DESARROLLO

A pesar de ciertos resultados y los logros registrados en la lucha contra la pobreza en la última década, los esfuerzos dirigidos a poner fin a la marginalización económica, a las prácticas no democráticas, a los conflictos y a la sobreexplotación de los recursos naturales no logran reducir las inequidades entre ricos y pobres. En este contexto, las inequidades entre mujeres y hombres persisten y crecen, siendo la discriminación por género la forma de exclusión más común a nivel mundial.

La desigualdad en términos de relaciones de poder o de participación en la toma de decisiones es una de las causas estructurales de la inestabilidad política y social que generan la pobreza. Hoy más que nunca las inequidades de género contribuiría a instaurar mayor justicia social y un desarrollo sostenible.

Desde el inicio de los años 70, se ha reforzado el movimiento internacional de las mujeres, dando énfasis a la promoción de la equidad y al acceso de las mujeres a la salud, a la educación, a la participación política local y a los ingresos. Después de la Conferencia Mundial sobre la Mujer de 1995 en Beijing, agencias internacionales, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales han desarrollado estrategias para incrementar la concientización y la capacitación en género entre los actores, y han movilizado recursos para institucionalizar la lucha contra las inequidades de género. Estas estrategias son monitoreadas tanto a nivel nacional como internacional.

¿Por qué se fomenta la equidad de género?

La equidad de género es un derecho humano. Las inequidades estructurales y las relaciones desiguales de poder hacen que las mujeres y los hombres no gocen de los mismos derechos socioeconómicos y políticos. La promoción de derechos iguales para mujeres y hombres no pretende imponer un modelo universal de relaciones de género, común a todas las sociedades y culturas. Su objetivo es simplemente permitir tanto a las mujeres como a los hombres definir la equidad de género a la que aspiran en sus contextos particulares.

La equidad de género a través del empoderamiento de mujeres y hombres es una clave para la buena gobernabilidad. Para que las mujeres y hombres tengan los mismos derechos, deben estar en capacidad de participar en los procesos de toma de decisiones. Apoyar la participación de las mujeres y de los hombres en las estructuras decisionales para que definan sus prioridades y estrategias de desarrollo contribuye a reducir las inequidades subyacentes de un sistema.

Reconocer la contribución respectiva de las mujeres y de los hombres a la sociedad como individuos, como actores económicos y como ciudadanas y ciudadanos es un elemento clave para el desarrollo sostenible. En general, las mujeres tienen un acceso limitado a los recursos económicos y a los procesos de decisión. Al mismo tiempo, los hombres no comparten equitativamente con las mujeres las tareas asociadas con el mantenimiento del hogar y la reproducción social. Mientras se valora equitativamente la contribución de mujeres y hombres en cada esfera, la exclusión de mujeres y hombres de algunas de estas esferas contribuye a agravar las inequidades y la explotación, perjudicando la sostenibilidad del desarrollo. Es, pues, de suma importancia desarrollar intervenciones que provean oportunidades a mujeres y hombres para revisar constructivamente la repartición de los roles, facilitar el acceso a los recursos (y a su gestión) y a los procesos de decisión.

El empoderamiento de grupos desfavorecidos es una estrategia clave para la lucha contra la pobreza y el cambio social. Con frecuencia, mujeres y hombres experimentan y luchan contra la pobreza de diferentes formas. Muy a menudo, las mujeres se encuentran en primera línea tanto a nivel de la familia como de la comunidad. Una mayor integración de las mujeres no significa únicamente empoderarlas, sino también ofrecerles nuevas perspectivas, nuevos recursos y dinámicas para la lucha contra la pobreza y el empoderamiento de los más pobres.

La integración de género es parte de estrategias de empoderamiento más amplias y mejora sensiblemente la eficacia y el impacto de los proyectos de desarrollo. La incorporación de metodologías de género en las prácticas del desarrollo incrementa la relevancia, la eficacia, el impacto y la equidad de los proyectos. Centrados en la reducción de las inequidades e injusticias sociales, un análisis y una planificación sensibles a los aspectos de género incitan a las organizaciones a desarrollar una visión de cambio y a crear las condiciones, métodos y competencias para lograrlo. De esa manera, se promueven valores de calidad y equidad en su cultura organizacional.

En nuestro país son varios los ejemplos que muestran a lo largo de la historia la participación de la mujer en las distintas esferas de la vida socioeconómica y política. En entrevista realizada recientemente, el Dr. Eusebio Leal Spengler; Historiador de la Ciudad de la Habana; ofrece valiosas declaraciones en torno a este tema y en cuanto a la presencia femenina en el transcurso de estos 46 años:

¨...La presencia de la mujer cubana en la historia es intensa, durante la Toma de la Habana por los ingleses valdría la pene leer el documento que elevaron las mujeres al rey, expresando su inconformidad con la actitud de los defensores. La vemos en los intelectuales que nadie podía opacar. En 1868, coincidiendo con el grito de independencia se publicó un precioso libro sobre las cubanas, en el cual aparecen grandes intelectuales como Úrsula de Céspedes y Gertrudis Gómez de Avellaneda, quien fuera la figura esencial de la intelectualidad femenina en ese proceso. También en la lucha por la independencia, no hay un solo hombre grande que no tenga junto a él a una gran mujer. O no hay una gran mujer que no tenga a su lado a un gran hombre.

La Cuba de hoy nada tiene que ver con la de hace más de cuatro décadas. Se ha avanzado extraordinariamente, y aunque esto siempre parece insuficiente, la presencia femenina es tan intensa, que sorprende, sobre todo a los que vienen de otras latitudes. Por ejemplo, en nuestra Oficina casi todo el cuerpo de dirección es femenino. Yo veo su desarrollo en esa promoción, en el acceso a los estudios superiores, en el desarrollo intelectual.

En cuanto a obstáculos que aún impiden la plena igualdad pienso que el fundamental es la servidumbre del hogar. Cuando llegamos a casa es donde se manifiesta la diferencia. Yo trabajo mucho, ella también, sin embargo, es ella quien asume las tareas domésticas y uno nada más que, como una pequeña concesión, va y participa. Algunas labores tan ¨brillantes¨ como fregar la vajilla o limpiar el baño, generalmente no lo hacemos, entonces, ahí es donde se ve que la cuestión está en la cabeza de los individuos y que debemos superarla…¨

Un ejemplo que perdurará por muchos años en cuanto a la presencia femenina en el desarrollo socioeconómico de nuestro país; lo constituye sin lugar a dudas la Dra Rosa Elena Simeón Negrín, ministra del CITMA desde que se creó como institución en 1994 hasta el momento de su deceso el pasado 22 de octubre. Una mujer que dedicó su vida al avance científico y tecnológico de nuestro país por la importancia que siempre le atribuyó al desarrollo sostenible que todos aspiramos.

Opiniones, comentarios, testimonios, criterios y sugerencias, así como su visión de temas medulares están expuestos a continuación, como modesto reconocimiento a esta extraordinaria mujer, que apostó por la vida en todo momento y demostró que la voluntad y la responsabilidad pueden más que las adversidades del destino:

P: periodista

R.E: Rosa Elena.

P: En esa labor científica que ha desarrollado durante años, ¿ha experimentado usted algún tipo de discriminación por su condición de mujer?

R.E: La he sentido más en el exterior que en Cuba. Por ejemplo, en los Estados Unidos una científica gana por lo general 25% menos que un hombre por igual desempeño profesional. En el laboratorio francés donde trabajé había varias mujeres, pero como técnicas o trabajadoras de los servicios, científica, yo sola. Muchas personas se asombran cuando conocen que las cubanas representamos el 66% de la fuerza técnica del país.

P: ¿A qué usted atribuye entonces que esa elevada cifra aún no se corresponda con los cargos de dirección que desempeñan las mujeres?

R.E: Indiscutiblemente para que una mujer pueda acceder a un determinado cargo de dirección tiene que realizar un esfuerzo mayor que un hombre; porque es ella, independientemente del trabajo que realice, la que sigue administrando la casa. No importa que se tenga un esposo maravilloso como el que yo tuve.

P: ¿Cómo aplicaban ustedes el concepto de la igualdad?

R.E: Mi esposo era un ejemplo de persona que reconocía la verdadera igualdad de la mujer. Él tenía una altísima comprensión del trabajo que yo realizaba y viceversa. Sin embargo, nunca fregó ni limpió el piso, pero si nuestra hija se enfermaba y el trabajo que él estaba realizando en ese momento era menos importante que el mío, era él quien la llevaba al hospital y asumía la responsabilidad familiar. Pero repito, la mujer tiene que realizar un esfuerzo adicional para llegar a una posición similar a la de un hombre. Pero si a ella se le brinda apoyo, comprensión y se le logran potenciar sus capacidades, sin discusión, esa mujer se convierte en una magnífica dirigente o administradora.

P: Y en un mundo tan discriminador, ¿No ha sentido usted la tentación de discriminar a los hombres?

R.E: Jamás. Quizás lo más maravilloso que he logrado en los años que he estado dirigiendo, ha sido convertir el colectivo que dirijo en una gran familia, y que todos se sientan parte de la función que se necesita cumplir.

P: En el proceso de la emancipación femenina, ¿Qué les falta a las mujeres?

R.E: Que tengan más confianza en sí mismas.

P: ¿Y a los hombres?

R.E: Que tengan más confianza en las mujeres.

En entrevista realizada como parte de la investigación multifocal de la cátedra regional UNESCO: Mujer, Ciencia y Tecnología para América Latina; ofreció importantes valoraciones con respecto al papel de la mujer en el ámbito de la ciencia y la técnica en Cuba. Este cuestionario se aplicó a 12 directivos hombres y mujeres en Cuba en el año 2002.

Percepción de la realidad:

P: ¿Cuál es su percepción con respecto a la situación de la mujer (posibilidades de estudio, de desarrollo profesional, estatus en la carrera científica, posibilidades de promoción, productividad, acceso a cargos de dirección, etc) en las instituciones científicas y tecnológicas?

R.E: En los campos de la ciencia y la técnica en Cuba hemos avanzado mucho y las desigualdades actuales no son por concepto de género. El acceso a carreras científicas es por igual para hombres y mujeres, sin embargo, al ingresar a su vida profesional las muchachas sufren un retraso en su formación académica, durante su período de maternidad, lactancia, criar hijos pequeños, el resto de la carga familiar, etc.

En algunos casos los indicadores muestran que las muchachas son mejores alumnas en la enseñanza secundaria y universitaria, tienen índices académicos mejores. Cuba exhibe otros impresionantes indicadores.

P: ¿Percibe cambios en dicha situación en los últimos 10 años? ¿Cuáles?

R.E: Hasta el año 1990 habíamos conquistado muchos espacios, pero en los últimos 10 años hemos tenido que enfrentar grandes dificultades de índole material que nos han obligado a hacer un esfuerzo extraordinario para mantenernos activas y actualizadas en los ámbitos de la ciencia y la técnica. De todas maneras las mujeres cubanas seguimos avanzando cada vez más, respaldadas por una voluntad política que desde los mismos comienzos del Triunfo de la Revolución comprendió que un cambio profundo en la sociedad no era posible sin la incorporación de la mujer a todas las esferas de la vida socioeconómica.

P: ¿Reconoce situaciones de desigualdad entre varones y mujeres y/o de discriminación hacia la mujer abiertas y encubiertas en los ámbitos científicos y tecnológicos? Sí-No ¿Cuáles?

R.E: Realmente en Cuba no se perciben situaciones de desigualdad. Sí existen aún problemas con el acceso de mujeres a cargos de dirección, para lo cual se cuenta con un plan de formación y superación de mujeres, con capacidades demostradas para ascender a altos niveles, en todos los ámbitos del país y no sólo en ciencia y técnica.

Pueden existir situaciones de discriminación inconsciente, por atavismos o por prejuicios. También las mismas mujeres nos autolimitados y a veces no mantenemos una actitud activa en contra de la discriminación.

P: ¿Percibe diferencias en este aspecto con relación a lo que ocurre entre hombres y mujeres en otros ámbitos sociales e institucionales? Sí-No ¿Cuáles?

R.E: Sí, en otros sectores hay diferencias, por ejemplo, en Cuba, en el sector de la Aeronáutica Civil, las mujeres son sólo el 17%. En sectores como los industriales e ingenieriles predominan los hombres en cargos de dirección, aunque en los institutos politécnicos el 50% de los estudiantes aproximadamente son mujeres.

Interpretaciones de los fenómenos:

P: ¿Cuáles cree que son las razones de la existencia de igualdad o desigualdad entre varones y mujeres en formación académica, carrera profesional, acceso y ejercicio de puestos de dirección?

R.E: Las razones de la existencia de desigualdad en la formación académica son en primer lugar la maternidad y la doble carga de trabajo y luego la responsabilidad con los ancianos de la familia, que también sobrecargan la labor de las mujeres. El fenómeno de la desigualdad o igualdad se manifiesta de acuerdo con el nivel educacional de la población.

Hoy en Cuba, el nivel es alto, no hay analfabetismo, y tenemos excelentes indicadores de mujeres que han completado su enseñanza media o técnica profesional, también las universitarias, ingenieras, médicos y científicas. Ya la mujer cubana planifica la familia, con índices de natalidad como en Europa.

P: ¿Cuál cree usted que es la idea predominante en los ámbitos de ciencia y técnica sobre la capacidad intelectual de las mujeres para las matemáticas? ¿Y para otras ramas de las ciencias ¨duras¨?

R.E: La capacidad intelectual de hombres y mujeres es la misma. En Cuba, antes del Triunfo de la Revolución las mujeres que tenían la posibilidad estudiaban en las Escuelas Normales y en la práctica no había mujeres realizando actividades científicas propiamente.

Existe una preferencia de las mujeres por las carreras de Ciencias Sociales y en ciencias duras son menos, pero es tradición y no por capacidades y talento.

No creo en eso de que los negros no son buenos para las ciencias, ni en que las mujeres tienen menos capacidades para las ciencias duras, siempre se trata de una interacción entre el medio social donde se forma la persona, familia, maestros, y profesión que elige.

P: ¿Cree usted que en dichos ámbitos se piensa que las mujeres científicas tienen un desempeño distinto al de los varones, por ejemplo, en cuanto a su creatividad, a su responsabilidad, a sus ambiciones, a su productividad?

R.E: Las mujeres son más creativas, pues crecemos ante conflictos y retos que nos impone el mismo medio social; y por lo tanto desarrollamos más recursos de supervivencia para abrirnos espacios y caminos en la vida científica. Administramos mejor los recursos que se ponen a nuestra disposición, somos más organizadas y cuidadosas, más honestas y menos propensas a la corrupción.

En cuanto a producción científica, las mujeres estamos en condiciones de igualdad y existen muchos ejemplos, mi experiencia personal es que yo escribí mi tesis de doctorado durante la licencia de maternidad cuando nació mi hija.

En cuanto a ambiciones, sí creo que las mujeres tienen menos ambiciones en los ámbitos de ciencia, no se proponen metas, sobre todo en cuanto a acceso a cargos directivos. Muchas de nosotras hemos llegado a altos niveles de dirección sin habérnoslo propuesto. Sin embargo, los hombres sí ansían cargos directivos, se trazan propósitos y ambicionan (en el sentido sano), ser jefes de un Departamento o un Laboratorio o de un instituto científico.

P: ¿Cree usted que se piensa que algunas ramas de la ciencia son más apropiadas para las mujeres? Sí- No ¿Cuáles?

R.E: No, no creo que existan unas ramas más apropiadas que otras. No interpreto las diferencias numéricas entre hombres y mujeres que existen en diferentes sectores, como que sean más apropiados o no para las mujeres, sino que el medio social condiciona las preferencias por unas ramas u otras.

Valores:

P: Presentamos las siguientes situaciones problemáticas y solicitar que respondan la consigna adjunta:

Caso 1:

Una institución científica que cuenta en su plantel con el 50% de mujeres, de las cuales 1/3 tiene hijos pequeños, recibe un subsidio del gobierno y debe optar entre utilizarlo para construir una guardería o comprar un equipamiento para el desarrollo de un proyecto. ¿Cuál sería su opción? ¿Por qué?

R.E: En Cuba ese caso no es válido, pues la guardería infantil la construye el Estado, pues sus fondos no compiten con los fondos para un proyecto de investigación. Pero en el caso de que se diera esa situación, consultaría con el colectivo del centro y casi seguro decidiríamos para construir la guardería.

Caso 2:

Asignación de subsidio para asistir a un congreso en el exterior; los 2 primeros candidatos son una investigadora embarazada y un varón con iguales credenciales académicas y profesionales. ¿A quién se lo daría? ¿Por qué?

R.E: Primero, depende del tiempo de embarazo de la investigadora, pues si es avanzado no puede volar en avión. Si está en los primeros meses, entonces favorecería a la mujer, pues después de tener su hijo sufrirá un retraso en su formación académica y tendrá menos posibilidades de viajar al exterior.

Caso 3:

En un laboratorio se asigna la jefatura de un proyecto a un varón cuando en su equipo hay mujeres con mayor experiencia y trayectoria académica. ¿Qué opinión le merece? ¿Cuál sería su actitud al respecto?

R.E: Me parece muy mal, el jefe debe ser el que tiene mejores condiciones. Mi actitud sería pedir que se reanalizara el caso en el Consejo Científico o de Dirección.

Experiencias: Vida personal y familiar:

P: ¿De qué manera organiza su vida familiar y su trabajo? ¿Qué experiencia puede transmitir en este sentido?

R.E: Con mi esposo, ya fallecido, siempre organizamos la vida familiar e hicimos un pacto para nunca dejar sola a nuestra única hija. Cuando accedí al cargo de Ministra mi esposo constituyó un gran apoyo.

P: ¿Considera que desempeñarse en el campo de la ciencia y la técnica ha modificado su vida personal en algún aspecto? Sí-No ¿En cuáles?

R.E: La ha modificado, pero para bien, no estoy arrepentida de mi vida en este campo, si bien es cierto que no había pensado que mi vida se desarrollaría así como ha sido, más como científica que como médico. Pero este desempeño me ha dado grandes satisfacciones y realización personal.

P: ¿Considera que la vida familiar influye de manera diferente en el desempeño profesional de varones y mujeres? Sí- No ¿Por qué?

R.E: Sí, influye de manera distinta, pero para bien. La mujer que no tiene hijos ni funda familia es una frustrada de cierta forma. Al ser madres somos más plenas, disfrutamos la vida familiar. Tuve el privilegio de tener un matrimonio muy feliz durante 30 años.

P: ¿Ha experimentado en su vida profesional alguna situación de discriminación por razones de género o ha sido testigo de este tipo de problema con otras personas de su medio? En caso afirmativo, por favor, relate esa situación.

R.E: Sí, recuerdo una situación de discriminación en un viaje a los expaíses socialistas siendo la Presidenta de la Academia de Ciencias de Cuba, en 1986. En ese momento hacía poco que había asumido el cargo. Primeramente mi homólogo no me recibió hasta después de una semana y luego alguien me comentó que en los pasillos se decía:¨ella es la nueva Presidenta de la Academia Cubana. ¿De quién será la esposa? Como si una mujer no pudiera acceder a un alto cargo por sus propios méritos y trayectoria científica. Esa percepción aún subsiste en muchos países y sectores, no sólo en el de la ciencia.

P: ¿Qué sentimientos y sensaciones le produjo la misma? ¿Qué actitud adoptó en esa circunstancia?

R.E: Me molestó mucho eso, pues no se valoraba que había llegado al cargo por mis méritos científicos, sino por otras no muy claras razones. Mi actitud fue demostrarles en las entrevistas, en los discursos, en conversaciones directas, quién era yo y cuál era mi actividad científica y mis posiciones políticas.

Conocimientos sobre normativas en este tema:

P: ¿Tiene conocimiento de recomendaciones y propuestas nacionales, regionales e internacionales para alcanzar la igualdad de género en estos campos? Sí- No ¿Cuáles?

R.E: Sí, conozco las legislaciones vigentes en Cuba que protegen a la mujer, como la ley de maternidad, el Código de Familia, la FMC, que ha hecho mucho por la mujer en todos los ámbitos.

También para nosotras han sido muy importantes los acuerdos tomados en la Cumbre Mundial en Beijing y en Cuba existe una comisión lidereada por la FMC, que recopila y somete a análisis las acciones tomadas en cada Ministerio e instituciones estatales en respuesta a dichos acuerdos, y esto se hace cada año.

Propuestas de cambios:

P: ¿Ha implantado la institución a la que usted pertenece cambios en las normativas institucionales, programas u otras medidas para revertir manifestaciones de inequidad por razones de género? Sí- No ¿Cuáles? En caso afirmativo ¿cuáles han sido los resultados alcanzados?

R.E: Sí, en mi institución atendemos la política estatal del gobierno cubano de promover el acceso de la mujer a cargos de dirección. Yo creo que cuando una mujer ocupa una responsabilidad de alto nivel, ella misma sirve de modelo a otras mujeres y promueve a otras a hacer lo mismo.

P: ¿Ha implementado usted en su institución propuestas en este sentido? Sí- No ¿Cuáles? En caso afirmativo ¿Cuáles han sido los resultados y su evaluación al respecto?

R.E: Estando en altas posiciones podemos entender mejor sus problemas. No se trata de dar facilidades, ni promover a mujeres con escasa formación académica, sino que ante igual currículo, favorezco que sea una mujer la que ocupe el cargo.

Mi evaluación es muy positiva. Estoy muy satisfecha de mi trabajo con mujeres en las altas esferas de la dirección científica en Cuba.

P: ¿Cuáles considera usted que serían las facilidades y/u obstáculos, las personas comprometidas u opositoras, las estrategias a tener en cuenta para la concreción de esos cambios?

R.E: Las mujeres tenemos que romper muchas más barreras para desarrollarnos, por lo que al llegar a las más altas posiciones tenemos habilidades y recursos para la actuación y la toma de decisiones que muchos hombres que acceden por una vía más natural y con menos esfuerzo y dedicación personal.

A partir de todos estos criterios se aceptan las posiciones de ambas personalidades, si bien es cierto que se ha avanzado mucho en nuestro país con respecto al tema de la igualdad de género; también es necesario destacar que aún persisten prejuicios, sobre todo en cuanto a las capacidades de la mujer para ocupar cargos de dirección en las altas esferas. Hay sectores en los que esta problemática es más evidente que en otros, pero también hay que reconocer que la política de cuadros del país prioriza el acceso de las féminas a estas posiciones, e incluso lo tiene como uno de sus objetivos. Sólo deben romperse algunas barreras mentales para echar por tierra ya esa frase trillada que caracteriza a la mujer como "sexo débil", pues como se ha comprobado ambos términos quedan fuera de contexto.

CONCLUSIONES

  1. La participación social de la mujer está limitada mayormente por factores socioculturales y no biológicos.
  2. El término género comenzó a utilizarse en lugar de sexo hace más de 25 años.
  3. Las mujeres debemos realizar un esfuerzo mayor para acceder a cargos de dirección que los hombres.
  4. Para lograr la verdadera emancipación femenina a las mujeres nos falta tener más confianza en nosotras mismas; y a los hombres que tengan más confianza en las mujeres.
  5. En el ámbito de la ciencia y la técnica las desigualdades actuales no son por concepto de género.
  6. El fenómeno de la igualdad o desigualdad se manifiesta de acuerdo con el nivel educacional de la población.
  7. Es el medio social el que condiciona las preferencias de las mujeres y hombres por unas ramas u otras de las ciencias.
  8. Existen legislaciones vigentes en Cuba que protegen a la mujer, aunque se necesita seguir avanzando para alcanzar la igualdad de género en muchos ámbitos profesionales.
  9. En los últimos 15 años hemos tenido que enfrentar grandes dificultades de índole material que nos han obligado a hacer un esfuerzo extraordinario para mantenernos activas y actualizadas en los ámbitos de la ciencia y la técnica.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CRUZ GONZALEZ, PACO. 2004. Firmeza y Dulzura. Revista Ciencia, Innovación y Desarrollo. Ciudad de la Habana. Volumen 9. No.2. pgs 10-11.

Entrevista a la Ministra Rosa Elena Simeón Negrín como parte de la investigación multifocal de la cátedra regional: UNESCO: mujer, ciencia y tecnología para América Latina. Revista Ciencia, Innovación y Desarrollo. Ciudad de la Habana. Volumen 9. No.2. pgs 25-31.2004.

Equidad de Género en Práctica. Manual para COSUDE y sus contrapartes. Suiza: Agencia para el desarrollo y la cooperación, 2003. 150p.

GONZALEZ SUAREZ, MARICEL. 2005. Donde habitan huellas de mujer. Revista Mujeres. Ciudad d la Habana. No.1. pgs 15-17.

MASTERS WILLIAM H., JOHNSON VIRGINIA E. 1988. La Sexualidad Humana. Edición Revolucionaria. Ciudad de la Habana.

Sociología del Deporte. Selección de lecturas para la docencia. Editorial Deportes. Ciudad de la Habana.2004.

SUAREZ MORENO, MARILYS. 2005 Niños y niñas ¿se crían iguales?. Revista Mujeres. Ciudad de la Habana. No.1.

 

AUTORES:

Lic. Ana Yipsy López Milián

Lic. Yicel Alonso Hidalgo

anayipsy[arroba]yahoo.es

INSTITUCIÓN: Sede Universitaria Municipal Palmira. Universidad de

Cienfuegos. Cuba.



 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Arte Gótico

    Estilo gótico, Arte y arquitectura. Arquitectura. Gótico temprano. Gótico clásico. Gótico radiante o rayonnant. Exp...

  • Impresionismo

    Principales exponentes del impresionismo. Principales exponentes del neo impresionismo. Japonismo. Arte gótico. Arquite...

  • El Coliseo

    La experiencia de ingeniería que adquirieron los romanos en el uso de arcos y bóvedas y su experiencia practica en la ...

Ver mas trabajos de Arte y Cultura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda