Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Pacientes con tuberculosis pulmonar (página 2)




Partes: 1, 2, 3

1.5 Factibilidad de Realización del Estudio

Se planteo la factibilidad del presente estudio porque sus autores contaban con los conocimientos en el manejo de las técnicas necesarias para su realización, se contó con disponibilidad de tiempo; recursos económicos y materiales.

Manejamos bien las técnicas que utilizamos para la realización de esta investigación.

Disponemos de tiempo suficiente para la realización e investigación del mismo.

Disponemos de recursos económicos para la realización de la investigación y del trabajo.

Utilizaremos una metodología objetiva para dar respuesta a las interrogantes del problema.

Respetamos la ética y la moral. El grupo estaba en capacidad de poner en práctica de ética y la moral a favor de los usuarios.

Contábamos con bibliotecas dotados de amplio conocimiento bibliográfico confiable y actualizados, además utilizamos expedientes de los usuarios.

2. Objetivo de la Investigación

2.1 Objetivo General:

Determinar el tipo de cuidado de enfermería que reciben los pacientes con Tuberculosos Pulmonar ingresados en el Hospital Regional Dr. Antonio Musa en el Periodo Septiembre 2005 – Noviembre 2006.

2.2 Objetivos Específicos:

  • Determinar el tipo de cuidado de enfermería que reciben los pacientes con Tuberculosis Pulmonar en el Hospital Dr. Antonio Musa
  • Determinar el cuidado de enfermería que reciben los pacientes con Tuberculosis Pulmonar según la edad del personal de enfermería que los asiste
  • Determinar el cuidado de enfermería que reciben los pacientes con Tuberculosis Pulmonar según el sexo que lo asiste
  • Determinar el cuidado de enfermería que reciben los pacientes con Tuberculosos Pulmonar según el Estado Civil
  • Determinar el cuidado de enfermería que reciben los pacientes con Tuberculosis Pulmonar de acuerdo a la escolaridad del personal de enfermería que los asiste
  • Determinar el tipo de cuidado de enfermería que reciben los pacientes con Tuberculosis Pulmonar según participación del personal en actividades de actualización
  • Determinar el cuidado de enfermería que reciben los pacientes con Tuberculosis Pulmonar según la duración de la capacitación recibida por el personal de enfermería

3. Propósito

La finalidad de presentar este estudio es la de verificar los cuidados de enfermería que reciben los pacientes en el área de Neumología del Hospital Regional Dr. Antonio Musa.

El propósito subyacente del presente estudio es poder dotar de información al personal de enfermería que se desempeña en esa área que, contribuya a mejorar el cuidado que reciben estos pacientes.

3.1 Reseña Histórica Del Hospital Regional Dr. Antonio Musa

Durante el período de gobierno del 1978-1982 se iniciaron las gestiones para la construcción de un hospital regional que brindará sus servicios a toda la población de la región este, la cual no contaba hasta entonces con un centro de salud de esa categoría, teniéndose que referir todos los pacientes que requerían atenciones más especializadas hacia Santo Domingo. El viejo Hospital Regional Dr. Karl Theodore George, no cumplía con los requerimientos mínimos para ser considerado un hospital regional, debido a la situación de la infraestructura física, equipamiento y disponibilidad de personal.

En el año 1981, se realizaron los primeros trabajos para la construcción de un hospital regional en San Pedro de Macorís previa firma con el consorcio francés HOSPITEX, de un acuerdo para la construcción y equipamiento de dos hospitales en el país.

Por diversos motivos, la construcción del hospital se vio detenida durante varios años. Más adelante, los trabajos se reiniciaron a un ritmo muy lento. En el ínterin, los equipos que estaban asignados a este hospital se distribuyeron entre varios centros del país que en estos momentos requerían de una renovación de su equipamiento. A mediados de los años 90, el gobierno dominicano negoció con el gobierno español el equipamiento del hospital regional a través de fondos de cooperación. El contrato fue adjudicado a la compañía española I Cuatro.

En el año 1993, por iniciativa de varios munícipes y con el aval de más de 60 organizaciones, logra que el nuevo hospital regional lleve el nombre del distinguido médico petromacorisano "Dr. Antonio Musa", y quien fuera uno de los principales discípulos del Dr. Karl Th. Georg.

Al final de la década de los 90, se aceleran los trabajos de terminación del nuevo hospital, inaugurándose el 19 de julio de 1999 y realizándose el traslado del personal y parte de los equipos del viejo hospital hacia el "Dr. Antonio Musa", el 24 de Diciembre de ese mismo año. El proceso de construcción del hospital duró un total de 18 años (1981-2000), iniciando sus operaciones el 24 de Diciembre de ese mismo año. En la actualidad, el hospital tiene 4 años de haber iniciado sus actividades de atención a la comunidad.

Es un hospital estatal que depende de la Secretaria de Estado de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS). Localizado en el Km. 2 ½ de la Carretera Mella en la salida hacia el municipio de Consuelo, en la ciudad de San Pedro de Macorís de la provincia del mismo nombre.

  • Tipología del Hospital:

Por tipo de pacientes: Hospital General.

Por promedio de permanencia: El Hospital Regional Dr. Antonio Musa es un hospital general para pacientes agudos.

Por tipo de Funciones: El hospital es un centro del tipo asistencial donde reciben reciben docencia y entrenamiento los estudiantes de pregrado de la Universidad Central del Este y los estudiantes que realizan su internado rotatorio en las cuatro áreas básicas. El hospital no cuenta con residencias médicas, aunque está contemplada su implementación en un futuro.

  • Infraestructura:

El hospital está constituido por una estructura de tres niveles.

  • Dotación Normal de Camas:
    • Obstetricia 49
    • Ginecología 17
    • Pediatría 51
    • Medicina Interna 83
    • Cirugía 43

TOTAL 243

4. Marco Teórico

4.1 Cuidado de Enfermería

Cuidado:

Desde los orígenes de la enfermería, hasta la presente época se plantean enfoques que coinciden en que el objetivo de la praxis en enfermería es el cuidado en contraste con el objetivo de otras disciplinas de la salud orientadas a curar.

Para curar se necesitan amplios conocimientos acerca de la anatomía, fisiología, biología, medicina interna, quirúrgica, farmacología..., para cuidar también es necesario ese conocimiento, pero más aun se requiere un profundo conocimiento del ser humano, su cultura, su experiencia frente a la salud, la enfermedad, la vida y la muerte.

El cuidado constituye la verdadera dimensión social, elemento integrador de la práctica, de las diferentes intervenciones de enfermería. Enfermería es ciencia y arte.

Ciencia, no en el estricto sentido epidemiológico, sino porque su disciplina se instaura a partir de fundamentos de las ciencias sociales y biológicas.

Arte, porque requiere de sensibilidad y creatividad para enfrentar las realidades humanas en la vivencia de sus procesos vitales. El arte se expresa en las acciones individualizadas, en la relación con el usuario y establece que describen la situación real de cada usuario con su circunstancia con un medio ambiente. Esto demanda capacidad sensitiva para clarificar y comprender las representaciones, los sentimientos y las actitudes de los enfermos y sus familias frente a la enfermedad, al dolor, búsqueda de la salud y la muerte.

Cuidar a una persona supone el reconocimiento de sus valores culturales, sus creencias y convicciones (Leiningeo, 1991:21-23).

Desde que la vida surge existen los cuidados, como una necesidad de supervivencia. El hombre y la mujer siempre necesitan de cuidados, porque cuidar es un acto de vida, que previamente y antes que todo, tiene como finalidad permitir que la vida continúe y así luchar contra la muerte, ya sea la muerte del individuo, muerte del grupo o muerte de la especie.

El conocimiento, entorno de las prácticas del cuidado, se produce esencialmente alrededor de todo lo que da vida, lo que es fecundable y que produce luz (Colliere 1989).

4.1.1 Conocimientos de Enfermería en los Cuidados:

Todas las corrientes filosóficas coinciden en un punto vital, el cuidado de la vida. El desarrollo de la enfermería incorpora postulados sustentados en los aspectos psicosociales del ser humano. Es necesario la incorporación de conocimientos profundos que permitan cuidar a las personas con metodologías científicas y evidencias.

Son igualmente necesarias las aportaciones de distintas disciplinas, con significativa relevancia, entre ellas, la psicología, la sociología y la antropología. La psicología dota a la enfermería de conocimientos que le permiten conocer al hombre y a la mujer sano o enfermo, situados en su entorno influyente. La sociología permite a la enfermera incorporar conocimientos que ayudan a comprender a los individuos en relación a otros, grupos, familias, cultura y sociedad; y poder intervenir con propiedad.

Además de comprender, se requiere de una conciencia clara acerca del valor de la vida y de la dignidad humana, para saber cuales son los deberes éticos del ser humano; se necesita comprender y reconocer quien es éste. En él se dan realidades que superan las leyes de la física, la química y la biología, tales como la capacidad de plantearse lo que no es energía, ni materia y poder luchar por un ideal que incluye trascienda un bien biológico. En el ser humano se evidencian las necesidades de determinadas condiciones biológicas para que su cuerpo sirva como medio de expresión de realidades espirituales (libertad, la felicidad, el amor, la tolerancia, búsqueda de lo verdadero y de lo bueno,...).

Entre las experiencias del quehacer de enfermería se recuerda y suena en los oídos de muchas enfermeras las palabras de pacientes: ¡Enfermera me duele, tengo miedo, estoy asustado!

Debe considerarse al ser humano como espíritu y materia, poseedor de individualidad y de identidad exclusiva e irrepetible; es por eso, que tiene una dignidad y valor intrínseco tan grande, que hace sea un "fiar en si mismo" como dice Kant, y no debe permitirse sea tratado como medio, manipularlo, discriminarlo o atentar contra su integridad, su liberta, y menos aun frente a casos de posibles o reales malformaciones y limitaciones físicas, mentales, económicas o sociopolíticas (herrera Jaramillo, P.P. 376 y Rodríguez L., Ángel, Ética General).

Se comparte, al tratar sobre el cuidado, estos planteamientos e igualmente se considera prudente reflexionar acerca de otras tendencias que describen al ser humano como resultado de su proceso histórico.

4.1.2 Antecedentes sobre el Cuidado:

Origen del Cuidado (recuperación histórica del cuidado de Enfermería):

Se ha considerado a la profesión de la enfermería como la más antigua de las artes y la más joven de las profesiones.

La enfermería forma parte de la historia de la mujer, muy especialmente de la mujer como cuidadosa. En su proceso histórico, Enfermería ha atravesado por diferentes etapas y experiencias donde prevalecen los valores de humanidad.

No existe documentación sobre los orígenes de la enfermería en la prehistoria, por lo que se hace difícil analizar y comparar ese periodo con las etapas históricas subsiguientes. Todo lo escrito en ese periodo prehistórico son hipótesis basadas en descubrimientos de arqueólogos, antropólogos y estudiosos de la prehistoria.

Un historiador ha destacado: "la enfermera es el espejo en que se refleja la situación de la mujer en el tiempo".

La narración histórica de la humanidad evidencia claramente que la especie humana siempre ha tenido necesidad de cuidar a sus semejantes y los roles específicos relacionados con el cuidado han sido desempeñados pro algunos miembros de la familia, especialmente las mujeres; y el hogar, la casa era vista como "el lugar estratégico de los cuidados".

La práctica del cuidado, en el periodo neolítico, se describe como una acción desligada a los elementos psicológicos y culturales, asociado directamente con las condiciones naturales del medio ambiente y climatológicos. Este hecho puede haber incidido en la dificultad para pensar el cuidado con un enfoque holístico.

En el análisis crítico de la historia del cuidado se observa que siendo el acto de "cuidar" la función esencial en el acto sanitario ha predominado el acto de "curar" en los manuales clásicos de la historia de la Medicina, aun cuando es evidente y comprobado la relevancia del cuidado de los procesos de producción de salud, reducción de riesgos, atención a la enfermedad aguda y crónica, recuperación y rehabilitación de la salud.

Esta predominancia de valor el acto de curar por encima del de cuidar está asociada a la historia del quehacer de las mujeres, a su ubicación y valoración en la jerarquía social de la historia.

Señala la Dra. Carmen Mezquita en su versión literaria de los cuidados de enfermería que "los manuales clásicos de Historia de la Medicina, empeñados en historiar los avances diagnósticos y terapéuticos, son absolutamente insensibles para las dimensiones de cuidar en la actividad sanitaria. Esto distorsiona la comprensión de la actividad: intervención del acto de cuidar".

Ese planteamiento infiere que al tratar de excluir el concepto "cuidado", de alguna manera, se excluye la disciplina de la enfermería y a la enfermera.

Históricamente la enfermería ha estado relacionada con el instinto de conservación y protección de los diferentes grupos sociales y de sus miembros para el cuidado de sus necesidades de su entorno, de las corrientes filosóficas de la época.

Se destaca como de interés, la cultura del cuidado de los egipcios, que provenía del "descubrimiento del cuerpo herido entre los cazadores" de la prehistoria y "de sus prácticas de cuidar para hacer retroceder el mal físico por la fuerza, siendo además, los garantes de lo sagrado y de la tradición". Otras civilizaciones, consideraron a las enfermedades como impuro o intocable, más no así los egipcios.

Los cuidados practicados en la Grecia Clásica se caracterizaron por un accionar instintivo y mágico-religioso, relegados al ámbito exclusivamente doméstico, con algunas variaciones en el terreno institucional.

Los cuidados de enfermería en el mundo clásico eran visualizados como trabajo de poca importancia social, quienes la aprendían y practicaban eran considerados, en el caso de las mujeres, jurídicamente menores y sin posibilidades de desarrollo intelectual.

En la historia de la Baja Edad Media no se reporta la inclusión de los cuidados en el ámbito gremial, mientras que otras actividades relacionadas con la salud como la de los barberos, sangradores, si estaban contempladas.

En el contexto del Cristianismo se desarrolló una asociación femenina como opción alternativa al convento, que hicieron de los cuidados a pobres y enfermos su tarea principal. Estas mujeres se denominan Beguinas y conservaban sus derechos sobre la propiedad privada, trabajan para mantenerse y podían contraer matrimonio. Esta asociación puede considerarse como una forma primitiva de gremio y de la enseñanza de enfermería organizada.

En este periodo se planteó el carácter vocacional y religioso en la prestación del cuidado y se interpretó e incorporó el concepto de calidad como una acción del grupo religioso y no como principio. Se señala el estancamiento del avance y desarrollo de los cuidados de enfermería con relación al progreso en el ámbito médico y quirúrgico. Este estancamiento se atribuye al carácter religioso, y social de la mujer, muy arraigada a los cuidados.

En el periodo medieval existieron dos tipos de mujeres cuidadoras:

  • Cuidadoras protegidas por el poder político o el gremio que podían ejercer como cuidadoras o boticarias por ser esposas de médicos o boticarios; vivían cerca del monasterio o de la nobleza y mantenían su confianza mientras estuvieran casadas o fueran aceptadas por el gremio o por los nobles y abad.
  • Cuidadoras consideradas brujas, por el hecho de atender a los campesinos y pobres, no estaban protegidas, ni vivían en casas confortables, tenían escasos medios económicos y residían lejos de los muros de la ciudad.

En este periodo se destaca la valoración de la clase social de las mujeres, como factor determinante en la legitimidad o permisividad de las intervenciones de cuidado; se observa además el peso dado por la sociedad a la discreción, como valor asociado a las personas que ofrecen cuidado.

4.1.3 Periodo Medieval:

Según cita Bertini Ferrucio en la obra la Mujer Medieval, durante muchos años las mujeres cuidadoras ejercieron su oficio sin título, excluidas de los libros y de la ciencia oficial, aprendían unas de las otras y se transmitían sus experiencias de madres a hijas y entre vecinas.

Esta forma de aprendizaje, de transmisión de experiencias podría ser considerada como el inicio del concepto de red.

4.1.4 PRINCIPIOS EN LOS QUE SE BASA EL CUIDADO:

Se reconoce la importancia y necesidad de profesionales de enfermería con alta capacidad de liderazgo, con visión filosófica y una perspectiva de su profesión como disciplina científica, preocupada por el bien de la humanidad y que posea un sistema de creencias que revele su firmeza ética. La enfermera debe realizar la intervención del cuidado con una filosofía personal, con la propia filosofía de la enfermería y del cuidado.

Los elementos filosóficos de la enfermera profesional y del cuidado deben estar influenciados por las tendencias filosóficas del existencialismo, fenomenología y el humanismo; en tal sentido la práctica debe mostrar interés en la naturaleza, en la esencia (ser) de los seres humanos; y en la ciencia del ser, comprende la sociedad y su estructura, sus creencias, la relación entre medio ambiente y salud, las formas de interactuar entre el medio continuo y como fenómeno unidireccional, relación entre enfermedad y salud, la razón de ser de la enfermera y los beneficios de la enfermería.

Con relación al conocimiento, reflejar los aspectos esenciales de la disciplina científica, marco conceptual fines y procesos de la investigación en enfermería, las bases cognoscitivas con las que opera la enfermera profesional, el proceso de enfermería y como se lleva a cabo, los conceptos esenciales para la práctica.

Los fundamentos básicos de la filosofía de enfermería deben estar diseccionados a los derechos y responsabilidades de la profesión, a los derechos y responsabilidades esenciales de los usuarios, a los principios éticos que rigen la atención y el cuidado, a la conducción de la investigación en la disciplina, a los requisitos académicos para el ejercicio, a procesos de enseñanza-aprendizaje actualizados e innovadores, y las funciones esenciales para poner en práctica el ejercicio de enfermería. Basado en estos fundamentos solo es posible integrar un auto-concepto y una estructura dinámica de la filosofía de la enfermería.

En estos fundamentos filosóficos para las intervenciones del cuidado enfermería debe integrarse, además, un conjunto de principios, como son, la comprensión de lo que es lógico, de lo que es correcto, del respecto a las normas y derechos, especialmente el derecho a la salud.

La concepción de la relación enfermería y el usuario debe garantizar el respeto al principio del consentimiento fundado, a la naturaleza de la calidad de vida, a la participación en la toma de decisiones, y a los elementos de moralidad.

Sobre estos elementos generales de la filosofía, en relación al cuidado, la Dra. María Mercedes Durán en su artículo "Aspectos Conceptuales del Cuidado en Enfermería, - Utilidad para la práctica de la investigación" puntualiza: La filosofía del cuidado sustenta los principios de universalidad, individualidad, humanidad, ritmos alternantes, paciencia, compromiso, creatividad y presencia auténtica.

La presencia auténtica es uno de los principios más importantes y cruciales para el logro de la calidad del cuidado y para alcanzar el objetivo buscado.

Otros principios que ameritan rescatarse en la filosofía, como condición sustancial en el cuidado, son el de la inter., multi y transdiciplinaria, equidad, calidad y la pertinencia, no importando las circunstancias, ni las características de las personas para recibir un cuidado de calidad y oportuno. (14)

Significado de la práctica profesional:

La práctica no es enfermería; la práctica es la expresión de las formas como las enfermeras/os utilizan el conocimiento.

Las actividades que las enfermeras/os desarrolladas son las herramientas de la práctica para mejorar los fenómenos de la disciplina.

La práctica de investigación y la educación son formas de trabajo en las cuales se utiliza el conocimiento.

4.2 IMPORTANCIA DEL CUIDADO DE ENFERMERÍA:

Constantemente la enfermera tiene que hacer decisiones por sus pacientes, con su propia seguridad y la de los demás y con las relaciones interpersonales. Cada vez se le pide más decisiones atinadas y no solo eso, también se le pide que guíe al personal auxiliar que ejerce cuidados de enfermería. En las actividades diarias profesionales no siempre le es posible encontrar un criterio, y una regla empírica o una persona capacitada que le ayude cuando surja algún problema. Aunque hubiera reglas razonables de conducta, el uso habitual de estas sería potencialmente peligroso, por que su actuación muy probablemente sería irreflexiva y perjudicial por no comprender las motivaciones de su comportamiento. A medida que las demandas de los servicios de enfermería aumenten, corresponderá en mayor grado a la enfermera profesional diagnosticar los problemas de atención médica que surjan, esperando que su intervención sea constructiva. Cada vez en menor grado, se dedicará tan solo a un cumplir las indicaciones del médico y a vigilar que se realice los procedimientos sistemáticos. De esta suerte es de suma importancia que la enfermera profesional esté preparada para resolver en forma prudente y sabia los problemas que se le presente.

La aplicación de un método para resolver problemas –método que se espera que la enfermera empleará al hacer sus decisiones– exige que pueda disponer de los hechos y conocimientos que le permitan analizar y solucionar sus problemas. Esto plantea dos preguntas importantes: 1) ¿Qué hechos deben conocer, y qué conocimientos debe poseer una enfermera profesional?, 2) ¿Cuál es el modo más eficaz de conocer tales hechos y adquirir esos conocimientos o cómo usarlos para resolver problemas de enfermería?

Al percatarse de la importancia de estas preguntas, los diseñadores de plan de cinco años de estudios básicos de la escuela de enfermería de la Universidad de Washington hubieron de considerar como campo de investigación todo lo relativo a la educación general y al adiestramiento profesional de la enfermera. El fondo estatal fue el primero en apoyar este proyecto de estudios separados dentro del esquema total de plan de estudio siendo el objetivo del proyecto encontrar mejores elementos para relacionar las ciencias naturales; dentro de las primeras se incluyó la psicología, la sociología y la antropología dentro de las ciencias naturales se incluyeron ciencias biológicas, como anatomía, fisiología (incluyendo bioquímica) y microbiología, y ciencias de la índole de la química y la física. (15)

4.3 Proceso de Enfermería

Es brindar atención oportuna y de calidad al usuario.

Etapas del proceso de enfermería

  1. Valoración
  2. Diagnóstico de enfermería
  3. Planificación
  4. Realización
  5. Ejecución
  6. Evaluación

Proceso: Es la recopilación de datos que nos ayuda a dar una buena atención.

4.4 Etapas del Proceso

El examen físico: comprende 4 términos.

  1. Inspección: Consiste en el examen visual del paciente con miras al descubrimiento de rasgos físicos significativos.
  2. Palpación: Es la operación que consiste en examinar el cuerpo utilizando el sentido del tacto, para apreciar las características de las estructuras corporales.
  3. Percusión: Es una técnica de apreciación física que implica golpear la superficie del cuerpo para producir sonidos que permitan al examinador averiguar el tamaño, posición y la densidad de estructura subyacente. La interpretación de los efectos de percusión requiere el empleo de los sentidos del oído y el tacto.
  4. Auscultación: Es la operación de oír los sonidos producidos por los diversos órganos del cuerpo con el objeto de descubrir desviaciones con respecto al sonido normal.

4.5 Valoración de enfermería en los pacientes con Tuberculosis Pulmonar

La valoración de enfermería de los pacientes en los que se sospecha tuberculosis incluye una evaluación rutinaria del sistema respiratoria. Sin embargo, no existen datos específicos de tuberculosis. Los hallazgos clínicos dependerán de la extensión de la inflamación. Pueden observarse crepitantes y conforme la enfermedad progresa y da lugar a lesiones cavitarias pueden existir matidez a la percusión y soplo bronquial. Los síntomas subjetivos también dependerán de la evolución de la enfermedad, por lo que el personal de enfermería debe describir con cuidado la naturaleza y la intensidad de la tos, las características del esputo y otros síntomas pulmonares. Además, en paciente con tuberculosis los contactos personales íntimos para determinar que individuos están en riesgo de infección por tuberculosis. También es importante evaluar la capacidad del paciente para tomar la medicación con regularidad, así como el conocimiento y la experiencia previa del paciente sobre la Tuberculosis Pulmonar.

El internamiento es necesario para evitar riesgo de infección en los contactos personales íntimos incluye las condiciones de vida del paciente, como el número de personas que duermen en la misma habitación, la ventilación de la misma y el grado de iluminación. El número de contactos, y la edad y el estado de salud de los contactos también son útiles para determinar la sensibilidad a la infección.

El personal de enfermería valora los factores que indican la probabilidad de cumplimiento terapéutico por parte del paciente. Entre esos factores se incluyen el cumplimiento en ocasiones pasadas, la historia de abuso de alcohol o drogas, los recursos económicos, el seguro y la estabilidad de las condiciones de vida. En los ancianos se presentará atención especial al posible déficit de memoria.

El personal de enfermería valora el comportamiento y la experiencia del paciente sobre la Tuberculosis Pulmonar.

La Tuberculosos Pulmonar es una enfermedad curable, pero mata si no se administran antimicobacterianos. Si no se le interna en forma adecuada, el paciente tal vez piense que la enfermedad es necesariamente mortal, lo que puede influir en su voluntad para aceptar el diagnóstico y cumplir el tratamiento.

La Tuberculosis Pulmonar se asocia con la pobreza y el hacinamiento, y la percepción de ese estigma por parte del paciente también puede hacer que no acepte el diagnóstico o no siga el tratamiento. (2).

4.6 DiagnÓstico de Enfermería

Es la recopilación de datos que hace la enfermera para resolver los problemas del usuario. El médico la utiliza en la enfermedad. La enfermera lo utiliza en los problemas que necesitan atención, los cuales por su capacidad y experiencia puede resolverlo sin necesidad de la intervención del médico.

4.7 Planificación

Cuando se planifica hay que prevenir lo que puede suceder. Plan de cuidado o de acción: es el método de donde la enfermera profesional procesa recibe y valora la información. Este debe se puesto en un lugar visible.

4.8 Realización

Es la puesta en práctica para lograr alcanzar las metas.

4.9 Evaluación: (Identifica los Problemas)

Es uno de los pasos esenciales en el proceso de enfermería. La responsabilidad primera corresponde a la enfermería que aprecia las necesidades del paciente y planea la atención, cada enfermera profesional es responsable de cada supervisión y de rendir cuentas.

4.10 Ejecución

Los cuidados de enfermería son el eje de la fase de ejecución del proceso de enfermería. El objetivo de la ejecución es llevar a cabo el plan de cuidados establecidos en la fase anterior. La ejecución es una categoría del comportamiento de enfermería en que la inician y se complementan las acciones necesarias para alcanzar los resultados esperados de los cuidados de enfermería. La ejecución consiste en la realización, la ayuda o la dirección de la realización de las actividades de la vida diaria, el asesoramiento y la información al paciente o a la familia, la prestación de cuidados directos para conseguir los objetivos, la supervisión y la evaluación del trabajo de los miembros de la plantilla y el registro e intercambio de información relacionada con la asistencia sanitaria continuada al paciente.

La ejecución comienza una vez que se ha establecido y desarrollado el plan de cuidados, y se centran en las actuaciones de enfermería para conseguir los objetivos del plan. Una ecuación de enfermería es cualquier acción por parte del profesional de enfermería que responde al plan de cuidados de enfermería o a un objeto específico del plan. El paciente puede precisar actuaciones en forma de apoyo emocional y físico, medicación, tratamiento de su trastorno, educación de él mismo y de su familia o tratamiento para prevenir futuros problemas de salud.

4.11 Niveles de Atención del Proceso

  1. Dependiente
  2. Independiente
  3. Interdependiente

4.1.1 Dependiente: Es la que se hace valorando.

Ejemplo: Diagnóstico de situación, orden médico.

4.1.2 Interdependiente: Son los que se coordinan con los demás departamentos.

4.1.3 Independiente: Es la atención o ejecución que se hace por si sola. Eje. Cambio de posición.

Alimentación: Acción y efecto de alimentar o alimentarse. Debe ser hipercalórica e hiperproteica que significa rica en proteínas y minerales.

Baño: Acción y efecto de bañar. Baño de asiento, baño de esponja.

Orientación Personal: Proceso evolutivo continuo por el cual una persona determina y evalúa las relaciones que parecen existir entre si mismo y los demás. El personal de enfermería le informa al paciente que su enfermedad se cura, que es un proceso lento, que no debe abandonar el tratamiento y que sus utensilios no los debe compartir con nadie.

Medicación: Administración de una medicina o fármaco u otra sustancia que se utiliza como medicina. (19)

4.12 Protección del Personal de Enfermería

Para proteger al personal hospitalario de la infección tuberculosa se han puesto en práctica varías técnicas, es importante que la enfermera conozca los detalles que se practican en cada hospital particular, pues las técnicas preventivas son ineficaces a menos que el personal la lleve a cabo de modo cabal y constante en la asepsia médica o quirúrgica. Cada médico, enfermera, depende de su compañero respecto a la atención meticulosa de aspecto como el lavado de las manos y el manejo de la escupidera, sobre el esputo y demás excreta del paciente tienen bacilos tuberculosos forma de la base lógica para tomar precauciones.

Cuando el cuerpo del paciente no deseche microorganismos, no se necesita técnica protectora salvo las medidas de higiene corriente empleadas en todos los pacientes, en consecuencia los pacientes en etapa inactiva de la tuberculosis pueden ponerse en contacto con otra persona en el hospital y cuando se reintegren a su hogar y a la comunidad, radiografía toráxico de todos los pacientes en el momento de la adición en una clínica o un servicio interno y en los programas de vigilancia de tuberculosis de los empleados. Constituye un método de proveer de la seguridad del personal.

La asociación americana de hospitales reconocido recomienda que los empleados hospitalarios tuberculino – negativo, puede repetirse la prueba cutánea al menos una vez al año y con mayor frecuencia si su exposición respiratoria a paciente infeccioso es íntima o prolongada a los empleados tuberculino – positivo por su parte se le deberá someter a radiografía anuales y se recomienda encarecidamente que a los convertido recientemente a este listado se le aplique un año de quimioterapia. (15)

4.13 Resumen Histórico de la Tuberculosis

La tuberculosis ha causado estragos en el hombre desde la prehistoria, como demuestran las lesiones óseas descubiertas en los yacimientos del neolítico y las lesiones pulmonares descubiertas en las momias egipcias.

Durante mucho tiempo, se creyó, que la fase infecciosa de la primoinfección no tenía relación con la fase tardía, pero los trabajos de Leannce sobre el desarrollo de los diferentes estadios de la tuberculosis y los experimentos de Villemin en 1865, que inoculó material tuberculoso a conejos, permitieron demostrar que la enfermedad era debida a un germen.

En 1882, el eminente bacteriológico alemán Robert Koch descubrió el bacilo de la tuberculosis a partir de un cultivo de este en suero de buey coagulado, que al ser inyectado a caballos producía la enfermedad.

La tuberculosis ha acompañado a la humanidad durante siglos. Una de las pruebas más antiguas son las lesiones de mal de Pott dorsal, presentes en un esqueleto encontrado por verter (1907) cerca de Heidelberg que data de unos 5000 años antes de Cristo.

Similares hallazgos se han observado en momias egipcias (1,2).

En 1973 se produce el descubrimiento más documentado de la Historia o de la paleopatología de la enfermedad, cuando Allison, Mendoza y Pezia publican en la revista American Review of Respiratory Discases sus hallazgos en una momia de un niño encontrado en Nazca (Perú) con lesiones en un lóbulo pulmonar inferior derecho, pleura, hígado, pelvis renal y columna lumbar; el derecho presentaba tras ser rehidratado, material de aspecto gaseoso. Cuando se tiñó el material preveniente de las distintas lesiones, según la técnica de Zichl Neelsen pudo demostrarse la presencia de múltiples bacilos ácido alcohol resistente. (16)

La quimioterapia en tuberculosis se inició en 1943 cuando se logró purificar a partir de estreptomcyces griseus la estreptomicina; en noviembre 20 de 1944, el medicamento fue administrado por primera vez a un paciente críticamente enfermo de tuberculosis, con una rápida recuperación. Después vinieron el ácido p-aminosalicilico (1949), isoniazida (1952), pirazinamida (1954), cicloserina (1955), etambutol, (1962) y rifampicina (1963).

4.14. Tuberculosis Pulmonar

La Tuberculosos Pulmonar es una enfermedad crónica que evoluciona con reagudizaciones. Las partes del pulmón más afectadas son los segmentos apicales y posteriores de los lóbulos superiores, y los segmentos superiores de los lóbulos inferiores. La infección pulmonar tiene generalmente un comienzo insidioso. Cuando el paciente presenta los primeros síntomas, la enfermedad puede estar ya muy avanzada desde el punto de vista radiológico. Se piensa, que la tuberculosis pulmonar puede alcanzar su extensión completa al cabo de pocas semanas. (18)

La evolución de los pacientes es variable durante años, con periodos de recrudescencia de la enfermedad que puede seguir un curso muy prolongado sin tratamiento, si bien la mayoría de los pacientes acabaran fallecimiento sino se tratan en un periodo medio de 2 a 3 años. La tos crónica es el principal síntoma de la tuberculosis pulmonar. El esputo suele ser escaso y no purulento. Es bastante frecuente que se produzca hemoptisis, generalmente en forma de esputo hemoptoico y en raras ocasiones como hemoptisis masiva.

La auscultación pulmonar puede ser inespecífica; es típica la existencia de matidez en los vértices, con presencia de crepitantes que cambian con la posición.

4.15 Etiología

Mycobacterium tuberculosis es un bacilo por Roberto Koch en 1882. La denominación bacilo tuberculoso incluye dos especies, M. Tuberculosis y M. Bovis, capaces de producir esta enfermedad. Existen otras tres especies estrechamente relacionadas con M. Tuberculosis (M. Ulcerans, M. Microti y M. Africanum) que no suelen causar enfermedad en el hombre. Myciobacterium tuberculosis es una bacteria aerobia, no esporulada, que precisa de un tiempo muy prolongado (15-20 horas) para su multiplicación y que puede sobrevivir con facilidad en el medio intracelular. Es, por lo tanto, una bacteria que necesita mucho tiempo (3-5 semanas) para creer en los medios de cultivo. Además de patógeno humano, también es patógeno para las cobayas, aunque no para los conejos. La inoculación al cobaya fue utilizada durante mucho tiempo en algunos laboratorios para aislar e identificar M. Tuberculosis. Como todas las microbacterias, se caracteriza por tener una cubierta lipídica constituida por ácidos micólicos. Ello ocasiona que, una vez teñidas con ciertos colorantes derivados de las anilinas (p. ej., fucsina fenicada), retengan esta coloración a pesar de ser tratadas con un ácido y un alcohol, por lo que se denominan ácido-alcohol-resistentes. Además de las microbacterias, otras bacterias como Nocardia y Rhodococcus equii pueden ser débilmente ácido-alcohol-resistentes.

4.16 Incidencia

Aunque su incidencia ha descendido y sigue descendiendo en los países desarrollados, la tuberculosis sigue constituyendo un problema grave en los países más pobres al igual que entre las personas que sufren inmunodepresión en especial los afectados por el SIDA.

La enfermedad es especialmente común en las zonas urbanas deprimidas, los ancianos, los diabéticos, los alcohólicos y las personas que están en contacto con un enfermo de tuberculosis.

En todo el mundo hay 30 millones de personas con tuberculosis activa, todos los años mueren unos 3 millones de personas a causa de esta enfermedad.

La tuberculosis es más prevalerte donde la resistencia del organismo se ha visto reducido por la desnutrición u otras enfermedades. La infección por el VIH a contribuido de una forma significativa a cambiar la epidemiología y a aumentar la incidencia. Esta influencia es evidente en parte por la mayor incidencia en las regiones con mayor prevalencia de infecciones por el VIH.

4.17 Epidemiología

La epidemiología de la tuberculosis es el estudio de los distintos factores que influyen en su distribución y frecuencia en la población, determinando la magnitud del daño que ella provoca para que, por medio de acciones de promoción, protección, tratamiento y rehabilitación, llegar a su control y erradicación.

Los indicadores epidemiológicos son: la infección, morbilidad y la mortalidad. La infección tuberculosa es la llegada del bacilo de Koch a un sujeto virgen del mismo. Para poder evidenciarla se necesita realizar la prueba de baciloscopia o esputo.

4.18 Causas

En la actualidad la TB está causada por un bacilo llamado "Bacilo de Koch" (Mycobacterium tuberculosis) (MT) que es un bacilo aerobio, inmóvil, que no forma esporas; su temperatura óptima de crecimiento es a 37 grados, pero es resistente al frío y a la desecación. Mycobacterium bovis es el otro agente que ocasionaba casos de TB (TB bovina) por ingestión de leche contaminada.

El hombre es su único reservorio; pero se pueden infectar otros primates y mamíferos como los perros y gatos domésticos.

En raras ocasiones puede ser causada por otros agentes microbianos como:

  • Mycobacterium africanum
  • Bacilo de Calmette y Guérin

4.19 Manifestaciones Clínicas

Los síntomas varían entre unos pacientes y otros, dependiendo de la extensión de la enfermedad, tal vez no se observen síntomas durante los estadios precoses de la tuberculosis pulmonar, con lesiones inflamatorias pequeñas. Mientras que los síntomas son más probables en los pacientes con enfermedad avanzada bilateral.

El síntoma más habitual de la tuberculosis pulmonar es la tos. Al principio la tos puede ser no productiva pero si la enfermedad progresa sin tratamiento se convierte en productiva con expectoración mucoide o mucopurulenta, en ocasiones se produce hemotisis pero la hemorragia solo se observa en la enfermedad cavitaria extensa cuando se afecta el tejido pulmonar próximo de tipo pleurico. Este dolor suele ser agudo y empeora con la respiración profunda o con la tos. La disnea es rara, excepto en los casos avanzado o en los pacientes con complicaciones como derrame pleural o neumotorax, los enfermos con enfermedad extensa presentan síntomas sistemáticos, por ejemplo fiebre, sudores nocturnos, malestar general, pérdida de peso, anorexia y fatiga como sucede con otras enfermedades infecciosas. Las manifestaciones clínicas pueden ser atípica en los ancianos. Si el paciente presenta confusión mental, será difícil obtener una descripción clara de la sintomatología. Además, la tos productiva crónica se puede atribuir a una historia larga de tabaquismo.

Durante los primeros estudios de la tuberculosis, las lesiones inflamatorias aparecen en la radiografía de tórax como pequeñas densidades mal definidas sobre todo en los segmentos apicales y posterior del lóbulo superior derecho o en el segmento apicoposterior del lóbulo superior izquierdo.

Se infectan grandes áreas del pulmón y se produce distribución tisular visible en la radiografía de tórax (384) y (385).

  1. dIagnÓstico

El diagnóstico se realiza a partir de los signos y síntomas del paciente, y por medio de una radiografía de tórax y de las pruebas realizadas sobre el esputo y la piel. La radiografía de tórax es casi siempre anormal. Las zonas altas del pulmón suelen estar afectadas y presentan cavidades. A menudo aparecen zonas cicatrizadas en forma de sombras permanentes.

Se examina el esputo en busca de los organismos de la tuberculosis. También se intenta cultivar la bacteria a partir del esputo y otros líquidos del organismo, aunque esta técnica puede llevar hasta seis semanas. También se realiza una prueba dérmica, conocida como prueba de la tuberculina.

Un resultado positivo indica que en persona está la tuberculosis o ha sido infectada. Si el resultado de la prueba es fuertemente positivo, puede indicar que existe una infección activa. A veces puede ser necesaria una broncoscopio o una biopsia para hacer un diagnóstico firme.

4.21 Tratamiento

Durante los años 50, los pacientes tuberculosos permanecían hospitalizados durante el tratamiento o al menos durante una parte del mismo, en la actualidad se acepta que la hospitalización no es necesaria y el tratamiento suele administrarse en régimen ambulatorio. El ingreso de estos pacientes puede ser necesario para evaluación diagnóstica, por efectos secundarios de la quimioterapia antimicrobiana y por complicaciones de la tuberculosis pulmonar, además de por enfermedades intercurrentes.

El tratamiento de la Tuberculosis Pulmonar se basa en combinaciones de fármacos. No todos los bacilos tuberculosos son sensibles a los mismos fármacos y la aparición de mutantes resistentes puede plantear problemas.

Para evitarlos es necesario tratar la tuberculosis con numerosos fármacos al mismo tiempo. Se recomienda al menos 6 meses de terapia, con isoniacida, rifampicina y piracinamida, estambutol, estreptomicina. En las áreas donde la resistencia a la isoniazida es baja pueden ser adecuados tres fármacos (isoniazida, rifampicina y piracinamida) como régimen inicial.

Como alternativa, pueden administrarse isoniazida y rifampicina y estambutol o estreptomicina durante 9 meses.

Los regímenes de 6 a 9 meses son igualmente eficaces, siempre que los pacientes tomen la medicación de una forma constante.

El principal determinante del éxito del tratamiento es la adhesión del paciente al régimen terapéutico. Se ha demostrado que el 25% de las personas que reciben un tratamiento para la tuberculosis pulmonar no completan el régimen recomendado en los 12 meses. Deben diseñarse medidas específicas para fomentar esta adhesión y algunos pacientes necesitarán un tratamiento bajo observación directa.

La eficacia terapéutica se establece mediante muestras mensuales de esputo, hasta que se hacen negativas. Hacia el final del tercer mes de tratamiento, el 90% de los esputos positivos se habrán convertido en negativos para tuberculosis.

En pacientes con muestras de esputo negativas antes del tratamiento, el seguimiento se centra en las radiografías de tórax y en la evaluación clínica de los síntomas.

La eficacia terapéutica depende en gran medida de la voluntad y la capacidad del paciente para tomar los medicamentos de una forma regular, según lo prescrito. La toma esporádica de la medicación se asocia con fracaso terapéutico y desarrollo de cepas de tuberculosis resistentes a los fármacos.

La resistencia de los fármacos iniciales es otro motivo de fracaso terapéutico. El personal tiende a ser mayor en los países subdesarrollados, siendo relativamente infrecuente en Estados Unidos y Canadá. Más habitual es la resistencia a la isoniazida o a la estreptomicina que a la rifampicina.

La isoniazida se recomienda también durante seis a doce meses para prevenir la tuberculosis pulmonar en grupos de individuos de alto riesgos seleccionados.

Esto incluye personas en contacto íntimo con un paciente en el que se sospecha tuberculosis pulmonar activa. (389).

Esquema de Tratamiento de la Tuberculosis:

Este tratamiento es anti-tuberculosos que está compuesto por los siguientes medicamentos: Isoniazida (H), Rifampicina (R), Piracinamida (Z), Estambutol (E) y Estreptomicina (S). La Rifampicina y la Estreptomicina deben limitarse para el tratamiento anti tuberculoso. (17)

Este esquema consta de tres fases:

Primera fase: La primera fase se aplica durante 20 días (20 dosis) de lunes a sábado.

  • Estreptomicina 1 gr
  • Rifampicina 300 mg
  • Isoniazida 300 mg
  • Piracinamida 500 mg

Segunda fase: esta fase se aplica durante 35 días (35 dosis) de lunes a sábado:

  • Rifampicina 500 mg
  • Isopiazida 300 mg
  • Piracinamida 500 mg

Tercera fase: (fase de sostén) esta se aplica durante 35 días (35 dosis) de lunes a viernes.

  • Rifampicina 300 mg
  • Isoniazida 300 mg

Principales efectos secundarios de los medicamentos antituberculosos:

Fármaco

Efectos secundarios

Isoniazida

Hepatitis, polineuritis y otros trastornos neurológicos

Erupciones cutáneas, artralgias.

Rifampicina

Náuseas, vómitos y diarrea, colestasis, trombocitopenia,

IRA.

Piracinamida

Hepatitis, artralgia, hiperuricemia

Estambutol

Neuritis retrobulbar

Estreptomicina

Toxicidad vestibular y auditiva, netrotaxicidad, rash, parestesias bucales.

Este esquema acortado está indicado a los siguientes pacientes:

  1. A los pacientes nuevos con tuberculosis pulmonar con baciloscopia positiva que no han recibido tratamiento antituberculoso anteriormente (o menos de un mes).
  2. A los pacientes no baciliferos con formas graves de tuberculosis (hemotisis, meningitis, tuberculosis, tuberculosis milliar, mal de Pott y pacientes con SIDA).

El tratamiento se administra en forma ambulatoria si el paciente vive cerca de la unidad de salud y se compromete a llegar diariamente en la primera fase. El tratamiento completo puede ser omitido los domingos, la fase de sostén en auto administrada, se le entrega el medicamento al paciente cada mes.

Cuando la baciloscopia está negativa al finalizar el segundo mes de tratamiento pasa a la fase de sostén. Si la baciloscopia se mantiene positiva, debe continuarse el tratamiento de la fase intensiva de dos a cuatro semanas más con los 4 medicamentos y hay que examinar el esputo a intervalos de una semana.

Cuando los controles de baciloscopia salen negativo se pasa a la fase de sostén, si el término del tercer mes de tratamiento continúa con baciloscopia positiva se pasa a la fase de sostén.

Si a los cinco meses de tratamiento todavía continúa positiva, se continúa al esquema y se registra como fracaso, se registra al paciente como nuevo en el libro de registro.

Los cultivos: Permiten detectar los bacilos cuando son escasos y no se observan en la baciloscopía en paciente que mantienen los síntomas respiratorios. Hay que enviar las muestras en un lapso no mayor de tres días. El crecimiento de las micobacterias es muy lento y el resultado no se obtiene hasta las 6-8 semanas.

Para la realización del cultivo es necesario coordinar con el encargado provincial del programa, el cultivo se indicará a pacientes:

  • Con baciloscopia (-) y radiografía sugestiva.
  • En casos de fracaso al tratamiento.
  • Para confirmar tuberculosis extrapulmonar si es necesario.
  • En personas infectadas con el VIH, en que se sospecha la enfermedad.

Radiografía:

El primer examen que deberá hacerse a los pacientes con sospecha de tuberculosis pulmonar es una baciloscopia de esputo, cuando este examen es positivo en la mayoría de los casos no será necesario una radiografía de tórax.

Modo de Transmisión

Exposición al bacilo en núcleos de gotitas suspendidas en el aire, expulsadas por personas con tuberculosis pulmonar o laríngea durante los esfuerzos respiratorios como la tos, el contacto ó el estornudo. Es muy contagiosa la exposición prolongado y cercana a un caso infeccioso, puede producir la infección de los contactos, puede haber invasión directa a través de las membranas, mucosas o heridas de la piel, pero son muy raras. (17)

Período de Transmisibilidad

En terapia dura todo el tiempo que se expulsen los bacilos tuberculosos variables, algunos enfermos no tratados o tratados de forma inadecuada pueden mostrar intermitentemente bacilos en el esputo, durante años expulsados y de su virulencia, la suficiencia de la ventilación, la exposición de los bacilos al sol o la luz ultravioleta y las oportunidades para dispersarse, el aerosol por tos, estornudos. La quimioterapia antimicrobiana eficaz, por lo común, disminuye la transmisibilidad a niveles insignificantes en el término de días o semanas. (17)

Vacunación

Uno de los aspectos que mayor controversia ha generado siempre en tuberculosis es la vacunación. La vacunación actualmente disponible es la BCG, que es una cepa de M. Boris atenuada a principios de siglo por los Doctores Calmante y Guerin; de allí su nombre.

Excluyendo situaciones excepcionales de inmuno compromiso severo, en las cuales debe evitarse la vacunación, el BCG no es patógeno para el hombre pero si tiene la antigenicidad suficiente para lograr inmunidad protectora contra la tuberculosis. A pesar de la controversia, no se discute que la BCG otorga protección contra las formas graves de tuberculosis, particularmente en niños. Siempre hay menos acuerdo, la mayoría de las investigaciones comparadas con nuestras condiciones indica que la vacunación también disminuye de la incidencia de la enfermedad. (17)

4.22 Prevención

Para prevenir la transmisión de la tuberculosis pulmonar, es necesario enseñar a los pacientes para que se cubran la boca y la nariz con un pañuelo al toser o estornudar. Esta medida disminuye el número de gotitas pulverizadas en el aire, que en su mayor parte quedan atrapadas en el pañuelo. Las mascarillas faciales tienen una utilidad limitada. (17)

La luz ultravioleta mata a los bacilos tuberculosos y puede utilizarse para descontaminar el aire en áreas con tendencia a la contaminación, como las salas del hospital con pacientes tuberculosos y las salas de espera de clínicas donde se atiende a ese tipo de enfermos.

Es necesario instalar un equipo especial, por lo que esta medida solo se considera práctica en áreas de alto riesgo. La buena ventilación con intercambio frecuente del aire de la habitación es otro medio para reducir la concentración ambiental de bacilos y disminuir el peligro de contagio. Se recomiendan cinco o seis intercambios del aire de la habitación por hora. Además, si no es posible instalar un sistema de cambio de aire completo, el empleo de un extractor de aire en una ventana abierta mejora la ventilación. En el marco hospitalario, el personal que atiende a un paciente con tuberculosis pulmonar activa debe llevar una mascarilla especial (respiradores de partículas o mascarillas de aire con filtros de partículas de alta eficacia), que pueden protegerles de partículas tan pequeñas como un diámetro.

Las gotitas infecciosas que transportan los bacilos tuberculosis pulmonar tienen de 1 a 10 cm de diámetro.

Como ya hemos indicado, es importante que los pacientes tomen sus medicamentos de una forma constante durante los seis a nueve meses de tratamiento. En consecuencia, la instrucción del paciente se debe centrar en este aspecto, debiéndose incluir a los miembros de la familia y a los amigos íntimos.

Los pacientes y sus familiares deben conocer las consecuencias potencialmente graves de no tratar la tuberculosis pulmonar y comprender que el uso esporádico de los medicamentos puede aumentar el riesgo de que aparezcan cepas resistentes de tuberculosis. La enseñanza puede ser individual o en grupos, pero es importante dedicar algún tiempo a cada paciente para desarrollar un plan individualizado que le recuerde la necesidad de tomar los fármacos.

4.23 ORIENTACIÓN AL PACIENTE CON TUBERCULOSIS

Si el paciente tiene tos productiva, enséñele a toser y a hablar tapándose la boca, a tirar los pañuelos de papel en una bolsa desechable y a lavarse las manos después. (17)

Debe brindarse al paciente una buena información sobre la medicación, repasando los puntos principales de la terapia. Hágase énfasis en la necesidad de tomar la medicación diariamente, sin dejar de cumplir la pauta un día.

Es importante que se mantenga una dieta correcta y un descanso adecuado. Pídase a enfermera que hable con el paciente. La familia necesita tanta información como el paciente. Compruébese que los familiares entienden la importancia de la medicación y se hacen las pruebas de tuberculosis, ya que puede ser conveniente que reciban una quimioterapia.

4.24 HOSPITALIZACIÓN DEL PACIENTE TUBERCULOSO

La admisión en un hospital general tiene lugar ante todo para establecer rápida y eficientemente un diagnóstico, para combatir la infección, iniciar una terapéutica de drogas y evaluar la respuesta al paciente a la misma, así como para educar al paciente y a sus familiares en el tratamiento prolongado de la enfermedad, asegurando su adhesión al programa.

Una vez que la fase aguda de la enfermedad se ha rebasado y se considera que ya no es contagiosa, en respuesta a la quimioterapia, ya no existe necesidad alguna para una hospitalización más prolongada en un servicio de atención urgente.

Las transferencias necesarias a servicios públicos apropiados para la atención ambulatoria deberán iniciarse antes de dar al paciente de alta del hospital. Cuando la tuberculosis no es más que un problema entre muchos a los que el paciente no puede hacer frente sin una dosis mucho mayor de asistencia de aquella que se le puede proporcionar como paciente ambulatorio, se procede a efectuar arreglos para la transferencia del mismo a un servicio especializado intermedio o de atención extensa. (15)

5. MÉTODOS

5.1 TIPO DE ESTUDIO

Se realizará un estudio descriptivo de proyección prospectiva de fuente primaria que abarcará el periodo septiembre 2005 – noviembre 2006.

5.2 UNIVERSO POBLACIÓN

El universo o población está formado por 60 pacientes que fueron hospitalizados en el área de hombres y mujeres de neumología con diagnóstico de tuberculosis pulmonar en el Hospital Regional Dr. Antonio Musa.

5.3 MUESTRA

Utilizaremos 60 pacientes que fueron ingresados en el área de neumología con diagnóstico de tuberculosis pulmonar durante los primeros 4 meses de nuestra investigación.

Por ser una población o universo limitado se tomará el 100% de los pacientes.

5.4. CRITERIO DE INCLUSIÓN

Se incluirán los pacientes que están hospitalizados en el área de neumología con diagnóstico de tuberculosis pulmonar en el Hospital Regional Dr. Antonio Musa que reciben atención directa por el personal de enfermería que laboran en dicho centro en sus respectivos turnos, matutino, vespertino y nocturno; y que estén dispuestos a firmar el consentimiento informado.

5.5 CRITERIO DE EXCLUSIÓN

Se excluirán todos los pacientes que están hospitalizados en el área de neumología con otro diagnóstico, los pacientes con diagnóstico de tuberculosis pulmonar que reciben tratamiento ambulatorio y los pacientes que estando ingresados en el área de neumología con diagnóstico de tuberculosis pulmonar no están dispuestos a firmar el consentimiento informado.

5.6 VARIABLES Y SU OPERACIONALIZACION

Cuidado de Enfermería que reciben los pacientes con tuberculosis pulmonar ingresados en la sala de neumología del Hospital Regional Dr. Antonio Musa.

Variables

  • Tipo de Cuidado de Enfermería
  • Edad
  • Sexo
  • Estado Civil
  • Nivel Educativo
  • Participación en Actividades de Actualización
  • Duración de la Capacitación Recibida

Operacionalización

Tomando los siguientes criterios:

  • Variables
  • Definiciones
  • Indicadores
  • Escalas (ver anexos)

5.7 CRUCE DE VARIABLES

  1. Tipo de cuidado de enfermería que reciben los pacientes con tuberculosis pulmonar ingresados en la sala de neumología del Hospital Dr. Antonio Musa.
  2. Tipo de cuidado de enfermería que recibe el paciente con tuberculosis pulmonar, según edad del personal de enfermería que les ofreció el cuidado
  3. Tipo de cuidado de enfermería que recibe el paciente con tuberculosis pulmonar, según el sexo del personal de enfermería que les ofrecía el cuidado.
  4. Tipo de cuidado de enfermería que recibe el paciente con tuberculosis pulmonar, según el estado civil del personal de enfermería que les ofreció el cuidado.
  5. Tipo de cuidado de enfermería que recibe el paciente con tuberculosis en relación con el nivel de capacitación del personal de enfermería que les ofreció el cuidado.
  6. Tipo de cuidado de enfermería que recibe el paciente con tuberculosis pulmonar, según participación del personal en actividades de actualización.
  7. tipo de cuidado de enfermería que recibe el paciente con tuberculosis pulmonar, según la duración de la capacitación recibida por el personal de enfermería.

5.8 INSTRUMENTO DE RECOLECCIÓN DE Información

Fue diseñado un instrumento de recolección de información sobre el cuidado de enfermería que reciben los pacientes con tuberculosis pulmonar ingresados en el Hospital Regional Dr. Antonio Musa, que tienen tres partes:

1ra Parte: Conteniendo los datos generales; tales como: Tipo de cuidado de enfermería, edad, sexo, estado civil, nivel educativo, participación en actividades de actualización y duración de la capacitación recibida.

2da Parte: Preguntas sobre conocimientos sobre el cuidado de enfermería a los pacientes con tuberculosis pulmonar ingresados en el área de neumología del Hospital Dr. Antonio Musa.

3ra Parte: Preguntas sobre el cuidado de enfermería que reciben los pacientes con tuberculosis pulmonar ingresados en el Hospital Dr. Antonio Musa.

  1. PROCEDIMIENTO DE RECOLECCIÓN DE LA INFORMACIÓN

Se solicitó una carta a la universidad para pedir permiso en el Hospital donde se realizó el estudio para recolectar información a través de entrevistas al personal de enfermería y los usuarios.

5.10 PROCESAMIENTO DE LOS DATOS

Los datos estadísticos de la información obtenida en esta investigación se procesó de forma manual usando el sistema de piloto.

5.11 PLAN DE ANÁLISIS

La información obtenida como resultado de ésta investigación, se ha presentado en cuadros y gráficos a fin de dar respuesta a los objetivos planteados.

Se realizó el cruce de variables, valorando su significación estadística.

6. PRESENTACIÓN E INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS

Después de recoger la información mediante la aplicación del formulario elaborado para tales fines se procede a presentarlo mediante cuadros y gráficos y su correspondiente interpretación.

CUADRO No. 1-A

Tipo de cuidado de enfermería que reciben los pacientes con tuberculosis pulmonar ingresados en la sala de neumología del Hospital Regional

Dr. Antonio Musa, San Pedro de Macorís,

Septiembre 2005-2006.

CONSIDERACION DEL PERSONAL DE ENFERMERIA

Tipo de cuidado de enfermería

No.

%

Total

No. %

Excelente

2

8.7

2

8.7

Bueno

8

34.0

8

34.0

Regular

6

26.0

6

26.0

Malo

7

30.0

7

30.3

Total

23

99.9

23

99

Fuente: Instrumento de recolección de información sobre el cuidado de enfermería que reciben los pacientes con tuberculosis pulmonar ingresados en la sala de neumología Hospital Regional Dr. Antonio Musa, San Pedro de Macorís, Mayo 2006.

GRÁFICO No. 1-A

Tipo de cuidado de enfermería que reciben los pacientes con tuberculosis pulmonar ingresados en la sala de neumología del Hospital Regional

Dr. Antonio Musa, San Pedro de Macorís,

Septiembre 2005-2006.

Fuente: Cuadro No. 1-A

INTERPRETACIÓN DEL CUADRO NO. 1-A

El cuadro No. 1-A presenta el tipo de cuidado de enfermería que reciben los pacientes con tuberculosis pulmonar, ingresados en la sala de neumología del Hospital Regional Dr. Antonio Musa, San Pedro de Macorís, Septiembre 2005-2006; pudiéndose observar que de 23 personal de enfermería que ofreció el cuidado, 8 personal ofrecieron cuidado bueno, representando el 34.0% del total, 7 equivalente al 30.3% del personal de enfermería ofreció cuidado malo al usuario, 6 igual al 26.0% el cuidado ofrecido fue regular y sólo 2 para el 8.7% ofreció cuidados excelentes.

CUADRO No. 1-B

Tipo de cuidado de enfermería que recibe el paciente con tuberculosis pulmonar ingresado en la sala de neumología del Hospital Regional

Dr. Antonio Musa, San Pedro de Macorís,

Septiembre 2005-2006.

CONSIDERACIÓN DEL PACIENTE

Tipo de cuidado de enfermería al usuario

No.

%

Excelente

11

29.7

Bueno

15

40.5

Regular

8

21.6

Malo

3

8.1

Total

37

99.9 ~ 100

Fuente: Instrumento de recolección de información para determinar el tipo de cuidado de enfermería que reciben los usuarios tuberculosos ingresados en la sala de neumología Hospital Regional Dr. Antonio Musa, San Pedro de Macorís, Mayo 2006.

GRÁFICO No. 1-B

Tipo de cuidado de enfermería que recibe el paciente con tuberculosis pulmonar

ingresado en la sala de neumología del Hospital Regional

Dr. Antonio Musa, San Pedro de Macorís,

Septiembre 2005-2006.

Fuente: Cuadro 1-B

INTERPRETACIÓN DEL CUADRO NO. 1-B

El cuadro No. 1-B presenta el tipo de cuidado de enfermería que reciben los pacientes con tuberculosis pulmonar, ingresados en la sala de neumología del Hospital Regional Dr. Antonio Musa de San Pedro de Macorís en el periodo septiembre 2005-2006, pudiéndose observar que de 37 usuarios ingresados, 15 para el 40.5% el tipo de cuidado fue bueno, 11 para el 29.7% fue excelente, 8 equivalente al 21.6% fue regular, mientras que 3 igual al 8.1% fue malo.


Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Métodos de esterilización

    Comprende todos los procedimientos físicos, mecánicos y preferentemente químicos, que se emplean para destruir gérmenes ...

  • Calculo de plantilla de medicina interna

    Datos, criterios y variables. Cálculos y resultados. Resumen, conclusiones y recomendaciones. La dotación en recursos ...

  • Colas animales

    Colágeno. Gelatina. Propiedades del colágeno. Uso cosmético del colágeno. Uso médico del colágeno. Aspectos básicos sobr...

Ver mas trabajos de Salud

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.