Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El Embarazo (página 2)




Partes: 1, 2


CAPÍTULO I

PRIMER TRIMESTRE

El ciclo de nueve meses de un embarazo se divide en períodos de tres meses llamados trimestres. El primer trimestre comienza en el momento de la concepción, cuando el óvulo y el espermatozoide se juntan por primera vez y se extiende hasta la semana 12 del embarazo.

  1. La pared uterina aumenta su espesor y vascularización. La placenta y cordón comienzan a formarse. Se segrega gonadotrofina corionica, la cual es detectada en la orina confirmando el embarazo. El útero tiene el tamaño de una pelota de ping-pong.

  2. PRIMER MES

    El cordón umbilical tiene su forma definitiva. El líquido amniótico protege al feto, manteniendo constante la temperatura y facilitando sus movimientos. El útero tiene el tamaño de una pelota de tenis.

  3. SEGUNDO MES

    La cavidad uterina esta llena de líquido amniótico que se renueva constantemente. La placenta es pequeña pero cumple su función de intercambio de nutrientes y productos de desecho y secreción de estrógenos y progesterona.

    El útero tiene le tamaño de un pomelo. La embarazada podrá sentir mareos y vómitos, cansancio, molestias en la pelvis, necesidad de orinar mas frecuentemente.

    Notará un aumento de tamaño en sus pechos acompañado de cambio de color en la areola. Su atención se centrara en los cambios físicos.

    Es frecuente que tenga cambios bruscos de humor y sentimientos contradictorios acerca de la maternidad.

  4. TERCER MES

    Desde la concepción hasta semana 12ª de embarazo Desde que se ha producido la concepción, tu organismo se prepara para albergar el feto. El metabolismo se adapta para poder alimentarlo, las hormonas provocan una especie de cansancio muy beneficioso para los primeros meses (te obligan a descansar), y las mamas empiezan ya a preparase para la lactancia. Estos cambios orgánicos provocan unos síntomas característicos que parecen desde los primeros días: sueño, cansancio, tensión en el pecho.()

    Más sueño.

    El sueño excesivo que sentirás durante los primeros meses es un recurso del organismo que te obligará a descansar más horas. Así conseguirás ahorrar la energía necesaria para hacer frente al enorme esfuerzo que está llevando a cabo el organismo para fabricar la placenta y adaptarse a las exigencias que tendrá el feto. No debes combatir este cansancio con cafés, té o cola, sino dejando que tu cuerpo descanse las horas que necesite. Lo ideal es dormir una hora más por la noche y descansar al menos otra después de comer.

    Necesidad de orinar.

    La actividad de determinadas hormonas hace que se tenga que vaciar a menudo la vejiga incluso en una etapa tan temprana del embarazo, pero también el útero ha aumentado de tamaño y la presiona levemente. Además, han aumentado los líquidos corporales y para que no se produzcan edemas y el riñón funciona a toda marcha para eliminarlos.

    Mareos y náuseas.

    No se conoce exactamente su causa. Puede que el aumento de los niveles de determinadas hormonas afecten al lugar del cerebro donde se regulan los vómitos y que otras hormonas relajen la musculatura del tracto digestivo. También existe una relación con el estado emocional pues está comprobado que estos síntomas son más frecuentes en las mujeres que no han deseado el embarazo o que lo viven con mucho temor o ansiedad.

    Tensión en el pecho.

    Las mamas adquieren mayor sensibilidad y comienzan a crecer ligeramente, la areola alrededor del pezón adquiere más pigmentación y pueden observarse los vasos sanguíneos por debajo de la piel. Son cambios normales que indican que el pecho se está preparando para la lactancia.

    Cambios Externos.

    La cintura se ha desdibujado aunque el útero sólo tiene el tamaño de una naranja. El pecho aumentando de tamaño rápidamente y la areola del pezón se oscurece cada vez más. las hormonas se han encargado de que tu piel esté más tersa e hidratada y el cabello tiene brillo y volumen.

  5. CAMBIOS FÍSICOS

    Para la mayoría de los psicólogos el embarazo es un acontecimiento tan importante que provoca en la mujer sentimientos encontrados. Por un lado, es un motivo de gran alegría; por otro, la causa de muchos temores.

    Los cambios emocionales se manifiestan ya durante el primer mes del trimestre. Aún no hay signos físicos que evidencien el embarazo, pero posiblemente te encuentres muy cansada, con sueño, algo confusa por cómo se va a desarrollar la gestación, más sensible... Parece que la acción de las hormonas tienen mucho que ver en ese estado de ánimo.

    Pero también debes acostumbrarte poco a poco a una nueva responsabilidad. Es normal que en esta etapa experimentes estrés e inseguridad emocional. Si es tu primer embarazo, al principio no estarás segura de estar esperando un hijo y, a pesar de los cambios que irás percibiendo, tendrás momentos de dudas y desconcierto hasta llegar a asumir tu nueva situación.

  6. CAMBIOS PSICOLÓGICOS
  7. CAMBIOS EMOCIONALES

Un hito durante este trimestre será la primera ecografía. Oír el corazón del feto y ver lo que está ocurriendo dentro de tí posiblemente te ayudará a aceptar con más alegría las pequeñas molestias que hayan aparecido.

También es muy común durante estos meses tener miedo al aborto, especialmente si ya has padecido alguno. Este sentimiento desaparece a medida que avanza el embarazo y observas que toda va bien.

Si tienes más hijos, este es el momento en el que la mayoría de las madres se hacen las mismas preguntas ¿le querré tanto?¿podré compartir a los dos?.

La apetencia sexual suele disminuir en esta etapa, bien debido al cansancio y molestias físicas, bien por prejuicios como temor a dañar al feto. Conviene que tu pareja conozca estos problemas transitorios para facilitar un clima de comprensión mutua.

El embarazo puede incluso alterar la propia autoestima de la mujer: si valora mucho su profesión y su independencia quizá sienta el embarazo es un impedimento para el desarrollo pleno de su actividad profesional. Todos estos miedos desaparecen a medida que notes que puedes seguir llevando una vida "casi" normal.

CAPÍTULO II

SEGUNDO TRIMESTRE

  1. El fondo del útero alcanza el hueso del pubis. La placenta cumple sus funciones de nutrición, respiración y secreción hormonal. El líquido amniótico aumenta. El útero tiene el tamaño de un coco.

  2. CUARTO MES

    El útero alcanza el nivel del ombligo, teniendo el tamaño de un melón.

  3. QUINTO MES

    El útero supera el nivel del ombligo, teniendo el tamaño de una sandía. Han desaparecido las nauseas y los vómitos. Se puedes sentir los movimientos del feto. A veces se sienten pequeñas molestias como ardor de estómago, constipación, congestión nasal. Puede engordar de 250 a 500 grs. a la semana. Se puede acrecentar el interés por el bebé, soñando con el día y noche. Los cambios físicos motivan sentimientos contradictorios. Sientes que el tiempo pasa rápidamente.

  4. SEXTO MES
  5. CAMBIOS FÍSICOS

Semana 13ª a 28ª. Este trimestre es el mejor para muchas madres. Se caracteriza por la estabilidad y adaptación y por la desaparición de muchas de las pequeñas molestias asociadas con el inicio del embarazo.

Es posible que ya se te note, pero el ligero aumento de peso no te impide llevar una vida normal. El vientre comienza a crecer de forma evidente, los pezones pueden empezar a segregar calostro, el corazón late más deprisa y los distintos órganos van quedándose con menos espacio a causa del crecimiento del útero.

Durante este trimestre desaparecen las náuseas y los mareos. Tampoco son tan frecuentes las visitas al cuarto de baño. El útero, al aumentar de tamaño se desplaza hacia la cavidad abdominal y empuja el diafragma varios centímetros hacia arriba, pero ya no oprime la vejiga.

  • Aparato Digestivo

El útero aumenta de tamaño desplazando los intestinos hacia atrás y a los lados, el estómago se desplaza hacia arriba y, como consecuencia, puede aparecer ardor de estómago al reducirse la secreción gástrica, con lo que la comida permanece más tiempo en el estómago. La movilidad y el vaciamiento intestinal se ralentizan produciéndose flatulencia y estreñimiento.

  • Sistema Óseo

La curvatura lumbar se incrementa progresivamente debido al aumento de tamaño y peso del útero, comienzan las molestias de espalda. El secreto para evitar el dolor de espalda es mantenerla recta y no encorvarse.

  • Sistema Cardio-Respiratorio

Al crecer el útero, el diafragma (el músculo que separa la cavidad torácica de la abdominal) se eleva y como consecuencia la respiración cambia de abdominal a torácica. El corazón también se desplaza un poco más hacia arriba y a la izquierda. Aumenta la tendencia a la formación de varices en las piernas producidas por la dificultad del retorno venoso de las extremidades inferiores. El corazón late más rápidamente pues el volumen de sangre que bombea aumenta casi en un 40 por ciento. Para que esta sangre fluya sin dificultad por los vasos sanguíneos, se produce un ensanchamiento que provoca que el corazón se agranda unos milímetros.

  1. CAMBIOS PSICOLÓGICOS

Este periodo está caracterizado por la tranquilidad. Tu carácter será más positivo y sereno que en el primer trimestre entre otras razones, porque los cambios hormonales tan marcados en los primeros meses tienden a estabilizarse poco a poco.

Los síntomas del embarazo serán evidentes para los demás. El aumento del vientre te obligará a cambiar de ropa...y a llevar un ritmo de vida más tranquilo. Puede ocurrir que estos cambios físicos condicionen en parte tu vida laboral. En algunos casos, esto suele ser un motivo de preocupación.

En casi todos los casos, a esta altura del embarazo en tu calendario de prioridades, tu futura maternidad pasará a ocupar el primer lugar. Ahora debes preocuparte, entre otras cosas, de comprar el ajuar para tu bebé o de preparar su habitación antes de que el exceso de peso y la torpeza te impidan moverte con soltura por las tiendas.

Empiezas a notar los movimientos fetales, sus primeras pataditas que te llenarán de gozo y te tranquilizarán en gran medida. Tus sentimientos de protección te llevarán a preocuparte por tu futuro bebé, incluso puede que llegues a soñar con él.

A esta altura de tu embarazo, la mayoría de las mujeres redescubren a su propia madre. Te interesará su experiencia durante el embarazo y compartir con ella tus propias reflexiones y miedos.

Suele aparecer, de nuevo, el apetito sexual perdido durante los primeros meses. Aprovecha sin miedo y acércate más a tu pareja.

Es muy importante que durante estos meses inicies los cursos de preparación a la maternidad. La información que allí recibas y compartir tu experiencia con otras personas te ayudará enormemente.

CAPÍTULO II

TERCER TRIMESTRE

  • SÉPTIMO MES

El útero aumenta notoriamente su tamaño. Disminuye la cantidad de líquido amniótico.

  • OCTAVO MES

La parte superior del útero se palpa a unos 8 cm. del ombligo. La musculatura uterina comienza a contraerse.

  • NOVENO MES

La altura del útero puede llegar a unos 33cm. Hay aumento en las contracciones uterinas. Pueden aparecer dolor de espalda, ardor de estómago, dificultad para respirar, hemorroides, tobillos hinchados y frecuentes ganas de orinar. La atención se centra en el parto. Hay una mayor necesidad de afecto, atención y cuidados. El tiempo parece detenerse.

  • CAMBIOS FÍSICOS

Semana 29ª a término. El peso y tamaño del vientre aumentan considerablemente, te notarás pesada y cansada con lo que deberás encontrar momentos durante el día para descansar mas.

Podrás sentir contracciones uterinas aisladas, las llamadas de encajamiento, porque la pelvis comienza a ensancharse preparándose para dejar paso del bebé.

  • Hemorroides

Estas varices que aparecen en la zona del ano se agravan en las últimas semanas de embarazo debido a la presión que le bebé ejerce sobre la zona. Para evitar su aparición, es necesario evitar también el estreñimiento y realizar ejercicios para fortalecer el periné. Si apesar de estas medidas aparecen hemorroides, una buena medida para aliviar la sensación de pesadez y el picor es aplicar hielo o agua fría en ellas.

  • Estreñimiento

Los movimientos peristálticos del intestino que permiten que su contenido avance disminuyen en el embarazo. Esto provoca que aumenten las posibilidades de estreñimiento. Además, el útero presiona cada vez más sobre el recto lo que dificulta todavía la tarea de eliminar las heces. Para evitar el estreñimiento hay que beber suficientes líquidos, tomar verduras y frutas a diario y caminar una hora todos los días. No se deben usar laxantes sin consultar con el ginecólogo, ni siquiera naturales.

  • La tensión arterial

Vigila tu tensión ya que la hipertensión puede ser un problema al final del embarazo. Las principales señales de aviso son: inflamación de manos, muñecas, tobillos, pies y/o del rostro. Si esta inflamación no desaparece después del reposo nocturno, acude al médico.

  • Las Contracciones

Durante los nueve meses del embarazo se producen contracciones. Al principio, son imperceptibles, pero en el último trimestre ya se notan con claridad: la tripa se endurece y pueden resultarte molestas en las últimas semanas. Sin embrago, a diferencia de las contracciones de parto, estas contracciones no son dolorosas, ni rítmicas y no duran más de cuarenta o cincuenta segundos.

  1. Esta etapa se caracteriza por la aparición de los temores al parto mezclados con un gran deseo de tener al bebé contigo. La ansiedad puede ser controlada y atenuada con una buena preparación y con el apoyo que te darán los profesionales.

    A estos temores se añaden la incertidumbre ante el cuidado del bebé, el temor a que nazca con algún problema o a que se complique la situación en el último momento.

    También es característico un curioso síndrome que hace que casi todas las mujeres se preocupen excesivamente del cuidado y aspecto de su casa, del nido. Aunque estés muy gorda, querrás limpiar, pintar la habitación del bebé y tener todas sus cosas a punto.

    Este sentimiento, mezclado con el cansancio típico de los últimos meses, pueden agotarte. Curiosamente, unos días antes de que se produzca el parto, la mayoría de las embarazadas tienen un periodo de hiperactividad, como si la naturaleza te dotara de una vitalidad especial para afrontar el esfuerzo que supondrá el parto.

    El deseo de mantener relaciones sexuales decrece, bien por miedo a dañar al feto, bien por una disminución de la libido. Sin embargo, excepto en casos de contraindicación médica, no son perjudiciales, ya que ayudan a liberar la ansiedad y contribuyen a la elasticidad y flexibilidad de los músculos perineales.

  2. CAMBIOS PSICOLÓGICOS
  3. CAMBIOS EMOCIONALES

El embarazo es un periodo de cambio y esa circunstancia afecta, sobre todo, a las emociones. Casi todas las embarazadas refieren los mismos sentimientos: ()

  • Se plantean con más fuerza que nunca la muerte.
  • Se recupera la figura materna, por eso es muy normal que tengas más necesidad que nunca de compartir con tu madre lo que te está pasando.
  • Aparecen muchos sentimientos encontrados ¿le querré?¿sabré cuidarle?¿sabré educarle?.
  • Cambia la escala de valores, es decir, lo que antes te parecía muy importante (el trabajo, los amigos, los viajes...) pasa a hora a un segundo plano. El primero está ocupado por el bebé que va a nacer.
  • Las limitaciones físicas provocan sensación de falta de independencia e imposibilidad para realizar determinadas tareas y esta limitación, para muchas mujeres, es motivo de tristeza.

CAPÍTULO IV

NUTRICIÓN DURANTE EL EMBARAZO

  1. La nutrición previa al embarazo es importante para mejorar la fertilidad y evitar malformaciones, pero además la mujer que tiene una carencia antes de la gestación es difícil que la supere una vez ha quedado embarazada. Es probable que el problema se mantenga o agrave, lo que puede perjudicar el curso y el resultado del embarazo.

    En poblaciones desarrolladas, la anorexia y el control extremo del peso corporal, así como el padecimiento de obesidad y el excesivo consumo de tabaco, cafeína y alcohol, pueden condicionar una disminución de la fertilidad. Por otra parte, las deficiencias en ácido fólico, vitamina A, C, D, E, B1, zinc, selenio, yodo, calcio y hierro han sido señaladas como las responsables de algunos casos de infertilidad, que se solucionaron al corregir la carencia.()

    Pero todas las mujeres en edad de tener hijos pueden tomar medidas para aumentar sus probabilidades de tener un bebé sano, aún antes de concebir.

    Algunas de estas precauciones serían someterse a una visita médica antes de quedar embarazada, adoptar un estilo de vida sano y cuidar la alimentación.

    Y es que el mejor momento para comenzar a seguir una dieta saludable es antes de quedar embarazada. El primer paso para alimentarse debidamente consiste en prestar atención a los alimentos que constituyen su dieta diaria e introducir aquellos cuyas necesidades van a estar aumentadas durante los meses que dura la gestación con el fin de aumentar las reservas corporales.

  2. NUTRICIÓN PREVIA Y DURANTE EL EMBARAZO

    El embarazo es una etapa delicada desde el punto de vista nutricional, ya que las necesidades de nutrientes son elevadas y difíciles de cubrir y, por otra parte, los efectos de los desequilibrios pueden tener repercusiones más graves que en otras etapas de la vida y afectar, no sólo a la madre, sino también a su descendiente.

    No conviene llevar a cabo dietas restrictivas o limitantes que no satisfagan los requerimientos nutritivos básicos. De igual modo, se deben evitar las situaciones de ayuno, tanto el ayuno temporal como las dietas exentas de hidratos de carbono, ya que pueden provocar situaciones que son perjudiciales para el feto.

  3. PAUTAS PARA ALIMENTARSE BIEN
  4. RECOMENDACIONES GENERALES DE LA DIETA ()

Las recomendaciones que un mujer embaraza debe seguir son las siguientes:

  • Tenga en cuenta que "comer bien" no significa ni comer mucho ni comer basándose en alimentos caros.
  • Todos los alimentos tienen un lugar en la dieta: varíe al máximo la alimentación, incluyendo todos los grupos básicos de alimentos y dentro de cada uno de ellos, alimentos de distintos tipos (fruta, verdura, etc.)
  • Seleccione los alimentos en función de su calidad y no de la cantidad, por el mayor aumento de las necesidades de proteínas, de ciertas vitaminas y minerales, en comparación con las energéticas, sobre todo en el primer trimestre.
  • Fraccione la alimentación en varias tomas (entre 4 y 6) a lo largo del día, con el fin de reducir las posibles molestias digestivas, conseguir un mejor control de la glucemia y no desequilibrar su dieta.
  • Coma despacio, masticando bien los alimentos, en ambiente relajado, tranquilo, evitando distracciones (TV, radio, etc.) y ordenadamente: comience por el primer plato, después el segundo y por último el postre.
  • Vigile el consumo de fruta. Además de vitaminas contiene azúcares sencillos que pueden favorecer el aumento de peso. No más de 4 al día.
  • Evite el consumo de alcohol. Disminuye el aprovechamiento de ciertos nutrientes (proteínas, hierro, vitaminas del grupo B, calcio...), aporta calorías vacías y su abuso puede provocar malformaciones en el feto.
  • Beba abundante líquido a lo largo del día, preferentemente fuera de las comidas para evitar molestias estomacales.

En el caso de mujeres que sigan pautas alimentarías alejadas del equilibrio anteriormente propuesto (dieta vegetariana, macrobiótica…) será conveniente el asesoramiento con profesionales sanitarios expertos en temas de alimentación (dietistas - nutricionistas), para revisar con meticulosidad el consumo habitual de alimentos y ver la manera de combinar los distintos alimentos con el fin de reducir el riesgo de déficit nutritivos.

CAPÍTULO V

CUIDADOS, HIGIENE Y ENFERMEDADES DEL EMBARAZO

  1. CUIDADOS DURANTE EL EMBARAZO
    1. CUIDADOS PRE-NATAL

Es importante que la futura madre reciba cuidado prenatal tan pronto sepa que está embarazada (o si es posible antes de concebir); las visitas médicas periódicas durante el curso del embarazo son vitales tanto para la madre como para el bebé. Por lo general, durante el primer trimestre se requiere un chequeo médico mensual. A continuación se indica lo que se puede esperar durante la primera visita prenatal.

Después de que una prueba sanguínea confirme el embarazo, el médico realizará un examen físico completo. También hará una historia médica detallada y evaluará los posibles riesgos del embarazo. Se deben responder con sinceridad todas las preguntas relacionadas con el estilo de vida. Por ejemplo:

  • ¿Bebe vino, cerveza u otro tipo de bebida alcohólica? De ser así, ¿con qué frecuencia y cuánto?
  • ¿Fuma? ¿Cuánto?
  • ¿Toma medicamentos de algún tipo o consume drogas ilegales? ¿Cuáles?
  • ¿Se ejercita con regularidad? ¿Qué tipo de ejercicio realiza?

Con una idea clara y completa de la historia médica de la madre y de su estilo de vida el médico puede proporcionar el mejor cuidado posible, por lo que es importante no omitir detalles, ni siquiera los más embarazosos.

El médico indicará una prueba sanguínea para determinar el factor Rh. Aunque no es frecuente, cuando la madre tiene un factor Rh diferente al del feto se puede producir incompatibilidad Rh, la cual puede ocasionar enfermedades graves y hasta la muerte del bebé. Este trastorno se puede prevenir si se lo detecta a tiempo. El médico también pedirá análisis de sangre para detectar signos de exposición a sífilis, rubéola, hepatitis B y posiblemente VIH. Otras pruebas de laboratorio que se realizan son análisis de sangre para detectar infecciones o diabetes y un cultivo cervical para verificar que no estén presentes enfermedades de transmisión sexual tales como gonorrea y clamidia.

Es posible que el médico también indique algunas pautas acerca de la nutrición durante el embarazo. Además de advertir sobre los peligros del consumo de alcohol, cafeína y tabaco, puede recomendar una mayor ingesta de proteínas, calcio, hierro y líquidos. Debido a que es difícil obtener cantidades suficientes de ciertos nutrientes, como el ácido fólico, es posible que el médico recomiende tomar vitaminas prenatales diariamente para ir por terreno seguro.

A menos que una condición de salud lo impida, por lo general el médico recomendará el ejercicio. Las buenas condiciones físicas durante el embarazo ayudan a la futura madre a mantener su capacidad aeróbica, resistencia muscular y flexibilidad, además de prepararla para el maratón del trabajo de parto y el parto. A muchas mujeres les gusta practicar yoga, natación y caminatas rápidas durante todo el embarazo. Sin embargo, este no es el momento de comenzar un nuevo programa de ejercicio riguroso. La mujer que no ha estado ejercitándose con regularidad debe consultar con su médico para que le sugiera un plan de ejercicio seguro que comience lentamente.

  1. La mujer como futura mamá debe tener algunos cuidados durante el embarazo, para ello debe seguir todos los consejos de su médico y realizar todos los análisis que sean necesarios.

    Además de seguir todos los consejos del ginecólogo y someterse a las pruebas que sean necesarias, es aconsejable que las embarazadas utilicen prendas de vestir holgadas y zapatos cómodos, sin tacón alto. Durante el embarazo, pasee diariamente y beba mucho líquido. No deberá realizar viajes largos, pero si existe la necesidad, trate de descansar unos 10 minutos por cada 90 de viaje.

    El niño está íntimamente conectado a la madre tanto física como emocionalmente. La gestante no sólo transmite lo que ingiere a su feto, sino también emociones y sentimientos. Como ambos comparten endorfinas (sustancias químicas que producen la sensación de bienestar), el bebé también experimenta las emociones de su progenitora. Por eso es tan importante que la madre se sienta tranquila y relajada. Los sentimientos positivos pueden inducir en su hijo sensaciones igualmente placenteras.

    La madre debe realizar actividades con las que realmente disfrute, ha de dedicar tiempo para cuidarse e iniciar un estilo de vida saludable lo antes posible.

  2. CUIDADOS DURANTE EL EMBARAZO
  3. CUIDADOS POTS PARTO

El período de postparto comienza después del alumbramiento del bebé y finaliza cuando la madre alcanza un estado físico lo más similar posible a aquél en que se encontraba antes del embarazo. Este período suele durar de seis a ocho semanas.

En el período de postparto la madre experimenta numerosos cambios progresivos, tanto emocionales como físicos, y a la vez aprende a manejar todas las modificaciones y ajustes que implica ser una nueva madre. Durante este período, además, los padres aprenden a cuidar del recién nacido y a funcionar como una unidad familiar que ha sufrido cambios.

Después de dar a luz al bebé, la madre sigue bajo el control del personal médico que, en caso de ser necesario, continuará asistiéndola para aliviar el dolor. La madre y el bebé suelen permanecer en el hospital un par de días hasta recuperarse.

¿En qué consiste la recuperación después un parto?

En la recuperación después del parto, son frecuentes los siguientes síntomas:

  • Secreción vaginal sanguinolenta que se torna marrón y luego blancuzca durante las dos semanas siguientes al parto.
  • Sensibilidad en la zona vaginal.
  • Contracciones dolorosas que persisten después del parto (mientras el útero recupera su tamaño normal).
  • Senos muy llenos (cuando empieza la producción de leche).
  • En las primeras semanas, es frecuente experimentar fatiga extrema y dolor.

Los médicos suelen recomendar a las nuevas madres que programen una cita con su médico seis semanas después del parto, a fin de verificar la recuperación.

    1. Es muy importante que durante toda la gestación la mujer mantenga la piel muy limpia, ya que las excreciones de las glándulas sebáceas y sudoríparas aumentan de forma muy notoria.

      El baño y la ducha de todo el cuerpo con agua y jabón están recomendados para ser practicados diariamente, pues el agua, aparte de estimular la circulación de la sangre, sirve de relajante general. Los baños deben tomarse a una temperatura templada, alrededor de los 37 grados. No es conveniente que sean muy prolongados y si se usa la ducha deben evitarse los chorros violentos.

      Cuando la mujer se encuentra hacia la mitad del embarazo, debe cuidar sus pezones, ya que comienzan a segregar un líquido denominado calostro que puede producir irritaciones si no se lavan bien con agua tibia y jabón, aplicándoles, además, una pomada adecuada a base de lanolina para mantenerlos suaves. De esta manera, se evitará la formación de grietas que, en algunas ocasiones, suelen aparecer más tarde cuando comienza la lactancia.

    2. HIGIENE FÍSICA
    3. HIGIENE MENTAL

    Entendemos por higiene mental de la mujer gestante la preparación psicológica positiva, esperanzada y optimista ante su embarazo, aceptando las limitaciones de su estado y colaborando conscientemente en todos los aspectos del mismo hasta llegar al parto. Ciertamente, la embarazada sufre algunos trastornos propios de la gestación que constituyen inconvenientes muy superables, en especial con la ayuda del tocólogo y su consejo.

    Algunas mujeres sufren problemas psicológicos derivados a su deformación física o de la ansiedad ante el acontecimiento que se aproxima. Unos y otros deben desecharse racionalmente.

    Conviene, por lo tanto, rechazar durante el embarazo las situaciones conflictivas, los disgustos, depresiones de ánimo, exceso de trabajo, preocupaciones, etc., situaciones que, en algún caso, podrían llegar a provocar un aborto o malformaciones del feto.

  1. HIGIENE DURANTE EL EMBARAZO
    1. Enfermedades como el acné, rosácea, dermatitis de contacto, liquen ruber plano , eritema nodoso y psoriasis pueden modificarse. Las infecciones cutáneas pueden ser más frecuentes o severas. Respecto al Lupus eritematoso sistémico, si está en remisión al menos 3 meses antes de la concepción y la paciente no tiene compromiso cardíaco o renal, el embarazo es bien tolerado; en cambio si el embarazo ocurre en la fase activa de la enfermedad, el 50% de las pacientes se agrava. El pronóstico fetal está en relación directa con la severidad de la enfermedad materna.

      El curso de la Esclerosis sistémica parece no afectarse durante la gestación y no representa un gran riesgo para el feto.

      En la Polimiositis/Dermatomiositis el 50 a 60% de las embarazadas empeoran y se producen abortos, mortinatos y muerte neonatal precoz en alrededor del 50% de los casos.

    2. ENFERMEDADES DERMATOLÓGICAS

      Melanoma maligno (M.M): Las pacientes que desarrollan un M.M. durante el embarazo tienen un peor pronóstico que aquéllas cuyo tumor ha comenzado sin estar embarazadas. El M.M. materno, no tiene efectos adversos en el feto dado que su transmisión transplacentaria es extremadamente rara. El tratamiento del M.M. en mujeres embarazadas no es diferente al de las otras pacientes.

    3. TUMORES CUTANEOS INFLUIDOS POR EL EMBARAZO
    4. INFECCIONES GENITALES DE IMPORTANCIA PERINATAL
  2. ENFERMEDADES INFLUENCIADAS POR EL EMBARAZO

Las que provocan mayor morbi-mortalidad fetal son:

  • Gonorrea: Puede diseminarse más fácilmente en las embarazadas y hay mayor riesgo de amnionitis, retardo del crecimiento intrauterino, ruptura prematura de membranas y parto prematuro. El tratamiento es igual al de una paciente no embarazada. La Tetraciclina está contraindicada.
  • Sífilis: Las mujeres con una sífilis no tratada pueden infectar a sus embriones in útero por años. Si una madre con sífilis precoz no es tratada, el 25 a 30% de los fetos muere in útero, otro 25 a 30% muere después del nacimiento y, de los sobrevivientes infectados, el 40% desarrolla una sífilis congénita sintomática tardía. En la práctica, todo VDRL positivo en una mujer embarazada exige tratamiento adecuado.
  • Condilomas acuminados: Pueden crecer rápidamente durante el embarazo, pudiendo incluso obstruir el canal del parto. El tratamiento con podofolino está contraindicado, se prefiere el uso de ácido tricloroacético al 50%, criocirugía, electrocoagulación o vaporización por láser.
  • Herpes simple: El riesgo de transmisión de la infección herpética al neonato es del 50% en la primoinfección materna y sólo del 5% si la infección es recurrente. A aquellas pacientes con evidencia clínica de infección debería indicárseles la resolución del parto por cesárea. Se debe efectuar vigilancia de los recién nacidos expuestos al virus.
  1. DERMATOSIS ESPECIFICAS DEL EMBARAZO

Estas son patologías cutáneas que se presentan en el embarazo, tienden a desaparecer post parto y recidivan en relación a una nueva gestación o por el uso de anticonceptivos hormonales.

  • Herpes gestacional (H.G.). Esta enfermedad considerada autoinmune, es poco frecuente y para su diagnóstico es indispensable la confirmación inmunológica. Clínicamente presenta un período prodrómico con prurito y síntomas generales, se inicia durante el 2 trimestre del embarazo.

En el 70 - 80% de los casos puede exacerbarse post-parto, desapareciendo dentro de los 3 meses posteriores a él. Puede afectar a primíparas y multíparas, recidivando en los embarazos siguientes y con el uso de anticonceptivos hormonales. Las lesiones se inician en la región periumbilical (afecta al ombligo en alrededor del 90% de los casos) extendiéndose a tronco y extremidades y se presenta como pápulas y placas eritematosas urticariformes, con o sin vesículas y signos de grataje, que curan sin dejar cicatriz. Los hallazgos histológicos sólo son sugerentes de H.G. La IFD demuestra, en todos los casos, presencia de C3 en forma lineal a lo largo de la membrana basal y en un 50% se encuentra IgG correspondiente al factor H.G. La IFI revela IgG circulante antimembrana basal (factor H.G) en el 25% de los casos y si se usan técnicas de fijación de complemento el factor H.G. se demuestra en el 75% de las pacientes. El H.G. no representa riesgo materno pero aproximadamente el 25% e los recién nacidos son de bajo peso. Algunos recién nacidos presentan una erupción cutánea transitoria por el paso transplacentario del factor H.G.

  • Erupción polimorfa del embarazo (E.P.E.). Esta es la dermatosis más frecuente de la gestación, afectando a una de cada 200 - 240 embarazadas.

Existe una clara relación entre la distensión abdominal y el comienzo del cuadro clínico. Es más frecuente en primigestas apareciendo al final del 3 trimestre y se resuelve espontáneamente post-parto (días o semanas).

Se inicia en abdomen, afectando las estrías de distensión (presentes en el 50% de los casos) y respetando el ombligo. Puede extenderse a tronco, glúteos, ingles y zona proximal de extremidades. Las lesiones son muy pruriginosas y polimorfas, presentando pápulas y placas urticariformes, paradójicamente sin signos de grataje. La histología es inespecífica, la IFD e IFI son negativas. Es una enfermedad que no representa riesgo materno-fetal.

  • Prúrigo del embarazo. Se inicia al comienzo del 3º trimestre de la gestación, involuciona espontáneamenta en los 3 meses post-parto y puede recurrir en embarazos siguientes. Se presenta como una erupción papulosa, pruriginosa, con tendencia a agruparse, distribuida en la superficie extensora de las extremidades, dorso de manos y pies, con signos de grataje. No representa riesgo materno-fetal.
  • Dermatitis papulosa del embarazo. Se presenta como una erupción papular monomorfa con centro costroso muy pruriginosa, en tronco y extremidades. Puede aparecer en cualquier momento de la gestación, involuciona rápidamente post- parto y deja cicatriz. Podría presentar mayor riesgo de muerte fetal.
  • Foliculitis pruriginosa del embarazo. Se caracteriza por la aparición de pápulas eritematosas y pústulas foliculares pruriginosas ubicadas en tronco y que, a veces, se extienden a extremidades. Las lesiones son similares al acné inducido por corticoides, lo que sugiere su asociación con las hormonas del embarazo. Se inicia en el 2 trimestre y desaparece post-parto. No representa riesgo materno-fetal.
  1. Si la madre está infectada por el HIV hay probabilidades de que el niño (durante el embarazo o la lactancia) se infecte también.

    Estudios e investigaciones han demostrado que si antes del cuarto mes de embarazo se puede detectar que la madre tiene SIDA, baja a un 3% el riesgo del contagio al feto. A las mujeres que se les ha detectado el virus y son controladas y tratadas tienen poco riesgo de transmitir el virus a sus bebés durante la gestación.

  2. EMBARAZO Y SIDA
  3. MEDICACIÓN Y EMBARAZO

Se debe tener precaución con el uso de medicación durante el embarazo (lo mismo sucede en la lactancia), ya que pueden presentarse complicaciones y anormalidades en el feto; por ejemplo: síndrome de abstinencia neonatal, parto en pretérmino, daño cerebral del feto, bajo peso al nacer, crecimiento intrauterino retardado.

La mujer embarazada debería hacer lo imposible por no fumar y tratar de que su entorno tampoco lo haga (al feto le produce tanto daño que fume la madre como alguien del ambiente). El fumar puede provocar diferentes reacciones en el feto: como bajo peso, nacer prematuro, problemas de aprendizaje, incluso aborto natural o muerte infantil repentina.

El café y el alcohol también deberían dejar de ser consumidos. Hay que tener en cuenta que el feto es más susceptible en el primer trimestre de embarazo. Cualquier medicación que se utilice en el embarazo debe ser indicada por el médico. Solo debe administrarse en el caso de que los beneficios de la misma compensen los posibles riesgos.

CONCLUSIONES

Primera.- Ante la sospecha de embarazo, además del control médico periódico, la mujer debe adoptar algunas precauciones básicas, evitando exponerse a sustancias y agentes perjudiciales.

Segunda.- Desde el momento de la concepción, la mujer experimenta transformaciones en su organismo y se empiezan a manifestar los primeros síntomas del embarazo.

Tercera.- La nutrición previa al embarazo es importante para mejorar la fertilidad y evitar malformaciones, pero además la mujer que tiene una carencia antes de la gestación es difícil que la supere una vez ha quedado embarazada. Es probable que el problema se mantenga o agrave, lo que puede perjudicar el curso y el resultado del embarazo.

Cuarta.- El desarrollo del feto varía mucho en los tres trimestres del embarazo. En el primer trimestre se forman sus órganos principales. En el segundo éstos se vuelven más complejos, mientras que en el tercero el feto aumenta de tamaño preparándose para nacer.

Quinta.- El proceso del embarazo origina enormes cambios físicos y psicológicos en la madre. En el primer trimestre es frecuente la aparición de cansancio, sueño y náuseas. Durante el segundo trimestre la mujer se siente por lo general muy activa y positiva. En el tercer trimestre es habitual sentir ansiedad ante la inminencia del parto.

Sexta.-El uso de medicamentos durante el embarazo presentan complicaciones y anormalidades en el feto, provocando que l feto crezca con anomalías o se provoque un aborto espontáneo.

BIBLIOGRAFÍA

  • ALVARO A. Alonso. Sexualidad y Embarazo. 1996. Cauce Editorial. Pág. 96 - 122
  • COMPARATO M. R."Terapéutica Hormonal en Ginecología". 1988. Editorial "El Ateneo". Páginas 207-216.
  • FUCHS, F. y KOPPLER A. Endocrinología de la Gestación. 1982. Segunda edición. Salvat Editores S.A. Páginas 249-272
  • HIladiba. Salud Hoy. 2003. Ediciones EMSA. Pág. 54 - 68
  • Páginas Webs:

http://www.alemana.cl/seembarazo/ede001.asp

www.navegalia.com

www.buenasalud.com

www.medicosecuador.com

www.mujeractual.com

www.saludhoy.com

Anexos

 

 

MES 1

El corazón y los pulmones se empiezan a formar. Para el día 25, el corazón empieza a latir.

MES 2

Se forman todos los sistemas y órganos principales del cuerpo pero no se desarrollan completamente.

MES 3

Después de 8 semanas como embrión, el bebé se llama "feto".

MES 4

El feto se mueve, patea, traga y puede oír su voz.

 

 

MES 5

El feto empieza a estar más activo, moviéndose de lado a lado y que a veces se voltea totalmente.

MES 6

El feto es por lo general demasiado pequeño y sus pulmones aún no están listos para vivir afuera de su madre.

MES 7

El feto hace ejercicio pateando y estirándose.

MES 8

El feto ya esta demasiado grande para moverse mucho pero puede patear fuerte y darse vuelta.

MES 9

Los pulmones del bebé han madurado y están listos para funcionar por su cuenta.

 

CUIDADOS PRENATALES

Gimnasia Pre-Natal

Ecografía

Posición del Feto

Control de Natalidad

 

Fotografía del Feto

Relajación

Sala de partos

Nacimiento

Dedicatoria:

A Dios y a mis padres

por el apoyo brindado.

 

PERTENECIENTE A:

Guido Jozsef Camones Suarez

"Año de la Consolidación Democrática"

FACULTAD DE ESTOMATOLOGÍA

ASIGNATURA : METODOLOGÍA DE TRABAJO UNIVERSITARIO

PROFESORA : ROSARIO ZARATE CARDENAS

FECHA DE ENTREGA: 5 DE JUNIO DEL 2007

Lima, 2007.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Los antibióticos

    Breve historia. Mecanismos de acción. Mecanismos de resistencia. Criterios para la elección de un antibiótico. Principio...

  • Salud y Medicina

    Pagina dedicada a la medicina y la salud en toda su extension. Aqui tendras los mejores links sobre salud y medicina ...

  • Seguridad y manejo de residuos hospitalarios

    Medidas de bioseguridad. Medidas en caso de accidentes. Tratamiento de materiales e insumos contaminados. Manejo de sust...

Ver mas trabajos de General

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.