Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La visión y los animales (página 2)




Partes: 1, 2


  1. El ojo presenta para su estudio:

    1. globo ocular o bulbo

    2. órganos de protección

    3. aparato motor [7, 8,9].

    1. Está formado por tres túnicas o capas:

      1. Túnica externa, representada por la esclerótida y la córnea.

      2. Túnica media o úvea, en la que se estudia el coroides, iris y el cuerpo ciliar.

      3. Túnica interna o retina.

      1. Túnica externa fibrosa: es una túnica gruesa y muy resistente de naturaleza fibrosa, que le da forma al ojo y protege las estructuras internas, presenta dos partes:

      a) La esclerótica: es la capa protectora del globo ocular, formada por tejido conjuntivo denso y células pigmentadas. Los tendones de los músculos extrínsecos del ojo se fijan a la esclerótida. Los vasos sanguíneos, linfáticos y las fibras nerviosas atraviesan la esclerótida en varios puntos. El punto por el que el fascículo óptico penetra en la esclerótida es por la lámina cribosa.

      b) La córnea: es la puerta de entrada de los rayos luminosos, posee un epitelio estratificado plano de 5-12 capas o filas. Es una lente convexo- cóncava, carece de vasos sanguíneos.

      2. Túnica media vascular o úvea: esta capa es rica en vasos sanguíneos y abundante pigmentación. Tiene como función principal la de nutrir a los tejidos oculares y las fibras musculares que se localizan a nivel del cuerpo ciliar, proporcionan el mecanismo de acomodamiento:

      a) Coroides: está situada entre la esclerótida y la retina, extendida desde el fondo del ojo hasta la ora serrata. Presenta redes de fibras elásticas y tejido conjuntivo pigmentado, además está muy vascularizada.

      b) Cuerpo ciliar: posee abundantes fibras colágenas y células pigmentadas. Se extiende desde la ora serrata hasta la raíz del iris. Formado por los procesos ciliares.

      c) Iris: es un diafragma contráctil colocado delante del cristalino y detrás de la córnea, el iris está perforado en su centro constituyendo la pupila Esta estructura regula la intensidad de luz. El iris es graduable por tanto presenta los siguientes músculos: el constrictor de la pupila y el dilatador, ellos son los responsables de mantener el iris aplicado al cristalino [7,9].

      3. Túnica interna o retina: Aunque todas las partes del ojo son importantes para percibir la información visual, la retina es quizás la parte vital del sistema. La retina es esencialmente una porción del cerebro que se proyecta hacia las estructuras superficiales del organismo con el fin de recibir los rayos luminosos que provienen del mundo exterior. El estudio de la organización de la retina de los vertebrados ha interesado a muchos investigadores a los largo de los últimos 100 años. Santiago Ramón y Cajal fue uno de los pioneros en este campo. Los trabajos del grupo de Maturana fueron claves en la comprensión del funcionamiento de la retina, estos autores demostraron que en la retina se producía mucho más procesamiento de la información del que se había supuesto hasta entonces, son clásicos también los estudios de Browlin, Granda y Fulbrook. En los últimos años y gracias a los estudios de microscopía electrónica en combinación con las técnicas farmacológicas, inmunocitoquímicas y de registro intracelular, está siendo posible empezar a conocer no sólo la estructura morfológica sino también la fisiología y los diferentes circuitos nerviosos que dan lugar a las distintas impresiones visuales [1].

      La Retina es la capa más interna del globo ocular y representa el órgano fotorreceptor, está formada por dos láminas: una interna, delgada y pigmentada y otra externa, más gruesa, que representa la parte nerviosa, compuesta por conos y bastones, que son las células visuales o fotorreceptoras. Presenta una zona amarillenta central denominada mácula lútea y en su centro se encuentra la fóvea central, que representa el punto máximo de la visión. La fóvea central no contiene bastones y los conos se agrupan cerca de la superficie interna. En la mancha amarilla y alrededor de ellas, los conos y los bastones se presentan en las mismas proporciones, pero más periféricamente, los conos disminuyen en número, hasta que en el borde existen solamente bastones. Los conos y los bastones están colocados exteriormente a las otras capas de la retina, de forma que la luz tiene que atravesar todo el espesor de éstas para llegar a ellos. Los estímulos luminosos tienen que atravesar toda la retina para impresionar a estos elementos sensibles. Cuando la luz llega a los extremos dendríticos de estas células visuales y originan el impulso nervioso, éstos siguen en dirección inversa hacia dentro, a través de toda la gama de elementos nerviosos hasta la salida del nervio óptico, en el lugar de entrada de este, faltan ambas clases de células sensoriales, por lo que la luz proyectada en esa región no produce sensaciones visuales, conocida como punto ciego [7,10].

      a) Células de bastones: son neuronas modificadas, sensibles a la luz. Son células finas, filiformes, alargadas, se disponen con su eje mayor perpendicular a la superficie de la retina, contienen un pigmento visual rodopsina o púrpura visual, un cromoproteido cuyo núcleo prostético es el retineno que contiene carotina. La adaptación del ojo a la oscuridad sería debida a la acumulación de púrpura visual, mientras que el deslumbramiento tendría por causa la destrucción brusca de la púrpura visual acumulada. Cuando existe deficiencia de Vitamina A, la retina pierde completamente la facultad de formar púrpura visual, lo que origina la hemeralopia o ceguera nocturna [11].

      b) Células de conos: Son también neuronas modificadas, células en forma de conos. No están adaptados para percibir pequeñas intensidades luminosas, los conos tienen a su cargo la percepción de los detalles y la visión en color [1, 7,9].

    2. 2.2.1 El globo ocular o bulbo:

      Diversas estructuras, que no forman parte del globo ocular, contribuyen en su protección. Las más importantes son: párpados superior e inferior, pestañas, la conjuntiva, glándula o carúncula lagrimal, glándulas de Meibomio, cejas y órbitas oculares [4,9].

      2.2.3 Aparato motor:

      Formado por los músculos estriado esqueléticos extrínseco, unidos directamente al globo ocular que permiten el movimiento del ojo. Los cuatro rectos están alineados con sus puntos de origen, mientras que los dos oblicuos se insertan en la superficie ocular formando un ángulo [4,6].

    3. 2.2.2 Órganos de protección:
    4. 2.2.4 Medios de refracción del ojo:

    1. córnea

    2. humor acuoso

    3. cristalino

    4. humor vítreo

    1. Córnea: es la puerta de entrada de los rayos luminosos, está en contacto con el medio externo y limita con la cámara anterior del ojo. En ella ocurre la mayor parte de la refracción.

    2. Humor Acuoso: es un líquido transparente como el agua, segregado por el epitelio de los procesos ciliares. Contenido entre la córnea y el cristalino, circula desde la cámara posterior a la anterior. Contiene cloruro de sodio, vestigios de urea y glucógeno.

    3. Humor o cuerpo vítreo: es un sistema coloidal hidrófilo, una formación gelatinosa que llena el espacio entre el cristalino y la retina. Contiene una proteína compleja y ácido hialurónico en la parte dispersa y la dispersante es semejante al humor acuoso.

    4. Cristalino: es una estructura transparente, situada entre el iris y el cuerpo vítreo, que semeja una lente biconvexa. Se compone de: cápsula del cristalino, epitelio del cristalino y fibras del cristalino. Posibilita el enfoque de la imagen, sobre la retina [4, 5,9].

  2. 2.2 Estructura anatómica del ojo:
    1. 2.3.1 La visión animal varía según la especie:
  3. 2.3 No todos vemos igual

Hay varios factores que combinados, determinan el tipo de visión que tienen los distintos animales. Aunque diferentes, todos los ojos tienen algo en común: células que reaccionan ante la luz. Tanto en los humanos como en los animales, las imágenes captadas por los ojos son procesadas por el cerebro [2].

Los ojos más sencillos no hacen más que detectar si los alrededores están iluminados u oscuros y los más complejos sirven para proporcionar el sentido de la vista. Los ojos compuestos se encuentran en los artrópodos, insectos y animales similares y están formados por muchas facetas simples que dan una imagen pixelada; no imágenes múltiples, como a menudo se cree [2,12].

Existe una gran diversidad en el número de ojos dentro del reino animal:

Dos ojos al frente: permiten tener una visión en tres dimensiones, porque el cerebro combina la información que capta cada ojo otorgando lo que se llama visión binocular. Pero cada ojo ve algo diferente (hombre y la mayoría de los depredadores).

Dos ojos laterales: posibilita un campo visual amplio y panorámico, aunque con reducida agudeza visual (herbívoros, conejos, peces y muchos otros animales, que sirven de presas).

Cinco ojos: la estrella de mar tiene uno ojo en cada extremo de sus brazos (algunas tienen cinco brazos pero otras cerca de 40), llamados "copas oculares".

Ocho ojos: la mayoría de las arañas tienen ocho ojos, otras tienen seis.

Diez ojos: los cangrejos tienen dos ojos a los costados de su cuerpo, cinco en el "lomo", dos en la mitad de su cuerpo y uno bajo su cola.

Cincuenta a cien ojos: las almejas tienen todos esos ojos acomodados alrededor de su cuerpo [12].

Realizando un análisis desde los organismos más simples hasta los más complejos, podemos ver que muchos organismos simples tienen receptores luminosos capaces de reaccionar ante determinados movimientos y sombras:

 Algunos primitivos protozoos, apenas aprecian la diferencia entre luz y oscuridad, pero otros son capaces de detectar la luz y nadar hacia ella.

Las lombrices de tierra no tienen ojos pero poseen cientos de células sensibles a la luz, ubicadas debajo de la piel, que les permiten orientarse [12].

Los insectos: verán la ubicación del néctar gracias a unas manchas ultravioletas. Poseen ojos compuestos llamados científicamente omatidios, que forman una imagen más o menos rudimentaria. Algunos llegan a dominar los 360 grados por la posición de los ojos en la cabeza y el elevado número de omatidios que poseen. Son sensibles a la luz polarizada; gracias a esto, son capaces de orientarse perfectamente, aun en los días nublados, con poca luz.

Los caracoles: en sus largos cuernecillos tienen un pequeño abultamiento con células sensibles que les posibilita la formación de imágenes, que les permiten orientarse, encontrar fuentes de alimentación o distinguir potenciales enemigos [13].

Los peces: no tienen una visión tridimensional adecuada, más bien estereoscópica, o con profundidad visual, muy reducida. En la medida que los ojos se ubican más hacia el frente en algunas familias, aumenta su sentido de la profundidad. Existen peces con visión bifocal simultánea; son capaces de enfocar objetos cercanos con una parte del ojo, mientras que otra parte enfoca objetos lejanos y todo esto al mismo tiempo, valiéndose de una parte distinta de la retina, denominados "de cuatro ojos", como el Anableps anableps. Mientras que en el otro extremo tenemos los que tienen ausencia total o presencia de ojos muy rudimentarios, como los peces de las grandes profundidades (abisales) o los tetras de las cavernas, Astyanax mexicanus. En este caso el ojo resulta obsoleto e innecesario dado que no hay luz para transmitir imágenes. Sin embargo han desarrollado sustitutos suficientes como para poder comer microorganismos que no serían visibles a otros peces [14].

Pero la verdadera visión se compone por la formación de imágenes en el cerebro. La mayoría de los animales no ven tan bien como los humanos. Excepto los pájaros y los monos [3]. El ojo del animal no es tan bien desarrollado como el ojo humano. El lente es más largo y no tiene capacidad para cambiar su forma tan bien como en los humanos. Por esto, la acomodación, o enfoque, es también menos en la mayoría de los animales. La retina sensible a la luz, no está muy bien desarrollada en los animales, exceptuando a los pájaros.

Los primates, tienen visión estereoscópica, la evolución de la visión en color coincidió con el crecimiento del número de pseudogenes OR y el consiguiente deterioro del sentido del olfato [15]. Sin embargo los monos no han desarrollado una gran agudeza visual ni tampoco una gran visión en la lejanía ni abarcan mucho campo de visión, logros conseguidos por determinadas aves, como las rapaces y otras que tienen grandes desplazamientos aéreos. Por otro lado el hombre sólo abarca el llamado espectro de luz visible, de frecuencia media, y no ve la luz ultravioleta ni la infrarroja, como sí lo hacen otros animales.

Los pájaros: tienen también muy bien desarrolladas las máculas, por esto la mayoría tienen una visión central mejor que la de los humanos [16].

Los ojos de los animales sobrepasan a los de los humanos en la habilidad de ver en la noche. Esto se debe a que los animales tienen células de varillas extras y algo que las personas no tienen; tapetum lucidum. Esta capa especializada junto a la retina intensifica y refleja los niveles de luz más bajos, y la tienen todos los animales excepto los pájaros y los monos. Esto es lo que hace que los ojos de los animales brillen en la oscuridad. Tienen ojos muy grandes que capturan mucha, pero mucha luz, enormes pupilas, reflectores y hasta células especiales aptas para ver en la oscuridad [16].

  • Mapaches: sus ojos parecen crecer durante la noche justamente porque se transforman (sus pupilas se agrandan) para dejar entrar mucha más luz. Es el mismo caso de las lechuzas y los búhos, que en la oscuridad ven 10 veces mejor que el hombre [12].
  • Los perros: cuentan con una muy buena visión durante el amanecer y el anochecer, pues cuentan con muchos más bastones. En estado salvaje, estos momentos del día son en los que más se movilizan para cazar, actividad conocida como ritmo crepuscular, característica en la mayoría de los mamíferos carnívoros [17]. Con respecto a la visión periférica, el campo visual que abarcan es mucho mayor que el del humano, aunque con la dificultad de medir distancias. Los perros, como buenos cazadores, son muy sensibles a la detección de movimientos. Un perro no distinguirá a su amo a una distancia de 300 metros si permanece inmóvil, pero sí lo detectará si éste empieza a moverse [16].
  • El gato: tiene una lente relativamente grande, controlada por músculos más bien débiles. Por lo mismo, no puede enfocar muy bien los objetos muy cercanos y su visión óptima está entre los 2 y los 6 metros. Los ojos del gato están destinados a captar la máxima cantidad posible de luz, y la córnea y la lente son grandes en relación con el resto de dimensiones del globo ocular. Son también muy curvas y la lente está situada muy atrás del globo en comparación con el ojo humano. La retina del gato, le permite ver con una luz al menos seis veces más pobre que el hombre. El gato necesita muchísima menos luz que el hombre para percibir los objetos. Sin embargo es incorrecto decir que los gatos ven en la oscuridad: puede parecernos oscuridad, pero tiene que haber algún indicio de luz para que el gato vea. Debido al gran número de bastones (dispersos sobre una zona relativamente grande de la retina) que contribuyen a la señal de un sólo nervio, la visión felina con luz escasa es un tanto borrosa, no pueden percibir detalles finos u objetos pequeños. Con luz diurna los bastones se vuelven inoperantes y el ojo depende de la visión de los conos [18].
  • Herbívoros: pueden ver en profundidad. Debido a sus pupilas horizontales, pueden percibir mejor las líneas verticales que las horizontales, esto les permite mantener bajo control visual su entorno mientras pastorean [19]:
  • El ganado bovino: no puede percibir objetos ubicados por encima de la línea de la cabeza, a menos que éstos se muevan [20].
  • Los caballos: son sensibles a indicadores de profundidad visual. Sin embargo, quizás deban detenerse y bajar la cabeza para percibir la profundidad del campo visual. Esto puede explicar por qué se frenan bruscamente cuando ven sombras en el suelo. El caballo posee una agudeza visual menor a nosotros; sería como un humano miope y dicromático (ve bien los objetos cercanos, que estén a más de un metro de él, pero no los lejanos). A cambio posee una buena visión periférica del entorno y buen sentido de profundidad de los objetos que están delante de él y muy buena visión nocturna. El ojo del caballo es el más grande de los mamíferos terrestres y esto produce que las imágenes las vea magnificadas en un 50 por ciento (aproximadamente) de como nosotros las vemos [21].

2.3.2 Un mundo de sombra, luz y color:

Como hemos explicado existen dos tipos de células sensibles a la luz a nivel de la retina, estos son los conos y los bastones. Tanto en los bastoncillos como en los conos se encuentran moléculas de un tamaño relativamente grande que absorben los fotones que llegan a ellas y que son las que producen finalmente impulsos eléctricos en el nervio óptico [1].

1. Los bastones: responden a las intensidades de luz, por tanto ; por eso podemos ver de noche con poca luz

2. Los conos: lo hacen a la frecuencia que en la banda de espectro electromagnética conocemos como colores; ayudándonos por tanto a percibir distintos colores.

Por tanto la visión en colores depende de:

a) la cantidad de conos "diferentes" que posea el animal; cada tipo de cono percibe una frecuencia lumínica diferente.

b) Interpretación por parte del cerebro de la combinación de las frecuencias diferentes que recibe [2].

Visión según el número de conos diferentes en la retina

1. Tetracromática: 4 o más conos (las aves, reptiles y peces ; ven el ultravioleta)

2. Tricromática: 3 tipos de conos (hombre y primates).

3. Dicromática: 2 tipos de conos, la inmensa mayoría de los animales.

4. Monocromática: 1 tipo de cono, (Mapaches y salamandras) [21].

Los animales ven colores aunque no los perciben como nosotros lo vemos.

  • Los ácaros: su sentido de la visión en general es muy deficiente. Gran parte de ellos son completamente ciegos, sin ojos; no obstante esto, muchos responden a los cambios de intensidad luminosa gracias a ciertas áreas delgadas y transparentes que se encuentran en la superficie dorsal de su cuerpo [12].
  • Las abejas: en 1914 el investigador alemán Karl von Frisch, pudo comprobar que las abejas tienen un sentido de color especialmente desarrollado, siendo capaces de diferenciar tres colores complementarios, entre varias intensidades de gris: el amarillo, el verde-azul y el azul. El rojo no pueden verlo y fácilmente lo confunden con el negro; en cambio pueden ver el ultravioleta. Por eso es que son atraídas por las flores rojas porque en las flores casi nunca se presenta sólo el color rojo; las amapolas, por ejemplo, que atraen de manera especial a estos insectos, tienen también algo de azul en su composición, pero lo más importante es que reflejan los rayos ultravioleta, perfectamente visibles para las abejas. También pueden llegar a diferenciar el amarillo, el anaranjado y el verde. Pueden distinguir colores pero su sensibilidad comienza en la franja del ultravioleta y llega hasta el naranja. Algunas de ellas no pueden distinguir los rojos de los grises [12,13].
  • Los peces: su visión del color depende de la profundidad o la turbulencia de las aguas, el medio óptico es más claro (arrecifes coralinos, lagos y ríos limpios) en el que todos los colores son igualmente abundantes o bien más "oscuro" y azulado (aguas profundas) o más pardo -rojizo (lagunas y riachuelos fangosos), encontramos en este grupo, desde visión monocromática (ciega al color) y (dicromática) en peces de aguas turbias, (tricromática) en peces de arrecifes coralinos, (tetracromática) en peces de aguas cristalinas de agua dulce, que captan en el ultravioleta [22].
  • Las ranas y sapos: La visión es el sentido dominante en la mayor parte de los anfibios pueden ver en colores y tienen una buena visión, algo importante para animales que dependen de la huida rápida para evitar a sus numerosos depredadores [12].
  • Las estrellas de mar: ven sólo luz y oscuridad, mediante las "copas oculares": llenas de células fotosensibles dentro de la punta de cada brazo, puede ver en muchas direcciones moviendo sus brazos y puede proyectar sus copas oculares hacia afuera para ver mejor. Otros animales con copas oculares son los gusanos marinos, algunos moluscos como las lapas, los crustáceos copépodos y las larvas de animales marinos [23].
  • Los ojos de los animales que viven en las profundidades oceánicas, han desarrollado una sola clase de fotorreceptores (los bastones), capaces de responder frente a estímulos de baja intensidad luminosa, carecen de visión en colores [24].
  • Las tortugas: tienen poca audición, son prácticamente mudas pero, para compensar, tienen buen olfato, visión aguda y una percepción de los colores casi tan buena como la de los seres humanos [12].
  • Los lagartos: tienen párpados móviles y buena visión durante el día, aunque algunos no pueden distinguir los colores.
  • Las serpientes: la mayor parte tienen relativamente mala vista, con excepción de las serpientes arborícolas de las selvas tropicales que poseen excelente visión binocular para localizar a sus presas entre las ramas de los árboles donde los olores serían imposibles de seguir [12].
  • Las palomas: pueden percibir más colores que un humano ya que poseen hasta cinco tipos diferentes de conos [23].
  • Las mariposas: poseen cuatro tipos diferentes de conos. Pueden ver una amplia gama de colores [12].
  • El camarón mantis: tiene por lo menos 12 clases de células sensibles al color y probablemente sea el animal que más colores perciba.
  • Las ardillas: tienen sólo dos tipos de células fotosensibles, por eso ven menos colores que nosotros, posee también sólo dos tipos diferentes de conos [12,23].
  • Mapaches y salamandras: no poseen conos y sólo disponen de bastoncillos en sus ojos, por lo que no podrá percibir color alguno, sino solamente cambios de intensidad de luz: su mundo es un mundo de sombras, en el que las sombras menos oscuras corresponden a más luz y las menos oscuras, a menos luz. Su mundo es en escala de grises [23].
  • Los pulpos: no ven colores, además de bastoncillos, sólo posee un tipo de cono (se necesitan dos como mínimo para distinguir colores).
  • Los animales cuyo cuerpo muestra colores opacos, obscuros y poco llamativos, como en la mayor parte de los mamíferos, excepto en el hombre, generalmente tienen una visión muy limitada de los colores o los ven pero no los perciben de la misma manera que los humano [12].
  • Los animales nocturnos y los que viven bajo tierra como el cururo, poseen en sus retinas algunos conos, su modo de vida principalmente nocturno revela un mundo en blanco y negro. Aves (lechuzas), anfibios (sapos), reptiles (gekos) y roedores.
  • Los animales que ostentan colores fuertes y brillantes, en algunas o todas las estructuras de su cuerpo, como muchas aves, reptiles, peces, insectos y algunas arañas, son capaces de distinguir los colores.
  • Herbívoros: se ha determinado que pueden distinguir colores. Las investigaciones más recientes demuestran que los bovinos, ovinos y caprinos tienen visión dicromática, con conos de máxima sensibilidad a la luz amarillo-verdosa y azul-purpúrea [25]. La mayoría de estas especies ven una gama completa de dos colores, por lo general toda la gama que va del verde al azul [26, 27,28]:
  • Bovino: la creencia difundida de que el toro se enfurece con el rojo del capote no es verdad; lo que le llama la atención es el movimiento del mismo [12].
  • El caballo: algunos estudios demostraron que podía distinguir el rojo y el azul del gris, pero que no diferenciaba el verde del gris [29]. En otro estudio hallaron que la mayoría de los caballos podían diferenciar el gris del rojo, el azul, el amarillo y el verde, pero un caballo no podía distinguir entre el amarillo y el verde [20].
  • Los perros: durante muchos años se creyó que los perros veían en blanco y negro, o que eran ciegos al color. Sin embargo, estudios científicos determinaron que no es así. Y que en realidad, captan las tonalidades de manera similar al ser humano, aunque con una disminución en las gamas del rojo y el verde. Pueden distinguir el azul del amarillo, del rojo o del verde, pero no pueden distinguir el rojo del verde. Pueden ver colores, pero no tantos como vemos los hombres ya que sólo posee dos tipos distintos de conos. Algunos estudios también afirman que los canes ven el mundo con más brillo y menos detalles que nosotros, aproximadamente unas seis veces menos [13, 17, 30].
  • Los gatos: durante muchos años los científicos creyeron que los gatos tenían sólo una visión monocroma, porque no lograban enseñarles a distinguir unos colores de otros (premiándoles con alimento). Sin embargo, los gatos entrenados durante suficiente tiempo llegan a distinguir algunos colores, y se les han hallado conos sensibles al verde y al azul, pero no al rojo. Dándoles tiempo, pueden distinguir el rojo y el azul entre sí y del blanco, aunque ven probablemente de forma muy parecida el verde, amarillo y blanco, y el rojo lo perciben como un gris oscuro [18].
  1. 1) La alimentación:

    Las abejas y otros insectos que se nutren del néctar y polen de las flores, son atraídos principalmente por el color.

    Muchas especies depredadoras pueden localizar sus presas por sus colores, como sucede con muchas mariposas, mayates y otros insectos, que son cazados por diversas aves y reptiles.

    Ciertas arañas de la familia Thomisidae, que tienen la propiedad de poder cambiar de color y adoptar la misma coloración de las flores, donde comúnmente se encuentran, permanecen quietas, sin moverse, esperando la llegada de un insecto consumidor de polen o néctar para atraparlo y comérselo [13].

    2) El atractivo sexual:

    Son bien conocidos los hermosos colores que ornamentan las plumas de muchas aves, las escamas de las alas de numerosas mariposas y una enorme variedad de otras estructuras de una gran cantidad de animales; esto es sobre todo notable en los machos de varias especies que, durante la época de la reproducción, hacen gala de estos colores frente a las hembras, con el fin de atraerlas y excitarlas sexualmente (El pavo real).

    3) La defensa o protección del organismo:

    El mismo fenómeno biológico de poder cambiar de color, imitando la coloración y aspecto del medio, puede tener otra finalidad que la de la alimentación, puede también ser utilizado como protección, para pasar inadvertidos frente a sus enemigos naturales, como sucede con ciertos crustáceos que adoptan la coloración del fondo, confundiéndose con él pasando inadvertidos por sus depredadores. A este fenómeno se le conoce con el nombre de mimetismo (de mimo o imitador), tratándose en este caso de un mimetismo críptico (que se oculta).

    Artrópodos, insectos y algunos ácaros: secretan una sustancia tóxica o de sabor repugnante para protegerse de sus depredadores, los cuales generalmente lo escupen de inmediato al percibir el mal sabor; si llega a ingerirlo, puede suceder que pase por una serie de malestares tales que difícilmente olvide esta desagradable experiencia; en esta forma aprende a reconocer a dichos organismos nada apetitosos, respetándolos en el futuro. Esto se conoce como coloración de advertencia, descrita por el naturalista Alfred Wallace. Las aves asocian los dibujos brillantes al mal sabor, y al establecer esta relación se cuidan mucho de atacar a estos insectos [13].

    Otra forma de protegerse es a través del mimetismo batesiano, en honor a su descubridor, el investigador inglés Henry W. Bates. Muchos seres inofensivos, como las Mariposas, desarrollan un mecanismo de defensa consistente en imitar no sólo la coloración sino también la forma y el comportamiento de la especie de sabor desagradable; protegiéndose de sus depredadores comunes. Los científicos señalan a la especie de mal sabor como el modelo, y a la especie comestible como la imitadora o mimética.

    Los herbívoros de color castaño son capaces de confundirse con las tonalidades de las llanuras en las que pastan, lo que les resulta muy beneficioso porque sus enemigos, como los leones y otros carnívoros, sólo alcanzan a percibir matices de gris. Sin embargo este efecto, llamado mimetismo cromático, también hace que un cuerpo sólido aparezca en relieve sobre el fondo por efecto de las sombras [12]. .

    Una curiosa característica común a muchos animales es que tienen colores más oscuros en la parte superior que en la inferior. Esta propiedad se llama contrasombreado y fue explicada por un biólogo llamado Thayer. Según su teoría, la luz de la Tierra llega naturalmente de arriba, mientras que abajo hay sombras. La coloración del cuerpo del animal, se dispone de tal forma que las sombras desaparecen y el cuerpo se confunde con el fondo creando una forma plana. Los animales herbívoros lo logran mediante una graduación del color o con manchas que cambian en la parte inferior del cuerpo. También las rayas de las cebras y los dibujos de las jirafas producen contrasombreado cuando se observan en la distancia. Además, estos dibujos son disruptivos. El contraste del dibujo y los colores rompe la silueta y evita que se destaque toda la figura. Por eso, aunque un animal de coloración disruptiva es evidente fuera de su medio normal, puede quedar disimulado completamente en un fondo natural. Peces, serpientes y muchos pájaros se benefician de este tipo de coloración [13].

    La visión del ultravioleta ( UV) ayuda a la supervivencia:

     En el reconocimiento entre individuos de una misma especie.

     En la parada nupcial.

     En la alimentación: las frutas, plantas y flores que reflejan UV crean formas atractivas de identificar;

     En la orientación,: las radiaciones UV, altamente polarizadas, guían la migración de aves y peces en la naturaleza;

     En la predación: el camuflaje, donde el color de la piel o del plumaje se confunde con el entorno natural.

     En las profundidades de los océanos, 1.000 m bajo la superficie, donde los rayos del sol ya no penetran, los extraños y fascinantes animales que allí viven han desarrollado sus propios medios de iluminación: órganos que emiten luz verde sirven para guiar el camino y atrapar [24]

    1. 2.3.4 La visión, un factor de supervivencia en el medio natural:

    Actualmente se sabe con certeza que no todos los animales tienen la capacidad de poder distinguir los colores; hay muchos que poseen una magnífica visión, pero todo lo ven en blanco y negro o en tonos de gris; hay otros que tan sólo distinguen el bulto de los objetos; otros más, únicamente pueden percibir los cambios de intensidad de la luz, y por último, los que son totalmente ciegos. Todos ellos, sin embargo, han logrado superar estas deficiencias durante su evolución, logrando adaptarse a las condiciones y cambios de su medio sin mayores dificultades. La mejor prueba de todo ello es que han logrado sobrevivir a través de millones de años, hasta nuestros días [12].

    La visión de un animal responde a sus necesidades:

    En los animales podemos distinguir dos grupos claramente diferenciados, los que son presa y los predadores y su evolución ha tenido mucho que ver con la búsqueda de su propio alimento.

    1. Las presas: tienen los ojos colocados a los lados de la cabeza, para evitar ser comidos mientras comen.

    La vaca, oveja, caballo, búfalo, gacela: tienen los ojos colocados a los lados de la cabeza. La evolución en estas especias ha sido eficaz, al ser herbívoros y posibles presas de otros, la situación de los ojos en los lados les da una visión periférica muy amplia pudiendo vigilar, mientras pace, una mayor zona de peligro [31]. La visión dicromática puede servir para tener una mejor visión nocturna y para detectar [32]. Los animales de pastoreo poseen un sistema óptico muy sensible al movimiento y a los contrastes de luz y sombra. Son capaces de visualizar permanentemente el horizonte mientras pastorean, pero pueden tener dificultades para enfocar rápidamente la vista en objetos cercanos, debido a que sus músculos oculares son débiles [33]. Esto explicaría por qué se sobresaltan cuando algo se mueve repentinamente en su entorno. El vacuno también tiene una fuerte tendencia a moverse desde las zonas de escasa iluminación hacia otras mejor iluminadas [34]. No obstante, no se acercarán a una luz cegadora.

    Los caballos: investigaciones realizadas indican que tienen una banda horizontal de sensibilidad en la retina, en lugar de una FOVEA central, como los humanos [35]. Esto les permite mantener bajo control visual su entorno mientras pastorean.

    Los herbívoros de color castaño, son capaces de confundirse con las tonalidades de las llanuras en las que pastan, lo que les resulta muy beneficioso porque sus enemigos, como los leones y otros carnívoros, sólo alcanzan a percibir matices de gris. Sin embargo este efecto, llamado mimetismo cromático, también hace que un cuerpo sólido aparezca en relieve sobre el fondo por efecto de las sombras [13]. .

    Los bovinos: para evitar a los predadores, tiene un campo visual amplio y panorámico, que abarca los 360º [36]. Su sentido de la visión tiene más importancia que el de la audición [37].

    Antílopes, conejos y aves: tienen los ojos a los lados de la cabeza, Según esta estrategia evolutiva, la visión no es tan tridimensional, pero el campo visual se agranda, permitiéndoles captar los más ligeros movimientos de peligro [31].

    La perdiz americana: puede ver por completo un estadio de fútbol desde uno de los arcos, sin necesidad de mover para nada su cabeza. Esto es posible ya que sus ojos están colocados estratégicamente, en la parte más alta de su cabeza [13].

    2. Los predadores: aprovechan el momento en que las presas comen, para la sorpresa y la emboscada que les van a proporcionar el alimento. Tienen los ojos en el frente y miran en la misma dirección porque necesitan un buen cálculo de la distancia para el ataque. También estas especies ven colores pero solo en la gama "dicromática.

    Las aves rapaces: poseen la mejor agudeza visual conocida, varias veces superior a la humana, aunque sus ojos sean más pequeños que los nuestros. En condiciones ideales de visibilidad, un águila puede divisar a una liebre a más de 3 Km. de distancia, y se ha visto a algunos halcones arremeter directamente contra una paloma que se encontraba alejada a más de 8,5 Km. Félix Rodríguez de la Fuente, gran conocedor de las rapaces, y de los halcones en particular, afirmaba que, si no fuera por la curvatura de la Tierra, un halcón sacre podría ver una Hubara posada en el desierto a más de 10 Km. de distancia. En las aves de presa, los ojos están tan apretados en las órbitas que apenas pueden moverse y el ave tiene que girar la cabeza, a pesar de lo cual es capaz de distinguir con pleno detalle un ratoncillo que se mueve entre la hierba a cientos de metros por debajo [31].

    Las rapaces nocturnas, en complicidad con la luna, las estrellas y el silencio de la noche, cazan conjuntamente con ayuda de la vista y del oído. Para mantener limpios los ojos, las rapaces, al igual que otras aves, disponen de una pantalla, la membrana nictitante, que sube y baja por delante de la córnea limpiándola y humedeciéndola, siendo útil para proteger el ojo de las agresiones de las presas capturadas. [23].

    El búho real tiene un cuello tan flexible que dota a la cabeza de la capacidad para girar casi 270 grados. Esta ave posee una visión aguda, pero como su campo visual es reducido compensa el inconveniente con la flexibilidad del pescuezo. Esa desventaja obliga al animal a volver la cabeza o el cuerpo para observar lo que sucede a sus espaldas.

    Las lechuzas y los búhos, por su parte, ven 10 veces mejor en las oscuridad que el hombre [23].

    Los animales nocturnos, como el mono búho o mono de noche, disponen de unos ojos enormes para desenvolverse exitosamente en la oscuridad.

    Los lobos y otros cánidos, como los perros: como buenos cazadores nocturnos, cuentan con muy buena visión durante el amanecer y el anochecer, ya que poseen una gran cantidad de bastoncillos, En estado salvaje, estos momentos del día son en los que más se movilizan para cazar, actividad conocida como ritmo crepuscular, característica en la mayoría de los mamíferos carnívoros. Están muy bien capacitados para detectar movimientos y calcular distancias, pueden ver en la oscuridad de 4 a 5 veces mejor que el ser humano [23]. Una presa puede volverse invisible si permanece quieta, incluso si se encuentra a pocos metros, de hecho muchas utilizan este mecanismo antes de emprender la huida [13,17].

    Los felinos: además de un excelente oído y olfato, disponen también de una visión muy aguda, que les facilita la búsqueda de los alimentos. Un lince puede ver un ratón a 75 m de distancia [18].

  2. 2.3.3 Beneficios que les reporta a los animales la capacidad de distinguir colores:
  3. 3. Conclusiones:

1. Todas las estructuras que conforman al ojo, como órgano principal de la visión, contribuyen con el proceso de la visión.

2. La visión animal varía según la especie animal: muchos poseen una magnífica visión; unos tan sólo distinguen un bulto; otros únicamente pueden percibir los cambios de intensidad de la luz y algunos son totalmente ciegos.

3. El número de conos y bastones en la retina, determina el tipo de visión en las diferentes especies. Se necesitan al menos dos tipos de conos para ver colores.

4. La visión de un animal responde a sus necesidades; es un factor de supervivencia en el medio natural.

5. La capacidad de distinguir colores, le reporta beneficios a los animales, en la alimentación, atractivo sexual, defensa y protección.

4. Referencias Bibliográficas.

1. Kolb, H.; E. Fernández y R. Nelson (2005): La organización de la retina de los Vertebrados. [En Línea] Abril 2005. Disponible en: <http://webvision.med.utah.edu/KallColor.html> Consulta: Marzo 2006.

2. Wikipedia (2006): Visión. Sistema sensorial. [En Línea] Octubre 2005. Disponible en: <http://es.wikipedia.org/wiki/Color> Consulta: Febrero 2006.

3. Carrillo. F, 2005: La visión. [En Línea] Septiembre 2004 Disponible en: <http://users.rcn.com/jkimball.ma.ultranet/BiologyPages/V/Vision.html> Consulta: Enero 2005.

4. Carreiras, A. (2004): Los sentidos. [En Línea] Enero 2006. Disponible en: <http://www.monografias.com/trabajos7/senti/senti.shtml> consulta: 12 de Abril de 2006.

5. Junqueira,L.C y J. Carneiro (1997): Histología básica. 4a edición. Editorial Masson, S.A. España, pp. 455.

6. Vega, G. (1980): Manual de Histología esquemática. Editorial pueblo y educación. La Habana, Cuba. Pp 257-279.

7. Dellmann, HD. y Esther Brown (1980): Histología Veterinaria. Editorial Acribia. Zaragosa. España. pp 499-469.

8. Sisson, S. y D. James (1982): Anatomía de los animales domésticos. IV. Ed. Instituto Cubano del Libro. La Habana.

9. Traumann, A. y TZT. J. Fiebiger (1970): Histología y Anatomía microscópica comparada de los animales domésticos. Edición revolucionaria.Instituto Cubano del Libro. La Habana Cuba. Pp 436-466.

10. Kimball, J. W. (2006): The Human Eye. [En Línea] Agosto 2006 Disponible en: <http://users.rcn.com/jkimball.ma.ultranet/ BiologyPages/W/Welcome.html> Consulta: Octubre 2006.

11. Laguna, M (2005): Funciones de la retina. [En Línea] Enero 2006. Disponible en: <http://www.e-oftalmologia.com/area_formacion/fisiologia/funciones.html> Consulta: Marzo 2006.

12. Pellegrino, Mariana (2000): ¿Cómo ven los animales? [En Línea] Julio 2005 Disponible en: <http://www.ciudad.com.ar/ar/portales/chicos/nota/0,1437,4554,00.asp> consulta Noviembre 2005.

13. Paloma, Corredor (2005): Así es el sentido de la vista en los animales. [ En Línea] Octubre 2005 Disponible en: aula.el-mundo.es/aula/noticia.php/2000/02/28/aula951507858.html-8k Consulta: Noviembre 2005.

14. Petracini, R. (2005): El ojo y la visibilidad en los peces. [En Línea] Enero 2006. Disponible en: <http://www.elacuarista.com> consulta: 12 Abril de 2006.

15. Gilad, Y.; V. Wiebe; Molly, Przeworski; D. Lancet; P. Svante y M. Planck (2004): Loss of Olfactory Receptor Genes Coincides with the Acquisition of Full Trichromatic Vision in Primates. 2(1). [En Línea] Noviembre 2005. Disponible en: <http://www.plosbiology.org/plosonline/ ?request=getdocument&doi=10.1371/journal.pbio.0020005> consulta: 15 de Marzo 2006.

16. Vainisi. S.J. (2005). Los ojos de su animalito. [En Línea] Diciembre 2005. <http://www.uic.edu/com/eye/LearningAboutVision/EyeFacts/Spanish/LosOjosDeSuAnimalito.shtml> consulta: Marzo 2006.

17. Yabo, G. (2004): Visión canina Vs. visión humana. Rev. Weekeend | Edición 375 - DICIEMBRE 2004 | Argentina. [En Línea] Diciembre 2004. Disponible en: <http://www.weekend.uolsinectis.com.ar/edicion_0375/nota_04/tecnicas_02.htm> consulta: Febrero 2006.

18. Web Personal. (2006): Los sentidos del gato. [En Línea] Enero 2005. Disponible en: <http://www.webpersonal.net/felinia/sentidos.htm> consulta: Noviembre 2005

19. Lemmon, W.B. y Patterson, G.H. (1964) Depth perception in sheep: effects of the interrupting the mother-neonate bond. Science 145, 835-836.

20. Smith, B. (1998) Moving’em: a Guide to Low Stress Animal Handling. Graziers Hui, Kamuela, Hawaii.

21. Web Pastores Zagal (2006): Como ven los colores los animales. [En Línea] Marzo 2005. Disponible en: <http://www.pastoreszagal.com/curiosidades.htm#14> consulta: Enero 2006.

22. Urtubia, VC. (2001): Visión en color de los peces. Rev. Ver y oír, (159) pp 567-575. ISSN 02124394. [En Línea] Junio 2005. Disponible en: Science18November2005:1148-1150 DOI: 10.1126/science.1115248 <http://www.sciencemag.org/cgi/content/abstract/310/5751/1148> consulta: 18 Diciembre 2005.

23. Sotillo, Marta (2005): Mirar, que interesante es eso. Zoología / Reino animal. [En Línea] Mayo 2005. Disponible en: <http://icarito.latercera.cl/enc_virtual/c_nat/animales_colores/> consulta: 18 Diciembre 2005.

24. Palacios. A (2005): No todos vemos igual. [En Línea] Julio 2005. Disponible en: <http://www.ciencia.cl/CienciaChile/publicaciones/pc2.html> Consulta: Febrero 2006.

25. Jacobs, G.H., Deegan, J.F. y Neitz, J. (1998) Photopigment basis for dichromatic colour vision in cows, goats and sheep. Visual Neuroscience 15, 581-584.

26. Arave, C.W. (1996) Assessing sensory capacity of animals using operant technology. Journal of Animal Sciences 74, 1996-2009.

27. Darbrowska, B., Harmata, W. y Lenkiewiez, Z. (1981) Color perception in cows. Behavior Process 6, 1-10.

28. Thines, G. y Soffie, M. (1977) Preliminary experiments on color vision in cattle. British Veterinary Journal 133, 97-98.

29. Pick, D.F.; Lovell, G., Brown, S. y Dail, D. (1994) Equine color vision revisited. Applied Animal Behavior Science 42, 61-65.

30. Tocagni,H. (2005): Los perros ven colores. [En Línea] Marzo 2005 Disponible en: www.htocagni.com/articulos/LOS_PERROS_VEN_COLORES.htm <http://www.htocagni.com/articulos/LOS_PERROS_VEN_COLORES.htm> Consulta Noviembre 2005.

31. Manzanares, A. (2005): Mira como te miro. Natura. [En Línea] Julio 2005. Disponible en: <http://www.laotrainformacion.com/animal13.htm>. Consulta 13 de Febrero 2006.

32. Miller, P.E. y Murphy, C.J. (1995) Vision in dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association 12, 1623-1634.

33. Coulter, D.B. y Schmidt, G.M. (1993) Special senses 1: vision. En: Swenson, M.J. y Reece, W.O. (comps.) Dike’s Physiology of Domestic Animals. 11a. Edición. Comstock Publishing, Ithaca, New York.

34. Grandin, T. (1980) Observations of cattle behavior applied to the design of cattle handling facilities. Applied Animal Ethology 6, 19-31.

35. Saslow, C.A. (1999) Factors affecting stimulus visibility in horses. Applied Animal Behavior Science 61, 273-284.

36. Prince, J.H. (1977) The eye and the vision. En: Swenson, M.J. (comp.) Duke’s Physiology of Domestic Animals. Cornell University Press, New York, pp. 696-712.

37. Uetake, K. y Kudo, Y. (1994) Visual dominance over hearing in feed acquisition procedure of cattle. Applied Animal Behavior Science 42, 1-9.

 

Confeccionado por:

DMV Sonia del Risco Garcés

sonia.delrisco[arroba]reduc.edu.cu

MSc Profesora de Histología.

DMV Nelson Izquierdo Pérez

PhD Profesor de Anatomía Patológica.

DMV Milagros Alonso de León

Profesora de Histología.

Departamento de Morfofisiología de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad de Camagüey, CUBA


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.