Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Mercado de trabajo (página 2)




Partes: 1, 2


 

INDICADORES DEL MERCADO DE TRABAJO

Para analizar el estado y características del mercado de trabajo se utilizan una serie de indicadores. Los más importantes son:

- Población económicamente activa (PEA): es la cantidad de personas en una población edad de trabajar y que desean trabajar.

- Desempleo o desocupación: se refiere a las personas que integran la PEA y no se encuentran empleados.

- Subempleo: se refiere a las personas que trabajan menos tiempo que el que establece la jornada legal (usualmente entre 35 y 45 horas semanales).

- Índice de salario real: mide el aumento o disminución del promedio de los salarios en su poder de compra.

- Empleo informal: índicador muy utilizado pero sin una definición única. Se refiere a las personas que poseen empleos que carecen algunos elementos básicos: registración, protección legal, seguridad social, estabilidad, relación laboral, etc.

- Feminización: se refiere a la cantidad de mujeres presentes en un mercado de trabajo.

Mercado de trabajo y convenio colectivo de trabajo

Debido a la gran desigualdad que suele existir entre el trabajador individual y el empleador, se considera que no puede hablarse de relación laboral libre aquella que no se encuentra regulada por una negociación colectiva entre el empleador o los empleadores de un mercado, y un conjunto de trabajadores asociados en un sindicato. Esa posibilidad se denomina libertad sindical, libertad que integra el conjunto de derechos humanos básicos.

El acuerdo alcanzado entre el trabajo (sindicato) y el capital (empleador) se inscribe en un convenio colectivo de trabajo, un tipo especial de contrato, con algunas características de la norma legal, que se aplica incluso a aquellas empresas y trabajadores que no han participado directa ni indirectamente de las negociaciones.

Las normas del convenio colectivo de trabajo se aplican en las relaciones laborales en tanto y en cuanto resulten más beneficiosas para el trabajador (principio pro operario).

Regulación del mercado de trabajo por medio del derecho laboral

Desde fines del siglo XIX los Estados de todo el mundo han dictado leyes laborales para regular los mercados de trabajo y proteger a los trabajadores. Este conjunto de normas se denomina derecho laboral. Las normas del derecho laboral tienen la característica general de ser de aplicación obligatoria, sin poder ser renunciadas, a menos que las condiciones de trabajo sean más beneficiosas para el trabajador (principio pro operario).

MERCADO LABORAL: OFERTA Y DEMANDA AGREGADA

Antecedentes generales

La dinámica del mercado de trabajo se relaciona mucho con los precios, por ejemplo, supongamos que las empresas responden a un aumento de la demanda de bienes, elevando la producción, para esto es necesario aumentar el empleo, este aumento provoca una reducción en el desempleo. Las mayores presiones de demanda existentes en el mercado de trabajo, provocan la subida de los salarios y esto eleva los costos de producción, obligando a las empresas a su vez a subir los precios o ajustar de algún modo sus costos.

Un cambio lento del nivel agregado de empleo puede reflejar un mercado de trabajo con muchos desempleados (trabajadores que dejan o pierden el trabajo), de modo que las contrataciones no vayan a la par del nivel de desempleo existente. Puede también reflejar un mercado de trabajo estancado en el que hay poco desempleo y muy pocas contrataciones.

El mercado de trabajo puede tener dualidades, es decir puede estar formado por un mercado de trabajo primario en el que los puestos son buenos, los salarios altos y la rotación es baja y un mercado de trabajo secundario, en el que los puestos son malos, los salarios son bajos y la rotación es alta.

Esto implica que los niveles salariales deben ser altos para garantizar el funcionamiento del mercado primario, en este caso hablamos de un enfoque conocido como salarios de eficiencia, debido a que la buena paga garantiza la calificación, eficiencia y motivación constante de los trabajadores, condición necesaria para la competencia en mercados exigentes. En el segundo caso, se puede tratar de mercados locales poco competitivos, de altos niveles de desmotivación y de sectores económicos deprimidos y poco innovadores, también puede tratarse de una sobreoferta laboral.

Problemas en la oferta y demanda laboral: El desempleo.

Ausencia de empleo u ocupación: están desocupadas o desempleadas aquellas personas que, deseando trabajar, no encuentran quien las contrate como trabajadores. Para que exista una situación de desempleo, sin embargo, es necesario que la persona no sólo desee trabajar sino que además acepte los salarios actuales que se están pagando en un momento dado. También suele hablarse, en un sentido menos preciso, del desempleo de otros factores productivos: tierra, maquinarias, capital, etc. Las causas del desempleo son múltiples y variadas, originando en consecuencia diferentes tipos o modalidades de desempleo. El desempleo que se llama friccional o de búsqueda es aquel que se produce por la falta de homogeneidad y de información perfecta que pueda existir en el mercado de trabajo. Obedece, por lo tanto, a una situación claramente transitoria, motivada por el tiempo en que los trabajadores y empleadores pierden hasta que encuentran la colocación o el personal que satisface sus necesidades. Dado que la búsqueda de trabajo representa un costo, básicamente por el tiempo requerido.

La división social del trabajo se delimitan papeles de consumidores productores y distribuidores intercambio con variables reales -bienes y servicios- intercambio con variables nominales -Dinero- en obtener la información sobre las ofertas existentes, la persona desempleada evaluará los posibles beneficios de una búsqueda más larga contrastándolos con el aumento en los costos que ella representaría. Esta evaluación determinará el tiempo medio de búsqueda y, por lo tanto, dará origen a un mayor o menor desempleo friccional. Cuando el trabajador no acepta ciertas colocaciones porque tiene la expectativa de conseguir otra mejor si espera un tiempo prudencial, se habla de desempleo de precaución o especulativo. En todo caso el desempleo friccional, en las sociedades modernas, que usan ampliamente diversos medios de comunicación, resulta bastante reducido en términos porcentuales. Se habla de desempleo estacional, por otra parte, para referirse al que se produce por la demanda fluctuante que existe en ciertas actividades, como la agricultura, por ejemplo. En este caso existen períodos del año económico que requieren de mucha mano de obra -como la temporada de cosecha, por ejemplo- y otros en que la demanda se reduce notablemente. El desempleo estacional se hace menor cuando las personas tienen posibilidades de ocuparse en otras ramas de actividad durante el período en que desciende la demanda de trabajo. Suele hablarse también de desempleo tecnológico cuando éste es producido por cambios en los procesos productivos que hacen que las habilidades que poseen los trabajadores no resulten ya útiles, en tanto que puede no haber suficientes personas entrenadas en las nuevas técnicas como para satisfacer la demanda. En condiciones en que la demanda agregada disminuye, como en la fase recesiva del ciclo económico, se produce también un incremento en el desempleo que, por lo tanto, suele llamarse cíclico. La disminución en la demanda de trabajo presiona los salarios hacia la baja hasta que llegan a un punto en que, finalmente, se reactivan las inversiones y la economía en general, con lo que el desempleo comienza a decrecer. En la economía keynesiana se habla también de un desempleo producido como consecuencia de deficiencias en la demanda agregada que no tienen carácter cíclico: la preferencia por la liquidez hace que no todos los ingresos se canalicen hacia la inversión o el consumo, lo que produce una deficiencia de la demanda que lleva a un equilibrio económico en una situación que no es de pleno empleo, y que sólo puede ser compensada mediante el incremento en la demanda que origina el gasto público. El desempleo, además, es producido también por factores de tipo legal o institucional: cuando las autoridades de un país fijan un salario mínimo impiden que se ofrezcan colocaciones a un nivel inferior a éste, con lo que no es posible el descenso de los salarios reales y se dificulta el crecimiento de la demanda de trabajo; del mismo modo opera la fijación de salarios diferenciales para diversas categorías de trabajadores y cualquier limitación al desplazamiento de la mano de obra, ya sea geográfica o según ramas de actividad. Las limitaciones que pueden imponer los sindicatos y grupos de presión a la contratación de mano de obra -según edad, sexo o nacionalidad- o los requisitos formales de aprendizaje que se establezcan operan en el mismo sentido. Por último, se ha comprobado que el propio seguro de desempleo, cuando ofrece compensaciones tan altas o tan largas que desestimulan la búsqueda de trabajo, aumenta el desempleo global de un país, y lo mismo sucede cuando se establecen subsidios directos a sectores pobres de la población que estarían, de otro modo, dispuestos a conseguir una colocación. En estos casos las personas reciben un ingreso que, aunque menor que el salario, se ofrece sin la contraprestación de su trabajo; la relación costo / beneficio se altera así de modo sustancial, por lo que se reduce notablemente la oferta de trabajo. La combinación de estas compensaciones de pobreza o desempleo con la fijación de un salario mínimo alientan notablemente el desempleo de una sociedad y estimulan en muchos casos, paralelamente, la emergencia de la economía informal.

El campo laboral, cada vez más amplio

Los grandes cambios que se han dado lugar en el plano económico, político, comercial y tecnológico en todo el mundo han redefinido la estructura de los mercados y de los sectores empresariales en los que hoy se producen y comercializan bienes o servicios. Las empresas se han visto obligadas a adaptarse a procesos y operaciones cada vez más complejos, con tiempos más ajustados de producción y compras, y con sistemas que requieren un conocimiento amplio y preciso de cada una de las fases de las operaciones.

Hoy en día, fuerzas del entorno, como la apertura de los mercados, el mayor poder y acceso a la información por parte de los clientes, las regulaciones de las actividades empresariales, el impacto ambiental y las tendencias ecologistas, exigen de las empresas una mayor atención en cada una de las fases de producción y entrega de bienes y servicios al cliente o consumidor.

Hoy, el cliente conoce una amplia y variada oferta, y hoy sabe qué compra y porqué compra. Esto establece un gran desafío a las empresas, que, para satisfacer esa compleja demanda, debe asegurar la calidad, la oportunidad de la entrega y el servicio de mantenimiento y postventa.

En el plano económico, una mayor capacidad de consumo en muchas economías del mundo -incluidas las emergentes- y un mayor acceso al crédito, implican hoy un incremento en la demanda de bienes y servicios. La estabilidad económica antes calificados como "de riesgo" incentivan hoy la inversión de capitales extranjeros, lo cual genera más demanda, más trabajo, más oferta y más competencia, haciendo girar la rueda de la economía e incrementando, además, la complejidad en las transacciones y en los mercados.

Asimismo, los Tratados de Libre Comercio (TLC) y la apertura de las fronteras para el intercambio comercial traen consigo una competencia más agresiva y una necesidad de especialización muy alta por parte de las empresas y los trabajadores.

Todo ello exige -y exigirá, cada vez más- la presencia de personas capacitadas y profesionales altamente calificados y capacitados para gestionar las operaciones de estas empresas, y en este nuevo y vertiginoso entorno.

Actualmente, los sectores empresariales en los cuales se desempeñan las empresas de Servicios son los que más rápidamente crecen y, sin duda alguna, son de los que más aportan a la economía mundial. Negocios muy variados que se ocupan de proveer distintos tipos de servicios al público, se han desarrollado tanto en las últimas décadas que hoy sus procesos y operaciones son de los más complejos y retadores para los ingenieros industriales y administradores que buscan nuevos campos de desempeño donde poder aplicar sus conocimientos y su experiencia.

Desajustes entre oferta y demanda laboral

Los candidatos suelen tener mayor calificación que la que requieren las ofertas de empleo. También hay desfase en el salario.

Hoy en día, en nuestro país se puede apreciar que en muchas empresas cuando requieren de un personal para ocupar un puesto, muchas personas presentan. Así, se tiene que por cada oferta de empleo hay 20 candidatos, cada vez más formados desde el punto de vista académico. La mayoría cuenta con un título universitario y una buena parte añade a su currículo un curso de posgrado o máster. Y es ahí donde se produce un elevado desajuste porque muchos de los puestos de empleo que se ofrecen requieren un nivel de estudios básicos o medios.

Entonces, se da el caso de una 'sobrecalificación de los titulados universitarios en comparación con los requerimientos de la mayoría de ofertas de empleo, y que éstos se han centrado en internet para gestionar su carrera profesional'. O lo que es lo mismo, muchos de ellos ejerce y ocupa un puesto para el que no se requiere la calificación que tiene. Hay un claro desajuste entre las características de los que buscan trabajo y el puesto ofrecido. Y esto aumenta a medida que crece la titulación.

SITUACIÓN ACTUAL Y OPCIONES PARA LOS PRÓXIMOS AÑOS DEL MERCADO DE TRABAJO

Los condicionantes

Existen hechos y situaciones que condicionan la situación actual del mercado de trabajo: el tamaño de la población, el nivel de la participación laboral y el comportamiento de la demanda de mano de obra.

1. El crecimiento demográfico

En los últimos años la población peruana creció en mas de 4 veces como resultado de un significativo incremento en las tasas de crecimiento poblacional.

Este crecimiento demográfico determinó la aparición de cohortes poblacionales numerosas, que en la actualidad cuentan con edades entre 18 a 30 años. Es decir, las cohortes nacidas en el periodo de máximo crecimiento demográfico, se insertaron en el mercado de trabajo entre fines de los ochenta y, fundamentalmente, en la década de los noventa. Este fenómeno dio origen a un incremento en el número de nuevos aspirantes al mercado de trabajo - principalmente jóvenes- con la consecuente mayor competencia por los puestos de trabajo en el mercado laboral y mayores dificultades para conseguir empleo.

2. La evolución de la tasa de participación

Adicionalmente, la tasa de participación (proporción de personas que trabaja o busca trabajo) se incrementó significativamente en las ultimas décadas

El crecimiento de la participación laboral se explica principalmente por el masivo ingreso de las mujeres al mercado de trabajo en las últimas años. Es decir, la proporción de mujeres en el mercado laboral actualmente es claramente mayor a la de hace tres décadas. Diversos factores explican este comportamiento. Entre ellos, la evolución positiva del nivel educativo de las mujeres es uno de los más importantes. Es decir, las mujeres han incrementado sus niveles educativos de manera más rápida que los hombres, lo cual definitivamente ha cambiado su rol en el hogar y el mercado de trabajo.

Asimismo, cabe señalar que la reducción de las tasas de fecundidad también debe haber influido de manera considerable en este proceso pues implica menor necesidad de tiempo de la mujer en el hogar y por tanto mayor tiempo disponible para actividades del mercado de trabajo.

3. La caída en la demanda de mano de obra y el excedente laboral

No solo la oferta de mano de obra se incrementó en las últimas años. Desde mediados de los setenta, el Producto Bruto Interno (PBI) inició una tendencia decreciente que se mantuvo hasta principios de los noventa. Este fenómeno ha sido analizado en varios estudios y ha sido vinculado con políticas económicas artificialmente expansivas que finalmente terminaron por deteriorar la producción nacional. En cualquier caso, al caer la producción agregada ante cualquier elasticidad producto empleo positiva la demanda de mano de obra se debió contraer de manera proporcional. Como se sabe, la demanda de mano de obra se deriva directamente de la producción: si no hay producción, no se puede demandar trabajo.

De esta manera, ambos procesos – crecimiento de la oferta y caída en la demanda - dieron origen al denominado excedente de mano de obra que no pudo ser acomodado adecuadamente en el mercado laboral. Cabe enfatizar que este excedente de mano de obra es el acumulado de varios años en que existió exceso de oferta y por tanto difícilmente podrá desaparecer en el corto plazo.

Por último, cabe decir que la existencia de este excedente de mano de obra no dio origen a un importante nivel de desempleo en el país. Por el contrario, el ajuste del mercado de trabajo ocurrió vía precios, es decir, ha determinado menores ingresos reales para todos los participantes del mercado laboral.

4. La evolución del empleo

El volumen de empleo ha evolucionado de manera directamente relacionada con el nivel de producción y se caracteriza por ser un periodo en el cual el empleo se mantuvo prácticamente estancado en vista de las dificultades económicas que experimentaba la economía.

Posteriormente se tuvo un alto crecimiento del empleo. Nuestra economía creció a tasas sumamente elevadas (promedio anual) especialmente liderado por los sectores de servicios no personales, pesca y construcción, el último de los cuales tiene elevados efectos multiplicadores sobre el empleo. Finalmente, empieza un periodo de fluctuaciones en el empleo, de manera muy similar a las observadas en el nivel del PBI. La producción se vio afectada por diversos factores entre los que destacan, principalmente, choques derivadas de la presencia del fenómeno del niño y la crisis internacional.

Para aliviar la oferta de trabajo, se creó empleo a una tasa que ha superado el crecimiento de la oferta de mano de obra. Las ramas en las que se creó el empleo han sido la construcción y los servicios (personales y no personales). En la industria nacional, el nivel de empleo se mantuvo prácticamente inalterado.

La totalidad del empleo se ha creado en la microempresa (empresas de hasta 5 trabajadores). La gran empresa recién ha empezado a crear empleo en los últimos años en tanto que la mediana y pequeña empresa (Pymes) mantuvieron su nivel de empleo en los últimos años.

Por otro lado, el empleo asalariado se redujo principalmente por la drástica reducción del empleo público. En cambio, la proporción de trabajadores independientes se incremento ligeramente.

Aunque, el empleo asalariado privado se mantuvo, en su interior se han observado importantes cambios. en función a los cambios ocurridos en la regulación laboral. Como se sabe, la reforma laboral implico entre otras cosas, la eliminación de la estabilidad laboral absoluta y la promoción de contratación temporal de mano de obra. Esto ha determinado que la proporción de trabajadores asalariados privados permanentes se haya reducido. Por el contrario, los trabajadores temporales se han incrementado. Un tema interesante, es que ni las controversiales formas de contratación por services o cooperativas ni los convenios de capacitación laboral, han sido utilizados de manera importante por las empresas. Por el contrario, lo que parece haberse incrementado notablemente es la subcontratación directa, principalmente bajo la forma de locación de servicios u honorarios profesionales. Asimismo, los trabajadores sin contrato (bajo la mesa) se han incrementado.

5. La evolución del desempleo

El problema del desempleo es la principal preocupación de todos los peruanos. Es decir, muchas personas consideran que cada vez es más difícil conseguir un empleo.

Esta percepción, sin embargo, contrasta con las estadísticas oficiales sobre desempleo. Las tasas de desempleo registradas por el INEI han fluctuado alrededor del 8% de la Población Económicamente Activa (PEA) en lo que va de la década. Mas aún, las series de desempleo indican que esta tasa jamás ha excedido el 10% de la PEA desde que se cuenta con estadísticas laborales en el país. Si se comparan estas tasas con las existentes en otros países, se puede decir que Perú se encuentra en el promedio latinoamericano. Este tipo de observación ha llevado a la conclusión de que el problema del desempleo en el país en realidad no seria muy grande.

¿Cómo es posible que las tasas de desempleo sean bajas si la percepción generalizada es que el problema es mayor?. Se muestra que la tasa de desempleo es un indicador estático que captura de manera muy limitada los dinámicos fenómenos que ocurren en el mercado de trabajo. Los desempleados no son los mismos siempre y en general las personas cambian de status laboral de manera muy frecuente. Así tenemos que las personas cambian de situación laboral al interior del año en tanto con respecto al empleo de todo el año. Entonces, casi no existen desempleados que se mantengan en esa condición durante todo el año, es decir, no existe desempleo de larga duración en el país.

Por estas razones, analizar dinámicamente el mercado laboral. Un análisis dinámico requiere observar la rotación laboral y la duración del fenómeno. Bueno, podemos apreciar que en primer lugar, la proporción de la PEA que estuvo desempleada al menos una vez al año, lo cual da una idea de rotación. No es de sorprender entonces que una fracción importante de la población en el Perú tenga la percepción que el desempleo es un tema principal.

La rotación laboral no necesariamente es perjudicial para el mercado de trabajo. De hecho, si la gente pierde sus trabajos con la misma facilidad en que los encuentra, el desempleo no constituiría un problema. En general, el solo hecho de estar desempleado no constituye tanto problema sino más bien cuánto tiempo se está desempleado.

Por consiguiente, se podría pensar que efectivamente los desempleados consiguen empleo de manera mas o menos rápida. Sin embargo, vale la pena recordar que el desempleo no siempre termina en empleo. Existe mucha gente que luego del desempleo prefiere pasar a la inactividad. Una estimación gruesa de estos flujos indica que la mitad de los desempleados termina en el desempleo y la otra mitad en la inactividad. Más aún, se muestra que la probabilidad de conseguir empleo es constante a lo largo del tiempo en tanto que la probabilidad de terminar como inactivo crece rápidamente. Cada semana los desempleados iniciaron la búsqueda de empleo con las mismas oportunidades que la semana anterior, no importa cuánto tiempo de desempleo tengan. Es decir, la duración del desempleo es corta no porque los desempleados consigan crecientemente empleo. Lo que ocurre es que muchos de ellos se desalientan y pasan muy rápidamente a la inactividad.

6. Salario

El impacto del Salario Mínimo (RMV) en el mercado laboral peruano. Se estima que existe una relación negativa entre el empleo formal y la RMV. La elasticidad empleo-RMV es aproximadamente -0,13. Esta evidencia se complementa al estimar que la probabilidad de mantenerse ocupado, en un contexto en el cual se produjo un incremento legal de la RMV, es menor entre aquellos individuos que perciben ingresos cercanos a la RMV (y entre jóvenes. Se da cuenta la evidencia que sustenta de que la RMV es un referente en la determinación de remuneraciones en el sector formal. Asimismo, se encuentra evidencias sobre los efectos distributivos de un incremento de la RMV a favor de los trabajadores de bajos ingresos.

Bajo condiciones de competencia, un incremento en el salario mínimo puede aumentar las remuneraciones de los trabajadores con menores ingresos, sólo si se cumplen ciertas condiciones. Una de ellas es que el salario actual esté fijado por debajo de la productividad de los trabajadores y otra es que el incremento de la RMV no aumente la tasa de incumplimiento de la norma.

A pesar del incremento en productividad e inflación de los últimos años, sólo se ha producido un alza de la RMV de S/. 410 a S/. 460 en el año 2003; y, en promedio, las remuneraciones reales no han aumentado en los últimos años según el INEI. Esto podría reflejar el exceso de oferta de mano de obra existente y cierto poder monopsónico en el mercado de trabajo, lo que implica la necesidad de realizar ajustes graduales continuos bajo una regla que considere la productividad laboral y la inflación. Hasta ahora, los incrementos de la RMV han sido discrecionales y con poca evaluación técnica.

Según cifras del BID, mientras que el Perú está entre los cinco países con el salario mínimo más alto de la región (junto con Nicaragua, Costa Rica, Colombia y Venezuela), a su vez se encuentra como uno de los países con menor cumplimiento de las normas de salario mínimo. La tasa de no cumplimiento de salario mínimo en el Perú es de 23,5% mientras que en América Latina es de sólo 6,6%. Sin embargo, aunque la RMV no lo resuelve todo, el comportamiento del mercado de trabajo peruano sugiere que la consecución de incrementos graduales y anticipados del salario mínimo puede generar mayor confianza en los agentes y una despolitización de su uso.

¿Cómo se ajusta el mercado de trabajo ente cambios en el salario mínimo en el Perú?

Luego de alcanzar un pico histórico en el año 1986, el salario mínimo sufrió una caída estrepitosa, junto con el nivel medio de las remuneraciones, hasta inicios de los noventas se ha incrementado considerablemente, acercándose al nivel promedio de las remuneraciones tanto de trabajadores no calificados como de informales. Este estudio describe el marco institucional del salario mínimo en el mercado laboral peruano y analiza su relación con la distribución de los ingresos laborales para diferentes grupos del mercado laboral (trabajadores no calificados, informales, mujeres y jóvenes). Así mismo, aprovecha las variaciones recientes para identificar los efectos de un alza sobre las remuneraciones y el empleo a lo largo de la distribución de los ingresos laborales. A diferencia de lo que ocurre en otros países de América Latina, en el Perú el efecto del salario mínimo sobre las remuneraciones es muy limitado, afectando sólo a los trabajadores del sector formal cuyo nivel de salarios está alrededor del salario mínimo. Por otro lado, se encuentran efectos más amplios y negativos sobre el empleo tanto en el sector formal como en el informal.

7. Inversión

El país, consciente de su importancia, de captar inversiones de riesgo, tiene actualmente en la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (PROINVERSIÓN), a la entidad estatal para promoverlas, con el fin de impulsar la competitividad y el desarrollo sostenible del Perú, contribuyendo a la mejora del bienestar de la población. En suma, un aliado estratégico para el desarrollo de las inversiones privadas, nacionales y extranjeras, que muestra las siguientes fortalezas:

- Economía estable y abierta comprometida con el proceso de globalización.

- Acceso a bloques regionales.

- Clima estable y previsible para la inversión.

- Políticas de inversión basadas en principios internacionales.

- Empresariado nacional dispuesto a compartir su conocimiento del mercado laboral peruano

- El país viene reduciendo progresivamente su déficit fiscal.

- Manteniendo el crecimiento en sus últimos 69 meses.

- Impulsado por el incremento de la inversión privada.

- El fortalecimiento en el sector externo por el incremento de la Balanza Comercial desde el segundo trimestre del 2003. Es decir, exportamos más de lo que importamos.

- Con reservas internacionales netas crecientes que superan 12 meses de importación.

- En un marco de estabilidad macroeconómica. Factores que son reconocidos por el mercado y que facilitan la reducción del riesgo país.

- El manejo prudente y responsable del programa económico ha permitido mantener nuestro indicador de Riesgo País, entre los más bajos de la Región.

- Perú ofrece un marco legal favorable para la inversión extranjera.

- Con un sistema legal que garantiza la estabilidad de las normas y regulaciones básicas.

- Con un régimen de impuestos estables.

- Y una estructura arancelaria reducida y con baja dispersión.

- Además de un importante mercado externo basado en una agresiva política de liberalización comercial.

- Con abundantes oportunidades de inversión sectorial en Agro Industria, Pesca y Acuicultura, Minería, Textil y Confecciones, Forestal, Turismo e Infraestructura.

- Recuperación de la confianza y el divorcio entre el crecimiento económico y la estabilidad política, dándole un soporte adicional al crecimiento de la inversión.

Las inversiones en capacitación

Las inversiones en capacitación y el mejoramiento de las condiciones de salud de la población constituyen factores importantes para lograr el desarrollo, pero de por si no garantizan el crecimiento. Asimismo, la globalización ofrece nuevas oportunidades a la mayoría de los trabajadores, se señala que en los casos en que las exportaciones han aumentado rápidamente, también han aumentado los salarios reales , en promedio en un 3% anual.

Cabe señalar sin embargo, que algunos analistas consideran que la integración internacional aumentaría la vulnerabilidad de los países en desarrollo. Los resultados hasta el momento dicen lo contrario, pero cabria anotar que se hace necesario que en nuestros países, se incidiera en una mayor y mejor capacitación de los trabajadores o en su defecto, prepararles para desarrollar nuevos empleos. En el caso del Perú, y como una forma de compensación por las reformas laborales llevadas a cabo a partir de inicio de la presente década, se pusieron en marcha programas de "reconversión laboral" dirigidos básicamente al segmento de trabajadores que salieron del sector publico, según cifras de algunos estudios realizados sobre el tema, se estima que estos fueron alrededor de 200 mil trabajadores.

Las reformas económicas implementadas, han incidido de manera significativa en la estructura del mercado laboral, a nivel mundial en general y a nivel de país en particular, estas reformas han creado mejores oportunidades para algunos trabajadores y empeorado la de otros.

Algunas evidencias presumibles acerca de la calidad de la educación, también se señala en dicha investigación, es decir, los retornos a la educación aumentan con la calidad de esa educación, se observo que "el retorno a la educación entre los egresados de alguna institución privada (que se presume de mayor calidad que una publica), es mayor que para aquellos que concluyeron su educación en una institución publica".

En conclusión podemos señalar, que ya se observa en algunos sectores de la economía los efectos de este proceso, y la manera como esta relacionándose con la fuerza laboral, dependerá de que tan rápida sea la adecuación de esta, para mantener y aumentar la presencia del país en el resto de la economía mundial, queda desde luego, analizar diferentes variantes al respecto.

PERSPECTIVAS PARA LOS PRÓXIMOS AÑOS

El contexto descrito anteriormente requiere un conjunto de acciones tanto desde el punto de vista de la política económica como de la política laboral. Las propuestas más frecuentemente mencionadas se pueden clasificar en:

a. La necesidad del crecimiento económico

Existe un saludable consenso respecto a que el crecimiento de la producción es una condición necesaria para el crecimiento del empleo. De hecho, en la medida que la demanda de mano de obra es una demanda derivada de la producción, si no hay crecimiento económico no puede haber crecimiento del empleo.

La mayor parte de las propuestas políticas existentes proponen – realistamente - cifras de crecimiento anual. A la luz del ejercicio realizado, esta cifra será claramente insuficiente a menos que se propongan políticas expresas para incrementar la elasticidad producto empleo. Sólo en ese caso, para una tasa dada de crecimiento, se podría generar mayor crecimiento proporcional del empleo.

Más aún, si se diera este crecimiento solo será suficiente para acomodar el flujo de oferta que cada año ingresa al mercado de trabajo. Es necesario recordar que existe un excedente acumulado muy grande, que será muy difícil de recuperar, a menos que se crezca a tasas extraordinarias. Esta evidencia indica que la solución al problema del empleo no necesariamente se encontrara en el corto ni mediano plazo. El reto, es empezar cuanto antes para evitar que el excedente de mano de obra siga creciendo.

b. Fomento de sectores con potencial de desarrollo: el caso del turismo

El crecimiento económico no es una condición suficiente para la generación de empleo. Depende de cómo se crece. Una forma de incrementar la elasticidad producto empleo de la economía es impulsando el desarrollo de sectores intensivos en mano de obra.

Existen sectores como la minería o la generación de energía, en donde la generación de empleo es realmente cara. En cambio, existen otros sectores donde es mas barato crear empleo. Entre estos, destacan el turismo y la agricultura por ser actividades productivas. Sobre el empleo en la agricultura existen numerosos trabajos recientes que muestran un enorme potencial. Por razones de espacio y dado que casi no hay estudios al respecto, concentraremos la atención en el caso del turismo.

Lo interesante es que el volumen de empleo ha evolucionado de manera similar al comportamiento de la producción creciendo de manera sostenida en los últimos años. Esto confirmaría claramente que este sector tiene elevadas probabilidades de generar empleo de manera rápida. Por tanto, es necesario que el crecimiento del sector promueva la formalización y la productividad de la mano de obra de este sector. Dado que el turismo es un servicio que depende de la calidad del servicio al cliente, es muy importante que se consolide una oferta adecuada de formación de personal de establecimientos turísticos. Solo así se podrá mantener la calidad del servicio y mejorar la productividad, condiciones de trabajo y remuneraciones de los trabajadores de este sector.

El turismo representa, así, una oportunidad importante para el país. Se muestra que el crecimiento observado ha estado vinculado a dos factores principalmente: i) El boom del turismo que se esta viviendo a nivel mundial, el cual está creciendo y se prevé que mantenga ese ritmo durante los próximos años y ii) Estabilidad social y económica del país, como consecuencia de los éxitos en la lucha contra el terrorismo. Asimismo, cabe indicar que el turismo es un bien que se consume en la fabrica (el país de destino), por lo cual las condiciones socio económicas son muy importantes.

Es así que dentro de este contexto, las políticas de desarrollo del sector turístico, antes de seguir promocionando el país, deberían orientarse a consolidar la calidad de la oferta y fundamentalmente establecer mecanismos de articulación entre los diferentes operadores. De otro modo, la calidad del servicio siempre se verá comprometida

c. La legislación laboral

Otra forma de elevar la elasticidad producto-empleo, es a través de modificaciones en la regulación laboral. A inicios de la década de los noventa el debate al respecto se centraba en el grado de rigidez o flexibilidad del mercado de trabajo. Con el argumento que mientras más protegido esté el mercado de trabajo, más dificultades tienen los nuevos aspirantes para ingresar en él, en la primera mitad de la década de los noventa se aplicó en el país una reforma laboral que afectó tanto los derechos individuales como colectivos de los trabajadores.

Los severos cambios en las normas de derecho colectivo determinaron por ejemplo que la tasa de sindicalización se redujera. En el plano de los derechos individuales se eliminó la estabilidad laboral absoluta y se promovieron modalidades de contratación flexibles. Sin embargo, los empleadores no parecen utilizar masivamente los mecanismos legales introducidos en este campo. Lo que más ha crecido es el empleo sin contrato o subcontratado directamente a través de honorarios profesionales. ¿A qué se debe esto?. A nuestro juicio, existen dos tipos de factores:

* Por un lado, la legislación laboral tiene un espacio muy reducido de aplicación dado que sólo abarca a los trabajadores asalariados del sector privado, lo que constituye el empleo total existente en el mercado de trabajo. Si además excluimos a los trabajadores de microempresas (entre las cuales existe mucha informalidad). Los cambios en la legislación laboral tendrían efecto sólo en uno de cada cuatro miembros del mercado de trabajo.

d. Políticas activas en el mercado laboral: capacitación para el trabajo

El impulso a programas de capacitación para el trabajo. En realidad este tipo de política tiene por finalidad incrementar la empleabilidad y los ingresos de grupos especialmente vulnerables, como las mujeres y los jóvenes. En teoría, el objetivo de los programas de capacitación es crear una fuerza de trabajo calificada, productiva y capaz con el fin de incrementar la competitividad del país así como el logro de un mayor crecimiento general y equidad en la distribución de la riqueza.

Los programas de capacitación para el trabajo se han hecho bastante populares en los últimos años en el país. Las experiencias más importantes en este sentido se ubican en la modalidad de capacitación pre empleo. Las experiencias más conocidas son el PRO Joven, PROFECE, CAPLAB, Fe y Alegría, Bonopyme, etc. Simultáneamente coexisten iniciativas públicas, privadas y mixtas de capacitación o formación para el trabajo en los Centros Nacionales de Capacitación (SENATI, CENCICO, INICTEL, CENFOTUR), los Centros de Educación Ocupacional y los Institutos de Educación Superior. En el mercado de trabajo peruano existe un 34 % de la PEA ocupada que declara haber sido capacitada.

Pero, lamentablemente, no todos los programas de capacitación para el trabajo efectivamente logran sus objetivos.

CONCLUSIONES

De acuerdo al tema desarrollado, se está en condiciones de extraer algunas conclusiones que nos permita formarnos un concepto más claro de lo que representa el mercado de trabajo y su repercusión en nuestra economía:

* Se tiene entendido que el mercado de trabajo es el mercado en donde se complementan la demanda y la oferta de trabajo.

* En el mercado de trabajo se denomina "trabajador" al que ofrece su trabajo, y "empleador" al que demanda trabajo. El acuerdo entre el trabajador y el empleador que da origen a la relación laboral se denomina contrato de trabajo. El precio del trabajo se denomina salario o remuneración.

* En nuestro país es común caracterizar la relación entre el sistema educativo y el sistema laboral y productivo como un problema de exceso de la oferta de mano de obra, tanto de los que tienen estudios medios y los profesionales. Es necesario avanzar hacia un enfoque más complejo que incorpore temas como el de pertinencia, equidad y calidad de la educación superior.

* Actualmente, podemos apreciar que el sistema de educación superior ha experimentado un crecimiento explosivo en los últimos años. Pues bien, mientras la población entre 15 y 24 años de edad se duplicó a lo largo del período, el número de postulaciones a las universidades se multiplicó en veinte veces. Actualmente el número de trabajadores con educación superior representa casi el 30 % de la fuerza de trabajo en nuestro país, un stock relativo de profesionales comparable al de países asiáticos y europeos desarrollados.

* El desajuste entre educación superior y empleo no sólo se traduce en subempleo por calificaciones sino también en la baja calidad del desempeño de muchos profesionales egresados de las universidades e institutos superiores. Basta interrogar a empresarios y empleadores en general para ver la importancia de este problema que se arrastra desde los niveles básicos.

* El lento crecimiento del empleo en el país, pese a las cifras hacia arriba de la economía, tiene como explicación la gran actividad en sector exportador de materia prima, que no es generador de un mayor número de mano de obra.

* El mercado de trabajo actual en nuestro país esta asociado a un excedente acumulado de mano de obra que genera presiones a la baja en los salarios reales de los trabajadores. Este excedente se conformó en las últimas décadas como resultado de recurrentes excesos de oferta en el mercado de trabajo vinculados al crecimiento demográfico y al incremento de la participación laboral. La demanda de mano de obra no pudo absorber el creciente flujo de oferta laboral

* El desempleo es una preocupación principal, debido principalmente a que se ha incrementado la rotación en el mercado de trabajo. Aun cuando la tasa de desempleo no supera a la PEA. Por otro lado, aun cuando la duración del desempleo es corta, las probabilidades de que un individuo desempleado termine con un trabajo son constantes a medida que avanza el tiempo y solo las probabilidades de terminar como inactivo son crecientes.

* Se han realizado diversas propuestas para generar empleo. Por un lado, existe consenso respecto a que es necesario que la producción nacional crezca a tasas elevadas. En la medida que la tasa de crecimiento de la oferta laboral asciende, asumiendo una elasticidad empleo a crecer a tasas anual sólo para absorber ese flujo de oferta. Aun cuando es muy importante el logro de este objetivo, esto sólo impedirá que el problema del empleo en el país siga creciendo. Solo una tasa de crecimiento mayor y sostenida permitirá que el importante excedente de mano de obra acumulado.

* Otra de las alternativas propuestas es fomentar el crecimiento de sectores intensivos en mano de obra como la agricultura y el turismo, con la finalidad de incrementar la elasticidad producto empleo.

* Asimismo, existe la posibilidad de realizar cambios en las normas laborales. La preocupación se centra en si el mercado es o no muy rígido. Actualmente, el problema parece girara en torno a la necesidad de tener reglas más aplicables, simples y estables, a fin que la mayor parte de empleadores pueda adoptar los cambios en la legislación. El margen de aplicación de la legislación laboral es muy reducido, aproximadamente uno de cada cuatro trabajadores se ven afectados por cambios en la legislación.

* Finalmente, también se han propuesto políticas activas, como por ejemplo, capacitación para el trabajo.

BIBLIOGRAFÍA

* CHACALTANA, Juan. El mercado laboral peruano: situación actual y opciones para los próximos años. Socialismo y participación. Mayo 2000.

* ALARCO G. Y DEL HIERRO, P. Empleo, salarios y distribución del ingreso: márgenes de política. La problemática del empleo, las remuneraciones y la distribución del ingreso en una perspectiva macroeconómica. Fundación Friedrich Ebert. Lima. Julio 1995.

* GONZALES I. Jorge. Análisis Dinámico del Desempleo en el Perú. PUCP. Lima – Perú. 2005.

* LA REPÚBLICA. El mercado laboral en el Perú. Publicación dominical. Lima. Agosto 2005.

* REVISTA ECONOMICA. Demografía y empleo: Los efectos de la explosión demográfica en el mercado laboral. Boletín de Economía Laboral. No 5. Lima - Enero. 2006

* DIARIO EL COMERCIO. La dinámica del desempleo en el Perú. Lima – Perú. 2006.

*

* WWW.GOOGLE.COM

 

Autora:

Karin Mabel Quispeccopa

Profesor:

Jorge Córdova

Perú, Lima

2008-06-05

UNIVERSIDAD DE SAN MARTIN DE PORRES

Facultad de Ciencias Administrativas y Relaciones Industriales


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The new route: dollarization - The Argentine case

    A brief history of Argentina monetary procedures. The cost of the Seinoriage lost. Interest rates. The consumers in a do...

  • Comercio internacional

    El financiamiento y la asistencia internacional. Inversión extranjera directa. Organismos internacionales. Acuerdos come...

  • Modelo Económico

    Definición. Problemática económica que se pretende resolver. Estimación del modelo a priori. Variables, definición y mag...

Ver mas trabajos de Economia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.