Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Caracterización de las micro y pequeñas empresas (mypes) en el Perú y desempeño de las microfinanzas (página 2)




Partes: 1, 2

ACTIVIDAD ECONÓMICA DE LA MYPE FORMAL.

Estimamos que el 82% de las 648,147 micro y pequeñas empresas formales a nivel nacional se encuentran ubicadas en el sector terciario: el 49.6% de MYPEs formales se dedica a actividades del sector comercio y el 33.3% a servicios. El 11% se dedica a actividades en manufactura, 2.9% a la actividad agropecuaria y 2.5% a construcción. Las microempresas que se dedican a la pesca, minería e hidrocarburos representan en total el 0.7%.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DE LA MYPE FORMAL.

La distribución departamental de las MYPEs formales en el 2,004 es muy desigual. El 52.4 % se concentran en el departamento de Lima (Lima y Callao), mientras que el 47.6% restantes se distribuye en los otros 23 departamentos. Un resultado similar fué encontrado por PROMPYME para el año 2,001, con un 47.60 % de las MYPEs formales concentradas en Lima.

En ambos casos, los departamentos de Ayacucho, Tumbes, Moquegua, Amazonas, Pasco, Apurimac, Madre de Dios y Huancavelica tienen menos del 1% de las microempresas formales nacionales respectivamente.

El 93% de la MYPE formal ó 601,589 micro y pequeñas empresas formales tienen ventas brutas anuales menores a 75% UIT y sólo el 7% mayores a 75 UIT y menores a 850 UIT. Es decir, la MYPE formal se concentra en microempresas de bajo volúmen de ventas anuales, mucho menores de las 150 UIT establecidas para la microempresa. Dada la importancia de fomentar el crecimiento de estas microempresas el análisis siguiente nos muestra donde y en que sectores se ubican.

A nivel de regiones la distribución de estas micro unidades formales es como sigue: el 18.7% o 112,761 microempresas se ubican en la macroregión norte; el 17.5% o 105,554 en la macroregión sur; el 7.1% o 42,808 se ubican en la macroregión centro (sin incluir Lima y Callao); y el 4.3% en la macroregión oriente. Mientras que Lima y Callao concentran el 52% o 293,902 microempresas formales.

ESTIMACIÓN DEL NÚMERO DE MYPES INFORMALES EN EL PERÚ

El número de MYPEs informales ascendería a 1.8 millones, en comparación con 648,147 MYPEs formales

En términos porcentuales, la MYPE formal representaría el 25% de la MYPE total del país, mientras que la MYPE informal el 75%. Además el 75% de las microempresas totales o 1?855,075 unidades serian informales. Sin embargo, la mayor parte de las pequeñas empresas son formales. El 37.2% de las pequeñas empresas o 15,395 unidades son informales. Es decir, la formalidad tributaria dependería del volumen de ventas: la mayoria de las empresas informales (1?855,075 de unidades económicas o 73% de la MYPE total a nivel nacional) serían microempresas.

GENERACIÓN DE EMPLEO EN LA MYPE FORMAL E INFORMAL.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares 2002-III,INEI, muestran que el 53% de la PEA ocupada a nivel nacional trabaja en microempresas, mientras que el 7% trabaja en pequeñas empresas, tanto formales como informales. La MYPE (sin incluir autoempleo) se constituye como el sector empresarial más importante en la generación de empleos en el país aportando el 88% de los empleos del sector empresarial, el 60% del empleo total y 7.2 millones de puestos de trabajo.

Sin embargo, existe una concentración de empleos en unidades pequeñas de producción. El 41% de la PEA ocupada a nivel nacional o el 68.7% de los trabajadores de la MYPE trabajan en unidades que emplean entre 2 y 4 trabajadores.

CONSIDERACIONES A LA CARACTERIZACIÓN DE LAS PYMES EN EL PERÚ

1) Caracterización de la microempresa formal:

  • Emplea menos de 5 trabajadores
  • Tiene un volúmen de ventas reducido
  • Se dedica principalmente a actividades de servicio o comercio
  • Se localiza principalmente en Lima
  • Los ingresos de los trabajadores y conductores son más altos que los de sus pares en las empresas informales
  • Conductores tienen un mayor nivel educativo

2) Caracterización de la microempresa informal

  • Emplea menos de 5 trabajadores
  • Genera empleo de mala calidad: ocupa a un alto porcentaje de trabajadores familiares no remunerados
  • Se dedica principalmente a actividades agropecuarias
  • Se ubica fuera de Lima
  • Los ingresos de los trabajadores y conductores son más bajos que los de sus pares de la empresa formal
  • Altamente correlacionada con pobreza a nivel local
  • Sus conductores tienen un bajo nivel educativo

Es recomendable hacer explícito si el aoutoempleo debe o no considerarse como microempresa. El no hacerlo conduce a confusiones, de modo que políticas que quieran promover la actividad empresarial de las micro y pequeñas empresas pueden tener otros efectos, como por ejemplo beneficiar el crecimiento del autoempleo y no el de la microempresa. El problema es que un independiente puede subcontratar los servicios productivos de otras MYPEs o independientes, lo cual es díficill de cuantificar. Es por ello que en las licitaciones de las compras del Estado no se diferencia por tamaño empresarial del proveedor. Sin embargo el establecer la diferencia contribuiría a registrar información sobre subcontrata.

INDICADORES DE ACCESO AL MERCADO.

Indicadores de Ventas

A partir de la información sobre rangos de ventas brutas declaradas por las empresas a SUNAT (las cuales se componen de las ventas internas gravadas, las ventas internas no grabadas y las exportaciones facturadas) se ha estimado el volúmen de ventas brutas a noviembre del 2004. De acuerdo a ello, se estima que el valor de ventas de las micro y pequeñas empresas formalmente constituidas para dicho período ascendería a 4.6 mil millones de nuevos soles.

Sin embargo la distribución de ventas dentro de la MYPE es muy desigual. En el caso de las microempresas 501,207 microempresas responderían por el 19% de las ventas MYPE y tendrían un nivel de ventas mensual promedio de 1,750 nuevos soles; 100,303 microempresas responderían por 18.5% de las ventas MYPE y obtendrían un nivel de ventas mensual promedio de 8,522 nuevos soles; mientras que 20,628 microempresas responderían por el 13% de ventas MYPE, con ventas mensual promedio ascendentes a 28,698 nuevos soles. Es decir, las microempresas formales (con ventas anuales brutas menores a 150UIT) constituyen el 76% del total de MYPEs y representan el 50% del volúmen de ventas.

Las pequeñas empresas representan el 4% de las MYPEs y dieron cuenta del 49.6% del volumen de ventas del sector, con un nivel de ventas mensual promedio en Noviembre del 2004 de 88,353 nuevos soles.

Indicadores de acceso al mercado externo

Las micro y pequeñas empresas tienen un bajo nivel de participación en el mercado externo. El 0.14 % de las microempresas, el 2.91% de las pequeñas empresas y el 0.26 % de la MYPE declararon realizar ventas directas al exterior en noviembre del 2004. Es decir sólo 1,674 de las 648,147 empresas que constituyen la MYPE formalmente constituidas declararon realizar exportaciones directas al exterior. Esos resultados son similares a los estimados por PROMPYME para el año 2002, de acuerdo al cual sólo el 0.36% o 1,814 de la MYPE realizaron exportaciones directas en el 2002.

Por otro lado, la MYPE constituye una buena proporción respecto al total de empresas exportadoras. Las MYPEs que realizaron exportaciones en el 2004 representaron el 54.5% (1,674) de las empresas que exportan, mientras el 45.2% fueron medianas y grandes empresas (1,383). Sin embargo el valor de las exportaciones de la MYPE es reducido. PROMPYME estimó que el valor de las exportaciones realizadas por la MYPE en el año 2002 ascendía a US$ 133 millones, lo cual representó a su vez el 1.76% del valor total de las exportaciones peruanas de ese año.

Una de las características de las MYPEs exportadoras es que no realizan un proceso exportador sostenible. De acuerdo al informe de PROMPYME sólo el 30% de la MYPE exportadora lo hace con regularidad.

DESAFÍOS DE LAS MYPE EN EL CONTEXTO DE LA GLOBALIZACIÓN

Contexto internacional

El país y el mundo avanzan a un velocidad acelerada hacia la globalización de la economía, la cultura y todas las esferas del quehacer de la humanidad. Esta situación plantea grandes retos a los países y a las MYPEs en cuanto a diversos temas como la generación de empleo, mejora de la competitividad, promoción de las exportaciones y sobre todo el crecimiento del país a tasas mayores al 7% anual. Esta tasa permitiría que en un periodo de 15 años podamos reducir sustantivamente el 52% de pobreza, el 20% de extrema pobreza o las altas tasas de analfabetismo que actualmente tenemos. Ello quiere decir que es posible promover el desarrollo humano en nuestro país, teniendo a las MYPEs como un componente clave.

Para atender adecuadamente al mercado exterior es necesario que las MYPEs, el Estado, los gobiernos regionales y el sector académico concerten un gran proyecto nacional para diversificar la oferta en mercancías tradicionales y no tradicionales, servicios, etc. El desarrollo de esta propuesta debe tener como base al capital social, es decir un capital humano lleno de salud, instruido, con vivienda digna y servicios de calidad como mínimo, pero también un capital social capaz de construir redes internas y externa que sean proactivas, flexibles y prestas a alinearse con los requerimientos del mundo moderno. Un tercer componente del capital social es provocar una profunda reforma en las estructuras sociales, políticas, culturales, educativas, etc., de nuestro país, en donde las MYPEs deben ser incorporadas.

Contexto nacional

Si se crean las condiciones básicas propuestas podemos asumir que los resultados positivos de los últimos cuatro años de crecimiento en el país deben servir para un segundo periodo, en donde podamos acercarnos a niveles suficientes para superar el 7% de crecimiento anual.

Esta posibilidad y las políticas de distribución equitativa de la riqueza sentarán las bases para una nueva perspectiva nacional, dándole a las MYPEs un papel fundamental en el desarrollo nacional, regional y sobre todo local, promoviendo su competitividad y productividad en la perspectiva de mejorar su participación en los mercados internacionales. La informalidad es un reto que debe ser atendido con firmeza, tanto por las propias MYPEs como por los diversos organismos públicos y privados. Para ello, hasta la fecha, se han aprobado muchos instrumentos como la Ley 28015 y el Plan Nacional Exportador, Plan Nacional de Competitividad, Plan Nacional de Formalización para la Competitividad y Desarrollo de la Micro y Pequeña Empresa, y el Plan Nacional de Ciencia y Tecnología.

Retos de las MYPEs

Las MYPE enfrentan una serie de restricciones internas y externas, derivadas de su limitada escala y sus débiles relaciones de articulación y colaboración, que impiden explotar este potencial competitivo que son sintetizadas en el gráfico siguiente:

a) Heterogeneidad de las MYPEs. Si bien es cierto la Ley 28015 establece las características de las MYPE, todavía son utilizados los criterios tradicionales de número de trabajadores y monto de ventas brutas anuales, por lo que necesitamos incorporar otros criterios más técnicos que nos permitan determinar la capacidad de acumulación de capital, además de diferenciar a las MYPE de las unidades económicas que atienden las necesidades de sobrevivencia de las familias. Adicionalmente, es necesario tratar a las MYPEs por su nivel de formalidad o informalidad a partir de considerar los ingresos laborales, aseguramiento de la fuerza laboral, condiciones de empleo y del local de la MYPE. Caracterizar a las MYPEs con estos criterios permitirá establecer estrategias de programas dirigidos a atender una o más de estas características identificadas.

b) Baja productividad. En las MYPEs los niveles de productividad tienen una correlación positiva con el tamaño de la empresa: es decir, a menor tamaño, menor productividad. Las consecuencias de esta baja de productividad repercuten en la baja calidad del empleo, altos niveles de subempleo y los bajos ingresos de los empresarios y trabajadores

c) La informalidad. Las MYPEs formales representan el 25% del total de MYPEs, contra los aproximadamente 1.8 millones de MYPEs informales, que alcanzan el 75% del total de MYPEs del país. A medida que la empresa crece disminuye la informalidad, de allí que las pequeñas empresas formales son 25,938 unidades económicas y las informales son solamente 15,395, según información de la Dirección Nacional de la Micro y Pequeña Empresa del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.

d) Volumen de ventas en las MYPEs. Los estudios de SUNAT realizados en varios periodos nos indican que también hay una relación directa entre tamaño de empresa y volumen de ventas de éstas. El mayor porcentaje de MYPEs son micro empresas y representan el 77% de las empresas con ingresos menores a 13 UIT. Además, cuando una MYPE crece se incrementan sus ventas

e) Inserción en el mercado externo. Las MYPEs tienen una débil participación en las exportaciones, representan sólo el 0.14% del total de empresas y sus ventas declaradas representan sólo el 0.26% de participación, según la SUNAT, para el año 2004.

f) Empleo de baja calidad. Las MYPEs son las que más empleo generan, sin embargo éste es de baja calidad, sobre todo, en las MYPEs informales, de allí que el nivel de pobreza se incremente en las regiones en las que las MYPEs informales son mayoritarias. Hay una relación positiva directa entre informalidad, empleo informal, niveles bajos de ingreso y pobreza. En general constatamos que las MYPEs se caracterizan por:

  • Limitadas capacidades gerenciales.
  • Muy baja productividad.
  • Bajos niveles de competitividad.
  • Baja rentabilidad.
  • Escasa inserción a los mercados, sobre todo al mercado externo.
  • Bajo nivel de tecnología.
  • Escasa capacidad operativa.
  • Limitado acceso a información sobre mercados, tecnología, etc.
  • Débil articulación empresarial.
  • Barreras para acceder al mercado financiero formal.
  • Barreras burocráticas para acceder a la formalización.
  • Poco acceso a los sistemas de desarrollo del capital social y a la capacitación.
  • Para iniciar un nuevo emprendimiento se presentan una serie de retos que debe superar el emprendedor y que debe significar una propuesta para que estos retos se eliminen o se reduzcan de manera sustantiva:
  • Baja relación entre los planes curriculares y las competencias emprendedoras en el sistema educativo nacional, incluyendo a las universidades y las instituciones de formación superior tecnológica.
  • Insuficiente apoyo financiero para el inicio de nuevos emprendimientos.
  • Alta tasa de mortalidad de las nuevas iniciativas emprendedoras. Se estima que dos de cada tres empresas desaparece en el primer año de operaciones.
  • Escaso desarrollo de las competencias gremiales de los líderes de las MYPEs, baja calidad de la representación gremial, poca preocupación por mejorar la competitividad empresarial, visión de corto plazo en el quehacer gremial, y poco apoyo estatal para el
  • fortalecimiento institucional.
  • Débil desarrollo de las asociaciones de MYPEs de primer y segundo nivel.

LAS MICROFINANZAS

Las microfinanzas han surgido en las últimas décadas en respuesta a la falta de acceso a servicios financieros formales para la mayoría de pobres del mundo. Las instituciones de microfinanzas (IMFs) atienden a un número cada vez mayor de clientes de escasos recursos, pero la demanda de dichos servicios es aún muy superior a la capacidad de esas instituciones. Para satisfacer esa demanda, la mayoría de las IMFs hace planes para ampliar la cobertura de sus servicios. No obstante, cuando una institución crece rápidamente, sus sistemas se ven sobrepasados y se modifica la dinámica financiera. Si no cuentan con herramientas eficaces para la planificación empresarial y proyecciones, las IMFs pueden debilitarse.

En las últimas dos décadas la microfinanciación ha sido considerada un importante instrumento para luchar contra la pobreza, ya que al facilitar el acceso de los hogares pobres a servicios financieros formales puede contribuir a mejorar sus condiciones de vida y promover el desarrollo económico. Además, muchos consideran que es eficiente, dado que algunas instituciones creadas por la conversión de organizaciones no gubernamentales en microbancos (upscaling) han mostrado que es posible dar servicio financiero a esos hogares y a la vez cubrir los costos, e incluso, lograr una moderada rentabilidad.

En los 30 años transcurridos desde que se lanzaron las primeras operaciones de microcrédito en Colombia y Brasil, las microfinanzas se han propagado por toda América Latina (AL). Asimismo, hay consenso en que la tendencia hacia la formalización de las IMF y su conversión a bancos regulados continúa afianzándose. Hoy por hoy, más de la mitad de recursos prestados por el sector está administrada por instituciones reguladas, mientras que organizaciones no gubernamentales manejan cerca del 47% de los créditos

Aun cuando se reconoce el impresionante crecimiento en el número de clientes de las microfinancieras de la región, el sector confronta críticas muy fuertes. Según el CGAP, las IMFs de AL cobran las tasas de interés más altas del mundo, incurren en costos superiores a los de cualquier otra parte, y apenas llegan a una pequeña fracción de las vastas cantidades de gente pobre que habita en las economías más grandes de la región.

"No hemos encontrado la tecnología o la manera de reducir los costos de los créditos" indica el CGAP. Paradójicamente, los agentes de crédito en AL tienen el récord global en materia de productividad: un agente de crédito maneja en promedio 350 clientes versus el promedio mundial de 280. El CGAP dice que la otra cara de tal eficiencia es la cantidad de personal de apoyo.

Las microfinancieras de AL cargan también con un "legado" de problemas que se hicieron evidentes hace cinco años y que todavía no se resuelven en forma definitiva. El principal de ellos es la falta de servicios microfinancieros, precisamente en aquellos lugares donde habita el mayor número de pobres de la región.

Este "problema de país grande" es característico de Argentina, Brasil y Venezuela, donde hay siete millones de usuarios potenciales de las microfinanzas, cuando éstas sólo llegan a 300.000 personas. Estos países donde habita el 70% de los pobres no cuentan con un modelo para prestar estos servicios en gran escala", (CGAP). En cambio en países de tamaño mediano (Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Perú, Paraguay y la República Dominicana), de 2,4 millones de clientes potenciales, las IMFs atienden a 1,5 millones de clientes activos.

Y en la mayoría de países más pobres de la región (Bolivia, El Salvador, Honduras y Nicaragua), las microfinancieras exhiben un desempeño superior, pues atienden a 01 millón de personas cuando la cifra potencial de clientes es de 600.000 (se explica porque clientes toman créditos en más de 01 institución). Las IMFs latinoamericanas continúan ofreciendo sólo un rango limitado de servicios a clientes que tienen diversas necesidades, entre ellas las de hacer depósitos, la financiación de vivienda y los seguros. "El tema de ahorros no ha sido plenamente asumido como servicio financiero" (CGAP).

En realidad, las microfinanzas son una industria rentable. Cifras más recientes3, considerando a 82 microfinancieras más importantes, de América Latina y el Caribe, indican que el número de préstamos vigentes asciende a 4.13 millones, con una cartera bruta de préstamos de US$ 4´059,634 miles. Dentro de las más rentables (20 IMFs), destacan las peruanas: Adra Perú con 13.7% de retornos sobre activos y 21.4% de retornos sobre patrimonio; Pro Mujer Perú con 12.3% y 23%; CMAC Trujillo con 5.9% y 39.1%; y, CMAC Arequipa con 5.6% y 33.3%, respectivamente.

Se considera, además, que el ROE (retorno sobre patrimonio) es un mejor instrumento para medir la rentabilidad de las IMFs que el ROA (retorno sobre activos). Si hablamos de las microfinanzas como intermediación financiera, quiere decir que dependen del apalancamiento. El ROE captura el impacto del apalancamiento sobre la rentabilidad, el ROA no necesariamente. Hay coincidencia en que las IMFs en AL han aumentado su apalancamiento en los últimos años, ello es positivo. En AL las microfinancieras más exitosas toman prestados US$3,70 por cada dólar de patrimonio.

El CGAP señala varios retos generales que se deben enfrentar para desarrollar la industria y asegurar mejores servicios para los clientes más necesitados: lo primero es hacer un descubrimiento tecnológico que permita a las microfinancieras llegar a las masas de prestatarios pobres en grandes mercados de la región; en los países pequeños, las microfinanzas deben penetrar en los bancos con el fin de expandir la disponibilidad de servicios financieros; igualmente, es necesario diversificar los productos más allá del microcrédito, si se quiere satisfacer necesidades de clientes. Para que servicios financieros lleguen a una cantidad cada vez mayor de gente pobre, es necesario buscar modelos comerciales que hagan económicamente factible atender a los usuarios más necesitados.

Las "microfinanzas" se refieren a la provisión de servicios financieros (préstamos, ahorro, seguros o servicios de transferencia), a hogares con bajos ingresos. Para mejorar su vida financiera, los clientes pobres requieren unos servicios financieros que tengan en cuenta sus necesidades más allá del crédito a la microempresa: unos servicios que engloben a los ahorros, las transferencias, los pagos y los seguros. No obstante, los servicios financieros no son la panacea para todos los pobres.

Unas microfinanzas sostenibles a gran escala sólo se pueden lograr si los servicios financieros a los pobres se integran en unos sistemas financieros globales. La clave es complementar el capital privado, no reemplazarlo, y acelerar unas soluciones de mercado innovadoras. El financiamiento concesional contribuye a fortalecer la capacidad institucional de los proveedores de servicios y a garantizar el desarrollo de servicios experimentales (nivel micro), a apoyar infraestructuras como agencias de evaluación, centrales de riesgos y la capacidad de auditoría (nivel meso) y a fomentar un clima de política propicio (nivel macro).

LAS MICROFINANZAS EN EL PERÚ

Los retos del Sistema Financiero para el desarrollo de las Mypes en el Perú

La Micro y Pequeñas Empresas (MyPEs) en el Perú constituyen un elemento clave para el desarrollo económico y social del país, sin embargo aún no han superado el 5% de las colocaciones del sistema financiero nacional ni tampoco han superado las barreras de la formalidad a pesar que tienen bajo su responsabilidad más del 80% del empleo productivo en el Perú. Esta débil situación se irá superando en la medida que la legislación laboral y tributaria sea un real motivador de la formalidad para que el Sistema Financiero pueda orientar los US$ 9,500 millones de liquidez disponibles.

La Banca Múltiple: Su Evolución y sus Retos

El comportamiento de la Banca representa el resultado de la política aplicada entre 1992 y 1998 en la que se puede apreciar un período de crecimiento económico y de las colocaciones bancarias de US$ 2,041millones a US$ 13,320 millones. Este período se ha caracterizado por la aplicación de un conjunto de reformas del Estado y de un modelo de desarrollo que privilegió una economía competitiva de libre mercado, sobre la base de cierta disciplina fiscal, una política monetaria restrictiva, un tipo de cambio libre, acompañado con reformas a nivel macro y micro económico, reformas del Estado, de la propiedad y de las Instituciones.

Este conjunto de medidas y en especial la política de disciplina fiscal y la política monetaria restrictiva, ha permitido mantener el valor de la moneda y en consecuencia una baja inflación e indicadores macro económicos estables. El período 1998-2003 se ha caracterizado por la contracción de la cartera de créditos vigente, con una creciente cartera pesada, dentro de un entorno económico internacional negativo, se tuvo un manejo político poco acertado, que lejos de solucionar la crisis económica, la agudizó. Esta situación llevó a algunos bancos a la quiebra y a fusionarse a otros, período crítico que continúa hasta el 2001 en que las colocaciones bajaron a US$ 9,235 millones e inicia un nuevo gobierno.

A partir del 2002 se registra un proceso de recuperación de las carteras de créditos de los Bancos, en un contexto internacional favorable, con aumento de precios de los minerales, con el que se da inicio a un período de recuperación y crecimiento hasta el 2005, llegando las colocaciones a US$ 12.203 millones y se proyecta una situación favorable para los próximos años.

Es importante observar que a pesar de haber pasado 8 años de la crisis del 97, aún no se ha logrado superar el nivel de colocaciones del año 1998 y que tampoco el Perú ha logrado colocar en forma eficiente en créditos productivos la liquidez del sistema financiero que va en permanente aumento. Esta incapacidad se traduce en el aumento de los recursos ociosos de US$ 4,800 millones en el año 1998 a US$ 9,500 millones en el 2005 para promover el desarrollo empresarial y productivo que el país requiere para lograr un mayor desarrollo económico y social.

Más del 80% de las colocaciones de la Banca se concentran en Lima y el apoyo al agro no llega al 5% de las colocaciones a pesar que más del 60% de la población de provincias depende directa o indirectamente del agro. Al respecto es importante mencionar que no se han desarrollado mecanismos efectivos de mercado suficientes para evitar las fluctuaciones de los precios y de la sobreproducción que permitan al intermediario financiero manejar los riesgos originados por los precios y las cantidades producidas.

El exceso de liquidez y el contexto internacional ha originado que las tasas por los ahorros sean muy bajas, sin embargo las tasas de interés para los préstamos se encuentran en nivel alto, lo que ha generado una mayor rentabilidad para la Banca. Desde el punto de vista macroeconómico es ineficiente mantener tantos recursos ociosos, si tenemos que es imperioso colocar más recursos para invertir en actividades productivas que generan valor, empleo y mejoran la calidad de vida de la población. Esta situación requiere revisar mecanismos de mercado para promover la inversión productiva utilizando modelos de desarrollo como las «incubadoras de negocios» que promuevan la generación de «empresas locomotoras del desarrollo» manejadas por el sector privado con el apoyo decidido del sector público que organice la oferta productiva del país y comparta su rentabilidad.

El reto del Perú y de la Banca está en identificar empresas capaces de absorber con un nivel de riesgo razonable los excedentes de liquidez delsistema financiero y desarrollar los mecanismos de promoción de empresas competitivas de alto impacto económico y social, además de un sistema financiero más dispuesto a afrontar riesgos de crecimiento económico empresarial con un spread más razonable y acorde a las condiciones de plazo y tasas de interés internacionales.

Las Cajas Municipales:

Mientras la Banca múltiple luchaba para mejorar su cartera de créditos durante el 1998, al 2005 las Cajas Municipales de Ahorro y Crédito (CMACs) crecían a un ritmo promedio del 35% anual con una utilidad promedio superior al 35% anual, creciendo las colocaciones de US$ 116.9 millones a US$ 774.8 millones.

Este crecimiento sostenido acompañado con una alta rentabilidad y eficiencia, ha hecho de las Cajas Municipales las Instituciones Financieras más rentables del Perú, basado fundamentalmente en el crédito a las MyPEs y a los créditos de consumo. A pesar de este éxito su contribución al desarrollo económico y social se va limitando cada vez más, puesto que el 60% de las créditos están en el Comercio, el 30% destinado al crédito de consumo y solamente el 10% está destinado a la industria, artesanía, agricultura y otras actividades.

Las CMACs se han constituido en las principales Instituciones Financieras de Provincias superando a los principales bancos nacionales, debido a que han aprendido a convivir con la informalidad y han crecido con sus clientes. Los excelentes resultados económicos obtenidos por las Cajas Municipales y el crecimiento de una nueva generación de prósperos comerciantes informales de diferentes niveles ha despertado el interés de los Bancos y ha iniciado una saludable competencia entre la Banca y las Cajas Municipales.

Esta competencia da un ambiente propicio para promover el crecimiento de los negocios en la industria, servicios, transporte, etc. siempre y cuando sea atractivo la formalidad y el financiamiento.

Es imposible que las MyPEs tengan las competencias requeridas para poder enfrentar un esquema impositivo tributario similar al de la mediana y gran empresa y absolver el 19% de impuesto al valor agregado, el 30% de impuesto a la renta y además cubrir los costos de seguridad laboral. Por esta razón se tiene que el 98% de las MyPEs son informales y no podrán usufructuar los beneficios de crédito formal de la Banca y aprovechar los US$ 9,500 millones de liquidez para generar más valor, empleo e impuestos.

El gran aporte de Cajas Municipales al Perú es haber identificado emprendedores y generado muchos prósperos empresarios provincianos que pueden constituirse en el motor del desarrollo si es que pueden acceder al crédito en condiciones favorables para que pueda compensarse el costo de la formalidad con el beneficio del crecimiento.

Las Cajas Rurales:

Las Cajas Rurales creadas con el objeto de reemplazar el vacío de financiamiento dejado por el Banco Agrario, lograron hacer crecer sus colocaciones entre 1998 y el 2005 de US$ 48.6 millones a US$ 139.9 millones, sin embargo los últimos años para poder subsistir han diversificado su cartera y apoyado cada vez menos al sector agrario por los altos riesgos que el mercado del agro representa para los intermediarios financieros.

Los principales problemas del mercado en el sector agrario empiezan por la falta de información de los agentes, el poco manejo de la perecibilidad de los productos, la presencia de pocos compradores mayoristas que fijan el precio de los productos y la falta de mercado para absolver los excedentes de producción. Todo esto repercute en la volatilidad de los precios y que tradicionalmente cuando un producto tiene un buen precio, hace que muchos agricultores incursionen en el cultivo y sobre-oferten el mercado, dando como consecuencia la baja del precio y el incumplimiento de pago del financiamiento.

Hay muchos casos en que los agricultores han obtenido mejores resultados económicos con una cosecha mediocre que con una buena cosecha por el problema del precio y la sobre-oferta. Este problema está siendo superado por empresas agro industriales exportadoras que aseguran precios, rentabilidad y asistencia técnica a los pequeños agricultores y que han hecho del Perú el principal exportador de espárragos en el mundo.

Estas experiencias empresariales del Norte del Perú, constituyen un excelente ejemplo a replicar en la selva Peruana con la palma aceitera que tiene la posibilidad de desarrollar en los próximos años 400,000 Hectáreas con una inversión de US$ 800 millones. Este gran potencial podría generar impuestos por más de US$ 160 millones anuales y beneficiar a 40,000 agricultores y sus familias organizadas para cultivar 10 Hectáreas cada una. De esta manera se podría promover 20 empresas del tamaño de «Palmas del Espino» u «Olamsa».

El problema a resolver en este caso es la falta de productos financieros para el agro a largo plazo puesto que requiere 4 años para el inicio de producción y toda una estrategia de desarrollo empresarial patrocinada por el Estado, Instituciones de Cooperación Internacional para convocar al sector privado a invertir y asegurar la asistencia en el campo.

El reto del país es la identificación de este tipo de proyectos, que resultan clave para el desarrollo económico y social. Además de fortalecer y capacitar a los funcionarios y profesionales de instituciones para que se especialicen en la evaluación, el financiamiento, la administración, el seguimiento y la asistencia técnica para organizar la oferta agro industrial del Perú con una perspectiva de largo plazo, que organice y haga rentable la cadena de valor del agro, como se está haciendo en el norte peruano.

Las Edpymes: Un reto para la formalidad y el crecimiento

Las Empresas de Desarrollo de la Pequeña y Micro Empresa «Edpymes» han encontrado un nicho en el mercado peruano donde desarrollarse y crecer. Las Edpymes han crecido de US$ 14.5 millones a US$ 147.8 millones entre el año 1998 y el año 2005. El apoyo financiero es principalmente dirigido a las MyPEs dedicadas al comercio minorista y mayorista y muy limitada a la industria, artesanía, agricultura y servicios.

La rentabilidad promedio de las Edpymes está entre el 0.01% y el 6.25% anual sobre el patrimonio en el periodo 1998 y el 2004. En el 2005 registra una rentabilidad del 14.33% que se debe a la recuperación de cartera atrasada y se espera un mejor desempeño en los próximos años, sobre la base de la experiencia, mejor manejo crediticio y una coyuntura económica favorable para las MyPEs en el país.

Los retos de las Edpymes se traducen en identificar las nuevas actividades donde las MyPEs tienen ventaja comparativa y donde las MyPEs puedan integrarse a cadenas productivas rentables y organizadas para competir. Esto significa una nueva visión del desarrollo de las MyPEs organizadas que proveen bienes y servicios a las empresas corporativas agro exportadoras o de mercado nacional, contribuyendo en el financiamiento y en el conjunto de acciones que asegure el precio y la cantidad para que las MyPEs tengan una rentabilidad de mercado razonable.

El desarrollo de las MyPEs: Un reto para el Estado, las Empresas y las Instituciones.

El reto económico de la Banca y del país es el financiamiento de las empresas corporativas y agro industriales de alto impacto económico y social. El reto de las Instituciones Financieras especializadas en el financiamiento de las MyPEs es la oferta organizada de las MyPEs para atender la oportunidad de negocios de producir bienes y servicios que las empresas corporativas requieren y el reto del Estado de dar un marco jurídico viable y el apoyo necesario para la articulación productiva de las MyPEs con la mediana y gran empresa, en un clima de estabilidad y confianza.

Para asegurar el desarrollo de las MyPEs es indispensable la formalización de las MyPEs que asegure su crecimiento de micro a pequeña empresa y de ésta hacia la mediana y gran empresa. Esto significa un cambio de legislación laboral y tributaria que aliente la formalización de las MyPEs y destierre el atractivo de la informalidad, que sacrifica el beneficio del crecimiento virtuoso de las MyPEs por falta de financiamiento.

El reto del Perú y del nuevo gobierno está en identificar en cada región del Perú proyectos agro industriales de alto impacto económico y social, que asegure una articulación competitiva de los diferentes actores económicos, las MyPEs, la mediana y gran empresa, las instituciones financieras, las instituciones de apoyo y el Estado, de manera que asegure una razonable rentabilidad de mercado en cada eslabón de la cadena de valor, con mecanismos de intervención del Estado y/o instituciones en el mercado, que asegure la ejecución de proyectos productivos de alto impacto social.

La agroindustria y el turismo constituye una oportunidad para el nuevo gobierno de una intervención decidida de crecimiento de las MyPEs con medidas pragmáticas de legislación laboral y tributaria que permita la formalización real y concreta de las MyPEs como lo hizo España en los años ?80 a la fecha.

Esta legislación debe ser proyectada para constituirse en el motor de la economía para generar valor y empleo como una forma de capitalismo popular que aliente la formalización de MyPEs y haga posible que la Banca pueda utilizar los US$ 9,500 millones de liquidez y generar valor que tanto necesitan los empresarios y trabajadores de las MyPEs para mejorar su calidad de vida.

BIBLIOGRAFÍA

  • REPORTE FINANCIERO DE ENTIDADES DE MICROFINANZAS EN EL PERU A MARZO DEL 2006
  • Los Retos del Sistema Financiero en en el desarrollo de las MyPEs en el Perú (Por Alejandro Velasco).
  • DIRECCION NACIONAL DE LA MICRO Y PEQUEÑA EMPRESA ELABORACION DE ESTADISTICAS DE LA MICRO Y PEQUEÑA EMPRESA, Consultoría elaborada por la Econ. Cecilia Lévano de Rossi, Abril del 2005.

Por.

Econ. Lindon Vela Meléndez

Docente de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo ? Lambayeque Perú.

Consultor en Microfinanzas.

La sistematización fue realizada en Marzo del 2007.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.