Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Lactancia natural (página 2)

Enviado por Giovanna Cevallos



Partes: 1, 2

 

La glándula mamaria.

Durante la vida de la mujer la glándula mamaria parsa por tres etapas diferentes:

La mamogénesis: el seno esta formado por tejido glandular de soporte y grasas. El cual tejido glandular produce leche, el cual es transportado hasta el pezón por pequeños tubos o conductos, los que se dilatan dando a lugar a los senos lactíferos de gran importancia por que es allí donde la leche se acumula.

Aproximadamente diez conductos finos llevan la leche de los senos lactíferos hacia el exterior, desembocando en el pezón. El pezón es muy sensible ya que posee muchas terminaciones sensoriales, las cuales inician el estimulo de la succión, los reflejos q eu ayudan a que la leche fluya.

El círculo de piel situado alrededor del pezón es la areola. Se observan allí unas prominencias, llamadas tubérculos de montgomeri, encargadas de producir una secreción de grasa en que lubrica el pezón y la areola; con esa grasa se posible evitar las grietas o fisuras que se puede producir si no se tiene una técnica adecuada de manteamiento. Debajo del pezón se enguantas los senos lactíferos.

Durante la gestación la mama sufre algunos cambios que la preparan para la lactancia:

  • Las areolas aumentan su prominencia y su pigmentación tal vez para el neonato se encuentra con mas facilidad su alimento.
  • En la gestación el pezón tiene variaciones en respuesta a los cambios internos que sufren los conductos lactíferos, las cuales los hacen ms elásticos y prominente.

En la Mamogénesis se distinguen cuatro etapas:

  • Etapa Prepuberal.
  • Etapa Puberal y adolescencia.
  • Etapa Gestacional.
  • Etapa Postgestacional.

Para entender mejor cada una de estas etapas realiza un Cuadro Comparativo, con las principales características de cada una de ellas.

Según Neville (1989) la Galactogénesis se deben considerar 3 etapas:

  • Etapa I: Iniciación de la capacidad secretora glandular en el período gestacional y postparto inmediato (calostro). En los tres primeros meses de embarazo aumenta la formación de conductos debido a la influencia de los estrógenos. Después de los tres meses, el desarrollo de los alvéolos sobrepasa a la formación de los conductos, el aumento de prolactina estimula la actividad glandular y los alvéolos se llenan parcialmente con calostro.
  • Etapa II: Iniciación de la lactancia propiamente tal, con producción de leche, entre los 2 a 15 días postparto. Esta etapa depende de tres factores: del desarrollo adecuado de las mamas durante el embarazo, de la mantención en el plasma sanguíneo de adecuados niveles de prolactina y de la caída de los esteroides sexuales.
  • Etapa III: Mantención de la producción de la leche o Galactopoyesis. Esta etapa depende tanto del ambiente hormonal del plasma materno (ocitocina y prolactina) como de la remoción de la secreción láctea de la mama.

Hemos revisado cada una de las etapas de la lactancia humana, además existen mecanismos neurohormonales reflejos involucrados en la producción eficiente y oportuna de leche para alimentar al niño según lo demande:

  • Reflejo Liberador de Prolactina.
  • Reflejo Eyectolácteo, de Evacuación de la leche o de ocitocina.
  • Reflejo de Erección y Protrusión del Pezón.
  • Reflejo de Ingurgitación Areolar

La lactogénesis y Galactopoyesis

LA lactogenesis y galactopoyesis son el resultado de la acción hormonal estimulada por los reflejos neurológicos. La lactogénesis produce en la mama cambios que hincan la producción Láctea.

La producción de leche con la succión del pezón, lo cual estimula la neurohipófisis y libera dos hormonas, una llamada Prolactina., que por vía sanguínea llega a los acinos glandulares y estimula la producción de la leche y la oxitocina que produce contracción de los conductos y senos lactíferos para que se contraiga favoreciendo una rápida y fisiológica involución de este órgano, lo cual disminuye el sangrado debido a las contracciones uterinas necesarias después e la salida de la placenta.

Hasta hace veinte años se consideraba que la producción de la leche humana estaba regulada por procesos neurohormonales, lo que se denomina teoría neuroenterocrina.

Desde el principio de la década de los noventa las investigaciones en mujeres lactantes mostraron que la velocidad con la que se produce la leche por las células secretorias se relacionan con el nivel de aislamiento (o llenura)del seño .Esto se llama control auto crino o local.

A medida que el lumen alveolar se llana de sustancias de misma leche , como FIL (factores que inhibe la lactancia en ingles feedback inhibios of lactancy) pépticos , ácidos grasos,, y posiblemente otros componentes ordenan a als células secretorias que reduzcan la velocidad de producción : mientras mas vació este el seno, mas rápido tratara de llenarse de tal modo que los senos mas vacíos producen leche mas rápidamente que lo que están llenos y cuando la leche se remueve del seño de forma reglar y completa , la producción de leche continua sin obstáculo . La síntesis de leche en las mujeres varia de 11 a 58 ml./hora/seno, es decir de un tercio a dos onzas por hora.

LA alimentación de la madre, el consumo de líquidos y otros factores maternos como el tamaño de la mama, historia familiar o variables étnicas tiene muy poca influencia sobre la producción de leche. Siempre y cuando el vaciamiento de leche este sucediendo las madres producen suficiente leche de buena calidad, sin importara su estilo de alimentación por lo cual se puede afirmar que i el vaciamiento de leche no esta ocurriendo no hay nada que se pueda hacer hará aumentar la producción.

Hay situaciones en las que la producción de leche materna es insuficiente, como en cirugía extirpadora; retención de l placenta; síndrome de Sheedhan Choque a la glándula pituitaria; utilización de anticonceptivos hormonales; estrés e insuficiencia de tejido glandular.

Por lo anterior expuesto el recién nacido debe ser puesto al pecho rápidamente en el lapso comprendido entre os primero sesenta minutos después de nacer, con lo cual se obtendrá cantidad de leche suficiente para satisfacer sus necesidades se inicia con otras sustancias, los mecanismo tardan en instalarse y no se establecerá una producción Láctea satisfactoria.

Para aprovechar el conocimiento de cómo funciona la producción de leche , la madure que desee aumentar la cantidad la cantidad de leche que produce dee estimular al niño a que mame mas frecuente y por un tiempo mas prolongado cada vez que lo haga para sacar toda la producida.

VENTAJAS DE LA LACTANCIA NATURAL

Después del nacimiento el hecho segrega el calostro que es una amarillenta, translucido con alto contenido de proteínas, vitaminas, y minerales. La organización Mundial de la salud lo define como alimentos natural al tiempo que la medicina. Es un liquido tan concentrado que e suficiente con una cantidad muy pequeña otra cubrir las necesidades del recién nacido. Su bajo contenido en grasa facilita su digestión y cumple una función laxante que permite eliminar el meconio, las heces que se forman en el intestino del bebe durante la gestaron. Pero su característica mas importante es que tiene leucocitos y anticuerpos que protegen al be de las posibles infecciones intestinales y respiratorias hasta que se este formado su sistema inmunológico.

Pasados tres o cuatro días aparece la leche de transición y después la leche madura que contiene los ingredientes necesarios y en las cantidades correctas para convertirse en la principal fuente de nutrientes durante los primeros 4 a 6 meses de vida del niño

1. Beneficios psicológicos:

Pues la lactancia natural ayuda a crear una estrecha unión entre la madre y su bebe, y esto además facilita el lazo afectivo madre-hijo ya que durante la lactancia, el bebé se encuentra muy cerca de la madre y es ese contacto físico el que le está satisfaciendo sus necesidades nutricionales.

2. Beneficios Inmunológicos:

La leche materna contiene anticuerpos que protegen al bebé. El calostro y la leche materna contienen anticuerpos que ayudan al bebé a luchar contra las enfermedades comunes de la infancia y a recuperarse de ellas mejor. De hecho, los bebés alimentados al pecho tienen menos otitis, diarreas y enfermedades alérgicas, ya que la leche tiene un alto contenido de inmoglobulina A (IgA) secretora y de factor crecimiento epitelial, además proporciona protección intestinal a los lactantes contra los virus, y bacterias.

3. Los niños amantados tiene menor frecuenta de enfermedades y de muerte,

Esto se debe a que la leche tiene factores antiinfecciosos específicos e inespecíficos. Entre los específicos están:

  • Las inmoglobulinas A, D, G y M

Entre los inespecíficos:

  • La enzima fijadora de la vitamina B12.
  • Las lipasas contra la Giardia Lamblía (que es uno de los parásitos intestinales más comunes en el mundo, y causa estragos como: Deposiciones pestilentes acuosas. Gases, Náusea, Pérdida del apetito, Dolor abdominal, Fatiga.)
  • El factor anti estafilococico (desdobla la epidermis  a nivel de la capa granulosa)
  • La lisozima (enzima presente en las lágrimas, moco nasal, saliva y en la mayoría de tejidos y secreciones mucosas, actúa matando a muchas bacterias por lisis. y es secretada por los leucocitos de la sangre llamados neutrófilos)
  • Los linfocitos B y T (son actores claves en las respuestas inmunes adquiridas. Los linfocitos B producen anticuerpos, los cuales se adhieren a un antígeno específico y facilitan la destrucción del antígeno por parte de los fagocitos. Cuando hay exposición a un antígeno diferente, se forman células B y T diferentes).
  • Los macrófagos (células del sistema inmunitario, que se localizan en los tejidos procedentes de la emigración desde la sangre de un tipo de leucocito llamado monocito).
  • Los neutrofilos (encontrados solo en el calostro Ig A que evita la bacteria Helicobacter pilori esta bacteria esta asociada con la gran cantidad de casos de gastritis crónica, ulcera, cáncer gástrico).

Además de lo ya mencionado estos bebes tienen mejores posibilidades para hablar, leer, y escribir.

4. La lactancia natural ayuda a la madre a recuperarse fisiológicamente.

La lactancia estimula las hormonas femeninas que actúan en la recuperación de los tejidos y de las funciones del organismo.

  • La expulsión placentaria es más fácil.
  • Se evita la hemorragia post parto.
  • Disminuye la posibilidad de contraer cáncer al seno
  • Favorece a la pérdida del tejido graso adquirido en el embarazo debido, a que el amamantar ayuda a quemar calorías.

5. La lactancia materna no tienen coste alguno.

Frente al gasto que supone la lactancia artificial La lactancia materna no tienen coste alguno frente al gasto que supone la lactancia artificial, además que también se ahorra por gastos de tratamiento de enfermedades en el futuro.

6. La leche más fácil de digerir.

Las proteínas presentes en la leche materna son fundamentalmente suero fácilmente digerible. Lo mismo ocurre con los hidratos de carbono (lactosa) y las grasas presentes en la misma.

La leche materna es un alimento ideal para los lactantes, pues provee una alimentación CESA (completa, equilibrada, suficiente, adecuada) Y esta siempre disponible a la temperatura adecuada.

  1. Por la mejor absorción de calcio y flúor, gracias a las características de las grasas en la leche materna.

  2. Incrementa la resistencia del esmalte y demás tejidos duros del diente

    Logrando que se mantenga un PH adecuado en la cavidad bucal, lo que también contribuye a disminuir la incidencia a caries.

  3. Aumenta la secreción salival:
  4. Prevención de hemorragias y anemias:

Las hormonas producidas con la estimulación del pezón son responsables de la retracción uterina, disminuyendo el riesgo de hemorragias posparto.

  1. Prevención del cáncer de mamas:

Al funcionar la glándula mamaria se logra madurez celular y, por lo tanto, menor incidencia de cáncer mamario.

  1. Ventajas en el espaciamiento de nuevos embarazos:

El estímulo de la mama y del pezón por parte del niño al succionar impide la producción de hormonas necesarias para la ovulación y la madre tendrá un período infértil. Si la madre no amamanta a su hijo durante el período posparto, la concentración de prolactina se reduce rápidamente y el ciclo normal de producción de hormonas ováricas se reanuda, con lo que aumenta la posibilidad de embarazo.

Como método natural de espaciar los hijos, la lactancia es muy eficaz en los primeros seis meses posparto, siempre y cuando sea una lactancia exclusiva y la madre permanezca en amenorrea (sin menstruación). Esto es lo que se ha denominado el método de amenorrea y lactancia (L.A.M.), el cual tiene una protección frente al embarazo de 98%, es decir, el riesgo de embarazo es menor al 2%. Si no se cumplen esas condiciones, la madre deberá ser instruida para que practique otro método de planificación familiar si no desea embarazarse.

2.1 Composición de la leche natural.

Existen diferentes tipos de leche materna según el tiempo post parto:

  • El calostro es la leche de la primera semana.
  • El transicional es la producida durante la segunda semana
  • La leche madura es la que se produce de la segunda semana en adelante.

El calostro

Es un líquido espeso, muy viscoso y de color amarillento, que las glándulas mamarias segregan durante los 3 ó 4 días después del nacimiento. Está compuesto por agua, proteínas, minerales, es rico en azúcar y bajo en calorías y en grasas. Es perfecto e insustituible para el bebé por su alto valor nutritivo y su fácil digestión. Además, de sus más de 30 componentes, 13 se pueden encontrar únicamente en el calostro. La cantidad de anticuerpos que posee hace que el bebé esté protegido frente a determinadas infecciones intestinales y respiratorias hasta que desarrolle su propio sistema inmunológico. Además de su alto nivel nutritivo, favorece el desarrollo de su sistema digestivo y ayuda a evacuar el meconio.

 Leche transicional: Es de color blanquecino azuloso, comienza a secretarse desde el quinto o séptimo día del nacimiento del niño hasta el final de la segunda semana.

Leche madura: se produce a partir de la tercera semana luego del parto y es más blanca y de mayor consistencia que las anteriores. Su composición varía no sólo en cada mujer sino, también, de un seno a otro en la misma mujer, en el momento del día y durante la misma tetada.

Es el alimento más completo que puede tomar un bebé, porque su composición se va adaptando a las necesidades de cada etapa y además incorpora anticuerpos que inmunizan al bebé de las enfermedades. Se compone de los siguientes elementos:

  • Proteínas, de las cuales 60% es suero y 40% es caseína.
  • Grasas, mayoritariamente ácidos grasos esenciales necesarios para el funcionamiento correcto del organismo.
  • Hidratos de carbono, en forma de lactosa, glucosa y galactosa.
  • Sales minerales; calcio, fósforo, sodio, magnesio, potasio y hierro.
  • Vitaminas; la leche materna contiene todas las necesarias para el bebé.

Comparación de la leche humana con la leche de vaca.

  • La lactosa y otros oligosacáridos se encuentran en pequeña cantidad en la leche de vaca.
  • Las proteínas y aminoácidos son específicos para cada especie, tanto las del suero como las de la porción proteica no líquida (caseína).
  • En la leche de vaca, la porción caseína de las proteínas es más abundante que las proteínas del suero.
  • El contenido total de proteínas en la leche humana es de 0,9 g/100ml, lo que cubre los requerimientos del lactante sin producirle una sobrecarga renal de nitrógeno. En la leche de vaca el contenido de proteínas es superior a 3,1 g/100ml.
  • La osmolaridad de la leche de vaca (350 mosm) es significativamente mayor que la de la leche humana (286 mosm). En el niño que la ingiere genera una mayor carga renal en un período de la vida en que la función renal es inmadura.
  • La baja osmolaridad de la leche materna determina que el niño amamantado no necesite una ingesta suplementaria de agua, en cambio el niño alimentado con leche de vaca debe recibir agua como complemento de su dieta.
  • La alfa-lactoalbúmina es la proteína del suero más abundante en la leche humana, en la leche de vaca sólo se encuentra en trazas.
  • La beta-lactoglobulina, proteína más abundante en la leche de vaca, ha demostrado tener un gran potencial alergénico para el niño.
  • La taurina, aminoácido esencial para el prematuro, no está presente en la leche de vaca.
  • La grasa de la leche materna es absorbida más eficientemente que la grasa de la leche de vaca debido a que las micelas que la constituyen son más pequeñas y a la lipasa que se activa en presencia de sale biliares. Este mecanismo facilita la digestión de las grasas en el recién nacido, cuyas enzimas pancreáticas son insuficientes.
  • La lipasa no se encuentra en la leche de vaca.
  • Los minerales están en distinta proporción y osmolaridad (riesgo de sobrecarga renal). Los niveles de calcio-fósforo son más bajos en la leche humana, pero la relación calcio-fósforo es mayor, 2:4. En la leche de vaca es de 1:3. Esto determina que los niveles plasmáticos de calcio en los recién nacidos amamantados sean mayores y que los niños que se alimentan con leche de vaca tengan riesgo de tetania neonatal por hipocalcemia.
  • La leche de vaca contiene demasiado sodio y puede provocar hipernatremia (convulsiones, diarrea).
  • La vitamina A como beta-caroteno no existe en la leche de vaca y la vitamina E es escasa.
  • La IgA es la principal inmunoglobulina de la leche humana y su concentración alcanza de 100 a 140 mg/100 ml. La leche de vaca fresca contiene 3 mg/100 ml de IgA, la que se inactiva al procesarla.

III.- TÉCNICA DE AMAMANTAMIENTO

El comienzo del amamantamiento es el período de mayor importancia en todo el proceso de la lactancia natural. En el análisis de la técnica del amamantamiento hay que tener en cuenta el tiempo en que se inicie, la frecuencia con que se continúe, la eficacia del niño para pedir el pecho, y el tiempo normal que succiona. En este en campo en especial, las normas hospitalarias suelen dificultar el apoyo a la lactancia natural.

Como ocurre en cualquier proceso fisiológico, hay muchas formas de normalidad (adaptación) y gran número de técnicas que parecen dar buenos resultados.

En general, la mayoría de las madres requieren al principio una capacitación en lo referente a la técnica adecuada de amamantamiento; esta capacitación debe hacerla el personal de salud de la institución en la que se atendió el parto, por medio del intercambio de saberes. Cuando se establezca la técnica, cada binomio madre – hijo adopta la forma y frecuencia que mejor se adopte a sus necesidades.

La primera mamada debe hacerse inmediatamente después del nacimiento; las siguientes deben ser por libre demanda, según las necesidades del recién nacido. Cuanto más frecuente sea la succión, más aumentara la producción láctea. A un recién nacido que reciba lactancia natural no es necesario darla agua, soluciones azucaradas u otros líquidos para complementar la alimentación natural o para sustituirla; si se hace esto, disminuirá el estimulo para la producción y eyección de la leche.

Antes de empezar a dar el pacho, la madre debe lavarse las manos. La posición correcta es la que resulte cómoda para ambos, el niño y la madre; inicialmente es aconsejable utilizar una almohada, en la que descanse el niño; en la posición sentada, los pies de la madre deben estar apoyados en el suelo o sobre un objeto que les de seguridad y apoyo.

El niño debe estar en posición de cúbito lateral (de lado), con su abdomen contra el de la madre, de tal forma que quede mirando al seno materno, no paralelamente al techo como se hace con un biberón. La madre puede coger la mama con su mano en forma de c, con el dedo pulgar encima de la aureola y los otros cuatro dedos por debajo para sostener el pecho.

Para lograr que el niño habrá la boca se debe tocar con el pezón en la mitad del labio inferior. En el momento en que el niño habrá la boca, la madre lo acerca rápidamente hacia su pecho introduciendo en la cavidad oral toda la areola, con el cual se logra que los movimientos de la lengua hagan un barrido de los senos lactíferos, sitio en el que se almacén la leche. Si la madre no introduce en forma suficiente la areola, el niño succionara el pezón y no obtendrá leche, debido a que ahí no hay reservorios.

Es importante explicar a la madre que aunque el niño tenga su nariz estrechamente aplicada contra la mama, puede respirar normalmente debido a la conformación anatómica de su nariz.

En ciertas situaciones como es el caso de amamantar gemelos, mamas muy grandes, grietas del pezón, niños hiper o hipotónicos, es útil colocar al niño sentado frente a la madre o en posición "del caballito", en la que el niño se sienta montando sobre la pierna de la madre, con su cuerpo enfrentándola.

Otra posición útil en casos de reflejo de eyección excesivo de leche, es la de la madre en decúbito dorsal con el niño recostado en posición ventral sobre ella.
La duración de la mamada estará determinada por el niño; dejar que termine con el primer pecho, luego ofrecer el segundo. Existen variaciones de un niño a otro, a veces un pecho es suficiente.

La frecuencia también está determinada por el niño; la alimentación libre demanda permite que el niño decida cuándo tiene hambre y que esto no sea una determinación de la madre o de la enfermera. Habitualmente, la frecuencia es mayor durante los primeros 2 a 7 días. Durante este período no se recomiendan intervalos mayores de tres horas; la madre debe despertar al niño y ofrecerle el pecho si duerme mucho, o si la madre siente las mamas muy llenas. Una vez establecida la lactancia, es común un patrón de 8 a 12 mamadas en 24 horas.

Las mamadas nocturnas son importantes para asegurar la adecuada estimulación para la producción de leche y la supresión de la fertilidad. Si el niño está muy somnoliento, se debe desabrigar y alimentar en una posición más levantada (sentado o de costado).

Para retirarlo del pecho, la madre debe introducir su dedo entre las encías del niño para disminuir la presión del interior de la cavidad; por ningún motivo se debe retirar al niño permitiendo que se estire el pezón.

Existen otras posiciones para dar el pecho al recién nacido; una de ella es con ambos protagonistas acostados. Si se compara con las posiciones analizadas anteriormente, la única que cambia la posición es la madre, pues en ambos casos el niño permanece acostado, sin producir broncoaspiraciones ni problemas en la vía aérea respiratoria superior. Es diferente si el niño es alimentado con biberón, con el que se pueden presentarse ocasionalmente estas complicaciones.

Cambiar la posición durante el amamantamiento ayuda a ejercer la presión en diferentes sitios de la areola y a evitar lesiones en ella, que pueden producir la obstrucción de un conducto lactífero o fisuras en el pezón.

Es aconsejable estimular los dos pechos durante las mamadas con la succión por cortos períodos. Según el patrón de succión de cada lactante, su estado de hidratación y la hora del día, se estima el tiempo necesario por cada amamantamiento, teniendo en cuenta que l próxima alimentación debe indicarse en el seno en el cual se terminó en la anterior lactación. Si se inicia siempre con el mismo seno, el estímulo hará que este se congestione y que el otro produzca muy poca leche (teoría autocrina).

Al dar de alta ala madre con su hijo, el personal de salud debe sersiorarse de que la técnica de amamantamiento aprendida por la madre y el niño sea la correcta y responder los interrogantes que la madre y su familia pueda tener. Se debe ofrecer la posibilidad de orientación telefónica para resolver los problemas de las madres; y transcurridos ocho días, es preciso hacer un control presencial para continuar el intercambio de saberes y apoyar el proceso de amamantamiento.

La mejor manera de constatar si la lactancia natural provee una alimentación suficiente y adecuada para las necesidades del niño es: 1) evaluando su estado de hidratación, por el número de pañales que debe mojar por día, seis como mínimo; 2) observando si está tranquilo entre las mamadas, no necesariamente dormido, por períodos de dos o tres horas, y 3) vigilando el aumento de peso, que debe ser en promedio de veinte a treinta gramos por día. Si hay problemas en una de estas tres comprobaciones, debe revisarse la técnica y examinar al recién nacido para buscar posibles enfermedades que le impidan tener una lactancia natural exitosa.

El crecimiento de los lactantes sucede en forma de picos; a su vez, sus requerimientos nutricionales aumentan súbitamente. De los veinte a los cuarenta días de vida ocurren grandes aumentos de peso y el organismo de la madre deberá aumentar la producción láctea. Como se explicó anteriormente, en este período la madre debe pegar al lactante el pecho por más tiempo y con más frecuencia y, así, en dos o tres días se logra la producción de la cantidad de leche que el niño requiere.

Si se administran alimentos complementarios, se disminuye la producción láctea de la madre, esta es una de las razones por las cuales no se debe empezar la alimentación completaría antes de los seis mese de edad, si se quiere que todo el niño pueda beneficiarse del privilegio de tener lactancia natural exclusiva en los seis primeros meses de vida.

La leche materna, por sus componentes inmunológicos, no se detiorara en el medio ambiente, como sí lo hace la leche de vaca; por eso, la madre que trabaja fuera del hogar puede extraerse la leche en forma manual y guardarla en un envase estéril y cubierto con papel aluminio para protegerla del sol; de este modo, la leche puede durar de ocho a doce horas sin necesidad de refrigeración, de dos a tres días en la nevera (que no sea en la puerta), y hasta un mes congelada. Cuando el niño valla a consumir lache materna almacenada, esta se deba calentar al baño María; si la leche está congelada, se debe pasar el día anterior a otro sitio de la nevera para que su temperatura varíe progresivamente y no sufra cambios bruscos que puedan afectar sus componentes.

Amamantamiento del prematuro

Es necesario para el ÉXITO del entrenamiento de la madre un profesional que pueda:

  • Desarrollar empatía y dar apoyo emocional a la madre durante todo el proceso.
  • Entrenar y desarrollo habilidad y seguridad en la madre frente a las técnicas de amamantamiento.
  • Evaluar la capacidad del niño para succionar, deglutir y respirar efectiva y coordinadamente.

El contacto piel a piel durante la alimentación del niño prematuro, es condición indispensable para mantener la temperatura corporal adecuada mientras es amamantado. Para lograrlo, se recomienda vestir al niño con un mínimo de prendas: un gorrito, una camisa de manga corta, el pañal y unas medias, la madre debe retirar la ropa del pecho y colocarse una bata abierta adelante, de manera que permita colocar el niño en contacto piel a piel.

La madre debe sentarse derecha, en una silla cómoda y sin brazos para facilitar la ayuda y evaluación de entrenador quien debe colocarse al lado del cual la madre va a amamantar.

Con los niños prematuros más pequeños, resulta más práctica la posición de "Balón de fútbol americano" en razón a la necesidad de organizar y sostener el niño por su marcada hipotonía.

Es necesaria la retropulsión del seno contra el tórax para provocar la proyección o erección del pezón hacia delante.

Tocando con la punta del pezón los bordes laterales superior e inferior de los labios del niño, se estimula el reflejo de búsqueda que está presente desde las 30 semanas en forma lenta o imperfecta y con una respuesta completa, rápida y duradera a partir de las 34 semanas. Cuando el niño abre la boca, la madre lo debe acercar inmediatamente al seno, hasta que la mayor parte de la areola quede dentro de la boca del niño. El seno debe permanecer retraído contra el tórax y la areola debe ser adelgazada con los dedos para facilitar la salida de la leche y el agarre del niño. Si no se inicia la succión, se exprime un poco de leche en la boca del niño, sin sacar la areola, y se espera a que el niño succione. Cuando esté el niño succionando, la madre no debe exprimir leche, pero tampoco debe dejar de adelgazar la areola, para poder observar la efectividad y coordinación de la succión del niño.

Durante la succión, la madre puede colocar el dedo índice de la mano que sostiene el seno, debajo del mentón del niño para disminuir el esfuerzo del descenso y elevación del maxilar inferior durante la alimentación.

Si el niño suspende la succión, la madre puede exprimir un poco de leche en su boca sin sacar la areola y esperar a que el niño reinicie la succión. Si esto no ocurre, la madre debe retirar el niño del seno en espera que al sentir que se retira, vuelva a agarrarse y reinicie la alimentación. Si definitivamente no hay succión, la madre debe reiniciar el proceso estimulando el reflejo de búsqueda o despertando energéticamente el niño. La frecuencia de alimentación al seno debe ser cada hora y media o cada dos horas en la noche cuando el niño este en el hogar.

Si el niño presenta patrón inmaduro de succión, la madre debe aprender a alimentarlo con cuchara o vaso asegurando así un aporte adecuado de leche, utilizando preferiblemente la leche del final.

Una de las técnicas sugeridas para estimular la succión del niño inmaduro, es la introducción del dedo índice, acompañado de una sonda de nelatón de muy bajo calibre (#6 y 8) conectada a un suplementador o jeringa con leche. Con movimientos del dedo hacia delante y hacia atrás, con la pulpa del dedo hacia arriba, se va dejando salir leche cada vez que el niño haga un intento por alcanzar o agarrar el dedo.

El movimiento del maxilar inferior juega un papel importante en la generación de la presión oral subatmosférica y facilita la posición y eficiente función de la lengua.

Es por esto que el patrón de succión del prematuro se puede establecer contando el número de descensos de maxilar inferior durante cada episodio de succión y también observado la duración de las pausas en un tiempo mínimo de dos minutos. Con esta observación se puede establecer si el niño tiene un patrón de succión Inmaduro con episodios de 3-5 succiones y pausas con la misma duración del episodio, un patrón de Transición con episodios de 5-10 succiones o un patrón de succión Maduro con episodios de 10-30 succiones continuas antes de hacer una pausa breve. En este patrón la succión / deglución / respiración, se presenta secuencialmente en relación 1: 1:1, como una unidad rítmica y repetitiva en la cual la respiración es continua e ininterrumpida.

Si la frecuencia respiratoria durante las pausas es mayor de 80 respiraciones por minuto se debe suspender la alimentación oral y esperar a que el esfuerzo respiratorio se reduzca.

La ausencia de aire en la vía aérea de cualquier duración, se considera apnea. Las cortas pausas respiratorias o cortas apneas de menos de 15 segundos, se consideran normales a cualquier edad. Las apneas de cualquier duración, asociadas a cianosis, palidez y bradicardia se consideran patologías.

Los ruidos que se escuchen durante cualquier etapa del ciclo respiratorio, pueden indicar obstrucción de la vía aérea o una alteración anatómica, cualquier mecanismo que altere la vía aérea o comprometa la eficiencia pulmonar, puede incrementar el trabajo del niño para respirar y afectar adversamente la alimentación y ganancia de peso.

Por lo citado anteriormente, los niños prematuros requieren una detallada evaluación durante el entrenamiento, que incluye una medición de la saturación de Oxígeno con o sin cianosis, durante la alimentación que permita evaluar el esfuerzo respiratorio. Para los niños con afecciones pulmonares persistentes, se requiere un entrenamiento especial, cuando empiece a requerir bajas convenciones de Oxígeno, con evaluación permanente de la saturación de Oxígeno y constantes vitales mientras son amamantados.

Para evaluar la efectividad de las técnicas de amamantamiento, se debe monitorear el aumento de peso, talla y perímetro cefálico. El programa Madre Canguro ha resultado ser una metodología que ayuda promover la lactancia materna en niños prematuros y de bajo peso, después de haber sido dado de alta en la unidad de recién nacidos.

Se espera que el prematuro aumente de 15-20 gramos por día, con ganancia semanal en talla de 0.75cms y un aumento de Perímetro Cefálico equivalente a la mitad de la talla más 10. Los aumentos inferiores, indican la necesidad revisar con la madre la técnica y resolver las dificultades o complementar temporalmente con leche de fórmula, administrada con cuchara o taza. Si se trata de una desorganización o trastorno temporal en la actividad motor oral del niño, se requerirá de tiempo para que la función madure con el estímulo que se le ofrece con el amamantamiento.

Hacer seguimiento integral al niño, y dar apoyo permanente a la madre para que no desfallezca en el intento, son aspectos fundamentales en el establecimiento y permanencia de la lactancia en los niños prematuros y de bajo peso.

El desarrollo de investigaciones etnográficas es fundamental, para reconocer aquellos aspectos sutiles y cualitativos que interfieren o apoyan la lactancia materna al interior de nuestras comunidades para entrar a interactuar con la familia desde las instituciones de salud y aún en las mismas comunidades.

DESTETE

Cuando termina la lactancia natural exclusiva se inicia la alimentación complementaria, pero sin sustituirla, hasta que el binomio madre-hijo termine el proceso de lactancia que constituye el destete.

Es además la sustitución gradual y progresiva de la leche materna por otros alimentos hasta que el bebé adopte la alimentación corriente de la familia y la lactancia materna desaparezca completamente. Es una etapa de fuertes cambios y de adaptación para el bebé, y su manejo adecuado tiene una gran influencia en el bienestar del pequeño, sto debe darse cuando ambos protagonistas estén preparaos para ello, esto generalmente sucede cuando ambos tiene doce meses a veinticuatro meses de edad.

Destete prematuro

Se debe evitar, además si el deseo es sólido, se puede evitar esto, aunque muchas veces, esta situación esta relacionado con la situación laboral de la madre. Se debe recordar que la leche materna siempre será superior que cualquier otro tipo de leche, y que solo después de los seis meses será necesaria una complementación y no una suspensión de este alimento.

Técnicas de destete:

Lo que sucede se debe hacer a los seis meses de edad del lactante, se disminuye progresivamente la frecuencia y el tiempo de las mamadas.

No debe acelerarse el destete, el cual el niño pude lograrlo progresivamente, dando un paso mas en el desarrollo d su autonomía. Debe recordarse que las mates no las logra la madre o la familia, las construye el niños en su relación con ellos. Si una madre decide no volver a darle pecho a su hijo, no debe hacerlo abruptamente; la técnica recomendada es la disminución progresiva.

La disminución progresiva: es la disminución de de algunos minutos en cada mamada, hasta que no s de lecho en ningún momento.

No es recomendable sustituir el pecho materno por el uso de biberón; lo mas recomendable es pasar del pecho a la taza o vaso.

Mediante la lactancia natural se facilita el establecimiento, de manera sólida y definitiva del vínculo afectivo primario, base de todos los demás vínculos a lo largo se la vida, y se establecen mecanismos de relación fundamentales para el acompañamiento inteligente y afectuosos del niño en la construcción y reconstrucción de sus metas de desarrollo humano, integral y diverso y el tejido de resiliencia.

CONCLUSIONES

  • La lactancia natural, es muy beneficiosa para ambos protagonistas, es decir, para el bebe y para la madre, ya que los va a proteger, a la madre, de un aborte, y al bebe contra los patógenos.
  • La lactancia no tiene costo, por lo que para una familia que es necesitada, no va tener problemas, en cuanto a presupuesto.
  • La lactancia debe ser exclusiva a hasta los seis meses, y luego complementada, hasta los 2 años.
  • El destete por parte de la madre no sebe ser abruto, ya que podría afectar al bebe en el futuro.

BIBLIOGRAFÍA

  • Escuela.Med.puc.cl/paginas/Departamentos/ obstetricia/AltoRiesgo/lactancia.
  • encolombia.com/lactancia_amamantamiento
  • Aníbal Ariztia A., Jorge A, Martner G. Nutrición y Alimentación Del Lactante y su Patología. Edititorial Universitaria, 1990.
  • http://www.med.uchile.cl/escuelas/obstetricia/embarazo/lactancia.html

ANEXOS

CONTROL PRENATAL

El control prenatal es la mejor instancia para promover la lactancia materna, donde se entregarán contenidos educativos destinados a apoyar y asistir a las embarazadas para lograr una lactancia exitosa. La educación constituye el pilar fundamental para el logro de esta meta.
IDENTIFICAR FACTORES DE RIESGO

El examen mamario prenatal debe ser realizado en el primer control.

A. MAMAS

1. Tamaño y forma:
Detectar problemas potenciales (muy largas, pendulosas, etc) y asegurar a la madre que mamas pequeñas o grandes, todas producen leche.
2. Identificar evidencias de cirugía.
3. Identificar patologías (masas, asimetría, etc).

B. PEZONES

Tipo de pezones: normales, largos, planos, pseudoumbilicados, umbilicados.
En el caso de pezones umbilicados o cortos, ayudar a la madre a adquirir confianza y enseñarle ejercicios que pueden ser útiles.
Los ejercicios de preparación de pezones pueden estar contraindicados si existe riesgo de trabajo de parto prematuro.

TÉCNICA DE PREPARACIÓN Y CUIDADOS DE LOS PEZONES

En pezones umbilicados y planos se debe comenzar la preparación desde que se detecta el problema en el primer control prenatal. Se sugiere suspender los ejercicios entre las 20 y 36 semanas de gestación si existe riesgo de parto prematuro.
A. TÉCNICA:

1) Ejercicios de Hoffman: Consisten en el estiramiento del tejido periareolar de tal manera de obtener la eversión paulatina del pezón.
2) Estirar y rodar el pezón entre el dedo índice y el pulgar varias veces al día.

B. CUIDADO DE LAS MAMAS Y LOS PEZONES:

- Cuidados durante el embarazo:

a) Higiene
Las mamas se deben lavar sólo con agua, sin jabón.
Evitar el uso de cremas y lociones.
Las glándulas de Montgomery producen la lubricación necesaria.
b) Helioterapia
Si los pezones son muy sensibles, exponerlos al sol o luz (calor de una ampolleta a 30 cm. de distancia en cada pecho por cinco minutos).
c) Usar un sostén que sostenga, pero no apriete.

- Cuidados durante la lactancia:

a) Evitar el uso de jabones, lociones o cremas.
b) No es necesario el aseo de las mamas antes de amamantar.
c) Colocar correctamente el niño al pecho con el pezón y aréola dentro
de su boca, ya que así se evita el dolor y las grietas.
d) Para el cuidado de los pezones sólo se requiere extraer unas gotas de la misma leche después de la mamada y cubrir con ésta el pezón y la aréola, dejando secar al aire libre.

Indicadores de producción suficiente de leche:

1. Deglución audible durante el amamantamiento
2. Sensación de bajada de leche en los pechos de la madre
3. Pechos llenos antes de amamantar y vacíos después
4. Pañales mojados: seis o más/24 horas
5. Movimientos intestinales frecuentes y suaves
6. Promedio de ganancia de peso de 18-30 g/día ó 125-210 g/semana

CONSEJOS GENERALES:

1. No suplementar con otros alimentos (rellenos).

Comente a la madre por qué esto es importante:
- Mayor estimulación del niño sobre los pezones, mayor es la producción de leche.
- Riesgo de exposición a infecciones por mamaderas.
- Riesgo de alergias por leche de vaca.

2. No usar chupetes de entretención porque:

- Se puede reforzar una mala técnica de amamantamiento.
- Riesgo de infección.
- Pérdida de oportunidad de amamantar.

3. Alimentación de la madre:

- Reforzar la alimentación de la embarazada: ver capítulo "Nutrición"
- En el puerperio se recomienda que la madre se alimente en forma completa y variada, que no haga régimen para adelgazar, que coma para satisfacer su apetito y que ingiera abundantes líquidos.

4. Apoyo para la madre:

- Asegurarse que la madre sepa con quién contactarse si presenta cualquier problema al amamantar (profesional de salud, clínica de lactancia, grupo comunitario de apoyo, etc).

MANEJO DE LOS PROBLEMAS DE LACTANCIA
1. PROBLEMAS PSICOSOCIALES

Constituyen un grupo de problemas por los que no siempre se indaga y la madre no relata espontáneamente. Incluyen, frecuentemente, la falta de apoyo y ansiedad materna, deben buscarse signos de depresión preguntando dirigidamente. Hay madres que deben considerarse de riesgo como es el caso de la madre adolescente y la madre soltera, que pueden necesitar atención y apoyo especial.
2. PEZONES UMBILICADOS

Causa: persistencia de la invaginación del pezón.
Manejo:

- Ejercicios de Hoffman
- Extracción de leche y estimulación del pezón previo al amamantamiento; en la mayoría de los casos se produce eversión espontánea.
- Amamantar en posición de costado para mayor control de la cabeza.
- Evitar pezonera y chupetes de entretención.
Existen casos muy poco frecuentes en que la invaginación es permanente, manteniéndose la lactancia sólo con leche materna extraída y complemento en caso necesario.

3. GRIETAS DEL PEZÓN

 Causas:

- Colocación al pecho y posición incorrectas (causa más frecuente).
- Congestión, que favorece la mala posición.
- Candidiasis del pezón, planteársela siempre en grietas persistentes o de aparición tardía.
- Disfunción motora oral (poco frecuente).

Manejo:

- Estimular el reflejo de eyección de leche, previo a la succión.
- Comenzar cada alimentación con el lado menos comprometido.
- Adecuada colocación al pecho y extracción manual previa cuando sea necesario. También ayuda la posición de costado, favoreciendo mayor control de la cabeza del niño para evitar el dolor.
- Aplicar, después de amamantar, solamente leche en los pezones, evitando sustancias irritantes (cremas, etc).
- Aire y exposición al sol.
- Evitar congestión, amamantar con mayor frecuencia.
- Analgésicos suaves en caso necesario.
- Tratamiento de la micosis en casos evidentes o sospechosos. Nistatina o Miconazol, aplicado en boca del niño y ambos pezones después de amamantar por 10 a 14 días.
- Evaluación motora oral cuando sea apropiada.
- Ultimo recurso (raramente necesario): interrumpir la lactancia por 24 a 36 horas; la madre debe extraerse leche en forma frecuente. Esta leche extraída puede ser administrada al niño.

4.- CONGESTIÓN

CONGESTIÓN PRIMARIA ("bajada de leche"), usualmente comienza después de las 48 horas posparto como resultado de un aumento de la vascularización y de la producción de leche.

Manejo:

- Amamantamiento frecuente y efectivo.
- Vaciamiento frecuente y efectivo de los pechos si madre y niño están separados (RN hospitalizado).

CONGESTIÓN SECUNDARIA

 Causas:

- Vaciamiento inadecuado o poco frecuente de la mama.
- Reflejo de eyección inhibido.

Manejo:

- Compresas húmedas tibias antes de amamantar
- Masaje y extracción manual o con bomba para descongestionar la aréola antes de amamantar, facilitando la colocación al pecho.
- Amamantamiento frecuente y efectivo.
- Frío local después de amamantar para descongestionar y disminuir el dolor.
- Reducir el stress, técnicas de relajación.


Giovanna A. Cevallos

Daniel Urbina Grimaldy

Lisbeth Ayala

La Molina, 28 de Abril del 2006


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Los antibióticos

    Breve historia. Mecanismos de acción. Mecanismos de resistencia. Criterios para la elección de un antibiótico. Principio...

  • Salud y Medicina

    Pagina dedicada a la medicina y la salud en toda su extension. Aqui tendras los mejores links sobre salud y medicina ...

  • Seguridad y manejo de residuos hospitalarios

    Medidas de bioseguridad. Medidas en caso de accidentes. Tratamiento de materiales e insumos contaminados. Manejo de sust...

Ver mas trabajos de General

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.