Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La reconversión monetaria (Venezuela) (página 2)

Enviado por Yaniris Arrieche



Partes: 1, 2


CAPÍTULO II

ANTECEDENTES

Existen diferentes tipos de investigaciones y artículos relacionados con el tema investigado, entre ellos tenemos un artículo publicado por David Rodríguez Andara en un informe especial publicado en la Revista Dinero EL 21/11/2007 sobre "La molienda monetaria. ¿El bolívar llegará a ser fuerte?" donde plantea lo siguiente: "Con la firma del Decreto Ley de Reconversión Monetaria, el presidente Chávez autorizó la eliminación de tres ceros a la moneda nacional a partir del 1º de enero de 2008. Esta medida busca reducir la inflación y rescatar el valor de la moneda nacional, que pasará a llamarse bolívar fuerte. No obstante, analistas económicos consideran que no es el mejor momento para ponerlo en práctica, pues aún no hay certeza que su aplicación vaya a mejorar realmente el poder adquisitivo de los venezolanos. Además advierten que más allá del efecto psicológico momentáneo que tendrá en la población, este proceso pudiese derivar en un repunte de la inflación, más desabastecimiento y hasta en una posible devaluación.".

Sin embargo existen también sus defensores como es el caso del Ministro de Finanzas Tobías Nobrega, quien en un Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) el día 22/02/07 expreso que "….es una tarea que estaba pendiente desde la década de los 90 y que, en primer lugar, atacará los efectos causados por décadas de inflación moderada y acumulada." El economista comentó que desde 1975 hasta 2005, se ha alcanzado una inflación acumulada de 120 mil por ciento, lo que se ha traducido en una serie de distorsiones en la estructura de monedas y billetes del país.

"Ya en 1996, se había planteado este tema en la discusión pública venezolana. Inclusive, se hablaba de quitarle dos ceros al bolívar", recordó y aclaró que el término que mejor se ajusta a la decisión gubernamental es de reconversión y no de reforma monetaria.

Indicó que una reforma generalmente se asocia a un cambio del régimen monetario, del sistema cambiario y de todo el aspecto de política macroeconómica. En este caso, lo que se plantea es una reconversión, pues se pretende ajustar el "cono monetario" (conjunto de denominaciones de monedas y billetes en circulación) a los efectos de una inflación acumulada durante muy largo tiempo.

Nóbrega consideró que el presidente Chávez Frías tomó la decisión acertada en el momento adecuado, pues actualmente, Venezuela es fuerte en reservas internacionales, "tanto en activos del BCV, como de otros organismos públicos, lo que permite acometer un paso como éste, con una holgura tanto financiera, como fiscal".

MARCO TEÓRICO

¿QUÉ ES LA RECONVERSIÓN MONETARIA?

La reconversión monetaria es una medida de políticas públicas que simplifica la comprensión, uso y manejo del dinero nacional, mediante su expresión en una nueva y menor escala equivalente. Es decir, la reconversión monetaria consiste en eliminar un número específico de ceros al dinero y llevar a esa nueva escala monetaria todo aquello que se exprese en moneda nacional. Abarca todos los importes: precios de los bienes y servicios que se venden en el país, sueldos y salarios, ahorros, pensiones, deudas, alquileres y demás compromisos de pago, tipo de cambio e impuestos, entre otros.

Durante algún tiempo se establecen mecanismos que ayudan a los ciudadanos a establecer las equivalencias de las monedas y billetes de la escala monetaria que se reconvierte, con las monedas y billetes de la nueva escala, para que las personas puedan utilizar ambas denominaciones monetarias con facilidad y confianza durante el tiempo que circulen conjuntamente las dos familias de monedas y billetes.

En el caso de Venezuela, la reconversión monetaria consiste en dividir entre mil (1.000) o eliminar tres ceros a la moneda nacional y adaptar esa nueva escala monetaria a todo importe que se exprese en bolívares. La medida significa que todos los precios, salarios, pensiones y demás prestaciones de carácter social, bonos, tributos, sumas en moneda nacional contenidas en estados financieros u otros documentos contables o en títulos de crédito y, en general, cualquier operación o referencia en bolívares actuales deberá ser convertida a "bolívares fuertes" dividiendo sus montos entre mil (1.000).

Con la reconversión monetaria no habrá cambio en la denominación de la moneda nacional, la cual sigue siendo el bolívar, pero para lograr una familiarización más tranquila, efectiva y rápida con la nueva escala monetaria, durante un período transitorio se le añadirá el adjetivo "fuerte" a la palabra "bolívar", para quedar "bolívar fuerte". Éste se representará con el símbolo "Bs.F.". Por ejemplo, un salario de 672.000 bolívares actuales (Bs.), al llevarlo a la nueva escala monetaria equivaldrá a 672,00 bolívares fuertes (Bs.F.). Un pago de luz de 23.170 bolívares actuales (Bs.) equivaldrá a 23,17 bolívares fuertes (Bs.F.), un kilo de harina de maíz de Bs. 1.400 equivaldrá a Bs.F. 1,40 y un pasaje urbano de Bs. 900 equivaldrá a Bs.F. 0,90. Como se puede observar, para obtener la nueva escala monetaria lo que se hizo con los cuatro importes monetarios utilizados en este ejemplo fue dividir entre mil (1.000) o correr la coma tres lugares hacia la izquierda:

Bs. 1.000 = Bs.F. 1

La reconversión monetaria forma parte de una política más general del Ejecutivo Nacional y del Banco Central de Venezuela, que tiene como finalidad el crecimiento de la economía, el desarrollo socioeconómico del país y el fortalecimiento del bolívar.

OBJETIVOS DE LA RECONVERSIÓN.

La Reconversión Monetaria busca:

  • Facilitar las transacciones comerciales en Venezuela y reducir la inflación a un dígito anual al tener un nuevo bolívar (Bolívar Fuerte) que mantenga intrínseco su valor y restablezca el valor estable del dinero. Es más fácil pagar con 50 o 100 bolívares fuertes que con 50.000 o 100.000 bolívares
  • Reducir el cono monetario (conjunto de monedas y billetes de diferentes denominaciones), por lo que se disminuirá la tenencia per cápita de papel moneda. Esto se hace para adecuar el sistema monetario a los estándares internacionales, que establecen la tenencia promedio de 12 a 16 billetes por persona.
  • Al simplificarse y adecuarse el efectivo en manos del público, se contribuirá a dar mayor eficiencia al sistema de pagos.
  • Asimismo, se prevé con la reconversión monetaria darle racionalidad y agilidad a las transacciones y se logrará un uso más eficiente de los sistemas de cómputos.
  • Facilitar la elaboración, el manejo y la ejecución de los presupuestos del Gobierno Nacional, de las demás instancias de poder regional y local, así como de las empresas privadas.
  • Consolidar la confianza en la moneda nacional, con efectos psicológicos positivos en las expectativas económicas de las personas. A largo plazo se abaratará el costo de emisión monetaria por una mayor vida útil de las monedas.
  • Eliminar el impacto inflacionario del efecto que produce la escasez actual de sencillo o billetes y monedas fraccionarias.

CAUSAS DE LA RECONVERSIÓN MONETARIA

Con el paso del tiempo y debido a la pérdida de poder de compra de las monedas y billetes, entraron en circulación nuevas especies monetarias de mayor denominación y fueron desapareciendo las de menor denominación, por lo que se experimentaron sucesivos cambios en el cono monetario. Por ejemplo, en los años setenta el billete de mayor denominación era el de 100 bolívares; en los ochenta, el billete de 500 bolívares1; para finales de los noventa ya estaba en circulación el billete de 20.000 bolívares y para el año 2002 entró en circulación el billete de bolívares 50.000.

A medida que la economía fue demandando la introducción de billetes de mayor denominación, se fue complicando la comprensión, uso y manejo del dinero nacional. Por ello, en algún momento había que enfrentar esta situación a través de una reconversión monetaria.

BILLETES DE MAYOR DENOMINACIÓN ENTRE 1960 Y 2007

DIBUJO N 1. ESCALA DE BILLETES EN EL PAIS

EL NUEVO CONO MONETARIO

Se llama cono monetario a la familia de billetes y monedas en circulación. El nuevo cono monetario contiene siete (7) monedas y seis (6) billetes. Las monedas son de 1 bolívar fuerte, 50 céntimos, 25 céntimos, 12,5 céntimos, 10 céntimos, 5 céntimos y 1 céntimo. Los billetes son de las siguientes denominaciones: Bs.F. 2, Bs.F. 5, Bs.F. 10, Bs.F. 20, Bs.F. 50 y Bs.F. 100. Las nuevas monedas y billetes no contendrán la palabra "fuerte", pero sus características permitirán diferenciarlos de la familia de billetes y monedas actuales, por lo que se reconocerán fácilmente. La nueva familia de billetes y monedas se dará a conocer al público en su debida oportunidad. El nuevo cono monetario (Bs.F.)

DIBUJO N° 2. EL NUEVO CONO MONETARIO Y SUS EQUIVALENCIAS

INSTITUCIONES QUE DEBEN VELAR POR EL CUMPLIMIENTO DEL DECRETO LEY DE RECONVERSIÓN MONETARIA

El cumplimiento de la ley será atendido por los siguientes organismos:

• Banco Central de Venezuela (BCV)

• Comisión Nacional de Valores (CNV)

• Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudeban)

• Superintendencia de Seguros

Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat)

• Defensoría del Pueblo

• Instituto Nacional de Defensa del Consumidor y el Usuario (Indecu).

SANCIONES

El Decreto-Ley de Reconversión Monetaria contempla dos supuestos sancionatorios:

a) El artículo 9 prevé que aquellos que se nieguen a efectuar la conversión prevista en el artículo 1° del Decreto-Ley o incumplan cualesquiera de las obligaciones establecidas en el mismo serán sancionados con una multa que oscila entre 10 unidades tributarias (U.T.) y 10.000 U.T. Esta multa será impuesta y liquidada por el Indecu, de acuerdo con lo establecido en la Ley de Protección al Consumidor y al Usuario o, en su defecto, por la Sudeban si el sujeto infractor fuere una institución financiera.

b) La disposición transitoria décimo segunda establece que aquellos que se nieguen a recibir las especies monetarias de la familia actual, por concepto de liberación de obligaciones dinerarias, serán sancionados con una Aspectos fundamentales de la reconversión monetaria multa equivalente a cuatro veces la cantidad que se haya rehusado a recibir. Esta multa será impuesta y liquidada por el Banco Central de Venezuela.

EL REDONDEO

Con la reconversión, al dividir los precios y cualquier importe o cantidad de dinero entre mil (1.000) a veces resultan cifras o cantidades con más de dos decimales, las cuales deben llevarse a dos decimales mediante la aplicación de la regla de redondeo, salvo algunas excepciones. La regla general de redondeo es la siguiente:

• Cuando el tercer decimal de una cantidad convertida a Bs.F. sea igual o superior a 5, el segundo decimal se eleva en una unidad.

• Cuando el tercer decimal sea inferior a 5, el segundo decimal queda igual.

Ejemplos:

Bs. 38.568 convertidos y redondeados, pasan a ser Bs.F. 38,57

Bs. 38.562 convertidos y redondeados, pasan a ser Bs.F. 38,56

Como toda regla puede tener excepciones; la regla de redondeo tiene algunas que se explican a continuación:

Se expresan con al menos tres decimales los precios unitarios de:

a) Combustibles para uso automotor (gasolina, GNV y gasoil)

b) Gas licuado del petróleo (GLP) que se comercializa a granel

c) Servicios de agua, electricidad, gas metano, telefonía e Internet

d) Acciones que se coticen en el mercado bursátil

Adicionalmente,

e) En la unidad tributaria se emplean tres decimales

f) Para el caso de los tipos de cambio, el número de decimales es el que corresponda a cada divisa conforme a lo establecido por el BCV en su página Web.

Por ejemplo, el precio de un litro de gasolina de 95 octanos es Bs. 97,00 y con la reconversión será Bs.F. 0,097. Asimismo, la unidad tributaria establecida para el año 2007 de Bs. 37.632,00 será Bs.F. 37,632. Aun cuando los precios e importes considerados como casos especiales tengan al menos tres decimales, para efectos del pago o contabilización deben redondearse a dos decimales. Dicho redondeo será aplicado sobre el resultado de multiplicar el precio por la cantidad de unidades consumidas, compradas o contabilizadas del bien, servicio o importe monetario. Así, por ejemplo, si el precio de un litro de gasolina de 95 octanos es de Bs.F. 0,097 y se adquieren 21 litros de gasolina, el resultado de multiplicar dicha cantidad por el precio arroja 2,037. En este caso, para pagar debe redondearse esa cantidad a dos decimales, conforme a lo establecido en la regla general de redondeo. Es decir, como el tercer decimal es siete (mayor que cinco), se le suma uno al segundo decimal y quedan 2,04 bolívares fuertes.

Otro ejemplo es el de una empresa de electricidad que utilice actualmente cinco (5) decimales en la tarifa de un kilovatio hora (kWh). Una vez que dicha tarifa sea reexpresada en Bs.F., la empresa podría utilizar la misma cantidad de decimales que emplea actualmente o un número mayor, pero el monto total a pagar por el consumo de electricidad en el mes debe ser redondeado a dos decimales.

La regla de redondeo no se aplica cuando al dividir entre mil (1.000) el resultado obtenido arroja dos o menos decimales. Esto ocurre en aquellos importes monetarios como precios, ingresos, ahorros y, en general, todo lo que se exprese en moneda nacional que termine en cero y no contiene decimales.

Ejemplo:

• Precio "X" en Bs.: 11.420,00

• Conversión a Bs.F.: 11.420,00/1.000 = 11,420 = 11,42

• No aplica la regla de redondeo porque automáticamente se obtiene un nuevo precio expresado con céntimos o dos decimales Dado que más del 90% de los precios que conforman la base de datos del índice de precios al consumidor del área metropolitana de Caracas terminan en cero y no contienen decimales, la regla de redondeo no será de uso generalizado en los precios de los bienes y servicios que conforman la canasta de consumo de los hogares.

EMISIÓN DE CHEQUES

Según el BCV con la reconversión monetaria, las características de los cheques y de las chequeras no cambiarán porque no será necesario escribir la expresión bolívares fuertes o el símbolo Bs.F. en el espacio dispuesto en los cheques para escribir el monto en números y/o letras. Así que la manera de identificar si un cheque está expresado en bolívares actuales o en bolívares fuertes es la fecha de emisión.

Es importante señalar que la utilización de la expresión "bolívares fuertes" o el símbolo "Bs.F." no constituirá causal de devolución o invalidación del cheque emitido.

Los cheques emitidos a partir del 1° de enero de 2008 deben realizarse en la nueva escala monetaria, por lo que hay que tener especial cuidado al momento de emitir cheques para que los montos reflejen la reconversión.

En el caso de que para el 1° de enero de 2008 se encuentren cheques pendientes por cobrar, emitidos antes de esa fecha, se entenderá el monto automáticamente reexpresado en bolívares fuertes; por ello, los montos de los mismos deben ser divididos entre mil (1.000) y redondeados al céntimo más cercano. Por ejemplo, por un cheque de 158.000 bolívares con fecha de emisión 23 de diciembre de 2007, que sea presentado por la taquilla de un banco en enero de 2008, el cajero pagará al portador el monto equivalente en la nueva escala monetaria, es decir, 158 bolívares fuertes. El cheque podrá ser pagado con monedas y billetes de la nueva familia, con monedas y billetes de la actual familia o con una combinación de monedas y billetes de ambas familias.

A continuación se presenta un ejemplo en el cual se debe redondear el monto a pagar. Si el monto del cheque es Bs. 158.234, entonces el portador del mismo recibirá Bs.F. 158,23 (ciento cincuenta y ocho bolívares fuertes con 23 céntimos). Igualmente, el mismo monto en bolívares fuertes se registrará en la cuenta del cliente, si éste decide depositarlo en lugar de cobrarlo por taquilla.

Es importante tener en cuenta que el redondeo a dos decimales sólo se aplicará a los cheques emitidos en el año 2007 y cobrados en el año 2008 que terminen en un número diferente a cero o que contengan decimales. Los cheques emitidos en el año 2008 deben contener dos decimales y, para cualquiera que sea el monto, existirán monedas y billetes que permitirán efectuar el pago exacto en caso de que el portador decida realizar el cobro en efectivo.

La presentación ante la Cámara de Compensación Electrónica de los cheques emitidos en 2007 y que no hayan sido cobrados al 31 de diciembre de ese año, sólo podrá efectuarse durante el mes de enero de 2008. Esto quiere decir que sólo por el mes de enero se podrán depositar los cheques de un banco, emitidos en el año 2007, en las cuentas de otros bancos. A partir del 1° de febrero de 2008, los cheques con fecha de emisión de 2007 podrán ser cobrados únicamente a través de las taquillas bancarias respectivas o mediante mecanismos de intercambio entre instituciones financieras, y su pago se realizará a través de la entrega indistinta de billetes y/o monedas del nuevo cono monetario o de los billetes y monedas del cono monetario que se sustituye.

FACTURACIÓN, INVENTARIOS, CONTRATOS Y OTRAS OBLIGACIONES DE PAGOS AJUSTADOS A LA RECONVERSIÓN MONETARIA.

Para familiarizar al público con la nueva escala monetaria, a partir de octubre de 2007, y hasta que el Banco Central de Venezuela disponga lo contrario, deben mostrarse, ofertarse, exhibirse o exponerse a la vista del público los precios de los bienes y servicios en bolívares actuales y en bolívares fuertes. Para ello, deben utilizarse las expresiones y los símbolos "bolívares/ Bs." Y "bolívares fuertes/Bs.F.", a través de habladores, tarifarios, material publicitario o informativo y otros mecanismos que cumplan la misma función que éstos (sean físicos o electrónicos).

No es de carácter obligatorio indicar en el cuerpo del producto las dos expresiones (bolívares y bolívares fuertes) o los dos símbolos (Bs. Y Bs.F.) a partir del 1° de octubre de 2007 ni con la entrada en vigencia de la reconversión monetaria, a partir del 1° de enero de 2008.

A partir de 1° de enero de 2008, todo producto que tenga el precio de venta al público regulado por el Ejecutivo Nacional, deberá tenerlo impreso en el envase o envoltorio expresado en la nueva escala monetaria, es decir, en bolívares fuertes.

Si al 1° de enero de 2008 se encuentran a la venta bienes que tengan marcado en el cuerpo o empaque del producto su precio en bolívares actuales, dicho precio debe entenderse automáticamente reexpresado en bolívares fuertes conforme a la equivalencia establecida en el Decreto-Ley de Reconversión Monetaria, por lo que no es obligatorio proceder al remarcaje de precios.

No es de carácter obligatorio emitir facturas en las dos expresiones monetarias (bolívares y bolívares fuertes) ni realizar modificaciones en las facturas ni en el proceso de facturación como consecuencia de la reconversión monetaria. Lo que sí es necesario es la adaptación de todos los sistemas de cómputo para que a partir del 1° de enero de 2008 toda factura que se emita tome en cuenta la nueva escala monetaria.

A partir del 1° de enero de 2008, cuando se cancelen consumos con tarjetas de débito o crédito a través de puntos de venta, el monto deberá ser cargado en la nueva escala monetaria. Al igual que el caso de los cajeros automáticos, los recibos o comprobantes estarán expresados en la nueva escala pero siempre utilizando el símbolo "Bs.".

Con la entrada en vigencia de la reconversión monetaria el 1° de enero de 2008, no hace falta reeditar o firmar nuevamente los contratos suscritos antes de esa fecha y que tengan vigencia durante 2008 y años posteriores. Lo que sí es importante que se tenga en cuenta es que, a partir del 1° de enero de 2008, toda obligación o compromiso de pago contraído con anterioridad debe automáticamente reexpresarse en la nueva escala monetaria, conforme a la equivalencia establecida en el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Reconversión Monetaria. Los contratos que se celebren en el año 2008, que contengan importes monetarios, deben expresarse en la nueva escala monetaria, es decir, en bolívares fuertes, sin que sea necesario que se coloque el calificativo "fuerte".

REGISTROS CONTABLES ADECUADOS AL BOLÍVAR FUERTE.

Las entidades con ejercicios financieros con fechas de cierre distintas al 31 de diciembre deben convertir a bolívares fuertes (Bs.F.) los saldos de sus cuentas y auxiliares de contabilidad al 31 de diciembre de 2007, realizando la división de dichos saldos entre mil (1.000). A partir del 1° de enero de 2008, las transacciones deben reflejarse en la contabilidad en términos de bolívares fuertes (Bs.F.) y acumularse con las cifras obtenidas al aplicar el procedimiento descrito anteriormente.

Cualquier diferencia contable ocasionada por el redondeo de cifras debe incorporarse en los resultados de los ejercicios económicos en los cuales dicho procedimiento se aplique.

Las entidades pueden llevar sus datos históricos, auxiliares de contabilidad y controles para fines de costos y presupuestos con los decimales que necesiten; no obstante, la información que se exteriorice debe expresarse en números enteros o con un máximo de dos (2) decimales.

Los costos en los cuales incurran las empresas y otras entidades, públicas o privadas, en la adecuación al proceso de reconversión monetaria de sus sistemas de contabilidad, administrativos, informáticos u otros que utilicen valores monetarios, deben reconocerse como gastos del ejercicio financiero en el cual se incurran. No obstante, las entidades sujetas a supervisión especial deben seguir los lineamientos fijados por su ente supervisor.

ESTADOS FINANCIEROS Y LA RECONVERSIÓN MONETARIA

El proceso de reconversión monetaria no modifica ningún principio de contabilidad. Por consiguiente, los estados financieros deben seguir preparándose de conformidad con los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados en Venezuela (PCGA) que le sean aplicables a cada entidad en particular.

  • Los estados financieros con fecha de cierre hasta el 31 de diciembre de 2007

Los estados financieros que cierren el 31 de diciembre de 2007 o cualquier otra fecha de este año deben prepararse en bolívares actuales. Cualquier cifra comparativa debe exponerse en la misma unidad de cuenta. Para uso futuro, los estados financieros al 31 de diciembre de 2007 deben ser convertidos a bolívares fuertes (Bs.F.) dividiendo entre mil (1.000) las cifras presentadas en ellos.

  • La expresión de saldos al 31 de diciembre de 2007 en bolívares fuertes

Las entidades cuyo ejercicio económico finalice el 31 de diciembre de 2007 deben convertir a bolívares fuertes (Bs.F.), dividiendo entre mil (1.000), los saldos de cuentas y auxiliares de contabilidad, con la finalidad de que sean utilizados como saldos iniciales para el nuevo ejercicio económico.

  • Estados financieros de ejercicios finalizados en el año 2008

Los estados financieros referentes a ejercicios finalizados a partir del 1° de enero de 2008 deben prepararse y presentarse en bolívares fuertes (Bs.F.). Cualquier información comparativa debe exponerse en la misma unidad de cuenta. Los estados financieros a fechas intermedias (diferentes a la fecha de cierre) deben tener similar tratamiento.

ASPECTOS TRIBUTARIOS REFERENTES A LA RECONVERSIÓN MONETARIA.

La unidad tributaria (U.T.) de 2007 es de 37.632 bolívares actuales. Para convertirla a bolívares fuertes sólo debe dividirse entre mil (1.000) y conservar sus tres decimales, es decir, se debe mover la coma tres lugares hacia la izquierda para obtener Bs.F. 37,632.

La unidad tributaria de 2007 es uno de los casos especiales en los cuales no aplica la regla de redondeo a dos decimales contemplados en la Resolución del Banco Central de Venezuela N° 07-06-02 sobre las "Normas que rigen la reexpresión monetaria y el redondeo", publicada en Gaceta Oficial N° 38.711 del 22 de junio de 2007. También se puede consultar este documento en la página Web de la reconversión monetaria: www.reconversionbcv.org.ve.

El papel sellado, los timbres fiscales, las estampillas y/o los sellos postales, así como cualquier otra especie valorada en bolívares actuales, deben utilizarse hasta su agotamiento, aunque desde el 1° de enero de 2008 su valor será reconocido por el equivalente en bolívares fuertes.

Los deberes formales y demás obligaciones tributarias de los contribuyentes no se verán afectados por la reconversión monetaria. La única diferencia es que los libros, facturas, declaraciones, pagos y contabilidad en general deben expresarse en bolívares fuertes a partir del 1° de enero de 2008.

La declaración de Impuesto sobre la Renta de 2007 debe expresarse en bolívares fuertes, para lo cual debe dividirse entre mil (1.000) el total de las cuentas o partidas que integran la declaración y llevarse al céntimo más cercano mediante la aplicación del redondeo establecido en el Decreto-Ley de Reconversión Monetaria.

FACTURAS EMITIDAS EN EL AÑO 2007 QUE REQUIEREN SER ANULADAS EN EL AÑO 2008.

Para estos casos según el BCV la factura se anula a través de una nota de crédito en la cual se hace referencia a dicha factura y se expresa el monto en bolívares fuertes. Para ello debe realizarse la reconversión y el redondeo establecido en el Decreto-Ley. Si la operación amerita la emisión de una nueva factura, ésta debe hacerse en bolívares fuertes.

Todas las transacciones asentadas en los libros del año 2007 deben expresarse en bolívares actuales y las registradas y asentadas en el año 2008 deben hacerlo en bolívares fuertes. Si es necesario registrar los montos con céntimos, debe utilizarse el redondeo conforme a lo establecido en el Decreto- Ley de Reconversión Monetaria.

EFECTOS DE LA RECONVERSIÓN MONETARIA EN LA ECONOMÍA DEL PAÍS.

Venezuela hasta los años 80 tuvo una gran estabilidad económica y especialmente monetaria, donde la moneda nacional, el Bolívar, tenía un valor constante y muy estable con respecto a las monedas extranjeras, tanto así que el Bolívar era considerado como una de las monedas más estables del mundo para esa época. Al transcurrir el tiempo, la economía Venezolana se fue deteriorando y el primer impacto monetario se vio el viernes 18 de febrero de 1983 (conocido como el Viernes Negro), cuando la moneda venezolana inició su proceso devaluativo e inflacionario. Hasta hoy día, 27 años más tarde, la moneda venezolana se ha devaluado más de un 55.000%.

  • Reconversión Monetaria e Inflación.

La inflación ocurre cuando todos o casi todos los precios suben, como empujados por una fuerza que actuase sobre su nivel general, y cuando estos aumentos se hacen recurrentes, como si nunca fueran a detenerse. No hay inflación cuando un grupo de bienes o servicios aumenta de precio con relación a los otros, como en el caso de una mala cosecha que, provocando escasez, hace subir el precio de algunos rubros alimenticios; no acostumbramos a hablar de inflación, tampoco, cuando nos referimos a un aumento generalizado pero que no se sostiene en el tiempo, como en el caso de lo que ocurría en Venezuela hasta mediados de los años setenta. La inflación es algo más general, es una especie de enfermedad de la economía a la que nadie puede escapar porque obliga de hecho a todos los actores económicos, a quienes venden o compran, a los trabajadores y a los empresarios, a subir los precios de lo que venden para no quedarse detrás. Quien no lo hace corre el riesgo de sufrir fuertes pérdidas, de ver reducidos sus ingresos o de hacer quebrar su negocio.

El otro elemento clave de la definición es el carácter de alzas de precios sostenidas en el tiempo. En otras palabras, hay que distinguir entre inflación y alzas puntuales de precios. Por ejemplo, si se decreta un aumento de sueldos y salarios, se encarecen los costos de producción lo cual se traducirá en mayores precios. Sin embargo los precios, una vez ajustados a estos mayores costos, no tienen por qué seguir subiendo. Por el contrario, cuando hay inflación los precios suben indefinidamente sin aparentemente poder abatir la escalada, dando la impresión de encontrarnos inmersos en un proceso que se autoalimenta indefinidamente.

La cura de la inflación debe estar basada en un mecanismo monetario-cambiario que genere tasas de expansión monetaria que no excedan sustancialmente a la tasa de crecimiento del PIB. En virtud del fracaso estrepitoso de los esquemas implementados en los últimos veinte años en Venezuela (subasta de divisas, crawling-pegs, flotación sucia, bandas, controles de cambio, etc.) debemos pensar en una reforma monetaria con enmienda constitucional para así generar la disciplina necesaria capaz de crear un entorno fiscal consistente con una nueva forma de manejar la emisión monetaria y la política cambiaria del país.

Por reforma monetaria entendemos un cambio de moneda que establezca nuevas reglas para su emisión. Muchos países industrializados y en vías de desarrollo, en algún momento de su historia económica, han hecho reformas monetarias. Así, en Argentina el austral reemplazó al peso y en 1991 el peso argentino reemplazó al austral. En Brasil el cruzado reemplazó al cruceiro y el real recientemente reemplazó al cruzado. Pero para que las reformas monetarias sean exitosas es menester la existencia de nuevas reglas para su emisión, pues si no es así se pueden repetir los mismos errores que hicieron necesario, en su momento, cambiar de moneda.

    En el caso venezolano tuvimos una reforma monetaria cuando se creó el Banco Central de Venezuela en 1939. En esa oportunidad se emitió moneda de curso legal (obligatorio), el bolívar del banco central, y se obligó a los venezolanos a canjear los bolívares en su poder, emitidos hasta ese momento por diversos bancos comerciales, por el bolívar del BCV. Por ley se estableció que las deudas sólo podrían ser canceladas con moneda emitida por el BCV, forzando a los venezolanos a utilizarla. De esta forma, se creó un único ente de emisión de dinero primario, pero con unas reglas muy precisas, donde los nuevos bolívares tenían que ser respaldados por oro o divisas en base a un tipo de cambio fijo. Esta rigidez en el proceso de emisión de moneda fue lo que permitió la existencia de inflaciones anuales inferiores a un 2% durante los treinta años subsiguientes. Lamentablemente, con el transcurrir de los años, la regla de emisión monetaria se fue relajando, otorgándole más discrecionalidad al BCV, hasta culminar con la nacionalización de facto del BCV durante la primera administración de Carlos Andrés Pérez (1974). En esa oportunidad todo su capital fue adquirido por el Estado permitiendo que varios miembros del gabinete se sentaran en el directorio del Banco Central controlando sus decisiones.

  Ya conocido los antecedentes referentes a la Reconversión Monetaria y difundidas por el Banco Central de Venezuela, Ministerio del Poder Popular para las Finanzas y el Ejecutivo Nacional. Es importante ahora analizar las consecuencias de esta implementación; así como el efecto psicológico establecido en las personas y los costos que esta reconversión acarreara a la Nación.

La reconversión monetaria se ha tratado de vender como algo mucho más relevante e importante de lo que en realidad es. La simple eliminación de tres ceros a la moneda, sin que ello venga acompañado de una serie de políticas efectivas tendentes a abatir la inflación, no es más que una medida cosmética, que si bien podría generar una ilusión de fortaleza del signo monetario, no sería más que eso, una ilusión.

La solidez de una moneda se tiende a medir por la estabilidad de su tipo de cambio con respecto a divisas referenciales, como el dólar o el euro. No obstante, la fijación del tipo de cambio en una economía con una inflación muy superior a la que padecen sus principales socios comerciales, genera problemas de apreciación real o sobrevaluación creciente de la moneda, que producen pérdida de competitividad del aparato productivo interno, crecimiento desproporcionado de las importaciones, y escepticismo sobre cuan sostenible es el tipo de cambio.

Mientras se cuente con divisas abundantes generadas por una situación externa favorable, como la que hoy se vive en Venezuela, las cosas se pueden mantener. Sin embargo, la reversión de aquella situación ventajosa normalmente desencadena expectativas e incertidumbres, que llevan a los agentes económicos a buscar protección contra una devaluación inminente de la moneda, contribuyendo ello a precipitar el ajuste cambiario. Esto, como ya lo sabemos, tiene efectos demoledores, particularmente sobre las personas de bajos recursos.

La reconversión monetaria anunciada ratifica la continuidad de un tipo de cambio fijo oficial distorsionado que ha generado una alta sobrevaluación del bolívar. Por, ello, quien piense que el bolívar fuerte será realmente fuerte está pecando de iluso.

Opiniones particulares merecen la pena resaltar con los de los analistas económicos Alejandro Grisanti y Asdrúbal Oliveros, quienes en un reportaje publicado en la revista Debates IESA afirman que: "Bolívar no se hace fuerte porque le quiten ceros". "La inflación no es otra cosa que la pérdida del poder adquisitivo de la moneda. La alta inflación que sufre Venezuela es sinónimo de un bolívar débil. La simple eliminación de tres ceros al bolívar, no tiene nada que ver con la fortaleza de la moneda. Un bolívar fuerte sólo se logrará si el Gobierno emprende un plan serio para reducir la inflación, que pasa necesariamente por disminuir el crecimiento del gasto público. La reconversión monetaria solo generará ventajas en el plano contable, así como simplificación en el sistema de pagos, pero no fortalecerá el bolívar, pues la pérdida del poder de compra del mismo quedará intacta." (2007)

Consideramos de la opinión que en vez de eliminar tres ceros a la moneda, hay que eliminarle un digito a la inflación a través de la disciplina fiscal, para poder fortalecer la misma y darle una mejor calidad de vida a los venezolanos.

Si bien en teoría luce sencillo la llamada reconversión monetaria, tiene un impacto en las empresas en materia tecnológica y operaciones. Alguna de las ventajas que ha señalado el gobierno nacional, es la simplificación de cifras, mejor comprensión de las cifras del Presupuesto Nacional, facilitar los procedimientos contables, eliminar el impacto inflacionario del efecto redondeo por escasez de sencillo, reducción de los costos de transacción, estímulo para el uso de otros medios de pago como los cajeros automáticos e Internet, además que disminuyen los gastos tanto del sector público como privado porque se utilizaría menos papel, menos electricidad para los equipos pues se reducen las operaciones, menos trabajo en los cálculos y en definitiva, ahorro de tiempo. También disminuirían los gastos del Banco Central porque tendría que imprimir menos billetes y se volvería al uso de las monedas de baja denominación.

El problema es que si la reconversión monetaria no viene acompañada de medidas de política fiscal y monetaria no ayudará para resolver el problema de la inflación llegando a ocurrir los embates que sufrió Argentina y Brasil de la década de los ochenta en éste sentido.

Los resultados de una reconversión monetaria no dependen de sí misma sino del conjunto de políticas económicas en que se ubique dicha reconversión. Así lo demuestran, por ejemplo, Brasil y Argentina, expertos en la materia. Las 6 reconversiones de Brasil, desde 1967 hasta 1994, han eliminado 12 ceros a la moneda. De nada valieron los cambios anteriores ("Cruzado" y "Cruceiro"; ensayados con y sin adjetivos: "nuevo" o "real") en la medida en que la economía brasileña seguía incurriendo en las mismas causas de la inestabilidad monetaria, o sea, de la inflación:

Déficit fiscal, endeudamiento para gasto corriente, ineficiencia gubernamental, ausencia de rendición de cuentas y corrupción sin sanción, desestímulo a la inversión privada, estatismo, populismo, etc. Por el contrario, la última reconversión, en la que se introdujo el "Real", está asociada a una mucho mayor estabilidad monetaria porque está respaldada por menor inflación y, necesariamente, por políticas públicas económicas y de reencuentro político de todos los sectores de la sociedad, orientadas a corregir los errores antes mencionados.

En Argentina ha ocurrido algo similar (se han eliminado 13 ceros en 4 reconversiones desde 1970), aunque con menos éxito que en Brasil, precisamente porque los gobernantes argentinos han sido menos disciplinados y más demagogos que sus vecinos y, todo ello, a pesar de que ambos países han sido gobernados por gobiernos de orientaciones etiquetadas de igual manera: "social demócratas" y "socialistas".

Claro está, en cualquier caso, el pueblo ha creído, temporalmente, que su respectivo país estaba mucho mejor eliminando la ignominia de los ceros que se le habían añadido a su moneda. Pero el resultado deseado no depende de tal medida, sino de la recuperación de los equilibrios macroeconómicos y de la confianza gobierno empresa.

Algunos adeptos al gobierno consideran que quitarle tres ceros a la moneda resolverá el problema de inflación y fortalecerá el signo monetario, como si tachar "los ceritos" resuelve el excedente de liquidez y el bajo nivel de confianza y otros, por el contrario dicen que quitar los ceros destruirá la economía, nos llevará a la hiperinflación y nos conducirá a la devaluación inminente de nuestro signo monetario.

Lo negativo de esta medida es que se limitó a un cambio simple del valor nominal de la moneda, dejando de lado una excelente oportunidad de presentar una reforma monetaria integral que atacara los problemas de fondo que ocasionan la inflación. Luego de años de inflación, quitar los ceros facilita la operatividad de la moneda e incluso podría mejorar la percepción de estabilidad en algunos agentes no sofisticados.

Hablar de la efectividad de una medida de reconversión monetaria pudiera parecer un tanto aventurado, especialmente, debido al contexto actual de la economía

Venezolana con un crecimiento importante del gasto público y una elevada presión inflacionaria. En este sentido, resulta altamente recomendable revisar cuáles eran las condiciones previas en materia económica y financiera en aquéllos Países que adoptaron esquemas mas o menos similares; ello, con el objetivo de identificar posibles semejanzas con respecto a nuestra coyuntura económica actual, y tomar las medidas adecuadas durante el proceso de implementación de un nuevo cono monetario.

Poniendo énfasis en los elementos de carácter prospectivo, si asumimos la hipótesis de que un futuro los precios petroleros no serán tan favorables como en la actualidad, y que con ello estaríamos enfrentando un nuevo episodio de recesión económica, la aplicación o cambio del cono monetario en el País pudiera resultar favorable para la economía. No obstante lo anterior, este simple cambio en la estructura de monedas y billetes requeriría de medidas puntuales y estructurales encaminadas al cumplimiento del objetivo de crecimiento con estabilidad macroeconómica.

  • El Redondeo.

Muchos analistas coinciden en la gravedad del redondeo de las cifras en el momento de realizar las transacciones de compra y venta. La discrecionalidad representa el factor de mayor preocupación al expresar con dos decimales los importes en Bolívares. Según la interpretación del artículo 1ero del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Reconversión Monetaria establece que si el tercer dígito decimal es inferior a 0.5 céntimos será igual al céntimo inferior, por ejemplo, la unidad tributaria quedará expresada de Bs. 37,632 a Bs. F 37.63. De ser el tercer dígito mayor a 0.5 céntimos será igual al céntimo superior. Contemplando la posibilidad de "ajustes" en los precios de bienes y servicios se prevé que los precios relativos, en el actual contexto sí podrían modificarse, con tendencia al alza, lo que implicaría una aceleración a corto plazo de la inflación.

  • Adecuación Tecnológica

La tecnología y los costos asociados a información, el desarrollo de nuevos sistemas de facturación y registro contable son algunas de los problemas que están enfrentando las empresas en la adecuación a los lineamientos de la reconversión. En su momento el tema Y2K se convirtió en un asunto de primera prioridad, en donde sectores como por ejemplo la Banca, tuvieron regulaciones que de no cumplirse llevaban al posible cierre de la institución.

Todo esto se hizo para minimizar el impacto, probar adecuadamente los sistemas e incluso cambiarlos si era el caso. Al cerrar el año 1999 y comenzar el 2000, muchos dijeron que nada pasó y que sintieron que no hizo falta tanto esfuerzo, pero la realidad es que gracias al esfuerzo realizado previo al fin de año 1999, pudieron evitarse importantes problemas de magnitudes muy grandes. En esta oportunidad con la reconversión monetaria, se abre espacio a algo similar pero con dimensiones menores, que nos obliga a manejar el cambio y sus posibles efectos en nuestras operaciones. No solo debemos prestar atención a las aplicaciones obvias (Facturación, Contabilidad, Precios), sino también buscar mas profundo en aplicaciones que estén realizadas en modelos de hojas de cálculo, herramientas de integración, formatos actuales que tengan 2 decimales y que deberán ahora tener 3, etc. Cada empresa deberá hacer un inventario de sus aplicaciones, procesos, programas de integración, etc y hacer su debido proceso de prueba y revisión.

Hay que prestar especial atención a estos temas y hay que considerar en algunos casos tener bases de datos y servidor para manejar los procesos de prueba, con los cuales podamos tener un ambiente operativo tal cual tendremos a partir del año 2008. De esta forma el impacto será disminuido y probaremos en un ambiente similar las condiciones particulares que cada negocio tiene.

  • La reconversión monetaria y el comercio electrónico.

El alcance de las medidas de reconversión monetaria incluye los portales de comercio electrónico o tiendas virtuales, en los cuales se presentan precios y se ejecutan transacciones.

Los proyectos iniciados contemplaron 3 fases:

Fase 1. Octubre 2007, en la que deben comenzar a mostrarse los montos en Bs. y BsF.

Fase 2. Enero 2008, en la que las transacciones deben cerrase en BsF. A pesar de mantener la referencia a Bs.

Fase 3. En Junio 2008, desapareciendo la referencia a Bs.

La reconversión monetaria es una realidad que afecta a todos y que requiere estar preparados, de acuerdo a las disposiciones y obligaciones que en esta materia dicten los organismos pertinentes. El tiempo es un factor crítico, lo que implica que las acciones a tomar deben ser precisas y acertadas.

Las compañías deberán examinar con profundidad los efectos producidos por este proceso de reconversión, así como también deberán elaborar cuanto antes un plan de adaptación. Este proceso de cambio implicará modificaciones a la arquitectura del negocio, de las aplicaciones y la arquitectura tecnológica, ya que la modificación o adopción de nuevos elementos en cualquiera de estas capas repercute en cambios directos sobre las demás.

En este contexto, las compañías deben repasar sus procesos críticos de operación y evaluar sobre cuales se evidencian impactos directos, con el objeto de priorizar los cambios requeridos según circunstancias de cada plataforma tecnológica y cada negocio en particular. Una vez analizados y depurados los procesos, el siguiente paso es diseñar las rutinas y tareas a ser incluidas sobre las aplicaciones, para que éstas puedan soportar los nuevos esquemas de funcionamiento de acuerdo con la lógica del negocio; finalizada esta tarea y como último paso del proceso, se debe analizar el escenario de hardware para poder apreciar si la infraestructura actual está acondicionada para soportar los cambios generados, de forma que la operatividad de la misma no se vea mermada por las nuevas rutinas y flujos de información requeridos en este proceso de cambio.

Cabe acotar que el seguimiento de cada uno de estos impactos y las alteraciones a los procesos, los sistemas y la infraestructura debe ser regido por prácticas metodológicas que infieran en métricas que permitan lograr los resultados deseados.

Grafico N° 3. Areas afectadas por la Reconversión Monetaria.

  • Hablan los Expertos.

Para que la reconversión monetaria sea exitosa "el Banco Central de Venezuela debe tener una capacidad clara para adelantar sus políticas", dijo el director del BCV, Armando León Rojas. Por su parte, el ex director del ente emisor, Domingo Maza Zavala, sugiere que la pérdida de autonomía del instituto emisor, le agrega incertidumbre a la reforma, un factor que se convierte en una debilidad al naciente bolívar fuerte.

Armando León Rojas fue claro al indicar que "los bancos centrales siempre tienen que tener capacidad para adelantar sus políticas. El tema fundamental es que debe haber una coordinación, entre la política económica en general", sin negar que "efectivamente el encargado de que ese proceso se produzca es el Jefe de Estado".

Considera que "así como existe la política fiscal o comercial, tiene que existir la política monetaria y el BCV debe tener capacidad para adelantar esas políticas económicas. Esa discusión de que si aparecía o no el tema de la autonomía, para el siempre ha sido accesoria. Lo que sí cree es que en la Constitución no puede haber una expresión: que diga: el BCV sin autonomía".

Agregó León Rojas que esta discusión "no tiene ningún sentido". Para que la reconversión monetaria tenga una vida útil, calculada entre 50 y 70 años, las políticas deben funcionar de manera coordinada y es lo que se ha venido haciendo, dijo.
"Mi posición es que el BCV debe tener la capacidad para adelantar las políticas de su competencia y esas deben hacerse en un contexto de coordinación macroeconómica. La simple eliminación de tres ceros a la moneda no ataca al problema, no obstante a la campaña del BCV de que la nueva moneda tendrá cuando menos un poder adquisitivo como el actual, "si eso no ocurre la frustración de los usuarios de la moneda, será mayor y, en consecuencia, habrá desconcierto, confusión y no se logrará el objetivo de reducir la inflación".

Por su parte, el ex director del ente emisor, Domingo Maza Zavala, considera que este tema le agrega un factor más de incertidumbre y desconcierto a la economía porque "el BCV es una institución que crea confianza y, con sus actuaciones, genera credibilidad. Si no tiene independencia para tomar decisiones, para actuar e informar objetivamente, naturalmente se quebranta la credibilidad en la institución y eso afecta a la moneda, se afecta el funcionamiento del sistema monetario y financiero, porque el emisor es punto de referencia clave en el mundo y en Venezuela. Si se convierte en un apéndice del Ejecutivo Nacional y si la administración de las reservas internacionales pasa a la discreción del Presidente de la República, todas esos elementos fundamentales se afectan…y en consecuencia el sistema monetario financiero, entrará en otra etapa, distinta a la actual".

Agregó que la reconversión monetaria debería generar confianza en la moneda y no lo contrario. "El BCV nunca se ha negado a cumplir y coordinar todo lo que está en la Ley, en función de lograr los objetivos económicos del país: crecimiento económico ordenado, bienestar social y la estabilidad de la moneda. Entendemos que para concretar estos objetivos debe existir una coordinación muy eficiente entre la política fiscal y la monetaria. Si el Gobierno toma alguna determinación y quiere imponer cosas fuera de Ley y la prudencia, esto incide negativamente".
Maza Zavala pronostica que el escenario macroeconómico de 2008, "es bastante difícil: confusión los primeros meses, expectativas contradictorias, frente a las cuales tiene que actuarse con mucho tino y habilidad, con la decisión de sembrar confianza y orientar a la gente, porque si no, todos los cambios se irán de las manos y, una vez mas, se agudizará el proceso inflacionario". El Banco Central de Venezuela se adelantó a una reconversión monetaria con la instrumentación de un conjunto de políticas económicas dirigidas a aumentar el nivel de producción interna, el redireccionamiento de carteras de crédito hacia áreas productivas, agrícola, industrial y turismo todo esto para acompañar una estrategia.

Para el director del ente emisor, Armando León, en la parte fiscal, cuando se compara el presupuesto de 2007 con 2006, se observa que hay una desaceleración importante en términos reales; una tasa moderada de expansión, entre 5 y 8%, acorde con la estrategia vigente de crecimiento económico y de estabilización.

Considera que ha habido un ahorro importante de los ingresos externos petroleros: los fondos públicos diferentes a las reservas internacionales han aumentando en forma importante y los recursos que Pdvsa ha transferido al Fonden superan los 10 millardos de dólares, además que se ha registrado una reducción de la deuda interna y externa.

El funcionario dijo que en los primeros ocho meses del año 2007, la deuda interna se fue amortizando progresivamente con recursos excedentarios, e igual fenómeno se produjo con las acreencias externas. Es de suponer que, en 2008, el uso de la deuda pública prevista en el presupuesto estaría dirigido a proyectos de inversión, por lo que "hay un cambio sustancial en el manejo del presupuesto".

"Estoy convencido que para que la estabilización alcance niveles adecuados y se pueda mantener la fortaleza de la moneda, tiene que aplicarse una política fiscal mucho más sana; depender menos de ingresos extraordinarios, aplicar más inversión social en infraestructura, como está previsto en el presupuesto, revisar la estructura tributaria. Hay espacio para establecer más impuestos directos", dice León.
Asimismo cree que "una economía que no está obsesionada por mantenerse en acuerdos de libre comercio, tiene espacio para utilizar los instrumentos aduanales y fiscales, la estructura de aplicación de impuestos en las aduanas para, no sólo mejorar los ingresos públicos, sino asociar el comportamiento de la actividad económica interna al área fiscal", dijo León Rojas.

Sostiene que, con el gasto público, hay que hacer una evaluación a fondo del tema del gasto corriente asociado a algunos programas de desarrollo. La política fiscal y las políticas financiera y monetaria que están acompañando al bolívar fuerte, deben coordinarse mejor, pero no a riesgo de la autonomía del BCV."Hay que tener claro que no es un programa de choque, es un programa de mediano y largo plazo. Muchas de las acciones que ya se están aplicando se va a profundizar en el año 2008 y eso acompaña al bolívar fuerte".

En su opinión, el bolívar fuerte esta acompañado de un conjunto de políticas económicas básicamente dirigidas a profundizar y a sostener el crecimiento económico, en un contexto donde las presiones inflacionarias tiendan a reducirse paulatinamente. "A nadie le ha pasado por la cabeza regresar a programas que, de un solo golpe, pretendan abatir la demanda agregada, para que se produzca una caída y pueda equipararse con la oferta para, de esa manera, producir disminuciones artificiales o temporales en el nivel de precios".

Apuntó que la estrategia es que el abatimiento de la inflación, se vaya logrando paulatinamente en la medida que la economía sostenga su nivel de crecimiento. Todos los programas de inclusión social, que son una fuente de crecimiento muy fuerte y la inversión en infraestructura, en salud y educación, se mantendrán. Si la economía cierra con un crecimiento entre 8% y 10%, con una fuerte expansión en el sector no petrolero, en 2007, es lógico que para 2008, con todos los programas previstos, el crecimiento debería estar en un entorno no menor al 6%.
León aclara que se debe hacer énfasis en los factores de la competitividad. En el tema educativo, eso no puede ser aleatorio, para que el progreso se pueda sostener. "Cuando se analizan los indicadores de productividad para los países, educación, salud e infraestructura productiva son elementos claves para fortalecer las economías". Sostiene León Rojas que comenzar a ver cómo una economía, que ha estado creciendo, básicamente, por factores internos, pueda paulatinamente mejorar la capacidad exportadora, es clave. Venezuela ha hecho un gran esfuerzo para apuntar en estos factores, la razón por lo que no se ha destacado en el plano internacional es que el petróleo es un componente muy pesado.

En su opinión se deben perfeccionar los mecanismos de intermediación, en el mercado de capitales, para que contribuya al financiamiento a la actividad productiva creándose una cultura de ahorro. Lo mismo en el sector financiero, el cual hay que pensarlo como un mecanismo de intermediación financiera que favorezca a las diferentes formas de propiedad que existe en Venezuela desde hace muchos años.

"Desde el primer día que el BCV habló sobre el tema de la reconversión monetaria, insistió en esos elementos fundamentales: primero, que la inflación es un tema estructural y muy complejo que se tiene que atacar por diferentes aristas. No es un asunto exclusivamente monetario, sobre todo en una economía que tiene un ingreso externo muy alto, un sector público muy importante y algunas áreas que se habían abandonado".

La reconversión monetaria está inscrita en un conjunto más amplio de políticas económicas que apuntan hacia la transformación social con énfasis en mantener el crecimiento con mayor diversidad y equidad, insistir en elementos de inclusión social y mayores niveles de estabilidad económica, advierte el director del BCV.
En los últimos 18 meses se han abierto 2.800.000 cuentas de ahorro, con el mayor componente ubicado en montos menores a los 4.000.000 de bolívares, lo que está en línea con lo que hemos insistido: un cambio en la política financiera que estimula, aunque sea el pequeño ahorro que se debe observar de manera permanente, "aunque hay muchos que ven esto de manera despectiva, en un proceso de inclusión social. Esto es fundamental".

El ex director del BCV, Domingo Maza Zavala, coincide en que se requiere de un conjunto de políticas monetarias, fiscal, financiera, cambiaria, y económica para que junto con la instrumentación de la reforma monetaria se pueda tener un éxito en la lucha contra la inflación, porque las causas de ésta siguen existiendo no solo en el campo monetario, sino en la economía real, de la producción, del consumo, del empleo, y de la inversión.

La simple eliminación de tres ceros a la moneda no ataca al problema, no obstante a la campaña del BCV de que la nueva moneda tendrá cuando menos un poder adquisitivo como el actual, "si eso no ocurre la frustración de los usuarios de la moneda, será mayor y, en consecuencia, habrá desconcierto, confusión y no se logrará el objetivo de reducir la inflación".

Indicó que hasta ahora, no hay evidencias de que se estén tomando medidas de políticas públicas, orientadas hacer estos objetivos una realidad. El Gobierno anuncia ciertos impuestos, en parte al consumo, licores, cigarrillos y otros, considerados suntuarios y a las transacciones financieras, pero eso no se corresponde con una política a fondo contra la inflación, porque, en primer lugar, esos impuestos dan a lugar es a una evasión fiscal mediante el aumento del contrabando, por lo que no se logra el objetivo de reducir el consumo.

Al parecer, estos anuncios se refieren a medidas de corte fiscal para aumentar los ingresos, "pero cómo se explica una situación de ésta con altos precios petroleros, de considerables ingresos, procedentes de esta fuente, y de ingresos internos originados de una labor efectiva del Seniat". Maza cree que esos ingresos no son suficientes para satisfacer las necesidades de gasto público, el factor de mayor expansión de liquidez monetaria y también el principal factor del crecimiento económico.

El ex director del BCV dice que eso es contradictorio, porque, en la medida que por la vía del gasto público hay un lugar a un crecimiento económico, también por esa misma vía hay un aumento de las presiones inflacionarias, y debe haber un equilibrio.
En torno al mercado paralelo dijo Maza Zavala que este existe, "no se puede negar". Todos los controles de cambios, por más represión que haya siempre tiene un margen para un paralelo, eso es inevitable. "Lo que se debe hacer es que Cadivi funcione bien, que cubra las necesidades reales, como complemento a unas políticas monetaria, financiera y fiscal que desalienten la aplicación de compra de dólares, que haya un clima de confianza de negocios y de entendimiento entre todos los sectores. Mientras no exista eso prevalecerá la incertidumbre, la inseguridad y las dudas", concluyó Maza Zavala. (Tomado de la Revista Gerente Dic, 2007)

  • Reconversión Consumidores.

En la mayoría de las ocasiones, si no en todas, los procesos de reconversión monetaria han traído consigo ajustes hacia el alza en los precios de los bienes y servicios que son adquiridos por los consumidores. En naciones donde los precios son establecidos por la mano invisible del mercado, los consumidores no han salido bien librados de estos procesos. En España todavía se quejan del alza que sufrieron los precios cuando abandonaron la peseta para abrazar el euro.

En Venezuela, eventos como un incremento en el precio de la gasolina o un ajuste en el salario mínimo, han provocado aumentos de precios, muchas veces exagerados. Tanto en épocas de control como en los escasos momentos en que el mercado ha sido el rey absoluto. Hoy, cuando estamos inmersos en la primera reconversión monetaria vivida en el país, la preocupación sobre el tema existe entre los consumidores, pero no en el Instituto para la Defensa y Educación del Consumidor y del Usuario, Indecu.

Está claro que, en los productos regulados, la variación de su costo será muy difícil, pero hay una gran gama de artículos y servicios que se desenvuelven atendiendo la ley de la oferta y la demanda. En todo caso, existe un lapso de tiempo establecido para que los consumidores conozcan el costo de los bienes en ambos valores. No olvidar su precio antes del 31 de diciembre del presente año puede ser importante para enfrentar aumentos injustificados a partir del primero de enero de 2008.

La existencia o no de suficiente cambio para todas las denominaciones puede influir en los criterios de fijación de precios para transacciones al detal, reduciendo la probabilidad del redondeo forzoso y para ello se identifican tres tipos de precios que se califican como "atractivos": psicológicos, redondos y fraccionarios.

  • Los precios psicológicos (o precios punto) son los que tienen como último dígito el número 9. Según la noción de distracción (o no atención) racional, los consumidores dan más importancia a los primeros dígitos del precio que al último. Por ejemplo, perciben un cambio de precios mayor si 3,99 pasa a 4,00 que si 3,90 pasa a 3,99.

Las limitaciones de los consumidores para procesar información tendrían dos consecuencias. Primero, que los comerciantes al detal fijarían sus precios lo más cerca posible de un número redondo, manteniéndose por debajo. Segundo, que los precios no variarían continuamente, si no a saltos: por ejemplo, de 3,99 a 4,99. Herrmann y Möser (2004) ven en la primera consecuencia una recomendación de mercadotecnia y en la segunda una opción para explicar la rigidez de precios, útil en organización industrial y macroeconomía neokeynesiana.

  • Los precios redondos y precios fraccionarios también son llamados precios "convenientes". Los primeros se utilizan para cantidades grandes. No tienen decimales y/o son múltiplos de 100. Los segundos se utilizan en cafés, bares y transporte público, por ejemplo, donde el pago requiere unas pocas monedas o billetes con sólo una o ninguna moneda a cambio. Los precios "convenientes" tienen como últimos dígitos 0 y 5.

En Venezuela aun no se ha hecho público un trabajo sobre este tema, a pesar de su relevancia para explicar la frecuencia del redondeo involuntario de precios. Si la mayoría de los precios son redondos o fraccionarios, es posible que el redondeo involuntario no sea un problema de gravedad en las transacciones al detal, sobre todo cuando se adquieren varios bienes en cada compra. El incumplimiento de la condición de no redondeo pudo reducir los incentivos para colocar precios psicológicos, aumentando la velocidad de circulación de algunas piezas relativa a la de otras.

  • El Costo de Reconvertir los Bolívares.

La reconversión costará al BCV Bs. 440.618 millones, equivalentes al 41,8% de los gastos en personal presupuestados para el Misterio de Salud en 2007. La divulgación de los Lineamientos para la adecuación tecnológica y del Proyecto de normas que rigen la reexpresión monetaria y el redondeo, únicos documentos sobre los cuales el BCV (2007c,d) ha hecho consulta pública, dan una idea de las responsabilidades que deberán asumir empresas financieras y no financieras durante la transición. A pesar de que se establezca la ilegalidad del cobro de gastos, comisiones, honorarios, precios o conceptos análogos, no puede sostenerse que la reconversión y sus operaciones serán gratuitas para consumidores y usuarios. El tiempo que deba utilizarse en la sustitución de monedas y en el aprendizaje de su uso, y el riesgo asociado a posibles pérdidas patrimoniales acompañarán a la medida, introduciendo costos transaccionales durante la transición. La reconversión será costosa para todos, y lamentablemente el BCV no ha aportado mejores razones para llevarla a cabo que la AN o el Presidente de la República.

El 12 de abril de 2007 Teodoro Petkoff divulgó una versión según la cual la casa Thomas De la Rue habría sido contratada por US$ 100 millones para dotar de nuevas monedas y billetes al BCV. El instituto emisor no hizo comentarios. El 18 de julio El Nacional citó una nota de la agencia internacional ANSA del 10 de julio de 2007, según la cual el BCV habría contratado por 42 millones de euros (US$ 55,8 millones) a la Verres SpA, casa de la moneda italiana estrechamente vinculada con el Istituto Poligrafico e Zecca dello Stato.

Según ANSA la producción para Venezuela comenzaría el segundo semestre de 2007 y acabaría el primer trimestre de 2008, e involucraría varias casas europeas de la moneda no identificadas. Teniendo en cuenta que la Casa de la Moneda de Venezuela sólo podría emitir 324 millones de monedas y 320 millones de billetes al año, parece imprescindible la participación de otras empresas. Verres SpA, por ejemplo, asegura que su capacidad de producción es de 1200 toneladas de monedas al mes con respecto a una moneda (promedio) que pesara 5 g., lo que supondría cerca de 240 millones de monedas (promedio) al mes.

Sin embargo, aunque también parece imprescindible una transparente rendición de cuentas, hasta ahora el BCV no ha anunciado los nombres de las casas que participarán, ni cómo fueron seleccionadas, ni cuántas piezas producirán cada una, ni cuánto se les pagará ni el cronograma de entrega de las piezas. Por otra parte, teniendo en cuenta que la Casa de la Moneda de Venezuela tiene equipos y tecnología de la empresa suiza De la Rue Giori, el BCV también debería informar si será necesaria la firma de un acuerdo para adquirir tecnología y materiales italianos y cuál sería su costo. Ello parece posible, dado que la Verres SpA es pionera en la elaboración de las monedas bimetálicas que han sido anunciadas para Venezuela.

Al cierre de julio de 2007 el BCV contabilizaba 780 millones de billetes (de Bs. 1000 a Bs. 50.000) y 2.681 millones de monedas (de Bs. 10 a Bs. 1000). El 4 de julio de 2007 el BCV emitió una Nota de Prensa según la cual Venezuela disponía entonces de "120 [monedas] por habitante [lo que] representa una proporción que satisface de forma holgada las necesidades normales de la economía". Esta afirmación, dos veces publicada en la prensa nacional, sobreestima en 20% el indicador, puesto que 2.681 millones de monedas entre 27 millones de personas equivale a 99,3 monedas por habitante. Aparte de este importante detalle, es necesario resaltar que el indicador es insuficiente, porque no tiene en cuenta la proporción que deben guardar entre sí los totales emitidos de cada denominación, ni los determinantes de su demanda. Debe resaltarse que la aparente dificultad para realizar pagos exactos que la Asamblea Nacional expuso al BCV en su propuesta de "reforma monetaria" del 10 de agosto de 2006 puede atribuirse a la escasez relativa de monedas y billetes de baja denominación con respecto a las piezas de denominación superior.

Este problema no se corrige reexpresando el signo monetario, sino emitiendo cantidades adecuadas de cada clase. Dado que los cálculos seguramente se hicieron antes de contratar con las casas de la moneda, los resultados y procedimientos debieron someterse a la consideración pública.

Una de las razones de la Asamblea Nacional para proponer la reconversión fue reducir el número de billetes por persona. Sin embargo, una reconversión no es necesaria para lograr este objetivo: la misma cantidad de efectivo puede expresarse con menos piezas (billetes y monedas) mientras mayores sean las denominaciones de la moneda más pequeña y del billete más grande. Por ello el BCV podía reducir el número de piezas necesarias emitiendo el billete de Bs. 100.000, desmonetizando las monedas de Bs. 10 y 20 y sustituyendo progresivamente por monedas los billetes de Bs. 1000, 2000 y 5000.

Con la reconversión el BCV aprovecha para tomar algunas medidas equivalentes: se introduce el billete de Bs.F. 100 y la moneda de Bs.F. 1, y se desecha la moneda de Bs.F. 0,02. Sin embargo, se mantiene la moneda de Bs.F. 0,01 y se introducen dos más: Bs.F. 0,125 y 0,25, las tres con un muy bajo poder de compra dado que sólo el 5,5% de los precios del IPC se encontraban por debajo de los Bs. 1000 en marzo de 2007.

Aunque la Asamblea se prometía lograr un máximo de 16 billetes por persona con la reconversión, ello parece imposible mientras el efectivo se incremente por año más de 30% y la población menos de 1,7%, como ha ocurrido durante los últimos tres años.

¿Por qué el BCV sostiene que emitir monedas de Bs.F. 0,01 puede hacer más fáciles los pagos exactos que emitir monedas de Bs. 10? Una de las razones de la Asamblea Nacional acogidas por el BCV para proponer la reconversión fue facilitar pagos exactos mediante la emisión de monedas fraccionarias.

Sin embargo, puesto que las monedas de Bs.F. 0,01, 0,05, 0,1 y 0,5 son nominalmente equivalentes a las de Bs. 10, 50, 100 y 500 la reconversión no supondrá ninguna ventaja al respecto. Si actualmente hubiese dificultades para realizar pagos exactos se debería a insuficiencia de piezas, un problema que puede mantenerse luego de la reconversión.

Recurriendo al argumento del pago exacto, el BCV también justificó la necesidad de emitir la moneda de Bs.F. 0,125 a pesar de que el Decreto-Ley prohíbe precios con más de dos decimales y forzará a los usuarios a usar estas monedas por pares o a aceptar su "redondeo". Debido al bajo poder de compra de las monedas de Bs.F. 0,01 y 0,125, su emisión dificultará el manejo de efectivo en las transacciones al detal. Ello será así porque para expresar una cantidad de dinero se requiere contar más monedas mientras menor es su denominación. Por ejemplo, un café que cueste Bs.F. 2 podría pagarse con un billete de Bs. F. 2, con 16 monedas de Bs.F. 0,125 o con 200 monedas de Bs.F. 0,01.

Para evitar estas incomodidades y resolver el supuesto problema del pago exacto habría bastado desmonetizar las piezas de Bs. 10 y 20, emitir suficientes piezas de cada denominación y prohibir precios que no terminaran en 50 (en marzo de 2007 más del 91% de los precios del IPC terminaban en 0 y sólo 0,5% eran menores o iguales a Bs. 150). Aun introduciendo excepciones similares a las impuestas al Decreto-Ley de Reconversión por las Normas de reexpresión y redondeo del BCV, el costo de esta medida habría sido sustancialmente menor.

Según una presentación del BCV es más fácil dividir 20 entre 5 que 20.000 entre 5.000, y más difícil pagar con 500 o 1000 que con 500.000 o 1.000.000. El BCV también afirma que es más fácil comprender millardos que billones y que con la reconversión se "ahorrarán tres dígitos, o tres ceros". El BCV no explica por qué, aunque sus afirmaciones no son obvias. Vale destacar que una cifra nunca se comprende por sí misma, sino por su relación con otras.

Para evitar confusiones con respecto al principio de igualdad de valor establecido en el Decreto-Ley de Reconversión, el BCV no debería insistir en esta supuesta simplificación. Por otro lado, debe tenerse en cuenta que en Venezuela no ha ocurrido una hiperinflación, por lo que la emisión de piezas de mayor denominación ha sido paulatina. Gracias a ello la adaptación a la actual expresión del bolívar fue progresiva, lo que hará posiblemente más difícil durante la transición recibir en pago Bs.F. 500 o 1000 en lugar de sus equivalentes Bs. 500.000 o 1.000.000.

Por último, los argumentos del BCV no valen para cifras que queden con decimales luego del redondeo. En estos casos, los cálculos serán más difíciles (porque requerirán adecuación tecnológica para cumplir las Normas de redondeo) y sus resultados conservarán dos dígitos y una coma. Para poder eliminar tres dígitos no bastará la reconversión: por ello la ONAPRE dispuso en junio de 2007 eliminar los decimales el presupuesto después de reexpresarlo.

A los argumentos expuestos con anterioridad, podríamos decir que:

  • La reconversión no reducirá la inflación a un dígito anual: ya que la causa de la inflación es la expansión monetaria de origen fiscal y no la expresión nominal de la moneda.
  • No podrá mantenerse la tenencia promedio de 12 a 16 billetes por persona: si la emisión de efectivo sigue creciendo más de 30% anual y la población crece menos de 1,7% anual pronto se volverá a necesitar la impresión de nuevas divisas con un valor mayor.
  • No se simplificará el manejo de cantidades por parte de las personas e instituciones públicas y privadas en todos los casos, puesto que se introducirán monedas fraccionarias sin poder de compra individual, requiriéndose en cantidades significativas para hacer compras al detal.
  • Por otra parte, las nuevas monedas reconocen dos decimales (tres en el caso de la locha) y una coma, por lo que su definición dejará intactos los tres dígitos que se eliminarían con la reconversión (e incrementaría en uno con la introducción de la locha). Por esto no se facilitarán los procedimientos contables y de registro de cifras del sistema financiero en todos los casos, ni se logrará un uso más eficiente de los sistemas de cómputos, ni se facilitará la elaboración, el manejo y la ejecución de los presupuestos del Gobierno Nacional, de las demás instancias de poder regional y local, ni de las empresas privadas.
  • La nueva moneda no consolidará la confianza en la moneda nacional con efectos psicológicos positivos en las expectativas económicas de las personas, puesto que la inflación no se detendrá, ni el encarecimiento relativo de los alimentos y otros bienes de primera necesidad, mientras el gasto público continúe expandiendo la demanda y esta no pueda satisfacerse con producción interna o con importaciones[. ] Por el contrario, puede esperarse confusión durante la transición.
  • La experiencia en otros países ha demostrado inclusive el encarecimiento en las primeras fases de la reconversión sólo por la apreciación subjetiva del nuevo valor.
  • No se eliminaría del impacto inflacionario por el supuesto efecto que produce la escasez actual de sencillo o billetes y monedas fraccionarias. En primer lugar porque el redondeo no es causa de crecimiento sostenido de los precios, sino la expansión monetaria. En segundo lugar porque la escasez de piezas no se resuelve cambiando su denominación, sino emitiendo las piezas faltantes. Y en tercer lugar porque más del 90 % de los 22.000 precios que componen el IPC terminaban en cero en febrero y menos del 1,5% tenían números decimales.

Programa Anti-Inflacionario

Medidas Monetarias y Financieras

Emisión de bonos en $ pagaderos en moneda nacional

Incrementos del encaje bancario

Aumento de la tasa de interés pasivas

Mayor remuneración a los certificados de depósito (BCV)

Tributarias

Reducción y eliminación del IVA

Subsidios a rubros básicos

Pago de tributos de PDVSA en dólares

Administrativas

Agilización Cadivi/BCV

Descentralización de las reservas internacionales

Profundización del control de precios

Acciones contra ilícitos cambiarios, acaparamiento,

especulación e incumplimiento de controles de precios

Grandes ausentes:

Racionalización del gasto público

Autonomía del BCV

Política de fomento a la productividad

Estímulo a la inversión y a la producción nacional

Grafico Nº 2. Programa Anti-Inflacionario.

CONCLUSIONES

Sin duda una de las principales metas en la aplicación de esta medida es la reducción de la inflación. La brecha entre la meta propuesta por el gobierno (12%) y la variación acumulada a Mayo 2007(5.9%) junto con la anualizada a la misma fecha (19.5%), constituyen el reflejo de un grave problema estructural de la demanda en nuestra economía.

El propósito de esta medida consistirá en reducir el nivel inflacionario; sin embargo, la teoría indica que una reconversión no tiene efecto sobre los precios relativos, es decir, no los afecta. Por ende, al realizar la mera reexpresión de la unidad monetaria, no se genera ningún efecto en la variación de los precios, es decir, la inflación permanece inalterada.

Por el contrario en el caso de una reforma monetaria se generan profundos cambios orientados a la reducción de la inflación; se acompaña a la simple reconversión con una serie de políticas sólidas en materia fiscal y monetaria que puedan proporcionar control del nivel de gasto público y correcciones necesarias en el tipo de cambio, evitando ajustes en los precios y las consecuentes presiones inflacionarias.

La consecuencia de una reforma monetaria es una apreciación del tipo de cambio de la moneda, que hay que vigilar con atención para no afectar la competitividad de las exportaciones en la balanza comercial.

Más allá de eliminar tres ceros a la moneda, la reconversión debería representar una oportunidad para coordinar esfuerzos comunes entre el sector público y privado, con la finalidad de adecuar las condiciones, procesos y plazos en que se implementará la medida.

Para recuperar la fortaleza de nuestra moneda se necesita más que un bolívar fuerte, se trata de utilizar la reconversión como vehículo eficiente hacia una reforma monetaria que haga del "Bolívar fuerte" un hecho y no una simple "ilusión monetaria".

BIBLIOGRAFÍA

  • http://www.gerente.com/revistas/gerente/1007/venezuela/portada2_1007.html
  • Herrmann, R. y A. Möser (2004) Psychological Prices of Branded Foods and Price Rigidity: Evidence from German Scanner Data Institut für Agrarpolitik und Marktforschung, University of Giessen, No. 73 (March 2004), 27 págs. Disponible en http://geb.uni-giessen.de/geb/volltexte/2005/2117/pdf/Agraroekonomie-2005-73.pdf.
  • Balza, R. (2007) "Comentarios sobre las normas del redondeo y los lineamientos para la adecuación tecnológica propuestos por el BCV en el marco de la reconversión monetaria", enviado a la dirección biblio[arroba]bcv.org.ve el 06.06.07, en atención a la Convocatoria pública hecha sobre la materia por el BCV el 23.05.07. Disponible en http://www.redeconomia.org.ve/docs/2007661347410a2862512.pdf
  • http://es.wikipedia.org/wiki/Bol%C3%ADvar_Fuerte
  • http://www.pensarenvenezuela.org.ve/publicaciones/ronald%20balza/Redondeo_billetes_per_capita_efectos_psicologicos.pdf
  • http://www.venamcham.org/analisis/recvonversion.pdf
  • http://www.asemaster.org/Presentaci%C3%B3n%20P%20Palma.pdf

 

Yaniris Arrieche

Miguel Romero


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The new route: dollarization - The Argentine case

    A brief history of Argentina monetary procedures. The cost of the Seinoriage lost. Interest rates. The consumers in a do...

  • Comercio internacional

    El financiamiento y la asistencia internacional. Inversión extranjera directa. Organismos internacionales. Acuerdos come...

  • Modelo Económico

    Definición. Problemática económica que se pretende resolver. Estimación del modelo a priori. Variables, definición y mag...

Ver mas trabajos de Economia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.