Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

¿Qué español se habla en Cuba? (página 2)

Enviado por Beatriz Gonzlez



Partes: 1, 2


La situación lingüística de Cuba

Existe una conocida teoría que explica la gran influencia andalucista (de Andalucía) en la cultura cubana y americana. En Andalucía estaba ubicada la Casa de Contratación de Sevilla, centro administrativo que da paso al Nuevo Mundo. Estudiosos de este período han demostrado que una gran parte de los conquistadores eran andaluces y extremeños, sobre todo el la primera etapa de la conquista y colonización de América.

Debido a la tardanza en organizar un embarque, se pasaban mucho tiempo los marinos en la región de Andalucía y se iban impregnando de los usos idiomáticos del sur de la península Ibérica o dialectos meridionales (andaluz o canario). Entre esos dialectos y los hablados más al norte de la península había diferencias que podemos resumir en: seseo (no distinguían entre s, z, ce- ci), yeísmo (no distinguían en la pronunciación de LL y Y), caída de la S final de sílaba y de la D intervocálica, pronunciación de la S palatalizada y no apical como los españoles madrileños.

La variante meridional del español se funde en América con el habla de los aborígenes y además en Cuba, más tarde, con las hablas africanas, para formar la llamada modalidad cubana o variante cubana del español, es decir, la mayor influencia que recibimos fue de Andalucía y Canarias que son dos regiones donde se habla diferente del centro y norte de España, regiones de mucha población de escasa cultura que se enrolaban en las faenas de la colonización. Cuba era una Capitanía o Provincia de Ultramar, mientras que a los Virreinatos acudían personas más adineradas, cultas y que detentaban la variante castellana más pura y conservadora de Toledo. Por poner un ejemplo, en una gran parte de Andalucía y en toda Canarias no se distinguen s, ce, ci, z, como también tienen una articulación de los sonidos más relajada y hay tendencia a omitir algunos sonidos, igual que hacemos actualmente los cubanos.

La política lingüística de la Corona en América fue cambiante y vacilante, en las primeras etapas. Las Leyes de Burgos prescribían que se enseñara la doctrina cristiana a los aborígenes en sus lenguas vernáculas; pero a partir de 1618, Felipe III decretó la imposición del castellano como lengua oficial, pues "la eliminación del lenguaje provee la eliminación de la cultura". Finalmente, el español (castellano) se impuso como sistema lingüístico en casi toda la América y con el decursar del tiempo dio lugar a la llamada variante del español americano que tiene características que lo diferencian de las normas del español peninsular.

La Conquista fue una empresa bicéfala: trono (referido a los Reyes) y tiara (referido al Papa y a la iglesia católica). La catequización de los aborígenes coadyuvó a que el castellano se difundiera por toda la América hasta ser la lengua más hablada en estas tierras, en una realidad histórica, geográfica y social diferente y con caracteres muy particulares.

¿De qué zonas de España provino la mayor cantidad de colonizadores? Castilla, Extremadura, Canarias y Andalucía, sobre todo, de estas dos últimas zonas. La región andaluza tenía una marcada influencia del habla de los moros, recordemos que Granada fue el último reducto árabe en España; esta influencia se deja ver no solo en el lenguaje, si no también en costumbres, gustos, forma de vestirse, etc.

Retomemos el hecho de que la Casa de Contratación de Sevilla rectoraba toda la vida administrativa del Nuevo Mundo y por tanto, los andaluces tenían más facilidad para enrolarse en la Conquista, que los de otras regiones peninsulares. Muchos de ellos eran personas de bajos ingresos, exreclusos, maleantes, de las clases más humildes y poco instruidas de la sociedad, por lo que su hablar era descuidado; así tenemos que confundían r y l, como en mardito por maldito; además de otras características de relajación de sonidos finales de sílaba como la s, r y la L.

El personaje del chévere andaluz, matizado con una pizca de negro, dio lugar al guapo de la literatura costumbrista cubana, con su manía de usar las navajas y protagonizar broncas callejeras. Este personaje fue recreado por el poeta andaluz Federico García Lorca en el Romancero Gitano.

Los gitanos, con su vida trashumante dentro del territorio andaluz, también dejaron huellas en nuestra lengua, con algunas palabras propias del caló o jerga delincuencial gitana: curdar, berro, coba, chaval, menda, pirar, prajo, puro, surnar, fardo, jeta, chusma, chivato, guillarse, mangar, pargo, cherna (homosexual).

Otro importante aporte fue dado por los gallegos. Estos se dedicaron al comercio y se integraron con mucha facilidad a las ciudades. Se unían con las mulatas y también permanecieron en el imaginario popular como los clásicos tacaños y mal hablados. Del gallego- portugués (su lengua originaria que luego se escindió en dos lenguas romances) tenemos: escarranchado, bagazo, bicho, cariñoso, chero, curricán, chubasco, morriña.

Cinco siglos de dominación árabe en España dejaron una huella lingüística en la lengua castellana que llega hasta nuestros días: almohada, catre, aduana, arroz, aljibe, alcalde, alcohol, quintal, azúcar, adelfa, alelíes, azucena, alcoba, almíbar. Estas palabras que comienzan por AL, provienen del dominio del Al -Andalus, como le decían los árabes a esta región del sur de España.

En la Época de Oro de las Letras españolas hubo mucho contacto con Francia e Italia. De la Galia (antiguo nombre de Francia en tiempos de la dominación romana a la península, de ahí galicismo que significa término proveniente del francés) tenemos: bouquet, banquete, buró, bufete, toilette, croqueta, mensaje, homenaje, monje, fraile, vinagre, manjares.

Del italiano, en la etapa donde se impuso el renacimiento como movimiento estético, nos llegaron palabras como: banderola, matutino, bagatela, pizza, bailarín, soprano, a capella, espagueti.

Del componente germánico, es decir del alemán, (a través del inglés) nos llegaron palabras como: guerra, yelmo, falda, orgullo, rico, blanco.

Por influencia de los inmigrantes canarios, penetraron en el español de Cuba y de otras regiones americanas: acotejar, alabancioso, cañafístula, chiflar, fañoso, fajarse, pararse, golondrino, gofio, ordinario (por grosero), parejero, ratón (por tacaño), tentempié, tolete.

El aporte chino al español de Cuba es muy limitado debido a lo diferente de las lenguas, en el texto de Sergio Valdés Bernal, Inmigración y Lengua Nacional solo menciona el ejemplo de charol.

El legado africano que mayoritariamente nos llegó fue del África subsaharana, de la región del Calabar y del Congo, la selva Mayombe y de la zona del Dahomey. Estas regiones africanas se ha determinado que aportaron mayor cantidad de mano de obra esclava a la región caribeña, principalmente a Cuba, Puerto Rico y República Dominicana.

Las lenguas congas y bantúes que traían estos negros carecían de algunos sonidos consonánticos españoles, como la S, lo cual motivó que este componente social comenzara a pronunciar con dificultades estos sonidos al hablar castellano, por ejemplo, articulaban la R como una L mar mal.

¿Podemos desconocer las diferencias de la cultura popular en Santiago de Cuba y Camaguey? Por supuesto que no. En la cultura popular santiaguera el tambor predomina, mientras que en Camaguey es la guitarra. Esto nos lleva a los componentes poblacionales: hacia el Oriente predominó el componente negro, sin embargo más hacia el Occidente hay mayor componente hispánico.

Lo anterior estuvo motivado por un factor económico: la mano de obra esclava se empleaba en las plantaciones de caña y en los cafetales, propios del oriente; la ganadería se apoyaba más en los vaqueros o personal ganadero y tabaquero, que generalmente era blanco y esto caracterizó al occidente, aunque finalmente, hubo plantaciones azucareras en todo el país, por lo que siempre habrá alguna cantidad de población negra en cualquier parte de nuestro vasto territorio.

En Oriente los carnavales muestran el auge de las costumbres de la población negra, mientras que en Occidente, las verbenas y retretas muestras las costumbres de los campesinos blancos cubanos. El anterior criterio no debe analizarse de manera absoluta, ni con recetas ni clichés, nos referimos a tendencias del doblamiento.

El componente negro ha dejado algunas huellas en el léxico: bemba, mambí, bongó, burundanga, mambí. En lo fónico se conserva el cambio de r por l, como en palque, dolmil. El lingüista cubano Luis Roberto Choy demostró que la vocalización de algunos sonidos consonánticos en posición medial de palabra es una influencia del componente negro: aereopueito, poique paique. Por supuesto, hay regiones en Cuba donde la huella africana ha sido mayor, no es el caso de la mayor parte de la provincia de Holguín.

La región del Caribe hispánico comporta una diferencia importante en el poblamiento, pues predominó la mano de obra esclava y por lo tanto, el negro. Esto trajo como consecuencia que esta variante del español caribeño esté matizada por características distintas que el resto de América, donde no hubo inmigración africana.

El componente haitiano de la región sur oriental de Cuba y de algunas zonas de Camagüey hacia fines del XIX y principios del XX dio lugar a un contacto indirecto con el creole, o pronunciación acriollada del francés en Haití. Dentro de la provincia de Holguín, la zona de Mayarí y Cueto son ejemplos de esta inmigración franco-haitiana.

La doctora Mercedes Cathcarth Roca, apoyada en una investigación de María Vaquero afirma que "el español antillano es una compleja modalidad dialectal que ha sido capaz de integrar, en su inicial valoración andalucista, las huellas autóctonas y las presencias africanas, junto a las oleadas de influencias canarias". La región caribeña tiene un triple mestizaje: español, aborigen y negro, lo que aporta elementos muy típicos a esta región geográfica del español.

Klaus Bochmann afirma que la norma culta del español americano en toda su variación regional o nacional, corresponde en grandes líneas, a la de España, excepto pocas peculiaridades. En consecuencia, la única forma aceptable es la de emplear el concepto "variedades regionales", nacionales, americanas del español. "Existe conciencia en la población de que hablamos diferente en la región oriental debido a la inmigración africana y luego la haitiana" (José García González).

Sin desentendernos de la objetividad de los criterios anteriores, que tienen una base lingüística sólida, también es importante recordar que la marginación que sufrió el negro en nuestro país durante la Colonia y la República, hasta el triunfo de la Revolución de enero del 59, ocasionó un bajo nivel cultural, por el poco o nulo acceso a la instrucción y la cultura, que nada tenía que ver con el color de la piel. Por supuesto, si hay un asentamiento poblacional con predominio de la raza negra que no tiene acceso a la instrucción, pues mayor cantidad de personas negras se expresan mal; pero esto, sin criterios de imposibilidad racial para aprender, sino por marginación social. Prueba de lo anterior es que en algunos barrios marginales de Cuba se reiteran muchas características articulatorias entre negros y blancos, sin distinción entre ellos.

De las relaciones entre lenguas y culturas surge un importante elemento: El cambio lingüístico, que expresa en primera instancia, la dinámica de la relación entre pensamiento- lenguaje- realidad. El cambio lingüístico permite que la lengua marche al compás de su tiempo y se enriquezca y transforme como vehículo primordial de comunicación.

En torno a lo anterior se pueden citar algunos ejemplos de Cuba: señorita, antes del triunfo de la Revolución, era una joven soltera y de muchas posibilidades económicas, pero sobre todo, que no había tenido relaciones sexuales (era virgen). Con el triunfo revolucionario y el decursar del tiempo, se fue desgastando esta significación y actualmente es, además de lo anterior, un dulce fino de la repostería, muy suave y agradable al paladar; negro- niche (valor despectivo, connotación xenofóbica. Actualmente, puede ser empleado como término afectivo y cariñoso); millonario era el hombre rico que acumulaba millones de pesos en sus haberes. Hoy, es el obrero que corta varios millones de arrobas de caña.

Después de habernos referido a los anteriores fundamentos lingüísticos, culturales e históricos, podemos dar una respuesta un poco más precisa a la pregunta inicial: ¿qué español hablamos los cubanos?, pues el que se formó en nuestra tierra, con el concurso de toda la comunidad hablante, como resultado de nuestra situación geográfica, cultural e histórica; matizado por todos los componentes y aportes lingüísticos de las sucesivas oleadas migratorias llegadas a nuestro país.

La lengua española en Cuba ha marchado siempre al mismo paso que su realidad, adecuando giros, creando expresiones y palabras que son también el resultado de nuestra identidad.

 

MCs. Beatriz González Garcell


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.