Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Influencia de los hábitos de estudio en el rendimiento académico del área de matemática de los alumnos de la I.E.S de Cabana-2006 (página 2)




Partes: 1, 2, 3

3. Planteamiento del Problema

Una de las razones más frecuentes que se presenta para explicar el bajo rendimiento de los estudiantes, en todos los niveles del sistema educativo, es la falta de hábitos de estudio, como son: el uso adecuado del tiempo, leer y sacar buen provecho de lo que lee, como tomar notas, hacer un bosquejo, utilizar adecuadamente el centro de acceso a la información. Todo lo que hace, según Santiago (2003), que se pierda mucho tiempo y a su vez, provoca desaliento y la frustración al alumno. Es por ello que muchos investigadores han dedicado tiempo a indagar sobre la relación de estas dos variables.

En el Perú se constató que el sistema educativo atraviesa por una profunda crisis, por ello es que el Gobierno peruano, declaró en emergencia educativa por un período de tres años (2004-2006) por que existen por lo menos tres signos de alerta sobre el deterioro de la educación pública.a)Los estudiantes no están aprendiendo, ni siquiera las habilidades básicas como para desenvolverse socialmente y esto afecta nuestro potencial como país.b)Hay niños que no tienen oportunidades para estudiar y muchísimos estudian en condiciones de serias desventajas. La pobreza educativa Ha tocado fondo. c) No estamos formando ciudadanos. Esto cobra particular importancia por el resquebrajamiento del sentido de la ética pública que se enlaza a la necesidad perentoria de moralizar y hacer más eficiente el sector.

Las acciones de emergencia educativa buscan atender los problemas más urgentes del deterioro educativo, sin perder de vista el largo plazo. Por ello, el Ministerio de Educación se ha propuesto poner en marcha un programa Nacional de Emergencia Educativa que afronte los problemas de deterioro de la educación pública, especialmente referido a comunicación, lógico matemático y valores.

Por otro lado a nivel de la Institución educativa de Cabana se realizó una recopilación estadística acerca del rendimiento académico de los alumnos del quinto y cuarto grado de secundaria: teniendo el siguiente resultado, en forma general tenemos de un total de 79 alumnos, el 48% de aprobados, el 38% de desaprobados; 14% de retirados. Particularmente, en el área de matemática se encontró un bajo rendimiento académico tomando como referencia los promedios obtenidos a fin de año. Motivo por el cual vimos la necesidad de centrar nuestra atención y poder determinar ¿De qué manera los hábitos de estudio influyen en el Rendimiento Académico de los alumnos del cuarto y quinto grado de secundaria en el área de matemática?, cuáles son las causas de estos resultados.

4. Objetivo de la Investigación

La presente investigación se planteó el siguiente objetivo:

Establecer la influencia de los hábitos de estudio en el rendimiento académico ene. Área de matemática de los alumnos del cuarto y quinto grado de secundaria de la Institución Educativa.

5. Antecedentes de estudio.

Las investigaciones desarrolladas en el área han mostrado que existen relaciones significativas entre hábitos y actitudes hacia el estudio y el rendimiento académico del estudiante, así, Brown y Dubuis (1964), obtuvieron correlaciones significativas entre los puntajes en la encuesta de hábitos y actitudes hacia el estudio y las notas en estudiantes de ingeniería.

Lara y Barradas (1977), encontraron que los estudiantes con puntuación alta en una prueba de hábitos de estudio, obtuvieron éxito en el trabajo escolar. Los mismos autores encontraron en el estudio realizado en la Organización de Bienestar Estudiantil de la Universidad Central de Venezuela (UCV) que los estudiantes que no presentan hábitos y métodos de estudio, tienen un rendimiento deficiente.

En una investigación que tuvo como finalidad describir los métodos de estudio más efectivos para el logro del éxito académico, Barrios (1980), demostró que los hábitos de estudio eficientes hacen del aprendizaje más placentero y esto influye positivamente en el éxito académico del alumno.

Pérez (1985), demostró con su investigación que los alumnos de tecnología farmacéutica de la Universidad Central de Venezuela que practicaban hábitos de estudio adecuados tenían mayor índice académico que aquellos con hábitos de estudio inadecuados; por otra parte, en aquellas asignaturas donde los docentes inducían a los alumnos a aplicar técnicas de estudio el rendimiento estudiantil era mayor.

Vásquez (1986), realizó una investigación de carácter exploratorio con el objeto de describir el comportamiento que exhiben los alumnos en cuanto a: a) Hábitos de estudio, b) orientación en relación a métodos de estudio c) Descripción de la labor desarrollada por los profesores guías al respecto. Los resultados obtenidos, permitieron concluir:

  • Los alumnos poseen dificultades en lo que se refiere a técnicas y hábitos de estudio, principalmente en las áreas de: memorización como técnica para aprender, distribución del tiempo y problemas de concentración.
  • El 42,08 % de los alumnos recibe orientación en relación a métodos y técnicas de estudio.
  • Los profesores guías no realizan su función en forma integral, ya que no orientan a los alumnos en cuanto a técnicas y métodos de estudio para mejorar su rendimiento.

Rondón (1991), demostró que los hábitos de estudio tienen una importancia significativa en el mejoramiento del rendimiento estudiantil ya que garantizan un entrenamiento en técnicas e instrumentos necesarios para la adquisición de nuevos aprendizajes, un mayor bagaje de conocimientos y adaptación a la cambiante vida moderna.

Por su parte, Tovar (1993), realizó una investigación que tuvo como propósito estudiar los efectos de los hábitos de estudio en el rendimiento académico de los alumnos de la Escuela de Formación deportiva "Germán Villalobos Bravo" mediante la aplicación de un cuestionario que debía ser respondido en una escala de frecuencia. La investigación enmarcó el análisis descriptivo e inferencial de los datos. Los resultados obtenidos señalan que en general los alumnos no poseen buenos hábitos de estudio. También se demostró que no existen diferencias estadísticamente significativas entre las calificaciones de los alumnos que poseen buenos hábitos de estudio y las de los que no lo poseen.

Por otro lado Ramos (1998), concluye: El nivel de correlación entre la realización de la tarea escolar y el rendimiento académico es bueno, porque está comprendida en el intérvalo [0,50 – 0,80) lo que evidencia objetivamente que la realización de la tarea escolar influye en un 61% en el rendimiento académico de matemática.

Villahermosa (2001), realizó una investigación que tuvo como propósito estudiar la problemática de los hábitos de estudio y sus implicancias negativas en el fracaso escolar de los educandos del 4to. Grado y 5to. Grado de secundaria del distrito de Huatta. Arribó a Los siguientes conclusiones: existe una relación directa entre los hábitos de estudios con el éxito o fracaso escolar .El rendimiento académico del alumno es un reflejo de sus hábitos de estudio, por lo que se considera a éstos como uno de los factores determinantes del éxito o fracaso escolar.

En la revisión presentada , en mayoría de las investigaciones realizadas se concluye que los hábitos de estudio tienen una relación directa con el rendimiento académico de los alumnos, donde un buen ambiente de estudio, la planificación en el estudio, los métodos de estudio utilizados la motivación por el estudio inciden en el rendimiento académico de los alumnos, como también existen una minoría de trabajos de investigación que concluyen que no existen diferencias significativas estadísticamente entre el rendimiento académico de los alumnos que tienen buenos hábitos de estudio y los que no tienen hábitos de estudio, por estas consideraciones es que hemos optado por encontrar respuestas a la inquietud sobre la situación real en que se encuentran los alumnos de la Institución Educativa Cabana, con respecto a los hábitos de estudio y el rendimiento académico.

6. Marco Conceptual.

Adquisición de conocimientos

Para obtener un buen aprendizaje y que el estudio sea eficaz el estudiante debe conocer cada una de las etapas de los procesos psicológicos que intervienen en la adquisición de conocimientos.

Además tiene que tener en cuenta lo siguiente, que para poder lograr la adquisición de los aprendizajes debe saber aprender a aprender.

Aprender a aprender, es encontrar la manera de entender, analizar comprender las cosas del exterior por los medios que a cada uno le parezca convenientes, cómodos o más fáciles, como por ejemplo un propio método de estudio, el de hacer esquemas, asi la persona lo entiende y aprende. (Carla Iribarren)

Aprender a aprender es lograr que el conocimiento adquirido por el estudiante o la persona que lo adquiere sea significativo, de tal manera que lo pueda utilizar de forma efectiva y sepa dónde aplicarlo en el momento que lo amerite y que sea pertinente para sus vidas. (Yanira 2001).

Aprender a aprender es un proceso superior que consiste en darse cuenta de lo que uno aprende y cómo lo aprende. Implica controlar el aprendizaje. (Santibáñez 2000).

Estudiar con eficiencia

Por eficiencia se entiende la adquisición del máximo de conocimientos y retención con el menor gasto de energía y esfuerzo. Por consiguiente estudiar con eficiencia implica un análisis del tiempo y móvil, la racionalización del procedimiento del trabajo (Quintanilla 1995).

Cabe señalar que el éxito en el estudio no sólo depende de la inteligencia y el esfuerzo, sino también de una buena actitud psicológica frente a la tarea escolar, de los hábitos de estudio y de los métodos de trabajo.

Condiciones para el Estudio Eficiente

Al hablar de hábitos de estudio, Pérez(1985); Vásquez(1986); Tovar(1993); Correa (1998); Santiago(2003) coinciden en señalar los siguientes factores que condicionan el estudio eficiente: a) la inteligencia, el esfuerzo y la motivación . b) los hábitos de lectura. C) Planificación del tiempo, que consiste en la organización de los planes de estudio, d) concentración, que consiste en controlar y dirigir la atención hacia el objeto de estudio, e) ambiente, buscar las condiciones más favorables, de tal manera que la concentración y el estudio no se vean desfavorecidos, lugar exento de distracciones, buena iluminación ventilación y temperatura adecuada, f) toma de apuntes, que constituyen cada vez una práctica más generalizada y es necesario iniciar a los alumnos en ella para que sen ellos quienes investiguen, redacten, analicen, informen y obtengan en definitiva el máximo provecho posible d datos e información. En este sentido Maddox, (1980), señala que el mejor modo para prepararse para los exámenes consiste en desarrollar hábitos de estudio sistemáticos.

Hábitos de Estudio.

Los métodos de estudio son modos de hacer operativa nuestra actitud frente al estudio y el aprendizaje. Favorecen la atención y la concentración, exigen distinguir lo principal de lo secundario, e implican no sólo lo visual y auditivo, sino también la escritura, reduciendo la dispersión o haciéndola evidente para el propio sujeto. Por lo tanto en relación a esto se encuentran los hábitos de estudio que son un conjunto de actividades que hace cada persona cuando estudia. Debido a que tanto los hábitos como las actitudes tienden a estar encerrado en el método de estudio de estudio que posee cada persona.

Distintas técnicas son aquellas propias de los estudiantes con las que han ido consolidando el prestigio y la práctica de algunos procedimientos sencillos y efectivos para favorecer el aprendizaje.

Para Correa (1998), los hábitos de estudio son formas adquiridas de actuar que se presentan automáticamente. El individuo que adquiere un hábito actúa sin necesidad de darse cuenta, de ahí que se ha dicho que no son otra cosa que un reflejo firmemente establecido. Estos se adquieren voluntariamente o involuntariamente, originándose en esta doble forma de conocimiento los cuidados que deben tener los padres y los maestros proporcionando por una parte, medios para que se adquieran los hábitos considerados como buenos o útiles y por otra, evitando que surjan los incorrectos o perjudiciales para el individuo y la sociedad.

Rondón (1991), define hábitos de estudio como conductas que manifiesta el estudiante en forma regular ante el acto de estudiar y que repite constantemente.

"Entendemos por hábitos de estudio al modo como el individuo se enfrenta cotidianamente a su quehacer académico" (Belaúnde 1994). Es decir es la costumbre natural de procurar aprender permanentemente, "esto implica la forma en que el individuo se organiza en cuanto a tiempo, espacio, técnicas y métodos concretos que utiliza para estudiar". (Belaunde-1994).

Formación de Hábitos de Estudio

Para la formación de hábitos de estudio es evidente que el ejercicio es necesario; pero la práctica no conduce el aprendizaje. Saber si lo que se hace está bien o mal incita al individuo a modificar su conducta para que sea más eficiente en sus estudios. En ese sentido Mira y López (1978) señalan que el docente debe iniciar a sus estudiantes la práctica dirigida, es decir, el estudio debe ir bien orientado, o sea, hacerles ver en todo momento los objetivos que pueden alcanzar con su actividad, que comprendan el propósito del estudio ya que este sin orientación es algo estéril. El estudio no puede motivar al alumno si éste no sabe por qué y para qué lo realiza.

Maddox (1980) señala que la motivación exige que cada respuesta sea reforzada positivamente, de modo que sirva de preparación para la siguiente, y esta a su vez para otra posterior; con el fin de que el nivel de expectativas se mantengan durante el tiempo preciso. De esta manera la fuerza del hábito se vigoriza como un ejercicio de repetición y fortalecimiento.

Santiago (2003) resume unas normas sencillas, o recomendaciones, que se deben tener en cuenta para mejorar o desarrollar hábitos de estudio. Entre los que se señala:

  1. Establecer un horario de estudio.
  2. Distribución y organización adecuada del tiempo
  3. Preparación continua entre lo que destaca: repasar diariamente las asignaturas, preparar las asignaciones con regularidad, no dejarlo todo para el final.
  4. Desarrollar hábitos eficientes de lectura como: hacer resúmenes, esquemas, subrayar ideas principales, hacer uso del diccionario
  5. Estudiar en un lugar libre de ruidos, con buena iluminación y ventilación.

Correa (1998), señala que en la escuela, la formación de hábitos de estudio presenta debilidades, ya que muchos docentes poseen pocos conocimientos al respecto y no cuentan con las herramientas necesarias, especialmente en la secundaria, los programas no contienen objetivos donde se trate un aspecto tan importante como los hábitos de estudio, de allí que los docentes no cuentan con los recursos necesarios para ayudar en esta formación, la cual se considera sumamente importante para el futuro del individuo.

Técnicas sobre los distintos hábitos de estudio

    • Subrayar es resaltar con una línea las ideas fundamentales de un texto.
    • Cómo se hace.
    1. Se lee con atención el texto las veces que sea necesario para comprenderlo bien.
    2. Se subraya en cada párrafo las palabras que nos dan las ideas más importantes. Normalmente son nombres o verbos.
    3. Si quieres hacerlo perfecto utiliza subrayado con dos colores: uno para lo básico y otro para lo importante peo secundario.
    • Para qué sirve.
    • Para reflejar lo más importante de un texto.
    • Para realizar un resumen posterior.
    • Para estudiarlo y poder aprenderlo más fácilmente.
    1. El resumen
    • Resumir es reducir un texto manteniendo lo esencial y

    quitando lo menos importante.

    • Para resumir.
    1. Se subrayan las ideas fundamentales del texto como se explica más arriba,
    2. Se ordena lo subrayado y se redacta con nuestras propias palabras.
    1. Mientras estudiamos podemos ir sintetizando el contenido del texto en una hoja aparte. Cuando realizamos esta tarea, utilizando las palabras del autor, la llamamos "resumen". Cuando lo hacemos con nuestras propias palabras, "síntesis".

      Esta técnica es más ágil y precisa que el resumen y, al igual que éste, resulta muy útil cuando estamos trabajando con un libro que no nos pertenece.

      Al sintetizar debemos tomar nota sólo de lo fundamental. Es aconsejable leer primero un párrafo completo y ver si su contenido esencial es relevante, para luego escribirlo de un modo breve y claro. Es de mucha importancia que en la síntesis queden indicadas las conexiones que unen las ideas principales del autor, de modo que se pueda seguir el hilo conductor de su argumentación. Además, es de suma importancia que la síntesis dé cuenta del texto a partir del cual fue realizada. Para ello debe incluir todos los datos del libro: autor, título, ciudad, editorial, año y, si no es nuestro, cómo accedimos a él.

    2. Síntesis.
    3. Los esquemas y cuadros sinópticos.

    El esquema es una técnica que realmente tenemos muy olvidadas pero que da mucho juego. No es una técnica sencilla ya que depende directamente de cómo se haya realizado el subrayado y la lectura.

    Un esquema debe presentar las ideas centrales del texto, destacadas con claridad. Presenta de forma sencilla y lógica la estructura del texto.

    El esquema es como un resumen pero más esquematizado, sencillo y claro. Con un solo golpe de vista podemos percatarnos de la información que contiene el texto estudiado.

    A las clases y conferencias debemos concurrir provistos de los elementos indispensables para escribir. Es importante que nos ubiquemos en un lugar desde el que podamos escuchar y ver al docente con claridad.

    El estudio es un ejercicio de voluntad. El esfuerzo y la dedicación son las armas fundamentales para afrontarlo pero hay condiciones, hábitos y maneras de estudiar que nos ayudaran a que nos resulte más sencillo y sea más efectivo.

    Elementos que se deben tomar en cuenta para el estudio

    1. El primer objetivo que debemos lograr es hacer una planificación del tiempo que hay que dedicar al estudio. Es importante no dejarlo todo para el último día y crear diariamente un hábito de estudio. El apoyo de los padres es fundamental y han de ser exigentes en el cumplimiento de un horario de estudio siempre adecuado al horario familiar.

      Organizarse para estudiar todos los días y a una hora determinada produce una inercia que provoca un mayor aprovechamiento del tiempo de estudio. No se debe enfocar el estudio como un mero trámite para aprobar un examen sino para adquirir conocimientos que nos enriquecerán en todos los aspectos. La confección de un plan de estudio debe hacerse en forma realista, nunca hay que planificar horarios irreales que no se tiene ninguna posibilidad de cumplir.

      Una hora bien realizada es una hora totalmente aprovechada; pasar tres horas frente a los cuadernos sin concentrarse, es haber perdido el tiempo y engañarse uno mismo pensando que "estudié toda la tarde".

      Si se estudia de una hora a una hora y media diaria en forma constante y permanente, se estará al día en todas las materias, habrá tiempo suficiente para muchas otras actividades. Por eso, es mejor estudiar todos los días un poco, que mucha materia en pocos días.

      No es conveniente estudiar de noche, ya que esta es necesaria para descansar, hay que dormir de ocho a diez horas diarias, así el rendimiento será mejor.

      Los buenos resultados en el estudio se consiguen realizando un trabajo bien hecho, con métodos y hábitos apropiados. Es necesario formar la costumbre de estudiar, ya que el estudio depende de cada uno.

    2. La planificación.

      Es importante estudiar siempre en un mismo sitio, creando de esta manera un espacio acondicionado al estudiante y que éste considere como propio. Ha de ser un lugar cómodo, ordenado y tranquilo para favorecer la concentración.

      Se debe estudiar sentado en una silla y con una mesa. Si ésta no es lo suficientemente grande, es conveniente tener una mesita auxiliar donde poder poner apuntes o libros de consulta.

      Se debe cuidar también la iluminación, evitando reflejos y sombras y cuidar la temperatura ya que el frío excesivo distrae la atención y el calor crea sopor y fatiga.

      Sería también muy recomendable que el cuarto destinado al estudio esté protegido del ruido que llega de la calle. Durante las horas de estudio, también habrá que evitar que haya ruidos en la casa; el silencio favorece la concentración del estudio.

    3. El lugar de estudio.

      Los primeros años del colegio son fundamentales, debido a que en estos se producen los aprendizajes que sientan las bases para los hábitos de estudio posteriores.

      El aprendizaje de la lectura en estos primeros años es básico, ya que el procedimiento en el que se basa el estudio. Por ello es muy importante que el niño haga ejercicios de lectura comprensiva, es decir, que lea un texto y posteriormente haga un relato de éste, o bien nosotros le hagamos preguntas acerca de él.

      Fomentar la lectura en general es muy beneficioso, al niño que lee habitualmente le cuesta menos ponerse a estudiar y tiene mayor facilidad para asimilar los contenidos, ya que se concentrará en la lectura con más facilidad que el niño que no tiene este hábito.

    4. El hábito de la lectura.

      Cada alumno posee un ritmo propio de aprendizaje. Por eso es importante, en primer lugar, llegar a conocerse bien; una adecuada planificación del tiempo distribuida de acuerdo a nuestras propias capacidades nos ayudará a rendir en forma satisfactoria.

      La historia no es una materia que se aprende con una sola leída, se necesita de varias repeticiones para llegar a comprender bien su significado. Por lo tanto, al planificar nuestro calendario de estudio, tenemos que tomar en cuenta que necesitamos varios días para llegar a comprender plenamente lo que estudiamos.

      El horario es una distribución del tiempo diario en función de nuestras actividades. Planificar las actividades en un horario nos permite crear un hábito ordenado y responsable.

      Para organizar nuestro tiempo de estudio es necesario considerar también los períodos dedicados al descanso, la diversión, el deporte, las obligaciones familiares y sociales.

    5. Organizar el tiempo.

      En una habitación que se disponga para ello, si puede ser de uso exclusivo, sin malos olores, bien aireada y ventilada, ni con mucho calor ni con frío, sin molestias de ruidos, ni otro tipo de distracciones (televisión, cuarto de juegos de los hermanos, radio, etc,)

      Tener una mesa de trabajo amplia, en la que se pueda tener encima todo el material que se va a necesitar, sin otros objetos de distracción como revistas, juegos, adornos móviles, etc.

      La luz que sea preferiblemente natural y si no es así que sea blanca o azul y que proceda del lado contrario a la mano con la que se escribe ( a un zurdo la luz le tendrá que provenirle de la derecha).

      Tanto la mesa como la silla deberán estar en consonancia con la altura, ser cómodas pero no en exceso. La silla tiene que tener respaldo y ser dura. La excesiva comodidad te conducirá a rendir menos e incluso a dejar de estudiar, pero con la incomodidad ocurrirá lo mismo.

    6. Organizar el espacio.
    7. Normas para aprovechar el tiempo.

    La atención y la concentración son fundamentales para aprovechar la horas de estudio y las explicaciones dadas por el profesor en clase. Para muchos de nosotros esto es un verdadero problema. La necesidad de estar atentos y de concentrarse en el estudio es algo básico.

    Pero existen muchos elementos que influyen en la atención:

    • La motivación y el interés con que estudiamos.
    • Las preocupaciones: problemas familiares, problemas con los compañeros, problemas con los amigos, preocupaciones sexuales o amorosas, problemas de dinero, etc.

    Consejos prácticos para aumentar las horas de estudio:

    1. Programar las actividades, tanto las diarias como las semanales.
    2. Dividir claramente el estudio de la diversión .
    3. No dejar para mas adelante el comienzo del estudio.
    4. Aprovechar también los ratos libres.
    5. Anticipar los estudios respecto a su fecha límite
    1. Aprender a esquematizar.

    Esquematizar los temas de estudio es la manera más efectiva para que el estudiante tenga una visión general del tema y le ayude a prenderlo y asimilarlo.

    Antes de realizar un esquema debemos leer el texto, se debe captar las ideas más importantes, estas suelen constar de los títulos de los apartados, sus definiciones o características principales y la enumeración de los subapartados. Cuando el alumno ha leído ya totalmente el texto puede empezar a subrayar las ideas más importantes en una lectura posterior.

    La información del esquema tiene que ser escueta, en palabras claves y en frases cortas, en primer lugar se colocarán las ideas principales y posteriormente las ideas secundarias y ejemplos.

    Cuando se deba desarrollar el tema tendrá una visión rápida de este y podrá desarrollar cada apartado de una manera ordenada y estructurada.

    Las preocupaciones causan mucha ansiedad y desconcentración en la mente a la hora de estudiar o atender:

    • El lugar en que estudia y las condiciones del mismo.
    • La fatiga: no se puede estudiar estando cansado o con sueño.
    1. La colaboración de los padres.

    Desde el principio del estudio, es muy positivo que los padres muestren interés por los libros de texto de sus hijos y se involucren con ellos en los temas de estudio, especialmente durante los primeros cursos. Podemos comentar con ellos temas académicos fomentando de este modo su interés por el estudio.

    Es importante que cuando los niños estudien comprendan lo que están leyendo y que el estudio no sea una mera memorización de frases. Por eso, cuando le preguntamos la lección, es bueno que nos expliquen lo que ellos entienden y no se ciñan a repetir palabra por palabra lo que viene en el libro, también deben preguntar o mirar en el diccionario cualquier frase que no entienda o cualquier palabra que no conozcan.

    Ventajas del establecimiento de Hábitos de Estudio

    El establecimiento de patrones o esquemas de estudio tiene muchas ventajas como:

    1. Aumentar la cantidad de material que se puede aprender en una unidad de tiempo.
    2. Reducir el número de repeticiones hasta su asimilación y consecuentemente reducir el tiempo que podría dedicársele. Por lo tanto deben, cultivarse en la escuela como metas que los alumnos han de alcanzar bajo la orientación segura del profesor (Asociación de Maestros de Puerto Rico, 1987).

    Maddox (1980) afirma que vale la pena aprender unos métodos de estudio eficaces no sólo en vista a proyectos inmediatos de estudio, sino por que son hábitos que se adquieren e internalizan y tienen una duración infinita. En este sentido, Bigge y Hunt (1981) señalan que las escuelas deberían tratar de enseñar a los alumnos, de tal manera que no solo acumulen conocimientos aplicables a las situaciones de la vida cotidiana, sino también a que desarrollen una técnica para adquirir independientemente nuevos conocimientos.

    Todo individuo necesita para afrontar la vida moderna saber leer y escribir, poseer entrenamientos manuales y sobre todo requiere hábitos metodológicos de estudio, que lo guíen con mayor seguridad en sus proyectos de estudio y elevarán su rendimiento académico.

    Rendimiento Académico

    El rendimiento escolar es objeto de permanente preocupación, lo cual no resulta sorprendente si se tienen presentes los datos que de vez en cuando se publican sobre las altas tasas de fracaso y abandono de los alumnos. Mas allá de las cifras oficiales, nos encontramos con que el llamado "fracaso escolar" comporta una dramática realidad humana que afecta a los alumnos, padres, profesores y, por ende al conjunto de la sociedad.

    A continuación se señalan algunas definiciones de diversos autores sobre rendimiento académico.

    Asumiendo el rendimiento académico como "el producto que da el alumnado en los centros de enseñanza y que habitualmente se expresa a través de las calificaciones escolares".

    La definición anterior pone énfasis en los resultados y es bien cierto que la educación ha de atender sobre todo los procesos, mas, nos guste o no "las notas" constituyen objeto de general inquietud, a la par que son indicadores oficiales del rendimiento. El hecho de considerar las calificaciones escolares como expresión del rendimiento académico, existe limitaciones en las calificaciones, por el momento son los indicadores más invocados del rendimiento académico, sin que ello suponga aquiescencia por nuestra parte.

    Nivel de rendimiento expresado en una nota numérica que obtiene un alumno como resultado de una evaluación que mide el del proceso enseñanza aprendizaje en el que participa. ( Retana)

    Gonzáles (1982), señala que el rendimiento académico, además de las calificaciones obtenidas, debe guardar una relación entre el número de materias aprobadas y aplazadas y el tiempo que tarda el estudiante en graduarse.

    Por otra parte, Jiménez (1983), establece que el rendimiento escolar es el promedio ponderado de notas obtenidas por el alumno durante un determinado período académico.

    Fermín (1997) define rendimiento estudiantil como el promedio de notas obtenidas por los estudiantes en cada lapso. Esta es la definición que consideraremos para el presente trabajo de investigación.

    Condicionantes del rendimiento académico

    Tomando como base algunas investigaciones, se describen resumidamente algunos de los factores que influyen en el rendimiento académico en la enseñanza secundaria.

    Inteligencia.

    Aunque en la mayor parte de las investigaciones encuentran que hay correlaciones positivas entre factores intelectuales y rendimiento, es preciso matizar que los resultados en los test de inteligencia o aptitudes no explican por sí mismos el éxito o fracaso escolar, sino más bien las diferentes posibilidades de aprendizaje del alumno. Como es sabido, hay alumnos que obtienen altas puntuaciones en las tradicionales pruebas de cociente intelectual y cuyos resultados escolares no son especialmente brillantes, incluso en algunos casos son negativos.

    Entre las variables intelectuales, la que tiene mayor capacidad predictiva del rendimiento académico es la aptitud verbal (comprensión y fluidez verbal escrita). La competencia lingüística influye considerablemente en los resultados escolares, dado que el componente verbal desempeña una relevante función en el aprendizaje. Tampoco debe soslayarse que todo profesor, conciente e inconcientemente, al evaluar tiene muy en cuenta como se expresan sus alumnos.

    Personalidad

    Durante la adolescencia acontecen notables transformaciones físicas y psicológicas que pueden afectar al rendimiento. Los profesores deben estar preparados para canalizar positivamente estos cambios. Sea como fuere, cabe afirmar que la perseverancia, en cuanto rasgo de personalidad, ayuda a obtener buenos resultados. Así mismo, se confirma la idea de los autores que sostiene que durante el nivel secundario suelen tener calificaciones más elevadas los estudiantes introvertidos que los extrovertidos, quizá por que se concentran mejor.

    La formación de los educadores permite contrarrestar las turbulencias de los adolescentes, lo que equivale a brindarles apoyo, confianza y seguridad, tan necesarios para el despliegue saludable y fecundo de la personalidad.

    Hábitos y técnicas de estudio

    Es necesario que los alumnos estén motivados y que rentabilicen el esfuerzo que conlleva el estudio. Los hábitos (prácticas constantes de las mismas actividades) no se deben confundir con las técnicas (procedimientos o recursos). Unos y otras, sin embargo, coadyuvan a la eficacia del estudio. De un lado, el hábito de estudio es necesario si se quiere progresar en el aprendizaje. De otro, conviene sacar el máximo provecho a la energía que requiere la práctica intencional e intensiva del estudio por medio de unas técnicas adecuadas.

    Los hábitos y técnicas de estudio tiene gran poder predictivo del rendimiento académico, mayor incluso que las aptitudes intelectuales. Las dimensiones con más capacidad de pronosticar los resultados escolares son las condiciones ambientales y la planificación del estudio. En efecto, el rendimiento intelectual depende en gran medida del entorno en que se estudia. La iluminación, la temperatura, la ventilación, el ruido o el silencio, al igual que el mobiliario, son algunos de los factores que influyen en el estado del organismo, así como en la concentración del estudiante.

    Igualmente importante es la planificación del estudio, sobre todo en lo que se refiere a la organización y a la confección de un horario que permita ahorrar tiempo, energías y distribuir las tareas sin que haya que renunciar a otras actividades. Solo sí se dispone de un mapa organizativo general se puede ser eficaz en el diseño y cumplimiento de las acciones concretas.

    7. METODOLOGÍA.

    El trabajo de investigación se desarrolló orientado metodológicamente por la investigación descriptiva – explicativa simple o de primer nivel de investigación cuantitativa, para que el recojo, análisis y procesamiento de la información permita conocer la influencia de los hábitos de estudio en el rendimiento académico en el área de matemática de los alumnos del Cuarto y Quinto Grado de la I.E.S de Cabana, así lo ha ameritado.

    El estudio se desarrolló en el distrito de Cabana, Provincia de San Román, Región Puno, Perú, en el periodo académico de 2005, con alumnos del Cuarto y Quinto Grado de la Institución Educativa Secundaria Cabana.

    La muestra considerada para el presente estudio, fue no probabilística e intencionado por las facilidades de recolección de la información que ofrece dicha población de estudio, conformado por 79 alumnos de ambos sexos del Quinto y Cuarto grado.

    5.1. Métodos y Técnicas de Recolección de datos.

    Desde el punto de vista metodológico y naturaleza de la investigación, se ha utilizado el método del Cuestionario, plasmado en la guía de encuesta, conteniendo la batería de preguntas en base a los indicadores de la variable: hábitos de estudio en base a las siguientes dimensiones:

    • Espacio y ambiente de estudio.
    • Tiempo y planificación del estudio.
    • Método de estudio.
    • Motivación por el estudio.
  1. El subrayado.

Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.