Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Hugo Chavez y la guerra de resistencia




Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9


Partes: 1, , 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9
  1. La amenaza estadounidense ronda a Venezuela, Salim Lamrani
  2. 19 de Abril de 1810: Primer Referendo Revocatorio del mandato de Autoridad (Prof. (M.sc.) Arnaldo Perdomo
  3. Guerra Asimétrica
  4. Lecciones de la guerra asimétrica en Irak, Horacio Benitez
  5. La gran victoria de la guerra de resistencia a la agresión norteamericana y en ayuda a Corea y nuestras tareas ulteriores, Mao Tsetung
  6. En acto político con 1.5 millones, Hugo Chávez llama a derrotar al imperialismo estadounidense, Juan Trujillo
  7. Por Venezuela Bolivariana, con orgullo latinoamericano. Gladys Marin, PC Chile
  8. Belisario Landis: prácticas intimidatorios
  9. Baduel: Iniciaríamos una guerra de resistencia
  10. Chi-Minh y Vo Nguyen Giap por Franz J. T. Lee
  11. Entrevista a Ramiro Vargas Comandante de Comando Central del Ejército de Liberación Nacional de Colombia
  12. La guerra asimétrica. Un análisis crítico de un nuevo tipo de guerra, por Ricardo Seratti
  13. GBI: Guerra de Guerrillas, por Ricardo Seratti
  14. La resistencia: qué es y por qué se habla hoy de ella, Carlos Jaime Fajardo
  15. Imperialismo y resistencia en Latinoamérica, James Petras
  16. Venezuela podría convertirse en un objetivo militar prioritario de EE.UU. Darío Pignotti
  17. La Guerra de todo el Pueblo (1 Parte). Horacio Benitez

"Ante una invasión del gobierno más poderoso de la Tierra, nosotros nos dispersaríamos, nos haríamos tierra, aire, agua y conduciríamos una guerra de resistencia".

Hugo Chavez Frias, Presidente de Venezuela.

CARACAS - El presidente Hugo Chávez constantemente advierte a los venezolanos que una invasión de los Estados Unidos es inminente.

En atención a esa eventual amenaza, Chávez ordenó una reestructuración de la fuerza armada y la ampliación de las milicias civiles, que son entrenadas para resistir a un potencial enemigo que sería superior en cantidad y equipamientos.

Numerosos seguidores de Chávez, un ex teniente coronel del Ejército, se han alistado en la reserva atendiendo el llamado del mandatario izquierdista, lo que ha permitido llevar esa unidad a unas 150.000 personas, cifra que está muy por encima de las fuerzas regulares calculadas en unos 100.000 hombres.

Simultáneamente, Chávez ordenó la formación de una milicia denominada Guardia Territorial.

Chávez ha anunciado que espera llevar la reserva a un millón de hombres y mujeres.

Algunos opositores sostienen que la idea del gobernante suramericano de incorporar masivamente a los civiles en la defensa nacional responde a un plan para crear una fuerza interna que pueda enfrentar a opositores y defender a Chávez a cualquier costo.

"Vamos a ser un pueblo soldado", dijo Roberto Salazar, un desempleado de 49 años, después de arrastrarse por debajo de un alambrado de púas, recorrer una trinchera llena de fango, y evadir un grupo de llantas incendiadas junto con otros voluntarios durante un entrenamiento de la Guardia Territorial.

La mayoría de los soldados civiles venezolanos provienen de las barriadas pobres donde Chávez tiene un fuerte respaldo.

El entrenamiento, que se imparte en buena parte los fines de semana, incluye el manejo de fusiles de asalto, el acondicionamiento físico, y las carreras con obstáculos en medio de una nube de gas lacrimógeno.

Miles de los voluntarios que se entrenan son amas de casa, estudiantes y obreros de construcción que devengan un salario de 16.000 bolívares (unos 7,44 dólares) por cada sesión a la que acuden.

"Es necesario que los venezolanos tengan conocimiento de ser militar para defender la patria y nuestro presidente Hugo Chávez", añadió Salazar.

Chávez insiste en que el golpe del 2002, que lo sacó del gobierno por dos días, fue promovido por Washington. Estados Unidos reconoció rápidamente al gobernante interino que asumió el poder durante la intentona. Algunos documentos desclasificados de los servicios de inteligencia estadounidense indican que la CIA conoció con antelación las conspiraciones de militares disidentes.

Los oficiales rebeldes fueron expulsados de la fuerza armada, y algunos de ellos huyeron del país. El gobierno ha ofrecido recompensas para capturarlos, que han incluido espléndidos incrementos de sueldos para los militares.

El mandatario asegura que todos los venezolanos debe estar preparados para la "guerra de resistencia", recordándoles que las montañas alrededor de Caracas proveen una excelente protección.

Chávez ha señalado que las tropas estadounidenses podrían "morder el polvo" si tratan de invadir el país para apoderarse de las vastas reservas petroleras.

La reserva venezolana que contaba para el 2004 con unas 30.000 personas, tiene hoy unos 150.000 miembros, declaró el general Alberto Muller Rojas, integrante del estado mayor del presidente Chávez.

Esa unidad tiene ahora su propio comandante y un presupuesto independiente de las fuerzas regulares.

Los reservistas asumirán algunos de los viejos fusiles de asalto belgas que este año se retirarán de la fuerza armada luego que Venezuela reciba los 100.000 fusiles rusos Kalashnikov que serán la nueva arma reglamentaria de los militares venezolanos.

Chávez ha dicho que se requerirán más armas para el millón de soldados civiles. A la Guardia Territorial no se le proporcionarán armas, pero sus comandantes sostienen que el armamento podría ser habilitado y designado en el caso de una emergencia.

En algunas secciones de la nueva orientación de la fuerza armada venezolana, que fue difundida por la internet, se habla de una nueva alianza "civiles-militares".

En el documento se refiere además que el país debe prepararse para una guerra "asimétrica", que implica el uso de medios no convencionales para combatir la fuerza tradicional, aunque no se explica en detalle cuáles tácticas podrían usarse.

Los opositores han acusado a Chávez de tratar de consolidar el poder, al estilo cubano, al asignar a los militares tareas en las comunidades como guardias peatonales y prestadores de atención médica.

"La lealtad militar a Chávez es una de las dos claves de la supervivencia de Chávez. La otra es la devoción de los pobres", expresó Larry Birns, director de organización del Consejo de Asuntos Hemisféricos (Council on Hemispheric Affairs), con sede en Washington.

"Esto es un acto de desesperación para formar una milicia civil armada", indicó Birns. "El puede haber llegado al tal punto de creer que una facción de los militares es poco confiable", añadió.

Indicó que en vez de una invasión, sería más probable que Washington trate de debilitar a Chávez estableciendo contactos con posibles rivales dentro de la fuerza armada.

Chávez expulsó del país en febrero a un agregado naval estadounidense, acusado de actividades de espionaje. Estados Unidos en represalia ordenó el retiro de una diplomática venezolana.

Algunos oficiales estadounidenses han conjeturado que Chávez podría tratar de exportar su revolución a otros países. El mandatario califica tales versiones como una completa invención.

La fuerza armada venezolana no parece estar edificando ninguna fortificación especial para resistir a un ataque de las tropas estadounidenses. No obstante, el país se cuida muy bien de revelar los detalles de sus planes de defensa.

Unos reporteros del Canal 4 de Gran Bretaña fueron detenidos recientemente durante 30 horas por filmar a unos reservistas después de un desfile. Los periodistas dijeron haber sido encarcelados durante la noche por sospecha de espionaje, y después fueron liberados.

En una reciente entrevista el embajador estadounidense en Caracas, William Brownfield, se abstuvo de hacer juicios sobre el crecimiento de la reserva en Venezuela.

Brownfield sólo manifestó que corresponde al gobierno y al pueblo venezolano decidir qué "tan grande quieren la reserva, qué sistema de mando creen que la reserva debe tener, y si esta reserva debe tener una presencia en cada cuadra, o pueblo, o aldea en todo el país".

Chávez ha señalado que Estados Unidos no ha titubeado en invadir países y derrocar a los regímenes que considera hostiles. Como ejemplo de ello citó las invasiones de Granada en 1983 y de Panamá en 1989, argumentando que lo mismo podría sucederle a Venezuela. En ambos casos, las fuerzas de resistencia rápidamente se desmoronaron.

El caso de la derrota de la invasión de Bahia de Cochinos, que promovió la CIA en 1961, es un modelo que Chávez quiere que se siga en su país.

En el sur de Venezuela la Guardia Nacional ha alistado a unos 500 indígenas para la defensa nacional que de ser necesario lanzarían flechas con dardos venenosos, comentó Chávez recientemente. "Si a algún invasor hubiera que meterle un flechazo del bueno, en 30 segundos usted está listo, querido gringo", agregó el gobernante.

--

En este artículo contribuyó la reportera de Associated Press, Natalie Obiko Pearson.

Venezuela

Milicias de Chávez

El presidente Hugo Chávez constantemente advierte a los venezolanos que una invasión de los Estados Unidos es inminente. En atención a esa supuesta amenaza, el primer mandatario de Venezuela ordenó concretar una reestructuración de las fuerzas armadas y la ampliación de las milicias civiles, que son entrenadas para de esa manera resistir a un potencial enemigo, que sería superior no sólo en cantidad sino también en equipamientos bélicos. Numerosos seguidores de Chávez ya se han alistado en la reserva atendiendo el llamado del mandatario izquierdista, lo que ha permitido llevar esa fuerza a unas 150 mil personas, cifra que está muy por encima de las tropas regulares calculadas en unos 100 mil hombres. Simultáneamente, el polémico funcionario ya dispuso la formación de una milicia denominada Guardia Territorial. Chávez ha anunciado públicamente que espera llevar la reserva a un millón de hombres y mujeres. En tanto, algunos opositores sostienen que la idea del gobernante sudamericano de incorporar masivamente a los civiles en la defensa nacional responde a un plan para crear una fuerza interna que consiga enfrentar a los opositores y defender a Chávez a cualquier precio. ''Vamos a ser un pueblo soldado'', dijo Roberto Salazar, un desempleado de 49 años, después de arrastrarse por debajo de un alambrado de púas, recorrer una trinchera llena de fango y evadir un grupo de llantas incendiadas junto con otros voluntarios durante un entrenamiento de la Guardia Territorial. La mayoría de los soldados civiles venezolanos provienen de las barriadas pobres donde Chávez tiene un fuerte respaldo. El entrenamiento, que se imparte en buena parte los fines de semana, incluye el manejo de fusiles de asalto, el acondicionamiento físico y las carreras con obstáculos en medio de una nube de gas lacrimógeno. El mandatario asegura que todos los venezolanos debe estar preparados para la ''guerra de resistencia'', recordándoles que las montañas alrededor de Caracas proveen una excelente protección. Chávez ha señalado que las tropas estadounidenses podrían ''morder el polvo'' si tratan de invadir el país para apoderarse de las vastas reservas petroleras. "La reserva venezolana que contaba en 2004 con unas 30 mil personas, tiene hoy unos 150 mil miembros", declaró el general Alberto Muller Rojas, integrante del estado mayor del presidente Chávez. Los reservistas asumirán algunos de los viejos fusiles de asalto belgas que este año se retirarán de la fuerza armada luego que Venezuela reciba los 100 mil fusiles rusos Kalashnikov que serán la nueva arma reglamentaria de los militares venezolanos. Chávez ha dicho que se requerirán más armas para el millón de soldados civiles. A la Guardia Territorial no se le proporcionarán armas, pero sus comandantes sostienen que el armamento podría ser habilitado y designado en el caso de una emergencia. Chávez expulsó del país en febrero a un agregado naval estadounidense, acusado de consumar actividades de espionaje. El gobierno de Estados Unidos en represalia ordenó el retiro de una diplomática venezolana. Algunos oficiales estadounidenses han conjeturado que Chávez podría tratar de exportar su revolución a otros países. El mandatario, por su parte, califica tales versiones como una completa invención. La fuerza armada venezolana no parece estar edificando ninguna fortificación especial para resistir a un ataque de las tropas estadounidenses. No obstante, el país se cuida muy bien de revelar los detalles de sus planes de defensa. Unos reporteros del Canal 4 de Gran Bretaña fueron detenidos recientemente durante 30 horas por filmar a unos reservistas después de un desfile. Chávez ha señalado que Estados Unidos no ha titubeado en invadir países y derrocar a los regímenes que considera hostiles. Como ejemplo de ello citó las invasiones de Granada en 1983 y de Panamá en 1989, argumentando que lo mismo podría sucederle a Venezuela. La derrota de la invasión de Bahia de Cochinos, que promovió la CIA en 1961, es un modelo que Chávez quiere que se siga en su país.

La amenaza estadounidense ronda a Venezuela
por Salim Lamrani

Desde el mes de abril de 2006, los Estados Unidos realizan impresionantes maniobras militares en el Caribe. La operación, titulada Partnership of the Americas, que se prolongará hasta el mes de mayo, incluye la presencia de 6.500 soldados, varios portaaviones y submarinos nucleares y un espectacular número de aviones de caza F16.

Un barco de guerra desembarcó incluso en la isla neerlandesa de Aruba a sólo 15 millas de las costas venezolanas. [1] Este despliegue de fuerza ha preocupado seriamente al gobierno de Hugo Chávez, quien ha denunciado un intento de agresión militar. El canciller Ali Rodríguez subrayó el peligro de una empresa violenta contra Venezuela por parte de la Casa Blanca. "Nosotros hemos estado bien conscientes de ese riesgo [...]. ¿Tú no has visto el lenguaje que ha hablado el señor Bush? Es un lenguaje maniqueo entre el bien y el mal, los que están conmigo son buenos, los que no están conmigo son malos y debemos destruirlos", declaró. Según él, sólo el lodazal iraquí y "la situación muy crítica" en Medio Oriente han puesto el freno a una ofensiva armada contra Venezuela. [2]

Ali Rodríguez también afirmó que no deseaba una ruptura con los Estados Unidos: "La posición nuestra es llevar relaciones normales, cordiales y la única condición que le ponemos al gobierno norteamericano es respeto a la soberanía de Venezuela, no intervención en los asuntos internos de Venezuela [y] cumplimiento de la carta de las Naciones Unidas". [3]

El embajador estadounidense en Caracas, William Brownfield, minimizó la importancia de los ejercicios militares que efectúa el Southern Command. "No es la primera vez que el gobierno de los Estados Unidos realiza maniobras navales en el Caribe, y no será la última", señaló. [4] El Pentágono, por su parte, declaró que el desfile militar estaba únicamente destinado a hacer frente a amenazas no convencionales tales como el tráfico de droga y el tráfico humano, en cooperación con otros países de la región. No obstante no precisó, visto el arsenal guerrero desplegado, si pensaba utilizar armas nucleares para poner término a esas amenazas no convencionales. [5]

Esta nueva escalada de tensiones entre Venezuela y la administración Bush sigue a toda una serie de declaraciones belicosas que ha efectuado Washington en los últimos meses. El 16 de febrero de 2006, Condoleezza Rice, la secretaria de Estado, afirmó que Venezuela constituía "uno de los mayores problemas" para los Estados Unidos, y calificó sus relaciones con Cuba como "particularmente peligrosas". Hizo partícipe de su intención de crear un frente común regional contra el gobierno del presidente Chávez durante su comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, con el fin de justificar el presupuesto de 33.000 millones de dólares dedicado a su ministerio para el año 2007. [6]

Condoleezza Rice acusó a Hugo Chávez de influir en "sus vecinos para salirse del proceso democrático", mediante políticas que rechazan el acuerdo de libre cambio (ALCA) que exigen los Estados Unidos. En efecto, desde su acceso al poder, el actual gobierno venezolano preconiza una integración económica latinoamericana (ALBA) con el fin de favorecer el desarrollo de la región, proyecto completamente opuesto al neoliberalismo que quiere imponer Washington y que no favorece más que a las grandes transnacionales. Para contrarrestar "la influencia negativa" de Venezuela, Rice propuso multiplicar las relaciones con "los gobiernos responsables, incluso los gobiernos responsables de la izquierda, como Brasil o Chile"; es decir los que aceptan el modelo económico ultraliberal. [7]

La secretaria de Estado también reprochó al gobierno bolivariano el brindar su apoyo a la coalición de los dos ex presidentes nicaragüenses Daniel Ortega y Arnaldo Alemán en vista de las próximas elecciones presidenciales de noviembre de 2006. Según Rice, este apoyo podría "generar una situación en la que un gobierno democráticamente elegido no podría funcionar en Nicaragua", aludiendo a una eventual victoria de la izquierda, y al probable rechazo que suscitaría en Washington. [8]

Sin embargo Rice, que fustiga constantemente "el populismo latinoamericano", omitió señalar que su propio embajador en Nicaragua, Paul Trivelli, se reunió con los líderes de la derecha y exigió de ellos que formaran una sola lista para las elecciones, para impedir a cualquier precio un éxito electoral del Frente Sandinista. [9] Pero no es la primera injerencia ni la primera contradicción de Washington.

El presidente Chávez se mostró asombrado por las declaraciones de Rice y declaró que el intento de aislamiento de su gobierno por los Estados Unidos está condenado al fracaso. "Ellos [EE. UU] ya llevan varios años tratando de aislarnos, tratando de bloquearnos y han fracasado y fracasarán porque no tienen razón y porque no tienen moral alguna. Cada día los pueblos y los gobiernos del mundo saben la verdad sobre Venezuela", señaló. [10]

El Departamento de Estado también ha apoyado a algunos sindicatos venezolanos que preconizan la huelga para desestabilizar el país. Rice incluso evocó, en una declaración a la prensa, una parálisis de los transportes públicos; parálisis que nunca ocurrió. Estos anuncios llevan a pensar que Washington ya ha elaborado planes con la oposición con el fin de derrocar al presidente Chávez y confirman las preocupaciones de éste. [11]

A guisa de respuesta, las autoridades venezolanas blandieron la amenaza de suspender los suministros de petróleo. Venezuela, que es el quinto productor mundial de oro negro, exporta diariamente 1,5 millones de barriles hacia los Estados Unidos. "El gobierno estadounidense debe comprender que si se pasa de la raya no va a tener petróleo venezolano", advirtió Hugo Chávez. "Si cree que yo no puedo tomar esa medida [...] está muy equivocado [pues] muchos países nos piden petróleo", agregó. [12]

En la provincia de Zulia, región muy rica en reservas petroleras, nació un movimiento separatista, sospechoso de connivencia con los Estados Unidos. Ese estado cuenta con cerca de 4 millones de habitantes y proporciona una parte esencial de la producción de petróleo. Está dirigido por el gobernador Manuel Rosales, opuesto al gobierno central, que está actualmente enjuiciado por participar en el golpe de Estado contra el presidente Chávez en abril de 2002. En efecto, había firmado un decreto que emitió la junta golpista de Pedro Carmona, actualmente en fuga en los Estados Unidos. [13]

Néstor Suárez es el presidente del grupo de oposición Rumbo Propio, a favor de la autonomía. Se define de extrema derecha y mostró su determinación a instalar un gobierno "capitalista liberal": "Queremos nuestro propio gobierno y estamos contra los grandes gobiernos centrales". Las declaraciones del embajador estadounidense Brownfield, quien habló de la "República de Zulia", no hicieron más que avivar las sospechas para con la administración Bush. [14] Unas inmensas manifestaciones tuvieron lugar como protesta hacia lo que el procurador general de Venezuela, Isaías Rodríguez, calificó de "traición a la patria". [15]

El Ministro de Comunicación e Información, William Lara recordó el artículo 130 de la Constitución Bolivariana de Venezuela: "Los venezolanos y venezolanas tienen el deber de honrar y defender a la patria, sus símbolos y valores culturales; resguardar y proteger la soberanía, la nacionalidad, la integridad territorial, la autodeterminación y los intereses de la nación". También afirmó que la implicación de Washington en esa crisis era un secreto a voces, vista la importancia estratégica de la región y "el interés que tiene el Gobierno de Estados Unidos por controlar el petróleo venezolano". "Por esa razón somos conscientes de que hay peligro y una amenaza contra la integridad territorial de Venezuela", concluyó. [16]

Para reavivar un poco más las tensiones, el Departamento de Estado acusó también a Venezuela de ser el "punto de tránsito clave" para la droga colombiana y estigmatizó la "corrupción rampante en las más altas esferas policiales y el débil sistema judicial". Esa acusación proviene del rechazo de las autoridades venezolanas a recibir a los funcionarios de la Drug Enforcement Agency (DEA), el Departamento de lucha antidroga estadounidense, acusados de espionaje por el presidente Chávez. [17]

El vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, rechazó el informe emitido por Washington y subrayó que la administración Bush no disponía de ninguna autoridad para erigirse en líder antidroga. "El presidente estadounidense utiliza la lucha contra ese flagelo como simple bandera política", denunció. [18] Según una investigación de la Unión Europea de 2005, sólo el 0,47% de la población venezolana consume droga, mientras que el 9,47% de estadounidenses recurre regularmente a ella. En efecto, con 35 millones de adictos, los Estados Unidos son los primeros importadores de productos estupefacientes del planeta. [19]

A ese reproche se añade la publicación de la Estrategia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos divulgada por el presidente Bush, en la que los principales gobiernos en el punto de mira son los de Hugo Chávez y Fidel Castro. "No se debe permitir que la fraudulenta atracción del populismo contra el libre mercado erosione las libertades políticas", estipula el documento. [20]

George Bush reafirmó el derecho de los Estados Unidos a intervenir unilateralmente contra todo Estado considerado como hostil a los intereses de Washington. Aprovechó la ocasión para tachar al presidente venezolano de "demagogo inundado de dinero del petróleo que está socavando la democracia y tratando de desestabilizar la región". En cuanto a Cuba, el presidente Castro es calificado de "dictador antiestadounidense que sigue oprimiendo a su pueblo y busca subvertir la libertad en la región". En lo que se refiere a Colombia, es citada como "un aliado democrático [que] está combatiendo los persistentes asaltos de terroristas marxistas y narcotraficantes". [21]

"El aliado colombiano" es precisamente sospechoso de estar involucrado en la desestabilización de Venezuela. El antiguo comandante del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia, Rafael García, confesó que un ex director de los servicios de inteligencia del DAS, paramilitares colombianos y opositores venezolanos conspiraron para asesinar al presidente Chávez.

"Hasta donde yo sé, éramos dos personas las que sabíamos: un ex director de inteligencia del DAS y yo. Y del alto gobierno colombiano hay seis personas comprometidas, pero no le voy a decir los nombres. El plan era contra altos funcionarios venezolanos incluido el presidente Chávez", declaró. [22]

El presidente colombiano Álvaro Uribe negó estar implicado en el asunto, aunque reconoció haber recibido fotos que muestran a militares venezolanos que participaron en el golpe de Estado de abril de 2002, entrando en un edificio de la DAS en Bogotá. Después de varias investigaciones, el gobierno de Uribe confirmó la organización de una reunión entre opositores venezolanos y altos responsables del ejército con agentes del DAS en un edificio estatal. [23]

Frente a estas persistentes amenazas, el gobierno venezolano se ha visto obligado a acelerar los preparativos militares con el fin de impedir una eventual invasión del país. Después de comprar 33 helicópteros de defensa a Rusia por un importe de 200 millones de dólares, ha recomendado al ejército que se prepare para una guerra de resistencia y ha activado la formación de una reserva nacional compuesta de civiles. [24] Actualmente una inmensa ola de cambio atraviesa América Latina. La esperanza de renovación que suscita la Revolución Bolivariana, cuyas transformaciones sociales son impresionantes, no le agrada a Washington que ve disminuir su influencia. Mientras tanto, el prestigio de líderes progresistas como Hugo Chávez no deja de crecer como lo demuestran las palabras de admiración del antiguo presidente chileno, Ricardo Lagos, famoso sin embargo por su conservadurismo: "Hugo es una fuerza desatada de la naturaleza, es un hombre de un gran carisma y creo que su esfuerzo por derrotar la pobreza lo ha llevado a tomar un camino de gran involucramiento en determinados ámbitos". [25] Es una de las razones por las cuales la administración Bush parece estar dispuesta a todo para poner término a esta "influencia negativa".

Salim Lamrani
Periodista, investigador de la Universidad Denis-Diderot en París y está especializado en las relaciones de Cuba y Estados Unidos.
Los artículos de esta autora o autor

 


Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9
Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda