Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La deserción escolar

Enviado por nataliabaez




1. Introducción
2. Las diversas ciencias enfocan el tema desde distintas perspectivas
3. Existen disparidades en el acceso a la educación
4. Conclusión
5. Propuesta
6. Bibliografía

1. Introducción

Nuestro interés por abordar este tema es debido a que queremos indagar con profundidad esta problemática ya que no tenemos suficiente conocimiento sobre el mismo. Nos interesa mostrar los elementos mas relevantes de esta problemática.

Previo a la investigación, la idea que teníamos acerca de deserción escolar, era escasa, cuando se hacia referencia al tema, lo vinculábamos con el abandono de los estudios por parte de una persona y también directamente con la situación económico-social.

En base a lo leído, pudimos dar cuenta que la deserción escolar "se manifiesta en el hecho de que un alumno/a o un grupo de algunos no alcancen el nivel de conocimientos y capacidades exigidas para el logro de determinados objetivos educativos".

Históricamente, es un fenómeno relativamente reciente; aparece después de implantarse en la mayoría de los países una educación generalizada, una escolaridad obligatoria, y se acentúa con el proceso de democratización de la educación (Ezequiel Ander-Egg).

Las causas por las que se abandona el colegio pueden ser diversas. Según Telma Barreiro Licenciada en Filosofía (UBA), tradicionalmente los chicos pertenecientes a las clases socioeconómicas más humildes de la sociedad han tenido dificultades con el rendimiento escolar y han registrado índices de fracasos mucho mayor que de los niños que no son víctimas del flagelo de la pobreza.

Este hecho fue explicado a lo largo del tiempo de diferentes maneras, generándose paradigmas enfrentados. Desde un primer momento, no le cabe a la escuela ni rol, ni responsabilidad, en esta dirección.

Los aportes de las ciencias humanas y ciertos cambios ideológicos decisivos, lograron mostrar la falacia de este tipo de explicaciones y llevaron a invertir el vinculo de la causalidad, promoviendo un cambio importante de concebir este problema.

He aquí un nuevo paradigma de óptica importante, surge la propuesta de la escuela como posible niveladora social.

La escuela debe brindar igualdad de oportunidades, de modo que a partir de una educación todos tengan las mismas oportunidades.

Pero adoptar esta mirada tampoco parece haber incidido significativamente en la situación de las poblaciones marginadas.

Formas severas de desigualdad en el rendimiento escolar se mantuvieron, esto es bastante lógico, dirá la línea del "Reductivismo Pedagógico" porque la escuela esta llamada a reproducir y sostener la forma vigente de estructura social y ella no contribuirá nunca a acortar las diferencias entre ricos y pobres. La escuela no es mas que un "aparato ideológico del estado".

Según Adriana Puiggrós los ejes centrales del sistema educativo, en 1880, en la cual la sociedad argentina hizo un pacto profundo, acordaron que la escuela pudiera desarrollar el sistema de educación pública como el espacio fundamental de construcción de la cultura colectiva, de transmisión de los valores, de aprendizaje de las normas compartidas, de aprendizaje de los lenguajes.

En ese espacio público llamado escuela se decide no solamente formar el ciudadano, sino también cuidar a los niños y a los adolescentes. Los nuevos índices que denotan un incremento de la matriculación en la escuela primaria son ciertos, habría menos desertores de la escuela primaria

También sería cierto que el octavo año, en la provincia de Buenos Aires, se inscribieron muchísimos chicos en marzo, ya que se esta trabajando en algunos programas de prevención de la deserción escolar.

"La deserción escolar fue un problema clásico del sistema educativo argentino, fue una disfunción del sistema, pero fue una disfunción porque nunca puso al sistema en peligro de desarticulación, es decir, el desertor escolar generalmente dejaba la escuela entre tercero y cuarto grado o en zonas rurales y muy alejadas entre primero y segundo, pero además dejaba la escuela y alguien lo cobijaba. Y además había un programa de educación de adultos, alguna escuela fábrica en la época de Perón, algunos cursos en algunos centros de cultura socialista."

"Una maestra de la provincia de Buenos Aires, nos dijo: "es que los desertores están todos adentro de la escuela, los desertores van a comer, los desertores van a buscar ropa, y otro nos dijo: no, no solamente; los desertores van porque no tienen ningún otro lugar, van porque es un lugar, porque lo que hay afuera de la escuela es un caos, no es un lugar estructurado... y alguien dijo también: lo que pasa es que hubo una implosión, estalló el sujeto alumno y también el sujeto docente.

Si bien hay chicos que van al grado y que siguen al maestro, hay otros chicos que se van perdiendo y que son repetidores, por lo cual las tasas de repetición en la Argentina son muy altas. Por tanto, hay sobre edad, casi siempre precede a la deserción.

Lo importante es analizar las causas del fracaso en cuestión y buscar las mejores soluciones posibles. En ocasiones el fracaso escolar no se debe al niño, sino a la escuela, a la poca calidad de la educación, la formación del profesorado, el número de alumnos por aula, la dedicación.

Es importante tener en cuenta que la capacidad y rendimiento del alumno no vienen determinadas por su nivel intelectual sino también de otras circunstancias como el medio cultural, la salud, la personalidad.

Las calificaciones son una manera de evaluar fundamentalmente administrativa y para nada tienen en cuenta algunos de los objetivos más importantes de la educación. Entre sus ventajas: operatividad, predictibilidad, impacto personal y social que poseen.

No todo el que repite, abandona o no obtiene la titulación prevista es ya un fracasado, por el contrario puede ser la forma de evitarlo, afianzando sus conocimientos o tomando un nuevo camino más acorde con sus posibilidades reales. Es pues que no existe un límite que marque con claridad los fracasos y los éxitos.

2. Las diversas ciencias enfocan el tema desde distintas perspectivas

Todos estos factores junto con el desempleo y la falta de motivación conllevan que se vea el estudio como algo de oscuro porvenir y de dudosa utilidad. La verdadera y profunda causa del fracaso escolar sería la existencia de una escuela que tiene como finalidad mantener la situación privilegiada de la clase dominante.

La función especifica de la escuela (enseñar y aprender), se encuentra muy desdibujada. El discurso que circula en las instituciones privilegia los aprendizajes socio-afectivos (el control social, en su carácter de disciplinamiento) por sobre los cognitivos resaltando la importancia de la función educadora en la preservación de los jóvenes del riesgo social.

La situación de repetir, hoy, significa acceder a la misma oferta educativa, a los mismos profesores, los mismos programas y contenidos, la misma evaluación; pero también trae aparejado el alejamiento del grupo de compañeros y el ingreso a un nuevo grupo en el cual probablemente el adolescente será mirado desde el comienzo como el "repitente".

El impacto de la repitencia en la familia es una situación compleja que se asume, se niega, se oculta, se minimiza, de acuerdo a múltiples variables culturales, en las que opera el grado de instrucción de los padres y la valoración que atribuyen a la educación de sus hijos, las posibilidades económicas de hacer frente al mismo año "nuevamente", la conciencia sobre el derecho a reclamar una educación de mayor calidad para sus hijos.

La falta de afecto en el núcleo familiar ( amén de otros problemas) es un factor desencadenante en más de un 50 % de los casos del fracaso escolar. La primera escuela y el pilar básico en la educación de un niño es su familia. Todo lo que el niño viva, vea, oiga, etc va a condicionar su vida y le va a tomar como persona. Los niños son como esponjas y todo lo que ven les llama la atención y más en el caso de sus padres, que son como ejemplos a seguir. Por eso es muy común que ante acontecimientos familiares tan desagradables como un divorcio o la desaparición de alguno de los cabeza de familia, el niño vea desintegrado su ambiente y empiece a sentirse desprotegido, abandonándose. Pero en ocasiones las causas de este abandono que desencadena el fracaso no son sólo por problemas familiares, sino por una mala o inadecuada calidad de la enseñanza, falta de medios .

Otro factor incidente en la problemáticas, según Cintia Rajschmir, el accionar del docente el cual puede agravar o mejorar la situación de los alumnos, aparece así la diferencia entre los factores exógenos y endógenos.

Cuando hablamos de factores exógenos, nos referimos a aquellos que en gran medida no dependen de nosotros, en la educación formal contra el éxito posible. Los factores endógenos, son los factores internos, la escuela puede agravar la situación del niño o mejorarla.

La realidad económica es un factor mas de la deserción, en general el niño desertor es primero choco trabajador y después de un niño de la calle.

En algunos casos la deserción esta centrada en la necesidad de que el hijo suplante al padre desempleado, en el sustento del hogar.

Junto a las condiciones socioculturales de marginalidad en la que crecen estos chicos, se suma una creciente violencia del medio y la imposibilidad de la enseñanza formal de acompañarlo con una elasticidad en sus programas, de tal manera que si el escolar no puede asistir a clases porque tuvo que ir a trabajar no quede fuera de la currícula.

Según palabras de Puiggros (Investigadora educativa y Asesora del programa de Recuperación de Desertores Municipal), la Ley de Educación General Básica ahondara la brecha entre las familias que tienen recursos para hacer frente a los gastos de la formación de sus hijos y las que no. "Propician que sea mayor la cantidad de desertores, que los hijos de los desocupados no sean recogidos institucionalmente y se sigan cayendo del sistema educativo.

Los problemas educativos de los niños marginados constituye un grave problema social, porque perpetua el circulo de la pobreza y marginación, y un problema político porque la democracia se base en la distribución equitativa de beneficios básicos como la educación y la salud y su consolidación se deteriora en sociedades con altos niveles de exclusión y marginalidad.

3. Existen disparidades en el acceso a la educación

  • A nivel mundial la proporción de adolescentes de 14 a 17 años de hogares con necesidades básicas insatisfechas que no asisten a la escuela y que nunca asistió o que no completó la escuela primaria, alcanza uno de cada cinco (19 %). Mientras este porcentaje para los adolescentes sin necesidades básicas insatisfechas corresponde al 4%.
  • En Argentina los niños de 3 años de las familias más carenciadas raramente tienen acceso al jardín de infantes. En niños de 5 años de edad, el nivel de escolaridad es más elevado. Además de las disparidades visibles en el acceso a la educación básica por parte de los niños, la permanencia de ellos en éstas instituciones es visiblemente heterogéneo.

En principio, si bien se verifican un descenso importante en los niveles de abandono, el mismo no consiguió eliminar las pronunciadas desigualdades existentes. Así por ejemplo, el abandono escolar en Buenos Aires es de 4,5 %, en provincias como Chaco y Corrientes alcanza el 20 %, de la población de 15 a 19 años.

  • En Rosario, los alumnos que cursan primero y segundo año de la escolaridad media en los barrios marginales, el nivel de deserción escolar alcanza el 20 %.

En base a lo investigado, pudimos dar cuenta de que existen varios factores determinantes.

El problema que se vive actualmente, deja a la institución escolar como receptora de demasiadas demandas, no teniendo esta los medios necesarios para hacerse cargo de las mismas.

No es necesario pararse a pensar mucho para darse cuenta de la gran influencia que ejerce sobre nosotros la sociedad, pues es ella sin duda la que marca los límites entre fracaso y éxito. Vivimos en una sociedad enormemente competitiva, meritocrática y con una clara tendencia a la valoración cuantitativa. Si a todo esto añadimos que se está fomentando una cultura del ocio y del consumismo, vemos que el conjunto desemboca en la falta de comunicación ya no sólo dentro del núcleo familiar, sino incluso fuera a veces. El número de horas que se pasa un niño delante de la TV, es mayor que las que pasa delante de los libros. Desde luego que niños criados en este tipo de ambientes no pueden generar más que estrés, tensión y nervios.

Los padres deben favorecer el desarrollo y la motivación de sus hijos, pues son para sus hijos el principal modelo y objeto de identificación. El fracaso escolar no es sólo un fracaso de los niños sino que puede abarcar a padres profesores...e incluso alcanzar extremos tan radicales como el suicidio. Es de vital importancia que los padres se vuelquen en la educación de sus hijos desde pequeños, pues es la manera más eficaz de evitar futuros fracasos.

Es importantísima la coordinación entre todas las personas que traten al niños, la familia como principal núcleo formativo del pequeño, deberá dar al niño una estabilidad emocional, seguridad, protección, confianza en si mismo, un sistema de valores... que constituyan las mejores garantías de una infancia feliz y de un desarrollo armonioso de la personalidad: "cuando se cierra la puerta a la voluntad, se abre la ventana del fracaso".

Todo lo que pasa en casa repercute en el niño y en su rendimiento escolar. Una actitud sobre proteccionista por parte de los padres puede llevar a una excesiva dependencia, falta de confianza en si mismo, infantilización y conductas regresivas, poca tolerancia a la frustración.

La edad de los padres es un factor a tener en cuenta a la hora de tratar el fracaso escolar, es mayor le número de casos de retraso escolar en los hijos nacidos de padres mayores, así como también en el caso de madres demasiado jóvenes.

La excesiva exigencia por parte de los padres puede llevar al niño a un desinterés, en el que su amargura y frustración le hagan disminuir sus aspiraciones. Todo niño tiene unas necesidades que deben ser respetadas.

La doctora, Veinsten identifica tres tipos de estudiantes: los carbónicos creativos (ambos adaptados al sistema escolar) y los anarquistas o deambuladores. Estos últimos son los que comúnmente se conocen como desertores escolares.

Según Veinsten, los carbónicos son alumnos sumisos, que buscan reconocimiento por ser "buenos". Estudian para obtener notas altas y se identifican con leyes inamovibles. Los conflictos, para ellos, deben ser acallados.

Los "creativos" por el contrario, toman los contenidos de aprendizaje como el desafío, que puede ser criticado y transformado. Y convierten los conflictos en problemas para poder darles una solución. Finalmente, a los deambuladores. Estos se oponen a todo e intentan "chocar" en su entorno para expresar su identidad. No estudian solo aprenden lo que les ofrece una gratificación inmediata, como la música y el deporte.

No piensan que su futbolista o su músico preferido tuvieron que esforzarse mucho para llegar a donde están. Cuando tiene un conflicto, en lugar de buscar una solución, huyen o atacan y sienten una sensación visceral de malestar.

Por eso, la escuela, que no ofrece gratificaciones inmediatas, aparece con pérdida de tiempo, fuente de aburrimiento.

Los deambuladores, señaló la especialista, ven cómo se viola en forma impasible casi todo lo establecido. Sus padres se desautorizan entre sí y los políticos a la ética. El adolescente, entonces, deja de creer en la palabra que le enseñó la familia o la escuela, y se dedica a la acción, que tiene un efecto inmediato, en un presente continuo", aseguró.

La mayoría de los padres de los adolescentes desertores investigados sufren desavenencias matrimoniales o están separados.

El 40 % de los chicos que participaron de la muestra tienen rasgos depresivos cíclicos en especial las mujeres, que suelen utilizar no palabras y gestos despreciativos.

El 60 % restante demostró una clara rebelión a través de actos delictivo crisis violentas. Los delitos comenzaron con el hurto de dinero a familiares y productos en los supermercados. Dos de los jóvenes llegaron a integrar una banda para asaltar a otros jóvenes.

Aunque no son claustrofóbicos y pueden permanecer muchas horas en casa o trabajar en una empresa, ven a la escuela como un lugar de encierro y sumisión.

Sobre 18 chicos que se sometieron a la investigación, sólo tres relataron proyecto posible de futuro y expresaron su deseo de continuar los estudios en una escuela nocturna. Pero, en la práctica, comenzaron y abandonaron a la mitad de año.

En nuestro país, la deserción escolar afecta principalmente a los estudiantes secundario.

Hace años el menor número de estudiantes hacia que el fracaso fuese menor y los hijos de las clases menos favorecidas se conformaban con continuar el destino ocupacional de sus padres, que por regla general eran trabajos que requerían pocos conocimientos.

El fracaso en la escuela no implicaba el fracaso en el trabajo y en la vida.

Actualmente la situación ha cambiado, la educación obligatoria se ha generalizado a todos se han ampliado los años de escolaridad y se esperan del alumno muchos más conocimientos. Sin duda la causa de esta mayor exigencia actual de conocimientos obedece a la progresiva expansión del desarrollo científico y tecnológico el saber y la educación tienen una función económica y de supervivencia.

Actualmente el éxito en la vida depende en gran parte del éxito escolar. Las carreras universitarias son condición para ocupar los puestos más remunerados económicamente y de mayor prestigio social.

La salud y la alimentación, condiciones fundamentales para la sobrevivencia, son derechos a los que acceden en forma inequitativa los niños en nuestro país. Pablo Vinocur explicó las causas y las consecuencias de esta situación básica, que reclama urgente atención y solución en cualquier país democrático, especialmente como aspecto previo al planteo de una reforma educativa.

La situación que hoy presentan los niños y adolescentes argentinos, en lo que a sobrevivencia se refiere, sufre, la dificultad de no disponer de buena información.

Deserción escolar que se asevera es producto de la escasez de fuentes de empleos y de extrema pobreza en la cual se encuentran sumergidas gran número de familias.

4. Conclusión

Creemos, como Paulo Freire, que el hombre tiene vocación ontológica, es decir, siendo sujeto puede transformarse en objeto de estudio de sí mismo y de su relación con el entorno, para poder resolver problemas con una mirada superadora. Es desde esta concepción que interpretamos a los actores: alumnos, docentes, padres, cooperadores, como sujetos de la praxis social y escolar, que se repiensa para transformarla.

Consideramos a la escuela un espacio social, donde se transmiten y se general conocimientos. Justa Ezpeleta define a la escuela como "el espacio donde la transmisión se materializa de diferentes maneras, con o al margen del currículo prescripto; el lugar donde los padres manifiestan su apoyo o resistencia a las políticas escolares, vigilan o reclaman el derecho a una buena educación de sus hijos; donde los maestros construyen su profesión y donde los niños se apropian y descubren los más variados contenidos sociales. Esto es, el lugar privilegiado donde todos los días se intercambian prácticas sociales específicas: prácticas pedagógicas".

Otros factores que también contribuirían a un mayor éxito escolar serían:

Reajuste de la escala de valores imperante en la sociedad, redefinición del éxito.

Creación de puestos de trabajo, fomentar la cohesión y estabilidad de la familia, tener un lugar de estudio y un material favorable, estimular éxitos y logros, desarrollar la motivación por el estudio, recriminar la mala conducta cuando sea necesario, fomentar la auto-confianza, orientar personal y progresivamente a los alumnos.

Ante el fracaso de un estudiante lo primero que se deberían cuestionar los padres, es si su hijo dispone de las necesidades intelectuales requeridas por los programas escolares del curso, y en su defecto cuál sería la manera más objetiva de hacer frente al problema.

Cuántas veces los padres depositan sus aspiraciones insatisfechas sobre su hijo, mal estudiante. El padre confía en que los cambios en la adolescencia y la escuela podrán solucionar los problemas de estudio de su hijo y abandonan asi todas sus responsabilidades, sin darse cuenta de que claudicando está abriendo las puertas al fracaso de su hijo.

El exceso de trabajo puede llevar a desbordar las capacidades intelectuales y por tanto afectar al rendimiento escolar.

5. Propuesta

Para nosotras un grupo es un espacio de trabajo donde intervienen varios docentes y otros agentes institucionales; es un espacio donde otros miran los logros y dificultades y con otros se deciden experiencias, se evalúan producciones

Debería darse una educación que siguiera de manera individual a cada alumno, llegando a conocerlos como a uno ,mismo, o sea, lo que podríamos llamar educación personalizada, nosotras entendemos que este debería ser el rol del Trabajador Social.

En la enseñanza sólo se triunfa cuando uno es capaz de situarse en el lugar de aquellos a los que uno se dirige. "Hay quienes dan la vida a la filosofía y la Filosofía les hace vivir, pero hay otros que sólo engordan con ello".

Para nosotras un buen profesor debería preocuparse de saber desarrollar la tensión en sus alumnos, el sentido crítico, la facultad de expresión, pero también el valor, la honradez intelectual y el entusiasmo. Conducir a todos a tomar conciencia de lo que son, de su necesidad interior, de su propia vocación. La humildad abre muchas puertas. Decía bien San Agustín: "Para llegar al conocimiento de la verdad hay muchos caminos: El primero es la humildad, el segundo es la humildad y el tercero es la humildad".

Además adherimos a Naddeo que admite que no suelen cumplirse la legislación vigente, que establece que cuando se descubre que un chico no va a la escuela la Justicia debe citar a los padres y enviar al hogar a un trabajador social.

Otra propuesta que propone un diputado justicialista, la tuvimos en cuenta en el presente trabajo para hacer notar la oposición de opiniones y las diferentes soluciones que se pueden plantear con respecto a la deserción escolar.

Aclaramos que los integrantes del grupo no encuentra realizable la proposición de diputado.

Proponen encarcelar a los padres que no envíen a sus hijos a clases.

Deserción: la iniciativa fue presentada por el diputado justicialista Juan Carlos Vermendi, pero ya cosechó severas críticas.

Un rechazo generalizado provocó en sectores de la educación el proyecto de ley impulsado por el diputado nacional Juan Carlos Veramendi, del Partido Justicialista, que propone la sanción con penas de prisión y la pérdida de la patria potestad para los padres de todo el país que no envíen a sus hijos a la escuela.

La iniciativa también contempla otras sanciones, como la pérdida de la tutela y la revocación de la adopción simple para tutores y adoptantes, respectivamente, que no cumplan con la educación general básica y obligatoria (de diez años de duración) o con la educación especial.

En la Argentina hay cerca de 200.500 chicos de 6 a 12 años que no van a la escuela, según datos del último censo nacional de población proporcionados por el Ministerio de Educación. Esa cifra representa el 4,3 % de la población escolar total de esa edad, que según la misma fuente es de 4.650.967 alumnos.

Sanguinetti advirtió que "la familia ha desertado tremendamente de su función educativa" y sostuvo que, aunque los padres envíen a sus hijos a buenos colegios, muchas veces abandonan su misión educativa, que es acompañar a los hijos a su etapa de crecimiento.

6. Bibliografía

  • Tres perspectivas básicas. Universidad Nacional de Rosario

Facultad de Ciencias Médicas. Rosario 1995.

  • Novedades Educativas Nº 110 Pág. 30 Cintia Rajschmir.
  • Novedades Educativas Nº 94 Pág. 27.
  • w.w.advance.com.ar/usuarios/ sin techo
  • w.w.w.un.org.ar/infancia
  • w.w.w.unic.org.ar/noticias
  • w.w.w.cc.rffdc.educ.ar/documentos
  • Revista tercer sector Nº 10
  • Novedades Educativas Nº 92 Pág. 6
  • Novedades Educativas Nº 101 Pág. 30
  • Novedades Educativas Nº 102 Pág. 48
  • Diccionario de Pedagogía Ezequiel Ander – Egg. Editorial Magisterio Enero 1997
  • Propuesta Educativa Nº 12 Pág. 79
  • Diario La Capital, Lunes 16/03/98
  • Diario La Capital, Domingo 21/09/97

 

 

Autor:


Luna natalia - Lusardi Romina – Margherit Mariana – Baez Natalia-


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda