Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Trastornos sexuales (página 2)




Partes: 1, 2


  1. Conflictos Con La Identidad Sexual

Muchas personas que nacen con combinaciones de rasgos de los dos sexos, es decir, se enfrentan a complicaciones cuando la sociedad se mofa o escandaliza de su físico -lo que suele ocurrir con las personas intersexuales- o insiste en que asignar a un individuo un sexo con el que no se identifica -lo que ocurre habitualmente entre las personas transexuales.

En el caso de las personas transexuales, sus problemas suelen reducirse cuando pueden pasar por el proceso de reasignación de sexo, en cual incluye la cirugía de reasignación sexual, mal llamada "operación de cambio de sexo".

Por otro lado, la identidad sexual suele intentar diferenciarse de la orientación sexual, en la que pueden darse individuos heterosexuales, homosexuales, bisexuales y asexuales. De igual manera que la orientación sexual, la identidad sexual no se puede elegir.

Equivocadamente, hay personas que definen la transexualidad con una homosexualidad extrema; es decir, según estas personas, una persona transexual ama tanto al otro sexo que acaba identificándose con él.

Sin embargo, investigaciones en sexología apuntan a que la identidad y la orientación sexual son hechos absolutamente diferentes, por lo que pueden darse personas transexuales con diferentes orientaciones sexuales. De hecho, hay estudios que indican que más de un 30% de la población transexual es homosexual o bisexual, muy por encima al 5% ó 10%, porcentaje que suele darse en la población no transexual.

En relación con la identidad sexual también se suele hablar de la identidad de género o rol de género, es decir, la asunción y manifestación de lo que se siente basado en unas normas sociales.

Probablemente hay tantas formas de entender la identidad sexual y la de género como humanos existen, sin embargo las sociedades tienden a clasificar en compartimentos inamovibles a los individuos y a asignarles roles a veces muy reducidos.

Este etnocentrismo se pone de manifiesto al observar que en algunas sociedades existen otras clases de roles sociales; por ejemplo, los Hijra de la India son personas intersexuales y dentro de su cultura se les considera "el tercer sexo".

A veces la frontera entre la identidad sexual y la identidad de género no se muestra muy clara. En este punto, la teoría Queer rechaza la categorización del individuo en categorías universales como "homosexual", "heterosexual", "hombre" o "mujer". Según esta teoría, la orientación sexual y la identidad sexual de las personas son el resultado de una construcción social. De ser así no existirían papeles sexuales esencial o biológicamente inscritos en la naturaleza humana.

  • La homosexualidad es la orientación sexual (excitación erógena y/o atracción romántica) hacia individuos del mismo sexo. La palabra puede designar tanto la orientación entre hombres como entre mujeres.

El sustantivo gay se refiere a personas homosexuales de ambos sexos, aunque generalmente se usa hablando de un hombre homosexual. Habitualmente se usa el término gay para denominar al hombre homosexual que no reniega de su género biológico y que acepta los modismos culturales aceptados convencionalmente para tal género. Estos modismos varían de pueblo en pueblo por lo que ciertos modales y hábitos considerados femeninos o masculinos en un lugar no lo son en otro.

La homosexualidad femenina se llama también lesbianismo o lesbianidad (calidad de lesbiana). El adjetivo correpondiente es lésbico. Este término hace referencia a la isla de Lesbos (actual Mitilene) en Grecia y a la poetisa Safo, por sus poemas apasionados (dedicados a sus amigas) y la vida rodeada de otras mujeres, lo cual le valió la reputación de homosexual.

Es importante no confundir la orientación sexual con la identidad sexual ni con la práctica ni el deseo sexual. La sexualidad humana es compleja y las variables que definen al sexo son múltiples.

De igual forma se debe ser cauto y preciso en el lenguaje, puesto que a menudo se confunde al homosexual con otras figuras o entidades que nada tienen que ver. Así no hay que confundirlo con los transformistas, travestis o travestistas, transexuales, transgéneros o drag queens/drag kings (término más moderno semejante al de transformista pero con connotaciones queer). Puesto que nada tienen que ver. Así, existen también transformistas, travestis, transgénero y transexuales gays, pero también heterosexuales.

  • El Travestismo es un sustantivo usado para referirse en su mayoría a personas de sexo masculino que ocasionalmente adoptan los modismos culturales (maquillaje, vestimenta, gestos, forma de hablar) que convencionalmente se le asignan al sexo contrario. Esto puede estar relacionado o no con la identidad sexual. Muchas culturas incluyen esta práctica como una expresión artística, como es el caso de los onnagatas del teatro kabuki japonés, o los actores masculinos que representaban roles femeninos en la ópera tradicional china, así como también se acostumbraba en el antiguo teatro de algunos países de Europa.

El travestismo consiste en vestir ropas del sexo opuesto.

Para aquellas personas que adoptan ocasionalmente el aspecto y los modismos culturales convencionalmente aceptados para el sexo opuesto ver transformismo.

En castellano el sustantivo travesti suele referirse a personas de sexo masculino que adoptan los modismos culturales, las vestimentas y la manera de arreglarse convencionalmente aceptados para el sexo femenino de manera permanente.

Algunos travestis incluyen para su cambio medidas que modifican físicamente sus cuerpos mediante uso de hormonas, depilación del vello corporal y cirugías con el objeto de feminizar sus cuerpos, sin incluir la operación de cambio de sexo. Estos cambios, si bien están relacionados con su orientación homosexual, tienen parámetros equivalentes a la orientación heterosexual, es decir, el travesti se identifica a sí mismo como un ser femenino o una mujer cuyo objeto de deseo son los hombres que configuren el estereotipo cultural heterosexual. Algunos travestis con el tiempo toman la decisión de convertirse en transexuales.

El sustantivo no designa en sí mismo el ejercicio de la prostitución, aunque esta actividad está fuertemente asociada a personas travestis de sexo masculino de escasos recursos en muchos países debido a fenómenos socioculturales. Con frecuencia los travestis recurren a la prostitución para subsistir o para poder costearse la cirugía de reasignación de género. Usualmente no se utiliza el mismo sustantivo a personas de sexo femenino que adoptan los modismos culturales masculinos. Travesti también se denomina coloquialmente travelo.

  • Un transexual es una persona cuya identidad de género es contraria a su sexo biológico, es decir, que su identidad sexual está en conflicto con su anatomía sexual. Según esta definición, se considera como "mujer transexual" a un individuo que nace con anatomía masculina y un "hombre transexual" es aquel que nace con anatomía femenina. En consecuencia, el individuo se siente preso en el cuerpo equivocado, padecimiento que se conoce como disforia de género.

En estas personas suele darse el deseo de modificar las características sexuales anatómicas que no corresponden con el sexo con el que se sienten identificados. Por eso, algunas de estas personas suelen pasar por un proceso de reasignación de sexo, que puede incluir o no una cirugía de reconstrucción genital, conocida comúnmente como "operación de cambio de sexo".

  1. Las pruebas científicas obtenidas en estudios sobre la transexualidad hasta 2006 no son concluyentes para encontrar la causa o causas que provocan este comportamiento; sin embargo, muchas teorías proponen que su causa tiene origen biológico. Hay muchos factores que se tienen por establecidos y probados exhaustivamente por los estudios adelantados: la mayor parte de los transexuales son individuos normales desde el punto de vista bilógico con órganos sexuales saludables, estructuras reproductoras internas intactas y con el complemento apropiado de cromosomas XX en las mujeres y XY en los hombres. Adicionalmente, se ha comprobado que el transexualismo es una condición por lo común aislada y no es parte de una psicopatología general como la esquizofrenia o la depresión grave. En una prueba efectuada en 1997 por el Dr. Colecon una muestra de 137 transexuales, menos del diez por ciento manifestaron síntomas asociados con enfermedades mentales

    Las razones por las que estos individuos rechazan su anatomía son poco conocidas. Un erudito de la materia, Leslie Lothstein, publicó en 1984 una revisión crítica de 30 años de evaluación psicológica de transexuales, en la que llegó a la conclusión de que no se comprendía claramente la naturaleza y etiología de este comportamiento. Por eso, los profesionales de la salud cada vez más ven la transexualidad no como un asunto psicológico, sino como una cuestión física, aunque amplios sectores sociales tales como religiosos y conservadores creen que las causas de la transexualidad son predominantemente psicológicas, debido a que muchos transexuales desarrollan, desde la temprana infancia, un sentido de enfrentamiento con su anatomía genital; algunos recuerdan haberse identificado por completo con características del otro sexo a los cinco, seis o siete años de edad. En algunos casos, esta incomodidad infantil es parcialmente mitigada cuando se imaginan a sí mismos como miembros del otro sexo, aunque muchos de ellos pasan al travestismo real. Es menos común que surja una identidad total con el otro sexo antes de la adolescencia o en la edad adulta.

  2. Causas De La Transexualidad

    Durante la historia se han propuesto muchas causas psicológicas del origen de la transexualidad; incluyendo la de la existencia de "madres dominantes y la ausencia de la figura paterna", "padres que han deseado tener un hijo del otro sexo", "homosexualidad reprimida", "alteración emocional", "abuso sexual".

    Ninguna de estas teorías, sin embargo, han sido aplicada con éxito a la mayoría de las personas transexuales y a veces ni a una minoría significativa. Muchas teorías también son desarrolladas para describir a las mujeres transexuales y, en el momento de aplicarlas a los hombres transexuales, pierden su utilidad.

    Por otro lado, muchas de estas teorías han sido previamente aplicadas a personas homosexuales, en las que tampoco funcionó. Tales fracasos llevaron a considerar las razones físicas.

    Experiencias con individuos que han pasado por la reasignación de sexo desde el nacimiento, para corregir deformidades causadas por una castración accidental o por darse en su anatomía caracteres intersexuales, sugieren con mayor fuerza que la identificación con el sexo biológico se determina en el nacimiento y que ésta probablemente predomina sobre el resto de caracteres que definen la identidad sexual.

  3. Causas Psicológicas Propuestas
  4. "Cura" De La Transexualidad

Históricamente, los tratamientos psicológicos orientados a "curar" la transexualidad han sido un rotundo fracaso. En 1972, la American Medical Association Committee on Human Sexuality hizo pública la opinión médica dominante de que la psicoterapia es inefectiva para personas transexuales y que, además, la terapia de reasignación de sexo era más útil.

Un buen número de tratamientos que se utilizaron en el pasado son hoy en día considerados inefectivos para las personas con una significativa y persistente disforia de género, incluyendo la terapia de aversión, las medicaciones psicoactivas, la terapia electroconvulsiva, tratamientos hormonales permanentes con el género anatómico de nacimiento y psicoterapia sólo.

La terapia reparativa orientada a personas homosexuales también ha sido aplicada a personas transexuales, ya que en ocasiones la transexualidad es vista como una homosexualidad extrema. Esta visión ha desaparecido hace mucho de casi todos los discursos científicos.

Mientras la escala de Kinsey expresaba una visión similar, la comunidad científica ahora rechaza esta parte de la teoría de Alfred Kinsey, considerando inútil esta terapia reparativa tanto para personas homosexuales como para personas transexuales.

Aunque muchas de las más importantes asociaciones profesionales de medicina han condenado repetidamente la terapia reparativa no sólo como ineficaz, sino como realmente dañina, ésta continúa siendo defendida como un tratamiento para la homosexualidad y la transexualidad por varias organizaciones con vínculos al movimiento cristiano conservador.

Sin embargo, para algunas personas transexuales, las terapias orientadas a resolver estos conflictos, distintas de los tratamientos somáticos para reasignar el sexo físico, pueden ser eficaces y útiles. Algunas personas pueden tener conflictos más leves entre la identidad sexual y sus características sexuales físicas. Estos individuos pueden no desear realmente someterse a un proceso de reasignación de sexo, pero pueden buscar asistencia para superar los conflictos a los que se enfrentan.

Si los individuos expresan su deseo de asistencia psicológica sin CRS, el asesoramiento de apoyo y psicoeducativo puede ser de ayuda. Sus razones para renunciar al proceso pueden incluir preocupaciones familiares o profesionales, percepciones de la dificultad del proceso, miedo a la pérdida de su posición o rol social, firmes creencias religiosas, real o percibida incapacidad para financiar el proceso y una avanzada edad o problemas médicos crónicos, que pueden, en algunos casos, considerarse contraindicaciones médicas para la terapia hormonal o la cirugía de reasignación de sexo.

Sin tener en cuenta su razonamiento, si su decisión es consistente, debería ser respetada. Estos individuos a menudo buscan métodos alternativos con los que puedan mejorar su vida, promoviendo la aceptación de su identidad sexual y mejorar su baja autoestima causada por el conflicto. Estos métodos pueden ser tratamientos somáticos parciales como sólo terapias de reducidas dosis hormonales, que permite a los pacientes a vestir y vivir parcialmente en el rol de género que se corresponde con su identidad sexual, e incluso -simplemente- permitir a la persona una válvula de escape segura para expresarse como varón o mujer puede proporcionar una gran satisfacción a los pacientes que, por una razón u otra, eligen no someterse al proceso de reasignación de sexo. la transexualidad viene desde el nacimiento.

  1. Desviaciones o Parafilias

Etimológicamente, proviene del griego "pará" al lado, desviado y "philéo", atracción, amante. Las diferentes definiciones van dando elementos que nos servirán para la nuestra propia. En los diccionarios antiguos simplemente dice: sinónimo de perversión.

En el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, se fueron elaborando diversas definiciones:

En el DSM III [3] de 1978 se afirmaba que "las parafilias se caracterizan por la excitación como respuesta a objetos o situaciones sexuales que no forman parte de los estímulos normativos y que, en diversos grados, pueden interferir con la capacidad para una actividad sexual efectiva recíproca".

En la última de 1995, el DSM IV [4] dice que: "La característica esencial (Criterio A) de la parafilia es la presencia de repetidas e intensas fantasías sexuales de tipo excitatorio, e impulsos o comportamientos sexuales que por lo general engloban:

1) objetos no humanos; 2) sufrimiento o la humillación de uno mismo o de la pareja, o 3) niños u otras personas que no consienten, y que se presentan durante un período de al menos seis meses". Pero también (Criterio B) esos impulsos, comportamientos y fantasías deben "provocar malestar clínico significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo".

Para establecer un diagnóstico diferencial con otras conductas sexuales no patológicas, el DSM IV dice que "las fantasías, comportamientos u objetos son considerados parafílicos sólo si provocan malestar o alteraciones clínicamente significativas, como: son obligatorias, producen disfunciones sexuales, requieren la participación de otros individuos en contra de su voluntad, conducen a problemas legales o interfieren en las relaciones sociales."

Tampoco deben coincidir estas conductas con el curso de enfermedades mentales tales como retraso mental, demencia, cambio de personalidad debido a una enfermedad médica, la intoxicación por sustancias, un episodio maníaco o la esquizofrenia. Aquí las conductas sexuales anormales son inusuales, aisladas, no obligatorias y solo duran lo que dura el trastorno mental de fondo.

1.2.1 Clínica Del Parafílico

La edad de comienzo del trastorno suele remontarse a la infancia y las primeras etapas de la adolescencia, donde aparecen conductas parafílicas, pero se definen recién en la adolescencia y la adultez joven.

Las fantasías, impulsos y comportamientos pueden ser elaborados o simples, de una sola serie o de varias parafilias asociadas. La duración debe ser mayor de seis meses, como vimos, pero lo común es que sean recurrentes, se cronifiquen y duren toda la vida, con tendencia a dismi nuir a lo largo de los años. Pueden haber períodos de mayor expresión, coincidentes con períodos de estrés, como también vimos, y también cuando la persona se encuentra con oportunidades existenciales de practicar sus fantasías y actos. Tal el caso de los que eligen trabajar o se ofrecen como voluntarios en comercios de venta de lencería o zapatos de mujer (fetichismo), trabajar con niños en guarderías y hogares (pedofilia), conducir una ambulancia o cirugía, la carrera militar combatiente o la carnicería, así como la policía política en los regímenes de fuerza (sadismo sexual), enfermería (frotteurismo), o en morgues (necrofilia), o empleados de los hoteles de alta rotatividad (voyeurismo).

La repercusión social del trastorno parafílico es variable, pues hay casos en que el portador lleva una vida social activa que no permite sospechar trastornos íntimos, como en otras patologías del carácter. Pero otros se aíslan en sus fantasías y comportamientos, con graves repercusiones sobre su rendimiento laboral, estudiantil o su vida conyugal o social. Compran o roban y coleccionan material fotográfico, películas o prendas referidas a su trastorno exclusivo y eso les basta como toda vida sexual. El exhibicionismo y el voyeurismo así como el sadomasoquismo, pueden llevar a situaciones que violan la Ley y sus portadores terminan encarcelados o procesados. Otros, sufren un deterioro social progresivo o temporario. O llevan una doble vida: privada y pública. La mitad de los parafílicos está casado. Muchos tratan de imponer a sus mujeres sus fantasías o conductas, lo cual conlleva peligro de vida o lesiones en caso de sadomasoquismo, o delitos en caso de pedofilia. Hay parejas de parafílicos que llegan a una transacción de vida muy pintoresca y peculiar. Otras, se divorcian con frecuencia y se vuelven a casar, buscando comprensión.

1.2.2 Clasificaciones De Las Parafilias

El DSM IV de la Asociación Psiquiátrica Norteamericana [4] de 1995 solo comprende 8 parafilias típicas y unas 7 no especificadas. Comencemos por la última, que es la que está vigente, y luego haremos un poco de historia con las anteriores.

PARAFILIAS (DSM IV)

F65.0 Fetichismo [302.81]

F65.1 Fetichismo transvestista [302.3]

F65.2 Exhibicionismo [302.4]

F65.3 Voyeurismo [302.82]

F65.4 Pedofilia [302.2]

F65.5 Masoquismo sexual [302.83]

F65.5 Sadismo sexual [302.84]

F.65.8 Frotteurismo [302.89]

F.65.9 Parafilia no especificada [302.9]

Escatología telefónica

Necrofilia

Parcialismo

Zoofilia

Coprofilia

Clismafilia

Urofilia

El código F.65 tipifica a todas las parafilias en el DSM IV. Como internacionalmente se sigue utilizando el DSM III para el diagnóstico de las enfermedades mentales, a la derecha se incluye el código numérico de 302 que utilizó aque lla clasificación.

Entre 1983 del DSM III a 1995 del DSM IV no han habido inclusiones ni exclusiones de otras parafilias, pero el frotteurismo pasó a ser una parafilia típica y la zoofilia una no especificada, cuando en el DSM III era a la inversa. El trasvestismo del DSM III pasa a ser fetichismo trasvestista en el DSM IV.

Otra Clasificación interesante toma la que diferencia las parafilias en aquellas que se producen por desviación de objeto sexual elegido y por desviación de acto sexual mismo.

1.2.3 Parafilias (Criterio Diferencial)

  • ALTERACIONES DE LA ELECCIÓN DE OBJETO

Fetichismo

Pedofilia

Necrofilia

Parcialismo

Zoofilia

Coprofilia

  • ALTERACIONES EN EL ACTO SEXUAL

Exhibicionismo

Voyeurismo

Masoquismo sexual

Sadismo sexual

Fetichismo transvestista

Frotteurismo

Escatología telefónica

Clismafilia

A esta clasificación se llegó después de haber eliminado de la misma a la masturbación, que se consideraba una desviación de objeto y de acto, pues se elegía a sí mismo como objeto y no se practicaba el coito. A la homosexualidad, que se consideraba una desviación de objeto, pues se elegía a una persona del mismo sexo, pero siguió apareciendo como "Otros trastornos psicosexuales", sólo en su forma de homosexualidad egodistónica desde 1973. En ese año en que fue eliminada la forma de homosexualidad egosintónica de la Clasificación de Enfermedades Mentales, hasta en 1987, año de vigencia del DSM III y en que el DSM III R ya no incluyó ninguna forma de homosexualidad como enfermedad psiquiátrica. También se eliminó la gerontofilia, o preferencia patológica por personas mayores de 60 años, dados los adelantos de la ciencia para el mantenimiento de la salud de los gerontes. También dejaron de considerarse, por su baja incidencia estadística, a muchas parafilias cuya existencia se reconoce Incluso algunas de estas son formas de presentación de las parafilias específicas o no específicas. Pero hay otras que son prácticas sexuales inhabituales, extrañas y hasta grotescas, pero que no revisten el carácter diagnóstico de parafilias, sino simples preferencias que mantenidas en la intimidad del individuo o la pareja, no causan perturbación alguna, ni poseen carácter compulsivo o exclusivo.

1.2.4 Estudio Clínico De Las Parafilias

Cada parafilia ha sido estudiada desde diferentes ángulos, pero la descripción clínica, sus formas de presentación, sus complicaciones más frecuentes y la asociación de varias. En este ítem trataremos de presentar cada una de las parafilias más frecuentes. Seguiremos el orden propuesto en la Clasificación por las Modificaciones de la elección de objeto y las Alteraciones en el acto sexual, que adoptamos para este trabajo.

1.2.5 Parafilias Por Modificaciones De La Eleccion De Objeto

  1. Entre las parafilias que más llaman la atención, se encuentra el fetichismo. Nuestra

    definición dice: "Parafilia por la que objetos no vivos como ropas, zapatos, cabellos o uñas, son utilizados de manera repetida y preferida para la excitación sexual, la masturbación, el coito y la fantasía". Se trata, como vimos de una parafilia por alteración en la elección de objeto.

    El DSM IV [4] establece tres criterios para el diagnóstico de fetichismo:

    A. El plazo de seis meses de duración de las fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales y comportamientos ligados al uso de objetos no animados.

    B. Estas actividades provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

    C. Los fetiches no deben ser únicamente artículos de vestir femeninos como los utilizados para transvestirse (fetichismo transvestista) o aparatos diseñados con el propósito de estimular los genitales."

    La atracción sexual, que provoca gran placer, se dirige hacia objetos no animados que generan fantasías, impulsos y comportamientos sexuales, como la masturbación y el coito. Casi siempre se quedan en lo primero. Como condición para todas las parafilias, clínicamente dura no menos de 6 meses, provoca interferencias en la vida social, laboral y sobre todo marital del individuo. Pese a ello, raramente consulta al médico. Comienza en la adolescencia, pero con fetiches que ya han adquirido una especial significación en la infancia. En raros casos, el fetichismo comienza en la niñez, por condicionamiento asociativo entre el objeto y la excitación sexual. Hay autores que hablan de una herencia animal que hace llamativo el brillo metálico, sedoso y aterciopelado de las pieles, que se vinculan a los cambios en ese sentido de las hembras en celo. Una vez establecido, se hace crónico con periodos de empuje coincidentes con estrés y depresión.

    Lo más común es que el fetichista sea un varón de edad mediana, heterosexual, practicante habitual de la masturbación mientras mira, huele, sostiene, acaricia o manipula el fetiche. El mismo tiene un valor simbólico que sustituye al objeto hetero u homosexual habitual. Los fetiches pueden ser: una prenda de vestir como soutienes, bombachas, slips, zapatos, botas, medias, ligas, polleras, blusas y cualquier otra prenda de vestir femenina, ya que el fetichista se trata de un varón heterosexual en la mayoría absoluta de los casos. También pueden ser partes del cuerpo más o menos inanimados como cabellos , vello pubiano desprendido de los genitales, a veces trozos de uña. Cuando se trata de una parte del cuerpo no genital como pies, manos, orejas, se habla de parcialismo. Si la preferencia es por mamas, nalgas o genitales, no se trata de una parafilia típica, pues poseen carácter sexual explícito. Los accesorios de limpieza o arreglo físico, como un peine, un cepillo, peinetas, alfileres, prendedores o collares, pulseras o anillos, también pueden convertirse en fetiches.

  2. FETICHISMO

    El DSM III [3] la define así: "También llamada paidofilia, es la parafilia en que el objeto sexual elegido para la excitación y relación sexual es un niño de edad prepuberal. Si el parafílico es adulto, el niño prepúber debe ser por lo menos 10 años más joven. Si se trata de un adolescente mayor, no se requiere una diferencia de edad precisa. Puede ser hetero u homosexual ". Es una de las parafilias específicas y tiene una larga tradición histórica.

    El DSM IV [4] establece tres criterios diagnósticos claros:

    A. Durante un periodo de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actividad sexual con niños prepúberes o niños algo mayores, generalmente de 13 años o menos.

    B. Esos comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. Y

    C. La persona tiene al menos 16 años y es por lo menos 5 años mayor que el niño o los niños de los que abusa". Por tanto "no debe incluirse a individuos en las última etapas de la adolescencia (entre 15 y 19 años) que se relacionan con personas de 12 o 13 años". Si tienen el mínimo de 16 años, son pedofílicos solo si tienen relaciones con niños menores de 11 años.

    Resumiendo, la preferencia de los adultos o mayores de 16 años, por niños de 13 años o menos, para sus actividades sexuales y que dura no menos de seis meses, se llama paidofilia o pedofilia, del griego "pâis, paidós" (niño) y "philéo" (amar). Es por tanto una enfermedad mental.

    La edad de las víctimas más frecuentemente elegida por los paidófilos es de 8 a 10 años para las niñas y de 10 años y más para los niños. La enfermedad puede comenzar en la adolescencia, pero es más común en varones de mediana edad, durante periodos de estrés o tensión. Por eso suele ser episódico o temporario. Los casos que recidivan o vuelven a manifestarse varias veces en la vida, son los exclusivos por el propio sexo, más que los exclusivos por el sexo contrario, según las estadísticas. Hay paidofílicos que acariciaron sexualmente a sus hijos y lo vuelven a hacer con sus nietos, para escándalo de sus hijas-madres, que reactivan conflictos reprimidos y patologías mentales. Como contraparte, hay niños que fueron abusados sexualmente por sus padres desde muy pequeños, durante toda su infancia y hasta la adolescencia, con graves consecuencias para su salud mental futura. El curso de esta enfermedad es crónico y difícilmente tratable.

    Los paidofílicos explican sus conductas abusivas a través de pretextos pueriles como que "hay que enseñarles la vida" o que "el placer es bueno para los chicos", o simplemente que el niño los provocó sexualmente. Aducen que su conducta es "educativa" para el niño, o que éste "siente placer" y ello es sano, o que "es un niño o una niña provocador(a)".

    Como es lógico, los paidofílicos ocultan celosamente su problema a los demás, aunque suele provocarles malestar. Para ello tratan con mucho cuidado al niño, lo llenan de atenciones para ganarse su afecto y lealtad, solicitándoles que no cuenten a nadie lo que pasa entre ellos, que lo guarden como un secreto entre ambos. Si se niegan a hacerlo, surgen las amenazas y castigos de todo tipo, no solo físicos. La lealtad es solicitada por los padres, generalmente, y muchas veces los hijos abusados no los denuncian.

    ¿Qué conductas sexuales se practican sobre estos niños?

    A veces los pedófilos se limitan a la observación de los niños, fuentes de sus fantasías. Otras los tocan suavemente, los acarician. Otras, los desnudan solamente, y los acarician sexualmente luego. O se masturban frente a ellos, Progresivamente, pueden llegar a estimularlos oralmente en los genitales o les piden que hagan lo propio con ellos, o digitalmente a nivel anal o vaginal, hasta llegar a penetraciones con objetos y variados grados de violencia que pueden lastimar al niño.

  3. PEDOFILIA

    Es la parafilia no especificada caracterizada por atracción y actos sexuales con cadáveres, personas muertas. El frío cadavérico es un verdadero excitante para el verdadero necrófilo. Viene del griego "nekrós" (muerto) y "philéa" (amar).

    Descamps [14] describe tres formas. Por sadismo: Son los descuartizadores, los que desentierran cadáveres, que pueden culminar con actos de canibalismo; o los enfermeros que copulan con los recién fallecidos. Por amor: Hacen el amor por última vez con la mujer amada fallecida, negando la muerte. En estos casos, se trataría de un acto negrófilo aislado. Y por semejanza: En el pigmalionismo, ya mencionado, el individuo se siente atraído por las estatuas o monumentos, como Pigmalión, rey mitológico de Chipre, quien se enamoró de una estatua de mujer que él mismo había modelado. Afrodita le dio vida a la estatua y el autor se casó con ella. La inmovilidad y frialdad del mármol se asemeja a la muerte. Además, la hipnofilia también se asemeja al pigmalionismo y a la necrofilia, pues la persona dormida está indefensa.

    Este trastorno ya fue descrito en la antigüedad entre los egipcios, y Herodoto recomendaba no entregar los cadáveres de mujeres bellas a los embalsamadores sino varios días después de su muerte, para evitar su profanación sexual.

  4. NECROFILIA

    Es una parafilia no especificada que por tanto no cumple con los criterios de las específicas "caracterizada por la atención centrada exclusivamente en una parte del cuerpo". Es parcialismo fetichista si esa parte no es sexual, como vimos. Pero hay varones parcialistas que se sienten atraídos solamente por las mamas, por las nalgas, por las piernas o por el ano, con exclusión de otras partes del cuerpo, por lo que sus fantasías, impulsos sexuales y comportamientos sexuales exigen como necesaria esa parte del cuerpo para lograr la excitación, lo cual genera conflictos conyugales, disfunciones sexuales y todo el cortejo sintomático de tipo social como en las demás parafilias.

    Cada parte del cuerpo, como lo estudiamos en nuestra obra sobre "Comunicación sexual", posee un significado erótico. En el parcialismo existe una percepción exagerada, obsesiva y a veces extravagante de cada una de esas partes. Las mamas señalizan la vagina al igual que las nalgas y las piernas, y depende de las cualidades físicas innatas el que ellas sean atractivas para todo el mundo incluidos los parcialistas, pero para ellos están sobrevaloradas al punto que las demás partes del cuerpo no poseen significación erótica.

    Las dificultades de integrar el conjunto del cuerpo que las personalidades inmaduras y narcisistas poseen, promueven el vínculo con una parte y no con la totalidad de la persona. En realidad no se trata de un vínculo recíproco, sino de una relación unilateral y cosificada de la parte corporal estimulante. El parcialista suele ser un coleccionista fantasioso de nalgas, manos, piernas, pies o mamas de diferentes personas. Son capaces de bajar del ómnibus para seguir a una mujer de bonitas piernas o de cualquier parte del cuerpo, con lo que llegan tarde al trabajo, o simplemente faltan, o engañan a sus esposas.

    A veces se conforman con mirar, otras tienen que abordar a las poseedoras de su objeto de atracción, sin importar edad, estado civil o disponibilidad social. Suelen sufrir múltiples frustraciones y viven una sexualidad fragmentada e insatisfactoria.

  5. PARCIALISMO

    Parafilia específica según el DSM III y no específica según el DSM IV, caracterizada por la fantasía prevalente o la conducta de mantener relaciones sexuales con animales. Estas son el método repetidamente preferido o exclusivo de conseguir excitación sexual. Del griego "zôon" (animal) y "philéa" (amor), sus sinónimos son bestialismo, animalismo, zooerastia.

    El individuo puede también tener una práctica primaria, cuando nunca tuvo relaciones humanas, y secundaria cuando empezó a tener prácticas zoófilas luego de una experiencia humana inicial; exclusiva con animales y no tiene excitación con una mujer, o no exclusiva, cuando además de con animales, puede mantener relaciones con una mujer.

    Los animales más frecuentemente usados son los domésticos o de granja: perros,

    chanchos –la vagina de la chancha es la más parecida a la de la mujer-, ovejas, burras, yeguas, gallinas. La situación no es semejante en campaña que en la ciudad.

    El uso experimental u ocasional de esta práctica zoófila, por falta de disponibilidad de parejas humanas apropiadas, no constituye una parafilia, pues apenas acceden a la posibilidad de prácticas normales, es sustituido por ellas sin secuelas.

    En Colombia, es característico el copular con una burra por parte de los jóvenes campesinos. Y en todos los países, cuando hay gallinas muertas en una granja, primero se trata de establecer si no hay jóvenes que las han penetrado sexualmente, lo que les provoca la explosión vaginal y la muerte.

    Volviendo a la realidad actual, los zoófilos son personas que tienen una particular dificultad de relacionamiento social, y desde luego, sexual, con otros seres humanos. El carácter de seres inferiores, subordinados al ser humano, domesticable, fiel y sumiso, sobre todo, hace que los animales sean el consuelo vicario, pobre y subhumano de los zoófilos.

  6. ZOOFILIA
  7. COPROFILIA

Es una parafilia no específica que según nuestra definición [20] es "una desviación sexual por la que se obtiene placer sexual por el contacto con los excrementos". El nombre proviene del griego "kópros" (excrementos) y "philia" (amistad).

La defecación es una función natural, y fuente de placer mientras se expulsa y mientras se relaja posteriormente, Todo lo relacionado con las heces es muy primitivo como fuente de placer, y en algunos primates superiores se observa que las madres comen las heces y toman la orina de sus cachorros. En el ser humano, sabemos que no existe un rechazo por parte del niño hacia sus excrementos, sino todo lo contrario, puesto que ha sido producido por su cuerpo y está cargado con su libido narcisista. Los niños pueden llegar a comer sus heces en una suerte de coprofagia. Pero en la adultez, esta práctica está en el origen de la sumisión ante una autoridad que humilla, y tiene una raíz masoquista. También puede expresarse

mediante la satisfacción sexual por oler papel o pañuelos que contienen materia fecal propia o ajena, que se guarda celosamente entre sus pertenencias, o simplemente mediante la introducción del dedo en el ano para olerlos esporádicamente.

    1. EXHIBICIONISMO
  1. Parafilias Por Alteraciones En El Acto Sexual

Es "una parafilia masculina por la que se realizan actos repetidos de exposición de los genitales a un extraño, con el objeto de alcanzar la excitación sexual, sin intentos posteriores de efectuar relaciones sexuales con el mismo. Es necesario que el otro se sorprenda o espante como requisito para la excitación" [20]. A veces el individuo se masturba durante la exposición o durante la fantasía de exhibición.

Conforma uno de los polos de patologización del erotismo de la mirada. Proviene del latín "exhibere" (enseñar).

Como se trata de una parafilia específica, debe cumplir con dos criterios establecidos por DSM IV [4]:

A. Durante un periodo de por lo menos 6 meses, fantasías recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican la exposición de los propios genitales a un extraño que no lo espera.

B. Estas conductas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto".

Lo común es que el individuo, se masturbe después del episodio, con la fantasía de que la o las personas sorprendidas se excitaron sexualmente con su pene, o simplemente recordando el espanto que provocaron. Es decir, el exhibicionista necesita siempre de espectadores que se asusten. Si las personas no se asustan, el episodio fracasa en su eficacia excitatoria. Por eso, el exhibicionista realiza el acto frente a niñas que nunca vieron un pene, pues con una mujer mayor o con experiencia, el asombro puede no provocarse, o más bien puede provocar risa o burla, lo que frustra gravemente al exhibicionista. Es común que cambie de barrio o lugar de actuación, para no ser atrapado.

La motivación psicológica, según el psicoanálisis, radica en que el paciente padece de una angustia de castración, tiene dudas con respecto a su pene, su tamaño y utilidad. Al exponer su pene, busca inconscientemente dos cosas: Primero, que le reafirmen que tiene pene, pues reaccionan frente a su vista. Segundo, que su pene atemoriza a la persona, con lo cual él ya no tendrá miedo. Pueden haber otras motivaciones inconscientes, como: "Te muestro lo que quiero que tú me muestres a mí". Como las personas sorprendidas suelen ser mujeres, podría suponerse que buscan que ellas también muestren sus genitales, pero se afirma que lo que buscan los exhibicionistas es que ellas también muestren un pene, al igual que lo fantasean los transvestistas.

El cuadro comienza generalmente en la infancia, se manifiesta antes de los 18 años, aunque puede empezar a cualquier edad, no se ven casos de denuncia más allá de los 40, por lo que se estima que el cuadro disminuye su intensidad con los años.

El exhibicionismo como parafilia no existe en la mujer. Pero la exhibición de partes no genitales del cuerpo es más común en la mujer que en varón.

Tengamos en cuenta que el exhibicionismo, como las demás parafilias, es una expresión inmadura y narcisista de la sexualidad, que poco tiene que ver con el otro, más que como objetos de uso o cosificación para sus satisfacciones no genitales. El exhibicionista tiene dificultades para amar, para cortejar adecuadamente, para formar pareja. El trastorno es básicamente masculino, y quien lo sufre padece además de un deterioro significativo en su vida.

  1. Es una parafilia específica, complementaria del exhibicionismo, provocada por la erotización patológica de la mirada del paciente. El nombre proviene de un galicismo o barbarismo:"voyeur" (veedor). Los criterios que el DSM IV [4] exige para el diagnóstico son:

    A. Durante un periodo de la menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho de observar a personas desnudas, desnudándose o que se encuentran en plena actividad sexual.

    B. Estas conductas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del paciente." El DSM III [3] agregaba que "este tipo de observación es el método repetidamente preferido o exclusivo para conseguir la excitación sexual". También forma parte del diagnóstico que la persona no busca establecer ningún tipo de relación sexual con la persona observada, aunque puede tener una fantasía que mantiene un contacto sexual con la misma. Los sinónimos del voyeurismo son: inspeccionismo, mironismo (de mirón), visionismo, escoptofilia, atisbamiento.

    Lo característico del voyeurista es que se oculta para observar, espía, atisba. Las personas a quienes mira suelen ser desconocidas, o por lo menos no están informadas de que alguien les está mirando, es decir, no consienten que se las mire. Por tanto, no es voyeurismo mirar a una persona que se desviste en la playa, o a la esposa en el momento de desvestirse y menos si lo hace como acto de provocación erótica explícita: si se observa a un ser amado desnudándose y se siente placer, ello es normal. A todos los gusta mirar como forma de comunicación sexual, pues la mirada es el sentido más poderoso en el lenguaje del cortejo a distancia. Tampoco es voyeurismo el mirar material pornográfico para incrementar el deseo sexual, como acto preparatorio de la actividad sexual.

    El trastorno empieza en la infancia, se instala antes de los 15 años de edad y su curso es crónico. En su forma más grave, mirar o balconear como espectador la vida sexual de los demás es su única forma de actividad sexual. Los voyeuristas compran potentes catalejos para espiar la vida íntima de sus vecinos de enfrente, modifican sus horarios para poder estar a la hora en que la vecina se acuesta, se cambia de ropa o hace el amor con su pareja o se desnuda para ir al baño. Hay voyeuristas que alquilan piezas de pensiones antiguas desde donde pueden espiar a través de la cerradura o hendijas hacia la pieza vecina, o efectuado orificios en puertas y hasta paredes. A veces se asocia con el escuchismo, oyendo los ruidos del placer en las piezas vecinas. La recorrida discreta por las "villas cariño" o lugares de la vía pública con poca iluminación, como ramblas o costaneras, parques y plazas, donde las parejas van en automóviles o a pie para acariciarse o hacer el amor, es una práctica habitual. Allí toman toda clase de precauciones para no ser descubiertos mientras mira, pues ello interrumpe su placer y les provoca gran frustración y angustia.

    Suelen llegar al orgasmo mientras miran o se masturban después con la evocación de lo visto con fantasías agregadas.

  2. VOYEURISMO

    El masoquismo es una parafilia específica, y constituye uno de los pares parafílicos junto al sadismo sexual de la erotización del dolor. La caracterización de la misma está dada porque el modo preferido o exclusivo de producir excitación sexual es el hecho de ser humillado o atormentado, o de participar intencionalmente de actividades en que se es lesionado físicamente o pone en peligro su vida para sentir placer sexual. Hay sustitución del acto sexual coital por otro que produzca dolor.

    El DSM IV [4] establece dos criterios para su diagnóstico:

    A. Durante un período de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho (real, no simulado) de ser humillado, pegado, atado o cualquier otra forma de sufrimiento.

    B. Estas conductas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de actividad del individuo".

    La parafilia comienza en la infancia, y se debe a experiencias de violencia vividas en el ámbito familiar, pero se manifiesta en forma de fantasías masturbatorias en la adolescencia y a través de conductas en la edad adulta. Una vez que aparecen las conductas, suelen ser de curso crónico, con periodos de mayor intensidad, vinculados con el estrés o simplemente con el paso del tiempo, aunque puede estabilizarse sin incremento de la frecuencia por años. Otra característica es que tiende a repetirse la misma conducta por años. Cuando ya no se conforma con conductas menores y medianas, el aumento del dolor y la exposición al peligro puede ser mayor, poniendo en riesgo la vida hasta perderla.

    Los castigos reales pueden ser producidos por la pareja, con látigos, palos, picanas,

    cortes, pinchazos y coscorrones o con cualquier objeto, hasta que la lesión mane sangre o simplemente duela lo suficiente. También el masoquista se autocastiga en la flagelación, se pinchan con agujas, se producen descargas eléctricas o se atan con alambres. La inmovilización o restricción de movimientos para que uno se pueda escapar, puede ser de las muñecas y tobillos atados a la cama, con vendajes en los ojos o no, todo lo cual implica sumisión a la pareja, que puede hacer lo que quiera con él, aun matarlo.

    Con frecuencia, tienen dificultades para encontrar parejas que consientan practicarle estas conductas agresivas y entonces se autoagreden. Cuando encuentran parejas que les practican actos humillantes o lesivos, lo que es un progreso para sus vidas solitarias y una posibilidad de salir de ese encierro pesadillesco, éstas se horrorizan; pero luego consienten en practicarles pequeños actos que son siempre insuficientes y piden cada vez más.

    El campo de las parafilias suele despertar la curiosidad de los profanos, porque todos rechazamos estas conductas raras y extravagantes. Pronto se descubre el lado siniestro, la soledad y la búsqueda obsesiva del dolor donde debe reinar el placer, aparentemente incompatibles pero indisolublemente unidas en el masoquismo sexual. Se diferencia el masoquismo sexual del masoquismo como rasgo de personalidad. El masoquismo y el sadismo tiene como sinónimo la algolagnia del griego "algos" (dolor) y "lagnia" (atracción patológica).

  3. MASOQUISMO SEXUAL

    Se trata de una parafilia específica en que hay modificaciones del acto sexual por la erotización del dolor, completando el par sadismo masoquismo, en que el placer obtenido proviene del sufrimiento ajeno . En el DSM III [3] se utilizaban los siguientes criterios para su definición. "Con una pareja que no consiente, el individuo ha infligido repetida e intencionalmente sufrimiento psicológico o físico con objeto de obtener excitación sexual.

    Con una pareja que sí consiente, el modo repetidamente preferido o exclusivo de obtener excitación sexual combina la humillación o sufrimiento corporal simulado o ligero. Y tratándose también de una pareja que consiente, se le han infligido lesiones corporales que son intensas, permanentes o posiblemente mortales, con el objeto de obtener excitación sexual."

    En el DSM IV [4], el criterio diagnóstico es más explícito y exige dos condiciones.

    A. Durante un periodo de al menos 6 meses, fantasías recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actos (reales, no simulados) en los que el sufrimiento psicológico o físico (incluyendo la humillación) de la víctima es sexualmente excitante para el individuo.

    B. Estas conductas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo".

    Desde luego, hay grados. Desde quien evoca fantasías sádicas durante el acto sexual, en que el sujeto controla totalmente a una víctima aterrorizada por la situación amenazante, pero que no las lleva a cabo en la realidad, pasando por conseguir víctimas que consienten ser agredidas, a someter contra su voluntad a personas para provocarles sufrimiento. Las fantasías pueden ser muy variadas, ya que economizan la realidad, pero a veces los actos cometidos en la realidad son muy complejos y truculentos.

    Estos actos o fantasías sádicas pueden ser: inmovilizar físicamente a la víctima, atarla con los ojos vendados a la cama o contra un objeto firme, darle una golpiza, azotarla, pincharla o perforar el cuerpo con objetos punzantes, quemarla con cigarrillos, aplicarle descargas eléctricas, efectuarle cortes, intentos de estrangulación, obligar a la víctima a arrodillarse, a comer excrementos, encerrarla en una jaula y finalmente, el homicidio. La violación con penetraciones anales y vaginales violentas y todos su prolegómenos forman parte de los actos sádicos posibles. Hay casos en que se deben realizar cada uno de estos actos. Otros, se conforman con uno solo de estos actos, por ejemplo, estrangular, sin intentar siquiera violar a la víctima. Basta con verla sufrir, disfrutar su dominio total sobre ella o presenciar su agonía.

    Un cierto monto de agresividad forma parte de las actividades sexuales normales, pero en el sadismo sexual esta agresividad es excesiva y responde a otras causas.

  4. SADISMO SEXUAL

    El transvestismo siempre fue una parafilia específica, y el DSM III [3] lo caracterizaba con 4 condiciones de la persona portadora de esta parafilia: "1º) Varón heterosexual que se viste repetida y persistentemente con ropas de mujer. 2º) Utilización de ropas del sexo opuesto con el propósito de obtener excitación sexual por lo menos al iniciarse el trastorno. 3ª) Frustración intensa cuando la conducta es interferida y 4º) El trastorno no tiene los criterios de transexualismo".

    En el más preciso DSM IV [4] el transvestismo es redenominado "fetichismo transvestista", y los criterios diagnósticos son: "A. Durante un periodo de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitante, impulsos sexuales o comportamientos que implica el acto de transvestirse, en un varón heterosexual. B. Estas conductas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del individuo".

    En principio, la diferencia del fetichismo con ropa de mujer es que, como vimos, en ese caso el placer está en la ropa en sí misma. En cambio en el fetichismo transvestista, el placer sexual se obtiene usando la ropa de mujer. Hay varios tipos de fetichismo transvestista: primario, secundario, parcial, total, asociado a masoquismo sexual, solitario, ocasional, integrado a subcultura transvestista, con disforia de género.

    En las historias clínicas de los fetichistas transvestistas se hallan antecedentes de castigos de niños con uso de ropas femeninas, y los síntomas se manifiestan tempranamente en la infancia y a comienzos de la adolescencia. La evolución depende del primer acto: si fue sólo parcial, o utilizó una prenda, como bombacha, soutien o lencería íntima bajo la ropa masculina, o sólo tacos altos o medias femeninas, que pueden pasar desapercibidas, o bien un transvestismo total o completo, que incluye ropa exterior y maquillaje. En caso de ser parcial, suele evolucionar hacia la forma total. Puede comenzar por la masturbación con una ropa o "artículo favorito" que usa, y luego la debe tener puesta durante el coito. Puede ser ocasional, sin grandes perturbaciones de su vida sexual.

    También puede aparecer una disforia de género, es decir, incomodidad con su sexo masculino. Cuando se hace constante, pueden surgir deseos de vivir permanentemente vestidos de mujer y a veces intentan tratamientos hormonales y hasta cambio quirúrgico de sexo, lo que no está indicado.

    Unos guardan celosamente su problema, sin compartirlo con amigos o padres. Otras veces consultan por sus depresiones o angustias, o por disfunciones sexuales; es raro que lo hagan por su transvestismo en sí, como en todas las parafilias. También es raro que tengan problemas con la ley, ya que la compulsión a robar ropas, propia de los fetichistas no es característica de los transvestistas. Con el paso de los años, la excitación sexual que provoca el uso de ropas de mujer se va atenuando y "puede llegar a desaparecer, o puede llegar a ser ocasionalmente una antídoto contra la ansiedad o la depresión o contribuye a una sensación de paz y tranquilidad".

  5. FETICHISMO TRANSVESTISTA

    Es una parafilia específica según en DSM IV, cuando en el DSM III era sólo atípica. Este ascenso en su nivel de importancia se debe a un incremento de los casos comunicados.

    Tiene como sinónimos el "frotismo"(7), "frotage" y el pomicionismo, y se caracteriza por la frotación del cuerpo de otra persona que no consiente.

    El DSM IV [4] establece dos criterios para su diagnóstico:

    A. Durante un periodo de al menos 6 meses, fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes e impulsos sexuales o comportamientos ligados al hecho de tocar y rozar a una persona en contra de su voluntad.

    B. Estas conductas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo".

    Los frotteuristas aprovechan las aglomeraciones para practicar sus actos, como en las aceras estrechas, desfiles, manifestaciones, cines, pero sobre todo los ómnibus o trenes subterráneos, pues se ponen de pie para facilitar el contacto. Aprietan sus genitales contra las nalgas o muslos de la víctima, o les tocan los genitales, las nalgas o las mamas, mientras imaginan estar viviendo una verdadera relación sexual. Pero como saben que si son denunciados o agredidos deben escapar inmediatamente, prefieren los lugares abiertos o el momento en que pueden bajar rápidamente de los vehículos.

    La mayoría de las mujeres victimizadas reaccionan con enfado o enojo, gritan o propinan un castigo al agresor sexual, provocando su huída precipitada. No obstante, los frotteuristas relatan que un porcentaje no pequeño de mujeres acepta de buen grado sus caricias, y ello depende del buen aspecto del parafílico, por lo que puede terminar en una conversación para encontrarse más tarde, oportunidad que raramente se utiliza, pues el placer más intenso radica en el frotamiento no consentido.

    Hay frotteuristas de varios tipos: exclusivos, cuando sólo se excitan con esta práctica, no exclusivos, cuando pueden tener pareja y también mantienen relaciones sexuales; parciales, cuando se conforman con un rozamiento mínimo, o completos, cuando llegan al orgasmo durante el rozamiento; selectivos, cuando acechan a mujeres acompañadas o que posean ciertas características, sobre todo en el cine, o no selectivos, cuando agraden a mujeres solas. El tocamiento "robado" puede ser compulsivo, disimulado, discreto o brusco. Los que abusan en el vehículo público que deben utilizar para ir al trabajo, cuando se ponen en evidencia o son descubiertos suelen cambiar de horario, lo cual perturba realmente sus vidas. El tocamiento puede producirse contra compañeras de trabajo y algunas demandas por acoso sexual se deben a esta parafilia, pero no es lo común.

    Se manifiesta con mayor frecuencia en varones entre los 15 y los 25 años de edad, y luego la frecuencia declina gradualmente. Nuevamente la experiencia de haber sido tocados o de haber tocado a adultos en el curso de la infancia en circunstancias traumáticas, puede ser una de las causas del problema.

    El placer de tocar o rozar corporalmente a otra persona es universal y no se trata de ningún trastorno. Es una experiencia sensorial de las más gratificantes, así como de las más primitivas.

  6. FROTTEURISMO

    Es una parafilia no especificada, caracterizada por el uso preferente de las llamadas telefónicas obscenas como forma de obtener excitación sexual. El portador, varón o mujer, utiliza una serie de recursos vinculados con la erotización del sentido del oído y de la fonación, por la que todo el lenguaje verbal está comprometido. Así, el contenido de los mensajes puede revelar procacidad oral, ser coprolálicas en el sentido de utilización de malas palabras, frases sexualmente excitantes o la emisión vocal de sonidos como gemidos, rugidos rítmicos y gritos imitando el orgasmo.

    Hay llamadas escatológicas de varios tipos:

    1) A personas que no consienten, a las que se importuna con suspiros o propuestas indecorosas o comentarios sobre lo que le harían, dando detalles que pretenden excitar a la persona. Si el rechazo o la indignación no se manifiesta de inmediato, pues la víctima es sorprendida, el parafílico tiene tiempo para exponer su repertorio, generalmente estudiado detalladamente. El rápido corte de la conversación le provoca frustración y vuelve a llamar insistentemente.

    2) A personas que consienten, el trastorno suele involucrar a ambos, varón y mujer, y se excitan hasta el orgasmo de ambos. Lo llamativo de estos casos, es que no mantienen relaciones sexuales reales, sino que -a través del teléfono- se describen recíprocamente lo que están haciendo o fantasean, se desnudan, se masturban, utilizan el teléfono como un equivalente del otro, colocando el tubo sobre los genitales, etcétera. Para encontrar una pareja que consienta, los parafílicos ponen avisos o contestan a los llamados de revistas y periódicos, aunque circunstancialmente puede descubrirse esta preferencia entre amantes. Algunas parejas utiliza n la escatología telefónica como una forma de mantener la fidelidad a sus esposos respectivos, y la frecuencia de estos encuentros telefónicos puede ser de variable intensidad. Raramente, consultan por bajos rendimientos sexuales, no siempre disfuncionales en sus relaciones coitales.

    Hay empresas que reciben diversos nombres, como "líneas calientes" o "hot line", que prestan servicios a clientes que pagan por minuto, a cargo de mujeres que satisfacen verbalmente las fantasías de los usuarios, y las mismas suelen utilizar recursos sádicos, masoquistas, o bien descripciones detalladas de su busto, genitales y otras partes de cuerpo, de acuerdo a las presuntas preferencias del otro, utilizando un lenguaje procaz o presuntamente ingenuo fingiendo ser vírgenes próximas a ser violadas. En estos casos, el varón se excita telefónicamente por lo que escucha, hay una erotización del oído, tan solo, aunque puede haber erotización del lenguaje al mismo tiempo.

    Una técnica eficaz para desalentar a los parafílicos escatotelefónicos es utilizar un silbato y soplarlo con fuerza cuando empiezan a hablar, en vez de cortar solamente, pues vuelven a llamar, o de enojarse e insultarlos, pues no les molesta, o de resignarse a escucharlos, porque es lo que buscan.

  7. ESCATOLOGIA TELEFÓNICA

    Parafilia no especificada que se encuentra entre las que erotizan patológicamente las funciones digestivas, en este caso la parte terminal del intestino por llenado con líquido o enema. Proviene del griego "klister" enema y "philía" amor.

    Tienen como origen el exceso en que caen los padres en la utilización de enemas y

    supositorios en la infancia de sus hijos en casos de enfermedad. La utilización de estímulos anorrectales con enemas puede ser sustitutiva de la actividad sexual coital, como regresión defensiva contra deseos genitales.

  8. CLISMAFILIA
  9. UROFILIA

Es una parafilia no especificada caracterizada porque el individuo necesita obligatoriamente para el orgasmo, sentir el olor o el sabor de la orina, ver orinar a alguien o sentir el ruido que hace.

Del griego "uron" (orina) "philía" (amor), también denominada urolagnia y ondinismo, pues Palem [39] dice que Havelock Ellis –quien era urolágnico-afirmaba que "el trastorno provenía del interés general por todo lo que sea agua en la naturaleza". Se manifiesta en diversos grados: 1) Masturbarse mientras huele un pañuelo empapado en orina; 2) Escuchar el chorro de orina; 2) Ver orinar a otros; 3) Pedir al otro que orine sobre el urofílico; a esta práctica se la denomina "lluvia dorada"; 4) Beber la orina de otro.

Es natural que al tratarse un acto íntimo y privado, provoque cierta excitación al observar cuando otro orina. Pero no lo es cuando provoca una excitación sexual intensa y excluyente. El urofílico suele concurrir con frecuencia a los baños y puede ser confundido con un homosexual que desea ver el pene del otro, pero solo desea ver orinar, oler la orina o escuchar cuando cae el chorro. El olor a la orina es significativo filogenéticamente, ya que los animales marcan su territorio con ella, para ahuyentar a los rivales y atraer a las parejas.

El placer de orinar como fuente exclusiva del placer sexual no suele ser frecuente ni descrito como parafílico.

  1. Disfunciones

En las disfunciones alguna fase de la respuesta sexual humana se encuentra alterada impidiéndole al sujeto la consecución de un coito placentero. Pueden darse factores psicológicos y fisiológicos. Se clasifican en cinco trastornos:

1.3.1 Trastorno del deseo sexual

ETIOLOGÍA

El deseo sexual responde a un proceso psicosomático complejo basado en la actividad cerebral (un «generador» o «motor» que funciona en forma de reostato cíclico), un medio hormonal escasamente definido y un argumento cognitivo, que incluye los intereses y la motivación sexuales. La desincronización de estos componentes da lugar a trastorno del deseo sexual inhibido.

La forma adquirida suele deberse a aburrimiento o infelicidad en una relación de mucho tiempo, depresión (que en el hombre conduce a la disminución del interés por el sexo con mayor frecuencia que a la impotencia y en la mujer a inhibición de la excitación), dependencia de alcohol o drogas psicoactivas, efectos secundarios de medicamentos (p. ej., antihipertensivos o antidepresivos) y deficiencias hormonales. Este trastorno puede ser secundario a una alteración funcional en las fases de excitación o de orgasmo del ciclo de respuesta sexual.

La variedad generalizada de por vida a veces se asocia a acontecimientos traumáticos durante la infancia o la adolescencia, a la supresión de fantasías sexuales, al contexto de una familia disfuncional o, en ocasiones, a niveles bajos de andrógenos. Por lo general se consideran posibles causas niveles de testosterona inferiores a 300 ng/dl en el hombre y menores de 10 ng/dl en la mujer.

La testosterona es necesaria para mantener intacto el deseo tanto en hombres como mujeres, pero por sí sola no es suficiente; por otro lado, corregir la deficiencia hormonal puede que no mejore el trastorno de deseo sexual inhibido.

  1. Síntomas Y Signos

El paciente se queja de falta de interés por el sexo, incluso en situaciones habitualmente eróticas. El trastorno conlleva escasa actividad sexual, lo que a menudo da lugar a graves conflictos de pareja. No obstante, algunos pacientes mantienen relaciones sexuales con una frecuencia satisfactoria para su pareja y pueden no tener problemas en la actividad sexual, aunque siguen encontrándose apáticos en ese terreno. Cuando la causa es el aburrimiento, suele disminuir la frecuencia de relaciones con la pareja habitual, pero el deseo puede conservarse normal o ser incluso intenso hacia otras (variante situacional

    1. Se lo considera "uno de los trastornos sexuales y de la identidad sexual" y se lo define como la incapacidad persistente o recurrente para obtener o mantener una respuesta de lubricación propia de la fase de excitación hasta la terminación de la actividad sexual. Lo que provoca un malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales, lo que no se explica por otro trastorno, ni por el consumo de sustancias o una enfermedad médica.

      1. Dolor en el Coito

      El dolor en el coito es experimentado tanto por varones como por mujeres, En los varones la dispaurenia, consiste en un dolor en la eyaculación. La dispareunia en la mujer se experimenta en la zona genital durante el coito, o bien  sensaciones de ardor, quemazón, molestias, desagrado, etc. Puede darse al iniciar la penetración o durante toda la relación.

      El dolor en el coito es experimentado tanto por varones como por mujeres. El manual para los trastornos mentales DSM-IV considera los "trastornos sexuales por dolor". Entre los que considera la "Dispareunia" (dolor genital recurrente o persistente asociado a la relación sexual, no debida a la relación con otros trastornos ni al consumo de sustancias.

    2. Trastorno de la excitación sexual en la mujer

      La disfunción eréctil, el DSM-IV la define como la incapacidad persistente o recurrente para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual, provocando un malestar acusado o dificultades de relación interpersonal.

      1. Eyaculación Precoz
    3. Trastorno de la excitación sexual en el hombre

    DSM-IV. Se define según ese manual como: "Eyaculación persistente o recurrente en respuesta a una actividad sexual mínima antes, durante o poco tiempo después de la penetración, y antes de lo que la persona lo desee".

    Hay muchas definiciones concerniente a la eyaculación precoz y actualmente la mejor a mi parecer es la siguiente : Hay EYACULACION PRECOZ cuando el hombre no puede dominar durablemente su excitación y cuando su eyaculación llega involuntariamente.

    La noción esencial en esta definición es la palabra " involuntariamente ", en efecto el eyaculador precoz no puede decidir voluntariamente el momento de su eyaculación.

    En consultación de sexología, generalmente los hombres que sufren de eyaculación precoz dicen que eyaculan después de menos de veinte vaivenes.

    Las causas de una eyaculación precoz son esencialmente de origen psicológico comportamental :

    malas costumbres de masturbación durante la adolescencia, teniendo como único objetivo el de crear rápidamente una tensión sexual, sin hacer durar ni apreciar el placer que precede el reflejo eyaculatorio. Una fuerte tensión emocional incontrolable durante el acto sexual. El estrés, la ansiedad, el cansancio pueden también ser responsables de una eyaculación precoz. Para terminar, un conflicto relacional con la pareja puede también ser responsable de una eyaculación precoz.

    Lo que no hay que olvidar es que una eyaculación precoz, que viene primero periódicamente, puede volver más a menudo y después repetirse en cada acto sexual. En efecto, en cuanto una eyaculación precoz se repite varias veces, el miedo al fracaso y el estrés serán los responsables de una eyaculación precoz repetitiva y durable.

    De este modo la ansiedad, el miedo al fracaso, el miedo a no llegar a su pequeña hazaña, una fuerte tensión emocional incontrolable, son las causas más comunes del origen de la eyaculación precoz.

    Para los hombres la eyaculación precoz es muy frecuentemente responsable de una falta de motivación para los actos sexuales, una desvalorización de su propia imagen y la evolución puede llegar a una impotencia psicológica.

    Para la mujer la eyaculación precoz de su compañero puede también llegar a una falta de motivación para hacer el amor, una ausencia del orgasmo y puede evolucionar hasta una frigidez secundaria.

    Para la pareja, la evolución se dirige sobre la ruptura de la comunicación afectiva, sensual y erótica, lo que conduce a menudo a una separación de la pareja.

  1. Trastorno de la excitación sexual

    El Trastorno Orgásmico se da tanto en varones como en mujeres aunque en estas es mucho más frecuente. Este trastorno consiste en un retraso permanente o recurrente del orgasmo o en la ausencia del mismo. Es posible que exista una predisposición biológica ya que si nos fijamos en otras especies es raro encontrar que las hembras obtengan placer de sus relaciones sexuales.

    El componente cognitivo (ideas, creencias y pensamientos) no es nada desechable en el trastorno orgásmico junto con factores educacionales y de la historia de los pacientes.

    El tratamiento tiene altos índices de éxito y suele consistir en un programa de focalización sensorial junto con unos sencillos ejercicios que nos ayudan a facilitar la respuesta orgasmica

  2. Trastorno del orgasmo
  3. Trastorno sexual por dolor

Entre los trastornos sexuales por dolor se encuentra la dispareunia, que se refiere a un dolor genital asociado a la relación sexual, tanto en mujeres como en varones.

  • En los varones la dispaurenia, consiste en un dolor en la eyaculación (en los testículos o en los órganos internos). Puede deberse a infecciones en la uretra, vesículas seminales, glándula prostática, o la vejiga urinaria. También se consideran los espasmos de los músculos perineales debido a una excesiva ansiedad respecto de la eyaculación, o un desgarro en el frenillo.  
  • La dispareunia en la mujer se experimenta en la zona genital durante el coito, o bien  sensaciones de ardor, quemazón, molestias, desagrado, etc. Puede darse al iniciar la penetración o durante toda la relación. Es independiente del tamaño genital, y puede aparecer permanentemente o solo en ocasiones o en determinadas  posiciones.

Para la sexología se trata de la disfunción sexual en la cual las causales orgánicas tienen mayor importancia (infección vaginal, infección pélvica, patología ovárica, etc.). Influye directamente la falta de lubricación o de excitación (las mujeres primerizas o con escasa experiencia sexual presentan una mayor disposición a sentir dolor en el coito). También influye la confianza en sus compañeros. Cabe aclarar que el dolor en el coito no debe confundirse con el vaginismo (contracción involuntaria de la vagina durante el contacto sexual que produce diversas molestias).

En muchos casos los dolores presentan causas orgánicas, (enfermedades, deformaciones), pero fundamentalmente operan dificultades del orden emocional o psicológico

Además, está el vaginismo, que es la aparición de espasmos involuntarios de la musculatura del tercio externo de la vagina y que interfiere con el coito en distintas medidas impidiendo o dificultando mucho la penetración.

La definición de vaginismo nos dice que es la imposibilidad de realizar el acto sexual por la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. Algunas mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales, e incluso alcanzar el orgasmo, por vía de la estimulación del clítoris, siempre que no se produzca el coito ni la introducción del pene en la vagina.

Generalmente la contracción involuntaria y condicionada (espasmo) de los músculos de la parte inferior de la vagina, son generados por un deseo inconsciente de la mujer de evitar la penetración.

El dolor del vaginismo puede impedir que se logre la penetración, resultando casi siempre la ausencia de consumación del "acto sexual".

El vaginismo se considera que es producto de una respuesta aprendida, con frecuencia debida a dispareunia (dolor al intentar el coito). Incluso tras eliminar la causa de la dispareunia, el recuerdo del dolor puede mantener el vaginismo.

Otras posibles causas son las asociadas al miedo de que se produzca un embarazo, temor a ser controlada por un hombre, temor a perder el control, miedo a sufrir dolor durante la penetración. Si la mujer tiene estos temores, el vaginismo es generalmente primario (permanente).

  1. Disfunciones sexuales no específicas

Casi todas las disfunciones sexuales (frigidez, anorgasmia, impotencia, eyaculación precoz, etc.) son psicológicas, es decir, se deben a conflictos emocionales, problemas de pareja, fallos de aprendizaje, etc.
La sexualidad es un juego espontáneo y placentero y, como tal, constituye un fruto natural de la salud psicológica del individuo y de su relación de pareja. Por tanto, cualquier problema en estos ámbitos puede motivar una dificultad sexual.  

Pero hay también dos factores perturbadores del juego sexual:  

1) el mito social de que el sexo "produce felicidad", cuando es justamente al revés. Esto empuja a algunas personas a forzar su sexualidad y desviar su atención de sus verdaderos problemas íntimos.   

2) el mito social de la sexualidad "normal" (respecto a tipo de prácticas, frecuencia, etc.), lo que también produce indeseables complejos y ansiedades.  

La terapia de las disfunciones sexuales debe explorar y resolver sus causas específicas, modificar las posibles actitudes erróneas del sujeto y, por supuesto, fomentar una vida sexual basada en el amor y las auténticas necesidades del individuo y de su pareja.

CONCLUSIONES

La investigación, permite llegar a las siguientes conclusiones:

Es bien sabido que los trastornos sexuales afectan a un gran número de personas de ambos sexos.

El trastorno sexual más frecuente en las mujeres , fue el deseo sexual inhibido. Es probable que estas mujeres tengan la incapacidad de enfocar su atención en la relación sexual, desviándola hacia pensamientos negativos que interfieren cuando se presenta la oportunidad de tener relaciones sexuales. La disfunción orgásmica. Puede ser que la falta de concentración y la incapacidad de enfocar la atención pudiera dificultar el logro del orgasmo.

De esta manera podrían distraerse, de forma tal que activan los mecanismos naturales de inhibición fisiológica que suprimen el deseo sexual.

En el hombre el trastorno sexual más frecuente fue la disfunción eréctil. Es probable que el componente de ansiedad en los varones pudiera interferir con el mecanismo de erección en pacientes jóvenes. En pacientes de mayor edad, pues podría haber una combinación de factores psicológicos y fisiológicos.

La eyaculación precoz. Es probable que el componente de impulsividad presente en estos pacientes pueda ser una variable que contribuya a la disfunción.

SUGERENCIAS Y RECOMENDACIONES

_ No debería haber discriminación por parte de la sociedad misma a los de la opción sexual opuesta.

_ A todos los niños según su sexo se les debe mantener en unión, cada uno con sus respectivos sexos.

_ Tener mayor atención con los hijos menores para evitar violaciones.

_ No debería haber pornografía abierta, ya sea en los Internet, revistas,

Periódicos, etc. Que estén al alcance de los niños.

_ Debe haber dosificación de películas pornos previa indicación del tratante especialista

_ Se debería hacer tratamiento sobre el tema para llegar a conclusiones de eficaz resultado

_ Incentivar desde que son niños a un comportamiento adecuado por parte de los padres.

_ Dar lactancia exclusiva a los bebes para transmitirle amor maternal.

_ Se debería dar tratamiento psicológica a todos lo niños menores de 2 a3 años.

_ Incrementar un curso de sexualidad a los niños del primer nivel para si ayudar a clasificar los sexos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • BELLOCH, A -SANDIN, B. & RAMOS, (1995) .Manual de Sicopatología .editorial Mc Graw-Hill. Madrid. Pág. 17-23 Vol.1º
  • VIDAL, G.; ALARCÓN. (1988) Psiquiatría. Sexualidad. Editorial Médica Panamericana, Buenos Aires, pag 20-23.
  • RODRÍGUEZ LÁZARO, Jesús (1976). Sadismo, Editorial. Vilmar S. A Barcelona. Pág. 45-50
  • Cole, (1997); Pauly, (1990). CROOKS , (2003).Nuestra Sexualidad. editorial International Thomson , pág. 56 y 57. Vol.VII
  • CABALLO, V.E., BUELA-CASAL, G. Y CARROBLES, J.A. (1996). Manual de sicopatología y trastornos psiquiátricos. Madrid Siglo XXI. Vol. 2. Pág.
  • "http://es.wikipedia.org/wiki/Trastornos_sexuales"

1. Fernández, Alonso F(1977).TRASTORNOS Y ABERRACIONES SEXUALES, En su:"Fundamentos de la Psiquiatría actual", Madrid, ., p.107-129 T.2

, Paz Montalvo 3ª, 2. Alvarez-Gayou,J.L.: CONCEPTO DE NORMAL EN SEXOLOGIA, En su: "Elementos de Sexología", p.57-62, Nueva Interamericana, México, 1979.

3. American Psychiatric Association: DSM III. MANUAL DIAGNOSTICO Y

ESTADISTICO DE LOS TRASTORNOS MENTALES, Masson, Barcelona, 1983.

4. American Psychiatric Association: DSM IV. MANUAL DIAGNOSTICO Y

ESTADISTICO DE LOS TRASTORNOS MENTALES, Masson, Barcelona, 1995.

5. Alzate, H.: LAS PARAFILIAS, Revista Sexualidad Humana y Educación Sexual 2(2):3- 25, Bogotá, 1979.

6. Bataille, G.: EL EROTISMO, Tusquets, 3ª, Barcelona, 1979.

7. Bianco Colmenares, F.: MANUAL DIAGNÓSTICO DE LAS ENFERMEDADES EN SEXOLOGIA, CIPPV, 3ª, Caracas, 1991.

8. Bleger, J., Cvik, N., Grunfeld, B.: PERVERSIONES, Revista de Psicoanálisis 30:2, Buenos Aires, 1973.

9. Boschi, I.: UNA CONCEPCIÓN SISTÉMICA DE LAS PARAFILIAS, Revista Argentina de Sexualidad Humana 7(1):52-60, Buenos Aires, 1993.

10. Descamps, M.A.: PAIDOFILIA Y GERONTOFILIA, En: Volcher, R.(comp.):

"Enciclopedia de la Sexualidad", p. 573-578, Fundamentos, Madrid, 1975.

11. Descamps, M.A.: ZOOFILIA Y NECROFILIA, En: Volcher, R.(comp.): "Enciclopedia de la Sexualidad", p. 579-586, Fundamentos, Madrid, 1975.

12. Lemperiêre, Th., Fèline, A.: LAS DESVIACIONES Y PERVESIONES SEXUALES, En su: "Manual de Psiquiatría", p. 168-181, Toray-Masson, Barcelona, 1979.

13. Maccoby, E., Jacklin, C.: THE PSYCHOPATHOLY OF SEX DIFFERENCES, Palo Alto, Stanford University Press, 1974.

14. Marmor, J.: BIOLOGIA Y SOCIOLOGIA DE LA HOMOSEXUALIDAD, Hormé, Buenos Aires, 1967.

15. Meltzer, D.: LOS ESTADOS SEXUALES DE LA MENTE, Kargieman, Buenos Aires, 1974.

INCREASES POTENTIAL FOR AGGRESSION IN HUMANS, Science 211:1171-1173,1981.

16. Rodrigues, O.: ZOOFILIA: O AMOR COM OS ANIMAIS, Memorias VII Congreso

Latinoamericano de Sexología y Educación Sexual, P. 359-368, Técnico Científica, La Habana, 1996.

17. Rodrigues, O.: COPROFILIA: SEXO COM FEZES, Memorias VII Congreso

Latinoamericano de Sexología y Educación Sexual, P. 369-376, Técnico Científica, La Habana, 1996.

 

DEDICATORIA

A nuestros padres por su cariño, esfuerzo

y apoyo para poder continuar con nuestros estudios profesionales.

 

Zumaeta López, Elizabeth

UNIVERSIDAD GARCILAZO DE LA VEGA

ASIGNATURA : Metodología De Trabajo Universitario

DOCENTE : Zarate Cardenas rosario

2007- 1


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.