Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Producción de la cocona (página 2)




Partes: 1, 2


C) EL Fruto

El fruto varía desde casi esférico u ovoide hasta ovalado, con 4 a 12 cm. de ancho, 3 a 6 cm. de largo y 24 a 250 g de peso. El color de la baya puede ser desde amarillo hasta rojizo; los frutos de color amarillo normalmente están cubiertos de pubescencia blancuzca, fina y suelta, dicha pubescencia es mucho menos notoria en el ecotipo de color rojizo. La cáscara es suave y rodea la pulpa o mesocarpio grueso, amarillo y acuoso. Las cuatro celdas que lo componen están llenas de semillas envueltas en mucílago claro, similares a las del tomate.

El fruto posee una fragancia y sabor especial (ligeramente ácido, sin dulce) (Villachica, 1996).

El número de frutos que produce la planta se relaciona con el tamaño de los mismos; es así como, plantas con frutos pequeños (25 a 40 g) producen entre 119 y 87 frutos, plantas con frutos medianos (40 a 60 g) producen entre 83 y 95 frutos y plantas con frutos grandes (141 a 215 g) producen entre 39 y 24 frutos.

 

Los frutos de cocona redonda (Ecotipo I):

  • Presentan un peso promedio de 40.8 g (entre 36.5 y 45.1 g),
  • Una longitud promedio de 4.2 cm. (entre 4.03 y 4.36 cm.) y
  • Un diámetro promedio de 4.37 cm. (entre 4.22 y 4.52 cm.).
  • Estos frutos son achatados en los polos y su color varía de amarillo a marrón oscuro, tenemos:
  • La cáscara es lisa, sin pilosidades y representa el 18% del peso total del fruto;
  • La pulpa es de color crema, sabor ácido, aroma similar al del tomate de árbol y constituye el 67.2% del peso total;
  • Las semillas son glabras, ovaladas, achatadas y componen el 14.6% del peso del fruto.

Los frutos de cocona ovalada (Ecotipo II):

Registran un peso, longitud y diámetro promedio de 75.79 g, 7.48cm y 4.55 cm. respectivamente.

Los frutos son de forma:

  • Ovalada elíptica y su color varía de marrón claro a oscuro.
  • La cáscara es lisa, firme, con un espesor de 0.6-0.8 cm., de sabor ácido y representa el 75.72% del peso total del fruto, y
  • Las semillas son abovadas, planas, glabras y constituyen el 10.94% del peso del fruto.

La cocona gigante (Ecotipo III):

  • Muestra un peso promedio de 290.03 g,
  • Una longitud de 7.48 cm. y
  • Un diámetro de 4.55 cm.
  • El color externo del fruto varía desde amarillo quemado hasta marrón oscuro.
  • La baya es abovada, achatado en los polos y hundida en el punto de inserción del pedúnculo.
  • La cáscara es lisa, delgada y compone el 9.68% del peso total del fruto; La pulpa es gruesa (de hasta 2 cm. de espesor), de color amarillo cremoso, firme y constituye el 82.44% del peso del fruto, y
  • Las semillas son glabras idénticas a las de los otros dos materiales, pero están dispuestas en 4 de los 6 lóbulos de acuerdo con el tamaño del fruto, y su proporción es del 7.92% del peso total del fruto.

ORIGEN

Las espinas de la Cocona son aparentemente desconocidas en la naturaleza, al haber sido observadas por los botánicos sólo en el cultivo de Perú y de Colombia a Venezuela y de las regiones fronterizas con Brasil. En 1760, un inspector español, Apolinario Diez de la Fuente, encontró la cocona con maíz y fríjol en un jardín indio entre Guaharibos Falls y la coyuntura de los ríos Orinoco y Casiquiare. En 1800, Humboldt y Bonpland, viajan hasta el Orinoco, señalaron que la cocona es una de las plantas comunes en la región entre los ríos Pimichin y Javita, y especimenes recolectados en la que la primera descripción técnica se basa. En la mitad de 1940, las semillas de la parte superior del Amazonas se plantaron en la Estación Experimental de Tingo María, Perú, y, más tarde, la planta se cultiva en el Instituto Interamericano de Agricultura en Turrialba, Costa Rica. Semillas enviadas desde Natal, Sudáfrica, se plantaron en la Universidad de la Florida y de Investigación Agrícola Centro de Educación, Homestead, Florida, en 1948. En 1950, todas las plantas resultantes han sucumbido a los daños de nematodos. Las semillas enviadas a Medellín, Colombia, en 1948 podrían haber sido de estas plantas. Dr. J.J. Ochse cultivo especimenes en una parcela fuera del edificio en la Universidad de Botánica de Miami, Coral Gables, Florida, en 1953.

Dr. Niilo Virkki de Cupey, Puerto Rico, compró uno de los frutos de un vendedor ambulante en Manaos, Brasil, en junio de 1964, y plantó las semillas cuando regresó a casa. Las plántulas crecieron vigorosamente y la fructificación se inició en Marzo de 1965. Se estudiaron las plantas y frutas, en vista de su posible potencial para hibridizarlas con la naranjilla. Se determinó el número de cromosomas de la cocona para ser 2n = 24. Los frutos son consumidos mucho por los indios y se comercializan en toda las zonas productoras de América Latina. En Colombia y Brasil, la cocona es un producto doméstico, en el Perú es la base de una industria. Que se fomenta el cultivo de alimentos para bebés Gerber de los agricultores y se les garantiza un buen precio. Jugo de Conserva esta siendo exportado a Europa.

VARIEDADES

La variedad silvestre, S. topiro var. Georgicum Heiser, de las tierras bajas del este de Ecuador y Colombia, es una pequeña planta con frutos más pequeños y con espinas en el tallo, ramas y hojas. Se hibridiza espontáneamente con el Topiro, y el doctor Charles Heiser de la Universidad de Indiana lo ve como el antepasado de la cocona cultivada.

En el Perú, se distinguen 4 tipos:

a) pequeñas, de color rojo-morado,

b) medio, de color amarillo,

c) redonda, semejante a una manzana, de color amarillo;

d) en forma de pera.

El tamaño medio de la cocona es de mayor demanda en el Perú y en especial para jugo.

La División de Ciencias Agronómicas de INPA en la Amazonia, hizo una colección de 35 cepas de cocona de Belem do Pará, Brasil, e Iquitos, Perú, y estableció un bloque experimental de 149 plantas en pura arena para la evaluación. El rango de variación de plántulas coconas indicó que representan una gran reserva de caracteres que se utilizarán en la mejora de los cultivos, para aumentar la resistencia de nematodos, reducir el conteo de semillas, y aumentar la dulzura.

PRODUCCIÓN

La producción de cocona empieza a los seis meses del transplante y la planta exhibe fructificación continúa durante uno a dos años, no obstante, la productividad disminuye fuertemente después de 6 a 8 meses de cosecha. En esta especie se aprecian flores y frutos en todos los estados de desarrollo.

El rendimiento por hectárea está en función del ecotipo, la fertilidad del suelo y la densidad de siembra (Pahlenm, 1979). La respuesta a la fertilización es mayor en los biotipos de frutos grandes, evidenciándose parcialmente en la longevidad y productividad de la planta. En la práctica, generalmente las plantas con frutos pequeños se encuentran en suelos ácidos de baja fertilidad, mientras que las plantas con frutos grandes se localizan en los suelos de mayor fertilidad

  • Clima
    Requiere de temperaturas medias entre 18 y 30'C, sin presencia de heladas, y con precipitación pluvial entre 1,500 y 4,500 mm por año. Se beneficia de una sombra ligera durante sus primeros estados de desarrollo. Crece en suelos ácidos de baja fertilidad, como en suelos neutros y alcalinos de buena fertilidad, con textura desde arcillosa hasta arenosa. Se la encuentra cultivada en zonas con altitudes desde 0 hasta los 1,500 m.s.n.m.

En Florida y Trinidad, la cocona se cultiva cerca del nivel del mar. En Colombia, se cultiva desde el nivel del mar a una altura de 2000 pies (610 m), mientras que en otros lugares de América del Sur que prospera en altitudes de hasta 3000 o 4000 pies (910-1200 m). A diferencia de la naranjilla, la planta necesita pleno sol.

  • Propagación

Hay de 800 a 2.000 semillas en cada fruto. Nuevas plantas surgen de repente voluntariamente desde semillas pegándose para rechazar cortezas a pleno sol en suelo perturbado en el norte de América del Sur. Para plantar, las semillas extraídas de frutos maduros se colocan en la sombra durante 2 días para fermentar un poco y romper el mucílago. Después, se lava y se seca brevemente fuera del sol directo, y, por último, espolvoreada con fungicida (5 g por Kg.) de semillas. Las semillas se plantan a 1 cm. de profundidad en la guardería, en hileras de camas 20 cm. de separación, o en bolsas de polietileno de 50-50 que contienen una mezcla de arena y tierra para macetas. En cada bolsa, o cada agujero, uno pone 4 a 5 semillas esperando la aparición de 1 o 2 plantas resistentes. El tiempo de germinación varía de 15 a 40 días.

La propagación vegetativa es posible, con el fin de perpetuar un determinado cultivo. Capas de aire y esquejes de madera madura se han arraigado con éxito.

La propagación se da tanto en forma sexual (semillas) como asexual (estacas, injertos).

La propagación por semilla botánica, es la metodología más sencilla; los frutos contienen de 1200 -1400 semillas por fruto con un peso total de semillas de 3,2 g. Se siembran las semillas en almácigos bajo sombra, regando la semilla en surcos corridos, en cajones de 1 x 1 x 0,2 m con substrato de aserrín húmedo descompuesto y desinfectado, y cubrirlos con 0,5 cm. del mismo substrato.

La germinación ocurre de 15-30 días después de la siembra. Cuando las plántulas desarrollan 4 hojas, están listas para el repique directo a bolsas plásticas, conteniendo substrato mezclado de tierra negra, arena y materia orgánica descompuesta en la proporción 1:1:1. Transcurridos 2-3 meses del repique, las plantas alcanzan de 20-25 cm. de altura y están listas para al trasplante al campo definitivo.

La propagación asexual o vegetativa se realiza por estacas e injerto. El primer método utiliza estacas semi-leñosas de 1 cm. de diámetro por 30 cm. de largo, y consiste en colocar las estacas lo más inclinadas posibles, en el substrato de aserrín húmedo descompuesto y desinfectado, a fin de asegurar el enraizamiento rápido y el brotamiento efectivo.

La producción empieza a los seis meses del trasplante, con fructificación continúa durante 1 a 2 años. Las plantas requieren de buena radiación solar durante el período de fructificación.

  • Plantas con frutos pequeños (25 a 40 g) producen entre 119 y 87 frutos
  • Plantas con frutos medianos (40 a 60 g) producen entre 95 y 83 frutos y
  • Plantas con frutos grandes (141 a 215 g) producen entre 39 y 24 frutos.
  • Suelo

La cocona crece en suelo de mediana fertilidad, en laderas de montañas peruanas; en la Amazonía de Brasil. En Puerto Rico, ha sido bien hecho en arcilla, en el sur de la Florida sobre la cubierta de piedra caliza. Un buen drenaje es esencial.

  • Polinización

La cocona es libre fértil. Las abejas están siempre visitando las flores y llevando el polen, y los cruces naturales son comunes. Las frutas maduran alrededor de 8 semanas después de la polinización.

  • Cultura

Plántulas son trasplantadas al campo cuando de 20-30 cm. de alto y están espaciadas de 1.5-2.5 m de separación a cada lado, dependiendo de la fertilidad del suelo. La floración se inicia 2 a 3 meses después del trasplante. Las plantas por lo general comienzan fructificación en 6 a 7 meses a partir de semillas y seguirá fructificándose durante varios meses.

Una fórmula de fertilizante NPK 10-8-10 se aplica 6 veces durante el año, a razón de 50-70 g por planta. Si el suelo es bajo en fósforo, la fórmula debería ser 10-20-10. La productividad ha sido mucho mayor en las pruebas de campo en Manaos en pura arena, mediante la aplicación de abono orgánico-104 toneladas por hectárea, con la adición de cantidades apropiadas de superfosfato triple, fosfato, urea y clorato de potasio.

COSECHA

El promedio anual de cosecha en Colombia es 10-20 Kg. por planta. En Costa Rica, de la planta de Cocona se han cosechado de 18-27 Kg. de frutos. En variedad de procesos en Manaus, la productividad por planta vario desde 2.5-14 kg. Una desfertilizada plantación podría proveer de 20 a 30 frutos por planta- 12 toneladas por acre. Con una gran colección de cosecha y un buen campo fertilizado, uno puede darse cuenta de las 136 frutas por planta-61 toneladas por acre. Las frutas frescas se mantienen bien por 5 a 10 días a temperatura normal.

Estudios de procesamiento han mostrado que 10 Kg. de fruto se cosecharan alrededor de 3 litros de pulpa conservada y 1 1/2 litros de jalea, o 2 galones (7 1/2litros) de jugo. Una plantación provee 30 toneladas de fruto por acre, se cosecharan 5548 galones de pulpa conservada y 2774 galones de jalea, o 13738 galones (52000 litros) de jugo.

  • Maduración E Índices De Cosecha

Durante el final del ciclo de desarrollo del fruto de cocona se genera el proceso de maduración, en el cual el nivel de firmeza disminuye como resultado del aflojamiento de la estructura celulosica fibrilar; en éste estado las células se vuelven redondas y tienden a disociarse debido a los cambios en el grosor de la pared celular y la degradación de hidratos de carbono poliméricos como la hemicelulosa, dichas modificaciones debilitan las paredes celulares y las fuerzas cohesivas que mantienen unidas unas célula a otras.

La maduración de los frutos de cocona coincide también con los cambios en la coloración tanto de la pulpa como de la corteza, la cual desarrolla tonalidades verdes intensas, visos amarillos y finalmente marrón claro. La pérdida de color verde es consecuencia de la degradación de la clorofila y al desenmascaramiento de pigmentos como carotenos y xantofilas. Internamente la pulpa sufre cambios de coloración que se manifiestan en una pigmentación amarilla alrededor del primordio seminal. Por su parte, la semilla durante este proceso se recubre de una testa dura y los arilos se hacen más jugosos. La firmeza, el color y los sólidos solubles totales constituyen índices de cosecha apropiados para la cocona; por el contrario, las dimensiones físicas como peso fresco y diámetro no son válidas como parámetros de recolección, ya que se pueden ver muy afectados por las condiciones externas.

Los frutos de cocona al momento de la cosecha deben registrar un color naranja marrón casi en la totalidad de la superficie y una firmeza y un contenido final de sólidos solubles totales alrededor de 4.43 Kg-f/cm2 y 5-6% respectivamente.

POSTCOSECHA

El fruto de cocona bajo condiciones de almacenamiento a 15ºC y 80% de HR.

Presenta un período de vida útil de 19 días, momento a partir del cual se observan síntomas de senescencia, deshidratación y pérdida acelerada de peso y de firmeza.

Los frutos son perecibles. Pueden conservarse a temperatura ambiente, con buena aireación y bajo sombra hasta 5 días, luego se inicia el deterioro. La pulpa puede conservarse en refrigeración por tiempo prolongado.

La cocona es rica en hierro y vitamina B5 (Niacina); el volumen del jugo es de hasta 36 cm3/fruto y el grado Brix de 4-6.

  • Cambios de color

Durante el almacenamiento el fruto no manifiesta cambios drásticos en el color de la corteza. A partir del día 16 el fruto exhibe una tonalidad naranja marrón oscura, lo que marca el inicio de la senescencia del fruto; simultáneamente con el cambio de tonalidad, se observa el ablandamiento de la pulpa y en algunos casos arrugamiento de la corteza y daños en los ápices del fruto, caracterizados por hundimiento de la cáscara, oscurecimiento y deshidratación.

  • Firmeza

La consistencia del fruto no presenta alteraciones marcadas durante el tiempo de conservación del fruto (Figura 6.17), es decir, la pérdida de firmeza es mínima. A esta condición contribuye la composición fisiológica del fruto y una lenta transformación de las protopectinas a ácido pectínico.

  • Pérdida de peso

Generalmente la pérdida de agua se da a través de la zona de inserción del pedúnculo, sin embargo, la pérdida también se produce por los estomas y la cutícula de la epidermis. Los frutos de cocona almacenados a 15°C pierden entre un 4 y un 5% de su peso inicial durante los primeros 19 días de almacenamiento Generalmente los frutos que han perdido entre el 5 y 7% de su peso inicial muestran signos de pérdida de masa.

  • Respiración

Inicialmente los frutos de cocona presentan altas tasas respiratorias, las cuales disminuyen progresivamente a través de los primeros estados de desarrollo. Las tasas respiratorias decrecen a lo largo del primer estado, presentándose los esto es, deshidratación, oscurecimiento de la corteza y ablandamiento del ápice del fruto, dichos signos afectan la apariencia y, además, generan una pérdida económica, especialmente si la fruta se vende por peso. La magnitud de pérdida de peso es un indicador del potencial de almacenamiento de la cocona, obteniéndose una larga vida útil si el fruto es almacenado a la temperatura adecuada.

  • Intensidad respiratoria

El comportamiento de la curva de la intensidad respiratoria de la cocona sigue el patrón típico de los frutos no climatéricos. No obstante, se presentan leves incrementos los días 9 y 16, los cuales se pueden explicar por el inicio de procesos de degradación en el fruto. La intensidad respiratoria se incrementa notablemente a partir del día 19 como consecuencia de la alta actividad metabólica que generan los procesos de senescencia y degradación

  • Acidez Total Titulable y Ph

Durante la conservación, la acidez total titulable (ATT) tiende a disminuir en contraste con el pH (Figura 6.20). La acidez decrece a un valor alrededor de 1.81 % el día 19 (máxima vida útil del fruto), mientras que el pH logra un valor cercano a 3.6 en este período. En la maduración hay una disminución en los ácidos orgánicos, ya que ellos son respirados y/o convertidos en azucares. En el caso de la cocona, debido a su patrón respiratorio de tipo no climatérico, se observa una variación mínima en el comportamiento de la acidez total titulable,

  • Sólidos Solubles Totales y Azúcares

El mayor cambio asociado con la maduración es el desdoblamiento de polímeros, especialmente la conversión del almidón en azúcares; este proceso cambia el sabor y la textura. El incremento de azúcares hace los frutos más dulces y por ende más aceptable, sin embargo, en frutos no climatéricos como la cocona, el azúcar es derivado de las sustancias asimiladas más que de reservas amiláceas. En los frutos de cocona almacenados a 15ºC las variaciones en los azúcares totales son mínimas

PLAGAS Y ENFERMEDADES

La cocona es propensa al ataque por nematodos (Meloidogyne sp.). En 1973, se decidió después de las pruebas de plantas de la Universidad Central de Venezuela, que fue imposible cultivar la Cocona comercialmente en ese país por su susceptibilidad a los nematodos, pero los experimentos en Manaos creen que ellos tienen demostrada la selección por resistencia a los nematodos y los suelos enriquecidos pueden dar al granjero buenas recompensas.

En Puerto Rico, a mealybug, Pseudococcus sp. Infesta el nuevo crecimiento pero causa pequeños daños. Sin embargo, Psara periosalis han sido muy dañinos las caídas de hojas. Las larvas e insectos come hoja requieren control. En Brasil, un bicho hemíptero de la familia de la colonia Tingidae ubicado por debajo del lado de las hojas, les causa el discoloro y la caída. Una enfermedad relacionada con los hongos (Sclerotium sp.) ha sido identificada con el marchitamiento.

Las principales plagas detectadas en huertos caseros son Planococcus pacificus Cox (cochinilla de frutos maduros), Corythaica cyathicolla Costa (insecto adulto y larva de color cenizo) y Phyrdenus muriceus Germar (curculiónido de color amarillo que produce necrosis negras con malformación de los frutos).

  • Diversidad Genética

Estudios efectuados en el Perú indican la existencia de más de 25 biotipos, habiéndose seleccionado 11 promisorios. La cocona tiene una fuerte predominancia del progenitor femenino o herencia materna en las características del fruto. Cruce de flores femeninas de plantas con frutos grandes dan lugar a frutos grandes, independientemente de la característica de la flor masculina. Esta influencia de la flor femenina continúa en la segunda generación sin segregación aparente.

Influencia De La Temperatura En La Conservación Del Fruto

La temperatura es el factor más importante en la conservación de la calidad de los frutos y vegetales cosechados. Disminuyendo la temperatura tanta para productos climatéricos como no climatéricos disminuye su tasa de deterioro, manteniendo la calidad por más tiempo y por ende la vida útil.

La maduración normal de los frutos se da en un rango particular de temperatura entre 10 y 30ºC, sin embargo, la mejor calidad de los frutos se desarrolla generalmente a temperaturas de maduración entre 20 y 30ºC

A continuación se expone el efecto de la baja temperatura en la fisiología del fruto de cocona.

  • Cambio de color

En los frutos almacenados a 7ºC la coloración de la corteza se torna marrón oscura a partir del día 7 de conservación. Desde el día 9 y hasta el día 12 los frutos presentan síntomas de daño por frío, los cuales se manifiestan como manchas de color marrón en pequeñas depresiones de la corteza (Figura 6.21). Generalmente, las partes afectadas por el daño por frío se reblandecen y se presenta ataque por microorganismos. Los daños son consecuencia de un desequilibrio en el metabolismo y de la pérdida de firmeza y como se observa están en función del tiempo de almacenamiento, el grado de madurez y la temperatura de conservación.

Los frutos almacenados a 11ºC manifiestan cambios en la corteza aunque la intensidad es menor y el tiempo para la aparición de las lesiones es mayor y menos pronunciado. Estos cambios generalmente se presentan hacia los 14 días de la conservación y son producto del inicio de los procesos de deshidratación y senescencia

  • Firmeza

La consistencia de la fruta de cocona almacenada a 7ºC se ve afectada por las condiciones de baja temperatura (Figura 6.22). Durante el almacenamiento el nivel de firmeza disminuye, observándose una mayor intensidad en los frutos almacenados a 11ºC, producto de una mayor actividad enzimática sobre la composición de las paredes celulares (celulosas, hemicelulosas y pectinas).

  • Pérdida de peso

Los frutos almacenados a 7ºC presentan mayor pérdida de peso, con relación a los refrigerados a 11ºC. A pesar de que las velocidades de los procesos de respiración y transpiración disminuyen por efecto de la baja temperatura, la deshidratación de la piel y los daños que se generan a la temperatura de 7ºC producen mayores pérdidas de peso en menor tiempo

  • Intensidad de respiración

Durante el almacenamiento del fruto de cocona se observa un patrón respiratorio de tipo no climaterio. Al valorar el comportamiento de los frutos bajo condiciones de 15ºC se obtiene una vida útil de 19 días, en contraste, con el periodo de 9 y 14 días de vida útil alcanzado en los frutos almacenados a 7ºC y a 11ºC respectivamente.

Durante la refrigeración de los frutos de cocona a 7ºC y 11ºC no se presentan cambios significativos en las intensidades respiratorias. Sin embargo, a partir del día 10 los frutos refrigerados a 7ºC exhiben tasas respiratorias mayores con relación los frutos almacenados a 11ºC.

La intensidad respiratoria de los frutos de cocona almacenados a bajas temperaturas se ve disminuida con respecto a la temperatura de maduración (15°C). No obstante, se observa que a una temperatura de 7ºC, la manifestación de daños por frío, los cuales inducen cambios en las propiedades físicas de las membranas celulares, limitan la vida útil de los frutos. La actividad respiratoria de los frutos de cocona almacenados a 11°C es menos intensa hasta el día 14.

USO EN ALIMENTOS

Esta fruta madura es pelada y consumida por los Indios Americanos del Sur. Mas personas sofisticadas usan la fruta en ensaladas, cocinándolo con pescado y también en estofados de carne. Endulzados, es usado para hacer salsas y rellenos de pie. Es apreciado para hacer mermelada, pasta y jalea, y algunas veces en salsas para dulces. Es frecuentemente procesado como néctar o jugo, el cual endulzado con azúcar es bebida helada popular. Dr. Víctor Patiño de Cali, Colombia, manifiesta que un 50-50 jugo de cocona es superior a la naranja.

En Brasil, las hojas son cocinadas y consumidas también.

Valor de la Alimentación por 100 g de porción comestible *

 

Proteína

0.6 g

Fibra

0.4g

Carbohidratos

5.7 g

Calcio

12 mg

Fósforo

14 mg

Hierro

0.6 mg

Caroteno

140 mcg

Tiamina

25 mcg

Riboflavina

 

Niacina

500 mcg

* Los análisis realizados en el Brasil.

La cocona es una buena fuente de energía, gracias al alto contenido de carbohidratos; además, aporta grasa y minerales como calcio y hierro. Algunos ecotipos presentan buenos contenidos de vitamina C y pectinas

En medicina tradicional se utiliza como antidiabético, antiofídico y escarbicida.

TOXICIDAD
La cocona es utilizada por los indios del este de Perú para liberar la cabeza de piojos.

CRECIMIENTO Y DESARROLLO

Aproximadamente 8 días después de la apertura floral se presenta el crecimiento longitudinal del ovario, hecho que marca el inicio del crecimiento del fruto. En este momento el fruto cuajado exhibe una longitud de 0.9 cm. y una tonalidad verde oscura, y esta cubierto por vellosidades blancas. El fruto presenta un crecimiento de tipo sigmoidal doble, determinado por dos períodos de crecimiento exponencial separados por un período de crecimiento más lento. El período de desarrollo desde el estado de fruto cuajado hasta el estado de fruto maduro (color naranja marrón) es de 71 días.

Las etapas fenológicas descritas inicialmente por Fajardo y Murcia (1998) se pueden agrupar en tres estados de crecimiento bien definidos.

  • Un estado inicial comprendido entre el día 8 (fruto de 9 mm de diámetro longitudinal) y el día 24 (E1),
  • Un estado intermedio comprendido entre el día 25 y el día 42 (E2) y
  • Un estado final (E3) que transcurre del día 43 al día 71.

El tamaño del fruto se incrementa a lo largo de los dos primeros estados de desarrollo (día 1 a 24) como consecuencia de la continua división celular y el aumento de tamaño de las células del exocarpio y mesocarpio. Internamente, hacia el final del segundo estado se diferencia el mucílago característico del tejido parenquimático de la pulpa. Los pesos seco y fresco se incrementan a lo largo de los tres estados de desarrollo, resultado de la acumulación de sustancias de reserva en los tejidos de almacenamiento que lo componen. El peso seco de los frutos de cocona muestra un aumento progresivo durante el desarrollo, siendo mayor la ganancia de materia seca durante el segundo estado. Por su parte, el peso fresco se incrementa con mayor intensidad al final del estado uno y hasta comienzos del segundo estado de desarrollo (día 17 al 48), posteriormente se estabiliza, dando inicio al proceso de Etapas de crecimiento del fruto de cocona.

CONCLUSIONES

Sabemos que la cocona crece en la amazonia, considerada como la mejor alternativa natural contra los excesos del colesterol y glucosa, que recientemente se ha descubierto tras 4 años de investigación.

Previamente se hizo un examen médico, antes de someterse al tratamiento con el fruto de la planta: Solanum sessiliflorum, comúnmente llamada "cocona" y en sólo en tres días, los altos niveles de colesterol y/o glucosa se redujeron al 50%.

Se han realizado diversos estudios para establecer que el extracto de una cocona, tomado en ayunas es altamente efectivo. Ingerirla en refrescos o jugos no tiene el mismo efecto pues simplemente, la pulpa se oxida rápido y pierde valores".

Consumir dicho fruto que puede encontrarse en las regiones de San Martín, Loreto, Ucayali, Huánuco, Pasco, Junín y Ayacucho, se ve limitado por su sabor agrio. Por eso han logrado el producto liofilizado (especie de deshidratado) de cocona, que en breve pondrán a disposición de los laboratorios, para el tratamiento natural sin efectos colaterales.

BIBLIOGRAFÍAS

  1. BARRERA J.; M.S. HERNÁNDEZ; S. MURCIA y M. FAJARDO. 1999. Cambios fisiológicos y fisicoquímicos durante el desarrollo de la fruta de cocona (Solanum sessiliflorum D.) En: Memorias VI congreso de la sociedad colombiana de fitomejoramiento y producción de cultivos. Villavicencio-Meta.
  2. CAVALCANTE, P. 1988. Frutas comestiveis da amazonia. Belén-Para
  3. COCONA CULTIVO Y UTILIZACION
  4. RECURSOS NATURALES, http://www.portalagrario.gob.pe/rrnn_cocona.shtml
  5. GALVIS, J.A. 1998. Índices de cosecha y su relación con la calidad de las frutas En: Memorias seminario taller avances en el manejo poscosecha y transformación de frutales amazónicos. Instituto Amazónico de Investigaciones
  6. Científicas ‘SINCHI’. Florencia-Caquetá.

 

 

 

Autor:

Guisella Pamela Paucar Reyes

-LUGAR DE NACIMIENTO: LIMA- PERU

-ESCUELA: RECURSOS HUMANOS

- LUGAR DE ESTUDIOS: UNIVERSIDAD DE SAN MARTÍN DE PORRES

-CICLO ACTUAL: III CICLO

-TRABAJO DE MICROECONOMÍA CON EL PROFESOR JORGE CÓRDOVA

TRABAJO REALIZADO EN PERÚ- LIMA EL 12 DE ABRIL DE 2008


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.