Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Cooperativas que recuperan empresas y fábricas en crisis (página 4)




Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8


6.5 La cuestión sindical

A partir que el grado de sindicalización, en Argentina, es del 67% y recuperando la especificidad del vínculo asociativo analizado en el punto anterior, estamos en un tema de significación política, como es la nueva relación que se genera entre los sindicatos y los asociados a las cooperativas de trabajo.

Los sindicatos y las cooperativas tienen similar orientación valorativa, son organizaciones populares, tienen posiciones comunes y un origen común, surgido de las luchas de los trabajadores contra el trabajo mercancía.

En otras palabras podemos decir que el origen del cooperativismo está en el origen del movimiento obrero.

Si bien lo asociados a las cooperativas de trabajo, son los propietarios de los medios de producción y no existe la relación laboral de dependencia, no dejan de sentirse trabajadores y parte del movimiento sindical donde predomina el trabajo asalariado.

En razón de la misión de ambos movimientos y de las modalidades vistas de la organización cooperativa, el vínculo del asociado con el sindicato es optativo, complementario y exento de obligatoriedad. Por lo tanto, no se aplican los convenios colectivos de trabajo que regulan las relaciones de trabajo en las distintas actividades, ni se eligen delegados gremiales.

En el recorrido del presente trabajo hemos encontrado muchos casos de aportes sindicales voluntarios de los trabajadores al gremio de su rama de actividad.

Con relación a la salud la gran mayoría optó continuar con los servicios que prestan las obras sociales sindicales, aportando en la condición de monotributistas o autónomos. Un dato no menor, es la decisión de las obras sociales sindicales de continuar brindando las prestaciones a desocupados, en tiempos difíciles y por períodos de tiempo mayores a las exigencias legales.

Coherente con visiones políticas compatibles e interacciones que debe existir entre los sindicatos y las cooperativas, no se limitan los derechos de los asociados a desarrollar y participar de actividades gremiales.

Recordemos que las cooperativas de trabajo eliminan el antagonismo que el trabajo tiene con el modo de producción capitalista, ya que son mucho más que empresas asignadoras de recursos económicos.

Esta hace que se generen pertenencias y lealtades de los trabajadores que otrora pertenecían exclusivamente al movimiento sindical.

A su vez, el sindicato deja de ser la inter-fase y el interlocutor entre la patronal y los trabajadores en las reivindicaciones salariales.

Esta situación demanda un esfuerzo de diálogo fructífero y negociación para la transformación y modernización del proceso de sindicalización con relación a las cooperativas de trabajo, ya que ambos movimientos tienen un código cultural común y son caminos de liberación y reinvindicativos del trabajo digno.

Algunos ejemplos concretos de complementariedad, como de acciones al margen de las organizaciones sindicales, hemos comentado en páginas anteriores del presente trabajo. Hay pocos los casos donde el sindicato actuó de forma funcional con los intereses de la patronal.

Un hecho político nuevo vinculado a la cuestión sindical, fue la celebración del día del trabajo el 1º de mayo de 2007, con identidad propia en actos realizados en todo el país por los trabajadores cooperativistas, convocados por el INAES.

6.6 Distribución de excedentes según el trabajo aportado vs. sueldos

Como hemos señalado un aspecto significativo y complejo es el paso de una relación laboral de dependencia a una relación asociativa y la modalidad que implica en el criterio de distribución.

El paso de la relación de dependencia que implica la percepción de haberes periódicos a una relación asociativa de –co-trabajador, co-propietario y co-inversor- donde la retribución es en concepto de adelanto de futuros resultados y cuyos retornos están vinculados al balance económico y al trabajo proporcional aportado por todos y cada uno de los asociados a la cooperativa representa un cambio difícil y a veces traumàtico..

Por lo cual la cooperativa de trabajo no separa la rentabilidad de los ingresos de los asociados-trabajadores

Este criterio es muy diferente de las empresas de capital, donde el trabajador concurre a la creación de un beneficio del que él no participa, es decir, separan rentabilidad de sueldos. Por lo tanto en las cooperativas se pasa de un sistema de "salarios rígidos" a "ingresos flexibles".

Así lo expresó el profesor Stefano Zamagni, "(…) La importancia de las cooperativas es fundamental, pues distribuyen equitativamente mientras producen. En tanto la empresa capitalista se enfoca a producir más valor para los dueños, la cooperativa posee valores y principios de equidad que se trasladan a la propia estructura productiva, y así impactan positivamente sobre la economía en general. Por ello, un mayor protagonismo de las cooperativas promoverá una distribución más equitativa del ingreso y menos niveles de pobreza en la sociedad" (Acción, 2006)

El excedente cooperativo es una magnitud a través del cual se expresa, en un período de tiempo, el resultado de la gestión, según los principios y normas de contabilidad vigentes.

El adelanto a cuenta de futuros retornos, se realiza con periodicidad quincenal, mensual o de la manera que los asociados resuelvan, en base al trabajo efectivamente prestado por cada asociado y no tienen la condición de salarios.

Este mecanismo se aplica ya que los trabajadores no podrían esperar el transcurso de un ejercicio económico anual, para percibir sus ingresos.

Este monto a cuenta del excedente neto disponible, se ajusta cada año con el excedente repartible, según el resultado obtenido en el ejercicio económico y de acuerdo con lo establecido en el art. 42 de la ley 20.337 que expresa: "Se consideran excedentes repartibles sólo aquéllos que provengan de la diferencia entre el costo y el precio del servicio prestado a sus asociados. De los excedentes repartibles se destinará: 1º El cinco por ciento a reserva legal; 2º El cinco por ciento al fondo de acción asistencial y laboral o para estímulo del personal; 3º El cinco por ciento al fondo de educación y capacitación cooperativas; 4º Un suma indeterminada para pagar un interés a las cuotas sociales si lo autoriza el estatuto, el cual no puede exceder en más de un punto al que cobra el Banco de la Nación Argentina en sus operaciones de descuento; 5º el resto para su distribución entre los asociados en concepto de retorno: (...) b) En las cooperativas de producción o trabajo, en proporción al trabajo efectivamente prestado por cada uno (...).

El ejemplo siguiente ilustra lo que queremos decir sobre la forma de cómo se distribuyen los excedentes en las cooperativas, en relación con el 3er. principio cooperativo de "participación económica de los miembros" y lo establecido en el inciso 6º del artículo 2º de la ley 20.337.

Excedente total 135.320.-

Menos

Ingresos no operativos 10.000.-

Excedentes repartibles 125.320.-

5 % Reserva legal 6.266.-

5 % Fdo. Asist y laboral 6.266.-

5 % Fdo. Educación y

y capacitación coop. 6.266.- (-) 18.798.-

106.522.-

Interés al capital 17,85 %

s/ $ 12.000.- (-) 21.420.-

Excedente a distribuir entre los

asociados de acuerdo al trabajo

aportado por c/u 85.102.-

Los ingresos no operativos, es decir, el excedente no repartible $ 10.000.- pasa a incrementar la reserva especial del artículo 42 de la Ley 20.337, dado que fue generado por las operaciones realizadas con no asociados o de ingresos no operativos. Tienen este destino porque no guardan relación alguna con el trabajo y esfuerzo del asociado.

En el caso de las cooperativas de trabajo el 5% del fondo de acción asistencial y laboral o para estímulo del personal, no se distribuye, porque no hay personal en relación de dependencia.

La resolución Nº 177/83 del ex-INAC (28-07-83) sobre período para emplear el fondo asistencial y laboral previsto en la ley 20.337, establece en el art. 3º : "Exceptúase del cumplimiento de las obligaciones instituídas en los artículos 1º y 2º de la presente resolución, a las entidades que no cuenten con personal en relación de dependencia, sin perjuicio de la obligatoriedad de constituir el fondo aludido en el primero de los artículos mencionados" Por lo tanto, el fondo es acumulativo y su tratamiento contable es similar al 5% de la reserva legal.

En el ejemplo la TNA del 17,85% que se paga a las cuotas sociales integradas por los asociados, si lo autoriza el estatuto, es de un (1) punto menos, de la tasa de interés activa en pesos que cobra el Banco de la Nación Argentina, en la cartera general de actividades diversas, vigente al 18-04-07. Es práctica que las cooperativas de trabajo no paguen interés a las cuotas sociales integradas.

La decisión sobre la aplicación de los retornos repartibles de $ 85.102.-, según el ejemplo, debe ser tomada en asamblea ordinaria y puede tener tres destinos: a) reintegro a sus asociados en proporción al trabajo personal realizado; b) capitalización en cuotas sociales, es decir, pasa a ser un aporte de capital social de cada asociado; y c) ambas alternativas simultáneamente en porcentuales que debe decidir la asamblea. Cuando se decide por el destino según lo establecido en b) o c) el retorno se transforma en capital genuino de la cooperativa.

Es usual que el consejo de administración proponga la alternativa de distribución más apropiada en atendiendo a la situación económica –financiera de la cooperativa.

Para el supuesto que el ejercicio no arrojase resultado positivo, no se trata de que los asociados devuelvan los que percibieron de más, sino de afectar reservas e inclusive capital social, hasta darse la rara posibilidad de que –llegado el caso– deban suscribir e integrar nuevas cuotas sociales para compensar el quebranto de la cooperativa.

Esta situación refuerza el criterio de la relación directa e inescindible del asociado con el riesgo de la actividad empresaria.

Queda exceptuado de este tratamiento el trabajo ocasional de personas, específicamente delimitado en sus causas y duración en la resolución Nº 360/75 del ex Instituto Nacional de Acción Cooperativa.

Para la distribución, que debe practicarse sólo entre asociados, puede tenerse en cuenta diferentes funciones, responsabilidades, jerarquías, aptitudes y/o valoraciones técnico - profesionales que desempeñen, debiendo el estatuto contener las pautas para ello, según lo establecido en el artículo 8, inciso 5, de la ley 20.337.

En los estatutos y reglamentos no se puede prever pagos mínimos garantizados, semejantes a los establecidos en los convenios colectivos de trabajo, ya que se contradice con la esencia de distribución según trabajo aportado.

Aunque la figura cooperativa se asienta en el principio de equidad y no de igualdad en la distribución del ingreso, hemos podido observar, en las cooperativas visitadas, la aplicación del criterio "a igual trabajo, iguales anticipos de retornos".

Por otra parte, en las cooperativas no se pueden distribuir los excedentes en proporción al capital aportado, fórmula clásica de asignación de las ganancias en las empresas de capital. La distribución en función del trabajo realizado, sintetiza una idea fundacional del movimiento cooperativo: "el capital al servicio del hombre", por ello, se dice que son empresas de personas, no de capitales. Expresado de otra forma podemos decir que las cooperativas trabajan para el mercado con capital y no para el capital, esto no significa desconocer la importancia de la acumulación de capital como factor de la producción y desarrollo económico, pero no se le otorga el poder de decisión.

En síntesis en las cooperativas el binomio "propiedad-poder" se transforma en "poder-propiedad", como fórmula inteligente y solidaria para resolver problemas y satisfacer necesidades de sus asociados.

7. Acuerdos internacionales suscriptos para la promoción del sector cooperativo

En este capítulo abordaremos las reflexiones y propuestas más destacadas de organismos internacionales, comprometidos con la promoción y el desarrollo de las cooperativas de trabajo.

Comenzaremos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que plantea a la desocupación como un problema político y objeto de marginación, considera que la solución es un cambio integral en el modelo actual de globalización.

Sostiene que la economía mundial ha comenzado a recuperarse, pero que el desempleo registró una nueva alza y que la OIT debe trabajar para resolver el problema, ya que de continuar el aumento del desempleo, el crecimiento futuro estará amenazado. (Clarín, 02/01/04: 5)

La OIT es un organismo internacional tripartito, que aúna la acción los gobiernos, los trabajadores (sindicatos) y los empleadores, (organizaciones empresariales) de sus 177 Estados miembros para impulsar la justicia social y mejorar las condiciones de vida y de trabajo en todo el mundo.

En la búsqueda de alternativas modernas para resolver el problema del desempleo y para la generación de trabajo digno, la OIT aprobó la Recomendación sobre la promoción de las cooperativas, en su 90ª reunión del año 2002, conocida como R193. Entendiendo por trabajo digno o decente, cuando el trabajador accede a la seguridad social, goza de relativa estabilidad laboral y al menos percibe un ingreso que garantiza la subsistencia básica familiar,

La R 193 es un valioso instrumento de apoyo para la consolidación y sostenibilidad de las cooperativas de trabajo que recuperan fábricas/empresas en crisis, que la Argentina debe considerar y aplicar en sus políticas públicas, en su carácter de Estado miembro de la OIT.

La referida recomendación, aplicable a todo tipo de cooperativas, reemplaza a la anterior R127 adoptada en el año 1966, que sólo incluía la promoción de las de trabajo. Dicha recomendación fue aprobada por 436 votos, ninguno en contra y tres abstenciones, uno de los records más altos alcanzados en la toma de decisiones de la OIT.

Cabe destacar que las delegaciones estatal, obrera y empresarial argentinas votaron a favor, lo que compromete aún más su aplicación y no dejar la R 193 como una buena declaración de principios e intenciones de un organismo internacional.

El documento aprobado consta de cinco capítulos de sugerencias que tratan sobre:

  • El ámbito de aplicación, definición y objetivos
  • El marco político y papel de los gobiernos
  • La aplicación de las políticas públicas de promoción de las cooperativas
  • El papel de las organizaciones de empleadores y de trabajadores de las organizaciones cooperativas, y relaciones entre ellas.
  • La cooperación internacional

A los fines de esta Recomendación, "(...) el término cooperativa designa un asociación autónoma de personas unidas voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales en común a través de una empresa de propiedad conjunta y de gestión democrática (...)". (R 193, 2002)

Como vemos esta conceptualización de la OIT, recoge la definición universal de la ACI y de su declaración sobre la identidad.

Dada la pertinencia con el objetivo de este trabajo destacamos lo establecido en la capítulo III. "Aplicación de las políticas públicas de promoción de las cooperativas. Punto 10. 1) Los Estados Miembros deberían adoptar una legislación y una reglamentación específicas en materia de cooperativas, inspiradas en los valores y principios cooperativos enunciados en el párrafo 3, y revisar esta legislación y reglamentación cuando proceda.

2) Los gobiernos deberían consultar a las organizaciones cooperativas, así como a las organizaciones de empleadores y de trabajadores interesadas, para la formulación y revisión de la legislación, las políticas y la reglamentación aplicables a las cooperativas.

11.1) Los gobiernos deberían facilitar el acceso de las cooperativas a servicios de apoyo con el fin de fortalecerlas y mejorar su viabilidad empresarial y su capacidad para crear empleo y generar ingresos.

2) En la medida de lo posible, estos servicios debería incluir:

a) programas de desarrollo de los recursos humanos;

b) servicios de investigación y asesoramiento en materia de gestión;

c) acceso la financiamiento y la inversión;

d) servicios de contabilidad y auditoria;

e) servicios de información en materia de gestión;

f) servicios de información y relaciones públicas;

g) servicios de asesoramiento en materia de tecnología e innovación;

h) servicios de asesoramiento jurídico y fiscal;

i) servicios de apoyo, cuando proceda.

3) Los gobiernos deberían facilitar la creación de estos servicios de apoyo. Debería alentarse a las cooperativas y a sus organizaciones a participar en la organización y gestión de tales servicios y, cuando sea posible y apropiado, a financiarlos.

4) Los gobiernos deberían reconocer el papel de las cooperativas y sus organizaciones mediante el desarrollo de instrumentos apropiados que apunten a la creación y fortalecimiento de de cooperativas a los niveles nacional y local.

12. Los gobiernos deberían adoptar, cuando proceda, medidas que faciliten el acceso de las cooperativas al financiamiento de sus inversiones y al crédito. Estas medidas deberían, en particular:

a) permitir el acceso a préstamos y otros medios de financiamiento;

b) simplificar los procedimientos administrativos, mejorar el nivel de los activos cooperativos y reducir el costo de las operaciones de préstamo;

c) facilitar la creación de un sistema autónomo de financiamiento para las cooperativas , incluidas las cooperativas de ahorro y crédito, banca y seguros, y

d) incluir disposiciones especiales para los grupos desfavorecidos.

13. Con miras a la promoción del movimiento cooperativo, los gobiernos deberían fomentar condiciones que favorezcan el desarrollo de vínculos técnicos, comerciales y financieros entre todas las formas cooperativas, con el objeto de facilitar el intercambio de experiencias y la participación en riesgos y beneficios". (R 193 de la OIT, 2002)

La recomendación, indica por un lado, que la Cooperativa es una fórmula de gestión empresaria con una clara identidad y orientación doctrinaria, que exige observar, principios y lógicas precisas de funcionamiento y gestión y por otro, la orientación que deben tener las políticas públicas en razón de que se requieren de los trabajadores asociados actitudes y competencias indispensables, que el Estado debe promover y estimular.

Sobre el rol del Estado el jefe de la OIT dijo: "El Estado debe ejercer su función de garante de un equilibrio entre las fuerzas del mercado y las necesidades de la sociedad. Sí a la economía de mercado, no a la sociedad de mercado. .

Aquí se resignifica el rol de un Estado democrático e inteligente, para igualar las oportunidades, ya que no hay sociedad posible sin intervención del Estado.

Debe ser democrático, eficiente y garantizar un desarrollo con inclusión social, porque al estatismo pleno no lo resiste el mercado y al liberalismo pleno no lo resiste la gente.

"Un informe reciente de la OIT confirma además que la tasa de supervivencia de las cooperativas y las empresas propiedad de los trabajadores en las economías de mercado es igual o superior a la de las compañías convencionales", dijo Jürgen Schwettmann, jefe del Servicio de Cooperativas de la OIT y agregó: "Las cooperativas y las empresas propiedad de los trabajadores merecen un mayor apoyo a causa de los numerosos beneficios colaterales que generan para sus miembros y la comunidad en general".

Según el estudio de la OIT las cooperativas de trabajadores y las empresas propiedad de los empleados por lo general retribuyen mejor que los sueldos promedios, cuando se incluye en la participación de los beneficios a los trabajadores. Además, son menores las probabilidades de que despidan a sus trabajadores en malos momentos de la economía, pues prefieren compartir el trabajo, e incluso aceptar un precio más bajo por su producto para permanecer en el mercado y mantener la producción y el trabajo. (La Nación 03/26/06:4)

En línea con esta recomendación la Organización Internacional de las Cooperativas de Producción Industrial, Artesanal y de Servicios (CICOPA), organización sectorial de la ACI, que actualmente agrupa a 57 organizaciones de 39 países, ha aprobado la "Declaración Mundial sobre Cooperativismo de Trabajo", en su asamblea general realizado en Oslo, el 6 de septiembre de 2003.

La declaración, valiosa por su especificidad ayuda a comprender las múltiples facetas de las cooperativas de trabajo. El texto de la declaración se incorpora al presente trabajo con anexo L, página 173.

Recientemente en la XXXª cumbre de Presidentes del MERCOSUR, realizada el 21 de julio de 2006, en la ciudad de Córdoba, Argentina, se reconoce la importancia de la R 193 de la OIT y se establece un compromiso para su internalización, declarándose en el punto 42, los siguiente: "Reconocieron la relevancia de las cooperativas y demás empresas y organizaciones de la Economía Social, cuya promoción consagra la Recomendación 193 de la OIT, en el desarrollo de los países y en la búsqueda de la cohesión social. En es te sentido, y a los efectos de coadyuvar al desarrollo cooperativo, manifestaron su compromiso de promover la internalización de la mencionada Recomendación en los respectivos ordenamientos jurídicos nacionales". Asimismo se resaltó un nuevo reconocimiento al rol y al trabajo de movimiento cooperativo en la región. En esta instancia al igual, que en junio de 2003, el comunicado conjunto de los Presidentes de los Estados partes del MERCOSUR, incluyó menciones referentes al camino recorrido por las cooperativas en la región como instrumento generador de desarrollo e inclusión social.

Posición política coincidente con la establecida en la XIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno centrada en la Inclusión Social, que en la Declaración de Santa Cruz del 14 y 15 de noviembre de 2003, que en el parráfo 28 expresa: "Reconocemos también el papel que las cooperativas y asociaciones comunitarias tienen para el desarrollo de una economía solidaria con vocación social, porque contribuyen a generar empleo productivo, promueven una mayor integración social, así como la plena participación de todos los sectores de la población en el proceso productivo nacional, en particular de las mujeres, los jóvenes, los adultos mayores y las personas con discapacidad (...)".

Otra directriz de carácter internacional es el "Informe sobre situación y potencialidad del cooperativismo como actor de desarrollo", elaborado por el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U), a solicitud de la Asamblea General, y a los efectos de aprobarse como propuesta de acción para los gobiernos.

En el documento se reconoce el papel de las cooperativas como instrumento de desarrollo económico y social equilibrado; como un factor fundamental en la consolidación de la democracia, del combate a la pobreza, la desigualdad y el desempleo; como un actor articulador en el marco del necesario diálogo social que apunta a la equidad, la inclusión y la cohesión social y al pleno ejercicio de la ciudadanía. En la página 176, como anexo LL, se adjunta el texto de la Resolución 56/114 de la O.N.U. sobre promoción de las cooperativas.

8.- Riesgos sobre la des-naturalización

Aunque las cooperativas que han recuperado empresas y fábricas en crisis significan una nueva fase en el desarrollo de las cooperativas de trabajo, no se puede desconocer la esencia, identidad y las características históricas principales mencionadas y reconocidas en los acuerdos internacionales.

Cuando este criterio de identidad suele ser desconocido, ignorado y/o violado, nos encontramos que se denominan o dicen llamarse cooperativas de trabajo a formas de organización de tipo horizontal muy alejadas de los valores y principios que orientan su accionar. Más grave aún son las que se constituyen sólo por algunas conveniencias impositivas-previsionales o cuando son utilizadas como herramientas de flexibilidad laboral por parte de la patronal para redoblar la explotación sobre los obreros, mediante engaños, enmascarando fraudulentamente una relación de dependencia.

A estas formas lesivas o simuladas se las suelen denominar "cooperativas truchas" o "seudo-cooperativas", porque tienen una apariencia distinta a la realidad y son creadas desde la patronal, poniendo testaferros, amigos y/o parientes en los consejos de administración y en la sindicatura.

Aunque son cuantitativamente pocas, su funcionamiento se debe denunciar y sancionar.

Cuando la forma cooperativa es utilizada como pantalla, los trabajadores presuntos asociados suelen llamar "dueños o patrones de la cooperativa", a la (s) persona (s) que la (s) maneja (n) y los explotan.

Es imprescindible que desde el Estado se mejore la fiscalización, para terminar con las empresas rentísticas disfrazadas de cooperativas, que contienen conductas fraudulentas, simulan una relación asociativa, estafan a los trabajadores y por ende descalifican a todo el sector de la economía social.

"El fraude constituye una violación indirecta de la ley, no según su contenido literal, sino según su espíritu. El que defrauda no contradice las palabras de la ley; al contrario, se atiene respetuosamente a su letra, pero, en realidad va contra el sentido de la disposición, viene a frustrar el fin a que tendía el principio jurídico (…)" (Ferrara, 1960)

Las federaciones, especialmente las de trabajo, y demás actores de la economía social, no deben silenciar su accionar y tampoco ser indiferentes ante el funcionamiento de falsas cooperativas.

Aunque la falibilidad es inherente a todas las organizaciones, tiene un impacto mayor la defraudación o desvío que se comete desde las formas empresariales que dicen orientarse por los valores de la libertad, la solidaridad y la justicia y por principios de transparencia empresaria.

Dos situaciones diferentes animan a estas seudo-cooperativas, pero ambas crean contradicciones al interno de las organizaciones y escepticismos en la sociedad, permitiendo que algunos lucren y usen el trabajo de otras personas, con objetivos muy alejados de los valores de la autogestión y en contra del trabajo digno que promueven los organismos internacionales a través de la promoción cooperativa.

Los adversarios de la economía social aprovechan estos argumentos y ejemplos aislados de "seudocooperativas" para seguir auspiciando el fracaso de sector.

Sobre este tema el presidente del INAES, Patricio Griffin, expresó en el Primer Encuentro Nacional de Cooperativas de Trabajo: "Detrás de una cooperativa fraudulenta siempre hay una empresa que se beneficia. Es necesario poner en marcha un proceso de -separación de la paja del trigo- a fin de terminar con diversas experiencias que vienen de la década pasada, tales como el fraude laboral y el aprovechamiento de las cooperativas con fines espurios". Para ello entonces, comprometió al organismo que preside como el que se encargará de controlar "El INAES no va a permitir que se expropie la plata de los trabajadores por vía de estos mecanismos. La política del INAES es la recuperación tanto del trabajo como de la cultura cooperativa" (Crónica, 2006)

Sobre el problema de uso indebido de la figura cooperativa la nota editorial de la revista nudos expresó: "(…) Y desde el sindicato también estamos en contra de todo modelo de explotación de los trabajadores. No aceptamos que las cooperativas de trabajo sean un trampolín para explotar a pares. Cuando un trabajador empieza a mirar de costado a otro trabajador se está volviendo lo que nosotros conocemos muy bien desde el sindicato: un empresario salvaje. Y si eso ocurre, lo trataremos como un empresario salvaje (…)" (Gutiérrez y Córdoba, 2006)

9.- Políticas Públicas del Estado Argentino orientadas a cooperativas que recuperan empresas y fábricas

Hasta aquí hemos tratado de describir que la cooperativa es una forma empresarial con identidad y convicciones propias. Que no es un modelo obsoleto o del pasado, sino, una respuesta conjunta, concreta y actual a las necesidades de muchos argentinos, especialmente para aquellos que no pueden encontrar salida individual a la falta de empleo en relación de dependencia.

En este capitulo analizaremos las principales políticas del Estado nacional, de las provincias de Buenos Aires y Mendoza, del GCBA, de dos municipios y algunos programas de las universidades públicas.

Desde nuestro enfoque, las políticas públicas son definidas como proyectos y actividades que un estado diseña y gestiona a través de un gobierno y una administración a los fines de satisfacer necesidades de una sociedad.

Antes de pasar a la descripción de las principales políticas públicas, destacamos una definición del Presidente de la Nación, Dr. Néstor Kirchner, quién expresó: "Creemos firmemente en el movimiento de cooperativas, ya que es un elemento de inclusión muy fuerte. La cooperativa es la construcción solidaria del capital social y es la que realmente potencia a los sectores globales de la sociedad argentina"

9.1. Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social

Uno de los principales proyectos y actividades, es el Programa de Promoción y Asistencia al Trabajo Autogestionado y la Microempresa -Proyecto PNUD 02/003, que fue creado por Resolución Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS ) Nº 203/04, reglamentado por Resolución de la Secretaría de Empleo (SE) Nº 194/04 y que surgió como respuesta a la demanda formulada por los trabajadores que habían iniciado el proceso de recuperación de empresas. Como ya hemos señalado, este proceso alcanzó su máxima expresión en las postrimerías del año 2001, en el marco de la crisis económica, social, política e institucional que sufrió el país.

Antes del año 2004 el MTEySS contaba con algunos instrumentos, aún hoy vigentes, destinados a asistir a la empresas en crisis (Programa de Recuperación Productiva, dependiente de la Secretaría de Trabajo y ejecutado en el ámbito de la Dirección de Relaciones Federales del Trabajo) y la modalidad ampliada del pago único del Seguro de Desempleo (Programa que se ejecuta en el ámbito de la SE, Dirección Nacional de Promoción de Empleo).

El programa Recuperación Productiva, constituye una herramienta que asiste a las empresas en crisis, facilitando el pago de los haberes de los trabajadores en relación de dependencia que se encuentren comprendidos en los convenios colectivos de trabajo, excluyéndose expresamente el personal jerárquico ejecutivo, a través de una asignación mensual equivalente a $150 por trabajador por un período de tiempo determinado. Este instrumento no se dirige a los trabajadores constituidos en cooperativas o formas análogas de autogestión.

La herramienta específica, diseñada por el MTEySS, es el Programa Trabajo Autogestionado que tiene por objetivo contribuir a la generación de nuevas fuentes de trabajo y/o al mantenimiento de puestos existentes, a través de la promoción y el fortalecimiento de unidades productivas autogestionadas por los trabajadores. Entre sus destinatarios se encuentran las empresas recuperadas, independientemente de la figura jurídica que adopten y las cooperativas constituidas por trabajadores en condiciones de precariedad laboral.

En razón de la emergencia y la demanda de los trabajadores recepcionada en el MTEySS, así como por el monto presupuestario disponible, el Programa en su primer año de ejecución, ha orientado sus recursos a las empresas/fábricas recuperadas por los trabajadores.

El programa prevé las siguientes prestaciones: servicio de orientación, asesoramiento y apoyo técnico y económico no reembolsable.

A través del servicio de orientación y asesoramiento se asiste a los trabajadores en diferentes aspectos: legales, formulación del plan de negocio, seguridad e higiene en el trabajo, etc...

Los aportes económicos pueden orientarse al sostén de ingreso de los trabajadores y en este aspecto la línea I del Programa Ayuda Económica Individual para los Trabajadores, proporciona una ayuda de $150 por mes a cada uno de los trabajadores, durante seis meses. El requisito mínimo que deben reunir para efectuar esta solicitud es tener la personería jurídica en trámite. La ayuda económica individual es incompatible con el cobro de planes sociales y el seguro de desempleo; con la percepción de jubilaciones y pensiones, exceptuando las recibidas por veteranos de guerra y personas con discapacidad.

Cuando los trabajadores tienen su matrícula concedida y un permiso de uso de la sede e instalaciones pueden solicitar un aporte económico no reembolsable, equivalente a $500 por trabajador, asociado de la cooperativa. Este aporte, que se otorga en especies, puede destinarse a la reparación/adquisición de equipos, materias primas e insumos, reacondicionamiento de la infraestructura, apoyo a las acciones de comercialización, capacitación y asistencia técnica.

Tanto para la ayuda económica individual, como para los aportes económicos destinados a la actividad productiva, la empresa/fábrica debe presentar una propuesta al programa que incluye una caracterización de la situación en la que se encuentra al momento de presentarla, un análisis de sus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, una proyección del plan de negocios y una descripción de los aportes solicitados, incluyendo el objetivo a cuyo logro estos contribuyen y la descripción de las actividades que realizará la cooperativa durante el período comprendido en la ejecución del plan de trabajo

Esta presentación es evaluada por el Programa, si es aprobada, por disposición del Director Nacional se concreta la firma de un Convenio suscripto entre el programa y las autoridades de la empresa/fábrica recuperada.

Durante el año de ejecución han sido pocas las empresas/fábricas que han orientado sus propuestas a financiar acciones de asistencia técnica. Cabe consignar que esta situación no responde a una escasa valoración de este recurso por parte de las empresas/fábricas, sino a una necesidad imperiosa de incrementar la actividad productiva. Desde el programa se considera que la asistencia técnica y la capacitación constituye un recurso invalorable para la exitosa gestión de las empresas/fábricas.

Por tal motivo y procurando que la misma pueda ser proporcionada con recursos propios del programa, se ha aprobado el programa de competitividad para empresas autogestionadas y sistematización de modelos de gestión, financiado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), según decreto Nº 1783/2005, del 29-12-2005, cuyo texto se incorpora como anexo G, en la página 150.

El programa tiene dos componentes; el primero, busca el mejoramiento de la gestión de pequeñas empresas autogestionadas (PEA). El objetivo es mejorar la gestión de la PEA o grupos de PEA mediante la co-financiación de asistencia técnica y capacitación, en temas jurídicos, organizativos, productivos, administrativos, financieros y comerciales, mejorando sus condiciones como sujetos elegibles para el crédito y de esta forma, facilitando el acceso al financiamiento orientado al incremento del capital de trabajo, reparación y adquisición de equipamiento y reacondicionamiento de infraestructura e instalaciones.

El segundo componente, tiene como finalidad analizar los alcances y las posibilidades de aplicación de los modelos de autogestión y la difusión de resultados y su objetivo es contribuir al desarrollo, sistematización y difusión de experiencias de PEA, factibles de ser aplicadas y replicadas en los ámbitos nacional y regional.

Actualmente, desde el Programa se realizan numerosas gestiones de apoyo a las empresas asistidas. En algunos casos, éstas incluyen avales institucionales ante los juzgados intervinientes en las quiebras y en otros, ante organismos financieros u otros vinculados al desarrollo de políticas públicas de promoción, tales como organismos nacionales, municipios, gobiernos provinciales, universidades, etc. Estas gestiones tienen como propósito contribuir a resolver dificultades específicas de las empresas/fábricas a la vez que consolidar las sinergias institucionales y locales de apoyo.

9.2 Integración, redes productivas y de servicios

Un mandato doctrinal y de gestión, que hemos visto en páginas anteriores, se sintetiza en el principio "cooperación entre cooperativas", como método para cumplir los objetivos y por ende servir mejor a sus asociados.

Vinculante con esta finalidad y organizada por el programa por el MTEySS, se realizó la Primera Exposición Nacional de Empresas y Fábricas Recuperadas, del 29 de abril al 1ero. de mayo de 2005, en el centro de exposiciones del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con los siguientes propósitos:

  • facilitar que la sociedad en sus conjunto conozca el amplio espectro de empresas u fábricas gestionadas por trabajadores;
  • contribuir a su desarrollo comercial, procurando se acerquen nuevos clientes;
  • acercar a los decisores de la política pública a profundizar alternativas que garanticen la continuidad y el crecimiento de estas iniciativas; y
  • rendir homenaje al esfuerzo y el ejemplo que significan los trabajadores de las empresas y fábricas recuperadas.

La Exposición permitió visualizar y conocer las características de los productos y de los servicios que ofrecen las 89 empresas participantes de la muestra, en la que están produciendo más de 6000 trabajadores. "El primer pedido llegó de otra recuperada" cuenta el presidente de la Cooperativa CROMETAL Ltda., Gustavo Escobar. (Página/12, 01-11-06:5)

Para esta articulación fueron muy importantes las ruedas de negocios, que tuvieron lugar en forma paralela a la exposición.

Un producto importante de la exposición fue la edición de la guía 2005, que facilita la vinculación con el mercado de las cooperativas de trabajo, mostrando la amplísima variedad de productos y servicios que ofrecen. Además es un testimonio original de la historia escrita por sus propios protagonistas. La guía, es un documento inédito, directo del "escritor-trabajador" al lector. (Guía 2005 de empresas y fábricas recuperadas).

La  guía no incluye la totalidad de las empresas/fábricas recuperadas existentes al momento de su edición, dado que al cierre, no todas habían logrado aportar la información necesaria para su publicación.

Una nueva "Feria de empresas recuperadas, emprendimientos y cooperativas", organizada por el MNER y por la Cooperativa de Trabajo Hotel Bauen Ltda., se realizó desde el 20 al 22 de abril del 2006, bajo el lema "El Mundo está en manos de los trabajadores", en el hotel BAUEN, de la ciudad de Buenos Aires, en el marco del tercer aniversario de la ocupación del Hotel por sus trabajadores, proceso que aún se encuentra en lucha por la expropiación definitiva y que ya hemos comentado en páginas anteriores.

El propósito fue generar un espacio de reflexión respecto a las experiencias del trabajo autogestivo y recuperado. La feria fue declarada de interés público por el MTySS.

Visitando ambas exposiciones observamos que sólo participaron y promocionaron sus productos y servicios las cooperativas de trabajo constituidas a partir del año 2001. Este recorte en la convocatoria o en la participación, ya que no sabemos si se invitaron y no concurrieron o no se las invitó a participar, le resta potencialidades y efecto sinergico al desarrollo e integración de la economía social.

Consultando sobre este aspecto hemos percibido el siguiente argumento "(…) nada de lo viejo…, nada de continuidad (…)" que refleja una falta de confianza hacia el sector de la economía social no emergente de empresas recuperadas, con posterioridad al año 2001, considerándolas como parte de un "cooperativismo burgués".

Un aspecto importante de las ferias fueron los debates, paneles, mesas de trabajo sindical y proyección de cine documental, que pusieron en común los logros y los problemas de las cooperativas y organizaciones sociales que las representan.

Teniendo en cuenta que el 80 % de las cooperativas de trabajo son PyMEs, un componente a desarrollar en las próximas exposiciones es la integración, complementariedad, ruedas de negocios o trabajo en red con cooperativas de los distintos sectores y agrupamientos de las empresas de la economía social, tanto urbanas como rurales. Por ejemplo, tender a que las cooperativas algodoneras y de hilado de la provincia del Chaco articulen en la cadena agroindustrial con empresas recuperadas textiles o que cooperativas agropecuarias de productores se relacionen con la hoy Cooperativa de Trabajo Adabor Ltda. de Florencio Varela, ex Adabor, que fabrica láminas para silos de granos y oleaginosos.

Seis demostraciones concretas de cooperación y en funcionamiento a destacar son: a) el trabajo mancomunado entre la Federación Agraria Argentina (FAA) y la Cooperativa de Trabajo ex Empleados del Frigorífico Minguillón Ltda. (COO.TRE.FRI.MIN), de Moreno, donde parte de los cerdos son provistos por productores socios de la FAA (La Tierra, 2005). Ambas entidades con la alianza política y comercial apuestan a la industria nacional con mano de obra Argentina;

b) la provisión de la Cooperativa de Trabajo Desde el Pie Ltda., de Gregorio Laferrere, Partido de La Matanza, que fabrica borceguíes (zapatos) de trabajo y calzados de seguridad para algunas cooperativas de servicios. Así lo describía José Guerrero asociado a la cooperativa "nos va bien porque es un buen producto. Además hay que agradecer a las diversas cooperativas que confiaron en nosotros, como ser Las Varillas, Luján, Zárate, Gessel, San Bernardo, entre otras. La compra entre cooperativas es hacer honor a la integración cooperativa" (La Gaceta, 2006);

c) la "Red Gráfica Cooperativa" constituida el 30 de octubre de 2006, es un cluster formado por las cooperativas gráficas Campichuelo, Cogtal, Chilavert, Patricios, Ferrograf; El Sol y Gráficos Asociados.

Los clusters o "agrupamientos" representan una concentración delimitada de empresas, en este caso cooperativas. Su importancia radica en su capacidad para favorecer sinergias e intercambios productivos entre las cooperativas que lo integran, facilitar el acceso y uso compartido de recursos e infraestructura especializada y por ende incrementar la competitividad de cada entidad participante en el mercado.

Desde esta conceptualización la unión sirve para realizar compras de insumos o adquisición de servicios de manera conjunta, comercializar los servicios ante ofertas de gran escala, aprovechar las ventajas competitivas, promover la transferencia de experiencias tanto, de gestión empresaria y como social entre las cooperativas; alentar la formación y capacitación en común.

La red es una empresa de empresas y una de las actas dice: "Las cooperativas participantes tienen recursos humanos necesarios para llevar perfectamente adelante este proyecto". Y continua: "Hablamos de hechos concretos y las historia de cada un de ellas son la prueba elocuente. La amplia trayectoria y la coordinación de una cooperativa cin un número importante de asociados como es Cogtal. La gran experiencia empresaria y la versatilidad de Ferrograf, emprendiendo importantes y variados proyectos. La impecable administración y el proceso de optimización de El Sol. La labor social y formación cultural de Chilavert. La estrategia política y dimensión de Patricios. La participación, administración y el manejo de la convivencia con el Estado, donde comparten sede, de Campichuelo. La tenacidad de la Cooperativa Gráficos Asociados de Mendoza, pioneros en el proceso de recuperación de empresas de esa provincia. Todas estas son las fortalezas, por nombrar algunas, que hablan mucho del trabajo y capacidad que tenemos. Al conocernos, visita tras visita, tomamos conciencia de la suma de estas capacidades y veremos los efectos positivos que tendrá".

Destacamos que la Red Gráfica Cooperativa ganó el premio que otorga el Programa Buenos Aires Innova 2007, que depende de la Dirección General de Tecnología del GCBA y mantiene vinculaciones e intercambios con Mondragón Corporación Cooperativa de España.

Del sector cooperativo, entre otros, contratan los servicios gráficos del cluster: Cooperar, el Banco Credicoop y la Cooperativa Obrera de Bahía Blanca.

Recientemente la Red comenzó un proceso de institucionalización como cooperativa de segundo grado.

d) la Federación de Cooperativas Textiles del Sudeste Ltda. (FECOSUD), que funciona en Benito Juárez y otras localidades del distrito como Estación López, Tedín Uriburu, Barrer todas de la Provincia de Buenos Aires. Está integrada por ocho cooperativas de trabajo que a su vez nuclean a 59 mujeres asociadas. El objetivo es cooperar entre ellas, lograr una economía de escala a nivel regional que les permita reducir costos de insumos, ampliar el volumen y diversificar la producción y mejorar la calidad, para insertarse competitivamente en el mercado y asegurar la continuidad del trabajo en las cooperativas de base (Caraciolo y Foti, 2003);

e) el encadenamiento empresario de carácter internacional que integra la Cooperativa Textiles Pigüé Ltda. con una red italiana de comercio justo. A través del cual se desarrolla un proyecto que se inicia en la cooperativa chaqueña Unión Campesina, enlaza a las costureras del Movimiento de Trabajadores Desocupados de La Matanza y culmina en Pigüé, donde se tejen, tiñen y confeccionan remeras que se venden en una red de 300 tiendas europeas dedicadas a comercializar productos de la economía social. "Para nosotros es muy importante esta relación, no sólo por lo económico, sino porque valoran nuestro trabajo y el de otras cooperativas", apunta Marcelo Ulovec, secretario de la Cooperativa Textiles Pigüé. (Acción, 2007);

f) el Consorcio Productivo del Sur, herramienta que permite desarrollarse competitivamente, bajar los costos de compras y ventas y mejorar las condiciones laborales y de seguridad industrial a doce (12) cooperativas.

Otros aspectos de este consorcio productivo serán tratados en el tema rol de las universidades públicas, ya que tiene la particularidad de incluir como socios a universidades nacionales, sindicatos y organizaciones de la cooperación internacional.

Sobre el tema redes de empresas y articulaciones intercooperativas, pudimos observar que en el sector cooperativo y de la economía social se hacen pocos negocios conjuntos y por ende la integración vertical u horizontal es débil. Una de las causas es que los dirigentes no se conocen, por ello, la importancia de las exposiciones, ferias o encuentros de todo el sector de la economía social.

Así lo explica Eduardo Martínez, presidente de la Cooperativa Pigüé: "Las empresas recuperadas tenemos una gran falla, que es la de no juntarnos no comprarnos mutuamente. La vinculación es casi nula. Entonces, contar con un nucleamiento de distintos actores sociales, ver la realidad de la gente del Chaco o de La Matanza, nos enseña que hay otra posibilidad de relacionarse y es fantástico, además de las posibilidades comerciales que ello abre". (Tercer Sector, 2007)

Porque las empresas de la economía social no pueden funcionar individual y aisladamente, deben transformarse en un sistema integrado y de economía en red, con reciprocidad.

Esta red empresaria deberá estar constituida por todos los actores pertenecientes al campo de la economía social y no sólo por las cooperativas de trabajo que se han formado para recuperar empresas o fábricas en crisis.

Trabajar en cooperación requiere del compromiso de todas las cooperativas, mutuales y entidades participantes en el control de los factores que afectan la calidad y consistencia de los productos y/o servicios, inclusive la coordinación de la producción, procesamiento, distribución, publicidad y exposiciones.

Convencidos de que hay salida, pero que la misma es conjunta y no individual, no deben crearse espacios cerrados e individuales dentro de la economía social, dado que el todo es más que sus partes.

Experiencias significativas a destacar, entre otras, fueron las exposiciones de bienes, servicios y ruedas de negocios intersectoriales entre cooperativas y mutuales, denominadas "Expo-Solidarias", que organizó el Colegio de Graduados en Cooperativismo y Mutualismo (CGCyM), durante los años 1997 y 1998, como los encuentros regionales de economía solidaria que la Municipalidad de Morón organizó junto con el sector de la economía social, en los años 2003 y 2005.

Destacamos un comentario sobre la feria de la cooperación del año 2005: "... es una expresión concreta de una política de Estado que integra el activismo asociativo. Entonces, más allá que la organización formal haya recaído en el Municipio de Morón; la participación y el trabajo de mutuales, cooperativas, federaciones, confederaciones, movimientos sociales, el estado provincial y el nacional, es lo que efectivamente permitió disfrutar de esta verdadera fiesta de la economía social" (Revista Puentes, 2006)

En favor del trabajo en red y en conmemoración del 84º Día Internacional de la Cooperación, la Dirección de Acción Cooperativa y Mutual, dependiente de la Secretaría de Promoción Social de la Municipalidad de Rosario, junto a la filial litoral del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos Coop. Ltda. (IMFC), organizaron una jornada titulada "Las empresas recuperadas: de la necesidad a la cooperativa. Alternativas y desafíos", de la cual participaron ocho cooperativas de la ciudad de Rosario de los rubros metalúrgico, servicios gastronómicos, fábricas de lácteos y pastas. (Acción, 2006)

Sobre las posibilidades de la intercooperación que no se han aprovechado aún en nuestro país, es interesante destacar el pensamiento de William Pascoe Watkins, que sostenía "Sólo por la cooperación entendida en el más amplio sentido del término y significando un trabajo realizado en común, conduciendo a la concentración de sus fuerzas y a la integración de sus estructuras, es como las organizaciones cooperativas podrán medirse de igual a igual con las grandes empresas capitalistas complejas" (Les principles de Rochadle, 1968).

En esta dirección funcionarios de la ACI consideran que las cooperativas pueden reducir sus desventajas frente a la economía global y aprovechar la ventajas de una economía abierta para las empresas eficientes, a partir de organizar y trabajar en redes de empresas.

En pos de la coherencia doctrinaria, para no desorientarse y reconocer la racionalidad de los mecanismos de intercooperación, Jacobo Laks explicaba "Las cooperativas se integran en federaciones y confederaciones, establecen acuerdos a nivel regional e internacional, todo lo cual contribuye a fortalecer su capacidad operativa, permite reducir costos y optimizar sus prestaciones, pero hay que tener cuidado: en ningún momento, bajo ninguna circunstancia debemos olvidar que los destinatarios de todo este proceso son los asociados, quienes forman parte de los sectores más débiles o postergados de la población" (Form, 2007)

Un llamado institucional fuerte a la integración es el "Consenso de Sunchales", que significa un valioso punto de apoyo para la construcción y mejoramiento del espacio productivo, económico y social, que se propone la economía social. El documento fue suscripto por el INAES, COOPERAR y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Coop. Ltda.. (CONINAGRO), en Sunchales, Pcia. de Santa Fe, el 14 de julio de 2006, en el acto central del Día de la Cooperación. El texto completo del acuerdo se adjunta como anexo M en la página 178.

Desde esta perspectiva llama la atención que la reciente convocatoria a la Exposición de Cooperativismo de la República Argentina y Latinoamérica – EXPOCOOP 2007- , que se realizará a fines del mes de junio, es parcial, ya que no se convoca explícitamente a todo el sector de la economía social, que en el Consenso de Sunchales las organizaciones se propusieron consolidar e integrar.

9.3. Ministerio de Desarrollo Social

El INAES, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, es el órgano de fomento y contralor de las cooperativas y mutuales. Integran su directorio dos representantes del movimiento cooperativo y dos del mutualismo.

Cuenta con un área específica para atender a las Empresas Recuperadas, a través de de la cual se brinda asistencia técnica a los grupos cooperativos de trabajadores de empresas y fábricas en crisis y apoyo financiero con recursos específicos del fondo de promoción y educación cooperativa, ley Nº 23.427.

Para el componente de asistencia financiera el INAES dio a conocer recientemente las nuevas pautas, guías y procedimientos para la solicitud y el otorgamiento de préstamos y/o subsidios. Cabe aclarar que los recursos del fondo no se aplican solamente a cooperativas de trabajo, sino a todo tipo de cooperativas y mutuales.

Con partidas de este fondo se otorgaron subsidios, durante el segundo semestre el año 2005, a 15 (quince) cooperativas, siendo el monto promedio de los subsidios de $228.500.- (doscientos veintiocho mil quinientos)

La asistencia financiera es una necesidad concreta y actual, así lo señalaba el presidente de una cooperativa "(...) Muchas veces falta el capital. Hay empresas que tienen la mano de obra, la maquinaria, la materia prima, pero te pude faltar quien lo venda. Muchas veces terminás laburando a facon. Puede servir momentáneamente, pero es miserable comparado con lo que se puede llegar a lograr una vez que el capital de giro está más al día"

"(...) El mayor obstáculo para los cooperativistas es conseguir capital de trabajo y créditos bancarios. No lo consiguen, porque al ser un empresa solidaria, el sistema financiero desconfía (...)"

Por lo tanto, los aportes del fondo de promoción y educación cooperativa pueden ayudar a paliar parte de estas limitaciones. Sobre la política del INAES el actual Presidente dr. Patricio Griffin, sostuvo "(...) que apoya a la gente que decide tomar la empresa en sus manos y caminar hacia la inclusión social" y agregó "la defensa del trabajo como eje de la dignidad de las personas es lo que se necesita para revertir la situación que nos dejó la década pasada" (www.legislatura.gov.ar/1inicio/041013/empresas.htm)

Del mismo Ministerio y dependiente de la Secretaría de Políticas Sociales y Desarrollo Humano (SPSDH), existe según decreto Nº 189/04, del 13-02-04, una política complementaria a través del Registro Nacional de Efectores de Desarrollo Local y Economía Social, que crea una nueva figura tributaria, constituida a partir de la ley Nº 25.865 y del decreto reglamentario 806/2004, del régimen simplificado para pequeños contribuyentes.

El procedimiento tiende a que los trabajadores en situación de vulnerabilidad social y las cooperativas de trabajo constituidas exclusivamente por ellos, se inscriban y accedan a través de normativas específicas a mecanismos de excepción en materia previsional y tributaria de modo de estimular y acompañar el inicio de actividades productivas o de servicios en forma asociativa.

Específicamente la Resolución 1477/2004 SPSDH - Desarrollo Local y Economía Social (B.O. 08-10-2004) establece en su art 4º: "Dispónese que podrán solicitar la inscripción en EL REGISTRO NACIONAL DE EFECTORES DE DESARROLLO LOCAL Y ECONOMIA SOCIAL, las Cooperativas de Trabajo que estén compuestas en su totalidad por efectores". Es decir, previamente todos sus asociados deben haberse inscripto en el Registro de Efectores en forma individual. Cada asociado no podrá superar los $12.000 de retiros anuales. Las Cooperativas deberán estar inscriptas y matriculadas ante el INAES. Así lo establece el articulo 48 párrafo cuarto "Anexo" Ley 25.865: "Los sujetos asociados a cooperativas de trabajo inscriptos en el Registro Nacional de Efectores de Desarrollo Local y Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social cuyos ingresos brutos anuales no superen la suma de pesos doce mil ($12.000) estarán exentos de ingresar el impuesto integrado y el aporte previsional mensual establecido en el inciso a) del articulo 40 durante el termino de veinticuatro (24) meses contados a partir de su inscripción en el mencionado registro. Asimismo, los aportes de los incisos b) (Obra Social) y c) – Familiares Adherentes a la Obra Social) del referido articulo los ingresara con una disminución del cincuenta por ciento (50%) y por el mismo termino. Transcurrido dicho plazo se aplicara lo dispuesto en el segundo párrafo del presente articulo"

A fin de cruzar datos e información del sistema de identificación nacional tributario y social (SINTyS) y de esta forma atender solamente a los beneficiarios reales de la política diferenciada, el art. 7º dice: (...) que las solicitudes de inscripción presentadas por Cooperativas de Trabajo, podrán ser comunicadas al INSTITUTO NACIONAL DE ASOCIATIVISMO Y ECONOMIA SOCIAL, a fin de que informe todos los datos que puedan ser útiles a efectos de la evaluación de la solicitud para el alta en el REGISTRO NACIONAL DE EFECTORES DE ECONOMIA SOCIAL Y DESARROLLO LOCAL"

Para facilitar la inscripción existen formularios de inscripción para las cooperativas de trabajo y para los asociados. (Anexos III y IV de la resolución nº 1477/04)

A los fines impositivos y previsionales, por Resolución General de la AFIP Nº 1819 (B.O. 26/01/06) se fijaron los requisitos y plazos para que el asociado a una cooperativa de trabajo pueda adquirir la condición de monotributista, monotributista social y pequeño contribuyente eventual social, en la inscripción en el registro de efectores.

Destacamos que, a través del monotributo social, por 24 meses se accede a una cobertura médica, con idénticas prestaciones a las que recibe el resto de los afiliados monotributistas, en cualquiera de las obras sociales sindicales que se elija.

En el monotributo social eventual, por 24 meses, no pagarán aporte alguno pero no poseen ninguna prestación de obra social, transcurrido el plazo se genera la obligación de aportar sólo en los meses con facturación, aunque a fin de año se debe completar un monto mínimo.

Creemos que esta es una política pública para combatir el desempleo y una posibilidad para la incorporación de trabajadores excluidos o indeseables en el mercado de trabajo convencional, ya que no persigue fines recaudatorios, sino de promoción e inclusión social.

Así también permite, por un lado, interactuar en actividades de la economía formal, evitando los costos que implica funcionar en la economía informal, y por otro, que los trabajadores reciban las prestaciones de seguridad social.

9.4. Ministerio de Economía y Producción. Instituto Nacional de Tecnología Industrial.

Otra área del Estado Nacional que apoya a las cooperativas que recuperan empresas y fábricas en crisis, es el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), dependiente de la Secretaría de Industria, Comercio y de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Economía y Producción, que lleva a cabo un programa de extensión denominado "Asistencia a Cooperativas y Empresas Recuperadas".

El programa define la extensión como la transferencia de tecnología de apropiación colectiva con el fin de elevar la calidad de vida de un sector industrial o grupo social, procurando mejorar la calidad de vida del conjunto de la población.

Los objetivos del programa del son:

- Asistir técnicamente a las cooperativas y particularmente a las de orden industrial, por medio de la gestión conjunta del Programa de Extensión y los Centros de Investigación y Desarrollo.

- Apoyar la reapertura de empresas por sus trabajadores.

- Colaborar en la instalación y crecimiento de empresas y cooperativas.

- Promover la generación genuina de empleo.

- Interactuar con los organismos nacionales en la búsqueda de financiamiento y respaldo institucional hacia las cooperativas.

- Desempeñar el rol de tutor de las cooperativas para desarrollar un Plan de Negocios que cubra todas las necesidades identificadas.

- Propiciar el armado de grupos cooperativos para potenciar sus capacidades ante proveedores y clientes y la utilización comunitaria de recursos físicos y conocimientos.

A estos objetivos se refirió el Lic. Héctor M. González, funcionario del programa de extensión del INTI, en un panel sobre: "Las Estrategias del Estado", realizado en el marco Primera Exposición Nacional de Empresas y Fábricas Recuperadas, el día 1ero. de mayo de 2005, quién vinculó los objetivos con las acciones concretas de asistencia que se desarrollan desde el INTI, así lo expresaba "(...) Las acciones que realizamos sirven para que:

- La Cooperativa Gráfica El Sol, pueda aplicar un fuerte ahorro energético que le permita reducir sus costos productivos, pudiendo con ello ser más competitivos en sus licitaciones de precios y contar con un volumen de producción global mayor.

- La Cooperativa Textil INIMBO de Chaco, dispusiera de un completo diagnóstico y plan de acción para reutilizar más eficientemente el equipamiento disponible y con ello poder desarrollar nuevos productos textiles que les permitirán diversificar su oferta y penetrar en nuevos segmentos de mercado. Mayor producción, mayores ingresos por ventas y mejor nivel salarial para los asociados.

Hemos asistido a cooperativas alimenticias, frigoríficos en particular, metalmecánicas, gráficas, del vidrio y otros rubros variados. Firmamos y llevamos adelante Convenios con la Federación de Cooperativas de Electricidad y la Federación de Cooperativas de Telecomunicaciones y es nuestro objetivo generarles proveedores cooperativos confiables que apoyen su crecimiento y permitan sustituir importaciones.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial está dispuesto a continuar con su apoyo incondicional a las diversas expresiones del mundo cooperativo para que en su conjunto alcance la dimensión y la importancia que merece tener en el escenario nacional (...)"

Sobre la perspectiva de estos modelos productivos en el diseño de las políticas públicas, el presidente del INTI, Ing. Enrique Martínez sostiene que: "los proyectos nacidos en la base social deben dejar de ser considerados paliativos temporarios mientras la economía formal recupera su capacidad de empleo. Deben ser parte de una propuesta integral de recuperación de la cultura del trabajo eficiente y como tales deben estar a caballo de las políticas de asistencia y de producción".

Para el Instituto las formas nuevas de producción que dan prioridad a lo comunitario por sobre lo individual llevan a aumentar el capital social disponible.

9.5. Gobierno de la Provincia de Buenos Aires

La Dirección Provincial de Desarrollo Productivo Local del Ministerio de Producción de la Provincia de Buenos Aires trabaja desde al año 2002 junto con el Ministerio de Trabajo bonaerense y con la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC), buscando y brindando soluciones a las empresas recuperadas en dos aspectos:

1) Ayudar a las cooperativas a asegurarse sus fuentes de trabajo. Se propone evaluar la posibilidad de comprar directamente a las sindicaturas y/o a los acreedores hipotecarios de las plantas y para esto dimensionan el valor total de las plantas y las maquinarias para ver de qué manera interviene el Estado con asistencia financiera para lograr este objetivo.

Cuenta con un equipo de abogados y de profesionales, que brinda ayuda legal y técnica para evaluar la capacidad económica y financiera de cada cooperativa y, si fuera necesario, ratifican presentaciones ante las sindicaturas. Las gestiones hasta ahora con varios síndicos han sido exitosas.

Actualmente el Gobierno de la Provincia y la Secretaría General de la Presidencia tienen en su consideración la propuesta del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas, elaborada junto con esta Dirección Provincial, para constituir un fondo ordinario de administración fiduciaria para otorgar créditos a las cooperativas a efectos de mejorar sus ingresos adquiriendo capital de trabajo y para poder hacer frente a la compra o alquiler de sus inmuebles y maquinarias

2) Asistencia para insertarse en el mercado, formalizarse, profesionalizarse y así mejorar sus ingresos.

Apoyo a la financiación

Es evidente que unos de los problemas centrales que tiene una empresa en deterioro y que es recuperada por sus trabajadores a través de una cooperativa de trabajo, es la falta de capital y de crédito. Por ello, el Ministerio de la Producción, realiza gestiones para que puedan acceder a créditos blandos, otorgados por el Banco Provincia de la Provincia de Buenos Aires (Bapro)

Entre las causas por las cuales no pueden acceder al crédito formal, se encuentra la imposibilidad de presentar balances y la situación jurídica de tenencia patrimonial que no es aceptada como garantía para los créditos. Por otra parte los bancos consideran al sector como de alto riesgo.

En tal sentido, es alentadora la definición política de la Ministra de la Producción Débora Giorgi en diálogo con el diario Hoy: "Una de las medidas concretas que nos planteamos en la gestión es poner en marcha una estrategia de financiamiento para cooperativas de trabajo, logrando encontrar alguna forma de garantía (contratos como proveedores o algunos otros mecanismos) para que puedan acceder a tasas preferenciales. Ya estamos trabajando en esto: queremos que las cooperativas de trabajo tengan financiamiento"

La funcionaria reconoció que existen algunas trabas legales para concretar la iniciativa, que tienen que ver con la personería jurídica de estas entidades. Pero confió en que se

podrá avanzar con el proyecto.

"Nosotros apuntamos a las cooperativas de trabajo en general. Queremos tener un financiamiento del Bapro para cooperativas y la tarea del ministerio de Producción va a ser la de ecualizar tasas" (Hoy, 01/28/06)

Actualmente el Ministerio de la Producción cuenta con un programa de asistencia financiera denominado: "Cooperativas de Trabajo en Acción"

En un reportaje a otro medio periodístico nacional la Ministra manifestó: (...) "se apoyará con avales del Fondo de Garantía Buenos Aires (FOGABA) proyectos de cooperativas de trabajo (...) En Buenos Aires, un crédito a dos años puede conseguirse al 5% si se ecualiza la tasa y se cuenta con una garantía propia o del FOGABA. Un préstamo para inversión, a cuatro años y con subsidio de tasa, puede tener un interés del 8%, si la garantía es propia, o del 9%, si es del FOGABA. (...) El Banco Provincia demora entre 60 y 90 días en concederlos" (La Nación, 02-13-06).

El FOGABA es un organismo dependiente del Ministerio de la Producción bonaerense, constituido en el año 1994, que analiza las garantías de una forma distinta a los modelos bancarios y nace por las imperfecciones del mercado financiero. Por lo tanto, de esta forma se puede atender la problemática de las cooperativas de trabajo y facilitar una baja de la tasa de interés, tanto para capital de trabajo, como para inversiones en activos fijos. Con este sistema de garantías, también se puede avalar contratos de alquiler con opción a compra de bienes de capital, operatoria denominada Leasing.

También, en el ámbito del Ministerio de la Producción funciona el Area de Cooperativas, que establece e instrumenta las políticas dirigidas al sector cooperativo y a las distintas modalidades asociativas y de cooperación empresaria de interés común.

La misión se basa en la siguiente definición política "(...) Las Cooperativas son empresas de la economía social que impulsan el desarrollo local asegurando la identidad nacional, a las que la Provincia apoya y fomenta por mandato constitucional (..)"

Para alcanzar esos objetivos, ofrece asesoramiento, promoción, capacitación cooperativa, fiscalización preventiva, mediación empresarial, formulación y evaluación de proyectos, y financiamiento de los mismos.

En la Provincia de Buenos Aires, una relevante definición política en materia cooperativa es la del actual Ministro de Trabajo Roberto Mouillerón, quien expresó "Nosotros apoyamos a las cooperativas de trabajo porque consideramos que es una forma genuina de acceder al trabajo" (La Gaceta, 2006)

9.6. Gobierno de la Provincia de Mendoza

En razón de la importancia y del déficit de oferentes de asistencia financiera que existen para las cooperativas de trabajo que recuperan empresas/fábricas en crisis, aspecto ya considerado en las páginas anteriores, mencionamos una política pública específica en materia financiera implementada en la Provincia de Mendoza.

La misma esta encuadrada en una de las etapas del Programa Provincial de Empresas Recuperadas que lleva adelante la Dirección de Cooperativa y Mutuales de Mendoza, que tiene como objetivo contribuir al mantenimiento y generación de nuevas fuentes de trabajo a través de la promoción y fortalecimiento de unidades productivas autogestionadas por sus trabajadores organizado en cooperativas de trabajo.

La línea de financiamiento es para atender las necesidades que poseen las nuevas cooperativas, ya que por sus características no son sujetos de crédito en el mercado bancario y su situación conlleva a que es primordial contar con financiamientos que les permitan comenzar a producir y trabajar.

Los créditos tienen una tasa fija y blanda del 5% anual, con un plazo de gracia de 18 meses y de repago de 42 meses (6 años en total, uno y medio de gracia y tres y medio de pago).

Las condiciones y la tasa son preferenciales porque se busca a través de las cooperativas de trabajo una alternativa económica que permita recuperar los espacios laborales y productivos de la provincia de Mendoza.

Los créditos serán administrados por el Fondo para la Transformación y el Crecimiento, que tiene la capacidad operativa para gestionar y cobrar créditos. Dicho fondo fue constituido inicialmente por un monto de $ 1.000.000,00.- , destinado a la compra de activos fijos y capital de trabajo. Para la ejecución se firmó un convenio entre el Fondo, el Ministerio de Acción Social y la Dirección de Cooperativas de la Provincia. ( http://www.losandes.com.ar Página Los Andes, 10-05-06, Mendoza)

9.7. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Las empresas recuperadas por los trabajadores constituyen un objeto importante en la política de fomento al desarrollo productivo del GCBA.

El objetivo del programa de "Asistencia Técnica y Financiera a Empresas Recuperadas" es que las mismas accedan, mediante la entrega de un aporte no reembolsable, a la implementación de un plan de mejoras surgido de un diagnóstico previo.

Según el informe del GCBA, para el año 2005, se contó con un presupuesto de $2.000.000, que está específicamente orientado a este tipo de empresas y que permitirá implementar un esquema de apoyo racional, sistematizado y con una estrategia de desarrollo económicamente sustentable. Con relación al presupuesto del año 2004 el aumento fue del 233 % , sin contar el aporte adicional a través de la asistencia técnica y tutoreo de universidades o Entidades Gubernamentales. Por otra parte, mientras que en el 2004 se solicitaba un aporte de contraparte de las cooperativas del 25% del valor del proyecto, en este año dicha contraparte es de solo un 20%.

Asistencia técnica

El armado de un Diagnóstico y Plan de Mejora Integral constituye un desafío complejo para cumplir no sólo para las Empresas Recuperadas, sino para cualquier PyME en general. Es por ello que se decidió complementar el Régimen de Apoyo para Empresas Autogestionadas Continuadoras de Unidades Productivas (EACUP) con el Programa "Red Institucional de Apoyo a MIPyMEs" de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Decreto Nº 915/GCABA/2005), ya que se trata de un programa diseñado para PyMEs en general, al que se le han asignado fondos ($700.000,00.-) para brindar asistencia técnica a estas empresas. De esta manera, las Cooperativas presentantes cuentan con los servicios de Instituciones de Asistencia Técnica con experiencia en la materia y acciones específicas de apoyo al desarrollo productivo.

Las instituciones, por su parte, fueron seleccionadas de acuerdo a sus antecedentes en asistencia o apoyo a este tipo de empresas y trabajarán en conjunto con las Empresas Recuperadas en el desarrollo intensivo de estos diagnósticos y planes de mejora integrales, y el posterior tutoreo de la implementación de los respectivos programas de mejoras. Así, el objeto adicional es alentar la consolidación y el fortalecimiento de una red de instituciones calificadas para brindar asistencia técnica a EACUP.

Asistencia financiera

El "Régimen de Apoyo para Empresas Autogestionadas Continuadoras de Unidades Productivas 2005" está enmarcado en los Decretos Nº 915/GCABA/2005 – que creó el Programa "Promoción de Actividades Cooperativas" – y Nº 923/GCABA/2005 – que estableció el Programa "Red Institucional de Apoyo a MIPyMEs de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires". Por su parte, los Decretos mencionados, fueron reglamentados por las Resoluciones Nº 150/SSPRODU/2005 y Nº 151/SSPRODU/2005.

Para su aplicación cada cooperativa presentó un Diagnóstico y un Plan de Mejoras Integrales elaborado en conjunto con alguna Entidad de Apoyo seleccionada, que evidencia su situación y su estrategia, y fundamenta la utilidad de la asistencia para asegurar su viabilidad económica.

El aporte no reembolsable tendrá un tope equivalente a $5.000 por trabajador, y entre $40.000,00.- y $75.000,00.- por cooperativa. Asimismo, está previsto que las mismas realicen un aporte de contraparte de, como mínimo, el 20% del total del proyecto presentado. En este marco, 23 cooperativas se han inscripto para recibir asistencia en esta modalidad.

Se debe plantear una estrategia general de la empresa cooperativa e incorporar acciones de mejora que vayan más allá de los proyectos que se pretende financiar con este régimen. Así, estos Planes de Mejora Integrales podrán servir, no sólo para orientar la estrategia competitiva de la Cooperativa más allá del ocasional apoyo financiero que pueda prestarle el GCBA, sino también para ser utilizado como base para aplicar a cualquier otro tipo de programa de asistencia público o hasta a créditos del sistema financiero público o privado.

Por su parte, el otorgamiento del subsidio está destinado a la implementación de algunos de los puntos mencionados en el Plan de Mejoras surgido del diagnóstico, que puede ser aplicado tanto al destino de capital de trabajo como de bienes de capital.

Un caso exitoso de asistencia financiera con un recupero del 100%, son los créditos otorgados por el GCBA a través de la Corporación del Sur, a siete cooperativas para capital de trabajo, a una tasa de interés del 4% anual sobre saldo, más gastos de administración.


Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Contabilidad

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.