Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Las zoonosis caninas y felinas y su influencia en el riesgo




Partes: 1, 2

  1. Resumen
  2. Introducción
  3. Objetivo
  4. Riesgo biológico
  5. Amenazas
  6. Vulnerabilidad
  7. Fuentes de infección y mecanismo de transmisión
  8. Referencias Bibliográficas

Resumen:

Este trabajo es el resultado de una revisión bibliográfica vinculada fundamentalmente a la desastrología y sus tres categorías fundamentales, en este caso se precisan algunas de las zoonosis caninas y felinas que bajo determinadas circunstancias o condiciones vulnerables pueden causar una determinada situación de riesgo en aquellas personas que poseen a estos animales como mascotas u otros fines.

Introducción

Los desastres son hoy considerados como las enfermedades; de cierto modo imposible de predecir, igual que en la lucha contra las enfermedades, el enfrentamiento a los desastres involucra la inversión de fondos, así como cambios en las actitudes sociales, sin embargo la epidemiología de los desastres, la ciencia sistemática sobre lo que ocurre en un desastre, demuestra que estos pueden evitarse en gran medida y que existen muchas maneras de reducir su impacto y mitigar los efectos de una posible amenaza. (Percedo, 2004).

Las zoonosis o enfermedades que se transmiten de animales vertebrados al hombre se presentan en el mundo con una frecuencia significativamente alta principalmente en trabajadores agropecuarios u otros que están en contacto directo con animales o sus productos, claro esta que estas se ven favorecidas por las vulnerabilidades existentes (Rodríguez, 1998).

Objetivo:

Contribuir a disminuir el riesgo por enfermedades zoonóticas en todas aquellas personas que crían a estos animales en condiciones vulnerables.

Palabras claves: Riesgo, Amenaza, Vulnerabilidad, Zoonosis

Desarrollo

Riesgo biológico

El riesgo biológico se define como la probabilidad de existencia de un daño potencial hacia personas o animales, causado por los siguientes agentes: virus, bacterias, clamidias, hongos, parásitos, DNA recombinante, plásmidos y productos celulares. Dichos agentes pueden causar infecciones, alergias, parasitosis y reacciones tóxicas. (Bernal, 2003; OPS, 1989; Natalia M; 2003). Aunque el CITMA (2000) lo definió como la ocurrencia y magnitud de las consecuencias de un evento adverso relacionado con uso de agentes biológicos que pueden afectar al hombre, la comunidad y el medio ambiente.

Una forma corta y sencilla para definir el riesgo es la siguiente: probabilidad de ocurrencia de un evento adverso (peligro) y la magnitud de sus consecuencias. (Western, 1998)

El riesgo es por tanto, una condición futura, proporcional a la envergadura (magnitud) del peligro y a la vulnerabilidad, es decir, a las deficiencias objetivas que existen en los elementos expuestos para resistir o contrarrestar el peligro. El análisis de riesgo consiste entonces en la cuantificación del número previsto de vidas perdidas, personas lesionadas, daños a la propiedad y perturbación de la actividad económica debido a un fenómeno determinado, teniendo en cuenta la vulnerabilidad del territorio u objetivo sometido a evaluación. (Rodríguez, 2001)

El riesgo biológico de origen animal, hace parte de los riesgos ocupacionales que enfrentan los médicos veterinarios y otros trabajadores agropecuarios, en el ejercicio de su profesión, (Moore, y col, 1993; Bernal, 2003). El análisis de riesgo es el procedimiento que consiste en la aplicación de un método objetivo y realista para determinar la probabilidad de ocurrencia de un suceso que involucra peligro. Su metodología comprende básicamente las etapas de evaluación de riesgo, gestión de riesgo y comunicación de los riesgos, con el objetivo de llegar a un nivel aceptable de seguridad al establecer un balance adecuado entre riesgo y el beneficio. (Cane, 1993).

Western (1998), ha planteado un grupo de conceptos a tener en cuenta para la realización de los análisis de riesgos que se describen a continuación:

Evaluación de riesgo cualitativa.- Proceso de evaluación que utiliza escalas descriptivas para caracterizar la magnitud del riesgo implicado.

Evaluación de riesgo cuantitativa.- Proceso de evaluación que asigna valores numéricos y probabilidades a los parámetros del estudio. Ofrece una noción probabilística de la ocurrencia de un evento adverso.

Identificación de peligros.- consiste en identificar los agentes patógenos que podrían producir efectos perjudiciales al importar una mercancía (animal o producto o subproducto de origen animal).

Manejo del riesgo.- Proceso de identificación, evaluación, selección y aplicación de medidas de reducción de riesgo.

Medidas de reducción de riesgo.- (medidas de mitigación) Acción o conjunto de acciones que reducen el riesgo.

Riesgo no reducido.- Cuantificación del riesgo previa a la aplicación de medidas de reducción.

Riesgo reducido.- Cuantificación del riesgo posterior a la incorporación de medidas de reducción de riesgo.

Este mismo autor, definido nuevos conceptos que contribuyen a la mejor compresión, del análisis del riesgo:

La evaluación de riesgo se entiende como el procedimiento que consiste en el uso de datos científicos sobre todo los relacionados con los posibles efectos adversos que impliquen una relación causa efecto; es decir, es un procedimiento que debe realizarse de una manera científicamente adecuada con el uso de conocimientos especializados, con el objetivo de caracterizar e identificar la naturaleza y la magnitud de las situaciones hipotéticas de peligro si las hubiera, y la probabilidades que esas situaciones se presentan realmente. (Percedo, 1995)

Según estudios de Rodríguez (1998), deberá efectuarse una evaluación de riesgo en cada una de las fases del proceso. La gestión de riesgo es el procedimiento que permite una ves caracterizado, la aplicación de las medidas mas adecuadas para reducir al mínimo los riesgos determinados y mitigar sus efectos, al tiempo que se obtienen los resultados esperados La evaluación de riesgos es el proceso sistemático que comprende el análisis y evaluación cualitativa y cuantitativa de los riesgos potenciales en el área de que se trate, con el objetivo de adaptar las medidas para su control o eliminación.

RIESGO = AMENAZA + VULNERABILIDAD

Esta fórmula, sencilla, resulta de extrema importancia en Desastrología ya que con su aplicación podemos obtener importante y útil información para lograr la protección de las personas, sus bienes, la economía y el medio ambiente. Sobre ella insistiremos varias veces durante este documento y le sugerimos, si pretende realizar algún estudio para la protección de comunidades o entidades laborales, logre interiorizar su significado. En esta formula se encuentran implícitas las tres categorías fundamentales de la desastrología.

Debemos entender el riesgo como la probabilidad de que se presenten perdidas o consecuencias económicas y sociales debido a la ocurrencia de un fenómeno peligroso. Por lo tanto, el riesgo se obtiene de relacionar la amenaza o probabilidad de ocurrencia de un evento de cierta intensidad, con la vulnerabilidad, o potencialidad que tienen los elementos expuestos al evento a ser afectados por la intensidad del mismo. Los riesgos se generan debido a la interacción entre las amenazas de ocurrencia de fenómenos potencialmente destructivos y las condiciones de la vulnerabilidad, es decir, el grado de exposición en que se encuentra la población, sus bienes o el medio ambiente respecto a tales amenazas. (Bernal, 2003).

Otros autores sugieren para el cálculo del riesgo la multiplicación de la amenaza por la vulnerabilidad, expresada por la fórmula siguiente:

R=A X V

Esto significa que si la amenaza no existe el riesgo se hace nulo y la tendencia en estos casos es de desatender aspectos importantes de la prevención. Por ello analizamos el riesgo como la suma de la vulnerabilidad y la amenaza.

La adaptación del nivel de seguridad significa que no se puede exigir el riesgo cero debido a que en la practica cualquier actividad o proceso involucra algún grado de riesgo, la evaluación de este es muy importante debido a que si un riesgo particular no es identificado, los pasos para reducirlo no pueden ser formulados por lo que de ocurrir efectos adversos, los gastos en procedimientos de mitigación pueden ser elevados. (Mac Diarmid, 1993).

El papel del veterinario es fundamental en la asignación de responsabilidades para los programas de salud y seguridad en el trabajo, bien sea en clínicas, zoológicos, laboratorios de investigación, granjas, y otros. (Silberman, 1999). Las medidas de bioseguridad están relacionadas con la habilidad para prevenir la transmisión de agentes patógenos, así como para controlar su diseminación hacia los humanos y hacia las instalaciones. Es decir que contempla prácticas de manejo dirigidas a reducir la oportunidad de que agentes infecciosos ganen acceso o se dispersen dentro de una unidad de producción, de hospitales, regiones o países. (Morley, 2002; Rivera, 1999; Oliver, 2003).

Morley (2002) y Oliver (2003). Plantearon 5 objetivos primordiales que se persiguen al instaurar un programa de bioseguridad en los servicios de prestación animal los mismos son:

  • Identificar los animales susceptibles
  • Reducir la exposición: Esto se logra a través de: eliminar reservorios del agente, prevenir contactos que resulten en transmisión, introducir animales con estatus de salud conocidos, aislar animales nuevos, aislar animales enfermos, control de áreas que puedan generar o ser fuentes de infección y práctica de un adecuado manejo de desechos.
  • Disminuir la posibilidad de infección: Se logra a través de un incremento de la resistencia del huésped por medio de vacunación, pruebas de laboratorio y vigilancia en las instalaciones, adecuadas limpieza, desinfección y esterilización.
  • Manejo del personal: Educación y capacitación sobre el programa.
  • Verificación de actividades a través de registros.

Amenazas

Una amenaza es un evento extraordinario o extremo en ambiente natural o provocado por el hombre que afecta desfavorablemente la vida humana y/o animal, propiedades o actividades, al extremo de causar un desastre. (Percedo, 1998).

Las enfermedades zoonóticas representan amenazas para la salud pública en el ámbito global, regional y local. Actualmente se conocen no solo nuevos agentes infecciosos que causan nuevas enfermedades, sino también patógenos conocidos que resurgen como nuevos problemas que afectan al hombre. (Suárez, 2003). El surgimiento de estos agentes esta asociado con una gran diversidad de factores; su transmisión y dispersión pueden estar asociados con la abundancia de vectores y reservorios con las migraciones humanas y de animales, así como con los cambios climatológicos y los desastres naturales. (Percedo y col, 2000; Suárez, 2003). Ante esta situación es importante conocer el estado actual de estas enfermedades, su distribución e impacto. Por otro lado, la aparición de estas enfermedades plantea nuevos retos en la vigilancia epidemiológica, el diagnostico, el tratamiento, la prevención y control, así como el diseño de vacunas. (Ramos, 2001).

Las zoonosis o enfermedades que se transmiten de animales vertebrados al hombre se presentan con una frecuencia significativamente más alta en trabajadores agropecuarios u otros que están en contacto directo con animales o sus productos (Rodríguez, 1998; Acha y Szyfres, 1986; Bennenson, 1992). Existen varias actividades que representan riesgo biológico en una población humana, entre ellas se encuentran: la cría, el levante y la reproducción de especies animales, el sacrificio de los animales para el consumo humano, la atención de los animales enfermos en hospitales y zoológicos, las necropsias y los procesos inherentes a los laboratorios de investigación, etc. Todos estos procesos están relacionados con las condiciones higiénicas que se lleven a cabo (Bascom, 1996; Morley, 2002; OPS, 1986).

Para clasificar el nivel de riesgo que ofrecen las diferentes actividades o procedimientos, Rodríguez (1998); Instituto De Seguro Social (2002) proponen los siguientes, para el control de patógenos productores de infecciones:

  • ALTO: Etapa donde existe contacto directo o permanente con sangre u otros fluidos corporales con potencial capacidad de contaminación.
  • MEDIO: Etapas cuyo contacto con sangre u otros fluidos corporales no es permanente.
  • BAJO: Actividad o etapa que no implican por sí mismas exposición a sangre.

Las infecciones humanas que resultan del trabajo con animales, están directamente relacionadas con la salud de los animales a los que están expuestos. Existen varios reportes hechos en Europa y Estados Unidos sobre accidentes de trabajo con riesgo biológico y enfermedades de origen zoonótico entre los profesionales que laboran en la medicina veterinaria y su equipo de trabajo. (Natalia, M; 2003)

Existe una considerable cantidad de enfermedades que pueden transmitirse al hombre destacando en este caso las que provienen fundamentalmente de los perros y los gatos, como son: La rabia, leptospirosis, toxoplasmosis, toxocariasis, enfermedad por rasguño de gato, dipilidiasis, hidatidosis, leismaniosis, enfermedad de Lyme, sarna, erupción serpiginosa, cenurosis, esparganosis, rickettsiosis, anquilostomiasis y otras, que constituyen amenazas para las personas que utilizan a estos animales como mascotas u otros fines.

De esta forma, Castaño (1997) en su estudio sobre riesgo biológico, plantea algunas de las enfermedades con riesgo alto y medio para la población humana como por ejemplo: rabia, toxoxplasmosis, leptospirosis y enfermedad por rasguño del gato.

La rabia porque es una enfermedad infecciosa, aunque poco contagiosa, aguda y mortal, producida por un Lyssavirus (F. Rhabdoviridae), que afecta a los animales homeotermos tanto domésticos como silvestres, además del hombre y que además, se caracteriza por trastornos del conocimiento, aumento de la excitabilidad nerviosa y parálisis. (Tarradas y col 2000; Amador, Sanabria. y col, 1981)

Por lo general el contagio sucede por la mordedura de un animal rabioso y en excepciones, cuando cae el virus en una herida o excoriación cutánea ya bien sea por saliva o en acto de lamer. (Días, 1989; Rodríguez, 2001). El mayor peligro para el hombre lo constituyen los perros y gatos callejeros, donde el grupo mas expuesto a riesgo son los menores de 15 años por su estatura y por los hábitos de juego con estos animales. (Szifres y col ,1982; Escobar, 1989; Diesh, 1982).

El comité de expertos en Rabia de la OMS (1984) plantea cuatro elementos esenciales a tener en cuenta en todo programa de lucha contra la rabia:

  • Vigilancia epidemiológica: Base programada para la planificación, organización y ejecución de los programas
  • Educación y participación de la comunidad
  • Inmunización de animales de tres meses de edad en adelante, con coberturas que superen el 80%.
  • Regulación de la población canina.

La violación de estas medidas representa brechas que hacen vulnerable la aparición de la enfermedad en cualquier población ya sea animal o humana. (Pérez, 1999)

Una enfermedad que se considera de alto riesgo es la toxoplasmosis enfermedad infecciosa generalizada de amplia distribución mundial que afecta a todos los animales domésticos y silvestres, tanto mamíferos como aves incluyendo además el hombre, producida por el agente denominado Toxoplasma Gondii, un protozoario coccidio intracelular perteneciente a los Sporozoa. Esta enfermedad tiene una gran importancia por tratarse de una zoonosis en la que la principal fuente de contagio para el hombre es el gato y el perro enfermo. (Espetia y col, 1997). La infección se presenta de forma aguda o crónica con manifestaciones clínicas en la fase aguda caracterizadas por fiebre, signos neurológicos focales, cefalea, linfoadenopatia y linfocitosis que puede además causar la muerte al enfermo. (Maninger-Mocsy, 1970; Benenson, 1985; Firrer y col, 1996; Acha y Szyfres, 2003).

Según planteamientos de Días (1989); Rodríguez (1996), los niños pequeños son los mas vulnerables debido a su natural tendencia a llevarse objetos a la boca, que pueden estar contaminados con las formas infectantes de Toxoplasma. En los adultos existe también el riesgo de adquirir la enfermedad luego de realizar, sin guantes, tareas de jardinería o la limpieza de la caja destinada a las necesidades fisiológicas de sus gatos,(Bennenson, 1992)

Según Moore (1993); Robinson (1995); Gonzáles (1997); Tarradas y col (2000). El auténtico peligro es para la mujer embarazada ya que este parásito puede atravesar la placenta y afectar gravemente al feto.

Las medidas de prevención de la toxoplasmosis apuntan a evitar el ingreso del parásito en una persona por los ooquistes infectantes que contaminan el ambiente.

También se considera de alto y medio riesgo a la Leptospirosis, enfermedad infectocontagiosa de carácter zoonótico (Peña, 1999), de distribución mundial, producida por una variedad de espiroquetas denominadas Leptospira interrogan (Ruiz, 1995; Regalado y col, 1992). Esta es una enfermedad problemática debido a su mecanismo tan complejo, donde los más vulnerables serán aquellas personas más expuestas a la fuente de infección.

El principal riesgo para las personas de contraer la enfermedad lo constituye la orina de animales enfermos, así como el contacto directo con otros animales, refieren Looke (1996); Terry y col (2000). En este proceso los reservorios naturales y los perros callejeros representan un verdadero peligro ya que propician el desencadenamiento de situaciones que atentan contra la vida del hombre y sus medios de subsistencia cuando la vulnerabilidad es alta, (Ramos ,2001).

La saliva desde que fue comprobada la infección en el humano tras mordeduras de animales como ratas o el perro, ha sido considerada como posible fuente de infección. También se sospecha de los lamidos de perros a los niños, con la lengua contaminada mecánicamente, lo que podría ser una forma más de contagio según, Van der Hieden (1958). Además la costumbre de los perros de lamer los genitales y/o otras áreas corporales de sus compañeros puede permitir la transmisión de la infección, (Amatredjo y Campbell, 1975).

El humano corre riesgo de infectarse por la ingestión de alimentos contaminados con la orina de animales enfermos o de reservorios por lo que es considerada como una vía importante de transmisión. (Acosta y col, 1994).

La profilaxis higiénico-sanitaria es esencial en el control de la leptospirosis en una población determinada, pero siempre, ha de formar parte de un sistema de control, junto con la vacunación y el tratamiento ya que ninguna de estas medidas son eficaces por separado, establecen Ginebra (2001); Ministerio de salud (2001).

Algunas de las medidas recomendadas por algunos autores son:

Educación y difusión de las poblaciones de alto riesgo sobre la forma de contagio y como evitar la enfermedad, higiene personal y del ambiente domestico, disposición y eliminación correcta de residuos, y un buen drenaje o el relleno de terrenos bajos fácilmente innundables. (Willat, 2002; Lyford y Herrera, 2002).

Otra enfermedad de alto y medio riesgo a pesar de que no está reportada en Cuba es la Leismaniosis, enfermedad con un grado de infección bastante diverso, causada por la Leismania donovani, que afecta a los perros y a los humanos. (Acha, 2003). La infección se propaga entre los caninos y de ellos al hombre por picaduras de insectos flebótomos. (Paranhos y Silva, 1996; Arboleda, 1996).

El riesgo de infección para el hombre es estacional y se encuentra relacionado con las fluctuaciones en la densidad y edad de los vectores y quizás con la dinámica de la población de reservorios animales.

Otras amenazas para la población humana la constituyen las enfermedades por contacto directo afirmó Percedo (1995). Entre esas enfermedades se destacan la Fiebre por Rasguño de gato. Enfermedad infecciosa, sub aguda de evolución fácil y frecuente, (Heroman, Mc Curley, 1982), que se produce por lamidos, mordeduras, y rasguños de un gato sano a menudo muy joven (Acha, 2003 y Wear y col, 1993). Se encuentran bajo riesgo de padecer la enfermedad todas aquellas personas que tienen contacto con un gato sano, (Bennenson, 1992 y Acha, 2003)

El mayor riesgo de padecer Dipilidiasis lo corren los infantes y lactantes. Este es un proceso muy frecuente caracterizado por molestias digestivas, presencia de abdomen globuloso e insomnio. (Belmar, 1993), provocada por la tenia del perro llamada Dipylidiun caninun que existe en todos los lugares que hayan perros y pulgas, lo que incrementa el peligro de contagio para los humanos

Las enfermedades transmitidas por ectoparásitos también representan peligro para la población humana, en este caso nos referimos a la enfermedad de Lyme y a la rickettsiosis o Fiebre maculosa.

En el caso de la rickettsiosis la infección no se transmite directamente de los perros al hombre, aunque existe riesgo de contagio cuando las Rickettsias presentes en la hemolinfa o en las excreciones de la garrapata transmisora entran en contacto con abrasiones cutáneas o con la conjuntiva ocular en el proceso de extracción de estos según criterios de Hamilton (1996) y Tarradas y col (2000).

La Enfermedad de Lyme es una enfermedad infecciosa producida por Borrelia Burdorferi, transmitida por garrapatas de actividad estacional, que afecta a diversas especies, así como al hombre. Según Acha (2003); Tarradas y col (2000) el mayor peligro para el hombre lo representa la picadura de la garrapata y la manipulación o contacto con sangre, orina y liquido sinovial infectados. Esta enfermedad es de sintomatología variada destacándose las lesiones cutáneas eritematosas, malestar, fiebre, cefalea y linfoadenopatìas.

La toxocariasis es otra de las enfermedades que de cierto modo amenazan a cualquier población humana; donde el mayor riesgo de contagio es para los niños por los hábitos de llevarse a la boca alimentos que caen al suelo lo que los hace mas vulnerable a infectarse con los huevos infectantes de toxocara, como establece, Bennenson (1992).

La hidatidosis es una antropozoonosis de distribución mundial, provocada por la hidátide o estadio larval de cestodos echinococcus granulosus, multilocularis y vogeli, caracterizada por formación de quistes fundamentalmente en el hígado, seguido por los pulmones. Se transmite por medio del ciclo perro-oveja-perro, representando peligro para el hombre la ingestión de carnes insuficientemente cocidas o cocinadas.


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda