Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La revolución popular sandinista

Enviado por llamaangeles



Partes: 1, 2

Indice
1. Introducción
2. Papel del f.s.l.n. en la construccion de la fuerza opositora antisomocismo
3. Causas del triunfo revolucionario
4. Transformaciones Economicas
5. La constitucion de 1984
6. Contradiccion con el gobierno de los Estados Unidos De Norte America
7. Surgimiento y desarrollo de la contra revolucion o resistencia Nicaragüense
8. Causas del desplazamiento del poder del gobierno revolucionario (perdida de las elecciones)
9. Bibliografia

1. Introducción

El 19 de julio de 1979, en medio de ruidosas descargas de fusilería y de un bullicio ensordecedor, miles de nicaragüenses se hicieron presentes en la Plaza de la República. Por todos lados ondeaban banderas rojinegras. Los nueve comandantes de Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) hicieron su ingreso triunfal a la Plaza. Una junta compuesta de cinco miembros asumió el poder. Así terminó el período controlado por la familia Somoza desde 1937. El nuevo régimen tomó el nombre de Revolución Popular Sandinista.

El 25 de febrero de 1990, cientos de miles de nicaragüenses, en silencio, depositaron sus votos en las urnas electorales de todo el país. Al día siguiente se anunciaba que el F.S.L.N. había sido derrotado en las elecciones. Así terminó la Revolución Popular Sandinista.

2. Papel del f.s.l.n. en la construccion de la fuerza opositora antisomocismo

  1. Etapa de integración histórica del movimiento revolucionario.

Se desarrolla entre los años 1926 y 1934. Esta primera etapa está dividida en dos fases principales.

  1. Se desarrolla durante la guerra civil de 1926, que el pueblo desata en contra de las reacciones oligarquías libero-conservadoras entregadas de lleno a los yanquis. Si esta guerra fue castrada por el carácter burgués de sus dirigentes, por su base, fue una guerra de arraigo popular, lo que permite que al final de esta contienda civil, se constituya el incipiente ejército proletario encabezado por Sandino. Este incipiente ejército sandinista, que a su vez fue el determinante en la derrota de las reaccionarias fuerzas conservadoras, decide postergar la guerra civil-revolucionaria en contra de los traidores burgueses liberales y las reaccionarias fuerzas conservadoras para atender el problema de la intervención armada yanqui.

  2. La fase inicial:
  3. La fase de desarrollo:

Se caracteriza por la guerra revolucionaria antiimperialista por la liberación nacional, entre 1927 y 1934, que enfrenta el pueblo nicaragüense encabezado por Augusto César Sandino para derrotar y expulsar de nuestro territorio nacional a las tropas yanquis intervencionistas.

Esta fase de desarrollo está caracterizado por el salto político, ideológico y político-militar que nuestro pueblo logra alcanzar en su lucha por la liberación definitiva, bajo la certera guía de Sandino.

Los saltos mencionados integran, en nuestro proceso histórico, una conciencia antiimperialista de profundo contenido patriótico e internacionalista que llega a combatir al imperio yanqui en todos sus aspectos políticos, económicos, sociales y militares. También se integran las sólidas bases para el desarrollo de la conciencia clasista en el pueblo, por la emancipación social.

  1. Comprendida entre 1934 y 1956. Nuestro pueblo pasa en esta etapa por un proceso de desorganización militar y política, y por un gran atrofiamiento ideológico. Se pierde la iniciativa y dirección del repliegue estratégico político-militar que en pro de la acumulación de fuerzas había iniciado Sandino. El movimiento revolucionario es reducido a una prolongada situación pasiva en donde la dispersión y atomización del bloque sandinista es evidente.

  2. Etapa de descenso revolucionario:
  3. Etapa de ascenso revolucionario:

La tercera etapa de nuestra guerra revolucionaria se desarrolla a partir de 1956.

Esta etapa es de ascenso revolucionario a pesar de los reveses recibidos en las fases iniciales. El logro fundamental en esta etapa está en el contar de nuevo con la organización de vanguardia para dirigir el proceso de guerra iniciado por Sandino. Esta vez la vanguardia está constituida por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de la misma forma que el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua (EDSNN) de la primera etapa, encabezó la lucha del pueblo nicaragüense contra la intervención. Apoyado en el profundo pensamiento de Sandino y en la estrategia de guerra popular revolucionaria que desarrolló el movimiento en esos años, lo mismo que valiéndose creadoramente de la teoría científica del proletariado y de las experiencias de otros pueblos hermanos en sus luchas libertarias, el FSLN ha logrado continuar irreversiblemente la guerra revolucionaria sandinista.

Antecedentes históricos:

En sus discursos y escritos antes de 1979, los sandinistas afirmaban que luchaban contra el "somocismo". Desde el punto de vista histórico, hay que preguntarse qué fueron realmente los años de 1937 a 1979 en que varios miembros de la familia Somoza controlaron el poder.

El 1° de enero de 1937, el general Anastasio Somoza García asumió la presidencia de la República. El control de la Guardia Nacional fue fundamental para su ascenso político. En 1938 se convocó a una Asamblea Constituyente que dictó una Constitución por la cual se establecía que Somoza García permanecería en el poder hasta 1947. Ese año, Somoza entregó el poder al Dr. Leonardo Argüello, electo por el pueblo. Somoza, apoyado por la Guardia Nacional, dio un golpe de estado a Argüello y asumió la presidencia en 1950.

Se publicó una nueva constitución, según la cual Somoza podía ser electo para un nuevo período que duraría hasta 1956. En 1956 se postuló de nuevo como candidato a la presidencia, pero fue herido de muerte. Le sucedió en el mando su hijo Luis. Su otro hijo, Anastasio, quedó como jefe director de la Guardia Nacional. Ambos continuaron controlando la vida política del país hasta 1979. Hay que señalar durante estos años algunos aspectos económicos, sociales y culturales del país que permiten entender el ascenso sandinista.

Entre 1937 y 1950, la economía nicaragüense estuvo prácticamente estancada. En los años cincuenta, comenzó un progreso económico. La agricultura y la ganadería se modernizaron. Dio inicio la industrialización del país. El comercio aumentó en grandes proporciones. El café, el algodón y la carne, principales productos de exportación, tuvieron excelentes precios en el mercado mundial. En 1978 el valor de las exportaciones alcanzó 646 millones de dólares.

En 1943 se promulgó el primer código del Trabajo en Nicaragua, todavía vigente.

En los años cincuenta comenzaron a verse señales de inconformidad política y social. En abril de 1954, una conspiración de militares estuvo a punto de derrocar a Somoza.

En la década de 1960, luego del asesinato de Somoza García, su hijo Luis hizo importantes concesiones, entre ellas, la fundación de Seguro Social, el Banco Central y del Instituto de Fomento Nacional y la Autonomía Universitaria. Sin embargo, estos avances institucionales fueron insuficientes para evitar la crisis.

En 1978 había una vasta opinión pública organizada opuesta a Somoza. El país estaba agitado por fuertes tensiones políticas y sociales en 1978. La mayoría de los nicaragüenses deseaban un cambio. Fue en ese contexto que entró a figurar el F.S.L.N.

El frente sandinista entra en escena.

En los años sesenta, el movimiento de izquierda se hallaba en pleno ascenso en todos los países de América Latina. El remedio propuesto por muchos intelectuales era el socialismo. No se trataba de cualquier socialismo, sino del marxismo-leninismo, comúnmente conocido como "Comunismo".

El apoyo brindado por la hoy ya desaparecida Unión Soviética a los llamados movimientos de "liberación nacional" alentaban los movimientos guerrilleros. Se consideraba que era necesaria una revolución armada que diera al traste con los regímenes burgueses apoyados por los Estados Unidos. En Nicaragua, el estancamiento de la vida política era propicio para la propaganda a favor de una lucha para derrocar a Somoza. Este último, con su inmenso poder político y económico, parecía el símbolo del capitalismo, la encarnación del mal que había que erradicar. Los ideólogos del sandinismo aprovecharon las circunstancias para tomar como blanco de su lucha a Somoza.

El F.S.L.N. fue fundado en 1961. Sus integrantes eran, sobre todo, estudiantes universitarios de clase media-baja, originarios de diferentes lugares de Nicaragua. La ideología era una mezcla del nacionalismo de A. C. Sandino, y de la doctrina marxista-leninista.

De 1961 a 1974, el frente tuvo muy poca relevancia militar en Nicaragua. Sus actividades eran prácticamente desconocidas por la inmensa mayoría de la población nicaragüense.

Hasta 1975, la estrategia propuesta para luchar contra Somoza fue la Guerra Popular Prolongada (G.P.P.). Con ello se pensaba crear una guerrilla rural fuerte en la montaña y desde allí atacar a las ciudades.

La Guardia Nacional arrinconó a los guerrilleros y gran parte de la dirigencia fue capturada.

El 27 de diciembre de 1974 en la casa de un alto funcionario del gobierno de Somoza, a la que asistían importantes personalidades, un grupo de sandinistas atacó la casa, haciendo rehenes a los invitados y matando al dueño de la casa. Para liberar a los rehenes, el gobierno de Somoza tuvo que pagar una fuerte suma de dinero, liberar a los presos sandinistas y publicar en todos los diarios un comunicado del Frente en el que se exponían sus ideas. Fue un duro golpe para el orgullo del régimen de Somoza.

El éxito en el operativo urbano y el fracaso en el área rural hizo pensar a algunos militantes sandinistas que era mejor organizar al proletariado urbano y a los estudiantes de secundaria y la universidad.

Fue así que surgió lo que se llamó el F.S.L.N.-Proletario. El Frente comenzaba a dividirse.

Después de la separación de los "proletarios" en 1975, lo que quedó del Frente proponía una nueva estrategia en la lucha contra Somoza.

La fracción que apareció en 1976 fue denominada "de los terceristas" (por ser la tercera). Su estrategia era la de hacer una alianza "táctica" con la burguesía y otras fuerzas "progresistas". La alianza debía de provocar, a corto plazo, una "insurrección" general, dirigida y controlada por el Frente.

Todos los opositores de éste podían caber dentro del Frente. Pero sería este último el que tendría las armas.

Los eventos de 1978 – 1979

Somoza no quería dejar el poder. Pensaba que la fuerza de la Guardia Nacional era suficiente para contener el descontento generalizado del pueblo nicaragüense. No se daba cuenta que, por razones diversas, la sociedad deseaba un cambio. Entre 1978 y 1979 se desencadenaron varios acontecimientos que dieron fin a su régimen.

El sector productor, en particular los grandes empresarios, sentían que Somoza, con su inmenso poder económico, les hacía una competencia desleal. Los sectores sindicales pedían mejoras sociales en una economía que, pasaba por algunas dificultades desde 1975. La Iglesia Católica tomó una posición distante y crítica del régimen. La oposición política se había agrupado en torno a una organización llamada Unión de Liberación (UDEL), jefeada por Pedro Joaquín Chamorro. Este último, en su diario "La Prensa", atacaba diaria y sistemáticamente al gobierno de Somoza.

El 10 de enero de 1978 fue asesinado en Managua Pedro Joaquín Chamorro. Hasta hoy se desconoce quién fue el autor intelectual de su muerte. Es decir, no se sabe quién es el responsable de este crimen. La opinión pública atribuyó el asesinato a Somoza, precisamente a quien menos convenía tal asesinato. El once por la noche hubo incendios y saqueos por toda Managua.

Ante los disturbios que se daban en todas partes del país, fue organizada una amplia alianza opositora a Somoza, conocida como Frente Amplio Opositor. Allí se hallaban reunidos diferentes sectores de la sociedad.

El mismo Frente envió una delegación a participar en las discusiones. La meta que se perseguía era la renuncia de Somoza, sin provocar un derrumbe total de gobierno, crear el desorden o recurrir a la violencia.

En agosto de 1978, el Palacio Nacional fue tomado por un grupo de sandinistas. Los miembros del Congreso Nacional quedaron como rehenes. Los sandinistas pidieron dinero, liberación de prisioneros sandinistas y publicidad al gobierno de Somoza. Todo les fue concedido.

En octubre, los sandinistas atacaron varios lugares del país. Su éxito, fue amplificado por los medios de comunicación. La posición del Frente crecía en la opinión pública.

Somoza no estaba dispuesto a abandonar el poder.

A principios de 1979 dio inicio un período particularmente dramático para el país. Una ola de violencia se desató en todas partes. Los asaltos a bancos se convirtieron en eventos rutinarios. Los asesinatos políticos se multiplicaron. Las amenazas, los chantajes, los saqueos eran cosa corriente. El país parecía estar en el caos. La Guardia Nacional era ya incapaz de controlar el desbordamiento social. En junio comenzó el asalto final al régimen.

La caída de Somoza.

En marzo de 1979, las tres fracciones o grupos en que se hallaba dividido el Frente se unieron, en Cuba, bajo los auspicios de Fidel Castro, para formar la Dirección Nacional del F.S.L.N. de nueve miembros: tres por representantes del grupo de la Guerra Popular Prolongada, tres de los proletarios y tres de los terceristas.

En todos los lugares del país estallaron levantamientos armados. Nicaragua ardía. Crímenes sin nombre se cometieron entre junio y julio. En el sur, un movimiento armado apoyado arbitrariamente por Carlos Andrés Pérez, de Venezuela, y Fidel Castro, de Cuba, tenían su base en Costa Rica gracias al apoyo del presidente de Costa Rica. La Guardia Nacional se hallaba acosada por todas partes. Poco faltaba para el fin.

Venezuela suspendió los suministros de petróleo. Estados Unidos prohibió la venta de armas a Somoza. El gobierno estaba solo.

El 12 de junio de 1979, la Décima Séptima Reunión de Consulta de la Organización de Estados Americanos, reunida en Washintong, acordó "el reemplazo inmediato y definitivo del régimen Somocista". El 17 de julio, Anastasio Somoza Debayle renunció a la presidencia. El 18, la Guardia Nacional se derrumbó. Así terminaban cuarenta y dos años de gobierno de la familia Somoza. Entre sus opositores, sólo el F.S.L.N. tenía armas. Sólo el F.S.L.N. estaba sólidamente organizado en torno a una ideología definida.

3. Causas del triunfo revolucionario

Según el Comandante Humberto Ortega Saavedra, sin una política de alianzas hábil, inteligente y madura, no habría habido triunfo revolucionario.

La experiencia político-militar conduce al triunfo revolucionario.

El triunfo de la Revolución Cubana produjo una gran reactivación política. Impactó profundamente a nuestro pueblo que vio en la práctica cómo se podría derrocar a un tirano.

Según indica el Coronel Santos López, "Nosotros cada día peleábamos con más ardor la dureza de la lucha, la austeridad de nuestra vida llena de escaseces, el martirologio de los campesinos, nos daban más conciencia de la importancia de nuestra lucha".

- El factor moral, que constituye un elemento determinante en la guerra, influyó grandemente en la victoria sandinista sobre el invasor. El enemigo se vio sumido en una descomposición rotunda, dado a lo injusto de su guerra, descomposición que se manifestó en una moral combativa débil tanto en las tropas yanquis como en los cipayos a su servicio. La queja y la desesperación por salir de las selvas nicaragüenses, fue el crujir de dientes de los marines.

  • Mientras en la Guardia Nacional, sufren brotes rebeldes en su seno, que conducen a que se den varias sublevaciones de guardias contra los yanquis y que se pasen con todo y armas a las filas sandinistas.
  • La marcada y constante represión y el vandalismo de la camarilla Somocista en el orden administrativo, son dos factores que contribuyen notablemente en la descomposición política de la dictadura.

- Otro factor que influyó fue el desmedido monopolio que a partir de los años 50 Somoza ejerce en las ramas comerciales e industriales, que lo lleva incluso a prohibir el expendio de leche no procesada permitiéndose sólo la venta de la leche de los Somozas.

- El Doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, asesinado el 10 de enero de 1978, por defender las libertades de los nicaragüenses por Anastasio Somoza Portocarrero, Fausto Zelaya y Pedro Ramos, quienes usaron como instrumento a los criminales Silvio Peña Rivas, Harold Cedeño, Silvio Vega y Domingo Acevedo.

- Con el asesinato del periodista norteamericano Bill Stewart, la prensa mundial y el propio gobierno norteamericano, suspende la ayuda total al gobierno títere de Somoza.

- La lucha insurreccional coge auge a partir de 1978, con el apoyo del F.S.L.N.

- Los bombardeos incesantes por la aviación somocista. La Guardia Nacional con sus ataques indiscriminados a la población civil.

- El pueblo tenía sed del triunfo y los crímenes lejos de amilanarlos lo estimulan.

- Encarcelaciones y torturas, asesinatos en las cárceles o campos de concentración.

- La agobiante situación social del pueblo, el alto costo de la vida, la insalubridad, la vivienda y un sinnúmero de problemas.

Estas fueron las principales causas del triunfo revolucionario.

La guerrilla nicaragüense se fortaleció con el apoyo de Carlos Andrés Pérez, presidente de Venezuela, Fidel Castro, de Cuba, y el apoyo del presidente de Costa Rica.

Venezuela suspendió el suministro de petróleo.

El 12 de junio de 1979, la Décima Séptima Reunión de Consulta de la Organización de Estados Americanos, reunida en Washintong, acordó "el reemplazo inmediato y definitivo del régimen Somocista".

El 17 de julio, el tirano renuncia a la presidencia, nombrando a Francisco Urcuyo Maliaños. El 18 de julio, la Guardia Nacional se derrumbó. Así terminaban cuarenta y dos años de gobierno de la familia Somoza.

El F.S.L.N. toma el control político.

La Junta de Gobierno que, teóricamente, tomó el poder el 19 de julio estaba compuesta de cinco miembros: Daniel Ortega, Sergio Ramírez, Moisés Hassan, Violeta Barrios vda. de Chamorro y Alfonso Robelo. Los tres primeros eran sandinistas. En realidad, el control de las armas estaba en manos de los sandinistas. En Nicaragua eso significaba mucho. Talvés todo.

La Junta de Gobierno se deshizo poco tiempo después. Sus dos integrantes que no eran sandinistas renunciaron al darse cuenta que carecían de poder alguno en las decisiones. Su papel se limitaba a firmar lo que la Dirección Nacional ordenaba.

La ideología.

La ideología de la revolución se fundaba en el marxismo-leninismo. ¿Qué es el marxismo-leninismo? Sería difícil decirlo en pocas líneas. Digamos únicamente aquí, que es una doctrina o teoría política. En ella se mezclan las ideas de un economista alemán del siglo ante pasado, llamado Karl Marx, y las de un revolucionario ruso del siglo pasado, conocido como Lenin.

Hay que llamar la atención sobre tres aspectos de esta ideología, por su importancia en los diez años de gobierno sandinista: el F.S.L.N. como vanguardia del pueblo, el centralismo democrático, el internacionalismo proletario.

Para efectos prácticos, en la toma de decisiones era la Vanguardia la que debía tener la ultima palabra. En este caso quienes tomaban las decisiones eran los nueve comandantes de la Dirección Nacional del F.S.L.N. De lo que ellos decidieran dependería todo lo demás.

De hecho, durante los diez años del régimen sandinista, los nueve comandantes tuvieron más poder que ningún gobernante antes de ellos en Nicaragua.

Los sandinistas antes de tomar el poder, tuvieron el cuidado de establecer contacto con movimientos de izquierda a fines a su ideología en diferentes partes del mundo. Para los sandinistas el apoyo internacional fue no sólo importante, sino decisivo.

Al ingresar a la Plaza de la República el 19 de julio, buen número de "internacionalistas" acompañaban a los sandinistas.

Los instrumentos del poder.

Para llevar adelante su "Proyecto hostórico", los sandinistas tuvieron como instrumentos básicos de su poder el ejército y la policía. Ambos cuerpos se denominaron, y con razón, Ejército Popular Sandinista y Policía Sandinista.

Con la caída de la Guardia Nacional el 18 de julio permitió a los sandinistas crear de inmediato su propio ejército partidario. El mando del ejército quedó a cargo de Humberto Ortega, hermano del miembro más importante de la Junta de Gobierno.

El ejército creció entre 1979 y 1990. Llegó a ser uno de los más grandes de América Latina. En 1990 contaba en sus filas más de 100,000 hombres. Era una poderosa arma de guerra, capaz de derrotar a los ejércitos de todos los países centroamericanos unidos.

Miles y miles de jóvenes, sin preparación militar alguna, fueron llevados a las montañas con o sin su voluntad, a luchar para defender al régimen sandinista. Miles de ellos murieron o quedaron lisiados.

Para evitar el Servicio Militar Obligatorio (SMO), miles de jóvenes a como pudieron, emprendieron la huida al extranjero. Muchos perecieron en esa huida.

En los colegios y universidades se les exigía a los jóvenes que presentaran su carnet del SMP si no estaban inscritos, no tenían derecho a matricularse. La Policía Sandinista quedó a cargo de Tomás Borge.

Los blancos predilectos de los ataques de la policía secreta fueron: la Iglesia Católica, la Comisión de los Derechos Humanos, el diario "La Prensa", la radioemisora "La Corporación".

Las organizaciones de masas.

El F.S.L.N. creó organismos de masas para apoyar las tareas de la Revolución.

  • A nivel de barrio se crearon los Comités de Defensa Sandinistas, los que debían ser los "ojos y oídos de la Revolución".
  • Para el control de los sindicatos se formaron la Central Sandinista de Trabajadores y la Asociación de Trabajadores del Campo.
  • A nivel de la juventud fue organizada la Juventud Sandinista 19 de julio. Los dirigentes de la juventud controlaban a los jóvenes para obligarlos a participar activamente en la Revolución.
  • Para los niños se creó la Asociación de Niños Sandinistas.
  • Los intelectuales fueron agrupados en la Asociación de Trabajadores de la Cultura.
  • Los que laboran como empleados del Estado formaron la Unión Nacional de Empleados de Nicaragua.
  • Los trabajadores de la salud en FETSALUD.
  • Los maestros en la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (ANDEN).
  • Las mujeres quedaron agrupadas en la Asociación de Mujeres Luisa Amanda Espinoza.
  • Los cooperativistas y algunos propietarios privados en la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG).

Cualquiera que fuera el nombre de estos organismos, su función era la misma: ponerse al servicio de la Revolución Popular Sandinista.

Apoyo de la izquierda mundial.

Uno de los elementos básicos de la ideología sandinista era el internacionalismo proletario.

En primer lugar, el F.S.L.N. tomó una actitud negativa hacia los Estados Unidos, llamados en su himno partidario "enemigos de la humanidad". Por otro lado, estrechó sus relaciones con los países comunistas, en particular con la Unión Soviética. Todos los gobiernos de izquierda fueron excelentes amigos del gobierno sandinista, desde la lejana Corea del Norte, hasta la cercana Cuba.

4. Transformaciones Economicas

Control de la vida económica.

Durante los diez años de gobierno sandinista se trató de controlar la producción y la distribución de bienes materiales. Con tal propósito, se crearon los organismos estatales cuyo fin era llevar adelante el Proyecto fundamental de la Revolución Popular Sandinista.

  • Un Instituto de Reforma Agraria (INRA), a la imagen y semejanza de un organismo cubano del mismo nombre. Su fin era realizar la revolución en el campo nicaragüense. La propiedad de las cooperativas sandinistas serviría para controlar al campesinado. Miles y miles de manzanas productivas fueron confiscadas a sus dueños. Una parte de ellas pasó a manos de campesinos sin tierra, efectos a la revolución.
  • Para dominar la producción y la comercialización se crearon tres organismos: el Ministerio de Comercio Interior (MICOIN), la Empresa Nacional de Abastecimiento (ENABAS) y el Ministerio de Comercio Exterior.

La circulación de productos sólo podía hacerse con permisos de los organismos estatales.

Los resultados de la política económica fueron desastrosas. Se produjo un retroceso en la economía como nunca antes había ocurrido en Nicaragua.

Añadido a otros factores, como el exilio de muchos profesionales y técnicos, el embargo comercial norteamericano y la guerra civil que se desató en el norte del país, la economía nicaragüense se hundió. Su primer efecto fue el desabastecimiento.

Entre 1979 y 1990 se produjo una tremenda escasez de alimentos. El Estado intervino racionando la comida. Los Comités de Defensa Sandinista entregaban a cada familia una tarjeta de racionamiento. En esa tarjeta se asignaba una determinada cantidad de productos. Pero casi siempre ocurría que incluso lo asignado en la tarjeta no se conseguía. Era preciso comprar en el mercado negro, a precios elevados. El que sufría del desabastecimiento era el más pobre. ¿Quién abastecía el mercado negro?

La escasez se extendió a todo: ropa, zapatos, productos de uso diarios como el jabón, materiales de construcción, vehículos, repuestos, combustibles, medicinas. En 1990, la producción había sufrido graves retrocesos.

Había una deuda externa de unos doce mil millones de dólares. La deuda externa en 1978 era de dos mil millones con una bastante próspera economía. El gobierno que asumió el poder en 1990 encontró un país desabastecido, totalmente en bancarrota, con una moneda que no valía nada. El córdoba sandinista murió en 1990.

La política exterior:

La política exterior de los sandinistas estuvo orientada hacia un estrechamiento de las relaciones entre el gobierno de Nicaragua y los países comunistas.

Entre los países con los que Nicaragua estuvo más relacionada están la extinta Unión Soviética y Cuba.

En 1983, Tomás Borge admitió que el sandinismo había apoyado a la guerrilla salvadoreña entre 1979 y 1981. Estas actividades crearon un conflicto entre Estados Unidos y Nicaragua, entre 1979 y 1990. El gobierno norteamericano comenzó a utilizar todos los medios posibles para socavar el régimen sandinista.

En 1980 tomó posesión del cargo de presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan. Fue el enemigo más poderoso de los sandinistas. Una medida particularmente efectiva fue el embargo comercial decretado contra Nicaragua. Los productos nicaragüense perdieron un mercado ambicionado por todos. A la vez, al no poderse comprar productos norteamericanos –la economía sufrió un rudo golpe. Pero la acción más efectiva de los Estados Unidos para debilitar el poder sandinista, fue la ayuda militar que dio a los campesinos nicaragüenses para luchar contra el F.S.L.N.

Así, la política exterior sandinista no logró los fines que se proponía. Su enfrentamiento con los Estados Unidos y su alineamiento con la Unión Soviética, colocó a Nicaragua en el ojo del huracán de la llamada Guerra Fría, es decir, del conflicto entre las dos grandes superpotencias militares del mundo. Los sandinistas se equivocaron.


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda