Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Tratados de Paz de la Primera Guerra Mundial

Enviado por osram



  1. Tratado de Trianon

2- El Tratado de Saint Germain-en-Laye

  1. El Tratado de Versalles
  2. Tratado de Sevres

5- Tratado de Neully

6-

1- Tratado de Trianon

Ninguno de los tratados de paz de París fueron más drásticos en sus términos que el tratado de Trianon. Por este Hungría no sólo fue mutilada sino también desmembrada. Incluso si excluimos a Croacia, que había estado unida solamente en un lazo federal a las otras tierras de la Santa corona de San Esteban - aunque permaneció uno de los ochocientos años – Las propiedades Húngaras fueron reducidas a menos de un tercio de su área de preguerra, y a un poco más de los 2/5 de su población. Los territorios y personas exhúngaros fueron distribuidos a través de al menos 7 distintos estados. Rumania solamente aseguró, con el costo de Hungría, un área más grande que eso a la izquierda de Hungría. http://babelfish.altavista.digital.com/cgi-bin/ - _1

Estas pérdidas fueron proporcionalmente menores a las infligidas a Alemania o Bulgaria. La Austria de 1920 era, de hecho, una fracción incluso más pequeña del estado que había llevado su nombre en 1918, pero la vieja Austria no había sido un estado unitario, sino solamente una federación de reinos, ducados y provincias, los estados hereditarios de una dinastía súper-nacional. El tratado de St. Germain dividió simplemente esta federación en sus elementos constitutivos. Turquía conservó casi intacta la base turca de su imperio, perdiendo solamente porciones periféricas.

El estado húngaro, por otra parte, había existido por mil años dentro de las fronteras que habían mostrado un grado muy notable de estabilidad. El estado político incluido dentro de esos límites había sido unitario mucho antes de que la mayoría de los estados de hoy. Por otra parte, su estructura geográfica había impuesto ante ella también una coherencia económica muy cercana, obviamente beneficiosa a casi todos sus habitantes. La unidad de Hungría era así algo de una orden enteramente diversa de la del imperio austriaco o del imperio otomano. Era incluso más firme que la establecida por Alemania.

Estos asuntos nunca fueron seriamente negados. Pero la razón verdadera de la partición de Hungría era, por supuesto, que la diversidad racial de su población era por lo menos tan innegable como su unidad histórica o geográfica. La mayoría de la población de la periferia era alemana en el oeste, Eslovaca en el norte, Rutenos en noreste, y rumanos en el este, mientras que en el sur había un gran contingente de Serbios, mezclado con el Maguiares y con otras colonias alemanas. Era, ampliamente discutido, el principio de la autodeterminación que fue invocado en 1919 para causar la desmembración de Hungría. El área alemana en el oeste fue asignada a Austria; el norte, ambos Eslovaco y Rutenos, a Checoslovaquia; el este a Rumania, y el sur a Yugoslavia, con Italia tomando el acceso del puerto de Fiume; Polonia consiguió algo en el norte lejano, mientras que el centro seguía perteneciendo a Hungría.

Los límites etnográficos, sin embargo, no fueron seguidos exactamente. Los estados sucesores y sus abogados tomaron su soporte en el simple derecho de la autodeterminación de los pueblos, los cuales, según ellos, automáticamente justificaban que los no-Maguiares salieran de Hungría para formar su propio Estado nacional. Este derecho parecía tan obvio que apenas fue discutido en Trianon. La doctrina de la autodeterminación fue utilizada para separar no solamente a los rumanos y al Serbios de Hungría, sino también a los Eslovacos. Los Rutenos fueron asignados a Checoslovaquia como hogar más natural para ellos que Hungría. Pero el argumento fue llevado más allá. Se supuso que las minorías neutrales o de tercera persona, tales como los alemanes en la Hungría norteña, del este, y meridional, también tenían que ser reconocidos como los campos no-Maguiares. Así en Hungría meridional, por ejemplo, agregaron a los alemanes a los Serbios; mientras que, si hubieran agregado a los alemanes a los Maguiares, habría sido los Serbios quienes hubieran demandado por parecer más débiles. Por otra parte, la evidencia fue presentada para mostrar que la regla de Maguiar en Hungría había sido injusta, opresiva, y tiránica. Debido a esta regla opresiva de Maguiar, fue discutido que los nuevos estados nacionales fueron automáticamente justificados, y que incluso donde era necesario asignarles minorías, esto hiciera poco daño, porque eran más democráticas y socialmente más avanzadas que Hungría. Además, debido a consideraciones económicas y estratégicas, tres millones y medio de húngaros, un tercio de la gente de habla húngara, fueron transferidos a los estados sucesores, y muchos de éstos vivían en bloques compactos contiguos a las nuevas fronteras.

Hungría no negó en conjunto los derechos de la autodeterminación nacional, pero si protestó fuertemente contra las conclusiones derivadas de esta. Hungría admitió como válida solamente la decisión tomada por la dieta de Croacia. Para el resto, ella cuestionó el carácter representativo de las reuniones populares locales, y mantuvo valientemente que las nacionalidades realmente nunca deseaban desmembrarse. El punto era incierto, podría ser preguntado en los plebiscitos, que ella solicitó, pero fue inútil. Hungría era confidente que su resultado sería favorable a ella pero afirmó que las nacionalidades no tenían ninguna razón de ser, como fue probado por la cohesión notablemente mostrada por el estado húngaro a través de la historia. Y aunque la nación de Maguiar había predominado en Hungría, nunca se sintió oprimida por los no Maguiares. El postulado de los Maguiares solamente había sido la unidad política del estado. Un no Maguiar había sido dejado enteramente libre de gozar de su propia cultura nacional en asuntos privados y locales. Por lo tanto hablar de opresión era absurdo, y empaquetar encima de la vieja unidad histórica y económica de Hungría era infligir no simplemente injusticia sino también el desastre para lo que la gente acordó.

Es de hacerse notar que el tratado no fue negociado sino dictado. Hungría incluso no fue invitada a Trianon hasta que los aliados habían convenido entre sí mismos, y la masa de mapas, de ensayos históricos, y de estadísticas que sus delegados trajeron con ellos representó, desde el punto de vista de la conferencia, tanto trabajo perdido.

Aunque en la mayoría de los respectos había poca diferencia entre el tratado de Trianon y los otros tratados de paz, había por lo menos una particularidad. El tratado no se podía presentar en Hungría hasta 1920. En aquella época muchos de los que participaron en el trabajo de la conferencia de paz admitieron sin reserva que los errores cometidos por la conferencia y los defectos de sus conclusiones. Uno tenía que referirse solamente al Senado de los Estados Unidos, cuya actitud hacia los tratados era bien sabido. El 19 de noviembre de 1919, el Senado, después de meses de discusión, rechazó el tratado de Versalles. Como consecuencia de esto, cuando William C. Bullitt, experto geográfico y económico de la delegación americana en París, vio los primeros borradores del Tratado de paz con Hungría, él dejó la conferencia para expresar en Estados Unidos su oposición por lo que sucedía en Paris. En Inglaterra varios miembros de la Cámara de los Lores y la Cámara de los Comunes hablaron abiertamente para la revisión del tratado de Trianon. En 1919, John M. Keynes publicó un libro en Londres titulado Las Consecuencias Económicas de la Paz. Aunque él se ocupó del tratado alemán, él concluyó que los tratados debían ser revisados. El movimiento para la revisión alcanzó una etapa más significativa cuando Signor Nitti, antiguo Primer Ministro de Italia, apareció en la escena. Cuando Nitti dimitió de su cargo, recuperando su libertad, precisó que los aliados se habrían horrorizado si cualquier persona hubiera utilizado el tono que habían adoptado hacia las naciones derrotadas. El artículo en el cual estas opiniones fueron dispuestas y pensadas originalmente para la publicación en los Estados Unidos pero fue impreso en última instancia en periódicos italianos.

Pronto después, Nitti levantó su voz en una reunión de la Unión para el Control Democrático en Londres urgiendo la revisión del Tratado de Versalles. Lord Newton estableció en la Cámara de los Lores que el Tratado de Trianon era un escándalo para la civilización. Senador de Monzie, miembro del senado francés, llegó a la conclusión que Europa central había sido balcanizada por el tratado de Trianon, que ésta creó una nueva zona peligrosa para Europa, y que la revisión de este tratado era imprescindible en propio interés de Francia. M. Danielou estableció en la Cámara de Diputados que los franceses estaban extremadamente mal informados sobre la situación en los estados Danubienses, que no debe aprobar el parlamento francés este tratado riguroso y que hay que encontrar una manera para remediar esta injusticia.

En 1920 muchos artículos fueron publicados en los periódicos franceses, británicos, e italianos que abogaron la revisión del tratado en el interés general de la humanidad. El 1 de mayo de 1920, el New York Herald publica que Europa se acerca rápidamente a una gran destrucción debido a los tratados de paz. Aquí aparece un artículo que es probable reestablecer la paz en el mundo, nueve países aún están en guerra, las Fuerzas Armadas aún ocupan diecinueve frentes, cuatro estados son amenazas con inminente peligro de hostilidad, y en siete países hay inminentes guerras civiles. Además, Turquía luchaba con toda su fuerza contra el tratado. En un artículo del New York Herald escrito por Poincare, el cual fue publicado en Revue des deux Mondes, se caracteriza el tratado turco de paz como "roto Sevres china".

Hubo muchas discusiones acerca de la revisión, pero el tratado seguía siendo igual. Millerand, el nuevo primer ministro francés, declarado que el tratado de Trianon podría ser validado o ser rechazado solamente porque todos los tratados de la paz constituyeron una sola estructura orgánica que sería deteriorada por cualquier cambio.

La delegación húngara de paz, dirigida por el gran viejo de Hungría Conde Albert Apponyi, llegó a París el 5 de enero de 1920. Fue alojado en el hotel Chateau de Madrid, en Neuilly, uno de los suburbios de París, aislados perfectamente. No permitieron a los miembros de la misión comunicarse con ningún diplomático extranjero o embajada en París. Apponyi informó al gobierno húngaro en su primer telegrama a Budapest del hecho de que internaron a la delegación húngara. Este aislamiento estaba tan cerca del total que cuando el embajador japonés en París expresó el deseo que la delegación húngara se contactara con él, le informaron que era imposible. El Coronel Paul Henry, representante del gobierno francés, declaró que el contacto personal con los diplomáticos aliados era imposible hasta después de firmar el tratado de paz.

Aunque Hungría no tenía ningún aliado en 1920, ella todavía tenía algunos amigos personales. Entre ellos estaban algunos miembros influyentes del parlamento británico. Antes de que la delegación de la paz se fuera para París, Lord Bryce aconsejó al gobierno húngaro que fue su contacto más importante tenía que ser con el Gobierno de los Estados Unidos. Los Estados Unidos no fueron limitados por el tratado secreto del tiempo de guerra rumano; por lo tanto, ellos podrían tomar una posición contra la anexión de Transilvania por los rumanos y podría exigir que la decisión final en esta materia esté condicionada sobre los resultados de una comisión designada al arreglo de este problema. Tal demanda por parte de los Estados Unidos sería utilizada por numerosos miembros del parlamento británico.

El ministro húngaro para asuntos exteriores planteó esta pregunta al representante de los Estados Unidos en Budapest. El Ministro de Asuntos Exteriores acentuó a Grant-Smith que el embajador de los Estados Unidos en París no participaba en las negociaciones preliminares referentes al tratado de la paz con Hungría y que, por lo tanto, las condiciones de la paz eran determinadas sin el conocimiento y la aprobación de los Estados Unidos. El Ministro de Asuntos Exteriores indicó: "No sabemos si, bajo estas circunstancias, los Estados Unidos se sentirán encuadernados por ese tratado. Sería más importante tener al embajador americano en París participando en las discusiones de las condiciones de paz y para tener su ayuda a nombre de nuestra demanda justificable para un plebiscito basado en la idea de la autodeterminación.

En respuesta a esta petición, Grant-Smith sugirió que el gobierno húngaro debía inducir al Departamento de Estado en Washington para que participe en la discusión de la paz húngara. Él sugirió esto porque era evidente que si él (Grant-Smith) emprendía por sí mismo los pasos de progresión oficiales a tal efecto, inmediatamente despertaría a los Yugoslavos y a los checos que contrariarían sin duda alguna con eficacia su movimiento. En base de esta sugerencia, el ministro de asuntos externos mandó a la legación húngara en el Hague a iniciar tal acción inmediatamente a través del cónsul Janos Perenyi. También una nota especial fue enviada al consejo supremo que precisaba que debido al hecho de que los Estados Unidos no estarían más representados en el consejo supremo, la posición de Hungría era diferente de la de las potencias con las cuales la paz había sido concluida hasta ahora. Hungría no podría dejar su posición hacia los Estados Unidos sin resolver, especialmente pues había muchos millares de húngaros en los Estados Unidos cuyos intereses debían ser protegidos.

La respuesta de Clemenceau a la carta de la delegación húngara fue escrita en un tono muy precipitado. Concluyó que si la delegación húngara deseaba causar retardo por un cierto pretexto, no había necesidad para que permaneciera en Paris. La primera reunión de la delegación húngara con los delegados del consejo supremo ocurrió en la oficina de Coronel Henry en el Chateau de Madrid el 14 enero de 1920. M. Jules Cambon presentó las credenciales de los plenipotenciarios aliados. Cuando él leyó la lista de nombres, no había representante de los Estados Unidos entre ellos. El Conde Apponyi preguntó a Cambon si los Estados Unidos estaban representados, y Cambon contestó que no. La ceremonia entera era algo frígida. Cambon se presentó así como a los representantes aliados, con lo cual el Conde Apponyi se presentó y a los otros delegados húngaros. Aparte de lo relacionado arriba, ninguna conversación ocurrió. El Conde Apponyi validó las credenciales y se terminó la ceremonia. No hubo apretón de manos. El Conde Apponyi escribió después de eso una carta a Clemenceau. Él indicó en esta carta: "Tomando la nota, con las comunicaciones hechas por M. Jules Cambon, del hecho de que los Estados Unidos de América no están representados en la conferencia a la cual nuestro gobierno nos envió, confiado con la misión de preparar la paz con todos los beligerantes, nosotros le pedimos, Sr. presidente, que encuentre la manera para que entremos en relación directa con el gobierno en Washington y su representante acreditado en París. Los aliados no pueden coartar de ninguna manera nuestro deseo de concluir la paz con los Estados Unidos".

La carta indicó además que no trataron a los miembros de la delegación húngara como diplomáticos porque no podrían comunicarse con los otros diplomáticos en París. Por lo tanto, los miembros no podrían negociar como generalmente lo hacían entre diplomáticos. En tales circunstancias la delegación húngara no podría permanecer en París, aunque su deseo era negociar con las potencias aliadas. El día siguiente, quizás debido a otras razones políticas, el gobierno francés se aplacó. El nuevo gobierno francés permitió la libre comunicación a la delegación y Clemenceau prometió mediar entre la delegación de paz de los húngaros y los Estados Unidos.

El 15 de enero de 1920, los aliados dieron sus condiciones de paz al Conde Albert Apponyi, presidente de la delegación húngara. El día siguiente, en el nombre del pueblo de Hungría, Apponyi apeló al consejo supremo. Él se refirió al gran principio expresado tan felizmente por presidente Wilson; es decir, que ningún grupo de personas, ninguna población puede ser transferida a partir de un estado a otro sin primero ser consultado. En el nombre de este gran principio, él dijo: "Exigimos un plebiscito en esas partes de Hungría que ahora estén ahora en el punto de la separación de nosotros; Yo declaró que estoy dispuesto a aceptar cualquier decisión que plebiscito arroje, cualquiera que esta sea". Alexandre Millerand. El presidente del consejo supremo, argumentó que la consulta al pueblo no ofrecía un resultado distinto al conocido por lo aliados, por lo tanto el plebiscito esta considerado innecesario.

El tratado de paz fue firmado entre Hungría y las potencias de la Entente el 4 de julio de 1920. Firmado en Versalles en el palacio de Trianon, se conoce como el tratado de Trianon. Fue ratificado por el parlamento húngaro el 15 de noviembre de 1920, pero ningún Húngaro podría aceptarlo y ningún funcionario húngaro o políticas no oficiales podían tomarlo como la lucha contra Trianon durante el periodo entre guerras. Durante estos años era la aspiración de casi cada Maguiar para terminar la triste situación impuesta ante ellos por el establecimiento de la paz. No es ninguna maravilla entonces que el revisionismo, como fue llamado el movimiento para la alteración de los términos del tratado de Trianon, se convirtió en un factor muy importante en política húngara. También se convirtió en una declaración de fe, una barra que mide el patriotismo y lealtad de cada Maguiar.

Para servir como instrumento de esta causa; organizaron la Liga Húngara para la Revisión; la liga colaboró con el influyente político británico y magnate de los periódicos, Lord Rothermere, y con otras personas influyentes, que condujeron una campaña personal para la revisión pacífica del tratado de Trianon. La campaña, sin embargo, conducida a poco, no tuvo un éxito visible.

De acuerdo con el Tratado, Hungría perdía dos tercios de su superficie y la mitad de su población mediante la cesión de los siguientes territorios: Eslovaquia y Rutenia a Checoslovaquia; Transilvania y el Banato de Temesvár a Rumania; Croacia, la región de Batchka, el Banato occidental (al norte y este de Belgrado) y Eslovenia al Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos (que más tarde recibió el nombre de Yugoslavia); la región de Burgenland a Austria, y pequeñas extensiones de tierra a Italia (entre ellas, la ciudad de Fiume, actual Rijeka-Susak, en Croacia) y Polonia. El ejército húngaro fue reducido a 35.000 hombres. Además, el Tratado establecía que Hungría debía proporcionar ganado a los países devastados, y que el reino yugoslavo recibiría, durante cinco años y sin coste alguno, asignaciones anuales de carbón procedente de Hungría. Debía realizarse un pago como indemnización, cuyo importe total sería fijado por la comisión de reparaciones; la primera parte debía ser abonada antes del 1 de mayo de 1921 y el resto en 66 pagos semestrales.

2- El Tratado de Saint Germain-en-Laye

El tratado de Saint Germain-en-Laye fue firmado el 10 de septiembre de 1919, por los aliados victoriosos de la guerra mundial por una parte y por la nueva república de Austria por la otra. Como el tratado de Versalles con Alemania, contuvo el convenio de la liga de naciones y consecuentemente no fue ratificada por los Estados Unidos. El tratado declaró que la monarquía Austro-Húngara estaba disuelta. La nueva república de Austria, era en su mayoría de habla alemana del imperio austríaco, reconocía la independencia de Hungría, Checoslovaquia, Polonia, y Yugoslavia (entonces llamada el Reino de Serbios, de Croatas, y de Eslovenos). Austria fue reducida no solamente por la pérdida de las tierras de la corona incorporados en Checoslovaquia, Polonia, y Yugoslavia, sino también por la cesión de Tyrol, Trieste, Istria, varias islas de Dalmatas, y Friuli a Italia y la cesión de Bukovina a Rumania.

Burgenland, entonces una parte de Hungría, fue concedido a Austria. Austria asumió la responsabilidad del gobierno imperial austríaco de haber causado la guerra, pero sus pagos de las reparaciones a los aliados nunca fueron exigidos realmente debido a la obvia insolvencia del estado austríaco. Un artículo importante del tratado (88) requirió que Austria se abstuviera de comprometer directamente o indirectamente su independencia, que significó que Austria no podría entrar en unión política o económica con Alemania sin el acuerdo del Consejo de la Liga de Naciones, lo cual trajo como consecuencia las tensiones austro-germanas durante la década de 1930.

Limitaron al ejército austríaco a una fuerza de 30.000 voluntarios y prohibieron la tenencia de una armada, así como de Fuerza aérea. Había las provisiones numerosas que se ocupaban de la navegación del Danubio, la transferencia de ferrocarriles, y otro detalla implicado en la desintegración de un gran imperio en varios estados independientes pequeños. El tratado de Trianon en 1920 entre Hungría y los aliados terminó la disposición de la anterior monarquía dual.

3- El Tratado de Versalles

Acuerdo de paz firmado al concluir la I Guerra Mundial entre Alemania y las potencias aliadas vencedoras. Fue negociado durante la Conferencia de Paz celebrada en Versalles, que comenzó el 18 de enero de 1919. En ella se hallaban representados Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Italia; Alemania, que había adoptado un régimen republicano tras la disolución del Imperio al final de la guerra, quedó excluida de las conversaciones. La primera sección del Tratado recogía el Pacto de la Sociedad de Naciones, cuyo objetivo era garantizar el cumplimiento de los términos de varios convenios acordados después de la I Guerra Mundial con el fin de lograr una paz duradera. El Tratado se firmó en la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles, próximo a París, el 28 de junio de 1919. Estados Unidos no lo ratificó, pero firmó con Alemania por separado el 2 de julio de 1921 el Tratado de Berlín.

El desarme y las reparaciones de guerra

Según lo estipulado en el Tratado de Versalles, y siguiéndose en lo básico los Catorce Puntos, o directrices pautadas por el presidente estadounidense, Woodrow Wilson, Alemania tuvo que suprimir el servicio militar obligatorio, reducir su Ejército a 100.000 hombres, desmilitarizar todos los territorios situados en la orilla izquierda del río Rin y los del margen derecho en una franja de 50 km de ancho, dejar de importar, exportar y prácticamente producir material de guerra, limitar sus fuerzas navales a 36 buques de superficie (no se le permitió mantener submarinos) y el personal naval a 15.000, quedándole prohibida la aviación militar. Alemania también aceptó que el antiguo emperador Guillermo II fuera juzgado por un tribunal internacional bajo la acusación de haber cometido "un delito supremo contra la moralidad internacional", pero el juicio nunca llegó a celebrarse.

Los alemanes debían hacer frente a una cuantiosa indemnización por reparaciones de guerra para resarcir a las potencias aliadas por los daños causados durante el conflicto. Además de las reparaciones en metálico, se entregaron naves, trenes, ganado y valiosos recursos naturales. Surgieron dificultades con la recaudación de los pagos y la modalidad y cuantía de los mismos no quedó ajustada definitivamente hasta la Conferencia de Lausana de 1932.

Modificaciones territoriales

Alemania reconoció la soberanía incondicional de Bélgica, Polonia, Checoslovaquia (en la actualidad República Checa y Eslovaquia), y Austria, y abrogó los tratados de Brest-Litovsk y Bucarest. Asimismo, perdió aproximadamente 71.000 Km.2 de territorio, algo más de un 13% de sus dominios europeos. Alsacia y Lorena fueron restituidas a Francia, y la región del Sarre quedó bajo la administración de una comisión de la Sociedad de Naciones durante quince años. Bélgica recibió los pequeños distritos de Eupen-et-Malmedy y Moresnet.

Se celebraron plebiscitos en 1920 para determinar la situación política de la zona norte y central de Schleswig-Holstein: la primera, que comprendía 3.981 Km.2 fue cedida a Dinamarca, mientras que Alemania conservó la segunda. Grandes áreas de las provincias de Posen (actual Pozna, Polonia) y Prusia Occidental pasaron a manos de Polonia. Los plebiscitos celebrados en Prusia y Marienwerder (un distrito del sureste) en 1920 permitieron su permanencia a Alemania. El convocado en la Alta Silesia en 1921 también otorgó la mayoría a Alemania, pero el Consejo de la Sociedad de Naciones, que había sido invitado a mediar en la disputa, asignó la parte más rica de esta región a Polonia. Una parte de la Alta Silesia (en la actualidad la República Checa) fue cedida a Checoslovaquia en 1920.

El puerto de Memel y su territorio adyacente fue entregado finalmente a Lituania. El puerto de Danzig quedó bajo el control de las principales potencias aliadas y sus asociadas, que reconocieron a Danzig (en la actualidad Gdask) como una ciudad libre administrada por la Sociedad de Naciones, pero supeditada al dominio de Polonia en lo que se refería a sus aduanas y representación en el extranjero. Alemania también perdió todo su imperio colonial. Las duras condiciones del Tratado, en especial la pérdida de los territorios del este, levantaron duras críticas en Alemania que calificó el Tratado de paz como diktat o puñalada por la espalda, y dio lugar a la aparición de numerosos grupos nacionalistas que demandaban la revisión del mismo, y que servirían de soporte para el ascenso al poder en la década de 1930 del Partido Nacional Socialista Alemán.

4- Tratado de Sevres

Tratado de paz entre Turquía y las potencias aliadas (a excepción de la Unión Soviética y de Estados Unidos) posterior a la I Guerra Mundial. El acuerdo se firmó el 10 de agosto de 1920 en Sèvres (Francia). Desintegraba el Imperio otomano y limitaba Turquía a la ciudad de Constantinopla y sus territorios circundantes, y a parte de Asia Menor. Turquía tuvo que ceder a Grecia la Tracia Oriental, Imbros, Tenedos y Esmirna; Armenia logró la independencia y el Kurdistán su autonomía; Arabia, Palestina, Siria, Mesopotamia y Egipto se separaron también de Turquía, y se estableció la libertad de navegación por los Estrechos, que quedaban bajo control de una comisión internacional. También se acordaba el establecimiento de zonas de influencia italiana y francesa.

El Tratado, que fue aceptado por Mohammed VI, sultán de Turquía, y el gobierno turco, no fue reconocido por el líder nacionalista Mustafá Kemal Atatürk. Como jefe de la Gran Asamblea Nacional Turca, encabezó la oposición al Tratado, derrocó al gobierno de Estambul y estableció la República de Turquía, con Angora (hoy Ankara) como capital. Sus victorias frente a los ejércitos franceses, italianos y griegos, que habían ocupado Turquía a finales de la guerra, condujeron a la firma de nuevos acuerdos.

La Conferencia de Lausana (1923) permitió a los turcos recuperar territorios de las zonas de influencia francesa e italiana, la mayor parte de Armenia y Tracia Oriental, configurando el territorio, aproximadamente de la actual Turquía.

5- Tratado de Neully

Acuerdo de paz firmado en Neuilly-sur-Seine (Francia) el 27 de noviembre de 1919 entre los países vencedores de la I Guerra Mundial y Bulgaria, que había sido derrotada. Según los términos de este tratado, Bulgaria debía ceder pequeñas áreas de su territorio al Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos (rebautizado más tarde como Yugoslavia), cuya independencia reconocía, y entregar a Grecia la Tracia occidental, con lo cual perdía su salida al mar Egeo. Asimismo, Dobruja fue restituida a Rumania.

Por otra parte, reducía el ejército a 20000 hombres, prohibía que el país tuviera una armada, así como una Fuerza aérea.

Hay que agregar que la estructura de estos tratados, pretendían regular casi toda la sociedad de los países vencidos; desde el modo en que debían disponer su ejército, hasta el uso de telégrafos; básicamente todo esto condujo a que el periodo entre guerras fuera bastante tenso, coadyuvó al surgimiento del Corporativismo Nacionalista o Fascismo, en sus diferentes expresiones a través del mundo; y prácticamente desencadenó en lo que se conoció como la Segunda Guerra Mundial.

Además, todas estas imposiciones trajeron el descalabro financiero de la mayoría de los países, la mayoría de las deudas de guerra nunca fueron saldadas, lo cual trajo un empobrecimiento mayor y descontento general entre la población europea, víctimas de la guerra.

6- Bibliografía

The Treaties of Peace 1919-1923. New York: Carnegie Endowment for International Peace, 1924.

Mayer, Arno J. Politics and Diplomacy of Peacemaking: Containment and Counterrevolution at Versailles, 1918-1919. New York: Harcourt, 1967.

Ferrell, Robert H. Woodrow Wilson and World War I, 1917-1921. Bloomington: Indiana University Press, 1985.

Bartlett, Ruhl F. The League to Enforce Peace. Chapel Hill: University of North Carolina Press, 1941.

Vinson, John C. Referendum for Isolation. Defeat of Article Ten of the League of Nations Covenant. Athens: University of Georgia Press, 1961.

Darling, H. Maurice, "Who Kept the United States Out of the League of Nations?", Canadian Historical Review, 10 (1929), 196-211. .

Gelfand, Lawrence E. The Inquiry: American Preparations for Peace, 1917-1919. New Haven: Yale University Press, 1963.

Joyce, James Avery. Broken Star: the Story of the League of Nations (1919-1939). Swansea: C. Davies, 1978.

De los 325411 Km2 que componían el área de las Tierras de la Santa Corona, Hungría quedó sólo con 92963 Km2. Rumania recibió 103093 Km2 Checoslovaquia 61633 Km2, Yugoslavia los 42541 Km2 de Croacia-Eslovenia y 20551 Km2 de Hungría; Austria 4020 Km2; Italia 8 Km2 (el área de la ciudad de Fiume); y algunos pequeños fragmentos de Polonia. De la población de 20886487 (censo de 1910), Hungría quedó con 7615117; Rumania recibió 5257467; Checoslovaquia 3517568; Yugoslavia 4131249 (2621954+1509295), y Austria 291618. En adición a esto, el Tratado requirió que Hungría pagara en reparaciones sumas inespecificadas y que limitara sus fuerzas armadas a un máximo de 35000 hombres, usados sólo para el mantenimiento de la paz interna y la defensa de las fronteras.

De las 10050575 personas de habla Maguiar, acorde con el censo de 1910, no menos de 3219579 fueron a parar a los estados sucesores: 1704851 a Rumania, 1063020 a Checoslovaquia; 547735 a Yugoslavia y 26182 a Austria.

La Hungría de la Preguerra era acusada por muchos historiadores, especialmente por Hugh Saetón-Watson, de oprimir a las minorías No Maguiares. Otros como Carlile Aylmer Macartney, tenía otro punto de vista. También tenía un interesante reporte de la situación de las minorías en la Yugoslavia de la Post guerra enviado por John Dyneley Prince, Ministro de Estados Unidos para Yugoslavia, al Departamento de Estado el 15 de junio de 1933, quien admite que en la Hungría de la Preguerra no se oprimían a las minorías. Él decía: "Yo puedo hablar de mi propia experiencia acerca de los Croatas, estimulados por los agitadores Pan-eslavos bajo la influencia de la vieja Rusia, quienes han hablado de la ligereza de la regla Húngara en Croacia como una ‘tiranía’, uno encuentra muchas personas en Yugoslavia hoy quienes miran atrás a su antiguo estatus de haber tenido la mano de hierro en Belgrado quien cambiaba toda Yugoslavia como un buen sistema organizado y exitoso de represión. Yo no encuentro, por ejemplo, que el antiguo gobierno Austro-Húngaro haya compilado los estudios del leguaje Maguiar en Croacia excepto en el caso de personas en servicio de gobierno, quienes eran pocos en número. Después de todo fue una pequeña tiranía que insistía que los ferrocarrileros y aduaneros debían hablar algo de Húngaro, y esa era sólo lo que ellos requerían". U.S., Foreing Relations, Department of State, FP 864.00/786.

 

 

Autor:

Oswaldo Ramírez Colina


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda