Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

"Memorias de mis putas tristes" Análisis Literario (página 2)




Partes: 1, 2

3.2.2 Nudo: habiendo conseguido con quien tener relaciones, una niña de 14 años (pág. 21), ahora no es capaz sino solamente de contemplarla (pág. 32, mitad), disfrutando de ello y llegándose a enamorar (Cáp. 3) como nunca lo había echo con las más de 514 mujeres (pág. 16, final).

3.2.3 Clímax: hay un detonante para que surja el momento más fuerte; es el cadáver de un banquero famoso (pág. 78), el cual divide al relator de la que él considera su amor y de la dueña del prostíbulo, dejándolos separados por un mes (pág. 87, mitad), lo que le produce una gran depresión (pág. 83). En el reencuentro ocurre un malentendido (págs. 91-92) que separa al periodista de su amor por dos meses más.

3.2.4 Desenlace: el viejo periodista necesita resolver su situación. En ese momento le llega una confidente, un amor de antaño (pág. 94), que le dirige en lo que debe hacer y en lo que efectivamente culmina la historia.

3.3 PERSONAJES

3.3.1 Principales o protagonistas

-Periodista jubilado (relator): este personaje piensa que su vida pública carece de total interés, por lo cual prefiere contar su vida intima con las prostitutas (pág. I8, inicio). Es un mujeriego que lleva la cuenta de las mujeres que se han acostado con él (pág. 16, final); se encuentra pensionado, dictando clases de gramática y latín, escribiendo notas dominicales y a veces breves sobre música y teatro (pág. 12 inicio). Le gusta andar sólo (pág. 18, final), escuchar música y releer clásicos de la literatura (pág. 15, final). Recuerda mucho a su mamá (págs. 30, mitad; 36, mitad; 37, inicio; 11). Nunca fue enamoradizo pero lo atolondra Delgadina (pág. 85, inicio).

-Rosa Cabarcas: dueña de un prostíbulo de renombre en el paseo Colón; alguna vez fue muy apuesta y corpulenta, pero su cliente el periodista nota la vejez en ella (págs. 25, final; 28, inicio). Su esposo e hijo único fallecieron por lo que anda siempre de luto (pág. 24, inicio).

-Delgadina (menor de edad): el viejo periodista la describe como bella, limpia, bien criada, miedosa, trabajadora, (pág. 27, mitad), hermosas uñas, piel mal, tratada, dedos largos, pies grandes, vellos y senos incipientes, pintorreteada, (pág. 29, mitad), nariz altiva, cejas encontradas, labios intensos, (pág. 29, final), pobre y de prendas baratas (pág. 30, inicio). Ella le tenía miedo al contacto con el escritor, pero luego fue cediendo (pág. 31, mitad). Su incursión en la prostitución se debe a la quebrantada economía familiar por lo cual debe además pegar botones en una fábrica (pág. 27, final). Esta niña transformó al periodista despertando en él el amor que nunca sintió (pág. 66, mitad).

3.3.2 Secundarios

-Florina de Dios: hija de italiano, madre del relator, intérprete de Mozart, políglota, hermosa, (pág. 11). Murió a los 50 años de tuberculosis (págs. 16, inicio; 35, medio). Ella es un recuerdo constante del periodista (pág. 30, mitad; 16, inicio; 14, mitad; 100, final; 107, final), hasta el punto que a veces él siente su presencia (pág. 78, inicio) igual que a Delgadina (pág. 61, inicio).

-Padre del relator: no se menciona su nombre, pero se llega a saber que fue formalista, irreprochable, que murió el día que se firmó el tratado que dio fin a la Guerra de los Mil Días (pág. 16, inicio), de perfil costeño, moreno (pág. 14, mitad), y que trabajó en las notarias coloniales de la calle de los Notarios (pág. 104).

-Damiana: el periodista la conoce cuando era una niña, aindiada, fuerte, del campo, breve, terminante, recatada con pantorrillas suculentas (pág. 17 inicio-mitad), con quien tenía relaciones por detrás (en reversa) (pág. 17, final). Ella lo saca de grandes apuros y lo visita de vez en cuando, aún en la actualidad cuando relata las memorias (págs. 37, inicio; 77, inicio).

-Ximena Ortiz: el periodista la encuentra un día desnuda (pág. 37, final); a partir de allí ella lo persigue (pág.38, inicio) y hasta piensan en casarse (pág. 39), pero él la dejó plantada y ella se fue del país (págs. 40, final; 41, inicio). Ya de viejos se vuelven a encontrar de paso en un concierto de música clásica (págs. 101, final; 102, inicio).

-Tía Argénida: familiar de Ximena Ortiz quien los vigilaba pero se quedaba dormida (pág. 39, inicio).

-Jerónimo Ortega: censor oficial en el Diario de la Paz que no mantiene una buena con el protagonista (pág. 44, inicio).

-Diva Sahibí: adivina a quien el periodista le dio a leer la mano dibujada de Delgadina (pág. 64, final).

-Casilda Armenta: aparece en el último capítulo como una prostituta retirada y vieja amiga del periodista (pág. 94, inicio), a quien le aconseja su última jugada (pág. 96, mitad).

-Castorina: era la jefe de un burdel secreto en las notarías coloniales que introdujo al protagonista en su mundo cuando apenas él tenía doce años (pág. 105, final)

3.4 Tiempo

A pesar que el relator rememora acontecimientos del pasado tales como, los primeros contactos con un burdel (págs. 104-105), un casamiento fallido (pág. 40, final), la muerte de los padres (págs. 35, mitad; 16, inicio), entre otros, siempre él los aterriza en la actualidad; es decir, los cuenta desde el presente como pasado, pero no como eventos intercalados entre pasado y presente.

Hay que reconocer que en algunas ocasiones se utiliza un tiempo psicológico irreal, como cuando se imagina a Delgadina ayudándole a sostener los libros para que no se mojen (pág. 61, mitad), lo cual sólo es una suposición del protagonista.

El tiempo lineal predomina durante todo el texto salvo algunos desvaríos imaginarios del protagonista con su amada y su mamá.

3.5 Espacio

Al igual que los personajes, el espacio es descrito con genialidad por el autor colombiano. El paisaje es esencialmente costeño: bullicioso (pág. 24, inicio), arenas calientes, casas de tabla y palma, parrandas (pág. 24, final), caluroso (pág. 39, mitad), con muelles, ríos y puertos, (págs. 11, mitad; 95, final; 109, final), terrazas y palmas (pág. 94, mitad), entre otros aires caribeños y playeros.

El espacio es real, es decir, cada lugar existe en la realidad pero es posible que las situaciones como tal nunca hayan sucedido, pues eso es lo característico de la vertiente literaria del autor, combinar realidad con ficción hasta el punto de no distinguir fronteras entre una y otra. Puerto Colombia, por ejemplo, es el puerto de Barranquilla; y en esta misma ciudad encontrarás los burdeles y todo lugar citado por Márquez como el parque de San Nicolás, la estatua de Simón Bolívar, el Barrio Chino, el paseo Colón, las notarias coloniales ubicada en la calle de los Notarios, entre otros tantos. Actualmente hay un artículo de la revista Dinners que circula por Internet y donde muestra algunas fotos de los espacios geográficos en que se desenvuelve la novela. Si existen sentimientos, pero el autor no les da una cabida gráfica como tal; estos van dirigidos más a personas que a espacios.

4. ANÁLISIS DE FORMA

4.1 Género

Pertenece al género narrativo.

4.2 Subgénero

Es una novela no sólo por ser extensa, sino por la complejidad de las personas y las situaciones, los cuales no se pueden desarrollar en un solo capítulo sino que se requiere de varios, en este caso, cinco capítulos para desarrollar la trama.

4.3 Estructura del texto

El texto consta de cinco capítulos desarrollados en ciento nueve páginas.

4.4 Narración

El autor cuenta la obra en primera persona del singular y en tercera del singular. Estas son las dos predominantes pero puede ser que exista la tercera persona del plural. Por ejemplo: "… (yo) abordé un taxi y (yo) le pedí…" (primera persona del singular); "(Ella) No parecía la misma." (Tercera persona del singular).

4.4 Tipo de lenguaje

Gabriel García Márquez acostumbra a manejar un lenguaje muy coloquial; en esta ocasión lo utilizó, como siempre, en las frases de los propios personajes. Pero si hablamos del relator como tal, podríamos decir que usa un lenguaje sencillo pero no tan primigenio salvo algunas excepciones donde utiliza, por ejemplo, la palabra culo ("me ardía el culo") (página 12, final). En el vocabulario encontrado pero que no se encuentra anexo a este análisis, se halla que el autor ha dejado de lado las palabras coloquiales del costeño típico colombiano, para utilizar otras más universales, dando como resultado una descoloquialización de su estilo.

5. ANÁLISIS FINAL

5.1 Apreciación Crítica

Hay algo que no tiene esta obra de Márquez y las anteriores sí, y es el contenido ideológico político reflejado en El Coronel no tiene quien le escriba o La hojarasca, o la noticia novelada como en Crónica de una muerte anunciada o Noticia de un secuestro.

Pero esta tiene algo que no tienen las otras o que lo tienen pero en pequeñas proporciones, y es el romanticismo, lo erótico, el alejamiento de las cuestiones políticas por el acercamiento a situaciones más sociales. Eso quizá se debe a porque Márquez está entrando en la etapa de su personaje, a esa edad de los ochenta y noventa años, y puede ser que sea a tal edad que el hombre se sensibiliza más.

También es de reconocer su recuerdo, la permanencia de Colombia en su mente, pues los lugares existen, y desde un país lejano hay que tener mucha idiosincrasia o retentiva para trabajar sobre ellos. Insisto en la falta de palabras regionales tan utilizadas en otras obras, aunque eso no es del otro mundo teniendo en cuenta que vive en México y que su obra al universalizarse necesita de un lenguaje más general, sencillo y conocido.

El Nóbel sigue dejándonos intrigados con sus historias y los personajes: de verdad me gustaría conocer a Delgadina.

Además encontramos esa dosis de humor negro que siempre le imprime a sus escritos (págs. 17; 20, mitad, 96, mitad), la utilización del símil o la comparación (págs. 25, mitad; 30 final; 41, mitad), la personificación (pág. 31, inicio), el lenguaje poético (págs. 31, final; 25, mitad; 76, final; 67, inicio) y el sensualismo (págs. 58, final; 39, mitad 108).

Pero hay algo muy curioso y que me tiene intrigado: no veo putas tristes, el triste es el protagonista, el periodista viejo verde.

5.2 Conclusiones

A pesar que se rumora sobre una pérdida de la imaginación o cese de esta en el Nóbel colombiano, esta novela nos demuestra todo lo contrario.

Queda comprobado, además, que su realismo mágico aún no deja de estar vigente y cautivarnos entre las fronteras de lo real e imaginario.

La universalización de la obra macondiana ha exigido al autor menor dependencia de los caracteres regionalistas y mayor sujeción a las palabras sencillas y conocidas por todo el mundo.

Pese a lo anterior, no deja de olvidar a Colombia, relegándola al olvida, pues la presente obra se desarrolló en la ciudad de Barranquilla de este país.

Bibliografía

-LOURDES FRANCO, María de, Literatura Hispanoamericana, Editorial Limusa, 1999, Pág. 434.

-Diccionario de la Lengua Española, Editorial Larousse, Primera Edición, 1994.

-GARCÍA MÁRQUEZ, Gabriel, Memoria de mis putas tristes, Editorial Mondadori y Grupo Editorial Norma, 2004.

-Enciclopedia Encarta 2005.

-GARCÍA-PELAYO Y GROSS, Ramón, Pequeño Larousse Ilustrado, 1993.

-GARCÍA MÁRQUEZ, Gabriel, El coronel no tiene quien le escriba, Biblioteca EL TIEMPO, 2002.

 

Por

John Jairo Sarabia Trigos

El análisis fue echo el 26 de agosto de 2006 en Bogotá, Colombia.

El autor nació en Ocaña (Norte de Santander), Colombia. Es escritor desde los doce años. Actualmente se encuentra estudiando Comunicación Social en Bogotá, Colombia.

Es editor de videos, creador de páginas Web y aficionado a la animación en 3D.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.