Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Manejo de la fertilización del cultivo de la cebolla (Allium cepa L.) (página 2)




Partes: 1, 2


1.3 Cuenca y Clima de Banao

Las características de la cuenca hidrográfica del territorio se representan en la Tabla: 2 Tabla: 2 Características hidrológicas de la cuenca de Banao

Parámetros

U/M

Magnitud

Área de la cuenca

Km2

152.05

Escurrimiento promedio

M3.106

64.8

Longitud del río

m

32500

Altura media de la cuenca

m

130

Módulo de escurrimiento

L/s/km2

13.5

Precipitación promedio

mm

1500

Comparada con la restantes 17 cuencas de la provincia, esta cuenca ocupa el 8vo lugar en área, 4to lugar en escurrimiento, 7mo lugar en longitud del río, 9no en altura sobre el nivel del mar y 11no lugar en precipitaciones promedio, es decir, que se trata de una cuenca pequeña, sometida a una sobreexplotación de su área, con el uso irracional de sus reservas y la contaminación de sus aguas subterráneas por la lixiviación de los productos químicos, provocando una inestabilidad en el equilibrio natural.

1.4. Caracterización de los suelos en Banao

En la tabla: 3. se puede observar tipo, subtipo y por ciento de saturación predominantes en 4419 ha analizada en la zona de Banao. Los Pardos Grisáceo representan él (29.5%) del área, Pardos sin Carbonato (26.8%), Pardos con Carbonato (21.2%), Fersialíticos Pardos Rojizo (15.8%), Ferralíticos Rojo (4.8%), Aluviales (2.4%) y Esqueléticos (0.2%). Los Pardos Grisáceos tienen características muy propias del lugar (OCET, 2002).

Tabla: 3. Tipos de suelos del ecosistema Banao, refieren a los estudios de suelos a escala 1:25 000

Tipo

Área

(ha)

Subtipo (%)

Saturación (%)

A

E

S

T

V

1

2

3

4

Ferralítico Rojo

210,35

100

         

33

67

 

Fersialítico Pardo Rojizo

664,65

80

20

     

10

10

70

10

Pardo sin Carbonato

1186,25

100

       

10

17

75

 

Pardo con Carbonato

934,79

100

       

11.2

0.9

5.9

82

Pardo Grisáceo

1306,28

92.3

7.7

     

7.7

30.8

46.1

13.4

Aluvial

108,64

   

50

50

     

100

 

Esquelético

8,03

       

100

 

100

   

Leyenda

A: Típico; E: Lixiviado; S: Poco diferenciado; T: Diferenciado; V: Antrópico

1: Fuertemente desaturado (< 40%); 2: Medianamente desaturado (40 -75%); 3: Saturado (> 75 %); 4: Carbonatado

En la tabla: 4 se pone de manifiesto los principales tipos de roca que están presente en la comunidad de Banao donde se encuentra la producción de cebolla más organizadas: con un 23.2 % del área, Caliza suave, con el 21.2 % Esquistos o pizarras cuarcítico micáceas y con 12.6 % de Caliza dura. La que se presenta en menor área es Materiales transportados arcillosos generalmente con el 0.6 % del total. Tabla: 4. Principales tipos de roca que define él genero de los suelos en Banao.

Tipo

Área

(ha)

Genero (Definición) %

3

6

7

9

10

12

16

17

18

21

22

23

Ferralítico Rojo

210,35

 

16.5

16.7

       

67

       

Fersialítico Pardo Rojizo

664,65

10

 

10

10

50

 

10

   

10

   

Pardo sin Carbonato

1186,25

 

42

   

8.33

 

8.3

   

16.7

25

 

Pardo con Carbonato

934,79

5.8

2.9

88.2

   

2.9

     

2.9

   

Pardo Grisáceo

1306,28

7.6

 

7.7

 

38.4

 

30.7

   

15.3

   

Aluvial

108,64

               

50

   

50

Esquelético

8,03

 

50

   

50

             

Leyenda

3: Roca ígnea intermedia; 6: Caliza dura; 7: Caliza suave; 9: Esquistos o pizarras normales; 10: Esquistos o pizarras cuarcítico micáceas; 12: Materiales transportados arcillosos generalmente; 16: Eluvios de esquistos micáceos con venas de cuarzo; 17: Materiales transportados y corteza de meteorización ferralítizada o caolínizada; 21: Esquistos micáceos; 22: Arenisca silícea y 23: Materiales aluviales y deluviales recientes.

La erosión hídrica en la zona se encuentra en las formas laminar, en surco y en cárcavas. Asociada a la erosión aparecen otros factores que limitan el desarrollo del cultivo cebolla a pesar de la relativamente poco exigente que en cuanto a suelos pueda resultar. En la tabla: 4. observamos que el 100% de los suelos están erosionados y que el 57 % de los suelos tiene un grado de erosión de mediano a muy fuerte. La distribución del grado de erosión del área evaluada, está representada por 316.83 ha con erosión muy fuerte (pérdida del horizonte "B" entre 25 - 75 %); 309.08 ha con erosión fuerte (pérdida del horizonte "A" desde el 75% hasta el 25 % del "B"; 1893.8 ha con Mediana erosión (pérdida del horizonte "A" entre 25 - 75 %) y 1783.34 ha con Poca (pérdida del horizonte "A" < 25 %). Los suelos más erosionados son Ferralíticos Rojos Típicos y Esquelético con el 100% de su área con erosiones muy fuertes, el menos erosionado es el Pardo con Carbonato con el 76.4% de su área con Poca (pérdida del horizonte "A" < 25 %). Este crecimiento acelerado de la erosión es casi general en el ecosistema, existiendo áreas tan erosionadas como San Pablo y Panini donde no se debe fomentar el cultivo de la cebolla.

Tabla: 4 Estado erosivo de los suelos de Banao

Tipo

Erosión (%)

e1

e2

e3

e4

Ferralítico Rojo

100

     

Fersialítico Pardo Rojizo

 

10

50

40

Pardo sin Carbonato

8.3

 

50

41.7

Pardo con Carbonato

 

8.3

17.6

76.4

Pardo Grisáceo

 

15.5

69.2

15.3

Aluvial

     

100

Esquelético

100

     

Leyenda

e1: Muy fuerte (pérdida del horizonte "B" entre 25 - 75 %);

e2: Fuerte (pérdida del horizonte "A" desde el 75 % hasta el 25 % del "B"

e3: Mediana (pérdida del horizonte "A" entre 25 - 75 %).

e4: Poca (pérdida del horizonte "A" < 25 %).

2. Los suelos de la finca 16 perteneciente a la Empresa Cultivos Varios Banao

La tabla 5 muestra la composición mecánica del suelo por tipo y profundidades, correspondientes a dicha finca, según el Mapa Básico. Como es conocido, la composición mecánica es una de las características más importantes y estables del suelo por su incidencia en el resto de las propiedades físicas y el comportamiento general de este sistema. De ahí que su alteración puede provocar cambios radicales en la capacidad del suelo para cumplir sus funciones fundamentales.

Tabla 5. Perfiles y resultados de textura de los suelos.

Perfil

Estudio

Suelo

Horizonte

Profun. (cm.)

Clasif.

Textura (%)

A gruesa

A fina

Limo

Arcilla.

Finca 16

MB

PC

Ap

0-24

franco- arcilloso

5.03

17.19

30.85

46.93

Leyenda: A: Típico; p: medianamente profundo; PC: Pardo con Carbonato; MB; mapa básico.

2.1 Algunas propiedades químicas, físicas, y materia orgánica de los suelos.

En la tabla: 6 se muestra el análisis de pH realizado en los perfiles del Mapa Básico 1: 25 000 reflejó que el área era ligeramente básica. Esta propiedad se mantiene adecuado para el cultivo de la cebolla, si consideramos los criterios de: Huerres y Caraballo (1996), y Fuentes (2003). La saturación por bases (% V), es un índice valioso para determinar conjuntamente con la acidez hidrolítica (Y1) y el pH necesidades de encalado de un suelo. La relación entre % V y pH no representan en la realidad una función lineal ya que, a cada valor de pH que cambia no corresponde igual % de saturación por bases. La valoración de estas propiedades químicas permite aseverar que la capacidad agroproductiva de estos suelos debe estar seriamente afectada.

Tabla 6. Algunas propiedades químicas del suelo estudiado de la finca 16 (primer horizonte).

Perf.

Complejo

Ácido- Base

Ca Co3

(%)

Cationes (Meq./100 G)

Ph KCL

Ph H2 O

Ca++

Mg++

K+

Na+

S

T

% V

Finca 16

7.1

8.0

12.61

43.91

4.35

0.54

0.33

49.1

52.2

9+4.16

En la tabla: 7 se muestran los contenidos de materia orgánica y algunas propiedades físicas del suelo estudiado. Los contenidos de materia orgánica son bajos en la mayor parte de los suelos de la zona y en la finca y su evolución en el tiempo es negativa. La humedad higroscópica, íntimamente ligada a la superficie específica de las partículas elementales del suelo, alcanza valores ínfimos en todos los suelos La cantidad de humedad que el suelo es capaz de adsorber en forma de vapor es una función de la superficie específica de las partículas elementales que a su vez está linealmente relacionada con el valor de la fracción arcillosa del suelo. El contenido de materia orgánica también influye sobre este volumen de humedad en el suelo (Vadiunina y Korcháguina, 1986).

Tabla 7. Materia orgánica y propiedades físicas de los suelos (primer horizonte).

Perf.

Mat. Org.

(%)

E.Capilar. (Mm En 5H)

Lím. Sup. Plas.(%)

Lím. Inf. Plas.(%)

Hy Aire

(%)

Hy Nh4cl

(%)

Finca 16

2.58

170

55.91

25.48

3.8

3.51

La tabla 8 muestra la evaluación de los suelos de acuerdo a los tenores de materia orgánica encontrados en ellos. Como se observa en el suelos posee un contenidos de materia orgánica superiores al 2 % por lo que el suelo de la finca puede clasificarse como humificados.

Tabla 8. Rangos de materia orgánica en el ecosistema.

Clave

Rango %

Evaluación

Perfiles

Área (ha)

h

4,1 – 6,0

Humificado

Finca 16

40

Leyenda: h; Humificado

La erosión hídrica, con evidencia de crecimiento, que arrastra del suelo la materia orgánica, es causa del deterioro de este indicador, a la vez que los bajos contenidos de materia orgánica infieren baja fertilidad y pocos nutrimentos en el suelo. Todo lo anterior justifica la correlación erosión-materia orgánica que se da en los suelos de Banao. Por una parte la erosión implica pérdida de materia orgánica y con esto, la capacidad de retención de agua por el suelo disminuye, favoreciendo escorrentía superficial y erosión.

Igualmente se observa relación entre las partículas de arcillas y la materia orgánica, pues se sabe que esta, se adhiere a la superficie de aquellas, por lo que en la medida que el suelo sea más arcilloso, las cantidades de materia orgánica son igualmente mayores. A su vez, si disminuye esta última, las partículas arcillosas están más expuestas a la acción del agua, perdiendo el suelo en su estructura por erosión con lo que decrece el contenido de arcillas.

Sumado a las pérdidas de materia orgánica en el suelo por mal manejo e insuficiente práctica de protección, se tienen las limitantes reales del reciclado de restos orgánicos en la zona, por caracterizarse como de bajo nivel la producción ganadera, fuentes de cachaza distantes y escasos recursos de transportación. Tal situación sugiere que los productores hagan uso intenso de los restos de cosecha y los beneficios que aportan las siembras en rotación con abonos verdes. Estos dos beneficios potenciales se ven limitados igualmente por la práctica totalmente negativa de quemar los restos. Fuentes (2003), concluye que en el agroecosistema Banao, los agricultores producen una gran cantidad de residuos de arroz que son incinerados mediante fuego en un alto porcentaje, ignorando los perjuicios de dicha acción. También limita, el abandono de la práctica de sembrar abonos verdes (bejuco-abono) por la comodidad que aportan, según los entrevistados, el uso de los fertilizantes químicos.

El uso de herbicidas en la producción de ajo y cebolla es elevado en Banao (Ronda, 2003). Este criterio, justifica los pobres beneficios que en cuanto aportes de materia orgánica logran los productores cuando, al dejar en barbecho espontáneo las áreas de cultivo, no se cubre toda el área con plantas, quedando expuesto el suelo a la acción de los agentes del intemperismo. La carga elevada, limita la germinación de especies portadoras de masa verde al suelo, cuando son enterradas en la preparación de tierras.

2.2 Erosión en los suelos

La tabla 9 muestra la clasificación del suelo estudiado de acuerdo al nivel de erosión que padecían en el momento inicial estudio tomando como referencia el Mapa Básico

Tabla 9. Evaluación de la erosión en el ecosistema.

Clave

Rango (%)

Evaluación

Perfiles

Área(Ha)

e3

Pérdida Hz A Entre (25 – 75%)

Mediana

Finca 16

40

Leyenda: e3: Mediana (pérdida del horizonte "A" entre 25 - 75 %).

Como consta en la tabla anterior, el ecosistema está afectado por erosión mediana en 40 ha del área. No hay duda que transcurrido el tiempo del estudio inicial a la fecha, la afectación ha crecido, si tomamos en cuenta que en Banao, el uso de las tierras ha sido intenso y sin medidas de protección y mejoramiento. Este nivel de erosión confirma lo señalado por Riverol et al., (1985), respecto a que debe limitarse las siembras de cultivos abiertos, cuando las tierras arables tienen fuerte erosión potencial, con pendientes de 1-100 y precipitaciones superiores a los 1200 mm.

El abandono de áreas productoras de cebolla como las anteriormente citadas es reflejo de la incapacidad actual de los productores para mantener niveles de producción que cubran los gastos en el cultivo.

La erosión hídrica en Banao se encontró en las formas laminar, en surco y en cárcavas. Asociada a la erosión aparecen otros factores que limitan el desarrollo del cultivo cebolla a pesar de la relativamente poco exigente que en cuanto a suelos pueda resultar. Los rendimientos que aún en Banao se obtienen son increíbles para los que han visitado la comunidad y ven el daño al ecosistema causado por el hombre con la tecnología de producción de cebolla y ajo fundamentalmente.

Como define Alburquerque (2003), se conoce que la erosión no solo causa daños al ambiente sino también grandes perjuicios económicos.

2.3 Profundidad efectiva de los suelos

La profundidad efectiva del suelo y su evolución temporal es otro importante indicador que nos permite evaluar la intensidad con que la erosión está teniendo lugar en él. En la tabla: 10 se hace la clasificación de los suelos investigados a partir de la profundidad efectiva presentada al inicio de la investigación. El cambio negativo de la profundidad efectiva en los suelos del ecosistema, se incorpora como causal para que varios productores en Banao, no realicen siembras de primavera. Pues a diferencia del ajo y la cebolla, son poco exigentes a la profundidad del suelo, otros cultivos preferidos en primavera (boniato y maíz) exigen mayor profundidad del suelo (> 25 cm) y cuando se siembran sin cumplirse este requisito, los rendimientos se deprimen.

Tabla: 10. Evaluación de la profundidad efectiva del ecosistema.

Clave

Rango (Cm.)

Evaluación

Perfiles

Área (Ha)

P4

25- 50

Poco Profundo

Finca 16

40

Leyenda: P4 Poco profundo (25 – 50 cm)

Las pérdidas (cm.) más drásticas de profundidad se observaron en dicha finca 16 lo que se justifica por la erosión encontrada en ellos: ellos que cambiaron de mediana a fuerte erosión en el tiempo transcurrido. El manejo suelo-cultivo que se desarrolla en Banao favorece disminución de la profundidad efectiva, al hacer uso intenso de la tierra sin rotación de cultivos, con ineficiente riego, sin aportes orgánicos y sin protección. El deterioro de este importante indicador, induce a baja infiltración y capacidad del suelo para retener humedad, incrementos en la escorrentía y con ello: erosión hídrica, pérdidas de partículas arcillosas, pérdida de materia orgánica y nutrimentos del suelo.

Aún cuando la cebolla es poco exigente de la profundidad del suelo según (Huerres y Caraballo, 1996 y Fuentes, 2003), se observa una relación contraria entre este factor y el uso de agua y fertilizantes en los productores. En la medida en que el suelo pierde profundidad aumenta la necesidad de riego y de fertilización, para mantener niveles de producción con ganancias en el mercado actual, el que por sí es muy favorable para cubrir grandes gastos productivos.

2.4 Pendiente

Este factor es determinante en toda planificación de manejo de suelos. Puede invalidar un área para su fomento ecológico y económico, con un cultivo dado. En la medida que las pendientes son mayores los riesgos de la erosión crecen y las inversiones para evitarla serán igualmente creciente.

Por la pendiente tabla 11 toda el área tiene riesgo de erosión hídrica, considerando la pluviometría y las características del cultivo, exigen al menos buenas medidas agrotécnicas de conservación. En el resto, para impedir el avance acelerado de la erosión e iniciar recuperación, además de buena agrotécnia del cultivo, han de ejecutarse medidas hidrotécnicas que faciliten la reducción de la pendiente, infiltración y disminuir fuerza y velocidad del agua.

Tabla 11. Evaluación de la pendiente del ecosistema.

Clave

Rango (%)

Evaluación

Perfiles

Área (ha)

T5

4.1 – 8.0

Ondulado

Finca 16

40

Leyenda: T5: Ondulado (4,1 8.0%)

En cuanto a la relación suelo-cultivo, la anterior afirmación se corresponde con los criterios de Primavesi (1990), que observó elevarse la temperatura en el suelo sin cobertura, como generalmente ocurre en Banao, a más de 55 0C. Según Duran (1996), el aumento de la temperatura del suelo incrementa evaporación y por tanto las pérdidas de humedad, muerte de la biota y alta combustión de la materia orgánica. Esta última, para Guenkov (1969), es esencial para la cebolla; Magdoff (1997), la relaciona favorablemente con la presencia de nutrientes.

Respecto al uso de fertilizantes, en Banao, los productores tienen avidez por el uso de los mismos, las fórmulas que utilizan los productores son variadas, al proceder de las asignaciones que se hacen en la provincia para las hortalizas, incluida cebolla, la papa, el tabaco y el plátano. Cultivos a los que hoy (por limitaciones económicas del país) se les garantiza un mínimo de las solicitudes dadas como necesidades.

3. Plan de manejo suelo- cultivo

Para el logro del plan, tienen participación decisiva con las acciones a ejecutar, la comunidad de Banao y los organismos implicados en el uso del ecosistema y la producción de cebolla en lo particular.

Con la siguiente premisa: "no hay tierras malas, sino agricultores incompetentes", Rossister (1994), se elaboraron las medidas de manejo suelo-cultivo, como alternativas para mitigar el daño que al ecosistema ocasionan la tecnología actual de producción de cebolla en Banao. Estas medidas tienen carácter general para el ecosistema, por lo que en cada zona, en cada organización productiva y finca agrícola, deberán particularizarse, ajustarlas a las condiciones específicas y hacerlas efectivas para el propósito de lograr sostenibilidad en la producción agropecuaria y forestal, con énfasis en la cebolla.

3. Prácticas agrotécnicas

3.1. Preparación de tierra y siembra de cebolla.

  1. Seleccionar áreas con categorías I y II para el cultivo, lo que significa poder aspirar a más del 50% del rendimiento de la variedad.
  2. Realizar la preparación de tierra de modo que:
  • El laboreo del suelo sea lo suficiente para crear condiciones adecuadas al desarrollo de la semilla, pasando paulatinamente de un intenso laboreo al laboreo mínimo.
  • No compactar el suelo y sin enterrar más de 15cm los restos orgánicos sin inversión del prisma.
  • Favorecer infiltración del agua y la aireación del suelo.
  • El terreno permanezca por corto tiempo descubierto y sin protección contra los agentes del intemperismo.
  • No realizar labores a favor de la pendiente del terreno.
  • Proteger y mejorar las medidas antierosivas permanentes ejecutadas.
  • No dificultar el drenaje natural de las áreas.
  1. Las siembras del cultivo han de ordenarse, además de por zona, por fechas, logrando que se realicen en la época óptima.
  2. Capacitar, divulgar y asesorar el manejo con integración de medidas para el control de malezas, plagas y enfermedades, haciendo uso creciente de medios biológicos y adecuada agrotécnia del cultivo. Por resultar frecuente el ataque de plagas, debe aplicarse el manejo agroecológico.

3.2 Medidas agrotécnicas de conservación y mejoramiento de suelos y agua.

3.2.1 Rotación de cultivos, abonos verdes y policultivos.

El monocultivo o la alternancia de ajo y cebolla en la misma área de producción, con barbecho espontáneo, no facilita protección al suelo, restitución de nutrientes y buen aprovechamiento de la tierra y el agua, por lo que es determinante para el ecosistema ejecutar rotaciones a mediano (3- 5 años) y largo plazo (> 5 años) donde se incluyan en ellas los abonos verdes por barbecho espontáneo y el policultivo como buena alternativa de manejo.

Se recomienda que definido el potencial del suelo para cebolla y estando en categoría agroproductiva I ó II, establecer una rotación de cultivos para 5 años en la finca. De manera tal que al menos 20% del área reciba anualmente los beneficios de la incorporación de abonos verdes, estableciendo policultivos en las áreas no sembradas de cebolla, con énfasis en la primavera.

Los abonos verdes, para Banao, son una buena práctica y alternativa, no tan solo para el mejoramiento de los suelos y la nutrición de su microflora, sino como fuente de materia orgánica pues, como se conoce, en la localidad la disponibilidad de residuos orgánicos es restringida, por tanto se debe sustituir el barbecho espontáneo por siembra de abonos verdes como una vía para el mejoramiento del suelo sin gastos en transportación.

Los abonos verdes, se sembrarán en campaña de primavera (marzo- septiembre), buscando la mayor cobertura de protección al suelo y el mayor aprovechamiento del agua de lluvia, para no tener que invertir en riego artificial. Su fomento, no debe implicar gastos elevados al productor. Se plantará con mínimo movimiento de tierra, pocas labores de cultivo y cero productos agrotóxicos.

Se recomienda el uso de:

  • Millo forrajero (Sorgum vulgaris).
  • Maíz (Zea maiz), en asocio con leguminosas.
  • Frijol de terciopelo (Stizolobium deeringianum).
  • Canavalia (Canavalia ensiformis).
  • Dolichos (Dolicho lablab).

Estos son los más conocidos en la zona pero pueden utilizarse otros que aportan buenos resultados como son: la Crotalaria (Crotalaria juncea) y el ajonjolí (Sesanum indicum .L).

La práctica sostenible de rotación de cultivo, uso de abonos verdes y policultivos permitirá a los productores en Banao ir cambiando paulatinamente el hábito creado del monocultivo y el uso intenso de productos agroquímicos. Se verán ante nuevos retos: dar mejor uso a la tierra, abonar orgánicamente y tener cuidado con los herbicidas para no perjudicar los cultivos en la rotación. Esto hace buscar nuevas alternativas y crecer el ingenio del productor.

3.2.2 Protección y fomento de portadores de materia orgánica.

La protección está referida a no quemar los restos de cosecha, residuos de podas o desyerbes, a la disposición de medidas antierosivas que eviten su acarreo por el agua.

La fuente de materia orgánica, si no se quiere crecer en gastos energéticos, debe buscarse en la propia finca; los abonos verdes, el compostaje, y la producción de humus de lombriz, son importantes vías para mejorar nutrientes y condiciones del suelo. El uso de los estiércoles y la cachaza son igualmente alternativas viables para Banao, considerando la cachaza la de mayor gasto por transportación, pero imprescindible para los primeros años del plan de manejo en el ecosistema.

Las lombrices, ausentes en la mayoría de los suelos cultivados en Banao, por degradación y el uso intenso de productos agrotóxicos, son un buen indicador de fertilidad en un suelo, a la vez que participan activamente en las buenas condiciones de este. Al favorecer la descomposición y mezcla vertical de la materia orgánica de la capa arable, ellas contribuyen al mejoramiento del estado físico general del suelo y constituyen por tanto una buena alternativa para el reciclaje de desechos.

3.2.3 Siembra de barreras vivas. Cobertura al suelo.

Como se sabe, los suelos de Banao tienen pendientes generalmente onduladas, de cambios abruptos y diseccionadas, lo que sumado al riego por surco, tiende a favorecer fuertes escorrentías, potenciando erosión hídrica, con lo que se pierde, además del suelo y los nutrientes, el agua.

Las barreras vivas son plantas de crecimiento denso que permitirán tres acciones básicas para el control de la erosión en las condiciones de Banao, a saber:

  • Acortarán la pendiente del terreno.
  • Disminuirán velocidad del agua de escorrentía y favorecerán infiltración.
  • Servirán de filtro para retener el suelo que se mueve dentro del campo o que tiende a salir de este con el agua.

Las plantas a utilizar pueden ser varias, prefiriendo las siguientes:

  • Vetiver (Vetiveria zizanoide).
  • Hierba de Guinea (Panicum máximum).
  • Caña Santa (Costus spicatus).
  • Lengua de Vaca (Sansevieria güinensis).
  • Piña Ratón (Bromelia pinguin L.).
  • Caña de azúcar (Sacharum officinarum).
  • Piña (Ananas comusa).
  • Sagú (Maranta arundinacea L.).
  • Cordován (Micomia Wrighpii).
  • Millo forrajero (Sorgum vulgaris).
  • King grass (Ligisticum mutellina).
  • Aralia (Aralia sp.).

En cuanto a las coberturas, son una buena medida de protección de suelo y brindan beneficios relevantes al cultivo con la retención de humedad y regulación de las temperaturas en el suelo. Se recomiendan coberturas muertas y no vivas pues estas últimas, compiten con el cultivo (cebolla) al sembrarse este a corta distancia entre surcos y plantas.

Ahora bien, en Banao se pueden utilizar plantas con el doble propósito de barreras vivas y coberturas muertas, entre ellas: el vetiver, hierba de guinea y caña santa, las que tienen afinidad en sus características. Esto sugiere que debe fomentarse su uso sobre otras especies, toda vez que su mayor acción como barreras vivas la realizan después de establecida en la campaña de primavera cuando no se siembra cebolla. Su menor acción antierosiva es en el frío que es cuando se cortan y utilizan como cobertura muerta en el suelo, beneficiando notablemente a la cebolla a la vez que se considera una acción de mantenimiento en la barrera.

3.2.4 Prácticas hidrotécnicas.

Esta acción persigue regular la escorrentía en los suelos de Banao para evitar su degradación y revertir el deterioro de la producción cebollera.

Las medidas a ejecutar exige un nivel mínimo de conocimientos topográficos de quienes lo proyecten y lo tracen en el campo, por lo que se recomienda, como en el caso de las barreras vivas, solicitar inicialmente el servicio especializado para estas acciones.

Se trata de regular la escorrentía donde las medidas agrotécnicas no son suficientes. Esto, por lo general, ocurre en las pendientes más elevadas, lugares con riesgos de formación de cárcavas, o de posibles daños a infraestructura de la producción; en áreas deforestadas con pendientes y donde se quiere, además de evitar erosión, lograr retención de humedad para el desarrollo de la plantación.

El trabajo con acequias de laderas, (combinación de canal de desagüe y una barrera viva de vetiver por su parte más alta) será efectivo en las condiciones de Banao. No es imprescindible el uso de maquinarias pues con un arado No.3 y tracción animal se puede construir el pequeño canal de desagüe.

Los tranques, utilizando las piedras que se recogen del campo en las labores de acondicionamiento, es una medida para el control en los numeroso desagües y colectores naturales que en las tierras de Banao existen.

Los tranques y reforestación del colector son una buena combinación para el fomento de la biodiversidad y el buen uso de las tierras.

3.2.5 Manejo antierosivo del riego por surco.

Las medidas hidrotécnicas generalmente se hacen contra la pendiente del terreno, dando un ligero gradiente para la salida conveniente de los excesos de agua. Estas, que tienen carácter permanente en la finca, obligan a los productores a no realizar riego por surcos con gradientes muy erosivos (causa actual de pérdidas de grandes volúmenes anuales de suelo y agua) es decir, el agua elevada por la motobomba al incorporarse a los zanjillos de entrega (a los que igualmente deben reducirle el gradiente para que no erosione) entrará a los surcos de siembra lentamente, no erosionando e infiltrando más al suelo. Esto se garantiza al estar la surquería paralela a las medidas como: acequias de ladera, cauce de desagües, barreras vivas, terraza canal, etc. Los criterios relativos al riego. Con incrementos en la infiltración de agua se obtienen saldos positivos en el uso racional de este recurso, en la menor contaminación de cauces y embalses por depósitos y escurrimientos desde las zonas de cultivos, se incrementa la frecuencia de riego, se reduce el uso de equipos de riego y con ello el gasto de combustible y lubricantes; se reduce el impacto negativo al medio y tienden al aumento los rendimientos de la cebolla y otros cultivos.

4. Bibliografía

Duran, J. L (1996). Los suelos tropicales y su manejo ecológico. Agroecología y agricultura sostenible. Modulo 2. CLADES-CEAS-ISCAH. ACAO. pp 64-73.

Fuentes, A. S.; Martínez, F.; Cancio, R (2004). Conservación. Mejoramiento y fertilización de suelos. Agroinfor. La Habana. Cuba. 64 pp.

Guenkov, G (1969). Fundamentos de la horticultura cubana. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.

Huerres, C. y Caraballo, N. (1996). Horticultura. Ed. Pueblo y Educación. Pág. 140-171.

Magdoff, F (1997). Calidad y manejo del suelo. Agroecología base científica para una agricultura sustentable. CLADES, ACAO. Tercera Ed. La Habana. Cuba. pp 211- 221.

OCET (2002). Información básica de IPF, Geocuba y Suelos, para certificación de microlocalizaciones. Provincia Sancti Spiritus. 10 pp.

Primavesi, A (1990). Manejo ecológico do solo. Editorial Nobel. Sao Paolo. Brasil.

Riverol, M.; Shepashenko, G.; Hernández, A. y Calzada, N (1985). Clasificación de las tierras de Cuba de acuerdo a la erosión potencial. Ponencia tercera jornada científica del IS. La Habana. Cuba. Resúmenes. 5 pp.

Ronda, R (2003). Maestrías en Ciencias Agrícolas. Curso de Post-grado. Fitotecnia de las hortalizas Seminario de cebolla. Centro universitario Sancti Spiritus.

Rossiter, D (1994). Land evaluation. Resumen facilitdo por Balmaseda. C. (1999). 3 pp.

 

 

 

Autor:

Ing. Yenisbel González Pérez

Ing. Manuel Rodríguez González

Ing. Alexander Calero Hurtado

Centro de trabajo: CUSS. Centro Universitario de Sancti Spíritus "José Martí Pérez"


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.