Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Factores de riesgo materno que influyen en el bajo peso del recién nacido (página 2)




Partes: 1, 2


La Esperanza se encuentra ubicada a 2 Km. en sentido norte de la plaza de armas de la ciudad de Trujillo, a 33 msnm. Forma Parte de la Provincia de Trujillo siendo uno de sus 11 distritos y una de las más pobladas.

La Esperanza-Parte Alta

  • Población: 146 648 hbs. (La Esperanza-2005).El barrio de San Martín congrega un total de 7300 habitantes.

Vista Panorámica del Barrio de San Martín-La Esperanza

  • Reseña Histórica:

El distrito de La Esperanza, con una extensión de 18.64 Km2, fue creado como tal en enero de 1965, por Ley Nº 15418. Conocida en sus orígenes como "Huaca la Esperancita", fue reconocida como Barrio Marginal a fines de 1961 y en 1970 por RS Nº 226-70-EF-72, se aprueba la legalización integral del área con una extensión de 543.025 Ha. Sin embargo la ocupación del sector se remonta a 1938 con Don Teodoro Espinoza, quien poseía la chacra "Cuchilla la Esperanza", como su primer morador. Posteriormente se produce la ocupación de la parte baja de La Esperanza cuando la sociedad conformada por Armando Ismodes, Juan Gasco y Oscar Álvarez, que habían obtenido 27 Ha, mediante denuncio con fines de cultivo y don Juan Tam Rivero como dueño del resto del área de la parte baja, ante la presión de moradores y las perspectivas de ganancias, convirtieron sus tierras en una lotización semi-rústica informal. Los moradores, familias de menores recursos de Trujillo, el valle de Chicama y emigrantes de la sierra de La Libertad y Cajamarca, compraron y/o invadieron progresivamente los extensos arenales a lo largo de la Panamericana Norte. Hubo fuertes enfrentamientos entre "propietarios" e "invasores" y éstos últimos sufrieron atropellos y represión por las fuerzas del orden, hasta que el Estado los reconoció y legalizó, validando su posesión. El distrito fue creciendo y consolidando poco a poco, mediante la auto construcción de viviendas y equipamientos comunales, la organización de sus servicios, el desarrollo de actividades económicas, industriales, comerciales y de servicios. A la fecha comprende un total de 9 barrios, 15 asentamientos humanos y 2 urbanizaciones populares, comprendiendo dentro de su territorio el Parque Industrial de Trujillo.

El barrio de San Martín fue designado como tal el año de 1985, siendo uno de los primeros barrios en formarse y ser equipada con un centro de salud. Posee actualmente una parroquia, un mercado publico una Posta Médica, varias lozas deportivas, así como una Junta vecinal.

  • Actividades Económicas: Los recursos económicos de este sector se basan en la presencia de tiendas de abarrotes de microempresarios, así como de talleres de textilería y calzado.
  • Servicios Públicos: Posee alumbrado público, agua y desagüe, telefonía en un porcentaje que supera al 50%.
  • Educación: Posee un centro educativo de inicial, primaria y secundaria: "SAN MARTÍN DE PORRES", y así como dos ONG que brindan carreras cortas a los jóvenes de bajos recursos.
  • Servicio de Salud: Posee una posta médica en donde se atiende en primera instancia a los pobladores. Atienden en ella: 1 Médico, dos enfermeras y dos enfermeras técnicas, que no se dan a vasto para atender a la población.
    1. El progreso científico técnico de los últimos años ha repercutido de forma positiva en las ciencias médicas. Muchos de estos esfuerzos han sido dedicados a la infancia lo que se plasma en el programa de salud reproductiva, la cual constituye desde el punto de vista socioeconómico un indicador del desarrollo de un país.

      Los programas diseñados para prevenir el recién nacido de bajo peso dependen de la identificación de las gestantes susceptibles de tener un parto prematuro, basado en la presencia de factores de riesgo. Un elemento a tener en cuenta es la detección precoz de los embarazos de alto riesgo tomando las medidas necesarias para eliminar o modificar estos factores de forma tal que los daños o perjuicios sean mínimos.10

      El Ministerio de Salud ha planteado la necesidad de enfrentar los problemas de salud con tecnologías apropiadas, dirigidas al individuo, la familia, la comunidad y el medio; mediante un enfoque clínico, epidemiológico y social, como guía fundamental de actuación en la atención primaria para mejorar los indicadores de salud. Ello conlleva un programa de atención materno infantil (PAMI) de la OMS que tiene como objetivo fundamental la reducción de la morbilidad y mortalidad perinatal infantil y materna lo que exige dedicación al estudio y profundización en aquellos factores que inciden desfavorablemente en el estado de salud materno infantil.8

      Si analizamos que a nivel mundial 1 de cada 6 niños nace con peso insuficiente1, se comprende la preocupación que para obstetras, pediatras y neonatólogos representa la posibilidad del nacimiento de un niño con estas características, lo que es de causa multifactorial, pues se debe tanto a causas maternas como fetales, así como ambientales.9

      Todos los años nacen más de 20 millones de niños y niñas con un peso inferior a los 2.500 gramos (5,5 libras), lo que equivale al 17% de todos los nacimientos del mundo en desarrollo, es decir, una tasa que duplica el nivel de los países industrializados (7%). Los bebés con bajo peso al nacer corren un riesgo mayor de morir durante los primeros meses y años. Los que sobreviven son propensos a sufrir alteraciones del sistema inmunológico y a presentar, más adelante en la vida, una mayor incidencia de enfermedades crónicas, como diabetes y cardiopatías.

      Más del 96% de los casos de bajo peso al nacer ocurren en el mundo en desarrollo, lo que demuestra que es más probable que esta situación se presente en condiciones socioeconómicas de pobreza. En esas condiciones, las mujeres son más propensas a contraer infecciones y a tener una dieta pobre en nutrientes. Así mismo, no es raro que, durante el embarazo, sigan desempeñando trabajos demasiado exigentes desde el punto de vista físico.10  Esto refleja un ciclo generacional de desnutrición, cuyas consecuencias pasan a los hijos a través de madres desnutridas o con una salud precaria.

      Con respecto a la incidencia de bajo peso al nacer, existen grandes variaciones entre regiones. Mientras que en Asia meridional, que tiene la incidencia más alta, el 31% de todos los bebés presentan este problema al nacer, en Asia Oriental y el Pacífico, el 7% de los bebés nacen con bajo peso, lo que representa la incidencia más baja. En la India se registra aproximadamente el 40% de todos los nacimientos de bajo peso del mundo en desarrollo. Un 14% de los lactantes de África subsahariana, y un 15% de los de Oriente Medio y África del Norte, nacen también con bajo peso.

      Dado que en el mundo en desarrollo no se pesa tan pronto como nacen al 58% de los bebés, llevar un control fiable de este indicador vital es muy difícil. Las proporciones más altas corresponden a Asia meridional (74%) y a África subsahariana (65%).11

      Se plantea que la mortalidad infantil es 40 veces mayor en los recién nacidos de bajo peso (RNBP) que en los niños nacidos con peso normal y a término. En el año 2001, Perú presentó un índice de 14.4%, cifra que nos ubica en el grupo de los 5 países con indicadores más altos de Latinoamérica.1,9

    2. Bajo Peso al nacer del recién nacido
    3. Factores De riesgo Materno
  1. Antecedentes:
  • El embarazo en la adolescencia

Es un factor que incrementa los riesgos de la salud en la madre y el niño; pues no se ha concretado la necesaria maduración biopsicosocial. A la adolescencia se asocian otros factores sociales que repercuten en el BPN, como el embarazo no deseado, la madre soltera, el bajo nivel educacional, y el momento de la gestación en que se realiza la captación.14

La población adolescente se ve expuesta a un inicio cada vez más temprano de la experiencia sexual. Antes de los 19 años casi la mitad de adolescentes varones y alrededor de la cuarta parte de adolescentes mujeres reportan haber tenido relaciones sexuales sin protección. En el Perú, el 12.7% de las mujeres de 15 a 19 años de edad, ya son madres o están gestando por primera vez (ENDES 2004-2005). En términos relativos, la cifra se mantiene estable. Sin embargo en términos absolutos se ha incrementado. Cabe mencionar que los mayores porcentajes de adolescentes que son madres o están embarazadas se presentan entre las mujeres que no tienen acceso a la educación, y por lo general residen en las zonas rurales. Es preciso mencionar que, el embarazo adolescente es de alto riesgo porque lo más probable es que no se desarrolle bien el niño o que nazca mal de salud. Por otro lado, las causas que llevan a las adolescentes a embarazarse pueden ser: problemas en la organización familiar; la información inadecuada, deficiente manejo de esta información por parte de los medios de comunicación; el desinterés de los padres en lo referente a la vida social de sus hijos fuera del hogar, etc. Es preciso señalar que el período entre 11 y 19 años es de especial importancia y riesgo con respecto al desarrollo psicológico, esta fase de la vida es caracterizada por un cambio rápido en el comportamiento del individuo y por flexibilidad de la estructura psíquica

  • El estado nutricional materno

El estado nutricional de la mujer embarazada influye en el resultado final de su embarazo. Es en especial cierto en cuanto al peso de su lactante al nacer, un factor que tiene relación estrecha con la mortalidad del mismo.

Por lo tanto, un estado adecuado de nutrición, antes, durante y después del embarazo, contribuye al bienestar tanto de la madre como de su recién nacido.

Se ha visto que las mujeres con peso bajo o que aumentan muy poco durante el embarazo tienen claramente más posibilidades de tener hijos de bajo peso al nacer, partos pretérmino o lactantes con Apgar bajos. Hay estudios que relacionan el peso previo al embarazo con el tamaño de la placenta, por lo que está recomendado en estas mujeres de peso bajo que lo incrementen antes del comienzo de la gestación.

La National Academy of Sciences de Estados Unidos recomienda un aumento de peso de 12,5 a 17,5 Kg. en mujeres de peso normal, 14 a 20 k.o. en mujeres con peso previo bajo, y de 7.5 a 12 k.o. en mujeres con sobrepeso anterior, si bien, la mayoría de los autores no recomiendan un incremento ponderal superior a 13 k.o. para mujeres con peso previo normal.

Aunque las mujeres obesas corren mayor riesgo de sufrir ciertas complicaciones médicas, no es aconsejable que inicien su dieta durante el embarazo, ya que podrían reducir no sólo calorías, sino nutrientes importantes para el desarrollo del feto, a no ser en el caso de una estricta supervisión por parte del tocólogo y/o la matrona.

Durante el primer trimestre, el aumento esperado es de, aproximadamente, 1,4 a 1,8 k.o., y después de 450 gr. a la semana. El aumento en los tres primeros meses se debe casi en su totalidad al crecimiento de los tejidos maternos; en el segundo trimestre, este incremento ponderal también es debido (a parte del crecimiento tisular de la madre) al tejido fetal; mientras que en el último trimestre, se debe al crecimiento del feto. Desde el tercer mes hasta el término el peso fetal aumenta cerca de 500 veces.

En resumen: no podemos olvidar que el embarazo constituye un período fisiológico en la vida de una mujer, y se debe tratar como tal, pero las necesidades nutricionales aumentan y es preciso ser muy cuidadosos con la dieta para asegurar que se cubren dichos requerimientos. A la hora de establecer cualquier pauta de alimentación, no nos podemos olvidar de las costumbres y hábitos nutritivos previos de la embarazada, ya que van a condicionar en gran medida la consecución de los objetivos dietéticos.

  • Necesidades nutricionales en el embarazo

El embarazo es una época de crecimiento y necesidades adicionales de nutrientes. Es difícil elegir estándares apropiados para valorar el estado nutricional y las necesidades durante la gestación.

El aumento del volumen del plasma, con los consiguientes valores séricos bajos de algunos nutrientes por hemodilución, y la tendencia del sistema nefrourinario a eliminarlos en cantidades mayores origina valores que se juzgarían como deficientes si se observasen en una mujer no grávida.

Además, si bien es cierto que las necesidades aumentan en todas las mujeres embarazadas, el grado de este incremento depende de la edad, paridad, y, como ya hemos visto, del estado de nutrición preconcepcional.

No nos podemos olvidar tampoco de las substancias de consumo común que deben evitarse en el embarazo, como son el alcohol y la cafeína. Si bien de la cafeína no está demostrado el efecto teratógeno en humanos (que sí está demostrado en ratas), si que está el hecho de mayor pérdida de la reproducción, complicaciones en el embarazo, y bajo peso al nacer. Con respecto al alcohol, está bien descrito en la literatura el síndrome del alcoholismo fetal, que cursa con falta de crecimiento prenatal y postnatal, retraso del desarrollo, microcefalia, alteraciones oculares que incluyen pliegue epicántico, anormalidades faciales y de las articulaciones esqueléticas.

  • Energía

Durante el embarazo se requiere energía adicional para sostener las necesidades metabólicas de la gestación y el crecimiento fetal. Aunque es difícil especificar necesidades de energía precisas (ya que varían con el peso anterior al embarazo, la cantidad y composición del aumento de peso, la etapa de la gestación y el grado de actividad), se recomienda que se adicionen unas 300 Kcal. / día, sugiriéndose que, a menos que las reservas corporales estén agotadas al inicio del embarazo, este incremento calórico sólo debe añadirse en el segundo y tercer trimestre (US-NRC-RDA).

  • Hidratos de carbono

Deben ser el vehículo de aumento de energía del que hablábamos. En la dieta tienen que estar presentes en unos 300 gr. por día, constituyendo un 55 - 60 % de la energía total. Es importante que este aporte se lleve a cabo con carbohidratos complejos de lenta absorción para minimizar el riesgo de diabetes gestacional. Dentro de los hidratos de carbono incluimos la fibra alimentaria en bastante cantidad, ya que es muy necesaria para evitar el problema del estreñimiento que es tan frecuente en el embarazo.

  • Lípidos

Existe una tendencia general al exceso de ingesta de grasas, fuente de energía muy concentrada, por lo que se debe limitar su uso durante la gestación. No debemos olvidar que los lípidos en el organismo tienen distintas funciones además de la energética. Los ácidos grasos esenciales (aquellos que no se pueden sintetizar en el organismo y dependen de la dieta: ác. linoléico y linolénico) y sus derivados de cadena larga son componentes indispensables de la estructura y el funcionamiento de las membranas celulares. Estos ácidos grasos (sobre todo el linolénico) son imprescindibles para la construcción y el desarrollo de las estructuras cerebrales del feto. Esta necesidad se hace aun más patente en los neonatos pretérmino y en el proceso de lactancia materna, ya que el sistema enzimático del neonato es inmaduro incluso en los primeros tiempos de vida extrauterina. En la práctica podemos asegurar su aporte durante la gestación con la ingesta de pescado, especialmente azul.

  • Proteínas

Las proteínas son materiales esenciales para el desarrollo de nuevas células para el cuerpo de la mujer y para el crecimiento del feto. La eficacia de la utilización de proteínas en mujeres embarazadas es de un 70%, igual que la que se observa en lactantes. Las necesidades también son variables, y aumentan a medida que prosigue el embarazo, con mayores demandas en el segundo y tercer trimestre. En general, se recomienda un incremento de 10 gr. / día la ingesta de proteínas, además de los 50 gr. / día recomendados para el resto de la población. Es fácil pensar que en nuestra sociedad resulta sencillo efectuar dicha ingesta diaria, pero hay que tener en cuenta que las condiciones socioeconómicas (las proteínas de alto valor biológico <carne, huevos... > son relativamente caras para ciertos grupos de población), y algunos hábitos (dietas vegetarianas...) y patologías (anorexia nerviosa, bulimia...) de la gestante pueden impedirlo.

  • Vitaminas

Debe aumentarse la ingestión de vitaminas en la dieta de la embarazada, especialmente de vitaminas A, C, D y ácido fólico. La vitamina C es necesaria para la formación de colágeno, y es imprescindible para el desarrollo de los tejidos conectivos y vascular. Se recomiendan 10 MG / día adicionales en las embarazadas, pero no se ha llegado a demostrar que la carencia de esta vitamina afecte a la evolución o resultado final del embarazo. La vitamina D sirve para la absorción del hierro y para el aprovechamiento del calcio y el fósforo por el organismo para la formación de huesos. La vitamina A es esencial para el desarrollo celular, formación de dientes y desarrollo óseo, también es importante para el crecimiento del feto. No obstante está comprobada la teratogeneicidad del consumo excesivo de vitamina A.

  • Acido fólico

La carencia de ácido fólico se caracteriza por una disminución del índice de síntesis de DNA y de la actividad mitótica de células individuales. Se presenta anemia megaloblástica, por lo general durante el tercer trimestre. Además, es ampliamente conocido el dato de la relación establecida entre la carencia de ácido fólico en los meses previos a la gestación y en especial durante el primer trimestre de la misma, y la aparición de defectos del tubo neural (anencefalia, encefalocele, mielomeningocele...) en el feto.

  • Minerales

Los minerales que deben aumentarse durante el embarazo son el calcio y el hierro, ya que otros minerales, como por ejemplo el fósforo, se encuentran en una variedad de alimentos tal que rara vez hay deficiencia.

  • Calcio

Las mujeres embarazadas presentan constantemente grandes ajustes en el metabolismo del calcio, en gran parte por influencia de factores hormonales. El efecto neto de estos cambios, anteriores a la mineralización del esqueleto fetal, es promover la retención progresiva de calcio para satisfacer el incremento cada vez mayor de las demandas del esqueleto fetal para la mineralización. La hipercalcemia fetal y los ajustes endocrinos subsecuentes estimulan finalmente el proceso de mineralización. Durante el embarazo se acumulan unos 30 gr. de calcio, 25 de ellos en el esqueleto fetal, y los otros 5 en el materno, como reserva para la lactancia. Por lo tanto, se recomiendan unos 400 mg adicionales de calcio, frente a los 800 mg que necesitaría una mujer adulta no grávida.

  • Hierro

Un incremento notable del volumen sanguíneo materno durante el embarazo aumenta considerablemente la demanda de este mineral. En concordancia con la disponibilidad de este mineral, sea de la diera o por complementos, el volumen total de los eritrocitos aumenta de un 20 a un 30 %. Una médula ósea activa puede utilizar 500 mg de hierro elemental durante el embarazo. En total, la mujer embarazada debe tener entre 700 y 800 mg de hierro adicionales, que en su mayor parte se requieren durante la última mitad del embarazo, cuando son mayores las demandas maternas y fetales. Promediadas durante todo el embarazo, corresponden a un incremento diario de 15 mg de hierro, lo que nos lleva a 30 mg / día frente a los 15 de una no-gestante.

Todas estas recomendaciones dietéticas pueden resultar demasiado complicadas de llevar a la práctica por las embarazadas, que no suelen tener conocimientos dietéticos, por lo que, para simplificarlo, se puede optar por una de estas dos posibilidades:

  • Dieta detallada, con las calorías y cantidades de alimentos necesarios que debe seguir la embarazada
  • Dieta por raciones, en la que se le dan a la embarazada las "grandes directrices" a la hora de elaborar su dieta diaria, definiendo unos grupos de alimentos, la cantidad de esos alimentos por cada ración, y la cantidad de raciones que debe tomar cada día, según la siguiente tabla:

Antes de la gestación o durante ésta constituye un determinante crítico de los resultados del embarazo para la madre y el niño.8 En un meta-análisis de investigaciones sobre determinantes del bajo peso al nacer se encontró que los factores nutricionales de la madre (peso y talla pregestacional, ingestión de energía e incremento limitado de peso durante el embarazo) son las principales determinantes del retraso del crecimiento intrauterino en países en desarrollo.11 La malnutrición materna aguda e intensa causa una reducción de alrededor del 10 % del peso medio al nacer.

El peso al nacer es mayor cuanto más altos son el peso materno, la talla y el índice de masa corporal (IMC) previo a la gestación. Las variaciones del peso materno previo a la gestación explicarían el 11% de las variaciones del peso al nacer, las variaciones de la talla materna el 9,0% y las del IMC el 3,2%. El IMC previo a la gestación tiene una relación directa con el peso del recién nacido siendo más bajo en las mujeres con IMC menor de 19 (delgadez).12

Las reservas maternas pregestacionales, medidas por el peso materno anterior al embarazo, tienen un importante efecto sobre el peso al nacer no ocurriendo así con la ganancia de peso durante la gestación, siendo el estado nutritivo previo al embarazo el factor de mayor influencia en el BPN.13

Se ha demostrado que los hijos de las mujeres fumadoras pesan al nacer un promedio de 200g a 300g menos que los descendientes de mujeres no fumadoras.8,12 Las madres fumadoras tienen dos veces más probabilidades de tener un recién nacido bajo peso.3 Los productos tóxicos del cigarrillo acarrean deterioro del lecho vascular y alteración circulatoria, lo que atenta contra la oxigenación y nutrición fetal. Por ello, debemos promover que se abandone este mal hábito, al menos, durante el embarazo y la lactancia. Las creencias de una persona con respecto a los comportamientos saludables son muy importantes; es esencial impartir la información necesaria para corregir criterios equivocados.7

Varios estudios demuestran que tener antecedentes de niños con bajo peso al nacer aumenta entre 5 y 7 veces el riesgo de volver a tener un recién nacido igual. Se ha identificado por algunos autores como factor de riesgo los antecedentes de partos de niños con bajo peso en abuelas o madres de las embarazadas cuyo producto de la concepción también ha tenido un peso por debajo de los 2500g al nacer.1,3,7,8,14,15

Durante el embarazo y la lactancia la madre disminuye sus recursos biológicos y nutritivos, necesitando un tiempo para recuperarse y prepararse para otro embarazo. Esto explica, la alta frecuencia de BPN cuando el tiempo que media entre uno y otro embarazo es corto. Estudios realizados en Estados Unidos señalan que los hijos espaciados adecuadamente tienen mayor peso que los nacidos con intervalo corto y plantean un período mínimo de seguridad de tres años.1,8 La ocurrencia de tres partos o más también eleva el riesgo de tener un recién nacido bajo peso.8 El embarazo y los cuidados de un niño pequeño afectan de manera negativa la salud de la madre y del hijo.

  • El embarazo gemelar

es el responsable de más del 10% de los nacidos pretérminos.3,8,15 No resulta difícil comprender que la nutrición de dos seres en el claustro materno requiere el doble de condiciones en relación con el embarazo único y que aquello a su vez está relacionado con el desencadenamiento temprano del parto.

  • La presencia de modificaciones cervicales

como uno de los signos que anuncia el trabajo de parto pretérmino es un factor de riesgo del BPN, encontrándose frecuentemente asociado a otros elementos.3,16 Mundialmente existen estudios muy serios que afirman que la principal causa del parto pretérmino es la infección vaginal ascendente, especialmente antes de las 32 semanas de embarazo y debido a ello centralizan el programa de prevención del parto pretérmino en la detección temprana de la infección vaginal.11,17

Múltiples estudios realizados han demostrado que la vaginosis bacteriana, las infecciones comunes del tracto reproductor y la respuesta inflamatoria que éstas desencadenan se asocian con parto pretérmino y BPN.

Estudios descriptivos, observacionales y de intervención, muestran la asociación de infección materna por chlamydia trachomatis, estreptococo del grupo B, gardnerella y trichomona vaginalis, con partos pretérminos. Más de la mitad de los nacimientos con bajo peso en las mujeres sujetas a esos estudios, fueron atribuibles a la presencia de una o más infecciones identificadas en el tractus urogenital. Se calcula que el 22% de todos los BPN se deben a vaginosis bacterianas y que el 44% de las roturas prematuras de membranas (RPM) son consecuencia de vaginosis bacteriana.8,15 El riesgo se incrementa más cuando se identifican dos o más agentes infecciosos, siendo significativamente mayor en las adolescentes.18

  • La anemia

es una complicación no obstétrica del embarazo que se ha asociado en varios estudios a prematuridad y bajo peso neonatal. Por consiguiente la evaluación hematológica y sus variaciones representan una parte importante de la atención prenatal.19

Las anemias nutricionales son las más frecuentes en el embarazo, entre ellas la ferropénica. El déficit de (Fe) en la gestación determina una alteración de la salud materna, ya que la utilización completa de las reservas origina finalmente una anemia clínica capaz de producir, en función de su intensidad, alteración en el transporte de oxígeno con repercusión sobre la fisiología fetal. Así se han comunicado prematuridad, BPN y aumento de la mortalidad perinatal.7

  • La hipertensión arterial

es considerada la causa más frecuente de parto pretérmino y BPN después del embarazo múltiple, en la que el producto de la gestación se afecta tanto por la enfermedad como por los medicamentos necesarios para su control.1,8,20 La aparición de preclampsia (PE) durante el embarazo comporta un aumento importante de la morbimortalidad perinatal asociándose con mayor incidencia de sufrimiento fetal intraparto y CIUR (18,8% en la PE leve y 37% en la grave).3,21

La enfermedad hipertensiva de la gestación obliga a interrumpir a beneficio materno el embarazo antes de su término, por lo que consideramos muy necesario promover hábitos nutricionales adecuados y reconocer oportunamente los signos de alarma para imponer el manejo terapéutico establecido.7 Más que evitar la enfermedad, lo cual parece difícil en el momento actual, la atención del médico debe dirigirse a descubrir el terreno de riesgo en que la afección puede desarrollarse y a detectar los signos iniciales y las formas ligeras de la enfermedad para evitar el desarrollo de las formas graves.

  • El alcohol

atraviesa la placenta y actúa sobre el feto, produciendo en el 85% de los casos deficiencias del crecimiento pre y posnatal que no sólo explican el recién nacido con peso inferior a la edad gestacional, si no también la pobre respuesta a la intervención nutricional durante toda la infancia.7

Es probable que los 160g menos de peso promedio vinculados a la ingestión de una taza diaria de alcohol se expliquen en términos de restricción del crecimiento celular durante períodos críticos y su repercusión en el desarrollo normal del citoesqueleto celular. No existe ningún "nivel seguro" documentado de ingesta de alcohol por lo que debemos aconsejar abstenerse de ingerir alcohol durante el embarazo y la lactancia.

Sólo con la identificación precoz y manejo adecuado de los factores de riesgo anteriormente expuestos podremos evitar el nacimiento de niños con bajo peso.

  1. Glosario Terminológico:
  • Bajo peso al nacer (BPN): todo recién nacido con peso inferior a 2500g independientemente de la edad gestacional.
  • Pretérmino: el término sugiere que debe aplicarse a todo recién nacido con edad gestacional inferior a 37 semanas.
  • Bajo peso a término: recién nacido con edad gestacional de 37 semanas o más y peso inferior a 2500g.
  • Crecimiento intrauterino retardado (CIUR): déficit general del crecimiento corporal durante la vida intrauterina. Recién nacido cuyo peso al nacer se encuentra por debajo del décimo percentil de una curva preestablecida que relaciona peso y edad gestacional. Todo aquel nacido a las 37 semanas o más de gestación pesando menos de 2500g.
  • Amenaza de parto pretérmino: síntomas y signos presentes en el embarazo que pueden desencadenar el parto antes de las 37 semanas de gestación.
  • Parto pretérmino o inmaduro: expulsión del feto ya sea manual o instrumentada antes de las 37 semanas de gestación.
  • Período intergenésico: lapso de tiempo trascurrido entre una gestación y otra.
  • Rotura prematura de membranas (RPM): accidente obstétrico en el cual se produce una solución de continuidad de las membranas ovulares antes del inicio del trabajo de parto.
  • Gestorragia: son los sangrados que ocurren a consecuencia de un trastorno de la gestación.
  • Enfermedad hipertensiva gravídica: afección propia del embarazo que ocurre después de las 20 semanas de gestación, durante el parto o en los primeros días del puerperio, en una mujer con apariencia sana.
  • Diabetes gestacional: es la alteración del metabolismo de los hidratos de carbono, de severidad variable, que comienza o se reconoce por primera vez durante el embarazo.
  • Índice de masa corporal (IMC): fórmula matemática que relaciona peso y talla, útil para evaluar el estado nutricional de la gestante.
  • Bajo peso materno: gestante con IMC < 19.8.
  • Normo peso materno: gestante con IMC 19.8 a 26.0.
  • Sobre peso materno: gestante con IMC 26.1 a 29.0.
  • Obesidad materna: gestante con IMC > 29.0.
  • Ganancia de peso: valor de peso de la embarazada que se debe incrementar con el curso de la gestación.
  • Adecuada cuando: · la bajo peso gana de (12.5 - 18.0) kg.
  • la normo peso gana de (11.5 - 16.0) kg.
  • la sobre peso gana de (7.0-11.5) kg.
  • la obesa gana 6.0 kg.
  • Insuficiente cuando: · la bajo peso gana menos de 12.5 kg.
  • la normo peso gana menos de 11.5 kg.
  • la sobre peso gana menos de 7.0 kg.
  • la obesa gana menos de 6.0 kg.
  • Exagerada cuando: · la bajo peso gana más de 18.0 kg.
  • la normo peso gana más de 16.0 kg.
  • la sobre peso gana más de 11.5 kg.
  • la obesa gana más de 6.0 kg.
  • Antecedentes patológicos personales: son aquellas afecciones que se presentan en el embarazo, pero que tienen una etiología independientemente del mismo, se observan también fuera de la gestación y el estado gravídico puede influir grandemente en su evolución, pronóstico y sintomatología; pero nunca constituye el elemento etiológico primario. Pueden estar presentes con anterioridad a la gestación o contraídas durante la misma. Para los efectos de la investigación se tuvieron en cuenta: asma, diabetes, hipertensión, anemia, infección vaginal, infección urinaria, otras, ninguna de las anteriores.
  • Otras enfermedades relacionadas con el embarazo: son aquellas afecciones que están ligadas de un modo directo a la gestación, constituyendo estados morbosos que sólo se pueden presentar durante el embarazo y desaparecer al finalizar éste. A los efectos de esta investigación se consideró: diabetes gestacional, enfermedad hipertensiva gravídica, amenaza de parto pretérmino, gestorragia, rotura prematura de membranas, CIUR, otras, ninguna de las anteriores.
      1. El incremento en los últimos años de la tasa de nacimientos con bajo peso y de la mortalidad infantil a causa de ésta, es preocupante sobre todo en regiones como la nuestra donde supuestamente el ministerio de salud ha venido haciendo campañas para contrarestar esta realidad.

        Lamentablemente, pese a los esfuerzos, la cifra de BPN sigue en aumento, esto debido a que las campañas de salud no están debidamente orientadas a los factores correctos que originan esta problemática. Por lo que es necesario realizar estudios que nos lleven a descubrir que factor de riesgo se le puede considerar de suma importancia para ser tratado a tiempo y evitar que el neonato nazca con bajo peso, teniendo en cuenta que cada región, distrito y localidad, tiene su propia realidad y es necesario determinar los factores representativos para un inmediato tratamiento de la gestante.

      2. Justificación del Problema
      3. Formulación del Problema:

      ¿Cuál o cuáles de los siguientes factores de riesgo materno: edad, índice de masa corporal, antecedentes de alumbramiento de niños con bajo peso al nacer, grado de instrucción, hipertensión, número de controles; se le puede considerar factores significativos del bajo peso al nacer en neonatos dados a luz en la posta médica de la localidad de San Martín, distrito de la Esperanza, durante los meses de enero y septiembre del año 2007?

    1. Definición del Problema
      1. Objetivos Generales
    2. Objetivos
  1. METODOLOGÍA

  • Determinar que factores de riesgo materno influyen de forma severa en el bajo peso al nacer del neonato en la localidad de "San Martín", del distrito de la Esperanza.
  1. Objetivos Específicos
  • Determinar la tasa de bajo peso al nacer de la localidad en estudio.
  • Determinar que grupo de edad (de la madre en gestación) presenta la mayor cantidad de factores de riesgo.
  • Obtener el promedio de peso del recién nacido.
  • Obtener el promedio de edad, y el rango de edad materno con más presencia de BPN.
  1. "Los factores de riesgo materno influyen de forma significativa en el bajo peso del niño al nacer de los neonatos dados a luz en la posta médica de la Localidad de San Martín, del Distrito de la Esperanza, durante el periodo enero-septiembre del año 2007"

  2. Hipótesis:

    Se realizó un estudio retrospectivo analítico tipo caso-control, para determinar la relación entre el bajo peso al nacer y factores considerados de riesgo.

  3. Diseño: Transversal-longitudinal
  4. Variables:
  • Variable Independiente: Los factores de riesgo materno.
  • Variable Dependiente: Bajo peso del niño al nacer.
  1. "Las historias clínicas de las gestantes que dieron a luz en la posta médica de la localidad "San Martín" durante enero-septiembre del año 2007"

  2. Población:

    "65 historias clínicas de las gestantes que dieron a luz en la posta médica de la localidad de "San Martín" durante el periodo enero-septiembre del año 2007"

    Tipo de muestreo: Muestreo aleatorio simple. De los que 21 representan los casos de bajo peso al nacer mientras que el que los 44 restantes son los controles.

  3. Muestra:
  4. Proceso de Recopilación de Datos:

Los datos se obtuvieron de las historias obstétricas. Mediante revisión directa para luego confeccionar una base de datos y un formulario que contenga las variables del objeto de estudio:

  • Peso al nacer.
  • Edad materna
  • Índice de masa corporal
  • Grado de instrucción
  • Hipertensión
  • Número de controles
  • Antecedente de haber dado a luz niños con bajo peso al nacer y embarazo gemelar.

Los datos obtenidos fueron los siguientes: Distribución de Frecuencias:

 

 

 

Fuente: Datos obtenidos de las historias obstétricas del centro de salud: "San Martín"

  1. Proceso de Análisis de Datos:

En esta parte se realizaran las pruebas estadísticas pertinentes con la finalidad de obtener datos precisos y determinar la dependencia de variables. Para ellos utilizaremos la pruebapara demostrar la independencia de variables, utilizando para ello el software SPSS.

Antes de comenzar con la prueba de independencia de variables es necesario establecer numéricamente datos que nos ayudaran a entender mejor la realidad de la localidad de San Martín.

Promedio de la edad materna:

Cómo podemos observar en el gráfico, la edad que se presenta con mayor frecuencia es la de 18 años, que es una edad muy joven, y si nos fijamos en la frecuencia acumulado nos podremos percatar que casi la tercera parte de de la muestra presenta una edad menor igual a 18, y mas del 50% tiene una edad no mayor a los 22 años, siendo una edad realmente Joven.

Fuente: Datos obtenidos de las historias obstétricas del centro de salud: "San Martín"

La promedio de la edad es de: = 22.7

Si nos damos cuenta, la edad no es tan joven ni tampoco tan mayor, pero es necesario entonces enfocarse al grupo de edad que presenta más probabilidad de presentar BPN.

El porcentaje en el grupo menores de 20 años es muy alarmante, casi el 50% de todos los casos están en este grupo de edad, y es aquí también donde se ven la mayoría de casos de BNP.

PROMEDIO DE PESO DEL RECIÉN NACIDO

EL Promedio de peso del recién nacido (dato obtenido de la muestra), es d 2715 gramos, número que se encuentra en el rango aceptable de un peso sano, aunque esto no indica que en la localidad existe una buena política preventiva del BPN, ya que muchos de los vecinos de la zona prefieren a acudir al centro materno infantil: "Madre de Cristo", y eso distorsiona muchos los datos obtenidos, de todas maneras no olvidemos que páginas atrás se ha mencionado en un cuadro nada menos que un 30% de peso bajo al nacer, algo que si es preocupante.

COMPROBACIÓN DE DEPENDENCIA E INDEPENDENCIA DE VARIABLES

  • Peso al nacer VS Edad Materna

Si observamos con atención este cuadro nos daremos cuenta que totalidad de mujeres menores de 18 años tienen un niño con bajo peso al nacer.

Numerosos autores plantean en sus trabajos que la edad materna inferior a los 20 años, representa un factor de riesgo fundamental para que los niños nazcan con un peso inferior a los 2500g.4

La literatura médica consultada refiere que los riesgos para la salud aumentan cuando la madre es adolescente o tiene más de 35 años, a causa de que las condiciones biopsicosociales repercuten en mayor cuantía y existe una mayor incidencia de gestosis e intervenciones obstétricas.22

Se ha reportado que en las mujeres menores de 19 años con bajo peso corporal, el riesgo de CIUR es 5 veces mayor que en las mujeres con peso adecuado; además las desventajas económicas y sociales pueden tener un impacto desfavorable mayor sobre el peso del recién nacido en las madres más jóvenes.23

Utilizaremos la prueba Para establecer si las variables son dependientes.

Ho: El peso del niño al nacer es independiente a la edad de la madre.

Ha: El peso del niño al nacer depende de la edad de la madre.

Utilizaremos un α=0,05 y un δ=0.95

Hallando el valor teórico:

Valor teórico de Tablas

i=filas

j=columnas

=5.99

Hallando el valor Práctico::

X=19,23

El valor resultante es 19,23 por lo que se ubica en la zona de rechazo (R.R.), POR LO TANTO SE RECHAZA Ho y se acepta Ha. Esto quiere decir que el peso del niño al nacer si depende de edad de la progenitora.

El peso del niño Vs. Índice de masa corporal

Como se puede ver aunque el bajo peso materno es el de mayor aporte con un subtotal de 9 de un total de 17 el normal y el sobre peso tienen considerables, por lo que creemos que de acuerdo a como se comporte la ganancia ponderal materna se tendrá una mayor incidencia en los casos de BPN, y así se ve en las de una insuficiente ganancia que fue de un 55.5% su contribución.

El IMC previo a la gestación tiene una relación directa con el peso del recién nacido siendo más bajo en las mujeres con IMC menor de 19 (delgadez).7 El estado nutricional deficiente antes del embarazo, está asociado con un resultado desfavorable en el peso del recién nacido.23

La ganancia materna de peso no es la medida ideal de la nutrición materna, ya que puede estar modificada por otros factores no relacionados con la alimentación pero es útil controlar e interpretar la curva de ganancia de peso prevista para las etapas seleccionadas pues aquellas que no alcanzan índices adecuados, aunque en menor medida, también tendrán un riesgo mayor de nacidos con BPN.7

Utilizaremos la prueba Para establecer si las variables son dependientes.

Ho: El peso del niño al nacer es independiente del índice de masa corporal de la madre.

Ha: El peso del niño al nacer depende del índice de masa corporal de la madre.

Utilizaremos un α=0,05 y un δ=0.95

Hallando el valor teórico:

Valor teórico de Tablas

i=filas

j=columnas

=7,81

Hallando el valor Práctico::

X=5,26

El valor resultante es 5,26 por lo que se ubica en la zona de aceptación RR.), POR LO TANTO SE ACEPTA LA Ho y se acepta Ha. Esto quiere decir que el peso del niño al nacer es independe del índice de masa corporal de la madre.

ACLARACIÓN: Esto no significa que el peso de la madre no juegue un papel importante en el peso del niño recién nacido, sino que algunos datos obtenidos se considero la última fecha de pesado, justamente antes del parto, entonces eso nos indicaba un pesa mayor por el embarazo. Podríamos decir, como se menciono una líneas arriba, que el factor influyente es el índice de masa de la madre cuando esta aun no empieza a subir de peso por efecto del embarazo.

El peso del niño Vs. Grado de instrucción.

La escolaridad primaria es la de un aporte importante en relación al BPN (50%), y así va disminuyendo gradualmente según aumenta el grado de escolaridad hasta llegar a la media superior. Las universitarias aunque su tendencia fue a aumentar, ésta no estuvo dada por su escolaridad, sino por enfermedades relacionadas con el embarazo, como se verá más adelante.

La literatura revisada plantea que a menor nivel de escolaridad de la madre mayor es la probabilidad de tener un recién nacido bajo peso.11,24

Utilizaremos la prueba Para establecer si las variables son dependientes.

Ho: El peso del niño al nacer es independiente a la edad de la madre.

Ha: El peso del niño al nacer depende de la edad de la madre.

Utilizaremos un α=0,05 y un δ=0.95

Hallando el valor teórico:

Valor teórico de Tablas

i=filas

j=columnas

=5.99

Hallando el valor Práctico::

X=7.2

El valor resultante es 7.2 por lo que se ubica en la zona de rechazo (R.R.), POR LO TANTO SE RECHAZA Ho y se acepta Ha. Esto quiere decir que el peso del niño al nacer si depende del grado de instrucción de de la madre.

El peso del niño Vs. Hipertensión.

Utilizaremos la prueba Para establecer si las variables son pendientes.

Ho: El peso del niño al nacer es independiente a la presencia de Hipertensión.

Ha: El peso del niño al nacer depende de la presencia de Hipertensión.

Utilizaremos un α=0,05 y un δ=0.95

Hallando el valor teórico:

Valor teórico de Tablas

i=filas

j=columnas

=3,84

Hallando el valor Práctico::

X=6.34

El valor resultante es 6,34 por lo que se ubica en la zona de rechazo (R.R.), POR LO TANTO SE RECHAZA Ho y se acepta Ha. Esto quiere decir que el peso del niño al nacer si depende de la presencia de hipertensión.

El peso del niño Vs. Antecedentes de nacimientos de bajo peso y embarazo gemelar

Durante El embarazo y la lactancia la madre disminuye sus recursos biológicos y nutritivos, necesitando un tiempo para recuperarse y prepararse para otro embarazo. Esto explica, la alta frecuencia de BPN cuando el tiempo que media entre uno y otro embarazo es corto. Estudios realizados en Estados Unidos señalan que los hijos espaciados adecuadamente tienen mayor peso que los nacidos con intervalos cortos y plantean un período mínimo de seguridad de tres años.7 La ocurrencia de tres partos o más también eleva el riesgo de tener un recién nacido bajo peso.22

Utilizaremos la prueba Para establecer si las variables son dependientes.

Ho: El peso del niño al nacer es independiente a la presencia de Hipertensión.

Ha: El peso del niño al nacer depende de la presencia de Hipertensión.

Utilizaremos un α=0,05 y un δ=0.95

Hallando el valor teórico:

Valor teórico de Tablas

i=filas

j=columnas

=3,84

Hallando el valor Práctico::

X=14.24

El valor resultante es 14,24 por lo que se ubica en la zona de rechazo (R.R.), POR LO TANTO SE RECHAZA Ho y se acepta Ha. Esto quiere decir que el peso del niño al nacer si depende de la cantidad de embarazos previos que haya tenido

El peso del niño Vs. Número de controles a los que asistió la gestante.

Utilizaremos la prueba Para establecer si las variables son dependientes.

Ho: El peso del niño al nacer es independiente al número de controles al que acudió la gestante.

Ha: El peso del niño al nacer depende del número de controles que asitió la gestante.

Utilizaremos un α=0,05 y un δ=0.95

Hallando el valor teórico:

Valor teórico de Tablas

i=filas

j=columnas

=5,99

Hallando el valor Práctico::

X=0.12

El valor resultante es 0.12 por lo que se ubica en la zona de aceptación, POR LO TANTO SE ACEPTA Ho. Esto quiere decir que el peso del niño al nacer es independe del número de controles que asistió la gestante.

CUADRO COMPARATIVO DE LOS FACTORES DE RIESGO EN ESTUDIO POR RANGO DE EDADES.

El cuadro nos muestra una tendencia preocupante en cuanto a al IMC por edades, ya que los que se ven mas afectados son las madres jóvenes que por su misma edad ya están padeciendo un factor de riesgo para el BPN, además estos grupos poseen la frecuencia más alta en grado de instrucción de nivel primario, cosa preocupante porque esta es una tendencia vertical que se inició desde años atrás y que el ministerio de salud no se ha visto en la capacidad de parar.

  1. RESULTADOS

  • La media de la edad de la muestra es de 22, 7, con un porcentaje de 49,6% de madres menores de 21 años.
  • La media del peso del recién nacido es de 2715 gramos, pero el 30% de los neonatos nacieron con bajo peso.(menor a los 2500 gr.)
  • El resultado con la Prueba X2 de las variables BPN y edad es de 19,23, arrojando una dependencia de variables.
  • El resultado con la Prueba X2 de las variables BPN e IMC es de 5,26, arrojando una Independencia de variables.
  • El resultado con la Prueba X2 de las variables BPN y Grado de instrucción es de7,2, arrojando una dependencia de variables.
  • El resultado con la Prueba X2 de las variables BPN e Hipertensión es de 6.34, arrojando una dependencia de variables.
  • El resultado con la Prueba X2 de las variables BPN y Antecedentes de partos con BPN es de 14,24, arrojando una dependencia de variables.
  • El resultado con la Prueba X2 de las variables BPN y número de controles que asitió la madre gestante es de 0.12, arrojando una independencia de variables.
  1. CONCLUSIONES

  • Los principales factores que afectan el Bajo Peso al Nacer son la edad, el grado de instrucción y la hipertensión, además del Índice de masa corporal antes del aumento de peso por el embarazo.
  • La taza de BPN en la localidad es cercana al 30%,pero son datos que deben ser revisados por que la totalidad de los pobladores no se atienden en el centro de salud de la zona.
  • Las gestantes menores de 20 años y las mayores de 35 años aportaron los mayores porcentajes de bajo peso al nacer y predominaron los neonatos con bajo peso entre las gestantes con escolaridad primaria.
  • Los antecedentes de bajo peso al nacer y embarazo gemelar fueron factores de riesgo importantes entre las mujeres capaces de aportar un recién nacido de bajo peso.
  • El grupo de edad de mayor riesgo en la localidad de San Martín son las gestantes menores de 22 años, que conforman el 50% de los casos BNP.
  1. RECOMENDACIONES

  • Insistir en el adecuado manejo del riesgo preconcepcional, así como el seguimiento riguroso de las gestantes, en aras de detectar y controlar precozmente aquellos factores de riesgo vinculados al bajo peso al nacer, pues la mayoría de éstos son evitables.
  • Realizar estudios de intervención comunitaria para modificar los estilos de vidas insanos y de esta forma transformar los factores de riesgo del bajo peso al nacer haciendo énfasis en los resultados obtenidos.
  • Continuar fomentando la investigación a nivel local para crear estrategias a seguir en la prevención del BPN.
  1. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Amorós Espinosa AA. Bajo peso al nacer. Algunas variables epidemiológicas relacionadas con su frecuencia. [Trabajo para optar por el título de especialista de 1er grado en Medicina General Integral]. Ciego de Ávila: Policlínica Ciro Redondo; 2001.
  2. Molina Pérez MA. Comportamiento de algunas variables clínico epidemiológicas de madres y recién nacidos con bajo peso al nacer. [Trabajo para optar por el título de especialista de 1er grado en Medicina General Integral]. Ciego de Ávila; 2001.
  3. Peraza Roque GJ, Gil Rivas Y, Arce Rojas A, Gil Colla J, Factores de riesgo en el bajo peso al nacer. Red Cubana MED Gen Integr [en línea] 2000 [28-11-2005]; 16(1):68-72. http://www.bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol16_1_00/mgi12100.htm#x
  4. Peraza Roque GJ, Pérez Delgado SC, Figueroa Barreto ZA, Factores asociados al bajo peso al nacer. Rev. Cubana Med Gen Integr [en línea] 2001 [28-11-2005]; 17(5):490-6. http://www.bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol17_5_01/MGI14501.htm#cargo
  5. Aliño Santiago M, Urda Cobas LR, Álvarez Fulero R, Enfoque social del bajo peso al nacer. RESUMED [en línea] 2001 [28-11-2005]; 14(3):111-4. http://www.bvs.sld.cu/revistas/res/vol14_3_01/res01301.pdf
  6. UNICEF. Estado Mundial de la Infancia; 2000.
  7. Álvarez Fulero R, Urda Cobas LR, Aliño Santiago M, Repercusión de los factores de riesgo en el bajo peso al nacer. RESUMED [en línea] 2001 [28-11-2005]; 14(3):115-21. http://www.bvs.sld.cu/revistas/res/vol14_3_01/res02301.pdf
  8. Organización Panamericana de la Salud, Situación de Salud en las Ameritas. Indicadores básicos. [en línea] 2004 [2005-08-22]. http//www.paha.org.
  9. Ministerio de Salud Pública, Anuario estadístico de salud en Cuba. [En línea]. 2004. [2005-08-22]. http//www.sld.cu/servicios/estadísticos/.
  10. Mantilla González Yanelys. Factores de riesgo que influyen en el bajo peso en un área de salud. [Trabajo para optar por el título de especialista de primer grado en Medicina General Integral]. Ciego de Ávila: Baraguá; 2003.

    http://www.bvs.sld.cu/revistas/gin/vol30_1_04/gin01104.htm#cargo

  11. López J I, Lugones Botell M, Valdespino Pineda LM, Virella Blanco J, Algunos factores maternos relacionados con el bajo peso al nacer. Rev Cubana obstet ginecol [en línea] 2004 [2005-08-22]; 30(1).
  12. Colectivo de autores. Manual de Prácticas Clínicas en Neonatología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas;2000.
  13. Cárdenas Rivero Y, Izquierdo Santa Cruz M, Crespo Ferra Y, Félix Díaz Y, Rodríguez Hernández Y, Comportamiento de los recién nacidos de muy bajo peso en el hospital docente ginecoobstétrico de Guanabacoa [en línea] 2000 [2005-08-22]. http://fcmfajardo.sld.cu/jornada/trabajos/Comp_recien/Trabajo.htm
  14. MINSAP. Programa Nacional de Atención Integral al Adolescente; 2000.

    http://www.bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol17_1_01/mgi05101.htm#cargo

  15. Prendes Labrada MC, Jiménez Alemán GM, González Pérez R, Guibert Reyes W, Estado nutricional materno y peso al nacer. Rev Cubana Med Gen Integr [en línea] 2001 [28-11-2005]; 17(1):35-42.
  16. Domínguez Hernández Sady. Factores de riesgo y principales afecciones que aparecen en los niños con bajo peso al nacer en un área de salud. [Trabajo para optar por el título de especialista de primer grado en Medicina General Integral]. Ciego de Ávila: Policlínica Norte; 2001
  17. Colectivo de autores. Manual de diagnóstico y tratamiento en Obstetricia y Perinatología. La Habana: Ciencias Médicas; 2000.
  18. Smith CM. Intrauterine infection and preterm delivery. N Engl J Med 2001;340 (20):1500-7
  19. Marín GH, Fazio P, Rubbo S, Baistrocchi A, Sager G, Gelemur A. Prevalencia de la anemia en el embarazo y análisis de sus factores condicionantes. Atención Primaria 2002; 56: 241-6.
  20. Soriano Llora T, Juanrranz Sanz M. Principales factores de riesgo del bajo peso al nacer. Análisis multivariante. Rev de la SEMG 2003; 53:263-270.
  21. Saling E. Programa de prevención del parto pretérmino. J Perinat Med 2000;28: 546-51.
  22. Fernández González JM, Calzadilla Cámbara A, Fernández Ychaso G, Ychaso Rodríguez N, Incidencia de bajo peso al nacer en el Policlínico Docente "Antonio Maceo". Años 2000 al 2002. Rev Cubana Pediatría [en línea] 2004 [8 -06-2006]; 76(2). http://scielo.sld.cu/scielo.php?
  23. Chaviano Quesada J, López Sosa D, Edad materna, riesgo nutricional preconcepcional y peso al nacer. Rev Cubana Aliment Nutr [en línea] 2000 [28-11-2005]; 14(2):94-9. http://www,bvs.sld.cu/revistas/ali/vol14_2_00/ali03200.pdf
  24. González Hernández A, Alonso Uría RM, Gutiérrez Rojas AR, Campo González A. Estudio de gestantes adolescentes y su repercusión en el recién nacido en un área de salud. Toko-Ginecol Prác 2002;61:395-9.
  25. Coronel Carvajal C, Sánchez Torres G. Bajo Peso al nacer. Comportamiento de algunos factores de riesgo. Rev Española Pediatría 2001;57:397-402.
  26. Vázquez Niebla JC, Vázquez Cabrera J, Namfantch J, Asociación entre la hipertensión arterial durante el embarazo, bajo peso al nacer y algunos resultados del embarazo y el parto. Rev cubana obstet ginecl [en línea] 2003 [28-11-2005]; 29 (1). http://bvs.sld.cu/revistas/gin/vol29_1_03/gin05103.htm#cargo
  27. Illia R, Mayer H, Marzik C, Uranga Imaz M, Lobenstein G, García Traversa D, et al. Resultados perinatales asociados al tratamiento conservador del oligoamnios durante el embarazo. Toko-Ginecol Prác 2001; 60: 238-42.
  28. Oliva Rodríguez JA, Sangramientos de la segunda mitad de la gestación. Temas de Obstetricia y Ginecología [en línea] 2002 [24-5-2006]; 1-14. http://bvs.sld.cu/libros/E/publicación.htm

 

 

 

Autor:

Juan José Suárez Esquivel

Céspedes Esquivel Silvia Judith

Díaz Saldaña Paula Fabiola

Zare de la Cruz Cindy

Zumaeta Panduro Ashley

UNIVERSIDAD PRIVADA "CÉSAR VALLEJO"-FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS-ESCUELA DE OBSTETRICIA.

2º CICLO:

PROFESOR DEL ÁREA: Mg. GUILLERMO FONSECA RISCO.

LUGAR Y FECHA

TRUJILLO-PERÚ, 08 DE DICIEMBRE DEL 2007


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Los antibióticos

    Breve historia. Mecanismos de acción. Mecanismos de resistencia. Criterios para la elección de un antibiótico. Principio...

  • Salud y Medicina

    Pagina dedicada a la medicina y la salud en toda su extension. Aqui tendras los mejores links sobre salud y medicina ...

  • Seguridad y manejo de residuos hospitalarios

    Medidas de bioseguridad. Medidas en caso de accidentes. Tratamiento de materiales e insumos contaminados. Manejo de sust...

Ver mas trabajos de General

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.