Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El Derecho a Morir con Dignidad

Enviado por M. Salinas



  1. Introducción
  2. Antecedentes históricos
  3. Concepto de Eutanasia
  4. Clasificación de la Eutanasia
  5. Argumentos a favor
  6. Argumentos en contra
  7. Concepciones éticas
  8. La Eutanasia en la Moral Católica
  9. Legislaciones que atenúan la pena
  10. La Eutanasia en Alemania
  11. Legislaciones Latinoamericanas
  12. Legislación Mexicana
  13. Eutanasia en Holanda
  14. Casos Reales
  15. Opinión personal apoyada con la entrevista al Dr, XXXX
  16. Conclusiones
  17. Fuentes

Prólogo

La eutanasia, me parece, comienza a tener relevancia ahora en cuestiones políticas ya que mostrarse a favor de preservar la vida humana la mayor cantidad de tiempo posible o respetar las opiniones, ideologías y formas de pensar que varían para cada persona hace que sea difícil mostrar una postura que sea acorde a las creencias de todas las personas.

La eutanasia me parece podría ser una forma de respetar la ideología de cada individuo y apartar a la legalidad de las convicciones subjetivas.

Yo provengo de una familia muy arraigada a la religión católica que se muestra de manera tajante en contra de la eutanasia, sin embargo al empezar a leer diversos artículos sobre este tema me he dado cuenta de la importancia de respetar las decisiones que tome cada persona, ya que mientras no afecte a terceros no existe ningún inconveniente para permitir hacer valer las ideologías de cada uno siempre y cuando encuadre de acuerdo a la moral vigente.

Para la realización de este trabajo encontré una gran cantidad de fuentes que me han parecido pertinentes haberlas incluido.

Este trabajo muestra mi curiosidad acerca de la opinión pública acerca de este tema y destaco las posturas que se toman para permitir o no las libertades que primordialmente deben pertenecer a las personas y más si se atenta en contra de la dignidad, nadie puede hablar sobre una situación en la que no ha estado.

Hubiera querido entrevistar a más personas, incluso mande alrededor de treinta correos electrónicos a diputados, senadores, médicos y sacerdotes, sin embargo sólo de uno obtuve respuesta, que me parece magnífica y ojala se den tiempo para leerla en la sección de anexos. Es del Dr. XXXX. uno de los mejores cirujanos cardiovasculares del mundo quien cuenta su experiencia estando en la sala de operaciones y como aprendió a valorar la voluntad de los individuos mientras estuvo como voluntario en un asilo. Esta entrevista fue la parte que se me hizo más interesante de entre toda la realización del trabajo. Además la forma en que narra denota su amplia experiencia y conocimientos.

En verdad hubiera querido obtener respuesta de la Secretaria de Salud o de algún diputado o senador, ya que mande mi petición a algunos de distinto partido político, aun cuando estas no son incluidas en esta investigación, me gustaría conocer su opinión ya que siento haberme quedado con este tema de por vida. Donde la voluntad de cada persona siempre debe ser respetada.

Hubiera querido ampliar la sección en que examine cada postura sin embargo por cuestiones de ahorro de tiempo no lo pude hacer por motivos ajenos a mi. Me gusto tanto la realización de esta investigación que creo seguiré involucrado con este tópico aun terminada la materia, me queda por responder mis enormes agradecimientos al Dr. XXXX.. Y trataré de expresar mis convicciones ahora mucho mejor fundamentadas cuando tenga la oportunidad de hacerlo.

Antes de la realización de esta investigación e incluso iniciándola me encontraba a favor de su legitimación en nuestro pais, ese fue el motivo real por el cual quise abordar este tema para defender a la eutanasia. Ahora estoy a favor de la voluntad de cada individuo que debe ser tolerada y respetada. Como ciudadanos debemos hacer todo lo posible porque las convicciones personales tomadas en cuenta y entre más libertades se le den al hombre mas feliz será, y ese es el objetivo que debemos buscar no egoístamente, sino para el bien común.

Quisiera haber escrito mucho más durante esta investigación ya que a mi parecer fui muy breve con la gran cantidad de puntos a abordar, sin embargo podría ser una introducción a la eutanasia, que quiere o ampliar ya no por un objetivo académico sino por gusto propio y así lo haré. Debo admitir que en algunos momentos cuando leía de casos en que se podría considerar como homicidio piadoso me sentía mareado al imaginar la muerte de tantas personas que no tenían ya posibilidades de vivir plenamente. Y como un hermano, un padre o un hijo podían quitar la vida de su ser amado y sentir que habían hecho lo correcto.

Autor

Introducción

En esta investigación expongo varios puntos importantes de la eutanasia como su concepto, terminología, argumentos que lo sustenten y algunos casos reales en que se ha llevado a cabo.

En el primer capítulo expondré los antecedentes y referencias históricas sobre este tema, explicando su origen y diversas maneras de ver el suicidio asistido. Mencionaré distintas definiciones adoptadas por algunos tratadistas para comprender mejor de lo que se hablará en los capítulos posteriores. Finalmente expondré la clasificación que se le puede hacer a la eutanasia desde distintos panoramas

En el siguiente capítulo se explicarán las opiniones de diversos especialistas que utilizan como argumentos para su postura a favor o en contra, donde yo doy mi opinión personal a cada uno de los argumentos que se presentan. Estos son desde clásicos hasta personajes del Siglo XX.

En el tercer capítulo voy a describir las legislaciones en los países donde es legítimo su uso y donde son atenuantes. Me centro principalmente en países de Europa y de América Latina. Menciono la situación actual mexicana y como esta penalizada en nuestro pais. Y finalmente vemos a Holanda un pais donde es aprobada la eutanasia con los requerimientos para su procedencia.

En el cuarto capítulo mencionaré unos cuantos casos de eutanasia que se han presentado, uno de ellos muy reciente con el huracán Katrina, tomadas de algunos libros y periódicos locales que también cuentan la interesante historia de los Schiavo, que al final de cuentas termina siendo legitima la muerte pacifica y piadosa de la mujer de la historia

En el último capítulo, que siendo breve, a mi parecer es el mejor. Muestra mi opinión con las experiencias que narra el Dr. XXXX., aquí expongo mis convicciones y lo más valioso que pude encontrar. Describo la importancia de la voluntad individual y como debe ser respetada. Y de los médicos que muchas veces mantienen falsas esperanza para obtener dinero a costa de los parientes cercanos que tienen que llevar la carga.

Capítulo I

Antecedentes históricos.

En sí el uso de la eutanasia no es nuevo y ha sido utilizado a través de la historia en diversas culturas para deshacerse de aquellos seres que ya no tienen utilidad ni benefician a la sociedad. Desde ancianos, indiscapacitados y enfermos hasta viudas eran condenados a morir. Estos muchas veces eran en contra de la voluntad del sujeto que resentía estos actos.

Empezaremos viendo ejemplos de suicidios que eran justificables en la época antigua que nos presenta Juanatey.

Carmen Juanatey citando a Durkheim señala que muchos pueblos antiguos consideraban como una vergüenza morir en cama o de alguna enfermedad tal como es el caso de los guerreros de Dinamarca que para evitar dicha ridiculez tendían a suicidarse. Los godos pensaban que quienes morían de manera natural estaban destinados a pudrirse en agujeros llenos de animales venenosos. Otro ejemplo que da Juanatey es el de los visigodos quienes en las afueras de sus ciudades tenían una roca elevada llamada "La Roca de los Abuelos" desde la cual lanzaban a los ancianos cuando estos estaban cansados de la vida. Este no es el único pueblo del que se tienen registros de estas costumbres además se encuentran los Tracios y Heráculos. Como homicidio colectivo esta autora cuenta de como en Ceos los hombres al llegar a cierta edad hacían un enorme festín donde todos alegremente bebían la cicuta para morir, hay registros de estas mismas prácticas entre los Trogloditas y los Leres también.

Estas prácticas eran aceptadas por la forma en que asimilaban su vida diaria estas civilizaciones, además la forma de pensar de sus habitantes era permisiva para estas costumbres, donde las personas inservibles para la sociedad tenían que ser eliminados ya que posteriormente solo constituiría una carga más para la cual la sociedad no tendría ningún beneficio productivo sosteniéndolos. Como menciona Juanatey "El suicidio a través de un proceso de naturaleza religioso-social, aparecía como un medio para eliminar de la sociedad a los inútiles y reducir costos económicos... En la India antigua, los enfermos incurables eran conducidos a orillas del río Ganges, en donde se les ahogaba con la introducción de barro en la nariz y boca"

El deseo de acabar con los enfermos incurables era para propiciar a las almas una vida mejor, pero no está claro si se les beneficiaba de alguna forma, o si eran obligados a morir o no. En los Cheyenes el suicidio y la amenaza de éste, funcionaban como medio para controlar la conducta de las personas allegadas como mero capricho de los suicidas. Así, una hija resentida contra una madre excesivamente estricta se quitaba la vida. También los hermanos que prometían a su hermana al matrimonio y ésta escapaba con otro hombre luchaban en la batalla hasta la muerte. Estos actos de llevar al allegado al suicidio eran considerados como si él mismo lo hubiera asesinado y el responsable era desterrado.

Las prácticas de homicidios eran muy bien vistas. Menciona Kevorkian como los griego hace 3,000 años adquirían conocimiento médicos mediante el sacrificio ritual de los seres humanos.

Pero no esta muy claro del motivo por el cual los hombres primitivos tendían a ser sacrificados y la misma Juanatey parece confundirse en esta cita: "En los esquimales... los ancianos que ya no pueden contribuir con las cargas económicas no sólo pierden su derecho a vivir sino que adquieren el derecho a que se les mate" El derecho a la muerte o como ella llama, que se les mate, a mi parecer no es un derecho sino la pérdida del derecho a la vida. No creo que exista ni deba existir el derecho a la muerte, que es, en lo que me basaré para el desarrollo de este tema. En su defecto, el derecho a la vida pudiera renunciarse o no, pero no encuentro forma que en que el derecho a la muerte pudiera ser garantizado por el estado en todo caso el estado según Juanatey debiera acercar los medios para esto, pero iría claramente en contra del derecho fundamental de la vida. Si pudiera haber un derecho con el cual habría conflicto sería con el de la libertad, pero esto lo hablaré más adelante.

Pérez dice que al parecer en Atenas y en otras ciudades griegas, el Estado suministraba la cicuta a quienes los solicitaran explícitamente para poner fin a sus sufrimientos. Agrega que para ellos la palabra eutanasia no significa "ayudar a morir" sino que equivalía a la feliz y honrada manera de morir que era el concepto que igualmente tenían los romanos.

Así también deja de manifiesto el poeta griego Poseidippos "Nada mejor puede el hombre pedir en suerte a los dioses, que una buena muerte", refiriéndose a una muerte rápida y sin dolor. Además se sabe que el emperador romano Augusto admiraba la muerte tranquila e indolora y expuso su deseo de morir de esta manera.

Sin hacer más reparos en este capítulo expongo textualmente como un médico griego del siglo II de nuestra era rechaza la eutanasia: "Jamás es lícito a ningún médico procurar una muerte con el propósito de poner término a mayores sufrimientos. Pero les está permitido, cuando no pueden mitigar la crueldad de un mal presente, obnubilar la mente del enfermo con narcóticos y somníferos." Esta es de las pocas frases en contra de la eutanasia que encontré en la antigüedad clásica en contra de la eutanasia que nos muestra que no toda la población estaba a favor de esta práctica e incluso él ni siquiera lo deja a voluntad del individuo sino que tajantemente dice que no debiera ser lícito.

Concepto de eutanasia.

El vocablo fue creado por Francisco Bacon en el siglo XVII, al estudiar en uno de sus capítulos de su obra "El tratamiento de enfermedades incurables"

Existe una gran cantidad de conceptos de eutanasia que muchos son contradictorios entre sí y otros parecen haber quedado obsoletos con el tiempo. Otros autores parecen confundir la eutanasia con el suicidio sin embargo me limitaré a exponer algunos conceptos que me parecen pueden ayudar a aclarar su significado en sí y algunos puntos importantes.

Además no puede hablarse de la misma manera o verse de igual para toda persona ya que no se podría procurar por igual a quien la pide insistentemente que a quien sólo la conoce o la rechaza.

Existen una gran cantidad de perspectivas por las cuales pudieran, de distinta manera, ser vista desde un punto de vista ético, cristiano, budista o científico que puede variar o ser semejantes uno con otro.

La noción etimológica de eutanasia proviene de las raíces griegas eu, que significa bueno (también puede entenderse como apacible, tranquilo o calmo) y thanatos, muerte. Esto según Pérez, era lo que en la época clásica se deseaba una muerte serena y calma. Pero que hoy en día este concepto y deseo de morir ha pasado, a que el hombre moderno prefiera morir de manera súbita y rápida.

La Real Academia de la Lengua Española define eutanasia como la acción u omisión que, para evitar sufrimientos a los pacientes desahuciados, acelera su muerte con su consentimiento o sin él. Esta es la opción más puntual que se puede encontrar sin embargo queda abierta muchas cuestiones que a mi parecer es muy general.

Sotelo Salgado nos da la siguiente definición "muerte indolora provocada directamente por procedimientos médicos, a personas que son consideradas como condenadas a una vida irreversiblemente dolorosa o inválida, con la intención de liberar a esas personas del sufrimiento o a la sociedad de un supuesta carga inútil"

La sociedad española de cuidados paliativos da la siguiente definición "conducta (acción u omisión) intencionalmente dirigida a terminar con la vida de una persona que tiene una enfermedad grave e irreversible, por razones compasivas y en un contexto médico"

Todos estos significados refieren a lo mismo con más o menos palabras sin embargo siendo concisos, lo que quieren decir es a una muerte sin dolor, la más plácida posible. La eutanasia puede ser relacionada directamente con el homicidio o suicidio y en efecto muchas veces así lo es. Siendo también mencionada como muerte súbita, ayuda a morir e incluso es conocida como homicidio piadoso.

La conducta de esta práctica hedionda está compuesta por un conjunto de actos, realizados por un tercero, impulsado por motivos piadosos, y que privan de la vida a una persona, que por circunstancias especiales, está desprovista de valor vital (vida vegetativa) o bien padece de una enfermedad dolorosa y terminal, presumiblemente incurable, con la finalidad de terminar con sus sufrimientos.

Según Sotelo para que un homicidio pueda ser calificado como piadoso se requiere: que el paciente reclame la muerte, que se encuentra en estado de necesidad, que el padecimiento sea mortal de los que no perdonan en breve plazo, y que se ejecute exclusivamente con el propósito de abreviar el sufrimiento.

También se podría englobar eutanasia como la muerte sin dolor, según lo cual se cabría acortar la vida de un enfermo incurable para que ya no sufra.

Todo proceso eutanásico es un homicidio de cierta forma sin embargo pudiera ser excluyente o permisiva en algunos casos para actuar de una forma en favor de una persona. Me parece totalmente erróneo el decir que no se trata de una asesinato esta práctica sin embargo sí podría ser aprobado bajos ciertas circunstancias su procedimiento.

Clasificación de la Eutanasia

Muchos autores han dado distintas clasificaciones y tipos de eutanasia me centraré a postular las más importantes, estas pueden ser:

La clasificación que hace Cipriano Sotelo es:

1. Eutanasia Terapéutica: Es la debida a una causa de accidente o de enfermedad aguda, en la cual la muerte expone a la persona a sufrimientos crueles. Se le da también el nombre de eutanasia médica, argumentando que debiera concederse a los médicos el derecho de suprimir rápidamente al enfermo sin esperanza alguna de salvación dándole sosiego y la calma que por medio de sustancias narcóticas y calmantes.

Este tipo de eutanasia es aplicado por el médico directamente pero no se dice si es a voluntad del sujeto o no. Saber si el paciente tiene esperanzas de vivir plenamente debe ser a criterio de distintos médicos y no de uno solo para que tome la decisión, el único que debería decidir en cualquier caso es el paciente.

2. Eutanasia Eugenia y económica: Es aquella que consiste en provocar artificialmente, y en cierto modo violentamente, una muerte dulce y sin sufrimiento a todo ser humano por causa de nacimiento, deformidad adquirida, accidente desgraciado o enfermedad incurable, pueda degenerar la raza o causar molestias semejantes.

Es muy semejante a la terapéutica al quedar en manos de médicos la forma en que se lleva a cabo y nuevamente se debería dejar a voluntad del individuo, la dificultad sería en casos de los menores de edad, se tendría también que llevar a cabo a través de un representante y la dificultad recaería que esta decisión debe ser personalísima. Este tipo de eutanasia no podría llamarse de piedad si es llevado a cabo directamente por médicos y ni siquiera podría ser eutanasia si no tiene consentimiento del sujeto.

3. Eutanasia legal: Se refiere a la reglamentación de la eutanasia terapéutica o eugénica, dentro de ésta existen las siguientes:

a) Eutanasia propiamente dicha: Esta es provocada de un modo voluntaria para evitar sufrimientos físicos del sujeto pasivo, la cual se equipara al homicidio piadoso. A mi parecer esta es la forma más viable en que pudiera ser reglamentada siempre y cuando cumpla con los requisitos de la voluntad del sujeto y que no quede otra alternativa o esperanza de vida digna, no denigrante. Más adelante vamos a ver los tipos en que esta puede subdividirse.

b) Eugenesia o Eutanasia Eugénico-Económica: Realizada con el fin de mejorar la raza, sin el consentimiento de la víctima. Esta se daba en la antigüedad donde los hombres inválidos o los niños flacos tendían a ser sacrificados para el beneficio de la sociedad. Esta se utiliza al momento que los niños nacen, dan cabida sólo a los que crean como mejores, para el perfeccionamiento de la especie. En mi forma de pensar la eugenesia debe ser totalmente prohibida.

c) Eutanasia Omisiva u Ortanasia: Consiste en dejar morir a un enfermo, sin administrarle los medios necesarios para alargarle la vida, en los casos en que la prolongación sólo se consiga de una forma artificial y precaria. Este tipo es reciente, ya que hace menos de un siglo aún no se podía mantener a personas con vida artificial, este resulta un problema difícil ya que no se puede saber si la persona podría volver a vivir o conocer cuál sería su decisión en caso de estar consciente para poderla tomar, es decir su voluntad es muy difícil de establecer con exactitud. Esto podría dejarse a decisión de los parientes cercanos.

La Organización Vida Humana Internacional en su página de Internet, en cuanto a la eutanasia hace la siguiente clasificación:

a) Eutanasia Pasiva: Se refiere a negarse a suministrarle a un enfermo medios que no son desproporcionados, o sea, medios que son útiles para que el enfermo pueda seguir viviendo o que incluso puedan curarlo y que no constituyen una carga grave para él, es decir los beneficios que reportan son mayores que las cargas. Esta es la eutanasia omisiva que Sotelo hace mención donde ya mencioné mi punto de vista a este aspecto. supone el acto de privar a un enfermo, generalmente en estado terminal, de aquellos medios médicos que podrían prolongar su vida de forma innecesaria, tanto por lo que se refiere al tiempo de la vida como a las condiciones en que se viviría.

b) Eutanasia Activa. Se refiere al acto de retirar medios útiles y no gravosos para el mantenimiento de la vida del paciente o para su curación, es decir que son desproporcionados los medios cuyos beneficios son menores que las cargas que reportan. También se refiere al acto de suministrarle un medio letal al enfermo. Esto es que de manera activa y directa un tercero procura la defunción directamente del paciente, el hecho de provocar directa y voluntariamente la muerte de otra persona para evitar que ésta sufra o que muera de un modo considerado indigno.

c) Eutanasia voluntaria: Cuando el mismo enfermo accede a que le practiquen la eutanasia, cuando él mismo la pide o incluso él mismo la practica. Esta es la mejor forma que podría funcionar, no encuentro sentido a otra en que no sea bajo la voluntad del paciente. Dentro de ésta él mismo pide se extinga su vida.

d) Eutanasia Involuntaria: Cuando al enfermo le practican la eutanasia sin su consentimiento o conocimiento. Me parece que esta no tendría cavidad bajo ninguna legislación a no ser que expresamente el individuo así lo haya manifestado en alguna ocasión y esto pueda ser comprobado. La eutanasia involuntaria creo que sería un homicidio y no habría cabida para la palabra piadoso.

Sotelo Salgado además divide a la eutanasia Activa en occisiva y lenitiva. Consistiendo la primera en la aplicación de medicamentos que acabando con los dolores del enfermo abrevian su vida. La lenitiva es aquella en que sin restar duración a la vida del enfermo, le suprime dolores haciendo que no se haga sentir la muerte cuando llegue.

Otro tipo que se le puede agregar a esta subclasificación como ya mencione es la Omisiva u ortanasia. Así John M. Milton la explica "Un número cada vez más elevado de funciones vitales puede prolongarse, por medio de pulmones mecánicos, riñones artificiales, estimuladores cardiacos. Nadie duda de su importancia cuando se utilizan para un paciente que se halla extremadamente enfermo, el cual mediante ellos, puede superar una crisis, volviendo luego a un estado de salud normal. Permanece sin embargo, bajo discusión, el uso de instrumentos para prolongar de modo muy limitado, no obstante la vida de una persona mortalmente enferma".

Esperando halla quedado claro en sí, el marco teórico de la eutanasia pasaremos al siguiente capítulo.

Capítulo II

Argumentos a favor de la Eutanasia.

"Si calidad de vida es que la persona viva un mes menos, pero en casa, con su familia, comiendo lo que pueda como pueda, es mejor a todos esos intentos 'heroicos' que al final no sirven y que dejan a la familia desgastada emocional, física y económicamente".

Desde la antigua Grecia se ha debatido si debería ser permitida o no esta práctica, unos de sus defensores fueron Platón, Epicuro y Plinio, quienes pueden ser considerados como los primeros pensadores eutanansistas.

Epicuro, pensador griego expone: "debemos hacer lo posible porque la vida no nos fuere odiosa, pero una vez que se nos hiciere insoportable debíamos terminarla".

Tomás Moro, en 1516 escribió estas frases: "Quienes sufren de enfermedades curables deben de ser tratados y asistidos, pero cuando la enfermedad no solo sea incurable sino también terriblemente dolorosa, los jueces y los sacerdotes deben concederles la merced de la muerte, Los que son convencidos se dejan morir de hambre o reciben su muerte mientras duermen y sin darse cuenta".

Francisco Bacon, el creador del término eutanasia dice: "Paréceme que la función de los médicos es dar la salud y mitigar las torturas del dolor. Y esto debe hacerse no sólo cuando el alivio del dolor produzca la curación, sino también cuando pueda conducir a una tranquila y sosegada muerte".

En cuanto a inicios del siglo XX surgen con mucho auge las personas que proclamaban la legitimidad de la eutanasia, así escriben dos franceses:

Dumas, profesor de letras de la facultad de París "¿Por qué hemos de negar la muerte a un incurable o agonizante que la reclama, cuando la muerte es para él la liberación de sufrimientos intolerables?" y Joseph Galtier "Nada más lógico que conceder el derecho de matarse a los miserables que la imploran a gritos. Permitirlo es una obra pía. Pero la eutanasia exige garantías científicas y legales."

Los criterios que utilizan quienes se encuentran a favor de esta práctica son los siguientes:

a) Existen vidas humanas que han perdido la calidad del bien jurídico, por quedar desprovistas de valor, la continuidad de su existencia, tanto para la misma persona como para la comunidad en que se encuentran.

Dentro de este se encuentran los pacientes que entran en coma y pierden sus reflejos nerviosos, comúnmente en estado vegetativo, o los enfermos que a consecuencia de su padecimiento o lesión están clínicamente desahuciados y han perdido el conocimiento. Además se cree que de recobrar la conciencia caerán en un miserable estado, con una condición desesperada y con un destino de muerte segura, el argumento que tienen estos es que la muerte les será liberadora.

b) El dolor que sufre una persona es tan intolerable que sólo lo puede acabar la muerte, y tan espantosa es la agonía que se impone su aceleramiento. El móvil es exclusivamente de carácter piadoso.

Los pacientes viven en agonía constante y un sufrimiento que pocos conocen. No se puede comprender lo que ellos están pasando en dicho momento. Además no existe otra forma para evitar dicho dolor el ponerle fin a su vida.

c) El mal que está aquejando al paciente es incurable, el diagnóstico médico indica que actualmente se desconoce el método para curar al enfermo

Quienes apoyan esta teoría se basan en que no es conveniente mantener agonizante a un paciente si su padecimiento lo va a llevar pronta y dolorosamente a una muerte segura. Por lo tanto es en vano el padecimiento que se sufre en dicha circunstancia.

d) La sociedad tiene derecho de desprenderse de los enfermos mentales, de los dementes incurables, de los delincuentes incorregibles, de los que presentan rasgos degenerativos.

Este punto parece más bien defendiendo a la eugenesia, y a mi parecer no es un punto que se pueda emplear para argumentar en favor de la eutanasia, ya que se opone radicalmente a lo que ya he expuesto como definición de esta. Y de la eugenesia no creo que sea viable ni beneficiosa en ningún sentido.

Argumentos en contra de la eutanasia.

Ahora vamos a ver las posiciones que atacan a la eutanasia desde distintos puntos de vista. Me parece adecuado iniciar con la frase popular: "la esperanza muere al último" y quienes se encuentra en contra de la eutanasia parecen defenderla a como de lugar.

Jiménez de Asúa dice que la incurabilidad es uno de los aspectos más dudosos. Ya que algunas enfermedades que fueron incurables, con el transcurso del tiempo se ha encontrado la cura y no podemos negar que los males que hoy tenemos en algunos años se puedan encontrar la forma de aliviarlos. Además añade: "prolongar la vida es vivirla"

Muchos de los autores que actualmente rechazan la eutanasia, es porque se basan en la posibilidad de errores de diagnóstico y en los progresos de la ciencia médica.

El profesor Forgue escribe: "Nosotros los médicos, debemos aliviar el sufrimiento del hombre, pero no ser sus verdugos; y nuestro deber es mantener la esperanza hasta el último"

Una cuestión muy cierta es que no se pueden trazar los límites de la inutilidad. Pero aunque pudiéramos hacerlo a seres monstruosos de nacimiento, trastornados mentales extremos e indominables y a seres absolutamente inútiles y de costoso mantenimiento, ¿En qué momento tendríamos el derecho de aniquilar estas vidas por nuestro propio razonamiento?

Los opositores a esta práctica han expuesto principalmente los siguientes puntos como forma de respuesta a quienes la apoyan.

a) El criterio de inutilidad no autoriza a la eliminación. Nadie tiene el derecho a privar de la vida a los demás, ni siquiera de acelerar la muerte, pues ellos sería el principio de suspensión de la vida ajena.

En los casos en que el paciente ha perdido el conocimiento, no se puede afirmar tajantemente, sin margen de error, de que si lo llega a recobrar, no tendrá vida psíquica y que en caso de tenerla ésta se vería afectada. En la medicina se han presentado muchos casos donde el paciente recobra la conciencia después de ciertos días, semanas o meses sin quedar huella de lesiones cerebrales.

b) Respecto al dolor algunos doctores muestran como una multitud de pacientes resisten las operaciones más cruentas, en tanto que enfermos leves, histéricos e hipersensibles, claman a gritos por sufrimientos que de ordinario se toleran sin excesivos ademanes. Además no siempre los dolores más atroces son indicios de males gravísimos, mientras que existen enfermedades mortales que están desprovistas de sensaciones doloríficas.

Debe en este punto considerarse que la medicina moderna no está desarmada de los dolores más agudos, es posible la prudente aplicación de morfina a pacientes graves, sin por ello perjudicar su estado de salud. Pero se puede combatir con medios morales, fortificando la resignación del enfermo, consolándole, sugiriéndole con una mentira que tienen esperanzas de alivio para sus sufrimientos.

c) Respecto a la enfermedad incurable, indudablemente, aun existen padecimientos, sobre los causales que es poco o nulo nuestro conocimiento respecto a los métodos terapéuticos más apropiados para cada enfermedad.

La incurabilidad es uno de los conceptos más dudosos, la muerte buena sería dada, en suma a los incurables de un mal agudo y breve. Como se pueden encontrar heridos en lesiones de tráfico o en la guerra que no tengan esperanza de salir aliviados. El estado presente de la medicina permitiría sin duda, que podamos decir si un enfermo tiene salvación o si en definitiva es incurable. Esto chocaría irremediablemente con la posibilidad de la falta médica actualizada, y de médicos capaces para diagnosticar si es curable o no una enfermedad. Además podría ser que en otro país más desarrollado ya se tenga el remedio para un mal o se tengan medicamentos especializados.

d) El argumento en que debe deshacerse de quienes son una carga para la sociedad, el mismo libro habla de que es un remedio eugenésico añadiendo que tiene fines egoístas y no piadosos.

Diversos autores proponen la legalización de la eutanasia, sugieren que se funde un instituto de Eutanasia, que funcionará cumpliendo requisitos como el que exista solicitud de un paciente o tutor de este a quien se aplicará la medida. Así como que se elabore un peritaje por varios médicos y que la decisión final sea tomada por un grupo de persona para evitar la parcialidad en la toma de la decisión. Esto hace pensar, que se desearía tomar una decisión antijurídica fundada para la muerte de un ser humano.

Concepciones éticas.

"El problema ético se resumiría hoy si las personas que viven hoy una vida peor que la muerte pueden poner término a sus sufrimientos".

La moral es plural y distinta para cada ser humano. Tiene diferencias en cuanto a lo individual pero colectivamente tiende a ser similar, sin embargo la eutanasia hace que se divida la opinión pública respecto a este tema. El legislador debe actuar conforme a su conciencia pero puede tomar en cuenta diversos puntos de vista para crear una ley. Trataré de presentar algunas propuestas que Pérez Valera toma en consideración.

La primera teoría es de valorización teleológica, es decir del fin, que es lo que preponderantemente atiende. El papel principal para la valorización moral reside en las consecuencias de la acción. La otra teoría que se contrapone a esta es la deontológica, según la cual la valorización moral se basa en la norma, mandamiento y obligación del deber. En esta las normas válidas son independientes de la situación y consecuencias.

En la teoría deontológica, la vida, en comparación con otros valores, aparece como bien y valor fundamental, como la base y condición de los demás valores y experiencias, base de valores tales como la libertad y la personalidad única e irrepetible, ambas premisas del amor. Mientras con la postura teleológica valora la vida a la luz de las necesidades del hombre. La vida es buena según las circunstancias en que se encuentra el hombre, en cuanto sirve al fin pretendido: la integridad personal y el bienestar del mismo hombre.

La teoría teleológica parece tener que sacrificar la propia vida para salvar a los valores de la integridad y del bienestar de los hombres. Desde este punto de vista la eutanasia no sería simplemente lícita sino también obligatoria. Sacrificaría incluso la vida para salvaguardar la dignidad de esta al contrario de la deontológica.

Otros argumentos que apoyan la teoría ética deontológica en contra de la eutanasia son religiosos que se apoyan en que sólo Dios tiene poder para dar o quitar la vida humana. Sosteniendo que la vida no es propiedad del hombre, sino que sólo se le está confiada su administración por un ser superior.

Esta postura según Pérez: "(sobre la vida) no se tiene un dominio despótico o arbitrario, sino que el hombre recibe de Dios cierta autonomía que lo capacita para intervenir racionalmente en el proceso de vivir o morir. El dominio de Dios sobre la vida, llevado al extremo, ha sido utilizado por ciertas sectas para declarar ilícitas las transfusiones de sangre. El dominio de Dios concede al hombre sobre el universo se extiende también a algunos aspectos de la vida propia.

Esa postura contrastaría con la teleológica que sostiene que el énfasis reside en la autonomía del hombre: el hombre podría, desde un punto de vista moral, no sólo iniciar la vida e inferir en ella, sino también ponerle fin bajo ciertas circunstancias. Se ve el contraste irremediablemente con el argumento religioso y tomado por la teoría deontológica de no matarás.

La Eutanasia en la moral católica.

La iglesia católica siempre se ha negado a la práctica de la eutanasia o como dice Pérez: "Difícilmente podrá encontrarse otra organización religiosa que haya defendido la vida y rechazado con más empeño y constancia como la Iglesia Católica"

El documento más importante que tienen sobre la eutanasia es la Congregación de la Doctrina de la Fe, publicada el 5 de mayo de 1980. Y los principales puntos que se pueden extraer para lo que nos incumbe son:

1. Nadie puede atentar contra la vida de un inocente sin oponerse a Dios y sin violar un derecho fundamental e inalienable de la persona.

2. Todo hombre debe conformar su vida con el designio de Dios y hacerla fructificar.

3. El suicidio atenta contra la soberanía de Dios y su designio amoroso.

En un apartado dedicado a la eutanasia este documento, intenta llegar a una terminología única, al hacer la afirmación central de que "nadie ni nada puede autorizar la muerte de un ser humano inocente, sea feto o embrión, niño o adulto, anciano, enfermo incurable o agonizante. Nadie además puede pedir gesto homicida para sí mismo, o para otros confiados a su responsabilidad, ni puede consentirlo explícita o implícitamente. Ninguna autoridad puede legítimamente imponerlo ni permitirlo. Se trata en efecto, de una violación de la ley divina, de una ofensa a la dignidad de la persona, de un crimen contra la vida, de un atentado con la humanidad.

La postura de la iglesia siempre ha sido bastante rígida en este aspecto y creo que ha sido bastante clara con ese postulado. Siendo así una postura que en extremo se encuentra cerrada o toda posibilidad de que pueda aprobar la práctica de la eutanasia.

Además la iglesia católica afirma que toda persona debe ser respetada por el simple hecho de haber sido creada por Dios; la justicia social y el amor deben marcar todo comportamiento humano en el cuidado de enfermos y moribundos; y la asistencia al que está por morir debe incluir la preparación para la vida póstuma a la muerte.

La moralidad a la que la iglesia católica hace referencia es un reflejo de la ley natural y eterna, porque Dios es el fundamento último de toda moralidad. Cada decisión moral es una respuesta a Dios.

Capítulo III

Legislaciones que atenúan la pena contra la eutanasia.

Las prácticas del homicidio piadoso desde hace tiempo han intentado meterse en las leyes y hasta cierta medida algunas lo han logrado, en este capítulo estudiaremos las legislaciones donde se aprueban o desaprueban sus prácticas. Empezando por donde es atenuante de pena la eutanasia.

Nos dice Jiménez de Asúa, que ya existían códigos en orden al homicidio piadoso como el Código de Ticinio que dice expresamente que podría aplicarse "por horror de una muerte dolorosa, inevitable e inminente por efecto de una enfermedad incurable"; en caso el Código de Bulgaria se establecía una menor pena en caso del homicidio cometido "para satisfacer el deseo cometido del muerto" o "por compasión"; y el Código de Noruega de 1902 cuyo artículo 902 establece que la pena del homicidio podrá ser rebajada por debajo del mínimo, o conmutada por otra menos grave, cuando el culpable ha dado muerte por piedad a un enfermo en estado terminal sin opción de sobrevivir o ha contribuido a hacerlo.

Estos son algunos de los primeros vestigios que encontramos como atenuante de esta práctica. Siendo que como ya se ha explicado en el fondo histórico se le ha dado relevancia a ésta práctica desde antaño por tal motivo no creo que ha nadie podría extrañársele incluso que sea legítima en algunos casos.

Continuando con Jiménez de Asúa, quien comento que el Código de España de 1928 dictaminaba la condena al suicidio y al homicidio consentido, pero en su segundo párrafo del artículo 517 decía textualmente "los tribunales apreciando las condiciones personales del culpable, los móviles de su conducta y las circunstancias del hecho, podrán a su prudente arbitrio, imponer una pena inferior a la señalada para el delito".

Claramente la conducta de esta práctica hedionda era un atenuante contra la pena del suicidio asistido, este es de los primeros códigos europeos que abiertamente exponen la figura de la eutanasia, el problema en estos casos sería la forma de argumentar el estado de necesidad las circunstancias del hecho. Ya que tal vez podría referirse a la defensa personal en caso de necesidad o que el indiciado se encontrara enajenado mentalmente.

Otro código europeo que sigue este criterio es el de Letonia de 1933 en su art. 434 dispone: "El que hubiere cometido un homicidio a petición insistente de la persona muerta, e impulsado por un sentimiento de compasión hacia ella, será penado con prisión. La tentativa es punible". Jiménez de Asúa comenta que la pena de prisión dura de dos semanas a un año. Prácticamente, el juez, puesto que puede condenar al mínimo de catorce días, tiene la facultad de perdonar en este caso.

Preceptos vigentes o proyectados sobre la impunidad de la eutanasia.

El Código Penal ruso de 1903, contemplaba con un criterio atenuante el homicidio piadoso. El art. 460 imponía la pena de prisión por tres años como máximo al que hubiere cometido un homicidio a instancia del muerto o por piedad de él. En 1922, las autoridades soviéticas hicieron fusilar en un hospital a 117 niños aquejados de una enfermedad incurable por haber ingerido carne de caballo infectada. La decisión dice un periódico bolchevista "fue inspirada por un sentimiento de humanidad con respecto a esos niños, condenados a morir después de atroces sufrimientos"

El masivo asesinato de niños rusos, en mi opinión dista de ser una práctica de esta práctica hedionda, ya que conocer la voluntad de los niños es difícil y más porque un representante o tutor no podría asegurar cual podría ser. Además los defensores de esta dicen que uno de los motivos finales debe ser la muerte digna y dista de serlo en mi opinión parece ser una masacre de niños indefensos. Pero a lo que quería llegar con esos antecedentes históricos rusos es que: El homicidio piadoso se hizo presente en el Código Penal de 1922, en cuyo art. 143 decía: El homicidio cometido por compasión, a solicitud del que es muerto, está exento de pena". Claramente una inimputabilidad a la eutanasia.

El Código Penal danés de 1930 en el art. 240 dice: "El que haya ayudado a una persona a suicidarse será penado con multa o con detención simple. Si el acto ha sido cometido por motivos de interés personal, la pena aplicable será la de prisión, por una duración que puede elevarse a tres años".

Lo que quiere decir es que si el auxilio al suicidio al suicida es por motivos piadosos, prácticamente existe el perdón, e incluso se le otorga ya que la pena de sesenta días es muy poca y parece insignificante cuando se aplica a la muerte de un ser humano, en caso de homicidio consentido.

Lo que textualmente dice el art. 239 de dicho código es: "El que mate a otra persona a petición expresa de ella será penado con prisión, por una duración que puede elevarse a tres años, o con detención simple, por una duración de sesenta días como mínimo"

La Eutanasia en Alemania

Existe en Alemania, un precepto de su Código Penal que configura como tipo atenuado en el homicidio a solicitud expresa de la víctima. Bajo esta se puede contemplar los homicidios piadosos, pero no se habla expresamente de formas de esta práctica hediondas.

Dice Jiménez de Asúa que en 1909 se propuso que toda persona atacada de enfermedad incurable tiene derecho a la eutanasia, para lo cual debe dirigir la correspondiente petición al tribunal que le competa, quien decidirá sobre la procedencia de dicho derecho, pero nunca pudo proceder.

En 1933, un ministro de Justicia compuso un esquema de un código penal nacionalista, que jamás adquirió valor legislativo entre las que destacaba la autorización para poner fin a la tortura de los enfermos incurables, siempre que fuese aplicada a petición del doliente o de su familia.

Lo importante o difícil de obtener seria saber por quien debería ser declarada la incurabilidad si por el medico de cabecera, por un conjunto de médicos o por alguno oficial que pudieran atender individualmente cada caso.

Nos cuenta Jiménez de Asúa de un campesino Alemán llamado Weber, mató a su hijo de un balazo mientras éste dormía porque se hallaba aquejado de completa idiotez. Fue sentenciado a tres años de cárcel El periódico local dio este comentario: "La sentencia es una simple transacción que reflejará su mayor bien cuando Weber sea perdonado, él fue el único que se atrevió a hacer con valer lo que nadie pudo".

Sin embargo no todos aprobaban este tipo de situaciones, que llegaron a tal punto en que era practica cotidiana en la Alemania Nazi, como ya mencione la iglesia católica siempre ha estado en contra de todo tipo de muerte provocada por el mismo hombre y así se expresa el obispo católico de Munich: "Para justificar la tendencia existente de algunos países europeos de organizar matanzas misericordiosas o de acortar la vida de los ancianos se hecha mano de falsos sentimientos de piedad o de humanitarismo".

Legislaciones latinoamericanas.

De los países de América Latina, el primero en considerar que se queden como impune la ayuda piadosa al suicidio, fue Perú, siempre y cuando los motivos por los cuales se llega a ayudar a un tercero a un suicidio no sean personales, sino por el sentimiento de ayudar. Así lo expresa su Art. 157: "El que por un móvil egoísta instigare a otro al suicidio o le ayudare a cometerlo será reprimido…" De esta manera quedarían sin ser tipificados los que no se hicieran con móvil egoísta al cual no hace mención.

En Uruguay se han hecho mas avances y se pone implícita la figura de la eutanasia en el Código de 1933 donde claramente aparece como causa de impunidad: "Los jueces tienen la facultad de exonerar de castigo al sujeto de antecedentes honorables, autor de un homicidio efectuado por piedad, mediante súplicas reiteradas de la víctima".

Otro que les ha seguido ha sido el Código Penal de Colombia de 1936 donde también faculta para perdonar en caso de homicidio piadoso. Aquí el art. 364 establece: "Si se ha causado el homicidio por piedad, con el fin de acelerar una muerte inminente o de poner fin a graves padecimientos o lesiones corporales, reputadas incurables, podrá atenuarse excepcionalmente la pena, cambiarse el presidio por prisión o arresto y aun aplicarse el perdón judicial".

No cabe duda de que el homicidio piadoso es uno de los mas característicos casos en que el juez debe resolver, perdonando, la injusticia a su parecer ante el caso concreto que se presente.

En Cuba es un atenuante la practica de la eutanasia, donde su Código de Defensa Social de Cuba de 1936 señala: "Se impondrá prisión de uno a seis años… a quien lo cometiere movido por un sentimiento de piedad ante el dolor físico de la víctima, si fuera intolerable y las circunstancias evidenciaran la inutilidad del auxilio para salvar la vida del sufriente". A esta disposición le siguen Brasil y Costa Rica.

En los casos anteriores los jueces, apreciando las circunstancias personales del culpable, lo móviles de piedad o compasión de su conducta y las circunstancias de hecho, quedan facultados para disminuir la pena a su prudente arbitrio, sin que ésta pueda en ningún caso quedar absueltos.

Legislación Mexicana.

En todas nuestras legislaciones se considera que el acto de privarse de la vida, no es una conducta punible, tanto en caso de consumación como en el de tentativa. Pero en algunos estados de la república si existe esta como supuesto de participación de terceros en un suicidio que debe ser atenuante.

El art. 312 del Código Penal para el Distrito Federal indica: "El que prestare auxilio o indujere a otro para que se suicide, será castigado con pena de uno a cinco años de prisión, si se lo prestare hasta el punto de ejecutar el mismo la muerte, la prisión será de cuatro a doce años de prisión."

Sotelo considera que no se encuentra reglamentada la eutanasia pasiva o por omisión, siendo no considerado como punible, si es que no participo de alguna manera en la forma de decisión del paciente.

Sin embargo creo que dentro de la eutanasia pasiva no caen los supuestos de quienes permiten que otros se suiciden, sin evitar que se realice el hecho, estando a su alcance el poder de hacerlo. Estos casos de ayuda al suicida no están reglamentados.

A esto hace referencia Claux Roxin: "Sobre ningún problema jurídico penal se ha discutido tanto en los últimos años como de si la cuestión si o bajo qué presupuestos puede ser punible la participación al suicidio"

Eutanasia en Holanda

Holanda es uno de los países donde es legítima la eutanasia. Este subtema se me hace de primordial importancia ya que podremos ver la forma en que se lleva a cabo esta práctica.

En este país se entiende por eutanasia la terminación por parte del médico de la vida del paciente a petición de este último. Se lleva a cabo con el médico quien termina la vida del paciente a petición propia o ayuda a su suicidio, ahora queda exento de responsabilidad penal, siempre que haya observado los requisitos legales de debida diligencia y notifique la muerte no natural a una comisión regional de verificación de eutanasia.

A diferencia de la problemática con América Latina de saber cuando utilizar o no la eutanasia pasiva o en que instante para que de cierta forma fuese permisiva la ley. En esta legislación están abiertamente aceptando la eutanasia activa, pero es necesario tener cierto control que los países en vías de desarrollo difícilmente tendrían.

Los requisitos que tienen que cumplir el medico para que la diligencia autorice su procedencia son:

· Haber llegado al convencimiento de que la solicitud del paciente es voluntaria y ha sido bien pensada. Esta es fundamental para conocer la voluntad del individuo, además de que debe estar fuera de vicios, ni de personas ajenas que convenzan al paciente o de alguna forma desorienten o desvíen sus convicciones personales.

· Haber llegado al convencimiento de que el sufrimiento del paciente es insoportable y que no tiene perspectivas de mejora. Es decir, es necesario que sea una enfermedad con muy fuertes dolores que hacen la enfermedad insoportable y no tiene posibilidades de sanar. Ya que se hayan utilizado todos los medios posibles, entonces proceder con pláticas con el paciente, para que pueda dictaminar su voluntad.

· Haber informado al paciente sobre la situación en que se encuentra y sus perspectivas de futuro. Me parece de fundamental importancia ya que en base a esta el paciente podría decidir, basado a lo que le comenta el medico de su situación cual quisiera que fuera su destino. En caso de que se informe al paciente que no tiene posibilidades de recobrar la salud y aun así el paciente quisiera continuar viviendo el medico esta obligado a respetar su decisión y no creo conveniente de ninguna manera tratar de disuadirlo al respecto.

· Haber llegado al convencimiento junto con el paciente que en la situación en que se encuentra no existe otra solución razonable. Es decir soluciones clínicas por usarse, después de haberse utilizado todos los medios posibles para procurar tener la vida del paciente que es lo más valioso que deben cuidar como médicos.

· Haber consultado al menos con otro médico independiente que también haya visto al paciente y haya emitido un dictamen sobre los requisitos mencionados en los cuatro primeros puntos. No todos los dictámenes médicos son iguales, por este motivo debe valorarse la opinión de distintos especialistas para dar mayor certeza a que se hace lo correcto y evitar posibles errores de juicio por alguno.

· Haber terminado la vida del paciente o haber ayudado a su suicidio, con la máxima diligencia médica. El fin principal de esto es mantener la dignidad de la persona, no debe ser mal usado su cuerpo o nombre. El trato debe realizarse con la mayor seriedad que amerite este procedimiento.

Capítulo IV

Casos Reales.

Los siguientes casos son reales con extracciones de periódicos y libros con la finalidad de que se conozcan cuando ha sido aplicado. Algunos son casos de homicidio que intentan ser disfrazado como piadosos.

En 1906, en San Francisco, California, estallo un violento incendio, después del terremoto que en aquél año asolo dicha ciudad. En el último piso de un edificio, cuya puerta inferior había sido ya alcanzado por las llamas, varias personas se encontraban sin posibilidad de escape, como fatal presa del fuego. Para evitar tan espantosa muerte fueron fusiladas. Este caso más que muerte por piedad me parece un asesinato, ya que no sabían la voluntad de los implicados y mucho menos si tendrían posibilidades de sobrevivir.

En la ciudad de Nueva Cork una señora sufría desde hacia muchos años una enfermedad dolorosa e incurable. Un día, en el año 1913, suplico a su marido, siempre cariñoso con ella, que le diera muerte, y los días subsiguientes, entre la desesperación de sus dolores y sufrimientos, volvía a implorarle que la matase. Por fin, el marido accedió a su ruego, dándole una fuerte dosis de morfina. Los jueces absolvieron. Me parece un buen ejemplo de eutanasia aunque a hubiera sido mejor contar con la opinión medica para no tener que recurrir a esto simplemente porque lo pide, sin duda es un asesinato con consentimiento de la víctima.

En Polonia repercute el caso de Uminska. El Tribunal de Ucht juzgó el siguiente hecho: "Un estudiante tenía una hermana enferma, y como la veía sufrir en exceso, le abrevió los martirios quitándole la vida. A la audiencia, en la que el joven tenía que ser juzgado, comparecieron un número crecidísimo de personas. Y todas le observaban con la más conmovida simpatía. El jurado, habiendo deliberado, resolvió absolverlo, atribuyendo el acto del estudiante a un excesivo amor fraternal" . Otro caso de eutanasia similar al anterior donde igualmente lo que debió haber hecho el joven es haber buscando por distintos medios alguna alternativa para su sanción si así lo hizo entonces tuvo suficiente a mi parecer tuvo suficiente justificación para proceder de esta forma.

En España surge un caso el cual pongo textualmente como lo narra el periódico El Universal: "En España, hace aproximadamente siete años, se presentó el caso de un tetrapléjico para abanderar esa lucha. Esta persona fue presentada con insistencia ante la opinión pública como alguien a quien se le estaba negando un derecho fundamental: dejar voluntariamente de vivir una existencia de sufrimiento que ya no era considerada por él como digna de ser vivida. En cambio, quienes se opusieron al reconocimiento de ese supuesto derecho, fueron tildados de represores de la libertad, de insensibles al sufrimiento personal y al sentir cada vez más común de la sociedad". Éste es uno de los países el cual valora la opinión y voluntad individual por este motivo surgieron tantos defensores de lo que ellos llaman la libertad de decisión de su propia vida, donde el gobierno no tendría que entrometerse.

Más recientemente con el paso del Huracán Katrina por Nueva Orleáns se registraron múltiples casos de eutanasia como narra el periódico El Norte: "Una investigación sobre informes de eutanasia durante el caos que siguió al paso del huracán "Katrina" divulgada ayer (17 de febrero de 2006), encontró evidencia de que fueron administradas dosis letales de morfina a algunos pacientes que estaban demasiado enfermos para ser evacuados. De acuerdo a documentos judiciales obtenidos por la cadena National Public Radio, cuatro directivos hospitalarios del Memorial Medical Center escucharon planes de aplicar dosis letales a los pacientes que no habían podido ser evacuados, mientras un médico y dos enfermeros que tenían jeringas con morfina fueron vistos ingresar a las habitaciones de las supuestas víctimas.

Y el caso de Terry Schiavo que dividió a Estados Unidos donde como lo narra la Asociación Catalana de Bioética: "Ha muerto de inanición y deshidratada en Florida, tras 13 días sin recibir alimentación después de que le fuera retirado el aporte por orden judicial. La privación de alimento había sido solicitada de forma insistente a lo largo de 12 años por su marido. Los padres de Terry, en cambio, insistieron a lo largo de este tiempo en cuidar a su hija, manteniéndole la comida y la hidratación"

En este caso los padres de Terry se expresaron de esta forma: ""No solo sentimos dolor por la muerte de Terry. Sentimos pesar por el hecho de que nuestra nación haya permitido tal atrocidad y rezamos para que no ocurra nunca más." Quienes aún contando con el apoyo de un gran número de personas, incluso de miembros religiosos no pudieron hacer nada para que continúe la vida de su hija. Este es un muy difícil caso, ya que no se podría poner de manifiesto cuál seria la voluntad del paciente y quienes deberían decidir por ella.

Existen una gran cantidad de casos similares, pero con esos son suficientes para ejemplificar donde ha sido aplicado Jiménez Asúa nos da una gran cantidad de casos pero al ser de inicios del siglo pasado creo que no tienen igual vigencia. Los métodos clínicos y medicamentos que se han desarrollado en este tiempo marcan una enorme diferencia a los que tenían que recurrir que en la mayor parte de esos casos fue utilizando armas de fuego, quedando absueltos después al haberse acreditado que se hizo por amor al prójimo y sin otro motivo teleológico que librar de terribles sufrimientos a sus seres queridos.

Capítulo V

Opinión personal apoyada con la entrevista al Dr. R. XXXX..

El Dr. Rodolfo XXXX. es Cirujano Cardiovascular, ha realizado innumerables operaciones a corazón abierto incluyendo transplantes de este. Durante más de veinte años se ha dedicado a operaciones de este tipo junto con arterias venas y pulmones. Además cuenta con especialidades realizadas tanto en México como en el extranjero, adicionado de múltiples cursos tanto recibidos como impartidos. En fin ha estado en muchas ocasiones cerca de la muerte digna y me comenta: "Efectivamente, como su buena malicia pensó, hemos estado un muchas ocasiones relacionados con la muerte digna al haber transitado por muchos quirófanos, terapias intensivas, salas de urgencia, pisos de hospitalización aguda y crónica y todo ello tanto en México como en el extranjero. Esto nos ha dado la oportunidad de conocer al enfermo terminal y a sus familias".

Esta entrevista me ha servido como apoyo a lo que pensaba y me sustenta lo que a lo largo de la investigación de este trabajo he llegado a comprender. Siempre se debe hacer lo necesario para salvar la vida pero algunas veces es imposible y hay que agotar todos los métodos necesarios pero muchas veces es acosta del derroche de gran cantidad de dinero e incluso del desmoronamiento de las familias. "Hemos visto, el sufrimiento del los pacientes prolongado por meses y hemos visto también cómo las familias se desgastan; se dividen, se deshacen; cómo se pierden fortunas prolongando la vida de un ser que muere sin remedio. Aquí lo creo justificado, sin embargo, nuevamente, ¿quién decide?".

Del enorme gasto económico y personal nos menciona una entrevistada XXXXima al periódico El Norte como critica a un medico que hacía quimioterapias sólo por sacar más dinero: "Es decir, el médico se echó 90 mil pesos a la bolsa y la familia gastó mucho más en hospitalización, medicamentos, inútilmente porque el especialista sabía que el paciente iba a morir. ¿Por qué lo hizo? Precisamente bajo el argumento de que hay que hacer hasta lo último".

Sin embargo no porque parezca que no hay solución a una enfermedad tiene que morir, ya que existen los llamados milagros. "También he observado como, en sala de operaciones, hemos dado masaje cardíaco a un enfermo durante horas, cuando ya todos se han desanimado y consideran inútiles los esfuerzos y solicitan se de por fallecido. Hemos visto a dos pacientes como estos, salir caminando del hospital varios días después. En lo particular, nunca he observado los llamados milagros o no ser que estos dos, se puedan considerar así".

Por éste motivo creo que siempre se deben hacer todos los esfuerzos posibles por salvar la vida de una persona pero en casos de que ésta pierda todo interés por continuar viviendo no tiene sentido hacerle la lucha. Ya que muchas veces ese sentimiento de querer continuar es el que hace recuperarse, el deseo de vivir.

En un sondeo realizado entre algunos amigos comentando el tema uno de ellos llamado Pedro Ayala me comentó: "Es igual de inhumano prolongar la vida de quien no la desee, como quitar la vida a quien en verdad la quiera".

Al final de cuentas habrá una persona muerta y será siempre alguien dirá que se pudo haber hecho algo por salvarlo, sin embargo el propio médico se percata de la inutilidad de seguir haciendo esfuerzo que no valen la pena. La verdad duele que se les vaya de las manos. Pero hay que aceptar lo inevitable.

La pregunta queda al aire ¿Quién debiera tomar la decisión sobre la terminación de la vida? Los médicos dirán que no habría cura incluso muchas veces ni siquiera se le pregunta en el quirófano al paciente si quiere morir, cuando de repente se les va de las manos o dejan de hacer el masaje al corazón.

La libertad es un derecho que ha tomado mucha relevancia entre los individuos en los últimos siglos tanto que ahora se pone al parejo con el derecho a la vida, a mi parecer quien debe decidir cuál de los dos debe prevalecer en su vida es la persona misma y nadie mas.

La intolerancia religiosa cobra muchas vidas diariamente tanto que se crean guerras en nombre de Dios para atacar a otros. Que nos recuerdan las cruzadas. Creo se ha avanzado mucho sobre este aspecto en México, en la aceptación de otras creencias teológicas. De esta manera no dudo que el tema de la eutanasia pueda tomar fuerza e incluso se hable seriamente de su regularización.

Estamos aproximadamente a treinta años atrasados en comparación con las legislaciones europeas, si no respetamos la libertad individual siempre y cuando sea acorde a la naturaleza humana nos quedaremos estancados.

Contrario a toda libertad es el homicidio, como calificaría una llamada muerte por piedad de quien nunca tuvo la oportunidad de escoger. En el caso de que un paciente quede en estado vegetativo estaría de acuerdo en que se seda la selección a quien tenga que cubrir los gastos por mantener con vida el cuerpo. Ya que las repercusiones pecuniarias son muy grandes debe tener la fortaleza para decidir.

Ahora lo mas difícil en este tema es establecer hasta que punto debe tenerse en cuenta la voluntad de la persona, cuando esta sano, en estado de necesidad o de lo que se supone habría decidido, creo cada persona debe decidir como valorar su vida y lo que haga con ella no deben entrometerse agentes secundarios mientras no sean afectados en su derecho.

Para cerrar diría que esta discusión deberá de prolongarse algún tiempo y siempre habrá posturas de todo tipo entorno a este tema sin embargo el problema recaería siempre en quien debiere tener la decisión final. Y me encantaría concluir con la siguiente frase: "Tengo la debilidad de creer que es una honra para una sociedad desear el costoso lujo de mantener la vida de sus miembros inútiles, incompetentes e incurables. Casi me atrevería a medir el grado de civilización de una sociedad por la cantidad de esfuerzo y vigilancia que se impone a si misma por el solo respeto a la vida. Es noble luchar incesantemente para salvar la vida de alguien, como si fuera nuestro ser querido, aunque objetivamente él no fuera útil y ni siquiera fuera amado por nadie".

Conclusión

La expresión de la voluntad es un derecho garantizado por nuestra Constitución Federal, y es en lo que torna la libertad en expresar nuestros sentimientos, ideas y convicciones. Siempre y cuando nuestros intereses no sean contrario a los de un tercero no tendría porque ser antijurídicos, sin embargo lo es.

Todos los humanos estamos condenados a morir y el saberlo es símbolo de nuestra racionalidad. Y como somos seres que razonamos todos estamos conscientes de que moriremos de una u otra forma, sin embargo este procedimiento muchas veces es doloroso no solo para el sujeto sino para los seres cercanos al paciente. Quien resulta no sólo una carga económica sino también psicológica que puede ser devastador para toda una familia. Y es que la vida no tiene precio, debe ser respetada y valorada como seres civilizados que somos.

Pero en ciertos casos es simplemente necia esta forma de actuar, ya que el atentar en contra de los deseos mas profundos y convicciones que pudiera tener un individuo, su libertad para expresarse y manifestar que hacer cuando por si mismo ha perdido toda ilusión o motivación por continuar viviendo. Parecería mas grave el no dejar a una persona que a gritos implora que se le escuche a la muerte misma.

Un médico debe hacer todo lo posible por mantener la vida, pero él mismo se da cuenta cuando ya no tiene ningún sentido continuar luchando por ella, y como signo de respeto a la dignidad de una persona debe hablarle claramente, sin mentiras ni falsas esperanza de su situación. Para que de esta forma se decida en base a la moral del sujeto y sin que nadie intervenga viciando su decisión, debiera procederse a cumplir con lo que manda.

Algunas legislaciones europeas ya han tomado en cuenta el valor que tiene la decisión de una persona y al igual que la tolerancia religiosa debiera tolerarse también, sus creencias sobre su vida. Lamentablemente en nuestro pais vamos atrasados en estas medidas y aunque a escondidas se practique es tipificada como delito la eutanasia no importando cuales sean los motivos por los que se atenten contra la vida humana.

Ya lo decía un emperador romano: "ojala yo muera de manera rápida y sin dolor", pero creo firmemente que la manera mas digna de morir no es acortando la vida, sino luchando por conservarla, eso es lo que quisiera para mi caso. Pero toda persona es distinta y nadie puede saber lo que siente por tal motivo si es su voluntad el dejar de vivir no puede penarse, al igual que el suicidio ni la tentativa de este es penado.

Pero la ayuda al suicidio si es un delito en México aun y cuando sea bajo la voluntad del individuo quien reciente el daño.

La madurez como sociedad no la hemos alcanzado ni creo que se alcance a corto plazo y es que el mayor logro que puede alcanzar una sociedad es tolerar y respetar a cada individuo siempre y cuando se encuentren dentro de la naturaleza misma de la especie humana. Y no hay nada más natural que la muerte.

La religión católica siempre ha estado en contra de esta práctica y a favor de preservar la vida la mayor cantidad de tiempo posible. Sin embargo a mi juicio eso solo debieran seguir los afiliados a su religión y tolerar a las demás mientras no atente en contra de los derechos de otros.

Pero legalizarla no va a ser camino fácil y en un país como el nuestro donde la corrupción abunda haría que los tramites fueran absurdos. Los casos no se podrían decidir con certeza y la falta de capacidad para mantener un sistema que valore más la voluntad individual que la propia vida, sin lugar a dudas no cabria en México.

Lo que si es innegable, es que el debate continua abierto y la pregunta recaería en quién se haría responsable por las consecuencias o quien debiera tener la ultima palabra para decidir si terminar o no con una vida humana.

Fuentes

Fuentes bibliográficas nacionales

Sotelo, Cipriano. La legalización de la eutanasia. México D.F. Cárdenas Velasco Editores, 2004.

Juanatey, Carmen. El derecho y la muerte voluntaria. México D.F. Distribuciones Fontamara, 2004

Pérez, Víctor. Eutanasia ¿Piedad? ¿Delito? México D.F. Editorial Limusa, 2003.

Fuentes bibliográficas internacionales

Jiménez, Luís. Libertad de amar y derecho a morir. 7a. Edición. Buenos Aires, Argentina. Ediciones depalma, 1984.

Kevorkian, Jack. Eutanasia. Barcelona, España. Ediciones Grijalbo, S.A. 1991

Dworkin, Gerald, R.G. Frey, Sissela Bok. La eutanasia y el auxilio médico al suicidio. Cambridge University Press, Madrid, 2000

Fuentes hemerográficas

De la fuente, Daniel. Un ruego para morir, El Norte. Sección Vida. 12 de febrero de 2006.

AFA. Revelan eutanasias tras caos de Katrina. El Norte. Sección Internacional, 18 feb. 2006

XXXX. El lado oscuro del actual modo de vida. Periódico El Universal. Sección Nacional, 7 de julio de 2005

Fuentes electrónicas

Vida humana internacional. http://www.vidahumana.org/vidafam/eutanasia/eutanasia_index.html

Real Academia de la Lengua Española. 2001 http://www.rae.es/

Singer, Peter. "La Eutanasia". http://www.educa.rcanaria.es/usr/ibjoa/et/sing25.html

Eutanasia en Holanda. http://www.imagina.org/archivos/archivos_vi/eu_Holanda.htm

Asociación Catalana de Bioética. La triste Historia de Terry Schiavo. http://www.aceb.org/terry.htm

Entrevistas y sondeos.

Entrevista con el Dr. XXXX. realizada el 26 de abril de 2006.

Sondeo realizado por MSN Messenger el día 29 de abril de 2006 entre algunos estudiantes tanto en derecho como de medicina.

Dedicatoria

A mi hermana.

 

M. Salinas

Monterrey, N. L. a 2 de mayo de 2006


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda