Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El Pandillaje en la Lima (Perú) de hoy (página 2)




Partes: 1, 2


LIMITACIONES

Me vi.limitado en el sentido que no hay muchos textos acerca de esto solo en los diarios y en los medios televisivos.

Por eso tuve que acudir a algunas paginas de la Web y algunas encuestadoras que realizo una encuesta en el año 1998 y algunas facultades de universidades que realizaron un estudio de este tema.

También en cuanto a testimonios reales de grupos pandilleros de algunos barrios la limitación fue mucha porque son muy discretos en cuanto a sus actividades violentas.

EL PANDILLAJE EN NUESTRA SOCIEDAD

¿Qué Problema genera?

CAPÍTULO I:

Antecedentes Históricos

  • La Mara Salva trucha

Mara Salva trucha, MS-13 o "MS" son nombres con los que se conoce a una agrupación de jóvenes pandilleros, conformada en su mayoría por inmigrantes, principalmente de El Salvador, que llegaron al estado de California EEUU, a principios de la década de los años ochenta, huyendo de las condiciones creadas por la cruenta guerra civil en ese país centroamericano (1979-1992), en una época en que al menos tres países de la sub. región estaban en pleno conflicto político y militar.

Posteriormente se extiende a muchas ciudades de Estados Unidos e incorpora a otros grupos de emigrantes de otros países de América Latina, como Honduras, México, Perú, Ecuador y Guatemala, que se han concentrado históricamente en California.

Las acciones delictivas desarrolladas, como la violencia contra otras pandillas en ciudades norteamericanas, principalmente la conocida como la "13" (integrada mayoritariamente por emigrantes mexicanos), generó la respuesta represiva de las autoridades policiales y de inmigración de EEUU, que rápidamente optaron por encarcelar a sus miembros y deportarlos hacia sus países de origen, lo que refuerza en estos el problema social de la delincuencia.

Existe pues una transculturación del fenómeno social, que lleva a algunos a afirmar que su origen se encuentra en la repatriación de individuos que llevan con ellos el germen de tales pandillas.

Nombre

La palabra "mara" es el equivalente centroamericano a lo que en España sería "pandilla" "colla.", esto es, grupo de amigos de la misma colonia, pueblo o del mismo instituto o escuela ("maras de estudiantes" y tiene origen en la palabra "marabunta"). La Mara 18, efectivamente, al igual que la Mara 13 o Salva trucha, nacen en Los Ángeles (Estados Unidos) en las calles 13 y 18 como respuesta defensiva ante la sociedad anglosajona, blanca y protestante. Son parte del fenómeno de pandillas de diferentes etnias en esas mismas calles que nacieron en los 60s. Efectivamente, las maras se crean en El Salvador, Guatemala y Honduras y en menor medida en México con la repatriación de salvadoreños de pasaporte, pero que habían nacido y se habían criado en los EE.UU., pero principalmente de salvadoreños que emigraron durante la guerra civil de ese país, muchos de los cuales contaban con entrenamiento militar. De esa tras culturización arranca el fenómeno que hoy en día supone el mayor peligro para las democracias de dichos países.

La palabra "salva trucho" es el equivalente a "salvadoreño espabilado", "salvadoreño listo", dentro de los localismos salvadoreños, ponerse trucho, es equivalente a decir "estar listo", también hay quienes opinan que es la unión de grupos salvadoreños y hondureños (catrachos) con raíces en la palabra xatruch" nombre de un general hondureño de la antigüedad, la raíz más probable de esta palabra es "xatrachos" que unida a salvadoreños conforman la nueva palabra "salva trucha". Posteriormente tienen entrada ciudadanos de otros países, especialmente guatemaltecos y mexicanos.

En realidad el número 13 viene del paralelo 13 y no de una calle de Los Ángeles, dando a entender el significado de las raíces no mexicanas.

  • Los Negros Libertos (Palenques)

Observando detenidamente los censos de población de Lima puede concluirse que la ciudad era un conglomerado bastante grande de gente de diferentes castas y grupos sociales. Desde el siglo XVI fundacional, las casas solariegas fueron subdividiéndose por sus propietarios (urgidos de rentas) para dar en alquiler diversas partes a terceras personas. Por lo general, los propietarios residían en los pisos altos, mientras que los bajos e interiores eran entregados en alquiler para vivienda y tiendas. Pronto, inclusive, surgieron los callejones y los corralones en los espacios sin construir. Así se aprecia en las escrituras de arrendamiento y venta, en los litigios judiciales y lo consignan los estudios sobre la evolución urbana de Lima (BROMLEY - BARBAGELATA), así como los trabajos especiales de Marcel Haitin, Paúl Charney, Flores Galindo y en la tesis aún inédita de Jesús Cosamalón.

La Lima colonial no diferenciaba barrios exclusivos. Tanto cerca de la plaza, como en zonas periféricas, la población estaba mezclada según patrones de sociabilidad tradicionales. La convivencia, al tiempo que alentaba la integración, fomentaba la desunión. Pese a sus escasos 50 000 habitantes, la Lima colonial fue tan caótica como una gran ciudad en la actualidad.

Cuando un jornalero no hallaba trabajo, dejaba de pagar. Diversos casos judiciales muestran una situación que podía durar meses .Por ende, no se asomaba por la casa del amo .Este lo buscaba por la maraña urbana sin hallarlo. Era difícil ubicar a alguien en los callejones y ranchos de las afueras de la ciudad y bajo el puente (San Lázaro hoy el Rimac). Eran los callejones laberintos con más de una puerta a donde la gendarmería no atinaba a ingresar a pesar de las recompensas que los amos ofrecían por sus bienes humanos.

No era raro que, como dueños, actuasen señoras viudas o varones de avanzada edad que vivían de lo poco que sus esclavos les entregaban semanalmente .No fue raro tampoco que en los hechos, se estableciese una suerte de dependencia de parte de los amos individuales hacia los esclavos.

Esclavos hubo que se podían pasear delante de los amos con altanería : sabían que sus dueños desesperaban por sus jornales .No temían la venta fuera de la ciudad debido a que, por cimarrones (huidizos) se les cotizaba bajo.

Una alternativa a la falta de trabajo fue la delincuencia simple o llana.

Eventual como fuente de recursos, siempre era peligroso por la posibilidad de caer y ser enviado a un exilio (el presidio del Callao, Valdivia o la isla de Juan Fernández en Chile).

La noción de palenque lleva a pensar en un refugio seguro ,un espacio liberado de esclavitud .La idea de pensar en Lima como en un palenque proviene de la observación de la conducta de los esclavos que residían en la ciudad .Su comportamiento distaba mucho del típico de los esclavos .En medio de una población relativamente abundante ,en una ciudad tugurizada, los esclavos limeños (y de otros lugares ) encontraron el refugio que les permitía sobrevivir sin ceñirse estrictamente a las condiciones esclavistas .

No dejaban de ser esclavos jurídicamente, pero su procedes distaba mucho del de personas cautivas.

En este contexto, las panaderías –cárceles eran prácticamente los únicos lugares donde se aplicaba la disciplina esclavista .Las condiciones de trabajo en esas prisiones informales han sido descritas en varios artículos recientes (AGUIRRE, 1988; MEJIA, 1993; ARRELUCEA, 1996).

La panadería resulto el lugar dentro de la ciudad donde el trabajo era sostenido y sistemático debido a los plazos fijos y diarios a cumplir.

Además una entidad que movía ingentes sumas de dinero .Ambas características son importantes para entender su papel como centro de carceleria.

Ele esclavo José Lino Cabanillas de la hacienda "La Granja" estuvo huido en los montes de Bocanegra durante cuatro meses .Recapturado, fue puesto en la panadería Bajo el Puente .Cuando lo iban a devolver a la hacienda mato a un niño esclavo (AGN Real Audiencia, Causas Criminales leg. 91 c. 1123).

Las fugas no fueron excepcionales .Las panaderías eran seguras pero se daban ocasiones propias para salir. Hubo casos de escapadas para visitar a la

Amante (AGN Cabildo, causas Civiles leg.3 c. 6), pero las mas frecuentes tuvieron motivos menos románticos.

En particular, los llamados "alzamientos" o amotinamientos fueron casos sonados en la época .Entre estos señalamos el de 1809 en la panadería de la Palma, que puede servir de ejemplo .En enero de ese año, un grupo de once esclavos y presos, liberados por Francisco Maldonado, se "levanto" por excesivo trabajo, maltratos y poca comida.

El mayordomo impidió la fuga cuando ya tenían limados los grillos .Maldonado estaba en esa panadería por el traslado desde la de Carmen Alto por haber efectuado ahí otro alzamiento. (AGN Real Audiencia, Causas, Criminales leg. 115 c.1390).

No tan frecuentes fueron los suicidios dentro de las panaderías .El hecho de haber ocurrido algunos ,sin embargo ,es elocuente acerca del trato que se daba ahí a los esclavos y presos. En 1779 un esclavo se arrojo al pozo del traspatio .No había querido cumplir la tarea y no espero el castigo .Ante la inminencia del castigo también en 1813 otro esclavo prefirió cortarse el muslo para ser trasladado un hospital (AGN Cabildo Causas Penales leg 12 c. 11 leg. 13 c.8).

En los contornos de las ciudades de la costa hubo algunos refugios de esclavos cimarrones. Famosos en Lima fueron los de Huachipa, Cieneguilla, Bocanegra, Pantanos de Villa, Carabaillo .Los matorrales de esos lugares cubrían a los esclavos fugitivos ( y delincuentes huidos de la justicia).

No sirvieron mas que de dormitorio .Las autoridades no podían destruir esos palenques mas que quemando la crecida vegetación .Si bien tuvieron alguna organización elemental, sobrevivían asaltando en los caminos y haciendas aledañas. (TORD-LAZO, 1981: Cáp. VII).

Lima fue un palenque para los esclavos .También lo fue para los indígenas que escapaban de sus pueblos buscando eludir cargas impositivas y trabajos personales. El aire de la ciudad hacia libre a la gente.

  • El Pandillaje en la Lima de hoy

En la sociedad limeña los jóvenes de los sectores populares, constituyen una parte muy importante. Se producen en las zonas urbano marginales donde habitan diferentes agrupamientos juveniles, entre los cuales se encuentran las pandillas, de gran notoriedad en la opinión pública por su acción violenta que es destacada por los medios de comunicación. Se considera que por lo menos un tercio de las agresiones a la población son realizadas por pandillas juveniles y en la percepción de los limeños ellas son responsables de la mayoría de los actos vandálicos ocurridos en la ciudad. La respuesta del Estado se concretó en la aprobación en 1999 de la Ley contra el Pandillaje Pernicioso. En este artículo, a partir de un acercamiento cualitativo, se analiza una serie de factores vinculados a la existencia de tales grupos y a sus prácticas culturales. Se ofrece una definición de los términos vinculados a su dinámica y una descripción de la estructura organizativa de las pandillas. Además, se exponen, a través de testimonios de los propios pandilleros, los elementos constitutivos de la identidad social de su identidad social. Se describen también los factores vinculados a la finalización de la vida pandillera.

Estadísticas:

La sociedad de Lima, capital del Perú, es una de las metrópolis importantes de Sudamérica. Lima, con aproximadamente 7 millones de habitantes concentra el 29,12% de la población total del país, esto como consecuencia del centralismo y las migraciones internas ocurridas desde los cincuenta.

En los últimos años, Lima se ha estado llenando de rostros juveniles; actualmente en la ciudad residen 1’323,569 jóvenes entre los 15 a 24 años, este grueso contingente representa el 30% de jóvenes a nivel nacional. Esta nueva generación juvenil, que en su mayoría son hijos de emigrantes, se constituye en protagonista presente y futuro del devenir del país.

Pero, en Lima no se puede hablar de juventud, sino de juventudes, puesto que en la ciudad habitan grupos de jóvenes de realidades diferentes. Me dedicaré a estudiar a los jóvenes de sectores populares; sector que congrega a casi el 70% de la población limeña. En los sectores populares o también llamadas zonas urbano marginales se encuentran diferentes tipos de grupos juveniles, uno de estos lo constituyen las pandillas juveniles que son de los más notorios en la opinión pública, gracias sobretodo a los medios de comunicación como televisión, radio y periódicos los cuales han prestado gran atención a su accionar violento.

El pandillaje juvenil es un fenómeno social que ha concitado el interés de la opinión pública debido a la alta dosis de violencia que estos jóvenes generan. Es así que estos grupos son considerados perturbadores de la seguridad ciudadana; la encuestadora APOYO (1998) fruto de una investigación sobre victimización informó que las personas que decían haber sido agredidas por pandillas representaban el 36% de la población. Por su parte el INEI (1997) estima que el 26,3% de las personas agredidas en la ciudad de Lima fueron hechas por pandillas, el 75.7% considera a las pandillas como responsables de actos vandálicos; el 23,3% considera que las peleas de pandillas es el problema que más afecta al barrio o centro poblado.

Durante 1997, la Policía Nacional del Perú-Dirección de Estadística registró un total de 4 mil 535 menores implicados en diferentes tipos de delito, siendo el delito cometido con más frecuencia contra el patrimonio (un mil 511) que considera el 33,3% del total, le sigue el robo (907 casos) con el 20,0% y lesiones contra la vida el cuerpo y la salud con el 16,1% (732 casos). A nivel departamental Lima concentra el mayor número de casos registrados (2 mil 012) que representa el 44,4% del total nacional. En segundo lugar se ubica Piura (383 casos) con el 8,4% y Puno (342 casos) con el 7,5%.

La evidente preocupación y temor que siente la ciudadanía sobre este grupo, de alguna manera se tradujo en La Ley Contra el Pandillaje Pernicioso dada en 1999 con el objeto de controlar la violencia de las pandillas que para dicho año parecía desbordarse. De esta forma el decreto legislativo # 899, artículo primero identifica a la pandilla juvenil como "el grupo de adolescentes mayores de 12 años y menores de 18 que se reúnen y actúan para agredir a terceras personas, lesionar la integridad física o atentar contra la vida, dañar los bienes públicos o privados u ocasionar desmanes que alteren el orden interno". Esta ley sanciona con 1 a 6 años de reclusión a los culpables, dependiendo del nivel de responsabilidad en el delito.

Definición de Pandilla Juvenil:

Para la construcción de esta definición tomo como base la definición que da el sociólogo Martín Santos en su libro "La Vergüenza de Los Pandilleros" (Ceapaz 2002) y algunos elementos adicionales que incorporo fruto del análisis de historias de vida. Entonces, las características distintivas de una pandilla juvenil son:

  • Territorio: los integrantes de una pandilla son a su vez vecinos, viven en la misma cuadra o manzana a lo que denominan "barrio" y suelen reunirse en un lugar específico del barrio ya sea en las esquinas o pasajes, en lozas deportivas, en parques, etc. Estos jóvenes se identifican con el barrio al que pertenecen y lo defienden de las incursiones que a su territorio realizan pandillas rivales de otros barrios.
  • Violencia: la interacción entre integrantes de la pandilla y con otras personas externas a ella esta teñida por la violencia; insultos, burlas, peleas. El clímax de la violencia se da cuando pelean con las pandillas rivales, donde incluso se producen muertes.
  • Ambivalencia: la pandilla tiene una identidad en conflicto por que actúan en las fronteras de lo socialmente permitido (legal) y lo socialmente censurado (ilegal): trabajan y roban, ayudan a sus amigos y pueden atacar mortalmente a sus enemigos. La pandilla oscila entre dos mundos; el barrial popular y el delincuencial criminal.
  • Organización: han construido de manera informal un estilo propio de vida que es la incorporación de elementos del ámbito delincuencial, laboral, estudiantil, deportivo: tienen un líder, puestos de jerarquía y designación de roles entre sus integrantes. Manejan una serie de reglas y normas aceptadas entre ellos donde se valora el honor, se condena la traición, se espera la solidaridad entre ellos. Expresan una imagen peculiar a través de su forma de vestir, su lenguaje y gestos.

En conclusión, reconocemos como pandilleros juveniles a miembros de un mismo barrio que desarrollan relaciones de compañerismos entre ellos, y que tienen como principales objetivos: divertirse y prevalecer sobre pandillas rivales de otros barrios. Todo esto teñido con un accionar violento.

Ahora quisiera establecer diferencias entre esta definición y algunas definiciones que usa la opinión pública:

  • Pandilleros como sinónimo de delincuentes: se ha hecho habitual en el sentir de la colectividad, en los medios de comunicación y hasta en la definición jurídica ver a los pandilleros y a los criminales como una misma cosa. La pandilla que se estudia aquí son la de adolescentes y jóvenes de barrio que tienen en el grupo su principal medio de socialización; es a través de este espacio que ellos prueban y descubren los diferentes comportamientos sociales. De esta manera así como pueden colaborar en los organismos vecinales, también pueden incurrir en robos de menor cuantía, pero no son delincuentes profesionales. Así también, las agresiones físicas que cometen son contra pandillas rivales que comparten su misma lógica, pero casi nunca contra terceros que no forman parte de su mundo como lo cree la "ley contra el pandillaje pernicioso" que en todo caso debería llamarse "ley contra delincuentes juveniles". Lo que si es posible es que los pandilleros (cuya participación en el grupo dura generalmente hasta los 20 ó 22 años) tienen una alta probabilidad de devenir en delincuentes debido a las redes sociales que pueden iniciar con grupos criminales.
  • Pandillas igual a barras bravas: las barras bravas son grupos de aficionados a un equipo de fútbol cuyo ritual de alentar a su equipo esta teñido de violencia, durante el partido en el estadio, antes y después del mismo en las afueras del estadio asaltando a los transeúntes y ocasionando destrozos en propiedades públicas y privadas. Por esta definición se desprende la gran diferencia entre pandillas y barras bravas, lo que si se produce es que una pandilla forme parte de una determinada barra de fútbol y de la gran turba que aparecen los días del partido, pero esa situación es ocasional, luego del día del partido los pandilleros vuelven a su lógica habitual.

Factores que Generan Las Pandillas:

Las pandillas juveniles de Lima se encuentran en los distritos urbanos marginales. Un informe del Departamento de Informática del Ministerio del Interior revela que para el año 2001 los distritos con mayor números de pandillas registradas por la Policía Nacional fueron: Callao con 32 pandillas, el Agustino con 27 pandillas, San Juan de Lurigancho con 27 pandillas, Villa el Salvador con 24 pandillas, Comas con 24 pandillas, Villa María del Triunfo con 22 pandillas, Santa Anita con 19 pandillas, Ate Vitarte con 18 pandillas, los Olivos con 17 pandillas, la Victoria con 16 pandillas, San Martín de Porres con 16 pandillas y Cercado de Lima con 13 pandillas.

Esta muestra representativa revela que todos estos distritos tienen en común en su historia que –a excepción de Cercado de Lima y la Victoria se iniciaron como invasiones de emigrantes de provincia y que posteriormente fueron reconocidos por el Estado. De esta manera se puede afirmar que todos estos distritos tienen características similares y también enfrentan problemas comunes. Por ende, desde un enfoque estructural, la situación socioeconómica de los distritos urbanos marginales de Lima influye en la generación de pandillas juveniles.

  • La Pobreza

Pobreza entendida como incapacidad para satisfacer necesidades básicas. Estos distritos son de los más poblados del país. Por ejemplo, San Juan de Lurigancho que es el distrito más grande en población del país tiene aproximadamente 1 millón de habitantes que representan el 12% de la población de Lima. En estos distritos, de acuerdo a cálculos del INEI, se encuentra la mayor cantidad de hogares bajos y medios bajos. Es el caso de San Juan de Lurigancho cuyo 79% de su población es de estrato bajo y medio bajo.

La pobreza de las zonas urbanas marginales puede generar anomia en los jóvenes de estos distritos; este término introducido por Durkheim y desarrollado posteriormente por Merton explica que la sociedad genera en sus miembros expectativas por obtener determinados bienes valorados, pero cuando los individuos no tienen los medios necesarios para alcanzarlos esta situación generan en ellos desencanto y frustración. En el caso específico de los jóvenes de distritos urbano marginales de Lima la dinámica sería la siguiente: en los actuales tiempos de globalización y desarrollo de las comunicaciones de masas, los jóvenes son seducidos por una propuesta de un cierto tipo de estilo de vida; el occidental mercantil. Esta moda de vida genera en estos jóvenes deseos por adquirirla, pero al intentar alcanzarla se percatan que no tienen las condiciones necesarias para obtenerla debido sobretodo a su bajo nivel económico. En consecuencia, estos jóvenes pueden usar medios ilegales para alcanzar dichos bienes deseados: uno de estos medios sería la delincuencia.

Enfocándolo a nuestro tema; la pandilla es un espacio a través del cual estos jóvenes por medios del robo esporádico y de menor cuantía pueden adquirir bienes como dinero, ropa, artefactos (en su mayoría "de marca"); objetos que difícilmente obtendrían con el dinero que le dan sus padres o tutores o con los cachuelos eventuales que realizan.

La crisis de las instituciones viene a ser la ineficiencia de las entidades socializadoras del individuo para cumplir las funciones delegadas por la sociedad. En este problemática, estas instituciones serían:

La familia:

Tomando como referencia un informe de Cedro (Mendoza, 1993) se reconoce que las principales funciones que la familia tiene para con el individuo son: satisfacción de necesidades básicas, socialización y educación, protección y desarrollo emocional. Entonces, desde este enfoque funcionalista, los pandilleros en su mayoría provendrían de familias disfuncionales. Una investigación del sociólogo Julio Mejía (2001) al respecto informa que las familias de los pandilleros son en su mayoría pobres, sus padres (que generalmente son convivientes) no ganan lo suficiente para satisfacer las necesidades básicas de los miembros del hogar (hogar que muchas veces es numeroso) debido a esto, deben dedicar la mayoría de horas del día al trabajo, esto hace que sus hijos no estén con ellos prácticamente todo el día y no se pueda llevar a cabo su función de tutores. Además, en la familia de los pandilleros es muy frecuente la violencia sobre todo del padre contra la madre lo que muchas veces termina en la separación de los cónyuges. Esta ineficiencia de la familia es suplida por la pandilla; de acuerdo al psicólogo Federico Tong la pandilla permite a los jóvenes satisfacer necesidades de tipo psicosociales: contar con personas con las que puede hablar y ser escuchado desarrollando lazos de amistad donde se da una mutua comprensión, atención y protección. Debido a ello, estos jóvenes consideran más satisfactorio estar más tiempo en la pandilla que con la familia (Mejía, 1998).

La escuela:

 La función de la escuela es brindar las condiciones para la formación intelectual, social y vocacional de niños y adolescentes; es también un medio importante para la inserción del joven en la vida adulta a través de la profesionalización educativa. Para las personas de sectores populares, la educación es el principal medio de ascenso social. Volviendo a citar la investigación de Mejía, generalmente los pandilleros han asistido a colegios estatales y la mayoría de ellos han sido expulsados o han desertado. Esto evidencia la crisis del sistema educativo nacional que es uno de los más atrasados de Latinoamérica: los contenidos no responden a las necesidades reales y cotidianas de los educandos, maestros con deficiente formación y baja remuneración, entre otros. Ahora, con relación al problema que estamos tocando, el sistema educativo estatal tiende a expulsar o a hacer insostenible la asistencia de un adolescente o joven que presenta problemas de conducta y disciplina al colegio. Por ello, para los expulsados o desertores escolares, el no haber terminado la secundaria significa un trauma, pues al verse frustrado el mandato generacional de ascenso social a través del estudio, el joven ve truncadas sus expectativas de éxito, y como consecuencia desiste de poder lograr un proyecto de vida formal y reconocido por la sociedad. Habiéndose negado al joven el medio para su reconocimiento social; la pandilla –citando a Tong– proveería de un reconocimiento que no le dio la sociedad: la posibilidad de ser respetado por sus contemporáneos debido básicamente por sus habilidades para la pelea. Así, en el contexto del mundo pandillero saber pelear provoca la admiración de los miembros de la pandilla, genera la atracción de las chicas y produce temor y respeto en las pandillas rivales.

El sistema de seguridad pública:

Para el caso de pandillas juveniles este sistema muestra grandes falencias. Empezando por la normatividad que identifica y regula a las pandillas: la "Ley contra el Pandillaje Pernicioso" es la actual norma jurídica que regula el accionar de las pandillas, en su artículo 1ro, define a las pandillas como "grupo de adolescentes mayores de 12 años y menores de 18 años que se reúnen y actúan para agredir a terceras personas, lesionar la integridad física o atentar contra la vida de las personas, dañar los bienes público o privados u ocasionar desmanes que alteren el orden interno". Esta definición estigmatiza al pandillero como delincuente, reduciendo su motivo de agrupación a lo puramente criminal. Además, a los infractores menores de edad se les dará una internación de 3 años en centros de reclusión de menores, el problema es que estos centros como el conocido "Maranguita" han tenido muchas denuncias que señalan que en vez de ayudar terminan por malograr del todo al adolescente. A los pandilleros que cumplen la mayoría de edad se les traslada a centros penitenciarios en un ambiente de criminales profesionales. Esta ley del pandillaje confirma la Teoría del Etiquetaje, a través de la cual las autoridades imponen una imagen de destrucción y violencia a los pandilleros la cual es transmitida por los medios de comunicación a la opinión pública; finalmente los pandilleros no sólo pueden internalizar una auto imagen de delincuentes sino que pueden usar dicha estigmatización para su conveniencia.

El otro factor de seguridad pública es la Policía Nacional institución encargada de cuidar la seguridad ciudadana. Un diagnóstico de esta institución realizada por el Instituto APOYO (Task Forcé Agenda para la Primera Década, 2000) informa que las principales limitaciones y problemas que afronta la policía son: pobre infraestructura, inadecuada formación profesional de tipo militar, bajos sueldos, lentos procesos administrativos. Por ello, cuando tratan el problema de las pandillas los policías más realizan una acción de reprensión que de prevención; interviniendo sólo para detener a los pandilleros y dejando de lado la función más importante que significa la prevención, apoyo y negociación con las pandillas fuera de los momentos de peleas. Esto debido a la evidente falta de preparación en cuanto al conocimiento de la problemática, así como falta de preparación sobre metodologías educativas a utilizar para realizar una efectiva intervención.

  • La Violentizacion de la Sociedad

Se entiende por Violentizacion a la relación de dominio y sumisión en la vida cotidiana donde la agresión verbal y física es muy frecuente entre las personas tanto al interior de las familias como con los vecinos. Y es que una de las características más saltantes de la sociedad actual es la presencia de violencia en cada nivel de la interacción humana:  

En el ámbito familiar se produce violencia entendida esta como cualquier acción u omisión que cause daño físico o psicológico, maltrato, amenaza o coacción grave que se produzca entre cónyuges, convivientes, ascendientes, descendientes, etc. (Impares: 2002). Según un informe reciente del Ministerio de Desarrollo Social "la violencia familiar es un problema que en los últimos años se ha incrementado en nuestro país, dan cuenta de esto algunos estudios poblacionales y estadísticas de caso de denuncias en comisarías y/o servicios especializados... (2001).  

Hay un consenso en cuanto a las investigaciones de pandilleros, que la mayoría de ellos provienen de familias donde se desarrolla un alto contenido de violencia; de esta forma el niño puede crecer en un ambiente donde es habitual ver al padre insultar y pegar a la madre, y también ellos experimentan este tipo de trato de sus padres y/o tutores mayores, dándose el caso también de abuso sexual. Posteriormente cuando estos niños son adolescentes y empiezan a frecuentar otros espacios sociales como el colegio y los amigos del barrio, empiezan a interiorizar un modelo de masculinidad caracterizado por la rudeza, a través de experiencias y relaciones aprenden lo que significa "ser hombre": abusar y no ser abusado, soportar el dolor y no expresar sufrimiento. De esta manera, estos jóvenes pueden llegar a formar parte de una pandilla y posteriormente tal vez de una banda delincuencial. Toda esta situación viene dada dentro de una coyuntura de violencia política que el país vivió desde inicios de los ochenta que hizo habitual en la población conocer de asesinatos, destrucciones, coches bombas y desapariciones de familiares. Y finalmente, la negativa mayor influencia que cobró en los medios de comunicación de masas que transmitían de manera indiscriminada violencia física y sexual; las investigaciones revelan que los pandilleros gustan de ver las denominadas "películas de acción" y que sus personajes favoritos son los héroes comerciales de guerra como Rambo, Schwarzeneger, Van Dame.  

En conclusión, la generación de adolescentes y jóvenes de los 90’s creció dentro de un ambiente perneado totalmente por la violencia.

Estructura Organizacional de la Pandilla:

Una organización (sea formal o informal como es el caso de las pandillas) puede analizarse desde diferentes enfoques. El libro "Imágenes de la Organización" de Garret Morgan (1990) sostiene que una organización tiene diferentes áreas: productiva, científica, política y cultural. Para nuestro propósito nos interesa el enfoque cultural de la organización según la cual las organizaciones son estructuras de realidades sociales que descansan en las mentes de sus miembros que las concretan en series de reglas y relaciones. Por ello al conocer los aspectos rutinarios de práctica diaria de un grupo social, podemos conocer como este grupo concibe su vida y que realidad asume.  

El sociólogo Martín Santos ha desarrollado lo que sería el aspecto material objetivo de la organización pandillera:

  • Niveles de jerarquía:

El grupo está constituido por 3 niveles:

El líder o cabecilla; es el más avezado en la pelea y el que en última instancia toma las decisiones del grupo.

Los miembros de base; son los otros miembros del grupo con más o menos confianza con el líder, aportan opiniones e ideas y se les asignan tareas específicas.

Los tira piedras o pirañitas; niños cercanos a los pandilleros que sirven como espías para conseguir información de otros grupos.

  • Comportamiento:

Dentro del grupo los pandilleros deben mostrar las siguientes características:

Masculinidad Violenta; demostrar fortaleza física; aguantar el dolor de heridas, golpes, moretones; saber pelear; saber robar sin ser atrapado; tener sentido del humor a través de bromas, burlas y piropos soeces.

Sentido del Honor; defender al barrio de la incursión de pandillas rivales, no traicionar a la pandilla, ayudar a los miembros del grupo que estén en problemas.

  • Espacios de interacción:

Los lugares designados por los miembros del grupo para realizar sus actividades son:

El Barrio o Punto de Reunión; que puede ser una esquina, pasaje, parque o loza deportiva dentro del barrio. Allí los pandilleros conversan, se conocen y planean lo que van a realizar.

Las Discotecas y Fiestas; lugares donde los pandilleros van en grupo y se identifican abiertamente; puede que vayan con sus enamoradas o con la finalidad de establecer contacto con otros grupos de chicas. También van preparados por si se produce una pelea con la pandilla que tienen rivalidad y que también está en la fiesta, así también pueden robar a otros jóvenes a la salida de la discoteca.

  • Tipificaciones Femeninas:

Los pandilleros clasifican a las mujeres que interactúan dentro de su mundo:

Las Vaciloneras; mujeres con las que tienen relaciones esporádicas y sin compromiso alguno.

La Amiga Confidente; mujer con la que tienen confianza y a la que cuenta todas sus intimidades, merece respeto y simpatía de los miembros del grupo.

La Enamorada; la considera su mujer, no puede ser pretendida por otros miembros del grupo, la trata con sobreprotección y celo.

La Madre; es sagrada y merece el mayor respeto y consideración de los miembros del grupo.

  • Imagen externa:

Los rasgos externos que los identifican como pandilleros serían:

La Vestimenta; la cual es comúnmente zapatillas de marca, pantalón bombacho o bermuda tres cuartos, polo o casaca deportiva, gorro o pañoleta.

Sus nombres; o apelativos denotan insulto y un trato despectivo, Chino, Mote, Pantera, Gordo, Cali, Gringo, etc.

El Lenguaje; anexa términos de ámbitos deportivo, policial, etc. Por ejemplo: sicosearse-tener miedo intenso. Barrunto-vecino o persona del mismo barrio. Maletear-hablar mal a espaldas de uno. Chancar-romperle la cabeza a alguien. Apaciguar-hacer las pases con algún rival. Hacer Hora-pasar el rato en la esquina del barrio. Plantarse-retirarse del mundo pandillero.

Finalización de la Vida Pandillera

La permanencia de un joven en la pandilla consta de un período determinado de años. Los principales factores que motivan la salida del joven del mundo pandillero son:

  • La edad:

 Generalmente los jóvenes integran una pandilla hasta promediar un máximo de 25 años. Por ello decimos que la pandilla es una etapa de socialización por la que algunos adolescentes y jóvenes de sectores populares optan y a través de la cual entran en contacto y conocen a diferentes actores sociales. A medida que el pandillero aumenta en edad, las vivencias que estos tienen con el grupo resultan menos significativas y empieza a despertar en ellos otros intereses, y por ende buscar nuevas experiencias en otros espacios. El lugar que deja el pandillero saliente es ocupado por un nuevo precoz adolescente deseoso de integrar el mundo pandillero. De esta manera, la pandilla del barrio se perpetúa en el tiempo, y son las diferentes generaciones de jóvenes pandilleros que se encargan de darle vida.

  • La paternidad:

El ser padres, en su mayoría de veces de manera imprevista, produce un fuerte impacto en la vida de los pandilleros. El estar próximo a constituir una nueva familia genera en el joven temor y a la vez expectativas; ya no son los jóvenes sin responsabilidades sino ahora son los encargados de criar un niño. En su mayoría de los casos esto motiva que los pandilleros dejen definitivamente el grupo con el objetivo de "darle a su hijo un futuro mejor".

  • El trabajo y el estudio:

 Al avanzar en edad los pandilleros ven más urgente satisfacer sus necesidades diarias, y si no optan por la delincuencia, se dedican entonces más seriamente al trabajo a tiempo completos. Como la mayoría de ellos no ha concluido la secundaria, procuran terminarla de forma acelerada para luego estudiar algo técnico y de esa manera desempeñarse laboralmente con un oficio. Otros deciden iniciar un negocio propio o trabajar en el negocio de la familia.

  • Nuevos espacios y redes:

 Los pandilleros pueden tomar contacto con personas e instituciones ajenas al mundo pandillero, los cuales son un factor que influencia en el alejamiento de este. Los casos más comunes son: las iglesias que a través de su grupo de jóvenes ayudan al pandillero y pueden terminar involucrándolo en su organización eclesial. Y el ejército, que ante su mayoría de edad los pandilleros deciden –por presión familiar o propia voluntad realizar el servicio militar.

  • La delincuencia organizada:

 Los pandilleros tienen contactos, aunque esporádicos, con grupos de delincuentes y asaltantes. Por ende, algunos de los pandilleros –por decisión personal o por invitación de algunos de estos delincuentes optan por involucrarse totalmente con una banda criminal y adoptar su estilo de vida.

CONCLUSIONES

En conclusión podemos observar la vida como llevan en la mayoría algunos jóvenes de escasos recursos económicos ya que no cuentan con medios para relacionarse con otros tipos de personas y por lo tanto se atrincheran en su medio social y el ocio o disponibilidad de tiempo y conformismo los lleva a cometer actos vandálicos.

Lamentablemente aun no se puede erradicar este problema social mientras que los padres no les inculquen buenos valores y perseverancia en sus metas.

Mi conclusión personal es la siguiente:

El acto vandálico juvenil o pandillaje juvenil no es una salida a la falta de recursos económicos ya que si una persona pone de su parte puede lograr muchas cosas.

Referencias bibliográficas

Texto "El Mundo Familiar de los Jóvenes en el Perú de Hoy" (1993)

Encuestadora apoyo (encuesta realizada en1998)

Instituto nacional de estadística e informática (informe 1997)

Estudio de la UNMSM acerca de los factores sociales del pandillerismo juvenil (2001)

Revista de investigaciones sociales (UNMSM) # 8 (2002)

MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL (2001) Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual. (Lima)

Texto "La Vergüenza de los Pandilleros "(2002).

DEDICATORIA

Dedico esta monografía a mi madre en agradecimiento por su apoyo y en especial a una persona muy importante que desde lejos me ha sabido comprender y darme su apoyo incondicional (mi papá Elmer) gracias.

AGRADECIMIENTO

Agradezco a mi familia por darme las herramientas para poder desempeñarme en esta institución educativa, también a mi profesora Rosario Zarate por su comprensión en cuanto a mis limitaciones de tiempo, agradezco a mi madre por su continuo apoyo y en especial a una persona a quien yo siempre admire y siempre lo haré pase lo que pase (papá Elmer) que desde lejos me da su respeto y apoyo moral y económico.

 

Raúl Heberth, Villon Armas

NOMBRE DEL DOCENTE: Rosario, Zarate Cárdenas

UNIVERSIDAD INCA GARCILASO DE LA VEGA

FACULTAD DE ESTOMATOLOGIA

CURSO: METODOLOGIA DEL TRABAJO UNIVERSITARIO

Lima, 03 de junio de 2007


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.