Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La Ilusión. Su relación con sueño y proyecto de vida (página 2)

Enviado por Antonella Cafardo



Partes: 1, 2


OBRAS LEÍDAS: FRAGMENTOS, CITAS Y ANÁLISIS.

"El propósito que lo guiaba no era imposible, aunque sí sobrenatural. Quería soñar un hombre: quería soñarlo con integridad minuciosa e imponerlo a la realidad. Ese proyecto mágico había agotado el espacio entero de su alma; si alguien le hubiera preguntado su propio nombre o cualquier rasgo de su vida anterior, no habría acertado a responder. Le convenía el templo inhabitado y despedazado, porque era un mínimo de mundo visible; la cercanía de los labradores también, porque estos se encargaban de subvenir a sus necesidades frugales. El arroz y las frutas de su tributo eran pábulo suficiente para su cuerpo, consagrado a la única tarea de dormir y soñar."

Este fragmento fue tomado de la página número 66 del cuento "Ruinas Circulares", incluido en el libro "Narraciones" autoría de Jorge Luis Borges (*1).

El ímpetu del soñador por concretar su obra, se advierte en esta cita, dispuesto a olvidar todo pasado propio en busca de una creación soñada y futura. Su ilusión, propósito de su vida, es ver su hombre imaginado corporizado: Un fantasma que se hace real.

Esto muestra una faceta maravillosa del hombre: la voluntad, promovida por una ilusión. La determinación a realizar una tarea que produce mucho esfuerzo y una satisfacción de igual proporción al verla concretada. Es una cualidad muy positiva de la personalidad humana, rescata lo mejor de nosotros: vigor en un propósito, intentar llegar a él aun teniendo mayor probabilidad de fracaso que de éxito.

Para lograr el cumplimiento de esta ilusión, el soñador idea un plan para facilitar la tarea, éste es el porqué de su instalación en tan extraño lugar: un paisaje inhabitado, sin molestias ruidos o interrupciones, rodeado de terrenos con cultivos comestibles que servirán para sobrevivir el tiempo que sea necesario. En otras palabras, esta serie de condiciones adoptadas en beneficio de la tarea específica no son otras que un proyecto de vida.

"La princesa no ríe, la princesa no siente;

la princesa persigue por el cielo de Oriente

la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa acaso en el príncipe de Golconda o de China,

o en el que ha detenido su carroza argentina

para ver a sus ojos la dulzura de luz?"

Esta cita pertenece a "Sonatina" de Rubén Darío incluida en la pagina 7 del libro "Poesía Selecta" (*2).

En este fragmento se aprecian los deseos de una joven princesa de encontrarse con su hombre ideal. El uso de la frase "una vaga ilusión" nos muestra un matiz de desesperanza en sus pensamientos: teme que su deseo no se concrete. También nos insinúa que la princesa tiene una idea imprecisa, indefinida de lo que quiere, solo ansía un amor que no imagina detalladamente.

Siente impotencia por no poder hacer nada para encontrar a su hombre en el encierro del palacio, con guardas y tesoros, del que no puede huir. La sensación de que sus pertenencias la enjaulan tanto como sus responsabilidades, la agobian; se imagina ave para volar libremente en busca de lo que necesita y desdeña sus tesoros y riquezas que no le interesan ni entretienen; abandonaría con gusto estas comodidades para ir en busca de su hombre soñado.

Aquí el sueño no es otro que el de pasar tiempo con el ser amado. Esto se traslada a ser un proyecto de vida con un solo propósito luego de encontrar al

hombre soñado: pasar el resto de la vida con él.

En este caso, a diferencia de los anteriormente descriptos, la ilusión esta referida claramente al tema amoroso: un amor idealizado, un sentimiento existente antes de conocer al ser amado. En la realidad esto raramente sucede, entonces sabemos que estamos hablando de un sueño de difícil realización: amar profundamente sin conocer al amado.

"[…] La tercera vez no me costó esfuerzo alguno sentirme el ente dichoso que simulaba ser, y desde entonces vivo y sueño ese amor con que la fiebre enlaza su cabeza y la mía.

¿Qué hacer? Bien sé que todo esto es transitorio, que de día ella no sabe quién soy, y que yo mismo acaso no la ame cuando la vea de pie. Pero los sueños de amor, aunque sean de dos horas y de a 40º, se pagan en el día y mucho me temo que si hay una persona en el mundo a la cual esté expuesto amar a plena luz, ella no sea mi vano amor nocturno…Amo, pues, una sombra, y pienso con angustia en el día en que Ayestarain considere a su enferma fuera de peligro y no precise mas de mí.

Crueldad esta que apreciarán en toda su cálida simpatía, los hombres que están enamorados - de una sombra o no."

Fragmento de "La meningitis y su sombra", página 140 del libro "Cuentos de amor, de locura y de muerte" de Horacio Quiroga (*3).

Durán, el protagonista de la historia, describe su amor: una sombra, cuya dueña apenas la conoce. Pero su amor, banal, superficial, transitorio, e imaginado como lo sabe, no deja de ser ese sentimiento envolvente que lo atrapa día y noche en su mágica nube. Si bien Durán reconoce compartir poco tiempo con su la dueña de la sombra y hacerlo en circunstancias algo extrañas; no puede evitar sentir tristeza y malestar al pensar en el día que eso acabe.

El solo hecho de haber compartido tres noches con la enferma y haberse enamorado de ella advierte un amor muy pasional y poco racional, lógico o premeditado, a lo que el joven ingeniero no otorga importancia. Sus dos grandes temores son: que el doctor prescinda de sus servicios terapéuticos para con la enferma y otro aun peor, que la enferma se recupere y en su sano estado, no sienta ni siquiera un escaso recuerdo del amor antes existente. Pensar en esta posibilidad es realmente desesperante para el amador. Por esta preocupación prefiere que la situación continúe como hasta ahora y que en las noches, los delirios provocados por la fiebre de la meningitis a esta hermosa joven, le hagan brindarle con sus ojos todo el amor posible.

Durán solo espera ser comprendido por aquellos que hayan experimentado esta tipo de sensación: hombres enamorados que sepan apreciar su situación y sientan simpatía por su egoísta deseo.

Suele pasar en los amores cotidianos, aun en parejas ya conformadas: ilusiones que ellos creen, se concretaran luego de algún tiempo y esfuerzos. Estas esperanzas promueven a la voluntad de por ejemplo, querer contraer matrimonio, vivir en pareja o tener hijos y construir, así, el camino hacia el cumplimiento del sueño de la felicidad y el disfrute del amor, autentico y eterno. En este largo camino algunas cosas deberán ser sacrificadas por los amantes como pequeños gustos o preferencias para priorizar ese deseo compartido de felicidad.

Está de mas aclarar el orgullo y satisfacción que provoca el haber transitado todo el camino, juntos, de la mejor manera posible, y cumpliendo paso a paso las etapas de un proyecto de vida mas o menos programado, en donde hay objetivos que se deben ir cumpliendo en cada etapa. Obviamente esto no seria posible sin voluntad, determinación y el real sentimiento de querer pasar el resto de tu vida en compañía de esa persona especial.

"Antes que sepa andar el pie, se mueve

camino de la muerte, donde envío

mi vida oscura: pobre y turbio río

que negro mar con altas ondas bebe"

"Breve suspiro, y último, y amargo,

es la muerte, forzosa y heredada;

más si es ley, y no pena, ¿qué me aflijo"

Segmento de "Salmo XVIII" (en la página 44), de Francisco de Quevedo, extraída del libro "Poesía selecta" (*4).

La poesía habla de la vida y la muerte, su estrecha relación. La apreciación de la belleza y fragilidad de la primera, concluida en un solo, penoso e inevitable instante por la segunda.

Esta lectura típica barroca de la vida contrasta abruptamente con la ilusión trabajada en la monografía; no existe aquí la ilusión, sueño u objetivo final: la brevedad de la vida no lo permite. La desesperanza claramente sugerida en toda la obra, se manifiesta continuamente en los adjetivos: "amargo", "forzosa", "oscura", "negro" y "turbio" todos pesimistas, describen a la vida sólo como la muestra de un regalo con infinitas bondades y bellezas, pero del que solo se puede apreciar por un corto lapso de tiempo.

La conciencia de la muerte provoca desesperanza, y a su vez, la sensación de "pronto acabará todo" que no permite existan ilusiones u objetivos largo plazo: reprime los sueños, reduce expectativas y aumenta la sensación de desgracia propia en el ser humano por la conciencia de ser.

En el punto de vista barroco se aprecia la idea de muerte como segura en un futuro no muy lejano. Con una interpretación optimista, esto nos puede enseñar a disfrutar la vida, a no perder instantes en cosas vanales o sin importancia. Es una invitación a elegir, a discriminar lo que se disfruta hacer de lo que no. A seleccionar cuidadosamente los objetivos, lo que queremos hacer, para así llegar a cumplirlos y no sentir que el tiempo pasó en vano.

Con el tiempo sentirnos mejor, mejor dicho, valga la redundancia, sentirnos mejores; útiles: seres con la voluntad suficiente para vencer la pereza y el ocio sin fin por una motivación conveniente. La determinación que hará que cualquier individuo sea más valioso como persona y, a la vez, producirá satisfacción propia a cada uno, por la concreción de la meta, aún sabiendo que su disfrute no será eterno, el proceso y el logro de la ilusión deseada.

"Ayer naciste, y morirás mañana.

¿Para ser tan breve, quien te dio vida?

¿Para vivir tan poco estás lúcida,

y para no ser nada estás lozana?

Si te engaño tu hermosura vana,

bien presto la verás desvanecida,

porque en tu hermosura está escondida

la ocasión de morir muerte temprana."

Fragmento de "Vana rosa", página 31 de "Poesía Selecta", poesía de Luis de Góngora (*5).

Perteneciente la obra de Góngora al movimiento literario barroco español, no escapa a la idea ya descripta sobre la vida, la muerte y la belleza: la vida es breve y maravillosa, la muerte segura e inevitable, la belleza vana y superficial.

La rosa en este poema representa a la belleza; la melancolía con la que se la describe, teniendo por segura su muerte temprana, representa la poca duración del existir y la inevitable fugacidad de la vida.

Después de la muerte no quedarán rastros ni cenizas de su belleza; esto incita a formar la siguiente interpretación: la belleza es fugaz, como la vida misma, no perdura y puede perderse en un instante. Lo que debería hacernos reflexionar acerca de nosotros mismos y nuestros objetivos de vida: si son realmente realizables en el tiempo del que disponemos, y si vale la pena esforzarse por ellos. Tal vez las metas que nos veníamos proponiendo son banales y no merecen esfuerzo y dedicación, si, en cambio, otros objetivos que aunque puedan exigir mas esmero, sean realmente satisfactorios al lograrlos. Para lograr que la ilusión se haga realidad, debemos contar con voluntad propia y determinación, indispensables para lograr la meta ilusionada.

En fin después de tanto abstractismo me siento obligada a exponer el punto en cuestión: priorizar la sabiduría inteligencia y el ser culto por encima de la belleza superficial; no malgastar el tiempo; encontrar una buena razón para vivir y disfrutar día a día del dinamismo de la vida con esperanza y expectativas a futuro.

Ordenar las prioridades ayuda a formular un proyecto de vida, aun de modo inconciente, y las ganas de realizar para acercarse mas al objetivo final promueven una voluntad y determinación única.

Todas estas conclusiones se pueden observar en contraste con el punto de vista desesperanzado y sin expectativas del barroco, movimiento característico por la tristeza y melancolía por la conciencia del ser.

" […]- Las misericordias son las que en este instante ha usado Dios conmigo. Ya tengo juicio libre y claro, sin las sombras de la ignorancia que sobre él me impusieron mi amarga y continua lectura de los detestables libros de las caballerías. Ya conozco sus disparates y sus embelecos, y lo que me pesa es que este desengaño ha llegado tarde y no me deja tiempo para leer otros que sean luz del alma. Llama a mis buenos amigos, que quiero confesarme y hacer mi testamento."

Segmento extraído de "Don Quijote de la Mancha" de Miguel de Cervantes Saavedra, página 158, Capítulo XX.

El Quijote es un personaje único y especial por todas sus características, pero lo que realmente llama a la atención del lector son sus hazañas: ni bien reconoció su sueño, con esperanza y determinación comenzó a hacerlo realidad. Hizo todo lo que creía, debía hacer para cumplir la ilusión, recorrió tierras, enfrentó bandidos, todo parte de un proyecto de vida en función del objetivo.

Pocas cosas que este personaje hizo le salieron bien, aún así no perdió certeza ni un segundo de que llegaría a concretar su objetivo, encontrar un ejemplo de más convicción por un ideal que este, imposible. Mantuvo su objetivo pese a las dificultades en el camino, ya sean verdaderos enemigos, molinos de viento o incrédulos a sus palabras, que lo llamaban loco y desmentían sus historias. Ciego a la verdad, el Quijote pudo igualmente envolver a sus seres queridos en sus creencias, lo que realmente requiere un auténtico convencimiento sobre estas ideas.

Sus antiguos sueños; su antigua ilusión de hacerse digno y dueño de Dulcinea del Tosobo, su amor en sus delirios de caballero, habían finalizado cuando el Quijote despertó de su mundo de ensueño, lejano a la realidad pero rico en esperanzas, honestidad, valor y determinación.

Ahí es cuando el Quijote pierde su voluntad de vivir, cuando se siente desengañando; cree poder notar ahora la realidad correctamente y se da cuenta de que diside con su realidad anterior, que estaba puramente constituida por sueños.

En el fragmento citado el Quijote expresa sus más profundos sentimientos sobre lo ocurrido en su vida, sus aventuras y desventuras. Cree estar, ahora, en su máxima claridad de pensamiento; desdeña su pasado: lo que hizo y lo que creyó, le gustaría recomenzar en la última parte de su vida.

Las expectativas del personaje disminuyeron hasta desvanecerse y se dio cuenta que lo que mas valía en su vida no era ese honor caballeresco o esa nobleza de cuentos de hadas, sino algo que había tenido desde el comienzo del relato: la amistad, ahí manda a llamar a sus "buenos amigos" para regalarles, como última voluntad, sus pocas partencias en forma de agradecimiento y aprecio.

"Fui feliz, porque al toque de las doce, entre los repique furiosos de las campanas, las sirenas de fábricas y bomberos, los lamentos de los buques, las descargas de pólvora, los cohetes, sentí que Delgadina entro en punta de pies, se acostó a mi lado, y me dio un beso. Tan real, que me quedó en la boca su olor de regaliz."

Fragmento tomado de "Memoria de mis putas tristes" página 74, obra de Gabriel García Marquez (*6).

Este anciano cumpliendo sus noventa y un años, se halla enamorado de una niña de dieciséis a la que nombró Delgadina, porque no conoce su verdadero nombre, y no preguntó por él ya que en realidad no está interesado saberlo.

Es la primera vez que este nonagenario hombre se enamora, aunque tuvo muchas amantes, disfruta a esa edad de su primer amor, asombrosamente es de alguien que no conoce: sólo la ha visto en sueños, mientras ella dormía y él permanecía a su lado despierto.

Increíble y admirable es que la pequeña también siente amor hacia él, es un amor correspondido, pero los amantes no se conocen, nunca se hablaron ni se vieron sobre sus dos pies.

Este es un plácido amor formado por ilusiones, expectativas, de cómo es la personalidad del otro. El anciano no desea conocerla despierta, se conforma con amarla con miradas y suaves caricias mientras ella duerme; la niña tampoco lo despertó en ninguna de sus noches compartidas, pareciera un común acuerdo.

El protagonista se siente agradecido de vivir y, aunque aceptó a la muerte como parte de su futuro, por primera vez siente que tiene un grandioso amor por el cual vivir. Justamente por su edad es que no se plantea grandes objetivos para cumplir con amada: sabe que el tiempo que le queda de vida es poco y que no vale la pena luchar contra lo natural si, en cambio, reconoce claramente su deseo: pasar tiempo con su joven amor.

Cuando el anciano se enamora de la pequeña, la imagina continuamente por su casa, acompañándolo o ayudándolo en sus quehaceres. En esas ilusiones, el hombre crea la personalidad de Delgadina, callada, delicada, frágil. Cualidades que él disfruta.

Consecuencia de algunos percances, por algún tiempo el anciano no supo donde estaba la niña; esto sacó a relucir toda una nueva faceta nunca antes experimentada: la de adolescente enamorado. Pensaba todo el día en ella. Abandonó o postergó otras actividades. Su voluntad y deseo de encontrarla pudo más que la realidad: la vio en su casa, entre sus libros; la divisó entre la multitud, la vio en otras niñas; temió en un accidente creyendo que se trataba de ella y siguió a la accidentada por si, en una de esas casualidades, su joven amor se hallaba en peligro. La determinación que provoca el amor para cumplir sus metas quedó realmente demostrada: nada lo detuvo ni entretuvo hasta encontrarla.

Por razones ya dichas, no se habla de un proyecto de vida a futuro: la muerte acecha; si se habla del disfrutar diario, de la razón para vivir, de una voluntad mutua de pasar el mayor tiempo posible juntos.

Tema musical:

Imposible – Callejeros -

Poder jugar en otro juego es lo que imagino

Donde la gente de mierda este muerta y los buenos vivos

Quiero que este sea el lugar pero convertido

Que decir aborto suene a legal

Y que no sea un pecado mortal

Que no se quede mi pueblo dormido

Que ya no me engañen mas ni jueguen conmigo

Gardel va a cantar con los Beatles en la plaza del barrio

Bob Marley va a rugir en Cemento con los Rolling Stones

Al fin va a decir la verdad el que escribe los diarios

Al fin van a dejar de rezarle a la televisión

Ahí no voy a escuchar mentiras ni verdades cambiadas

Y no abra tantos hombres pagando ni putas tan caras

por fin el gobierno va a ser de una mujer

Y no abra juicio por fumar sin joder

Y va a haber jueces cumpliendo la ley

Todos nuestros hijos van a poder comer

Y en nuestras almas va a dejar de llover….

Gardel va a cantar con los Beatles en la plaza del barrio

Bob Marley va a rugir en Cemento con los Rolling Stones

Al fin va a decir la verdad el que escribe los diarios

Al fin van a dejar de rezarle a la televisión

El éxito será eterno, será eterna la flor

El ser humano y la Verdad

Letra de la Canción escrita por Patricio Fontanet se titula "Imposible", es interpretada por la banda Callejeros.

En la letra de esta canción, el autor expresa la forma su mundo idealizado: una sociedad más perfecta y más justa. No busca un mundo muy diferente al que existe, no pide grandes ni imposibles cambios, si no más bien el mejoramiento del mundo actual, en donde sea más fácil y placentero vivir.

Para eso propone en esta lírica re-identificar prioridades, mover objetivos, encaminarnos hacia la felicidad, lo que daría como fruto una mejora social: asimilación de valores, eliminación de prejuicios, honestidad.

El tema de la ilusión, la esperanza, no se trata de una realización personal, sino social. Para que esto se haga posible el mundo entero debería estar de acuerdo y dar de su parte para lograrlo. Este no es un objetivo muy viable, pero la esperanza no desaparece; el autor mantiene en su mente todos esos ideales, y los expresa por medio de canciones. A la vez, canaliza su angustia cuando, observando la realidad, sospecha que esto no se concretará o por lo menos no en un corto lapso, por eso el título de la obra.

El autor, como músico nato, entiende que una consecuencia del éxito de este cambio debe repercutir en la música, en otras palabras: "si el mundo fuese perfecto, estos músicos son los que tocarían cotidianamente para el pueblo" esto también es propuesto desde un punto de vista muy personal, aunque sin duda se trata de bandas o músicos únicos y resaltantes en la historia musical del mundo.

Habla con realidad entremezclada con fantasías: "Bob Marley va a rugir en Cemento con los Rolling Stones".

Cemento era un boliche típico de la noche porteña en donde se le daba espacio a bandas no conocidas (consideradas "under") que tocaban noche tras noche para públicos pequeños, definitivamente un punto de referencia en la realidad de los pibes porteños, público de Callejeros. Sueña el autor con la presencia allí de los grosos de la historia musical del mundo, gente innovadora, creadora de nuevos y grandiosos estilos musicales: Bob Marley, The Beatles. O que supo interpretar su estilo con los mejores resultados: Carlos Gardel.

Fontanet, expresa en estas letras su filosofía, su modo de ver las cosas, acompañada de pensamientos y críticas específicas sobre ciertos temas que constituyen la realidad social, algunos de ellos muy polémicos en donde el lector podrá estar de acuerdo o no con las opiniones expresadas. Pero siempre debe tener en cuenta el mensaje de la obra en su totalidad, el cual es claro: se desea el bienestar humano; ya sea a nivel personal, social y espiritual. Aquí dos precisos ejemplos: "El éxito será eterno, será eterna la flor, El ser humano y la Verdad"; "Y en nuestras almas va a dejar de llover….".

Si bien es una letra referida a ideas puntuales, o situaciones visibles, su lírica es profunda: propone mejoras para la sociedad. Estas serían posibles si todos los individuos que la componen gozaran de paz interior, claridad en el pensamiento y en sus puntos de vista. Aunque las opiniones difieran, siempre existirían acuerdos si se antepone, ante cualquier otra prioridad: el bienestar humano, si se le diera el privilegio a la cualidad de ser pensante, y no a las estimulaciones estupidizantes del mundo actual ("Al fin van a dejar de rezarle a la televisión").

Como conclusión se puede decir que esta lírica es una mezcla de imaginación y sueños con la realidad. El autor, no pretende un cambio radical en el mundo, o ni siquiera en la sociedad argentina, sino más bien pequeñas mejoras, como detalles, con las cuales se puede hacer de este un mundo más armonioso y no tan superficial. Que la gente deje de dañarse entre sí, que exista la honestidad y se cancelen los prejuicios, que la hermosura y la belleza sean eternas, y por supuesto, que sea posible el acceso a disfrutar delicias musicales diariamente. En fin, que en este mundo se puede vivir en felicidad, en vez de sobrevivir. ¿Una ilusión desenfrenada? ¿Un pequeño desafío? Quién sabe, la propuesta está hecha y la decisión en cada uno.

Anexo

Reseñas literarias:

(*1)

"Narraciones"- Jorge Luis Borges

Hispanoamérica Ediciones Argentina S.A.

Buenos Aires 1993

Jorge Luis Borges (1899-1986) escritor argentino cuyos desafiantes poemas y cuentos lo consagraron como una de las figuras mas prominentes de la literatura latinoaméricana y universal. Ciego desde 1955, contrajo matrimonio con María Kodama, quién permaneció con él hasta el día de su muerte. En Ginebra, descansan los restos del creador de sueños más importante del siglo.

En esta obra aparecen distintos relatos escritos en una impecable prosa narrativa, varios de ellos analizaremos a continuación:

"Funes, el memorioso". Sólo aparecen tres personajes en este relato: Ireneo Funes, el primo del protagonista y el protagonista. Ireneo era un joven de un pequeño pueblo llamado Fray Bentos, en Uruguay. Era solitario, no se daba con nadie, vivía son su madre María Clementina Funes en una quinta y no se sabía con exactitud quien era su padre, si un médico inglés o un domador o rastreador del departamento de Salto. En el pueblo era conocido como el "cronométrico Funes", había sido atropellado por un caballo y ese accidente le cambió la vida. Ahora podía recordar absolutamente todo lo que percibía, veía o escuchaba con una increíble exactitud, y eso lo alejaba aún más de los hombres corrientes.

La participación del protagonista en el cuento es únicamente para relatarnos la historia, los hechos y analizarlos y transmitirnos su opinión. El narrador describe a Funes en casi todo el relato, sólo que en el principio lo hace en rasgos más generales. Describe un corto encuentro de la primera vez que conoció a Funes y escuchó, a través de su primo, sobre sus fascinantes cualidades.

Años más tarde el protagonista retorna a Fray Bentos, allí le cuentan que "el cronométrico Funes" como la llamaban, había sufrido un accidente: fue atropellado por un caballo y había perdido prácticamente toda movilidad en su cuerpo.

Al enterarse de la llegada del protagonista al pueblo y de su posesión de libros en latín, Funes le escribe una ceremoniosa carta pidiéndolo prestado algunos de sus libros en latín y un diccionario porque todavía ignoraba esa lengua. El narrador duda pero accede y se los presta pero por una desventura de su padre, debe regresar a Buenos Aires y, al notar la falta de sus libros, decide ir a la casa de Funes a recolgerlos.

María Clementina Funes, madre de Ireneo, lo recibe y lo invita a pasar a un cuarto donde Ireneo transcurre sus días y noches. Allí con la luz apagada, el protagonista y Funes conversan toda la noche. Funes aprendió latín y le explica el porque de sus maravillosas capacidades, le comenta dos de sus proyectos: la creación de "un vocabulario infinito para la serie natural de los números y un inútil catálogo mental de todas la imágenes del recuerdo". El protagonista duda de la capacidad de pensar del otro, cree que pensar es abstraer, generalizar, en cambio la mente de Funes es simplemente una sucesión de detalles inmediatos.

Al acabar la noche, los rayos solares del alba interrumpen la habitación y el narrador puede observar la cara de la voz que escuchó toda la noche: era un joven de diecinueve años, sin duda con un conocimiento mucho mayor que su edad. Era el año 1987, Funes murió dos años mas tarde.

La conversación nocturna, nudo del relato, se produce en un húmedo cuartito de un decente rancho, en donde vivía Ireneo con su mamá. El resto del relato transcurre en el pueblito de Fray Bentos, Uruguay, entre los años1984 y 1887, desde la primera vez que se vieron Funes y el narrador, hasta su grandiosa charla sobre la memoria, tema principal del cuento, además de lo importante de pensar, abstraer, por sobre el simple hecho de recordar ínfimos detalles.

"Funes el memorioso" fue escrito en 1944, cuando Borges vivía en Buenos Aires y trabajaba de Primer Asistente en la Biblioteca Miguel Cané, se sabe que este relato fue inspirado en sus noches de insomnio.

Borges no escribe con un lenguaje rebuscado. Utiliza verbos simples y de uso cotidiano pero una adjetivación específica y bien elegida, que nos transmite descripciones y sensaciones de una manera sorprende. No utiliza hipérbaton, ni una sintaxis compleja: usa imágenes. No describe nada sin hacernos saber su opinión, lo que le da al relato otro motivo por el cual leerlo, se hace más interesante a los ojos del lector.

"El cautivo". Trata sobre el origen "real" de cada individuo: muchas veces nuestros orígenes biológicos no a los que sentimos pertenecer. El protagonista, el cautivo, es un blanco convertido en indio que en un malón perdió a sus padres y con ellos, a su origen. Sus padres lo buscan inútilmente luego de su desaparición, y vuelven a intentarlo años después, con una nueva esperanza.

El relato ocurre en Junín o en Tapalqué, el narrador dice no recordar, en tiempos donde ocurrían malones indígenas en los pueblos. Cuando, luego de uno, notan la falta de un niño la gente del pueblo lo busca sin éxito y lo creen secuestrado por los indígenas. Años después un soldado dijo ver un indio con ojos celestes y, creyó, podría ser su hijo. No se explica en el relato como lo hallaron, pero al hacerlo el indio no se resistió: fue llevado a la casa. Lo detuvieron en la entrada…instantes después el indígena gritó y corrió hacia su interior hasta la cocina, allí sacó un cuchillito que había escondido de pequeño. Los padres se sintieron felices y lloraron de emoción; pero al cabo de unos pocos días el indio no soportó estar entre paredes y huyó en busca de su desierto. El narrador se pregunta que habrá sentido ese hombre en el instante que su pasado y presente se mezclaron. Querría saber también si alcanzó a reconocer a sus padres o si el hijo perdido renació y murió en ese instante.

Esta es una breve narración, compuesta de hechos y con poco uso de adjetivación. No se encuentran metáforas, hipérbaton, imágenes ni interrogaciones retóricas. El autor solo expone los hechos y, al final, una interrogante: su propia curiosidad.

En "Ruinas Circulares" los personajes que aparecen son: un soñador con una ilusión que desea concretar. Aunque es sobrenatural, esta totalmente determinado a cumplirla, utilizando para ello el tiempo y los recursos que sean necesarios. Ama a su creación aún antes de que esté concluida y quiere protegerla de cualquier mal o humillación al que pueda ser expuesta.

El dios Fuego concede el deseo del soñador, con simples condiciones y no exige nada a cambio. Es el revelador de la realidad de ambos fantasmas.

(*2)

"Poesía Selecta" – Rubén Darío

Editorial Santiago Limitada

Chile – 1993

Félix Rubén García Sarmiento (1867-1916) poeta, periodista y diplomático nacido en Metapa, Nicaragua. Considerado el fundador del modernismo.

En 1886, realizo un viaje a Santiago de Chile, fue si primer contacto con el progreso y allí publicó su primer gran libro "Azul…" (1888).

Luego de sucesivos viajes por Estados Unidos, Chile y Francia, de residir en Buenos Aires y de asistir como representante del Gobierno nicaragüense en los actos de celebración del IV Centenario del Descubrimiento de América, en España; obtuvo una reputación internacional.

Fue nombrado representante diplomático de Nicaragua en Madrid en 1907. La frecuencia de sus viajes favoreció paralelamente su fama como 'embajador del modernismo' en el mundo. En 1913, entró en una crisis religiosa y mística y marchó a refugiarse a Palma de Mallorca. Pero acabó doblegado por el alcoholismo, la pobreza y la enfermedad. En 1915, huyendo de un continente desgarrado por la I Guerra Mundial, regresó a América y murió en 1916, poco después de llegar a Managua.

Con un estilo muy propio de su época, perteneció poesía modernista latinoamericana; movimiento que encabezó: utiliza gran cantidad de figuras retóricas en sus poemas: hipérbaton, silepsis (concuerdan las palabras en la grase según el sentido y no según las reglas gramaticales), metáforas, comparaciones, aliteraciones (repetición de uno o varios sonidos iguales o semejantes en una palabra o enunciado), simbolismos, alegorías. Su lenguaje es fino y elegante, las palabras están cuidadosamente elegidas, su lenguaje es opuesto al usado cotidianamente. Busca palabras sonoras, expresivas y poco usuales en su discurso poético que, siempre, es armonioso.

Su estilo se puede apreciar nítidamente en "Lo Fatal", poesía incluida en "Cantos de vida y esperanza", en donde el autor habla del dolor de la consciencia. Las penas que conlleva la inteligencia, el saber que estamos vivos pero con la permanente duda de lo que será mañana.

Los infinitos misterios de la vida, los sufrimientos por ser seres sensibles, finitos e ignorantes. Envidia la dicha de los no inteligentes, e incluso los no vivos, por escaparse a esta desconocida realidad. La inseguridad del pasado y la seguridad de la muerte.

En esta poesía habla de las penurias del ser humano como Humanidad, por ser consciente de ser. Por ser un tema tan antiguo como la humanidad misma se habla de un tiempo indefinido, tampoco se refiere a un lugar específico. El autor nos aconseja tomar consciencia de que somos simples mortales, a pesar de nuestros conocimientos, que no alcanzan para explicarnos nuestro pasado ni futuro; y de nuestra eterna condena de saber que irremediablemente: moriremos.

La obra que contiene este poema se llama "Cantos de vida y esperanza" publicada en 1905, en España. Darío supo conjugar en esta obra la belleza de la forma con la profundidad del contenido, le antepuso un prólogo muy importante. Sigue manteniendo como divisa de su arte el cultivo de la belleza, pero ahora le agrega cierta preocupación existencial y de raza. El hombre ha cambiado, ya no es el buscador de fama ni el perseguidor del amor, sino el varón reflexivo que recuerda el pasado y acecha el presente y el futuro, no sólo el personal, sino el de su pueblo y es de su especie.

Otra destacada obra de Darío es "Sonatina": una dulce princesa de ojos azules y boca de rosa que no quiere más ni sus tesoros ni sus riquezas, que ya son la prisión para ella. Está triste, no siente, no ríe. Quiere escapar de los guardas y del dragón del castillo. Está pálida. Piensa sólo en su ilusión, sólo quiere su libertad…y a su amor: su príncipe azul. También hay un hada madrina que aparece como salvadora anunciando la dicha: la llegada del príncipe enamorado sin conocerla.

Se encuentran en esta poesía los temas del amor, la ilusión, la esperanza, "esperando el milagro".

En síntesis, la poesía describe a la princesa en su trono, ha perdido el color, se le escapan suspiros. El bufón la aburre, no escucha a la Parlanchina: sus hermosos tesoros, jardines y pavos no le llaman la atención ¿En quién piensa la princesa? Quiere huir como mariposa. No lo interesa su fortuna; ni la belleza que la rodea. Se siente presa en su palacio con sus guardas, perros y el dragón. Sueña con su príncipe, hasta que si hada madrina le anuncia, que su príncipe se acerca, enamorado, a besarle los labios y brindarle su amor.

Desde su grandioso palacio la princesa, en un tiempo donde había princesas, nos enseña a no perder la esperanza, mantener los sueños e ilusiones y no conformarnos con lo que no nos satisface.

Esta poesía está incluida en la obra "Prosas Profanas" publicada en 1896 estando Darío en Buenos Aires. Libro íntegramente en verso, salvo el interesante prólogo, especie de manifiesto de su arte poética. A partir de su título (paradójico) hasta su último poema, el libro causó extrañeza y hasta escándalo, no fueron pocas las críticas que le dedicaron; aunque también recibió admiración y aplausos de los jóvenes.

En este libro aparece el modernismo en su plenitud. La característica más notable tal vez sea la musicalidad de los versos y el cultivo preciosista de la forma, la cual huye de la vulgaridad, demuestra una sensibilidad refinada. Los poemas de esta obra se refieren a los temas más diversos temas y motivos de inspiración: las estatuas y la mitología de la Grecia clásica, la Edad Media ("Sonatina"), recuerdo a su esposa ("Stella").

En "Versos de otoño", incluida en "El canto errante", Darío describe la primavera con sus encantos y su perfume de forma tal que se confunde con el amor de una dama, un cuerpo de mujer dulce y bello: sólo al final se nombra a la estación primaveral como inspiración y dueña de esas cualidades. Logra rescatar la bellezas cotidianas: un árbol, una mujer, una estación…

El narrador en toda la lírica describe los encantos de la primavera, esperándola mientras transcurre el otoño, no aparece otro personaje.

"El canto errante", obra en la que se publicó este delicioso poema, fue uno de los últimos escritos por Rubén Darío, época en dónde se acentúa la nota melancólica y hasta aparece la preocupación religiosa cristiana, no como mero motivo poético, sino como algo que agita su alma. Hay poemas americanistas como "A Colón" y "Monotombo" y de amor "Campoamor", etc.

(*3)

"Cuentos de amor, de locura y de muerte" – Horacio Quiroga

Edicomunicación S.A.

España 1995

Horacio Quiroga (1879-1937), escritor uruguayo que residió mucho años en la Argentina, fue uno de los cuentistas más originales de Latinoamérica. Fuertemente influido por Edgar Allan Poe y el Maupassant del "Horla", describió con intensidad dramática y vigoroso realismo el ambiente, los seres humanos y los animales del Chaco y la selva misionera.

Entre sus obras se destacan "Cuentos de la selva", delicioso libro de relatos para niños, y "Cuentos de amor, de locura y de muerte", ambos publicados en 1918. Este último incluye algunos de sus mejores cuentos: "La gallina degollada" , "El almohadón de plumas" y "La insolación", una lograda historia de perros que hablan.

Otro de los cuentos incluidos en este libro es "La meningitis y su sombra"; una historia de amor en donde una futura pareja se conoce a través de la enfermedad. María Elvira Funes es una hermosa joven de diecinueve años de edad. De familia acomodada, fríamente cortés y educada. Acostumbrada al coqueteo con hombres de su misma clase social o respetados por su familia. De mirada frívola, tierna o coqueta según la situación lo amerite. Alegre y graciosa, su admirable risa resalta por entre la de los demás.

Durán en un ingeniero joven, dispuesto a hacer favores a conocidos, amable. Se enamora sin quererlo ni darse cuenta de la joven Elvira, cuando esta sufre su delirio y hace lo posible por disimular sus sentimientos frente a la familia y Ayestarain, el doctor a cargo del cuidado de la enferma.

En la historia misma, Durán recibe una inesperada carta de Luis María Funes, un apenas conocido suyo al que había visitado solo en una oportunidad. Este le pide que vaya a su casa con urgencia, que no puede explicarle más por ese medio. A pedido de Funes, Durán asiste al domicilio esa noche en donde el doctor Ayerstarain y la familia Funes le explican la extraña situación, María Elvira una hermana de Funes, sufre una enfermedad que creen meningitis; sufre de dolores de cabeza y fiebres descomunales, el doctor la encuentra al borde de la muerte. Durán se pregunta que tiene que ver eso con él hasta que le explican que, hace ya varias noches, la joven afiebrada llama a su nombre, una y otra vez. El desconcierto del protagonista es grande, ya que había visto a María Elvira sólo en una oportunidad.

Pasan semanas donde, muy amablemente, Durán pasa parte de sus noches con la enferma, sosteniéndole la mano mientras ella lo mira en sus desvaríos de fiebre. Claramente se notaba como miraba friamente a toda su familia para cambiar esa mirada a una totalmente opuesta: tierna, cariñosa y tranquila, cuando sus ojos se depositaban en los de Durán.

Duran se enamoró en la tercer noche. Lo atemorizaba la idea de perder a su amada, de la solo conocía realmente una mano y la mitad de un brazo blanquecino. Si ella sanaba, tal vez se deshiciera el hechizo que la embrujaba, a llamar a un amor desconocido y calmarse solo al mirarlo fijamente en la soledad de su alcoba. En repetidas ocasiones soñaba dormido que atravesaba un salón repleto de gente, junto con María Elvira, ella en un vestido blanco y él de negro, como una sombra; y que al pasar todos decían: "Ahí va la meningitis y su sombra"

La última noche de la afiebrada Elvira se dio cuenta de sus sentimientos al oír las palabras de ella: "Y cuando no tenga más delirio… ¿me querrás todavía?". Esas palabras nunca dejaron de retumbar en sus oídos.

Al cabo de meses de sufrimiento, asistiendo a todas las invitaciones por compromiso de la familia, viendo a su amada sin poder tocarla, sin hablar de lo ocurrido como a él le hubiese gustado hacerlo. Durán declara su amor con disimulo cada vez que están a solas pero ella nunca responde, si bien no se burla o demuestra sentimientos hacia otro hombre, tampoco él parece interesarle mucho. Lo trata de forma fría y educada, como a cualquier amigo de la familia.

Durán decide mudarse a Norteamérica, para así poder olvidar su amor, pareciera no correspondido y comenzar una vida más feliz. Cuando lo comenta a Elvira, a solas, ella le pide que se quede…así devela su amor.

La pareja permanece ahora unida, mientras Durán escribe el relato de su feliz historia.

El tema de la obra es el amor, como actúa de forma extraña, como la ilusión humana forma parte del amor; sobre todo cuando los enamorados utilizaron más su imaginación para conocerse que el contacto físico y cotidiano. Los delirios, sueños (soñados o en vigilia), la ilusión y la esperanza, o hasta a veces la falta de esta, ayudaron para la concreción de este amor, y, porque no, de muchos otros.

(*4)

"Poesía Selecta" – Francisco de Quevedo y Luis de Góngora

Editorial Santiago Limitada

Chile 1993

Francisco de Quevedo y Villegas es considerado el poeta más completo de la lírica española del Siglo de Oro. Nació en Madrid el 17 de septiembre de 1580. Estudió humanidades, lenguas modernas y filosofía en la Universidad de Alcalá, entre 1596 y 1900. Más tarde siguió cursos de teología y de patrística en Valladolid. Al trasladarse en la corte de a Madrid, Quevedo se instaló en ella en 1611.

Su vida fue una sucesión de hechos infaustos y felices: tan pronto estuvo en altos cargos diplomáticos y gubernamentales como prisionero en oscuras mazmorras. En 1623 es nombrado secretario del rey Felipe IV. En 1634 se casa con Esperanza de Aragón, señora de Cetina. En 1639 pierde el favor del conde-duque y es llevado a la cárcel de San Marcos de León.

Muere en Villanueva de los infantes en 1645.

Antes de analizar el estilo de los autores por separado, vamos a analizar alguno de sus poemas: una letrilla satírica "Poderoso caballero/es don Dinero…" de Quevedo; en donde sólo existen personajes como el "juez más severo" utilizados únicamente con la finalidad de describir los poderes del dinero. Menciona también otras profesiones y personajes pero sin connotación propia, sino para formar parte de la descripción del tema del poema. Por otro lado, como personajes podemos nombrar a la Humanidad en general, que suele usar este recurso para beneficiarse. Se nombran lugares como Génova y España pero al no tratarse de un poema descriptivo ni narrativo no es necesario especificar un lugar ni tiempo

El tema es claramente el dinero y como el hombre lo utiliza, el poder del dinero que todo lo puede hacer cumplir y al que todos obedecen. Sin discriminar ni importar el lugar, el dinero provee y otorga, quita y corrompe. Es autoridad para quien lo lleva consigo. Obtiene mujeres, hace tratos y aconseja. Es espada y escudo.

"Salmo XVIII" es un soneto de Quevedo donde la brevedad de la vida y su relación con la muerte son los temas. Carente de personajes, habla de la vida como propia. Su mensaje es que reconozcamos la fugacidad de la vida y la muerte inevitable pero, al no ser castigo, al no haber pecado ¿por qué amargarse?: esta conclusión la sacamos del siguiente argumento. Contra el tiempo sólo los objetos duros se atreven. El tiempo se lleva cada breve año la vida humana y conciente. Desde su nacimiento condenad a su madre, progresivamente morimos mientras vivimos, morimos mientras vivimos. A nuestro pesar los días pasan y se acercan al último suspiro, forzoso y heredado; pero, como la muerte no es castigo sino ley de la vida, no afligirse.

El conceptismo de Quevedo se expresa en diversas formas: por las caprichosas relaciones entre elementos aparentemente inconexos, por la utilización de recursos literarios como las paranomasias, equívocos, antítesis y por la intensificación de procedimientos propios del barroco: la acumulación metafórica y la dilogía.

En las letrillas satíricas y burlescas Quevedo sobresale por la capacidad sintética y la agresividad idiomática, empleando para ello diversos procedimientos: dislocación sintáctica, uso de palabras extrapoéticas, gritos vulgares e hipérbole. En "Poderoso caballero/es Don Dinero…" se ve plasmado el ingenio y dureza del autor criticando las costumbres de su época.

(*5)

Luis de Góngora y Argote: Nace en córdoba (España) el 11 de julio de 1561, en el seno de una distinguida familia, culta y de buen pasar económico. En 1576 se dirige a Salamanca a fin de estudiar leyes en su famosa universidad. Allí demostró ser inconstante en el aprendizaje: durante los cuatro años que permaneció en calidad de estudiante no logró graduarse.

A los cincuenta y seis años de edad se ordena sacerdote sin haber dado muestras de vocación religiosa. En 1617 es nombrado capellán del monarca Felipe III. Fue amigo del pintor El Greco y de Miguel de Cervantes. "Una permanente contradicción entre pensamiento y vida, la falta de objetividad, la aptitud tanto para el desánimo como para la esperanza, la susceptibilidad, el hedonismo, la melancolía, el erotismo desarreglado" (Lázaro Cartetel).

En 1926, desengañado de la corte y después de sufrir con grave enfermedad, se traslada a Granada y más tarde a Córdoba, donde muere el 23 de mayo de 1627.

"Vana rosa" es un poema que habla de lo vana e imperdurable que es la belleza y la muerte que la hace delicada y finita. La rosa se utiliza para transmitir el mensaje: la vida breve de la hermosa rosa que ahora es pimpollo, que nacerá para morir tempranamente. Hay también en la poesía reflexiones del autor acerca de la belleza la vida y la muerte. Aquí el lector es aconsejado a olvidar vanalidades pasajeras, y poner atención en asuntos más profundos como la inteligencia, el ser culto: la intelectualidad como lo único que perdura. En esta vida donde la muerte es ley, no perder el tiempo en cosas superfluas.

Ambos autores pertenecen al movimiento barroco español, aunque Quevedo se especializó en el conceptismo y Góngora en el culteralismo. Presentan, en rasgos generales, las siguientes características: un tono melancólico y desengañado en su espíritu, que los lleva a cantarle a la vana belleza y la fugacidad de la vida. Existe la marcada tendencia a soslayar lo sencillo y natural, prefiriendo lo complicado.

Comparando con el renacimiento del cual el barroco evoluciona, el primero serían líneas rectas y estáticas, transformándose luego en líneas zigzagueantes e imprecisas, en el barroco se nota el dinamismo.

Las letras de poesías también se vuelven complicadas: se hace alarde de palabras extrañas, con una sintaxis poco usual y más rebuscada y refinada.

Góngora es el más típico representante del barroco español, su verso se llena de elementos ornamentales, especialmente auditivos y visuales, fomentando el uso de alusiones a la naturaleza.

Crea un lenguaje poético propio en el que intensifica los procedimientos estilísticos conocidos. La utilización de latinismos y grecismos en el léxico, en la morfología y sintaxis, como el hipérbaton.

Góngora exhibe en su lírica una perfección y exactitud casi matemáticas, en un halago permanente de los sentidos. En "Vana rosa" el tema central de soneto es la brevedad de la vida, expresada a través de logradas antítesis y paradojas.

(*6)

"Memoria de mis putas tristes" – Gabriel García Marquez

Editorial Sudamericana

Buenos Aires 2004

Gabriel García Marquez nació en 1928 en Aracataca, un pequeño pueblo de Colombia. Escritor, periodista y premio Novel, una de las figuras más representativas de la narrativa del siglo XX. Su primera novela "La hojarasca" es del año 1955, a esta le sigue un libro de cuentos "Los funerales de la Mamá Grande" de 1961. Pero su consagración literaria se produce con "Cien años de soledad" publicada en 1967.

Recibió numerosos premios entre los que se destacan el II Rómulo Gallegos en 1973, y el Premio Nobel en 1982.

En 2004 retomó el género novelístico con la publicación de Memoria de mis putas tristes, una novela que narra la relación amorosa entre un anciano de 90 años y una adolescente.

Esta novela, que transcurre en una gran ciudad, es narrada por un periodista nonagenario que recauda de su trabajo lo mínimo para vivir. Es muy respetado en el ambiente laboral y artístico, escribe columnas en un diario dominical.

Nunca casado, frecuenta el Barrio Chino y sus burdeles tan seguido que fue en dos oportunidades nombrado "el cliente del año", pero eso fue años atrás, después de cumplir 50 años se fue alejando de ese hábito. Sin embargo, para el día de sus cumpleaños número 90 decide regalarse una noche con una virgen. Y se enamora de ella aún sin desvirgarla. Ahí se descubre realmente su personalidad romántica, tierna y cariñosa, disimulada por tantos años de amores pagos, sin sentimientos ni compromisos, 514 es el número exacto de sus distintas compañeras.

Sueña con su amor desconocido, la imagina en su casa, entre sus cosas: desvaría…son delirios de un joven enamorado, o de un viejo demente. Disfruta la compañía de la niña real en silencio, entre sueños…

El amor a esta joven mujer es tan fuerte que le ha hecho replantearse el modo y forma de su último medio siglo de vida. Vive en la misma casa donde nació y donde sus padres murieron. Su madre italiana Florina de Dios Cargamentos tocaba el piano, él la recuerda como una santa, como la mujer mas hermosa y talentosa de la ciudad. En cambio, no habla mucho de su padre, a quién dice no parecerse por se formalista al que nunca se le conoció un error, y quién murió en paz absoluto, viudo y en su propia cama.

El anciano no es vanidoso, sino todo lo contrario, cree que todas sus virtudes son para disimulas graves defectos: "Descubrí que no soy disciplinado por virtud, sino como reacción contra mi negligencia; que parezco generoso para encubrir mi mezquindad, que me paso de prudente por mal pensado, que soy conciliador para no sucumbir a mis cóleras reprimidas, que sólo soy puntual para que no se sepa cuan poco me importa el tiempo ajena…".

Rosa Cabarcas es una viuda, que además perdió a su hijo. Lleva años en el negocio del burdel, ya conocido en toda la ciudad.
Una mujer discreta en sus negocios, segura y firme en sus decisiones. Físicamente es corpulenta de piel curtida y voz afilada por la vejez, de dientes perfectos y blancos, excepto por uno forrado de oro por coquetería. Viste de negro par guardar luto a su difunta familia. Confía en el narrador, cliente a quién conoce desde hace muchos años atrás, por sus antiguas andanzas.

La niña de sólo 14 años, es alta delgada de cabello corto y rizado, de piel áspera y maltratada. Es pobre y, como su madre sufre de reuma, debe cuidar, alimentar y llevar a la escuela a sus hermanos. Recorre media ciudad en bicicleta para llevar a la fábrica en donde cose botones, y cada noche que pasa con el narrador, aunque no lo exprese, se va enamorando de él; un amor bien correspondido, pero imposible

Damiana es la fiel criada del nonagenario, desde que era niña. Es aindiada, fuerte, respetuosa y trabajadora, de palabras breves y determinantes. Confiesa, en un momento oportuno, ser virgen y estar enamorada del protagonista.

La síntesis del relato en donde interactúan tan singulares personajes, es la siguiente: escribiendo el borrador de su nota dominical, el nonagenario periodista decide llamar a Rosa Cabarcas, una madama del burdel que solía visitar décadas antes. Su pedido es breve y concreto: una virgen, una noche.

Rosa le consigue una niña, de sólo 14 años. La cita se concreta. Al llegar puntual, el anciano la encuentra dormida, la ve tan cansada que no se anima a despertarla. Así termina la noche y él sólo la ha observado.

Tras sucesivos encuentros nocturnos, todos pagos, el protagonista se va enamorando de la escuálida niña, a quién sólo conoce dormida. Para esos encuentros, el anciano utiliza sus mejores ropas. Se afeita, se perfuma y siempre asiste a ellos con alguno presente; con los que va decorando la habitación donde se producen sus encuentros. Se acostumbra a leerle a la niña mientras duerme, a observarla…después de algún tiempo comienza a delirar con ella, la imagina en su casa: la ve suya. Al mismo tiempo el narrador intercala información su vida anterior a los 90 años, de su pasado, sus andanzas, sus trabajos, sus noches de placer, sus padres.

Se produce un incidente: un asesinato en el prostíbulo de Rosa Cabarcas, que desaparece por meses y con ella la posibilidad del anciano de encontrarse con la niña. La empieza a ver en todas partes, a buscarla.

Meses más tarde, Rosa lo llama por teléfono y explica con mentiras su ausencia, de todas formas acuerdan una nueva cita con la niña, que ahora cuenta con 16 años y un cuerpo de mujer. En la cita, el anciano la observa dormida y advierte algo raro, llega a la conclusión de que la niña ya no es dueña de su virginidad. Ofendido destroza la habitación y se pelea con Rosa, dice que nunca más quiere verlas. Allí se produce un corto pero decisivo encuentro con Casilda Armenta, una ex prostituta con la cual frecuentaba, quien le aconseja de todo corazón volver con la niña que ama y disfrutar con ella el amor. Porque tiempo no le sobra. Así, se reconcilia con ambas mujeres. Pasa la noche de su cumpleaños número 91 de la mano con la pequeña mujer dormida. Y es feliz. Amanece nuevamente, y se siente, por fin, en la vida real.

Sin duda esta es una novela de amor, nunca es tarde para el primer amor, o para el último. Siempre se puede mirar hacia nuestro pasado, analizarlo, replantar las cosas para cambiar el futura y tratar, una vez más, de hallar la felicidad.

Información: Callejeros

Historia y logros de la banda

Christián "Dios" Torrejón: bajo

Eduardo "Edu" Vazquez: batería

Elio Delgado: guitarra

Juan "Juancho" Carbone: saxo

Maximiliano "Maxi" Djerfy: guitarra y coros

Patricio "Pato" Santos Fontanet: voz

A mediados de 1995 se presentaban en Villa Celina (Gran Buenos Aires) con el nombre de Río Verde, tocando covers de Chuck Berry, Creedence y The Rolling Stones. Poco más de un año después, los cambios de formación influyeron en el sonido. En enero del '97 mutaron también el nombre a Callejeros.

En febrero del '99 fueron soporte de Los Ratones Paranoicos, en un show en Cemento. Ese mismo año telonearon a Viejas Locas en Ituzaingó. En el 2000 volvieron a Cemento, esta vez con La Renga y Divididos.

Con tres demos entre 1997 y el 2000, en el 2001 se largaron a grabar independientemente su primer disco, "Sed", compuesto por 12 temas.

También independiente fue su segundo disco, "Presión", lanzado a comienzos del 2003, con 14 canciones.

"Rocanroles sin destino" fue el gran salto de popularidad de la banda.

El 30 de diciembre de 2004 la banda se vio involucrada en la mayor tragedia del rock argentino: un incendio en Cromañón, durante un show de Callejeros, dejó el saldo de 194 muertos y cientos de heridos. El grupo fue investigado como cómplice en los errores de organización y no volvieron a tocar

oficialmente, aunque se presentaron sorpresivamente como invitados en shows de otros grupos.

En medio de rechazos por parte de familiares de algunas víctimas y sin campaña de promoción, lanzaron "Señales" en mayo de 2006. El nuevo disco incluye canciones anteriores a la tragedia y nueve tracks post-Cromañón, entre ellos "Frente al río", "Día a día", "Hoy" y "Señales".

El 21 de septiembre de 2006 concretaron el postergado regreso a los escenarios. Luego de varias prohibiciones, la banda se presentó en el estadio Chateau Carreras de Córdoba con un fuerte operativo policial, ante unos 20.000 espectadores y sin ningún incidente. En el emotivo evento estuvieron presentes algunos familiares de las víctimas.

Glosario

Equívoco: (Del lat. aequivŏcus). adj. Que puede entenderse o interpretarse en varios sentidos, o dar ocasión a juicios diversos.

Tesis: (Del lat. thesis, y este del gr. θέσις). f. Conclusión, proposición que se mantiene con razonamientos. || Opinión de alguien sobre algo. ||

Letrilla: (Del dim. de letra). f. Composición poética de versos cortos que suele ponerse en música. || Composición poética, amorosa, festiva o satírica, que se divide en estrofas, al fin de cada una de las cuales se repite ordinariamente como estribillo el pensamiento o concepto general de la composición, expresado con brevedad.

Inconexo, xa: (Del lat. inconnexus). adj. Falto de conexión.

Antítesis: (Del lat. antithĕsis, y este del gr. ἀντίθεσις, de ἀντί, contra, y θέσις, posiciσn). Fil. Oposición o contrariedad de dos juicios o afirmaciones. || Ret. Figura que consiste en contraponer una frase o una palabra a otra de significación contraria.

Hipérbole: (Del lat. hyperbŏle, y este del gr. ὑπερβολή). Ret. Figura que consiste en aumentar o disminuir excesivamente aquello de que se habla.

Dislocación: Gram. Alteración del orden natural de palabras de una lengua, con finalidad expresiva.

Paradoja: (Del lat. paradoxus, y este del gr. παράδοξος). adj. paradójico. Ret. Figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que envuelven contradicción. Mira al avaro, en sus riquezas, pobre.

Léxico: (Del gr. λεξικός, n. -κόν). adj. Caudal de voces, modismos y giros de un autor.

Metáfora: (Del lat. metaphŏra, y este del gr. μεταφορά, traslaciσn). f. Ret. Tropo que consiste en trasladar el sentido recto de las voces a otro figurado, en virtud de una comparación tácita// Aplicación de una palabra o de una expresión a un objeto o a un concepto, al cual no denota literalmente, con el fin de sugerir una comparación (con otro objeto o concepto) y facilitar su comprensión; p. ej., el átomo es un sistema solar en miniatura.

Dilogía: (Del lat. dilogĭa, y este del gr. διλογία). f. Uso de una palabra con dos significados distintos dentro del mismo enunciado.

Paronomasia: (Del lat. paronomasĭa, y este del gr. παρονομασία).Ret. Figura consistente en colocar próximos en la frase dos vocablos semejantes en el sonido pero diferentes en el significado, como puerta y puerto; secreto de dos y secreto de Dios.

Idea: Plan y disposición que se ordena en la fantasía para la formación de una obra

Vaga: Dicho de una cosa: Que no tiene objeto o fin determinado, sino general y libre en la elección o aplicación. || Impreciso, indeterminado. || Vaporoso, ligero, indefinido.

Desperdiciar: (Del lat. disperditĭo, de disperdĕre, consumir, derrochar). tr. Malbaratar, gastar o emplear mal algo. Desperdiciar el dinero, la comida. || desaprovechar (ǁ dejar pasar una oportunidad). Desperdiciar la ocasión, el tiempo.

Concebir: (Del lat. concipĕre). tr. Comprender, encontrar justificación a los actos o sentimientos de alguien

Lucimiento: m. Acción y efecto de lucir o lucirse. || Salir airoso en cualquier encargo o empeño.

Lozanía: (De lozano). f. En las plantas, vigor y frondosidad. || 2. En los hombres y animales, viveza y gallardía nacidas de su vigor y robustez. || 3. Orgullo, altivez.

Vigor: (Del lat. vigor, -ōris). m. Fuerza o actividad notable de las cosas animadas o inanimadas. || Viveza o eficacia de las acciones en la ejecución de las cosas. || Fuerza de obligar en las leyes u ordenanzas. || Duración de las costumbres o estilos. || Entonación o expresión enérgica en las obras artísticas o literarias.

Presto: (Del lat. tardío praestus). adj. Pronto, diligente, ligero en la ejecución de algo. || Aparejado, pronto, preparado o dispuesto para ejecutar algo o para un fin. || adv. t. Luego, al instante, con gran prontitud y brevedad.

Fugaz: (Del lat. fugax, -ācis). adj. Que huye y desaparece con velocidad. || De muy corta duración.

Propiedad de las cosas que hace amarlas, infundiendo en nosotros deleite espiritual. Esta propiedad existe en la naturaleza y en las obras literarias y artísticas.

Disidir: (Del lat. dissidēre). Separarse de la común doctrina, creencia o conducta.

Proyecto: Intención de hacer algo o plan que se idea para poderlo realizar || Redacción o disposición provisional de un escrito, un tratado, un reglamento || Conjunto de planos y documentos de una obra o edificio, instalación, etc que se han de construir o fabricar.

Proyecto: Pensamiento de ejecutar algo, plan.

Proyecto: (Del lat. proiectus). adj. Planta y disposición que se forma para la realización de un tratado, o para la ejecución de algo de importancia.

Ilusión: Imagen nacida de la imaginación o por error de los sentidos (ilusión óptica) || Esperanza sin mayor fundamento.

Sueño: Estado de suspensión de los sentidos y de todo movimiento voluntario, propio del hombre y de los animales superiores || Estado psíquico de una persona que duerme, cuando en su mente se suceden imágenes mentales creando una historia más o menos coherente || Serie de escenas, imágenes o sucesos mas o menos incoherentes, que se presentan en la mente mientras se duerme || Ganas, necesidad de dormir || Lo que carece de realidad o fundamento, proyecto, deseo, esperanza, sin probabilidad de realizarse || "sueño dorado" deseo vehemente, ilusión halagüeña || "sueño eterno" la muerte.

Sueño: Acto de dormir || Representación en la fantasía de diversos sucesos mientras se duerme || Cosa que carece de realidad.

Ilusión: Imagen de un objeto que aparece en la conciencia distinto de cómo es en realidad || Alegría que produce la esperanza o realización de un deseo || Esperanza poco fundada en la realización de un deseo.

Ilusión: Concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos 1| Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo || Viva complacencia en una persona, una cosa, una tarea || Ironía viva y picante.

Conclusión:

El fragmento extraído de "Don Quijote de la Mancha" es un claro y conciso ejemplo de la ilusión en el ser humano, me sirve mejor que los anteriores para hacer hincapié en la conclusión de este trabajo monográfico.

La pregunta es ¿Que ocurre cuando desaparece la ilusión? ¿Cómo repercute en cada individuo la anulación de sus sueños, la cancelación de sus esperanzas? Después de analizar este fragmento y otros referidos al tema, la respuesta es sencilla.

La ilusión conlleva una serie de emociones, sensaciones, desiciones e ideales. Que para existir, necesitan tener razón; su razón, es el sueño.

Cuando la ilusión desaparece no hay esperanza ¿Esperanza de cambio? ¿De un futuro mejor? Eso justamente es la ilusión, y ya no está.

Con la esperanza se va el ideal, el deseo de realizar. Motivación ¿Para llegar adonde? La motivación es, sin duda, un medio, una ayuda para cumplir un objetivo: ¿Qué objetivo? Así, la voluntad desaparece y finalmente el grandioso dinamismo de la vida, que es una consecuencia de nuestros deseos y voluntades, se evapora. La realidad rellena todos los huecos, sin dar lugar a nuevos sueños. El espíritu humano es corrompido.

Se sufre la carencia de algo muy importante… ¿Para qué seguir? Es la última pregunta de este doloroso proceso. El desengaño, produce dolores inimaginables y deja una secuela aún peor: una duda existencial, con respuesta negativa.

A veces es suficiente con darse cuenta de la existencia y apoyo de amigos y familiares que participen y acompañen en el dolor, y así renovar estos vacíos internos; pero a veces no. Como es el caso del Quijote, la presencia de seres queridos no le fue suficiente; se limitó a agradecer y mostrar aprecio por sus buenas amistades, pero esto no cambió su decisión final de abandonar la vida.

Como una reacción en cadena que comienza con la pérdida de la ilusión, las expectativas se reducen, aún hasta las del disfrute cotidiano: la muerte como único camino, se abre paso entre la angustia.

Si se observa esta sucesión de hechos desafortunados con detenimiento, realmente se puede apreciar lo vital de la ilusión en la vida humana: gran cantidad de las acciones que cada individuo lleva a cabo a lo largo de su vida son en función de cumplir un objetivo o meta en particular. Ya sea un sueño casi irrealizable, como soñar un hombre para hacerlo real, hasta las pequeñas metas, a veces diarias, que son los impulsoras de aparentemente mínimas e insignificantes acciones, pero que muchas veces definen nuestro futuro y a nosotros mismos como personas.

Entonces, la ilusión y los sueños no son solo detalles que decoran la espiritualidad humana, sino motores de la energía cotidiana, las ganas de realmente cumplir un objetivo, realizar un sueño, vivir con un motivo propio. Y tienen como cualidad el llenar a cada persona con esperanzas, con una cándida alegría y ser la guía, a conciencia o no, de un proyecto de vida con motivación y expectativas de una tal magnitud que bastan para alentar la voluntad humana durante toda una vida.

Bibliografía

  • Enciclopedia Practica Planeta – Difusión Editorial - España 1992.
  • Diccionario Escolar Billiken Ilustrada – Editorial Atlántida – Buenos Aires 1995.
  • Sanchez, Miriam y Rosasco, Beatriz - "Diccionario de sinónimos y antónimos" - Sanchez Tertuelo Editor - Buenos Aires 1997.
  • Rest, Jaime "Conceptos de literatura moderna" - Centro Editor de América Latina - Buenos Aires 1979.
  • Góngora, Luis de y Quevedo, Francisco de "Poesía Selecta" - Editorial Santiago Limitada - Chile 1993.

- Borges, Jorge Luis "Narraciones"- Hispanoamérica Ediciones Argentina S.A. - Buenos Aires 1993.

  • Marquez, Gabriel García "Memoria de mis putas tristes" - Editorial Sudamericana - Buenos Aires 2004.
  • Sábato, Ernesto "El túnel" - Los libros del Mirasol - Buenos Aires 1962.
  • Darío Rubén "Poesía Selecta" - Editorial Santiago Limitada - Chile 1993.
  • Veiravé, Alfredo "Literatura Hispanoamericana y argentina" – Editorial Kapelusz – Buenos Aires 1975
  • Shelley, Mary "Frankenstein" – Gárgola Ediciones – Buenos Aires 2004
  • Cervantes Saavedra, Miguel de "Don Quijote de la Mancha" – Editorial Norte – Buenos Aires 1972.

Otras fuentes

Autora de la Monografía:

Antonella Cafardo, actualmente reside en la ciudad de Rawson, capital de la provincia del Chubut. Cursa Tercer año de Polimodal en el Instituto Don Bosco. Nació en Capital Federal, Argentina el 24 de mayo del año 1990, vino con su familia a vivir al Sur del país en el año 1995.

Realizó esta monografía en el espacio curricular de Lengua y Literatura, en el año 2006. Investigó toda clase de libros y sitios de Internet (incluido monografías.com) para apoyar su análisis.

País: Argentina.

Ciudad: Rawson.

Fecha de realización del trabajo: Noviembre 2006

 

Cursante:

Cafardo, Antonella

Colegio: Instituto Don Bosco

Materia: Lengua y Literatura

Docente: Fiacchi, Monica

30 - noviembre - 2006


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.