Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Jacques Le Goff : Mercaderes y banqueros de la edad media




Partes: 1, 2

  1. La Revolución Comercial
  2. El Mercader Errante
  3. Progreso de los métodos en los S. XIV y XV
  4. ¿Fue el mercader medieval un capitalista?

CAPITULO PRIMERO

LA ACTIVIDAD PROFESIONAL

La Revolución Comercial

La revolución comercial de la que fue teatro la Cristiandad medieval entre los siglos XI y XIII se halla estrechamente unida a algunos grandes fenómenos de la época, y no resulta fácil determinar si fue causa o efecto de los mismos.

En primer lugar, cesan las invasiones. En cuanto dejan de penetrar en el corazón de la Cristiandad o de arribar a sus costas germanos, escandinavos, nómadas de las estepas eurasiáticas y sarracenos, los intercambios pacíficos -nacidos, por otra parte, modestamente en el mismo seno de las luchas- suceden a los combates. Y aquellos mundos hostiles se revelan como grandes centros de producción o de consumo: se ofrecen los granos, las pieles y los esclavos del mundo nórdico y oriental a las grandes metrópolis del mundo musulmán de las que afluyen, en cambio, los metales preciosos de África y de Asia.

La paz -relativa- sucede a las incursiones y a los pillajes, creando una seguridad que permite renovar la economía y, sobre todo, al ser menos peligrosas las rutas de tierra y de mar, acelerar si no reanudar el comercio. Más aún; al disminuir la mortalidad por accidente y mejorar las condiciones de alimentación y las posibilidades, de subsistencia, se produce un aumento demográfico que provee a la Cristiandad de consumidores y productores de mano de obra y un stock humano del que tomará sus hombres el comercio. Y cuando el movimiento cambia de dirección, cuando Cristiandad ataca a su vez, el gran episodio militar de las cruzadas, no será más que la fachada épica a la sombra de la cual se intensificará el comercio pacífico.

Con estas convulsiones se halla vinculado el fenómeno capital del nacimiento o renacimiento de las ciudades. En todas ellas, ya sean de nueva creación o antiguos conglomerados, la característica más importante es ahora la primacía de la función económica. Etapas de rutas comerciales, nudos de vías de comunicación, puertos marítimos o fluviales, su centro vital se encuentra junto al viejo castum feudal, núcleo militar o religioso: es el nuevo barrio de los comercios, del mercado y del transito de mercancías. El desarrollo de las ciudades está vinculado a los progresos del comercio, y en el marco urbano debemos situar el auge del mercader medieval.

No todas las regiones de la Cristiandad conocen con igual intensidad estas manifestaciones primeras de la revolución comercial. Podemos individualizar tres grandes centros donde tiende a concentrarse la actividad comercial de Europa. Como el Mediterráneo y el Mar del Norte (dominio musulmán y dominio eslavo-escandinavo) son los dos polos del comercio internacional, en las avanzadas de la Cristiandad hacia esos dos centros de atracción aparecen dos franjas de poderosas ciudades comerciales: en Italia y, en menor grado, en Provenza y en España por una parte, y en Alemania del norte por otra. De ahí el predominio en la Europa medieval de los mercaderes, el italiano y el hanseático, con sus dominios geográficos, sus métodos y su personalidad propios. Mas, entre esos dos dominios hay una zona de contacto cuya originalidad estriba en que, desde muy pronto, añade a su función de intercambio entre ambas zonas comerciales una función productora, industrial: la Europa del noroeste, o sea la Inglaterra del sudeste, Normandía, Flandes, Champaña y las regiones del Mosa y del bajo Rin. Esta Europa del noroeste es el gran centro de la fabricación de paños y – con la Italia del norte y del centro- la única región de Europa medieval que permite hablar de industria. Junto a las mercancías del norte y de Oriente, el hanseático y el italiano van a buscar a los mercados y ferias de Champaña y de Flandes estos productos de la industria textil europea. Porque en esta primera fase de nacimiento y expansión, el mercader medieval es, sobre todo un mercader errante.

El Mercader Errante

Los caminos: El mercader encuentra muchos obstáculos a lo largo de los caminos de tierra y de agua por donde transporta sus mercancías.

Ante todo, obstáculos naturales. En tierra, hay que atravesar las montañas por caminos que, si bien no tan malos como se ha dicho a veces y más elásticos que los caminos empedrados y pavimentados de la Edad Antigua, son, sin embargo, muy rudimentarios. Si pensamos que las grandes rutas del comercio norte-sur han de cruzar los Pirineos y sobre todo los Alpes (más permeables al tráfico, pero de dificultades multiplicadas por el volumen muchos más considerable de las mercancías) nos damos cuenta en seguida de los esfuerzos y riesgos que representaba, el transporte de un cargamento desde Flandes a Italia. Y no debe olvidarse que, si bien en ciertos tramos se utiliza lo que pueda subsistir de las vías romanas, y en algunos itinerarios se encuentran carreteras de verdad, la mayoría de las veces los caminos medievales a través de campos y colinas no son otra cosa que "el lugar por donde se pasa". A eso hay que añadir las insuficiencias del transporte.

Sin duda los progresos realizados en los medios de acarreo a partir del siglo X fueron una de las condiciones técnicas favorables, si no imprescindibles, para el desarrollo del comercio; pero, en los caminos sin pavimentar, los resultados de estos adelantos fueron muy limitados. Por eso, junto con los pesados carros de cuatro ruedas y las carretas más ligeras de dos ruedas, los animales de carga (mulas y caballos) con sus albardas y sus sacos fueron los agentes usuales de transporte.

Agreguemos a eso la inseguridad, los bandidos, los señores feudales o las ciudades ávidas de allegar recursos por medio del simple robo o por la confiscación más o menos legalizada de los cargamentos de los mercaderes. Agreguemos muy especialmente, quizás (por ser más frecuentes y más regulares) los impuestos y derechos, peajes de todas clases que los innumerables señores feudales, las ciudades o las comunidades cobraban por pasar un puente, un vado o por el simple tránsito a través de sus tierras, en tiempos de extremo parcelamiento territorial y político. (La idea de tomarme el trabajo de transcribir todo el texto es para que puedas acceder al material de estudio de manera gratuita, hacé el esfuerzo y seguí la cadena: )

Cuando todavía estos tributos se recaudaban como pago de un efectivo mantenimiento del camino, el gasto podía parecer legítimo a los mercaderes; y a partir del S. XIII, los señores feudales, los monasterios y los habitantes de los Burgos construyen puentes que facilitan y aumentan en tráfico del cual sacan beneficios apreciables. Pero a veces se construye a expensas de los usuarios, como fue el caso del puente colgante del Gotardo, el cual en 1237 abrió el camino más corto entre Alemania e Italia. Esos gastos sólo se atenuarán hacia fines de la Edad Media, con una política de trabajos públicos por parte de los príncipes y de los reyes, en el marco de la organización de los estados centralizados y mediante rescate sistemático de los peajes .Por lo tanto, a las fatigas y los riegos el mercader ha de añadir estos gastos ineludibles, lo que hace que el transporte terrestre resulte muy oneroso. Para los productos raros y caros (esclavos; paños de lujo; especias), el costo del transporte no representaba más del 20 al 25% del precio inicial. Pero para lo que Sapori ha llamado las "mercancías pobres", pesadas y voluminosas y de un valor menor (granos; vinos; sal) estos gastos ascendían hasta un 100 y 150% de su valor original.

Las vías fluviales: Por eso el mercader medieval prefería las rutas navegables. Donde la navegabilidad de los ríos lo permite, se practica en gran escala el transporte de la madera por flotación y de las demás mercancías mediante barcas chatas. A este respecto, hay tres redes fluviales que por la importancia de su tráfico deben destacarse: 1) La de Italia del N. que con el Po y sus afluentes constituía la mayor vía de navegación interior del mundo mediterráneo. 2) El Ródano, prolongado por el Mosela y el Mosa, que fue hasta el S. XIV el gran eje de comercio entre norte y sur. 3) El enrejado que forman los ríos flamencos, completado a partir del S. XII por toda una red artificial de canales y de pantanos-exclusas y que fueron para la revolución comercial del S. XIII lo que la red de canales ingleses fue para la revolución industrial del S. XVIII. Debemos añadir la vía Rin-Danubio, ligada al desarrollo económico de la Alemania central y meridional. Durante mucho tiempo fueron los mercaderes los que desempeñaron el papel preponderante en todo este trabajo de dotación.

Las vías marítimas: Pero es el transporte marítimo el medio por excelencia del comercio internacional medieval, el que hará la riqueza de estos grandes mercatores que son quienes nos interesan en particular. También en ese terreno los obstáculos siguen siendo grandes.

En primer lugar, tenemos el riesgo del naufragio y la piratería. Esta última actuó siempre en gran escala. Primero fue obra de marinos particulares que la practicaban alterándola con el comercio. Estos marinos, para el desarrollo de su actividad establecían verdaderos contratos que aseguraban su parte de beneficio a los honorables comerciantes que financiaban sus empresas. Obra también de las ciudades y del los Estados, en virtud del derecho de guerra o de un derecho de pecio ampliamente interpretado; y si bien este jus naufraggi pronto fue abolido en el Mediterráneo siguió existiendo durante mucho más tiempo en el dominio nórdico, practicado especialmente por ingleses y bretones a lo largo de una tradición ininterrumpida que conduciría a la guerra de corso de los tiempos modernos. Solamente las grandes ciudades marítimas pueden organizar convoyes regulares escoltados por naves de guerra.

Otro obstáculo es la poca capacidad de las naves. Desde luego, la revolución comercial y el crecimiento del tráfico hacen que aumente el tonelaje de las naves mercantes. Pero los pesados koggen hanseáticos adaptados al transporte de mercancías voluminosas y pesadísimas y las grandes galeras de comercio italianas, aunque alcanzan el millar de toneladas a fines de la Edad Media, no representan en conjunto más que un escaso tonelaje. La mayoría de las naves tenía menor capacidad: los koggen hanseáticos que transportaban lana inglesa y el vino francés o alemán por el mar del Norte y el Báltico, las carracas genovesas o españolas cargadas de especias y las naves rápidas venecianas que iban a buscar el algodón a los puertos de Siria y Chipre, raramente superaban las 500 tn.

Otro inconveniente es la escasa velocidad de esa navegación. A partir del S. XIII, la difusión de inventos como el timón de codaste, la vela latina, la brújula y los progresos en cartografía, permiten disminuir las trabas que significaron en la Edad Media el anclaje nocturno, el paro en invierno durante la época de vientos y el cabotaje a lo largo de las costas. Todavía a mediados del S. XV el ciclo completo de una operación de un mercader veneciano (llegada a Venecia de especias de Alejandría, reexpedición a Londres y regreso con estaño a Alejandría y nuevo cargamento de especias para Venecia) dura dos años enteros. El mercader precisa de paciencia y capitales. Por lo demás, el costo del transporte por mar es infinitamente más bajo que el transporte por tierra: el 2% del valor para la lana o la seda, el 15% para los granos y el 33% para el alumbre.

Las Ferias: Pero, en el S. XIII, la meta más importante del mercader errante son las ferias de Champaña.

Estas ferias tenían lugar en Lagny, en Bar-sur-Aube, en Provins y en Troyes y se sucedían a lo largo de todo el año: en enero-febrero en Lagny; en marzo-abril en Bar; las ferias de mayo-junio en Provins; la feria de San Juan en Julio-Agosto, en Troyes; la feria de San Ayoul en septiembre-noviembre, de nuevo en Provins; y la feria de San Remi en noviembre-diciembre, otra vez en Troves. Por lo tanto, había en Champaña un mercado casi permanente del mundo occidental, lo que es importantísimo. Así durante dos o cuatro meses al año reinaba en aquellas ciudades una extraordinaria animación, como la descrita en primavera por el trovador Bertrand de Bar-sur-Aube:

Para acudir a la feria, los mercaderes hicieron un viaje largo y difícil. Los italianos, que franquearon los pasos alpinos, estuvieron cinco semanas en camino. Una vez llegados precisaban alojarse. Al principio se levantaban barracas provisionales en las plazas y en las afueras de la ciudad. Luego, los habitantes alquilaron habitaciones o casas a los mercaderes. Y al final se les construyeron casas especiales, de piedra, para que resistieran los incendios y con grandes sótanos abovedados para servir de almacén a las mercaderías.

Mercaderes y habitantes gozaban de importantes privilegios y la persistencia y el auge de las ferias están íntimamente relacionados con el poder creciente de los condes de Champaña y la liberalidad de su política.

Esta liberalidad se manifiesta, en primer lugar, con los salvoconductos acordados para la extensión de las tierras condales. Y también, con la exención de todo impuesto servil sobre los terrenos donde se construyeran alojamientos y locales para los mercaderes. Los habitantes de los Burgos quedaron exentos de tributos y de toltes a cambio de impuestos fijos rescatables. Las banálites (poyas) fueron abolidas o considerablemente limitadas. Estos comerciantes no tenían que pagar derecho de represalias y de marca, ni derecho de albarranía y de precio. En especial, los condes aseguraban la policía de las ferias, controlaban la legalidad y la honestidad de las transacciones y garantizaban las operaciones comerciales y financieras. Para ello se crearon funcionarios especiales, los guardias de ferias; esta función pública a menudo fue confiada a burgueses, por lo menos hasta 1284, en que los reyes de Francia, dueños de la Champaña, nombraron para tales cargos en general a funcionarios reales. Además de las razones puramente económicas, el control de las operaciones financieras y el carácter semipúblico de los cambistas contribuyó a otorgar a esas ferias una de sus características más importante: el carácter de clearing en embrión, al extenderse la costumbre de pagar las deudas mediante compensación.

Pero estas ferias declinan a principios del S. XIV. Amuchas causas se ha atribuido esta decadencia: a la inseguridad reinante en Francia en el S. XIV con motivo de la guerra de los Cien Años; al desarrollo de la industria textil italiana que originó una decadencia de la industria textil flamenca, principal proveedora de las ferias. Fenómenos ambos que conducen al abandono de la Strata francigena, la ruta francesa, gran eje de unión entre el mundo económico del Norte y el dominio mediterráneo, en beneficio de dos rutas marítimas que partiendo de Génova y de Venecia llega a Brujas y a Londres a través del Atlántico, la Mancha y el Mar del Norte; y una ruta terrestre renana a lo largo de la cual, en los S. XIV y XV, se desarrollan las ferias de Francfort y Ginebra. Pero la decadencia de las ferias de Champaña se halla unida, sobre todo, a una transformación profunda de las estructuras comerciales, que da lugar a la aparición de un nuevo tipo de comerciante: el mercader sedentario en lugar del mercader errante. Este último era un "tragaleguas" siempre en camino; desde entonces y gracias a técnicas cada vez evolucionadas y a una organización cada vez más compleja, el mercader sedentario dirige, desde la sede central de sus negocios, toda una red de asociados o empleados que hace inútil sus viajes.

 


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Administracion y Finanzas

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda