Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Enfermedades Cardiovasculares (página 2)

Enviado por Cynthia Arata



Partes: 1, 2

 

CAPITULO I

ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

Por enfermedad cardio-vascular se entienden la enfermedad del corazón secundaria a aterosclerosis que afecta las arterias coronarias que nutren el corazón y por extensión en especial la aterosclerosis de las arterias cerebrales, de la aorta y de las extremidades inferiores.

El conjunto de enfermedad arterial aterosclerótica es causa de infartos de diferentes órganos (corazón y cerebro), aneurisma o dilatación anormal de la aorta abdominal y gangrena de las extremidades inferiores.

La enfermedad coronaria es un tipo de enfermedad del corazón. Es causada por el bloqueo gradual de las arterias coronarias. Su corazón obtiene oxígeno y nutrientes de la sangre que fluye a través de estas arterias.

En la enfermedad coronaria, se forman acumulaciones gruesas de tejido graso en el interior de las paredes de las arterias coronarias. Estas acumulaciones se llaman placas.

Al engrosarse la placa, disminuye el flujo de sangre. Esto hace que el corazón reciba menos oxígeno. La placa, o un coágulo de sangre que se forma en la placa, pueden bloquear totalmente la arteria. Este adelgazamiento de las arterias por la placa, y a veces el bloqueo completo, aumentan su riesgo de sufrir un ataque cardíaco y de morir súbitamente.

En los países desarrollados, las enfermedades coronarias están directamente relacionadas con el tipo de alimentación.

El colesterol en la sangre no existe como molécula libre, para ser transportado se une a unas lipoproteínas (constan de una parte lipídica y otra proteica). Las lipoproteínas son distintas y tienen distintas funciones.

  1. Causas posibles para obtener este problema:
  • Hábitos de fumar
  • Estrés
  • Vida sedentarismo
  • Uso constante de bebidas alcohólicas
  • Factores resultantes de la mala alimentación
  • Obesidad
  • Colesterol elevado (aumento del LDL)
  • Hipertensión Diabetes
  • 30% de las muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares, ocurren antes de los 63 años.
  • Un fumador tiene 2 a 6 veces más riego de morir de enfermedades coronarias que una persona que no fuma.
  • Las mujeres que fuman y toman anticonceptivos orales tienen mucho mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular o un ataque cerebral que las mujeres que toman anticonceptivos pero no fuman.
  • Un fumador tiene el doble de riesgo de morir por un ataque cardiaco, que una persona que no fuma.
  • Un fumador que ya tuvo un ataque al corazón y sigue fumando su riesgo de repetirlo es  6 veces mayor.

CAPITULO II

LÍPIDOS

Los lípidos son biomoléculas orgánicas formadas básicamente por carbono e hidrógeno y generalmente también oxígeno; pero en porcentajes mucho más bajos. Además pueden contener también fósforo, nitrógeno y azufre.

Como en el caso de las proteínas, existen grasas esenciales y no esenciales.
Las esenciales son aquellas que el organismo no puede sintetizar, y son: el ácido linoléico y el linolénico, aunque normalmente no se encuentran ausentes del organismo ya que están contenidos en carnes, fiambres, pescados, huevos, etc.

Los lípidos sanguíneos (colesterol, triglicéridos y fosfolípidos) son transportados en la sangre unidos a proteínas. Estas partículas complejas, denominadas lipoproteínas.

Las cinco clases de lipoproteínas (quilomicrones, lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), lipoproteína de densidad intermedia (IDL), lipoproteínas de baja densidad (LDL) y liproproteínas de alta densidad (HDL), constan de cantidades variables de triglicéridos, colesterol, fosfolípidos y proteínas.

Cada clase de lipoproteína en realidad representa un continuo de partículas. La razón proteína:grasa determina la densidad; por consiguiente, las partículas con más proteína son más densas (p. Ej., las HDL tienen más proteínas que las LDL. La función de las lipoproteínas incluye el transporte de lípidos a las células para energía o almacenamiento y el servir de sustrato para prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos (véanse capítulos 3 y 43). En virtud de sus diferentes funciones metabólicas, las lipoproteínas también tienen una aterogenicidad variable.

2.1 Ácidos grasos

Los ácidos grasos son moléculas formadas por una larga cadena hidrocarbonada de tipo lineal, y con un número par de átomos de carbono. Tienen en un extremo de la cadena un grupo carboxilo (-COOH).

2.2 Clasificación de los acidos grasos:

Las grasas saturadas son ricas en ácidos grasos saturados y son sólidas a temperatura ambiente. La grasa saturada se encuentra en los alimentos de origen animal exceptuando los pescados. Así pues, son alimentos ricos en grasas saturadas la leche y derivados lácteos (mantequilla y quesos), las carnes y los derivados cárnicos, especialmente vísceras y embutidos.

Entre los aceites de origen vegetal hay también excepciones, los aceites de coco, palma y algodón, son muy ricos en grasas saturadas, estos aceites son muy utilizados en pastelería y bollería industrial.

Las grasas insaturadas, tienen grandes cantidades de ácidos grasos insaturados y son líquidas a temperatura ambiente, son los llamados aceites. El ácido graso insaturado más frecuente es el ácido oleico, que se encuentra en todos los aceites vegetales y en gran cantidad en el aceite de oliva.

Los ácidos grasos poliinsaturados de la familia Omega-6 (ácido Linoleico), se encuentra en los aceites vegetales de maíz, soja y girasol.

La grasa de pescado es rica en ácidos poliinsaturados de la familia Omega-3, los dos ácidos grasos poliinsaturados que se encuentran en mayor proporción son el EPA (Eicosapentanóico) y DHA (Docosahexanóico). Estos ácidos grasos tienen una serie de propiedades beneficiosas dentro del organismo, dan lugar a una serie de compuestos (eicosanoides) que hacen que la sangre sea menos viscosa, disminuyendo la formación de trombos o coágulos dentro de los vasos sanguíneos, por lo que disminuye la posibilidad de que se obstruyan. Además estos compuestos favorecen la dilatación de estos vasos aumentando la irrigación de los distintos órganos.

2.3 Acidos grasos esenciales:

Estos ácidos grasos no pueden ser sintetizados por el organismo y tienen que venir obligatoriamente aportados por la dieta, si no es así tendríamos carencias de este tipo de nutriente.
Son los ácidos Linoleico, Linolénico y Araquidónico, imprescindibles para la formación de estructuras cerebrales y en la síntesis de prostaglandinas. El ácido Linoleico se encuentra mayoritariamente en los aceites de semillas y el Linolénico en los pescados y en el aceite de soja. A partir del primero puede formarse el ácido Araquidónico por lo que éste no es considerado esencial cuando hay suficiente cantidad del primero.

  • Fosfolípidos

Son lípidos que tienen un glicerol unido a dos ácidos grasos y el tercero a un ácido fosfórico, aunque son sustancias de gran importancia metabólica no son nutrientes esenciales. Destacamos la "lecitina", forma parte de la estructura lipídica de las membranas celulares así como de las lipoproteínas circulantes de la sangre.

No son abundantes en la dieta, se encuentran en hígado, sesos y yema de huevo. Pero son muy utilizados por la industria alimentaría como -emulgentes- en muchos alimentos.

  • Linoleico

Es un ácido graso esencial para el organismo humano, lo cual quiere decir que el organismo no puede sintetizarlo y tiene que ser ingerido por la dieta. Es un tipo de grasa insaturada, màs concretamente poliinsaturada (dos dobles enlaces) y perteneciente al grupo omega-6 (primer enlace de hidrogeno en el carbono 6). En alimentos industrialmente procesados una parte de este ácidodebe ser saturado con hidrógeno para que el alimento sea más estable, lo que hace que se originen "grasas hidrogenadas" y de "configuración trans", que en nuestro organismo se comportan como las grasas saturadas. Aqui el problema que se plantea la industria mundial al intentar erradicar las grasas "malas" saturadas o parcialmente hidrogenadas

2.4 Omega-3

Los Omega-3 son ácidos grasos esenciales que nuestro cuerpo necesita para su buen funcionamiento, tanto como necesita vitaminas y minerales. Son llamados "esenciales" en el sentido "bioquímico" de la palabra: Nuestro cuerpo no los produce ni los almacena, y por lo tanto deben ser ingeridos diariamente a través de la alimentación.

El interés para los Omega-3 surgió de algunos estudios sobre la población esquimal y de la región alrededor del mar mediterráneo, las cuales evidencian tasas de accidentes cardiovasculares muy bajas. Estas poblaciones comen cantidades elevadas de pescados grasos y pocas grasas saturadas. Se pudo constatar también que en Japón, los infartos no son muy frecuentes.

2.4.1 Beneficios

Las enfermedades cardiovasculares representan la primera causa de muerte en muchos países del mundo y uno de los más importantes problemas de salud publica. El riesgo cardiovascular se puede modificar con la implementación de hábitos de vida saludables, entre los cuales el más importante es la calidad de la alimentación. Los Ácidos Grasos poliinsaturados Omega-3 tienen un importante efecto cardioprotector:

La hipertensión arterial (presión alta) es un factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. La ingesta de grasa saturada eleva la presión arterial. Se ha demostrado que la presión arterial disminuye al aumentar el consumo de ácidos grasos Omega-3.

  • Reducen el colesterol y los triglicéridos

Participa a la constitución de las membranas celulares, y tiene un rol importante en la formación de las sales biliarias y de algunas hormonas. El colesterol malo se forma de dos maneras. O esta producido por el organismo, o lo aportan alimentos de origen animal. Lo importante, no es solo la colesterolemia, pero también la proporción entre el buen colesterol (HDL) y el malo colesterol (LDL).

  • Previene la arritmia y muerte súbita

La aparición de arritmias es una de las complicaciones más graves que puede sufrir un infartado. Recientes estudios describen que los ácidos grasos Omega-3 tienen la capacidad de estabilizar eléctricamente al corazón, lo que explica su acción antiarrítmica, disminuyendo la probabilidad de muerte súbita después de un infarto. Los ácidos grasos conservan las paredes de las células sanas y flexibles, reduciendo los riesgos de problemas de ritmo cardiaco y previniendo la formación de coágulos de sangre.

  • Embarazo y Lactancia

Los ácidos grasos omega-3 son transferidos de la madre al feto a través de la placenta y luego del nacimiento a través de la leche materna, por lo que existe una relación positiva entre el consumo de ácidos grasos esenciales de la madre, con lo que reciba el bebe. Además, los omega-3 reducen el riesgo de hipertensión asociada al embarazo, por su acción antihipertensiva descrita en "Beneficios para el corazón" .

  • Cáncer

Los científicos insisten en que la enfermedad puede evitarse si se modifican los estilos de vida, entre ellos la alimentación, por estilos mas saludables. En efecto, existen numerosas investigaciones que han demostrado que los ácidos grasos Omega-3 tienen la capacidad de reducir el crecimiento de células cancerigenas y que, por lo tanto una dieta rica en dichos nutrientes reduce la incidencia de cáncer de mama, colon y próstata.

  • Cáncer de mama y colon

Puede contribuir a prevenir el cáncer de mama, colon, entre otros, así como a reducir el crecimiento de las células cancerigenas y la movilidad de las mismas. Se estima que un cambio en la dieta puede reducir la incidencia global de cáncer entre un 30 y un 40 por ciento, lo que equivale a que entre tres y cuatro millones de casos anuales en todo el mundo podrían evitarse.

  • La piel y los Omega-3

Una piel saludable es, en gran medida, reflejo del estado interno del organismo, y la alimentación juega un papel primordial para mantenerla sana. En especial para aliviar lesiones cutáneas en personas con eczema o soriasis.

  • Los Omegas-3 son indispensables en el desarrollo visual del feto

Son importantes para la visión, permite al cerebro captar más rápidamente las imágenes, debido a que estos nutrientes se encuentran en altas concentraciones en la retina del ojo.

  • Los Omegas-3 son esenciales en el desarrollo y crecimiento de los niños

Durante la vida fetal y hasta el primer año de vida, existe un aumento del proceso de acumulación de ácidos grasos omega-3 en el cerebro. Las necesidades de estos ácidos grasos aumentan durante este periodo, puesto que son fases de crecimiento y desarrollo del tejido celular. La deficiencia provoca alteraciones de crecimiento, aprendizaje y desarrollo de las funciones motoras.

  • Tratamiento del déficit atencional e hiperactividad con Omega-3:

Contribuyen a controlar el síndrome de déficit atencional, logrando mayor concentración, ya que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la parte del cerebro

  • Refuerzan el sistema inmunológico del recién nacido:

Se ha demostrado que tiene una función reguladora de la síntesis de sustancias que causan trastornos como fiebre, dolor, hinchazón e irritación.

2.5 COLESTEROL

El colesterol es un tipo de grasa que circula por nuestra sangre y que interviene en múltiples procesos de nuestro organismo, como la fabricación de algunas hormonas (como las sexuales o las esteroideas), la digestión de las grasas o la formación de ácidos biliares, y forma parte de todas las membranas celulares.
El organismo tiene dos fuentes principales de colesterol, ambas de similar importancia: la hepática (producción de colesterol en el hígado), y la intestinal (absorción de colesterol biliar y de la dieta en el intestino).
Cuando los niveles están por encima del límite recomendado por los expertos, el colesterol se puede convertir en un factor de riesgo muy importante de padecer enfermedades cardiovasculares.

- El colesterol LDL, conocido como colesterol malo, que en concentraciones elevadas se asocia directamente a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. El colesterol LDL se deposita en las paredes arteriales, causando la formación de una sustancia dura y gruesa denominada placa de ateroma. Con el paso del tiempo estas placas de colesterol hacen que las paredes de las arterias se engrosen y se estrechen, dando lugar a la aterosclerosis

- El colesterol HDL, denominado también colesterol bueno, previene la aterosclerosis al ser capaz de extraer el colesterol de las paredes arteriales y eliminarlo a través del hígado.

2.5.1 Las cifras recomendadas

Según los últimos estudios realizados, cuántos más factores de riesgo de sufrir un problema cardiovascular tenga una persona, más debe reducir sus niveles de colesterol LDL o (colesterol malo). O lo que es lo mismo, cuanto más bajo sea el nivel de colesterol malo mejor.
Las cifras recomendadas dependen de los factores de riesgo de cada individuo:
- Nivel de riesgo ALTO O MUY ALTO (Personas con problemas coronarios o con riesgo equivalente): El colesterol LDL debe ser menor de 100 mg/dl.
- Nivel de riesgo MODERADO (Dos o más factores de riesgo: tabaquismo, hipertensión, antecedentes familiares coronarios, etc.):

El colesterol LDL debe ser menor de 130 mg/dl.
- Nivel de riesgo BAJO (Uno o ningún factor de riesgo): El colesterol LDL debe ser menor de 160 mg/dl
En general, las cifras consideradas como deseables para personas que no presenten factores de riesgo deberían situarse por debajo de 200mg/dl en adultos y de 170mg/dl en los niños.

2.5.2 Antecedentes familiares

La Hipercolesterolemia Familiar (HF) es un trastorno genético frecuente que se manifiesta desde el nacimiento. Afecta al 50 por ciento de los miembros de una familia aquejada por este problema y se presenta por igual en mujeres y varones.
Se caracteriza por un aumento del colesterol en sangre y un elevado riesgo de desarrollar infarto de miocardio en edades tempranas. Los niveles de colesterol de las personas con HF son aproximadamente el doble que los de la población general, oscilando entre los 300 mg/dl hasta los 500 mg/dl en los pacientes no tratados.

2.5.3 Si es diabético o diabética

En el caso de las personas con diabetes, el riesgo de enfermedad cardiovascular es comparable, incluso, al de un paciente no diabético que ya ha tenido previamente un infarto de miocardio. El control de los niveles de colesterol por debajo de los objetivos recomendados por las últimas guías europeas (el colesterol malo debe ser menor de 100 mg/dl y el colesterol bueno deber ser mayor de 40 mg/dl.)es una de las acciones más beneficiosas para reducir el riesgo cardiovascular en este tipo de pacientes.

1.- Los pacientes con diabetes tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular que es comparable al de un paciente que ya ha tenido un infarto de miocardio.

2.- Los niveles de colesterol deben ser menores en diabéticos que en personas que no lo son. En este sentido, los expertos recomiendan que en los pacientes diabéticos el colesterol malo debe ser menor de 100 mg/dl y el colesterol bueno deber ser mayor de 40 mg/dl.

2.5.4 Arteriosclerosis

La arteriosclerosis es un síndrome caracterizado por el depósito de sustancias lipídicas, llamado placa de ateroma, en las paredes de las arterias de mediano y grueso calibre.

Arterioesclerosis significa endurecimiento de las arterias. Clásicamente, en el término arterioesclerosis se incluyen tres entidades diferentes: aterosclerosis, esclerosis de la media o enfermedad de Mönckeberg y arteriolosclerosis. En este documento se utilizará el término arterioesclerosis como sinónimo de aterosclerosis.

La aterosclerosis es una enfermedad caracterizada por el desarrollo de múltiples lesiones focales, llamadas placas de ateroma, en la pared de la aorta y las arterias de gran y mediano calibre. Esas placas están compuestas por lípidos, como el colesterol, y por células inflamatorias, como los , que desde la sangre penetran en el interior de la pared arterial. Una vez dentro de ésta, los monocitos atrapan el colesterol y se convierten en células espumosas. Estas células provocan una serie de cambios en la pared que provocan el crecimiento desordenado de las células musculares de ésta y la formación de tejido fibroso. Al final, la placa está compuesta por una mezcla de elementos distintos, lo que le confiere su denominación de ateroma, que significa engrudo.

Se ha calculado que en el año 2020 la aterosclerosis será la primera causa de mortalidad en todo el mundo. A ello contribuirán de forma determinante dos factores que facilitan su desarrollo: de un lado, el progresivo envejecimiento de la población mundial y, de otro lado, la incorporación de los hábitos de vida occidentales (principalmente, la alimentación excesivamente rica en grasas y calorías, y la vida desordenada y estresada que comporta el ejercicio profesional y laboral) al tercer mundo.

Para que se inicie la formación de una placa de ateroma es preciso que dentro de la pared arterial penetren sustancias y células que están en la sangre. En condiciones normales, eso no sucede porque la sangre está separada de la pared arterial por una barrera que es el endotelio. Actualmente, se sabe que diversos factores pueden dañar de tal modo el endotelio que éste deja de actuar como una barrera. Esos factores son conocidos como factores de riesgo de aterosclerosis.
Los principales factores de riesgo son tres:

  • La hipertensión arterial (presencia de cifras de presión arterial superiores a 139/89 mm Hg).
  • La hipercolesterolemia (existencia de concentraciones sanguíneas de colesterol superiores a 220 mg/dl).
  • El tabaquismo.
  • En los últimos años, se ha demostrado que otros factores también contribuyen al desarrollo de la aterosclerosis.
    Es el caso de:
    • La diabetes mellitus.
    • La obesidad.
    • El sedentarismo.
    • La menopausia.

2.5.5 Prevención

La mejor manera de combatir la aterosclerosis radica en su prevención primaria. Para ello se debe actuar a tres niveles.
 En primer lugar hay que llevar una vida sana, lo que significa:
     1) seguir una dieta cardiovascular saludable (evitando las grasas animales y el exceso de calorías, y favoreciendo el consumo de aceite de oliva, verduras y frutas).
     2) realizar ejercicio físico habitualmente (cada día se debe caminar no menos de una hora o correr suave, nadar y andar en bicicleta un mínimo de media hora).
     3) eliminar el consumo de tabaco de manera total y definitiva.
     4) procurar eliminar las situaciones estresantes de la vida cotidiana o, cuando ello no haya sido posible, vivirlas con una perspectiva positiva y mínimamente autolesiva.

En segundo lugar, las personas con hipertensión arterial y/o con hipercolesterolemia han de seguir tratamiento farmacológico (fármacos (antihipertensivos y fármacos (hipolipemiantes) de forma continuada para mantener cifras de presión arterial por debajo de 130/85 milímetros de mercurio (mmHg) y cifras de colesterol inferiores a 200 y miligramos por decilitro (mg/dl).
  En tercer lugar, en personas con ciertas alteraciones se podrán instaurar tratamientos específicos según el criterio de su médico (por ejemplo, en las mujeres con predisposición a la aterosclerosis que han tenido la menopausia podría valorarse el tratamiento hormonal sustitutivo).
En los casos en los que ya han surgido manifestaciones clínicas el médico instaurará el tratamiento pertinente para cada caso individualizado, a la par que instaurará medidas de prevención secundaria (por ejemplo, aspirina a bajas dosis) destinadas a impedir la aparición de nuevas complicaciones.

CAPITULO III

VALORACIÓN DE RIESGO O PREVENCIÓN EN ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

El American College of Cardiology ha propuesto cuatro categorías de factores de riego que igualan la intensidad del control del factor de riesgo con la evidencia de una relación con enfermedad cardiovascular, utilidad clínica y respuesta al tratamiento. Los factores de riesgo de la categoría I son aquellos para los cuales se ha demostrado que las intervenciones reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular. Los factores de riesgo de la categoría II son aquellos para los cuales las intervenciones posiblemente reduzcan tal riesgo. Los de la categoría III son aquellos en los que se requieren pruebas adicionales para determinar si las intervenciones disminuyen el riesgo. Los factores de la categoría IV son los que no se pueden modificar.

Se sabe que la dieta es la causa ambiental predominante de la aterosclerosis coronaria, y que la modificación de la alimentación inequívocamente disminuye el riesgo de cardiopatías coronarias. Por tanto, si se enunciara la dieta como un factor de riesgo separado, sería un factor de riesgo de la categoría I.

3.1 Sugerencias

Para bajar los niveles de colesterol LDL es esencial una dieta baja en grasas saturadas y colesterol.

Los pacientes que sufren de enfermedades del corazón o aquellos que no pueden reducir su colesterol LDL con estas restricciones deben limitar aún más su consumo de grasas saturadas, a un máximo de un 7 % de las calorías totales.

Una dieta para reducir el colesterol debe consistir principalmente en verduras y frutas; panes integrales, cereales, arroz, legumbres y pastas; productos lácteos descremados o parcialmente descremados; y carne magra, carne de ave sin piel y pescado.

Otros cambios esenciales en el estilo de vida para reducir los niveles de LDL son el aumento del nivel de actividad física, la deshabituación a la nicotina y el control del peso.

  • Aumentar la cantidad de pescado y semillas en la alimentación: de dos a tres veces por semana es lo más recomendable.
  • El consumo en altas dosis, puede traerte ciertas complicaciones para tu salud. Es un error creer que entre más dosis el beneficio será mayor.
  • No olvides que la prevención y detección a tiempo pueden ayudarte a vivir mejor.

BIBLIOGRAFÍA

Páginas Web

Libros

  • El Placer de Comer Bien, Alimentos para prevenir y curar/ Eunice Leme de Vidal; Aldo D. Orrego- 1ª. ed., Argentina 2002
  • Técnica Dietoterapia 2da. Edición 2002.Elsa N. Longo/ Elizabeth T. Navarro
  • Perspectivas en Nutrición 6ta. Edición 2004. Gordon M. Wardlaw, Jeffrey S. Hampl, Robert A. Dissilvestro.

ANEXOS

Clasificación de grasas.

Niveles de colesterol y triglicéridos * (mg/dl)

Colesterol total

Menos de 200

Deseable

200-239

Limítrofe

240 o más

Alto

Colesterol LDL

Menos de 100

Óptimo

100-129

Casi óptimo/ superior al óptimo

130-159

Limítrofe

160-189

Alto

190 o más

Muy alto

Colesterol HDL

Más de 40

Deseable

Triglicéridos

Menos de 150

Normal

150-199

Limítrofe

200-499

Alto

500 o más

Muy alto

* En adultos sin antecedentes conocidos de enfermedad coronaria

 

Cynthia Arata

Enviado por:

Giovanna Cevallos


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.