Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Iglesia Católica y Homosexualidad (página 2)

Enviado por Jos Germn Pasos



Partes: 1, 2


Capítulo 1. El sufrimiento de los homosexuales y las propuestas pastorales actuales. (siete páginas del libro)

Los homosexuales manifiestan vivir en un mundo de sufrimiento y tienen la sensación de que Dios no los quiere. Cita a Rubén del Valle quien dice "Los homosexuales somos extranjeros en nuestra propia tierra; es más, en nuestra propia familia, en nuestra propia casa, tenemos que callar y sufrir en silencio lo terrible de ser puto".

Incluye una broma que ilustra el sufrimiento de los homosexuales, que estuvo de moda en el ambiente gay de San Francisco. Un hijo llega a su casa y le dice a su mamá: Mami tengo dos noticias una buena y una mala; su mamá le dice: dime primero la mala. La mala noticia es que soy gay ¿y la buena? La buena es que tengo sida y me estoy muriendo.

Relata que documentos de la Iglesia han suavizado recientemente su posición, pero han llegado a un callejón sin salida al considerar a los actos homosexuales intrínsecamente desordenados. La Iglesia acepta que tengas una atracción homosexual, pero jamás realizar el acto, porque es pecado. ¿Quién puede vivir así?

Para colmo de males "en octubre de 1986, el Papa Juan Pablo II nombró al cardenal alemán Joseph Ratzinger como secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien publicó la Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la Atención a las Personas Homosexuales.

En ésta advierte que "las declaraciones anteriores se han interpretado excesivamente benévolas para la condición homosexual, al definirla como indiferente y sin más buena, cuando es todo lo contrario, por lo que la inclinación misma debe ser considerada objetivamente desordenada, caracterizada por la autocomplacencia".

Lugo Rodríguez señala que la autocomplacencia y su contrario la donación de sí mismo puede hallarse tanto en homosexuales como en heterosexuales.

"La Iglesia es muy chistosa. Puedo ser gay, pero no puedo acostarme con nadie porque es pecado. Es lo mismo que prescriben gastroenterólogos que indican que todas las enfermedades estomacales vienen de lo que comes. Y es cierto. Pero a nadie se le ocurre que la solución es dejar de comer. No tengo vocación de fakir. Pues eso es precisamente lo que la Iglesia hace con la homosexualidad".

Al final de este capítulo menciona que una de las declaraciones eclesiales más avanzadas sobre la homosexualidad es el del Episcopado de los Estados Unidos, que incluye en la sección de anexos (Anexo 1: "Siempre serán nuestros hijos").

Capítulo 2. Las teorías acerca de la homosexualidad: ¿Nacen o se hacen? (seis páginas del libro)

Parte de la definición de pecado y pecaminosidad. Si lo que siente el homosexual le viene como algo dado, como parte de su naturaleza la tendencia homosexual no puede ser calificada de pecaminosa. En cambio si, como se dice con ligereza, es una opción, entonces puede corregirse, puede mediar el arrepentimiento y abandonarse un estilo de vida que se eligió libremente.

"El consenso más o menos unánime es que la homosexualidad no se debe a una sola causa excluyente, hay factores genéticos, ambientales y educativos". "Sigmund Freud la considera una variación de la función sexual producida por una detención en el desarrollo". Pero "convertir a un homosexual en heterosexual no es posible… el psicoanálisis puede cambiar la neurosis, infelicidad, inhibiciones y conflictos, a una vida de paz y armonía, siendo homosexual o si cambia".

Raúl afirma que un abordaje moral del fenómeno precisa distinciones y no se puede señalar a todos los homosexuales como pecadores, cuando se necesita de estudio y de capacidad científica.

Menciona que los teólogos moralistas más responsables diferencian a las personas homosexuales en "periféricas" y "estructuradas". Las primeras realizan actos ocasionales o circunstanciales. Las segundas tienen una orientación profunda, por lo que intentar invertirla lleva al fracaso con el riesgo de llevar a la desestructuración de una vida y de una personalidad. En casos como éstos nos encontramos ante un misterio que debe respetarse".

Cita al franciscano brasileño Fr. Antonio Moser, asesor del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), quien apoya la perspectiva de la multifactorialidad de la homosexualidad. Además "la cuestión de si la homosexualidad es una anormalidad me parece mal colocada. Hay homosexuales perfectamente normales y otros se sienten profundamente desestructurados, como también hay heterosexuales anormales. No es la orientación sexual lo que determina la normalidad o anormalidad. Una persona normal, heterosexual u homosexual puede canalizar sus impulsos, pero jamás puede ser obligada a asumir comportamientos".

Capítulo 3. Los textos bíblicos condenatorios de la homosexualidad. (trece páginas del libro)

Transcribe textos de la Biblia relacionados con la práctica de la homosexualidad; indica que la versión escogida es la Biblia Latinoamericana en su edición de multimedia.

Textos que presentan la homosexualidad como parte de la historia del pecado.

Gn. 9,18-27 Noé se emborracha y queda tirado desnudo en el piso, su hijo Cam lo ve y avisa a sus hermanos Sem y Jafet, quienes de espaldas llegan hasta su padre con una sábana y lo cubren sin mirarlo. Noé maldice a Cam, diciéndole que será siervo de los siervos de sus hermanos.

Gn. 19,1-29 Las ciudades de Sodoma y Gomorra son destruidas por Dios con fuego, porque los habitantes de esas ciudades irrumpieron en la casa de Lot para exigirle que sacara a los ángeles enviados del Señor, para violarlos. Lot les suplica que no lo hagan y les ofrece a sus hijas vírgenes, pero ellos querían a los ángeles.

Jue. 19,1-30 Un levita errante no quiso pasar la noche en Jebús, ya que era tierra de extranjeros, no israelitas. Andaba con su mujer, que le había sido infiel, un muchacho y dos burros. Pasó de largo y llegó a Guibea de Benjamín; pero nadie le ofreció alojamiento, sino un forastero anciano que vivía en esa ciudad. Cuando los pobladores lo supieron, golpearon la puerta para que el hombre saliera para que abusaran de él, pero el anciano los reprendió y el hombre les dio a su esposa a la que violaron tumultosamente y mataron.

Textos que prohíben la prostitución sagrada.

Dt. 23,18-19 No habrá entre las hijas de Israel prostituta sagrada, ni prostituto sagrado, ni llevarás a la casa de Yahvé regalo de prostitutas ni salario de perro, o sea prostituto.

1Re. 14,22-24 El pueblo de Judá se portó muy mal con Yahvé, adoraban ídolos, incluso hubo hombres afeminados y renovaron todas las abominaciones de las gentes que Yahvé había expulsado.

Job. 36, 13-14 Son hombres desleales que se revelan, pierden la vida a la edad de los efebos.

Prohibición de la homosexualidad como mal ético.

Lev. 18,22 No te acostarás con un hombre como con mujer. Es una abominación.

Lev. 20,13 Si uno se acuesta con un hombre como con mujer, ambos cometen una abominación. Son reos de muerte, Caiga su sangre sobre ellos.

Textos del Nuevo Testamento donde se hace referencia al pecado de Sodoma.

Mt. 10,14-15 11,23-24; Lc. 10,12; 17,29 Si no les escuchan salgan y sacudan el polvo de sus pies. Esa ciudad será tratada el día del juicio peor que Sodoma y Gomorra.

2Pe. 2,4-8 Dios castigó a los ángeles que pecaron y los mandó al infierno, también al mundo antiguo y mandó el diluvio sobre los malvados. Condenó a las ciudades de Sodoma y Gomorra, pero salvó a Lot quien se sentía afligido por la conducta desenfrenada de esa gente viciosa. El Señor libra de la prueba a sus servidores y reserva el castigo para los malos en el día del juicio.

Judas 6-7 Así como encerró a los ángeles indignos en profundas tinieblas, de igual modo sentenció a Sodoma y Gomorra que se entregaban a la prostitución y a sus instintos.

Textos paulinos enumerativos.

Rom. 1 18-32 Por eso Dios los abandonó a sus pasiones secretas; se entregaron a la impureza y deshonraron sus propios cuerpos. Ahora sus mujeres cambian las relaciones sexuales normales por relaciones contra la naturaleza. Los hombres dejan la relación natural con la mujer y se apasionan los unos por los otros; practican torpezas varones con varones, y así reciben en su propia persona el castigo merecido por su aberración. Y no solamente lo hacen sino que aprueban a los que actúan de igual modo.

1Cor. 6,9-11 No heredarán el Reino de Dios, ni los que adoran a los ídolos, ni los adúlteros, ni los homosexuales y los que sólo buscan el placer; ni los ladrones, ni los ambiciosos, ni los borrachos, ni los chismosos, ni los que se aprovechan de los demás.

1Tim. 1,8-11 La Ley no fue instituida para los justos, sino para gente sin ley, para los rebeldes, los impíos y pecadores, para los corrompidos e impuros, para los que matan a sus padres, para los asesinos, para los adúlteros y los que tienen relaciones sexuales entre hombres o con niños, para los mentirosos y para los perjuros.

Capítulo 4. Tópicos de hermenéutica bíblica que se descuidan. (catorce paginas del libro)

Lugo Rodríguez señala que hay argumentos para la recta interpretación de la Escritura según los modernos estudios de las ciencias bíblicas.

Lo primero es que la Biblia narra la historia del amor de Dios a su pueblo, es la revelación de Dios que tiene dos ejes: VIDA y LIBERTAD.

La Biblia es una inspiración del pueblo de Dios, pero se basa en la vida misma que Dios provee; la primera palabra de Dios no es la Biblia sino todo lo creado por El, la naturaleza; son los hechos, los acontecimientos, todo lo que existe, es la realidad que nos envuelve.

Así como se debe tomar en cuenta el momento histórico, las costumbres y las tradiciones en la época en que se escribe la Biblia, se necesita distinguir el mensaje fundamental de la revelación para la vida de hoy, el siglo XXI.

Si no se toma a la Biblia para ayudarnos a percibir la presencia de Dios, la separamos de la vida del pueblo, y se convierte en un ídolo. Lo que Dios quiere no es la Escritura, sino la ayuda al hermano necesitado; no es el Libro sino la Vida. En este sentido todas las realidades de la vida tienen que ver con la Biblia. Leer la Biblia e interpretarla fuera del marco de la vida es convertirla en un fetiche.

Jesús en varias ocasiones recomendó a sus discípulos no confiarse de la revelación escrita, sino preguntarse a cada momento cuál es la voluntad de Dios. Escudarse en la Biblia para evitar nuestras responsabilidades es repetir el error de los escribas y fariseos.

En la parábola del Buen Samaritano, un jurista le preguntó a Jesús: "Si para heredar la vida eterna debo amar a mi prójimo como a mí mismo ¿Quién es mi prójimo?" Jesús le respondió: ¿De quien tú te haces prójimo?

Aquí lo importante es que los samaritanos eran herejes y despreciados por los judíos. El único que ayudó a un hombre herido en el camino fue el samaritano, al contrario que un sacerdote y un levita, que se suponía debían conocer la Ley. El samaritano no conoce la Ley, pero sabe e intuye lo que es voluntad de Dios.

Así, los jerarcas de la Iglesia han mal interpretado los textos que hablan acerca de la homosexualidad. No pueden dar respuesta a las modernas concepciones de la diversidad sexual y utilizan los textos para denigrar, ofender y humillar a las personas homosexuales, olvidando que la revelación escrita es conseguir vida digna y plena para todos y todas.

Señala que el Nuevo Testamento o Evangelio, tiene un valor superior para los cristianos que el Antiguo Testamento, ya que contiene el mensaje del mismo Cristo, y en el Evangelio no se encuentra ninguna condena de Jesús hacia la homosexualidad.

Concluye este capítulo con la inserción de unas reflexiones que un radioescucha hizo a una locutora fundamentalista bíblica, que basada en Levítico condenó la homosexualidad, además de que sugirió que la Escritura debe observarse a como dé lugar.

Me gustaría vender a mi hermana como esclava, tal y como dice el Exodo 21,7. En los tiempos actuales ¿qué precio piensa que sería el más adecuado?

Tengo un vecino que insiste en trabajar en el Sabat, el Exodo 35,2 claramente establece que debe recibir la pena de muerte ¿Estoy moralmente obligado a matarlo yo mismo?

Un amigo mío sostiene que aunque comer marisco es una abominación (Lev 11,10), es una abominación menor que la homosexualidad ¿Podría aclarar ese punto?

Sé, gracias a Levítico 19,19 que tocar la piel de un cerdo muerto me convierte en impuro ¿Puedo continuar jugando fútbol si me pongo guantes?

El radioescucha concluye "Gracias de nuevo por recordarnos que la palabra de Dios es eterna e inmutable".

Capítulo 5. Una opinión sobre algunos de los textos condenatorios. (once páginas del libro)

Expone que la destrucción de Sodoma y Gomorra (Gn.19,1-29), se ha utilizado para descalificar la orientación homosexual, pero señala que lo que castigó Dios, no es la homosexualidad, sino la falta de hospitalidad, falta de solidaridad y ayuda con agua y alimentos para quienes caminan por el desierto. Para defender a los ángeles que lo visitaron Lot ofrece a sus hijas a la muchedumbre, como un acto no condenado por Dios, de lo que se infiere que no son las cuestiones del sexo las castigadas.

También los rabinos presentan juntos a Abrahán y Rahab, quien fue una prostituta pagana, pero ambos son dignos de alabanza ya que se distinguieron por la virtud de su hospitalidad.

Destaca que el pecado de Sodoma está en la falta de hospitalidad, por lo que no debe asombrarnos que el Hijo del Altísimo haya nacido, de manera harto simbólica como emigrante en una tierra que no era la suya y sin un techo propio.

Más que discriminar a los homosexuales, los textos de Sodoma y Gomorra deberían mover nuestro corazón en el drama que viven miles de desplazados de sus hogares, víctimas de la violencia en Chiapas y Guerrero y tantos emigrantes que pierden la vida en la frontera con Estados Unidos.

En el Antiguo Testamento Dios prohíbe la prostitución sagrada de hombres y mujeres, debido a que los hebreos al salir de Ejipto, debían ser un pueblo diferente a los demás y esas prácticas como ofrendas idólátricas son las que Dios prohíbe, pero no la homosexualidad por sí misma.

La Iglesia debería contraponerse a los criterios de exclusión y discriminación, abriendo sus puertas a las personas homosexuales reconociendo las aportaciones que han hecho desde siempre a la Iglesia.

La Iglesia debe considerar los avances científicos y culturales y la nueva visión de la sexualidad. Durante siglos la Iglesia sostuvo que engendrar era el único fin de las relaciones sexuales; también mantuvo su apoyo como ley natural y divina revelación para la monarquía, contra la democracia y la república.

¿No estará ocurriendo algo similar actualmente con la concepción de la sexualidad y la familia? El teólogo uruguayo Juan Luis Segundo ha manifestado que la Iglesia católica perdió la batalla del sexo, el control de la natalidad, la masturbación, las relaciones prematrimoniales, la diversidad sexual, las segundas nupcias. Pero el silencio del clero continúa, aunque la mayoría de los sacerdotes están más de acuerdo con sus feligreses que con el Papa.

¿No es tiempo ahora de que la Iglesia rompa con sus pretensiones divinas o naturales y escuche los progresos de las ciencias antropológicas, acepte la diversidad sexual y las incluya dentro de la Iglesia?

Estoy convencido de que es el momento propicio y que no deberíamos esperar más.

Capítulo 6. Jesús nunca condenó la homosexualidad. (veintiséis páginas del libro)

Para los cristianos Jesús de Nazaret es la revelación definitiva de Dios. Pero Jesús no es solamente lo que dijo, sino también lo que hizo, con quiénes se relacionó, a qué se opuso, con quienes se peleó y por qué. El Evangelio, bien leído, nos muestra una imagen de Jesús diferente a la dulzona del catecismo, como un hombre lleno de vigor y de pasión por la vida, dispuesto a enfrentarse a los poderes de su tiempo por fidelidad a su conciencia. Una lectura detenida del Evangelio puede liberar a la Iglesia de su mentalidad discriminatoria contra los homosexuales.

La sociedad judía era discrinatoria, marginante y excluyente. Quedaban excluidas del culto judío las mujeres, especialmente las adúlteras y prostitutas, niños y niñas, ser extranjero, estar enfermo o moribundo, tener un oficio despreciable como el curtido de pieles, fundidor de cobre, pastores, cobradores de impuestos y basureros, no tener una línea genealógica pura, comer alimentos prohibidos, etc.

Sus discípulos enfrentaban acusaciones de que su Maestro se junta y come con impíos y con pecadores. Cristo sana leprosos y los toca sin que hubiera necesidad.

Recuerda la parábola de la oveja perdida, y el relato del endemoniado a que Crtisto libera. Jesús es sensible al sufrimiento de los demás: curaciones milagrosas, liberación de endemoniados, resurrección de muertos, alimentación de multitudes desfallecidas.

Cristo es crucificado; no espere la Iglesia encontrar una buena reacción cuando se decida a abrir los brazos y reintegrar en su seno a las personas homosexuales.

Jesús se enfrentó con los hipócritas fariseos, quienes se autoproclamaban defensores de la Ley. Esa Ley es la Torá judía; decían que cuando Dios le dio a Moisés la ley escrita, también le dio una ley oral para interpretar la ley escrita, de la que eran depositarios los fariseos.

Jesús desafía la Ley de Moisés y todas las demás leyes cuando no demostraban favorecer el desarrollo y la felicidad del ser humano. Cuestionó la observancia del Sabat, porque en sábado curó a un lisiado. Es el pobre y no la Ley el criterio último para comprender la voluntad de Dios.

Menciona que Nelson Mandela luchó contra la discriminación en Sudáfrica. Dijo en un discurso que "durante el aprtheid los maestros decían con la Biblia en la mano que los negros debían estar separados de los blancos. Ahora sabemos que todos somos iguales y tenemos la misma dignidad, y eso también con la Biblia en la mano".

Jesús fue capaz de cambiar los esquemas educativos recibidos en su infancia, la judía excluyente y segregativa, a una manera de pensar abierta sin distinción a todos y a todas.

Son escasas las veces que Jesús en el Evangelio toca la sexualidad. Hay tres ocasiones en que Jesús trata temas específicamente sexuales: sobre el divorcio, los "eunucos por el Reino de los Cielos" y la mujer adúltera.

Acerca del divorcio dijo que "lo que une Dios no lo separe el hombre", ya que la mujer era considerada como propiedad del padre y luego del marido. Con esta aseveración de Jesús la mujer deja de estar al arbitrio del marido quien podía despedirla mediante un certificado de divorcio; y solamente los hombres tenían ese derecho, así como tener concubinas en la misma casa de la esposa.

Acerca de los eunucos por el Reino de los Cielos, al expresar los varones que si perdían el derecho del divorcio, preferían no casarse, Jesús les dijo: Hay hombres que nacen incapacitados para casarse, hay otros que fueron mutilados por los hombres, hay otros que por amor al Reino de los Cielos deciden no casarse ¡Que lo entienda el que pueda!

Los judíos valoraban el matrimonio y a quien tenía muchos hijos y despreciaba a los solteros. Jesús reinvindica a esas personas. Deja ver que quien decide no tener hijos y no casarse puede hacerlo por motivaciones que enaltecen y no que humillan.

Sobre la mujer adúltera, los fariseos sabían que al ser descubiertos un hombre y una mujer en adulterio, debían morir ambos apedreados, pero sólo le llevaron a la mujer, por lo que Jesús les dijo "quien se sienta libre de pecado, que tire la primera piedra".

Lo que Jesús hace en los ejemplos del divorcio, los eunucos y la adultera es reinvindicar a quienes se encuentran en desventaja social. ¿Será difícil aplicar este criterio sobre la homosexualidad? La hipocresía y la manipulación de la religión es utilizada para esclavizar a las personas en lugar de hacerlas libres. Esto es válido para todas las personas independientemente de su orientación sexual. Este no es el criterio por el que se juzgará a las personas, según el Maestro de Nazaret, sino su capacidad de ponerse al servicio de la felicidad de los demás, especialmente de los más necesitados.

Capítulo 7. Por qué no se puede obedecer la doctrina actual de la Iglesia. (siete páginas del libro)

Es lícito mantener una posición distinta a la doctrina oficial de la Iglesia a propósito de la homosexualidad y de las personas homosexuales.

Para el reconocimiento de la homosexualidad debe librarse también una batalla al interior de la Iglesia católica, como se ha empezado a manifestar en las iglesias bautista, presbiteriana y anglicana.

El anglicano Rowan Williams arzobispo de Canterbury opina que "mi conclusión personal es que existen argumentos para reconocer las relaciones homosexuales como dentro de la fe" y que "deseo ver más mujeres ordenadas como obispos".

Los tradicionalistas ingleses han dicho que es un "falso pastor" reaccionando no tanto a su consentimiento de sacerdotes homosexuales sino por calificar los bombardeos de Afganistán como "moralmente corruptos".

La Iglesia ha sabido deponer los textos misóginos para estar al día de la revolución de género, pero todavía falta mucho camino por andar, al no permitir el ordenamiento de mujeres.

Asimismo, las iglesias cristianas están obligadas a intentar nuevos caminos que culminen en la aceptación y normalización de los homosexuales en la vida eclesial.

Así como Sigmund Freud sostiene que no puede cambiar un homosexual a heterosexual, los moralistas católicos deben liberar de la carga de culpabilidad moral a los actos homosexuales. ¿Qué santidad y qué felicidad puede construirse sobre la represión de la vida afectiva y el ejercicio de la sexualidad?

La Iglesia ha contribuido con su anuencia y su silencio, a perpetrar la intolerancia y los crímenes de odio.

Las Iglesia tendrá que vérselas con el trato que dé a los matrimonios de personas del mismo sexo; lo ganado por los grupos gays ya no lo echarán para atrás.

"Los hombres y mujeres homosexuales como el Job del Antiguo Testamento tienen muchos poemas que escribir, pero hasta el momento sólo son leídos por el corazón de Dios. ¿Tendrá la Iglesia el coraje suficiente para ser el corazón de Dios en este momento de la historia?"

Capítulo 8. Algunas vías de salida. (seis páginas del libro)

Las personas homosexuales se preguntan por qué la Iglesia católica es tan cerrada a la homosexualidad. Hasta aquí he sido crítico, pero creo que también debo ser propositivo.

Para lo anterior remite al capítulo 15 del libro de los Hechos, donde se narra el dilema de la Iglesia en aceptar a los paganos como cristianos sin ser judíos, aunque éstos aceptaron a Jesús como el Mesías. Por este dilema la Iglesia estuvo a punto de dividirse en dos bandos irreconciliables.

Pero la comunidad tomó la decisión guiada por el Espíritu Santo, de admitir a los paganos sin obligarlos a hacerse previamente judíos. Esto significaba que la manera restrictiva de concebir a Dios y la salvación quedaron atrás.

Un reto de iguales dimensiones enfrenta la Iglesia de hoy en la aceptación de los homosexuales en la vida cristiana. Algunas comunidades están enfrentando esta crisis, como por ejemplo la comunidad anglicana.

¿Se puede continuar la moral agustiniana sobre la moral sexual de la Iglesia, incluso por encima del Evangelio, y condenar a tantos hermanos y hermanas homosexuales?

Hay quienes dirán que se traiciona los valores tradicionales de la Iglesia, pero el Espíritu Santo sopla donde quiere y los cambios de conciencia a los que la humanidad va llegando pueden también ser voz de Dios.

Creo que los signos de apertura que ha dado la comunidad humana con respecto a la diversidad sexual son suficientes para ameritar que la Iglesia los discuta ampliamente y se pregunte a sí misma si su anclaje en el pasado no significa infidelidad a los signos de los tiempos.

Las personas homosexuales tienen derecho de relacionarse con Dios. Debe ayudárseles a superar los miedos y la autodiscriminación introyectada a sus mentes y sus corazones. Debe ejercitárseles en perdonar a aquellos de quienes reciben ofensas y desprecios, incluyendo la falsa imagen de Dios que se les dio desde pequeños. Darles oportunidades para ser testigos de Jesús desde su específica forma de vivir.

Hay que ofrecer retiros y momentos de encuentro para las personas homosexuales en nuestras iglesias. Hay que bendecir las casas en las que viven. Hay que invocar la bendición de Dios sobre sus uniones. Hay que trabajar con los padres y madres de chicos homosexuales.

Actualmente hay muchas cuestiones dentro de la Iglesia que deben revisarse; la discriminación de los de gays y lesbianas es solamente la punta del iceberg.

Capítulo 9. Las lacras que la Iglesia arrastra en su consideración de la sexualidad. (siete páginas del libro)

Para la Iglesia todo lo que tiene que ver con el sexo es malo, sucio, que echa a perder las cosas buenas. Esta mentalidad está muy extendida, e impide que la sexualidad deje de ser pecado, una trampa tendida por el demonio, para convertirse en un medio de promoción de la persona, de íntima comunión interpersonal, un diálogo espiritual entre dos personas.

Una segunda lacra es que el sexo sólo debe ser para la procreación, si no, es pecado. Sin embargo el relato del Genésis (1-2) dan una visión más integral de la sexualidad, al contrario de la visión pagana de san Agustín y la doctrina estoica.

Si la sexualidad fuera solo para la procreación sería animal.

Una tercera lacra es la culpabilización del placer. En la Iglesia se tiene miedo al placer como obstáculo para la santidad. En el libro de Tobías hay una oración de un recién casado que dice que toma a su mujer con rectas intenciones y no buscando el placer.

Se ve al mundo como un valle de lágrimas donde se viene a sufrir y no a gozar. Pero hay que tener cuidado de no reducir el sexo a un simple instrumento para obtener placer a toda costa, lo que hace insignificante la sexualidad y caer en la patología y el absurdo.

La cuarta lacra es enjuiciar a una persona por las cosas que hace en la cama, cuando un ser humano es mucho más que eso. La sexualidad es sólo una de tantas realidades que cuentan mucho para hacerse la idea de maldad y bondad de alguien.

Capítulo 10. La revolución sexual que la Iglesia necesita. (tres páginas)

Refiere algunas ideas sobre la sexualidad para renovar al cristiano.

El sexo es bueno. La sexualidad no es genitalidad es también un camino al misterio del Dios amor.

La unión genital entre un hombre y una mujer tiene dos finalidades, ninguna es más importante que la otra. Entre personas estériles u homosexuales debe centrarse en el cumplimiento del placer.

La vida humana es mucho más que el ejercicio de la sexualidad, debe preocuparnos la justicia, la igualdad, la pureza y castidad. No debe reprimirse la libido sino buscar que sea humanizante y humanizadora.

La combinación de libertad y responsabilidad es la clave para una vida sexual cristiana, sin que esto quiera decir que la Iglesia institucional deba tomar las decisiones en la cama de las personas, sino que éstas las asuman.

En el ejercicio de la sexualidad nuestra vida está en juego. Una vida auténticamente humana y cristiana ha de ejercer la sexualidad buscando superar la simple animalidad y el delirio por el placer.

Capítulo 11. Mea culpa ante nuestros hermanos y hermanas y hermanas homosexuales. (tres páginas del libro)

En este capítulo el autor, en una especie de carta, pide perdón a los homosexuales, en su nombre y en nombre de otros presbíteros y de la Iglesia católica, porque no supo apreciar el cuerpo, la sexualidad y el placer, pensando que es algo bajo, sucio y despreciable, como Agustín de Hipona en vez de seguir a Jesús de Nazaret.

Porque sintió vergüenza de ser visto en público en compañía de un homosexual, toleró que los llamaran con epítetos humillantes, por no abrir espacios en las parroquias, no apoyar a seminaristas gays expulsados, por haber guardado en mi corazón mis opiniones en vez de abrir un debate público que tanta falta hace.

Por pensar que la única motivación de los homosexuales es el sexo, por permitir que se identifique perversión y homosexualidad, pederastia y homosexualidad, desenfreno y homosexualidad, sida y homosexualidad.

Porque "pude hacer mucho más a favor de la plena participación de los homosexuales en la Iglesia, pude haber derribado más barreras, pude haber sido más audaz".

Y pide perdón a Dios por no haber aprendido la lección de Cristo crucificado de amar sin excepciones y sin condicionamientos.

"Yo, pecador y presbítero, pido perdón".

ANEXOS

Se incluyen once anexos; a continuación sus títulos y breve semblanza.

1.- Siempre serán nuestros hijos. Una declaración del Comité de Obispos para el Matrimonio y la Familia. Obispos Católicos de los Estados Unidos de Norteamérica, Septiembre 10 de 1997. (14 páginas)

Expone planteamientos dirigidos a los padres y madres de familia así como a los párrocos para orientar a las familias para evitar el rechazo a sus hijos gays, para que no caigan en las adicciones, drogas y suicidio.

2.- El endemoniado epiléptico (Lc.9,37-43). El Evangelio de Lucas Gavilán de Vicente Leñero. Seix Barral, Barcelona, 1979, pp.135-141. (5 páginas)

El conflicto entre un padre machista y su hijo homosexual, se resuelve por la intervención de tres sacerdotes, dos de los cuales no aciertan en sus consejos, hasta que un tercero rescata los grandes valores y potencialidades de "Marito", y soslaya su orientación sexual, apoyándolo moralmente para convertirse en un destacado músico.

3.- Los ministros religiosos y la homosexualidad. La opinión del teólogo Xavier Pikaza, de la Universidad Pontificia de Salamanca. (6 páginas)

Menciona que según D.B.Cozzens de USA, la mitad (50 por ciento) de los seminaristas y presbíteros de EEUU son homosexuales; al exterior el porcentaje de homosexuales es del 10 al 15 por ciento de la población en general.

La mayoría de los presbíteros gays han llevado una vida digna; sólo una minoría han incurrido en actos delictivos por los que deben responder como cualquier ciudadano sin ninguna protección del clero.

Las víctimas son más afectadas por ser el agresor miembro de la Iglesia y algunas han pensado en el suicidio.

No son los sacerdotes gays los que deben de salir del armario, sino toda la estructura clerical. Quiero que la Iglesia reconozca lo que son sus miembros, y mientras esto pasa doy gracias a los sacerdotes heterosexuales y homosexuales por su difícil tarea a veces menospreciada.

No se debe prohibir a los presbíteros gays ejercer cargos de autoridad, porque cómo van a distinguir a heterosexuales de homosexuales y cómo menospreciar a quienes están ejerciendo el ministerio de manera digna según la palabra de Cristo.

Ha terminado la etapa clerical del Cristianismo, ahora deben las comunidades elegir a sus propios ministros, varones o mujeres, para toda la vida o por un tiempo, célibes o casados, homosexuales o heterosexuales, buscando sólo la fidelidad al Evangelio.

4.- Manual de defensa del homosexual desamparado. Anónimo que circula en los portales gay de Internet. (2 páginas)

Un homosexual cuestiona a la sociedad prejuiciosa la falta de aceptación y respeto a los gays. Señala que la homofobia como rechazo irracional es una perturbación mental que debe ser atendida en las personas que la padecen.

5.- El Nuevo Testamento y la homosexualidad. Rev. Michael Piazza. (4 páginas)

Afirma que mucho de lo que fue tomado por siglos como verdad no está basado en las escrituras ni teológicamente fundado.

La Biblia no presenta la idea de personas homosexuales, sino se refiere a actos homosexuales y todas las personas son asumidas como heterosexuales.

Cita varios textos bíblicos en los que los tradicionalistas sostienen la exclusión de los homosexuales, cuando una correcta interpretación de la escritura sugiere lo contrario.

Señala que contraria a Cristo, la Iglesia ha sido la más homófoba de todas las instituciones.

6.- La prohibición de la homosexualidad en Lev.18,22 y 20,13. Manuel Villalobos. (28 páginas)

Lugo Rodíguez expone que este artículo de Manuel Villalobos es largo y técnico, pero lo incluye con el afán de demostrar que los biblistas especializados están tratando de enfocar los textos condenatorios acerca de la homosexualidad desde otra perspectiva hermenéutica.

Algunas reflexiones e interpretaciones las sustenta Lugo Rodríguez en el desarrollo de los capítulos de su obra.

7.- La opinión de la iglesia anglicana sobre las uniones gays. (3 páginas)

La controversia acerca de la aceptación eclesiástica de los matrimonios gays; se presenta la posición de algunos ministros que están a favor de las uniones, entre éstos, el arzobispo anglicano de Canterbury, Rowan Williams.

8.- Contra la discriminación: el valor de la tolerancia. Héctor Miguel Salinas Hernández. Trabajo presentado en el primer número de la revista "Defensor" órgano oficial de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, enero de 2003. (5 páginas)

Desarrolla una breve historia de los movimientos sociales por las libertades sexuales en el mundo y en México; destaca como uno de los principales reclamos frenar la ola de crímenes por homofobia.

Define "tolerar" como reconocer las diferencias del otro en un plano de igualdad, no sólo jurídica, sino también filosófica y humana.

Concluye con que es urgente que el Gobierno y las organizaciones no gubernamentales fomenten la tolerancia de lo diverso frente a la discriminación, lo que hace falta para proteger la convivencia pacífica en el mundo de hoy.

9.- La Biblia también es nuestra historia…leyendo la Biblia con "ojos nuevos". Rev. Anciana Nancy Wilson. Fraternidad Universal de Iglesias de la Comunidad Metropolitana FUICM-1992 (10 páginas)

Rescata las historias bíblicas en las que se enaltece a las lesbianas y gays, así como a sus amores homosexuales, hasta ahora no aceptados como tales por la Iglesia. Destaca a Rut y Noemí, y David y Jonatán.

10.- Opinión de dos católicos homosexuales. Textos publicados en el portal electrónico de Eclesalia. (7 páginas)

Luis de la ciudad de Zaragoza da a conocer su beneplácito por la consulta pública a la que convocó el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, en octubre del 2003, dirigida a hombres y mujeres homosexuales, contrastando con "la actitud legalista inflexible y despiadada, la dureza de corazón y ausencia total de amor del cardenal Joseph Ratzinger".

Javier Lau Mendoza de Lima, Perú. Carta a Juan Pablo II. En la que confiesa al Papa Juan Pablo II que es homosexual, y que la Iglesia permite serlo, pero no ejercer esa sexualidad, por lo que pide al Pontífice escuche más a su Iglesia que llora.

11.- Algunos materiales pastorales. (8 páginas)

En este anexo el autor presenta materiales que ha utilizado para el manejo del tema "Iglesia y Homosexualidad", en algunas reuniones.

Los divide en dos rubros: a) Esquema de plática sobre sexualidad para jóvenes, y b) Esquema de plática sobre diversidad sexual para jóvenes gays.

En el primer apartado incluye las lacras de la visión eclesial sobre la sexualidad, y plantea la posibilidad de una liberación sexual, pero en Cristo.

En el segundo apartado expone la posición oficial de la Iglesia, los cuestionamientos a la oficialidad desde la vida de Cristo, las diferencias en la interpretación de los textos bíblicos, y recomendaciones para la atención pastoral de los homosexuales.

Sobre el autor:

La solapa de la portada y contraportada contiene una fotografía del autor con un cirrículum. Se menciona que Raúl Lugo Rodríguez, nació en la ciudad de Mérida, Yucatán, México; es Licenciado en Sagradas Escrituras por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma, experto en Ciencias Bíblico Orientales; profesor del Instituto Tecnológico Pastoral para América Latina en Bógotá; Universidad Pontificia de México; miembro fundador de la Asociación de Biblistas Mexicanos; trabaja de tiempo completo en la Asociación Civil Indignación y en la Escuela de Agricultura Ecológica "U Yíits Ka’an" (Rocío de la Mañana), siendo de ambas fundador.

Algunos de sus libros más importantes: Las trampas del Poder (Dabar,1994), Flor que nace de la muerte (UPM, 1995), La Biblia es verde (Comisión Episcopal de Pastoral Bíblica, 1998), Los primeros profetas cristianos (Comisión Episcopal de Pastoral Bíblica), además de numerosos artículos en revistas especializadas y de divulgación.

Bibliografía.

Apoya sus argumentos y reflexiones a lo largo de los capítulos, en pasajes bíblicos y remite al lector a las Sagradas Escrituras para confrontar las citas.

COMENTARIOS

Comentarios breves del Antrop. José Germán Pasos Tzec, sobre el libro "Iglesia Católica y Homosexualidad" del Pbro. Raúl Lugo Rodríguez.

german_pasos[arroba]hotmail.com Tel. Cel. 9992 34 75 17

A continuación presento algunos comentarios sobre el libro del Pbro. Raúl Lugo Rodríguez. Aunque no es una crítica, ya que no cuento con los elementos para hacerla, ofrezco a los interesados en el tema estas ideas personales siguiendo la invitación del autor contenida en la página 15 de su libro, cuando expresa que "son puntos de vista que necesariamente han de ser enriquecidos con la crítica fraternal de los lectores".

Las tradiciones de los yucatecos.

Considero que esta obra es de mucha utilidad para ampliar la información dentro de las sociedades tradicionalistas y religiosas, como la sociedad yucateca, en México.

Me refiero a que el libro es una muestra, solamente una, de tantas situaciones, costumbres, actitudes, que deben cambiar en nuestra sociedad. El Pbro. Raúl Lugo Rodríguez, revela los atavismos ancestrales acerca de la sexualidad y de la homosexualidad, de los que tiene que liberarse la Iglesia Católica, es decir, todas las personas que se sientan católicos o al menos cristianos.

Este libro no atenta contra las tradiciones; hay que respetarlas, o más bien, recuperarlas. ¿Qué es la tradición humana? Creo que en el surgimiento de todas las culturas humanas, se observó la convivencia en la unidad y la igualdad, el reparto equitativo de lo cazado y cosechado.

Hay quienes insisten en que desde que el hombre apareció, existió la "ley del más fuerte", es posible, pero los primeros pobladores de la tierra eran ignorantes, temerosos, instintivos, casi animales. ¿Qué justificación tendríamos ahora al comprobar que aún existe esa ley?

Si la tradición humana es la solidaridad, la equidad, la ayuda mutua, la distribución igualitaria de la riqueza ¿Dónde está la tradición humana en sociedades del Tercer Mundo? ¿Qué tradición humana podemos mantener en la sociedad yucateca, dividida en una gran masa de pobres, trabajadores y campesinos, a los que falta todo, y un pequeño grupo de ricos?

La respuesta de los ricos, ya la hemos oído ¡Es que nosotros hemos trabajado mucho, mucho, mucho, para ser ricos! Y sabemos que esa afirmación ni ellos mismos se la creen.

Lugo Rodríguez pone el dedo en la llaga en el Capítulo 5, cuando exhorta a los católicos a reflexionar sobre el pasaje bíblico de Sodoma y Gomorra, donde Dios condena la falta de hospitalidad, ayuda y respeto, más que el deseo homosexual; y sobre el pecado que cometen quienes son indiferentes al sufrimiento de los desplazados de Chiapas y Guerrero y los que mueren en la frontera con Estados Unidos. A cuántos niños chiapanecos vemos en el centro de la ciudad de Mérida y el Paseo de Montejo vendiendo chicles y cigarros, de día, de noche y de madrugada.

Cuánto valor da Dios a la ayuda al necesitado y con cuánta sabiduría ilustra los peores pecados de la humanidad, al nacer su Hijo en tierra ajena y sin un techo que lo cobijara a El y a su Madre.

En Yucatán, estado muy católico, cuánto le han robado a los campesinos, qué se compra con el salario mínimo, cuántos afilian a sus empleados en el Seguro Social, qué bonita la ciudad de Mérida dividida en sur y norte, cuántas casas antiguas se pudren, esperando sus finos dueños rentarlas o venderlas en millones, antes de darlas en renta módica a personas emprendedoras que las necesitan.

Los vecinos están pendientes que, en la familia de al lado y de enfrente, la muchacha se case de blanco y llegue virgen al altar; y que el joven tenga una conducta intachable, varonil, macho. No es posible que sea puto, porque toda la cuadra lo comentará y lo repudiará.

Pero ninguna familia te viene a preguntar a la hora de la comida, si cuentas con trabajo, y si tienes o no dinero para comer. Para cuidarte el trasero y hablar de ti, todos están dispuestos, pero para ayudarte en tus necesidades, casi nadie.

La Iglesia opuesta a los avances científicos y sociales.

Con gran visión el autor señala que la Biblia y todo texto antiguo, debe ser leído situándonos en la época histórica en la que se escribe; y acerca de los preceptos morales bíblicos, éstos están dirigidos al pueblo de Dios, en tiempo y espacio.

Así como la Iglesia se opuso a la idea del placer en la relación sexual, cuando señalaba que por la ley natural sólo debe ser para la procreación; del mismo modo apoyó la monarquía como inmutable, en contra de la democracia y la república. Qué bueno que ha cambiado en algo la idea eclesial de la ley natural.

Creo que, de acuerdo con el autor, la Iglesia debe ponerse al día en los avances científicos y sociales, para no quedar desfasada de la vida espiritual de los creyentes.

También creo que la ciencia, no es imparcial y objetiva como intentan hacernos creer los filósofos burgueses. Los avances científicos no han beneficiado a la humanidad, sino sólo a una parte, a la parte que tiene el dinero para ser beneficiada. Es más, grandes descubrimientos han sido utilizados en contra de la humanidad, como la bomba atómica.

Lo que la historia nos dice es que la ciencia necesariamente tiene un contenido de parcialidad, según los grupos que se adueñan de ella. Por lo tanto todo esfuerzo por el avance científico tiene que privilegiar a las multitudes necesitadas, desprotegidas y miserables, antes que a los privilegiados.

El sufrimiento de los homosexuales ¿por ser homosexuales?

Lugo Rodríguez sostiene que muchos homosexuales sufren por el rechazo de la Iglesia, y muchos hasta cuestionan ese rechazo. Pero ¿de qué otras cosas, pueden sufrir los homosexuales?

He visto homosexuales muy respetados que, aunque no reconocen abiertamente su homosexualidad, ésta es ampliamente conocida en su medio social; pero manifiestan mucha tranquilidad y felicidad, son muy católicos, son personas cultas, cuentan con uno o varios vehículos, alguno de modelo reciente, una o varias casas, ropa de marcas famosas, y muy buenos ingresos.

También he visto que a los homosexuales sin instrucción, ignorantes (sin ser ésta mala palabra), morenos, con rasgos indios, mal vestidos y pobres, son discriminados, incluso por los homosexuales ricos.

¿Podremos los homosexuales ser felices y dejar de sufrir, sabiendo que Cristo nos Ama, aunque sigamos viviendo en una sociedad dividida en pocos ricos y millones de pobres? ¿Se discrimina a los homosexuales o se discrimina su pobreza?

Las diferencias entre los gays

En el capítulo 2 el autor reconoce diferencias entre los homosexuales. Pecadores somos todos, homosexuales y heterosexuales, y así como el darse a sí mismo y el amor al prójimo se mira en homos y heteros; el delirio por el sexo, el placer y la autocomplacencia, también puede ser manifiesto en homos y heteros.

Por lo anterior, no hay por qué excluir a los homosexuales del ejercicio de ninguna profesión, especialmente del sacerdocio, basado en los dones que dios nos da. Ya que lo mismo puede ser licencioso un sacerdote homosexual que heterosexual.

Creo que Lugo Rodríguez discrimina a los homosexuales en la docencia; ya que menciona que puede publicar esta obra y exponer libremente su conciencia, ya que no desempeña cargo alguno de enseñanza.

Así como la Iglesia debe salir del armario y reconocer que la mitad de sus ministros son homosexuales, la estructura educativa, debe eliminar de la oficialidad la dicriminación de los maestros gays, especialmente en las escuelas particulares.

No sé qué cuidan en las escuelas que no aceptan a maestros abiertamente gays. El mayor número de casos de estupro, sino la generalidad, se registran entre un maestro heterosexual y las niñas. Bueno, en algunas escuelas sí se permite la intervención de maestros gays en cuestiones de bailables, actividades artísticas extraescolares; se acepta también a personas gays en las escuelas para aseadores de los baños.

La discriminación teórica.

Una vez leí partes de las obras de los antropólogos culturalistas norteamericanos, quienes decían que no eran racistas porque consideraban que todas las razas son iguales.

A primera vista, no se aprecia cuál es la contradicción, pero el planteamiento en general es racista, etnocéntrico (egoísta, ególatra).

Me confieso con una limitación metodológica para plantear una perspectiva científica, no discriminatoria y segregativa, sobre la homosexualidad. Y creo que muchos estudios están cayendo en el egocentrismo que nada tiene de científico.

Leo ahora el libro del Pbro. Lugo Rodríguez, quien sostiene la necesidad de integración "de los homosexuales" a la vida eclesial, -como ellos mismos están pugnando por su integración a la sociedad-, y de considerar la diversidad genérica como expresiones que deben ser reconocidas en la sociedad actual. Incluso pide perdón "a mis hermanos y hermanas homosexuales" por no haber sido fiel a su conciencia y seguir a san Agustín en vez de Cristo.

Sue March, activista gay, dice que el concepto homosexual fue inventado por un médico húngaro de apellido Benkert. Agrega que cada quien es su propio sexo y dar nombres a las personas por su orientación sexual, sería como inventar nombres como personas hay en el mundo.

Creo que las personas que vivieron en la época de Jesús, eran menos prejuiciosos en la cuestión de la homosexualidad, como cita el autor a Piazza en la pag. 159, quien señala "en ningún lugar de la Biblia está la idea de personas homosexuales. Los hechos están sin excepción, dirigidos a ciertos actos homosexuales". "Los escritores de esa época no tenían entendimiento de la homosexualidad como una orientación psicosexual". "Los autores bíblicos se refieren a los actos homosexuales realizados por personas que ellos asumían como heterosexuales".

En la pag. 57 Lugo Rodríguez afirma que no encontró ningún texto evangélico en el que Jesús condene la homosexualidad.

Por lo anterior, decir que no somos discriminatorios, segregativos, egocéntricos y ególatras, al manifestar que "los homosexuales" (y todos los que no son como nosotros), deben integrarse a la sociedad con los mismos derechos, es como decir: como no somos racistas, vamos a integrar a todos las razas y vamos a darles igualdad.

Kinsey, desarrollando las teorías de Freud, apoya la idea de la naturaleza bisexual de los seres humanos, hombres y mujeres; y que la historia multifactorial individual condiciona la expresión sexogenérica del individuo. Aquí se aprecia que nadie puede ser sexualmente idéntica a otra persona. ¿Cómo entonces podríamos referirnos a la homosexualidad o los homosexuales y mantener una posición científica (no discriminatoria ni egocéntrica)?

Un antecedente bibligráfico en Yucatán.

En la pag. 224 el autor menciona a Zimbrón por su trabajo de orientación pastoral a los jóvenes; asumo que se refiere al Padre Ricardo Zimbrón Levy, quien por medio de una edición privada dio a conocer su obra "Nuevos enfoques sobre la homosexualidad", Mérida, 1989.

Aunque, Zimbrón Levy nació en el Distrito Federal, ejerció su ministerio durante más de treinta años en la parroquia de Monjas de la ciudad de Mérida, hasta su fallecimiento en 1995.

Entre las informaciones más importantes que encuentro en el texto mencionado, es la estimación del Pbro. Zimbrón Levy, quien menciona que un 33 por ciento de los jóvenes de esta ciudad manifiestan en confesión la preocupación por su atracción sexual hacia compañeros de su mismo sexo.

Asimismo, el Padre Zimbrón, plantea una posición opuesta a la oficialista eclesial respecto de la homosexualidad. Por lo anterior considero un antecedente de importancia local, en la línea de investigación del Pbro. Lugo Rodríguez, el trabajo del Padre Zimbrón.

 

Sobre el Autor

Acerca del ator de la síntesis y de los comentarios al libro del Pbro. Lugo Rodríguez.

Nombre:

José Germán Pasos TPEC

Grado Académico: Licenciado en Ciencias Antropológicas con especialidad en Antropología Social.

Egresado de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán, de la ciudad de Mérida, Yucatán, México.

Cuenta con la tesis "Homosexualidad y Cultura: Antagonismos homosexuales en el eje gay de Mérida", presentada en opción al título de Licenciado en Antropología Social, que puede consultarse en la página ;

Trabaja como consultor en diversidad genérica en el Instituto de Equidad de Género del Estado de Yucatán y activista por la diversidad sexo genérica en la Asociación Civil Buenas Intenciones Centro de Diversidad Sexual, de la ciudad de Mérida Yucatán, México.

Desarrolla actualmente un estudio sobre la homosexualidad masculina en el contexto regional, que es continuación de su primer trabajo de investigación sobre el tema.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.