Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El Estado y los procesos de descentralización política en Bolivia (página 2)




Partes: 1, 2

JUSTIFICACIÓN Y ALCANCES, FILOSOFÍA DE NUESTRO EMPRENDIMIENTO

Su utilidad, su pertinencia y sus límites

Careciera de sentido el emprender algo, sin prever las posibilidades de su utilidad presente o futura, respondiendo a esta temática, hemos querido encarar el estudio de esta problemática, con fines meramente académicos, y de facilitación del conocimiento, a un nivel social, y crítico, generalmente escaso en nuestra realidad, pero que necesita de estos insumos, para formar su propio conjunto de ideas que la haga impermeable, a las deformaciones, discursivas y a los falsos criterios de verdad.

En síntesis la filosofía de este trabajo se reduce a esclarecer, y sobre todo a sistematizar y resumir todo, o parte de cuanto se ha dicho y escrito sobre la problemática de la descentralización, con el deseo de abrir la ruta de la compresión y la critica en los niveles universitarios; esta temática que ha sido ampliamente abordada, por eminentes politólogos y sociólogos es preciso, ahora cotejarla con las propuestas que sobre el mismo tema han presentado las organizaciones sociales y los pueblos indígenas ha objeto luego de sistematizarlas y establecer criterios de convergencia y divergencia, para obtener conclusiones y reflexiones que nos servirán para tener un conocimiento cabal sobre el tema, y no dejarnos seducir por consideraciones, y propuestas que nos vienen de uno o de otro lado, y que en la mayoría de los casos, representan los interés de sus impulsores.

CONTEXTO TEÓRICO E HISTÓRICO

Una introducción al problema de la descentralización y las autonomías.

La problemática en torno a las autonomías, denominación muy politizada a estas alturas, ha sobrepasado las fronteras de su significación; representa también, un conjunto de problemas, que alejándonos de su aspecto formal, pende entre sistemas de percepción subjetiva, diferenciada, agrupa, consecución de situaciones históricas, y enraíza también posicionamientos ideológicos y políticos.

Esa riqueza pluridimensionada de visión, respecto al tema, identifica sus contenidos, que sobrepasan su nominalidad, encuadrándola entre límites que parecieran poco definidos, estos contornos son precisamente, los que le dan su carácter de complejo y hasta conflictivo. Las autonomías, no son un problema en si,¾ al menos subjetivamente¾ si no que detrás de este concepto se esconden, y subyacen situaciones diversas de entre las cuales resaltamos, las histórico-culturales, etnologico-antropológicas, situaciones sociales económicas y políticas, entre otras, que revisten el devenir actual de la estatalidad boliviana, y que adquieren relevancia conflictual en torno al desgaste de modelos y sistemas, estatales, mentales y sociales que antes las negaban.

Intentada la ubicación conceptual del término de autonomías, es preciso ahora señalar sus orígenes, esta palabra muy usada ahora en el campo discursivo político, no es reciente y tampoco esta separada de procesos que le dan su trascendencia política; como vimos en la definición referenciada por García Linera, las autonomías significan una distribución de poder estatal a ámbitos territoriales, por tanto esta íntimamente ligada a procesos de descentralización y desconcentración del poder político dentro de un estado determinado.

Estos fenómenos, han estado rondando intermitentemente las realidades políticas de los estados latinoamericanos, que desde las reformas liberales de los 80 y 90, han buscado modernizar sus estados, a través de políticas de eficiencia administrativa, que en estados de fuerte tradición centralista, se han aplicado con la figura de la municipalización territorial, a la cual se han transferido competencias políticas, administrativas, y tributarias, con el objeto de que sean los poderes locales los encargados de gestionarlas, esto en sociedades de alta homogeneidad cultural y política no ha tenido mayores inconvenientes, pero en sociedades como la nuestra, donde se superponen varias realidades culturales y políticas aquello no ha sido sencillo.

Las políticas de descentralización que en historia reciente tienen su inicio en la ley de participación popular, no han considerado esa realidad, y claro testimonio de aquello es la situación actual, que promueve fuerzas centrifugas en torno a la descentralización que rebasan al ámbito municipal, y que llegan al intermedio e incluso al nacionalitario con el consiguiente estrangulamiento del viejo sistema estado-nación bolivianos.

CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE EL ESTADO Y SUS FORMAS: EL ESTADO BOLIVIANO

Procesos de centralización y descentralización, entre el unitarismo y el federalismo.

El Estado, como órgano y realidad sustancial de una sociedad que regula las relaciones de gobierno, con apoyo de la fuerza legítima, en función de las características sociologicas e históricas en la que se desenvuelve toma diversas formas. Entendidas estas como la diferente estructuración y distribución del poder dentro del contenido territorial de ese Estado. Los procesos de descentralización cuyo ápice ahora en nuestra realidad es la autonomía, necesariamente involucra estas mutaciones estatales que brevemente las resumiremos en sus aspectos más centrales y relevantes.

El eje temático de las autonomías, derivan como ya lo dijimos antes necesariamente, de procesos de descentralización y desconcentración tanto a nivel administrativo como político de Estados cuya característica fundamental es su carácter unitario, representado formalmente en una organización constitucional que responde a la triple unidad del poder estatal y de los gobernantes, siendo uno en su fundamento, en su estructura y en su ejercicio.

Precisamente este parece ser el caso boliviano, cuyo centralismo si no es absoluto, es por lo demás evidente, en la medida en que en esta realidad, se presentan las siguientes características que aclaran las afirmaciones anteriores:

  • La subordinación del orden territorial en manos del nivel superior
  • La adjudicación de poder hacer leyes sólo a la fuente legislativa Nacional.
  • La no segmentación de niveles subnacionales, o regionales
  • La supervivencia de la "administración periférica" del nivel Nacional en el ámbito subnacional.

Fuera de estas es indudable, que la estructura del estado boliviano, ha sufrido diferentes procesos de recambio en torno a las características descentralizadoras, de ellas la mas importante es el proceso iniciado por la ley de participación popular, la cual significo, la bipolarización política en la distribución del poder, entre nivel superior nacional, y nivel local o municipal, dejando de lado el nivel meso o intermedio, consolido así una autonomía municipal relativa, de tipo federalista.

Básicamente estás serian las características de configuración espacial del estado boliviano, no circunscritas ortodoxamente, al unitarismo o al federalismo. Aunque tiene mas características del primero, y casi nada del segundo.

Respecto al segundo comporta decir, que básicamente es una forma estatal, asociativa, donde varios estados agrupados, hacen renuncia expresa a su independencia, estableciendo a la vez una soberanía común, y sometiéndose a un poder o nivel superior.

Forman así una comunidad de estados co-soberanos. Algunas de sus características son:

  • La colegislación del nivel meso o intermedio en aspectos determinados de la norma (constitución federal) del Estado global.
  • La dependencia del nivel municipal en el ámbito de estatalidad del nivel meso, o intermedio (estados asociados).
  • La alta densidad constitucional del nivel meso o intermedio, regulación de los estados, asociados, desde el poder central federalizado solo en aspectos determinados, dejando un amplio margen de autonomía legislativa, administrativa y política a los estados periféricos.

El tipo de estado federal, básicamente se diferencia del unitario, en su mayor grado de descentralización política y administrativa como lo sugieren las características arriba enunciadas.

Estas son grosso modo, los dos tópicos sobre los cuales se cierne el debate descentralizador y autonómico, del Estado; existiendo sin embargo formas intermedias, como el regionalismo, per se o alternativas como el tipo triterritorial empero todas ellas destinadas a fundamentar las reformas constitucionales, cuyo análisis mesurado de sus alcances serán desarrolladas en las paginas siguientes.

La forma, o el tipo, de estado "triterritorial" es la alternativa heterodoxa, no federal ni unitaria construida por Franz X. Barrios Súbelza, que preconiza una equiparación política y normativa de los tres niveles del estado, del nacional o superior, del intermedio o meso, y del local o inferior, cuyas partes conformarían el estado global total.

EL PROCESO CONSTITUYENTE Y EL DEBATE DE LA DESCENTRALIZACIÓN

INTRODUCCIÓN AL PROBLEMA

Una breve interpretación de la crisis

Antes de ingresar en el análisis y comparación de las más importantes propuestas teóricas respecto a la problemática que gira en torno a las autonomías precisaremos algunas consideraciones para ubicar las causas y los orígenes para que esta discusión teorética y discursiva adquiera tal dimensión, que ahora se ha convertido en discusión política, y se ha tornado irreversible.

Los ciclos históricos de las sociedades, marcadas por un rumbo evolutivo y dialéctico tienen siempre un contenido conflictual, la bipolaridad es inmanente a la realidad humana y a la del universo, y esto adquiere cuerpo más todavía en las sociedades y agrupaciones humanas que por su estructuración forman un Estado, naturalmente y la historia lo ha demostrado, los ciclos históricos del Estado, devienen en crisis y renovación permanentes, este el caso de nuestro país, cuya crisis es sobretodo política y social.

En consecuencia nos encontramos en una crisis cuyas causas es preciso delimitarlas, empezaremos identificando una matriz conceptual que agrupa a las cuestiones de nación, Estado y ciudadanía, sobre las cuales se cierne la problemática, asistimos entonces a un debate en torno al Estado y en relación a su hegemonía cultural y política, que con el desgaste histórico de su ultimo impulso nacionalista (1952) ha entrado en una severa crisis, de identidad que ha escindido su unidad, en base a nuevas propocisiones pluri identitarias que desarticulan su composición centralista, y que pugnan centrífugamente por la autodeterminación y por la reconfiguracion de esa hegemonía que rompe el viejo esquema del estado-nación.

Esto ha ido acompañado en estos últimos años, de la formación y fortalecimiento ¾ en algunos casos¾ de los movimientos de presión política, del nivel regionalista, por un lado, y del sindical-campesino por el otro, cuyas visiones en torno al proceso descentralizador vía autonomías, son contradictorias, lo que ha dado lugar a muchos roses entre estos sectores, que tampoco son los únicos, pero son los que preponderan, y los que representan las visiones contradictorias también por su contenido ideológico político.

CONSIDERACIONES EN TORNO A LAS "AUTONOMÍAS"

Tres mitos que debemos enterrar:

…La autonomía y su problemática no es un problema reciente, es ante todo un problema de acumulación histórica…

Ya lo habíamos mencionado antes, y lo precisaremos ahora, con el objeto de desembarazarnos, de preconceptos y prejuicios, embarcándonos con criterio equilibrado. La estatalidad boliviana, producto de su mediana formación como estado nación republicana, que nace en 1825, no puede ser explicada si no haciendo abstracción de ese su "nacimiento", y estableciendo sus verdaderos antecedentes histórico-culturales; aunque muchos quieran negarlo, Bolivia es en el fondo un país donde la esencia, su "ser" diferencial, no se reduce a su historia particular, ni a lo construido hasta ahora, esa esencia es su diversidad, su pulir-etnicidad, y su conflictividad social permanente. Clara muestra nos han dejado nuestros antropólogos, e historiadores, que no es posible cortar la historia de este país a partir de 1825 y menos aun dividirla desde 1492 hacia delante, la historia para entender sus productos actuales, debe remontarse hasta los límites mismos de la aparición del hombre en estas tierras.

El actual territorio del estado boliviano, considerándolo en el sentido amplio, ha sido cuna de múltiples civilizaciones y culturas, que antes de la conquista, han rematado en las mas desarrolladas, como lo son por un lado, las culturas aymaro-kechuas, situadas en la meseta andina y la sierra, y por el otro las organizaciones, clanicas y tribales, situadas en la amazonia y el chaco.

Los limites geográficos, de aquellas culturas y nacionalidades, aunque si interesan para el tratamiento de este tema, nunca han sido claros, se sabe documentalmente que las migraciones étnicas fueron el común, en la vida precolonial, y las porosidades étnicas, prácticamente produjeron el inmenso abanico de pueblos originarios que tenemos ahora repartidos en toda la geografía nacional, pero que durante aquellas épocas, fueron concentradas al menos en la meseta andina en torno a tiwuanaku primero, y al imperio inkaico después.

La conquista que sobrevino, con el descubrimiento del nuevo continente, en palabras de Engels citado por J. Antonio Arze corta en redondo el desenvolvimiento civilizatorio, de estas culturas, tanto las de oriente como las de occidente, y las incorpora a las nuevas instituciones españolas, respetando en el lado occidental algunas de sus características, con el objeto de facilitar la dominación, para el fin económico.

La guerra de la independencia, que sobrevino después, que en palabras de Baudin, citado por Arze no fue un movimiento de rebelión popular si no de grandes propietarios, comerciantes y clérigos, deseosos ante todo de autonomía, respecto a la metrópoli peninsular, que va a dar surgimiento al estado boliviano, que desde el transe caudillista (1825-1880) y de democracia censitaria (1880-1952) va a transitar hacia un estado que intento homogenizar culturalmente a la población.

Este fenómeno, es en mayor medida explicado desde la perspectiva etnológica y culturalista ampliamente desarrollada por Álvaro García linera, pero lo que si aquí nos interesa analizar, es que en la historia de nuestro país, siempre han estado, presentes las demandas de mayor descentralización y desconcentración del poder,¾ autonomías¾ tanto en el siglo XIX con la demanda primero del cruceño Andrés Ibañes, que según Roberto Barbery marca la fisura mas antigua al centralismo, en la historia del oriente boliviano, y después con la guerra federal.

El siglo XX va a continuar con estos lineamientos, pero esta vez va a tomar cuerpo más democrático, y límites más ambiciosos. Todo esto nos permite confirmar, lo que dijimos antes, el problema autonómico, o de la descentralización, no es reciente, estuvo siempre ahí, y responde quizá a las enormes diferencias entre regiones, culturas, visiones, sistemas de percepción, y sistemas de evolución histórica, todo esto que se ha ido acumulando a lo largo de los años, y ahora, ha tomado un nuevo repunte, debido a la crisis del estado, que parece, no tener vuelta.

….El "centralismo", como critica al modelo de Estado a más de ser un defecto, es también una construcción simbólica y ficticia alimentada por intereses egoístas de diversa índole…

Un otro mito que es preciso borrar, y que ha rondando en los discursos por mas interesados de los "descentralizadores", ha sido de que el estado boliviano es altamente centralizado, y que su actuación, de poder se ha reducido al ámbito andino; no puede caber peor error de percepción respecto a este prejuicio, la historia de construcción y a veces de destrucción, del aparato administrativo-político del estado, siempre ha estado rodeado de políticas y visiones que en todo tiempo han impulsado una verdadera descentralización, tanto política como administrativa, antecedentes, nunca han faltado incluso algunos se remontan al periodo mismo del caudillismo.

Véase por ejemplo que ya el mariscal Andrés de Santa Cruz allá por 1838, intento mediante una ley, descentralizar el estado, y dar preponderancia a las capitales de departamento y de provincia, en el ámbito municipal, y para ello creo los consejos departamentales, que aun funcionan hoy, con las modificaciones que se han hecho, en la misma vía fueron los movimientos federalistas, de 1899 aunque culminaron con una guerra fraticida, que patentizo una vez mas su subyacente hegemónico de conquista del poder, y no de verdadera construcción nacional, con el saldo amargo y trágico que hoy lo sentimos los chuquisaqueños.

Un tinte mas maduro de esta construcción política sin duda se muestra ha partir de la guerra, de chaco, que en opinión personal, ha significado, el afianzamiento, de la "nacionalidad",¾ que con sus connotaciones de multiculturalidad y plurietnicidad, se cohesiono en torno al sentimiento de soberanía¾ que anteriormente se encontraba larvaria. Muestra de ellos son los diferentes intentos de consolidar aquella descentralización iniciada en el periodo crucista, pero esta vez con una madurez más democrática que viabilizo su funcionalidad, ejemplos de ello son la constitución de 1967 y mas todavía la ley de bases de 1970 que reorganizo el poder ejecutivo y creo las corporaciones departamentales de desarrollo.

Pero nadie puede negar que el éxito de la descentralización, administrativa y política en Bolivia han venido de la mano de las reformas liberales que en la década de los noventa impulso el MNR con Gonzalo Sanchez, entre ellas la ley de Participación popular, que a la par de criterios de descentralización administrativa, fue en mayor medida, de descentralización política, cuyo producto mas importante es la autonomía municipal, sobre la que volveremos mas adelante al momento de ingresar al estudio de las propuestas, de autonomización estatal.

Hasta aquí hemos esclarecido un panorama, que parecía invisible, y que derivaba, y deriva todavía, en los argumento mas inverosímiles, pero a la vez seductores, apropiados por unos y por otros al momento de cuestionar la debilidad institucional del estado, por considerarlo falsamente centralista, y excluyente, que no esconden, si no fines determinados.

Un último mito:…El panorama del conflicto autonómico y descentralizador no es como parece, encierra otros matices que superan su contexto de mera reorganización

Al concluir este breve panorama de consideraciones previas para ubicarnos en el tema, precisaremos, algo que no es producto del capricho personal, si no de las investigaciones y reflexiones que se han realizado y que las he recogido, para desmentir algunas argucias, y falsos criterios de clientelismo político, que rondan los oídos de la opinión publica. A primera vista, pareciera ser que este es un problema que tarde o temprano debía darse, en función a las consideraciones históricas que hemos mencionado.

Esto es cierto, las contradicciones dialécticas, siempre tienen un enclave histórico que las fusiona, y que de la misma surge un nueva realidad superior y objetivada, muestra de ello es que, en la problemática actual, el tema autonómico ha sido derivado a la asamblea constituyente, pero esto de ninguna manera debe relativizar sus alcances, su alta conflictividad que podría desencadenarse cualquier momento, pues analizando los hechos; los diferendos y las contradicciones entre las diferentes partes parecen no encontrar ni un mínimo de consenso.

Empero este clima de conflictividad que no debe ser reducido a criterios regionales o sectoriales, esconde en su seno mismo, intereses ocultos, y hasta antinacionales¾ ponemos nuestra mas fervorosa fe en que a partir de la reconfiguracion estatal boliviana, se consolidara la "nacionalidad, boliviana tan cuestionada pero que a todas luces es existente"¾ una pequeña muestra de lo que acabo de afirmar es que, existen entre los contendientes criterios y consideraciones totalmente ajenas al espíritu democrático en el cual pactamos solucionar este tema; posiciones totalmente radicales de uno y de otro ámbito que rondan desde la dictadura vertical de una colectividad étnica o conjunto de ellas, hasta las posiciones fascistas, y secesionistas propugnadas por algunas elites oligárquicas de origen colonial.

En suma, el panorama no es lo que parece, no es como lo describen los medios, que son también contendientes mediáticos, o algunos discursos en apariencia patrióticos, pero sin duda de que lo que hasta aquí hemos escrito nos ayudara a entender el problema desde sus aspectos mas específicos.

CARACTERIZACIÓN Y POSICIONES IDEOPOLÍTICAS MÁS IMPORTANTES RESPECTO AL TEMA

Síntesis de las posiciones, las propuestas y sus protagonistas

La cuestión autonómica descentralizadora y su referente estatal, ha suscitado un amplio debate, y estudio a lo largo de estos últimos cinco años, diferentes estudiosos y desde diferentes enfoques, le han dado cuerpo teórico a esta problemática, no han estado exentos de este fenómeno las instituciones tanto privadas como publicas, y las agrupaciones políticas, que a su tiempo han publicado sendas propuestas de salidas a esta crisis. Con el objeto de hacerlas didácticas previamente delimitaremos las mas importantes, tanto por las adhesiones que suscitan, como por la viabilidad de su aplicación; las englobaremos primero en ejes generales y después estudiaremos sus propocisiones de reformas concretas. Las miradas más importantes en torno a la descentralización serian las siguientes:

1.- Las miradas étnico-cultural, comunitaria e histórica

La llamada también etnologica o culturalista, que parte de la visión de lo pluri o lo multi, y ancla en el pasado milenario, de las diferentes culturas y civilizaciones que se sucedieron en territorio boliviano, y que la colonia no pudo destruir, rescata de esta la tradición comunitaria en la organización y la vida social, que se mantuvo a pesar de los intentos de homogeneidad cultural, compulsivamente aplicados por el Estado, esta representada principalmente, por los mas destacados sociólogos indianistas e indigenistas occidentales, entre ellos hemos rescatado a Álvaro García Linera, y a Simón Yampara.

2.- Las miradas jurídico - institucional departamentalistas

O "autonomistas" en el mejor y más amplio sentido de la palabra, las representan principalmente las visiones de lado oriental del país, los propugnadores de las autonomías departamentales, y las organizaciones en torno al Comité cívico pro Santa cruz, la propuesta es básicamente, que fuera de otras condiciones de regionalización, las autonomías giren primordialmente en base al reparto geográfico actual, unas autonomías que se construyan en el marco de la ley y la constitución.

Desechando prejuicios sus representantes, aunque con diferencias pequeñas entre uno y otro, son Juan Carlos Urenda Díaz y Roberto Barbery Anaya.

3.- La mirada teórica-técnica y ecléctica

Una tercera vía que nos obligamos analizar, es la creada por F. Barrios, en su, pomposo ensayo "el estado triterritorial", que más que una propuesta resulta ser un muestrario de erudición respecto al tema y un resumen de crítica al sistema descentralizado de las autonomías municipales, planteándonos, después de una fastidiosa redundancia teórica, un "modelo" de Estado, dividido en tres niveles: el nacional, el meso, y el local, coordinados y equiparados constitucionalmente.

PROPUESTAS DE DESCENTRALIZACIÓN TRES VISIONES COMPLEMENTARIAS Y CONTRADICTORIAS A LA VEZ

A manera de introducción

Como ya lo hemos establecido, son tres las propuestas, más elaboradas en torno a la descentralización del Estado, aunque estas, están matizadas desde diferentes perspectivas que le dan sus autores, las hemos agrupado así, por considerarlas las más completas, y sobre las cuales gira el debate intelectual, no descartando, sin embargo, que existen otras, pero que ciertamente, encajan de una o de otra manera, dentro de estas tres principales.

Empezaremos entonces a desarrollar, cada uno de estos ejes de propuesta, solamente en sus aspectos más generales, o en los que presentan menos ambivalencia, por el fin mismo del trabajo, además de que cada una de estas propuestas están detalladas en los trabajos de sus autores o de las organizaciones e instituciones que las impulsaron o financiaron.

MATRIZ DE PROPUESTAS Y EJES TEMÁTICOS DE LA DESCENTRALIZACIÓN

La matriz y los ejes temáticos giran en torno a:

Ciudadanía política: redefinición del término o contenido de la palabra ciudadanía, antes o hasta ahora restringida al derecho al sufragio, o a la participación, como elector o elegible para la gestión pública, concebir las nuevas connotaciones de lo que implicaría, la redefinición de un nuevo Estado, la conformación de un estado plurinacional, o, multicivilizatorio, la equiparación cultural de las visiones étnicas, dentro del marco constitucional.

Nueva distribución geográfica: o reterritorializacion del Estado nacional global, implica concebir un nuevo diseño territorial, al ámbito subnacional, que involucre los criterios económicos, medio ambientales, y sobretodo los étnicos o culturales.

Nuevo orden legal o constitucional: Replanteamiento del contenido institucional o legal del Estado, en torno a las nuevas unidades político- administrativas autónomas, reestructuraciones normativas y democráticas al momento de la conformación de la autoridad y de las decisiones.

PROPUESTA Y BASE TEÓRICA, LA DESCENTRALIZACIÓN DESDE LA VISIÓN ÉTNICO CULTURAL Y COMUNITARIA

Como ya lo habíamos anticipado, esta propuesta, constituye la matriz teórica de la visión de los pueblos indígenas de nuestro país, y sobre todo de los pueblos del occidente andino boliviano.

Los estudios sociológicos, antropológicos y etnoculturalistas, han dado pie a esta propuesta, el desarrollo y acceso a niveles de educación superior, de indígenas aymaras y de otras "étnias", también ha contribuido, pero el salto cualitativo ha sido la influencia, que ejercieron las Ongs. europeas asentadas en las regiones de esos pueblos, las que de alguna manera, impulsaron o financiaron estos estudios.

Su base teórica:

En si su base teórica, representa la visión misma de los pueblos indígenas, de tradición ancestral y comunitaria. Las diferencias entre uno y otro representante de esta corriente, son mínimas, pero acá rescatamos la más importante, la elaborada por el indigenista Álvaro García, ahora vicepresidente de la republica, tomando también las consideraciones de Simón Yampara.

Álvaro García parte de un hecho fundamental, la problemática en torno al Estado, a su debilidad institucional, a los desencuentros que sufre frente a la sociedad, parten de la concepción previa, de un estado, altamente monolingüe y monocultural. Estas ultimas generalizaciones, nos llevan a considerar a Bolivia, como un país, de alta tradición excluyente hacia las culturas y civilizaciones pre-republicanas, y precoloniales, una realidad aceptada tácitamente, pero sistemáticamente burlada, por las esferas de poder.

La estructuración de la población boliviana, presenta una ingente mayoría indígena, ¾ 54%¾ una suma de civilizaciones y sociedades articuladas moderadamente, sobre sus diferencias lingüísticas y culturales, que han estado permanentemente subordinadas o dominadas por una cultura que desde la fundación de la republica, hegemonizo el poder desde sus costumbres y normas, hablamos de la cultura mestizo castellano hablante, o "boliviana" como tal, con sus variantes de ascenso y enclasamiento social, en virtud de los procesos de conversión y reconversión social y económica.

Esta realidad eufemistizada, durante las últimas décadas, ha sido patentizada por las reformas recientes al Estado, una de las cuales ha sido el proceso de descentralización que trajo la ley de Participación popular que voluntaria o involuntariamente, comprimió, o legitimizo las aspiraciones étnicas, se produjo entonces un proceso de reetnificacion cuyo causa principal fue las disputas por el poder a nivel local, con la conformación de municipios indígenas.

La conversión étnica se da de la siguiente manera, la revolución del 52, que supuso una política de corte liberal, negó entonces las aspiraciones étnicas, en torno a la consideración del Estado-nación único, homogenizo las identidades culturales, bajo la denominación de "campesino" al habitante de las áreas rurales de origen indígena, y conjunciono a las colectividades así concebidas en torno a criterios económicos y clasistas liberales, los pueblos entonces se organizaron en federaciones, confederaciones, gremios, etc.

Los ajustes posteriores, y sobre todo los reconocimientos a nivel internacional de los derechos indígenas, supusieron un cambio de criterios, el Estado reformo sus políticas igualando derechos, se produjo entonces la reetnificacion, en base al rescate y valoración con alcance universal de las costumbres y de la forma de vida de aquellos pueblos, algunos se cohesionaron con fuerte base política y sindical, los aymaras por ejemplo, que representan mas de dos millones de la población boliviana, otros como la población quechua, que representa a mas de tres millones de la población; cuya tendencia a la porosidad la hace vulnerable a fusionarse a las culturas mestizas y cuya base territorial no esta nada definida, no tendieron al fenómeno nacionalitario, sino que se mantuvieron en torno a organizaciones de tipo sindical, exceptuando los casos de los ayllus del norte de Potosí y Chuquisaca.

Por el otro lado las comunidades culturales del oriente que llegan casi al medio centenar por los procesos de migración y colonización españoles, adoptaron otros patrones de organización, que las hace viables en torno a federaciones de esos pueblos que abarquen el criterio regional.

Esta síntesis etnocultural, demográficamente mayoritaria, pero políticamente subordinada, o excluida, fundamenta la visión de la igualación de culturas (la aymará, la quechua, la castellana o mestiza) en torno a las reformas espaciales de validez del poder estatal.

SÍNTESIS DE LA PROPUESTA

Partiendo de la realidad multicivilizatoria y multisocietaria del agregado humano, boliviano propone:

La descentralización política en Base a las "Autonomías indígenas" diferenciadas o construidas, sobre la base de comunidades lingüísticas particulares, divide principalmente las comunidades lingüísticas aymará y quechua primero, y las comunidades culturales del oriente después.

En torno a la cultura o a la civilización aymará propone por su grado de construcción nacionalitaria, una autonomía plena, política y administrativa, que abarcaría territorialmente incluso a la ciudad de La Paz, en base a los siguientes parámetros:

a) El derecho de la nacionalidad aymara, no solamente de comunidades, a la libre determinación y, por tanto, a la autonomía política como parte del Estado boliviano.

b) Una cámara legislativa nacional aymara de entre cuyos miembros es elegido el ejecutivo del régimen autónomo. Esta asamblea ejerce sus funciones sobre la jurisdicción territorial continua en la zona aymará hablante (urbana-rural), es elegida directamente por los propios miembros de la comunidad cultural y únicamente es responsable ante ellos.

c) Gobierno autónomo con competencias políticas totales en el sistema educativo primario y superior, administración pública, titulación de tierras, medios de comunicación, impuestos, vivienda, obras públicas, turismo, comercio, industria, transporte, vivienda, comercio interior, medio ambiente, derecho civil, policía y recursos naturales.

En torno a la población quechua, carente de cohesión a diferencia de la aymará exceptuando los casos de los ayllus del norte de Potosí y Chuquisaca, considera viable los mismos criterios que para las comunidades culturales del oriente es decir que estas poblaciones quechuas concentradas, podían federalizarse y constituir regiones de base cultural lingüística diferenciada que accedan a una autonomía relativa o regional, cuyas competencias serian negociadas con el estado boliviano.

Respecto a estas, las culturas quechuas formadas por ayllus, cohesionados (vrg. los ayllus de Laimes y Kakachacas de Oruro y Potosí) y a las demás comunidades del oriente propone, una autonomía en base a los siguientes criterios:

a) Elección de autoridades ejecutivas y formación de estructuras de deliberación regional por las comunidades culturales resultantes de la federación de pueblos y etnias indígenas.

b) Preservación del principio de proporcionalidad y representación étnica equilibrada en la formación de los gobiernos regionales autonómicos, a fin de impedir la sobreposición de un grupo étnico o una comunidad lingüística sobre otra.

c) Integración de los habitantes no indígenas de ciudades o barrios comprendidos dentro de la territorialidad autonómica, como sujetos de los mismos derechos individuales y colectivos en la conformación de los sistemas de autoridad regional.

d) Jurisdicción territorial de la autonomía con competencias administrativas negociadas con el Estado en el ámbito educativo, judicial, titulación agraria, manejo y protección de recursos naturales (agua, bosques, flora, fauna, recursos minerales e hidrocarburiferos).

e) Acceso a fondos del Estado bajo los principios de la equidad y la solidaridad a fin de que las regiones más empobrecidas, por las exacciones y exclusiones precedentes, puedan participar del bien común estatalmente regulado.

Conclusión:

El resumen de la propuesta de los pueblos indígenas, nos trae las siguientes conclusiones, primero en base a su consideración étnica, o racial, significaría una reterritorializacion del estado en base a estas comunidades lingüísticas y culturales, en si no propone una cambio en los limites geográficos de los departamentos, sino que estas autonomías indígenas funcionarían dentro de los departamentos, pero también abarcarían a uno o mas, de ellos, por el criterio eco-biológico, a nivel político, significaría una reingeniería política y constitucional, que nivele estas comunidades autónomas, tranfieriendoles según su grado de cohesión y capacidad competencias legislativas y administrativas, haciéndolas participar también en el nivel superior o federal del estado, en base a reformas de las diputaciones y senaturias, que equipararían a las culturas principales, en la dirección del estado global.

PROPUESTA, Y BASE TEÓRICA LA MIRADA JURÍDICO INSTITUCIONAL DE LAS AUTONOMÍAS

(Propuesta del oriente boliviano)

Esta propuesta representa principalmente la posición mas moderada en torno a las autonomías, desechando las más radicales como la propuesta de Estado "confederal" de la "nación camba" logia de tendencia nacionalista o separatista, u otras similares, es también la mejor fundamentada técnica y jurídicamente, y se debe sin duda, al trabajo del constitucionalista Juan Carlos Urenda Díaz que en sus sucesivas otras sobre descentralización, cimentó las aspiraciones regionalistas de las organizaciones cruceñas.

Sus fundamentos y su base histórica:

La propuesta de Urenda que la tomaremos como la mas representativa de las miradas departamentalistas, y la mas elaborada por su puesto, se erige, en primera instancia, en las argumentaciones y la doctrina histórica del pueblo cruceño, con un amplia critica hacia el Estado centralista, o andinocéntrico, critica también a la mentalidad, de los gobernantes bolivianos, cuya falta de ética entre otros males, produce la ineficacia en la conducción del país.

Sus argumentos para afirmar la autonomía del departamento de Santa Cruz son los mismos que utiliza la logia "nación camba"¾ aunque en tono moderado¾ en torno al pasado histórico autonómico del pueblo cruceño, y a su vocación de progreso, es por esto también que se le denomino "departamentalista" ya que en esencia, defiende la división política actual, de los nueve departamentos con pasado histórico propio, y les sugiere una plena autonomía en el marco de la ley y de la constitución, por esto se le añadió también el termino de institucional, en base al transito legalista progresivo que sugiere.

SÍNTESIS DE SU PROPUESTA

Nos remitiremos ahora a los puntos más centrales de su propuesta tomados de su último libro "Separando la Paja del trigo".

El modelo autonómico departamental, se debería construir ¾ propone¾ sobre las bases de la unidad en la diversidad, unidad que no signifique por cierto uniformidad, sobre el principio de subsidiariedad, en el sentido que este debería ser el principio legal o constitucional, la base para ordenar el grado de autonomía, o la cantidad de competencias de los gobiernos departamentales, el principio de voluntariedad, por el cual, solo los departamentos que decidan su autonomía vía referéndum plebiscitario, accederían al nuevo régimen; y el de solidaridad basado en la mutua cooperación entre las regiones o departamentos, en materia económica, creando para este fin un fondo de compensación de autonomías departamentales o FOCAD, que amortiguaría las disparidades fiscales del Estado central al momento de disponer del erario publico, ya que una buena parte de los fondos actuales del TGN se quedarían en los departamentos.

Presupuestos jurídicos de las autonomías departamentales:

Las reformas constitucionales como presupuesto básico para transitar al régimen de autonomías, exigirían previamente, las delimitaciones jurídicas y administrativas; en este marco Urenda propone, repotencializar el nivel subnacional o departamental, otorgándole autonomía plena, legislativa y ejecutiva, esta debería estar definida por la transferencia de competencias progresivas desde el Estado central, hacia el nivel subnacional, o el gobierno departamental, el cual compuesto por un gobernador, elegido democráticamente, y una asamblea legislativa, tendría atribuciones exclusivas para, legislar en materias permitidas por la ley¾ entiéndase constitución¾ , como, leyes internas de administración, o gestión publica, leyes sobre conformación de las asambleas departamentales, estatutos de sus funcionarios, legislación sobre migración interna, leyes de impuestos departamentales, agricultura, ganadería, etc. entre otras que a pesar de ser "exclusivas" del departamento autónomo responderían sin embargo a los principios de orden constitucional superior.

Las competencias de desarrollo legislativo, reglamentario, o de ejecución es decir, proponen normar, reglamentar, o ejecutar regionalmente las políticas y materias publicas más diversas, cuyas directrices sean sin embargo nacionales, en, áreas, como hidrocarburos, vivienda, policía, prensa, radio, impuestos, trabajo, medio ambiente, obras publicas, salud, turismo, transportes, desarrollo forestal, cooperativas, ferrocarriles, carreteras y otros. Para este fin se crearían mecanismos jurídicos o institucionales, de revisión, de aquellas normas, para que sean constitucionales, o filtros de control de parte del nivel nacional, en los ámbitos departamentales.

Las competencias concurrentes o de colegislación, donde participan en la elaboración de las normas de alcance nacional o general, tanto gobierno nacional, como departamental autónomo; principalmente proponen las competencias concurrentes o de colegislación en materia de educación¾ todos los niveles de enseñanza¾ y en materia de salud.

Sintetizando el aspecto de las competencias normativas o de legislación departamental, llegamos a colegir, que en materia de justicia, permanece la uniformidad y la unidad del poder judicial, es decir el nivel nacional, superior, o gobierno central mantiene, o se reserva el derecho legislativo en materias del derecho positivo como tal, como elaborar, reformar, o suprimir los códigos, civil, penal, laboral, mercantil entre otros. Además de todas las prerrogativas que por su naturaleza, no puedan ser ejercidas por el nivel subnacional, como las políticas de seguridad, comercio exterior, moneda, legislación bancaria, recursos naturales estratégicos, obras publicas de interés general, políticas sobre producción y protección cultural, planificación económica general entre otras.

Presupuestos de descentralización fiscal de las autonomías departamentales:

El logro de los anteriores presupuestos, no serian posibles, sin la disposición de los recursos económicos, para hacerlos viables, es en este sentido que la propuesta de Urenda delimita también la transferencia o la descentralización fiscal, hacia los departamentos, y propone que el 66,67% de los impuestos nacionales (IVA, IT, RC-IVA IU, ICE, IBE, ITGB) recaudados en los territorios autónomos, se queden en estos, y se distribuyan en, un 20% para los gobiernos municipales, 10% para las universidades publicas, 10% para el fondo de compensación para departamentos menos favorecidos, y el restante de libre disponibilidad para los gobiernos autónomos.

Fuera de estos ingresos, los gobiernos departamentales mantendrían sus derechos a las regalías y la coparticipación en otros impuestos, (IEH, IED) pero además, dentro del marco de su autonomía tendrían derecho a crear impuestos adicionales, tasas, sobretasas, o a modificar las existentes, para contribuir de esta manera al sostenimiento del gobierno departamental.

Estos son grosso modo los lineamientos de las autonomías departamentales, propuestas por los cruceños, que en la versión de Urenda, establece básicamente, un nivel de autonomía moderado, esta elaboración ha servido también para las propuestas de otros departamentos como Tarija, que camina sobre el mismo rumbo de las autonomías en el nivel departamental, exclusivamente.

Conclusión:

Es preciso aquí identificar algunas de las deficiencias, al respecto de la propuesta cruceña, siendo como es, una demanda autonómica, que ancla en el pasado, y que esta recargada de prejuicios, hacia el Estado central o hacia determinado grupo de personas, deja pendientes sin embargo algunos aspectos centrales sin los cuales cualquier propuesta carecería de seria viabilidad, uno de esos aspectos centrales, es el referido a los pueblos indígenas u originarios, insertos dentro de los limites departamentales, o mas todavía, pueblos y comunidades indígenas que comparten territorialmente dos o mas departamentos, empobrecería en todo caso el debate si no se habla desde la perspectiva de hacer viable económicamente a las regiones y a los grupos humanos asentados en ellas, dándoles paso a ecosistemas complementarios, que propulsen su desarrollo, y que en la mayoría de los casos estos ecosistemas están cortados arbitrariamente por los limites departamentales, en todo caso, aquí las propuestas de regionalización, serian mas aceptadas, otro esquema profuso en la propuesta, es el estatus en que quedarían los municipios, o gobiernos municipales, ¿nos acercaríamos entonces a un centralismo departamental? estas pueden ser las incógnitas, en todo caso, queda para el debate la propuesta cruceña, que también enriquece de alguna manera la bibliografía, sobre el proceso descentralizador.

PROPUESTA Y BASE TEÓRICA, LA MIRADA "ECLÉCTICA" PROPUESTA DE UN MODELO "TRITERRITORIAL"

(Propuesta de Franz Barrios Súbelza)

Como lo mencionamos en un acápite anterior vemos por conveniente analizar esta propuesta, sin duda que hay muchas quizá mejor hilvanadas con la realidad, pero nos llama la atención la de Barrios, por ser una de las primeras que se elaboraron, su edición viene del año 2002, por lo tanto, no podemos desdeñar, algunas precisiones e impresiciones conceptuales que nos propone el autor, al momento de estudiar, las "territorialidades" en Bolivia.

Sus Fundamentos y Base teórica.-

La propuesta que nos presenta Barrios, parte de un elemento esencial, el titulo, con que nos bautiza su propuesta, precisamente el llamado "Estado triterritorial", entonces visualizamos, preliminarmente, una de sus intenciones, el contenido redundantemente teórico, de su propuesta, y la intencionalidad de la figuración eruditicia que lleva implícita.

Pero vayámonos al fondo, Barrios, parte de un principio elemental, que el debate descentralizador en Bolivia resulta dicotómico, entre lo federal o lo unitario, y trata, al momento de empeñarse en resolver esta dicotomía, en la creación de una alternativa, a esas dos vías que según el, seria totalmente diferente, a un unitarismo bien descentralizado, o a un federalismo moderado, entonces nos habla de una equiparación de los tres niveles es decir el nivel superior o nacional, el meso, o intermedio, y el local o municipal, estros tres ámbitos o "segmentos que el los denomina" con su propuesta, obtendrían un mismo nivel es decir un rango constitucional igualitario.

Cimenta su propuesta, en un conglomerado inconexo de conceptos que trata de afianzar, apoyado en las experiencias europeas, como la francesa y la española, por ello las fuentes de consulta, son tantas y provienen sobre todo de teóricos europeos.

Su propuesta

Parece compleja pero en realidad su simplicidad desnuda su inaplicación para una realidad como la nuestra, entonces, aclarando una vez mas que la propuesta es sobre todo teórica, y técnico/geométrica, es difícil resumirla al modo que lo hicimos con las anteriores que parecerán menos difíciles de resumirlas. Intentaremos entonces, resaltar los aspectos más comprensibles de la propuesta de Barrios, dividiéndolos si pareciera mas didáctico en puntos contenedores de aspectos separables.

El análisis territorial

Es elemento esencial, para la comprensión de la propuesta Barrios parte del análisis ya mencionado de los tres niveles de territorios en Bolivia, establecidos dice desde las reformas Toledanas en la colonia, tres "territorios" conectados de manera vertical, con un atrofiamiento del nivel central, o el nivel intermedio, aquí partimos de la critica de Barrios al sistema de la descentralización municipal boliviana inducida por la ley de participación popular, nos habla entonces de que el nivel subnacional o meso, representado en nuestro país por las prefecturas, sufre un achicamiento competencial en referencia con los demás niveles, es decir, según nuestro autor, con la municipalización "extremista" apelativo que usa el, se ha desnaturalizado el nivel intermedio, al desfuncionalizarlo, y reducirlo a las atribuciones desarrollistas, de planificación o de reglamentación normativa, impuestas por la ley 1654 de 1995 y por reformas anteriores y posteriores, entonces, la concepción de territorio, deviene en aspecto fundamental, para ensamblar u ordenar el nuevo Estado, sin tocar la ordenación en departamentos, provincias y municipios.

Las criticas a la descentralización municipal.-

El segundo puntal en la obra de Barrios, es la crítica severa que realiza al modelo de descentralización municipal impuesto desde el año 1994, su afrenta al funcionamiento del municipio, lo obliga a erigir el flanco subnacional, como si fuera la panacea de la solución al tema territorial en Bolivia, entonces critica severamente al estado de funcionamiento de los municipios, donde nos habla de un "encapsulamiento" o aislamiento municipal, y su falta de coordinación efectiva con los demás niveles, con el subnacional, y con el superior, su critica puede resumirse así, nos dice que la reforma municipalista, entre muchos defectos, produjo un quiebre en el tejido civil de la sociedad al momento de crear entes, como los "comités de vigilancia" y otros que duplicarían innecesariamente las organizaciones vecinales o locales que ya existían, en otro ámbito, al segmentar o subdividir o crear sub-alcaldías indígenas se produce un desconocimiento de la magnitud de el tamaño de las comunidades campesinas e indígenas, que llegarían fácilmente a componer municipios íntegros.

De estas consideraciones llega Barrios, a describir el nivel de crisis de las prefecturas, donde la superposición de los municipios, los ha reducido, al ámbito de planificación y de inversión en infraestructura, esta realidad se compara con el nivel fiscal de inversión global entre los dos ámbitos, mientras el municipal se acerca a los dos tercios de ingresos fiscales, el departamental llega solo al un cuarto, entonces las diferencia entre uno y otro son notables.

El modelo "triterritorial"

Con un titulo pomposo, Barrios nos propone su modelo particular, no bien explicado facticamente, pero afianzado en una revuelta de consideraciones teóricas, que resumiremos de la siguiente manera.

a) Equiparación geométrica del los tres niveles, es decir el nivel superior el meso y el local o municipal se igualan horizontalmente mediante la constitución del estado global que reúne estos tres niveles, donde cada uno de ellos tiene amplias competencias, primero en el nivel normativo se darán sus "constituciones territoriales" y podrán autolegislarse en amplias materias, solo restringidas por las llaves de la "constitución suprema" o la ley fundamental que engloba a estos tres niveles.

b) La administración corresponderá en estros tres niveles a asambleas legislativas y "poderes ejecutivos" elegidos de manera directa en los territorios, con facultades normativas y de definición de políticas, no aclara en este punto como los niveles municipales empequeñecidos podrían darse el lujo de tener "poderes ejecutivos" o instancias legislativas" añade aquí, a modo de accesoriedad, el tema tan importante en Bolivia, como es el referido a su composición indígena, y nos dice que el nivel meso, con esta su independencia podría fácilmente, incluir los colectivos étnicos en su composición gubernativa.

c) Por ultimo agruparemos aquí las demás diferencias que nos parecen interesantes de esta "propuesta" con las características ya mencionadas mas arriba, el nuevo modelo, empeñosamente diferenciado por Barrios del modelo federal y el unitario, se propondría eliminar el senado nacional, innecesario, por la autolegislacion de los territorios, se eliminaría también la administración desconcentrada, o periférica, así se consolidaría un nivel fuerte de autonomía territorial solo subordinada constitucionalmente.

Conclusiones.-

La propuesta de Barrios, que se perfila como uno de los descentralizadores más famosos de la coyuntura, no por su capacidad, si no por su "peculiar" modo de ver la realidad, denota, o entraña, muchas observaciones y criticas que se ha hecho a su obra, sin duda que después de la lectura de su ensayo uno queda con mas dudas que certezas, y al momento mismo de abordar, su trabajo, se advierte una redundancia fastidiosa de teorías y de consideraciones harto inconexas, fundadas en la terquedad de crear una alternativa, que no fuera ni federal ni unitaria. No aclara por ejemplo en queda el tema de la justicia o de las fuerzas armas, o como se concilia los interés municipales con los departamentales, además del harto costo que significaría ensayar esta propuesta.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

2002 F. Barrios Súbelza "El estado triterritorial" Plural editores

2005 A. García Linera "Autonomías indígenas y Estado multicultural" FES-ILDIS

2005 J. C. Urenda Díaz "Separando la paja del trigo" "bases para constituir las autonomías departamentales"

2005 S. Yampara H. "Descentralización y autonomías de la visión de los pueblos originarios"

2005. R. Barbery "Participación popular, Descentralización y Autonomías departamentales en Bolivia"

1965 D. E. Ibarra Grasso "Prehistoria de Bolivia" Los amigos del libro Cbba.

1939 Enrique Finot "Historia de la conquista del oriente boliviano" Casa Librería Cervantes, Buenos Aires

1989 I. S. Gonzáles Aramayo "El proceso de descentralización administrativa en Bolivia" Cbba. La Paz

 

Jorge B. Quiroga Nava

Soy un joven estudiante de quinto año, de la carrera de Derecho y ciencias políticas, de la Universidad Autónoma de San Francisco Xavier de Chuquisaca, autodidacta en sociología, y ciencias sociales, en realidad este es el primer trabajo que publico en la Web, mi desempeño académico, esta indisolublemente unido a la docencia y la investigación, desempeño la labor de auxiliar de docencia, en la carrera, en las materias de "Derecho Agrario", y "Ciencia Política y teoría del Estado"

Bolivia, Ciudad Sucre, 20 de octubre de 2006

 


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.