del ecoturismo. Entre los criterios para esto podemos mencionar que las mismas deben contener diversidad biológica, geográfica y cultural, contar con estudios ambientales o al menos que tengan potencialidades para su realización, poseer una determinada infraestructura, digamos carreteras, servicios varios, que aseguren la realización de determinadas actividades y prestación de servicios, como pudiera ser el desplazamiento, atención médica, etc, cercanía de centros turísticos o de otros centros que se utilicen como elementos socializadores, y un aspecto muy importante es que deben poseer respaldo local y la posibilidad de desarrollar planes de educación ambiental.

Una vez determinadas las áreas tendrán como objetivos mantener la diversidad e integridad del ecosistema, un medio ambiente natural para que especies interesantes puedan sobrevivir y ser mostradas a futuras generaciones, poseer áreas para estudiar diversos aspectos del medio ambiente en su relación con el hombre, siendo cada una de ellas representativa de valores ecológicos.

Otro aspecto a tener en cuenta en el asunto de las perspectivas de desarrollo de proyectos locales es el movimiento previsto de turistas para los años venideros, que se convierte en un aspecto favorable en las localidades que cuenten con recursos naturales, historia y cultura, elementos estos últimos que complementan el producto de naturaleza.

La preocupación cada vez más creciente por el estado de conservación del medio ambiente, el número cada vez mayor de organizaciones ambientalistas,(Citado por Norman Medina) propician que las personas se acerquen con actitudes que van de la mera contemplación de espacios sanos y saludables, que en muchas ocasiones no pueden disfrutar en sus lugares de origen, hasta la activa participación en proyectos conservacionistas, a la naturaleza y a las culturas de la localidad, demandando también la práctica de un turismo responsable y sostenible, que permita que las próximas generaciones disfruten también estos paisajes y otros elementos naturales.

Datos de encuestas avalan el comentario anterior (Citado en Turismo de naturaleza en Cuba. 2004). En los EUA se realizó una encuesta Gallup, que arrojó como resultado que el 76 % de los encuestados se inclinaba por el turismo de naturaleza, mientras que el estudio de Krippendorf, planteó que el 75% de los alemanes se consideran ambientalistas. A su vez la Organización Mundial del Turismo, establece que el 7 % de los ingresos turísticos a nivel mundial provienen de la práctica de varias formas de turismo de naturaleza.

En nuestro caso particular los paisajes con que contamos, la diversidad de especies vegetales y animales, las costas y otras formaciones que abundan en todo el territorio, los sitios naturales y otros atractivos naturales en armonía con elementos socioculturales, permiten exponer resultados en esta materia. Muestra de ello es el número mayor de visitantes, alrededor de 600 000 turistas a este tipo de instalaciones, el aumento de los ingresos (Citado en Turismo de Naturaleza 2004) y la aspiración de que para el 2010 el 70 % de los turistas que arriben al país llevados por otras motivaciones de viaje, disfruten de al menos una de las ofertas del turismo de naturaleza.

La rentabilidad de los proyectos, la educación ambiental al visitante y a los pobladores, el desarrollo de áreas naturales y economía local, la protección de áreas, el desarrollo del orgullo de la localidad, entre otras ventajas, son expresión suficiente del éxito de la actividad.

Bibliografía

Introducción al conocimiento del medio ambiente. Curso de Universidad para todos.- - La Habana, 2002.- -40 p.

Turismo de Naturaleza: Conceptos preliminares para las bases de diseño.- -Las Habana: MINTUR, 2000.- -5 p.

Castro González, Caridad. Diseño producto turístico "La Yaba"/ Caridad Castro González; Mayelín Delgado García; Ana Elvira Gómez Reyes, tutor.- -Trabajo de Diploma; Escuela de Hotelería y Turismo Perla del Sur (Cienfuegos), 2001.-63h.

Castro Ruz, Fidel. Mensaje a la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. / Fidel Castro Ruz.- -Rio de Janeiro: (s.h.) 1992.- -7 p.

Castellanos, Rene. Esquema especial de ordenamiento de las regiones turísticas./ Rene Castellanos.- -(s.l.) (s.e.), 1998. 94 p.

Caraballé Sánchez, Yoel Ernesto. Diseño producto turístico Finca La iguana/: Yoel Ernesto Caraballé Sánchez; Ihurismil Lavín Acevedo, tutor.- -Dirección de empresas turísticas, Escuela de Turismo (Cf), 2000.- -53 h.

Ceballos-Lascurain, Héctor. Ecoturismo, naturaleza y desarrollo sostenible. /Héctor Ceballos-Lascurain. - -Cayo Coco: 2000,- -104 p.

Programa Nacional de Educación Ambiental para el turismo.- -Escuela de Altos Estudios de Hotelería y Turismo, 2000.- -35 p.

Cuba. MINTUR-CITMA-MINAG. Resolución conjunta sobre Turismo de Naturaleza.- -La Habana, 1999. -10p.

 

Isabel Urquiza

Cuba

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Turismo

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda