Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Pensamiento político. Martí y el Comunicador Social (página 2)

Enviado por Ángel Ángel



Partes: 1, 2


Desarrollo

Entre los principales documentos donde se evidencia el pensamiento político de Martí, encontramos con carácter histórico: El Manifiesto de Montecristi, los discursos conmemorativos del 10 de octubre, Vindicación de Cuba, Carta inconclusa a Manuel Mercado y el ensayo Nuestra América.

Es en estos documentos donde descansa todas las ideas y frases que se puedan recoger para ser interpretadas y analizadas, teniendo en cuenta el contexto en que surgieron las obras y cómo va aparejado al pensamiento político de Martí que en ellas se describe, donde se destaca además su importancia para la formación del futuro profesional de la comunicación social; se sintetiza; todo un arsenal de enseñanzas concretadas en su vigencia.

El Manifiesto de Montecristi es redactado por Gómez y Martí. La redacción de el documento constituye un paso de avance progresista y democrático; es el documento concebido como arma ideológica contra el colonialismo hispano de la batalla del pueblo cubano.

El documento el Partido Revolucionario Cubano a Cuba es conocido como Manifiesto de Montecristi por haber sido redactado en esta localidad de la República Dominicana. Fue firmado el 25 de marzo de 1895, pocas semanas después de haber comenzado el conflicto bélico con el objetivo de alcanzar la plena independencia. Su importancia era decisiva para el esclarecimiento de los propósitos revolucionarios y para enfrentar las campañas enemigas, por lo que el delegado orientó que se distribuyera profusamente ni aquellos momentos en que los argumentos eran armas efectivas para la victoria: "de pensamiento es la guerra mayor que se nos hacen: ganémosla a pensamiento."[3]

Su contexto histórico se enmarca, cuando se ha producido el reinicio de la guerra necesaria de 1895, se mantiene intacta las contradicciones colonias metrópolis, sea decretado en 1986 la abolición de la esclavitud y aumentan cada vez más el peligro de EE.UU. con intenciones anexionistas por cuanto ha cambiado a su fase imperialista. Se han producido cambios en estructura económica política y social, en Cuba que determinan una evolución en la toma de conciencia nacional.

Constituye el programa político de la revolución, es redactado con el fin de darle continuidad histórica a la guerra de 1968 donde se le da cumplimiento a los artículos del Partido Revolucionario Cubano, fundado en 1892. Proclama ante el mundo las razones por las que vuelve a empuñar las armas demostrando la presencia en Cuba de la situación revolucionaria está presente por la agudización extrema de la contradicciones colonias metrópolis. Da una mayor organización y estructuración a la guerra que José Martí denominaría necesaria, breve y generosa. Destaca como concepción de la guerra, que esta no es contra el español, sino contra lo que éste representa.

Por su esencia y contenido tiene un carácter independentista, nacionalista, antianexionista y antiimperialista por cuanto se plasma como premisa el logro de la independencia absoluta de la Isla. Tiene un marcado carácter latinoamericanista cuanto expresa auxiliar y fomentar la independencia de Puerto Rico.

En este trascendental documento se plasma ideas de que la nueva guerra era la continuidad de un proceso histórico de emancipación que se había iniciado en 1868, que la República que los cubanos querían construir después de lograr la independencia se haría con todos los cubanos sin distinción de razas ni clases, negros y blancos, campesinos, obreros, artesanos, intelectuales y españoles honestos, donde tendrían asegurados trabajo útil y decoroso y derecho a disfrutar el bienestar social. Se destaca el derecho al respeto a los pueblos vecinos y destaca el significado latinoamericanista e internacionalista de la lucha de independencia de Cuba.

¿Para qué sirve el documento?:

Nos identifica que la continuidad histórica del proceso revolucionario cubano, como único, ascendente e ininterrumpido. Nos sirve para demostrar que este documento es más radical que el Manifiesto del 10 de octubre por su alcance político, ha sido el programa que da a la guerra un carácter cualitativamente superior.

En sus palabras se recoge además la posición de los Estados Unidos como enemigo histórico de la Isla, pues, dos meses antes de redactado ese documento Estados Unidos hizo todo lo posible por evitar el reinicio de la guerra con la confiscación de las tres naves que traerían el cargamento de armas. Ante el reinicio de la guerra EE.UU. no por haber estado de beligerancia del pueblo Cubano. La prensa amarilla en Estados Unidos se encargaba de minimizar a los cubanos que con tanto empeño se gestarían en armas.

Este documento constituye la base del logro de la unidad teniendo en cuenta que esta consecuencia del Partido Revolucionario Cubano, dada la posibilidad a todos los cubanos de buena voluntad e incorporarse a la lucha, sólo mediante el deseo de obtener la independencia nacional. Unía a todos los cubanos de la isla en un proyecto común.

Continuidad revolucionaria:

Desde el primer párrafo del documento hayamos expuesto el criterio de que el nuevo conflicto bélico era la continuación de la guerra de los Diez años. La experiencia del primer intento armado sirvió a quienes se iniciaban la contienda para valorar acertadamente las profundas causas que justificaban el llamado a un nuevo enfrentamiento. La guerra se organizó tomando como base la estructura militar dejando el suspenso por el pacto del franco y mantenida como timbre de honor y orgullo en las emigraciones en la isla, entre los compañeros de armas y los hijos crecidos en la manigua o el destierro. Aquellas fuerzas dispersas en 1878, sin organización tras la guerra chiquita, entrarían unidas y el renacimiento revolucionario de 1895.

Contra el racismo:

El manifiesto combate, el peligro negro, esgrimido desde principios del siglo XIX como arma y ideológica contra una posible insurrección. El pretexto de tal temor no era más que el miedo a la revolución es dirimido por los beneficiarios del régimen de España. Los hombres de las más diversas mezclas de pigmentación habían cobrado las filas de la revolución, en la isla y en las emigraciones, donde el crisol del combate o del trabajo se había depurado lo más insano de tales prevenciones. Y si en algún caso surgieran quienes se desviaran y aquellos sentimientos de hermandad no había peligro alguno de choques violentos de las razas, pues las fuerzas sanas de negros y blancos extirparían el peligro momentáneo.

Contra la tiranía:

Otro argumento se escribía desde mucho tiempo atrás contrarrevolución: quien Cuba se repetiría la incapacidad de las repúblicas hispanoamericanas para evitar, después de la independencia, la continuación de pugnas intestinales, tímidas en guerras civiles que prolongaban la inestabilidad durante decenios.

La forma de gobierno:

La garantía para evitar las parcialidades que condujeron a la tiranía y al caudillismo en otros países debían lograrse, ni aquellos primeros momentos de la guerra cubano, mediante un acertado ordenamiento de las fuerzas revolucionarias. Un gobierno que posibilitara la dirección de los asuntos civiles de los territorios liberados, asumiera la representación en el extranjero, y facilitara la libertad operacional del ejército, garantizaría el desarrollo de la guerra dentro del resto a las normas del derecho ciudadano, necesarios para la consolidación de la nación cubana.

Propósito americano y universal:

Los combatientes de Cuba luchaban para lograr la fundación de la república en la que no existieran las trabas coloniales, donde los elementos populares tuvieran amplia participación democrática y disfrutarán de la justicia social. Cuba aspiraba a lograr una utopía política, con la que contribuiría a que Nuestra América se pusiera a salvo de las amenazas externas e internas. Por ello el documento expresa que en quienes cayera en nuestra tierra no sólo lo harían por la libertad de las islas del Caribe, sino además por el bien mayor del hombre y la confirmación de la República moral en América.

Salvar la patria:

Documento concebido a fines de la pasada centuria como un arma ideológica de la batalla del pueblo cubano contra el colonialismo hispano y frente a la amenaza del imperialismo norteamericano, constituye una motivación para el análisis del valor decisivo que el Maestro concedía al objetivo de esclarecer, y hacer compartir por las mayorías los propósitos nacionales, patrióticos y el encaje universal de las tareas que en ese momento les correspondía llevar acabo. Ante el riesgo de poner en peligro la independencia, la soberanía, la libertad, la justicia, Martí llamaba con urgencia a estrechar filas en un programa mínimo en torno al cual pudieran ampliarse la mayor suma de voluntades, intereses y opiniones para la defensa de principios esenciales y metas compartidas de modo que se alcanzara la unidad para la defensa del ideal supremo: salvar la patria con todos, para el bien de todos.

Como sentencia Martí en este manifiesto "la labor del hombre debe de velar por el rescate y sostén de su dignidad", por ese camino debe ir aparejado la profesión de los que estudian la comunicación; para que logre fundir dignidad con entrega, trabajo con humildad.

Tras un análisis concreto, el autor sintetiza conceptos políticos bien fundidos sobre valores morales, pues señala el respeto, el amor a lo propio, lo identitario, lo culto y humano, y la responsabilidad, los preceptos de verdad y seguimiento de puras convicciones.

Bajo estas líneas de acción, se encuentra fundamentada la caracterización de la profesión a la que nos referimos. El comunicador social es un profesional de la comunicación dotado de amplia base política e ideológica, teórica y cultural, que realiza tareas dirigidas al perfeccionamiento de los procesos de comunicación interna y externa en los organismos del Estado, empresas, instituciones y organizaciones políticas, de masas y sociales, a fin de contribuir el logro de sus objetivos en la búsqueda de la eficiencia económica, la adecuada vinculación con la sociedad sobre bases éticas que aseguren la conservación y enriquecimiento de nuestro patrimonio social y cultural, la educación y orientación comunitaria y ambientalista de la población, para el fortalecimiento de la identidad y los valores de la cultura nacional.

Con la formación de este profesional se concretan todas las facetas del pensamiento político martiano y las ideas de este documento histórico: Manifiesto Montecristi.

En los objetivos que persigue la carrera de comunicación social se sintetizan algunos de los valores que perseguía Martí fomentar en las nuevas generaciones y de los propósitos que hubiese hecho cumplir hoy, si estuviera presente físicamente, en estos objetivos descansan los preceptos ideológicos de nuestra Patria y del legado martiano; en aras de lograr una sólida cultura nacional, ellos se concretan en:

  • Aplicar la concepción marxista de la sociedad al análisis e interpretación de los procesos comunicativos y de las tendencias teóricas contemporáneas en este campo, actuando en correspondencia con el papel que debe asumir en el fortalecimiento de la identidad, la historia y la cultura nacional.
  • Aplicar los principios éticos y morales de la profesión en todas las actividades y acciones que desarrolla en cualquier campo fue sociedad de la comunicación social, en beneficio de la sociedad, con pensamiento caracterizado por la reflexión, juicio crítico y la creatividad.

Discursos conmemorativos por el 10 de octubre

Constituye cuatro discursos pronunciados durante el período que Martí denominó Tregua Fecunda. Durante el cual la dirección de la guerra de 1868 en su proceso de radicalización está en el exilio.

El objetivo de estos discursos se va a caracterizar por su carácter evidentemente independentista; exaltación de los valores patrióticos del pueblo cubano, antianexionistas, nacionalista., antirracista y antimperialistas.

En estos cuatro discursos José Martí hace una valoración donde se exaltan las cualidades de aquellos jóvenes que se lanzaron a la lucha, sin preparación, sin cultura. Destaca la actuación de aquellos hombres que abandonaron sus riquezas y fortunas para entregarse a la revolución. Analiza las causas y factores que dieron al traste con la guerra por cuanto, como bien plantea, "la guerra no se pierde porque nos hayamos dejado quitar la espada, sino porque la dejamos caer nosotros mismos"[4]. También analiza la continuidad futura de la guerra.

Entre los objetivos fundamentales, Martí aprovecha cada fecha del 10 de octubre para crear en los emigrados cubanos una convicción de la necesidad de continuar la guerra, para esto convoca a cada uno de los emigrantes para que se unan en torno a la guerra y gesta independentista, se puede traducir en un llamado a la unidad de todos los hombres de buena voluntad.

¿Para qué sirve el documento?:

Para demostrar que a partir de 1878 estaban las ideas que preparaban las condiciones de la llamada guerra necesaria de 1895. Demostraba los discursos que el reposo era aparente, por cuanto en la práctica este período fue realmente fecundo.

La unidad y continuidad:

Precisamente los discursos tienen como objetivo lograr la unidad no sólo en los emigrados cubanos en toda el área de América Latina sino también de aquellos en 1878 habían firmado la capitulación, por tanto se pretende la continuidad histórica de una guerra que en el 1968 Fidel Castro denominó la guerra única que inició Carlos Manuel de Céspedes, continuó Martí y que cruzó el primero de enero de 1959.

Podemos valorar a Martí como el más genial y universal de los políticos cubanos de su tiempo, nadie como él supo darse a la tarea de enfrentarse a todos los problemas, tuvo una visión tan esclarecedora y tan profunda que crea con mucho acierto el Partido Revolucionario Cubano, con el fin de agrupar a todos los hombres de buena voluntad para crear una futura República con todos y para el bien de todos, donde primaría como premisa indispensable para este logro la independencia absoluta. La concepción de la guerra le asevera que intervendría un carácter necesario pronto y generoso y con éste un sector de pronto alerta, con una revolución breve daría a toda costa que se extendiera a los Estados Unidos y cayera con más fuerza sobre nuestros pueblos de América. Para Martí la independencia es el fruto de todos los elementos que promueven sin ascenso, ésta es el resultado del concurso de todos, no importaba, según él, razas, posición social, idiosincrasia, por este logro dedicó toda su vida.

En aras de la formación de un comunicador social, como futuro profesional de la sociedad cubana, las ideas martianas cobran gran sentido y significación, patentizándose y vinculándose a través de su vigencia al desarrollo de nuestra carrera.

En los documentos históricos que hemos utilizado se destacan frases que tienen puntos de coincidencia e importancia para nosotros como comunicadores sociales.

En los discursos del 10 de Octubre, donde el Apóstol señala los valores de los cubanos, esos que los forjan e incitan a ser mejores, donde reconoce nuestros errores y nos invita a reflexionar; descansarán ideas que tienen un gran contenido valor moral y político: "Porque nuestra espada no nos la quitó nadie de la mano, sino que la dejamos caer nosotros mismos; y no estamos aquí para decirnos ternezas mutuas, ni para coronar con flores de papel las estatuas heroicas, ni para entretener la conciencia con festividades funerales, ni para ofrecer, sobre pedestal de los discursos, lo que no podemos ni intentamos cumplir; sino para ir poniendo en la mano al firmeza que no volvamos a dejar caer la espada."[5]

En esta frase perteneciente a su discurso de 1890, se evidencia como Martí hace alusión a los errores pasados, a no intentar para cumplir sino trabajar por lograr sentirnos firmes, y morir, para que nos respeten los que saben morir; aquí la entrega, dedicación y razonamiento se hacen presentes como mismo tienen que unirse al profesional de la comunicación que debe tener razones concisas que lo guíen hasta el final de sus objetivos, y debe de tener palabra para hacerse respetar por los demás, como final abnegado a las tareas que asigne su organización las cuales debe de cumplir con responsabilidad, como una razón fundamental para impulsar su labor.

Vindicación de Cuba

Se escribe durante el período de la Tregua Fecunda, período en el cual Estados Unidos comienza penetrar económicamente Cuba, a través de las inversiones. Propone las bases ideológicas ante la opinión pública internacional que permitan una futura intromisión de los asuntos internos del país.

Entre sus objetivos pretende dar una respuesta viril al artículo. ¿Queremos a Cuba? Que pretendía a través de una tergiversación ideológica ante la opinión pública mundial minimizar las cualidades y virtudes de los cubanos. Además es la respuesta del pueblo de Cuba a través del escrito de Martí dando respuesta a las ofensas contra la moral del pueblo cubano; destaca las virtudes del pueblo forjado en la manigua redentora, el papel desempeñado por los exiliados de la emigración cubana en los Estados Unidos los cuales con su talento desempeñan un papel importante en el desarrollo de la nación. Destaca la actitud de hostilidad EE.UU. desde el mismo comienzo de la guerra.

Su contenido y esencia tiene un marcado carácter independentista, antianexionista, en defensa de los valores del pueblo cubano, en defensa de nuestra identidad nacional.

¿Para que sirve el documento?:

Para comprender la posición de hostilidad EE.UU. como enemigo histórico de independencia del pueblo cubano, del odio y desprecio que sentían por los cubanos como una forma más de preparar la opinión pública mundial de una futura intervención militar.

Debemos analizar la posición de los Estados Unidos como enemigo histórico del pueblo cubano puesto que estas ofensas que fueron publicadas en The Manufacture es consecuencia directa de una política que comenzó en 1823 con la fruta madura y la Doctrina Monroe. Es una forma de impedir por medio de la ideología el curso posterior de la causa independentista.

Valorando a Martí, siguiendo de cerca la evolución del cambio del capitalismo a su fase superior fue capaz de enfrentarse al monstruo desde una posición más revolucionaria, destacándose su respuesta a los insultos y las minoraciones del pueblo cubano y las cualidades y virtudes de esta. Y el convencimiento de que a pesar de la hostilidad de ese gobierno el pueblo de Cuba representado por los elementos más genuinos continuarían con la lucha armada.

El pensamiento antianexionista de José Martí tiene plena vigencia en los momentos actuales, cuando el imperialismo estadounidense instrumenta mecanismos de dominación económica, política, militar y cultural sobre los pueblos de Nuestra América.

A partir de entonces, el tema de la amenaza sobre Nuestra América, y sobre Cuba en particular, ocupó espacio principal en los escritos martianos. En medio de estas circunstancias el periódico The Manufacture, de Filadelfia, publicó el 16 de marzo de 1889 el artículo ¿Queremos a Cuba? en el cual se argumentaba en contra de la posible compra de Cuba por el gobierno de los Estados Unidos, lo cual se venía afirmando con insistencia, pues si por una parte era considerada una empresa halagadora la adquisición de un territorio donde se producía el mejor tabaco del mundo, grandes cantidades de azúcar y todo tipo de frutas tropicales, además de constituir un gran mercado para cuánto se elaborara en el norte , por otra parte destinada el asunto tenía aspectos poco halagüeños, pues según su entender los españoles pobladores de la isla nuestra o preparados para ser ciudadanos estadounidenses y los cubanos además era un pueblo compuesto por una gran parte de negros situados al nivel de la barbarie, y unían a los defectos de los ibéricos el afeminamiento, la aversión al trabajo, la carencia de fuerza viril y de respeto personal, y eran incapaces para el gobierno propio.

Martí se hizo eco de los sentimientos que tales artículos causaron entre sus compatriotas, y ofreció una digna respuesta que tituló Vindicación de Cuba, publicada por el mencionado diario neoyorquino el 25 de marzo. Este texto y las traducciones hechas por él de los artículos antes mencionados, los editó el proyecto Cuba y los Estados Unidos.

Desde mucho tiempo atrás, el Apóstol había advertido el peligro que representaba tanto la tendencia anexionista, la política expansionista de los Estados Unidos, y había propuesto actuar de modo coherente contra estas. En 1882 intentó agrupar a los revolucionarios para realizar un nuevo intento insurreccional, a veces que la organización patriótica se opondría a quienes favorecían la unión de Cuba al vecino país del norte; y también en 1887 la comisión ejecutiva para la cual fue designado presidente y una de cuyas bases de actuación era impedir que con la propaganda de las ideas anexionistas se debilitara la fuerza que iba adquiriendo la posición revolucionaria.

Ya en 1889, Martí era plenamente consciente de la tremenda amenaza que tendría sobre la deseada independencia de la patria y que no venía solo ni principalmente del dominio colonial, sino de aquel enemigo del norte, más poderoso, que apetecería la isla desde fines del siglo XVlll, convertido en un peligro para todo el continente.

Hoy, como entonces, los riesgos son enormes. Está en peligro la independencia, la soberanía y la justicia social alcanzadas, y para su defensa somos llamados todos, sin distinción, ni condicionamientos no esenciales, para poner coro a los factores adversos de dentro y fuera que se opongan a la obra mayor, dispuestos a cumplir el pensamiento de Martí expresado en Vindicación de Cuba: "sólo con la vida se gestará en nosotros la batalla por la libertad"

La Declaración del coloquio Internacional sobre Estudios Martianos hace referencia a este importante documento: en 1889, encontrándose José Martí en Nueva York, The Manufacture y el The Evening Post, dos periódicos norteamericanos se permitieron dar rienda suelta a la larga tradición de calumnia, prejuicios e ignorancia de una parte de la prensa interesada en ese país. Si bien afectaban a la isla en extender los límites de nuestra producción pero subtropical a todo el trópico, al referirse a los españoles peyorativamente añadían: los cubanos no son mucho más deseables. A los efectos de la raza paterna cubren el hasta miramiento, y una adversión a todo el esfuerzo que llegar verdaderamente a la enfermedad. Y sus visas tentativas de rebelión han sido tan lastimosas ineficaces que se levantan poco de la militar de su farsa.

La viril respuesta de Martí fue fulminante. Aclaró quien ningún cubano decoroso sobre todo los pobres que son la mayoría desean la anexión de Cuba a los Estados Unidos. No la necesitan. Desconfían de los elementos honestos que han comenzado en esta república portentosa su obra de destrucción. No puede creer honradamente y el individualismo excesivo, la adoración de la riqueza estén preparando a los Estados Unidos para hacer la nación típica de la libertad, donde no ha de haber opinión pasada en el apetito y moderado de poder ni adquisición o triunfos contrarios a la voluntad y a justicia.

Carta inconclusa de José Martí a Manuel Mercado

Fue escrita el 18 de mayo de 1895 y ya ha comenzado la guerra necesaria, pasado ya tres meses durante las cuales la labor revolucionaria a través del PRC ha fructificado y la guerra comienza a dar sus pasos para el alcance de una etapa cualitativamente superior.

Martí define bien claro el objetivo del documento ya que ha participado durante la década de los 80 en la Conferencia Monetaria Internacional de América Latina, ha denunciado las graves consecuencias de las aspiraciones imperialistas para con América Latina y en especial para con Cuba. Como testamento político define con claridad las verdaderas intenciones imperialistas del gobierno de EE: UU de apoderarse más tarde o más temprano de Cuba. Es por ello que un día antes de su caída escribía: Impedir a tiempo con la independencia de Cuba que caigan los Estados Unidos con esa fuerza más tarde sobre nuestras tierras de América, cuanto hice y haré es para eso.

El documento tiene un marcado carácter independentista, antianexionista, latinoamericanista, antiimperialista y denuncia a las aspiraciones hegemónicas de los Estados Unidos.

¿Para qué sirve el documento?:

Define con claridad las pretensiones imperialistas y demuestra que EE.UU. ha sido durante todo el proceso revolucionario cubano el enemigo histórico de la independencia y soberanía nacional de los cubanos.

Valorando este documento podemos decir que constituye por su contenido el legado histórico por el que Martí dedicó toda su existencia, se considera su testamento político porque le da cumplimiento mediante esta carta a lo más radical de su pensamiento político que se define como patriótico revolucionario y con profundas convicciones antimperialistas.

Fidel Castro ha afirmado que "no tenemos la menor duda que Martí ha sido el más grande pensador político y revolucionario de este continente y refiriéndose a su carta a Mercado sostiene: este es uno de los documentos más aceleradores y más profundos y más caracterizado del pensamiento profundamente revolucionario y radical de Martí, que califica al imperialismo como lo que es, que ya vislumbra su papel en este continente, y con un examen que bien pudiera atribuirse a un marxista, por su profundo análisis, por su sentido dialéctico, por su capacidad deber que las insolubles contradicciones de aquella sociedad se engendraba su política hacia el resto del mundo, Martí en fecha temprana como 1895 fue capaz de escribir aquellas cosas y deber a profundamente en el porvenir"

Es su carta inconclusa, Martí nos advierte del peligro que significa los Estados Unidos para Cuba, peligro que todos los cubanos debemos de conocer e indagar sobre su génesis y para un comunicador social, este punto es importante para mantenerse informado, para conocer la verdadera historia patria y transmitirla a otros con objetividad y precisión.

Martí le dice a su amigo Manuel Mercado: "en mí, sólo defenderé lo que tengo yo por garantía a servicio de la revolución"; y a estas ideas debe sumarse el comunicador social, en pos de defender a su revolución, a la que él pertenece, a lo que le es propio, con esto irá contribuyendo a una mejor formación profesional e individual.

Se sabía también de que las cosas han de proclamarse en lo que son; y bien es cierto esta cita martiana, porque las cosas han de decirse sin tapujos, sin rodeos, objetivamente para que lleguen al receptor; porque si queremos comunicar un mensaje ha de ser preciso y claro para que sea entendible y comprensible; y con estos conceptos trabaja el comunicador social, como profesional serio y capacitado en su profesión.

Conclusiones

A través del análisis de nuestro trabajo, evidenciamos cómo en la vida de Martí, se presentan muchas facetas que complementan su pensamiento político a lo largo de la historia. El pensamiento político martiano trasciende hasta nuestra época, y alcanza grandes estadíos pues se concreta con lo adelantado de su contenido, con la importancia que éste tiene y con el análisis detallado que Martí predica sobre elementos aún tan vigentes en nuestra patria.

En el gran comunicador social que fue Martí, descansan escritos históricos perdurables e imperecederos, documentos que analizamos anteriormente y que por su trascendencia, resultan un baluarte histórico donde se recoge con precisión el pensamiento político martiano.

Fue Martí un gran pensador político que no sólo se circunscribió a los avatares de su época, sino que reflexionó acerca de los argumentos, de las historias de otros pueblos, detalló elementos concernientes a las formas de gobierno; su pensamiento alcanzó méritos y lo hizo pensador único e imborrable de todos los tiempos.

Así Martí, y su formación política hoy se impregnan en la ideología de nuestra nación y son fiel reflejo de la síntesis de todo el contexto histórico en el que le tocó vivir.

A través de las concepciones políticas de Martí, pudimos establecer una interrelación con nuestra carrera, que además de aportarnos cultura general integral, nos hace profundizar en habilidades y en el conocimiento de nuevas vías de reflexión.

En el gran universo del comunicador social, que acoge a profesionales y estudiantes dotados de una buena preparación, donde se concretan valores y premisas; resulta muy imprescindibles las concepciones políticas de este pensador, pues éstas aportan un mayor conocimiento del mundo; una ideología, convicciones y valores, le brinda el comunicador social un conocimiento cultural vinculado a su idiosincrasia y tradiciones patrias.

Haciéndole honor a una frase del maestro que sentencia: "el pensamiento se ha de ver en la obra. El hombre y ha de escribir con las obras", queremos concluir nuestro trabajo para dejar por sentado que nosotros como investigadores, estudiamos y aprendimos de las ideas de Martí en sus obras y a través de sus concepciones, reflexionamos, para al final, escribir estas páginas acompañadas del fervor y de la vigencia de su pensamiento político.

Bibliografía

  • Colectivo de Autores. Apreciación de la Cultura Cubana I. Apuntes para un libro de texto. La Habana: 1986.
  • Colectivo de Autores. "Plan de Estudio de la Carrera de Comunicación Social." 2002.
  • Colectivo de Autores. Temas de Historia de América 11º Grado. La Habana, Cuba: Pueblo y Educación, 1986.
  • Hart Dávalos, Armando. "Cultura y Política." Revista Bohemia Año 98 Nº22 (2006).
  • Hidalgo Paz, Ibrahim. "A 115 Años Vigencia de la Vindicación de Cuba." Revista Bohemia Año 96 Nº6 (2004).
  • Hidalgo Paz, Ibrahim. "Arma para la Guerra de Pensamiento." Revista Bohemia Año 92 Nº7 (2000).
  • Hidalgo Paz, Ibrahim. "República y Democracia Martinana." Revista Temas Nº32 (2003).
  • Martí, José. Cuadernos Martianos III. Ciudad de la Habana: Pueblo y Educación, 1996.
  • Revista de la Sociedad Cultural José Martí. "Declaración del Coloquio Internacional el Antimperialismo de José Martí en Defensa de la Humanidad." Honda Nº17 (2006).
  • Vitier, Cintio. "José Martí. Nuestra América. Edición Crítica." Revista de la Sociedad Cultural José Martí, Honda Nº16 (2006).

Datos del autor:

Nombres y dos Apellidos: Johnny Capdevila Benhabib Sexo: Masculino

Edad: 23 años C. I.: 84032328345 Fecha de Nacimiento: 23 de marzo de 1984

E-mail: johnny_capdevila[arroba]fch.uo.edu.cu Reside en: Baracoa, Guantánamo

Dirección particular: Martí # 434 apto C

C.E.S.: Universidad de Oriente Facultad: Humanidades

Carrera: Comunicación Social Año: Quinto

Premios en investigaciones internacionales, nacionales y provinciales en el área de la comunicación destacándose:

  • Premio Relevante. Comisión Comunicación. Ponencia: "Evaluación de la cultura organizacional en el Grupo Empresarial Extrahotelero Palmares S.A. Sucursal Guantánamo". Jornada Científica Estudiantil Cienes’2007. Forum de Universidad. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Mayo, 2007.
  • Ponencia Destacada. Trabajo: "El pensamiento político de José Martí y su importancia para el comunicador social". II Encuentro de Jóvenes Investigadores BTJ Sociales 2007. Centro de Convenciones Heredia. Santiago de Cuba, Mayo, 2007(Autor y ponente)
  • Premio Destacado. Ponencia: "El pensamiento político de José Martí". XXI Taller Provincial de Estudios Filosóficos-Económicos y de Educación Comunista. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Abril, 2007.
  • Premio Destacado. Ponencia: "Campaña de comunicación para el reforzamiento de la imagen de Julio Antonio Mella en la Universidad de Oriente". XXI Taller Provincial de Estudios Filosóficos-Económicos y de Educación Comunista. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Abril, 2007.
  • Premio Relevante. Ponencia: "Campaña de Bien Público contra las ITS/VIH/SIDA". XXI Taller Provincial de Estudios Filosóficos-Económicos y de Educación Comunista. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Abril, 2007.
  • Premio Relevante. Comisión de Comunicación. Ponencia: "Evaluación de la cultura organizacional en el Grupo Empresarial Extrahotelero Palmares S.A. Sucursal Guantánamo". Forum Estudiantil de la Facultad de Humanidades. Departamento de Comunicación Social y Periodismo. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Abril, 2007
  • Gran Premio. Ponencia: "Evaluación de la cultura organizacional en el Grupo Empresarial Extrahotelero Palmares S.A. Sucursal Guantánamo". Forum Estudiantil de la Facultad de Humanidades. Departamento de Comunicación Social y Periodismo. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Abril, 2007.
  • Premio Destacado. Comisión Comunicación. Ponencia: "Evaluación de la cultura organizacional en el Grupo Empresarial Extrahotelero Palmares S.A. Sucursal Guantánamo". Forum Estudiantil de la carrera de Comunicación Social. Departamento de Comunicación Social y Periodismo. . Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Marzo, 2007
  • Primer Premio. Comisión Propaganda, Publicidad y Comunicación de Bien Público Ponencia: "Campaña contra las ITS". I Forum Nacional de Estudiantes de Periodismo y Comunicación Social. (ICOM-2006).Universidad de La Habana. Ciudad de la Habana. Abril, 2006
  • Premio Mención. Ponencia: Si ya me conoces… ¿Por qué me buscas? XX Taller Provincial de Estudios Filosóficos-Económicos y de Educación Comunista. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Abril, 2006.
  • Premio Mención. Ponencia: "Los dueños de los corredores: una visión iniciativa de una problemática social desde el oído holguinero" XX Taller Provincial de Estudios Filosóficos-Económicos y de Educación Comunista. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Abril, 2006.
  • Primer Lugar. Comisión Comunicación. Ponencia: "Mercadotecnia en Palmares, Sucursal Guantánamo". Forum Científico Estudiantil de la Facultad de Humanidades. Departamento de Comunicación Social y Periodismo. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Marzo, 2006.
  • Premio Destacado. Ponencia: "Los medios de comunicación santiagueros y su influencia en la prevención de las ITS/VIH/SIDA". XIX Taller Provincial de Estudios Filosóficos-Económicos y de Educación Comunista. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Abril, 2005.
  • Premio Mención. Comisión Ponencias y libros. Ponencia: "Las nuevas tecnologías de la información en la comunicación social". Centro de Convenciones Heredia. Santiago de Cuba. Julio, 2005.
  • Premio Relevante. Ponencia: "La importancia de las concepciones filosóficas de Félix Varela para el comunicador social en nuestro tiempo". XVIII Taller Provincial de Estudios Económicos, Filosóficos y de Educación Comunista Universidad de Oriente. Santiago de Cuba, Abril, 2004

CURSOS RECIBIDOS

  • Curso Evento Interferia 2005. Centro de Convenciones Heredia, Santiago de Cuba. Abril, 2005.
  • Curso Intensivo de Comunicación Institucional. Dirección de la ACCS, Santiago de Cuba. Noviembre, 2005.

 

 

 

Autor:

Johnny Capdevila Benhabib

UNIVERSIDAD DE ORIENTE

FACULTAD DE HUMANIDADES

DPTO. DE COMUNICACIÓN SOCIAL PERIODISMO

País: Cuba

Ciudad: Santiago de Cuba

Fecha: septiembre, 2007.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.