Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

"El canal de ¿Panamá?" (Panamá y Estados Unidos) (página 2)

Enviado por Lucas Anzardi



Partes: 1, 2


Necesidad de un Canal

Al convertirse Roosevelt en el presidente de los Estados Unidos, el tema del canal dejó de ser un sueño y un deseo. Consideraba vital y muy práctico una ruta interoceánica que permita a los Estados Unidos consolidarse como potencia mundial a través de la supremacía en los dos Océanos que rodean el Continente. Veía como necesidad tener un canal controlado por los americanos. Esta idea que tenía el presidente, estaba influenciada por una doctrina propuesta por el oficial de la Armada de los Estados Unidos Thayer Mahan. Esta teoría decía que la supremacía en el mar era parte integral de la destreza comercial y militar de una nación.

Ocurrió un incidente que provocó que Roosevelt sintiera que no se equivocaba en sus pensamientos. Al finalizar la Guerra Hispanoamericana, se había establecido una base naval en Cuba donde se encontraba establecido un barco. En 1898, fue volado y le costaron más de doscientas vidas a los estadounidenses. Rápidamente se solicitó la llegada de un nuevo barco a la Base para arreglar la situación. La nave más conveniente estaba trabajando en San Francisco por lo que se le ordenó dirigirse hacia el Océano Atlántico por lo que la embarcación debió realizar un viaje de doce mil millas alrededor del Cabo Hornos. En consecuencia, llegó a su destino más de sesenta días después. Esto afianzó definitivamente la necesidad de crear un paso que corte el Continente.

De esta manera, las necesidades no eran solamente de tipo económico sino que militarmente también era imprescindible el paso interoceánico.

El inicio de las obras y la influencia del presidente Roosevelt

Es un hecho que la independencia de Panamá de Colombia y la construcción del canal no hubieran sido posibles, sin la astuta participación del presidente estadounidense Teodoro Roosevelt quien cree que fue el principal responsable de que el emplazamiento del canal haya sido bien desarrollado. En 1903 dijo así: "El Canal de Panamá nunca se habría comenzado si yo no me encargaba de eso, porque si yo hubiera seguido los métodos tradicionales[...] dentro de cincuenta años empezarían los trabajos.[...] En consecuencia, yo tomé el Istmo, empecé el Canal y entonces puse el Congreso, no a discutir el Canal, sino a discutirme a mí".

Por otro lado, los colombianos lamentan haber negado a los Estados Unidos la construcción del canal en un primer momento. Si hubiesen aceptado las pretensiones de los norteamericanos tal vez no habría perdido el territorio ístmico. A lo que Eduardo Lemaitre, expresa: "Si el senado colombiano en vez de rechazar de plano el Tratado y lo aprueba con modificaciones como era el original propósito de la mayoría senatorial, el Presidente Roosevelt no habría tenido dónde apoyarse para lanzarse a la aventura de alentar a los separatistas panameños"

Roosevelt apoyó con tropas a los panameños en su lucha por afianzar la independencia de Colombia y ordenó en 1904, la construcción de la vía interoceánica, al cuerpo de ingenieros del ejército de los Estados Unidos.

La obra tuvo que afrontar dos dificultades esenciales; la inconsistencia del terreno y las complicadas plagas que azotaban a la región como la fiebre amarilla y la malaria, que eran transmitidas, esencialmente por los mosquitos y que fue definitivamente erradicada en noviembre de 1911.

Para ello fue necesario limpiar áreas de doscientas yardas de ancho alrededor de las zonas donde vivía y trabajaba la gente, drenar más de cien millas cuadradas de pantano, construir mil millas de zanjas de tierra, unas trescientas millas de zanjas de concreto, y casi doscientas millas de drenajes con losa.

Hubo que cortar cientos de hectáreas de vegetación , rociar el agua empozada con miles de galones de aceite y soltar peces pequeños, arañas, hormigas y lagartijas para que se comieran las larvas de los mosquitos trasmisores de las temibles enfermedades.

Por todo esto, la obra resultaba costosa y no cualquiera la podría haber llevado a cabo.

Desde 1905 hasta 1907 mano de obra se triplicó y las víctimas como consecuencia de enfermedades y derrumbes se contaron por centenares. El ingeniero John F. Stevens, fue quien convenció a Roosevelt de construir un canal por excavación y desecho de rocas y a base de esclusas, lugar de un canal a nivel que cruce el Istmo.

Esto fue porque los Océanos presentan una notable diferencia de nivel. Era imposible cortar el Istmo ya que si se lo partía, el agua hubiese arrasado con los territorios.

Por esta misma razón, el tránsito por el canal de Panamá se convierte inevitablemente lento y los barcos que por el transitan no pueden exceder los 36 metros de ancho.

Mano de obra barata

Tal como lo habían hecho los franceses años antes con el proyecto fallido de Ferdinand de Lesseps, lo más conveniente para la construcción era buscar mano de obra en las islas del Caribe.

Sin embargo, al fracasar la iniciativa francesa, unos veinte mil obreros africanos y de las Antillanos quedaron vagando en Panamá a la espera de ser repatriados por sus propios gobiernos centroamericanos. Esta triste experiencia dejó tanto a los gobiernos como a los obreros sin ganas de participar en el esfuerzo estadounidense.

Finalmente, las autoridades de la isla de Barbados autorizaron el reclutamiento en gran escala de alrededor de veinte mil hombres, aproximadamente el diez por ciento de la población y entre el treinta y el cuarenta por ciento de hombres adultos. Está claro que esto no importaba demasiado a las americanos, que contradictoriamente habían abolido la esclavitud ya que la consideraban como una carga de vergüenza que el "nuevo continente" no podía aceptar.

En 1907, en busca de más mano de obra, unos siete mil quinientos hombres fueron reclutados de las islas francesas de Martinica y Guadalupe.

Durante el período de construcción no se utilizaron contratistas, excepto para proyectos especiales, como la construcción de una compuerta de las esclusas que requería de obreros con una capacitación especial.

Se estima que la máxima fuerza laboral que exigió el canal fue de 44.733 personas que ocurrió en 1913.

Lo que Roosevelt nunca vio

Sin duda el artífice e impulsor más importante de esta notable obra fue el presidente Roosevelt quien la encaró como un desafío nacional vital para el comercio con Japón y para los intereses militares de los Estados Unidos.

" Theodore Roosevelt no volvió nunca a Panamá y no llegó a ver el canal. El paso de la flota norteamericana del Pacífico, a través del canal en 1919, se realizó seis meses después de su muerte. Tampoco se enteró que Estados Unidos le pagaba a Colombia una indemnización de 25 millones de dólares en 1921, por la pérdida del territorio panameño".

Esta fue sin duda una de las grandes ironías históricas.

Nuevos proyectos y viejas polémicas

" Los panameños debemos tener una estrategia de negociación que suponga varias alternativas de acción inmediata y de corto plazo y posiciones que involucran un plazo más amplio.

Las negociaciones sobre un nuevo canal, lo que yo llamaría a un largo plazo dependen-y esta la tesis del Canciller Solís, que es la tesis oficial de la República- que formulen los Estados Unidos , necesariamente quedará definida en términos de los que ellos se proponen hacer contestando estas preguntas: qué, donde, cómo y cuándo?, con relación a un nuevo canal".2

Esta reflexión del conferencista panameño Rubén Carlés hecha en 1962, resalta las inquietudes que plantea desde hace tiempo la comentada posibilidad que los Estados Unidos intenten construir un nuevo canal a nivel o un canal reformado.

A lo cual se puede cuestionar: " cuántos empleados van a tener ¿ cuando construyeron el primer canal de 1904 a 1914, llegaron a tener 47.000 hombres. Ustedes los constructores saben qué es lo que se puede hacer ahora en una construcción de esa naturaleza.

Ahora mismo hay en la zona del Canal empleados del gobierno, de agencias y del

Ejército como 15.000 panameños y varios miles de ciudadanos norteamericanos.

Si construyen un canal a nivel -ellos mismos lo han dicho- va a disminuir apreciablemente la población trabajadora en esa área y afirman que la obra podrían manejarla con 1.000 trabajadores".2

Es decir, estas ideas ya planteaban serias dudas sobre los beneficios de un nuevo canal, quizás más bien las posibles desventajas que podrían encontrar; temores a pérdidas económicas o a la posibilidad de falta de trabajo para miles de panameños.

Desde luego, la construcción de un nuevo canal demandaría un notable esfuerzo económico que Estados Unidos está en condiciones de asumir, pero no ocurrió lo mismo con el proyecto de Ferdinand de Lesseps.

"De Lesseps formó una nueva compañía que emitió 60.000 acciones de las cuales sólo se vendieron nada más que 9.000 y en febrero de 1889 se ordenó su liquidación.

La Compañía Universelle de Canal Interoceanique había dejado de existir, como la lluvia y el viento , al decir de Taft, destruyeron lo que se había iniciado del primitivo canal".

A pesar de que Estados Unidos tuviese los medios para construir un nuevo canal, los panameños no querían que, nuevamente, una potencia aproveche los recursos en mayor proporción, relegando los derechos del país centroamericano. Carlos Pedreschi afirmó: "Panamá debe tomar una decisión clara con relación al nuevo canal y establecer el derecho a constituir el nuevo canal con los auxilios financieros que considere oportunos.[...] No se trata de sentimientos antinorteamericanos.[...]Se trata de que Panamá sea usufructuario de un bien propio como lo es su ubicación geográfica".

Una historia apasionante

Por donde se la mire la historia de la construcción del canal está llena de dudas y cosas no muy fáciles de comprender. Desde hace ya varios años, se notaba que detrás de la monumental obra estadounidense, había un propósito oculto acerca de sus objetivos finales en la zona panameña. El escritor Juan Jovane expresa: "Los intereses norteamericanos se dirigen por la vía del chantaje económico y la presión política, a generar condiciones destinadas a asegurar su presencia militar en Panamá y el control sobre el canal más allá del año 2000. Actualmente Panamá no está preparada para asumir la responsabilidad y defensa del canal. Como nación nunca estará en condiciones de asumir esta responsabilidad como consecuencia de sus recursos limitados".

Esto comprueba que los americanos, como lo han hecho siempre, piensan muy a futuro. Desde su llegada al continente americano creyeron que Dios les imponía problemas que ellos mismos debían superar. Hablaban del destino manifiesto por el cual llegarían a ser una gran Nación que ocuparía todo el territorio hasta el Océano Pacífico.

Además, es muy importante el asunto militar. A los Estados Unidos se lo caracteriza como un País muy intervensionista en distintas partes del mundo con el objetivo de asegurarse ciertos beneficios que le servirán a futuro.

Competencia de rutas alternativas

Se destaca que la ruta interoceánica afronta una creciente competencia de las rutas alternativas, entre las que se destacan el oleoducto y las posibilidades de trasporte interno por ferrocarril dentro de los Estados Unidos.

Según los especialistas hubo una sensible baja del tonelaje de tránsito por el canal a partir de 1983, a tal extremo que en 1986 el total de carga que utilizó esta ruta interoceánica fue 25 por ciento inferior a la observada en 1982.

Este hecho estaba anticipado por el senador Roger W. Fontaine que expresa "El Canal de Panamá, es de la mayor importancia estratégica para la mayoría de los países del hemisferio. Su seguridad y disponibilidad son de significativo interés para los países de Norte, Centro y Suramérica.

La adecuación del canal es necesaria, tal vez el ensanche del Corte de Culebra, el sistema de centro puerto y el proyecto de canal a nivel".Se entiende que la historia del canal no termina y con ella surgirán nuevas polémicas y debates ya que ha sido y lo es un cruce estratégico muy requerido por el comercio mundial.

Conclusión:

Estados Unidos cumplió con su objetivo. Logró construir el Canal de Panamá y manejarlo durante una gran cantidad de años.

Como potencia mundial, siempre logró cumplir con sus objetivos propuestos a pesar de haber tenido que superar distintas etapas como lo decía el destino manifiesto. No se rindieron al recibir la negativa por parte del senado colombiano, sino que apoyaron a los grupos separatistas panameños.

Seguramente, leyeron bien la situación; un gobierno naciente no iba a negarle nada a una potencia que se iba consolidando.

Concluimos, afirmando que la historia del Canal de Panamá es un claro ejemplo del poderío estadounidense fuera de su territorio y su gran influencia en los países del Tercer Mundo lugar de donde extraen los beneficios geográficos que un país subdesarrollado no entiende como explotar.

Bibliografía

  • Selser Gregorio; Diplomacia, garrote y dólares en América Latina; Buenos Aires; Palestra, 1962
  • Jaramillo Levi, Enrique; Canal de Panamá; origen, trauma nacional y destino; México; Grijalbo, 1976
  • M.C. Cullough, David; El cruce entre dos mares: la creación del canal de Panamá; México; Láser, 1984
  • Bolívar Pedreschi, Carlos; Nacionalismo panameño y la cuestión canalera; Panamá; Tareas, 1976
  • Selser Gregorio; Rapto de Panamá: De cómo los Estados Unidos se apropiaron del canal; Buenos Aires; Granica, 1975
  • Castillero Pimentel, Ernesto; Panamá y los Estados Unidos: 1903-1953; Política exterior de Panamá ; Buenos Aires; S/N, 1988
  • OEA; Tratados sobre el canal de Panamá suscritos entre la República de Panamá y los Estados Unidos de América: Documentos de ratificación; Washington: OEA Secretaria General, 1979
  • Carlés Rubén D.; Cuestión económica en las relaciones de Panamá con los Estados Unidos; S/L.; C.I.S.E, 1962
  • Bolívar Pedreschi, Carlos; Canal propio vs. canal ajeno: Elementos para una nueva política canalera; Panamá; Tareas, 1976
  • Rivera, Reyes, Juan y OTS.; Historia autentica de la escandalosa negociación del tratado del Canal de Panamá; Panamá; Impresora, S/A
  • Dodo, Thomas J; La crisis de Panamá: Cartas de Tomás Herran 1900-1904; Bogotá; Banco de la república de Colombia,1985
  • Gómez P. y OTS.; Panamá `88: Otra agresión; S/L; S/E,S/A
  • Gorostiaga, Xavier; Panamá y la zona del canal; Buenos Aires; Tierra Nueva, 1975
  • Lemaitre, Eduardo; Panamá y su separación de Colombia; Bogotá; Pluma, 1980
  • Soler, Ricaurte y OTS.; Panamá, dependencia y liberación; S/L; Educa, 1974
  • Selser; Gregorio; Panamá, Èrase un país a un canal Pegado; México; Universidad obrera de México, 1989
  • Benedetti, Eloy; Tres ensayos sobre el Canal de Panamá; Panamá; Ministerio de Educación, 1965
  • Jaramillo Levi, Enrique; Una explosión en América; México; Siglo XXI, 1976.
  • Jovane, Juan; Panamá 88 : economía y agresión; S/L; S/E, S/A

Biografía del autor: Lucas Agustín Anzardi Daudé nació en Buenos Aires, Argentina en el año 1990. Realizó sus estudios primarios en el Instituto San Marón ubicado en el barrio de retiro de la capital nacional. Actualmente, está terminando los estudios secundarios en la misma institución. Cuando le contaron por primera vez acerca del Canal de Panamá se interesó mucho en el tema y escribió la monografía "El Canal de ¿Panamá?" en el que relata la historia de esa importante ruta interoceánica desde su construcción hasta los conflictos que se desarrollaron entre el país centroamericano y los Estados Unidos de América.

 

Lucas Anzardi

Lugar y Fecha: Buenos Aires, Argentina. 23 de Mayo de 2007.

 


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.