Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Violencia en la escuela (página 2)

Enviado por Gonzalez Roxana



Partes: 1, 2


No Violencia:

  • Procedimiento para conseguir un fin por medio por medio de actos no eficaces en sí mismos, pero de gran notoriedad pública, fundamentalmente la resistencia civil. (Gran Enciclopedia Universal "Espasa Calpe" Clarín)

Agresión:

  • Es el acto de "acometer y atacar". (Psicopedagoga Laura Mónica Waisman)
  • Acto contrario al derecho del otro. Acción y efecto de agredir, atacar. (diccionario "Pequeño Larousse Ilustrado" y "Clarín")
  • Desequilibrio psicológico que provoca la hostilidad de una persona a las otras que lo rodean. (diccionario "Pequeño Larousse Ilustrado")
  • Es una respuesta adaptativa y forma parte de las estrategias de afrontamiento de los seres humanos a las amenazas externas. Gracias a esta conducta se puede salir airoso de situaciones peligrosas. (Pedro de Torres y Francisco Espada)
  • Acto de acometer a alguno para matarlo, herirlo, o hacerle cualquier daño, especialmente sin justificación. Acto contrario al derecho ajeno. Atacar con violación de derecho. Ataque rápido y por sorpresa, realizado por el enemigo, considerado injusto o reprobable. (diccionario enciclopédico ilustrado "Sopena")
  • Acto de agredir a alguien o a algo para hacerle daño. Acto contrario al derecho del otro. Todo lo que atenta contra la integridad de los organismos o su equilibrio. Implica provocación y violencia. (Gran Enciclopedia Universal "Espasa Calpe" Clarín)
  • Bullying:
  • Forzar a uno con amenazas. Torear, patotear, matón, valentón. (diccionario inglés "Collins")
  • Matón, valentón, bravo. Forzar a uno con amenazas. Intimidar, tiranizar. (Langenscheidt. Diccionario Internacional Español-Inglés/ Inglés-Español. Ed. Aumentada y actualizada)
  • Proceso de abuso e intimidación en los centros de estudio, sistemático y creciente, por parte de ciertos compañeros hacia otro, con el beneplácito del grupo. (Nora Rodríguez, filóloga y pedagoga)
  • Hay tres modos en que se manifiesta: el físico, el psíquico y el verbal. (Flavia Sinigagliesi, pediatra)
  • Institución:
  • Es un espacio, un hito entre el afuera y el adentro, donde se ponen en juego normas, reglamentos, una tarea que convoca; donde se juega aquello que esta instituido. (Psicopedagoga Laura Mónica Waisman)
  • La institución es un objeto psíquico común a todos los miembros que la conforman, y para que pueda perdurar, su tarea primaria tiene que ver con la vinculación entre los sujetos. (Mirella Crema, licenciada en ciencias de la educación)
  • Cualquiera de las organizaciones fundamentales de un Estado, Nación o sociedad. (diccionario enciclopédico ilustrado "Sopena")
  • Establecimiento o fundación de una cosa. (Gran Enciclopedia Universal "Espasa Calpe" Clarín)
  • El término institución se refiere tanto a un proceso de institucionalización en el sentido de racionalizar y estabilizar conductas inicialmente de predominio emocional, como designar una organización social, o sea, un organismo con una geografía, una ordenación del tiempo y de responsabilidades; con objetivos a alcanzar y medios racionales para tal fin. Todo regulado por un código y por normas de naturaleza implícita y explícita. (Fernando Ulloa, médico y psicólogo)
  • Toda institución viene a satisfacer una necesidad de la sociedad; debe ser lo suficientemente abierta y capaz de realizar las modificaciones necesarias para responder a los objetivos de su creación. Una manera de definir la institución es una relación dialéctica entre lo instituido y lo instituyente. (Mirella Crema, licenciada en ciencias de la educación)

La escuela y su clima de violencia.

La violencia se ha convertido en justificada materia de preocupación. Con diversidad de manifestaciones, a través de episodios penosos y a menudo trágicos, irrumpen en el conocimiento público hechos que tienen lugar en una institución básica para la formación del ciudadano como es la Escuela.

Toda conducta violenta (lo manifiesto) es un síntoma que expresa un conflicto (lo latente); en esta sentido frente a un mismo estímulo no vamos a obtener siempre las mismas respuestas. Que los alumnos insulten, golpeen a compañeros, falten el respeto al personal escolar, amenacen, rompan elementos que provee la asociación cooperadora, y que los padres, muchas veces, realicen estas mismas acciones, son hechos comunes que nos dan noción de actos violentos que ocurren en las escuelas, por causa de la crisis social que debemos afrontar. Los seres humanos no son violentos o pacíficos "por naturaleza", sino por las prácticas y los discursos desde los que nos formamos y conformamos como sujetos. Todo hecho violento es la manifestación de una sociedad en crisis. Si hubiera justicia social, no habría violencia. La violencia no es algo innato ni heredado, sino construido socialmente. La violencia se aprende. Las personas aprenden de niños a relacionarse viendo cómo se relacionan los adultos. Los niños aprenden a resolver conflictos observando cómo los mayores lo resuelven. Debemos encontrar maneras de emplear a más adultos con quien los niños se puedan identificar en una manera constante. Esto tal vez no parece ser mucho, pero a largo plazo, podría tener más impacto.

Problemas de Disciplina y Violencia Escolar

Uno de los puntos más importantes a tener en cuenta es la diferencia que hay entre lo que podríamos llamar problemas de disciplina y violencia escolar.

Muchos de los actos que se podrían calificar dentro de los problemas de disciplina, si ocurren en las primeras etapas de la escolaridad, se convierten en actos violentos en niños más grandes y hasta en actos delictivos cuando faltando a las leyes, se producen con el objetivo directo de dañar a otros, sin medir los resultados de la acción. No todo problema de disciplina es un acto violento y no todo acto violento es delictivo.

Es importante también que se pueda discriminar si el hecho violento fue cometido con el objetivo de hacer mal a otro o si inconscientemente lo que se buscó fue dañarse a sí mismo.

El comportamiento humano depende de la forma de pensar. Si se piensa que el ser humano es violento por naturaleza, quizá haya que resignarse a soportar sus agresiones y continuar padeciendo malos tratos. Todas las personas pueden ser agresivas, pero no necesariamente violentas; mientras la agresividad es básica en el ser humano para su supervivencia, la violencia es siempre destructiva.

La Violencia en las Escuelas

La violencia en el ámbito escolar puede ser considerada "una manifestación más del proceso de deterioro de las instituciones", causada por "las políticas que derivaron en la pérdida de lazo social y exclusión".

A veces, esos comportamientos se desencadenan en lo que debiera ser una fiesta de graduación; en otras ocasiones, aparecen como parte de una desdichada rutina o del deterioro del trabajo en el aula o surgen como actos vandálicos perpetrados por quienes gozan, absurdamente, con la destrucción de las instalaciones o del instrumental que se usa para la enseñanza.

La escuela no puede aislarse del clima en el que está envuelto hoy un amplio sector de la población, asediado por la desocupación, la inseguridad, la pobreza y la indigencia, entre otros males, como también por graves razones económicas y sociales. Este en un fenómeno complejo y de múltiple causalidad, donde se advierte el interjuego de tres instancias: La social o violencia contra la escuela, la familiar en la escuela y la institucional o violencia en la escuela.

El proceso de deterioro acentuó las diferencias entre aquellas escuelas bien dotadas en recursos humanos y materiales, y aquellas otras que padecen gravísimas carencias. Sabido es que las desigualdades desembocan casi siempre en conflictos irreversibles vinculados con la inclusión y la exclusión social, un modo severo de discriminación. Planes de refuerzo a las escuelas de menores recursos y una gradual promoción de formas de enseñanza más exigentes, son un buen punto de partida para empezar a corregir desigualdades, discriminaciones y deficiencias que conspiran contra todo intento de reinstalar al país en la senda del progreso.

La violencia en las escuelas no sólo se da entre pares; ante la gran demanda por parte de los docentes por la gran problemática de maltrato escolar o violencia entre alumnos, de docentes con alumnos, de docentes con directivos, cada problemática debe ser analizada de manera especial. Faltan herramientas y espacios de contención y reflexión para los docentes, que se ven obligados a hacer frente a demandas que exceden por mucho sus funciones específicas. La respuesta por parte del gobierno a veces no alcanza. Los Equipos de Orientación Escolar no llegan a cubrir la demanda y trabajan en una situación precaria. Delimitar la violencia al ámbito escolar significa ubicarla como la responsable exclusiva y negar que se trata de un fenómeno que la excede y la atraviesa.

La psicoanalista e investigadora de la Universidad de Buenos Aires Gloria Autino coincidió con esta perspectiva: "La escuela es un elemento más. No es el lugar donde se genera la violencia. Es una institución atravesada por las características de una sociedad que eligió la violencia como modo de calificación de sus habitantes. Pero no es la escuela en sí misma, sino el propio Estado el que es arrasado por esta violencia, que además no aporta los recursos necesarios para trabajar desde la educación en función de enfrentar esta problemática".

La violencia escolar es la que genera el sistema educativo por si mismo y existe desde que se crearon. De la violencia escolar se tienen que encargar el Estado, los gobiernos, los políticos, con decisiones políticas.

A lo largo de las últimas décadas, América Latina está siendo identificada como un ejemplo de estos fenómenos de desigualdad y exclusión social que existe en el mundo. Los jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y los 24 años, constituyen la franja de población que está más expuesta a la violencia, ya sea como víctimas, ya sea como agentes. Si bien la mayor cantidad de estos hechos se concentra en las zonas más pobres de la ciudad, las agresiones físicas están presentes en todos los estratos sociales, y hasta las escuelas en las zonas adineradas, están experimentando la violencia. Sin embargo, los problemas de las escuelas urbanas son particularmente severos y se complican a causa de su conexión a la pobreza, el crimen y la desesperación en el ambiente urbano. Esta brecha se intensifica aún más con las diferencias de raza y clase social. Las escuelas urbanas no solamente tienen que proveer un programa académico, sino también encontrar los recursos para proveer el apoyo social y psicológico para los estudiantes y sus familias.

La violencia escolar ha aumentado los casos de niños y adolescentes con problemas psiquiátricos y la gravedad de sus patologías, según destacó la profesora de Psiquiatría de la Universidad de Sevilla Rafaela Caballero.

Aunque la violencia infantil y juvenil ha existido siempre, ahora se produce 'más que antes' y con mayor agresividad, lo que repercute en un aumento de las patologías psiquiátricas adolescentes.
Destacaron que el aumento de los casos de depresión o de ansiedad entre niños y jóvenes obedece a varias causas, aunque destacaron, entre ellas, el aumento del consumo de alcohol y de otras drogas, y la adicción a edades cada vez más tempranas. Respecto al alcoholismo y la drogadicción, tres psiquiatras coincidieron en que afectan cada vez a más adolescentes y a edades más tempranas, y advirtieron de que, en muchos casos, pueden ocultar problemas de depresión u otras patologías psiquiátricas. Un consumo idéntico de alcohol en diferentes jóvenes, crea adicción en unos y no en otros, en función de sus 'rasgos de personalidad'. Caballero advirtió de que los trastornos psiquiátricos no sólo afectan a niños y jóvenes agresores con un comportamiento psicopatológico agresivo, sino cada vez más a los agredidos, que desarrollan cuadros psiquiátricos de depresión y estrés.

"Aulas Peligrosas" en Argentina Reflejo de la Inseguridad

Según datos oficiales, el último cuatrimestre de 2005 cerró con más de 14 mil denuncias por agresiones físicas en escuelas de la Provincia de Buenos Aires. Chicos retraídos, potencialmente agresivos, son observados con especial atención en un fenómeno que crece. La Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires recibió 170 denuncias (ver recuadro) entre 2000 y 2005 provenientes de colegios de Capital Federal y que comprenden, agresiones físicas, verbales y psicológicas.

En Argentina ha habido en los últimos años un fuerte crecimiento de la violencia y la escuela no podía quedar al margen de esto, explica la psicóloga trasandina Elizabeth González Montaner.

Una desocupación del 14,8%, una pobreza creciente, el avance de las drogas, la falta de redes de contención social y la sensación de impunidad han contribuido al aumento del delito, el desmembramiento de las familias y la proliferación de patologías como la depresión y la ansiedad.

Un joven de 15 años dispara a quemarropa contra sus compañeros en el aula. Una niña de nueve años ataca con un cuchillo a otro pequeño. Una estudiante hiere a otra con una hoja de afeitar. Un quinceañero agrede a otro con una navaja. Estos hechos, ocurridos en los últimos años, constituyen el cruel y preocupante testimonio de que la violencia parece haberse instalado en el único lugar que quedaba a salvo en Argentina: La Escuela.

En nuestro país, niños y adolescentes son desde hace tiempo objeto de una transculturalización que los lleva a escenarios agresivos, donde resulta altamente dificultosa la contención. Existe una peligrosa tendencia en las autoridades de todos los niveles para reconocer a la violencia como enfermedad social, y ello dificulta la posibilidad de tratar de atenuar o eliminar sus causas, cuando sólo nos posicionamos ante sus consecuencias como meros espectadores, sin una visión etiológica del problema. La suma de factores que van desde el quiebre de la estructura familiar hasta la proyección de disvalores aceptados socialmente como parámetros de una cultura efectista, engendra situaciones de crisis como la que atraviesa actualmente la institución educativa.

La diversidad de los nuevos modelos de familia (madres solas, adolescentes, homosexuales, casos en los que no aparece el padre biológico, sino la pareja de la madre y conviven en la escuela hermanos de diferentes padres, hermanos que se hacen cargo de todo, familias ensambladas) se instaló en la sociedad y los frutos de este amor (o desamor) repercuten en las escuelas. Esos modelos empiezan a tener incidencia social y los efectos se manifiestan en las aulas.

Ningún adolescente confía en que la escuela media le permitirá movilidad social o éxito económico. Los chicos no son violentos, llegan violentos, están violentos, porque posiblemente las familias y la escuela no pueden darles mejores respuestas. Se sienten desamparados, sienten que los adultos no les dan garantía de absolutamente nada en una época en la que ellos necesitan que alguien les ofrezca alguna certeza. Descalifican, por tanto, la palabra de los adultos, están absolutamente angustiados por esta falta de proyectos y de referentes. Tiene que haber una motivación muy fuerte en el grupo familiar y un proyecto escolar muy consolidado para generar entusiasmo.

Pero la pregunta es ¿Los modelos de la familia de la postmodernidad son responsables en alguna medida del fenómeno? Las nuevas conformaciones generan nuevos sujetos, nuevos roles, nuevos valores y ordenamientos sociales. Y por sobre todas las cosas, lo que genera culturalmente es la degradación del modelo tradicional de familia. Pero hay que entender que la violencia no viene de estas nuevas conformaciones familiares. Lo que genera violencia es la dificultad para comprender estos cambios e incorporarlos a las escuelas. Como las demandas son diferentes, el sistema educativo no está preparado. Y el impacto de los nuevos modelos sobre los viejos es lo que genera segregación, estigmatización y violencia.

La indispensable alianza entre familia y escuela se ha resentido. El respeto por las formas legítimas de la autoridad y la disciplina, que antes se inculcaba en los hogares y se complementaba en la escuela, ahora es un valor olvidado. Los jóvenes violentos ven a las escuelas como algo innecesario e inútil y no tienen respeto por estas o por los adultos que trabajan allí. La escuela necesita recuperar apoyos para reafirmarse. Hoy oscila entre cumplir con su misión de proveer formación y conocimientos en un nivel de excelencia o limitarse a proveer contención afectiva y alimento a los alumnos, a evitar que estén en la calle y a tratar de dar orientaciones que los ayuden a no perderse en la confusión.

Lo que hace falta es trabajar con los adultos el eje de responsabilidad. Hay una omisión o abandono de su rol como formadores de legalidades y mecanismos de autorregulación con respecto a otros.

En otro orden, muchas de las cosas que la escuela enseña quedan desvirtuadas por la influencia tantas veces nociva de los medios masivos de comunicación y de la televisión en particular, que exaltan valores negativos, como la superficialidad y el hedonismo, además de mostrar en no pocas ocasiones a la violencia como algo natural, ya que, como la población asiste a reiterados episodios de violencia que se toleran ilimitadamente, concluyen por ser vistos como auténticos hábitos sociales. Sin embargo, se sienten paralizados y, en algunos casos, actúan en defensa propia. Las motivaciones para entrar armas a las escuelas son diversas. Según las opiniones de diferentes jóvenes entrevistados, la mayoría admitió que las llevó para "protegerse" o para "defensa", otros tantos lo hicieron "para joder" y un tercer grupo lo hizo porque sabía que "iba a haber una pelea".

Prevención de la violencia en las escuelas

Investigadores han identificado varias causas principales para el aumento del comportamiento violento, causas tan entrelazadas que intentar enfocarse en una, mientras se pasa por alto la otra, crea el riesgo de fracaso total. La pobreza, el racismo, el desempleo, el abuso de drogas, el fácil acceso a las armas, las practicas de los padres que son abusivas o inadecuadas y la frecuente exposición a la violencia a través de los medios de comunicación son todos elementos responsables de esta situación.

Las tácticas para tratar con esta creciente violencia de la juventud han sido la remoción del ofensor mediante su suspensión o relegación fuera de la sala principal de clases. Sin embargo, ha sido probada inadecuada para prevenir que los niños desarrollen carreras criminales.

¿Por qué ocurren estas cosas?

Por Federico Martín Maglio

  1. Si la sociedad y los medios de comunicación de nuestro país toman los casos de violencia escolar con sorpresa, entonces es una muestra de la más grande hipocresía argentina. Desde hace años que los docentes venimos advirtiendo una y otra vez que este tipo de hechos seguro que se producirían. En el mundo actual, en que nuestro país copia todo lo malo del exterior, este tipo de actitudes ya se producen desde hace varios años.
  2. La gravísima crisis económico-social ha hecho estragos en nuestra comunidad relativizando peligrosamente los valores humanos hasta dejarlos en un cajón olvidado.
  3. Una considerable baja en el nivel cultural de los argentinos que han sido partícipes y cómplices de la banalización de la vida.
  4. Los políticos, que miran siempre para otro lado cuando los docentes alzamos la voz para decirles lo que está pasando, ya que viven alejados de todo lo que pasa con la gente.
  5. Los padres, porque ellos no pueden desconocer que su hijo haya ido a la escuela con un arma y hasta varios cargadores. Además, la enseñanza de los valores comienza por la casa, y la escuela no puede hacerse cargo de lo que no se enseña en ella. O tal vez pueda ser que los padres también sean víctimas de la decadencia cultural y de valores.
  6. El docente no es culpable de que ocurran estos actos de violencia, ya que el alumno tiene premeditada su acción desde antes de entrar a la escuela; el docente es otra víctima más en este desastre.
  7. Los medios masivos de comunicación que han contribuido a la destrucción de los valores.
  8. Por último, el adolescente, el cual tiene una conciencia perfecta de lo que es el bien y el mal, y sin embargo actúa sin pensar en las consecuencias.

Según Laura Mónica Waisman

El docente puede mostrarse violento o agresivo por un montón de causas; en primer lugar porque es un ser humano que tienen un monto de agresividad como todos, también porque hay veces que está enojado por cosas que vienen de afuera y las descarga en su trabajo, pero muy especialmente porque todo rol que implique una gran responsabilidad y una gran dependencia, produce una gran frustración, ya que tiene que dejar de lado sus necesidades y demandas para ocuparse de las necesidades y demandas de los otros.

Cuando la agresividad queda en el inconsciente, va a necesitar descargarse de alguna manera, y se va a descargar generando situaciones sintomáticas; agresiones verbales que no son insultos, ironía, descalificación, mandar órdenes y mensajes paradójicos que el chico no puede cumplir y lo confunden.

El niño y el adolescente se caracterizan por estar dominados por la acción. Absorben todo lo que le pasa a su alrededor, son invadidos por los medios de comunicación, por lo que le pasa a cada uno de los miembros de su familia, a cada uno de los miembros de la comunidad educativa, etc., y ante una determinada situación actúan sin poder reflexionar en las verdaderas consecuencias de sus actos. Son más directos que los adultos en manifestar su agresión y su violencia y muchas veces las utilizan como modelos de comunicación.

Según Pedro de Torres y Francisco Espada

Hay una multitud de circunstancias que inciden en la conducta violenta. Factores sociales, culturales y psicológicos entremezclados configuran poco a poco los comportamientos violentos. Según diversos estudios, los comportamientos violentos que están relacionados estadísticamente con conocidos factores sociales y económicos que tienden a aumentar el nivel de estrés y detención en el hogar: la pobreza, el desempleo, los conflictos en la pareja, el abuso de drogas o alcohol, los embarazos indeseados, las enfermedades físicas y mentales.

Según Juan Carlos Tedesco

La violencia puede estar vinculada a factores culturales o políticos como la xenofobia, el antisemitismo o la intolerancia religiosa en sus diferentes manifestaciones. Pero también se incrementa la violencia originada por situaciones de exclusión de marginalidad y de anomia, como el desempleo, la pobreza y el consumo de drogas.

¿Qué pueden hacer las escuelas para prevenir el comportamiento violento?

El primer paso en la prevención de la violencia en las escuelas es realizar una evaluación sistemática para responder a preguntas pertinentes, tales como: ¿Cual es la política de la escuela sobre armas y comportamiento violento? ¿Estaban los alumnos conscientes de la política y se hace cumplir de manera consistente? ¿De que manera tal comportamiento es apoyado o desalentado por el clima escolar y las expectativas del personal y otros alumnos? ¿Que intento se ha hecho para enseñar a los estudiantes no violentos sobre la resolución de conflictos? ¿Se supervisan adecuadamente los alumnos?

Una manera de enfocar tal evaluación es midiendo de modo sistemático cómo la interacción pacifica de individuos y grupos es facilitada por los programas, políticas y procesos en tres niveles distintos: en la sala de clases, en el establecimiento escolar y en el departamento zonal.

Para prevenir comportamientos violentos o agresivos durante la juventud o la madurez tratar a los niños con paciencia y serenidad, sin imponerles actitudes de manera excesivamente autoritarias, con cariño y respeto.

¿Cómo se relaciona la violencia de la escuela y el clima que impera en ella?

Estudios han demostrado que las escuelas con bajos niveles de comportamiento violento se distinguen de aquellas con altos índices, en cuanto a un clima escolar más positivo, donde los sentimientos comunitarios, la inclusividad y la nutrición son evidentes. Los alumnos que se sienten reconocidos y apreciados al menos por un adulto en el establecimiento, tendrán menos probabilidades de actuar en contra del carácter escolar de la no violencia.

Un plan de disciplina que abarque a todo el colegio ayuda a promover una cultura estudiantil pacifica y preocupada. Se deben crear estructuras para alcanzar dos metas: enseñar y reforzar activamente el comportamiento de los niños en forma explicita, y hacer a los estudiantes responsables por sus acciones erróneas de manera justa y consistente.

¿Qué papel juega el director en la reducción de la violencia?

El director puede ayudar a establecer normas escolares de no violencia y de comunidad desarrollando relaciones afectivas sinceras con grupos de estudiantes e individuos. Manteniendo un perfil alto, recorriendo los pasillos, visitando las salas de clases y siendo accesible a los alumnos y personal, el director reduce la probabilidad de comportamiento antisocial.

¿Se les puede enseñar la no violencia a los alumnos?

Los currículos que apuntan a enseñar a los niños habilidades pro-sociales se basan en la creencia de que el comportamiento violento se aprende a través de modelos y reforzamiento y que estos mismos procesos pueden ser usados para enseñar a los niños la no violencia, siendo estos currículos "prometedores", aunque las evaluaciones no sean completas.

Muchas escuelas primarias, escuelas medias y liceos han instituido programas de resolución de conflictos entre compañeros. La mayoría de ellos comienza entrenando a los alumnos en empatía y cooperación, para ayudarlos a resolver sus diferencias pacíficamente.

Nuevamente, la investigación formal sobre la efectividad de estos programas ha sido limitada, pero se han acumulado datos que muestran que los programas de resolución de conflictos reducen castigos disciplinarios, mejoran el ambiente escolar y aumentan la autoestima, confianza y responsabilidad de los alumnos que pasan por el entrenamiento.

¿Cómo pueden las escuelas reducir la violencia de niños con problemas serios?

Cuando los niños enfrentan pobreza, abuso, u otros problemas que al final fomentan el comportamiento violento, las escuelas pueden colaborar estrechamente con agencias de servicio social de la comunidad para entregar a los niños y a sus familias acceso oportuno y económico para obtener consejos, asistencia financiera y protección. La educación de los padres en escuelas para familias de niños que están en problemas puede crear lazos entre la familia y la escuela que beneficiaran a ambos.

Planificar intervenciones contra las bandas en conjunto con la comunidad de la escuela son elementos vitales para prevenir la violencia juvenil. Para que funcione un enfoque de prevención para la violencia escolar, las escuelas y las comunidades deben trabajar juntas en todos los aspectos de su implementación.

Fuerte campaña local contra la violencia escolar

La Dirección General de Escuelas (DGE) quiere lanzar una campaña masiva contra la violencia escolar, que comprometería tanto a docentes como a padres y alumnos.

Gabriel Conte, asesor de la DGE y presidente de la ONG especializada en temas de violencia y desarme Espacios. "La intención es no generar pánico, porque lo de Carmen de Patagones no es violencia escolar sino un hecho médico que se reflejó en la escuela. Partimos de que la violencia es un problema que nace fuera de la escuela y se reproduce en ella. La campaña que estamos organizando incluye la participación de los medios de comunicación y la ayuda de las organizaciones que trabajan con nosotros para bajar el mensaje a la sociedad, hacer conferencias y debates, entre otras actividades", explica Conte, ex subsecretario de Relaciones con la Comunidad.

Y surgió la iniciativa de involucrarse en una campaña de difusión masiva con mensajes que apunten a la convivencia en armonía. (Fuente: Diario UNO 12 de octubre de 2004)

CONCLUSIÓN

La violencia escolar se debe a la inseguridad social, y sólo podrá ser frenada si la sociedad, en su conjunto, inicia una lucha sin tregua en contra de las causas de fondo que inciden en el clima de violencia, ya que de otro modo seguirá siendo un lugar donde cada día resulte más difícil y complicado vivir.

El tratamiento de la violencia escolar no es un tema coyuntural, sino una combinación de factores y circunstancias que contribuyen a tomar una decisión sobre misma. Debe trabajarse a lo largo del tiempo ya que la investigación y la solución no se logran en un día. La solución de la violencia escolar y la protección de la juventud están en manos de toda la sociedad.

En tiempos pasados, la violencia en las escuelas la ejercían los docentes hacia los alumnos. La forma mas común de violencia era la de los castigos físicos vinculados a problemas de conductas o de bajo rendimiento en el aprendizaje. Esta violencia gozaba de la aceptación de los diferentes actores del proceso pedagógico y su erradicación exigió un profundo cambio cultural. Actualmente la violencia se ejerce en las más diversas direcciones y no está directamente vinculada al proceso pedagógico: violencia de los profesores hacia los alumnos, violencia de los alumnos hacia los profesores y violencia de los alumnos entre sí.

Aunque la violencia entre las personas ha sido justificada con todo tipo de teorías y razonamientos (biológicos, psicológicos, sociales, económicos, culturales), se insiste en que todos nacemos con capacidad para la compasión, la abnegación, la generosidad, la empatía. Son los factores ambientales, junto con las características propias de cada individuo, los que configuran nuestras actitudes. Así pues, si al niño se le enseña a ser generoso, a pensar en los demás, a comprender, a respetar, a ser más tolerante, desarrollará más actitudes positivas y le resultará imposible maltratar a los demás.

La escuela ha cambiado el signo de su violencia: ya nadie habla del castigo corporal que obviamente todavía ocurre, sino que la estrella es la inversión del victimario, ya que ahora lo son los alumnos y sus familiares.

El declive de la asimetría, entre el docente y el alumno, es la desresponsabilización del mundo adulto respecto de la suerte de quien tiene que proteger. El adulto desresponsable puede ser tanto el docente, como la escuela, y especialmente el funcionario publico. La restitución de esa asimetría es el único camino para volver a responsabilizar la escuela.

Fenómenos de violencia vinculados a factores culturales o políticos como la xenofobia, el antisemitismo o la intolerancia religiosa en sus diferentes manifestaciones. Pero además una de las consecuencias mas significativas de este aumento generalizado de la violencia es la pérdida de los límites institucionales que tenía en el pasado.

La violencia no conduce a ningún lado, sabemos que la violencia genera más violencia, y las cifras de la misma son realmente alarmantes.

BIBLIOGRAFÍA

  • Diccionario "Pequeño Larousse Ilustrado" Ramón García-Pelayo y Gross. 1986. Ed. Ediciones Larousse.
  • Diccionario Enciclopédico Ilustrado "Sopena". Ed. Ramón Sopena, S.a. Provenza, 95-Barcelona.
  • Gran Enciclopedia Universal "Espasa Calpe" Clarín. Ernestina Herrera de Noble. Buenos Aires. Argentina. 2005. Grupo Editorial Paneta S.A.I.C.
  • "Langenscheidt". Diccionario Internacional Español-Inglés/ Inglés-Español. Ed. Aumentada y actualizada.
  • Diccionario Clarín. "Biblioteca Clarín: Invitación al saber". Impresión Artes Gráficas Rioplatense S.A.
  • Artículo Revista Viva. Diario Clarín. Texto por Gisela Schmidberg.
  • Artículo Revista Viva. Diario Clarín. Texto por Mariana García () y Alba Piotto ().
  • Artículo Diario Clarín. Texto por Fabián Debesa. 11 de mayo de 2006.
  • Laura Mónica Waisman. "Revista de Psicología en el Campo de la Educación: Ensayos y Experiencias". Agresividad y Violencia en la Escuela. Ed. Novedades Educativas.
  • Esther Díaz. "Revista de Psicología en el Campo de la Educación: Ensayos y Experiencias". La Escuela en contextos turbulentos.. 1995. Ed. Novedades Educativas.
  • Entrevista a Fernando osorio "Novedades Educativas". La Violencia Social irrumpe en las aulas. Julio 2005.
  • Pedro de Torres y Francisco Espada. "La Violencia Cotidiana". Madrid 1996. Ed. Aguilar.
  • Reportaje al Dr. Fernando Ulloa. Lic. María Mercedes Angueira y colaboración de la Lic. Sandra Contrera. "Violencia institucional".
  • Moreau de Linares. "El jardín maternal".
  • Artículos de la revista "El Monitor". Revista del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación. Noviembre 2004.
  • Mariano Narodowski. "Violencia es mentir". Novedades Educativas. Julio 2005

INTERNET

  • Fuente: Artículo Diario UNO. 12 de octubre de 2004.
  • (*) Fernando Osorio es Coordinador Docente del Posgrado Psicoanalítico Psicopedagogía Clínica de Centro Dos.
  • Artículo Diario La Nación.
  • Artículo Diario de Cuyo (San Juan) 3 de junio de 2006
  • Editorial La Nación. 09/12/04
  • Fuente: http://www.lanacion.com.ar/opinion/nota
  • Artículo Clarín, por María Farber.
  • Fuente: www.diarioclarin_alejandratoronchik.com
  • "buscan prevenir la violencia en las escuelas"
  • Fuente: Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología.
  • Artílo Nuevo Diario web (de Santiago del Estero)

 

Autoras:
Gonzalez Roxana

Peduto Natalia
Silva Samanta

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.