Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Bolívar Siempre Bolívar (página 2)

Enviado por elcaminante49



Partes: 1, 2


¿Por qué cayó la I Republica?

La independencia de Venezuela no fue en sus primeros momentos muy aceptada por el pueblo, las clases populares no veían que el gobierno de lo mantuanos fuera representante de ellos ya que estos solamente se preocupaban por sus beneficios y por lo menos el gobierno español les daba a el pueblo la posibilidad de obtener ciertas prebendas.

Monteverde logro aglutinar un gran número de seguidores para de esa forma dar por derrotada la causa de los mantuanos. Les prometía el saqueo y de esa forma la gente del pueblo podía llegar a la guerra y obtener algún beneficio a diferencia que si peleaban a favor de las clases mantuanas volverían a sus casas tan pobres como al principio.

En pocas palabras la causa de la Independencia no era aceptada sino por las clases privilegiadas.

No fue además buena idea trae a Miranda a dirigirla ya que este no representaba sino la figura de un extranjero siendo desconocido por las masas populares.

Los mismos mantuanos habían regado rumores en contra del Generalísimo cosa que no favoreció mucho en su popularidad.

Ciertos curas realistas regaron el rumor de que Dios castigaría a los ateos que habían intentado liberarse del Rey de España y el terremoto de 1812 ayudaría a estos a regar que era un castigo de Dios por la desobediencia.

¿Por qué Bolívar apoyaba tanto la Nueva Granada?

Esta es una pregunta formulada en la creencia de que Bolívar favorecía más a la Nueva Granada que a Venezuela, pero lo que quería el Libertador era crear una gran nación que pudiera ser igual a Los Estados Unidos de grande y de poderosa para así poder defenderse de la amenaza de España y de la Santa Alianza que eran un número de naciones europeas que supuestamente enarbolando la primicia de la defensa del cristianismo se unieron para así derrotar cualquier plan democrático de separación.

Además para proteger la libertad de Venezuela era preciso libertar a La Nueva Granada evitando que las otras naciones en manos españoles se convirtieran en fuerzas enemigas en contra del país.

¿Cuál fue la participación de Bolívar en la Primera República?

Bolívar participo como soldado en los combates de la Primera Republica, combatió en Valencia donde tuvo su bautismo de fuego, en pocas palabras fue su primer combate y después tuvo la jefatura de la fortaleza de Puerto Cabello donde fue traicionado siendo tomada esa plaza fuerte por los enemigos de la independencia de Venezuela. Ese sería uno de los primeros fracasos de Bolívar como militar, al pasar los años después de la batalla de Boyaca tomaría como prisionero al traidor Vannoni y de una vez lo fusilaría. Este hombre era su segundo y el que soltó a los españoles de las mazmorras para tomar la fortaleza

Al caer la Primera Republica Bolívar y al haber llegado Monteverde al Caracas tuvo que esconderse hasta que el español Iturbe pidió a Monteverde un salvoconducto para que Simón abandonara el país, salvoconducto que le fue entregado después de varias humillaciones que nunca olvidaría, hechas por Monteverde.

El español le comento que le daba el permiso de abandonar Venezuela gracias a los servicios prestados a España deteniendo a Miranda.

Bolívar con su carácter rebelde le contesto que el no había detenido a Miranda para entregárselo sino para hacerle pagar la traición hecha a la republica al aceptar la capitulación. Poco falto para que Monteverde detuviera a Bolívar pero la intervención de Iturbe logro apaciguar al español alegando que Bolívar era un loco y un caradura.

Después de concederle el salvoconducto para que abandonara Venezuela Simón se fue a La Nueva Granada y desde allí empezó a luchar por la libertad.

¿Cuáles serían los miedos de Bolívar?

Esa es una pregunta que aunque parezca extraña una vez se la hicieron a mi esposa e inclusive mucha gente piensa que Bolívar nunca tuvo miedo, pero hay que estar claro de que El Libertador fue un ser humano y en la condición del humano esta el sentir miedo, es lógico pensar que él tuvo sus temores. Lo destacable es dominar ese miedo.

Pienso que uno de los grandes temores de Bolívar sería ser derrotado y fracasar en todos sus planes de libertar su país, al continuar la guerra y participar en todas esas batallas debió de temer ser apresado con vida y la mejor muestra es que al llegar de la fracasada expedición de Los Cayos al ver la posibilidad de ser apresado Bolívar estuvo a punto de suicidarse.

¿Ustedes se imaginan que le hubiera pasado a El Libertador si hubiera caído en manos de los españoles?

Conocida fue la crueldad de los españoles y pobre de él si lo agarra Boves que era el más sanguinario de todos.

¿Por qué Bolívar no se volvió a casar?

Fue tan grande su dolor con la muerte de Maria Teresa que no quiso pasar otra vez por lo mismo y después no tendría mucho tiempo para dedicarse a casarse y tener una familia.

La vida de Bolívar fue demasiada turbulenta como para imaginarse a El Libertador en las campañas cargar con una mujer e hijos.

Mujeres si tuvo por montón y muchas lo acompañaron a la lucha por la libertad como Josefina Machado, pero de hijos a pesar de los rumores no hay ciencia cierta de ninguno de ellos.

¿Entonces Bolívar no tuvo hijos?

Mucho se ha hablado sobre ese tema y se han nombrado personas que se han dicho que son hijos de Bolívar como por ejemplo Eugenio el hijo de Fanny Du Villar y Flora Tristan, pero eso son solo rumores.

Hasta se llego a comentar que Bolívar había dejado una hija en Los Andes venezolanos en su paso por esas tierras. Pero todo queda en la especulación.

Bolívar un Ser Humano

Simón Antonio del Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, Libertador de cinco Naciones, Militar, Estadista, Pensador e intelectual es para muchos un Dios, un ser inalcanzable situado en un Olimpo donde solo se encuentran héroes homéricos como Aquiles y los personajes de la Guerra de Troya y de la Mitología Griega.

No aceptamos que El Libertador fue solo un hombre lleno de virtudes y defectos como cualquiera de nosotros, un gran hombre esos si. Tenaz e implacable cuando se proponía a conseguir sus metas.

Tuvo errores y desaciertos pero un gran amor a estas tierras, un amor tan grande que sacrifico todo por conseguir su libertad. No escatimo esfuerzos y nos dio hasta su vida para lograr que fuéramos libres.

Se ha tratado de limpiar sus culpas y desatinos y se ha cometido el gran error de convertirlo en un objeto lejano algo efímero.

Bolívar fue un hombre, nuestro gran hombre que amo, lucho, teniendo miedos e inseguridades como cualquier humilde mortal y eso es lo que lo hace eterno y poderoso. Esa capacidad para levantarse cuando los demás hubieran desistido.

Él se enfrento a grandes crítica y en momentos vio como su obra se desmoronaba pero su pensamiento es eterno y poderoso. Bolívar tuvo visión de profeta y conoció su América tan bien que muchas de esas ideas que plasmo en cartas tienen mucha vigencia.

Debemos conocer su obra y su lucha, sus ideas y pensamientos. Su verdadera vida, sin juzgarlo, verlo como fue, un amante de la libertad.

Debe permanecer en nuestros corazones y sentirlo nuestro. Vivió solo 47 años, corta vida pero eterno su Legado.

Bolívar no busco el poder por el simple vicio de tenerlo sino para servir a su gente a su pueblo.

América del Sur siempre victima de lo insaciable de los poderosos hoy grita:

¡Despierta Bolívar! Mil gargantas que gritan el orgullo de nuestra raza combativa y el orgullo de ser hijos de Bolívar.

Simón soñamos a tu manera y siempre seremos tu ejercito como aquellos que condujiste a la victoria en Boyaca, Pantano de Vargas, Carabobo, Pichincha, Junín y Ayacucho. Junto a Guacaipuro a Tamanaco a Mara, a Tiuna a Sucre, a Laurencio Silva, a Urdaneta y a todos esos héroes que nos dieron raza y orgullo de ser Venezolanos……

Bolívar y la Invasión Española

Fue un acto de salvajismo extremo la invasión que recibimos del imperio español después de esa trágica fecha mal llamada "Descubrimiento de América"

En sus cartas Simón Bolívar comentaba:

"Semejantes actos afligen a los más endurecidos, y excitan justa execración contra aquellos que los han perpetrado... Son hechos abominables para deshonrar el género humano, que con tanta frecuencia se repitieron durante el descubrimiento… La historia relata aquellos espantosos acontecimientos que el fraile Las Casas vio con sus propios ojos…"

La barbarie utilizada por los conquistadores en la invasión fue de tal grado que a los indios que eran sometidos como esclavos, les cortaban la lengua para que así no le pudieran comunicar las intimidades de los europeos, que pudieran poner en peligro la conquista… En nombre de Dios se aniquilaban miles de inocentes nativos todos los días.

Estos salvajes invasores llegaban a los asentamientos indígenas y si estos no se arrodillaban ante la cruz que portaban los mataban por ser enemigos del Rey y de Dios. Como dijo Simón Bolívar solo Bartolomé de Las Casas denuncio todos estos crímenes. Leyendo estos escritos del obispo de Chiapas nos damos cuenta como solo podemos llamar la Conquista como "Verdad Negra."

Dijo Bolívar:

"Tres siglos de barbaridades que los españoles cometieron en el gran hemisferio americano. Atrocidades que la presente edad ha rechazado como fabulosas, porque parecen superiores a la perversidad humana; y jamás serían creídas por los críticos modernos, sin embargo, esas infaustas verdades fueron testificadas por el filántropo obispo de Chiapas, el apóstol de América, Bartolomé de Las Casas, quién ha dejado a la posteridad una breve relación de ellas que con tanto fervor y firmeza, denunció ante España, como los actos más horrorosos de un frenesí sanguinario.

Por eso fue que el futuro héroe caraqueño aquel 5 de julio en su alocución ante la Junta Patriótica comenzó con la frase: "Trescientos años no les basta…" cuando los diputados conformistas alegaban la posibilidad de irse liberando de España poco a poco.

La lucha por la Independencia nos lleno de gloria y libero a estas tierras de la vergüenza de la esclavitud a que nos sometió el Imperio Español. Bolívar con ese gran número de héroes se enfrento también contra esa barbarie que empezó con Monteverde, Zuazola, Cerveris, siguió con Boves y Morales y termino con Morillo en aquel famoso tratado de Regularización de La Guerra.

Simón siempre estuvo claro que había que vengar a sus paisanos muertos en la feroz invasión, además de enfrentar todo ese salvajismo conquistador o se unían a la lucha por la libertad o serían sacrificados. Con aquel decreto firmado en estas tierras trujillanas que rezaba en parte así:

"…Todo español que no conspire contra la tiranía a favor de la causa por los medios más activos y eficaces será tenido por enemigo y castigado como traidor a la patria, y por consiguiente será irremisiblemente pasado por las armas….."

El tenía conocimiento de todo el salvajismo y la barbarie cometida por estos sanguinarios invasores contra nuestros indígenas, habitantes herederos por derecho de estas tierras y por estar en ellas 1500 ADC.

"Durante más de tres siglos América ha sido la fuente de riquezas para Europa. Más oro y plata que todo lo existente en el universo han sido extraídos a costa de la sangre de nuestra noble casta indígena" Bolívar.

Pensar en que estos salvajes vinieron a darnos civilización y religión es absurdo:

¿Creen ustedes que la mejor manera de civilizar fue robar y matar? ¿Creen que la intensión de estos invasores fue ayudar a los habitantes de estas tierras a vivir mejor?

Así que apreciados amigos la Leyenda Dorada y la Leyenda Negra son solo patrañas solamente hay un "Verdad Oscura" de lo que hicieron los invasores en una tierra que un mal día Colón llamo golosamente "La Tierra de Gracia".

Anécdotas de Bolívar

Nuestro Libertador Simón Bolívar fue un hombre polifacético y tuvo una vida llena de miles de anécdota y de aventuras que llenaron su existencia.

Entre algunas de las anécdotas de la vida del héroe podemos reseñar:

- En el año 1827 llega Bolívar a Venezuela, sus parientes salen a recibirlo, todos lo quieren abrazar y un hombre joven se queda rezagado. El Libertador lo reconoce es Bartolomé, hijo de su tío Feliciano Palacios, realista furibundo y contrario a la libertad de Venezuela de la Madre Patria. Sorprendido le pregunta: ¿Y mi tío Feliciano porque no vino? Turbado el joven no sabe que excusa dar. Dos horas después al encontrarse con el tío disidente este le dijo las siguientes palabras:

"Sobrino el tiempo dirá quien de los dos tiene la razón".

- Doña Maria Antonia Bolívar, hermana de nuestro héroe en La Habana, luchaba contra la pobreza y la locura incurable de su esposo. En el año 1816 tuvo que escribir unos documentos en contra de su hermano, donde decía que prefería vivir pobremente para no encontrarse con un hermano que le había causado todas sus desgracias. Prefería huir y no contaminarse con el.

- En la Campaña de Apure fue notoria los padecimientos, el hambre y la desnudez de ambos ejércitos producto de la falta de recursos existentes en Los Llanos. El Libertador usaba una gorra que los ingleses de La legión Británica miraban como de mala suerte. Un día en que la gorra cayó al agua en el río Arauca los legionarios lanzaron hurras porque a esa prenda la culpaban de sus infortunios.

- Estando Bolívar en Guiria existía un ambiente hostil en su contra, Mariño aconsejado por Bermúdez había realizado una campaña para desprestigiar. Decían que el caraqueño se llevaría la tropa para dejar la ciudad en manos del español Morales. Una muchedumbre se reúne frente a su alojamiento gritando en su contra. El Libertador decide enfrentarlos, con las manos en el bolsillo de su casaca con gesto adusto sale con paso firme.

La gente ante la sangre fría del héroe ruge y trata de abalanzarse sobre el. Hierve la ira en el héroe patriota y desenvaina la espada. Los que le atacan prevén que van a morir y retroceden. Bermúdez viendo esto también desenvaina su sable. Mariño se interpone ya que sabe que Bolívar mata a la primera estocada.

- Estando Bolívar en El Perú, una noche llega a la villa donde el se hospeda Manuela Sáenz y consigue en la cama del héroe un pendiente de diamante que no era de ella. Furiosa quería arrancarle los ojos al Libertador. Lo ataca tan salvajemente que el hombre necesita la ayuda de dos de sus edecanes para liberarlo de la enfurecida mujer. Las uñas de Manuelita dejan en el rostro de Bolívar tales marcas que este tuvo que permanecer ocho días en sus habitaciones. Alegando que tenía una fuerte gripe. En esa semana tuvo los cuidados más celosos y dedicados de Manuela.

-Simón Bolívar fue un muchacho indisciplinado y salvaje, por esta razón antes de la muerte de su madre queda a cargo del Licenciado José Sáenz, concejero familiar y manejador de las propiedades de los Bolívar. Dos anécdotas nos dibujan las relaciones entre el niño rebelde y el rígido caballero. Un día el licenciado Sáenz lo llamo barrilito de pólvora y Simón le respondió:

"Tenga cuidado, no se me acerque puedo estallar."

Otro día mientras cabalgaban juntos, Sáenz en un caballo y Bolívar en burro, el Licenciado le dice:

"Me temo que usted nunca será un buen jinete."

A lo que el niño le respondió:

"Como voy a ser un buen jinete, montando un burro demasiado débil para cargar leña."

- El Libertador en el recorrido que realizo para llegar a La Nueva Granada por Los Andes tiene una reunión con sus oficiales. Ve que el Coronel Jaime Rooke de La Legión Británica tiene la camisa destrozada, ordena a su mayordomo José Palacios que le entregue una de las suyas y este le responde:

"Señor es imposible, vuestra excelencia no tiene sino la que lleva puesta y otra rota que se esta lavando."

- Un día acercándose Sucre a caballo a un grupo en que se encuentra El Libertador Simón Bolívar, su Edecán Florencio O´Leary le pregunta:

¿Quién es ese mal jinete que se no acerca?

Es, responde Bolívar, uno de los mejores oficiales del Ejército. Reúne los conocimientos profesionales de Soublette, el bondadoso carácter de Briceño, el talento de Santander y la actividad de Salom. Por extraño que parezca, no se le conoce ni se sospecha sus actitudes. Estoy resulto a sacarle a la luz, persuadido de que algún día me rivalizara.

- Al final de sus días fue notoria la pobreza de nuestro Libertador, para hacer su viaje a Cartagena no dispone de un céntimo. El que había despreciado el millón de pesos que le ofreció El Perú y el que había despilfarrado a manos llenas en los viajes que hizo a Europa en su juventud.

Para resolver los gastos más urgentes el fiel mayordomo José Palacios tuvo que fundir sus vajillas de plata y vender algunas prendas de uso personal.

Al morir Bolívar el Doctor Reverend dispone vestir el cadáver y advierte que la camisa estaba rota. El General Laurencio Silva trae una para vestir al héroe en su reposo final.

-Bolívar al ser presentado al Papa Pío VII no quiso besar la Cruz sobre la sandalia papal.

Su Santidad salvo al joven al ofrecer su anillo. El sudamericano se limito a comentar: "El Papa debe apreciar muy poco el Símbolo de la Cristiandad, si lo lleva en los zapatos, en tanto los más orgullosos príncipes cristianos lo llevan en sus coronas.

-En 1808 Bolívar y Antonio Nicolás Briceño tienen un pleito por linderos de sus haciendas, Briceño no quiere que el héroe caraqueño abra un callejón entre las fincas Santa Gertrudis y La Fundación y el otro insiste en realizarla.

Un día los dos futuros revolucionarios se enfrentan en una pelea a puños. Briceño saca una pistola y el caraqueño rápidamente se le echa encima impidiéndole hacer uso del arma.

Los esclavos que los acompañan se acometen defendiendo a cada uno de sus señores. Un Proceso judicial largo sigue al duelo personal.

- En 1819 El Libertador no conocía personalmente a Sucre y subiendo el Orinoco se encuentra frente a el en una flechera.

Bolívar pregunta: ¿Quién va en la flechera?

"El general Sucre" Le contestan.

"No hay tal General" responde Bolívar.

Sucre tiene que explicarle que sus servicios le habían hecho merecedor del ascenso, pero si no era del agrado del General Bolívar no aceptaría el grado. El caraqueño presento excusas y desde ese momento una gran amistad los unió.

- En la segunda expedición de Los Cayos se encontraba Bolívar con su Guardia de Honor, que constaba de 80 hombres sin mulas para trasladar las municiones y armamento que habían desembarcado los corsarios y siendo atacado por el español sanguinario Morales decide el héroe en reunión con sus oficiales que su gente no abandonar la pelea y decide avanzar al interior y reunirse con los caudillos del llano de oriente. Sus hombres no están de acuerdo en que el los acompañe por considerar la travesía demasiada peligrosa y le piden que se embarque ya que si se salvaba no se perdería la esperanza de libertar la patria.

Antes debía embarcar los pertrechos en el buque "El Indio Libre" pero Villaret no acepta la orden por desconfiar en la tripulación y decide embarcarlos en buques mercantes anclados en el puerto y los buques levan anclas dejando a El Libertador a merced del enemigo que se acerca.

Para no caer en manos de los españoles Bolívar decide suicidarse dándose un tiro cuando el francés Videau volvió del mar en un bote y lo embarca salvándolo. Por poco pierde la vida el héroe caraqueño.

-Estando Bolívar en Francia poco después de la muerte de su esposa se consigue en una reunión al famoso barón Alejandro Humboldt que acababa de viajar por La América española el joven le pregunta que pensaba sobre la independencia de ese continente y la respuesta del sabio fue que ya estaba listo para obtener su libertad pero que no conocía hombre capaz de dirigir tan grande empresa.

¿Que pensaría el sabio años después cuando se acordaba de esta conversación y ya Bolívar era El Libertador?

- El Príncipe de Asturias Fernando, invito a Bolívar un día a jugar raqueta y este le pego con la pelota en la cabeza tumbándole el gorro el futuro monarca se molesto calmándolo su madre La reina Maria Luisa de Parma. Pasarían los años y el joven caraqueño le arrancaría una de las joyas más preciosa de su corona.

- En una de las reuniones que tuvieron los primeros promotores de la Independencia de Venezuela a las cuales concurrieron Vicente Salías, los Montillas, José Félix Ribas, Vicente Pelaron, Andrés Bello, Simón y Juan Vicente Bolívar este ultimo propone a su hermano para ser el jefe de la revolución. Todos los concurrentes no aceptaron ya que les parecía Simón Bolívar sin experiencia ni capacidad para tan alta misión.

- Al llegar nuestro libertador a Kingston; Jamaica; publico en vario diarios de la isla y en periódicos británicos una serie de artículos a favor de La Independencia de Venezuela, entre ellos la famosa "Carta de Jamaica y viendo sus enemigos la posibilidad de matarlo logran contratar a un esclavo que le servia de criado a el prócer, llamado Pio.

El día en que planeaban matarlo Bolívar salio con su otro criado Andrés a buscar otra casa para alojarse ya que en la que estaba tenía problemas con la dueña y la consigue quedándose esa noche para pasar la noche.

El asesino se quedo esperándolo, se quedo dormido, cuando despierta al ver la hamaca de su dueño ocupada se acerco y hundió el puñal traicionero en el cuerpo que la ocupaba, pero el infame asesino se equivoco ya que quien ocupaba el lecho de descanso no era su amo sino Félix Amestoy quien al ver que no llegaba Bolívar se quedo dormido en la hamaca de El Libertador sufriendo la suerte que a este le reservaban sus crueles enemigos. Los amigos del caraqueño detienen a Pio siendo luego condenado a muerte. Se dijo que este asesino era enviado por Morillo. Muchas veces la vida de El Libertador estuvo en riesgo y varias veces se salvo de milagro.

- Al llegar Bolívar a Los Llanos donde se encontraba Páez sabía que para atraer la adhesión de los llaneros debían demostrarle que seria su jefe. Que podría igual que ellos galopar hasta cansar el caballo, cruzar un río a nado, luchar contra el caimán o el tigre. Tenía que ser tan macho o mas macho que ellos, para eso tuvo que someterse a agobiantes tareas, no permitía que nadie le ganara ni en agilidad ni en inteligencia.

Tuvo que arriesgarse en pruebas de habilidades, entre todas las cosas que hizo fue que apostar con un Coronel Martel, que era uno de sus escribientes que seria capaz de nadar con las manos amarradas atrás. Nadie quería que lo hiciera, pero le dijo a Ibarra que le amarrara las manos, cosa que hizo y se lanzo al agua. Ibarra temiendo que se ahogase, había colocado en el río dos buenos nadadores para auxiliarlo, pero no fue necesario, aunque con trabajo lo logro. Otra prueba que hizo pero en esta si no salio bien librado fue que quiso, como había visto que los llaneros hacían, saltar sobre un caballo de la cola al lomo. Lo logro a la tercera vez pero recibiendo tremendo golpe en los testículos.

Bolívar y el 5 de Julio

Después del 19 de abril de 1810 la Junta Suprema de Caracas ascendió a Simón Bolívar al grado de Teniente Coronel de Milicias de Infantería. Pero el joven soldado consiguió en dicha Junta hostilidad por la vida licenciosa que llevaba y sus ideas revolucionarias demasiadas radicales.

A pesar de su mala fama fue escogido para una misión en Londres ante su Majestad Británica, sería acompañado por Andrés Bello, su antiguo maestro y persona al cual el futuro libertador no le era muy de su agrado y Luís López Méndez. En Londres no consiguieron apoyo a su causa terminándose la carrera de Bolívar de diplomático recién comenzaba.

En ese viaje conoce a Miranda y lo convence de que la independencia de Venezuela esta asegurada logrando que el militar venezolano decida acercarse a su patria. La Junta se alarmo con la venida del revolucionario Francisco de Miranda.

Al llegar el Precursor fue recibido con júbilo a pesar de que muchos veían con recelo su llegada. Bolívar jubiloso lo recibe y lo hospeda en su casa..

La Junta Suprema dispone la convocatoria a un Congreso Constituyente y este primer Congreso se reúne el 2 de marzo de 1811. Bolívar no estaba en esa reunión ya que su puesto de batalla era la Sociedad Patriótica, que era un club revolucionario jacobino como los creados por la Revolución Francesa.

Mientras el Congreso trabajaba en la organización política y administrativa del país, la Sociedad Patriótica tenía el control del pueblo y abogaba por la libertad total de España. Sus miembros entre ellos los dos Bolívar, Muñoz Tebar, los Montillas, José Félix Ribas, Roscio y el mismo Miranda encabezaban las manifestaciones en las calles.

Esta sociedad presionaba al Congreso y el día 1 de julio de 1811 se proclamaron los derechos del pueblo y del ciudadano y los días siguientes fueron de arduo batallar para conseguir de una vez por toda la independencia del país.

En las manifestaciones callejeras siempre se vio a Simón Bolívar aupando al pueblo por la liberación. El ambiente estaba demasiado caldeado y todo esto produjo una sesión extraordinaria de la Sociedad Patriótica que ya había sido acusada en el Congreso de usurpar las funciones de este cuerpo legislativo.

Simón Bolívar fue el orador más aplaudido en esa sección, era fogoso, apasionado, arrastraba a la gente ya que sabía convencer, decía las cosas sin tapujos y directamente.

En su discurso el futuro prócer pidió que se rompieran las relaciones con España y que se nombrara una comisión que al día siguiente fueran al Congreso a exponer esta decisión.

El 5 de julio en la mañana las manifestaciones en las calles amenazaban con sacarle al Congreso la tan ansiada separación de España. En la sección los diputados votaron a favor de la Independencia y el Presidente del Congreso proclamo solemnemente la libertad de Venezuela.

En todas estas manifestaciones la Sociedad Patriótica las encabezo siempre con la idea fija de ser libres y en estas acciones se destaco un revolucionario apasionado, fanático que llegaría a ser al pasar los años El Libertador Simón Bolívar.

Años de luchas faltarían para conseguir la libertad e independencia, quizás todavía esa lucha se esta librando por ser el país que un día un hombre llamado Bolívar lo soñó.

Miranda y Bolívar

Los dos hombres se conocen en Londres en 1810, la diferencia de edad es notable ya que Miranda cuenta con sesenta y Bolívar con veintisiete.

Los dos hombres tuvieron una estrecha amistad que duro dos años y el futuro Libertador fue el que trajo a Miranda a Venezuela y lo hospedo en su casa. Fundaron juntos La Sociedad Patriótica y al ser nombrado Miranda General en Jefe de Los Ejércitos confió el mando de Puerto Cabello a Simón. Este era un poderoso bastión de las fuerzas republicanas.

El 30 de junio de 1812 el subteniente del batallón de milicias de Aragua Fernández Vinoni sublevo el Castillo de San Felipe y armo a los prisioneros, el joven Bolívar se encontraba en la ciudad al enterarse de lo acontecido envié un mensaje a Miranda para que le envié ayuda.

En la fortaleza se encuentra toda la artillería y municiones de la Plaza y el enemigo encarnado en Monteverde estaba escaso de pólvora y armas y como lo comenta Miranda al enterarse de la fatal noticia: "Venezuela ha sido herida en el corazón".

Bolívar lucha en Puerto Cabello con valor y desesperación pero ya es tarde para recuperar el fuerte, se retira a Caracas y escribe a Miranda dos cartas en ellas se puede ver el abatimiento del caraqueño y plasma la desilusión que le embarga y se culpa sobre la caída del bastión sintiendo en el alma haber decepcionado a Miranda al fracasar en la misión encomendada.

Lo que no sabía el caraqueño era que ya en ese momento Miranda se preparaba para pactar con Monteverde una Capitulación y desde ese momento se corría el rumor de que el Generalísimo había traicionado La Republica por dinero.

Al enterarse de esto Bolívar y creer en la traición de su jefe y amigo debió ser muy duro para el joven guerrero que ya no podría de actuar de otra manera sino tratando de vengarse en Miranda la traición que pienso que mas la sintió como propia que hecha a la Patria.

Sentiría haber confiado su remordimiento por su derrota en Puerto Cabello a un ser indigno que pacta con el enemigo.

A pesar de que Miranda había llegado a Venezuela traído por Simón Bolívar este no veía con buenos ojos a la clase de los mantuanos ya que su padre había sido humillado por estos y Bolívar indudablemente era el representante de esta clase.

La historia registra el desprecio de Miranda hacia esta clase y nos refiere a como los cargos de mas importancia en el ejercito lo da más a extranjeros que a criollos. Miranda además pensaba que la Independencia del país se daría más con un ejército traído de afuera, bien disciplinado y armado que el formado por los habitantes de Venezuela.

Un mes después de la traición de Puerto Cabello que había firmado la Capitulación el 24 de julio se dirige a la Guaira para embarcarse en un barco ingles para partir del país. En ese barco ya se encontraban sus archivos y famosa biblioteca. Decide pasar esa noche en tierra y ya Bolívar y un grupo de militares leales a la causa patriota se aprestaban a detenerlo.

En la madrugada las voces de personas despiertan a Miranda y ve a Bolívar acompañado por Mariano Montilla y el Coronel Casas armados de espadas intimidándole a la rendición y con gran desprecio le comenta a su ayudante: "Bochinche, bochinche. Esta gente no sabe sino hacer bochinche."

Bolívar quiere nombrar a Miranda traidor a la patria y fusilarlo pero el Coronel Casas piensa que solo hay que hacerlo prisionero para así ganar indulgencia con Monteverde, lo detiene. Por la cercanía de las fuerzas leales al rey de España Bolívar huye a esconderse y deja en manos de Casas la suerte de Miranda.

Esta prisión fue la ultima en la vida del Generalísimo, al llegar a La Guaira Monteverde no le devolvería la libertad y moriría en la prisión de La Carraca en Cádiz, España, cuatro años después, en julio de 1816.

Bolívar y Josefina Machado

Esta hermosa mujer se presenta en la vida de El Libertador Simón Bolívar cuando este hace su entrada triunfal a Caracas después de La Campaña Admirable.

Doce muchachas pertenecientes a la oligarquía caraqueña vestidas de ninfas salieron al encuentro del héroe, entre ellas se encontraba Pepita Machado. Le llenan al caraqueño las manos de flores, fue el 3 de agosto de 1813.

Ese día se debió sentir Simón Bolívar feliz, volvía después de un año, había salido vencido ahora llegaba vencedor. Poco tiempo le duraría esa alegría, la II Republica moriría bajo los cascos de la caballería llanera de José Tomás Boves.

Esa tarde la casa de Bolívar fue invadida por una gran cantidad de gente que querían saludar y felicitar a El Libertador. Entre las damas que se encuentran están Josefina Machado y su madre.

Pepita como la llamaban era de cuerpo sensual, ojos oscuros, tez morena clara, cabellera negra, labios provocativos, de carácter audaz, inteligente y muy intrigante.

Era el tipo de mujer que se entregan apasionadamente, aman con desesperación y nunca perdonan una ofensa por pequeña que esta sea.

Esa pasión dura largo tiempo en el alma de Bolívar, esa pasión incontenible producida por una mujer de 20 años llamada Josefina Machado.

Simón y Pepita se amaron desde el mismo momento que se conocieron. Hicieron pública su relación sin importarles lo que diría la gente.

Maria Antonia Bolívar; la hermana de El Libertador; no se encuentra muy de acuerdo, su soberbia de mantuana no le permite aceptar los amores entre su hermano y la hija de un canario enriquecido.

Ella hubiera preferido que Bolívar encontrara una mujer perteneciente al mantuanaje caraqueño.

Él no le hizo caso y compartió con ella los terribles años de 1813 y 1814, siempre juntos.

Pepita Machado se unió a El Libertador en la huida hacia Oriente perseguidos por las hordas de Boves. Según el historiador Lievano Aguirre la bella mujer amaba el poder y la intriga.

El escritor Francisco Herrera Luque en sus libros comenta que "Por su causa El Libertador ha perdido valiosos colaboradores:" Acusándola a la mujer de ser la causa del fracaso de Bolívar en esos años.

Pepita se marcha a Saint- Thomas y los amantes se dejan de ver por dos años. En 1816 cuando El Libertador y un grupo de patriotas deciden invadir Venezuela se comenta que el enamorado caraqueño detiene la expedición esperando a Pepita que se reuniría con él.

La mujer acompaño a Bolívar en el desembarco en Ocumare del Tuy en la expedición que termino en desastre.

Volvieron a separarse los enamorados por otros dos años y en 1818 Josefina llega a Angosturas.

Bolívar cruza Los Andes, vence en Boyaca. La mujer sigue a su amado a los Llanos donde muere de tuberculosis en Achaguas en 1820.

Esta relación fue la más desafortunada del héroe ya que al amor seguían las agonías de la guerra y la ausencia. De esta manera fueron los amores de Bolívar y Pepita; apasionados; como fue la vida de este monumental hombre llamado Simón Bolívar.

Bolívar y Nevado

En su paso por Mérida, por el páramo de Mucuchies en la Campaña Admirable Simón Bolívar recibió como obsequio del señor Vicente Pino un hermoso perro "mucuchies".

Este hermosos animalito se llamaba "Nevado", era negro como la noche pero tenía las orejas, la cola y el lomo blanco, eso hizo que El Libertador le recordara las montañas andinas y razón por lo que le pusieron el nombre que ya conocemos.

El noble animal era cuidado por un indio de esa zona llamado Tinjacá que conocía al perro desde que era un cachorro. Su cuidador tenía una forma de llamarlo que era silbando y el perro corría hasta donde su cuidador lo solicitaba.

Nevado acompaño a Bolívar en toda las campañas emprendidas hasta llegar a Caracas. Compartió con los patriotas y el héroe caraqueño los azares de la épica campaña, en la pelea el perrazo ladraba muy fuerte, sobresaliendo sus aullidos al ruido de la pelea.

En la batalla de La Puerta Nevado y Tinjacá fueron apresados por Boves, ya en las filas realistas se conocía del perro y el caudillo llanero pensaba que el fino olfato del mucuchies descubriría la presencia de Bolívar.

En la matanza de Valencia aprovecho Tinjacá para escapar con el noble animal. Corto las correas con las cuales estaba atado y se retiro a cierta distancia silbo y el perro escapo por los pasillos de la casa donde se encontraba cautivo.

Los dos fugitivos caminaron sin descanso hasta toparse con tropas patriotas con las cuales al tiempo llegaron a Mucuchies y participaron en los combates en que fueron derrotados.

Desde ese momento desaparecen el perro y el indio, pero El Libertador nunca perdió la esperanza de volverlos a ver. El nunca quiso creer que sus dos amigos hubieran muerto.

Seis años después al pasar por Mucuchies Bolívar que marchaba a Trujillo paso por la casa del señor Pino, la casa estaba cerrada.

El patriota pregunta por su amigo pero le dicen que había emigrado a La Nueva Granada y temeroso de recibir una mala noticia lo hace también por sus dos amigos el perro y Tinjacá. Recibe por respuesta el total desconocimiento de donde se encontraban.

Sigue su camino pero por donde pasaba preguntaba por el perro y su fiel cuidador. Nadie le daba respuesta.

Al llegar a un sitio lleno de un silencio sepulcral, de niebla que rodeaba a los viajeros casi impidiéndoles la visión se oye un grito dando vivas al ejército libertador.

Cual seria la sorpresa de Bolívar y su gente al ver al indio Tinjacá, la alegría es grande de una vez el caraqueño pregunta por el fiel animal.

Tinjaca silba y Nevado aparece veloz como una flecha arrojándose en los brazos cariñosos de su dueño.

Desde ese tiempo el perro y Bolívar no se separan, el animal lo sigue por todas partes con su fiel cuidador. Unas veces siguiendo a los caballos y otras en un cesto en los lomos de una mula. Acompañan a Bolívar hasta en la firma del armisticio de Trujillo convirtiéndose el perro otra vez en la mascota del ejército patriota, todos lo querían y a pesar de su imponente presencia siempre fue cariñoso con todos.

Pero el perro envejecía y ya no tenía la fuerza ni la agilidad de antes y en la Batalla de Carabobo se lanzo enfurecido contra los caballos realista y es muerto el y Tinjaca. Eso nubla el gran triunfo obtenido por Bolívar en esa batalla, el General Presidente siempre guardo en su corazón el amor que le tuvo a ese bello perrazo llamado Nevado y a su fiel amigo Tinjaca.

Hay muchas bella historia de ese gran hombre que dio su vida por darnos la libertad al cual debemos venerar y querer. Indagar sobre su vida es la forma mejor de honrar su memoria y pagar con amor el gran amor que nos tuvo.

Bolívar y el Decreto de Guerra a Muerte

Este mes conmemoramos el paso de Bolívar por estas tierras en la campaña Admirable. La Casa de la Hacienda Carmania albergo a nuestro Libertador.

¿Qué pensó Simón? ¿Qué sintió esa noche en estas cuatro paredes? ¿Se lo imaginan ustedes?

Pensemos en eso unos segundos, cerremos los ojos y soñemos con Bolívar:

"Simón los soldados se encuentran alborotados le comenta a El Libertador el marabino Rafael Urdaneta. Dicen que debemos de ser más duros con el enemigo. Se han recibido noticias de Venezuela y son muy malas, demasiado malas diría yo."

Si, me imagino cuales son, los desmanes de los españoles cada día que pasa son mas duros. Si supieras Rafael como me duele, como me duele lo que pasa mi tierra. A veces me pregunto si Antonio Nicolás tendría razón.

Pienso que tenemos que ser más duros el que no este con nosotros esta en nuestra contra.

Pasaron los días y ya en Venezuela las tropas patriotas van conociendo el salvajismo que sufre su tierra asolada por hombres crueles que no escatimaron esfuerzos para hacer pagar al pueblo sus ansias de libertad.

Bolívar en las noches de campamento junto a su fiel "Nevado" meditaba en la manera de vengar tanta sangre derramada por sus compatriotas. ¿Qué hacer? ¿Como actuar sin ser igual a Monteverde o a Zuazola y convertirse en un asesino igual que ellos?

"No puedo olvidarme de la caída de Puerto Cabello, si hubiera sido mas duro y menos confiado no me hubieran traicionado como lo hicieron" Pensaba Bolívar en los coloquios consigo mismo.

Al Libertador le llegaban noticias sobre los desmanes cometidos por los españoles de Monteverde. Él sufría a ver lo que pasaban sus compatriotas.

Bolívar frenaba el deseo de actuar, debía ser precavido, era demasiado lo que pondría en juego. Debía frenar sus impulsos.

Sus oficiales lo presionaban para que Bolívar tomara una decisión clara vengándose de todas las atrocidades cometidas por el enemigo. Los venezolanos que acompañaban a Simón en la campaña habían dejado sus familiares en Venezuela y sabían que muchos de ellos se encontraban sufriendo en carne propia todo el peso de las injusticias unos siendo asesinados y otros estando prisioneros.

Bolívar con su personalidad resuelta a toda prueba, tenía que mantener el equilibrio emocional de sus tropas que se encontraban heridos en su amor propios y deseosos de vengar las vejaciones echas a sus familiares y amigos.

No quería que su gente se convirtieran en salvajes y crueles vengadores.

El 13 de junio de 1813 el Libertador pernocta en la casa de Carmania del sacerdote Francisco Antonio Rosario. Las horas de la noche son aprovechadas para conversar; Bolívar dialoga con el sacerdote, este de mayos edad y con una vasta experiencia con 52 años a cuestas, pero apasionado por la libertad del país igual que el joven héroe que solo cuenta con 30 años y se dejara aconsejar por la palabras sabias del presbítero.

¿Quién lo sabe? ¿Habrá influido el padre Rosario en el pensamiento de Bolívar?

Hablaran ellos de la guerra a muerte, ya a esta hora ha sido muerto Antonio Nicolás Briceño y todo se perfila que la guerra será mas cruel.

Simón hay que tomar una decisión muy fuerte hay que combatir fuego contra fuego le comenta el padre Rosario a el héroe.

Si; le responde al sacerdote Simón pensativo, debemos dar una proclama para que los habitantes de estas tierras sepan a que hemos venido.

Un decreto donde se establezca una diferencia entre España y Venezuela y de esa manera podamos aislar los realistas del pueblo.

"Debemos responder a los que escudados bajo la bandera del rey de España cometen atropellos y crímenes en contra de los venezolanos":

"Antonio; tuteaba Bolívar al sacerdote por la gran confianza que se había creado entre los dos hombres a pesar de la diferencia de edad; al tomar Venezuela debemos de crear un gobierno fuerte, firme que actué con mano dura y que no sea débil como el de la Primera Republica."

Los dos hombre conversan, la casa de La hacienda Carmania los cobija, el frío de la montaña se hace sentir, pero quizás un poco menos de aquel frío merideño, de los paramos que tuvieron que atravesar los patriotas para llegar a donde ahora se encuentran.

Siempre Bolívar acompañado por su fiel perro y su cuidador Tinjaca que no se aparta del perrote Mucuchies, también José Palacios que acomoda el cuarto donde el padre Rosario ofreció para que pasara la noche.

A lo lejos cientos de fogatas alumbran el campamento de los patriotas que se dirigen a libertar Venezuela, en este campamento los hombres murmullan, comentan están prestos ya que saben que pronto un acontecimiento se producirá. Su jefe los llevara al triunfo y esta dispuesto para que el éxito corone sus esfuerzos.

Pasan las horas y Antonio Rosario lleva a su huésped a su alojamiento, al llegar a esa bella habitación de sabrosa cama en donde El Libertador descansara cómodamente después de mucho tiempo cobijado por las estrellas y durmiendo en el duro suelo el sacerdote le muestra un baúl de madera, hermosamente pulido y con la voz cortada por la emoción le dice al jefe de los ejércitos patriotas:

"Toma, Simón, este es un humilde obsequio de mi parte para la causa. Se que lo necesitaras, la libertad debe triunfar y debes de ser duro como el acero. Necesitas recursos para derrotar a esa bestia llamada Domingo Monteverde……."

"Gracias Antonio, se te agradece, me da mucha pena, pero se tu manera de pensar y tu odio en contra de la tiranía, esto es lo que se esperaba de ti. Tu amistad, tus consejos y ahora esto, sinceramente no se como agradecértelo." Le agradece el libertador al Padre Rosario.

Te dejo para que descanses y tengas la mente clara para tomar las más sabias decisiones en esta dura campaña que se te acerca. Todavía te falta mucho para llegar a Caracas. Termina de hablar el clérigo con el héroe.

El sacerdote sale y deja a Bolívar en el cuarto, el caraqueño se sienta en la mecedora y sin sueño piensa, recuerda todo lo vivido desde aquel día en que pronuncio aquel discurso ante el congreso y dijo: "…es que trescientos años no bastan" cuando los diputados conformistas abogaban por un separación de España poco a poco, a su mente llegaban las discusiones con Miranda cuando este no le daba el mando que el merecía.

Recordaba como si fuera ayer los pormenores de su fracaso en Puerto Cabello, sentía todavía un dolor en su pecho y una rabia sorda al recordar como fue esa traición y después aquel mudo reproche de Miranda.

Le dolía acordarse de cuando su amigo español Iturbe lo llevo ante Monteverde para pedir un salvoconducto para salir del país, así viviera mil años nunca olvidaría la humillación que le hizo el jefe realista.

Evocaba su llegada a la Nueva Granada, sus setenta hombres que fieles a él lo siguieron, convirtiéndolos en aguerridos combatientes y muchos de ellos se encontraban durmiendo en las afuera de la Hacienda dispuestos a seguirlo a donde fuera.

Ellos confiaban en él y debía llevarlos al triunfo. Simón esa noche sabía que haría lo que estuviera en sus manos para lograr la libertad de la Patria y no fracasaría. Pero tenía la certeza de que no se podía pelear con unos salvajes como Monteverde y sus hombres con normas de caballerosidad y decencia. Esto mis amigos debieron de ser los pensamientos de Bolívar aquella noche. No podía defraudar a Padre Rosario que tan generosamente lo había ayudado.

Los informes que le llegaban eran aterradores, debía de fortalecer al ejército patriota con más hombres y recursos. Aquí en Trujillo los jóvenes huían para no ser reclutados, los españoles habían planteado la lucha por la defensa del Rey y el odio a los patriotas por que decían que eran ateos, rebeldes.

Esa noche Bolívar ideo El Decreto de Guerra a Muerte, sabía que con esto haría estremecer el suelo patrio, pero lograría hacer temblar al enemigo. La guerra a muerte que ya practicaban los españoles debía de ser también declarada por los patriotas.

Bolívar se levanta de la mecedora y camina alrededor del cuarto piensa, medita, recuerda las palabras del padre Rosario:

"Simón no debemos de ser clementes con ellos, los españoles no lo serán con nosotros recuerda lo que te paso en Puerto Cabello. Combátelos con crueldad hazles pagar lo que hacen contra tu gente. Briceño tenía razón hay que hacer que nos teman.

Después de unas horas y ya bien entrada la noche El Libertador Simón Bolívar se acuesta para tener un dormir inquieto ligero y levantándose al otro día con la mente clara y dando forma a una proclama que piensa redactar a su llegada a la ciudad de Trujillo.

Las tropas ya listas para seguir, impacientes en luchar por la libertad de sus tierras, dispuestas a combatir sin cansancio en pos de un ideal parten junto a sus jefes que los conducirá a la tan ansiada victoria.

Al llegar a Trujillo la noche del 14 al 15 de junio no fue de descanso para el Brigadier Simón Bolívar. Inquieto, preocupado, nervioso igual que la noche anterior en la casa de su amigo el sacerdote Rosario, camina por el cuarto, se sienta en una silla embutidos en los mismos pensamientos que lo inquietaron la noche de ayer y todo el día de hoy.

"Tenemos que definir la lucha, de cobrar agravios, hay que vencer o morir, Antonio me lo repitió ayer varias veces y al despedirnos me dijo:

Simón hazle honor a ese apodo de Libertador haz que los realistas nos teman y respeten."

Las palabras del padre Rosario no se le apartaban de su mente y anoche al meditar le llego una proclama que tenía que dictar a sus tropas y a los venezolanos.

Son las tres de la mañana camina incansablemente por su habitación, sale de ella y llama a su Secretario Briceño Méndez:

"¡Pedro, Pedro, ven por favor!

Paseándose de un extremo a a otro de la sala empieza a dictar:

Venezolanos: un ejercito de hermanos… ha venido a libertaros y ya lo tenéis entre vosotros"

Briceño Méndez escribe ya esta acostumbrado a ser levantado por las noches para escribir una carta o una proclama pero ahora sabe que lo que escribe cambiara la guerra y esta decisión será trascendente.

Bolívar continua: "…No hemos podido con ver indiferencia la aflicción que os hacían experimentar los bárbaros españoles que os han aniquilado con la rapiña y os han destruido con la muerte."

El Libertador habla con voz pausada pero grave, sabe que esta decisión trae el triunfo o la derrota para la causa de la libertad.

"Que desaparezcan para siempre del suelo colombiano los monstruos que lo infectan…..Que su escarmiento sea igual a la enormidad de su perfidia…"

Bolívar hace una pausa, y mira a la puerta sorprendido al ver llegar a varios de sus oficiales que al escuchar el ruido de la voz de su jefe se levantan y sospechando desde ayer que ocurrirá un acontecimiento importantísimo no quieren perderse de aquella proclama que dicta su Brigadier.

"A pesar de nuestros justos resentimientos contra los inicuos españoles, nuestro magnánimo corazón se digna aún brindarles por ultima vez una vía a la reconciliación y a la amistad… todavía se les invita a vivir pacíficamente entre nosotros…."

Se levanta y con voz dura imponente y con un tono más fuerte exclama:

"Españoles y canarios: contad con la muerte aún siendo indiferentes. Americanos contad con la vida aún cuando seáis culpables"

Después de lo fuerte de su voz concluye cansadamente sentándose en el humilde catre: "Cuartel general de Trujillo 15 de junio de 1813. Simón Bolívar.

Bolívar el Pirata

Simón Bolívar no escatimo esfuerzos para conseguir la libertad de su patria y para eso se unió a diferentes hombres para lograr ese propósito. Uno de los hombres que ayudo a Simón en esas luchas fue Luís Brión, famoso corsario que su principal ocupación fue organizar emboscadas en contra de los barcos españoles en nombre de la corona inglesa.

Este corsario curazoleño ofrece los servicios a la revolución en el año de 1815 y se organiza la famosa expedición de Los Cayos la cual estuvo integrada por piratas que habían peleado en Cartagena.

Esa expedición por problemas entre Bolívar con Montilla y Bermúdez casi se destruye pero Brión por su liderazgo entre los corsarios impone la jefatura del Libertador. Tres mese después parte la expedición que constaba de un bergantín y seis goletas, llamadas "Mariño", "Brión", "Constitución", "Piar", "Conejo" y "Fenez" donde la mayoría de los hombres eran corsarios o piratas y 250 soldados, con 400 fusiles con su correspondiente dotación de pólvora, piedra de chispa, plomo y algunas pequeñas piezas de artillerías en los buques.

El bergantín llamado "General Bolívar" conduce a Luís Brión y a El Libertador y se enfrentan en Los Frailes en donde nuestro héroe se combate a las fuerzas españolas abordando como cualquier pirata cuando tomaban un barco. Se imaginan ustedes a Bolívar armado de un sable de abordaje, un puñal de Misericordia como se llamaba al arma blanca para dar el golpe de gracia abordando el navío enemigo.

Mientras el caraqueño peleaba, en uno de los camarotes de la embarcación rezaba por el Josefina Machado; su amante; por la cual se comenta que Bolívar detuvo la expedición por esperar un barco que la traía a su lado.

En la pelea participan Bolívar y Brión codo a codo, el curazoleño es herido, pero la bravura de los patriotas no decae y al final logran vencer al enemigo. En esa batalla es muerto el comandante español llamado Rafael Iglesia y capturada la goleta "Rita".

Pero al final la expedición contra Venezuela es un completo fracaso ya que al desembarcar surge el rumor de que las fuerzas españolas son superiores y la tropas patriotas entran en pánico abandonando las armas y municiones a la orilla de la playa, además dejando a su jefe Bolívar junto a la Machado en el más completo abandono tanto sería que el caraqueño pensó en quitarse la vida pero el francés Videau se devuelve en una canoa y los rescata. Parte de la otra tropa se dirigen a unirse a las guerrillas de Monagas y Zaraza

El héroe caraqueño tiene que huir en una goleta llamada "Indio Libre" y en la huida viven peripecia que son dignas de aquellos famosos lobos de mar.

Indudablemente Bolívar fue un hombre duro que siempre tuvo que probarles a personajes violentos que él era tan duro y violento como ellos. Lo hizo en los Llanos y en esta oportunidad en que comando piratas y corsarios.

Al pasar los días se topan con un barco de bandera española y es abordado tomando prisionero al capitán y a su tripulación haciéndoles prometer que si lleva a la Machado, a su madre y a una tía a un lugar seguro le valdría la libertad cosa que el capitán cumple como un hombre de honor que era.

Mucho tendría que batallar Bolívar para lograr la libertad siempre acompañado por hombre, viejos lobos de mar como Brión, Agustín Codazzi y hasta el mismo corsario Aury.

Bolívar fue Libertador, dictador de Venezuela, presidente de la Gran Colombia, magistrado, político, militar, hombre multifacético que un buen día fue pirata como el mejor de ellos.

Esta es una faceta más de la vida de este gran hombre como fue Bolívar un hombre de carne y hueso.

La Expedición de Los Cayos

Después de haber llegado a Haití Simón Bolívar el 24 de diciembre de 1815 se traslada a entrevistarse con el Presidente Petión quien le facilitara todo lo concerniente para invadir Venezuela y liberarla del yugo español.

En Los Cayos de San Luís se reúnen los jefes republicanos y desde allí se prepara una expedición que constaba con 6000 fusiles, municiones, víveres y hasta una imprenta.

Luís Brión organiza una flota de piratas que ya habían luchado en el sitio de Cartagena con 7 goletas llamadas: Bolívar, General Mariño, General Piar, Constitución, Brión, Félix y Conejo. Parten el 31 de marzo de 1816 y entre los venezolanos que participan se encuentran Santiago Mariño, Mariano Montilla, Manuel Piar, Francisco Antonio Zea, Pedro Maria Freites, Pedro León Torres, Bartolomé Salom, Carlos Soublete, Diego Ibarra, Pedro Briceño Méndez y los extranjeros Juan Bautista Bideau, Luis Aury, Henry Ducoudray-Holstein, Luís Brión.

Antes de partir existieron roces entre los patriotas no se ponían de acuerdo en quien sería el jefe de la expedición, Montilla y Bermúdez se oponían a que Bolívar tuviera la jefatura y estuvieron a punto de tener un duelo. Pero el Almirante Brión se opuso a nombrar otra persona como jefe participando que si Bolívar no era el jefe el no prestaría los barcos para la expedición. Petión participaría que sin la jefatura de Bolívar el no colaboraría con los patriotas.

El liderazgo del corsario del presidente se impone y la expedición parte. Después de un recorrido cercano a la isla de Margarita se produce el combate de Los Frailes. Bolívar aborda la embarcación española al menor estilo de los piratas y se produce un combate a arma blanca en donde El Libertador y su Almirante corsario Brión juntos se enfrentan al enemigo peleando codo con codo logrando capturar a la goleta Rita y al bergantín El Intrépido.

Al llegar a Margarita Bolívar es proclamado Jefe Supremo y se prepara un ataque a tierra firme. Piar y Soublete avanzaron hacia la ciudad y El Libertador cumplió el juramento dado a Petión de liberar a los esclavos. Mariño y Piar desconocen su autoridad y hacen la guerra a su manera.

Bolívar llega a Ocumare de la Costa en donde desembarca sin problemas pero Soublete es derrotado al enfrentarse contra Morales. El caraqueño iba en su ayuda pero al enterarse de su derrota se le presentan dos disyuntivas: ¿Qué hacer con los pertrechos y que hacer con el ejército? Pronto le llegan noticias que van a ser atacados por Morales y las tropas entran en pánico y se embarcan.

Dejan a Bolívar abandonado en la playa junto a su amante Pepita Machado y este prefiere suicidarse a caer vivo en manos de los españoles y cuando se suicidara junto a Josefina llega de los barcos patriotas en fuga Juan Francisco Bideau y los rescata. Huyen los patriotas de isla en isla

Las tropas patriotas que permanecieron en Ocumare de la Costa, bajo la dirección de Mac Gregor, evitan el encuentro con los españoles, y a través de los Valles de Aragua y los llanos de Guárico, fueron a reunirse a las guerrillas de Zaraza y Monagas. Estos hombres engrosaron en los llanos de Barcelona las fuerzas que Piar había llevado desde Carúpano, derrotaron a los realistas en El Juncal, asegurando con esta victoria las posiciones patriotas en las provincias orientales.

Mientras tanto la situación de Bolívar y su barco es delicada y en el mar atacan una embarcación española tomándola y haciendo prometer al capitán que le perdonaran su vida si lleva a Pepita Machado, a su madre y una tía a San Thomas.

Los patriotas navegan por 33 días hasta que llegan al puerto de Guiria en donde se encuentran con Bermúdez que reta a Bolívar a un duelo siendo evitado al intervenir Mariño ya que sabe que El Libertador mata a la primera estocada. Brión acude con su gente y el caraqueño se retira a Haití en donde rendirá cuentas a Petión de su fracaso.

Los Amores de Bolívar

Nuestro Libertador Simón Bolívar fue un hombre de carne y hueso, lleno de virtudes y debilidades como cualquiera de nosotros.

Una de sus más grandes debilidades fueron las mujeres y en su vida brillaron de todos tipos, colores y condiciones.

Bolívar supo apartar tiempo en su lucha por la Independencia para amar a un buen número de integrantes del bello sexo.

Su primer amor fue Maria Teresa Toro y Alayza con la que se caso en Madrid el 13 de abril de 1802. Con ella trato de fundar una familia y llevar una vida normal como un terrateniente de la época.. Maria Teresa muere a los ocho meses de matrimonio dejando a nuestro Libertador en la soledad más grande y jura no volver a casarse. Promesa que cumple con una gran determinación.

En el viaje hecho por Europa para olvidar el dolor de su pronta viudez, conoce a Fanny du Villars, pariente lejana suya por parte de los Aristiguieta, hermosa mujer de 25 años, casada sin amor con un hombre bastante mayor que ella, el Coronel Dervieu du Villars.

Fanny hace que la vida del venezolano sea la más grata posible en París en el naciente Imperio Napoleónico.

En la residencia de ella; del Boulevard Menilmontant; el caraqueño departe con la sociedad culta de la época.

Ahí conoce a Bomplant, a Humbolth, al Príncipe Eugenio (hijo de la Emperatriz Josefina), al renombrado actor Talma y a otras celebridades de ese tiempo.

Cuando el Coronel Bolívar en 1812; a raíz de la caída de La Primera Republica; abandona Venezuela, ofrece sus servicios al gobierno neogranadino y es enviado al Bajo Magdalena, en la población de Salamina conoce a Anita Lenoit.

Hija de padres franceses que vivían ahí desde hace un tiempo. Ella tenía 17 años, era muy culta, con una cultura poco común en esa época.

La relación fue breve, el siguió su marcha y ella lo sigue hasta Tenerife pero Bolívar la devuelve al hogar de sus padres, permaneciéndole fiel la mujer durante 18 años.

Anita fue en su busca llegando el 18 de diciembre de 1830.

Simón Bolívar en la Campaña Admirable tuvo un romance con Juana Pastrano Salcedo; en Capacho; a los años al pasar por la zona recordó a su amante, pregunto por ella pero la madre de la muchacha la oculto en Piedra Gorda.

Una relación formal y larga fue la que tuvo El Libertador con Josefina Machado. Ella le acompaño en sus batallas seguidas de su madre y hermana.

Bolívar la conoció cuando hizo la entrada en Caracas el 3 de agosto de 1813. Era ella una de las muchachas que entrego al caraqueño una ofrenda de flores. Lo acompaño por 6 años, siendo la más desafortunada de los amores del héroe, pues al amor seguían las agonías de la guerra y la ausencia. Por ella se dice que El Libertador hace detener por cuatro días la expedición que viene a libertar a Venezuela para esperar el arribo de Josefina llegada tardamente a Los Cayos.

Ella sigue a Bolívar a Los Llanos donde se enferma y muere de tuberculosis en Achaguas en 1820.

También existió Isabel Soublette; hermana del General Carlos Soublette.

El jefe del Estado Mayor de la Expedición de Los Cayos Ducoudray-Holstein atribuye el ascenso de Soublette a Segundo Jefe del Estado mayor a la relación de Bolívar con la hermana de este.

Cuando estuvo en Kingston; Jamaica; El Libertador conoce a Julia Corbier. Pernoctaba con ella cuando sus enemigos envían a un esclavo para que lo mate en la pensión que vivía. Asesinan a Félix Amestoy que lo esperaba acostado en su hamaca.

Bernardina Ibáñez es otro amor en la vida del guerrero, la conoce después de la Batalla de Boyacá. La llamaba "La melindrosa".

Después aparece el amor apasionado y violento en la vida de nuestro héroe:

Manuelita Sáenz. Ella enloquece a Bolívar y esta pasión lo acompaña al caraqueño hasta el final de sus días.

Ella entra en la vida de Simón el 16 de junio de 1822. Mucho se ha hablado de esta relación. Fue una relación tormentosa y apasionada. El no le fue a Manuela completamente fiel.

Al terminar de pacificar el Perú a fines de 1823 El Libertador emprende el retorno a Lima donde lo esperaba Manuela, en el camino conoce a Manuelita Madroño, de 17 años. Fue una aventura galante de pocos meses.

Ellas no fueron las únicas, existieron Teresa Laines, Manuelita White, Joaquina Garaicoa, Teresa Mancebo, Aurora Pardo y muchas más.

Así fue Simón Bolívar nuestro libertador, un hombre de carne y hueso pero no por eso menos glorioso.

Bolívar y los Llaneros

Al llegar a los llanos a conocer a Páez Bolívar se encuentra con un ejército comandado por el llanero de 4.000 hombres y 40.000 caballos y en la provincia de Casanare se encuentra el Coronel patriota Ramón Nonato Pérez que cuenta con 2.000 hombres más.

Arenga a las nuevas tropas que quiere anexar a los aguerridos luchadores que están bajo su mando:

«Llaneros, vosotros seréis independientes, aunque se oponga todo. Vuestras lanzas y estos desiertos os libran de la tiranía. ¿Quien puede subyugar la inmensidad? Preparaos al combate; vuestros hermanos de Guayana, de Barcelona y Caracas estarán a vuestro lado. El impertérrito General Páez los conducirá a la victoria y el genio de la libertad escribirá vuestros nombres en los fastos de la gloria. Llaneros: sois invencibles».

El Libertador logra convencer a Páez y a su gente para que luchen bajo sus órdenes, el hábil caraqueño sabe que l no podrá convencer a estos hombres solamente con discursos. Estos eran individuos que hacían meritos con hazañas de valentía y no con solo palabras.

Había que ser igual o más machos que ellos, debía dar ejemplo, mostrarse familiar, fuerte, audaz, capaz de todo, comer como los llaneros, carne seca y casabe; colear toros, nadar como ellos ríos infestados de caimanes y caribes, dormir en chinchorro o sobre la sábana, vestirse como ellos, hablar con frases de esas tierras y hasta bailar con las muchachas al son de cuatro y maracas.

Existen anécdotas donde retratan los esfuerzos realizados por El Libertador para ganar esa fidelidad de estos hombres bragados como cuando compite con el coronel Martel de nadar en un río caudaloso atado de manos y pudiendo llegar a la otra orilla con mucho esfuerzo. Sus hombres tomaron este hecho como ejemplo de su indomable voluntad, Bolívar nunca se dio por vencido.

Otra de las anécdotas cuenta que Bolívar vio a los llaneros que saltaban a los lomos del caballo desde la cola y lo intento varias veces pero dándose al final un fuerte golpe ustedes se imaginan donde.

Con esto Páez y sus llaneros reconocieron y comprendieron la superioridad de su nuevo jefe.

"Confieso -dijo posteriormente- que hice una locura pero no quería que nadie dijese que me pasaba en agilidad y que hubiera uno que pudiese decir que hacía lo que yo no podía hacer."

Consecuencias de estas penalidades y sacrificios para emular a los llaneros son las llagas y mataduras que sufre en los muslos y que viene a curarse en San Fernando de Apure en mayo de 1818.

Con todo este ejemplo se ganaría la fidelidad de esos hombres y los llevaría a través de los campos de batalla, con ellos cruzo Los Andes, hazaña que no tiene comparación en la historia militar del mundo ya que Aníbal cruzo los helados Alpes para atacar a Roma, pero lo hizo en la época de otoño y con hombres acostumbrados al frío ya que eran de tierras donde las temperaturas eran bajas. En cambio Bolívar lo hizo con hombres de tierra caliente y en la época de invierno.

Cuando el General Pablo Morillo supo del paso de Los Andes le escribió al rey de España:

"Dadme cien mil llaneros y me paseo por Europa en nombre del Rey de España"

Simón Bolívar cuando emprendió la lucha por la libertad no escatimo esfuerzos ni sacrificios para lograr sus metas, se comenta que sus nalgas estaban llenas de callos por tanto montar caballo y como un día me contó el Cronista de Valera; Don Luís González; que Bolívar decía que esos callos eran los pueblos que había recorrido en busca de la libertad.

Los Supuestos Hijos de Bolívar

Ríos de tinta se han escrito sobre la supuesta paternidad de Simón Bolívar de varios niños, mucho se ha especulado sobre que Eugenio; el hijo de Fanny Du Villard, que Flora Tristan, que José Costas eran hijos del Libertador. Que el héroe nunca los reconoció o que nunca se ocupo de ellos, estos supuestos hijos son de amores ilícitos con mujeres casadas a las cuales nuestro famoso paladín era muy fanático.

La figura de Bolívar ha sido inmortalizada, elevándolo a casi la categoría de un Dios pero debemos reconocer que fue un hombre de carne y hueso lleno de virtudes y de defectos como cualquiera de nosotros. Entre sus debilidades están las integrantes del bello sexo. Y si Simón amo a muchas ¿Por qué no pudo tener hijos en ninguna de ellas?

Se dice que Bolívar en su segundo viaje a Europa estableció amores con su prima lejana Fanny Du Villard, hermosa mujer casada con un militar de la administración de Napoleón Bonaparte, ella tuvo un hijo llamado Eugenio, el cual no se le reconoce la paternidad al Coronel Du Villard por ser un hombre muy mayor.

Al pasar el tiempo y ser Simón Bolívar Libertador Presidente y emancipador de cuatro países recibió una carta de Fannny en donde le pedía que se encargara de su hijo Eugenio ya que en ese tiempo la hermosa mujer había caído en desgracia con el régimen francés.

Otro de los llamados hijos de Bolívar se encuentra José Costa, hijo de Maria Joaquina Costa.

Mujer que conoció el héroe en Potosí, ella al saber que El Libertador iba a ser asesinado esa noche se lo advirtió y el Don Juan caraqueño no tardo en refugiarse en los brazos de la hermosa mujer. Se dice que de ella tuvo un hijo y eso lo reza una partida de matrimonio del supuesto hijo de Bolívar:

"… yo el infrascrito Párroco Dr. David Padilla de este beneficio de Caiza casé y velé infacie Eclesie a José Costas hijo natural de la señora finada María Costas y del finado señor Simón Bolívar, con la señora Pastora Argadoña soltera, mayor de edad hija natural de los finados Jetrudis Ortuño y don Camilo Argadoña, españoles. (Firmado, David Padilla)".

El incansable Bolívar tuvo una hija; según la leyenda, con Teresa Laisnay, que es la famosa revolucionaria Flora Tristán. A esta mujer la conoció el infatigable viajero en su primer viaje a Europa, estaba casada con Don Mariano de Tristán, hombre que le llevaba 32 años.

Hasta el historiador Arturo Uslar Pietri reconoce la posible paternidad del caraqueño en la famosa mujer: "Teresa Lisnay dará a luz una niña y sería tentador pensar que fue hija de Bolívar"

Bolívar le comentaba a Perú de la Croix, escritor del Diario de Bucaramanga: "Creen que soy estéril, pero tengo pruebas de lo contrario"

Después de este comentario ¿porque dudar de que Bolívar podría tener hijos?

En esos tiempos los hijos tenidos fuera del matrimonio no eran reconocidos ni mencionados ya que era escandaloso, pero no por esto los hombres de la epoca evitaban tenerlos. Así que si no es nombrado ninguno con el apellido Bolívar ya sabemos el porque.

La historia tiene también sus historias y hay que recordar que por lo mas humano que fue Bolívar no se le debe dejar de reconocer su genialidad y gran personalidad.

El Armisticio de Trujillo

La Expedición que se organizaba en España comandada por el General Calleja que venía a Venezuela y Río de la Plata se frustro por la revolución que dirigió Don Ramón Quiroga, impuso a Fernando VII la constitución liberal de 1812.

El General español Pablo Morillo se dio cuenta de que ese hecho agravaba la situación y pedía su reemplazo deseaba retirarse a España y propuso a El Libertador un cese de fuego al conflicto que asolaba al país, el estaba interesado en irse a su país por razones de salud y para contraer matrimonio.

A Bolívar le convenía el armisticio ya que los pueblos realistas consideraban a los republicanos bandoleros y este tratado los transformaría de criminales en un bando beligerantes.

El exigió como condición que España aceptase La Independencia de La Gran Colombia cosa que no aceptaron los españoles, aunque si aceptaron a Bolívar como Presidente de La Republica.

El héroe caraqueño propone al español celebrar el armisticio en la plaza de San Fernando, este le contesto desde San Carlos el 20 de octubre de 1820 aceptando la propuesta pero Bolívar no puede separarse de su ejercito ya que el General Urdaneta sufre de pronto de una enfermedad. Por estas razones se fija la ciudad de Trujillo para esta reunión.

El patriota debido a la inquietud que tenía sobre un "tratado de regularización de la guerra" escribe a Morillo el 3 de noviembre. Quería quitar a este enfrentamiento el tinte de salvajada con que se había llevado, se debía según él, combatir como las naciones civilizadas.

Envía a Sucre Sucre y a Plaza al cuartel de Morillo en Humocaro Bajo con instrucciones sobre los deseos de su jefe, pero son infructuosas estas visitas ya que el español se niega a ceder territorio exigido por el patriota.

El General realista envía a el Teniente Coronel Pita su Edecán a sondear a Bolívar pero el militar comete el error de insinuar que los republicanos debían retirarse a sus anteriores posesiones en Cúcuta, eso indigna a el caraqueño enviándole una misiva al español indignado por la propuesta.

Este se da cuenta del error cometido y desautoriza al Edecán. Luego son comisionados el general Correa y los señores Juan Rodríguez del Toro y Francisco González de Linares que son recibidos por los Generales Sucre, Briceño Méndez y el Teniente Coronel José Gabriel Pérez.

Los representantes de los dos bandos llegan a un acuerdo. Los patriotas desisten de la sesión de Barinas y una faja en el alto llano.

El 25 de noviembre se firmaron dos tratados el primero se trataba de un armisticio por seis meses conservando cada uno de los ejércitos sus posiciones, el segundo propuesto por Bolívar donde los dos grupos se comprometen a regularizar la guerra al estilo de los países civilizados, respetar los soldados prisioneros con sus obligatorios canjes, en resumen eliminar la feroz guerra a muerte que se daba en los dos bandos.

Bolívar y Morillo

Morillo lucho contra Napoleón y mereció distinciones de militares famosos como el Duque de Wellintong, vencedor de Waterloo.

Hombre fuerte, indomable, astuto, Morillo era natural de Fuentesecas, Provincia de León, tuvo una brillante carrera empezando desde abajo hasta ganar en la guerra contra Napoleón el grado de Mariscal de Campo.

Viene a Venezuela acompañado por diez mil hombres veteranos de la guerra en España con Francia en cuarenta y dos barcos. Eran soldados valientes que sirven al Rey con desprendimiento, se les dijo que iban hacia Rio de la Plata y no a Venezuela ni a La Nueva Granada.

El 3 de abril llega a Carúpano donde esperaba Morales con 5000 jinetes, tropas del fallecido Boves.

Desde ese momento seguiría una guerra que debilitaría las fuerzas de los dos bandos enemigos hasta el 25 de noviembre de 1820 que se firmarían los tratados.

Morillo pidió a Bolívar una entrevista personal la cual fue aceptada. El encuentro se realizo en Santa Ana de Trujillo el 27 de noviembre de 1820.

El español se presento acompañado de un regimiento de húsares y con riguroso uniforme de gala, tachonado con condecoraciones.

Bolívar se presento con una pequeña escolta de tres oficiales y vestido con una levita azul y gorra de campaña montado en una mula.

Al ver Morillo tal muestra de grandeza de parte del patriota retira su guardia de honor.

En este momento se encuentran la vieja Europa guerrera y cargada de tradiciones con la América, joven, valiente, recién nacidas pero orgullosas de su origen.

Los dos hombres se abrazan, Morillo en cuyo poder se encontraba Santa Ana invita al republicano a una comida donde el español inicia la conversación alabando al Rey de España y dice que quería ver a sus súbditos americanos bajo la sombra de la liberal Constitución de Cádiz.

Bolívar lo refuto justificando la guerra como un anhelo de los americanos por mantenerse unidos a España.

Morillo entiende que el caraqueño es un hombre diferente a como se lo imagino, es un militar y estadista firme en sus ideas y propósitos. Con cualidades para mantenerse a la cabeza de la revolución.

En el banquete que se dio en la más grande atmósfera de cordialidad hubo brindis. Al final, alegres los dos jefes por la reunión decidieron levantar un monumento conmemorativo y colocaron una piedra.

El General La Torre obsequia a El Libertador con las pistolas que había perdido en los momentos críticos de Casacoima.

En la noche el Mariscal y El libertador duermen en la misma habitación

Y al día siguiente sed despiden con un nuevo abrazo. Quince días después de la entrevista de Santa Ana Morillo se va a España partiendo de le puerto de La Guaira.

El mando supremo del ejército realista queda en manos del General La Torre.

Con el Mariscal Morillo se fueron tres siglos de gloria de España en Venezuela

¡Se nos murió Bolívar!

De esta manera debieron exclamar alguno de los que aquella tarde del 17 de diciembre del año de 1830 vieron morir a Simón Bolívar.

Ese fatal día a las 4 de la tarde en la Quinta San Pedro Alejandrino se fue del este mundo el héroe latinoamericano libertador y creador de cinco naciones.

Tuvo que vestir ropa ajena, porque no tenía una camisa propia para ser enterrado.

Su camisa estaba rota y el General Laurencio Silva busca una de las suyas diciendo:

¡Bolívar aun después de muerto no puede utilizar ropa rota!

El creador de naciones, el héroe incomparable, el Presidente de Colombia no tenía como lo vistieran después de muerto. Fue acusado de tirano, de explotador, de ambicioso, de indigno de vivir en su propia patria. Perdono a sus enemigos.

¡Que grande fue Bolívar!

El 8 de mayo de ese mismo año abandona Bogota, seguido por unos compañeros fieles y el 24 de junio llego a Cartagena y el 1 de julio recibe la noticia de la muerte de Sucre, golpe final que hace más rápido su camino a la muerte.

Llega a Santa Marta el 1 de diciembre a las 7:30 de la noche y en el muelle lo esperaban las autoridades de la ciudad.

El pueblo le hizo un recibimiento afectuoso y lo aclamaba a su paso.

Por ironías del destino el hallo su refugio en la casa de un español, Joaquín de Mier. Este era admirador suyo y le ofreció como residencia su hacienda, San Pedro Alejandrino. Al estar instalado el general Mariano Montilla le presenta quien sería su medico, Alejandro Próspero Reverend.

De una vez el medico francés se da cuenta de el mal que aqueja a nuestro héroe y de que vive sus últimos días.

El día 9 le dolía la cabeza y casi no podía hablar, duerme poco y se encuentra inquieto y recibió los sacramentos de la Iglesia Católica por iniciativa de Montilla que hizo venir al Obispo de Santa Marta, que hablo con el pero en la noche llamaron a el cura de la aldea de Mamatoco quien le administro los últimos sacramentos. Confortado por los auxilios espirituales el Libertador llamo a su escribano para dictar su testamento.

Ya no quedaba más que hacer sino despedirse de Colombia, quería poner fin a la guerra civil que se avecinaba. En esta misiva descubría la magnanimidad de su alma. En su habitación se encontraban los generales Montilla y Silva, el español De Mier, Fernando Bolívar, su sobrino y el doctor Reverend. La conmovedora despedida de Bolívar provoco lágrimas en sus acompañantes. Estas últimas palabras retratan al héroe perfectamente y aquí obtiene la victoria sobre toda ambición egoísta de sus enemigos.

Su agonía física se prolonga por ocho días más y ese 17 de diciembre se nos va El Libertador. La ciudad se pone de luto y desde ese momento se produjo una transformación única en la historia. Provincias y ciudades adoptaron su nombre, plazas publicas se adornaron con su monumento, se escribieron libros se cantaron canciones exaltando a nuestro héroe venezolano al cual no supimos agradecerle en vida el amor que nos tuvo, pero debemos ahora honrar su memoria conociendo su obra…

 

 

 

Autor:

José Rosario Araujo


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • La Vida De Nelson Rolihlahla Mandela

    Nelson Rolihlahla Mandela nació en un pueblo cercano a Umtata en el Transkei el 18 de julio de 1918. Su padre fue consej...

  • Plauto

    Comentarios de sus Obras Literarias. Críticas Literarias. Vocabulario Literario. Plauto, el más popular de los autores ...

  • Teocrito

    Es considerado el poeta griego fundador del genero bucólico, que inspiró a numerosos autores latinos y conoció un enorme...

Ver mas trabajos de Biografias

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.