Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Ensayo para biblioterapia

Enviado por Sergio Edgardo Malfé



  1. Resumen del 1er. Preliminar
  2. Segundo Preliminar de aproximación a un Trabajo Biblioterapéutico
  3. Tercer Preliminar Biblioterapéutico

  • Contiene 3 preliminares, con notas y referencias bibliográficas, más algunos ejemplos de la práctica ensayada.

Resumen del 1er. Preliminar:

1) Se expone la necesidad de este razonamiento teórico.

2) La Biblioterapia, útil para activar fuerzas favorables a la salud.

3) Se busca una manera de superar los dilemas, en la poética y la fraternidad .

4) Se cuestiona la "naturalización" de ordenamientos falseadores.

5) Un redimensionamiento personal evidencia la falta de sentido axiológico dada por las sobredeterminaciones.

6) La Persona no queda sin normas porque se puede construir una "moral provisoria".

7)En el sentido de lo Constante para una libertad propia y asertiva (Sponte).

8) La angustia y el sufrimiento, con una aceptación resiliente y meditativa, se pueden superar; para el afloramiento de recursos hacia el crecimiento.

9) Con la selección de una obra literaria, se boceta una concretización biblioterapéutica.

Los Preliminares 2 y 3 son: de discusión y replanteo; y del método al intervenir..

Palabras Clave: biblioterapia – lectoterapia – "literapia" – activación – diálogo – actitudes – imaginación – meditación – valores – desmitificación – inteligencia – rituales – arbitrariedad – "metagramática" – connotación – ideologías – retórica – poética – eclecticismo – disciplina – ficciones – creencias.

Esta obra es de libre disponibilidad, con la mención del autor;bajo los términos de

GNU Free Documentation License.

Una advertencia aclaratoria previa; es la de tener en cuenta, ante la desactualización relativa de las referencias , que estas tentativas se realizan en tiempos de emergencia particulares, con restricciones socioeconómicas, que conllevan deprivaciones humanas, culturales y personales, que no son del caso mencionarlas aquí. Por ello, los fundamentos autorales de conocimiento, son los que pude disponer a mi alcance, para estos esbozos necesarios (1). No obstante, en pasos sucesivos a este momento de transcripción de borradores, iré actualizando, con fundamentos generales y trabajos específicos valorables; que sólo he podido entrever algunos de esos materiales. Pero que habrán de informar mi proyecto; en correlación con que se mantenga el rumbo y la forma iniciales de este cruce, entre literatura y atención terapéutica(2); que está en mi voluntad(3).

Esta comunicación presenta la intención de lograr encuentros individuales o grupales, para la activación de fuerzas emocionales e intelectuales, favorables para la salud, dentro de un diálogo hacia la razón. Al seleccionar co-participadamente, a la lectura de corte creativo, sostenemos cómo esas obras pueden avivar el espíritu con gentileza (DESCARTES). La "conversación" con los autores, colocaría a la persona entrevistada, en diálogo estudiado con los mejores pensamientos; para que, con la ayuda de este sistema, podamos formar un mejor "juicio".

Este mejor pensamiento tendría que ser activo y descubridor, desde los entrevistados. Apuntamos a pensar, no a racionalizar con maneras prejuiciosas; para que, con moderación de acciones, podamos desarmar los deseos inauténticos, y se revelen nuevos contactos posibles con la realidad, (FROMM, p.234). No se considerará este pensar solamente en sus contenidos,(su faz lógica); sino que consideraremos también a las conexiones psicológicas de los elementos intervinientes, (su faz comunicativo-emocional).

De esta doble mirada en lo comunicativo, como también en sus contenidos, saldrá el calibrador; para que la elección de los materiales pueda apuntar hacia obras de imaginación creadora, cuyo lazo con la entrevista también cuenta con una meta doble: a)cambios asertivos en la ‘fenomenología actitudinal’; y (b):cambios cualitativos propios, en la secuenciación dialéctica, para un comportamiento libre. Por consiguiente, no buscamos de acentuar la "ejemplificación memorable", del estilo moraleja. Y la calibración para el material sintetizará disciplina conciente e imaginación en lo gramático (4). / (BATESON; pp. 91-97).

Al obrar con este proceder re-significativo, podríamos llegar con la entrevista biblioterapéutica, hasta de-sujetarnos, como para que asì se re-creen actitudes, ante los dilemas que se le presentan y que incomodan al entrevistado. Aunque pueda haber un casi inevitable desbaratamiento pasajero; sepamos que: la mínima pervivencia de la experiencia biblioterapéutica, con-llevará en reserva una potencialidad actualizable para un mejoramiento integral, en plazos más largos. (GARCIA PINTOS).

Con el foco de este suponer poético; con la comprensión y/o captación de la "función poesía"; tenemos una puerta de acceso a la fraternidad con la gente y el mundo. Para que entonces se puedan dar relaciones singulares, en las que convivan auténticas identidades, en el entorno real de estos tiempos co-figurativos. (MORIN) (COMAS ARNAU) (COOPER).

Las coincidencias argumentales y/o gramáticas, del texto a trabajar, con las vivencias de la persona entrevistada, nos llevarán a re-colocarnos en una dimensión más general y socio-cultural é histórica. Para que, al percibir las costumbres imperantes como un molde naturalizador; y cómo producen comportamientos modelados; podamos entonces pasarlas a un relativo ordenamiento de importancia, como transmisoras e interpretadoras de valores. La biblioterapia cuestiona este moldeamiento, también usualmente falseador de necesidades. La presión del Aprendizaje Social, que pudo haber sustituído una ‘dinámica vital’, por estándares de insatisfacción y compulsión al "mercado"; pueda quizá quedar así manifestada como inadecuada.

Tal presión de las costumbres asimilativas, en las respuestas problemáticas que estuviesen dándose en nuestro receptor de intervención, podría producir la falta sentida de un sentido axiológico constante; y problematizar vanamente a la personalidad más cierta. El texto seleccionado, por medio y dentro de un redimensionamiento, permitiría que veamos ese determinismo.

Las referencias provisorias, debidas de suministrar necesariamente, por el operador de esta Biblioterapia, suplantarían de momento a los datos falseados, con el fin de evitar el sentimiento de anomia, si fuere este perturbador. Estas certezas provisorias incluyen a las pequeñas cosas del vivir, como fuente de apoyos. También el "paciente" ha de poder elegir un pensamiento-guía, ó certeza cotidiana, referida al mundo que desde el texto hemos descubierto. (GARCIAPINTOS).

Esta ‘moral provisoria’ como recurso curativo, hacia la propia sanación que buscamos, (DESCARTES); va a ser reemplazada paulatinamente, por las verdades humanas constantes, por el conocimiento, que exclusivamente las verdades posibilitan, (5).

Por esta superación, que suprime la adhesión frustrante a las pseudo realidades, podría llegar a saberse cuales son las necesidades,en-lo-constante, para la identificación en nuestro receptor, con un renovado sentido humano. Este saber de lo necesario, i.e: la libertad psico-mental, por una puesta en diálogo vivencial y con su interioridad, ayudaría quizá a la persona, para integrarse a significaciones más ciertas: a la lucha, al nacimiento, a la muerte; y con esta libertad objetiva, podemos aguardar también al amor; (BALDWIN). Con estas certezas incorporadas, podría haber capacidad de atravesar el sufrimiento, que es condición no deseada pero necesaria, para el crecimiento personal: (COOPER).

¿¡Cómo podría yo proponer esto de atravesar sufrimiento y angustia, (con sus facetas), para efectivizar una mejoría con la realidad!? –Porque en estos estrechamientos dolorosos, como desfiladeros del psiquismo, las formas y los contenidos siguen alternándose y fluyentes; pero como en un pasadizo, embretadas. No es ya una correntada plural caudalosa. Esta muda en similaridad con un arroyito, en una garganta rocosa, entre apretados acantilados-.

Así queda comprimida la corriente, al igual fantasmática-individual, como imaginaria y convencional- codificada: en un fluir que sentimos paralizado, pero que sigue circulándonos, aunque sea de gota en gota. Y por este quitar y/o disminución a elementos, se puede llegar a captar, en la lucha, por la conciencia, al componente de imagen que es correlato de la angustia; captarlo como otra certeza de apoyo.Pero esto a través de la aceptación de lo ‘constante’, y con la meditación. (MALFE, R). (JASPERS).

En esta lucha por el Yo, entre la angustia y la meditación, puede aflorar una consigna de lenguaje, estésica o introspectiva, percibida o inducida desde la reflexión ‘de-sujetada’.(6). Este vocablo/s sería una nueva certeza para sostener los cambios que la persona tratada requeriría. El paralelismo elaborado o autónomo entre palabra e imagen, refuerza mutuamente al concepto de este sobrepasar. También esta unión funciona como ayuda-memoria; al recordar el fántasma se presentarán la palabra y el concepto; (MALFE R.). Y esta ocurrencia se puede registrar también en el ámbito psico-físico, como una disposición corporal cambiada con respecto al hábito previo. (7).

Voy a presentar un boceto de trabajo biblioterapéutico, que acontece en mi propia condensación de ‘bio-temporalidad’; un texto que me acontece, (GARCIA PINTOS). Para cuando quien se trate decida sobre cual texto usaremos, lo hará descubriéndolo; por el mensaje conexo, o por sus códigos y concatenaciones formales, señalables para aquello con que nos propondremos trabajar. Yo elegí un pasaje de Ernesto Sábato, de su novela "El Túnel, (8):

(…) ..Era curioso que ella no hubiera averiguado mi dirección; yo, en cambio, conocía ya su dirección y teléfono. Vivía en la calle Posadas, casi en la esquina de Seaver.

Cuando llegué al quinto piso y toqué el timbre, sentí una gran emoción.

Abrió la puerta un mucamo que debía de ser polaco o algo por el estilo y cuando dí mi nombre me hizo pasar a una salita llena de libros: las paredes estaban llenas de estantes hasta el techo, pero también había montones de libros encima de dos mesitas y hasta de un sillón. Me llamó la atención el tamaño excesivo de muchos volúmenes

Me levanté para echar un vistazo a la biblioteca. De pronto tuve la impresión de que alguien me observaba en silencio a mis espaldas.Me dí vuelta y ví un hombre en el extremo opuesto de la salita: era alto, flaco, tenía una hermosa cabeza. Sonreía mirando hacia donde yo estaba, pero en general, sin precisión. A pesar de que tenía los ojos abiertos, me dí cuenta de que era ciego. Entonces me expliqué el tamaño de los libros anormales. .

-¿Usted es Castel, no? –me dijo con cordialidad, extendiéndome la mano.

-Sí,señor Iribarne –respondí, entregándole la mano con perplejidad, mientras pensaba qué clase de vinculación familiar podía haber entre María y él.

Al mismo tiempo que me hacía señas de tomar asiento, sonrío con una ligera expresión de ironía y agregó:

-No me llame Iribarne y no me diga señor. Soy Allende, marido de María-

Acostumbrado a valorizar y quizá a interpretar los silencios, añadió inmediatamente:

-María usa siempre su apellido de soltera.

Yo estaba como una estatua.

-María me ha hablado mucho de su pintura. Como quedé ciego hace pocos años, todavía puedo imaginar bastante bien las cosas.

Parecía como si quisiera disculparse de su ceguera. Yo no sabía que decir. ¡Cómo ansiaba estar solo, en la calle, para pensar en todo!

Sacó una carta de un bolsillo y me la alcanzó.

-Acá está la carta –dijo con sencillez, como si no tuviera nada de extraordinario.

Tomé la carta e iba a guardarla cuando el ciego agregó, como si hubiera visto mi actitud:

-Léala, no más. Aunque siendo de María no debe de ser nada urgente.

Yo temblaba. Abrí el sobre, mientras él encendía un cigarrillo, después de haberme ofrecido uno. Saqué la carta; decía una sola frase:

Yo también pienso en usted. -MARÍA.

Cuando el ciego oyó doblar el papel, preguntó:

-Nada urgente, supongo.

Hice un gran esfuerzo y respondí:

-No, nada urgente.

Me sentí una especie de monstruo, viendo sonreir al ciego, que me miraba con los ojos bien abiertos.

-Así es María –dijo, como pensando para sí. –Muchos confunden sus impulsos con urgencias. María hace, efectivamente, cosas con gran rapidez. ¿Comprende? La velocidad no importa; siempre se está en el mismo paisaje.

Fumó y pensó un instante más, como si yo no estuviera. Luego agregó:

- Aunque no sé si es esto exactamente. No tengo mucha habilidad para las metáforas.

No veía el momento de huir de aquella sala maldita. Pero el ciego no parecía tener apuro. "¿Qué abominable comedia es ésta?", pensé.

-Ahora, por ejemplo –prosiguió Allende-, se levanta temprano y me dice que se va a la estancia.

-¿A la estancia? –pregunté inconcientemente.

-Sí. a la estancia nuestra. Es decir, a la estancia de mi abuelo. Pero ahora está en manos de mi primo Hunter. Supongo que lo conoce.

Esta nueva revelación me llenó de zozobra y al mismo tiempo de despecho: ¿qué podría encontrar María en ese imbécil mujeriego y cínico? Traté de tranquilizarme, pensando que ella no iría a la estancia por Hunter sino, simplemente, porque podría gustarle la soledad del campo y porque la estancia era de la familia. Pero quedé muy triste.

-He oído hablar de él dije, con amargura.

Antes de que el ciego pudiese hablar agregué, con brusquedad:

-Tengo que irme.

-Caramba, cómo lo lamento –comentó Allende-. Espero que volvamos a vernos-

-Sí, sí, naturalmente –dije.

Me acompañó hasta la puerta. Le dí la mano y salí corriendo. Mientras bajaba en el ascensor, me repetía con rabia: "¿Qué abominable comedia es ésta?".

Necesitaba despejarme y pensar con tranquilidad. Caminé por Posadas hacia el lado de la Recoleta.

Mi cabeza era un pandemonio: una cantidad de ideas, sentimientos de amor y de odio, preguntas, resentimientos y recuerdos se mezclaban y aparecían sucesivamente.

-¿Qué idea era ésta, por ejemplo, de hacerme ir a la casa a buscar una carta y hacérmela entregar por el marido? ¿Y cómo no me había advertido que era casada?(…).

< < < < < < < < < · > > > > > > > > >

Me interesé por esta secuencia, por lo extraño de la situación, por su dramatismo y por lo bien narrada que está. Opté por centrar mi consideración sobre el personaje de Castel; pero también hay tela para cortar, si se eligieran al marido de María, o a los libros de la biblioteca. Si del marido se tratare; él es la persona con valores dialogales y comprensivos, quien maneja la mentalidad de toda la escena. Y si por los libros de la biblioteca se optase: ¡Cúantos recuerdos en ellos, para hacer un futuro en el cual poder recordar más intensamente!

-¿Cuáles son mis sentimientos por este fragmento?-.

Parece una trampa, una broma en la que Castel se ha entrometido. Y en la que él es destinado a ser objeto de una burla, que lo pone en una trama, en la cual no puede decidir, ni tampoco aplicar su pensamiento obsesivo. Es algo tragicómico; que no se desarrollará buenamente, porque Castel está sobredeterminado por su soliloquio egoísta. Está impedido para tomar desde sí una distancia afectiva que le permita contemplar. Que si tomara esta perspectiva, podría apreciar la rica densidad que tiene la situación. Y es raro que un artista no pueda percibir esto. Pero claro está, que el marco socio-económico de la gente con la que Castel arremete, lo supera en poderes, e inhibe aún más sus posibilidades de lucidez.

El se arriesga por una pasión. Esto es bueno. Pero tiene motivos interiores que exceden a la relación posible. En otras páginas de la novela, se plantea su soledad sin amigos; y del largo tiempo sin amores en que estuvo viviendo. Porque él no supo evitar la mala voluntad, quiso llenar un hueco atávico, con la huidiza y cambiante María Iribarne; por ello la idealizó y la demonizó, hasta querer matarla.

Pienso que Castel manifiesta, sin embargo, con sus pensamientos y palabras, algunos índices de posibilidad para sanar esta escena, por: a) Referirse a los dichos de Allende sobre las pinturas. b) Autoreferir su enamoramiento como propio de un "monstruo", al darse cuenta que incide sobre el matrimonio de la María con un discapacitado. c) Su interés espontáneo, que él denomina ‘inconciente’, acerca del ‘campo’, en donde se retiró María; (la pregunta por la estancia). Tres aspectos, que de poder desarrollarse, hubiesen mejorado decorosamente a la relativa intrusión del personaje, en la peculiar familia a la que llega.

Notemos que la tensión se monta en escena, desde que Castel está solo y esperando. Él se ha modelado para "averiguar. .Y éstole hace ponerse de pie, para mirar la extraña biblioteca. Pensemos si no hubiese sido más adaptado, para un momento ya difícil y tenso, que el ‘sujeto’ quedase sentado y tranquilo; para así poder colocarse en términos más distendidos, desde el inicio de su encuentro con Allende. De haber reservado un poco su averiguación intrusiva, Castel podría haber manejado mejor sus nervios, desde su asiento. Y la entrevista se hubiera ‘equalizado’. Pero él era un títere de su pseudonecesidad, de averiguarlo y precisarlo todo, (9).

La conexión de este pasaje elegido con un cambio de actitudes personal, deberíamos de tenerla en cuenta, para cuando sea de aplicar algún texto en una entrevista. Pero al observar toda la novela y su mensaje, en una visión de la personalidad de Castel y los otros; nos hallamos con "la falta de sentido de la vida", con su "no saber que decir", con una averiguación fragmentada y adolecida. Castel es poseído por personalidad ‘sado-masoquista’, una tal que sólo en sus boracheras llega a mezclarse sin obsesiones, con un mundo al cual detesta, como se odia a sí mismo.

A la señora María Allende poco pude conocerla; ha de ser quizá por el característico juego de abanicos, con que la retrata Sábato. Juego descripto en su futilidad impulsiva, con tanta maestría, por el marido, dentro de la secuencia.

La novela no tiene mensajería simple de salud espiritual asertiva. Pero su gran literatura lleva a que la visión de los lectores pueda destilar una elaboración mejoradora para las personas. Es una literatura artística forzosamente dialogal; porque para poder metabolizarla, el lector debe asumir su propia voz activamente, confrontándola con la del obsesionado personaje que lleva el hilo de la historia ficcional.

Notas y Bibliografía del Primer Preliminar

(1): Un razonamiento teórico para una hipótesis de trabajo, es un marco de referencia necesario, cuya verdad no se reduce a la esfera de su práctica, sino que tiene validez en cuanto razonamiento, con alcance de verdad autosuficiente y logros pertinentes a la realización en sí del pensamiento. HANS SPEIER, "La determinación social de las ideas", en Horowitz(comp.): "Historia y elementos de la sociología del conocimiento", Eudeba, Bs. As., 1964.

(2) La función terapéutica es entendida como ‘cuidado amoroso’; y su articulación con la literatura "se muestra en la Biblioterapia como un instrumento eficaz".

FORTKAMP CALDIN, Clarice; "Atividades de leitura…". Biblios Nº 21.

www.bibliosperu.com (2005).

(3) Estas expresiones tienen las "limitaciones de "una educación autodidáctica, que recibe noticias ó información"(…)GUILLEN, Nicolás; Memorias; en Brasil Cultura, diciembre 1986. Datos que se pueden escurrir como sopa en tenedor, diría yo sobre el autodidactismo. Pero es conveniente recordar que en nuestro medio, una personalidad rectora , como la de Ricardo Rojas, originador de la actual universidad argentina entre otras metas que alcanzó, no contó con ninguna graduación ni títulos profesionales.

(4) Observación de la serie de comunicaciones que se puedan dar con la persona entrevistada; discriminando en las realimentaciones aperceptivas de "su sistema", cuales son las funciones dominantes. Apuntaremos a suplementar ó reforzar variantemente, al régimen particular del entrevistado, articulándolo desde otro enfoque. MANACORDA DE ROSETI, Mabel, "La gramática estructural en la escuela secundaria", Kapelusz, Bs. As., 1962.

(5) En el guión de Andrei Tarkovski sobre la novela "Solaris", de Stanislav Lem, hay una indagación en la casa de campo sobre la verdad. Esto produce una respuesta abarcadora y sintetizadora, que es: "La verdad es aquello que nos permite el conocimiento". Yo busqué en el libro original y no encontré la frase. LEM, Stanislav, "Solaris"; Minotauro, Baecelona, 1985.

(6)…(...)"Para qué para qué ser hombre

el grado más suntuoso en el reino animal

qué significa

sino que si tienes oídos oye

no temas lo que vas a sufrir.

-Odysseus Elytis-

(7) Esos procedimientos que brevemente expuse, son de mi uso personal, para integrar mis fragmentos día a día, en mi propia resiliencia ‘ad-hoc’. Una referencia ayudará a la comprensión:…(…) "Dos hombres, dos traductores de Tirana, Albania (…), durante la mayor parte de los últimos 22 años, lucharon por mantener con vida, en la oscuridad de la ortodoxia stalinista, fragmentos de literatura. (…) ¿Cuáles fueron las lealtades que loshicieron perseverar? ¿Y cómo habían mantenido la cordura? Porque, en definitiva, parecía tratarse de una prueba para la razón". STAN PERSKY, ensayista y periodista canadiense; en Página 12, 237VIII/’92.

(8) SABATO, Ernesto, "El Túnel"; Emecé, Buenos Aires, 1951

(9) CORREA,Julio Enrique; en Novedades Educativas, Nº 28: "Se construye un subsistema (actitudinal), cuyas reglas difieren y cuestionan las originales".

Referencias Bibliográficas:

BALDWIN,James; "La próxima vez el fuego", Sudamericana, Bs.As. 1964.

BATESON, Gregory; "Espíritu y Naturaleza", Amorrortu, Bs. As. 1980.

COOPER, David, "La Gramática de la Vida"; Ariel, Barcelona, 1978.

DESCARTES, René, "El discurso del método"; Ediciones "B", Barcelona 1989.

FROMM, Erich, "El miedo a la Libertad"; Paidós, Bs. As. , 1963.

GARCIA PINTOS, Claudio, La Logoterapia en cuentos; San Pablo, Bs. As. , 2001.

JASPERS, Karl; La Filosofía, Fondo de Cultura Económica, México-Bs. As., 1975.

MALFE, Ricardo; "Fantásmata", el vector…, Amorrortu, Bs. As., 1995.

MORIN; Edgar Y –COMAS ARNAU, Domingo, en: "Apuntes s. Adicciones"; carpetas

de USAL y el Gob. de la Prov. de Bs. As.; La Plata, 1997.

Segundo Preliminar de aproximación a un Trabajo Biblioterapéutico

"Es la obra humana lo que el hombre puede utilizar en su historia para llegar a conocer: y en todo lo que se puede conocer hay obra humana". (-Noción proveniente de Gian Battista Vico para su "Ciencia Nueva").

Para poder entender que nos sucede al entrevistarnos; para ayudar en las dificultades, a través de la Biblioterapia, atendemos a la comunicación de la persona. Como no nos propondremos incidir, ni corregir, ni controlar sus comportamientos; sino que sea su voluntad libre y propia, (Sponte), la que produzca sus cambios; por ello atenderemos a su ser, en tanto ser-para-ser-trascendido-ahora. La intervención biblioterapéutica aspira a una desmistificación disciplinada de los elementos de la realidad personal, que opere mutuamente para el operador y el "paciente". Los problemas no existen en la persona que puede ser ayudada. La falta de reconocimiento del amor es el problema. La conveniencia pública conformista y conservadora dá existencia a los "problemas psicopatológicos", allí donde lo que hay posiblemente sea soledad y carencias. (COOPER.)

Si bien el entendimiento psico-dinámico es importantísimo con su análisis, para la comprensión de meca-nismos distorsivos y/o adaptativos; para desentrañar el sentido de nuestro vivir, sabemos que son la cultura y las necesidades biológicas reunidas, las causantes de nuestros intereses, y de la "naturalización" de los mismos.

Ni las "pulsiones", ni las emociones o sentimientos, pueden explicar cabalmente a las actitudes y las conductas.

"(La) conexión inteligible habrá que buscarla entre las conductas articuladas y estructuras de desórden o trastorno" (LEVI-STRAUSS). Es la segmentación social, a través de las costumbres, la que asigna un "sentido" natural o normal a las conductas, que van fundando códigos de comportamiento, fundados en gramáticas extraindividuales. Estos conceptos gramaticales, dirigen la atención de una comunidad, en una dirección definida; y por medio de su carácter coactivo, ejercen su influencia en las creencias y el pensamiento. (BOAS-JAKOBSON)

Las corrientes de opinión construídas sobre esta segmentación social, que también es de "rituales" y "oficiantes", presentan y representan a un poder de turno y en curso. Si no contamos con el suficiente desapego relativo con tal historia y sistema de generación de afectos, a quienes llevan consigo una sensibilidad mayor, se les puede producir un extravío, entre las costumbres arbitrarias, que creemos nada tienen de "normales".

Para el trabajo biblioterapéutico, modularemos la comunicación de la persona entrevistada, delimitando a través de la escucha sus unidades articuladas. Y clasificaremos sintáctico-morfológicamente estos signos. Porque quizá el flanco gramático sea menos "saturado" de relaciones de poder que la faz léxico-semántica de nuestras unidades así discriminadas. (BARTHES-HJELMSLEV). Atendemos en la entrevista (mediatizada por un texto), a cual es la temática relacional que es señalada por el entrevistado/a. Y lo haremos prestando atención y regis- trando cuales "palabras" enfatiza o reitera, las que consideraremos "connotadores", con los que se expresa un discurso particular. El paralelismo ó simultaneidad de discursos refleja la actualización multicanal de códigos de distintos órdenes; como lo aclara el gráfico. (BARTHES.)

Significante:Retórica

Significado:Ideología

Significante

Significado

 

 

-El renglón o fila inferior representa la serie lingüística , el lenguaje que estuviéremos usando: Denotación.

-La fila superior corresponde a la Connotación: un còdigo particular de sugerencias;

(que se me ha quedado en la página anterior).

El lenguaje en uso, con sus dos planos, es convertido en el aspecto material ó significante de un segundo lenguaje encubierto: un paralenguaje connotativo que implica un propio procedimiento psicolinguístico del hablante, que en este marco es la persona entrevistada. Téngase presente que la inducción contextual es conciente como inconciente en la voluntad del hablante. (BATESON, aprendizaje).

Al contar con expresiones inteligibles, delimitamos cuales formas y funciones son intensificadas, se enfatizan o reiteran; en la totalidad de los canales de comunicación considerables. La opción por la gramática como la guía para conceptualizar el sistema connotativo, es conducida por mi intención de quitar ambigüeda-

des, sustancialismos léxicos y falsedades atingentes a la carga conceptual sugerente que haya en los dichos a considerar. (-nota.) –Esta opción, elegida por ser más formal, generatriz y material, fue luego reforzada por auto- res, que al rleerlos, me corroboraron en esta quizá(s) acertada elección. Veamos otro gráfico, originado en las fuentes siguientes: (BARTHES, HJELMSLEV).

Las conexioones de los "connotadores" desde su faz formal, con sus repertorios son: (a) –gramáticas; identificables desde la retórica de la expresión, para orientarse desde la "convicción" hacia la poesía. (b)- las de ideologías semantizadas, en la interfase Significado/Significante. Y nos ponen ante una acción presentada para trascenderla; reconstruyendo un "corpus" ya sin veladuras por nuestra discriminación. En busca de relaciones solidarias de poder; implementamos una mirada sintáctico-morfológica, que al suplementar la gramática particular en una perspectiva sanadora, pone en evidencia para neutralizarlas quizá(s), a las mentalidades, la psicología y las filosofías de las corrientes de opinión, que se han vuelto problematizantes para los entrevistados y el "interventor", en sus niveles de acción respectivos. (Forma oval="Connotador".)

Por lo anterior; el contexto biblioterapéutico no solamente pretende ser higiénico en sí mismo; i. e., no orientativo hacia valores propios del operador, para el entrevistado; sino que la Biblioterapia así construída busca quizá higienizar las ingerencias ideológicas concomitantes a estereotipos de relación "naturalizados". Ya que de prestar atención al flanco semántico-léxico, miraríamos la realidad a través de los significados localiza-dos, que no nos es lo de mayor importancia, desde nuestro "punto de vista". Lo que importa es el modo como esta realidad es interpretada y conformada por la persona, a través de las distintas co-adopciones de signos relevantes y de los sistemas que son inherentes y particulares, que se manifiestan en la connotación.

(MANACORDA DE ROSETI).(DE VRIES).(MONY ELKAIM)

Me permite llegar este prelininar a una exposición que luego mejoraré, de las formas distintivas en sus relaciones.

(-nota.): Era previa una disposición a conversar con la persona entrevistada. Para de esa manera poder identificar los componentes connotadores. Y con esa plantilla, seleccionar el material biblioterapéutico. Pero posteriores ajustes y correcciones de ese enfoque; me llevaron a una nueva certeza: la de hacer la identifi- cación también sobre el manejo de textos editados. Esto se puede conducir a través de la lectura en voz alta. Aspecto que está abordado en un tercer paso de estas tentativas.

Podemos contar con encontrar una persona, que al leernos, ponga intensidad en la adjetivación y/o adverbios. (quien supuestamente juzga, es jerárquico); cuya calificación pueda ser: conclusiva orelativa.

También quien al leer, reitere o intensifique los verbos, sean estos durativos, (indicando la permanencia y posibilidad de acciones), o no durativos, (de acción terminada, que indicarían quizá un fatalismo, que nada se puede hacer).

Encontraremos que en la connotación por Verbos; puede manifestarse predominante una Voz, ya sea activa o pasiva; (lo que conllevaría la tendencia de a-pasionar al receptor, o a un compromiso propio del lector con las experiencias.

La verbalización de la lectura puede aparecer con una desarticulación del hablar: perturbación, por elipsis, o errática –con la utilización de muletillas, con interrupciones o sonidos incoherentes-(connotación quizás de una particularidad metonímica, de deslizamiento por fuera de códigos).

Hay algunos hablantes que pueden enfatizar o reiterar los relacionantes, Y también usarlos como "latiguillos": (-esteee; y, queee: etc.). –Se podría entender esto como una particularidad de "perduración"--.

Una intensificación en los nominadores; ya sean comunes; (para un personaje "precisador" y "certero")

ó Nombres propios o de parentesco, (para un "nombrador" de lo arrogado o apropiado). Esta connotación sustantivante, es de distinguir en sus matices, para afinar el registro (hacia "chiqueza" ó "grandura").

Y al atender las acentuaciones del lector sobre los componentes indicativos de agente ó paciente; deslindamos si en su gramática se deben de vivir sucesos o acontecimientos, i. e.: si se debe ser participe ó sujeto de los contextos.

El nomenclador de decires que antecede, no significa un bibliodiagnóstico (*), sino que está construído para utilizarlo en la co-selección de textos para el trabajo en común. (En un 3er. Paso Preliminar se formula más operativamente una plantilla para los datos; junto con un acotamiento de la práctica propuesta.) A los pareceres de sentido común, aquellos que asemejarían un "pseudo-diagnóstico", por ello los he colocado entre paréntesis.

Como la existencia que podemos conocer tiene un carácter efímero: se debería de poner, con sentido de la oportunidad clínica, un matiz semántico para facilitar la tarea. Pero el cambio de perpespectiva para ver los decires, ha de estar claro y poderse explicitar: de alguna manera ha de poder comunicarse. Si fuere necesario y oportuno tal cambio; podríamos oscilar con la utilización de conceptos como los reflejados en el Primer Paso.

El objetivo de esta retícula es el de acercarnos lo más posible a los valores propios, distintivos, por encima de contradicciones y paradojas, (Eigen); para una experiencia biblioterapéutica, que sea continente de real comunicación entre personas reales. (R.MALFE-"APBA"//WATSZLAWICK-"CERISY!)

Agregaré que, de ser ponderado el trabajo biblioterapéutico así encarado, por una sensibilización disciplinaria, al emancipar la reflexión priorizando una actividad reveladora; y con flexibilizaciones de una terminología rigurosa y de una lógica atemporal; no interesaría entonces la disputa entre principios en el nivel teórico: Para llegar a una operación ecléctica constructiva, con coherencia validante, disciplinada en las aplicaciones particulares. (BENSE-GARDNER MURPHY).

EJEMPLOS:

-a) Una comentarista de la Economía, de nombre Elsa, intensifica el verbo /creer/, consigo misma como /agente/ acentuado. Reitera los /nominadores/: "nación", "recursos", "control". Y remarca a uno de ellos, "Nación", también como /agente/. –Yo pensé hacia una historia, que contuviese un "colectivo" y una "individualidad", donde ambos Agentes accionasen para un objeto directo tan inefable como la Economía Argentina…Y busqué un autor por su calidad de pluma, no por sus ideas…Desemboqué en Abel Posse, Daimón; y lo revisé hasta que dí con unas páginas concordantes, y en unidad temática: 118-122, Argos Vergara; l98l, Barcelona.

PRACTICA Agregada al 2do. Paso Preliminar-.

Escuché entrevistas radiales, cuidando que tuviesen distancia, mediación asemejable a mi utilización de textos; i. e., que las conversaciones se estableciesen por teléfono al ser emitidas; que las comunicaciones se dieran más por el hablar que por la presencia mutua de los interlocutores.

-b) Una periodista "movilera" en el Festival de Cosquín refiere remarcando, que

:/le/ :/parece/…

..:/no tanta/: /alegría/: (en el público y el): /escenario/. Yo interpreté, con matices semánticos, que de estas connotaciones se podía desembocar en una narración histórica, (ella comparó con otros tiempos). Que el relato conllevase "extrañeza", frente a gentes que se tratasen comedidamente, porque no se les conocen completamente sus valores ni sentimientos. Y en consonancia con la particularidad folklórica por ser noche del Festival de Cosquín; me orienté por algo paisano. Encontré "La Patagonia Mágica", una compilación de N.T. Auza. Allí me dí con un relato pleno de coincidencias eidéticas con la paricularidad connotada. En la narración de éste libro; unos exploradores habían descripto erradamente un importante relieve patagónico, porque no habían captado la psicología de los vecinos originarios de la tierra austral.-Página l67, op. cit., Marymar, l977. Buenos Aires.

-c) La entrevista radial con el Decano dela Facultad de Derecho, estuvo connotada por su opinar: /yo/; por su reiteración de latiguillos de "permanencia" :/eh…/:/eh…/; por atribuciones relativas: /mal/, pero el /saldo es bueno/; dicho esto sobre diferentes actores y posiciones, en el conflicto por el Consejo de la Magistratura. El hablar del Decano intentaba conciliar las diferencias específicas de dos posiciones en pugna, generalizando la bi-polaridad en la integración, supuestamente establecida sobre los códigos jurídicos, la pertenencia de los sujetos opuestos al mismo mundo judicial; en suma, por una ideología común de "buffet". Esto sintetizé yo de la atención a los elementos connotativos. Este ejemplo me resultó algo más difícil de contextualizar: --Busqué entre relatos detectivescos, donde caballeros y damas no son lo que parecen, pero donde las "buenas maneras" se sostienen, a pesar de los aconteceres sangrientos. Pero no encontré en estos las similitudes formales, sino en un vecino de anaquel, que tenía una historia atinada para la gramática de espejos que inferí del hablar del Dr. Alperíni. El cuento se llama "Fallaste Capitán", en Isak Babel, Cuentos de Odessa, Relatos; Planeta-Bruguera, 1981, Barcelona,( -pp. 129-131).

Para ir concretando esta práctica de Biblioterapia en proyecto; puse a prueba el método originado en este 2do- Paso, enfocado sobre mis propios decires. En esta "práctica" quizás estarán más explícitos los pasos del recorte y análisis; e incluiría el texto seleccionado dentro de este original. Con una referencia al cambio de comportamientos que se pueda proyectar después de la lectura y evaluación.

-Encontré una grabación en casette de un año atrás; en la que yo contaba mis sueños. Por ese entonces, ni el proyecto biblioterapéutico ni este método para le selección obraban en mi conciencia. (**).

-Preparé un renglón con casillas para verbos, calificadores, nominadores, relacionantes, elipsis ó interrupciones; y que voz está rigiendo, si activa ó pasiva. (***).

-De la escucha registré como componentes connotadores; al uso durativo de los verbos, que las calificaciones modales eran conclusivas, que los nominadores eran cuidadosamente elegidas, junto a un "yo" reiterado; que había un énfasis en el relacionante "y" (funcionando como un "pero" en la faz semántica); no había elipsis ni desarticulación; y la voz de las acciones era activa, con expresión participativa en la experiencia.

-Me indagué por una literatura que fuese caracterizada por un Individuo Opinador Actuante Cultivado y Explicador de sus actitudes.

-Busqué por el flanco científico y médico. Continué, influenciado por la incidencia de un "fántasma" en mi meditación, por la literatura china; ya que se me había presentado un "guerrero oriental". Revisé los libros instructivamente, pero no encontraba un "explanandum" breve, que se acomodase al "explanans" construído desde la connotación por este análisis gramático. Opté entonces por el otro polo de la oposición representada. Pensé por caracteres opuestos: alguien silencioso, de escuetas palabras, sin objeciones….

Y así recordé un término: "silenciero", que Antonio Di Benedetto nombró en uno de sus relatos. No tenía entre mis libros este ejemplo particular. Aunque hallé en un pequeño volúmen, de título "Caballo en el Salitral"; a un cuento muy apropiado para los decires en juego.

-Bien: Aquí hay una instancia con dramatismo, que cuenta con caracteres muy pertinentes para lo que he ido describiendo desde los perfiles formales. Hay un cuento dentro del cuento, que se acomoda al "explanans" de la particularidad gramática connotada por mis palabras grabadas.

-Trascribo: "El gato de la casa tenía cara de bagre.

Se lo decían, le hacían la broma de que lo iban a meter en una pecera.

El acogió la ocurrencia con una vanidad exagerada. Y se puso a presumir de bagre.

Otro gato se lo comió".

-ANTONIO DI BENEDETTO; "Falta de Vocación"; op. cit. ; pp. 97-105-108; Bruguera, 1981.

Esta lectura me llevó a reflexionar sobre mi "vocación" de publicista, con mi proyecto bibliote- rapéutico corajudamente reforzado y estimulado por estos días. "Que no vaya a ser"; podría decirme a mí mismo. "que la candidez de un auto-envanecerme, me haga tropezar, para caer en los dominios de personeros, a cargo de mecanismos establecidos para destruir gente como yo. Y/ó no vaya a ser que yo mismo me empuje fuera de ‘mi’ pista". Además: el cuento "marco", trata de un escritor descubierto por un periodista; y empieza a tener problemas este novicio revelado ya en sus edades tercias.

Por lo reconocido en esta operación; me dispuse para cuidarme un poco mejor; y/o para meditar en ello. Este re-conocimiento de los problemas, identificados en caracteres ficcionales, puede hacernos comprender; y sensibilizarnos en un alerta emocional, para prevenir aquellos. Sin que esto conlleve el levantamiento de renovados mecanismoa de defensa escisorios, Reconocimiento, alerta e integralidad; que son esos los objetivos liminares del uso inicial de la Biblioterapia.(HENDRICKS & HENDRICKS + COCHRAN).

(*)Bibliodiagnóstico: En un artículo de revisión acerca de la literatura en Biblioterapia, publicado en Am. Journ. of Psychology,27; S.Sclabassi clasifica los campos profesionales y los niveles de interpretación de la disciplina.

Plantea que, además del tratamiento que el término implica, la Biblioterapia fue también utilizada para propósi-tos diagnósticos y preventivos.

(**) –Un punto necesario de aclarar aquí, pero ya asentado en el 3er. Esbozo, de redacción posterior al actual; es el de no requerir de la persona entrevistada que hable de sí misma o que en cualquier conversación se registren y analicen sus "connotadores". Sino que en la entrevista, con un encuadre cierto en Biblioterapia, el consultante lea en voz alta un texto "neutro". No se busca entender los "sentidos", sino lo que es creído que se "debe" decir: la Gramática en sus particularidades.

(***)En el 3er. Esbozo figura un gráfico con los indicios de las unidades y su sintáctica, para un registro de lo connotado en la lectura inicial. También allí hay un ejemplo literario, como texto con cantidad equivalente de componentes.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS:

BARTHES, R.: (autores citados junto a él, en): ELEMENTOS DE SEMIOLOGIA, Ed. alternativa de Cuadernos de Psicología, Buenos Aires, ¿1965?.

BATESON, G.: Pasos hacia una ecología…; Ed. Carlos Lohlé, Buenos Aires-México, l976.

BENSE, Max; Estética de la Información; Nueva Visión, buenos Aires, 1973.

COOPER,David: La gramática de la vida, Ariel – Seix y Barral, Barcelona, 1978.

DE VRIES,Osvaldo; en Revista Argentina de Psicología, I, 4, APBA, Buenos Aires, l970.

ELKAIM, Mony; Primer Inventario…(Ponencia en el Coloquio de Cerisy sobre Gregory Bateson); Nueva Visión, Buenos Aires, 1991.)

GARDNER MURPHY: Introducción Histórica a la Psicología Contemporánea, Paidós, Buenos Aires, 1960.

HENDRICKS & Hendricks + COCHRAN; Using Literacy Conversations for Healing….en Internet: Publicación de: http://american reading forum.org/99_yearbook/html08_hendricks

JAKOBSON, Roman; Refiere de BOAS en Ensayos de Lingüística General; Ariel, Planeta-Agostini, Barcelona, 1985.

LEVI-STRAUSS, Claude; El Totemismo en la actualidad; Fondo de Cultura Económica, México, 1965.

MALFE, Ricardo; en Revista Argentina de Psicología, I,4, APBA, Buenos Aires, l970.

MANACORDA DE ROSETI, M. , La Gramática Estructural en la Escuela Secundaria, Kapelusz, B. Aires, 1962.

WATZLAWICK, Paul; en "Primer Inventario…."(Coloquio de Cerisy sobre Bateson); Nueva Visión, Buenos Aires, 1991-..

Tercer Preliminar Biblioterapéutico

La connotación, paralinguística, de un código y una sintaxis particulares, "traduce la organización del mundo real a través de la red de las categorías lingüísticas, y la posición del hablante dentro de ese mundo. Si dentro de ese marco categorial común a todos los hablantes de una lengúa dada (son descubiertas) tendencias particulares, ello nos daría una pista acerca de la imagen del mundo exterior, de la interacción y de la relación del hablante con los demás"….

(VERON Y SLUZKI: Comunicación y Neurosis; Edit. del Instituto, Buenos Aires, 1970)

…Pero; en nuestra discriminación del código y sintaxis connotadas; a diferencia de los autores científicos mencionados; no buscaríamos entender los sentidos particulares; sino que nuestro enfoque busca los aspectos gramáticos de esa organización: lo que se CREE particularmente que se DEBE decir. Y sucesivamente, cómo se cree psrticularmente que se deben de organizar…"la imagen del mundo, la posición dentro de ese mundo, la interacción y la relación del hablante con los demás"…

Si se requiriera de esta aproximación biblioterapéutica, una operación aclaratoria y renovadora de esas particularidades; no lo haríamos a partir del hablar del entrevistado. Sino que efectuaríamos una o varias lecturas oralizadas; que esta persona haría, de algunas líneas de texto ficcional adecuado. Esta verbalización servirá para detectar a cuales componentes connotativos se pueden distinguir, como indicios, que marcan un sistema gramático particular.

Una primera plantilla, para registrar los componentes y su sintaxis; funcionaría de acuerdo a lo siguiente:

-nominadores-

(1)

-verbos-

(2)

-relacionantes-

(3)

-modos-

-adj(4)adv-

-agente-

(5)

-perturbación-

(6)

-co. / -pr.

-du. / -fi.

-c·, -s·, -j·, -pp·

-ccl / -rl.

(..y: -art.)

-pas. / -act.

-el./ -mu.

-int. / -ich.

[(1): -co.munes / -pr.opios]

[(2): verbos de acción: -du.rativa / fi.nalizada]

[(3): -c·oordinadores / -s·ubordinantes / con-j·untivos / -p re-p·osiciones]

[(4): modos por adjetivacion/adverbiales; sean artículos, o modos-concluyentes/relativos.]

[(5): Voces pasivas o activas: (indicio de inclusión o no en experiencias).]

[(6): -elipsis – muletillas – interrupciones – sonidos incoherentes.]

Como ya hemos visto en "Segundo Preliminar"; el planteo tiene operatividad. Para esta modificación del accionar de selección; más cercana a un funcionamiento lectoterapeútico; obtuve unos párrafos, que cuentan con una cantidad equivalente, de los componentes teóricamente seleccionados; e. g.: César Aira, La Guerra de los Gimnasios; Planeta-La Nación, 2002, Buenos Aires. (De esa obra, elegí pp. 104-105, por su co-rrealidad con la "normalidad de exacerbación, en la que pasamos estos tiempos).

Agradecimiento a Julio Enrique Correa por su escucha y sus consejos conocedores ; decisivos para esta versión final de los Tres Preliminares.-Buenos Aires, Abril 2006-.

 

 

 

Escritor:

Sergio Edgardo Malfé

Estudiante-Librero-Artesano.

Primer Preliminar para un trabajo Biblioterapéutico.

Categorías:Psicología, Psicolingüistica, Psicoterapia, Ensayo Literario-.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda