Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La Crisis de 1929 y sus repercusiones en América Latina (página 2)




Partes: 1, 2

Estallido de la Crisis

El 24 de octubre de 1929, se dio el llamado Crack de la bolsa de Wall Street en Nueva York. Una cantidad inmensa de títulos que se cotizaban en baja, no encontraron compradores (aún y cuando la banca interviene comprando títulos para reducir la baja pero contrariamente la aumenta) lo que ocasiona la bancarrota de miles de inversores, quienes en su mayoría habían adquirido dichos títulos con créditos que ya no podían pagar. Todo esto desencadenó un pánico social provocando que se retirara el dinero de los bancos, a lo cual muchos de estos no fueron capaces de enfrentar dadas las grandes expansiones de créditos otorgados en los años predecesores generando el quiebre de más de 600 bancos en los EEUU.

Muchos de los accionistas pagando parte de sus deudas no llegan a remediar ni un poco la crisis y muchos industriales y comerciantes se ven seriamente afectados al desaparecer el respaldo de sus créditos basados en títulos de valor.

Este fenómeno financiero ocurrido en territorio norteamericano, inició un período de depresión económica sin precedentes a nivel mundial dada sus repercusiones dentro y fuera de sus propias fronteras, extendidas por varias décadas.

Efectos de la Crisis en los EEUU

Luego de la caída de la Bolsa de Wall Sreet, la crisis en el sector industrial comienza a expandirse lentamente, descendiendo los índices de producción con una velocidad que va a depender del tipo de industria, esto en consecuencia de que el descenso de consumo o de demanda hiciera que los stocks almacenados aumentaran, haciendo incluso que muchas empresas cerraran definitivamente.

A nivel internacional los EEUU acaparaba un 44.8% de la producción mundial, viéndose severamente afectado luego de la crisis dado que el 50% de las pérdidas mundiales le eran atribuidas sólo a este país.

Este mismo descenso de la actividad industrial acarreó un incremento significativo de la desocupación o desempleo estimado para 1929 de entre 1.500.000 y 2.500.000 de personas aumentando considerablemente a medida que fueron pasando los años y la depresión se hacía más aguda, ya que para 1932 se calculan aproximadamente unos 13.000.000 de desempleados, la cual sólo consigue ubicarse a la mitad para la década de 1940 y reducirse aún más con el inicio de la II Guerra Mundial.

Dentro de la clase obrera, los que no se encontraban desempleados sufrieron una disminución de los salarios de entre un 10% y un 30 %, extendiéndose también la pobreza a los empleados profesionales, capitalistas arruinados y campesinos. Estos últimos sufrieron aún más las consecuencias de la crisis debido a la caída de los precios en los mercados agrícolas (entre 1929 y 1932 los niveles de precios agrícolas disminuyen en un 57%) resultando muchos de ellos desprovistos de sus tierras, unos para pagar sus deudas y otros por el embargo de los bancos dada la incapacidad de los agricultores de cumplir con sus obligaciones crediticias.

-Camino hacia la Recuperación de la Crisis:

Para el momento del Crack de la Bolsa de Nueva York el Presidente Hoover no supo tomar medidas o políticas efectivas que solventaran de algún modo la crisis, la cual hizo replantear el papel del Estado como interventor o no en la economía.

En 1933, Roosevelt es electo Presidente de los EEUU fijándose como objetivo primordial la recuperación económica del país. Éste desarrolló un plan económico conocido como el New Deal basado en ideas del economísta Jhon M. Keynes expuestas en su teoría general del empleo, el interés y el dinero, el cual la fundamentaba en los principios liberales de la escuela clásica de pensamiento económico pero proponía la intervención del Estado en aquellos casos que lo ameritaran a fin de que éste no se viera afectado directamente.

El New Deal se basó fundamentalmente en la regulación de la economía a través de la motivación de la inversión, el crédito y el consumo lo cual permitiría la reducción del desempleo, destinando el gasto público principalmente a la educación y seguridad social.

Si bien las medidas adoptadas por Roosvelt a través del New Deal no condujeron a un efectivo crecimiento al menos permitieron la estabilización económica a corto plazo que tanto necesitaba el país.

Efectos de la Crisis en Europa

-Descalabro del Sistema Financiero:

Casi inmediatamente al momento del Crack (NY) se paraliza la salida de dólares destinados a la inversión en Europa, operaciones financieras éstas que venían realizándose ininterrumpidamente desde 1922 lo que generó la imposibilidad de otorgar créditos para la producción, caso este donde Alemania fue la nación que se vió más afectada. El retiro masivo de capitales extranjeros para su repatriación originó la quiebra de entidades financieras en Viena (Austria) aunado a ello caen impresionantemente el valor accionario de gran cantidad de instituciones bancarias y financieras, "En octubre de 1929 quiebra la Boden Creditanstalt de Viena que el gobierno austriaco atempera mediante la Österreichische Creditanstalt… en mayo de 1931 suspende sus pagos y sus acciones caen hasta un 2/100 de su valor." (Historia General de las Civilizaciones, 1961 p. 125,126). Esta misma situación se presentó a igual gran escala en Alemania donde la suspensión del pago de obligaciones por parte de los bancos hizo que el canciller Brüning decretara el cierre permanente de todos los bancos afectados en el país con el fin de evitar mayores retiros, una vez reaperturados estas entidades financieras fueron congelados los capitales extranjeros (moratoria de hecho).

Otros países europeos que debieron transitar la misma crisis bancaria pero a menor escala fueron: Rumania, Yugoslavia, Francia, Checoslovaquia, etc., en los cuales la inversión gubernamental atenuó la dimensión de la crisis vivida.

En Inglaterra, la crisis financiera se desarrolló de manera particular a diferencia de los otros países europeos ya que, los bancos entran en crisis al no poder exigir sus colaboraciones en los sistemas financieros de otros países en crisis y no poder cumplir con la solicitud de ahorristas básicamente extranjeros de transformar sus ahorros de libras en oro. Cuando el Banco de Inglaterra no contaba con una reserva-oro suficiente el gobierno abandona la paridad-oro provocando un impacto sumamente negativo sobre la economía mundial como consecuencia a ello la libra a los pocos días perdió su valor en un 30% devaluándose consecuencialmente alrededor de 30 monedas en el mundo (Portugal, Egipto, Bolivia, Japón, etc.).

-Disminución de la Producción Industrial:

Se observa una contracción violenta de la productividad industrial acentuada en los países más industrializados de Europa (Alemania, Reino Unido y Francia).

De este modo la mayoría de las pérdidas se concentran en un espacio relativamente pequeño, pues los ¾ de la producción industrial mundial se reúnen en 1928 en cuatro potencias Estados Unidos (44,8%), Alemania (11,5%), Reino Unido (9,26%) y Francia (7%); con Bélgica, Países Bajos, Suiza, Austria y Canadá los nueve países detentan en total el 80%; el resto se distribuye entre Rusia, Italia, Japón, India, España, Suecia, Polonia y Argentina, estados predominantemente agrícola. (Historia General de las Civilizaciones, 1961 p.128)

La contracción de la producción industrial en estos países europeos llegó a niveles de un 38% entre 1929 y 1932 lo que afectó lógicamente los niveles laborales y salariales existentes.

-La Agricultura en Crisis:

El sector agrícola no se ve afectado a los mismos niveles que el industrial en Europa ya que la producción de alimentos prácticamente no disminuyó y donde si se manifestó la crisis fue en los precios los cuales disminuyeron considerablemente. Esta disminución de precios que llegó en algunos casos hasta un 50% se debió al poco poder adquisitivo de los consumidores que adquirían menor cantidad de productos obligando a los agricultores a bajar los precios y a reestructurar su productividad a una economía de subsistencia. "Por donde quiera que hay explotaciones agrícolas, estas vuelven a la "economía de subsistencia" y viven los productos de la propia finca sin cambiarlos con objetos manufacturados." (Historia General de las Civilizaciones, 1961 p.129)

Entre los países más afectados están: Hungría, Polonia, Rumania, Yugoslavia, etc., los cuales paralizaron la inversión en el agro (maquinaria, herramientas, abono) lo que contribuyó con el espiral crítico mundial de poco consumo y poca producción.

En conclusión, Europa vivió directa y cruelmente todos los efectos del Crack del 29, en mayor o en menor medida todos los países sufrieron descalabros en su sistema financiero, disminución drástica de la producción industrial, caída de los precios en los productos agrícolas y reducción salarial aunado a un pujante índice de desocupación lo que costó varios años para poco a poco reestablecer los niveles medios de bienestar económico que con tanto esfuerzo había conseguido luego de la I Guerra Mundial.

Efectos de la Crisis en América Latina

En Latinoamérica al igual que en el resto del mundo, las consecuencias de la Crisis bursátil de Nueva York se hizo sentir con una particular fuerza que sin sospecharlo se traduciría (si se quiere) en el punto de partida en el camino de la industrialización de los países latinoamericanos.

Durante muchos años en Latinoamérica la importación (en todos sus renglones) fue esencial para lograr la satisfacción de los mercados internos, pero para 1930 luego del colapso de muchas de las empresas extranjeras establecidas en suelo latinoamericano dada la crisis, se genera una nueva visión con respecto a la expansión del mercado interno y se comienza a analizar la posibilidad de adquirir la capacidad de producir internamente lo que se importaba (mayormente de los EEUU) a fin de poder prescindir de los productos extranjeros que tenían sus mayores mercados en América Latina.

Los países que más rápido se fueron adhiriendo a este nuevo proceso fueron aquellos que antes de la crisis ya habían conseguido un crecimiento económico aceptable y que algún modo habían logrado diversificar un poco más sus economías.

Sin embargo, aún y cuando la producción nacional se incentivó significativamente durante la década de 1930 y 1940 y se llegó a la fabricación de bienes de consumo final, los niveles de importaciones no sufrieron ningún cambio ya que si bien se habían dejado de importar mayormente productos acabados ahora se necesitaba maquinaria, insumos y en fin todo aquello que se necesitaba para producir lo que ahora se producía internamente.

-Latinoamérica a fines del siglo XIX:

Luego de haber alcanzado la independencia, los países latinoamericanos continúan siendo ahora Estados con una economía basada en la agricultura siendo este su principal renglón de exportación (manteniéndose casi invariable desde el período de colonización). Ya para finales del siglo XIX y una vez entrado el XX se hacía cada vez más evidente la necesidad se reformas económicas y sociales considerables que permitieran el avance de los pueblos latinoamericanos hacia una amplia modernización; con lo que no se contaba era que el eje de cambio iba a provenir de una fuente externa.

Las inversiones de capital juegan un papel de suma importancia en Latinoamérica durante el siglo XIX como principales fuentes de ingreso y desarrollo, así como al mismo tiempo sirven de base en la creación de las relaciones internacionales, aún y cuando estos los países latinoamericanos "deben hacer frente, asimismo, a una serie de problemas asociados a sus principales partidas exportadoras como son la inestabilidad de la demanda, su débil posición negociadora en los mercados internacionales fruto de su relativamente pequeña participación en la oferta mundial…" (Artal, s/d p.4)

Dentro de los principales países influyentes para la evolución económica de América Latina durante el siglo XIX se encuentran los europeos: Alemania, Inglaterra (principalmente) y Francia, los cuales figuraban como los prestamistas más importantes y sus inversiones se concentraban en la extracción de materias primas y energía.

Poco a poco y medida que avanzaba la injerencia de los EEUU en el resto del continente, este fue sustituyendo a los países europeos en cuanto a lo que inversión de capitales se refería, principalmente la presencia económica norteamericana se sintió con mayor fuerza en Centroamérica y el Caribe especialmente en Cuba y Puerto Rico donde EEUU mantenía un protectorado. De igual modo la intervención militar y el control aduanero y tributario que EEUU ejerció sobre países como: República Dominicana, Nicaragua, Panamá, Haití, Perú, Bolivia y Ecuador, reforzaba la presencia y dominio financiero de EEUU sobre Latinoamérica, aún y cuando Brasil y Argentina siguieron manteniendo una mayor dependencia financiera de Inglaterra.

-Impacto Directo de la Crisis de 1929 en Latinoamérica:

En Latinoamérica la crisis se hace sentir luego de una serie de préstamos que muchos de estos países solicitan a los EEUU durante la década de 1920. Para finales de los años 20 la deuda latinoamericana estaba constituida por bonos y títulos adquiridos en las bolsas de los países capitalistas, la mayoría de estos préstamos provenientes de Europa y EEUU se incrementaron por factores como:

…la confianza que gozaban las clases dominantes latinoamericanas inspiradas por una filosofía positivista de progreso; las esperanzas puestas en un desarrollo del continente; la explotación de grandes cantidades de tierras para la exportación principalmente de productos alimenticios; el desarrollo de una infraestructura significativa en el ámbito de los puertos, de trenes, de producción de energía eléctrica, los progresos de los transportes intercontinentales permitiendo una mejor integración al mercado mundial. En los tres países mas desarrollados del continente -Brasil, Argentina, México -, la inversión presentó un gran dinamismo en la década de los 20, y estaba financiada por emisiones de títulos bien cotizados en los Estados Unidos y en Europa. Estos países acumulaban enormes deudas pero todos, ya sean acreedores, deudores o operadores de los mercados financieros, estaban convencidos que las exportaciones crecerían de manera permanente asegurando el pago del servicio de la deuda.(Tossaint, 2003 p.2)

Justo antes del estallido de la crisis bursátil de Wall Street (1928), el comercio internacional comienza a verse afectado debido a que los mercados financieros se ven colmados de títulos latinoamericanos y una vez que se da el Crack de Nueva York en octubre de 1929, estos quedan totalmente suspendidos, lo que provoca una vez paralizados los flujos comerciales que los países de América Latina se vieran incapacitados para pagar las deudas contraidas hasta ese momento.

-Nuevo Curso económico Latinoamericano a partir de 1930:

El hecho de no poder seguir pagando la deuda externa contraída con las grandes potencias dada la paralización de los préstamos extranjeros conllevó a que una buena parte de los países latinoamericanos decidieron no cancelarla más de forma definitiva. Bolivia fue el primer país en declarar en 1931 la suspensión de la cancelación de sus deudas, acción que fue seguida por varios otros países (en 1935 eran 14 países que no decidieron no cancelar sus respectivas deudas bien sea parcial o totalmente). No obstante, durante la década de 1930 y a pesar de la suspensión de los préstamos extranjeros, se produjo una especie de reactivación económica importante ya que estos países pudieron emplear parte del capital destinado a la cancelación de la deuda en la expansión de la producción y comercio interno (lo cual de otra forma nunca hubieran conseguido).

El no pago de la deuda externa por parte de los países latinoamericanos fue tolerado por EEUU y Europa, ya que inclusive varios gobiernos europeos durante la década de 1930 también decidieron la suspensión del reembolso de las deudas contraídas con los EEUU durante la I Guerra Mundial.

A raíz de esta crisis, los países Latinoamericanos consiguieron una autonomía económica importante y lograron zafarse un poco la fuerte influencia y presencia (el menos en el ámbito económico) que EEUU mantenía en estos. En un futuro EEUU tomaría en cuenta el cobro de sus deudas de forma individualizada con cada país a fin de evitar de nuevo una suspensión de pago en bloque como la que se dio durante los años 30.

La política de Industrialización como Sustitución de Importaciones surge dados todos estos hechos como una vía a través de la cual los países latinoamericanos pudieran ahora producir internamente todos aquellos bienes (mayormente de consumo final) que eran importados masivamente de los grandes países industrializados con el objeto de reducir a un mínimo la fuerte dependencia económica que se mantenía con las grandes potencias e "iniciar un crecimiento hacia adentro", motivado en gran parte por los efectos devastadores que la crisis de 1929 ocasionó a nivel mundial pero que al mismo tiempo permitió le permitió a estos países reaccionar ante la inmensa vulnerabilidad que América Latina tenía y podía seguir poseyendo de no tomar medidas acertadas en función al avance y crecimiento de la misma.

Asimismo, Latinoamérica se mantuvo al margen del mercado financiero internacional por un tiempo considerable ya que esta unánimemente consideraba que le era muy difícil adaptarse favorablemente al mismo de nuevo y también por el hecho de encontrar obstáculos por parte de los grandes países para la entrada de estos a dicho mercado, por lo cual luego de la II Guerra Mundial la principal fuente financiera resultaron ser las inversiones extranjeras directas, las cuales muchas de ellas se concentraron en la infraestructura interna de los países como desarrollo de vías de transporte y construcción de empresas, etc., al mismo tiempo que fueron encontrando facilidades de pago de la deuda así como reducciones de la misma lo que les permitió poco a poco incorporarse de nuevo en los mercados y comercios internacionales a mediados del siglo XX.

-Efectos sociales y políticos que genera la Crisis de 1929 en Latinoamérica:

En todo lo que fue estructura social y sistemas políticos, América Latina enfrentó significativos fenómenos vinculados directamente a la Crisis de 1929.

A través de todo el continente americano la pobreza se extendió agravando aún más la ya existente en los países con menos ventajas económicas, aún y cuando la decisión del no pago de la deuda externa le permitió a países como Brasil, Colombia, México, Perú y Chile incrementar su Producto Nacional Bruto (llegando la de algunos a superar incluso a la de EEUU durante la década de 1930) e aumentar su producción industrial (superando a la de Argentina quién poseía los máximos niveles para la época.

Las graves consecuencias económicas en cuanto a niveles de pobreza, desempleo, bajo nivel adquisitivo y condiciones de vida fue originando (en las clases más afectadas) un repudio hacia el evidente imperialismo estadounidense sobre Latinoamérica, el cual a medida que fue avanzando el siglo XX se fue manifestando en corrientes de tipo socialistas. Pero al mismo tiempo se dieron reacciones contrarias, más bien de tipo conservador (mayormente en las clases dirigentes) las cuales condujeron a algunas naciones a relaciones de tendencias sumisas con los EEUU nuevamente.

A los distintos tipos de reacciones que se dieron en Latinoamérica dada la represión económica Ramírez Necochea (1966) menciona tres fuerzas que se destacaron claramente:

a) Los avanzados elementos populares – especialmente la clase obrera e intelectuales de las capas medias- preconizaban cambios revolucionarios tales como la reforma agraria, la realización de medidas antiimperialistas, el acelerado desarrollo industrial y el ascenso del pueblo al poder político.

b) Los elementos tradicionales… se aferraban al orden vigente y trataban de mantenerlo a través de inauditos esfuerzos…

c) Ciertos sectores de las clases dirigentes, apoyándose en las capas medias y poniendo en actividad a miembros de las fuerzas armadas, se orientaron a promover y a implantar regímenes dictatoriales que… aplacaran el creciente malestar social. (Ramírez, 1967, p. 14)

Los EEUU apoyaron directa o indirectamente esta última fuerza presente en América Latina (aunque con claras diferencias entre un país y otro tanto de materialización como de corrientes ideológicas), con el propósito implícito de preservar de alguna forma su nivel de influencia y protegerse de las nacientes revoluciones antiimperialistas que se verían con mayor fuerza en las décadas venideras.

En esta primera mitad de siglo las tendencias conservadoras por parte de las clases dirigentes y de mayor nivel económico junto a las fuerzas militares fueron las que dominaron el continente presentándose como única alternativa a las ya fuertes corrientes de corte comunista que se encontraban latentes en todo el mundo y a las cuales tanto les temía EEUU.

En definitiva, se puede afirmar que América Latina sintió la Crisis de 1929 y la posterior depresión con mucha fuerza en el sentido que el curso que enrumbaría los destinos económicos y políticos principalmente estuvieron signados en gran medida por dicho fenómeno que si bien nació en los EEUU su carácter (dadas sus repercusiones) fue internacional.

-Repercusiones de la Crisis de 1929 en Venezuela:

Venezuela se vió marcada definitivamente luego de la Crisis mundial del 29 ya que sus efectos en nuestro país marcarían el destino de dependencia económica con el petróleo que se ha mantenido e incluso afianzado con el pasar del tiempo. Venezuela, paso definitivamente de una economía basada en la exportación agrícola a una de exportación petrolera, ya que el descenso del poder adquisitivo a nivel mundial hizo que disminuyeran igualmente las demandas de café y cacao (principales productos de exportación nacional y en los cuales se basaba nuestra economía de exportación).

El desempleo aumentó considerablemente y el gasto público se redujo prácticamente a la mitad, sin embargo, el Bolívar no se vió devaluado como ocurrió con la mayoría de las monedas a nivel mundial que perdieron su valor.

BIBLIOGRAFÍA

Artal, A. (s/d) Modelos de Desarrollo Económico Latinoamericano y Shocks Externos: una revisión histórica [Documento en Línea] Disponible en: [Consultado en 05/05/2006]

Belisario, F. (2004) Derecho Internacional Americano. Anauco Ediciones C. A. Caracas

Cartay, R. (s/d) Las crisis económicas y sus repercusiones en la economía venezolana [Documento en Línea] Consultado en: http://iies.faces.ula.ve/Revista/Articulos/Revista_11/Pdf/Rev11Cartay2.pdf [11/05/2006]

Connell-Smith, G. (1977) Los Estados Unidos y la América Latina. Fondo Cultura Económica. México

Gil, F. (1975) Latinoamérica y Estados Unidos. Editorial Tecnos. Madrid

Historia General de las Civilizaciones. La Época Contemporánea. (1961) Volumen VII. Ediciones Destino. Barcelona

La Crisis de 1929 [Artículo en Línea] Disponible en: http://www.portalplanetasedna.com.ar/crisis29.htm [Consultado en 21/05/2006]

Ramírez, H. (1966) Los Estados Unidos y América Latina (1930-1965) Editorial Palestra. Buenos Aires

Toussaint, E. (2003) La Crisis de la Deuda Externa de América Latina en los siglos XIX y XX. [Documento en Línea] Consultado en:

http://users.skynet.be/cadtm/pages/espanol/toussaint01.pdf [05/05/2006]

 

Mónica Gabriela Acosta Iturra

Lugar de Nacimiento: Maracay, Edo. Aragua, Venezuela

moniquegabrielle00[arroba]yahoo.com

 Farid Jorge Faroh Cano

Lugar de Nacimientos: Caracas, Venezuela

faridfaroh[arroba]hotmail.com

Caracas, 07 de Junio de 2006


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.