El microscopio

Indice
1. Introducción
2. Principales tipos de microscopios
3. Propiedades de las lentes y del microscopio óptico
4. Principales normas de cuidado y utilización del microscopio óptico
5. Partes del microscopio óptico
6. Problemas frecuentes en el manejo del microscopio
7. Bibliografía

 1. Introducción

Los avances científicos son consecuencia de progresos técnicos y de cambios conceptuales. El conocimiento de estructuras y ultraestructuras celulares progresó rápidamente con la utilización generalizada de microscopios (del griego mikros = pequeño y skopein = mirar), instrumentos que permiten observar detalles del objeto de estudio de dimensiones inferiores a 70 micrómetros, los que no pueden ser observados directamente por simple inspección ocular.

2. Principales tipos de microscopios

Existen numerosos tipos de microscopios, adaptados para diferentes usos. Algunos emplean una fuente energética diferente: microscopios de rayos X, ultravioletas, infrarrojo, de rayos beta, de ultrasonidos, electrónicos, protónicos, de neutrones, etc. Por su amplia aplicación y relativamente bajo costo, en enseñanza e investigación se utiliza especialmente el microscopio óptico compuesto de campo claro convencional, perteneciente al grupo de los microscopios ópticos o fotónicos, que utilizan la fracción visible del espectro.

microscopio óptico compuesto de campo claro convencional: El microscopio óptico convencional es compuesto porque posee dos sistemas principales de lentes convergentes (ocular y objetivo), en cambio los microscopios simples o lupas, de menor aumento, presentan un solo sistema de lentes biconvexas o plano-convexas montadas en una armadura metálica. La mayoría de los modelos actuales son binoculares, aunque también los hay monoculares. El microscopio compuesto convencional se denomina "de campo claro" o "de campo brillante" porque todo el campo se ilumina con una lente condensadora común, a diferencia de variedades que utilizan luz difractada, de fondo obscuro. Las muestras que utiliza el microscopio compuesto convencional deben ser traslúcidas y estar teñidas para entregar contraste.

Microscopio de disección o estereoscópico: Corresponde básicamente a dos microscopios compuestos de campo claro de bajo aumento cuyos ejes ópticos presentan cierta oblicuidad entre sí, produciendo una imagen tridimensional clara de bajo aumento (normalmente entre 1,5X y 4OX) y gran profundidad de foco. Puede entregar hasta 2OOX de aumento, pero con pérdida del efecto estereoscópico. dado el espesor de los objetos en estudio, generalmente utiliza iluminación por reflexión. Presenta una distancia de trabajo de entre 32 y 270 mm, apta para manipular el material en estudio. Se usa para observar objetos opacos relativamente grandes.

Microscopio invertido o invertoscopio: Lleva el objetivo y el ocular bajo la platina y la preparación. Dos espejos reflejan la imagen hacia el ojo. Sirve para observar cultivos celulares, bacterianos o plancton (ubicados en cápsulas o en frascos de fondo plano), microdisección, micromanipulación, observación de parásitos, de aglutinaciones serológicas, reacciones de complemento, microprecipitados, observación a través de cámaras al vacío, a baja temperatura, a temperatura alta, en cámara estéril, en caja para substancias radiactivas, en medio líquido espeso, etc.

Microscopio de campo obscuro: Se basa en que substancias con distinto índice de refracción desvían de distinta manera los rayos luminosos, lo cual proporciona contraste a material no teñido, permitiendo visualizar muestras vivas. Un condensador especial bloquea los rayos centrales y deja pasar los periféricos, que se reflejan en la cara interna del condensador, iluminando con rayos laterales que se reflejan o refractan sobre el objeto, el que aparece fuertemente iluminado sobre fondo obscuro. Para evitar que penetren en el objetivo los rayos que emergen del condensador, utiliza un diafragma en el objetivo o un objetivo de abertura numérica inferior a 1,1. Es útil para observar límites y movimientos de pequeños objetos transparentes, tales como quilomicrones, bacterias o espermios, y partículas ultramicroscópicas, pero sin entregar detalles. Requiere una fuente luminosa puntiforme muy intensa, lo cual no siempre es fácil si el material es un ser vivo.

Microscopio de contraste de fases: Se basa en la propiedad de los rayos luminosos de modificar su longitud de onda al atravesar un medio de refracción distinto. Este desfase de las ondas es imperceptible a la vista, pero el microscopio lo transforma en diferencias visibles de amplitud, y por lo tanto de intensidad. Tiene un condensador especial (condensador de Zernike) y placas de retardo o láminas de desfasado. si hay pequeñas diferencias en el índice de refracción en el objeto, los rayos luminosos se retardan o adelantan respecto al haz original. Las distintas densidades originan diferencias de fase entre las ondas luminosas emergentes, que se transforman en diferencias de intensidad luminosa. Permite observar detalles en células vivas, provenientes de cultivos o de animales vivos, y observar material fijado que no puede colorearse. Tiene la desventaja de producir halos y es difícil obtener una alta resolución. Las muestras deben ser muy delgadas y no deben abarcar todo el campo de observación. La fuente luminosa debe ser muy intensa.

Microscopio interferencial: se basa al igual que el anterior en la capacidad de los objetos de retardar la luz; pero en lugar de depender de la luz de difracción de la muestra, envía hacia ella dos o más haces luminosos. Produce imágenes claras y sin halos, con aspecto tridimensional y permite observar estructuras incoloras como si fuesen coloreadas, sin embargo es costoso e incomodo. Existen varios tipos: en el microscopio de Nomarski el rayo incidente tras atravesar el objeto se divide mediante un prisma birrefringente en dos rayos que interfieren entre sí, produciéndose un efecto de relieve característico, en el microscopio interferencial de Baker el sistema óptico divide la imagen y entrega datos cuantitativos (peso seco, espesor, contenido acuoso, etc.) a partir de las imágenes resultantes.

Microscopio polarizador: Se basa en las propiedades anisotrópicas de ciertas substancias, que presentan distinto índice de refracción (cambios en la velocidad de la luz difractada) según la dirección que se considere. Tiene dos prismas de Nicol o dos discos polaroides en planos de polarización perpendiculares entre sí, que absorben los rayos luminosos que vibran en una dirección y dejan pasar los que lo hacen perpendicularmente. Cuando el rayo de luz polarizada incide sobre un objeto que tiene un alto grado de orientación molecular, actúa como si se separara en dos rayos con diferentes velocidades de transmisión polarizados en planos perpendiculares, y el microscopio determina la diferencia de velocidad de la luz proyectada en ambos planos. Es útil para examinar estructuras birrefringentes, como fibras musculares, fibras proteicas del tejido conectivo, gotas lipídicas y fotorreceptores retinianos. Permite medir espesores, concentración de materia seca y contenido acuoso y entrega datos relativos a organización molecular.

Microscopio de fluorescencia: Su fuente luminosa es una lámpara de rayos ultravioleta (UV), los que son invisibles al ojo humano pero se tornan visibles al chocar con un objeto fluorescente. Posee dispositivos que permiten transmitir radiación UV a muestras que la absorben y emiten radiación de longitud más larga. Un filtro impide que los rayos blancos producidos juntos con los UV enmascaren la fluorescencia, otro filtro bloquea la luz UV que podría dañar los ojos del observador y deja pasar la fluorescencia. Sirve para observar estructuras fluorescentes o teñidas con colorantes fluorescentes (fluorocromos). Entrega imágenes de gran contraste y especificidad. Se utiliza para moléculas orgánicas, microorganismos, reacciones antígeno-anticuerpo y diagnóstico de cáncer. Inyectando a un animal una substancia fluorescente permite estudiar procesos metabólicos, tales como formación de orina o secreción biliar. Con inyección directa a nivel celular facilita el estudio de uniones intercelulares y vías nerviosas. Con el método de epifluorescencia, el objeto, previamente marcado con fluorocromo, se ilumina desde arriba por reflexión, de manera que la luz excitadora no atraviesa el espesor del corte y la fluorescencia ocurre en la superficie, dando una mayor nitidez.

Microscopio citofotométrico: Se basa en que diferentes componentes celulares absorben la luz ultravioleta, por ejemplo los ácidos nucleicos absorben la banda de 260 nm y las proteínas la banda de 280 nm. La absorción se mide sobre un fotomultiplicador o por dosimetría sobre placas fotográficas calibradas. Algunas reacciones histoquímicas presentan absorción específica en el espectro visible y se analizan cuantitativamente con este microscopio, por ejemplo si se realiza la reacción de Feulgen se puede determinar el contenido de ADN sin confundirlo con el ARN.

Microscopio en campo ultravioleta: Emplea luz ultravioleta (UV) en la formación de la imagen. Utiliza una lámpara de cuarzo con descarga en vapor de mercurio o de alta presión, lámpara de descarga en hidrógeno o lámparas de arco de cadmio. Mediante filtros, se selecciona la región espectral conveniente entre las rayas espectrales que se forman. Se ideó para incrementar el poder de resolución (0,1 micrómetros), porque utiliza escasa longitud de onda. En la práctica surgen dificultades: la fuente lumínica es costosa, frecuentemente inestable y peligrosa; como la luz UV es invisible y daña a la retina, la imagen se forma en una pantalla fluorescente o en una placa fotográfica; como el cristal es opaco a los rayos ultravioleta, emplea cuarzo o fluorita en lentes, cubreobjetos y portaobjetos. Generalmente usa objetivos con espejos cuyas capas reflectantes envejecen por efecto de las radiaciones UV, inutilizándose. Es útil porque incrementa el poder de resolución, porque entrega un contraste natural y porque absorbe selectivamente longitudes de onda en la región ultravioleta por parte de bases nitrogenadas y ciertos aminoácidos.

Microscopio de barrido confocal: Presenta un sistema de barrido mediante láser que se concentra en un punto de poco espesor. El rayo se desplaza mediante un sistema de espejos y rastrea la preparación punto por punto. La luz que emerge desde un punto se dirige hacia un tubo multiplicador, donde se analiza. Los datos se registran en una computadora, que integra la información y elabora una imagen de alta definición. Se utiliza para reconstruir imágenes tridimensionales que son rotadas para obervarlas desde distintos puntos de vista.

Microscopio electrónico de transmisión: De disposición general similar al óptico, utiliza electrones para formar la imagen. Como los electrones tienen longitud de onda entre mil y cien mil veces inferior a la luz visible, posee mayor poder de resolución que los microscopios ópticos. Debido a las aberraciones de las lentes electromagnéticas y al contraste de las muestras su limite de resolución en la práctica no es tan bueno como el teórico, llegando hasta 0,2 nm en redes cristalinas. tiene un filamento de tungsteno incandescente, una bomba de vacío de alto rendimiento, bobinas electromagnéticas que rodean al haz de electrones a diferentes niveles y un sistema traductor de imágenes con pantalla fluorescente o placa fotográfica. El filamento de tungsteno calentado emite un haz de electrones en el vacío, logrado mediante la bomba. Los electrones se aceleran entre el filamento y un ánodo por diferencia de potencial de alta tensión de 40.000 a 100.000 voltios y se desplazan en línea recta, pero se desvían y concentran por efecto de los campos electromagnéticos formados por las bobinas. Los modelos modernos disponen de dos lentes condensadoras y cuatro que forman la imagen, cuya distancia focal se modifica ajustando la corriente que pasa por los enrollamientos, lo cual permite variar el aumento desde pocos cientos de veces hasta cerca del millón de diámetros. La preparación de los objetos requiere ultramicrótomos de alta velocidad y técnicas especiales de fijación (generalmente con glutaraldehido) y de inclusión (con resinas epóxicas). Las secciones, ultradelgadas (típicamente de 0,1 um de grosor) se tiñen mediante inmersión en soluciones de un metal pesado (uranio o plomo).

a)Microscopio electrónico de transmisión convencional: utiliza un haz fijo de electrones y en la formación de la imagen ocupa los electrones primarios, transmitidos por el espécimen, por eso los cortes deben ser muy delgados, menores de un micrómetro, y no puede utilizarse en el estudio de células vivas.

b) Microscopio electrónico de transmisión de voltaje superalto: es una variedad que utiliza electrones acelerados a tensión de un millón a tres millones de voltios. Los mayores voltajes producen flujos de electrones con longitud de onda más corta, más penetrantes, que dan imágenes menos contrastadas pero con una resolución excepcionalmente alta (0,2 a 0,5 nanómetros). Permite observar objetos gruesos y estudiar volúmenes celulares. Como la energía de los electrones es mayor, la aberración cromático y la ionización de la muestra son escasas, en consecuencia la imagen es más definida y se reduce el deterioro de la muestra. Sirve para observar células vivas en microcámaras.

c) Microscopio electrónico de reflexión: también ocupa un haz de electrones fijo, pero en la formación de la imagen utiliza electrones previamente reflejados en cierto ángulo con la superficie del espécimen, para lo cual emplea una serie transversal de lentes. Sin embargo, presenta una fuerte aberración cromática y la imagen es de baja resolución.

Microscopio electrónico de barrido: La lente condensadora produce un haz fino de electrones, de sólo 0,0015 micrómetros, que barre sistemáticamente la superficie de una preparación previamente recubierta por metal pesado. el haz electrónico excita la emisión de un haz secundario de electrones de menor energía desde la preparación, el que es recogido por un detector de centelleo, que convierte los impactos de los electrones en destellos de luz. Cada destello se amplifica electrónicamente en un tubo fotomultiplicador que barre sincrónicamente con el haz, formándose con la señal resultante una imagen sobre una pantalla de rayos catódicos. Tiene alto poder de penetración, su resolución es de entre 1 y 20 nanómetros y su aumento entre 15 y 50.000 diámetros, según el material, voltaje y distancia de trabajo. Su gran profundidad de foco da a la imagen un impresionante aspecto tridimensional. No se necesitan cortes ultrafinos, utiliza fragmentos sólidos de tejido. Permite observar muestras frágiles por deshidratación controlada.

Microscopio electrónico de transmisión y barrido: Utiliza un haz de electrones exploradores, pero forma la imagen mediante señal eléctrica producida por electrones transmitidos. Un fino haz de electrones barre el espécimen en toda su amplitud. La muestra es muy delgada (1 A). Los electrones transmitidos son captados por un detector y pasan a un fotomultiplicador que entrega información del preparado.

Microscopio de efecto túnel: No utiliza ni luz ni partículas libres como electrones, no necesita lentes ópticas ni electromagnéticas, ni fuentes de emisión de luz o electrones. Su única fuente son los electrones ligados que se encuentran en la muestra formando una nube que decae de modo exponencial con la distancia a la superficie. Se basa en el control preciso de una punta afilada de metal que se desplaza a distancia constante (de aproximadamente un nanómetro) sobre la superficie en estudio. Una computadora traduce los movimientos de la aguja a imágenes, visualizándose la superficie con enorme precisión. Cerámica piezoeléctrica mantiene la distancia por una pequeña corriente de electrones que se "tuneliza" fluyendo entre la punta del microscopio y la superficie. Inicialmente se empleó para observar metales altamente conductores y las moléculas biológicas se cubrían con una película conductora, pero se han obtenido imágenes nítidas de superficies poco conductoras e incluso aislantes. No se puede aplicar aún a células ni tejidos por lo blando de su superficie.

Microscopio de conductancia iónica: Funciona por el mismo principio del microscopio de efecto túnel. La sonda es una micropipeta de vidrio con un electrodo metálico. Mide corrientes de iones entre un líquido conductor que baña la muestra y la micropipeta con el mismo líquido. Cuando la micropipeta está muy cerca de la superficie de la muestra, los iones del baño dejan de introducirse fácilmente en la pipeta y cae bruscamente la conductancia iónica. Manteniendo la conductancia al nivel del punto de caída se mantiene la micropipeta a una distancia constante visualizándose detalladamente la topografía de la superficie barrida. Con la micropipeta horizontal se pueden medir las variaciones de las corrientes iónicas que atraviesan membranas biológicas y visualizar canales iónicos.

Microscopios de rayos X: Utilizan rayos X "blandos" de longitud de onda de 20 a 40 A, lo suficientemente penetrantes como para producir imágenes de células sin alterar, lo cual permite examinar muestras biológicas y analizarlas cuantitativamente en condiciones similares a las naturales. Entregan una alta resolución (120 A) utilizando fuentes de rayos X basadas en la radiación de sincrotrón. Se han desarrollado diversas variedades: microscopio de visualización de rayos X, de contraste de fase de rayos X, de barrido de rayos X, etc.

3. Propiedades de las lentes y del microscopio óptico

El rendimiento y calidad del microscopio óptico dependen principalmente de sus lentes, de la forma en que se combinan y de la iluminación empleada. Un buen microscopio proporciona bastante aumento, ofrece detalles exactos y entrega imágenes contrastadas de contornos definidos. Además, la estructura mecánica debe poseer las características de estabilidad, fiabilidad y comodidad.

Aumento visual:

El aumento visual es la relación entre el tamaño de la imagen producida por el microscopio y el tamaño real del objeto observado. indica el número de veces que la imagen es mayor que el objeto y se expresa en "X", por ejemplo 40 X significa que la imagen es 40 veces mayor que el objeto. El aumento puede definirse como la relación entre el ángulo bajo el cual se ve el objeto con el microscopio y el correspondiente a la visión directa cuando el objeto se encuentra a la distancia mínima de visión distinta. La distancia mínima de visión distinta corresponde a la mínima distancia a la cual el ojo enfoca correctamente un objeto, y es de 254 mm.

El aumento de una lente depende de cómo modifica la trayectoria de la luz que la atraviesa. Mayor curvatura del vidrio produce mayor refracción de los rayos luminosos. Si un haz de rayos paralelos atraviesa una lente biconvexa, las ondas convergen al otro lado en un punto único, el foco principal. Se denomina centro óptico al punto de una lente en el cual los rayos luminosos que la atraviesan no se desvían. Distancia focal es la distancia entre el foco principal y el centro óptico de la lente.

El tamaño de la imagen depende directamente de la distancia focal, por lo tanto el aumento de una lente se puede calcular dividiendo 254 mm (distancia mínima de visión distinta) por la distancia focal en mm. La potencia o poder óptico de una lente, que se mide en dioptrías, es la inversa de la distancia focal, por lo cual el aumento de una lente también puede calcularse multiplicando la distancia mínima de visión distinta por su potencia. Cuanto mayor es la capacidad de una lente para curvar los rayos incidentes, más cerca de la lente está el foco principal, por lo tanto menor es su distancia focal y mayor la potencia. Como el microscopio compuesto posee dos sistemas de lentes que aumentan sucesivamente la imagen, el aumento total se obtiene multiplicando el aumento del sistema ocular por el aumento del sistema objetivo, siempre que la distancia entre ambos sea la correcta (largo mecánico del tubo generalmente 160 o 170 mm) y que no existan otras lentes intermedias.

Resolución:

Si mediante una fotocopiadora se amplía una fotografía de un periódico, se obtiene una imagen grande pero borrosa, se dice que se ha producido un aumento en vacío. con un microscopio en cambio la imagen aumentada presenta mayores detalles estructurales, gracias a su poder de resolución.

La resolución es la propiedad de un sistema óptico de discriminar detalles muy finos. Consiste en hacer visibles como independientes dos puntos muy cercanos entre sí. El inverso del poder de resolución es el límite de resolución (L. R.), distancia mínima entre dos puntos del objeto observados como distintos. Los microscopios ópticos modernos tienen un limite de resolución de 0,2 a 0,4 um, aproximadamente l/20 del diámetro de un eritrocito humano normal. El limite de resolución depende de la longitud de onda de la emisión empleada y del ángulo que forman los rayos más externos que penetran a la lente. Cuanto menor sea la longitud de onda empleada y más ancho el cono de luz, menor será el limite de resolución y en consecuencia mayor el poder de resolución. La medida del tamaño del cono de la emisión que puede admitir una lente se denomina abertura numérica de la lente. El límite de resolución se calcula multiplicando la longitud de onda empleada por una constante de proporcionalidad, relacionada con el grado de superposición de dos puntos para que puedan ser resueltos por el ojo humano (0,61) y dividiendo por la abertura numérica de la lente. Si el espécimen se ilumina con luz blanca, se considera la longitud de onda del verde amarillo (0,55 um), a la cual el ojo es más sensible, por lo tanto el límite de resolución del microscopio usado en seco es de 0, 61 multiplicado por 0, 55 y dividido por la abertura numérica.

La abertura numérica depende de la capacidad de utilizar un mayor o menor número de rayos luminosos en la imagen. Está determinada por el diámetro efectivo de la lente en relación a su distancia focal y por el índice de refracción del medio óptico. Se calcula multiplicando el índice de refracción del medio óptico por el seno de la mitad de la abertura angular. El medio óptico es la substancia que atraviesa la luz entre la lente y el objeto examinado. Para los objetivos en seco (lupa, menor, mayor) el medio óptico es el aire, cuyo índice de refracción es 1,0. Para el objetivo a inmersión es el aceite de inmersión, cuyo índice de refracción es 1,53. El ángulo de abertura es el formado por los rayos más externos que penetran a la lente.

En el poder de resolución intervienen los lentes objetivo y condensador, porque el ocular aumenta de tamaño la imagen producida por el objetivo sin mejorar sus detalles. Puede incrementarse con lentes de mayor abertura numérica. Cuando se utilizan objetivos secos puede aprovecharse un ángulo de abertura máximo de 72 grados, dada la separación entre cubreobjetos y objetivo y de las dimensiones limitadas de la lente frontal. En estas condiciones, la abertura numérica máxima es en la práctica 0,95. También la resolución puede incrementarse aumentando el índice de refracción del medio óptico con el empleo de aceite de inmersión, que mejora además la luminosidad. Utilizando inmersión se pueden lograr valores de aperturas numéricas de hasta 1,40. La resolución se puede mejorar empleando menor longitud de onda (luz ultravioleta, electrones).

Penetración:

Es la capacidad de un sistema óptico de permitir la observación detallada simultánea de varios planos del espesor del espécimen estudiado, siguiendo el eje óptico por sobre y bajo el nivel de enfoque. Corresponde a la profundidad de campo del objetivo. La profundidad de campo es la zona por delante y por detrás del espécimen dentro de la cual la nitidez es aceptable. Se relaciona con la profundidad focal, zona de nitidez que se extiende a cada lado del plano donde se forma la imagen. La profundidad de campo es igual a la profundidad focal dividida por el aumento al cuadrado.

El poder de penetración disminuye a mayores aumentos y se incrementa con aberturas numéricas mayores. Con objetivos de mayores aumentos la disminución de la profundidad de campo se compensa con el mando micrométrico, que permite cambiar la posición de enfoque en forma gradual y controlada.

Definición:

Es la capacidad de producir imágenes de contornos definidos, nítidos y correctos. Los mejores poderes de definición se encuentran en sistemas de lentes objetivos con alto grado de corrección óptica, que eliminan al máximo las aberraciones mediante lentes de diferente índice de refracción y distinta dispersión, y oculares compensados tipo Huygens. Existen lentes con diferentes grados de corrección de las aberraciones: acromáticos, apocromáticos, semiapocromáticos. Los más utilizados y más económicos son los acromáticos, en los que está corregida la aberración esférica de un color y la aberración cromático de dos colores.

Se denominan aberraciones los defectos de corrección del sistema óptico. Las aberraciones cromáticas producen imágenes difusas con un halo coloreado alrededor del campo debido a la diferencia de longitud focal en función de la longitud de onda. Al pasar de un medio a otro de diferente índice de refracción cada color que forma parte de la luz blanca experimenta una desviación diferente. Las aberraciones de esfericidad se deben a que los rayos cuando atraviesan la zona periférico de una lente simple recorren un trayecto algo mayor que cuando pasan por el centro, produciéndose un efecto de prisma. A partir de un foco lumínico puntual se forman imágenes superpuestas de diferentes tamaños, dando una imagen poco nítida de bajo contraste.

Luminosidad:

La luminosidad es la impresión visual de la luz reflejada o emitida por una superficie. La luminosidad de la imagen microscópica depende de la fuente de iluminación condensador, filtros, medio óptico y luminosidad del objetivo. La fuente lumínica más utilizada es la lámpara incandescente. Para una iluminación más eficaz se emplea un filamento compactado, con bobinado en espirales aplanadas o en cortina y bajo voltaje (6 a 12 V). El sistema básico de iluminación más ampliamente utilizado es la iluminación con doble diafragma de Kehler que emplea un diafragma de campo a nivel de lámpara colectora y un diafragma de abertura.

La luminosidad de una lente depende de la abertura dada en valores llamados números f/. El número f/ es el cociente de la distancia focal por el diámetro. La cantidad de luz que recibe el objetivo desde el espécimen se incremento con el cuadrado de su abertura numérica.

Los filtros son discos de cristal de caras planas que se interponen en el trayecto de los rayos luminosos antes del condensador. Los filtros de difusión proporcionan un campo luminoso uniforme, los de luz día son azules y absorben el exceso de radiación amarilla y roja procedente de filamentos incandescentes, los de absorción son grises, absorben determinado porcentaje de luz cuando ésta es excesiva.

Estabilidad:

Las vibraciones perjudican a la microscopía porque el microscopio aumenta los defectos de estabilidad de su sistema. En consecuencia, no pueden obtenerse buenas imágenes si el microscopio es mecánicamente inestable. La estabilidad depende del diseño del sistema mecánico y de su instalación. Se comprueba observando los siguientes aspectos: estabilidad de los movimientos del microscopio equipado con sus accesorios; estabilidad del tubo de observación (no debe deslizarse al apoyar el ojo en el ocular), estabilidad de la platina (no debe oscilar al desplazarse la preparación) y estabilidad térmica (el enfoque no debe afectarse por variaciones de temperatura).

Fiabilidad:

La fiabilidad es la probabilidad del buen funcionamiento de alguna cosa. En el microscopio depende de la estabilidad mecánica, de la estabilidad de las células fotoeléctricas, estabilidad de la iluminación, calidad de los colores, parafocalidad, etc. La calidad de los colores observados depende de tres variables psicológicas tonalidad, saturación y valor. La tonalidad se asocia al color puro dominante, la saturación a su pureza, el valor al porcentaje de gris. Parafocalidad significa que los distintos objetivos tienen distancias focales similares, de manera que el objeto seguirá enfocado después de girar el portaobjetivos múltiple.

Comodidad de empleo:

Se consigue con el diseño adecuado del aparato, por ejemplo ubicación de mandos coaxiales en la base del sistema mecánico, de modo que las manos pueden descansar sobre la mesa, e inclinación suficiente de los tubos binoculares hacia el plano horizontal, idealmente de unos 15 grados.


 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda