Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Cerebro y Sexo - Nueva Concepción de la Sexualidad Humana (página 4)


Partes: 1, 2, 3, 4, 5


Medidas y cómo medir un pene

Si está flácido es más fácil que use una cinta métrica. Se mide desde la base del hueso púbico hasta la punta del glande.

Si está erecto es mejor con una regla. Presione la regla contra su hueso púbico por encima de la base del pene y mídalo hasta la punta del pene. Para medir el grosor use la cinta métrica alrededor de su pene.

Abordemos la gran pregunta que no tiene una respuesta en términos absolutos: ¿Cuánto mide un pene "normal"? Resulta que lo que es normal para una persona no lo es para otra; entonces, la pregunta mejor formulada es: ¿Cuáles son realmente las medidas máximas y mínimas de los penes?

Las encuestas mediante mediciones de penes con muy pocas variaciones en los rangos establecidos para la medición coinciden más o menos en las siguientes medidas. Conviene aclarar que el modo de tomar las medidas en cuanto se refiere a la longitud ha sido siempre partiendo del comienzo del pene, junto al hueso púbico, hasta la extremidad última o final del glande o cabeza del pene. En cuanto al grosor o circunferencia, las medidas se han tomado a dos centímetros y medio del glande es decir, lo que puede ser considerado como el cuerpo del pene. El grosor de los penes oscila entre los 9 y 14 cm de perímetro o circunferencia.

Veamos las varias estadísticas promediadas.

Según muchas estadísticas publicadas establece el tamaño promedio en erección en 14 cm para chilenos, peruanos y latinos blancos; 15 cm para los europeos blancos; 16, 17 y 18 para la raza negra, y de 12 cm para la raza amarilla (chinos, japoneses, etc.) y para los hindúes. Conclusión: las diferentes estadísticas promediadas demuestran que más del 80% de los humanos varones tienen penes igual o ligeramente más pequeño al promedio (14,15,16), dependiendo de la nacionalidad o color de piel.

¿Cuántas mujeres europeas estarían dispuestas a preferir 3 centímetros o menos de pene casándose con un japonés petrolero con tan sólo 12 centímetros, a cambio de más comprensión y amor, comodidades materiales para ella y buena educación para sus hijos y darle participación orgiástica a los mas variados, costosos y sofisticados juguetes sexuales para proporcionarle los mas gratificantes orgasmos? ¿Qué mujer de cualquier nacionalidad sacrificaría su vida al lado de un hombre maltratador física y sicológicamente, alcoholizado, mujeriego y pobre intelectual y económicamente porque tiene un pene de mas de 20 centímetros de largo y 15 cm de circunferencia?

Por lo general las mujeres blancas que desarrollan gusto por los negros lo hacen pensando en sus vaginas anchas y profundas. Sería interesante saber cuántas mujeres chinas y japonesas están casadas con africanos.

Lo que sí debe tener en cuenta un hombre es que su erección es muy vulnerable a una deficiente ejercitación de su pene, a problemas de drogadicción y sobre todo a problemas sicológicos y especialmente a la ansiedad que experimenta un hombre que no está seguro de poseer un pene de tamaño adecuado.

¿Qué tan grueso debe ser el pene? Todas las vaginas son flexibles y capaces de adaptarse a cualquier grosor de pene tanto como lo es el esfínter anal para adaptarse a cualquier grosor de los excrementos fecales, hasta cierto límite, porque hay defecadas que nos han resultado dolorosas. El músculo que irradia la vagina y el esfínter anal (pubococcigeo) puede y debe ejercitarse para darle buena tonicidad en el momento de querer apretar un pene. Si bien es cierto que las vaginas son elásticas, esta elasticidad tiene su límite. Por obvias razones una vagina pequeña y estrecha no tendrá la misma capacidad para recibir un pene de las medidas consideradas ENORME (más de 20 cm). Así que la respuesta es: depende del tamaño de la vagina o del dominio que se tenga del músculo pubococcigeo. Ya daré algunos ejercicios y recomendaciones.

No pierda de vista que el promedio mundial de profundidad de una vagina es de 10 o 15 centímetros y es sobre todo sensible al inicio en el llamado punto G y en las partes externas como labios vulvares y clítoris, sin olvidarse que toda la fuerza del sexo está en el cerebro en ambos sexos.

Efectos positivos de una buena información

El sólo hecho de conocer el resultado promedio dado por todos los realizadores de esta clase de encuestas es tranquilizador para cualquier adolescente que ve como crece su pene después de los doce años de edad. Saber que los tamaños de los penes es tan variado como lo son las formas y los tamaños de ojos, boca, etc. es bastante alentador

Todos las sexólogas y sexólogos del mundo están unánimemente de acuerdo que un mayor tamaño del pene no proporciona mayor excitación en la mujer a no ser que forme parte de sus fantasías sexuales como las experimentadas por los hombres que prefieren los senos grandes; pero en términos anatómicos, como hemos visto en este manual, la mayor sensibilidad de la vagina está en sus primeros 5 centímetros de profundidad y en el clítoris, por lo tanto el tamaño poco debe importar.

--Un hombre llega al consultorio de un cirujano con el deseo de agrandarse el pene, el cirujano le pregunta de qué tamaño lo desea, el inconforme hombre mira al cirujano a quien se le nota por encima del pantalón poseer un pene grande y después de mirarle responde: así como el suyo. El cirujano le pregunta al paciente: ¿El suyo se para, logra rígidas erecciones? El paciente responde: todo el tiempo y bien tieso. El cirujano propone: se lo cambio por el suyo.

Es cuestión de preferencias

¡Todo es cuestión de preferencias! Por lo tanto es necesario un diálogo abierto, sincero y sin tapujos. Así como hay hombres que las prefieren rubias, altas, de ojos azules, también los hay que las prefieren bajitas, morenas y de ojos negros. ¿Es determinante y condición sin ecuanum que un humano (hombre o mujer) sea alto o bajito para conseguir pareja? La verdad es que en las calles vemos hombres y mujeres muy desiguales en estatura y que no ha sido óbice para estar felices juntos.

-Una persona que creía ser un maíz va a un siquiatra quien logra convencerlo de que no es un maíz y el paciente feliz le cuenta a todos sus amigos y parientes que él ya está convencido que no es un maíz. Una tarde en una celebración en el patio de la casa un pariente lanza una gallina cerca a esta persona que se creía un maíz, quien al verla sale corriendo despavorido. Un amigo lo alcanza y le pregunta por qué corrió asustado si ya está convencido que no es un maíz y él responde: sí, pero quien convence a la gallina-

Siempre se ha dicho que cada oveja con su pareja. Por ejemplo, si una mujer conoce a un hombre que por mil motivos psicológicos tiene preferencia por los senos grandes y ella es mas bien de senos pequeños; ella puede estar muy segura de su cuerpo y de su capacidad para el disfrute sexual, pero si él no logra superar su obsesión por los senos grandes, lo más prudente y recomendable es que ella se aleje a tiempo. De igual manera, un hombre puede traer en su historial, como amante, la seguridad de tener un pene de tamaño promedio con excelentes erecciones, pero si conoce a una mujer que es obsesiva por los penes grandes, pues lo más prudente y recomendable es que si después de usar todas sus habilidades para satisfacerla, nota que ella en particular quedó insatisfecha con el tamaño de su pene, acepte que no es pareja para esta gallina que no ha dejado de pensar que usted es un maíz de pene pequeño. Recuerde el ideal, en términos anatómicos, una liebre con una cierva, un toro con una yegua y un caballo con una elefante.

¿Qué quiere realmente una mujer de un hombre? Entre muchas otras cosas una mujer quiere valores como la lealtad o fidelidad, honestidad en cuanto a querer permanecer poco o mucho tiempo a su lado, intimidad abierta y sin inhibiciones dispuesto a dar placer, apoyo emocional y económico, comprensión y amor y hasta donde yo sé estas no son cualidades de un pene, esté flácido o erecto, sea grande o pequeño.

Vayamos sacando algunas conclusiones: El tamaño no es determinante en términos absolutos, pero si tiene importancia en términos relativos. Lo importante es lo buena y gratificante que pueda ser una relación sexual y conyugal dentro y fuera de la alcoba, pues una relación en pareja no se debe reducir a la cópula sexual. La habilidad es mucho más importante que el tamaño. El mero hecho de tener un pene grande no garantiza por sí solo la excitación propia y de la pareja. Por supuesto, tampoco es un problema tener un pene grande, pues la vagina de tamaño promedio es sumamente elástica y se adapta a grosores que van desde un pequeño tampón menstrual hasta la cabeza de un bebé; pero sin perder de vista que no todas logran dilatar indefinidamente, por eso muchos nacimientos se hace por cesárea. En todo caso, un pene grande funcionará bien con una vagina de un tamaño que sea capaz de ceder hasta el tamaño del pene de la pareja. Aunque sería absurdo ir en busca de la talla apropiada, como el que se compra unos zapatos o brazieres, porque esto es imposible, lo que sí es obvio es que existen tallas. Existen vaginas estrechas y cortas, anchas y profundas, del mismo modo que existen penes delgados y cortos, gruesos y largos. Son variaciones, pero no por ello son mejores o peores. Todo es cuestión de preferencias y la confianza mutua para brindar o solicitar los estímulos que le resultan más gratificantes.

Es importante hablar de sexo con su futuro o futura amante para no tropezar con desagradables sorpresas: sadismo o masoquismo o cualquier enfermedad de transmisión sexual no revelada a tiempo. La Biblia dice: "de la abundancia del corazón habla la lengua"

Es práctico desnudar nuestras mentes antes que nuestros cuerpos. Son tantos los falsos conceptos e inhibiciones que no permiten disfrutar de un buen sexo que muchos quedan tristes después de hacer el amor; sienten complejos de culpa, se arrepienten.

Continuando con la cuestión de preferencias; sugiero investigar por Internet escribiendo en cualquier buscador (Google o Yahoo) las palabras: tamaño del pene. Yo he seleccionado los comentarios más frecuentes de mujeres y hombres amparados por el anonimato para expresar con bastante sinceridad sus opiniones acorde a sus experiencias, conocimientos y preferencias.

Sé que el tema es tabú y puede resultar ofensivo para algunas personas, por lo que de antemano solicito tolerancia con las opiniones diferentes a las propias. Prefiero omitir los nombres dados, (casi nadie escribe el verdadero) pues lo que importa es lo que la gente piensa al respecto. Veamos algunas opiniones:

Opiniones dadas por la Internet

Yo soy de las que prefiere la técnica al tamaño. Prefiero a un hombre que sepa hacer lo suyo, de tal manera que me haga disfrutar hasta sentir que estoy en la gloria y que me deje con ganas de hacerlo nuevamente, antes que uno con su miembro bien grande que me deje después sin poder ni caminar y sin ganas de verlo nuevamente.

Lo que hace a un macho humano, ser un buen hombre, es su capacidad de amar y no la de copular. ¡Eso lo hace cualquier animal!, ¡fíjense en los perros!

Existe el falso rumor de creer que los homosexuales se interesan más en el tamaño del pene que los heterosexuales, que cosa más falsa. Estudios serios han revelado que muchas parejas de homosexuales se masturban mutuamente manual y oralmente y que un gran porcentaje no recurren a la penetración anal para eyacular. Equivocadamente se cree que los homosexuales lo tienen grande. Soberana mentira, muchos hombres por creer que lo tienen pequeño para satisfacer una mujer terminan por probar penetrar analmente a otro hombre y terminan prefiriendo relaciones homosexuales. En términos generales la preferencia sexual guarda poca relación con el tamaño de los penes, se lo digo yo como urólogo homosexual.

Mi novia me dejó, porque lo tengo largo, 20 cms; dice que le duele mucho. Al parecer se buscará otro que lo tenga más pequeño. No todo es felicidad.

Hace muchos años conocí a una mujer de 30 años, con bastante experiencia sexual, cuando yo apenas tenía 18 de edad. Una tarde después de ver cómo gritaba de placer mientras lograba uno de sus explosivos orgasmo le pregunté: ¿Qué tamaño de pene prefieres? Y ella me respondió con otra pregunta ¿Tú que prefieres: meterte una panela en la boca que no puedes mover, o un buen caramelo que no se derrita tan pronto, que te permita moverlo dentro de tu boca de la forma que más te plazca y durante todo el tiempo necesario para quedar satisfecha? Antes de yo responder agregó: mi amor en cuestiones de pene «no importa ni lo largo ni lo grueso, sino el tiempo que dure tieso» y esto te lo digo yo que tiene un marido que lo tiene enorme para mi vagina que es normal y no ha parido aún. Desde aquella bendita tarde empezó mi afición por hacer striptis a las mujeres con las que compartía intimidad sexual conmigo; no sólo las provocaba divertidamente, sino que la animaba para que también se relajaran a la hora de desnudarse. Porque por más liberado que uno se crea nunca se pierde el pudor y un poco de timidez en el momento de desnudarse frente a otra persona por primera vez y mostrarle sus 15 cm de pene

El mío es chiquitito, apenas lo mínimo exigido, pero igual la paso chancho, exijo y escojo mujeres con sus elásticos vaginales buenos y no vencidos. En resumen los penes de caballero son para vagina de señoritas; y las huascas son para las burras y desfondadas.

El tamaño sí importa yo, de hecho me beneficio con ello. Tengo dos amigas casadas, cuyos maridos tienen una herramienta larga y gruesa, y lo pasan bastante mal (otras son mas honestas y se separan) Y aquí viene, su normal servidor, de 15cms., que las mantiene contentas.

Para un altísimo porcentaje de las mujeres el placer sexual está básicamente centrado en el clítoris, pero también las hay (aunque muy pocas) que su placer está centrado en la penetración vaginal y si una mujer de éstas después de varios partos queda con una vagina muy dilatada y flácida, es ella quien debe ejercitar su pubo-cóccigeo para recuperar la plasticidad vaginal o decirle a su marido que piense en la compra de un pene grande como ayuda sexual.

A los hombres que sufren del complejo por el tamaño del pene lo invito a que visite una tienda de ayudas sexuales para que observe que mientras hay uno o dos penes gigantes para casos pocos comunes, existen cientos de penes pequeños y en su mayoría de tamaño promedio prácticamente idéntico al suyo.

Muchas de mis amigas opinan que el tamaño sí importa, yo por mi experiencia puedo decir que más allá de una cuestión de tamaño, es algo que tiene que ver con la química, con esa sensación exquisita que te provoca estar con una persona. Desde el beso inicial hasta las caricias que lo siguen, el roce de las manos y las palabras calientes que se digan, hacen el momento ideal, hacen el cuerpo ideal y por supuesto el miembro ideal para tener una buena experiencia sexual.

Largas, cortas, gruesas, flacas, en fin, no conozco a la primera mujer (y conozco bastantes) que cargue en su bolso un metro para medírselo a los hombres antes de llevarlos a la cama. Más que el tamaño, antes están los dientes limpios, buen aseo, buen vestir, buena conversación y especialmente bailar bien.

Las mujeres me dicen que mi pene es muy pequeño (sólo mide ocho centímetros y es demasiado delgado), pero una chica que conocí, me dijo que mi pene era rico. Ella se lo goza, porque es para eso. Las chicas que tengo no sienten miedo de tener relaciones, mientras otros que lo tienen de 20 a 25 cm. se mueren con las ganas de hacerlo como yo, por atrás y tienen que eyacular rápido porque después de más de 10 minutos comienzan a proporcionar dolor.

Yo creo que es muy relativo este asunto. Mi pene no debe medir más de 14 cm, pero mi pareja es una chica pequeña que tiene poco fondo, por lo que mis 14 cm son más que suficiente; además ella llega al orgasmo únicamente mediante la masturbación del clítoris.

Si se me presenta una mina (mujer) con mucho fondo o más grande que yo, bajo y le aplico un buen cunilingus.

Lo que hay detrás de la herramienta es lo que vale. La herramienta puede ser muy útil, pero siempre en manos de un artesano virtuoso, sencillo y experto.

Conclusión

Con todas las reflexiones anteriores cualquier lector está en capacidad de sacar sus propias conclusiones, pero yo quiero compartir las mías respondiendo a las dos principales preguntas: ¿Importa el tamaño del pene? ¿El tamaño del pene y de la vagina influye en la capacidad de recibir y dar placer a la pareja?

Respondamos la primera pregunta: ¿Importa el tamaño del pene?

Sí, definitivamente sí importa, pero veamos cuándo y por qué; ya que este tipo de pregunta no tiene una única respuesta absoluta, sólo se pueden dar respuestas relativas.

Sí importa el tamaño en el caso de que coincida un pene claramente pequeño con una vagina claramente ancha y profunda. En este caso no se producirá un roce tan intenso como el que se podría dar si los tamaños fueran más acordes.

Sí importa el tamaño en el caso de que coincidan un pene claramente grande con una vagina claramente estrecha y poco profunda En este caso se pueden producir dificultades en la penetración y dolores durante el coito y daños internos reportados en muchas clínicas. Muchas mujeres vírgenes de vagina estrecha y corta se han asustado tanto con un pene grande y sufrieron tanto en la primera penetración que han decidido separarse y para ellas se convierte casi que en una exigencia que el próximo hombre lo tenga pequeño. Es decir, que sí importa el tamaño para algunas mujeres que pueden ver un pene llamativamente grande como amenazante, molesto, capaz de producir dolor.

Sí importa como factor visual de atracción en el inicio de una relación con una mujer de mucha experiencia con muchos hombres, a quien le despierta morbo un pene grande que es capaz de recibir dentro de su vagina; igual que a algunos hombres les despierta morbo los senos grandes. Todo es cuestión de preferencias, de acuerdo a experiencias previas y a factores psicológicos. A algunos hombres no les despierta el más mínimo morbo los senos grandes, por el contrario les parece anti-estéticos, y sus esposas de senos pequeños no han querido ni han necesitado de implantes mamarios. Otro tanto podemos decir de preferencias por el tamaño de los penes.

La segunda pregunta ¿El tamaño del pene y de la vagina influye en la capacidad de recibir y dar placer a la pareja?

Sí y no. Sí, si la mujer tiene dentro de sus fantasías y preferencias morbosas estar con hombres de penes grandes, mujeres que por lo general no han tenido dificultades en encuentros sexuales con hombres de penes grandes gracias a que su vagina es ancha y profunda y por tanto tienen mayor capacidad de ser penetradas sin quedar maltratadas.

Si tiene importancia el tamaño del pene para una mujer de vagina ancha y profunda que después de muchos partos le ha quedado flácida y mucho más si es de las que su orgasmo es más vaginal que clitoral o de punto G.

Si una viuda ha sido penetrada por un pene grande y se ha acostumbrado a sentir ese pene durante más de 20 años de matrimonio, a sentir sus orgasmos con ese pene, si después de enviudar se vuelve a casar con un hombre de pene pequeño o normal no será igual; ni para él ni para ella.

Si importa el tamaño para las que tiene escasa o nula lubricación vaginal y dilatan poco.

No, si la mujer es de las que logra el orgasmo básicamente con la estimulación directa del clítoris y no gusta de la penetración sin importar el tamaño del pene; y es el caso de las mujeres bisexuales que durante su experiencia lésbica no usa pene artificial con su compañera y obtiene su orgasmo estrictamente clitoral. Tampoco tiene importancia el tamaño del pene para una mujer oriental cuyo músculo vaginal está tan ejercitado que es capaz de succionar un cigarrillo, que fuman con la vagina; esto lo digo con certeza porque he leído bastante sobre sexo tántrico y por si las dudas por la Internet están circulando un video de una mujer que fuma con la boca de abajo; y si a esta mujer de raza amarilla que por lo general tienen yoni o vagina de cierva, es decir estrecha y corta, no tiene dentro de sus preferencias los hombres con pene de toro o de caballo, sino los de liebre, con esta mujer nada tiene que hacer un costeño o africano con un pene de más de 20 cm de largo y más de 15 de circunferencia.

No importa ni el tamaño del pene ni de la vagina para una pareja que prefiere consumir cocaína y beber alcohol todo el tiempo porque se sabe que ambas drogas en exceso eliminan la libido en ambos sexos.

No importa el tamaño del pene en una pareja donde él es homosexual y ella es lesbiana, este tipo de pareja existen en la vida real por conveniencia social o porque desean permanecer juntos por lo hijos.

El tamaño del pene no importa para las mujeres que prefieren la estimulación adecuada del clítoris y del punto G mediante las posiciones adecuadas, para las que prefieren que le acaricien todo el cuerpo, más que el estímulo logrado con el roce de la penetración.

No importa para las mujeres que tiene escaso impulso sexual, que sienten más placer salir de compras con una generosa chequera.

Un lugar del cuerpo en el que el tamaño sí es importante es el abdomen (no el pene). Si la barriga cuelga sobre los genitales, da la impresión de que el pene es más pequeño de lo que es en realidad. Para esto lo mejor es estar en buena forma física y mantener un peso adecuado.

Lo cultural cuenta mucho, por ejemplo en algunos pueblos ribereños relacionan la hombría con el gusto y resistencia que se tenga para las bebidas alcohólicas; por lo general todos los hombres son "buenos" bebedores. Muchas cantinas tienen las sillas y mesas en la calle a la vista de los transeúntes, y una buena cosa es decirle a alguien: te vi tomando en x lugar. Muchos padres de familias llegan a creer que sus hijos adolescentes varones que no beben alcohol corren el riesgo de ser tratados como maricones (homosexuales). Así como no se necesita de muchos argumentos para demostrar a un padre (no caribeño o costeño) que la hombría de un hombre nada tiene que ver con su capacidad de beber alcohol, así mismo debería ser demostrar que la hombría de un hombre o la feminidad de una mujer nada tiene que ver con el tamaño del pene o de la vagina o de sus senos, respectivamente. Lamentablemente, en algunas sociedades, debido a la cultura machista, al tamaño del pene le asignan mucha importancia y un sin número de significados como la hombría, la virilidad, el poder del hombre y la capacidad de brindar placer sexual a la pareja. Sin embargo, estas características que se le han asignado al tamaño del pene no son ciertas y no definen al humano varón como hombre o tener mayor disposición para una vida sexual satisfactoria.

¡Por Dios! los humanos, hombre o mujer, somos mucho más que el tamaño de nuestros genitales.

Para terminar un chiste: Si su miembro viril mide 8 cm. o más, es un PENE; pero si mide menos de 8 cm, es una PENA.

Con toda la información dada respecto al tamaño de los penes y vaginas espero que muchos hombres y mujeres hayan hechos conexiones cerebrales como para que dejen de sentir Pena por el tamaño de sus penes y vaginas. Espero que las mujeres estén más dispuestas a ejercitar los músculos de las vaginas y los hombres a no reducir sus relaciones sexuales a la penetración coital y no olviden que también tienen manos, bocas, lengua, sentimientos, billetera, responsabilidades emocionales y materiales para con sus parejas. Otra tanto hay que decir de las mujeres para con los hombres.

Dada la capacidad de las vaginas para adaptarse a varios tamaños de penes, para ellas no ha constituido mayor preocupación; pero definitivamente para los hombres el tamaño del pene debe estar en función del tamaño de la vagina de la mujer o de la capacidad muscular de la vagina para apretar a los de penes pequeños. De ahí que en realidad el que un hombre la tenga más grande que otro sólo sirve de algo si su mujer tiene una vagina más grande que la del otro o que alguna de ellas lo prefiera grande. Así como no todas las mujeres recurren a implantes mamarios para disfrutar más en la cama o para que disfrute su pareja; así mismo no todos los hombres desean agrandar o achicar su pene.

Si a pesar de todas las reflexiones anteriores usted desearía tener un pene más grande veamos las posibilidades reales para lograrlo.

Técnicas y aparatos disponibles para agrandar el pene

Un pene es considerado demasiado pequeño, desde el punto de vista clínico, cuando mide menos de 7.5 centímetros en erección, y aún siendo así de chiquitico, no representa un problema físico para la salud sexual teniendo en cuenta toda la información dada con respecto a la satisfacción sexual de la mujer. Está perfectamente documentado en este manual que aún con un micropene como estos se puede llevar una vida sexual sana y activa y cómo nada tiene que ver con la fertilidad se puede ser un padre responsable y feliz. A estos hombres les recomiendo que vean películas porno de lesbianas para que observen que se estimulan mucho el clítoris y simultáneamente se meten la punta de uno o dos deditos, para que deduzcan que no se necesita un pene grande.

Al 79% de las mujeres no les importa la longitud del pene de su pareja y al 69% tampoco les importa el grosor: Puede ser grande, puede ser grueso, igual no es importante; lo que sí lo es el tiempo que dure tieso y lo buen hombre que usted sea: fiel, económicamente responsable, buen padre, sexualmente complaciente con todo su cuerpo (boca, manos, lengua) y con el buen uso de ayudas sexuales como consoladores, vibradores, etc.

Según muchos estudios los hombres se equivocan al creer que todas las mujeres exigen penes grandes; por el contrario esto ha sido más preocupación de ellos que de ellas.

Si usted lee cualquier página Web donde comercializan métodos y aparatos para alargar y engrosar el pene va a leer afirmaciones sobre la necesidad de tener un pene grande para dar y obtener satisfacción sexual y por lo general no son muchos los argumentos por no poder sustentarlos con datos reales y científicos. La mayor parte de la literatura de estos sitios Web se centra en convencer a los posibles clientes de las bondades del método o aparato ofrecido.

Escriba, alargar y engrosar el pene o simplemente tamaño de pene, en cualquier buscador por Internet (Google o Yahoo por ejemplo) y sorpréndase con la abundancia de avisos que anuncian bombas de succión, píldoras, pesas, y cirugías, que supuestamente sirven para aumentar el largo y grueso del pene.

Antes que pensar en mejorar su vida sexual vía bisturí, bomba de succión o píldora mágica, el camino es por el lado de ejercitar sanamente su pene y leer más sobre las necesidades físicas y emocionales de las parejas.

Por el momento no hay investigación científica ni asociación médica de buen prestigio que avale la efectividad de los métodos y aparatos ofrecidos. No hay ninguna investigación científica seria que valide las afirmaciones hechas en tales anuncios publicitarios y la mayoría de las veces su principal sustento está en unas fotos de antes y después fácilmente manipulables a conveniencia con Photoshop.

Hay que ser muy prudentes porque no todos los métodos disponibles logran los resultados que ofrecen y, lo que es más importante, en muchos casos se compromete la salud del órgano masculino con métodos de dudosa eficacia y alto riesgo.

Analicemos los métodos más comunes: estiramientos con pesas; cámaras de succión al vacío; píldoras, lociones y tónicos; cirugía cosmética y por último al que le dedicaré un poco más de tiempo, al método natural con ejercicios porque ese método más que ayudar a incrementar el tamaño sí es efectivo para lograr excelentes erecciones, que es lo que realmente importa para poder copular con eficacia, por eso lo explicaré dentro del tema de las deficiencias sexuales.

Estiramientos con pesas

Este método ha funcionado para algunas tribus porque es algo que se practica por mucho tiempo y desde temprana edad cuando se está aún en crecimiento. También es cierto que muchas tribus han abandonado esta práctica porque el exceso de presión sobre el nervio dorsal, que se encuentra en la parte superior del pene, ha sufrido daños irreversibles.

Por tiempo prolongado puede obtenerse unos centímetros de largo, pero se corre el riesgo de atrofiar los ligamentos sino se hace correctamente. En casos extremos puede correrse el riesgo de someterse a la amputación del pene en caso de infección severa.

Las cámaras de succión al vacío

Las cámaras de succión al vacío llevan sangre al pene y lo hace crecer momentáneamente, pero al día siguiente el pene vuelve a su tamaño normal. Estas cámaras utilizadas moderadamente y alternada con ejercicios naturales es de gran ayuda para tratar impotencias y eyaculación precoz, pero es muy poco lo que realmente logran agrandar o engrosar el pene. El uso repetido por mucho tiempo puede dañar los tejidos elásticos del pene.

Píldoras, lociones y tónicos

Cualquier solución rápida y sin esfuerzo, está condenada al fracaso total y el riesgo es altísimo. Píldoras, lociones y tónicos, plata perdida y peligrosísimo ingerir vitaminas, minerales, hierbas y hormonas que el organismo no está necesitando.

No crea en el argumento de que por ser productos naturales no provoca ningún efecto secundario; pues al fin y al cabo la mayor parte de medicamentos son extractos de plantas.

¿Usted conoce alguna droga que hace crecer a los humanos? Con píldoras, lociones y tónicos, vienen estafando a los calvos y ahora lo están haciendo también con el complejo de muchos hombres.

Si está decidido a perder tiempo y dinero consulte a su médico de confianza para que no exponga la salud del cuerpo que sostiene su pene.

Cirugía cosmética

La Asociación Urológica Americana, la Asociación Americana de Cirugía Plástica y la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos han hecho pública su pronunciamiento en contra de los procedimientos cosméticos para alargar y engrosar el pene. La cirugía para alargar un pene consiste en cortar el ligamento que une al pene con el hueso púbico, y en mover piel del abdomen hacia el pene. Cuando se corta el ligamento, el pene se ve más largo, siendo el mismo de antes, porque queda expuesto una parte de él que antes estaba dentro del cuerpo. Cortar este ligamento puede producir una erección con un ángulo diferente y extraño, inclusive puede quedar apuntando hacia abajo. En este caso se puede decir literalmente que queda con barra al piso. La cirugía para engrosar consiste en inyectar grasa en el pene extraída de la nalga o del abdomen o de cualquier otra parte del cuerpo propio o ajeno.

La sociedad Americana de Cirujanos Plásticos dice que inyectar grasa en el pene: "es un procedimiento cosmético nuevo no probado y de desconocida seguridad" Los riesgos potenciales son: pérdida de sensibilidad, hinchazones, bultos y aglomeraciones de grasa, sangrado excesivo, desagradables cicatrices, incontinencia urinaria, dolor persistente y hasta impotencia. El riesgo es muy grande, muchos pacientes han tenido que someterse a más operaciones para corregir deformaciones sufridas.

Mientras el aumento de los senos en mujeres es una cosa muy común en nuestra época, desafortunadamente para el hombre la operación de agrandamiento de pene no ha sido perfeccionada. Sin duda los procedimientos quirúrgicos mejoran continuamente, pero los hechos palpables hasta el momento revelan que esta no es por el momento una opción segura que usted deba considerar.

Además de los elevados gastos de una operación, el procedimiento en sí le debería hacer reflexionar. El pene es "alargado" cortando el ligamento que lo sujeta. Esto hace que el pene parezca mayor, pero no hace que realmente lo sea. Hace que el pene sea menos estable al tener relaciones, así como más proclive a sufrir heridas. La operación además deja una cicatriz, así como un ángulo inferior de erección.

La salud sexual del hombre es demasiado valiosa como para arriesgarla con procedimientos que, aunque pudieran tener éxito parcial, también pueden llegar a ocasionar daños irreparables.

Una opción mejor para la mayoría de los casos es consultar un especialista en sexo y vida de pareja, quien está en mejor posición para ofrecer ayuda y consejo apropiado. Recurrir a la cirugía como método para tratar problemas sicológicos es un mal camino.

A los hombres que tiene un pene promedio 14, 15 y 16 cm de largo y 11,12 y 13 cm de grosor mi consejo es que no vale la pena dedicar tiempo y correr riesgos. Muy por el contrario siéntanse felices porque el canal vaginal de las grandes mayorías de mujeres mide entre 12 y 16 centímetros de profundidad y el cuello uterino donde termina el canal vaginal es supremamente delicado y sensible.

Como no toda la carga de la culpa debe asumirla el hombre solamente, se debe pensar en soluciones por el lado de la mujer. Ella también puede ampliar o estrechar su vagina mediante cirugía dependiendo de si usted lo tienen muy pequeño o muy grande.

Intervenciones en la variación de la genitalidad femenina

A las mujeres que tienen una vagina no tan ancha y profunda mi consejo es que ejerciten el músculo pubococcigeo y si en verdad la vagina ha quedado muy distendida después de varios partos pueden recurrir a la vaginoplastia.

Vaginoplastia

La vaginoplastia es una pequeña cirugía que consiste en el estrechamiento o ampliación del canal vaginal para mejorar las relaciones sexuales, bien sea para evitar el dolor en las de vaginas muy estrechas o mejorar la fricción del pene en las de vaginas muy anchas. En partos complicados, con laceraciones y desgarros de la vulva y la vagina, o por otras razonas de diferentes orígenes, la vagina queda ampliada. La vaginoplastia es una solución quirúrgica sencilla para remediar el problema con muy bajo riesgo.

La inconformidad con el tamaño de la vagina también provoca en las mujeres un rechazo a las relaciones íntimas que en muchos casos pueden terminar en trastornos sicológicos.

Tengo la esperanza de que quienes me hayan leído hasta aquí estén convencidos que el tamaño del pene no es determinante a la hora de dar y recibir placer sexual, lo mismo que no lo es el tamaño del clítoris. Para el crecimiento excesivo del clítoris existe la clitoplastia.

Clitoplastia

En algunas mujeres este órgano puede presentar un tamaño prominente suficiente como para provocar molestias al usar prendas ajustadas creando además inhibición para usar jeans y para dejarse ver la vulva. La clitoplastia es una pequeña intervención quirúrgica de bajo riesgo para reducir el tamaño del clítoris.

Labioplastia

Cuando se presenta un crecimiento exagerado en largo y grosor de los labios menores de la vulva hasta el punto de producir molestias con el roce de la ropa íntima y producir molestias durante el coito, el logro de una mejor simetría y tamaño de dichos labios es posible con la labioplastia.

Mis queridos humanos mujeres más importante que la genitalidad femenina es alejar de sus vidas sexuales la frigidez.

Mis queridos humanos varones no sean necios, cualquier tamaño de pene es bueno para una vida sexual sana. Un tamaño pequeño de pene no es una deficiencia sexual, como si lo es la eyaculación precoz y la impotencia.

Deficiencias sexuales y curación

Eyaculación precoz masculina

La eyaculación precoz es aquella eyaculación que se presenta inmediatamente después de la penetración o demasiado pronto como para poder satisfacer plenamente a la pareja durante una relación sexual que incluye cópula. Los sexólogos laxos y buena gente consideran que una erección que permite copular entre 5 y 10 minutos está dentro de lo normal; pero menos de 5 minutos, o eyacular tan pronto se penetra se considera eyaculación precoz. Según estos parámetros existen varias estadísticas que aseguran que más del 60% de los hombres en el mundo son eyaculadores precoses; pero teniendo en cuenta que la mayoría de mujeres requieren más de 10 o 15 minutos para alcanzar su orgasmo, y que muchos hombres eyaculan antes de que ellas lo hayan logrado, podemos afirmar que el porcentaje de eyaculadores precoces es bastante alto.

No se trata de lograr olimpiadas sexuales, pero sí lograr gratificación sexual de coito. Lo ideal es eyacular después de que la pareja ha logrado su orgasmo sin importar el tiempo requerido.

Un eyaculador precoz crónico termina siendo impotente, porque a menudo sufre de ansiedad anticipatoria de fracaso.

Eyaculador precoz, ¡pare de sufrir!

Las causas para que se presente la eyaculación precoz son múltiples; entre varias, tenemos:

-La principal y más difícil de superar es por lo que yo he llamado hábito de raza; por eso hablaré a continuación.

-Por mucho tiempo de abstinencia sexual. El espermatozoide se produce y se mueve a través de los testículos hacia el epidídimo donde permanece hasta madurar y estar listos para la eyaculación. Si el hombre demora en eyacularlos mediante la masturbación o de cualquier otra actividad sexual, se produce los sueños eróticos con eyaculación nocturnal.

En donde no hay mucho por sacar, lo poco que queda es más difícil sacarlo; me estoy refiriendo a no llegar a una cita amorosa muy cargado de fluido seminales y espermatozoides, por eso recomiendo que cuando usted va a hacer el amor con alguien por primera vez y sin haberlo hecho por muchos días, es mejor que pocas horas antes, vacié y no deje semen en su aparato genital con un ejercitante pajazo de mas de media hora (eyacular masturbándose y ejercitándolo). Es bueno llegar a la cita con el corazón lleno de amor, pero vacío de hormonas seminales.

-Por no sentirse satisfecho con el tamaño de pene, un hombre puede llegar a sufrir de eyaculación precoz; por eso ya di bastantes argumentos para superar este absurdo complejo.

-Los hombres que se masturban poco y los que se masturban y en lugar de ejercitar su pene se apresuran a eyacular. Por eso recomendaré algunos ejercicios peneales.

-Por no estar seguro de gustar desnudo. En este caso la mejor solución es una buena rutina de ejercicios diarios no sólo para estar en forma, sino para gozar de buena salud integral.

-Se presenta por situaciones estresantes de la vida moderna y extrema tensión emocional que produce el temor a fracasar en el acto sexual. Para esta causa nada mejor que vivir AMPM. Favor leer detenidamente el capítulo de Uso Equilibrado de los Hemisferios Cerebrales y hacer la Autosugestión Meditativa Para Mejorar, propuesta en el Libro de la Vida / Manual de Funciones Cerebrales / VIVAMOS AMPM

-Por múltiples complejos, prejuicios y falsos conceptos respecto del sexo; por eso he dedicado varias páginas a dar mis opiniones sobre este particular tema.

Cualquier grado de eyaculación precoz se debe a la pérdida de control del reflejo eyaculatorio ejercido por el músculo pubococcigeo sobre el cual hablaré pronto.

A continuación me voy a detener un poco sobre el hábito de raza.

Si algún lector encuentra la misma explicación que voy a dar a continuación sobre este epidémico problema de la sexualidad humana masculina le agradezco me lo envíe a mi correo electrónico para complementar mi próxima edición; porque hasta donde yo investigué y escuché programas televisivos y radiales de sexología no he encontrado este enfoque.

Hábito de raza

Nosotros los humanos evolucionamos de los chimpancés. ¿Usted ha visto a algún chimpancé preocupado por el orgasmo o satisfacción sexual de su pareja hembra?

¿A partir de qué momento cree que se empezó a hablar públicamente de eyaculación precoz en los hombres? Le informo que eso sucedió a partir del momento de que las mujeres empezaron a exigir el derecho al orgasmo o satisfacción sexual. Un fenómeno social para el cual biológicamente el hombre no había hechos cambios genéticos, ni orgánicos y mucho menos culturales. Aún está en mora de hacerlos.

Durante el largo proceso evolutivo de miles de años el humano macho ha copulado con mucho placer pero por muy breve tiempo para introducir el semen en los genitales del humano hembra para procrear. Durante miles de años le fue negado el derecho al orgasmo a la mujer. Este maligno hábito de raza ha dejado a los hombres sin control del reflejo eyaculatorio ejercido por el músculo pubococcigeo.

La mujer primitiva era para el hombre primitivo una posesión, una sierva, una esclava, la reproductora de hijos, sin derecho al orgasmo, esto creo un hábito de raza en los hombres de eyacular rápido que aún persiste en los eyaculadores precoces del momento y hasta cierto punto las mujeres también se resignaron a no gozar su papel reproductivo y ser frígidas, ya que biológicamente no es necesario la satisfacción sexual de la mujer para ser fecundada, es decir, para quedar embarazada.

Cuentan que una esposa-india durante una ausencia prolongada de su amado esposo-indio conoció a un amante que había superado el hábito de raza, es decir, que no era eyaculador precoz. Sorprendido porque ella se quedaba quieta mientras él copulaba, decidió enseñarle a mover la cadera a la joven india, para cuyo objetivo le dejó como ejercicio diurno escribir con un lápiz introducido donde sabemos, (si no lo sabe: en el ano) en un tablero la cantidad de ochocientos ochenta y ocho millones, ochocientos ochenta y ocho mil, ochocientos ochenta y ocho pesos con ochenta y ocho centavos ($888.888.888,88) con el signo pesos, los dos puntos y la coma. Por las noches practicaba el mismo ejercicio ya no con el lápiz sino con el pene de su complaciente amante dentro de su vagina.

Varios meses después regresó el esposo indio. A la joven india le fue difícil quedarse quieta durante el acto sexual con su marido indio e instintivamente comenzó hacer el ejercicio matemático. No había terminado de escribir el imaginario y sensual número cuando su esposo-indio la asesinó en el acto. Cuando el esposo-indio compareció ante el gran jurado de la tribu, el cacique en jefe preguntó: ¿Por qué indio matar india? El esposo-indio respondió con un argumento contundente: indio matar india porque culo de india volverse loco. Caso cerrado. El indio fue absuelto de toda culpa, porque culo de india volverse loco.

Este cuento ilustra claramente lo que ha sido la mujer durante miles de años para el hombre durante el acto sexual: un objeto sexual. Hasta hace muy poco tiempo muchas abuelitas se murieron sin saber qué era un orgasmo y mucho menos sentirlo. Para tristeza de muchas mujeres aún hoy año 2007 unidas a eyaculadores precoces y egoístas sexuales escasamente saben que existe algo que la sexología moderna ha denominado orgasmo.

Esta actitud durante miles de años aceptada sin el más mínimo cuestionamiento creó en el hombre un hábito de raza: los hombres-gallos. Los que han visto montar a un gallo para hacer fértiles los huevos de la gallina saben porque se les puede llamar así a los eyaculadores precoces, ya que el tiempo transcurrido antes de sus "venidas" o eyaculación no alcanzan la categoría de polvos, muchos a lo sumo llegan a ser polvoretes de 10 y 15 minutos como un gran logro.

Algunos hombres, en son de broma vienen sosteniendo que no es justo hablar de eyaculación precoz, y proponen que de lo que hay que hablar es de un problema de las mujeres por llegar tarde a todo. ¡Qué mal chiste, verdad!

Un amigo a quien le ayudé a superar la eyaculación precoz me confesó su problema diciéndome: estoy que me suicido, para mí es muy frustrante eyacular antes de terminar de bajarle los calzones a la mujer.

Y si a este hábito de raza le agregamos las prohibiciones de todas las religiones y todo el estrés de la vida moderna nos da como resultado a los impotentes: hombres que sufren de disfunción eréctil porque no logran que sus penes se pongan erectos para poder penetrarlos durante el acto sexual.

Comprenderá que no es nada fácil superar de la noche a la mañana un hábito de raza de miles de años. El hecho de que no sea fácil no significa que sea imposible; pero requiere de muy buena voluntad. A quien siga mis instrucciones dadas en este manual y haga los ejercicios dejarán de ser hombres gallos para convertirse en hombres morrocoy para permitirle escribir multimillonarias cifras sensuales a sus parejas sexuales.

Pretender tener un escultural cuerpo con solo entrar una tarde a un gimnasio es tan absurdo como querer superar un hábito de raza adquirido por miles de años sin seguir un preciso cronograma de ejercicios que permiten un buen dominio del músculo pubococcigeo.

Ejercitar el músculo pubococcigeo (PC)

El músculo pubococcigeo, esta formado por varios músculos, sin embargo nos referiremos a todos como un sólo músculo porque actúan conjuntamente. Estos están ubicados desde la parte anterior de la pelvis en el hueso pubis hasta el cóccix (el hueso final de la columna vertebral) en el extremo posterior. En los animales, este músculo es el que provoca el movimiento del rabo. En los humanos, el músculo pubococcigeo recorre el ano con su esfínter, el canal vaginal, el canal uretral tanto femenino como masculino, y los demás órganos internos adyacentes a los genitales masculinos y femeninos.

Este músculo es el encargado del control del reflejo eyaculatorio. Con suficientes ejercicios se puede adquirir un buen dominio de este músculo para bloquear las contracciones que desatan la involuntaria eyaculación, y así poder gozar de las sensaciones del orgasmo sin perder la erección firme que posibilita continuar copulando hasta llevar a la pareja a obtener su merecido orgasmo.

Este músculo o grupos de músculos es reconocido en el papel que desempeña durante el embarazo, el trabajo de parto y el post-parto. Por lo general, se ha considerado que la debilidad de los músculos pubococcigeos era consecuencia del trauma del parto, pero el Dr. Kegel y otros médicos pudieron demostrar que la debilidad de estos músculos era, por el contrario, la causa de problemas durante el parto y hoy en día muchos expertos prescriben ejercicios prenatales destinados a reforzar el músculo pubococcigeo. El ejercicio más recomendado es el de orinar por chorros sucesivos. La persona en lugar de expulsar la orina en un prolongado chorro debe detener la orina durante uno o dos segundos y luego suelta otro chorro, detiene nuevamente por dos o tres segundos y suelta otro chorro y así sucesivamente hasta vaciar la vejiga. En cuanto al número de chorros, varía de una micción a otra; pero por lo general puede hacerse entre 5 y 10 chorros. Con este ejercicio la persona visualiza la existencia del músculo y después puede repetir las contracciones sin necesidad de estar orinando.

El hombre puede tomar conciencia de la existencia de este músculo durante la erección del pene tratando moverlo mediante contracciones del esfínter anal. Este ejercicio también puede hacerse durante el coito o cópula regulando la respiración con fuertes tensiones de los músculos de las nalgas, del vientre, de la parte inferior de la espalda a la altura del cóccix, la última vértebra de la columna.

A las mujeres les sirve ejercitar este músculo para darle firmeza al conducto vaginal y a los hombres le sirve para controlar la eyaculación seminal porque este grupo de músculos es el que desencadena el irreprimible reflejo eyaculatorio en los eyaculadores precoses. Cuando uno logra adquirir dominio de este grupo de músculos resulta relativamente fácil evitar o decidir a voluntad la eyaculación.

El éxito está en poder retrasar o impedir la eyaculación en el punto límite ayudado por un buen control de la respiración para dar marcha atrás al fluir de la energía sexual.

Se sabe que la respiración aumenta al hacerse inminente un orgasmo, así que desacelerar el ritmo respiratorio haciendo mas profunda y lenta cada inspiración y expiración permite relajar el músculo pubococcigeo. Es necesario e ideal que la mujer sepa de estos ejercicios para que colabore quedándose quieta y sincronizando la respiración con la de él.

Sabiendo que el semen proviene de la próstata y que esta se puede presionar en la mita de la distancia entre los testículos y el ano, entonces haciendo presión, suave pero firme, en este punto conocido como el pirineo se puede impedir la eyaculación a tiempo. Este punto se encuentra donde termina el pene y empieza la próstata.

Inspirar conscientemente en cada entrada del pene y espirar al sacarlo es una buena forma de ejercer control respiratorio durante la cópula. Recuerde que todo está en el cerebro y mediante él usted puede ejercer completo control sobre la respiración que tiende a ser acelerada en el momento que se acerca la eyaculación. Quien controla la mente, controla asimismo la respiración y el esperma.

El budismo tántrico, el taoísmo y el Gnosticismo Universal exigen el control absoluto de la eyaculación, que en principio no debería suceder nunca; pero la ciencia actual ha demostrado que la actividad sexual con o sin eyaculación proporciona muchos beneficios.

Sabemos que el cerebro destina grandes áreas para mantener vivo a su poseedor y para posibilitar el apareamiento y la procreación. El área de corteza senso-motora dedicada a los genitales es mayor que la que corresponde a la superficie del pecho, el abdomen y la espalda juntos y que la actividad sexual humana involucra prácticamente todo el cerebro; entonces considero contraproducente la abstinencia sexual y ausencia de eyaculación.

Por todo este conocimiento creo que la persona rinde más en cualquier actividad física o mental cuando tiene una vida sexual activa; porque creo que el cerebro al estar satisfecho en sus demandas de supervivencia y procreación distrae menos a su poseedor, ya que deja de hacerle este tipo de exigencia. Personalmente he sentido que me va mejor en el trabajo y en cualquier actividad intelectual cuando en las mañanas he disfrutado de un gratificante acto sexual con eyaculación con mi amada esposa.

El hecho de que serios estudios científicos hayan encontrado que los ancianos que tienen vida sexual relativamente activa para sus edades son más sanos y viven más tiempo; me ha permitido pensar que el cerebro de quienes dejan de hacerlo considera que ha cumplido su ciclo de vida y por lo tanto ya no vale la pena mantener con vida a su poseedor.

Ejercitando a Penelo:

Así como a través del deporte ejercitamos y ayudamos al buen desarrollo de los miembros superiores e inferiores; así mismo por medio del acto sexual y de la masturbación contribuimos a un buen ejercicio del miembro viril o pene al que me gusta llamar Penelo.

Recuerden miembro que no se ejercita se atrofia. Si no tiene relaciones sexuales la masturbación con ejercicios peneales es una manera efectiva para mantener en forma a Penelo.

Observe que el pene es básicamente un tejido esponjoso compuesto por cámaras que al llenarse de sangre logra ponerse erecto. Viendo en detalle la estructura anatómica de un pene con toda seguridad podemos afirmar que no es un músculo; aunque puede aplicársele el principio de que «miembro que no se ejercita se atrofia» Un adolescente que se masturba con mayor regularidad logra disfrutar de mejores erecciones, aunque no logra que su pene crezca más de lo que viene genéticamente programado; esto lo advierto porque muchos sitios por Internet vienen haciendo negocio con esta promesa.

Todo nuestro cuerpo está genéticamente programado para determinada estatura y grosor de nuestras extremidades para cuando llegamos a la adultez; así mismo la Corpora Cavernosa y el Corpus Spongiosum de cada pene viene prefijada genéticamente para un determinado tamaño; pero con ejercicios se puede lograr mejorar la contextura.

No hay que crear falsas expectativas. Una persona programada genéticamente para 1.60 mt de estatura, después de muchas horas en el gimnasio logra desarrollar su musculatura, pero no logrará las mismas medidas que otra del mismo sexo que dedica el mismo tiempo y método, pero viene programada genéticamente para 1.8 mt de estatura.

Los que comercializan el método natural con ejercicios aseguran que antes de un mes el pene habrá aumentado su longitud y será mucho más grueso, tanto erecto como fláccido, pero la realidad es que después de mucho tiempo el pene habrá experimentado erecciones mayores y más duraderas y un muy pequeño incremento de longitud y del grosor. Este método tendría algún grado de efectividad si se le explica a un niño de 12 años para que lo practique hasta los 21 años, sin perder de vista lo dicho sobre la predisposición genética.

La piel y el tejido conjuntivo responden al estiramiento gradual y prolongado adaptando su forma. La naturaleza del pene, en cuyo interior no hay nada óseo o cartilaginoso hace que también sea susceptible de este tipo de estiramiento, pero hasta cierto límite, repito.

Después de varias semanas de ejercicios (sin eyaculación) su cerebro habrá realizado nuevas conexiones neuronales dejando de relacionar su erección con el inevitable deseo de penetrar y eyacular. Además de un pene fortalecido su cerebro no le ordenará al mecanismo interno que eyacule afanosamente. Créame así funciona el cerebro, recuerde todo está en la cabeza de arriba y la de abajo obedece.

Todo físico culturista logra el cuerpo que desee de acuerdo a su disciplina, voluntad y persistencia. Todo hombre que desee ser buen amante puede lograr un pene atlético de acuerdo a su disciplina, voluntad y persistencia. En ambos casos es ideal hacer ejercicios regularmente, es decir 5 o 6 días a la semana, mejorando el rendimiento gradualmente.

Debo ser sincero, el pene no es un músculo, por lo tanto no puede esperar a que crezca como lo hace la masa muscular de su cuerpo.

¿Existe riesgo con el método natural con ejercicios? Por supuesto que sí y altos. Así como son muchas las personas que se han hecho daños irreparables haciendo ejercicios en los gimnasios sin dirección apropiada, son muchos los que han sufrido las consecuencias por querer obtener resultados a corto plazo.

Antes de comenzar cualquier programa de ejercicio es recomendable descartar enfermedades, para este caso el urólogo debe certificarle que posee buena circulación sanguínea, y que la oxigenación y regeneración de tejidos no está afectada por alguna enfermedad como la diabetes avanzada, cirrosis o dificultades respiratorias.

Como en todo ejercicio es importante el precalentamiento, en el caso del pene es ideal que primero se aplique compresas caliente para atraer la sangre hacia el pene y para que su piel sea un poco más elástica. Es muy fácil, moje una toalla pequeña de manos en agua caliente, escúrrala y espere a que esté tibia o ligeramente caliente para poder envolver su pene preferiblemente flácido durante uno o dos minutos, repitiendo el procedimiento un par de veces. Seque bien su pene y lubríquelo con crema humectante y nutritiva.

Para que no arranque los pelos púbicos al extender su pene tirando y ordeñando es recomendable que los corte lo más cortitos que pueda sin usar barbera.

Para los ejercicios es indispensable lubricar su pene: No use ni jabón ni champú porque reseca la piel del pene ocasionando grietas y peladuras después de varios días, además de causar escozor si le penetra jabón por el orificio urinario. La vaselina es muy gruesa como para facilitar mover la mano tan rápido como le gustaría y además es muy grasa y ensucia mucho. El aceite para bebes sirve pero puede manchar. Lo mejor es usar crema S de Pond´s además de ser humectante le nutre la piel del pene dándole una buen tersura y en caso de que termine haciéndole el amor a su esposa no hay ningún inconveniente para la salud vaginal.

Durante los ejercicios sea prudente no haga demasiada presión ni estire muy fuerte, no se exceda porque le pueden salir ampollas y pequeños coágulos y en el peor de los casos puede atrofiar los nervios internos del pene impidiendo futuras erecciones. En caso de presentarse algo anormal como moretones o ampollas tiene que suspender los ejercicios hasta que desaparezcan. Utilice el sentido común, prudencia, mucha prudencia.

Haga los ejercicios pensando más en fortalecer su pene para erecciones rígidas y por largo tiempo. Estos ejercicios le permitirán dejar de relacionar erección con penetración y pronta eyaculación. Es ideal que los ejercicios los realicen con el pene flácido pero en caso de lograr erección continúe masajeándole y déle pequeños y estimulantes golpecitos sin masturbarse, es decir, sin rodear el cuerpo de su pene con su mano con movimiento de arriba abajo, y mucho menos llegar a eyacular. Diferencie claramente entre hacer ejercicios peneales y masturbarse.

La frecuencia con que se masturbe con eyaculación en nada incrementa el tamaño del pene y si eyacula con prontitud agrava su eyaculación precoz.

Apretar y estirar su pene regularmente terminan por expandir sus tejidos que le proporcionarán unos pocos centímetros de largo y grosor en estado erecto y mejora la presentación cuando está flácido.

Los ejercicios de estiramientos y presión son más de sentido común, si embargo daré algunas sugerencias.

Los ejercicios de estiramientos puede realizarlos sentado o acostado. Coja sin presionar demasiado la cabeza de su pene en estado flácido y estírelo hacia afuera en cualquier dirección dependiendo de la mano usada. Estírelo tanto como pueda sin que le cause dolor. Manténgalo así durante un minuto y luego suéltelo. Repita el ejercicio durante cinco minutos. Ahora tuerza y masajee en forma circular durante otros cinco minutos para mejorar la circulación de su pene. Aprete de abajo hacia la cabeza de su pene hasta sentir que está tensa y mantenga la presión por un minuto. Déle pequeños tirones hacia afuera, no demasiados fuertes. Alterne este y los otros ejercicios que por sentido común quiera realizar durante 30 minutos diarios. Por favor, recuerde que si hay dolor está haciendo mal los ejercicios y puede hacerse más daño que obtener beneficios.

Después de 3 o 4 semanas el aspecto de su pene ha mejorado notoriamente y sobre todo ha mejorado sus erecciones por mucho más tiempo. Estos ejercicios bien hechos regularmente le dirán adiós a su eyaculación precoz, por eso mi expresión: ¡Eyaculador precoz, pare de sufrir!

Hágase un favor grande: abandone la idea de que necesita un pene grande para ser y hacer feliz a su pareja, no permita que hagan negocio con usted. Estos ejercicios, después de mucho tiempo, sólo le permiten agregar de uno a tres centímetros al tamaño predeterminado genéticamente; lo que sí es realmente importante es el estado físico de Penelo, su compañero de faena sexual.

Para combatir este hábito de raza no hay nada mejor que realizar una rutina de ejercicios, al acostarse y al levantarse, mientras esté solo en cama y mucho mejor si la pareja colabora con los masajes. El ejercicio debe ser practicado todos los días por lo menos veinte minutos, ideal una hora y sólo eyacular al final o mejor no eyacular para ir familiarizando las conexiones neuronales con una nueva conducta o actitud.


Partes: 1, 2, 3, 4, 5


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.