Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Finanzas Internacionales XN-5004

Enviado por chryss87



Partes: 1, 2


1. Introducción
2. Antecedentes y marco conceptual
3. Caso Panameño
4. Caso Argentino: Evolución Histórica, Ley de Convertibilidad y Efecto Tango
5. Temas tecnicos adicionales en la dolarizacion oficial
6. Condiciones para dolarizar
7. Pasos Para Dolarizar
8. Dolarización En Costa Rica Y Sus Efectos
9. Ventajas y desventajas de la dolarización completa
10. Conclusiones y Recomendaciones
11. Anexos
12. Bibliografía

1. Introducción

La dolarización ha estado en las noticias últimamente debido al interés en dolarización oficial. El gobierno argentino ha declarado que pretende un acuerdo formal con los Estados Unidos para dolarizarse oficialmente. Argentina puede dolarizarse oficialmente aun sin un acuerdo formal, pero su gobierno prevé beneficios económicos y políticos como resultados de un convenio. La acción de Argentina ha provocado la discusión sobre dolarización oficial en otros países latinoamericanos.

El país independiente más grande que actualmente está dolarizado oficialmente es Panamá. Sin embargo, potencialmente la dolarización tiene amplia aplicación en países en desarrollo porque pocos tienen monedas que se han desempeñado tan bien como el dólar de los Estados Unidos. Efectuemos una simple prueba, que conste de tres partes, sobre la calidad de la moneda a partir de 1971 (el último año del patrón oro) al presente: ningún año de inflación sobre el 20 por ciento, pérdida de valor contra el dólar de no más del 25 por ciento, y ninguna restricción sobre compras de moneda extranjera desde el fin del patrón oro. Los Estados Unidos pasa la prueba, pero entre los países en desarrollo que son miembros del Fondo Monetario internacional (FMI), solo Panamá aprueba. Esto indica que muchos países en desarrollo pudieron haber tenido monedas de más alta calidad reemplazando la moneda emitida localmente con el dólar. Si no hubieran querido usar el dólar, también les hubiera ido mejor usando el marco alemán o el yen japonés, las otras dos monedas internacionales importantes. Hasta que Argentina empezó a considerarla, la dolarización oficial no recibió prácticamente ninguna atención porque se la consideraba una imposibilidad política. En consecuencia, la información publicada sobre este tema es muy escasa.

2. Antecedentes y marco conceptual

Crisis Financiera.

Características generales.

Es indudable que el interés en la dolarización implica preocupación por la estabilidad financiera nacional. Por eso es importante tratar de entender cuáles son los factores que han provocado la inestabilidad que nos preocupa.

Las crisis globales, sobre todo la asiática, nos ha hecho reflexionar y preocuparnos; lo que nos ha conducido a buscar soluciones, sobre todos soluciones que juzgamos preventivas como el sistema de dolarización.

Cabe señalar que la historia económica de Costa Rica es muy tranquila en comparación con las historias de las demás naciones latinoamericanas. Esta situación nos debe llevarnos a una confianza excesiva, sobre todo si analizamos las causas de la crisis asiática.

El primer tema central de las crisis financieras ha sido la deuda pública. La deuda pública interna, sobre todo la de corto plazo, es una constante que ha aparecido en todas las crisis, los bancos centrales en todos los casos, tienden a impulsar el aumento en el crédito.

En el caso de las crisis por deuda pública nos basta con analizar el caso mexicano, donde la deuda estaba indexada en dólares, y después de la devaluación quienes tenían deudas no las querían refinanciar, por lo que, obviamente, la deuda resultaba mucho más grande que las reservas monetarias internacionales.

En el caso de Tailandia, El Banco Central intervino en el crédito a la construcción. En el momento que hubo una salida considerable de capital vía créditos, hubo una importantísima pérdida de reservas. Sucedió como siempre que cuando se acerca una crisis, los bancos centrales optan por aumentar el crédito. Quizás es por esto que determinan como ventaja de la dolarización la ausencia del Banco Central, y su constante intervención.

Sin encargamos al Banco Central la responsabilidad de cuidar el sistema financiero, y de pronto se disparan las tasas de interés, el Banco Central emite más dinero para mantenerlas más bajas. Sin embargo ¿qué hacen las empresas ante esta situación? Es aquí donde aparece la importancia de la globalización, que en Costa Rica se manifiesta por el buen éxito en atraer inversión extranjera. Las empresas extranjeras reinvierten y se financian en dólares. No interfieren con el sistema local, lo que es una gran idea, pero cuando hay problemas potenciales de desequilibrio cambiario, lo que hacen estas empresas y las empresas grandes nacionales, es liquidar sus deudas en dólares, transformándolas en deudas en colones y eso, por supuesto, hace subir las tasas de interés. Entonces el Banco Central, temeroso de que eso genere en el sistema una fuerte falta de liquidez con los consiguientes quebrantos, va a tratar de expandir el crédito con el propósito de que las tasas de interés bajen. El Banco Central, como no tiene conocimiento de todos los factores que inciden en este panorama, actúa como pasando la película incompleta y para atrás. Es así como, si las tasas de interés en un momento dado subieran a porcentajes mas altos, no hay que sorprenderse de que el Banco Central asumiera la función de bajarías, inyectando más liquidez al Sistema.

Esto es lo que ha pasado en todo los países cuando de golpe se disparan las tasas de interés:

el Banco Central incrementa el crédito y por ello pierde reservas. Es así, como con el propósito de evitar las crisis, termina por contribuir a ella.

Existe en la crisis un fenómeno del contagio, similar al que se presentan las enfermedades. Este puede haber un contagio por rumores o un contagio por destrucción de la liquidez.

La caída de la entrada de capitales conduce a un frenazo de la economía porque lleva a una disminución de la demanda. Esto se traduce, en muchos casos, en una fuerte disminución de los valores inmobiliarios, lo cual dificulta el pago de los préstamos y conduce a quiebras. Como consecuencia de todo esto hay una baja en la producción y, así, los efectos de contagio son más permanentes.

Este panorama del mundo moderno y los problemas económicos de los países, es lo que ha llevado a algunos a ver en la dolarización la respuesta a estos problemas y como entra ésta en este complejo mundo debe plantearse punto por punto dentro del total de la economía.

Costa Rica Referencia histórica

La economía costarricense se ha venido transformando desde los años ochentas. Cambios significativos han ocurrido en su estrategia de desarrollo, su estructura productiva, las relaciones comerciales y el patrón de ahorro e inversión. También el papel del sector público y el instrumental de la política económica han tenido modificaciones profundas, y se observan cambios en la distribución del ingreso y de la riqueza. Algunas de estas transformaciones son positivas, otras no.

Costa Rica anteriormente había intentado utilizar el régimen cambiario de una Caja de Conversión. En el 1900 como parte de la Ley de Bancos se estableció el Patrón Oro a un tipo de cambio de ¢2.5 por $1 y se permitió la emisión de billetes a cualquier banco con un patrimonio de más de ¢1 millón en moneda oro nacional, esto se vivió hasta 1914, ya que la Primera Guerra Mundial provocó la inconvertibilidad para bancos privados. Un golpe de Estado llevado a cabo por los hermanos Tinoco (1917), por un préstamo de ¢2.15 millones se permitió a los bancos que emitiesen billetes inconvertibles y sin respaldo en oro, autorizándose al Banco Central a que dispusiera las ganancias acumuladas, en lugar de la creación de las reservas, para regresar al patrón oro, pero el banco emitió de una manera descontrolada hasta llegar a ¢22 millones en 30 meses aumentando la deuda pública en ¢48 millones.

La Guerra Civil de 1919 derroca a los Tinoco y se comienza a ver la forma de volver a un sistema monetario eficiente, garantizando estabilidad interna y externa al colón, por lo que para 1921 se otorga un monopolio al Banco Internacional como un banco Central, desechándose por completo la posibilidad de retornar al patrón Oro (no habían reservas ni créditos). Naciendo la idea de la Caja de Conversión por la Ley #17 del 10 de octubre de 1922,creándose como dependencia del Banco Intencional, estableciendo que solo la Caja emitiría contra oro o dólares a un tipo de cambio fijo de ¢4 por dólar, para tener reservas la Caja recibe sus ingresos del impuesto sobre la exportación del banano, comenzando a funcionar en octubre de 1923, logrando que el colón se estabilizara.

Para 1929 época de la Gran Depresión, el país sufre desequilibrios fiscales asociados con la caída del comercio internacional a raíz de la recesión mundial y crisis cambiarias, así se decide que el Banco Internacional empiece a emitir sin respaldo, rompiéndose la Caja.

Conceptos preliminares

Dolarización es una palabra cuyo significado ha variado a lo largo del tiempo. Hace algunos años, nos referíamos a la dolarización como el proceso gradual mediante el que se va haciendo común el uso de moneda extranjera (por lo general el dólar) para cumplir en el país las funciones del dinero, en lugar de la moneda local.

Lo que hoy en día estamos llamando Dolarización, es una medida mucho más radical y fuerte, que consiste en tomar la decisión de política económica de eliminar la moneda local completamente de la circulación, sustituyéndola por moneda extranjera para todo propósito. Si acaso, queda la moneda local sólo nominalmente, como ocurre con el balboa de Panamá. Las ventajas se asocian principalmente con la baja inflación.

Este tema aunque específico, está enmarcado para nosotros dentro de dos tendencias importantes, relacionadas entre sí muy directamente y que afectan nuestra economía de manera fundamental. Una es el proceso creciente de globalización mediante el cual Costa Rica se ha integrado cada vez más a 105 mercados internacionales. Es así como las importaciones y las exportaciones tienden a aumentar como porcentaje de la producción nacional y pareciera que esta tendencia va a seguir. La otra tendencia se refiere al sistema financiero. También en este caso ocurre un proceso de apertura y globalización en los mercados financieros internacionales en los cuales Costa Rica participa en forma creciente.

Estos dos procesos -apertura, internacionalización o globalización-propician la participación activa de Costa Rica en la economía internacional, tanto en las relaciones comerciales como en las financieras. Y esto plantea al país nuevos retos y grandes oportunidades.

Nuevos retos porque la evolución de la economía internacional, tanto en el campo de la producción real como en los movimientos financieros, nos afectan de manera mucho más rápida y directa. Como consecuencia, la posición competitiva del país se modifica no solo por el desarrollo tecnológico y por los cambios en las necesidades de los consumidores y de las empresas, si no también y en forma determinante, por las fluctuaciones en el entorno económico externo.

Esto nos obliga a crear un sistema de producción y en general un sistema económico, altamente flexible, capaz de dejar de producir hoy lo que se producía ayer y dejar de producir mañana lo que se produce hoy. Tal flexibilidad es clave y define, en última instancia, la eficiencia de la economía moderna.

Asimismo, el proceso nos ofrece grandes oportunidades. En el campo financiero permite la diversificación de los activos y pasivos de los agentes económicos nacionales al facilitarles la obtención de créditos en divisas y la inversión de ahorro nacional en el extranjero. En el campo comercial abre la posibilidad de lograr acceso a mercados más amplios y obliga a las empresas del país a mejorar su productividad para así poder competir con los bienes importados. Así, la globalización nos permite de una parte, prepararnos para afrontar mejor la próxima crisis la cual siempre está a la vuelta de la esquina y, de otra, aprovechar las nuevas oportunidades, siempre inesperadas, de la economía internacional. La preparación es difícil y compleja, ha de abarcar diversos campos: el político, el económico, el institucional y el técnico.

Este es el panorama real dentro del cual debemos actuar para alcanzar las metas y resolver los problemas. Es decir para acelerar el desarrollo económico del país.

Dentro de las dos tendencias señaladas, un tema recurrente es el de los regímenes cambiarios. Como es sabido se presenta una gama de opciones:

  1. el tipo de cambio fijo,
  2. el tipo de cambio flotante,
  3. el deslizamiento del tipo de cambio como el caso de Costa Rica "minidevaluaciones" o
  4. el establecimiento de bandas dentro de las cuales el tipo de cambio fluctúa.
  5. También está la dolarización en sus dos versiones, la cual analizaremos con más detalle en el desarrollo del trabajo:

La dolarización completa, llamada por los especialistas La dolarización químicamente pura.

La Caja de Conversión.

La dolarización químicamente pura, en la cuál se da una sustitución del circulante por la nueva moneda a utilizar en el intercambio de bienes y servicios, transforma todo el dinero en el valor equivalente al otro, sustituyéndolo de forma completa, es decir ya dejaría de utilizarse el colón para que se empleara solo el dólar. En otras palabras, una reforma legal –por lo general– viene a transformar todo el dinero en el valor equivalente a otro, sustituyéndolo de forma completa. Muestra clara de ello es el caso de Panamá donde no existe el balboa como tal, sino que este se ha sustituido por el dólar, y el balboa apenas sí existe.

      Se ha dicho que es más viable esta medida, pero evidentemente, presupone unas casi perfectas reservas monetarias de la moneda de respaldo, en nuestro caso el dólar, diferente de la Caja de Conversión, que bien pensada, puede ir llevando el proceso paulatinamente, sin que esto que se afirma, pueda tenerse como absolutamente válido por cualquiera de los inconvenientes prácticos que una u otra medida pueden presentar.

3. Caso Panameño

Referencia histórica, sistema monetario y bancario

En 1904 el dólar se declaró moneda de curso legal en Panamá. En 1970, una nueva ley bancaria permitió integrar el sistema a los mercados financieros internacionales, por medio de la participación de gran numero de bancos internacionales. Estos mediante un ajuste del portafolio resuelven los excesos de demanda u oferta de dinero, invirtiendo tanto interna como externamente los recursos, según sea el caso.

      El sistema monetario de Panamá cuenta con las siguientes características: Se usa el dólar como circulante. El Balboa, la moneda nacional, es una unidad de cuenta y sólo existe en monedas fraccionarias. Los mercados de capital son libres, no hay intervención del gobierno, o restricciones a transacciones bancarias, o a los flujos financieros, o a las tasas de interés. Hay una gran cantidad de bancos internacionales, además no hay un Banco Central.

      En la economía panameña el proceso de equilibrio monetario y macroeconómico puede no verse afectado por las distorsiones del sector financiero, la intervención gubernamental o políticas del Banco Central y sí juegan un papel importante la integración financiera y las decisiones del sector privado. En este país el incremento del gasto público es inefectivo para aumentar el nivel de actividad económica a corto plazo. Esto es claro si el gasto es financiado internamente, debido al desplazamiento de inversión privada (crowding out). Por otra parte, en situaciones de crisis el gobierno no puede pedir prestado cuando le plazca, porque ya se tiene comprometida la capacidad del préstamo, o, toma tiempo para obtenerlos. En efecto, los gastos del gobierno han decrecido durante las diferentes crisis económicas de los años 1964,1973,1983 y 1988-89, mientras que los gastos privados aumentaron en 1964 y en 1978-89.

      Si el aumento en el gasto público se financia con fondos del exterior, esto aumenta la oferta de dólares al sistema bancario. Los bancos por su cuenta, ajustaran su posición neta de pasivos, reduciendo el uso de fondos externos o invirtiendo afuera la cantidad de dólares en exceso a las necesidades financieras. Por lo que el cambio en el nivel real de deuda pública es compensado por cambios opuestos en el nivel de deuda neta y capital de la banca. Como consecuencia se da que el flujo neto de recursos externos no cambia, comparado con lo que hubiera sido sin el aumento del gasto público, sólo cambia la composición de flujo de capital.

      El sistema panameño es óptimo debido a su estabilidad, ajuste efectivo frente a choques, alto nivel de confianza y la ausencia de distorsiones en los macro-precios financieros -tipo de cambio real (TCR), tasa de interés real, los salarios reales y el precio de los activos-, que están determinados en el mercado. La integración financiera por su parte, produce bajas tasas de interés y amplio flujo de capitales, por ende, mayor crecimiento.

      Condiciones ideales para una eficiente dolarización son: una importante proporción de las exportaciones en la moneda de reserva –lo que minimiza la necesidad de variaciones en la tasa de cambio real– y que los ingresos de las exportaciones sean estables y diversificados, lo que refuerza la estabilidad económica y evita que haya cambios abruptos del TCR.

      El costo operativo del sistema monetario panameño, aún usando el dólar como circulante es menor que el costo de un sistema autónomo.

      Con respecto al TCR, medido comparando el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Panamá y el de Estados Unidos, presenta dos características: 1) Una persistente declinación, de 1,7 puntos porcentuales por ano, ya que la inflación de Panamá es menor que la de EE.UU. Esta tendencia a largo plazo ha resultado en una depreciación real del 46,2 por ciento desde 1961. 2) Un pequeño rango de variación de ano en ano, menor de 4 puntos porcentuales con respecto a la tendencia. La estabilidad del tipo de cambio es el resultado de su sistema monetario y de la estabilidad de sus ingresos de exportación. Un estudio del BID encontró índices de volatilidad del TCR de 13,3 para América Latina, 4,8 para países desarrollados y solo el 2,3 para Panamá.

      El uso del dólar y la gran cantidad de bancos ha creado un mercado financiero muy competitivo, además, con bajo riesgo país y ningún riesgo de devaluación. Con integración financiera, las tasas de interés son determinadas por, y cerca de, los intereses en mercados internacionales, ajustados por costos de transacción y riesgo. La banca internacional paga a sus depositantes una tasa cercana al LIBOR, que es su costo alterno de fondos. El promedio de interés a depósitos es menos de medio punto por encima del LIBOR en Panamá. La tasa para préstamos comerciales es ahora menos de dos puntos porcentuales sobre la PRIME RATE.

      La inflación en Panamá ha sido baja y estable. El promedio de aumento del IPC, entre 1961-97, fue del 3 por ciento por ano, 1,4 por ciento anual excluyendo 1973-81, y menos del 1 % en 1998. La baja inflación es producto de que no hay exceso de oferta monetaria, y el gobierno no puede monetizar su déficit. Además, los cambios en el nivel de precios provienen principalmente de cambios en la inflación mundial ajustados a factores de política económica interna (impuesto y nivel de protección); el mecanismo de transmisión es a través de los productos importados. La tasa de crecimiento del PIB ha sido alta y estable, a pesar de distorsiones microeconómicas. La estabilidad es consecuencia de su sistema monetario y de la estabilidad de su ingreso de exportaciones de servicios relacionados a su posición geográfica, que son un alto porcentaje de la economía.

      Los índices de volatilidad del PIB y de los términos de intercambio han sido 2,0 y 7,9 respectivamente, mientras que para América Latina han sido de 4,7 y 15,1 (BID, 1995). La ausencia de emisión monetaria significa que existe un límite presupuestario al gasto público. No existen políticas que crean desequilibrios fiscales, cuando hay necesidad de reducir el déficit se reducen los gastos, particularmente de inversión y ocasionalmente se aumentan los impuestos.

La Caja de Conversión, (VER ANEXOS) es una Institución Monetaria que emite monedas y billetes contra un respaldo en la moneda extranjera de reserva a un tipo de cambio fijo, esta Caja mantiene títulos de bajo riesgo y otros activos pagaderos en moneda de reserva. La Caja transfiere el señoriaje al gobierno Central (es la diferencia de rendimiento de estas reservas y el gasto de mantener los billetes y monedas en circulación) una vez deducidos los gastos iniciales y de operación de la misma. La Caja se limita a garantizar la convertibilidad del numerario, no así de los depósitos en los Bancos Comerciales, que deban ser responsables de cubrir los eventuales retiros de sus clientes. La Caja no implica hacer desaparecer el Banco Central, pero se les restringe sus funciones. Con ella la política monetaria pierde discreacionalidad, las operaciones de mercado abierto se eliminan, porque no se puede emitir moneda sin respaldo, lo que implica la necesidad de tener reservas adicionales, donde las tasas de interés serían las encargadas de equilibrar el mercado monetario; esto se puede explicar por medio de un ejemplo:

Si los agentes económicos inician un proceso de sustitución de monedas al entregar moneda doméstica a la Caja de Conversión y disminuir la Oferta Monetaria, las tasa de interés aumentarían hasta un nivel donde se elimine el proceso, es por ello que la tasa de interés la debe definir el mercado, ya que cualquier determinación podría ser contraproducente, si el público percibe una reducción en las reservas aumentaría la probabilidad de la corrida, ya que la Caja solo respalda el medio circulante y no los demás agregados monetarios.

Aquí los encajes juegan un papel importante, ya que proveen de flexibilidad a las autoridades monetarias, por ejemplo si se da una salida masiva de capitales del país se ven reducidos los coeficientes de encaje con el fin de aumentar el multiplicador bancario y compensar; siendo la principal situación comparar el encaje inicial con el que se va a aplicar, porque si el que se va a aplicar no es muy diferente del inicial la acción no tendrá eficacia. Siendo que la política dependerá del buen o mal estado económico del momento, tendiendo a darle paso a la política fiscal como estabilizadora (no pudiendo lograrse buenos resultados bajo un sistema inflexible).

La prohibición de emitir numerario doméstico sin respaldo en moneda extranjera hace que se restrinja el gasto del sector público, las autoridades monetarias están impedidas de conceder crédito a dicho sector, lo que regularmente ocasiona presiones inflacionarias, siendo el siguiente movimiento táctico que el sector público maneje de manera responsable su presupuesto, cerrando brechas entre sus cuentas mediante endeudamiento con el sector privado o exterior. Así la recomendación antes de iniciar con la Caja es tratar de reducir los problemas fiscales.

El tipo de cambio de un país que piense en un sistema de Caja de Conversión debe ser fijo, con ello la política cambiaria pierde funcionalidad como mecanismo de ajuste ante desalientos cambiarios. Pero un manejo óptimo de los tipos de cambio depende de diversos aspectos de los objetivos económicos de las autoridades, la (s) fuente(s) de los shocks y las características estructurales que tenga la economía (ante ataques de shock externos es mejor un tipo de cambio flexible y ante internos uno fijo).

La baja tasa de inflación presentada es la razón principal para la construcción de una Caja de Conversión, esperando que el nivel de inflación al inicio sea igual a la del país que emite la moneda de reserva, igual con las tasa de interés (a menos que existan tendencias de realineamiento en la paridad cambiaria o consideraciones de riesgo).

4. Caso Argentino: Evolución Histórica, Ley de Convertibilidad y Efecto Tango

Evolución Histórica: Para los 30’s Argentina utiliza un régimen de sustitución de importaciones que colapsa debido a su no previamente analizada inefectividad económica. Para los 70’s Argentina liberaliza el sistema financiero, a través de la liberalización de las tasas de interés; hace desgravación arancelaria, disminuyendo el nivel y dispersión de los aranceles a las importaciones; liberaliza la cuenta de capitales y hace política monetaria restrictiva en general y a nivel monetario se utiliza la ‘tablita activa’ que era una tabla que establecía valor futuro de la tasa de cambio con el propósito de definir expectativas únicas y uniformes para los demandantes de moneda extranjera. Para 1982 se ve en una gran crisis por la deuda externa y su imposibilidad interna en el manejo de la política monetaria y fiscal. Asimismo el plan Austral de 1985 - 86 si bien es cierto logró reducir la inflación no hizo que hubiera consolidación fiscal. Luego del 86 Argentina siguió viviendo altas inflaciones, lo que promueve un intenso proceso de sustitución monetaria (es decir los agentes económicos prefieren dolarizar que la moneda doméstica) lo cual a su vez promueve fuga de capitales y ya para 1989 - 90, Argentina sufre procesos hiperinflacionarios, con una absoluta falta de credibilidad en las autoridades económicas, por lo que antes de la Ley de Convertibilidad (1991), Argentina vivió una severa crisis y realmente no se preparó para ello, por lo que a simple vista, la adopción de una Caja de Conversión resulta ser la última medida que podía tomarse para disciplinar la política macroeconómica y dar transparencia a las Autoridades.

      Ley de Convertibilidad Argentina: La Ley de Convertibilidad del Austral de abril, 1991. Establece inicialmente la convertibilidad del austral argentino con el dólar $ EU a razón –inicialmente– de 10,000 australes por $1, para que posteriormente el peso argentino sustituya al austral, quedando la paridad de 1 austral por $1. Su artículo 4 dispone:

... en todo momento, las reservas de libre disponibilidad del Banco Central de la República Argentina en oro y divisas extranjeras, serán equivalentes a por lo menos el ciento por ciento (100%) de la base monetaria.

      También se posibilita al Gobierno a que parte de las reservas se inviertan en títulos públicos denominados en dólares $, con un respaldo de base monetaria hasta de un 33%, aunque en términos reales se limita al 10% por el Efecto Tango. Otra característica de la Ley es que prohíbe la indexación (actualización monetaria) de créditos, impuestos, precios de bienes y servicios, tarifas.

      Efecto Tango: Ante la crisis del peso mexicano (1995) se da una fuga de capitales (golondrina) en Argentina de $4,000 millones para el 1er trimestre de 1995, lo que provocó que el Banco Central perdiera reservas por la brecha causada de casi $6,000 millones; el riesgo cambiario (diferencia de tasa de i prime en pesos y en $ aun mes plazo) se dispara; había logrado una considerable consolidación fiscal a partir de 1991, pero el Efecto Tango provocó la necesidad de ‘dispensas’ del FMI para el cumplimiento de metas previamente acordadas, como la recaudación de impuestos.

      Si bien el Banco Central no violentó la Ley de Convertibilidad, estiró otras normativas jurídicas de política monetaria y tuvo que cambiar su Ley Orgánica, puesto que dentro de una Caja de Conversión típica es estrecho el margen de maniobra. a) Redujo los requerimientos de Encaje para no estrechar la base monetaria, se permite la transferencia de reservas entre Bancos reduciendo los costos por estas operaciones, permite que los Bancos almacenen hasta un 50% de su efectivo para cumplir con el Encaje. b) Se modificó la Ley Orgánica del Banco Central para flexibilizar el redescuento y liquidar Bancos en problemas ; los redescuentos pasaron a más plazo (antes 30 días) y la inyección de liquidez a la economía en general no fue percibida como inflacionaria por la credibilidad ganada por el sistema. de convertibilidad. c) Ingresa ayuda externa (FMI, BM, BID) ; d) Se procuran políticas de mayor recaudación impositiva. d) Se creó un seguro de depósitos limitado y se crearon fondos fiduciarios para financiar la privatización de bancos provinciales y promover funciones bancarias en el sistema privado. Así salió Argentina del Efecto, pero tuvo mucha suerte por la ayuda internacional rápida, por el período relativamente corto de la contracción de sus reservas y por la viabilidad política de reforma a la Ley Orgánica

Modalidades de la Dolarización

La dolarización se presenta bajo tres modalidades principales: dolarización extraoficial; dolarización semi oficial; y dolarización oficial. VER ANEXOS

Dolarización extraoficial: La dolarización extraoficial ocurre cuando la gente mantiene una gran parte de su riqueza financiera en activos extranjeros aun cuando la moneda extranjera no sea de curso legal. (curso legal significa que una moneda es legalmente aceptable como pago para todas las deudas, a menos que tal vez las partes contratantes hayan especificado el pago en otra moneda).

El término "dolarización extraoficial" se refiere a ambos casos, esto es, cuando mantener dinero extranjero es legal y cuando es ilegal. En algunos países es legal mantener algún tipo de activos extranjeros, tales como cuentas en dólares en un banco local, pero es ilegal mantener otros tipos de activos extranjeros, tales como cuentas bancarias en el extranjero, a menos que se le haya otorgado un permiso especial.

La dolarización extraoficial puede incluir mantener cualquiera de los siguientes activos:

Bonos extranjeros y otros activos no monetarios, generalmente en el exterior;

Depósitos de moneda extranjera en el exterior;

Depósitos en moneda extranjera en el sistema bancario doméstico; o

Billetes extranjeros (moneda papel) en billeteras y colchones.

La dolarización extraoficial a menudo ocurre en etapas que corresponden a las funciones del dinero, esto es, medida de valor, medio de pago y unidad de cuenta. En la primera etapa, lo que los economistas algunas veces llaman "sustitución de activos", la gente mantiene bonos extranjeros y depósitos en el exterior como "reserva de valor". Hacen esto porque quieren protegerse contra la pérdida de riqueza a través de la inflación de la moneda doméstica o a través de la franca confiscación que han hecho algunos países. En la segunda etapa de la dolarización extraoficial, llamada a veces por los economistas "sustitución monetaria", la gente mantiene grandes cantidades de moneda extranjera en el sistema bancario doméstico (si le permiten), y luego billetes extranjeros, tanto como medio de pago como para mantener su valor. Los sueldos, impuestos, y gastos diarios tales como alimentos y cuentas eléctricas tienen que pagarse en la moneda local, pero artículos más caros tales como automóviles y casas se los paga a menudo en moneda extranjera. En la etapa final de la dolarización extraoficial, la gente piensa en términos de la moneda extranjera, y los precios en la moneda local se los relaciona con el índice de la tasa de cambio.

Donde existe dolarización extraoficial. Estadísticas confiables sobre cuanto tiene la gente en bonos, depósitos bancarios, o billetes y monedas extranjeras, generalmente no están disponibles. Sin embargo, estimaciones sobre cuantos billetes de dólares de los Estados Unidos y otras monedas circulan fuera de su país de origen, dan una idea aproximada de cuan extendida es la dolarización extraoficial.

Investigadores del Sistema de Reserva Federal estiman que los extranjeros mantienen entre un 55 a 70 por ciento de billetes en dólares de los Estados Unidos, principalmente en forma de billetes de $100 (Porter y Judson 1996, p.899). La cantidad de dinero en dólares en circulación es actualmente cerca de $480 mil millones, lo que implica que los extranjeros mantienen aproximadamente $300 mil millones. Un estudio hecho por el Bundesbank, el banco central de Alemania, estima que los extranjeros mantienen un 40 por ciento del marco alemán en billetes (Seitz 1995).

En la mayor parte de los países dolarizados extraoficialmente, el dólar de los Estados Unidos es la moneda extranjera que se elige. Eso es particularmente cierto en América Latina y el Caribe, donde los Estados Unidos representa el primer o segundo socio comercial más grande y la mayor fuente de inversión extranjera para casi todos estos países. Rusia también está dolarizada extraoficialmente en su mayor parte: se ha estimado que Rusia mantiene tanto como $40 mil millones de dólares en billetes (Melloan 1998). El marco alemán es la moneda extranjera de elección en los Balcanes. El marco es ahora una subdivisión del euro europeo lo mismo que el franco francés, la lira italiana, la peseta española y un número de otras monedas de Europa Occidental. Las monedas y los billetes del euro reemplazarán las monedas y billetes domésticas en toda la "Eurolandia" en el 2002. El euro entonces deberá ser el rival más fuerte del dólar como la moneda que elijan los países de la ex Unión Soviética, Africa y el Oriente Medio.

Dolarización semi oficial: Bajo la dolarización semi oficial, la moneda extranjera es de curso legal y aun puede dominar los depósitos bancarios, pero juega un papel secundario con respecto a la moneda doméstica para pagar salarios, impuestos y los gastos diarios tales como las cuentas de alimentos y luz eléctrica. A diferencia de los países oficialmente dolarizados, los semi dolarizados mantienen un banco central doméstico u otra autoridad monetaria y correspondientemente poseen cierta flexibilidad para conducir su propia política monetaria.

El FMI (1998) identifica como países semi oficialmente dolarizados aquellos que tienen moneda extranjera como "otra de curso legal", queriendo decir que la moneda extranjera circula ampliamente pero juega un papel secundario con respecto a la moneda doméstica.

Dolarización oficial: La dolarización oficial, también llamada dolarización total, ocurre cuando la moneda extranjera adquiere el status exclusivo o predominante de curso legal completo. Esto significa no solamente que es legal el uso de la moneda extranjera en los contratos privados, sino que el gobierno lo usa para hacer sus pagos. Si existe moneda doméstica, ésta se restringe a un papel secundario, tal como ser emitida solamente en la forma de moneda fraccionaria de poco valor.

Algunos países dolarizados no emiten ninguna moneda local, mientras otros, tales como Panamá, la emiten pero con un papel secundario. Panamá tiene una unidad de cuenta llamada el balboa igual al dólar y emite moneda fraccionaria pero no billetes. En la práctica, no existe diferencia entre el balboa y el dólar; el balboa es simplemente el nombre panameño para el dólar.

Para 1997, Panamá tenía 2.7 millones de habitantes y un producto interno bruto (PIB) de $8,7 miles de millones. Los países independientes oficialmente dolarizados usan ya sea la moneda de un país grande o, en el caso de las islas del Océano Pacífico, las monedas de su ex metrópoli. La dolarización oficial es rara hoy en día, excepto entre países muy pequeños por el simbolismo político que representa la moneda nacional y por factores económicos tales como los costos que se supone acarrea la dolarización. Argentina tiene 33 millones de habitantes y un PIB de cerca de 300 mil millones, de manera que la dolarización oficial sería un salto gigante comparado a los países donde existe actualmente.

Sin embargo, comparado a los Estados Unidos, la economía de Argentina o de cualquier otro país en desarrollo, es pequeña. La economía de Argentina es aproximadamente el mismo tamaño de Michigan, esto es, 3,4 por ciento de la economía de los Estados Unidos.

Como Funciona la Dolarización

Dolarización extraoficial: La mayoría de los estudios que han efectuado los economistas sobre la dolarización han sido sobre la extraoficial, especialmente la fase de "sustitución de la moneda". (Esta es la fase en la cual la gente usa moneda extranjera para pagar artículos caros aun cuando legalmente se supone que deben usar la moneda doméstica). Los resultados de estos estudios varían ampliamente porque la dolarización extraoficial tiene efectos contrapuestos. Por una parte, puede hacer inestable la demanda de la moneda local. Si la gente cambia a la moneda extranjera repentinamente, puede ocasionar que la moneda doméstica se deprecie, iniciando una espiral inflacionaria.

Por otra parte, la dolarización extraoficial ofrece una protección contra la inflación de la moneda doméstica y puede aumentar la estabilidad del sistema bancario. Permitir a los bancos domésticos que acepten depósitos en moneda extranjera significa que los depositantes no tienen que enviar su dinero fuera del país cuando quieren cambiarlo a una moneda extranjera. Por lo tanto, disminuye el riesgo de que una devaluación cause una corrida bancaria. En algunos casos, el "efecto inestabilidad" en la demanda de dinero es más importante, mientras en otros casos el "efecto estabilidad" en el sistema bancario es más importante. Consecuentemente, los economistas están divididos en cuanto a si es deseable o no la dolarización extraoficial o semi oficial (Ver Revista 1992).

Dolarización oficial: En vista de que la alta inflación y otros problemas monetarios en los países en desarrollo a menudo se originan más en la moneda doméstica que por el mayor uso de monedas extranjeras, la dolarización oficial elimina esos problemas.

Un país dolarizado oficialmente es parte de una zona unificada de moneda con el país cuya moneda usa, llamado el país emisor. Repitiendo, Panamá tiene en su mayor parte la misma relación con Nueva York que tienen Pennsylvania y Puerto Rico.

Un país dolarizado oficialmente renuncia a una política monetaria independiente e "importa" la política monetaria del país cuya moneda usa. Dentro de la zona de moneda unificada, el arbitraje --compra y venta para tomar ventajas de las diferencias en precios --tiende a mantener los precios de bienes similares dentro de un rango estrecho. Si una computadora cuesta $500 en los Estados Unidos, en Panamá no puede costar más de $500 además de los impuestos adicionales y los costos de envío, de otra manera resultaría más rentable embarcar computadoras de los Estados Unidos a Panamá hasta que la diferencia de precios desaparezca. Lo mismo es verdad con respecto al comercio de computadoras entre los Estados Unidos y México, pero como México tiene una moneda separada, los riesgos de la moneda imponen un costo extra al arbitraje que no existe en el comercio entre los Estados Unidos y Panamá.

Debido a que el arbitraje tiende a mantener los precios de bienes similares dentro de un rango estrecho en toda la zona de moneda unificada, las tasas de inflación tienden a ser bastante similar a través de toda la zona. La inflación no tiene que ser necesariamente la misma en toda la zona, sin embargo, los precios de bienes que no se mueven fácilmente, en particular bienes raíces y mano de obra, pueden subir más rápido que el promedio en áreas de rápido crecimiento, reflejando el hecho de que el crecimiento económico está haciendo los bienes más valiosos.

Las tasas de interés también tienen la tendencia a ser bastante similar a través de la zona: si las hipotecas a 30 años tienen una tasa de interés de 8 por ciento en los Estados Unidos, la tasa no puede ser más alta en Panamá, de otra manera sería más rentable para los bancos prestar dinero para hipotecas en Panamá hasta que la diferencia desaparezca. Alguna diferencia en las tasas de interés puede persistir, sin embargo, debido al riesgo país (factores políticos que afectan la seguridad de los derechos de propiedad).

Integración financiera: Si la dolarización oficial no va más allá de usar una moneda extranjera, no logra todos sus beneficios potenciales. Un país oficialmente dolarizado tiene una moneda unificada con el país emisor, pero no necesariamente un sistema financiero integrado. Para alcanzar una integración financiera, el país debe permitir a las instituciones financieras extranjeras competir con las instituciones financieras nacionales.

Una integración financiera completa se produce cuando la ley permite a las instituciones financieras una amplia libertad de acción para competir y no discrimina contra instituciones extranjeras. En particular, significa que las instituciones financieras extranjeras pueden establecer agencias, aceptar depósitos y hacer préstamos, comprar hasta un cien por ciento instituciones nacionales, y mover fondos libremente dentro y fuera del país.

Además de ayudar a estabilizar la economía, la integración financiera mejora la calidad del sistema financiero porque permite a los consumidores acceso a las instituciones financieras que han probado su competencia internacionalmente. Eso obliga a las instituciones financieras locales a ser de alta calidad para poder competir con las instituciones extranjeras. Por otra parte, las instituciones financieras extranjeras pueden prestar fondos a las instituciones locales cuando a éstas les falta liquidez. Un acceso rápido a fondos extranjeros ofrece al país dolarizado un sustituto a las funciones del Banco central como prestamista de última instancia.

  • En el proceso de dolarización cualquier país se encuentra con tres etapas, las cuales son:
  1. Establecer la paridad de la moneda nacional en relación con el dólar
  2. Efectuar todas las operaciones en dólares, en el caso particular de Panamá (recientemente dolarizado) ya no existe el Banco Central porque no hay nada que regular desde el punto de vista monetario
  3. Autorizar transacciones, alquiler, venta y compra de bienes y servicios en dólares, fijar salarios en esa moneda ( esta es usada en nuestro país desde hace bastante tiempo)

Tal vez Costa Rica está más dolarizada de lo que creemos porque el dólar se ha ido generalizando como medio de pago. No hay estadísticas que lo demuestren, pero sí sabemos que muchas transacciones se hacen en dólares. Tampoco hay estadísticas sobre cuántos billetes y monedas en dólares circulan en Costa Rica como dinero de alta potencia, pero sí conocemos de intentos de cuantificar esto en otros países, encontrando números bastante altos. A mí no deja de sorprenderme que más del 55 por ciento de los dólares en billete están fuera de Estados Unidos, en su mayoría en América Latina. Se tienen datos de que un 20 por ciento de las cuentas corrientes y afines, cuentas con interés muy bajo o nulo que los tenedores usan básicamente para realizar pagos, están en dólares, y esta proporción corresponde solamente a los bancos del sistema nacional, sin incluir los saldos en bancos extranjeros (obviamente en dólares) propiedad de personas y empresas ticas.

La dolarización con lleva a una apropiación privada de dólares por motivos de especulación, así como una forma de evitar la depreciación cambiaria interna, para el caso de Costa Rica, cerca de un 45% de los depósitos totales son en dólares, también se ha visto como ha incrementado el uso del dólar para realizar transacciones internas como lo son la compra y venta de casas, edificios, automóviles, etc. Otra área donde fuertemente es usado el dólar es en el turismo que va desde playas, áreas de conservación y el comercio, ya que no es raro llegar a un hotel y que todas las tarifas estén en dicha moneda.

También involucra una reforma financiera, donde se autorice que las cuentas de ahorro e inversión pasen de colones a dólares.

Costa Rica comenzó su proceso de cambio con la Ley 7558, que reforma la Ley Orgánica del Banco Central, que permite la captación de moneda extranjera (dólares) a través de la emisión de títulos valores a todos los intermediarios financieros supervisados por la Superintendencia de Entidades Financieras (SUGEF).

Como es sabido Costa Rica presenta un alto nivel de déficit fiscal e igualmente le sucede con la deuda interna, por lo que se requiere una cuidadosa evaluación de que hacer para corregir esta deficiencia, así como desarrollar un efectivo sistema financiero con apertura mundial.

Desempeño de los países dolarizados

El desempeño económico de los países extraoficialmente y semi oficialmente dolarizados ha sido muy variable, pero generalmente no es impresionante. Una razón de esto es que sus monedas domésticas a menudo han sido de baja calidad y han interferido el desarrollo económico causando alta inflación y otros problemas. Las leyes que obligan a la gente a usar la moneda doméstica, especialmente para efectuar pagos de salarios e impuestos, crean una demanda artificial aun para las monedas domésticas de baja calidad.

Panamá ha tenido un crecimiento económico respetable, aunque no espectacular, una tasa promedio de inflación aún más baja que la de los Estados Unidos, y no ha tenido grandes fracasos bancarios. Las tasas de interés para los préstamos al detalle han sido aproximadamente dos puntos de porcentaje más altos que las tasas en los Estados Unidos, mientras que las tasas inter bancarias han sido aún más cercanas a los niveles de los Estados Unidos. Además del Estado Asociado de Puerto Rico, Panamá es el único país Latino Americano donde los prestamistas privados están dispuestos a hacer préstamos hipotecarios a tasa fija a 30 años. (Moreno-Villalaz 1999).

La dolarización oficial funciona bastante similar a un sistema monetario entre regiones de un mismo país: Panamá tiene la misma relación con Nueva York que tienen Pennsylvania y Puerto Rico. Entre regiones de un mismo país, los sistemas monetarios típicamente operan sin muchos de los problemas que surgen a nivel internacional entre países que tienen monedas separadas.

5. Temas tecnicos adicionales en la dolarizacion oficial

La dolarización oficial puede generar algunos problemas técnicos adicionales que necesitan discutirse. Nuevamente asumamos que la moneda extranjera a usarse es el dólar y la moneda doméstica se llama colón.

Impetu inflacionario? La única diferencia entre el último día del colon y el primer día de la dolarización oficial es que en vez de ser cotizados en colones, los precios serán cotizados en su equivalente en dólares. Si el país dolarizándose estaba sufriendo de una inflación alta bajo, el ímpetu inflacionario puede persistir durante un corto tiempo después de la dolarización, pero se revertirá en vista de que la base monetaria en dólares está fuera del control local. En los países dolarizados extraoficialmente, la gente no incrementa los precios en dólares solo porque la inflación alta hace subir los precios en la moneda doméstica, sino más bien, porque los precios en dólares son estables y los precios en la moneda doméstica fluctúa de acuerdo a los cambios en la tasa de cambio.

Ciclos económicos. La dolarización oficial enlazará los ciclos económicos locales más estrechamente a los ciclos económicos de los Estados Unidos que lo haría una tasa de cambio flotante. El crecimiento en importaciones domésticas y exportaciones tendrían una mayor sincronización con el crecimiento de las importaciones y exportaciones del país emisor porque los cambios en la tasa de cambio del dólar contra, por ejemplo, el yen japonés, tendrá efectos similares en los Estados Unidos y en el país dolarizado. Sin embargo, el país dolarizado pueden crecer aun cuando los Estados Unidos experimente una recesión, y puede experimentar recesión aun cuando los Estados Unidos crezca.

Asuntos legales. Las tasas de interés en dólares son más bajas y concentradas en un rango más estrecho que las tasas en la moneda doméstica en la mayor parte de los países en desarrollo. Si los prestatarios estaban pagando 50 por ciento de interés anual en pesos con alta inflación y ahora están pagando 50 por ciento al año en dólares con baja inflación, eso es un salto inmenso en la tasa real (ajustada por inflación) de interés. Afortunadamente, bajo la dolarización oficial, los prestamistas estarán dispuestos a ofrecer tasas de interés más bajas porque su riesgo de perder dinero mediante la inflación será menor, de manera que existirán oportunidades de refinanciar préstamos.

Los contratos en pesos serán contratos en dólares a la tasa de cambio fija establecida al final del período de flotación. Surgirán temas legales con respecto a tasas de interés, redondeo de precios en colones a su valor más cercano equivalente al dólar, y cosas por el estilo. Una manera eficiente de manejar los aspectos técnicos de la dolarización es hacerlo por decreto, guiado por un comité de expertos legales y financieros. Sin embargo, hasta cierto punto, se debe permitir a los negocios hacer los ajustes necesarios como ellos lo consideren conveniente sin tener que obedecer un extenso aparato de decretos. Aunque habrá que resolver numerosos detalles, son molestias menores comparadas al alivio que traerá la dolarización en muchos casos.

Solvencia del sistema financiero. Muchos sistemas bancarios en los países en desarrollo han permanecido con problemas a pesar de los rescates de los bancos centrales. Cuando los bancos hacen prestamos malos, alguien tiene que pagar los costos, independiente del sistema monetario que exista. A menudo la gente que posee la moneda doméstica son las que más pagan, a través de la inflación que reduce el valor real de los activos. La inflación en efecto transfiere riqueza de manos del público en general a los accionistas de los bancos y cuentacorrentistas. La dolarización oficial elimina la inflación como una manera de manejar crisis bancarias. En vez de eso, es una combinación de accionistas del banco, cuentacorrentistas y el gobierno (lo que significa en última instancia el público que paga impuestos) los que tienen que pagar. En vista de que el banco central no tiene la habilidad mágica de hacer que desaparezcan las pérdidas, un sistema bancario con problemas no es un argumento para retrasar la dolarización.

Una sección previa anterior describe algunas maneras como un país oficialmente dolarizado puede hacer préstamos a bancos comerciales aun cuando carece de un banco central como prestamista de última instancia.

Deuda externa. En casos extremos, la dolarización oficial puede ocurrir cuando una alta inflación y otros problemas bajo un sistema de banco central hayan conducido al gobierno y a las corporaciones a no pagar su deuda en moneda extranjera. La dolarización puede mejorar esta situación, porque la moneda doméstica puede apreciarse antes de que sea reemplazada por el dólar, reduciendo el peso de la deuda extranjera en términos de la moneda doméstica. Sin embargo, aun si la mejoría no es suficiente para permitir al gobierno y corporaciones resumir el pago de la deuda, la dolarización oficial puede proseguir. La dolarización oficial impide al gobierno imprimir moneda doméstica para obtener recursos que le permitan pagar su deuda en moneda extranjera. En lugar de eso, el gobierno debe obtener recursos en forma no inflacionaria o renegociando la deuda con los acreedores. Contrario a lo que sucede típicamente en regímenes con banco central, con dolarización oficial, un país puede tener una buena moneda aún sin buenas finanzas públicas.

6. Condiciones para dolarizar

¿Cómo dolarizar en Costa Rica?

Se requieren cuatro condiciones:

  1. Un nivel adecuado de Reservas Internacionales. Esto talvez se podría lograr en el mediano plazo mediante un acuerdo para conseguir los fondos en el exterior. Se calcula que se necesitan unos cuatrocientos millones de dólares (según palabras de Eduardo Lizano, presidente del BCCR) para lo básico y tal vez algún monto adicional; ese crédito tiene un costo de veintiocho millones por concepto de intereses, lo que es trivial para una economía como la nuestra. Tales fondos podrían obtenerse mediante un acuerdo con la Reserva Federal de los Estados Unidos, hasta puede ser conveniente para la propia Reserva Federal porque, en algunos casos, ésta puede obtener señoraje. Argentina ha planteado ya una propuesta sobre este tema.
  2. Reformar la ley. Habría que hacer los cambios legales necesarios para que el medio de pago autorizado ya no fuera el colón sino el dólar.
  3. Sustitución del numerario (billetes, monedas, cuentas corrientes etc en circulación). Habría que hacer la sustitución completa del numerario colones con el numerario dólares. Eso implica que cada persona tendría que gestionar ese cambio en cuanto a los billetes que posee.
  4. Modificación de contratos. Habría que hacer las correspondientes modificaciones en los contratos. Por ejemplo, en cuanto a la conversión de las tasas de interés que están pagando los deudores y recibiendo los acreedores. Es un aspecto importante que tiene sus complicaciones, pero que pueden resolverse con ayuda de abogados.

Aspectos que requieren acción para poder implementar la dolarización:

Nivel de reservas:

Cuando el nivel de reservas es demasiado bajo no es posible una apresurada dolarización. Simplemente porque, en principio, el sistema requiere muchos dólares: hay que comprar con dólares toda la moneda nacional en circulación y respaldar ciertos pasivos de muy corto plazo, que pasan a ser en dólares. Por eso es obvio que para comenzar a dolarizar, un país necesita un alto nivel de reservas.

En el caso de Costa Rica hay que tener mucho cuidado, porque no es obvio que nuestras reservan sean suficientes para dar ese paso, aunque tampoco resulta obvio que sean insuficientes. En todo caso, es muy conveniente que el Banco Central tenga un buen "colchón" de respaldo porque entre más amplio sea, mayores son las posibilidades de que pueda continuar con funciones como la de ser prestamista de última instancia, respaldar el seguro bancario o ejercer política monetaria de corto plazo cuando estamos en recesión.

Determinación de un tipo de cambio:

Se debe de tener presente que el tipo de cambio con el que se comienza la conversión es sumamente importante porque después, ya durante el proceso, el cambio real solo se mueve muy poco a poco. De modo que si iniciamos con un tipo de cambio real muy lejano a la paridad, pasará mucho tiempo para alcanzarla.

Hay errores históricos, como la unificación de las dos Alemanias, cuando la moneda oriental fue convertida a marcos occidentales a un tipo de cambio demasiado bajo. Como consecuencia, la economía oriental quedó artificialmente cara y debió esperar mucho para tener costos competitivos mientras, además, afrontaba los problemas del gran desempleo y el éxodo hacia occidente.

La gran pregunta que por ahora no tiene respuesta, y requeriría de trabajo técnico serio para responderla antes de tomar cualquier medida: ¿cuál es el tipo de cambio correcto para iniciar la conversión?

Proceso de transición de los contratos denominados en colones.

Se refiere a la interpretación de los contratos de obligaciones financieras suscritos en colones, que deben convertirse a contratos en dólares al desaparecer el colón. La conversión se tendría que hacer mediante reglas que no necesariamente aprueban las partes que firmaron el contrato. Habría unas cuantas preocupaciones: ¿simplemente restamos a los intereses la devaluación percibida antes de la dolarización?, ¿la devaluación del último mes, o la del último año, u otra?, ¿cómo han de tratarse lo que se llama comisión y que a veces tiene otros nombres?, ¿las contamos como interés o no?

Son problemas solubles, pero llenos de pequeñas complicaciones que pueden evitarse si se actúa desde antes de iniciar el proceso. En Nicaragua ya se han tomado medidas que facilitarían en mucho la transición, pues todas las obligaciones en córdobas por ley deben especificar una tasa real neta de depreciaciones, a la que se suma, expost, la devaluación, de manera que en alguna forma todas las obligaciones financieras son en dólares.

Las pérdidas del Banco Central.

En la actualidad, una de las muchas funciones del Banco Central es disimularle al gobierno parte de sus obligaciones fiscales. Las pérdidas del ente emisor son simplemente obligaciones del Gobierno Central que le han sido transferidas; una situación que cambiaría radicalmente si adoptáramos la dolarización, porque el Banco Central no podría responder por estas pérdidas que obedecen, no solo a problemas cambiarios futuros que se eliminarían automáticamente, sino también al rezago de problemas cambiarios pasados que, como ya ocurrieron, no se pueden eliminar y tienen que regresar a ser obligaciones del gobierno. Esto sería deseable aún si no dolarizaramos, pero también requiere de sacrificios fiscales que ahora podemos disimular.

Seguro Bancario.

El Banco Central ya no podría servir como un sistema velado de seguro a los depósitos bancarios. Habría que decidir qué sistema de seguro bancario tener. Hay muchos modelos para emular: en Panamá se precian de que el seguro no existe, lo que obliga a los bancos a ser más prudentes, y tiene consecuencias positivas como que en las crisis los bancos atraen más dinero en lugar de sacarlo. Por otra parte, los Estados Unidos parece haberse beneficiado del sistema FDIC, y a menudo se atribuye parte de la Gran Depresión a que este sistema todavía no existía en 1929. Este no es un tema urgente, pero sí una decisión que la dolarización haría explícita y obligaría a tomar.

Los anteriores requerimientos serán complementados por otros como: los acuerdos para conseguir fondos en el exterior, reforma de la ley de sustitución del numerario, modificación de contratos bajo nivel de deuda interna y déficit fiscal así como el sistema financiero desarrollado con apertura internacional, mercado laboral flexible. sector exportador diversificado y una alta productividad.

7. Pasos Para Dolarizar

  • Un nivel de reservas monetarias internacionales
  • Un bajo nivel de deuda interna y déficit fiscal
  • Un sistema financiero desarrollado y con un alto grado de apertura internacional
  • Un mercado laboral flexible


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Finanzas

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda