Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El cultivo de tomates hidropónicos (página 2)




Partes: 1, 2

La luz y la fotosíntesis:

La fotosíntesis es el método biológico mediante el cual las plantas sintetizan, a partir de materia inorgánica, materia orgánica como azúcares y proteínas. Su nombre lo dice, requiere LUZ (foto) para poder realizar esas funciones anabólicas. La poción o banda de la luz visible que genera la fotosíntesis es la comprendida entre 400 y 700 nanómetros (luz visible). Ya habíamos dicho antes que la luz infrarroja y ultravioleta no son usadas por las plantas. El tiempo total de luz que debe recibir una planta es de al menos 6 horas. Esto no es problema en los países tropicales, pero constituye un reto en los países templados.

En algunos cultivos de tomate, los productores han realizado pruebas sombreando las plantas y han mostrado resultados de mejores cultivos. Sin embargo, en estudios controlados, hasta un 1% de reducción de luz se ha comprobado que reduce 1% la fotosíntesis y, por ende, reduce 1% la productividad del cultivo hidropónico.

Humedad:

Para el cultivo del tomate hidropónico, la humedad ideal debe ser entre 65% a 75% en la noche y de 80% a 90% en el día. La humedad garantiza que las plantas puedan transpirar, refrescar la temperatura, mejora el tamaño de los tomates hidropónicos y además asegura que las hojas no crezcan excesivamente y mejore la floración.

Circulación de aire y calidad del aire:

Las plantas en un cultivo de tomate hidropónico, si están en un sistema totalmente cerrado, requieren medios de ventilación y circulación del aire que pueda además tener generadores de CO2 para aumentar la cantidad de carbono utilizable para la fotosíntesis y generación de azúcares por parte de las frutas del cultivo hidropónico.

Hay quienes usan quemadores de butano o propano o etileno para generar CO2 en los invernaderos, es necesario hacer notar que el etileno y sus derivados dañan el cultivo de tomate hidropónico.

Semillas:

Hay varias variedades de tomate que generalmente son híbridos: Apolo, Belmondo, Caruso, Dombito, Larma, Perfecto, Trend y Trust. Son costosas pero dan excelentes resultados con producción y germinación que puede ser predecible y plantas que ya se sabe su tamaño y productividad.

Algunas personas, debido a los costos, tratan de usar semillas de las frutas maduras para cultivar nuevas generaciones de plantas, pero por ser híbridas, las plantas resultantes pueden no tener las mismas características de la original (si no, pregúntenle a Mendel que tuvo un verdadero fiasco con sus plantas cuando estudiaba las leyes que rigen la herencia).

Otra forma de saltar el paso de la semilla es el usar brotes de las mismas plantas para generar nuevos cultivos. Esto está bien a pequeña escala pero es impráctico a grandes escalas.

En conclusión los beneficios de tener semillas de buena calidad superan los costos de las mismas.

Germinación:

Se puede realizar en bandejas con mezclas sin tierra como arena de río, perlita, cascarilla de arroz que previamente ha sido empapada para asegurar un perfecta distribución de la humedad para germinar las semillas. Se pueden luego agregar los nutrientes y regar con agua para mantenerlas húmedas (no deben estar flotando en un baño de agua, solo deben estar húmedas).

Una vez que brotan, se dejan en la bandeja hasta que se vea que generan un tallo con brotes laterales y que la raíz va a resistir la manipulación del trasplante.

Los semilleros o almácigos deben estar expuestos a la luz solar directa para asegurar que germinen de forma adecuada las semillas de nuestros tomates hidropónicos.

La germinación debe ocurrir dentro de la primera semana de colocadas las semillas. La post-emergencia ocurre entre el día 5 y el 12 y el trasplante se realiza el día 12 al 14.

Tipos de cultivo y medios de cultivo:

El cultivo de tomate hidropónico se puede realizar de muchas maneras:

Como cultivo de raíz flotante hidropónico ya sea con envases en los cuales la raíz esté sumergida o en envases con flujo continuo de nutriente que bañe las raíces. Este método requiere bombas para mover el agua y los nutrientes e implica altos costos en energía y en implementos además de mantenimiento.

Como cultivo en sustrato sólido, el tomate en general prefiere el cultivo hidropónico en perlita que es un material que permite buena aireación, distribución y crecimiento de las raíces. Además de poder ser esterilizado al vapor para evitar plagas y puede ser lavado. La otra ventaja es que cuando está seco es muy liviano para su transporte.

El cultivo hidropónico de tomates en sustrato sólido puede hacerse con sistemas de bolsas con tubos de irrigación y ranuras de drenaje o en sistemas cerrados. Los cultivos en sistemas cerrados pueden crear concentraciones tóxicas de sales en el medio de cultivo si se reutiliza sin lavar y no se asegura un buen sistema de drenaje.

Los nutrientes para las plantas de tomate hidropónico son suministrados en forma de soluciones nutritivas que se consiguen en el comercio agrícola. Las soluciones pueden ser preparadas por los mismos cultivadores cuando ya han adquirido experiencia en el manejo de los cultivos o tienen áreas lo suficientemente grandes como para que se justifique hacer una inversión en materias primas para su preparación. Alternativamente, si las mismas estuvieran disponibles en el comercio, es preferible comprar las soluciones concentradas, ya que en este caso sólo es necesario disolverlas en un poco de agua para aplicarlas al cultivo.

Las soluciones nutritivas concentradas contienen todos los elementos que las plantas necesitan para su correcto desarrollo y adecuada producción de raíces, bulbos, tallos, hojas, flores, frutos o semillas. Composición de las soluciones nutritivas Además de los elementos que los vegetales extraen del aire y del agua (Carbono, Hidrógeno y Oxígeno) ellos consumen con diferentes grados de intensidad los siguientes elementos:

- Indispensables para la vida de los vegetales:
Cantidades en que son requeridos por las plantas
Grandes Intermedias Muy pequeñas
(elementos menores)
Nitrógeno Azufre Hierro
Fósforo Calcio Manganeso
Potasio Magnesio Cobre
Zinc
Boro
Molibdeno
- Utiles pero no indispensables para su vida:
Cloro
Sodio
Silicio
- Innecesarios para las plantas, pero necesarios
para los animales que las consumen:
Cobalto
Yodo
- Tóxicos para el vegetal:
Aluminio

Es muy importante tener en cuenta que cualquiera de los elementos antes mencionados pueden ser tóxicos para las plantas si se agregan al  medio en proporciones inadecuadas, especialmente aquéllos que se han denominado elementos menores. Funciones de los elementos nutritivos en las plantas.

Polinización:

Se puede realizar con cepillos de diente vibratorios, agitando de forma manual las plantas o utilizando insectos como abejas o abejorros (se prefieren los abejorros ya que no representan ningún peligro para los trabajadores de lo cultivos hidropónicos de tomate). Los abejorros ahorran hasta 15 horas semanales de trabajo por acre de cultivo hidropónico de tomate.

Poda de las plantas de tomate hidropónico:

Las marcadas en rojo no se deben cortar porque aportan sombra a las frutas en crecimiento. Las azules se cortan ya sea porque son ramas laterales que roban nutrientes y no aportan nada o porque ya son tomates listos para comer (rojos oscuros) o tomates listos para cosechar (amarillentos)

Cosecha y recolección:

La recolección y cosecha de la fruta debe hacerse cuando ésta está ya pintona (amarillo rojiza) y no cuando está madura (roja) porque entonces la vida media de la fruta se reduce. Es necesario remover el cálix y el tallo en la cosecha para evitar que PINCHE los demás tomates hidropónicos en las cestas. Lo otro que debe hacerse es aumentar la humedad a 95% para evitar que el tomate se seque una vez separado de su planta.

 

 

Autor:

Recursos de hidroponia, fotos, cultivos explicados, manuales de hidroponía, etc.

BIBLIOGRAFÍA

Huett, D.O. y G. Rose. 1988. Diagnostic nitrogen concentrations for tomatoes grown in sand culture. Aust. J. Exp. Agric. 28: 401-409.

Martínes, V., J.M. Núñez, A. Ortíz y A. Cerda. 1994. Changes in amino and organic acid composition in tomato and cucumber plants in relation to salinity and nitrogen nutrition. J. Plant Nutr. 17: 1359-1368.

 

Francisco Santander


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.